Issuu on Google+

Salmonelosis Con higiene la previenes

La salmonelosis es la infección intestinal más común transmitida por, agua o alimentos contaminados especialmente en verano, es causada por la bacteria salmonella, es omnipresente y muy resistente. Ya que puede sobrevivir varias semanas en ambientes secos y varios meses en el agua o ambientes húmedos. Los alimentos más comunes, que pueden presentarla, son huevos crudos o poco cocidos. Pueden estar presente también en los animales domésticos y salvajes. Según la OMS, hasta la fecha se han identificado más de 2.500 variedades diferentes de Salmonella, llamados serotipos; éstos cuando causan enfermedades en los seres humanos y en su mayoría de forma invasiva, puede llegar a ser potencialmente mortal. Las causas más comunes son gastroenteritis, en algunos casos no necesita tratamiento, pero cuando es grave puede causar cierta gravedad en personas con poca inmunidad. Las estimaciones de la OMS apuntan que hay decenas de millones de personas que la contraen cada año en todo el mundo y causa más de cien mil muertes.


Síntomas de la Salmonelosis La sintomatología de esta enfermedad comienza a partir de las ocho y 48 horas siguientes al contacto con la bacteria. Éstos se caracterizan por diarrea, dolor abdominal y fiebre principalmente, aunque suelen venir acompañados de náuseas, vómitos y dolor muscular. También escalofríos, dolor de cabeza, sangre en la materia fecal y deshidratación. La infección es más común en el verano que en invierno. Los más propensos a contraerla son los niños pequeños, adultos mayores y personas con discapacidad que tienen sistemas inmunológicos débiles.

Salmonelosis y agua La mayoría de las bacterias son más resistentes en el agua, si no hacemos un buen uso del agua que consumimos corremos riesgo no sólo a infecciones por la bacteria salmonella sino también por otras que se encuentran latentes en el agua.


Embarazo y salmonelosis Durante el embarazo la Salmonelosis puede producir ciertas complicaciones y causar problemas como la Meningitis bacteriana, Artritis reactiva y también hinchazón y dolor en las articulaciones. Una embarazada con Salmonelosis, la puede contagiar al feto, lo que le causaría al bebé fiebres y diarrea después de nacer e incluso puede también llegar padecer meningitis.

Secuelas de la salmonelosis Las personas que han sufrido esta enfermedad, pueden ser portadoras de la bacteria durante meses, a pesar de que haya finalizado la sintomatología y la recuperación sea evidente. Por ello, no hay que descuidar los hábitos higiénicos al manipular alimentos aunque haya pasado un tiempo después de la infección


Prevención Es fundamental extremar las medidas higiénicas cuando se está en contacto con los alimentos, para así evitar las toxiinfecciones alimentarias; de hecho existe la posibilidad de que los alimentos que no están contaminados acaben siéndolo debido a una contaminación cruzada, ya que al manipular alimentos portadores de la bacteria, no se lave posteriormente las manos y luego se manipulan otros alimentos con los mismos utensilios o en la misma superficie donde previamente han estado en contacto los alimentos portadores. Las recomendaciones de la OMS para manipular los alimentos y evitar contagios son: 

Mantenerlos limpios. Separar los alimentos crudos y cocidos.

Cocinar completamente.

Mantener los alimentos a temperaturas seguras.

Usar agua y materias primas seguras

Las cinco prácticas claves de la OMS para su prevención son: Practicar una buena higiene personal. 

Proteger los campos de la contaminación fecal de los animales.

Utilizar desechos fecales tratados.

Evaluar y gestionar los riesgos de agua de riego.

Mantener la cosecha y equipos de almacenamiento limpias y secas.



Salmonelosis