Issuu on Google+


Dise単o: David Feria Naranjo 2014


Jaime Zapata A.


-1-


Etapa I - El resurgir del mal

MIÉRCOLES, 23 de Enero

- 06:32 AM - Otra vez se dañó el despertador. Levantarme y tomar una ducha, no fue suficiente para recuperar todas las energías que supuestamente debí haber perdido la noche anterior. La verdad no logro recordar absolutamente nada de lo que había pasado ayer, ¿ una fiesta ?, ¿ otro baile de la facultad ?, ¿ otra increíble velada junto a Samantha ?, pues no tengo idea. Pero de una cosa estoy completamente seguro. No conozco a nadie llamada Samantha, pero creo que recuerdo a Verónica, y tampoco fui a ningún evento social en las anteriores veinticuatro horas. - ¡ Dios, me estoy volviendo loco !. - Necesitaré otra taza de café. -1-


- 06:54 AM - ! Maldito reloj, cómo se pudo haber dañado justo hoy !. El café estaba tan caliente que nuevamente insensibilizó completamente a mi boca, pero logró crear un efecto un tanto más poderoso. Me hizo recordar lo que había sucedido el día anterior. Recuerdo que me desperté como de costumbre, tan solo que el despertador se había descompuesto, normalmente suele sonar a las 06:30 AM, pero ese día tardó un par de minutos en emitir ese estruendoso ruido que despertaría instantáneamente a todo el vecindario. - Lástima que no tengo vecinos. Salí de mi casa hacia la universidad, apenas llegué a la puerta la vi. Su nombre no lo recuerdo, pero por alguna razón me hizo recordar a una bruja. - Que mala manera de iniciar una amistad. Conversamos de varias cosas, demasiadas para mi gusto, muchas de ellas no tenían sentido. En fin, si lo que te interesa no es lo que sale de su boca, entonces no tienes mayor problema si no le prestas atención. Al visualizar mi reloj y notar el retraso, solo se me ocurrió olvidar la conversa. Pero ella me tomó de la mano y me dijo algo un tanto extraño. - Matt, no te preocupes por la despedida de ahora, cada mañana al despertar me volverás a conocer. Hasta pronto. - Realmente estaba loca, pues ni siquiera me llamo así.

- 07:15 AM - Tengo clases de Física cuántica a las 07:30 AM. Cinco minutos tardo correr hacia la avenida principal. Deberían darme un premio tomando en cuenta que prácticamente vivo lejos de la civilización. Por suerte está el policía que siempre hace parar a los autobuses cuando uno se encuentra de apuro. -Buen día Matt. Hermosa mañana para ir al trabajo. - ¿ Trabajo ?. Ese hombre necesita revisar a un oculista. Seguramente me confundió. Pero es lógico que sufra de presbicia si pasa toda la noche -2-


dando tránsito en las vías. - Por fin el autobús. Pero no parece el que acostumbro normalmente tomar. - No, esta vez no subiré. Tengo un mal presentimiento.

- 07:30 AM - Buenos días señor Sorrento. Aquí traigo su auto. Que tenga un excelente día. - ¿Verónica ?. ¿ Eres tú ?. - No señor. Mi nombre es Samantha, no entiendo por qué siempre lo confunde. - Nos veremos en la tarde. Adiós. A veces la materia crea en el espacio intervalos de tiempos que suelen converger en un punto desconocido, ocasionando que cosas imposible empiecen a carecer de este significado. Entonces, lo imposible ¿ cuándo dejó de ser posible ?.

- 09:46 AM Voy en camino al baño que queda al final del pasillo de mi oficina. ¿ En realidad tengo una oficina ?. Dos cuadros de Monet en cada una de las pálidas paredes adornan ligeramente tan magnífico lugar. ¿ Ahora entiendo de arte ?, algo extraño está sucediendo. - Señor Sorrento, no olvide la junta que se llevará a cabo en quince minutos. Como siempre, la hermosa secretaria que se encontraba en la oficina junto a la mía, una vez más tenía que sacarme de mis pensamientos. En fin, recapitulemos lo que está sucediendo.

-3-


Según estas personas mi nombre es Matt Sorrento, soy el Gerente General de esta empresa, que por cierto aun no tengo idea de lo que hace, y conozco a una mujer llamada Samantha. La puerta del baño, de abedul seguramente, por la belleza en detalles y magníficos acabados me permite pensar en que posiblemente soy la persona que todos dicen que soy. Pero si en verdad soy esa persona, entonces ¿ quién solía ser aquel que vivía en mi mente hasta hace veinticuatro horas ?. Tal vez fue tan solo un sueño de mi juventud, sí, eso fue, no hay otra explicación. Necesito un espejo. - ! Por Dios !. Cómo es posible que hayan roto el único espejo que se encontraba en este baño. Uno de los miembros de limpieza acababa de propinar un golpazo con la escoba al espejo que se encontraba sobre los lavabos. - Tengo que apresurarme a la dichosa junta. Tomo una toalla y retiro el resto de agua que se quedó en mis manos. Necesito saber quién soy.

- 12:03 PM Es más de medio día. Necesito comer algo. Es una alegría poder salir al mundo real. Apenas parece que en la mañana tenía una vida distinta, un nombre distinto, un rostro distinto. ¿ Un rostro ?, es cierto, no he visto mi rostro desde que me levanté. Apenas ayer me había afeitado y mis ojos marrones totalmente ordinarios no eran razón para que las personas me miraran con tanta carencia de disimulo. Una hamburguesa y un té helado fueron suficientes para calmar el estruendoso rugido que mi estómago emitía. Los murmullos de las cuatro personas que se encontraban en el fondo del salón me empezaba a impacientar. Tengo que hablar con la mesera. -4-


- ¿ Samantha ? Qué está haciendo aquí. ¿ Acaso trabaja en este restaurante?. - Claro que no. Le dije que nos íbamos a ver en la tarde. No lo recuerda. - Pues en verdad sí. Pero cómo sabía que vendría exactamente a este lugar. - Es usted gracioso señor Sorrento. Yo le pedí que almorcemos en este lugar. Últimamente se encuentra muy desorientado. Posiblemente tenga razón, tal vez en la junta me lo dijo. ¿ La junta directiva ?. No recuerdo nada de esa junta. Pero en el fondo de mi mente estoy seguro que asistí. - Señor, ¿se encuentra bien?. Tengo que fingir que todo está en orden. - Sí Samantha, no se preocupe. Tan solo me incomoda que todas las personas me miren tan fijamente, es un tanto enfermizo. - Pero qué esperaba que hagan. No es común ver al magnate más grande del mundo entrar a un restaurante universitario a comer hamburguesas. No entiendo por qué le agrada tanto este lugar. Aunque después de todo, usted acaba arruinar al mundo entero, puede ir a comer donde desee porque su dignidad no pudo haber caído más bajo. - Se supone que eso me tenía que haber ofendido, pero me concentré más en el brillo azul que reflejaba el cristal de mi vaso al hacer contacto con mis ojos.

- 05:08 PM – - Todos los hombres están locos, y el que no quiera reconocerlo, debe encerrarse en su cuarto y romper el espejo. Casi había olvidado el incidente del baño de esta mañana, aquel hombre ya se encerró a romper el suyo, urgentemente necesito un espejo para poder mirarme. Ya casi es hora de salir. Aunque en realidad puedo salir cuando lo desee. No quiero ser la persona que todos piensan que soy.

-5-


Intentaré ser responsable por una sola vez en mi vida. Asumiendo que he llevado este estilo de vida desde siempre. - Solo siete minutos más y saldré para mi casa. Necesito dormir.

- 08:36 PM No soy consciente de cómo llegué a mi casa, peor aún, por qué me encuentro sobre una cama que fácilmente albergaría a todo un ejército. A estas alturas del día no me importa. Suena el teléfono. - Espero sean buenas noticias. O mejor que sea número equivocado. - Hola Matt, los seres humanos al morir vamos a uno de dos sitios ficticios. Al cielo o al infierno. ¿A dónde se supone que te han enviado a ti?. - ¿Con quién estoy hablando ?. - Verónica, no reconociste mi voz. Siempre tan distraído mi querido. - ¿ Dónde estoy ?. Esto me estaba asustando. - Lo mismo te pregunto Matt. Porque entre los vivos tus huellas no se encuentran. Pero tampoco estás entre los muertos. Respóndeme al amanecer. Adiós. La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos. Estoy seguro que aun soy yo, aunque no quien solía ser.

-6-


JUEVES, 24 de Enero - 05:46 AM Un hombre había llevado al mundo al final de la civilización como la conocían y aparentemente había muerto. Pero de algún modo aún estaba vivo. - Tuvo que haber sido una pesadilla. Lexi, su esposa, se encontraba del otro lado de la cama. Dormía profundamente. Su larga cabellera castaña, y su piel bronceada eran la razón por la cual había renunciado a su anterior empleo y ahora vivían en una cabaña junto a un vasto lago, muy alejados de la ciudad. ¿ Por qué hizo esto ?. Prácticamente tenía todo y lo abandonó solo por estar junto a una mujer que apenas conocía. Al menos eso pensaba. En ocasiones el corazón actúa por razones que la razón no puede comprender. Era su mejor excusa para cada mañana no arrepentirse de haber renunciado a ser la persona que era. Todavía era muy temprano para salir al trabajo. En las mañanas, trabajaba arduamente en sus amplios cultivos, pero siempre a las once iba a la ciudad a atender su negocio de la cafetería cerca de la universidad. Por la tarde bajaba a su laboratorio a realizar sus infructuosos experimentos. Los cuales en más de una ocasión habían concluido tan solo en otro desastre más. Era hora de levantarse. - He perdido completamente el sueño.

- 06:33 AM -7-


- Buenos días Tom. Nuevamente tuviste pesadillas. Lexi había notado que me levanté muy temprano nuevamente. Urgentemente necesito aprender a ser más sigiloso. ¡ Qué horror !. - Hola Lexi. ¿Qué tal dormiste?. - Desde que removiste el gran espejo que había en frente de nuestra cama todos mis sueños son más placenteros. Era verdad. No tenían espejos en su cuarto ni en ninguna parte de la casa. Seguramente era la obstinada campaña contra la vanidad que su esposa profesaba lo que había causado tal acontecimiento. Y era extraño debido la belleza incomparable que tenía esta mujer. En fin, la falta de un espejo no pedía echar a perder la delicadeza sutil que adornaba su hogar. - ¿ Ya fuiste a despertar a Verónica ?. Eso lo había tomado por sorpresa. Tenía que ser pura coincidencia. Pero él no conocía a nadie llamada así. Tampoco era tan idiota como para preguntarlo. - No. Creo que necesita dormir un poco más. Todavía es muy temprano. - Es muy temprano para alguien que no tiene nada por hacer. Pero tu hija hoy tendrá que defender su proyecto de investigación de la nueva vacuna que llegó a descubrir gracias al trabajo en tu laboratorio. Así que tengo una hija, y si no me equivoco es casi de la edad que yo tenía cuando me gradué. ¡ Dios mío !. ¿ Qué edad tengo ?.

- 08:52 AM Mi hija aparentemente se parece a su madre. Ni siquiera en ella puedo observar mi reflejo. Que angustiante.

-8-


Jess, la encargada de cuidar la cafetería, en la mañana me llamó para informarme que hubo un inconveniente con dos jóvenes y accidentalmente destrozaron la máquina de café. Ahora voy a tener que ir antes a la ciudad. - Extrañas plantas las que cultivamos en estos campos. No conozco acerca de biología, pero estoy seguro que éstas no son plantas completamente comunes. Posiblemente tiene algo que ver con mis descubrimientos. Aunque en realidad lo que me urge descubrir es quién soy. La respuesta a ese enigma no la encontraré en estos cultivos. - Señor Collins. El cuidador de mis tierras me estaba llamando. ¿O me estaba gritando? Pero cómo me ha llamado. Recuerdo haber tenido otro nombre. Es cierto. Lexi me había nombrado de otra manera en la mañana. Posiblemente solo lo había imaginado. - Buen día Señor (no puede ser que haya olvidado el nombre de este hombre). Buenos días !. - Señor Collins, tenemos un problema con las plantas de la zona restringida. Empiezan a mutar al entrar en contacto con los residuos de amoníaco que su hija desechó de su laboratorio. Tiene que mirarlo urgentemente. - En seguida me dirijo para allá. Tan solo voy a ver qué es lo que Lexi necesita. En la entrada de la cabaña se encontraba Lexi con sus típicos jeans desteñidos y su cabellera despreocupada. La blusa blanca que se movía al compás del viento aumentaba aún más su inusitada belleza. - Hola Tom. En realidad nunca me interesó saber qué es lo que haces en tu laboratorio ni lo que estás cultivando allá fuera. Tan solo no te olvides que cruzando esta puerta tienes lo que siempre quisiste, una esposa, una hija, una familia. Un hogar. Más no era lo que necesitabas. Pocas personas somos capaces de ver el alma de los demás, y déjame decirte que la tuya -9-


necesita ser saciada de poder. Tan solo no olvides que el poder otorga a las personas una falsa sensación de seguridad. Por favor, abre los ojos a la realidad y de una vez por todas entiende que no eres invencible. - Por cierto, alguien te estaba llamando. Se llamaba Samantha y me pidió que te diera un mensaje.

- 10:46 AM - El tráfico está terrible. Espero no llegar tarde.

- 12:59 PM Ya llevo una hora tratando de tranquilizar a Jess. Al parecer el incidente de la mañana la había perturbado un poco. Sus lágrimas empezaron a brotar al momento en que me rodeó con sus brazos. Qué incómodo momento. Al menos nadie lo estaba presenciando. - Jess, tranquilízate. Solo fue una máquina, no tienes de qué preocuparte. Su perfume tan dulce mezclado con el tenue aroma de su cariño, me estaban empezando a producir un efecto somnoliento. Mis piernas temblaban y mis manos perdían el rumbo en su delicada cintura. Tenía que parar esto. Pero ahí estaba, sus labios empezaban a acercarse tanto que apenas podía concentrarme en el ligero color rosa que los embellecían aún más. Jamás había notado que sus ojos tenían un contorno azul cristalino alrededor del iris. Mis labios no encontraron otro lugar donde posarse sino en su boca, y pudo haber pasado unos segundos, minutos, o posiblemente años, pero el placer de ese momento no había disminuido en lo más mínimo. No supe lo que estaba pasando, no pude entender en qué momento la joven que se encargaba de mi cafetería se empezó a fijar en mí.

- 10 -


Había mil cosas que no sabía de ella. Pero de algo estaba completamente seguro cuando empezó a quitarse los botones de su camisa de trabajo. Esto tenía que parar. - Lo siento mucho Tom, perdí un poco la cordura. Sé lo duro que debe ser para ti asimilar lo que está sucediendo. - De qué me estás hablando Jess. Ya te dije que solo era una máquina que hacía café. No te preocupes. No entendía por qué motivo se empeñaba a sufrir por una estúpida cafetera. - Al parecer no lo sabe todavía, señor Collins. - Jess deja el misterio y dime de una vez por todas lo que sucede. - Tome mi celular y lea el último mensaje. Yo no soy capaz de decírselo. Fui a la mesita donde se encontraban varios papeles dibujados con un pulso terrible y una pequeña grabadora que en ese instante tocaba una canción de un grupo que se encontraba promocionando su nuevo álbum. Ahí se encontraba su teléfono. Demasiado lujoso para dejarlo tirado entre un montón de basura. El mensaje que sobresalía en la pantalla me paralizó tanto, que ni siquiera tuve tiempo para pensar en lo que tenía que hacer. Salir corriendo a casa a ver a Lexi era lo primero que se me ocurrió. Necesitaba estar con ella. Era mi último recuerdo. Arrojé el aparato al suelo y salí de inmediato de la cafetería sin siquiera regresar a mirar a Jess. Pero alcancé a ver su reflejo y entre las sombras distinguí una lágrima de dolor caer por su mejilla. Y una voz dulce escuché a lo lejos cuando me marchaba. - Ahora estoy segura que harás lo correcto Tom. Fue lo último que pronunció antes de recoger su teléfono que aún mostraba el último mensaje de Verónica. “ Hola Jess, soy Verónica. He decidido marcharme, no quiero ser parte de lo que sucederá. Lo siento, sé que nunca te pagué del capuchino de la otra noche, pero ese día no te pude encontrar en la cafetería. Siempre que voy tú nunca te encuentras. Acaso te escondías de mí. Ojalá mi padre te pague - 11 -


algún momento. Por favor dile que los resultados de la fórmula los tuve que esconder bajo el espejo que guardaba mi madre. Y dile que las estrellas no solo están en el cielo para iluminar. En realidad ya murieron hace muchos años pero aún las vemos decorar el firmamento tan llenas de vida. Así estaré yo, tan solo no debe perderse del camino porque muy pronto lo estaré llamando. Adiós ”.

- 01:37 PM - Todo tiene que ser una pesadilla. Debo despertar pronto. Un mensaje acaba de llegar a mi celular. “ Hola Matt. Muy pronto volveremos a encontrarnos. Estoy segura que ahora me prestarás más atención. Atte. Samantha ”. Un par de gotas empezaron a chocar contra el parabrisas. Qué conveniente. Empezó a llover.

- 03:18 PM - Si un oasis, desconocido en el desierto se seca completamente, no producirá dolor alguno en el caminante perdido, pues jamás lo encontró. La pena de haber perdido a mi hija no era tan grande como para haber destrozado mi corazón debido a que apenas hoy supe que tenía una familia. Qué difícil aprender a sentir cuando apenas puedes saber que estás vivo. - No tengo el valor de acercarme a Lexi y afrontar lo que está sucediendo. Peor aún, pedirle el espejo que Verónica había mencionado. - Hola querido. ¿ Cómo te encuentras ?. Lexi me había tomado por sorpresa. Pero su voz no sonaba triste. Era más bien una voz llena de paz y calma. Sin prejuicios, sin problemas, sin un ínfimo rastro de dolor. - Tu hija se ha ido y lo lamento mucho, se lo mucho que debes estar - 12 -


sufriendo. Entonces Lexi no era su verdadera madre. ¿ Quién era Lexi ?. ¿ Quién era Verónica ?. Esta vez tenía que armarme de valor y preguntarle directamente lo que tanto me estaba destrozando la cabeza. - Gracias Lexi, pero quiénes fueron los padres de Verónica. Lexi se sobresaltó ligeramente, pero pensó que debido a la noticia yo había empezado a delirar. Asumió que era normal. - Pues Verónica fue la hija única de la mujer a quien llevaron al manicomio la tarde que tú te cruzaste en su camino. Su nombre era Samantha y esta mañana recibiste un mensaje de ella. No lo recuerdas Tom. ¿ Por qué no recuerdo nada ?. Qué sucede en mi cabeza. - Tom ya despierta. Deja de vivir en tus pesadillas que este es el mundo real. Agradece que por ahora siga viva, ya que te aseguro que mañana al despertar posiblemente ya no esté contigo. Mi hija murió. Y ahora tengo que encontrarla. - Lexi, entremos a la casa.

- 07:48 PM - Todo este laboratorio es un completo desastre. Era necesario averiguar lo que yo hacía todos los días aquí, y la razón por la cual Verónica había llegado a descubrir algo en este sitio. Tan solo veía papeles desordenados, líquidos regados por todo el lugar, plantas y raíces cubrían el laboratorio. Algo estaba fuera de lo común. Porque el desorden que había en el laboratorio no era en realidad eso. Más bien parecía que alguien hubiera colocado todo en un lugar específico. Esperando a que alguien logre entender lo que se ocultaba en este sitio. - 13 -


Entonces. Si me coloco justo en la mitad del laboratorio. Donde se encuentra la gran mesa redonda que no sé para qué la utilizaba, puedo observar que hay exactamente cuarenta y seis plantas alrededor de la mesa, las cuales se encuentran colocadas en trayectorias circulares formadas por las raíces de las mismas, y dentro de la mesa tengo cuarenta y seis hojas de cuaderno arrugadas y sesenta y un hojas de un libro de química. Si la imaginación no me falla estarían representando a un átomo. Exactamente el átomo de paladio, pero el número de neutrones del paladio es sesenta. A menos que hayan creado un isótopo del mismo al reaccionarlo con otro elemento. - ¿ Pero cuál ?. “ Empiezan a mutar al entrar en contacto con los residuos de amoníaco que su hija desechó de su laboratorio ”, fueron las palabras que aquel hombre me dijo en la mañana. -Eso es. Mi hija lo descubrió. Al conseguir esta reacción ha logrado crear una nueva forma de generar energía. No solo eso, si lo ponemos dentro de un ser vivo y lo sustituimos por la sangre entonces podremos reemplazar incluso a sus órganos vitales y por tanto evitar que un hombre llegue a envejecer ya que no serán sus células las encargadas de metabolizar las sustancias del organismo, sino el paladio enriquecido en la sangre se encargará de operar de igual manera que un ácido capaz de disolver todo lo que ingresa a nuestro organismo sin la desventaja de matarnos. Eso era lo que por tanto tiempo dedicamos a este laboratorio. Era la verdadera razón por la cual me mudé a este lugar, eran las minas tan ricas en paladio que se encontraban bajo los cultivos. Todo por encontrar la cura a la muerte. Lexi. ¿ Acaso ella sabía algo ?. No creo que sea prudente contarle todo esto. Y Verónica, ¿ por qué se había suicidado ?. Pronto seríamos las personas más poderosas de la tierra, y ella tan solo decidió entregar a su vida a la causa por la cual tanto vivió. - ¿Qué se supone que guardó bajo el espejo de su madre, si me entregó toda la respuesta de los experimentos ?. - 14 -


- ¿ Y Samantha ?. No. Ella no me importa ahora. Pronto tendré todo el poder como para encontrarle y hacerla desaparecer completamente de mi vida. Subiré a dormir un momento. - Hola Tom. Así que por fin entendiste el mensaje que te dejé a ti y a Verónica en su cuartito de experimentos. No entiendo cómo tardaron tanto en descubrirlo. Ojalá tomes una decisión más valiente que la de tu hija. Y Lexi se marchó del laboratorio mostrando sus delgadas piernas que sobresalían de su bata para dormir mientras subía por las escaleras.

- 15 -


VIERNES, 25 de Enero - 06:30 AM Y una hermosa mujer subía por las escaleras de un cuarto. Fue lo único que recordaba del sueño antes que el despertador empezara a vibrar tan estruendosamente, que apenas lo escuché tuve que saltar a apagarlo por miedo a que pudiera caerse del velador. - Es hora de alistarme para ir a la universidad. Al momento de levantarme sentí que todo giraba alrededor. Mi cabeza empezó a dar varias vueltas y me sentía tan cansado como que hubiera vivido más de una vida en una sola noche. Que sueños tan extraños había tenido. Lástima que todos se habían borrado de mi memoria en el instante en que me levanté. Apenas recuerdo un par de nombres y algunas vagas ideas. Pero nada en concreto. Una ducha muy caliente fue suficiente para olvidar completamente todo lo que había tenido en mi memoria al despertar. Fui al espejo de mi baño para poder peinarme pero noté que se encontraba todo empañado por el vapor que se produjo al ducharme. En fin, otro día más en la universidad con el cabello desordenado. - Necesito tomar un buen desayuno porque hoy será un día difícil. Tengo examen de física cuántica y por la tarde clases de filosofía. ¿ Por qué tuve que coger esa materia ?. ¿ La vida después de la muerte ?. - Tremenda ridiculez que enseñan. Peor aún, la maestra Alexandra de la Vega, a quien le gusta que le llamen Lexi, ahora empieza a meterles tontas ideas de que el único objetivo del hombre es vencer un día a la muerte. - Que desperdicio de mi talento y de mi tiempo tener que escuchar tales ideas absurdas. Tengo diez minutos antes de salir a la parada a coger el autobús. Voy a ver un poco de televisión para ponerme al tanto de lo que está pasando allá afuera. - 16 -


Cinco minutos tardo en pasar canales y encontrar uno que me llamara la atención. - Está bien, tengo cinco minutos para ponerme al tanto de las noticias locales. Todo es demasiado aburrido, hasta que anunciaron la venta de una cafetería cerca de mi universidad. - Tengo un poco de efectivo en mi cuenta de ahorros. Jamás he tenido la necesidad de gastar en nada costoso desde el día que abandoné ese asqueroso lugar. Aunque a penas tengo recuerdos de mi vida pasada. Pero estoy seguro que mi cuenta bancaria soportará un retiro de la cantidad necesaria para dicha compra. Tendré que realizar una buena negociación. La imagen de mi familia al abandonarme. Prácticamente me vendieron al mejor postor. - Espero un día tener tantos nombres distintos, así jamás conocerán algo acerca de mi existencia. Si es que aún siguen con vida. Ya renunciaron a su derecho de ser padres cuando me abandonaron totalmente a mi suerte. Pasaron ya casi diez minutos. Tomaré una decisión. - Compraré la cafetería.

- 08:52 AM Los sueños no siempre muestran verdad ni esencia, y es casi imposible llegar a materializarlos del todo. Pero qué pasaría si un día te despiertas y te das cuenta que la realidad se materializó dentro de tu sueño, cómo sabrías si estas despierto o peor aún, en cuál de los dos sitios puedes morir y aun seguir vivo. - No logro concentrarme en clases. Mi cabeza está a punto de reventar. He tomado “advil” como cual si fueran caramelos. Pero no pienso ir a la enfermería. Necesito tomar aire, y necesito dormir. Lástima que no puedo. - Tengo que negociar de la cafetería en venta.

- 17 -


Tendré que buscar alguien que la atienda por mí. - Hola Jake. Qué tal vas en tus proyectitos. ¿ Aún no logras crear algo que funcione ?. Era Jess, apenas un semestre menor que yo, pero tenía un talento único para las matemáticas y la física. Tenía una forma de ver el mundo a su manera y lo entendía mejor que nadie. Lástima que detestaba estudiar. - ¿ Qué tal Jess ?. Es un verdadero milagro verte en la universidad. - Solo venía a avisarte que dejaré de venir. Conseguí un mejor empleo, en la cafetería cerca de aquí. Me dijeron que un tonto universitario la quería comprar y hoy será la negociación. Espero le guste para que me contraten hoy mismo. - Jess. Yo compraré la cafetería hoy mismo. De un salto rodeó mi cuello y me besó en la mejilla. - Ahora estaremos más cerca Jake. No te podrás deshacer de mí tan fácilmente.

- 11:52 AM La cafetería ya es mía, y Jess es la nueva encargada. Se supone que esta noche saldremos a festejar por esta increíble adquisición. No logro entender la razón por la cual la vendieron. Normalmente está siempre llena y la ubicación es excelente. Además con Jess a la cabeza esto funcionará de maravilla. - Sí, saldremos a festejar. Primero tengo que ir a dar ese examen.

- 03:45 PM No soporto el dolor de cabeza. Ya no me quedan tabletas en mi mochila.

- 18 -


Tengo que ir a mi casa. - Primero visitaré a Jess. En la salida de la universidad una mujer se encuentra gritando como loca, mientras una ambulancia del manicomio la está llevando. - Pobre niña que se encuentra en sus brazos. La mujer se percata de mi presencia. - Ahí está. A él es a quien deben encerrarlo. Por su culpa todo el mundo perderá el derecho a morir. Él es quien está verdaderamente loco. - Señora, ¿ cuál es su problema ?. Mi asombro es tan grande que inmediatamente acudo a verla. Es el único momento en mi vida, del cuál me arrepentiré por siempre. - Matt, te dije que te encontraría siempre. Qué emoción me produce saber que de ahora en adelante tu despreciable vida será consumida por tu locura. No creas que es la última vez que nos veremos. - Señores, aléjenla de mi vista. Los médicos la ingresaron dentro de la ambulancia. -Esperen. ¿ Qué van a hacer con la niña ?. - Un albergue cercano se encargará de ella. Esa idea no me gustó en lo absoluto, ver a esa niña me recordaba la cruel infancia que yo tuve, crecer sin el recuerdo de un padre o una madre, sin tener idea de sus nombres y sobrevivir a la cruel vida en un laboratorio. - Yo me encargaré de pagar todos los gastos que se necesiten para su cuidado, pero deberá cuidarla de manera especial. -Regresaré por ti. Y con un beso en la frente me despedí de ella. Espero que este día no lo recuerdes jamás. Muy pronto nos volveremos a ver. Verónica. - Es usted muy generoso joven.

- 19 -


- Solo tengo una pregunta. ¿ Cuál era el nombre de su madre ?. - Samantha Hawkins

- 06:45 PM No tengo muchas ganas de salir a festejar con Jess, mi cabeza no ha parado de dolerme desde la mañana. - Que pesadilla. El teléfono empezó a sonar. - Hola Jake. Ya estás listo. En diez minutos paso por ti. - Sí Jess, pero creo que sería mejor. Me había colgado el teléfono. - No queda otra salida. Al final de cuentas tan solo es otra fiesta más.

- 11:59 PM Definitivamente Jess es una mujer increíble, no logro entender cómo fui capaz de ignorarla tanto tiempo. No estoy seguro si fue la mejor decisión haber empezado a tener una relación amorosa con ella, debido a que ha sido mi mejor amiga desde que ingresé a la universidad a realizar mi doctorado, pero ya no hay marcha atrás. Fue demasiada la mezcla sublime entre belleza, inocencia y diversión las causantes de la inhibición de mis sentidos y la pérdida de la razón al momento de rendirme ante el sabor de sus labios y la firmeza de sus pechos que rozaban mi cuerpo. En realidad es un milagro que en este momento no se encuentre conmigo en esta misma habitación. Mi desmayo la asustó y me trajo inmediatamente a mi departamento. Qué conveniente. - No entiendo por qué tengo demasiado sueño.

- 20 -


Y nuevamente mi cabeza está estallando, empiezo a tener extrañas visiones de un futuro que ya lo vi en mi pasado. Estoy empezando a delirar. Mi mente empieza a cambiar, ligeramente empiezo a olvidar a Jess, se me escapa de mi mente el aroma a su cabello, el perfume en su cuello. La estoy empezando a perder. Una memoria rota de alguien que traicionó a la humanidad por el ansia de poder, atesta mis ideas. Qué tengo que ver con toda esa situación. Lágrimas empiezan a rodar por mis mejillas de tanto dolor. Tenía que haberme dormido cuando el sueño me había llegado. - ¿ En dónde me encuentro ?. - Bienvenido a mi mundo onírico Matt Sorrento. Ahora estás bajo nuestro dominio, y mientras no logres encontrar la manera de morir seguirás vagando en este mundo de muertos inmortales. Sabía claramente que era la voz de Samantha. - Tres vidas y una misma mujer. Al menos sabía que alguien más estaba destinado a morir conmigo. Suspiré.

- 21 -


Etapa II - El retrato del hombre sin rostro Cuando el derecho de vivir ha muerto y el permiso de morir no existe, la esperanza es puesta a prueba para encontrar la verdad y decidir si aspirar el placer de caer en el sueño eterno o luchar por mantenerse vivo. Querido diario: Tom Collins era uno de los cientos de nombres con que lo conocían. Particularmente prefería llamarlo papá. El recuerdo más valioso que tengo de mi infancia fue cuando apenas empezaba a caminar. Una tarde de invierno mi padre me llevó al parque y ahí descubrió a una hermosa mujer, en realidad la re descubrió ya que hace mucho tiempo se habían conocido. Jamás me contó la historia completa, ya sabes cómo son los padres. Su nombre era Alexandra, tan hermosa como un ángel pero tan perversa como el demonio, en ese entonces tan solo aprecié la belleza, era apenas una niña y mi padre solo me enseñó a ver el lado bueno de las personas. Solía decirme que la tristeza y el dolor ocultan delicadamente el amor que todos llevan dentro, entonces era cuestión de ver más allá de las barreras. El problema es que esa mujer tenía una gran muralla atravesada en su alma, que mucho tiempo después logré descubrir que era maldad pura. Pero a pesar de todo fue un día especial, porque el triste y solitario corazón de mi padre al fin encontró consuelo al ver a esa mujer. - 22 -


Con el pasar del tiempo aprendí que la vida es solo una ilusión, una burla de la naturaleza, o al menos es lo que mi madre me hizo pensar, el misterio de la vida tan solo se resolvería al descifrar el enigma de la muerte, pero honestamente pienso que la muerte no tiene ningún misterio, es tan simple, es tan tangible, es placentera, es lo único que motiva a que la vida tenga sentido. Pero mi madre jamás lo comprendió. Y lo más triste, es que mi padre fue seducido por ese engaño. Quizá esto sea lo último que te escriba mi viejo amigo, hoy debo morir, apenas tengo un par de horas antes de que la vida me consuma manteniéndome viva eternamente, soy la última persona mortal que no ha sido infectada aún por ese fastidioso veneno y tengo en mi sangre la cura para la vida, aunque no lo puedas creer, vivir ahora se ha vuelto toda una enfermedad, un mal que ataca el alma de las personas, porque la muerte nunca será vencida, posiblemente ahora no sea capaz de destruir el cuerpo, pero se está apoderando del alma, la esencia de cada ser, el equilibrio natural es lo que anhela la naturaleza, cómo apreciar un día soleado si no se ha estado bajo una tormenta, cómo regocijarnos de alegría sin antes haber llorado de amargura, cómo valorar el sentimiento del amor sin haber conocido el odio, cómo es posible vivir sin la esperanza de un día estar muerto. Ahora lo entiendes verdad. En mi sangre se encuentra la cura, lo importante no se halla en la piel, la sangre lleva todo, ahí está la maldad y la bondad, por ella viaja lo necesario para estar vivo, cada célula, cada rincón de nuestro cuerpo es bañado con tan deliciosa sustancia llena de vida, pero en mi caso llena de muerte, la maldad de la humanidad no se encuentra en ningún lado sino dentro del corazón, si nuestra esencia es malvada entonces todo nuestro cuerpo lo será, la sangre no perdona, la sangre no se olvida de nada, y todos deben beber de mi sangre para ser sanados. Pero antes, antes de partir al otro lado necesito darle un mensaje a mi padre, él tiene que saber algo muy importante acerca de Samantha, mi verdadera madre, la única esperanza, la verdadera razón por la cual la humanidad será salvada. Ella nació de las entrañas de la naturaleza, vino al mundo con el propósito de engendrar en su vientre a la única heredera del espíritu mortal. Ahora lo entiendes mi querido amigo, la muerte es mi verdadera madre, como te lo dije, la naturaleza siempre busca el equilibrio, y ahora mi madre tuvo que encarnar un cuerpo para traer esperanza. Mucho tiempo desperdicié para encontrar la cura para el problema de la vida eterna, tanto tiempo perdido, eso me entristece, cómo fue posible que - 23 -


no haya podido notarlo, que yo llevaba el antídoto en mi cuerpo. Anoche mi madre me habló en sueños para contarme la verdad, solo ahí pude notarlo. El poder que tiene ella para llevarme a su mundo onírico es lo que me mantenía siempre feliz en este infierno. Ahora solo espero que un día mi padre te encuentre querido diario, para que puedas revelarle todo lo que te he dicho, pero no puedo contarte donde estará mi cuerpo mortal porque eso es un misterio aún para mí. Ahora espero reunirme con mi madre para finalmente cumplir con nuestra misión, porque tiene un plan, algo tan perfecto. Pero para eso mi padre tiene que romper sus memorias, él tiene que viajar con…….. Y faltaba un trozo de papel, que alguien lo había arrancado desde un extremo del hermoso diario que pertenecía a Verónica. Eso enfadó demasiado a Lexi. No se muere con dignidad, se vive con ella. Pero qué sentido tiene vivir si el propósito se ha perdido. Fue la frase que resaltaba en la parte frontal del diario.

- 24 -


SÁBADO, 26 de Enero He tenido el sueño más extraño de mi vida, o posiblemente la vida más extraña en un solo sueño. Muchas vidas han transcurrido desde que dejé de vivir en la zona de los muertos y ahora muero estando la zona de los inmortales. Estoy en un mundo donde soñar es tan peligroso como no hacerlo, he perdido la esperanza en lo único que esperaba que nos salve. Y las cosas están peores. No he despertado aún.

- 07:00 AM ¡ Completamente loco !. Mi padre ahora me despierta en la mañana solo para decirme que acaba de encontrar la solución. - ¡ Verónica !. Cómo puedes seguir durmiendo. Ya levántate niña. Había sido demasiado placentero mi sueño. Y la solución a qué exactamente. Espero que sea la solución para alejarse de la bruja de Alexandra. - En un minuto papá. Tardo más de un minuto y me pregunto qué fue exactamente lo que había soñado la noche anterior. Mi padre tenía varios nombres, tenía varias vidas, apenas recuerdo su vida en una universidad, su romance con Jess, de lo cual espero no sea solo un sueño, pero no conozco a ninguna mujer con ese nombre. - ¿ Qué es eso tan importante que tienes que contarme ?. - Al fin se encuentra lista la fórmula que habíamos buscado incansablemente. Seremos capaces de detener a la muerte y al fin el mundo podrá sentir la libertad de vivir sin la penosa preocupación de despedir a sus seres queridos. - ¿ Pero de qué estas hablando papá ?. - Que he encontrado la cura para no morir Verónica. A eso me refiero. Mi padre tenía ideas muy extrañas últimamente, pero confío en que su nuevo experimento no vaya a traernos demasiados problemas a futuro. Después de todo, qué tenía de malo vivir para siempre.

- 25 -


- 11:00 AM Su laboratorio se encontraba repleto de varios artículo, muchos de los cuales parecían haber salido de películas de ciencia ficción, pero él era Matt Sorrento, uno de los genios más grandes de la historia y eso bastaba para justificar que tenía acceso a cuánto él deseaba. - Hija, al fin has llegado. Mira, acércate a la pantalla. Sé muy bien que estás familiarizada con este proyecto porque te he visto indagar en mi investigación. Yo creía que no lo sabría jamás. Espero que no se haya percatado de que mi único propósito era destruir su tonto experimento. - ¿ Por qué dices eso padre ?. - ¿ Acaso no es cierto ?. Responder con otra pregunta. Siempre astuto a la hora de conseguir respuestas. - Si tu lo dices. Por suerte yo había heredado el mismo talento para salirme con la mía. - Eres imposible Verónica. Pero en fin. Me alegra tenerte aquí. Ahora mira a la pantalla un momento y dime lo que ves. - Veo a las células que se mueren, y no dejan de desaparecer. Pero, cada vez que una muere, nace otra similar. ¿ Qué es lo que está pasando padre ?. - He creado vida después de la muerte Verónica. Pero tiene un problema, luego de un cierto número de iteraciones del proceso, todo se desestabiliza y las células empiezan a mutar. Necesito encontrar la solución a este problema. - Desde hace mucho tiempo que he tenido algunas ideas al respecto. Pero hoy no será el día para compartirlas. Lo siento papá. - Pero claro que lo debes sentir. La pequeña niña genio. Lexi había entrado al laboratorio. Siempre tan hermosa y siempre tan perversa.

- 26 -


- 01:00 PM Lexi era malvada. Pero por alguna extraña razón. Era como mi madre. - Buen día querida Verónica. Lo había dicho con el tono más envenenado que podía salir de sus labios. - Lexi. Tu ya lo sabes. Así que dejemos de fingir. - Que tú y tu padre están perdiendo el tiempo jugando a los científicos en esa bodega. - Porque tú ya conoces la respuesta, o me equivoco. - Así es. ¿ Cómo lo llegaste a saber ?. - Porque desde el comienzo fue esa tu idea. ¿ Tanto miedo le tienes a morir Lexi ?. O a caso ya estabas muriendo y necesitabas que mi padre hiciera el trabajo sucio para que te salvara y condenara a toda la humanidad. - Ten cuidado a dónde quieres llegar niña que puedo no ser tan amable como he sido hasta el momento. - Pero sabes que la fórmula aún no es perfecta del todo. Y yo tengo lo que hace falta para culminar todo. - No seas ridícula. Hoy he tenido el mejor sueño de mi vida y pude ver que la fórmula se completaba y tu padre empezaría a ponerla en el ambiente sin siquiera saberlo. - Lo sé Lexi. Pero algo te aseguro. Aún no es perfecto tu plan. Te apuesto a que no va a funcionar porque aún te falta algo. Eso último lo había dicho con demasiada rabia que esperó que Lexi no siguiera con el tema porque terminaría diciendo todo lo que posiblemente no tenía que salir de su mente. - ¿ Crees que tu padre debió llamarse Tom ?. Sueñas mucho hija. El magnate que destrozará el mundo entero. ¿ Es un nombre digno de un símbolo para la humanidad no lo crees ?. - Ahora necesitaba hablar con su padre.

- 27 -


- 07:00 PM - Papá, te puedo contar algo. - Respecto al experimento, dime que no lo has estado estropeando a propósito. Mis mejillas se pusieron de un color muy rojo y me sentí avergonzada. - Bueno, creo que de eso, no es de lo que quería hablar. Al menos no por ahora. - ¿ Entonces de qué se trata hija ?. - Tuve un sueño extraño padre. Tú habías hecho algo muy terrible, el mundo entero te quería pero había personas que te detestaban y decían que habías vendido el mundo. - Pero qué dices hija. Si sabes muy bien que desde que te conocí, jamás he abandonado este lugar. Qué cosas malas pude haber hecho. No estaba totalmente convencida. - Tienes razón padre. Aún así. Me siento intranquila. Creo que Lexi no es buena persona. - Eso no tiene nada que ver con tu sueño, ¿ o si ?. - Claro que no, pero ella no me agrada. Hay una mujer que recuerdo haber visto en el sueño. Y se parecía mucho a mí. Dijo que se llamaba Samantha. Matt fue tomado por sorpresa y no pudo evitar palidecer y su cuerpo se dejó caer en una silla cercana. - La conoces verdad. Ahora padre, necesitarás una buena excusa para justificar el hecho de no haberme hablado jamás de mi madre.

- 09:00 PM - ¿ Donde crees que estamos ahora ?. - ¿ A qué te refieres padre ?. Parece que te afectó demasiado haber hablado de mi madre. No te preocupes. Ya sabía que era adoptada.

- 28 -


Pero no entiendo las razones que tuviste para haberme involucrado en tu vida. - Sentí que eras mi hija desde el primer día que te vi. Y aunque no pueda explicarlo puedo asegurar que estamos conectados. - Basta papá, no te pongas melancólico y mejor salgamos a caminar. Quiero mostrarte algo. Matt no sabía exactamente hacia donde se dirigían, hasta que logró ver por completo la gran puerta de su laboratorio. - Entra papá. No tengas miedo. Eso era exactamente lo que Matt sentía en ese momento. Su hija tenía algo diferente. - ¿ Dónde crees que estamos ?. - En mi laboratorio por supuesto. - Cierra los ojos y nuevamente responde. ¿ Donde crees que estamos ?. - Padre. La cura para la muerte la descubriste hace mucho tiempo en otra vida. No la mía exactamente. En un recuerdo tuyo pero no mío. Todo este tiempo te he estado ayudando, sin que lo supieras, para que logres cambiar lo que hiciste. Pero Lexi, ella se ha encargado de regar el virus por doquier. Es perversa. Y ya no tengo tiempo para continuar. Pero algo le falta a ella, su arrogancia la destrozará. En pocas horas tendrás que continuar sin mi, pero no estarás solo. Lo siento padre, veinticuatro horas al día no son suficientes para salvar al mundo. Pero con ese tiempo basta para empezar por cambiar nuestras decisiones. Ya mismo es hora así que abre los ojos para poder despedirme. Pero ya fue tarde, y Verónica tan solo fue un recuerdo vago de su mente.

- 11:50 PM - ¿ Donde crees que estamos ?. Te has mirado en un espejo últimamente Tom, Matt, Jake. ¿ Con qué otro ridículo nombre piensas disfrazarte hoy ?. Piensas que te has escondido de mí, cuando has pasado toda la vida ocultándote de ti mismo. En serio crees que puedes separarte de mí.

- 29 -


Matt estaba perplejo pues no reconocía la voz que le hablaba. Pero le resultaba muy familiar. - Es hora de que tomes el espejo. Crees que es una casualidad que te lo haya dejado, o en este punto debería decir, que lo hubiésemos dejado. Tom seguía sin decir nada, pero la miró fijamente. Su voz le gustaba. - Mírate al espejo y dime lo que ves. El espejo fue colocado frente a su rostro. Y lo que vio no le gustó en lo absoluto. Entonces Tom al fin se atrevió a hablar. - No tengo rostro. Veo mis ideas, veo mi pasado, veo a mi familia y te veo a ti. Pero no veo mi rostro. ¿ Qué significa esto ?. - Al despertar en la mañana sientes la preocupación de que no recuerdas el sueño. Es muy común verdad. ¿ Recuerdas la ropa que utilizabas ?. ¿ El corte de cabello que traías ?. ¿ Recuerdas haber visto tu reflejo por casualidad ?. ¿ Recuerdas siquiera estar consciente que eras tú el protagonista de tu sueño ?. Ahora te voy a decir algo y espero que lo escuches con atención. - ¿ Acaso sigo dormido y tengo otro sueño ?. - Llevas dormido más tiempo de lo esperado pero menos de lo necesario, ahora llevas ventaja a Lexi. La muerte de nuestra hija te ha dado un camino alternativo. Ahora aprovecha y ven a buscarme, y junto con nuestra hija resolveremos este misterio y devolveremos el rostro a quien posee la cura. - No entiendo lo que me dices. ¿ Verónica es nuestra hija ?. Ni siquiera te conozco. - Nos conocimos en tu sueño y en el mío. Llevaba tiempo en el psiquiátrico y probaban en mi cuerpo varias drogas experimentales. Y un día caí en un sueño tan profundo. Y te vi. Y tu me viste. Prometimos no despertar jamás pero cuando nació Verónica, tu ya habías vuelto a la realidad. Luego me llevaron a otro manicomio creyendo que un interno me había violado. Nadie entiende que mi hija, nuestra Verónica , ya estaba en mis entrañas cuando había despertado. Matt apenas creía lo que escuchaba. Era una locura. - Verónica nació en el único mundo donde tu medicina no funciona y ella posee el don de morir. De morir de verdad y seguir viviendo. Ella es la hija - 30 -


del hombre que destruyó el mundo y el único que puede salvarlo. Es tu hija Matt y ahora empieza a despertar y ven a buscarnos. - Pero, ¿ dónde están ?. - Tu amada esposa conoce el camino y en sus recuerdos podrás encontrarnos. Solo tienes que dormir en su mente. - ¿ Cómo puedo dormir en su mente ?. Todo se llenó de luz con el alba de la mañana. Y una mujer radiante con su traje de duelo entró a la habitación.

- 31 -


DOMINGO, 27 de Enero - Nuevamente estas hablando solo Tom. Te aseguro que vas a tener el mismo destino que tuvo tu hija. - Hola Lexi. Ahora vas a tener que llevarme con ella.

- 10:00 AM - ¿ Qué es lo primero que recuerdas al despertar ?. La vanidad ha dominado tu mente al convencerla de que somos los dueños de nosotros mismos, te crees tan poderoso pensando que tienes el control, creyendo que al caer la noche y cerrar tus ojos, un nuevo mañana vendrá a darte una segunda oportunidad. Nuestro mundo está muy lejos del tuyo, y acá las reglas son diferentes. Ustedes lo han invadido y lo han degenerado. Les dejamos entrar porque creímos que eran diferentes. Permitimos que su esencia habitara con nosotros, mientras sus cuerpos se restauraban como simples máquinas. Ahora, las cosas serán diferentes y hemos tomado la decisión. No cometeremos el mismo error y es nuestro momento de salir a la luz. Te aseguro que al abrir tus ojos, mi rostro lo olvidarás por completo porque simplemente así es como lo he decidido yo. Entonces te vuelvo a preguntar. ¿ Qué es lo primero que recordarás al despertar ?. - Lexi, te encuentras muy callada esta mañana. La indiferencia nunca ha estado en la lista de tus cualidades. Nos dirigíamos en mi auto, y a pesar de que Lexi lo conducía, sentía que yo lo dirigía. - Tuve una pesadilla. Eso es todo. - ¿ Y qué es lo que recuerdas ?. - Absolutamente nada. Nada coherente al menos. Ya sabes cómo funciona esto de los sueños. - No en realidad. Cada vez los entiendo menos.

- 32 -


Ambos miraban fijamente la lluvia caer en el parabrisas de su auto, un semáforo los detuvo un momento y suspiraron. No tenían prisa por llegar a tiempo. Fue un suspiro sincronizado.

- 12:00 PM - No entiendo cómo lo descubriste. Apenas sabes de física, biología o alguna ciencia exacta. A mí me tomó varios años entender mi propia investigación. Habían parado para comer algo en el camino, mientras cargaban combustible a su coche. La lluvia había cesado considerablemente y todo el ambiente se había tornado frío. - Prefería que ignorases acerca de mis conocimientos y mi formación académica. Así sería más fácil trabajar sin que te entrometieras en mis asuntos. Pero no puedo decir lo mismo de Verónica. Ella era astuta y me conocía lo bastante bien. Eres demasiado noble Tom. Era la primera vez que sentía que Lexi se abría de manera espontánea y sincera. Se sentía bien estar a su lado. - ¿ Por qué lo hiciste ?. Yo no quería propagar el virus sin antes estar seguro de las consecuencias que eso traería. ¨ Aeternam¨ cambiaría la vida de todos. Quería que cada quien tuviese el control sobre cuando querían que terminara todo, y tú les has privado de ese derecho. Ahora todos han muerto. Qué pasará cuando el mundo ya no soporte el peso de tanta gente. Lexi se llevó las manos al rostro y apenas podía hablar. - Yo tan solo quería que todos pagaran por lo que te hicieron Tom. Te criaron como una rata de laboratorio, eras un experimento para el mundo. Sabía lo que eso te había atormentado pero no tenías el valor para defenderte. Yo hice lo que tu corazón quería hacer. - ¿ Cómo lo sabes ?. Lexi, por qué sabes eso de mi pasado. Ese secreto murió con ese infierno. Lexi nuevamente rompió en sollozos. - 02:00 PM - 33 -


Faltaban cerca de cuatrocientos kilómetros antes de llegar a su destino. Lexi estaba cansada de conducir, así que Tom tomó su lugar. Pero parecía que todo continuaba de la misma manera. - ¿ Y qué es lo que sigue ahora ?. - Tú seguirás conduciendo por este camino hasta que lleguemos. - Me refiero al hecho de que todo el mundo nos odiará. Viviremos eternamente en una humillación y desprecio cuando al pasar los años la gente se de cuenta que la vida empieza a perder sentido. Se aburrirán de estar vivos. Ya no tendrán nada más por hacer, nada por qué luchar, nada por qué vivir. Morirán en vida y así pasarán el resto de sus días. - Ese no es el verdadero problema Tom. Tu hija se dio cuenta de algo peor. Antes de morir dejó una carta, y hablaba acerca de su madre y otros asuntos acerca de la cura y su sangre. Tú sabes que su cuerpo jamás fue encontrado, y después de pensarlo tanto por fin he encontrado la respuesta. El mundo no volverá a dormir. - Y me imagino que unas horas de falta de sueño podrán a todos de mal humor. Tom intentó apaciguar las tensiones creadas últimamente tomándose con un poco de calma el asunto. El efecto fue todo lo contrario. Lexi se enojó y paró el auto de inmediato. - Sal del auto. - Lexi, solo era una broma. Tom no sabía por qué motivo se había alterado. Pero no quiso discutir con ella. Y bajó del auto. - Dime a cuántas personas ves por la calle. Mira sus rostros. - Bueno. Al parecer son muy pocas, debido a que la carretera está alejada de cualquier lugar público. Y sus rostros, son solo rostros. - Cierra los ojos y trata de recordar al camarero del lugar donde comimos. - 34 -


Tom hizo un esfuerzo grande para intentar llevar a su mente la imagen de ese hombre un poco pálido, con la barba desarreglada y casi sin cabello. Estaba seguro de que tenía su imagen fija. Y nuevamente abrió sus ojos. Lo que vio no le gustó en lo absoluto. - El hombre que está parado esperando el autobús. El que aparece en ese ridículo anuncio de crema de afeitar. Y todas las imágenes llegaron a su mente como una estampida de animales, todas las personas, que había cruzado en ese día, eran los mismos en cada momento de sus recuerdos. - Tom. Puedo asegurarte que estamos dormidos. Pero no tengo la certeza de saber en el sueño de quién.

- 06:00 PM Ahora lo había entendido todo. Sentía que llegar era demasiado importante en estos momentos. Él tan solo había querido darle un regalo al mundo y muy pronto todos pagarían por el error de Lexi. El error de ambos. Con el pasar del tiempo, la gente no dormiría. Cerraría los ojos y pensaría que está soñando, y al despertar no se dará cuenta de si es la realidad o aun siguen dormidos, la mente evolucionará y necesitará vincularse con el mundo onírico de cualquier manera, y pasará el tiempo, quizá un año, diez años, hasta que su mente pierda la noción de la realidad. El cuerpo evolucionó para trabajar mientras la mente duerme, restaurar tejidos, relajar los músculos, renovar la Rodopsina, disminuir el incremento de Cortisol, evitar fallos cardíacos y mejorar el sistema inmunológico. Mientras todo esto sucedía, la mente viajaba a un mundo donde podía convivir con lo seres del mundo onírico, pero el tiempo era limitado, cuatro segundos antes de despertar, era lo acordado desde los orígenes de la evolución, y eso era suficiente para despertar con ideas nuevas y más lúcidas. Y ahora eso cambiaría, la mente desesperadamente intentará entrar a ese mundo, sin permiso, como un sediento en un oasis del desierto, decidirá extraerlo todo, y en ese mundo, el control será de alguien más. - 35 -


Y será ella quien decida. Siempre ha sido ella. - Parece que ya hemos llegado. Un gran centro de rehabilitación mental se encontraba frente a ellos. Lúgubre y solitario. Tom estaba seguro que ese viaje terminaría pronto. Todo terminará pronto. Lexi sujetó su mano con fuerza. - Quiero que sepas Tom. Que a pesar de todo siempre estaremos juntos.

- 08:00 PM El hospital psiquiátrico era un lugar traumatizante. Aunque estando con Lexi a su lado, sentía que ese lugar le proporcionaba una paz que no había experimentado antes, pero la veía con un poco de tristeza. - En el fondo somos muy similares Lexi. - También lo he notado. Por un momento creía que solo yo me estaba sintiendo algo melodramática. - En serio Lexi. Creo que no somos tan diferentes. Ambos sabemos lo que queremos, solo que tú conoces la manera de alcanzar los objetivos sin tomar en consideración la barrera de la decencia y humanidad. Haces cosas que yo jamás las haría, pero que originalmente han sido ideas mías. - ¿ Me dices que tu eres el genio y yo soy quien hago el trabajo sucio ?. Tom quería camuflarlo con sutilezas pero Lexi era demasiado perspicaz. - Lo que quiero decir es que ambos estamos en sintonía. - Mejor cállate. Que ya hemos llegado. Y no quiero que esta loca piense que estamos más volados que ella. Entraron a la sala donde una mujer ciega los clavaba una mirada vacía desde la pared opuesta. No decía nada. Pero no apartaba sus ojos sin brillo de ellos. - Jake sentía que esos ojos atravesaban su alma. - Lexi sentía que esos ojos atravesaban su alma.

- 36 -


Ambos lo sentían al mismo tiempo a pesar que la mujer no había movido sus ojos ni un milímetro. Se levantó y se acercó despacio. Se sentó frente a ellos, pero aún no se decidía a hablar. Samantha estaba esperando el momento adecuado. Había esperado casi veinte años. Podía esperar unos minutos más.

- 10:00 PM La noche empezaba a ponerse muy helada y Tom involuntariamente metió las manos en sus bolsillos con el afán de encontrar calor, y sintió que tenía un trozo de papel, donde resaltaba la palabra “ella”, seguida de su firma tan hermosa y elegante. La llevaba como un recuerdo de su querida hija. Pero algo iluminó un punto en el fondo de su mente. Era la palabra que había roto del diario de Verónica. Disimuladamente guardó el trozo de papel en su bolsillo trasero del pantalón, y lo descifró casi de inmediato. No necesitaba leerlo nuevamente para entender lo que decía, ya que estaba seguro que en lo profundo de su ser, lo había descifrado antes. Antes de romperlo del diario de su hija. Antes de que Lexi hubiese explotado de ira por no conocer toda la verdad. Antes de que Samantha hubiese formado tan ingenioso plan para salvar a todos. Antes de darse cuenta que Lexi y él. Eran la misma persona.

- 37 -


DOMINGO, 27 de Enero Es posible perder la noción del tiempo, perder la noción de la realidad, incluso es posible perder la noción de la existencia, pero a pesar de todos los esfuerzos por perdernos, al final nos volveremos a encontrar.

- 09:00 AM Lexi se encontraba junto a Matt en el auto, se abrazaban sin poder entender lo que sucedía. Ella y él eran la misma persona, pero a pesar de ello, podían actuar como personas diferentes. Samantha les había explicado que todo se debía a que ambos estaban dormidos, o que ella lo estaba, o él. Por esa razón pudieron separarse formando dos almas diferentes. - Todo es tan confuso Matt. - Lo sé. Pero hay que ver la parte positiva de todo este desastre. Al despertar, todo cambiará. - Pero a qué precio vamos a hacerlo. Has pensado en eso. - Al precio que tuvo que pagar la humanidad por tu error. Por nuestro error.

- 13:00 PM - Así que todo se debe a eso. - Como lo ha explicado Samantha. Es posible regresar al día en que uno de los dos fue creado por el otro, alguien no debió haber nacido, pero la vida decidió darnos la ruta de escape para salvar a su propio mundo. - Al final la muerte siempre vence. - La vida Lexi, es la vida la que nos ha vencido. Nosotros matamos a todas esas personas al no permitirlas morir. - 38 -


- Siempre pensaré que son unos malagradecidos. - Sabes muy bien que lo hiciste por venganza. - Por vengarte a ti, mi querido. - Y si te dijera que estoy pensando en la posibilidad de que tú me hayas creado a mi. - Eso es absurdo Matt, mis recuerdos no van más allá de los asquerosos días en los laboratorios experimentales. Y de pronto recordó ver a más mujeres como ella, a varios hombres y niños que entraban y salían como muertos vivientes de esas horribles jaulas donde los médicos y militares los sometían a sus horribles experimentos. Recordaba que la obligaban a pasar varios días, semanas enteras sin dormir. La llenaban de medicación hasta que sentía que todo su mundo se desplomaba y empezaba a gritar que la dejaran morir. Pero la misericordia no existía en ese lugar. Un día sentada en el suelo frío y duro de su habitación, un joven apuesto entró, no recordaba su rostro, ni su nombre, solo se sintió aliviada por no estar sola. Ese hombre le resultaba familiar. Al cabo de algunos meses, el laboratorio fue cerrado inesperadamente debido a los continuos fallos en los experimentos. Pero no podían abandonar a toda la gente que se encontraba dentro así que decidieron destruirlos junto con el lugar. En ese entonces Lexi ya había vuelto a recuperar su cordura gracias a su nuevo amigo, y juntos lograron salir. Pero antes de abandonar las rejas, escuchó un disparo que resonó sobre su cabeza, y algo se desplomó fuertemente sobre el cemento. Ella comprendió lo que había sucedido, pero decidió no volver su vista atrás, jamás lo volvió a ver, y juró jamás regresar su vista al pasado. - Lexi, yo apenas recuerdo fragmentos de lo que estás pensando. Solo tengo memorias en las cuales comparto contigo. Y las que he logrado juntar últimamente las he vivido en estos sueños que jamás lograré comprender.

- 39 -


- Así que tu naciste en mi desesperación. Eso quiere decir que todo lo que soporté en ese infierno fue real. Entonces por qué razón debo resarcir el daño que hemos causado. Todos se lo merecen. - Porque si no lo hacemos, jamás saldremos de aquí. - 05:00 PM - Está todo listo Matt. Ahora es tiempo de decidir quién de los dos debe desaparecer. - Esa decisión ya fue tomada hace más de diez años. Mucho antes de que el laboratorio haya sido destruido. - Cierra la boca y no lo vuelvas a mencionar. - Lo lamento Lexi. Mejor continuemos con lo que tenemos que hacer. - ¿ Por qué crees que lo hizo tan complicado ?. - ¿ A qué te refieres exactamente ?. - A Samantha. Todo su plan. Hubiese sido más fácil si nos asesinaba ella, a ambos, antes de que todo esto sucediera. O simplemente ella decidía quien debía morir. - Dijo que quien esté destinado a continuar con su vida sabrá tomar las decisiones correctas, quien en verdad valore la muerte será quien saboree los placeres que la vida aún tiene que ofrecer. Matt lo decía con tanta seguridad, sabiendo que las consecuencias no serían para nada agradables. Pero ya estaba preparado para este momento desde hacía mucho tiempo atrás. El jamás estuvo de acuerdo con su propio invento de la vida eterna, simplemente era motivado por impulsos que no podía controlar. - Samantha a dicho que uno de los dos tiene que dormir para que el otro pueda despertar. - Pero estamos en el sueño de alguien, cómo nos quedaremos dormidos ¿ - Yo tengo la solución en el bolsillo de mi pantalón. Matt había destapado un pequeño frasco con un líquido casi transparente, con una etiqueta marcada con tinta casi ilegible. - ¿ Y qué es eso que tienes en tu mano ?.

- 40 -


- Era la ruta de escape si algo salía mal. Es un somnífero con elevada concentración, unas cuantas gotas se supone que te permitirán tener una noche de descanso placentero, pero al beber el frasco entero. Bueno, veremos lo que puede suceder. - ¿ Esperas quedarte dormido con eso ?. - Espero que algún día, el mundo entienda que vivir no significa solamente estar vivo. Y de un largo sorbo el líquido empezó a entrar a su organismo. - No me interesa seguir viviendo si ya no estarás conmigo. Esas palabras llegaron a su corazón más rápido que el somnífero, y tan solo sintió una punzada de dolor antes de empezar a desaparecer. - Eras tú quien merecía continuar con vida. Y las lágrimas empezaron a brotar por sus mejillas.

- 09:00 PM Esa noche Samantha se encontraba con su hija en la cama blanca del hospital. Ambas lo habían sentido marcharse, y Verónica recibió una punzada de dolor en su pecho. - Lo voy a extrañar. Era un buen hombre mi padre. - El destino tiene que seguir el rumbo que debe tomar. Nosotras también tenemos que continuar. - Pero te tienen encerrada en este lugar. - Actualmente, me temo que sí. Pero espero que muy pronto todo vuelva a la normalidad. - No lo entiendo. Tú tienes el poder sobre este lugar, es tu mundo y tu lo controlas. - Hay varias cosas que aún tienes que entender. Primeramente hay fuerzas más grandes que rigen en la vida de los hombres, y hay otras que guían sus corazones. No puedo tomar el control de todo.

- 41 -


- Pero el mundo de los sueños es todo tuyo. Tu decides quién puede entrar, ese derecho jamás te lo han arrebatado. Samantha decidió no continuar con esa conversación. Su hija aún era muy joven para entender acerca de la diferencia entre tener el poder y tener la responsabilidad. - Encuentro muy encantador este lugar. ¿ Sabes que no es un manicomio verdad hija ?. Esa pregunta la había tomado por sorpresa a Verónica. - Pero se supone que te tienen encerrada. - En mi mundo. Pues sí. Este lugar es especial. Bueno, es el cuarto en donde naciste tú. Verónica empezaba a sentir un poco de miedo a pesar de saber que era su madre la única persona a quien tenía a su lado. - Madre. Dime con exactitud. ¿ En dónde estamos ?. Samantha soltó un suspiro lleno de cansancio y tristeza. El peso de tantos años de trabajo se veía reflejado en su agonizante mirada. - Verónica, hemos estado en tus sueños, desde el primer momento en que naciste. Hija, siempre has sido tú la única con la capacidad de viajar en nuestras mentes, muchos han perdido la noción de la realidad. Ahora decide qué es lo que quieres hacer, pero si me dejas sugerir algo. Ya despierta por favor.

- 09:00 PM Al final del día todo parece haber terminado, o apenas estaba iniciando. Matt había muerto, y esta vez no volvería jamás. - Me siento demasiado sola. Todo parece haber sido una pesadilla. Aun sentía una punzada de dolor por sentir que una parte de ella había desaparecido. No lo entendía por completo. Su mente no paraba de darle vueltas pensando en lo que había echo para merecer tal destino. Pero decidió no caer en la autocompasión.

- 42 -


Su orgullo siempre había superado sus propios sentimientos. Ella no había nacido para sentir lástima por nadie. Volvió a concentrarse en lo que Samantha le había dicho que hiciera y poner en marcha su plan. Tomó un espejo que se encuentra en su dormitorio, era idéntico al que solía utilizar Verónica. Siente una nostalgia de haber vivido experiencias que jamás existieron, o que pronto dejarán de existir. - ¿ Y al despertar qué persona voy a ser ?. Me pregunto debido a que en los últimos días todo ha sido tan extraño y apenas tengo recuerdos muy desquebrajados en mi mente. - No puedo hacerlo sola. Tengo miedo de lo que pueda reflejar este endemoniado espejo. Espero varios minutos antes de colocarlo frente a mi rostro. Sueño con ver el reflejo de la hermosa mujer que tanto adoraban todos ver. Y la media noche está a punto de llegar. Tengo que mirar mi rostro o todo habrá sido en vano. Pienso en Matt por última vez. - Ha llegado el momento. Pero no es mi rostro el que se refleja. Después de un momento lo entendió, sin importar los esfuerzos por alterar el destino, lo que ya estaba predestinado a suceder, simplemente sucederá, y sus miedos empezaron a esfumarse. Ella se había quedado en ese lugar para siempre y jamás volvería a salir, ese era el plan que Samantha había preparado, los separaría por siempre, y le habría dado al mundo una segunda oportunidad. Sin ella, ni su deseo de venganza y maldad. Miró nuevamente el espejo y observó el cabello negro y esos ojos marrones brillar con gran fuerza. El rostro tan afable y jovial de Jake, sonreía a través del espejo.

- 43 -


VIERNES, 11 de abril Jess salía ese día tarde de la cafetería. Siempre con la esperanza de verlo nuevamente entrar por aquella puerta de cristal, siempre con los mismos ojos llenos de alegría como la primera vez que lo vio en el laboratorio de los sueños robados. Así lo llamaba ella. Y ese día, al cerrar la puerta, una voz muy familiar le llamó la atención. - Jamás me dijiste que yo sufría alucinaciones. - Para que luego te metieran a un manicomio. ¿ Acaso estas loco ?. ¿ Quien me hubiese dado este lugar para trabajar y me hubiese besado como lo has hecho ?. Ni siquiera lo negaba, Jess sabía a la perfección que Jake nunca fue alguien ordinario. - Sabes lo que va a pasar verdad Jess. - Me temo que sí. Jamás debiste haber creado la ¨Aeternam¨. Así es como la llamabas si no me equivoco. - Ahora me arrepiento de eso. - Pues no deberías hacerlo. Aun no la has creado. - Pero el desenlace va a ser desagradable. - No lo creo. Ahora puedes decidir cambiar las cosas. Puedes llegar a ser una mejor versión de ti. -Sigo sin ver la manera de arreglar lo que aún no he hecho. - Déjame ayudarte. Y con un lento, y apasionado beso, Jess lo transportaba a un nuevo mundo, uno muy placentero y eterno, del cual Jake jamás volvería, mientras la hoja afilada de un cuchillo, le atravesaba por un costado hasta llegar a su corazón. Y Jake cayó a un vacío infinito.

- 44 -


Fue la primera vez que dormía sabiendo con exactitud que al fin podría descansar con la certeza de no volver a despertar, porque todo lo que está predestinado a suceder, simplemente sucederá.

- 45 -


Etapa III – Los sueños de quienes nunca duermen Fue la noche más larga del once de abril que jamás había vivido. Jess se encontraba llorando desconsoladamente en su recámara, mientras abrazaba fuertemente el diario de apuntes de Jake. No podía sacar la imagen de su mente, ver su cuerpo sin vida, sus ojos perdiendo todo el brillo, su recuerdo le atormentaba incesantemente. Lo había leído por completo, había vivido todas las memorias rotas de su amado y conocía por completo la fórmula que había desatado todo este mal. Pero eso no le interesaba, no quería vivir eternamente. Lo que necesitaba era volver. Al lugar donde empezó todo para ella. Si Jake pudo regresar a enmendar sus errores, pues ella también lo haría. Se secó las lágrimas y empezó a ordenar su departamento. Esa noche esperaba visitas. Y sabía muy bien que esa persona era demasiado puntual. El tiempo era invaluable, no daba lugar a segundas oportunidades, a pesar de que solo ella sabía como recuperarlo. Y la puerta sonó. - 46 -


- Hola Jess. Mira, he traído el dinero para pagarte del café. Su voz tan agradable hacía que el ambiente se iluminara a pesar de haber sido un día tan sombrío. - No estoy de humor para bromas, Verónica. Dime cuál es el precio que debo pagar. Porque creo que ya he cumplido con el requisito que tu madre exige. Verónica sonrió ampliamente y luego un brillo maligno se iluminó muy en lo profundo de sus ojos. - Jess, cierra los ojos y respóndeme algo. - ¿ Dónde crees que estamos ?. Jake abrió los ojos asustado, sentía como si la propia muerte lo hubiese visitado a su casa. Estaba solo, y colocando las manos en su rostro, rompió en llanto. Hasta que finalmente se volvió a dormir.

- 47 -


sssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss

vvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvv

- 48 -


El diario de una memoria rota