Issuu on Google+

“Identidad y acción colectiva en el trabajo con grupos vulnerables”

La atención hacia los grupos vulnerables o conocidos también como grupos sociales en condiciones de desventaja, ha ocupado un lugar creciente en las agendas del gobierno federal y nacional, impulsando nuevas estrategias en la implementación de políticas públicas en favor de estos grupos todo esto trabajando en conjunto con las organizaciones civiles que se han preocupado por atender de forma óptima las problemáticas que atañen a estos grupos en condiciones de desventaja, esto con la finalidad de que puedan alcanzar un mejor desarrollo y una estabilidad social indiferentemente su contexto. Se entiende como grupos vulnerables: “Los grupos vulnerables son aquellos grupos que por sus condiciones sociales, económicas, culturales o psicológicas pueden sufrir maltratos contra sus derechos humanos. Dentro de éste grupo se encuentran insertas las personas de la tercera edad, personas con discapacidades, mujeres, niños, pueblos indígenas, personas con enfermedades mentales, personas con VIH/SIDA, trabajadores migrantes, minorías sexuales y personas detenidas.”1 Es necesario asentar una definición más concreta de lo que se va a entender como vulnerabilidad, ya que se puede caer en contradicciones o divergencias conceptuales que desvíen las líneas de este escrito. La vulnerabilidad no solo refleja condiciones de desventaja social y estratificación sectorial, sino condiciones de protección ciudadana y la falta de una plena reproducción de los derechos humanos. El plan nacional de desarrollo entiende a la vulnerabilidad como:

1 http://fhs-fce-prim2011.wikispaces.com/file/view/GRUPOS+VULNERABLES.pdf (última revisión 04/03/2014)


“[…] el resultado de la acumulación de desventajas y una mayor posibilidad de presentar un daño, derivado de un conjunto de causas sociales y de algunas características personales y/o culturales.”2 Otra forma más amplia de comprender el concepto de vulnerabilidad seria: “[…] una situación en que se ponen en riesgo los instrumentos productores de certezas. Dentro de dichos productores de certezas se encuentran el acceso a la educación y al empleo, la integración social, la calidad de vida del individuo y de su entorno. En el mismo ámbito, se encuentran los derechos básicos de un individuo y su familia. Todos estos elementos conllevan una dimensión temporal amenazante; el presente y/o futuro del riesgo y su materialización.” 3 Hablar de grupos vulnerables hoy día en nuestro país trae consigo distintos matices, en donde la forma de concebir a cada uno de los sectores que componen a los grupos en situación de desventaja diversifica la manera del como poder atender a cada uno de ellos, ya que las condiciones en las que se pueden encontrar cada uno de estos sectores diversifica la manera en la atención hacia los mismos. Tanto gobiernos como organizaciones de la sociedad civil han emprendido durante largo tiempo un arduo trabajo en la atención a la población en condiciones de vulnerabilidad, pero hay que ser lo suficientemente realistas al decir que, si bien, se ha tratado de trabajar y erradicar las condiciones de desventaja que ocasionan un rezago social, estas no han sido las suficiente amplias y específicas para atención de cada grupo, ya que al generalizar la atención se pueden omitir puntos esenciales en la atención de las diferentes problemáticas de estos grupos. La importancia de atender a estos grupos radica en las intenciones de emprender un desarrollo social pleno de cada individuo dentro del territorio nacional, en donde la equidad de oportunidades se ejerza independientemente de las condiciones 2 http://archivos.diputados.gob.mx/Centros_Estudio/Cesop/Eje_tematico/d_gvulnerables.htm (última revisión 04/03/2014) 3 http://www.redalyc.org/pdf/902/90217096005.pdf (última revisión 06/03/2014)


sociales de cada ciudadano. El ejercicio pleno de los derechos ciudadanos debe tener un papel preponderante en la atención hacia los grupos en desventaja, ejerciendo

los

mismos

para

erradicar

las

condiciones

de

marginación,

discriminación, rezago y faltas de oportunidades plenas en el desarrollo social, económico, político y cultural de estos grupos. El desarrollo nacional no puede emprender un camino lo suficientemente estable teniendo dentro del país una estratificación social tan marcada como la que se tiene hoy en día. El rezago económico-social de gran parte de la población es la prueba más latente de que la atención hacia los grupos en desventaja llámense: madres solteras, niños y niñas en condiciones de calle, personas con alguna discapacidad física o mental, población indígena, población en situación de pobreza, adultos mayores, población con diferente orientación sexual, migrantes, personas con VIH, etc., no ha sido lo suficientemente intensa o mejor dicho lo suficientemente óptima

para mejorar las condiciones de vida en las que se

encuentra esta parte de la población. Como se mencionó, la importancia de trabajar con estos grupos radica en la necesidad de fortalecer y cohesionar el tejido social, en donde toda la población, sin excepciones, goce de sus derechos ciudadanos plenos y pueda emprender un desarrollo social fuerte y equitativo, y que la segregación y/o estratificación social tan marcada, paulatinamente se vaya desdibujando. Los problemas que estos grupos enfrentan en la ciudad de México han estado latentes a lo largo del proceso histórico del país, en donde se les ha prestado la atención

requerida, pero esta no ha sido lo suficientemente apta para poder

mantener una continuidad en la resolución de las problemáticas que atañen a estos grupos; por mencionar algunas, en la cuestión de las madres solteras, existe una falte de continuidad e implementación de programas de apoyo que mantengan una reproducción económico-social estable de estas, sin mencionar los problemas que ellas puedan enfrentar en el ámbito laboral; al igual que la los niños o niñas en situación de calle que se encuentran trabajando en cruceros y que se les ha negado una educación plena y gratuita infringiendo en uno de sus principales


derechos; la discriminación a la comunidad LGBTTTI en donde, si bien han existido reformas que apoyan y diversifican las oportunidades para estas comunidades, aún no se ha podido erradicar del todo los rasgos de discriminación y marginación que presentan estos grupos; la población indígena tanto originaria como migrante se encuentra habitando en la ciudad en condiciones de extrema pobreza en donde su desarrollo económico, social y cultural queda cuartado por la falta de una atención plena y eficaz hacia estos grupos; la atención a grupos de adultos mayores ha mostrado mejoría con la aportación de incentivos económicos, pero aún siguen existiendo trabas que impiden que estos incentivos lleguen al alcance de todos los adultos mayores; las familias en situación de pobreza en donde la falta de oportunidades de empleo, la carencia en servicios públicos, entre otras cosas, no les permiten tener un desarrollo pleno y equitativo dentro del país. Con algunos ejemplos como estos podemos ver que es de vital importancia tanto para los aparatos de gobierno, como para las organizaciones civiles duplicar esfuerzos para atender de manera eficaz, equitativa y plena las necesidades de la población en situación de vulnerabilidad social. Dentro de los esfuerzos por parte del gobierno federal para atender a las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad el Programa General de Desarrollo del Distrito Federal 2013-2018 (PGDDF) se ha establecido objetivos, metas y líneas de acción para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía fomentando el dialogo y la participación plena de sus ciudadanos, incorporando cinco características que es su conjunto lo hacen único y revelan un enfoque de planeación diferente4, en la tercer característica de las cinco que componen al PGDDF 2013-2018 se aborda la temática que plantea la cuestión de las personas en situación de vulnerabilidad, esta característica menciona: “[…] el PGDDF 2013-2018 introdujo un cambio paradigmático en su concepción: se formuló a partir de un enfoque orientado a atender los problemas de las personas que viven y transitan en la Ciudad. Con ello, el gobierno diagnostica en 4 Cfr. http://www.consejeria.df.gob.mx/portal_old/uploads/gacetas/522fe67482e50.pdf (última revisión 04/03/2014)


forma transparente los desafíos de la entidad, brinda soluciones claras y puede, junto con la ciudadanía, evaluar la obtención de resultados. Este enfoque orientado a problemas derivó en una visión de ciudad como una Capital Social, en la que las personas ejercen plenamente sus derechos en igualdad de condiciones y oportunidades; donde se apoya de manera digna y corresponsable a las personas en situación de vulnerabilidad y que por lo tanto es equitativa e inclusiva; una ciudad de libertades y tolerancia, donde la diversidad se constituye en un valor social, cultural y humano y se respeta plenamente la igualdad de género […]”5 El PGDDF 2013-2018 ha sido un tanto claro con los enfoques que le ha dado y que le pretende dar a las cuestiones de la vulnerabilidad social en la que se encuentra un gran porcentaje de su población, pero es necesario que esta cuestiones se atiendan de manera plena y constante para combatir contra los fenómenos de la discriminación y exclusión, esto con el fin de poder aumentar la calidad de vida de todos los ciudadanos que habitan en el Distrito Federal, sin olvidar que la discriminación y la exclusión social, no son los únicos que necesitan vital atención para el desarrollo ciudadano, las cuestiones económico-laborales también son un factor en donde se debe hacer énfasis para poder alcanzar los objetivos que este plan se ha planeado. La inclusión social y la equidad son también puntos prioritarios dentro del PGDDF 2013-2018,

debido a esto es importante recalcar que estos dos tópicos

mencionados por el Plan son de suma importancia y que giran alrededor de cada una de las problemáticas por las que atraviesan los grupos vulnerables. La atención que se le debe brindar al pleno desarrollo de la equidad y la inclusión social debe ser cuestión prioritaria para afrontar de manera apta las distintas problemáticas que atañen a las personas en situación de vulnerabilidad. Dentro del PGDDF 2013-2018 se hace mención de esto y se proponen cinco ejes temáticos para la conformación de un Gobierno Ciudadano. De manera ilustrativa mencionaré las temáticas que abordaron cada uno de los cinco ejes que se 5 Ibíd. (última revisión 04/03/2014)


presentan en le PGDDF 2013-2018, Eje 1. Equidad e Inclusión Social para el Desarrollo Humano, Eje 2. Gobernabilidad, seguridad y Protección Ciudadana, Eje 3. Desarrollo Económico Sustentable, Eje 4. Habitabilidad y Servicios, Espacio Público e Infraestructura y el Eje 5. Efectividad, Rendición de Cuentas y Combate a la Corrupción. Como nos podemos dar cuenta cada uno de los cinco ejes pueden abordar dentro de sí distintas temáticas y/o problemáticas que padecen las personas en situación de vulnerabilidad, pero, me parece de vital importancia resaltar el Eje 1 que aborda cuestiones de equidad e inclusión social para el desarrollo de humano, ya que resulta prioritario atender precisamente estas cuestiones para poder dar un seguimiento a las distintas problemáticas que atañen a la vulnerabilidad social, el Eje 1 del PGDDF 2013-2018 nos menciona: “El Eje 1. Equidad e Inclusión Social para el Desarrollo Humano adopta un enfoque de derechos con el objetivo de reducir la exclusión y la discriminación y aumentar la calidad de vida de las y los habitantes de la Ciudad de México. Los objetivos, metas y líneas de acción planteados en este eje buscan transformar a la Ciudad de México en una Capital Social, a través de la promoción colectiva y corresponsable de los derechos humanos.”6 Sin duda es de vital importancia atender de manera eficaz y plena cada uno de los cinco ejes mencionados anteriormente, pero me pareció de suma importancia hacer énfasis en la cuestión de equidad e inclusión social, ya que la segregación y la estratificación tan marcada que existe en el país es fuente primordial para la continuidad en el rezago de la población en situación de vulnerabilidad, se necesita hacer, en un primer plano, énfasis en cuestiones de igualdad de oportunidades y comenzar a fomentar la cohesión social para poder combatir de manera plena la problemática de los grupos en situación de vulnerabilidad. El PGDDF 2013-2018, ha puesto mucho énfasis o focalizado sus esfuerzos en disminuir las brechas existentes en la desigualdad social, fomentando la equidad y 6 Ibíd. (última revisión 05/03/2014)


el respeto a la diversidad y con esto poder contrarrestar la exclusión social y las condiciones de vulnerabilidad.7 Los objetivos y líneas de acción del PGDDF 2013-2018, han sido insistentes en resolver las cuestiones de exclusión, marginación y discriminación que atañen a la población del DF, esto con la perspectiva de que los ciudadanos obtengan un mejor desarrollo social, económico y cultural, con el propósito de mejorar las condiciones de vida cada uno de los individuos habitantes en la ciudad. Los aparatos gubernamentales no son los únicos que se han preocupado por atender a los grupos en situación de vulnerabilidad, también las organizaciones de la sociedad civil han emprendido un largo y arduo trabajo en la atención a dichos grupos. El trabajo que estas organizaciones han realizado con estos grupos ha sido constante tratando de erradicar fenómenos como la discriminación, marginación y exclusión social en las que se encuentran los grupos en situación de vulnerabilidad. El trabajo de las organizaciones de la sociedad civil mantiene un estrecho vínculo con las instancias de gobierno para que en conjunto se puedan emprender proyectos, dar alternativas o poder tener una mayor incidencia en las problemáticas que atañen a la sociedad. Los vínculos que las organizaciones mantienes con las instancias del gobierno no cuartan sus expectativas o sus formas de trabajo, sino que les permiten tener mayor incidencia y repercusión en el trabajo que realizan cada una de ellas, esto mediante la entrega de financiamientos, que sirvan para facilitar la puesta en practica de proyectos que ayuden a la mejora de la calidad de vida de la ciudadanía, aunque hay que tener en claro que estos financiamientos otorgados por instancias como la Dirección General de Igualdad y Diversidad Social (DGIDS) en base al programa de Coinversión DF, no son otorgados a todas los organizaciones civiles, ya que las iniciativas de proyectos son evaluadas por una comisión dictaminadora mediante técnicas, experiencia de la organización y coherencia del proyecto para en base a 7 Cfr. http://www.consejeria.df.gob.mx/portal_old/uploads/gacetas/522fe67482e50.pdf (última revisión 07/03/14)


estos aprobar o no el financiamiento. El trabajo en conjunto tanto de las organizaciones civiles como del Programa de Coinversión DF resulta una alternativa muy viable para poder abordar las temáticas y/o problemáticas que atraviesan la ciudadanía en general y con esto poder tener mayor incidencia en las problemáticas que se aborden. Siendo un poco más específicos este trabajo que emprenden las organizaciones y la instancias de gobierno ha sido también una alternativa para la atención de grupos en situación de vulnerabilidad; la cercanía que pueden tener las organizaciones de la sociedad civil con las problemáticas que atañen a estos grupos, las coloca en una posición estratégica en donde la atención que puedan brindarles a estos sea mas óptima y con una mayor repercusión, todo esto acompañado del financiamiento otorgado por las instancias de gobierno para facilitar las líneas de acción y el pleno fortalecimiento en la gestión de sus proyectos. Distintas organizaciones de la sociedad civil han incorporado a sus agendas la atención a grupos vulnerables, en donde la cercanía que existe o puede existir con estos grupos puede fortalecer y dar continuidad al desarrollo de los mismos. La atención que puedan llegar a brindar las organizaciones de la sociedad civil a los grupos en situación de vulnerabilidad es de vital importancia para el desarrollo social de cada uno de estos grupos. Cada vez son más las organizaciones que se interesan por atender las distintas problemáticas que giran alrededor de los grupos sociales en situación de vulnerabilidad. “[…] el padrón de Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) paso de 4 mil 402 a 17 mil 374, de las cuales gran número se dedica a la promoción de acciones a favor de grupos vulnerables […]”8 El aumento en el padrón de organizaciones de la sociedad civil habla de la preocupación que estas tienen por atender las distintas problemáticas atañen a los

8 http://www.jornada.unam.mx/2012/10/10/sociedad/047n2soc (última revisión 07/03/2014)


grupos vulnerables, tratando de generar proyectos que verdaderamente puedan incidir dentro de estas problemáticas. Las organizaciones de la sociedad civil (OSC) han estado presentes por muchos años en la escena nacional, donde se han constituido como espacios de dialogo pleno e interlocución con el gobierno. Las actividades y planes de acción de las organizaciones de la sociedad civil se limitan a ámbitos específicos como derechos humanos, desarrollo social, medio ambiente, etcétera. Independiente del campo de trabajo de cada organización las labores de cada una de estas son de vital importancia para el fortalecimiento y construcción de la ciudadanía en las cuales se fomenta una cultura democrática y una vía de acción participativa. La incidencia o el trabajo que cada OSC ha realizado dentro de sus campos de acción ha fortalecido el tejido social ya que ha fomentado la participación ciudadana, el dialogo entre sociedad y gobierno y una creciente cultura democrática y en conjunto ha fomentado una democracia participativa que ayuda a la transparencia y eficacia en los procesos gubernamentales. Las organizaciones de la sociedad civil son de vital importancia para un desarrollo social amplio, esto debido a que pueden llegar a ser funcionales … Como se mencionó líneas anteriores la relación que existe entre las instancias de gobierno y las organizaciones de la sociedad civil mantienen un vínculo muy estrecho, esta relación que existe entre ambas es de vital importancia para el funcionamiento


SERVICIO