Issuu on Google+

ALMA BUSCHER SIEDHOFF Alma Buscher vivió en Alemania a inicios del siglo XX, durante el período de posguerra rodeado de dificultades, inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial. Por lo que la sociedad estaba dominada por los cambios políticos y sociales, donde la mujer empezaba a ganar protagonismo, pues en el año 1919 las mujeres pudieron votar, comenzando la época de la igualdad, en lo que Alma se basó para muchas de sus obras. Para la construcción de sus obras se inspiró plenamente en las necesidades de los niños y de sus padres, prácticamente todas ellas las realizó con materiales económicos o donados, poniendo énfasis en la durabilidad y calidad de sus diseños. A la vez que sus diseños tenían un uso múltiple, con el que pretendía organizar el espacio y hacer que el niño jugase y se divirtiese, alentando siempre su creatividad, también tenían un uso práctico e innovador. Recibió el influjo de la pedagogía alemana de la época, considerando siempre los últimos hallazgos psicológicos y pedagógicos. También se vio influida por el cubismo en alguna de sus obras, por la sociedad de la época donde el ambiente de guerra sumado al ajetreo de la vida diaria de los padres no permitía al niño disfrutar de su infancia y por los movimientos sociales que promovían la aparición de la nueva mujer o señora Neu en la cultura de Weimar. En definitiva, Alma quiso acabar con los prejuicios, promover la importancia de la infancia, la creatividad y la tolerancia. DISEÑOS • Adjunta la habitación de los niños a la cocina para que así la madre pudiese verles mientras realiza sus quehaceres. • Gabinete de juego de uso múltiple. Una serie de cajas que sirven como contenedores de almacenamiento y en sí mismo como cubos de asientos. Estas cajas tenían ruedas pudiendo ser utilizadas como carro y podían ser empleadas como medio para llegar a estantes superiores de la habitación, promoviendo así la autosuficiencia del niño. Las cajas estaban pintadas de amarillo, rojo y azul, lo que coincidió con los tres colores fundamentales de la teoría de la Bauhaus. • Los dormitorios alemanes no suelen tener armarios, incluso hoy en día, y estos gabinetes tradicionales, que pueden ser desmontados y trasladados de un lugar a otro, son una pieza muy común de los muebles en una casa alemana. • Una cuna. Mediante una rejilla en los laterales de la cuna, cualquier persona con una mirada rápida puede ver si el niño está despierto o dormido. Al mismo tiempo, este tiene una amplia visión de la habitación.


• Silla de escalera. Como los niños tienen que subir para llegar a muchos artículos, esta silla puede ser utilizada como una escalera de tijera. Buscher también tenía en mente la idea de que la silla escalera se transformara en un juguete, ya que al llevar ruedas, el niño podría imaginarse que era un coche, un dragón... • Mesa para cambiar pañales. Tiene un diseño modular y está cubierta de duradera de laca y pintura. Debajo cuenta con compartimentos para la ropa de cama limpia y con otros separados para la ropa sucia. Además cuenta con un taburete que ofrece un lugar para sentarse o una improvisada estantería. • Aparato de luz. La lámpara constaba de cuatro barras metálicas y aparece como un círculo gris colocada en el techo, con esbozos de animales. • Juego de construcción. Conjunto de 39 piezas con diferentes formas y colores que ofrece la posibilidad de construir diferentes formas y figuras, alentando así la creatividad. • Bola de juguete. Cada bloque está perforado por un pequeño agujero y con clavijas que facilitan su inserción, para la creación de formas. • Muñecas y muñecos de acción. Se trata de una clara indicación de sus creencias en el proceso creativo. Totalmente diferente de una voz pasiva que está promoviendo el juego creativo, animando al niño a través del título de su juguete para animar y darle vida. • Muñeco del “niño negro”. Como medio de acabar con los prejuicios y que el niño observe a la gran variedad de personas y puede explorarlas a su manera, comprobando las diferencias y similitudes en un ambiente. • Teatro de marionetas. Creado en una caja con pequeños bloques de madera con una abertura cuadrada en el frente. Va más allá del simple teatro y se extiende hasta el fondo y el paisaje.


Silla de estudio – Columpio

A continuación presento un diseño acorde con las ideas de Alma Buscher, aunque con algún nuevo enfoque puesto que la sociedad actual es otra a la que ella vivía y ha evolucionado mucho, así como las necesidades de los niños y las posibilidades de las familias. Este diseño presenta un uso múltiple, en el que se combina la utilidad práctica de una silla de estudio y el entretenimiento necesario para que el niño despeje su mente después de todo el día, a través de un columpio en su propia habitación; esto es una ventaja para los padres, ya que estarán tranquilos al tener a su hijo vigilado y para el niño, ya que el ajetreo de la vida de los padres sigue siendo muy elevado y en muchas ocasiones no tienen tiempo ni para llevar a su hijo al parque. Puesto que hoy en día se llena a los niños de obligaciones, deberes en casa, clases extraescolares… que les frustran y les impiden disfrutar de su infancia, me baso así en las ideas pedagógicas educativas que defienden la importancia del juego, y en el valor de la creatividad, ya que el niño montado en el columpio podrá mediante su imaginación trasladarse a otros ambientes, distraerse y relajarse. Como materiales se emplean diferentes tipos de madera económica y resistente para la construcción completa de la silla: el asiento y los reposabrazos. Las barras con las que la silla se une al techo son cilindros de metal de bajo peso que tienen en su extremo superior una terminación en forma de “U” unida a una esfera que permite el balanceo. A continuación existe otro pequeño cilindro que se une a unos raíles, también metálicos, insertados en el techo, los cuales permiten que el columpio pueda desplazarse hacia atrás, alejándose así de la mesa de estudio logrando el espacio necesario para que el niño pueda balancearse. Existen unos enganches que van desde la mesa de estudio a la silla, para que esta permanezca inmóvil mientras que el niño esté haciendo sus deberes. Cuando los acabé él mismo podrá quitarlos y retirar el asiento hacia atrás para poder columpiarse.



task5-Jimenez Sanz, Guillermo