Page 1

CURSO ENTRENADOR INICIACIÓN

ASIGNATURA PSICOLOGÍA

FEDERACIÓ DE BÀSQUET DE LES ILLES BALEARS

Profesora: Marga Cánaves E-mail: psicobasquet@gmail.com


Material recopilado de:

Buceta

Fernández,

José

María

(2004)

Estrategias

psicológicas

para

entrenadores de deportistas jóvenes. Madrid, Dykinson Cruz Feliu, Jaume (1997) Psicología del Deporte. Madrid, Síntesis Dosil Díaz, Joaquín (2008) Psicología de la actividad física y el deporte. Madrid, Mc Graw Hill Escuela Nacional de Entrenadores; Federación Española de Baloncesto (2002) Curso de iniciación al Baloncesto. Jackson, Phil i Delehanty, Hugh (2009) Canastas sagradas: Lecciones espirituales de un guerrero del baloncesto. Barcelona, Paidotribo Peris del Campo, David (2003) Los padres son importantes para que sus hijos hagan deporte. Castellón, Fundación C. D. Castellón

Contenidos: 1. Conceptualización 2. Estilo de entrenamiento 3. Habilidades psicológicas para el entrenador 4. Intervención con los padres 5. Conclusiones finales


CONCEPTUALIZACIÓN Psicología del deporte La psicología se centra en comprender, evaluar y modificar la conducta humana. El deporte, al ser un fenómeno social altamente influyente en nuestra sociedad, se convierte en un ámbito más de estudio y de intervención de la psicología. Los psicólogos investigarán sobre los procesos psicológicos que se dan en las situaciones deportivas e intervienen aplicando técnicas psicológicas para mejorar estos procesos. A la vez, se intenta incidir sobre la mejora del rendimiento deportivo y dar solución a los problemas asociados con la práctica deportiva: estrés, insatisfacción, tensión psíquica, fracaso, burnout, etc. Ámbitos de intervención de la psicología del deporte:



Alto rendimiento



Iniciación deportiva



Programas de ejercicio físico



Arbitraje y juicio deportivo



Recuperación de lesiones



Retirada deportiva



Otros

Aunque muchas veces, el psicólogo no interviene directamente con los deportistas el entrenador puede utilizar estrategias psicológicas para organizar mejor el funcionamiento de su grupo, obtener mayor beneficio de las sesiones de entrenamiento, optimizar el rendimiento de los deportistas en las competiciones, autocontrolar sus propias emociones y comportamientos en los momentos más críticos, conseguir una mayor satisfacción de los participantes con el deporte, propiciar que la actividad deportiva sea saludable y formativa, prevenir lesiones, evitar el abandono de los deportistas jóvenes… El entrenador es una figura de referencia e influye directamente en la formación del jugador. La actuación de este incidirá en su futuro tanto como persona como jugador y puede hacer que sus posibilidades deportivas aumenten o se limiten.


Iniciación deportiva Objetivos de la iniciación deportiva:





Físicos •

Aprendizaje de nuevas habilidades técnicas

Mejora de la condición física

Psicológicos •



Desarrollar habilidades psicológicas

Sociales •

Encontrar-se con amigos

Hacer nuevos amigos

Formar parte de un equipo

Las destrezas psicológicas que se trabajan en el deporte de iniciación son: aceptación del éxito y el fracaso, autoconfianza, autocontrol, compromiso, cooperación, competición, responsabilidad…

Influencia del entrenador Al preguntarnos por los motivos que llevan a los niños a empezar a practicar un deporte nos encontraremos con “divertirse, mejorar las propias destrezas y aprender nuevas, demostrar habilidad deportiva, estar con amigos y hacer nuevas amistades, la emoción y el reto propios del deporte, ganar y estar en forma” (Cruz, 1997). Conociendo estos motivos puede adaptarse a ellos la práctica deportiva para mejorar y evitar los abandonos. Entre los principales motivos de abandono se encuentra el conflicto de intereses con otras actividades (o con otros deportes). Aunque también cabe destacar otros factores como el estrés competitivo, entrenamientos aburridos, baja participación en los partidos, no les gusta el entrenador…


De estas razones que exponen los deportistas para abandonar el deporte hay algunas que están bajo el control del entrenador.

ESTILO DE ENTRENAMIENTO Estilos de entrenador En la iniciación deportiva el entrenador es principalmente educador ya que el deporte es un medio para la formación. El entrenador deportivo en las primeras etapas deportivas educa a sus alumnos a través del deporte. Una de las clasificaciones más conocidas diferencia a los entrenadores según tres estilos de liderazgo.

 Autoritario  Sumiso  Cooperativo Estilo de entrenador autoritario: •

Toma todas las decisiones

Tiene toda la información y conocimientos

El deportista le obedece

Disciplina férrea

“El jefe”

Estilo de entrenador sumiso: •

Toma las mínimas decisiones posibles

Dirige poco y da poca información

Los deportistas hacen lo que quieren

Permisivo

Deja hacer

Estilo de entrenador cooperativo: •

La toma de decisiones es compartida


Queda implícito que el entrenador es el líder

El entrenador como guía que dirige

Democrático

Participativo

El estilo de entrenador de deportistas jóvenes El niño no es un adulto en miniatura por lo que el estilo de entrenamiento debe ser específico y adaptado a ellos. El modelo será diferente al de un entrenador de equipos deportivos de alto rendimiento. “Cada entrenador debe adoptar el estilo de funcionamiento (es decir, la forma de actuar) que sea más apropiado para el tipo de deportistas que entrena. No es lo mismo entrenar a un equipo profesional que a un equipo aficionado, a deportistas adultos que a deportistas jóvenes. El entrenador de deportistas jóvenes tiene una responsabilidad que se extiende más allá de un resultado deportivo, ya que a través de sus decisiones y su comportamiento puede contribuir, positiva o negativamente, al desarrollo físico, deportivo, psicológico y social de niños y adolescentes. […] Por tanto, los entrenadores que trabajan con niños y adolescentes, no deben imitar a los entrenadores de deportistas profesionales, como sucede bastante a menudo, pues el cometido de éstos es otro. El entrenador de deportistas jóvenes debe ser un profesor, un formador, y desarrollar un estilo de funcionamiento propio que resulte adecuad para conseguir los objetivos deportivos y formativos que deben predominar a estas edades.” (Buceta, 2004) La responsabilidad más importante del entrenador en el deporte de iniciación es proporcionar un entorno seguro asegurando una experiencia agradable. Para ello tiene que enseñar las habilidades del deporte incluyendo en sus sesiones diversión, actividad y objetivos.

ESTRATEGIAS PSICOLÓGICAS PARA EL ENTRENADOR Establecimiento de objetivos


El entrenador debe establecer objetivos, metas, individuales y colectivos para los diferentes momentos de la temporada (toda la temporada, ciclos o sesión de entrenamiento). La definición de objetivos ayuda a marcar un rumbo en el trabajo del entrenador y ayuda, tanto a entrenador como a deportistas, a centrarse, a potenciar la motivación y a ser consciente del proceso de aprendizaje. Para establecer los objetivos debemos diferenciar entre objetivos de realización y de resultado. Los objetivos de realización contemplan las conductas que los deportistas (ya sea individualmente o como equipo) deben alcanzar. Los objetivos de resultado se refieren a resultados (ganar, clasificación…) “El cumplimiento de los objetivos de realización no garantiza la consecución de los objetivos de resultado, pero aumenta la probabilidad de que así sea y es el único camino para intentarlo”. (Buceta, 2004)

“Cuando intentáis hacerlo lo mejor posible, siempre sois ganadores, aunque, a veces, el otro equipo logrará más puntos” John Wooden, entrenador Los objetivos de resultado no son recomendables con los más pequeños. Se pueden incluir en edades más avanzadas para mejorar el interés de los deportistas.

“Hay que comenzar a cambiar el discurso de ser competitivo por el de ser competente.” Julia Álvarez, psicóloga Para que los objetivos sean eficaces deben ser alcanzables para el deportista pero a la vez deben suponer un reto.


Además, deben estar formulados de forma clara, ser específicos y fáciles de observar. Objetivos demasiado generales o inespecíficos se convierten en ineficaces. Para aumentar el compromiso del deportista con los objetivos puede involucrarse en el proceso de establecimiento de objetivos. El entrenador actuará como guía garantizando que los objetivos cumplan con las características para que sean eficaces.

Asignación de roles En los deportes de equipo cada deportista debe tener asignados unos roles (cargos). Se asignarán roles relacionados con la práctica deportiva (por ejemplo los diferentes puestos en un equipo de baloncesto) y con la parte organizativa (encargados de…). En la asignación de roles es muy importante que cada uno sepa que roles le corresponden y que funciones o tareas deben desarrollar. Debemos hacer sentir a cada jugador que es un miembro importante en el equipo y fomentar la aceptación de todos los integrantes del grupo.

“Yo sabía que la única manera de ganar consistentemente era dar a todo el mundo –de las estrellas al jugador número 12 del banquillo- un rol vital en el equipo (…) Más que ninguna otra cosa, yo quería construir un equipo que combinase el talento individual con una conciencia aumentada de grupo”

“Buenos equipos acaban por ser grandes equipos cuando los integrantes confían los unos en los otros lo suficiente para renunciar al yo por el nosotros.”

Phil Jackson, entrenador

Aplicación de refuerzos y castigos


Refuerzo: Consecuencia de una conducta que incrementa la probabilidad de que se repita. Podemos hablar de dos tipos de refuerzo: – Refuerzo positivo: Consecuente positivo que se presenta al emitir una conducta deseada. – Refuerzo negativo: Consecuente negativo que desaparece al emitir una conducta deseada. Los refuerzos pueden ser de muchos tipos. Habitualmente utilizamos:



Recompensas de ejecución



Recompensas personales



Recompensas externas

Para realizar un uso adecuado de las recompensas debemos considerar:

 Recompensar más la ejecución que el resultado final.  Recompensar los pequeños progresos sobre la marcha en vez de esperar el cumplimiento del objetivo final.

 Recompensando el aprendizaje y la ejecución de habilidades no sólo motoras sino también emocionales y sociales.

 Recompensando lo que el entrenador sabe que va a gustar al deportista.  Frecuencia de las recompensas:  Aprendiendo la habilidad deportiva: Programa de refuerzo continuo. Se debe reforzar positivamente todo progreso que se haga, se da un refuerzo nada más aparecer la conducta deseada.

 Cuando ya se ha automatizado el gesto: Programa de refuerzo de razón intermitente. Se refuerza de forma ocasional, algunas respuestas pero no todas. Castigo: Implica la aparición de un estímulo negativo que surge a causa de la ejecución de algún acto.


Castigo positivo: Aparece un estímulo negativo ante un comportamiento no adecuado. Castigo

negativo:

Desaparece

un

estímulo

positivo

después

de

un

comportamiento no adecuado. Para que un castigo resulte eficaz debemos: 1. Determinar la respuesta a eliminar. 2. Seleccionar bien la forma de castigo y considerar el “tiempo fuera”. 3. Ser consistente en el castigo. 4. Apoyar la superación de la conducta no deseada e intentar conductas alternativas.

Aprendizaje por modelado El entrenador debe ser un modelo a imitar por lo que debe cumplir con las normas y el reglamento que se propone para el equipo tanto en los entrenamientos como en su comportamiento en las competiciones. Habitualmente el entrenador es alguien muy significativo para el niño así que si el entrenador disfruta del trabajo que está haciendo y lo desarrolla en un ambiente positivo esto será lo que transmita a sus jugadores. Para el aprendizaje de habilidades técnicas también puede potenciarse la imitación de modelos. Estos modelos pueden ser expertos o competentes. El experto es un deportista destacado y conocido que destaca en la habilidad que queremos enseñar. El competente es mucho más cercano, por lo que es más fácil que el niño puede tener mayor confianza en poder imitarlo.

INTERVENCIÓN CON LOS PADRES Personas que integran la iniciación deportiva Smoll (1991) define tres elementos principales en el deporte base y se refiere a ellos como el “triángulo deportivo”. Los tres vértices de este triángulo son: los padres, el entrenador y el deportista.


En el momento actual también se incluye a los directivos y árbitros o jueces ya que sus actuaciones se consideran suficientemente trascendentales para influir, de una manera u otra, en el desarrollo personal y deportivo de los niños. En consecuencia, el triángulo inicial se convierte en el “pentágono de la iniciación deportiva”, en el que los cinco elementos citados se relacionan y configuran una estructura. La solidez de esta estructura depende de cada uno de estos elementos.

Tipos de padres

• Entrenadores en la banda • Excesívamente críticos • Que gritan detrás del banquillo • Sobreprotectores • Desinteresados

Joaquín Dosil, adaptado de Smoll Aunque estos tipos de padre se encuentran en el ámbito del deporte de iniciación, se aprecia también hay padres que presentan cualidades positivas. Seguramente son el grupo más numeroso pero al colaborar para que la práctica deportiva de sus hijos sea positiva son los que menos dificultades presentan a los técnicos. Los padres con una implicación adecuada y que apoyan al entrenador en la educación deportiva de los jóvenes se pueden denominar padres participativos o colaboradores.

Intervención Para poder trabajar con los padres es importante la comunicación. Es habitual que se realicen reuniones o charlas con ellos pero, para que sean eficaces, deben ser sesiones programadas y estructuradas.


Servirán como espacio para la comunicación y para la formación. En ellas podemos transmitir información relevante para el mejor funcionamiento del equipo y escuchar sus comentarios, críticas o dudas. En ellas se puede desarrollar la formación a los padres incluso con expertos en determinadas materias (nutrición, psicología…). Como entrenadores podemos guiar a los padres para que su actuación vaya en la misma línea que la del equipo técnico y tengamos una forma común de entender el deporte y nuestro papel en la iniciación deportiva. ¿Qué pueden hacer los padres para favorecer un buen entorno en el deporte de sus hijos?

 Informar a los hijos de las posibilidades y características de los deportes a practicar.

 Implicarles en la decisión de elegir un deporte.  Ayudar a aceptar los costes de la actividad deportiva.  Actuar como modelo de comportamiento.  Colaborar con el club.  Favorecer la deportividad.  Practicar la actividad física y servir como modelo.  Enseñar a los hijos a cuidar el material y las instalaciones.  No poner más presión.

Peris, 2003 Los niños pueden obtener muchos beneficios de la práctica deportiva. Por eso las condiciones tienen que ser las adecuadas, con entrenadores preparados y respetando los objetivos para cada edad. Los padres tienen un papel relevante para preparar las condiciones para que sus hijos obtengan estos beneficios del deporte.


CONCLUSIONES FINALES Puede ocurrir que los encargados de la formación de los más jóvenes sean jugadores un poco más mayores que sus discípulos con experiencia como deportistas pero que se inician en la faceta de entrenadores. Para conseguir nuestro el propósito de ser un buen entrenador de iniciación deben cumplirse algunas características. Características de un buen entrenador

 Nivel de juego suficientemente bueno  Buen conocimiento de la disciplina deportiva  Conocimiento de la metodología básica de la enseñanza  Imagen y apariencia adecuadas  Modelo de comportamiento  Conocimientos básicos sobre las ciencias del deporte  Capacidad de comunicación  Capacidad de organización y liderazgo  Saber mantener la disciplina  Comprender a los deportistas  Filosofía: el deportista primero, la victoria después. Algunas de ellas podemos tenerlas y otras habrá que adquirirlas. Será relevante realizar un autoanálisis y conocer nuestras potencialidades y nuestras carencias, para incidir en las primeras y formarnos en las segundas. Además de la formación inicial, es importante mejorar día a día y aprender de los errores teniendo siempre en mente nuestro objetivo. Es responsabilidad de cada uno formarse para ofrecer a los deportistas (a los clubs, escuelas, a los padres…) las garantías de un entrenamiento de calidad. Siempre recordando a quién estamos entrenando debemos recalcar que, en la iniciación deportiva un entrenador es:


 Técnico  Educador  Organizador  Líder

Declaración de los derechos de los deportistas jóvenes 1) Derecho a participar en las competiciones deportivas. 2) Derecho a participar en un nivel adecuado con la habilidad de cada niño. 3) Derecho a tener un liderazgo adulto calificado. 4) Derecho a jugar como un niño y no como un adulto. 5) Derecho a compartir el liderazgo y la toma de decisiones en su participación deportiva. 6) Derecho a participar en un entorno seguro y saludable. 7) Derecho a una preparación adecuada para la participación en competiciones deportivas. 8) Derecho para una igualdad de oportunidades para tratar de conseguir el éxito. 9) Derecho a ser tratado con dignidad. 10) Derecho a divertirse en su participación deportiva. The National Association for Sport and Physical Education’s Youth Sports Task Force en Cruz Feliu, J. (1997)

psicologia en el basquet  

psicologia en el basquet de formació

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you