Page 1

Newsuic és una publicació gratuïta editada per la Direcció de Comunicació de la Universitat Internacional de Catalunya. Les tasques de compaginació, fotografia, redacció i coordinació editorial són dutes a terme per estudiants, assessorats per un consell editorial compost per professors, membres del personal d’administració i serveis de la Universitat i alumnes becaris. S’hi afegeixen col·laboracions de professors o d’altres professionals, fixes o bé esporàdiques. El Consell Editorial, que no comparteix necessàriament les opinions expressades pels seus redactors o col·laboradors, convida els professors, alumnes i antics alumnes de la Universitat a col·laborar al Newsuic i a expressar les seves opinions sobre els continguts i la manera de tractar-los. El Consell Editorial es reserva el dret de publicar aquelles col·laboracions o anuncis que no es corresponguin amb la línia editorial o els principis estètics que regeixen aquesta publicació. publicitat, opinions i col·laboracions: newsuic@uic.es

Cap

de taula

│ Direcció de Comunicació. Immaculada, 22 E-08017 BARCELONA

Leopoldo Abadía

Presidente de Grupo Sonnenfeld, autor de “La crisis ninja”

Jaume Figa

Enric Vidal

jfiga@cir.uic.es

Leopoldo Abadía (75) es un hombre sencillo. Su alegría entra como por ósmosis en el alma de quien esté hablando con él en ese momento. Y es así: optimista. Antiguo profesor de “Política de Empresa” en el IESE, dice no tener ni idea de economía, pero el caso es que hoy habla a los cuatro vientos sobre la crisis económica que la globalización ha hecho mundial. Todo comenzó con un artículo en el que contaba, por pasos, lo que son las “hipotecas subprime” –causa de lo que llama “paquetitos basura”–, que nadie quería leer. Lo mandó a un amigo, y éste, a otros… Un buen día, le dejan en su despacho el artículo, con una nota: “léetelo, es bueno. Por su estilo, lo habrá escrito un joven universitario”. “Fue el mayor piropo que me han echado nunca”, cuenta divertido. Y ahí empezó todo: entrevistas, conferencias, tertulias…; por ciudades españolas y americanas. Y su blog: más de cien mil visitas cada semana… Todo ello, ¡sin saber nada de economía! ¿Nada? Mira, yo he sido profesor del IESE, pero de algo que no tiene nada que ver con la economía. Lo único que hice fue apuntarme, cuando estaba estudiando Ingeniería Textil, a la primera promoción de Económicas, par ver qué tal; aprobé dos asignaturas de las que ni me acuerdo cuáles eran… Pues no hay mucha gente que sepa explicar la situación actual de modo tan comprensible Es cuestión de ponerse. Yo he leído dos periódicos todos los días, uno general y otro económico, quince minutos; y la revista Time. Leyendo periódicos se aprende muchas ingenierías financieras… Esa ha sido –y sigue siendo– mi fuente. Los artículos que no entendía, por enrevesados, los dejaba e intentaba escribir las cosas de modo que cualquiera lo pudiera entender. Si lo haces, en pocos días nos intercambiamos los papeles. Es tan sencillo como que dos más dos es igual a cuatro… Algunos políticos dicen no entender lo que está pasando ¿Es que yo soy más listo que ellos? No lo creo. Cuando una cosa la puedes contar en diez minutos y ya está, pero porque no hay nada más, no puede ser tan complicado. El caso es que algunos lo han querido complicar. Es aquí donde entra la historia de los “ninja” Sí: “No Income, No Jobs, no

La Columna evidal@cir.uic.es

La fe d’escombra

Q

“Con que a Occidente le entrara el sentido común, se habría terminado esta crisis” Assets”, sin ingresos, sin trabajo, sin pertenencias… Es decir, el clásico tío al que tú no le prestarías ni un céntimo. ¿Qué es lo que pasa? De un modo a mi parecer totalmente imprudente, los bancos les prestan dinero porque ven ahí un negocio: dar préstamos hipotecarios a un valor más alto del real, y con unos intereses también más altos, porque los “ninja” son personas de mayor riesgo. Como la situación de ese momento en Estados Unidos era muy buena, pensaron: “en cuarenta años lo devuelven y nosotros ganamos”. No parece lógico que lo acepten Ponte en su situación: no tienen nada; simplemente esperan a que pase el tiempo, sentados, con su camiseta, tomando el sol. Un día, alguien les ofrece la casa de delante –mucho mejor que la suya, por supuesto–, dándoles un préstamo mayor que lo que realmente cuesta esa casa. El “ninja” no duda ni un segundo: le da igual si el interés es del tres o del treinta por ciento. Es más, con el dinero sobrante sale a cenar con su mujer, con otros “ninjas”, se compra un buen coche… Y eso anima la economía. Pero el dinero se acaba y, si estos no pagan… El banco entra en números rojos. Por eso va a bancos extranjeros y les pide préstamos; y por eso también, se inventan algo nuevo: “empaquetan” las hipotecas malas –con más riesgo– y las hipotecas buenas

en unos mismos “paquetitos”, y los venden para obtener más dinero. ¿Quién los compra? Ellos mismos, a través de unos fondos creados sobre la marcha. ¿Cómo? Pues pidiendo más créditos que, lógicamente, tiene unos intereses elevados…; así, la bola va creciendo, y creciendo. Y el dinero que yo ingresé en la caja de mi pueblo pulula por ahí, comprando uno de esos “paquetitos basura”. Todo esto suena a una auténtica tomadura de pelo Yo le llamo la gran estafa –no “una”–; en ella están implicados catorce mil sinvergüenzas y un millón catorce mil estúpidos. Lo han ido pintando muy bien y nadie ha preguntado realmente qué hay en esos “paquetitos”. Quizá no se contaba con que la globalización fuera tan seria Efectivamente. La revolución tecnológica de comunicaciones ha sorprendido no a aquellos que no quieren saber nada con el ordenador, si no a los jóvenes; a todo el mundo. Por eso esta crisis es tan grave. ¿Peor que la del 29? Yo diría que es la crisis más grave de la historia. Sólo hay que ver cuánta gente de tu pueblo tenía acciones en la bolsa de Estados Unidos en esa época: nadie. Hoy, en cambio, ¿cuánta gente del mismo pueblo tiene hipotecas? Todo el mundo. Estamos hablando de pérdidas astronómicas de dinero ya totalmente irrecuperable. ¿Dón-

de está el dinero? Lo tienes tú y lo tengo yo. Es dinero usado, que hemos gastado. Sí, puede haber gente que haya cobrado unos bonos espectaculares, pero creo que eso representa muy poco, comparado con todo el tinglado montado. Alguna solución habrá a todo esto, ¿no cree? La cuestión es que llevamos muchos años jugando al “todo vale” y, finalmente, ha explotado. Nos reíamos mucho hasta que ha llegado el recibo de la hipoteca. Entonces, todo es injusto. ¿Y antes qué? Simplemente con que a occidente le entrara el sentido común, se habría terminado esta crisis y veinte más. Es verdad que existen soluciones económicas, que ya están tomando los gobiernos: todos, las mismas, aunque con distintos números. Pero me parece que el problema va más allá; es un problema moral: si yo soy un sinvergüenza con este sistema, lo seré también con otro. ¿Hay que caer en el pesimismo? ¡No, no! La crisis es gravísima, la peor que ha habido, pero vamos a sacar de ella el mejor partido posible. Hay que ser optimistas y, teniendo lo que se tiene, luchar para conseguir metas de corto alcance. ¿Hasta cuándo estaremos capeando esta crisis? 2008, ya se ha terminado. 2009, por supuesto. ¿2010? Bien. El uno de enero de 2010, me llamas y ya veremos cómo está…

ue l’home és un ésser espiritual per naturalesa no solament ho indiquen les pintures prehistòriques d’Altamira: també ho proclamen a tothora els expositors de l’FNAC; arran de l’esclat d’El Codi Da Vinci, en els darrers anys han proliferat com bolets els thrillers històrics disfressats d’intrigues vaticanes, construccions de catedrals i divagacions pseudo-biblíques sobre els germans de Jesús, la bondat de Judes o la segona mort de Crist. Aquesta Europa nostra, tan vella i cofoia, es resisteix a admetre la seva set de Déu amb un posat cínic, ortopèdic i acomplexat que la porta a creure, com apuntava Chesterton, en qualsevol cosa. El cert és que les línies 806 estan saturades de veus de mares angoixades que pregunten a l’antull de les cartes si els seus fills mantindran la feina. Al costat de carnisseries trobes botigues eco-naturals ultraperfumades d’encens amb aparadors curulls de creus, Budes, espelmes i llibres d’autoajuda. Si no vigiles, al teu gimnàs habitual t’engalten un curs de meditació esotèrica i tres sessions gratuïtes de dansa del ventre. El pobre Obama insinua que podem canviar les coses i ens rendim als peus de l’obamisme global. Necessitem gurús, entrenadors personals, gent que ens regali autoestima i experts que ens ensenyin un mètode per respirar millor, interpretar els somnis ocults i saber fer dormir les criatures. A un preu raonable, és clar, en forma de bestseller o de curset de tardes. Però això sí: que no ens empipin. Que no ens impliquin. Un cop acabada l’experiència, reconciliats amb nosaltres mateixos, tornem cap al sofà de casa, a la zona de confort, i en caminar cap a l’ascensor mirem amb menyspreu la portera que frega les escales despentinada sense saber on té el tercer ull. Si no fos tan curteta, pobreta, la convidaríem a una d’aquestes xerrades new age dels dissabtes a la tarda. Els calers ja els posaríem nosaltres: s’acosta Nadal i un gest de caritat no desentona mai en aquestes dates tan assenyalades. Però, és clar, la Carmeta no entendria res. Resignats, perdonant-li la vida, enfilem cap al tercer segona. La Carmeta, en sentir tancar-se l’ascensor, acaba el rosari de la tarda. Enfila els ulls al cel del capvespre, i amb un somrís de complicitat entona un “mira quina cosa: avui precisament encomanava els del tercer segona! No cal ser gaire llesta per veure que aquesta gent està una mica desorientada...” L’Enric Vidal és professor de la Facultat d’Educació

Entrevista a Leopoldo Abadía  

La crisis ninja... es su nombre a la crisis económica mundial que se está dando ahora. Leopoldo Abadía, con más de 75 años y ni una pizca de...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you