Page 1


Los Triunfos del Pueblo, No.1 Enero 1984 Movimiento Ecumenico Nacional de Puerto Rico (PRISA) Inc. Apartado 2448, Bayamol1 Puerto Rico 00621 Tel. 787-7274 Fotografias Cortesia de Claridad y PRISA Impreso y Hecho en Puerto Rico


~ I"UERi -?

,0 1>....­

O

~.

111] Z'

4J

°()

~,!

...J

c,,o

~

ii"

"i' friO PIt-\)

-......:::...:.

i

Nos complace presentar esta publicaci6n sobre la participaci6n de las mujeres de Vieques en la lucha contra la presencia de la Marina de Guerra de Estados Unidos de esa isla municipio. Con esta edici6n iniciamos una nueva linea de publicaciones: LOS TRIUNFOS DEL PUEBLO. La misma recogera las experiencias de lucha que se han dado y que se dan en nuestro pais, de acuerdo al testimo­ nio de sus propios protagonistas. Su prop6sito es contribuir a la memoria del pueblo. Su mensaje: que como pueblo somos capaces de triunfar. Su reto: c6mo lograr que los triunfos sean cada vez mayores hasta alcanzar el verdadero triunfo del pueblo: la liberaci6n total.


IIEspero seguir esta lucha y no dare un paso atras ni para coger impulso. Adelante siempre y la Marina que se vayal" -Lucia Melendez


INDICE

• Introdue cion_

.._

__.

._.__-.9

• Testimonios

MA TILDE RIVERA._ _._••••••_ ••••••• HORMA TORRES

••

• _..

•__.15

... ••• ....

LUCIA MELENDEZ•••_ . _ . _

18

23

LULA TIRADO_.....

..

PETRA ENCARNACION_m

._...30

ALEIDA ENCARNACION

• .Notas

.._ ..... _.

----28 .. 32

__ __ __ _

,38


~

rt \\..A ",~R'NA "'~~,,,aUE SE 'J ~ YA\

~~-

IN,TRODUCCION

L

a lucha activa contra la Marina de Guerra de Estados Unidos en Vieques comenz6 casi inmediatamente des­ pues que los sectores del pueblo adversamente afectados pu­ dieron reaccionar frente a la afrenta que habian sufrido al ser forzados a abandonar sus hogares y al despojarseles de sus (micas Fuentes del empleo a1 quitarle la tierra. Esta lucha se ha caracterizado por ser 1a lucha del pueblo trabajador, pobre y vilmente empobrecido aun mas por el abuso de la expropiaci6n y la ocupaci6n militar. Por 10 tanto Vieques significa lucha de c1ases: de los colonizados contra el poder colonizador y de los trabajadores, por su derecho a tener medios de ganarse la vida, a la salud, a la educaci6n, a la tranquilidad y a la seguridad minima de sobrevivencia. Como todo proceso de cambio, la practica en Vieques ha exigido reflexi6n y analisis sobre si misma. Consecuente­ mente los puntos de partida que algunos sostenian al inicio de la lucha han sufrido transformaci6n. Algunos han caido en el pesimismo. Otros han traicionando la lucha al decidir a favor de sus intereses de c1ase burguesa. Pero aun otros han ido creciendo en la comprensi6n de la realidad y en su deter­ minacion de no descansar hasta lograr el objetivo de sacar la marina de Vieques, no unicamente por 10 que esto signi­ fica para Vieques sino como una aportaci6n solidaria a la lu­ cha de los pueblos de Centro America y el resto de America Latina. Los ultimos cinco afios representan afios de actividad in­ tensa durante los cuales no se ha cesado ni por un instante de buscar por un lado profundizar el analisis y por el otro desarrollar tacticas de luchas que sean cada vez mas efectivas. Los triunfos, aunque todavia sean parciales, merecen ser reconocidos. A traves de ellos no s6lo se refuerza el animo para continuar la lucha sino que tam bien se descubren las tendencias y contradicciones del enemigo mismo.

9


Por 1a valentia de los 1uchadores e1 caso de Vieques no pudo ser ignorado por los medios noticiosos internaciona1es. La audacia de los pescadores y sus acompa­ nantes indefensos, quienes, arriesgando10 todo con sus propias vidas y embarcacio­ nes defienden e1 derecho de todo un pue­ blo, cautiv6 1a atenci6n mundial. Una y otra vez se han arriesgado y continuan arriesgandose. E1 desafio de otros al acaparar frente a los blancos de tiro 0 tan cerca de otros mercadores que las bombas al caer iluminaban e1 cie10 y estremecia 1a tierra no pudo pasar desa­ percibidos. Tampoco pudo hacerlo e1 va­ lor demostrado por los acusados de Vieques al enfrentar las sentencias de carce1 en 1a Corte Federal.

En 1a 1ucha del pueblo de Vieques se ha destacado, en gran manera, e1 e1emento de 1a unidad. Vieques ha 10grado ag1utinar a los mas amp1ios sectores del pueblo en 1a bUsqueda de un objetivo comun. Pasando por encima de las banderas partidistas, en Vieques se han unido miembros de los diversos partidos politicos del pais for­ mando una sola columna de resistencia. J6venes, gente adu1ta, ninos, mujeres y hombres por igual se han confundido en 1a 1ucha como un s610 cuerpo. Gente de tierra y gente de mar han 1uchado hombro a hombro. Cristianos y no cristianos han gritado juntos las mismas consignas.

10


I'

~W'

'.';

En Vieques nunca se ha repetido un

desaffo. Cada desaffo ha sobresalido por

sus propios meritos y ha respondido a las

particu1aridades del momento. La creati­

vidad de los viequenses ha hecho posib1e

en cada accion 1a presencia constante del

e1emento sorpresa tan esencial para 10grar

e1 exito en una 1ucha tan desigual. Desde

jugarse 1a vida bailoteando frente a un

buque de guerra, atravesando por sorpren­

der a cientos de marinos en panta10ncillos,

hasta burlarse del almirante imposibilitan­

dole llegar hasta e1 muelle por espacio de

cuatro horas, las formas demuestran 1a

in teligencia, 1a perspicacia y e1 caudal de

recursos imaginativos, que posee e1 pueblo.

E1 que se hallan cump1ido ya cinco ailos de 1ucha activa y continua 1e dan a esta 1ucha un caracter de permanencia. La importancia estrategica de Vieques y para los planes intervencionistas de Estados Unidos en 1a region actualmente no exige . menos de los viequenses y del pueblo puertorriqueilo en general. La ofensiva de 1a marina ha sido fuerte. En sus tac­ Hcas ha inc1uido 1a represion a traves de arrestos y encarce1amientos, 1a compra de conciencia (aprovechandose de 1a situa­ cion economica desastroza por 1a cua1 atraviesa e1 pueblo, precisamente en gran parte a causa de 1a Marina), 1a creacion de divisiones in ternas, 1a destruccion de los bancos de peces, e1 chantaje, 1a manipu1a­ cion a traves de una administracion local oportunista, e1 soborno y los intentos mas recientes de amedrentar al 1iderato entre otros. A pesar de esto 1a 1ucha sigue en pie. Los viequenses perseveran. 11


En esta 1ucha donde seres humanos, trabajadores de gran talento, creatividad y valentia perseveran 1uchando unidos, las mujeres han participado en forma tan natural como 10 es natural e1 que sean parte de 1a sociedad. Lo sorprendente hubiese sido su ausencia ya que en todos los procesos de 1u­ cha de nuestro pais las mujeres han estado presente. En Vieques a traves de las mujeres vemos distintas facetas de 1a 1ueha asi como distintos rostros de 1a mujer puertorriquefia que 1ucha: la que directamente opina 0 indirectamente ejer­ ce influencia sobre las decisiones que se toman ]a que va junto a su companero al desafio; 1a que no descansa reco­ giendo y llevando informaci6n vital para e1 exito de los operativos; 1a que agita por las calles instando a 1a 1ucha, 1a que pinta las calles, marcha, pe1ea y grita; 1a que reflexio­ nando pasa horas de desvelo; 1a que cuida los hijos de los demas para que elias militen; 1a que vela por 1a alimenta­ ci6n de los que luchan; 1a que aprende del ejemp10 de sus hijos; 1a que se decide a parir hijos para criarlos para 1a lucha ...

. '.' L' .. -:'\ i

~ t.;,:.\\~~~~~ ~U~tSORA

1:~~~\~\\\~\\\.lAD OR A ~/~ji'~

.

...A todas elias 1es dedicamos esta nueva aportaci6n a 1a creciente literatura sobre 1a 1ucha valiente de Vieques, ejem­ p10 de ]a verdad que guardamos en e1 coraz6n, envue1ta en nuestra identidad puertorriqueiia: jeste pueblo si triunfara!

12


SOINOV'JllS31


14


Testimonio: Matilde Rivera A l conocer de las maniobras que se iban a llevar a cabo POI.' la Marina de los Estados Unidos en la isla, y la programa­ ci6n de una marcha en contra de su obje­ tivo belieD y de evitar el desarrollo de los marinos; mi pensamiento fue de hacer acto de presencia. Sin embargo no estaba decidida. Muchas horas de sueiios y hasta desvelos me costaba la decisi6n. Sentia mucho miedo. Aun asi mi conciencia me decia que debia ir y POI.' otro lado me de­ cia tambien que podian surgir conflictos a los que yo no estaba acostumbrada y no sabria defenderme. Esta era la causa del miedo. Debo informarles que soy natural de Vieques y creo que la guerra es anti­ humana. Pues bien, lleg6 el dia programado y alIa fui al muelle de la Esperanza donde em la villa de los pescadores. Habian bas­ tantes personas y justo en ese momento mire al mar cuando ya iban desfilando las yolas que iban a evitar el desembarco. Me llegue hasta el muelle adonde estaba otra yola aun amarrada y con cinco personas incluyendo el reverendo esperando lle­ narse para salir (es facil entender que para este acto no eran tantisimos los volunta­ rios); me invitaron, y yo Ie conteste con la verdad, que yo queria ir perc tenia miedo. Alguien dijo algo, a la verdad no se ni que fue, porque mi conciencia no me dejaba tranquila, entonces pense que de algo ser­ vida mi presencia. Fue cuando me decidi y entr6 a la yola. Cuando llegamos, mien­ tras se preparaban para el culto cristiano que se iba a ofrecer yo me entretuve bus­ cando las escasas florecitas silvestres del lugar.

Estabamos celebrando el culto cuando lleg6 la lancha con los marinos. Inmediata~ mente los pescadores y otros se metieron en sus yolas respectivas y empezaron a maniobrar en la mar para'no permitir que la lancha llegara a la orilla y asi evitar el desembarco. Era una hazaiia valiente y arriesgada. Los pescadores movian sus

15


el monte. AI salir del monte vi que algu­ nas yolas se iban y muchos corrian hacia las yolas perseguidas por los marinos. Asustadisima cord en direcci6n opuesta para saber que habia sucedido. Vi la lancha despegar perc quedaban en la orilla un grupo de marinos y civiles. Cuando lIe­ gue a ellos supe que eran los periodistas que hablaban con el rango de la Marina. Quise regresar a las yolas perc todos se habian ido y los marinas regresaban. AI to parse conmigo me hicieron ir con ellos. Yo pense me tomaran presa aillegar, toda­ via la prensa tomaba informes. Decidida me acerque como para escuchar la conver" saci6n. Y los marinos se quedaron quietos. En eso son6 la bocina de la guagua que venia a recoger a los periodistas y cuando ellos se fueron yo me fui con ellos. Pienso que los marinos creyeron que yo era una periodista porque no me detuvieron. Perc al contarle mi hazafia a los periodistas uno de ellos la encontr6 rara y yo pude leer su pensamiento. Pensaba que yo era un agente.

yolas con una destreza magnifica; parecia que iban a chocar con la lancha y huble­ sen logrado su prop6sito sino es porque los marinos empezaron a echarles agua con una manga enorme. Se veia que el agua salia con una presi6n terrible. En la orilla los restantes nos encomendamos a Dios para que no pasara nada lamentable. La presi6n del agua ocasiono el regreso de los pescadores y entonces todos nos arre­ molinamos en la orilla en la direcci6n que venia la lancha. Realmente no vi como sucedi6. Se que la lancha atrac6 en la orilla y vi el enfrentamiento de los marinos con algu­ nos de nosotros. Los marinos tenian rifles, y algunos de nuestro grupo buscaban pa­ los regados por la playa. Yo trataba de persuadirlos a que no pelearan tambien por temor a que muriera un marino por­ que estaba convencida que esc significaria una campana internacional de su parte que nos podria costar la lucha.Me dedique entonces a recoger de la playa todo 10 que podia constituir un arma y 10 escondia en

16


DEMANDA DE JUSTICIA Por todos aquellos obreros

Que rec1aman sus derechos,

Que unas manos los oprimen

Hasta ver dilatados sus pechos.

Regresan sin pesca a1 puerto

Lamentando su mala suerte.

Por esas practicas de tiro

Que a veces 1e ofrece 1a muerte.

;Ma1dito e1 imperialismo!

De estos hombres crimina1es.

Que siempre oprimen a1 pobre

y llegaran tal vez a matar1es.

Si protestan 0 hacen hue1ga

Comunistas se 1es llama)

y moriremos oprimidos

Si este pueblo no rec1ama.

Por aquellos pescadores

Que en e1 mar buscan su pan)

y por bombardeos de injusticia

Arriesgan su vida cuando van.

Que se acabe 1a injusticia

Abajo e1 imperialismo-,

Que se marchen a su tierra

A aumentar e1 capitalismo.

Zoraida Perez

17


~~ARI"> ? Q~~E v>vAI

I

Testim.onio: Norma Torres

Puedo sefialar, echando un poco hacia atnis el reloj del tiempo, que mis primeras . experiencias con la lucha de los viequenses por sacar a la Marina datan de hace algu­ nos diez afios. Para ser mas exacta desde que comence mi relaci6n sentimental con el que es hoy mi esposo y comp~ero, Ismael Guadalupe. Fue a traves de el y junto a el que co­ menz6 a despertarse en mi el interes por conocer mas del problema. En nuestros dicilogos familiares, generalmente, salla a flote el tema de la Marina. Poco a poco fui cobrando conciencia sobre el particular y a comprender el por que Ismael se envoI­ via de la manera en que 10 hacia en la lucha, que para entonces, no habia co­

~

lucha del pueblo viequense por sacar su pueblo a la Marina de Guerra nor­ teamericana ha servido, en gran manera, para que un gran numero de mujeres hayamos despertado al valor, a la osadia y al coraje de echar a un lade por un momento los pafiales, los trastes, la plan­ cha, la escoba y el mapo, defender junto a nuestros esposos y compafieros el derecho que por ley natural y divina tienen nues­ tros hijos a heredar una tierra libre del peligro de bombas y ametralladoras, libre de la opresi6n y el abuso de unos podero­ sos a quienes poco les importa el bienestar de esta Isla. ~e

18


brado el arraigo de ahora. Comprendi el enorme peso que sobre sus espaldas lle­ vaba nuestro pueblo arrastrando por tantos anos el yugo que la Marina Ie habia impuesto desde la decada de los cuarenta, era un peso que habia que eliminar de ma­ nera que Vieques pudiera ser libre ya de las ataduras, desarrollarse igual que cual­ quier otro pueblo de la Isla Grande. Comprendi desde 10 mas profundo de mi coraz6n, que debia apoyar a Ismael y por ende al grupo de personas que dejaban oir, junto a el, su voz de protesta contra

rece que las limitadones de espado, las restricciones en cuanto a que lugar pode­ mos ir y a cuales no, tienden a limitar tambien el pIeno desarrollo del potencial que existe en nuestra juventud. Es como si al decirse "de ahi no puedo pasar" ha­ ciendo alusi6n a la valla y al "no trespa­ ssing" tambien 10 aplicaron en su vida estudiantil conformandose a veces, mu­ chos de elIos, con un aprovechamiento academico muy por debajo de sus capaci­ dades. Las constantes interrupciones de c1ases

IIComo educadora, he sabido apreciar el enorme dana que hace a nuestra juventud la presencia militar en nuestra isla. II

por el ruido ensordecedor de los aviones y las vibraciones del estallar de bombas, hace que el proceso ensenanza-aprendizaje se afecte grandemente ya que despues que se interrumpe una c1ase,muchas veces se hace dificil motivar a los muchachos a continuar, con la misma atenci6n y entu­ siasmo del principio, eso por mencionar solo un aspecto. Los maestros hemos levantado nuestra voz de protesta en varias ocasiones no solo

la participaci6n militar en nuestras fiestas patronales. Aunque mi participaci6n no era en realidad muy activa, para esa epoca ya habia sentado las bases de un convenci­ miento total de que nuestra realidad de pue blo hacia justa y necesaria la re beli6n contra el monstruo. Como educadora, he sabido apreciar el enorme dano que hace a nuestra juventud la presencia militar en nuestra Isla. En su interior, en forma inconsciente tal pa­ I

19


se convirti6 en un pequeno "cuartel general" en un momenta dado donde Ismael y yo compartiamos con otros companeros nuestras ideas, inquietudes, esperanzas .

por esto,sino tambien en contra del reclu­ tamiento militar en la escuela. Creo que es una lastima ver como muchos de nuestros j6venes son presa facil de la Marina al no tener, por culpa de esa misma Marina, muchas alternativas para escoger un fu­ turo mas halagador. Es realmente indig­ nante, y como madre, y como educadora, no he podido quedarme indiferente, por 10 que he participado activamente en estas protestas, piquetes y paros junto a otros companeros que como yo, han sentido la misma indignaci6n y coraje.

Es por eso que cuando en mayo de 1979 sufd el rudo golpe del arresto y pos­ terior encarcelamiento por seis largos me­ ses de mi esposo, esa misma convicci6n del deber cumplido me dio fuerzas sufi­ cientes para soportar con honor, orgullo y valor, la triste experiencia de vivir sepa­ rada de Ismael, por ese tiempo. Mis hijos recibieron de mi todo el sosten emocional que pude dades y entendieron que el sa­ crificio de su padre era parte de la lucha por lograr para ellos y los demas nifios de Vieques un futuro mejor. Entendi que era un granito mas de arena que podia colocar en el largo camino de esta lucha. El apoyo de mi pueblo, tanto moral como econ6­ mico, me demostr6 que la uni6n de un pueblo en lucha por una causa justa es algo realmente maravilloso. El encarcela­ miento de Ismael sirvi6 en aquel momento para avivar mas el espiritu de lucha de mi pueblo y para encender en mi el coraje y el valor para seguir adelante. En vez de quedarme en casa me integre con mas ardor y entusiasmo a combatir a la Marina, era 10 que mi esposo esperaba de mi y no debia defraudarlo.

Volviendo atras, en la medida en que el pueblo se iba haciendo mas consciente de que la presencia militar en nuestro suelo entorpece nuestro pleno desarrollo como pueblo, y la lucha se iba incrementando asi tambien se incrementaba mi firme con­ vicci6n de que debiamos y teniamos que seguir adelante. El hecho de que la Marina retirara a sus militarotes del desfile en nuestras fiestas de pueblo, ya era algo. Es por eso que tiempo despues, al surgir el enfrentamiento de los pescadores contra la Marina al impedirles el libre acceso a las aguas viequenses donde esta la pesca mas abundante, y por 10 tanto, laseguridad del sustento familiar, y organizarse la Cruzada Pro-Rescate de Vieques, no me fue dificil integrarme, pues la base en la cual sustentaba mi con­ vicci6n de que la Marina debia salir de Vieques era s61ida y habiase edificado en mi conciencia hacia alglin tiempo. Es entonces que mi participaci6n, como la de otros companeros viequenses, se hace mas activa, envolviendome en las reuniones, piquetes, repartici6n de hojas sueltas, como miembro del comite de maestros que se organiz6 en la Escuela German Rieckehoff I festivales, etc. Estaba segura de que era mi deber. Inclusive mi hagar

Puedo afiadir que sin lugar a dudas han sido experiencias que aunque doloros?lS, tambien han enriquecido mi vida y ayu­ dado mucho a conocer un poco mas mi capacidad para entender aun mas la enor­ me injusticia que se comete dia a dia con mi pueblo.

20


IIMis hijos recibieron de ml todo el sosten emocional que pude darles y entendieron que el sacrificio de su padre era parte de la lucha para logl"ar para ellos y los demas niFlos de Vieques un futuro mejor. Entendi que era un granito mas de arena que podia colocar en el largo camino de esta lucha." - Norma Torres

21


22


~~~RIR' :? Q~~E V,.VA\

Testimonio: Sra. Lucia Melendez

D

esde que se empez6 la lucha en Vieques, por sacar la Marina de Guerra de los Estados Unidos me uni a la lucha. Primero porque mi esposo y mis hijos son pescadores, y, aun si ellos no fueran pescadores respaldaria siempre la lucha porque soy madre de seis hijos y siempre mis pensa足 mientos estan en el futuro de mis hijos y Vieques. Y creo que Vieques no tiene nllglin futuro con la presencia de la Marina aqui. Yo he participado en todos los piquetes que se han hecho aqui, en la Corte Federal y la Fortaleza. Tengo una gran experiencia 0 sufri una experiencia muy grande cuando mi esposo y sus dos compafieros de pesca fueron los tres primeros arrestados en esta lucha.

Fueron tratados como si hubiesen side criminales, y... ;,A quien podemos llamar criminales sino es a la Marina de Guerra de los Estados Unidos? Cuando fueron arrestados ;,Que ten ian ellos en la lancha? S610 pescado y langosta. ;,Y que hicieron? Darse tremendo banquete, ya que en ninglin momento se les entreg6 la pesca. Mas tarde fueron arresta足 dos de nuevo. En esta ocasi6n tambien habia un hijo mio y un sobrino tambien. Fueron tratados como animales, mientras abusaban con estas personas serias y honradas que solo se dedican a buscar el pan de cada dia. Aquellos que adoran la Marina y que son capaces de matar a sus propios hermanos por defender los intereses de la Marina hacian tremendo festin celebrando los arrestos y deseando que los mataran a todos. 23


Pero mis esperanzas son grandes y Dios ve las injusticias. Yo espero algUn dia ver salir la Marina de Guerra de los Estados Unidos de Vieques y esos que hoy se creen duenos y senores de los terrenos que hoy tiene la Marina, entonces seamos nosotros los que les demos como dice el refran "con el bacalao en la cara", espero poder darme el gusto de ayudar a tumbar ese asqueroso gate y poder ir a cele brar el triunfo de nosotros a nuestras playas las que hoy se nos tienen restringidas. Elios creen que nos humillan con no dade pase a nadie que estci en contra de la Marina, perc se equivocan,los humillados siempre han sido elios ya que nunca han podido lograr 10 que han querido. Ya que por

desgracia el Alcalde que tenemos adora los gringos y ha tratado siempre de interrumpir el Festival del Pescador y no han podido, igual con los piquetes que siempre nos traen la fuerza de cho足 que. Sin embargo, cuando elios pensa足 ban hacer tremenda fiesta con la toma de posici6n del Almirante, que por cierto no se escribir el nombre y ni me interesa, les fue un tremendo fracaso. Ni Liche con sus machinas y sus circos pueden con la lucha de nosotros. Espero seguir esta lucha y no dare un paso atras ni para coger impulso. Adelante siempre y la Marina que se vaya. FUERA LA MARINA DE NUESTRO VIEQUES 24


·YO ESPERO ALG6N DrA YER SALIR LA MARINA DE GUERRA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE YIEQUES. ENTONCES, SEAMOS NOSOTROS LOS QUE LES DEMOS, COMO DICE EL REFRAN. CON EL BACALAO EN LA CARA_. ESPERO PODER DARME EL GUSTO DE A YUDAR A TUMBAR ESE ASQUEROSO GATO Y PODER IR A CELEBRAR EL TRIUNFO DE NOSOTROS A NUESTRAS PLAYAS, LAS QUE HOY, SE TIENEN RESTR.I.tllGIDAS •••

;

~


Testimonio:

Lula Tirado

D

esde que me he sentido con uso de raz6n he estado en contra de la presencia de la Marina de Guerra en mi suelo viequense. S610 que antes del comienzo de esta lucha podia dar muy pocas razones a favor de mi oposici6n, ahora, sin embargo, puedo dar mas de 20 razones en menos de un minuto. En esta lucha yo Ie puedo asegurar que he aprendido mucho. Yo vivi la expropiaci6n forzosa de mi gente por parte de la Marina. Mi familia, como se dice, eran arrimados de los duenos de la Central Azucarera, perc attn asi, viviamos bien, las mejores casas de la colonia eran las nuestras, teniamos trabajo todo el ano, bien como carpinteros, yen los muelies y lancha de la Central, mi padre tenia en su propia casa un pequeno cafetin. Alliegar la expropiaci6n nos quedamos sin nada y con la casa desmantelada. Ahi comenz6 el via crucis de mi familia. Yo tenia 13 anos, yo, que nunca habia visto a mi familia pasar necesidades econ6micas, empece a sufrir­ las, miS tios y mi padre comenzaron a vagar en busca de tra­ bajo, la Isla Grande y Santa Cruz donde liegaron en el 1946 y desde alia mandaban de 10 poco que ganaban, por 10 me­ nos, para comer y no muy bien. En muchas casas de mi barrio el gate dormia en el fog6n. Nuestros vecinos fueron emigrando poco a poco y lieg6 el tiempo en que quedamos muy pocos en el barrio, muchos no han regresado, han dejado de ser viequenses, puertorriquenos. Actualmente hay mas de 25,000 viequenses y descen­ dientes desiminados por la Isla Grande, Santa Cruz y Estados Unidos. Esta servidora estuvo 17 anos fuera; tengo 3 hijos neoro­ ricans y actualmente estan fuera de Puerto Rico. La Marina rompi6 los lazos de familia y vecinos. Desde entonces, empece a sentir una actitud en contra de la Marina.

LULA TIRADO

Desde que regrese de Estados Unidos se han organizado varios movimientos, muchos no duraban ni un mes, a causa de las presiones de parte de los politicos de turno, a todos yo he pertenecido. Solo que en este mi participaci6n ha sido mas activa. Siempre, no se porque me gusta ser soldado de fila en los movimientos, ya que asi mi participaci6n es mas directa y activa con la causa. 26


En este movimiento mi tarea es de promoci6n y es tan arriesgada y atrevida como cualquiera otra, ya que uno se arriesga directamente con aquellos grupos hostiles a nuestra causa. Cuando se hizo el primer desafio, el 6 de febrero de 1978, yo tenia que estar yendo en mi propio auto, pagando mi propia gasolina al Barrio Esperanza, 0 de la Asociaci6n, informarme como se estaba desarrollando el desafio y salir por 10 que nos queda de Vieques a informarle y exhortar al pueblo a que nos apoyaran con su presencia en nuestras acti足 vidades. En cada desaflo logramos llevar alrededor de 800 a 1,000 personas. Activamente como 200 tomaban parte y el resto como apoyo. Gracias a este respaldo logramos neutra足 lizar las presiones de la Marina, la Prensa nos ayud6 mucho y logramos sacar el issue fuera de Puerto Rico.

En cada desafio yo me ofrecia voluntaria para ir a1 Sitlo, perc se me decia que yo hacia mas falta en tierra. En septiembre de 1981, fue cuando tuve la oportunidad de participar directamimte en la organizaci6n, planificaci6n y participaci6n. Yo siempre tengo los altoparlantes puestos en mi carro y . el radar activo. Se infiltraban unos rumores de que el grupo Vanguardia Pro-Navy tenia una actividad. No sabiamos, cuando ni d6nde, mucho menos la hora. El fin de semana era largo y varios de nuestros dirigentes ya estaban fuera de Vieques. Con el fin de disfrutar del fin de semana. Verin. Orlando e Ismael, solo Taso (Carlos Zen6n) y yo estabamos aqul. Yael jueves mi radar detect6 que era el domingo en la Plaza Publica para recibir el Almirante Hedges, no sabiamos ni hora, ni por donde llegaria el Almirante. Me reuni con

27


Taso Ie informe y Ie dije tenemos que hacer algo aunque no teniamos seguridad de nada, al Radar mio se uni6 al de Taso y Tofiin Medina, decidimos hacer una reuni6n con la Torre ese mismo dia jueves por la noche, decidimos organizar una caravana para el domingo a las 8 :00 A.M. Viernes por la tarde ya sabiamos que era oficial la acti­ vidad, perc no sabiamos, ni la hora ni por donde iba a llegar el Almirante. Comenzamos a luchar por conseguir a Verin Ismael y Orlando, tarde en la noche nos comunicamos con Ismael, Ie informamos y Ie pedimos que se comunicara con el Comite Nacional. El sabado por la manana, aun estabamos en el cierre, so­ bre la hora y por donde iba a lIegar el Almirante. Le dije, Taso tenemos que jugarnosla fria no importa 10 que pase.

-EL SABADO POR LA MANANA, AUN ESTABAMOS EN EL CIERRE ..• LE DIJE. TASO TENEMOS QUE JUGARNOSLA FRIA NO IMPORTA LO QUE PASE.-

Por esas cosas de Dios como a las 2:00 P.M. apareci6 Verin y Orlando. Ismael se qued6 en la Isla Grande lu­ chando por conseguir el Comite Nacional. S610 10gr6 conse­ guir a la Presidenta, Emilia, quien se comunic6 con nosotros y nos dijo que no era facil hacer una movilizaci6n por falta de tiempo, perc que haria 10 posible y se planific6 una estra­ tegia para Fajardo "que no hizo falta'; pero por si acaso. Los pescadores prepararon la del mar en coordinaci6n con la terrestre. Tres estrategias por si acaso. Domingo ya a las 7:30 A.M. comenz6 a llegar nuestra gente. Vanguardia Pro-Navy bien orondo, nosotros tranqui­ los, perc firmes. Cuando lIegamos al muelle el grupo Van­ guardia era mayor, a las 10:30 A.M. lIeg6la lancha de pasa­ jero y del Comite Nacional s610 lIegaron como 25 personas. Ya estabamos seguros que el almirante no venia en la lancha de pasajeros era cuesti6n de esperar y los pescadores estaban preparados. Como a las 11 :00 se viene acercando un yate civil apa­ rente. Vanguardia comenz6 a gritar de jubilo, nuestro grupo sigue creciendo, los pescadores Ie salen al encuentro cuando para Cayo Blanco, comienzan las piruetas arriesgadas y el yate retrocede, Vanguardia se calla. Nosotros aplaudimos. El yate hace su segundo intento, un tercero, un cuarto, ya Vanguardia esta desmoralizada y nuestro grupo creciendo y lIeno de jubilo. Los pescadores detuvieron al Almirante por mas de 4 horas hasta que finalmente lIeg6 la lancha de la policia y 26


trasbord6 al Almirante hasta el muelle. De ahi no pas6. Se form6 una guerra de piedras, botellas y pufietazos, donde Vanguardia llev6 la peor parte y en menos de 20 minutos habian desalojado el muelle dejando al Almirante en manos de nosotros y la policia. Les puedo asegurar que corriendo nos ganan. Nuestra gente demostr6 su coraje y determinacion para luchar en contra qe la Marina hasta las Ultimas consecuen路 cias y la Marina 10 ha comprendido. Ahora esta llevando la batalla de compra de conciencia mediante pases, fiestecitas, viajes en la barcaza, trucks de piedra, arena y cosas viejas que tiene que desechar. Y los

-LOS PESCADORES DETUVIERON EL ALMIRANTE POR MAS DE CUATRO HORAS HASTA QUE FINALMENTE LLEGO LA LANCHA DE LA POLIC(A Y TRASBORDO AL ALMIRANTE

,,,

HASTA EL MUELLE.

DE AHI NO PASO.

,

NUESTRA GENTE DEMOSTRO SU CORAJE

Y DETERMINACI6N PARA LUCHAR EN CONTRA DE LA MARINA HASTA LAS UL TIMAS CONSECUENCIAS Y LA MARINA LO HA COMPRENDIDO.颅

depositos en el hospital, creyendose que es un vertedero, aun as! tengo fe en mi pueblo y que en un futuro no lejano este pueblo se va a unir y juntos vamos a luchar hasta lograr pescar la dignidad de este pueblo, porque mientras la Marina siga destruyendo nuestras playas y obstaculizando nuestro desarrollo econ6mico no habra paz en este pueblo. Y mientras ellos tratan de comprar y callar conciencias, nosotros educamos y orientamos para despertar conciencias, hasta que la mayoria silenciosa se atreva a hablar y expresen su oposici6n a la presencia de la Marina y se decida a pescar su dignidad. FUERA LA MARINA 29


Testimonio: Petra Encarnacion

M

is experiencias en la lucha han sido de gran ayuda para mi, ya que he aprendido bastante.

El 6 de febrero, mi participaci6n fue cocinarle a los pes­ cadores para cuando llegaran a tierra. Mi deseo era poder acompanarlos, pero en esa ocasi6n, Ips que fueron eran pescadores que estaban dispuesto~ a todo con tal de que se oyera su voz de auxilio por los abusos que se comete contra ellos. Para el arresto de los 21 estuve desde temprano en la playa de la Asociaci6n de Pescadores dispuesta en esta oca­ si6n a acompanarlos. Pero no encontre quien me cuidara el nene y nuevamente tuve que quedarme en tierra. Aqui en la orilla de la playa vimos bajar una barcaza y no informaron que ella llevaba los arrestados. Me estremeci de rabia y dolor al saber los abusos y atropellos que cometieron con ellos, muy en especial con Dona Isabel. Luego, al saber mas infor­ maci6n sobre los dermis arrestados nos dirigimos al pueblo llenos de coraje. AI llegar al pueblo nos encontramos con una guagua del Navy y el pueblo se apoder6 de ella destru­ yendola en un momento. Yo senti como si fuera un des­ quite, perc meses despues tendriamos esta triste noticia del asesinato de nuestro hermano Angel Rodriguez Crist6bal. Para la otra ocasi6n en que los valientes pescadores vie­ quenses se enfrentaron a la Marina de Guerra mi papel fue el mismo, cuidar ninos y cocinar en la orilla de la playa. En esta ocasi6n, mi esposo fue y el me cont6 que fue una expe~ riencia que realmente es para hombres valientes y dispuestos a todo por lograr extirpar el cancer que es la Marina de Gue­ rra. Mi aportaci6n era ayudar a otras mujeres a participar en la lucha. El dia de la inauguraci6n del Almirante, ese dia, se queda­ ron con los preparativos hechos porque no Ie permitimos entrar por el muelle. Ese dia el grupo de ellos fue preparado para hacernos frente y al ver que no Ie permitimos la entra­ da al Almirante estaban enfurecidos. Ese dia un gropo de pescadores hicieron 10 imposible para impedir que desem­ barcara el Almirante, perc la policia les ayud6 y llegaron al

30


muelle perc no desfilaron. AI ver que no les permitimos desfilar comenzaron a tirar piedras y potes, y al yo ver eso, como yo estaba con mis hijos de un ano y otro de seis no pude tirar piedras y potes y tuve que esconderme para que no me los agolpiaran. I

Esto me ha ayudado mucho porque a pesar de que no he tenido gran participaci6n, siempre ha sido por estar cui足 dando 0 bregando con otros ninos y se que en un futuro no muy lejano esos ninos sabran defender su tierra y quererla tanto 0 igual que nosotros, a pesar del sistema en que vivimos.

31


~ ..~.

ILA. t.V.RINA.

a~

Testimonio: Aleida Encarnacion

SE VA.'lA.\

---;-.; ~-.

"Ahora si puedo decirte, perc 10 que voy a contarte es un secreto militar" yo sabia que queria decir eso. jLJeg6 el famoso dial Subieron los pescadores al confron­ tamiento. Mis nervios a punto de estaliar. Me fui del trabajo acompafiada de Ibia, hermana de Taso y subimos a los montes que colindan con el Campamento Garcia y desde alii, con binoculares, etc. pudi­ mos ver varias embarcaciones haciendole el juego a los barcos de la Marina. Nos desesperamos no poder ver mas y baja­ mos. Fuimos a la casa del hermano Vero Ventura, quien poseia un radio, y nos pudimos comunicar. La tensi6n seguia, la radio a cada rato decia 10 que estaba pasando. La gente en el pueblo, alborotada. La playa de la Esperanza, liena de mujeres, hombres y nmos, algunos curioseando y otros pendientes, desesperados par saber mas de 10 que estaba aconteciendo. Otros estaban arrepentidos de no haber podido estar alii. Yo era una.

ALEIDA ENCARNACION

~

primera participaci6n mia fue antes del 6 de febrero de 1978. Digo participa­ ci6n, perc realmente no 10 es, perc me creo parte de la planificaci6n de tan inol­ vidable fecha.

Estuve en la Playa Caracas, perc otra vez tuve que quedarme aca para la toma de nuestra playa. Fui por la tarde, ayude a cocinar para la gente, etc. Sembre palmas de coco en toda la orilla de la playa. Recuerdo que cuando terminamos de sembrar los heli­ c6pteros sobrevolaban nuestro campa: mento, tirando los interdictos. Sobrevo­ laban tan bajo que nos rompieron varias casetas, las barajas volaban (habia grupos jugando) comenzamos a lanzarles piedras al helic6ptero. Recuerdo tambien las

Recuerdo cuando los compafieros pla­ nificaban el evento en la noche, sentados en mi mesa, parecian tan interesados que no pudieron observar que yo me escon­ dia de la pared para poder oir 10 que hablaban. Yo sabia que algo importante iba a ocurrir en Vieques. Un dia Ie pre­ gunte a Taso que estaba sucediendo 0 estaba por suceder y el me contest6, 32


derechos de nuestra gente, por el futuro de todos los viequenses que hoy en dia no tienen, que linea del horizonte ter­ mina en los portones de esas malditas bases.

palabrotas que lanze Rosa, quien com· partia con su esposo Viro un poco de cafe negro. Regrese al puerto de la Esperanza a mitad de noche puesme hubiera gustado

Recuerdo 10 que corrimos los que asis­ tieron a este juicio que duro dos dias, porque esperabamos ver salir los mucha­ chos por el porton del frente y los algua­ ciles federales los sacaron por la parte de atras. Cuando corrimos y nos dimos cuenta ya el carro habia desaparecido.

quedarme con el gropo, perc me espe­ raba en tierra Pito. En la actividad del arresto de los 21 estaba en el puerto de la Esperanza cuando comienzan a llegar lanchas para tumar hombres para seguir luchando alla arriba, alguien nos notifico de la vileza de esta gente. Un gropo de mujeres nos habiamos mantenido en el area todo el dia preparando comida y demas, para enviarle a nuestros hombres. El arresto de estos 21 companeros no nos desanime El resto de hombres de nuestra tropa se mantuvo alia arriba hasta que les dio la gana. Cuando regresaron todos, que pasa­ mos lista, nos fuimos en caravana por todo el pueblo. Alia al entrar al pueblo Isabel II, viene de frente una guagua "Pick-up". jTodo fue tan rapido! jTeniamos tanto coraje! Teniamos que desquitamos de ese maldito atropello que fue victima nuestra gente, desquitar­ nos del abuso contra Dona Isabel Rosado que todos pensamos hacer loS" mismos al mismo tiempo. Destruir la guagua, acabar con sus ocupantes. Todavia guardo un bolsillo verde de la camisa de uno de ellos.

Tita Saade estaba firme. Nos abraza­ mos y ella me ofrecio su casa para cuando fuera a ver a Taso. Fui todos los fines de semana, mientras estuvo en Puerto Rico. Un dia me llamo la prensa

A los juicios no asisti, pues como companera de Taso es tan dificil, pues el tenia que acudir tambien. AI juicio de Pedro Saade y Taso asisti. Ya yo estaba embarazada de Yaureibo, el tercero de los nenes. Sali acompanada de Vieques y llegue sola. Pero a todo esto, con una sonrisa amplia porque Taso estaba preso, pero preso por defender los 33


para ver mi parecer sobre el destierro de Taso y Pedro. Yo, desde luego, no sabia nada. Pues a Taso no Ie dieron tiempo de avisarme. llama al administrador de la car-cel y aste neg6 que 10 habian sacado. Tan pronto Taso pudo se comunic6 con­ migo desde Kentucky.

tristes al puerto por 10 que habian hecho con el resto, me reuni con Juan Reyes y otros e inmediatamente organizamos regresar al mismo lugar (Salinas) nueva­ mente. Al ilia siguiente Taso tuvo que abordar una embarcaci6n por "navio" como a las 7 :00 A.M. debido a que habian guardias federales por todo Vieques, como sabuesos. Fue trans­ portado por Victor Emeric, desde mi casa hasta casa de mami para despistar los alguaciles. Esto fue a las 6:00 P.M. del dia 15. Alli 10 recogi6 Celito a las 9:00 A.M. el dia 16 y 10 llev6 a "navio", donde ahord6 la lancha de Viro LOpez.

Una noche me llam6 Aby Lugo, un abogado, y me preCJUnt6 si 10 autorizaba a seguir investigando sobre el caso de Taso. Someti6 otra vista del caso en Boston, donde detcrminaron que Pedro y Taso estaban presos en forma ilegal. Sorpresa para todos, fue cuando me llamaron e informaron que habian tenido que sacarlos de prisi6n. Inmedia­ tamente sali6 en prensa que dentro de dos semanas sedan juzgados nueva­ mente. La tensi6n se apodera de mi nuevamente, perc hasta la fecha nada, y han pasado dos afios. En la actividad de las hondas mi parti· cipaci6n fue la de activar la gente en La Esperanza.

"LOS ALGUACILES VOL VIERON POR LA NOCHE Y COMENZARON A DARLE pUNOS

En la actividad del muelle, presin­ tiendo 10 que ocurri6, Taso me indic6 me quedara en casa, por los nenes. Yo me fui allocal de la Cruzada, donde reci­ bia informaci6n de 10 que estaba ocu­ rriendo en el muelle y pasaba a los me­ dios noticiosos.

A LA PUERTA.

YO SALI FURIOSA Y LES

RECLAM€ LA FORMA EN QUE ALBOROTABAN. ME PREGUNTARON POR TASO Y TRATARON DE ENTRAR EN LA CASA.

YO ME LE PUSE

DE FRENTE Y LES DIJE QUE ANTES DE PONER SUS ASQUEROSOS PIES

,

Una fecha que casi no se recuerda es la del 16 de mayo de 1979 que tomaron presos a ileana, Alberto Gonzalez, Ambal Corcino, Jesus (Tindo) Ventura, Prieto Ventura, Pepito Melendez, Tonin Medina, Wilda Rodriguez, Taso y otros, mientras estaban llevando la actividad del "camping" en Salinas con el prop6­ site de entorpecerles el tiro a la Marina, comenzaron a llegar los pescadores

EN III CASA TENIA QUE ENTREGARIIE UNA ORDEN DE ALLANAMIENTO. SE LlIIIT6 A SACAR UNA ORDEN DE INTERDICTO DE UNA CARPETA CON IDEA DE ENTREGARMELA... YO DEJi CAER LA ORDEN AL PI SO Y LA ESTRUJE CON EL PIE TIRANDOLA AL PATIO."

!!II

34


que alborotaban. Me pregunto el Algua足 cil Lopez por Taso y trato de entrar a la casa. Yo me Ie puse de frente y Ie dije que antes de poner su asqueroso pie en mi casa tenia que entregarme una orden de allanamiento. Se limito a sacar una orden de interdicto de una carpeta cori idea de entregarmela y que ya que no habian conseguido a Taso que la firmara. Yo deje caer la orden al piso y la estruje con el pie tirandola al patio.

La noche del 14 de mayo de 1979 fue足

ron a casa tres alguaciles. Yo habia ama足 rrado un perro aleman de la puerta del frente y ellos se limitaron a alumbrar con un "flash light". Estuvieron velando un rate y luego se fueron. En la manana del 15 de mayo volvie足 ron y me preguntaron por Taso y yo les dije que quizas ellos sabian mas que yo. Me contestaron que cuando viniera 0 cuando 10 viera Ie dijera que ellos 10 estaban buscando.

Todos los 11 de noviembre desde la muerte de Angel acudo a la Playa"Angel Rodriguez Cristobal" llevandole una ofrenda floral.

Volvieron por la noche nuevamente y comenzaron a dade pUfios a la puerta. Yo sali furiosa y les reclame la forma en

35


'\l.A ",~R\NA

~ _

. aUE SE 'lAVA\ -'.

.

,"- ..

F-:-"

EVENTOS MENCIONADOS EN LOS T'ESTIMON'IO

• • • El 6 de febrero de 1978, alrededor de cuarenta embarcaciones de pescadores de Vieques interrumpieron las maniobras Readex 1-78 de las operaciones "Spring­ board" en la cual participan barcos de guerra de los Estados Unidos, Canada, la Republica Federal Alemana, Holanda, 1nglaterra, Brasil y Venezuela. Al dia siquiente efectivos de la Marina arrestaron al pescador Severino Ventura (Vero) ya sus dos acompafiantes de pesca, Antonio Ayala y Enrique Orana.

• • • Como parte de las celebraciones del pri­ mer aniversario de los desaffos contra la Marina, el 3 de febrero de 1979, mas de un centenar de personas establecieron un campamento civil junto al campamento militar establecido en la Playa de Caracas en Vieques, imposibilitando asi el desa­ rrollo de las maniobras militares. •

0

Trece personas fueron arrestadas e116 II!

de mayo de 1979 en una zona de tiro al

blanco en Vieques. Los detenidos fueron

puestos en libertad ocho horas mas tarde

luego que el fiscal federal decidi6 no

encausarlos.

Tres dias mas tarde, el 19 de mayo, 21 personas fueron arrestadas durante la

Playa La Chiva. De estos, 11 sirvieron con­

denas de carcel.

'I

• • • El 11 de noviembre de 1979, uno de "Los 21 de Vieques", Angel Rodriguez Cristobal, fue asesinado mientras cumpl{a una sentencia de seis meses de carcel en la ptisi6n de Tallahassee, Florida.

36


• • eEl sabado 19 de enero de 1980, una docena de pescadores armados con hondas paralizai'on los ejercicios navales de la F10ta del Atlantico en los cuales participa­ ban 34 barcos de guerra: 28 de ellos de los Estados Unidos y el resto de Inglaterra y Holanda .

• • • Carlos (Taso) Zen6n, presidente de la Asociaci6n de Pescadores de Vieques y Pedro Saade, representante legal de los pescadores, fueron sentenciados a cumplir seis meses de carcel el 28 de mayo de 1980. Un mes mas tarde ambos fueron de­ jados en libertad por orden del Circuito de Apelaciones de Boston, que revoc6 la de­ cisi6n del juez federal Juan Perez Gimenez.

• • • El domingo 30 de agosto de 1981 los pescadores de Vieques interceptaron el yate que transportaba al Almirante Ralph R. Hedges, recien nombrado nuevo Co­ mandan te Naval de la regi6n, y no Ie per­ mitieron su entrada al muelle civil de Isabel II. Cuatro horas mas tarde, cuando el Almirante Hedges arriv6 al muelle en una lancha de la polida, el pueblo no Ie permiti6 pasar del mismo, obligandole a regresar por donde mismo habia llegado, quedando asi cancelada la actividad que el Alcalde de Vieques y la Marina habian planificado. 37


IMPRESO EN LAS FACILIDADES DE

TALLER GRAFICO GONGOLI Dorado, Puerto Rico Tels. 796-3449 / 4516


...ni pa' cojer impulso": Testimonios de mujeres de Vieques  

En homenaje al 6to Aniversario del Desafío 1978. Los Triunfos del Pueblo, No. 1. Enero 1984. Movimiento Ecuménico Nacional (PRISA).

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you