__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

VINILO

(poemas perdidos 1997 - 2017) maurizio medo

COLECCIÓN POETS


VINILO

(poemas perdidos 1997 - 2017)

Maurizio Medo

COLECCIÓN POETS


VINILO (poemas perdidos 1997 - 2017) ©Maurizio Medo Septiembre, 2017. JÁMPSTER EBOOKS http://jampster.cl Diseño: Constanza Fuenzalida Diagramación: Matías Fuentes Aguirre Edición: Tito Manfred VINILO de Maurizio Medio editado por Jámpster Ebooks está bajo una licencia de Creative Commons 4.0 Internacional Reconocimiento - No Comercial - Sin Obra Derivada.


VINILO

(poemas perdidos 1997 - 2017)

Maurizio Medo


LADO A TRACK 01: EN ESE VERANO DEL 97


Ω

Llueve En tus cabellos gotas

El rocío vespertino

De la tarde El corazón como un tango Acordes que se abren y cierran Si tu sonrisa no vibra las calles se angostan como un fuelle al expirar Adónde vamos Ahora mismo Dónde En esta alfombra duerme la piel entre la piel y mi desacuerdo que insiste con el vamos 9


Nuestros pasos nuestros brazos son hebras de cristal -que las intuyo trizadas si asomamosEntre miles de gotas el pavimento impalpable Puede por ahĂ­ zozobrar el ĂĄnima Te mira el agua y se ondula Me devuelve el agua tu mirar

10


ฮฉ

Al otro lado de la vereda escucho un reverberado eco Son los zapatos desconocidos Los pasos rondan el agua En el escalรณn En derruido escalรณn golpea el agua

El alma

La escalera

Y el agua contra el agua golpea Mi sombra con tu sombra

11


Ω

Va lloviendo en nuestro mirar Los pasos van pasando adónde (?) Y si habremos de ir juntos hacia el lugar soñado (?) (¿) Por qué tan silenciosos El eco tercia nuestro andar Quedan de lado las calles del otro lado Es aún muy temprano y hay tanto qué mirar Porque así se dice, así hablan Es preferible tu silencio Pone más cerca los labios

12


Ω

Voy prisionero en una jaula de huesos Puedo improvisar una sonata Una obertura Pero algo me rebela Yo rompo mi silencio Lo trituro Quiero salirme de la osamenta Sin meridianos Plagado de trópicos Te cedo cortés un fragmento de pared para guarecerte de la lluvia Y yo hacia afuera

Tan afuera queriendo hablarte

por qué tan silenciosa (?)

13


Ω

Desde la vereda del frente mi asombro paralelo me acompaña En el centro Los brevísimos espacios del mundo Dónde el mundo (?)

14


Ω

Demasiado solitario en mi ventana / El camino es un cemento solitario cementerio / La sombra de mis brazos largos / (Las manitas pequeñas no saben de nostalgia) / Antípoda corta se me ocurre de la vida / La sombra en tu silencio vuélvese grave / Y solemne / Al terminar la cuadra otra cuadra / Cae mortal una respuesta esquinada / Tal vez hemos dado vueltas y vueltas / A una manzana redonda / Y vueltas volver redondamente revueltos / Oh quimera

15


Ω

Nuestros ojos son poseídos

La librería

Azules resabios de sabiduría en las vidrieras Azul tu silencio En la esquina

un tajo a la manzana

Y tu eco es mi palabra en las palabras de Frost Era demasiado solitario para ella Y demasiado salvaje Pero como estaban solos los dos… Yo te miro desde la precisión visionaria de Lawrence A tiny moon as small and White as A single jasmine flower Leans all alone above my window

Llueve

16


Se reflejan los largos pliegues de mi abrigo Hasta hace un momento Era demasiado solitario para ella

y demasiado salvaje

Rimbaud Adán Yeats Pound Cuánta soledad en tanta compañía Es en mí que te sostienes (?)

Ideas

No importa Convenimos en ello

Pero nos duele hondo

El viento los libros deshoja La cuadra termina y otra esquina ronda y otra Era una manzana redonda

17


Ω

Despiértame en ti

Escucho tu voz

como el anticipo de un vendaval de primaveras Del fugaz acorde Dudas se apagan Estrellas otras Veo en tus ojos el incendio de mis ojos Míos y demudados

Les veo

Y al despertar tu gesto máximo aquí ahora de sombra ausente “Mi color preferido es el azul Y el más completo y el más peligroso” El agua ondula en tu mirar

18


Ω

El sol apuesta otra mañana He de redondear esta epístola: en cuál de sus renglones me sitúo (?) En cuál de mis rostros y desde qué geografía (?) Desde que espacio si todo ya parece circundado (?) Mi saber es ínfimo La finitud es lo que me concierne –y es en verdad tan mutuo Seré por ti refrendado (?) Ves cómo florecen azahares y alhelíes y mi desierto es consumido en un reloj de arena (?) Todo es tan misterioso y paralelo Bien lo sabes Tanto como el había una vez de hasta hace solo un ratito Devenía solo entre el calco de jirones y calles de cuadra en cuadra rondando redondamente Tú por ahí no caminabas Eras el reflejo de íntima distancia Yo una línea perpendicular de tiza blanca Dónde andábamos (?)

19


20


TRACK 02: HASTA LA DESESPERACIÓN REQUIERE UN CIERTO ORDEN

21


22


Hasta la desesperaciรณn requiere un cierto orden Blanca Varela

23


Ω

El ojo en la ventana Nada acontece Dentro, la quietud de una dentadura malamente artificial Una taza de café 2 croissant y 200 mg. de Tramal Mientras, examino mis elementales hábitos: presentarme puntual en el infierno las veces necesarias para explicar el ser de la poesía (y el triunfo del Sporting) Dormir como Van Winkle O levantarme con el corazón lleno de estacas cuando la soledad oscura como una tragedia menor

24


Dios está en todas las otras partes Es otra soledad Es una alegoría del absoluto o de la imaginación. El ojo forja la mirada y descubre que la poesía no está en parte alguna Es — vista así nos hiere con su cinismo La habitación agota su discurso en los 200 mgs de Tramal Los croissants El café Nadie cambió el agua en el vaso Nadie es un scherzo de la soledad Las moscas sobre el agua Nada acontece

25


Ω

Uno dispone de los objetos nunca del orden… Oye, si me ves con tal insistencia no responderé más a la realidad de lo que ves Orden es la estatura con la que nos empinamos a la vida A pesar de padecerla Si te desnudaras… Pero te resistes a los comentarios de la tele Cierra la ventana “Hasta la desesperación requiere un cierto orden”… Varela Ladra un perro Ruido= a estampida de cualquiera 26


cosa ajena a tu voz No, no es un perro —lo sÊ por perro no por sabio Mis ojos trascienden la mirada sin reivindicar tu luz Cierra Descreo de ellos

27


Ω

No sé si estoy sentado o si sostengo las paredes de la imaginación Repósate un poco das vuelta tras vuelta a lo inmediato Ampútame el dolor y no la oreja Duele desconfiar hasta de la luz No era un perro, lo advertí Un rastrillo se mueve sobre el césped Tú te distraes midiendo las paredes de mi imaginación ¿O es la noche? ¿Quién sino se dobla dolida por no ver lo que tú? 28


Cierra la ventana AmpĂştame esta soledad

 

29


30


TRACK 03: ALGUIEN VIENE DE PRONTO Y TALA EL ÁRBOL

31


32


Ω

Voces Un orfeón fluye barítono y rompe en staccato Entre la manzana y el hambre Todo el báratro canta en contralto La voz del niño susurra apenas “árbol” Ella lánguida escucha “triglicéridos” Yo repito “azules” Como el manzano hacia donde empina el niño para alcanzar el fruto Entre el follaje en bruma tacto espinos


Ω

El niño bajo el manzano (si el manzano cerezo y a su orilla el estanque) urge la manufactura de un hermético haiku Del melindre al balcón De la golondrina al légamo en miles de capas y superficies (casi hasta la altura del manzano) soy el niño que empina susurrándole “árbol” Al mismo tiempo soy quien lo imagina

34


Ω

En bruma el sol escura magro Empino imaginado También yo Por el lenguaje Uno azumbrado Al cual un pito importa los trajines O reducirse apenas al abrojo O rose thou art sick Prosigue céfiro del ave huída por la rama del árbol A su sombra Levantamos castillos con el pasto

35


Ί

Transtierro construyendo torrecitas Con las hojas de un fresno Grava Escombros Antes otros Demiurgos creĂ­moslos Pero cuando sus torres se alzaban ya en altura humana El gran derrumbe Eran simplemente torrecitas

36


Ω

Pobre poesía Arriba asola en azul fatuo El resto es ornamento Ya no es más la flor de musarañas Oír a Darío O tonta charada para dejar en ascua al corazón Es o no Fuera de todo reloj y pentagrama Es un do de sí su sol Reverberantes Mientras la urbe cháchara sus ripios expirando en el último ay Apenas luego del auroral grito Entre uno y otro 37


una eternidad Como por una escala en รณrfico descenso

38


Ω

Miserables torrecitas Sin quién vislumbre el fúlgido alboreo —que construyo Calibán frente al espejo cuando no hipo hambriento de frejol Alguien viene de pronto y… Poemas con la palabra “alqabála” Si ícaro ¿en qué cielo? Otros en anacoluto con “predio” Si orfeo ¿dónde infierno? Terrestres las torres Hasta el tuétano Y acrofóbicos los poetas temen cumbres Alguien viene de pronto 39


Y tala el รกrbol

40


TRACK 04: EL ,

¿ES SOLO UN SIGNO?

41


42


Somos de repente lo que los ĂĄrboles tratan De decirnos que somos: Su simple estar ahĂ­ JOHN ASHBERY

43


Para Rafael Espinosa

44


La radio cantó la balada de una mujer (tres veces muerta) hasta que secó como uno de esos almiares dejados atrás, en la carretera Yo seguía en el auto, resignado y, de pronto, cruzó un gato Era negro, ¿la cábula pactada se cumple cuando no hay movimiento y en los hospitales las diferencias entre sábana y mortaja redujeron por una huelga en la oficina de Recursos y Mantenimiento? El

cruzó otra vez, sobre

todas las otras cosas La suerte es así Nunca está en frente Entonces la realidad hizo chasquear su tálero y como solo puedo conocerla a través de mí (por el retrovisor de algo tan condicional como la vida) a medio camino de ningún sitio Me sentí un huésped Por tanto pisar los pedales El auto no responde Se abandonó por entero (como la vida) a ninguna esperanza de auxilio 45


Hasta oír algo que los árboles no pudieron contarme: el gato estaba sobre el parabrisas, listo para atentar contra mis pensamientos, tanto que me atreví a vaticinar: “los árboles hoy no me contarán nada” Les hace falta cierto nivel de oscuridad para que su fotosíntesis incluya también la producción de símbolos El gato es un signo No es como la araña, o la idea de la araña, esa que existe al desaparecer de la tela Es un signo, me dije, en medio de la crisis de los signos La soledad ha sido ocupada por cierta manía de la historia: perpetuarse aun cuando nada acontezca Y como no es superficie… para dejar un rastro debe cruzar las pampas 46


de ciertas frases hechas (y los ribazos de esas mismas frases) sin palabras definitivas, de un lugar a otro, hasta desaparecer (como la araña luego de tejer la tela) No consigo descifrar qué callaron los árboles en esos rojos de hibisco Esto no hará aparecer al Servicio de Grúa Ni conseguirá que el Hombre Manco aprenda a preguntar qué flor expresa la fatalidad de los días Y como nadie le responderá azucena El oficio de florista existe solo en una canción de una forma tan emotiva que consigue conmover hasta a los perros

47


48


LADO B TRACK 01: LA MUERTE NOS RECORDÓ A CELAN

49


50


Yo me había creído la versión esa del Maestro alemán que nos asignaba unas cuantas parcelas para transcurrir en plena música y realizar cierto número de deseos Los mismos que, sin sospecharlo, estarían con nosotros hasta la edad de nuestros padres, ya sordos, en los bornes de esa música, para solo negarla O que se aparecería en un extremo, como un otro yo, versionado en párvulo, con el fin de conducirnos al punto de partida por un atajo que habíamos tenido que cargar a lomo y después cruzarlo Celan prefirió mantenerse lejos de las rimas alemanas del Maestro y, en vez de desplazarse como un opaco escaque por los espacios vacíos, eligió el suicidio, tal vez susurrando "pallaksch " (y solo "pallaksch "), zafio ante las reglas Algunos juran haber oído el mantra del Más rumano en lugar de las rimas (mientras escuchan cómo caen una por una las oscuras piececitas del parkase)

51


52


TRACK 02: OUT THE WINDOW

53


54


Mejor entregarse a la ciudad y dejar que sus laberintos nos construyan para correr más de prisa tras ninguna esperanza Correr solamente hasta que el trayecto se transforme en una promesa Solo para las generaciones futuras no alcanza la poesía (y ni siquiera cierto modo de ser en la poesía) El de un límite, tal como lo creen los fantoches del circo de pulgas que pensó conspirábamos para: A. Resucitar un muerto en la mitad de una lengua articulada pero con sapos de verdad B. Entregar al Hombre Manco un brazo y estrenarlo en el manejo de las tramoyas C. Reemplazar incertidumbre por supervivencia sin contraseñas ni dogmatismos D. Ninguna de las anteriores y, por omisión, responsables de todas Aunque jamás hablemos de poesía

55


Los idiotas se quedan por ahĂ­ O regresan

56


TRACK 03: 3 BALADAS DE OTROS

57


58


JACK

La radio que anunció la muerte de Jack Spicer no advirtió que su fantasma cruzaría en bicicleta sobre todo lo que hablamos hasta delimitar una frontera entre lo que dijimos y el pasado evitando los malos entendidos con un estricto sentido antihorario Sin advertir que Jack jamás cruzó en una bicicleta Fue en una barca a través del río porque allí cualquier reflejo existe si es que algo cae en el fondo de sus aguas y mantiene viva la ligazón del río con el viaje (y que juntos saben ocultar) La pintura que me anunció la muerte de Spicer no pudo reconocerlo entre los miles que observaban el juego de los Mets agregando una línea pintada con un color primario sobre la jarra (había una jarra) que pudo ser Percival herido por una noticia con ráfagas de balas El profesor que me explicó su muerte de Jack dijo que ésta no había sido del todo consumada

—Es el lenguaje—concluyó

59


BLANCO, NEGRO Y SIN EMBARGO ROTHKO

La historia con su particular modo narrativo a través de un método que incluya hasta el paréntesis como una posibilidad de enmienda e improvisar una serie de variaciones del suceso en medio de la vacuola adonde habrá de ser fagocitada para reducirse a la sospecha sin dejar detrás suyo ni siquiera una huella Como si tal, luego de transitar por una recta a través de una sucesión de planos, incapaz de alcanzar si quiera el beneficio de la duda, hubiera desaparecido en el anonimato sin título Azul, verde y marrón O en rojo —Perdone, pero eso yo no lo comprendo, señor Rothko

60


CARROLL

Excucusadme si os retraté con el cu cuello ajirafado o popor dibujarla fefetal en una madriguera. Sois la bebelleza atroz que escuece mi coconciencia. Cuando os contemplo, así, totodo ensimismado, ando prepreguntando de qué sueño sois origen. Esta almama mía, rudi men ta ria y aritmética vive agónica, sola presintiendo la muerte de su su amor. -Cortadle la cabeza- sentenció vuestra madre. Que no os aflija. Veveo aún como ondulabais el agua con oníniricas estampas, bogando por el Isis. Alicia, aunque fuere yo un humimilde tutor, Inmerso en las mamatemáticas y la lógica, ¿seríais fe feliz siendo mi esposa? Búsquememe en el revés de vuestro Espejo.

61


Os espero Alicia. Yo os espero.

62


TRACK 04: POEMAS PERDIDOS

63


64


Ω

“Es una novela turca”, se queja ella Mientras, recuerdo nostálgico la invasión de las películas hindúes en los años 70 catalizando la catarsis latifundista de quienes, en realidad teníamos en el garaje solo a nuestro Volkswagen Lejos, decía, pero en el presente (y no como los sueños o la invasiva emoción al recordar lo que una vez creímos en añil cuando era gris Igual que el cielo o Santa Beatriz) para volver a encontrarla de nuevo como cuando amaina la marea del turismo antropológico de cientos de ciudadanos chinos

65


Ω

Para Ángel Cerviño

—No hay nada contra ellos—aclaré a Cerviño En la calle Claudio Marcelo las columnas romanas contrastaron con la súbita erosión del Pekin Pound el cual parece capaz de transformar cualquier estampa cordobesa en una instantánea captada desde las entrañas de Saigón —Es en contra del poder oculto en las mayorías Hoy en ganga por el exiguo valor con que la mano obra Estaba por agregar algo respecto al sentido de atreverse a escribir contra esas mayorías por un camino que curva hasta dar la impresión de haberse fundido con el abismo por el que vino orillando, advirtiéndonos: “mira abajo, ese es el precio, loco”

66


Pero me ganó el pensamiento: nunca antes estuve en una procesión a medianoche, rodeado de fusiles M3M en vez de alhelíes entre corros penitentes de putas fisgonas Los chinos también aparecieron sin enterrar el acento en medio de la euforia, abriéndose paso como si el centro de Córdoba estuviera en Nanjing

Jesús Rescatado obró el milagro al descubrir que, bajo el incienso, la pólvora avalaba la fe y que Dios era un pintor abstraccionista distraído con la suma de los números impares en el infierno de donde surgían los principios de esa fe

67


Ω

Es una novela turca, recordé en el Kulala antes de escribir por primera vez Dios libre de la culpa producida por la oscura ambigüedad de tal monosílabo Lo taché urgido dejando la sombra de esa idea, necesaria para seguir a través de la senda que se anuncia en el fin del camino como una alegoría de lo absoluto O de la imaginación

68


Ω

—Hipopotomonstrosesquipedaliofobia —dije a Cartarescu—en rumano parece ser más fácil si consideramos la estupidez universal que supone hablar de poesía utilizando los términos precisos con qué ocultar el hecho de que ninguno conseguirá el acuerdo pues es el caballo quien lleva las bridas —Cum se spune în românest’e? — preguntó Mircea y yo sospecho que al miedo un fistro le importa en cuál idioma —Hipopotomonstrosesquipedaliofobia —repetí antes de perderme en la mezquita con el éxtasis de un místico sufí

69


Ω

No pude conocer a Chantal Maillard María Ramos llegó cuando me fui algo más lejos que mis poemas desaparecidos antes de perder la dignidad en una trivia improvisada con el propósito de ilustrar los registros obrados dentro de la nueva poesía peruana que, en Andalucía, provoca las mismas sospechas que sentimos cuando el turco –alojado en la habitación contigua- nos preguntó si los incas comprendían el uso de ciertos objetos aparecidos con el idioma español O cuando o el cordobés —quien nos invitó a su casa—no pudo ocultar su nerviosismo al creer que devoraríamos los cuyes a los que adoptó, tal como hizo Madrid con los caleños que encontraríamos en la calle de La Ruda, perdidos como el esplendor virreinal de Santafé —Sudacas decimos por aquí— me corrigió Paco 70


(al oírme “caleños) y pensé en la reacción originada por creer vasco al turco o ligur a un monegasco —Si se sabe algo del Perú—agregó luego es por el filme de Ridley Scott (adonde nunca apareció), Google, Tripadvisor y por algunas vaguedades mal editadas en el especial que National Geographic dedicó a la Argentina El Perú y yo nos parecemos Ninguno es real, como lo exige la adrenalina de un concierto en vivo Si se le escucha es a través del lip sync de lo que cantó en el siglo XVI Ese jueves de enero  

71


Ω

Todos los caminos conducen a Atocha aunque sea para observar el talud abierto entre el verbo y la voluntad de vivir Como si pudieran retroceder desde Siria o El Líbano esos caminos aparecen con la orfandad necesaria como para confundir ciertos elementos vinculados con la soberanía impuesta por los límites geográficos con la filantropía publicitada del eslogan

hasta que el gobierno entre en acción con el fin de ejercer la torva política de los malentendidos en las diversas esferas de la realidad Atocha está lejos de todas partes También de Madrid

72


Ω A Benito Del Pliego Collazos se sorprendió la otra noche “No leo poesía peruana”, advertí en Molar y es que no creo en una patente de corso cuyo poder transforme en patrimonio lo que, en verdad, es de nadie Benito me dijo ayer algo parecido al referirse a la poesía española, motivo para la falsa superioridad americana al creer que se está ante un castillo donde García Montero pena sus baquías En realidad no me gusta hablar de poesía (hasta estresarnos como con el variado clima que desconcierta a los británicos) pero descubro aquí tantas ínsulas que inclusive las rúbricas se pierden como una vaga relatividad El clima es otro tema, no una circunstancia Si algo aprendí en Lima, La Horrible de acuerdo con Moro, fue que la lluvia puede suceder también como un esfuerzo último por renovar la fe Allá garúa 73


Chispia, dicen en Piura Sirimiri, oí alguna vez también niebla meona En Madrid sólo llueve Mañana Antonio partirá hacia el salar de Uyuni Bea está en Roma Alberto Butteri murió en la ciudad de Turín y a mí no me gusta hablar de poesía, ¿Crees que mañana vuelva a llover?


MAURIZIO MEDO (Lima, 1965) es autor, entre otros libros de poesía, Manicomio (1a. ed., Santiago de Chile, 2005, La calabaza del diablo, 2a ed. Lima, Zignos, 2007; 3era ed., La regia cartonera, Monterrey, 2013; 4ta ed., Mantis, Guadalajara, 2013; 5ta ed. Varasek, Madrid, 2014) ; Dime novel (1era ed. Ediciones Liliputienses 2014, Arequipa; 2da ed., 2015, Luzzeta ediciones, Guadalajara) y parte de su obra reunida fue publicada en Ediciones Liliputienses en el año 2015 con el título Cuando el destino dejó de ser víspera en el año 2014. Editó también las antologías de La letra en que nació la pena: muestra de poesía peruana 1970-2004 (2004), con el poeta Raúl Zurita; País imaginario, escrituras y transtextos. Poesía latinoamericana 1960-1979 con el poeta español Benito Del Pliego (Amargord, Madrid, 2013) y el diálogo Escribir contra la pobreza, con el poeta Eduardo Milán (Monte Carmelo 2007). Su obra poética que ha sido parcialmente traducida al inglés, francés, checo, croata, portugués e italiano, aparece en antologías tales como Pulir huesos: Veintitrés poetas latinoamericanos (Galaxia Gutenberg, 2007), La mitad del cuerpo sonríe. Antología de la poesía peruana contemporánea, de Víctor Manuel Mendiola (FCE, México, 2005), Festivas formas. Poesía peruana contemporánea, de Eduardo Espina (Colección Poesía, Editorial Universidad de Antioquía, Colombia, 2009) e Intersecciones. Doce poetas peruanos, de Ernesto Lumbreras (Calamus, México, 2010) y obtuvo reconocimientos tales como el Premio Nacional de poesía “Martín Adán 1986”, en el Perú, y el Premio Internacional de Poesía “José María Eguren” 2005, organizado por el Instituto de Cultura Peruana y el Latin American Write Institute en la ciudad de New York. También se ha desempeñado como jurado en eventos como el Premio Hispanoamericano Festival de la Lira, celebrado en Cuenca, Ecuador; y en el Premio Internacional de Poesía Manuel Acuña, celebrado en Saltillo, México.


Profile for Jampster ebooks

Vinilo [poemas perdidos 1997 - 2017] - Maurizio Medo [Jámpster ebooks]  

VINILO Poemas perdidos 1997 - 2017 ©Maurizio Medo Septiembre, 2017. JÁMPSTER EBOOKS

Vinilo [poemas perdidos 1997 - 2017] - Maurizio Medo [Jámpster ebooks]  

VINILO Poemas perdidos 1997 - 2017 ©Maurizio Medo Septiembre, 2017. JÁMPSTER EBOOKS

Profile for jampster
Advertisement