Page 1


Responsables de la Edición: Manuel Pastor Jaime López Begoña Manzanera Redacción y Edición: Instituto de Estudios Comarcales Hoya de Buñol-Chiva Apdo. de Correos 91 • 46360 Buñol (Valencia) www.iecomarcales.org • e-mail: iec@iecomarcales.org Colaboran:

CONSELLERIA DE CULTURA, EDUCACIÓN Y CIENCIA

Agradecimientos: Ayuntamientos de la Comarca Imprime: ISSN: 1138-0675w Depósito Legal: V-2243-1997


Número 9. Año 2010

ÍNDICE

UNA CUESTIÓN ABIERTA: 1609-2009, 400 años de la expulsión de los moriscos - El problema morisco, de la persecución inquisitorial a la expulsión - Pero ¿Quiénes eran los moriscos?

7 19

PREMIOS DE INVESTIGACIÓN 2009 - 1º. El Pico de los Ajos (Yátova) y el poblamiento ibérico entre el Magro y Mijares - 2º. El Conservatorio profesional de Música San Rafael de Buñol... - 2º. Deconstruyendo una vieja batalla: La Acción de Cheste

25 35 49

OTROS TRABAJOS PRESENTADOS - Urbanización y Tráfico: Una pareja feliz - Un breu estudi d’una secció de Turisme Rural en la Coop. Agrícola de Yátova - Motores de la actual dinámica demográfica en la Hoya de Buñol-Chiva

55 67 77

OTROS ARTÍCULOS -

El declive de las últimas estepas de la Hoya de Buñol-Chiva Las huelgas de los obreros de Valenciana de Cementos en el ocaso de la dictadura primorriverista Siete Aguas: 750 años desde la Carta Puebla medieval El Castillo de Buñol y la evolución del valor defensivo

ANEXOS

NOTA: La Redacción no se responsabiliza de las opiniones manifestadas por los autores en sus respectivos artículos.

87 95 111 115

121


Número 9. Año 2010

FEDERICO VERDET GÓMEZ Historiador. Prof. IES nº 3 de Cheste

El mudejarismo fue una suerte de solución que posibilitó la convivencia entre cristianos y musulmanes, a pesar de consagrar un status de inferioridad y segregación para esta minoría étnica. La conversión forzosa al cristianismo planteó el problema morisco, que no pudo resolverse sino con la expulsión de los nuevos convertidos, hace ahora 400 años. contra los nuevos convertidos. De hecho, la población de origen musulmán siempre mantuvo sus ceremonias religiosas, ya que formaban parte de la identidad cultural de este pueblo. Los alfaquíes, presentes en todas las comunidades moriscas, cumplieron un papel esencial en el mantenimiento de la cultura árabo-islámica5. La tolerancia hacia los mudéjares se fue trocando en intolerancia, a partir de su bautismo forzoso y su conversión en cristianos nuevos o moriscos, aunque hasta mediada la centuria, se prorrogó su status de mudéjares, en virtud de los acuerdos entre Carlos I y los cristianos nuevos6. La inhibición inquisitorial no se impuso en Toledo, en 1526, pero sí lo hizo en Madrid, en 1543, cuando se decidió “la suspensión del exercicio del Sancto Officio de la Inquisición, que por cierto tiempo no entienda con vosotros”7. Halperin Donghi8 distingue dos fases en la actitud de las autoridades políticas y religiosas frente a los nuevos convertidos: una primera de conversión y evangelización (1520-1570) y una segunda, después de la rebelión de los moriscos granadinos, de represión y predicación (1570-1609). La intolerancia sólo adquiriría caracteres alarmantes en el reinado de Felipe II. Disponemos de algunos datos sobre la incidencia de las campañas de evangelización en nuestra comarca. En el proceso inquisitorial a fray Bartolomé de los Ángeles (jesuita que predicaba el Evangelio en lengua árabe), en el año 1544, el cura de Macastre, Juan Llana recuerda el

1. De la solución mudéjar al problema morisco En general, la nobleza obtenía grandes beneficios de sus vasallos musulmanes. Por un lado, suponían una mina casi inagotable, al ser objeto de exacciones de todo tipo, por otro, se valía de los mudéjares para dominar a sus vasallos cristianos, otra razón más para protegerles y permitirles proseguir con sus costumbres y prácticas. En numerosas ocasiones, se denunció la actitud de la nobleza: “está entendido por diversas vías que los señores de vasallos moriscos favorecen a los dichos convertidos de moros para lo que se ha de hacer en su instruction y reformacion sea por forma aparente y no con la existencia que el buen suceso del negocio requiere”2. Los moriscos de Cortes de Pallás pagaban a su señor una tasa especial a cambio de practicar libremente sus ritos y costumbres; incluso, parece ser que personalmente asistía a sus casamientos y celebraciones3. Cuando, en el año 1609, se le interrogó a Francisco Çohot, de Yátova, sobre su tardanza en denunciar ante la Santa Inquisición a su convecino Francisco Huceyt, respondió que había tenido miedo de su señor “y todavía está con temor que si el conde de Buñol supiese que éste ha testificadoles a los dichos le haría mucho daño, porque le pesa mucho que sus vasallos sean presos”4. Costumbres y prácticas no sólo consentidas por los señores feudales sino, hasta cierto punto, reconocidas por las autoridades que impedían a la Inquisición actuar

1. Este artículo forma parte de mi último libro: VERDET GÓMEZ, Federico, (2010), Los mudéjares y moriscos de la Hoya de Buñol-Chiva, Casa de la Cultura de Chiva. 2. BORONAT Y BARRACHINA, Pascual, (1901), Los moriscos españoles y su expulsión, tomo 1, p. 29, Proceso contra D. Sancho de Cardona, Almirante de Aragón. 3. Archivo Histórico Nacional (en adelante, A.H.N), Inquisición, libro 913, ff. 459-460, 22 de abril de 1575, en HALICZER, Stephen, (1993), Inquisición y sociedad en el reino de Valencia (1478-1834), Alfons el Magnànim, p. 403. 4. AHN, Inquisición, legajo 551, exp. 37, en HERNÁNDEZ GUARRO, Daniel, (2009), Hace cuatro siglos. Moriscos en la Hoya de Buñol, p. 44. 5. En Chiva, conocemos a uno que actuaba inmediatamente antes de la expulsión, era un sastre que circuncidaba ocasionalmente con un par de tijeras, a cambio de una módica compensación. 6. BENÍTEZ SÁNCHEZ-BLANCO, Rafael, (2001), Heroicas decisiones, p. 110. Benítez desenmascara “el mito de los cuarenta años”. Se basa en la declaración del inquisidor general Manrique: “que se haría con ellos (moriscos valencianos) lo que se hizo con los nuevamente convertidos del Reino de Granada, es a saber, que por cosas livianas y achaques que se hiciesen por descuido, no siendo ceremonias de su dañada secta de Mahoma, salvo cosas en que podrían caer por la vieja costumbre y no por se apartar de nuestra Sancta fee (...) serían benignamente tratados”. 7. JANER, Florencio, (1857), Condición social de los moriscos de España: causas de su expulsión y consecuencias que ésta produjo en el orden económico y político, n.º 51, p. 235 8. HALPERIN DONGHI, Tulio, (1980), Un conflicto nacional en el siglo de oro, Alfonso el Magnánimo, Valencia.

[7]


REVIST de la comunidad morisca”18. La animadversión encarnizada de las autoridades religiosas hacia los alfaquíes deriva de su función como sostenedores de la lengua árabe, la religión y las costumbres islámicas. En este contexto, se prohibió poseer libros o escritos en caracteres arábigos (1564), medida que perseguía dos objetivos al mismo tiempo: “la destrucción de la cultura escrita morisca y la inhabilitación social de sus transmisores”19. La Inquisición empezó a actuar no sólo sobre los alfaquíes sino sobre los prohombres de la morería, rompiendo, así, la solidaridad de la comunidad morisca. Una vez iniciado un proceso, el miedo a la Inquisición actuaba como desencadenante de nuevas delaciones y nuevos procesos, circunstancias que se dieron en nuestra comarca, afectando a moriscos de Buñol, Cheste, Chiva, Turís, Yátova y Macastre20. En realidad, la sociedad mudéjar rural presentaba una gran complejidad, aun cuando la mayoría de la población estaba compuesta por pequeños campesinos, también encontramos familias ricas y prestigiosas que ejercían un poder indiscutible sobre los demás miembros de la comunidad. Un ejemplo extremo vendría representado por los Abenamir de Benaguacil. Estas familias poderosas jugaron un papel de intermediarios entre la sociedad morisca y las autoridades cristianas, aunque sería necesario precisar su traducción política21. Los Abenamir no eran los únicos moriscos que se consideraban descendientes de reyes. Cerdà de Tallada, a propósito del cabecilla rebelde Visent Turixí, comenta: “És de notar que aquest morisco tenia brios y pretensions de que era desendent dels reys de Xàtiva, de quant era aquest Regne de moros, y també ni avia altres en lo Regne que pretenien desendir de rey moro, com eren lo alamí de Alasquer, que es deya Lluís Acquer, que pretenia ser desendent dels reis de Alcira, y los Guallits de Benimòdol, arrabal de Xátiva y Sogorb y del lloch de Turís, que pretenien desendir dels reis de Carlet. I en dit lloc de Turís ni avia altres descasades amb

esfuerzo de ambos para convertir a los moriscos y, concretamente a un tal Luis, rememora sus conversaciones en torno a la necesidad de fundar un “Seminario para muchachos convertidos9. Y añade que Fr. Bartolomé quería ser solo en la predicación”10. Como es sabido, fray Bartolomé de los Ángeles hubo de hacer frente a la tenaza formada por curas y señores, que acabaría con su procesamiento, justificado por sus benévolas disposiciones frente a las prácticas musulmanas11. La política de dotar con sacerdotes a las parroquias de moriscos se plasmó, en la Hoya de Buñol, en la desmembración de las diferentes iglesias respecto de la de Siete Aguas, en el año 157412. Las autoridades eclesiásticas reglamentaron minuciosamente las rentas que correspondían a cada una de ellas, en un intento de garantizar unos ingresos mínimos y, de esta manera, atraer a sacerdotes que se hicieran cargo de ellas13. El fruto de estas medidas fue limitado. En Macastre, Aliadi Çahat, fue procesado por moriscado, en el año 152214. Cuando los agentes de la Inquisición actuaron en Yátova descubrieron que había muchos moriscos sin bautizar y 17 estaban circuncidados15. Aun así, hubo conversiones sinceras, como la de Baltasar Alaqua, hijo del alfaquí de Yátova que “se ha convertido de corazón al escuchar las predicaciones del cardenal Alejandrino (arzobispo Ribera). El hecho es confirmado por el rector”16. En efecto, así, lo atestiguó Juan Pastor, cura párroco de Yátova17. El prestigio de los alfaquíes encargados de mantener vivas las tradiciones, en todas las comunidades moriscas, demuestra el fracaso de las políticas de asimilación de los cristianos nuevos. Por ello, se abrió el camino de la represión. En este sentido, y para evitar cualquier tipo de resistencia, las autoridades procedieron al desarme de los moriscos, a principios de febrero de 1563. En efecto, la Inquisición emprendió una nueva fase de persecuciones, aunque más selectiva: “concentró su atención en descabezar a los líderes religiosos y políticos

9. BENÍTEZ, Heroicas Decisiones, p. 140. A partir de 1534, Antonio Ramírez de Haro trató de llevar a efecto la creación de parroquias en los lugares de moriscos y de un colegio para niños moriscos de Valencia. El Colegio, sobre esta base, fue realizado por Juan de Ribera. 10. BORONAT, ibidem, p. 490. 11. DOMÍNGUEZ ORTIZ, Antonio-VINCENT, Bernard, (1978), Historia de los moriscos, Madrid, p. 97. 12. Archivo de la Curia Arzobispal de Valencia, Libro de elecciones, dismembraciones y dotaciones de las Iglesias parroquiales de los lugares nuevos convertidos a la nueva fe católica, año 1574, citado por PÉREZ SOLER, Vicente, (1974), La Hoya de Buñol: la tierra y el hombre, p. 87. 13. Memorial Ajustado, ff. 106 y ss. Así, por ejemplo, en relación a Macastre, se afirma: “Este Lugar consta de ciento y cincuenta casas de cristianos recién convertidos: fue separado de la Iglesia parroquial de Siete-Aguas, y erigida su Iglesia en parroquia bajo la invocación de Santa Bárbara, y se le dio por anejo el lugar de Alboraig, que consta de cincuenta casas de cristianos recién convertidos, cuya Iglesia tiene por advocación San Jaime. La dotación de esta Iglesia fue de treinta libras, de las cuales veinte se pagasen de los dos mil ducados de la Mesa Arzobispal; y siete libras y diez sueldos de las Primicias del lugar de Siete-Aguas, y dos libras y diez sueldos de las tierras y rentas de las antiguamente llamadas Mezquitas; cuyo Cura, en los domingos y fiestas, deba celebrar dos misas, una en la Iglesia del lugar de Macastre, y otra en la del lugar de Alvoraig”. 14. GARCÍA CÁRCEL, R., (1976), Orígenes de la Inquisición española. El tribunal de Valencia, 1478-1530, ed. Península, Barcelona, p. 251. 15. GARCÍA CÁRCEL, R., (1976), ibidem, p. 202. 16. HALPERIN DONGHI, Tulio, (1980), Un conflicto nacional en el siglo de oro, Alfonso el Magnánimo. Valencia, p.111. 17. A.H.N., Inquisición, leg. 548/ 1 exp. 7, 13 de marzo de 1573, en HALICZER, Stephen, (1993), Inquisición y sociedad en el reino de Valencia (14781834), Alfons el Magnàim, p. 390. “... Baltasar Alaque, un destacado alfaquí que fue conmomedoramente impelido a una conversión formal al cristianismo gracias a una campaña misionera”. 18. HALICZER, Stephen, (1993), Inquisición y sociedad en el reino de Valencia (1478-1834), Alfons el Magnànim, p. 411. 19. LABARTA, A., “Inventario de los documentos árabes contenidos en procesos inquisitoriales contra moriscos valencianos conservados en el A.H.N. de Madrid (legajos 548-556)”, Al-Qantara, I, 115-164, p.116. 20. LABARTA, Ana, (1980), ibidem, p. 157. Entre estos procesos, se hallan los de Gaspar Faena de Turís (leg. 551/7), Baltasar Alaqua (leg. 548/7) y Francisco Huçeit (leg. 551/37), ambos de Yátova, y Francisco Perrín (leg. 554/3), de Macastre. 21. VINCENT, Bernard, “Les frères Berrio, marchands morisques grenadins”, 923

[8]


Número 9. Año 2010

los metexos brios, la una nomenada [en blanc], del reis de Buñol, y l´altra [en blanc], del reis de Sogorb”22. El anonimato de los delatores, habitual en los procesos de la Inquisición, al posibilitar que ni los acusados ni sus defensores llegaran nunca a conocer a los autores de las denuncias, abrió el camino a las venganzas, con acusaciones falsas, que respondían a agravios personales. Se supo explotar con habilidad el rencor de los moriscos pobres hacia sus correligionarios ricos e influyentes. Este es el caso, recogido por Halperin Donghi, de un morisco rico de Yátova, Baltasar Alaqua, que ostentó el cargo de justicia, creándose numerosos enemigos en el ejercicio de su cargo. Fue acusado, por convecinos agraviados, de delitos imaginarios23. Algo semejante le sucedió a Miguel Morçi, de Chiva. Cuando se le preguntó sobre quién sospechaba que lo había denunciado, no lo dudó un momento. Acusó a unos correligionarios a los que mandó detener cuando fue justicia (a uno de ellos, por ladrón) “u otra persona pobre”. Probablemente, éste sea también el caso de Francisco Huceyt de Yátova que, al ser designado colector de una «tacha» de la aljama, chocó con algunos vecinos, entre ellos Domingo Çohot. El enfrentamiento acabó en una agresión al colector, a consecuencia de la cual el agresor, primero, fue encarcelado en el castillo de Buñol, después, juzgado y condenado a galeras. Huceyt puede ser considerado como una víctima de la venganza familiar, siendo denunciado por un sobrino del galeote, Francisco Çohot que también había sufrido pena de privación de libertad, en las cárceles de las torres de Serranos24. Finalmente, la Inquisición había encontrado un instrumento efectivo para minar la cohesión de la comunidad morisca, con resultados óptimos para sus designios. La delación por parte de los propios familiares solía ser consecuencia de las torturas y de las enormes presiones psicológicas sobre los detenidos. En el año 1571, Joan (Ahmed) Zambaroc, de Buñol, fue denunciado por su consuegro, Domingo Uneyni25, sin duda, aterrado de caer, por segunda vez, en manos de las autoridades26. En efecto, en el año 1568, Domingo Ureny, nuevo convertido de Buñol, había sido acusado de dar muerte a un hombre y raptar a una mujer soltera. Finalmente, después de ser delatado, fue detenido y procesado27. La condena a los herejes y, especialmente, a los relapsos podía ir acompañada de la confiscación de sus bienes, arruinando así, y de forma definitiva, el futuro de

la familia. Para eludir semejante adversidad, los representantes de los moriscos y del Santo Oficio entablaron negociaciones que finalizaron con la firma de la concordia del año 1571, por la que éste obtenía una renta anual fija y sus víctimas alejaban la amenaza de la confiscación28. No todas las aljamas la suscribieron, pero, entre las que primero cedieron y firmaron, se encuentran las de la Hoya de Buñol y Chiva29, excepto las de Yátova30 y Cheste31, pues ambas se citan en el llamamiento a las aljamas que no habían firmado la Concordia con el Santo Oficio, datado en los últimos días de ese mismo año. Según Benítez, la Concordia de 1571 debilitó a los Abenamires que antepusieron sus intereses particulares, ya que, ante todo, intentaron salvar su patrimonio en riesgo de ser expropiado en beneficio de su señor, el duque de Segorbe, de ahí el desencuentro entre señores y líderes moriscos. Los Abenamires salieron relativamente bien parados gracias a que contaban con el respaldo del príncipe de Éboli, Rui Gómez, cuyo patrimonio valenciano, valorado en más de 30.000 ducados, administraban32. En esta línea de investigación, habría que interrogarse sobre la evolución del liderazgo de los moriscos. Sería necesario plantearse hasta qué punto la dura persecución de los alfaquíes, en los años 1567-71, y la crisis de los Abenamires (Hernando Abenamir había sido condenado y Juan y Cosme corrían grave peligro de seguir la misma suerte), provocaron cambios importantes en la dirección de la minoría morisca33.

2. Consecuencias de la rebelión granadina La Guerra de Granada va a incidir de una forma decisiva en la convivencia de moriscos y cristianos. Para Domínguez Ortiz, “la fecha de 1570 señala el corte más brusco en la historia de los moriscos”34, pues a partir de entonces se definió con precisión el antagonismo entre dos comunidades cuyas actuaciones se miraban recíprocamente siempre con suspicacia. La corriente de solidaridad, apoyo y simpatía de los moriscos valencianos hacia los sublevados de Granada está fuera de dudas. Incluso en comunidades tan pequeñas como la nuestra se ha podido constatar prédicas de los alfaquíes, incitando a la rebelión, en su criterio, única forma de alcanzar el cielo. Para explicar porqué esta solidaridad no se manifestó de forma armada, desde luego, hemos de

22. CERDÀ DE TALLADA, Maximilià, (1609), Relació verdadera molt en particular de tot lo que ha pasat en la extració dels moriscos del present Regne de Valencia y depopulació de aquell, en LOMAS CORTÉS, Manuel, (2010), El desterrament morisc valencià en la literatura del segle XVII (els “autors menors”), p. 53. 23. HALPERIN DONGH, ibidem, pp. 94-5. 24. AHN, Inquisición, legajo 551, exp. 37, en HERNÁNDEZ GUARRO, Daniel, (2009), Hace cuatro siglos. Moriscos en la Hoya de Buñol, pp.42-3. 25. HERNÁNDEZ GUARRO, D., ibidem, p.36. 26. Ibidem. 27. Archivo del Reino de Valencia (en adelante, A.R.V.), Real Cancillería, n.º 1333, ff. 9, 14vº, y 151vº. 28. Los moriscos aceptaban entregar al Santo Oficio una contribución anual de 50.000 sueldos, a cambio de que no les fueran confiscadas sus propiedades ni se les impusiera una multa superior a 10 libras, en caso de ser condenados por la Santa Inquisición. 29. BENÍTEZ SÁNCHEZ-BLANCO, Rafael, (2001), Heroicas decisiones. La monarquía católica y los moriscos valencianos, p. 262. 30. A.R.V., Real Cancillería, libro 1333, p. 302vº31. Ibidem. 32. BENÍTEZ, Heroicas, p. 263. 33. Ibidem, p. 264. 34. DOMÍNGUEZ ORTIZ, Antonio.-VINCENT, Bernard, (1984), Historia de los moriscos, Madrid, p. 57.

[9]


REVIST grans crits, dient alto:¡anem a la terra bona de promisió!”42. El antagonismo entre ambas comunidades se manifestaba en el trato cotidiano, en el día a día. Así, las propias autoridades valencianas reconocían que a consecuencia “de la rebellio dels moriscos del regne de Granada, los moriscos del present regne son maltratats de cristians vells, aixi de obres com de paraules ynjurioses, ynquietant, conmovent y desasossegant a aquells”43. En este contexto, nada tiene de extraño que “certs moriscos, nous convertits del present Regne tenen concert y sen volen passar en allende”44. Algunos lo intentaron y fracasaron, como los del arrabal de Gandía, Oliva, Palmera, etc45. Otros lo consiguieron, como los de Gata que surcaron el Mediterráneo con otros de Argel, embarcando en la costa, entre Benisa y Teulada46. La llegada de granadinos reforzó los vínculos entre moriscos y su antagonismo frente a los cristianos viejos. En la documentación de la época, se denuncia la compra o rescate de moriscos granadinos, contraviniendo los fueros47. En una ocasión, el vendedor ha sido identificado: se trata de un caballero de Orihuela que “havía venut a certs moriscos del dit present regne tres morisques y una criatura de mamelles, portades del regne de Granada, contravenint a les reals pragmatiques”48. Precisamente, un morisco de Macastre, Alí Adasint había comprado a Francisco Calatayut una morisca de Granada, repudiando a su esposa, una mujer de Alborache, hija del sastre. El divorcio de los cónyuges, a su vez, permitió que la mujer repudiada se casara con Amet Meyat, también vecino de Macastre49. La Real Audiencia dio orden de detener tanto al morisco que había rescatado a la granadina como a ésta. Quizás, las actuaciones de una cuadrilla de bandoleros moriscos, integrada por valencianos, sarracenos de allende y de la rebelión de Granada, “los quals han mort y cativat alguns christians y fet altres danys”50, contribuyó a incrementar el recelo con que se contemplaban ambas comunidades.

considerar el desarme morisco del año 1563 y el aislamiento fronterizo entre ambos territorios. Quizás, otro elemento a tener en cuenta fue la intimidación que suponían las bandas de aventureros y guerreros dispuestos a cometer cualquier desafuero, a la menor excusa, o sin excusa. Así, lo confirma la documentación de la Cancillería Real: “Molts del present Regne y del de Aragó se vien anats al de Granada y sens licencia ni orde del general y capitans de Sa Magestad haurien fet diverses corregudes y saquejat en dit Regne de Granada molts locs de moriscos axí del rebelles com dels que eren de la obediencia de Sa Magestad captivant aquells y aportanlos al present Regne y venetlos a diverses persones com a esclaves y persones cativades per bona guerra35. El fracaso de la rebelión morisca de Granada generó un clima de inquietud entre todos los moriscos de los reinos hispánicos. Por esta razón, algunos políticos propugnaban una política de cautela y moderación respecto a los rebeldes. Esta actitud condescendiente se manifiesta en algunos documentos oficiales: “Juan Vazquez de Salazar, secretario, no opinó como la Junta de población que se echara á galeras los moriscos vueltos de Granada sin ser oídos, mucho menos hallándose alterados los de Aragon y mas los de Valencia. Opinó que se publicaran bandos haciéndolos salir de allí, y que luego se les condenara á los inobedientes, marzo de 1582”36. Las fuentes parecen justificar estas suspicacias. El año 1569 está plagado de detenciones de moriscos sorprendidos con armas, numerosos casos recorren toda la geografía valenciana. Se detiene a moriscos de la Vall de Ayora37, Tous38, Vall de Segó39, Turís40, etc. En lo que atañe a nuestra comarca, hemos de añadir la orden de las autoridades tendente a detener aun morisco granadino, Alonso Hernández, que junto a Çahat Desendido, morisco de la Hoya de Buñol “hauria fabricat armes prohibides”41. Los sospechosos fueron buscados por Buñol, Macastre, Yátova, Boxot, Otonel y Millares. Quizás, los hechos más sorprendentes fueron los ocurridos en la Vall d´Albaida: “a 14 dies del mes de juny propassat (1569), entre les deu y les onze hores de la nit, poch mes o menys, Gaspart Chenet, Gaspar Valenci (alias ziquet), Hierony Xerruch (alias Sayran), Joan Ganín (alias Aceda), tots nous convertits, vehins del lloch del Rafolet de la Pobla dita del Duch de Gandia, eo, de Castelló de Rugat, ensemps, ab altres nous convertits vingueren al dit loch de Castelló de Rugat ab un tamborinet puant y ab uns bastons al coll ab metges enceces en les mans, cridant

3. Procesos inquisitoriales La Inquisición no sólo perseguía las prácticas criptomusulmanas y herejías, sino también otras costumbres moriscas que entraban en colisión con las costumbres cristianas, como los matrimonios consanguíneos, los divorcios y la bigamia, prácticas muy extendidas. En los procesos

35. A.R.V., Real Cancillería, 1332, f. 13vº. 36. JANER, Florencio, (1857), Condición social de los moriscos de España: causas de su expulsión, y consecuencias que esta produjo en el orden económico y social, p. 273. 37. A.R.V., Real Cancillería, 1332, f. 40. 38. Ibidem, f. 59vº. 39. Ibidem, f. 128vº. “Los novament convertits de la Vall de Segó se haurien alzat (...), se hauria seguit alguna alteració...” 40. Ibidem, ff. 131-131vº. 41. Ibidem, f. 184vº 42. Ibidem, f. 79vº. 43. Ibidem, f. 83. 44. Ibidem, f. 194vº. 45. A.R.V., Real Cancillería, n.º 1334, f. 64. Año 1571. 46. A.R.V., Real Cancillería, n.º 1349, f. 102. Año 1595. 47. A.R.V., Real Cancillería, n.º 1333, f. 27. 48. Ibidem, f. 53vº. 49. Ibidem, f. 190. 50. A.R.V., Real Cancillería, n.º 1335, f. 64. Año 1574.

[ 10 ]


Número 9. Año 2010

alarbe -había nacido en Tremecén, Berbería- vecino de Buñol, Pedro (Amet)55, que estaba preso en las cárceles secretas del Santo Oficio, acusado de ejercitar las ceremonias musulmanas, práctica común en la zona, según el mismo admitió56. Amet fue uno de los cinco alarbes que testificaron contra Cosme Abenamir57. Aseguró haber visto a los Abenamires hacer la zala y guardar el Ramadán. Insistió en sus insistentes recomendaciones para que mantuviera su fe islámica y no se convirtiera en cristiano. Además, confirmó la bigamia de don Hernando, pues dijo haber visto la escritura de matrimonio del Abenamir con una alarbe, Victoria Filomena (Ysse, de nombre musulmán). Por último, Amet dijo ser testigo de la llegada de una hechicera, Nadara, que se había desplazado desde la Vall de Elda hasta Benaguacil, a requerimiento de Don Cosme, con la finalidad de descubrir un tesoro oculto. El fiscal de la Inquisición pidió la prisión para Don Cosme Abenamir después de la declaración prestada por el rector de Chiva, mosén Miguel Jerónimo Sampere que confirmó la denuncia de los alarbes58. Este morisco denunció a todos los alfaquíes de la zona, entre ellos, a Miguel Xixonet de Chiva, un sastre que, además de ejercitar la medicina, enseñaba Alcorán y las prácticas mahometanas a los muchachos moriscos59. Xixonet, personaje fundamental de la aljama, al que se recurría siempre que había un problema, actuaba también como “escribano para los censales y otras cosas”. Funciones semejantes cumplía, hacia el año 1568, Diego Cacim, Alamin de Yátova, quien, junto a su hijo, Jerónimo, Çohot y Yucefal Rotayl, se desplazaba frecuentemente a Valencia con la finalidad de “tratar de los pleitos de los moriscos”60. En el primer auto de fe, celebrado, en 1568, en Valencia, salieron como penitenciados, entre otros, D. Hernando Aben-Amir y Xixonet de Chiva61. Los procesos inquisitoriales afectaron a otros moriscos de Chiva. Miguel Muza, que había sido síndico de Chiva en los años 1569-70, fue víctima de la Inquisición. A Muza, los testigos le atribuyeron los siguientes cargos: “Primero que quando en 1570 fue Justicia traia arrastrado por el suelo la cruz de la vara de su dignidad; segundo, que nunca hablaba ni ecribia sino en algarabia; tercero, que

conservados, al menos en dos casos, se acusó de bigamia a los herejes moriscos. En el año 1566, Francisco Renday, morisco de la Hoya de Buñol afincado en Cuenca, fue procesado por el tribunal de la Inquisición de dicha ciudad. Se le acusó de mahometismo, delito que reconoció, pues admitió haber sido instruido en el Islam por alfaquíes, cuyos nombres citó, de los que aprendió el Corán y las oraciones musulmanas51. Varios moriscos valencianos sufrieron la misma suerte, ya que no eran conscientes de que la moratoria regía sólo en Valencia. Entre ellos, unos moriscos establecidos en Requena que “como tales (moros) no avían oido misa ni confesado ni comulgado, ni guardado fiesta, ni hecho obra de cristiano, ni sabían las oraciones de nuestra madre yglesia, ni santiguarse, aunque el clérigo llamava con la campana”52. Además, los moriscos valencianos establecidos en la provincia de Cuenca se habían convertido en verdaderos propagadores de la fe islámica, al proceder de un reino muy islamizado. En el año 1567, Juan y Luis Alhaçes, asentados en Requena, propagaban la Anunciación, a la manera islámica. Según estos moriscos valencianos: “quando el ángel San Gabriel vino a anunciar a Nuestra Señora la Virgen María que en ella avía de encarnar Nuestro Señor Jesú Cristo, avía traydo una mançana. le abía dicho que aquella mançana le enviaba Dios y que Nuestra Señora le avía tomado y olido y con el olor se avía hecho preñada”53. Mientras, los moriscos de Valencia creían tener razones para el optimismo, según informes de un delator. Los caballeros aseguraban a los moriscos que los obispos “no haran otra cosa más que los caballeros quieran (...) que ya tienen al arçobispo de su mano y principalmente al de Tortosa q. esta en casa del señor de Buñol y al obispo de Origuela que posa en casa de la condesa de Oliva”54. No obstante, en este mismo año, está fechado el primer proceso de la Santa Inquisición del tribunal de Valencia del que tenemos noticias. Consecuencia del proceso a Victoria Filomena Abenamir (iniciado en 1563), no puede considerarse como una actuación aislada, sino como prolegómeno de la gran avalancha desencadenada a principios de los 70. El 12 de junio, se inició el proceso contra un

51. CARDAILLAC, Louis, (1979), Moriscos y cristianos. Un enfrentamiento polémico (1492-1640), p. 72. 52. CARDAILLAC, ibidem, 26. 53. CARDAILLAC, ibidem p. 244. 54. HALPERÍN DONGHI, ibidem, p. 170, proceso a Pedro Amán. 55. A.H.N, Inqusición, n.º 551/7 y 548/7, en PEÑARROJA TORREJÓN, Leopoldo, (1984), Moriscos y repobladores en el Reino de Valencia: La Vall d´Uxo (1525-1625), Valencia, Del Cenia al Segura ibidem, p.129. No sabemos las circunstancias por las que este argelino estaba en Buñol. Sin embargo, conocemos un mecanismo que se repite insistentemente. Al tomar presos a berberiscos, se les vende en pública subasta, como esclavos. Algunos moriscados dejan en sus testamentos bienes para rescatar a estos esclavos que, de esta forma, pasan a ser libres, con la posibilidad de integrarse en la comunidad morisca o huir a Berbería. Esta forma de actuar responde a una manifestación clara de islamismo, propia de creyentes piadosos. 56. BORONAT Y BARRACHINA, Pascual, (1901), Los moriscos españoles y su expulsión tomo 1, p. 544. 57. AHN, Inquisición, legajo 548, exp. 1, en BENÍTEZ SÁNCHEZ-BLANCO, Rafael, (2008), “Solidaridad islámica: el rescate de cautivos moros por los moriscos”, Estudios de Historia Moderna. En homenaje a la profesora Emilia Salvador Esteban, Valencia, tomo II, pp.790-2. Para Benítez: “Todos los indicios apuntan a que estamos ante el rescate de la hija de un miembro de la elite tunecina realizado ex profeso por un integrante de la valenciana con el ánimo de tomarla como segunda mujer”. 58. BENÍTEZ, ibidem, p.793. Para el historiador de los moriscos, las denuncias de los alarbes respondían a “la falta de lazos familiares y de integración en la comunidad (que) pueden explicar su menor resistencia ante la presión inquisitorial”. 59. BORONAT Y BARRACHINA, Pascual, (1901), ibidem, pp.544-5. 60. CARRASCO, Raphael, “Les morisques levantins a la croisseé des pouvoirs”, Actes du II Symposium internacionale du C.I.E.M. sur Religión, identité et sources documentaires sur les morisques andalous, Tunis, 1984, pp.147-164 P. 159, 153 y 155., en CÍSCAR PALLARÉS, Eugenio, (1993), Moriscos, nobles y repobladores. Estudios sobre el siglo XVII en Valencia, Alfons el Magnànim, p. 76. 61. DÁNVILA COLLADO, Manuel, (1888), La expulsión de los moriscos españoles, Cuarta Conferencia, Madrid, p. 138.

[ 11 ]


REVIST quando llegaba la pasqua de Ramadán, enviaba sus cartas y emisario por todos los lugares vecinos para que se celebrara aquella fiesta según el rito mahometano; cuarto, que a ciertos niños, deudos suyos, que andaban a la escuela a leer castellano y deprender las cosas y oraciones de la iglesia el dicho Miguel Muza los ha quitado de la escuela y les enseña en su casa el alçoran y las ceremonias de moros que son las cosas que ellos saben, por salvarse; quinto, que reunia en su casa hombres y muchachos para leerles un libro que tenia en algaravia con cierta disputa entre Cristo y Mahoma, en la qual este vencia a aquel; sexto, que segun las leyes proscritas de los moros, hacia y deshacia muchas particiones de dotes entre maridos y mujeres y concertó y desconcertó casamientos todos a la ley de los moros estando el casado dos veces; septimo, que los viernes iba a la acequia de Zacor en la Huerta donde se le veia hacer sus abluciones y zalas, al rito mahometano; octavo, que cada año en la Pascua de la Aldehea mataba un macho cabrío en su casa en secreto y lo repartia entre sus hijos para aldehear; finalmente que habia retajado a un muchacho, deudo suyo, cuidando que de ello no tuviese avise la Inquisisción”62 . Gaspar Faena, alias Çuleman, sastre de Turís63 o a Abrahim Atia, alfaquí de Macastre64 sufrieron procesos semejantes. En el año 1571, Ahmed (Joan) Zambaroc, hijo de Obaydal (Andrés), de 40 años, fue procesado por alfaquí y dogmatizador. Se descubrió que él y sus hijos estaban retajados. Admitió que nunca se había confesado, que no sabía persignarse ni santiguarse ni conocía las oraciones cristianas. Por otro lado, se demostró no sólo que sabía leer y escribir en árabe y aljamía, sino que había enseñado aquellas lengua y escritura a algunos muchachos, además de hacer nóminas que había vendido en numerosos pueblos de Valencia. Al registrar su casa, se le encontraron varios libros y escritos, incautados por la Inquisición. El proceso concluyó con su condena a cinco años de galeras65. Pedro (de nombre árabe, Alí) Çaparron, alfaquí de Yátova, también se vio envuelto en un proceso inquisitorial. Fue acusado de continuar practicando la religión islámica, habiendo “hecho y cometido muy graves y atroçes delitos de heregía y apostasía, haziendo vida y ceremonias de moro”66. Además de los delitos habituales, sobre él pesaban

dos graves acusaciones: ser instructor de alfaquíes, “tiniendo públicamente, en su casa, cátedra” y “al tiempo de las alteraciones de los cristianos nuevos del Reyno de Granada, iva por ciertos lugares deste reyno, persuadiendo a los cristianos nuevos que se alçassen, que no podrían hir á paraíso si no se alçavan”67. Algunas delaciones confirmaron estas acusaciones. En efecto, “en lo dit present Regne que certs moriscos los quals van movent revolució y escandells”68. Unos moriscos de Buñol y Macastre “han descobert y dat inteligencia de certa conmoció que es suscitava dels moriscos d´aquest regne”69, mientras la rebelión de Granada era sofocada y los moriscos granadinos dispersados70. Francisco Xadrix el mayor, Francisco Xadrix el menor (su sobrino), ambos de Macastre y Hieromy Got (de Manises) y Joan Sentido menor (de Millares) habían denunciado a Alí Çaparron y sus cómplices71. Al hacer el registro de su casa no halló escrito alguno porque “los que tenía, teniendo recelo deste Santo Officio, los ha hechado por el río abaxo”72. En septiembre de 1571, Pedro Çaparron, junto con otros moriscos de Yátova -entre ellos, Alí (Jaume) Duch, Obaydal (Miguel) Hastio, Çahat Joya, etc.-, que estaban encarcelados en Chiva, fueron trasladados a la cárcel de Valencia73. Alí Çaparron fue condenado a «relaxación» y entregado al brazo seglar para que se ejecutara la sentencia, aunque no le fueron confiscadas sus propiedades, en virtud de lo establecido en la concordia. En 1572, a Baltasar de Alaqua, hijo del alfaquí de Yátova, fue detenido, después de la denuncia formulada por Obaydal (Hierónimo) Xadid, morisco de Macastre, de 29 años, al que se le acusó de haber “dado nóminas de moros”. Se le acusó de enseñar “la lengua y la escritura arábiga”74, aunque negó poseer libros en árabe, pues los pertenecientes a su padre los vendió a un alfaquí de Carlet. No obstante, se le incautaron documentos aljamiados, escritos por su sobrino, Alí Musa, hijo del barbero de Buñol, cuyo contenido versaba todo sobre doctrina católica, religión que había abrazado después de haber asistido a las predicaciones del cardenal alejandrino. Los textos aljamiados contenían, concretamente, las cuatro oraciones cristianas, los Diez mandamientos y los 14 artículos de fe. Asimismo, hubo de reconocer que recitaba oraciones y hacía prácticas musulmanas hasta su conversión, un año atrás. En el año 1572,

62. BORONAT Y BARRACHINA, Pascual, (1901), Los moriscos españoles y su expulsión tomo 1, p. 263. 63. Ibidem, tomo 1, p. 492. La información procede de A. del R. Colegio de C. Christi. Año 1573, doc. 5 del legajo de moros, moriscos y mudéjares. “Por ejercer los oficios de alfaquí en Turís se formó proceso a Gaspar Faena, alias Çulema, en 1573, acusándole entre otras cosas de que escribía unas cartas con letras arábigas coloradas que ponían a los moriscos por nómina sobre el pecho cuando estaban para morir, a fin de que quedaran limpios de sus pecados, y de que, como estos albaranes, que en lengua arábiga dicen el-heguin y que él vendía a 4 reales y otros a 4 sueldos no los hacen más que los alfaquíes, él debía tener, a pesar de su oficio de sastre, mucho de alfaquí. Depusieron contra el Alí Ramir, lavador de muertos del mismo Turís, y Abrahim Atia o Atea”. 64. Archivo Histórico de la Universidad de Valencia (en adelante, A.H.U.V.), VAR., legajo 10, expediente 15. 65. AHN, Inquisición, legajo 556, exp. 7, en HERNÁNDEZ GUARRO, p. 36. 66. A.H.U.V., VAR., legajo 10, expediente 17. 67. Ibidem. La rebelión morisca de las Alpujarras se desarrolló entre los años 1568 y 1570. 68. A.R.V. Real Cancillería, n.º 1333, f. 51. 69. A.R.V., Real Cancillería, n.º 1333, f. 219, citado por REGLÀ CAMPISTOL, Joan, (1974), Estudios sobre los moriscos, Barcelona, p. 256. 70. DOMINGUEZ ORTIZ, Antonio-VICENT, Bernard, (1978), Historia de los moriscos, Madrid, pp.35 y ss. 71. A.R.V., Real Cancillería, reg. 1333, f. 219. 72. LABARTA, A., ibidem, p.116. 73. A.R.V. Real Cancillería, n.º 1334, ff. 108vº y 122vº). 74. A.H.N., Inquisición de Valencia, leg. 548, n.º 7, citado por GARCÍA BALLESTER, Luis, (1976), Historia social de la medicina, p. 135. Continúa el autor: “Por otra parte, no perdamos de vista que pese a la existencia de una auténtica red clandestina de alfaquíes que enseñaban a leer y escribir en árabe y, por tanto, actuaban como auténticos núcleos de mantenimiento de la tradición islámica, la casi totalidad de los moriscos eran analfabetos”.

[ 12 ]


Número 9. Año 2010

Francisco Abib, en un desafortunado e innecesario alarde verbal, aseguró que Juan Adulí y los jurados de Macastre habían afirmado que “antes morirían en un palo que fueran cristianos”, porque “si no les tornavan las armas y pagasen como christianos que no querían bivir como christianos”81. Entre los jurados de ese año, se encontraba Gerony Atia, hijo del alfaquí del mismo apellido, ya anteriormente condenado por el Santo Oficio82. Este mismo año, Pedro Carçil, morisco de Cheste, sorprendido en la puerta de Quart, cuando iba a entrar a la ciudad a lomos de un borrico, con un texto árabe, fue procesado, en el año 1578. Obligado a retractarse de la sospecha de herejía y apostasía, en un acto público, compareció en él –como era de rigor- con la cabeza descubierta, sendas velas en las manos y una soga atada al pescuezo83. No hemos podido precisar el lugar de origen Francisco Gualit84, nuevo convertido -aunque este apellido, muy extendido por la geografía valenciana, está presente entre los moriscos de Macastre y demás pueblos de la Hoya, dejando su impronta en la toponimia local (Hoya Gualí)que fue procesado y torturado por la Inquisición. En el fragmento del proceso que ha llegado hasta nosotros, se describe las sucesivas fases del tormento, cuya finalidad era la confesión del reo quien, a cada nueva tortura, respondía: “Dixo haber dicho la verdad y no tiene que dezir”85. En el año 1579, la detención de Açen Alondi, morisco de Chiva (que quedó preso en las cárceles del Patriarca), desencadenó una serie de denuncias del cura, Miguel Hieronimo Sempere, contra los miembros más destacados de la aljama de Chiva. Entre los procesados, Huçey Jafer (hijo de Açen), Homaymat Morzi y Cilim Morçi (que había sido justicia). Los hermanos Morçi, cristianos nuevos de Chiva, fueron acusados de imponer nombres arábigos a sus hijos, haberles hecho la circuncisión, practicar el ayuno en el Ramadán y negarse a comer carne de animales no sacrificados por el rito musulmán. Su probada herejía y apostasía imposibilitó su absolución86. Este último, fue torturado y condenado. Por una nota adjunta al proceso, sabemos que “en el tormento que se le dio a este individuo le rompieron el brazo derecho”. Fue condenado a tres años de cárcel en la Misericordia, sentencia más favorable que las recayentes en relapsos, como Honaydal Harrat, que murió como musulmán, gritando que “nunca perdonaría a los que

fue reconciliado en auto público de fe y condenado a la pena de dos años de reclusión, que debía cumplir en las cárceles de la Inquisición, período en el que debía ser instruido en la fe católica75. En este mismo año, también fue procesado el médico morisco de Buñol Damián Açen Dobler que, en este primer proceso, fue condenado a cárcel perpetua y más tarde reconciliado, aunque luego reincidió en la apostasía y, ya como relapso, fue procesado de nuevo quince años más tarde. Sin embargo, debió escapar a un castigo demasiado severo, pues, en el año 1605, se le acusó de participar en la conspiración morisca de Toga76. Otro de los procesos vistos en este año por el Santo Oficio afectó a Hierónimo Xadid, de nombre musulmán Obaydal, morisco de Macastre de 37 años de edad, por encontrársele en su posesión nóminas de moros77. En el proceso, reconoció que su padre actuó como alfaquí, que él mismo se había visto obligado a vender nóminas con las oraciones de moros, pero no como alfaquí, sino sólo para satisfacer las peticiones de sus correligionarios. En el año 1578, también el hijo de Çaparron -que hacía adivinaciones y augurios- cayó en las garras de la Inquisición, cuando Francisco Xadit, vecino de Macastre, hizo graves acusaciones en su contra. Xadit, instigado por un cristiano viejo de la localidad (que oyó al reo, pero no lo vio)78, acusó a Çaparron de incitar a la sublevación, por asegurar que la aparición del cometa en el cielo significaba que los moriscos debían levantarse. Los conjurados se habían reunido en Macastre, en casa de Pedro Çaet. Xadit también delató al cómplice de Çaparron, otro morisco de Alaguar79. Mantuvo siempre su esperanza en la rebelión de los nuevos convertidos y nunca dejó de conspirar, actuaciones de las que se hace eco el padre Bleda. A comienzos del año 1604, cuando parecía inminente la toma de medidas rigurosas contra los moriscos, éstos estaban determinados a alzarse, pero consultado con dos importantes alfaquíes, Miguel Juan Bolay, del Real de Gandía y Gaspar Çaparron, de Yátova advirtieron que aún no era tiempo, porque “les asseguravan que no yba el Rey por ellos”80. En efecto, el monarca, presente en las Cortes de Valencia, no quiso entrevistarse con el patriarca Ribera, por el contrario, recibió al obispo de Segorbe, partidario de multiplicar los esfuerzos para su conversión.

75. LABARTA, A., ibidem, p.158. 76. AHN, Inquisición, legajo 937, f. 18, en HERNÁNDEZ GUARRO, p. 39 y LABARTA, pp. 116 y 123. 77. LABARTA, A., ibidem, p.131. 78. En el texto se citan varios cristianos viejos: Luis (guarda del general), Miguel Ángel Casamayor y el mesonero. El que toma declaración a los testigos es Mossen Francisco Almagro. 79. A.H.U.V., VAR., legajo 10, expediente 15. 80. BORONAT, ibidem, t. II, p.450. 81. A.H.U.V., VAR., legajo 10, expediente 15. 82. VERDET GÓMEZ, Federico, (2009). Historia de Macastre, Ayuntamiento de Macastre, p. 55. 83. A.H.U.V., VAR, leg. 26, exp. 9, f. 27vº. 84. A.P.B., Memorial Ajustado del pleito que siguen los señores fiscales, la Villa de Buñol, y los lugares de Yátova, Alborach, Macastre y Siete-Aguas, que componen el condado de Buñol, en el Reyno de Valencia, con don Salvador Roca, Marqués de Malferit y conde de Buñol; sobre la incorporación a la Corona de los citados pueblos. Madrid, 1.829, p. 43. En el año 1607, un tal Francisco Gualit se casó en Buñol con Ángela Rotalla (al decir de Fonseca), miembro de la familia más importante de Buñol, aunque no tenemos certeza alguna de que se trate de la misma persona. 85. A.H.U.V., VAR., legajo 6, expediente 8. 86. A.H.U.V., VAR., legajo 26, expediente 18.

[ 13 ]


REVIST le [h]avían acusado”, negándose a ser confesado87. La misma suerte corrió Francisco Zotaya Solaya, morisco de Chiva relajado por el Santo Oficio en el año 1589, al que se le dio garrote y fue quemado88. Los rumores sobre conspiraciones se inician en el año 1569, tomando consistencia a partir de 1577. Los interrogatorios a los acusados dotan de verosimilitud a estos rumores, al reconocer hechos que, probablemente, nunca ocurrieron. El miedo al tormento hace que los acusados admitan contactos con los enemigos de la monarquía, planes elaborados e incluso hablen de ejércitos y supuestos moriscos comprometidos con el alzamiento. Naturalmente, no estamos negando "que a nivel personal, familiar o en pequeñas células se hablase de levantamientos, llegada del turco o del francés, próxima victoria del Islam”89. Precisamente, se acusó a los moriscos de nuestra comarca de tomar parte activa en la gran conspiración de este año, ya que, según pudo dilucidar la Santa Inquisición, la aljama de Chiva90 estaba implicada. La Inquisición acusó a Miguel Marran, morisco de Segorbe, de preparan a sus correligionarios (valencianos y aragoneses) para una rebelión general, en connivencia con el Rey de Argel y el Gran Turco, aliado de Francia. Se alegó que los moriscos de Segorbe, Benaguacil y la Foya de Gandía habían escrito cartas al Gran Turco, asegurándole que tenía ganado el reino de Valencia, si se decidía a enviar una flota, al tiempo que Francia también atacaba a España91. Uno de los conjurados supo resumir con precisión las causas de su malestar con los cristianos: con los enemigos “no ay seguridad que cada momento no nos quemen y açoten y den galeras, que falta lo mejor de nuestro reyno”. En una de estas cartas, no sabemos si auténtica o falsa, se hacía una petición al gran turco, “con consentimiento de todas las aljamas (...) y en ella se contenía que daban quexas al turco del mal tratamiento quel rey les hazía y la Inquisición, porque quemaban los más letrados y se acababa la luz de los moros. Y que, pues, las profecías se acababan y dezían que toda esta tierra [h]a de ser de moros, que le suplicaban mirase en ello que, para aquí y delante de Dios, le sería demandado, porque estos chicos y grandes y mugeres se lo suplicaban”92. Apreciación semejante a la de los inquisidores, quienes, en 1583, escriben al rey diciendo que “no se cree que haya alfaquíes por auer quemado la Inquisición los más dellos,

y si alguno queda de quien se tenga tal sospecha lo tienen rrecluso en las cárceles de Valencia”93. Este mismo año, Martín Falcona, clérigo beneficiado de la Seo de Valencia, denunció a unos moriscos de Chiva, alegando que su amigo Estela, estando en Cheste recogiendo limosna para el Hospital General, oyó decir a la mujer de Martín Tarín, cristiana vieja de Cheste, que “estando en el molino más alto de Giva, avía llegado un morisco, preguntó en algarabía, que dónde estavan los diez de la haljama de Chiva, porque les traya un despacho o aviso e avían de cobrar respuesta”94. Un tercer testimonio, ratifica la veracidad de los hechos, pero dejando correr todavía más la imaginación, al asegurar que el morisco forastero que llegó a Chiva “parescía de allende”95 (es decir, argelino o turco). Los mayores acusados de 1579-81, tras el correspondiente proceso, sólo aceptaron haber realizado ceremonias musulmanas, aunque, en ningún caso, admitieron haber participado en actos conspirativos o de traición. Entre 1581 y 1585, se desarrolló una nueva conspiración, de cuya consistencia real también cabe dudar96, de hecho, “la conclusión del tribunal consideró que todo el complot fue una invención y que los hombres (Gil Pérez y Alonso Conejo) habían cometido perjurio”97. El médico morisco Damián Açen, relapso, denunciado por delitos de extremada gravedad –se aseguraba que en el patio de su casa, dispuesto a la manera de una mezquita, se reunían todos los viernes muchos moriscos y moriscas–, fue procesado de nuevo en el año 1587. Al proceder al registro de su vivienda, la Inquisición le encontró más de 50 libros y unos cuadernos escritos por el mismo; estos últimos muy bien escondidos. Al ser interrogado sobre la procedencia de los textos árabes, afirmó que los libros pertenecieron a su padre, un alfaquí. Admitió ser el autor de uno de los cuadernos, que escribió antes de ser reconciliado, pero no reconoció la autoría del segundo98. En el año 1593, Gaspar Mercader, señor de Buñol y Philipe de Cardona, en calidad de familiares del Santo Oficio y testigos, firmaron la sentencia que condenó a galeras a un morisco de Cofrentes, Miguel Cayxat Abib, por practicar habitualmente los ritos y ceremonias islámicos99. En el año 1596, Francisco Perrín el viejo, morisco de Macastre pero oriundo de Cortes de Pallás, fue denunciado por Pedro Bayle, alguacil de Buñol, cuando, en el mesón

87. A.H.U.V., VAR., legajo 26, expediente 18, f. 249. 88. A.R.V., Real Cancillería, 1345, f. 57. 89. COLAS LATORRE, Gregorio, (1999), “Los moriscos aragoneses: estado de la cuestión y nuevas perspectivas”, p. 242-3, en VII Simposio Internacional de Mudejarismo, Teruel. 90. A.H.U.V., VAR., legajo 26, expediente 7, f. 5. 91. A.H.U.V., VAR., legajo 26, expediente 7. El proceso se extiende desde mayo de 1577 a agosto de 1582. 92. A.H.U.V., VAR., legajo 29, expediente 2, f. 1406vº. 93. HALPERIN DONGHI, ibidem, p. 183. 94. A.H.U.V., VAR., legajo 27, expediente 4. 95. A.H.U.V., VAR., legajo 27, expediente 1, año 1580. 96. GARCÍA CÁRCEL, ibidem, ff. 100 y ss. 24 testigos aseguraron que nunca existió y que el delator, Gil Pérez, falsificó los documentos que, después, la Inquisición utilizó contra los procesados. 97. A.H.N., Inquisición, libro 937, ff. 1-3, 19 de abril de 1587, en HALICZER, Stephen, (1993), Inquisición y sociedad en el reino de Valencia (1478-1834), Alfons el Magnànim, p. 415. 98. AHN, Inquisición, libro 937, ff. 18-19vº, en HERNÁNDEZ GUARRO, Daniel, ibidem, p.39. 99. A.H.U.V., VAR., legajo 31, expediente 5.

[ 14 ]


Número 9. Año 2010

llamándose Cabdal y firmando este nombre para sus embustes”. Todavía unos meses antes de la expulsión, en el propio año 1609, Jerónimo Cacim, que había sido alamín de Yátova, se le detuvo por celebrar en su casa ceremonias musulmanas. Durante su proceso, también fue acusado de ser protector de alfaquíes y de haber seguido al conspicuo alfaquí Lopo hasta una rápita, próxima a Zucaina (julio de 1607)107. El último morisco procesado por la Santa Inquisición, ya en vísperas de la expulsión fue Francisco Huçeit o Huceyt, vecino de Yátova, labrador de 50 años. Fue procesado en el año 1609, acusado de asistir a unas juntas en las que el alfaquí Lopo enseñaba las ceremonias musulmanas y de estar casado con dos mujeres. No aceptó las acusaciones y demostró la enemistad manifiesta que le profesaba su acusador, Francisco Çot. El proceso se suspendió al producirse la expulsión general de los moriscos108. “La gloria del Islam se manifiesta aun cuando más oprimidos se encuentran los moriscos, a principios del siglo XVII y sin saber –pero temiéndolo o deseando- que les van a expulsar (1609-1614)”109, así lo asegura Epalza que cita los conocidos versos de Mamad Rabadán, morisco aragonés de Rueda de Jalón. En el prólogo justificativo del libro, escrito en castellano para consuelo de su pueblo, se expresa en los siguientes términos: “Esta mesma confianza/ me da ánimo y esfuerzo/ que he de salir victorioso/ con el Poderío Inmenso (de Dios)/ y como Alá fue servido/ que los moros de estos reinos/ con tantas persecuciones/ fuesen perseguidos y opresos/ las cosas de nuestro Adín (religión)/ han venido a tanto extremo/ que ya no se administraban/ en público ni en secreto./ Ya el açala se olvidaba (oración ritual)/, ni se hacía caudal de ello,/ y si se hacía era poco/ demenciado y sin respeto./ El açaque, sepultado,/ las alfitiras y sus diezmos (limosnas diversas)./ Y el nombramiento de Alá/ con el de su Mensajero

de Macastre, descubrió que aquél llevaba unas nóminas colgadas al cuello. Bayle se incautó del escapulario para entregarlo a las autoridades locales, concretamente al alguacil, Alonso Çapata. Puesto en poder del cura de Macastre, Juan Bautista Viñes, éste lo denunció a la Inquisición. El morisco de Macastre reconoció que los herçes se las había puesto su esposa, ya fallecida, para que le curaran de las fiebres, práctica común entre los nuevos convertidos100. Entre los moriscos procesados, destaca el caso de Gaspar Çapdal, médico (poseía licencia del virrey para ejercer dicha facultad), morisco de Buñol, que se movía con soltura en los ambientes de la marginalidad urbana, manteniendo un sustrato cultural y religioso propio101. Durante su vida profesional, con la misma franqueza que enseñaba falsas autorizaciones eclesiásticas e invocaba el santoral cristiano, aseguraba a los moriscos que nunca caería Argel y les advertía que no comieran tocino ni bebieran vino si querían ir al cielo102. En el proceso, se le acusó de tener pacto expreso con el demonio, por cuyo medio sabía las cosas futuras y hacía curaciones extraordinarias, imposibles por arte humana103. En efecto, el alfaquí morisco Gaspar Çapdal fue condenado, en 1605, por la Inquisición, a pena de cinco años de destierro y privado de ejercer el oficio de médico de por vida, por sus curaciones inexplicables104. Parece ser que, al mismo tiempo que ejercía sus funciones de médico y curandero105 Gaspar Çapdal, también lo hacía otro morisco de Macastre, llamado Zalen Tetindi, a los cuales los testigos confundían, quizás por su procedencia geográfica. En el proceso a Çapdal, diversos testigos no lo identificaron ni por su aspecto físico ni por su edad106. Uno de ellos afirmó, además, “que no entendía ni entiende que fuese de la villa de Buñol, sino de Macastre o de otro lugar de aquella comarca”. Otro de los testigos denunció al morisco de Macastre que había suplantado la personalidad de Çapdal: “entiende que un morisco de Macastre, llamado Zalen Tetindi, habrá hecho lo que el testigo (anterior) dice,

100. AHN, Inquisición, legajo 554, exp. 3, en LABARTA, ibidem, p. 134. 101. A.H.N. Inquisición de Valencia, 549/2. Todas las citas siguientes proceden de este legajo. También había ejercido su actividad profesional en Requena, Gilet, Tous y la Hoya de Buñol. 102. HALPERIN DONGHI, Tulio, (1980), ibidem, p. 108, f.3vº. Según la acusación, los conjurados aseguraban que “ya abían numerado las casas de los moriscos del (reyno de Valencia) y se hallaban que abía cinco mil casas más de nuevos convertidos que de cristianos viejos; y un morisco de Granada les ayudaba, con que habían venido ocho o diez mil hombres al dicho reyno de Valencia poco a poco hasta de mediado de abril, que sólo pedían al rey de Argel que hiciese espaldas que ellos le darían el reyno ganado; que en ninguna manera harán mudança los del reyno de Valencia ni los de Aragón sin que primero estén asegurados de que el turco los a de favorecer y amparar”. 103. GARCÍA BALLESTER, Luis, (1976), Historia social de la medicina en la España de los siglos XIII al XVI. Akal editor, Madrid, p.157. 104. En realidad, su formación profesional era bastante limitada. Había estudiado con un médico de Requena, apellidado Catalá y había practicado cuatro años con maese Damián, médico morisco de Valencia. Conocía unos pocos manuales, entre ellos, el “Compendio de la salud humana” y “La Plática de Pascual”. Obviamente, nunca sabremos ni la cantidad ni la calidad de los libros arábigos en los cuales había aprendido el arte de curar. Por lo demás, el médico Çapdal trató de mantener las distancias con astrólogos y adivinos. Así, por ejemplo, cuando una mujer le pidió que le curara una falaguera (manía obsesiva), Çapdal le respondió que no la sabía conjurar, que vería si alguna gitana lo quería hacer. Por otro lado, algunas de las adivinaciones que se le atribuían a Çapdal, en realidad, éste las debía a Pineda, el astrólogo. 105. GARCÍA BALLESTER, Luis, ibidem, p. 166. Para Çapdal y otros curanderos moriscos, “la enfermedad es considerada como una mancha que, a la vez, se extiende y contamina. De ahí que para eliminarla sea preciso el empleo de algo que la lave y detenga, al mismo tiempo, el “contagio”. Lo más eficaz para esto último será un objeto o un ser al que se transfiera la enfermedad y que se procurará situar lejos de la comunidad, o limpiar o destruir.” Por ello, “se queman prendas del enfermo que representan simbólicamente la enfermedad...”. En efecto, para curar a un enfermo, Çapdal hacía que éste dijese “alfaraz faraj ah naze hatagui gua gol marada”, que quiere decir que el demonio tomase la enfermedad y devolviese la salud al enfermo. 106. Çapdal era muy joven (unos 25 años), de estatura baja, delgado, moreno de color, lucía un bigote corto y pocas barbas. El morisco de Macastre pasaba de la cuarentena, era alto y corcovado, también moreno pero no llevaba barba. 107. HALPERIN DONGHI, Tulio, (1980), ibidem, p. 94. 108. AHN, Inquisición, legajo 551, exp. 37, en LABARTA, ibidem, p.161. 109. EPALZA FERRER, Mikel, (2001), Los moriscos frente a la Inquisición, p.19.

[ 15 ]


REVIST (Mahoma),/ ya casi no se nombraban/ con sus nombres los perfectos./ Porque siendo baptizados/ a fuerza, con tantos miedos,/ perdieron los alquitebes (libros religiosos),/ no quedando rastro de ellos./ Los alimes, acabados (expertos en religión),/ cuales muertos, cuales presos./ La Inquisición desplegadas/ con grandes fuerzas y apremios,/ haciendo con gran rigor/ crueças y desafueros,/ que casi por todas partes/ hacía temblar el suelo./ Aquí prenden, allá prenden/ a los bautizados nuevos, /cargándoles cada día/ galeras, tormento y fuego,/ con otras adversidades/ que a solo Alá le es el secreto;/ pues entre tantos trabajos/ e intolerables tormentos/ que hasta hoy han conllevado/ setenta y seis años ciertos (1526 a 1603),/ y sempre con más rigor/ va su corriente siguiendo”. Estos moriscos, hasta cierto punto, sólo hasta cierto punto, irreductibles en sus costumbres, lengua y prácticas religiosas fueron considerados como aliados potenciales de los enemigos de la monarquía, franceses y turcos, especialmente tras la conquista otomana de Túnez y la Goleta. Las conspiraciones con el gran turco y la monarquía francesa así lo demostraban. En realidad, nunca desapareció el miedo ni a una quimérica rebelión de los moriscos110 ni a una no menos quimérica invasión turca111. De hecho, las autoridades del reino de Valencia se propusieron organizar una milicia de 10.000 cristianos viejos, preparada para combatir a unos y otros112. Sin embargo, esta medida fue considerada exagerada por el Consejo de Aragón113. En el mismo sentido, se elaboraron memoriales, donde se reclamaba la puesta a

punto de los castillos y fortificaciones. En el caso concreto documentado, se proponía que “los castillos de Buñol, Turís y Chiva estenguessen guardados y que estén de manera que los moriscos, como suelen, no se entren en ellos, porque dello se podían seguir inconvenientes”114. Para Manuel Ardit, el miedo a la invasión turca fue el elemento principal que decidió a la monarquía hacia la opción de la expulsión de los moriscos.

4. La expulsión de los moriscos Diversos autores coetáneos, entre ellos Cerdà de Tallada115 y Escolano116, relatan como los moriscos de Cortes de Pallás estaban resueltos a no acatar la orden de expulsión. Quizás, en la rebelión de Cortes, fue determinante el asesinato del comisario y arcabuceros, el 15 de octubre, en Dos Aguas, que debían hacer pública dicha orden. Algunos moriscos de la Hoya de Buñol tenían lazos de parentesco con los de Dos Aguas, cuya aljama se había refugiado en Cortes, lo que, quizás, atrajo a algunos moriscos jóvenes de la Hoya hacia la rebelión de la Muela de Cortes. Cerdà de Tallada afirmó taxativamente: “Los de Dos Aygües, d´esta.ltra part de Buñol, Millàs y Otanell, pasaren-se´n a dita mola de Cortes”117. La actuación de bandoleros y el fulgor de la rebelión de Cortes de Pallás dio pie a tomar medidas militares encaminadas a evitar una rebelión general de los moriscos de la Hoya. Al hacerse público el bando de expulsión de los

110. CASTAÑEDA, V., (1934), Dietario de Mosén Juan Porcar (1.586-1.629), Madrid, 2 tomos, p. 73, n.º 305. “Los primers dies de març (1605) pregueren molts moros de la terra per que volien pegar foch a valentia y sacecharla y dien queu descobri hun morisco que tenia botiga en la bolseria ques dia N. ballester y sententiaren tres homes”. 111. Ibidem, p. 50, n.º 161. La psicosis de la invasión turca estaba presente continuamente en la Valencia de la época como se puede observar leyendo el dietario de Mosén Juan Porcar: “Als primers de Abril 1.602 vingue vn gran aualot que venia la armada del turc y axi valensia se posa tota en armes y ferem moltes mostres y resenies axi en lo pla del real com en la plaça de predicadors sent virey lo comte de benauent don joan Alonso de pimentel.” 112. Archivo de la Corona de Aragón (en adelante, A.C.A.), Consejo de Aragón, Secretaría de Valencia, leg. 684, 73/1. “El Consejo (de Aragón) dio cuenta à Vuestra Magestad, en 10 de nobiembre de 1596, de que el marqués de Denia había representado que tratava de alistar, en el Reyno de Valencia, diez mil hombres christianos viejos con (el) fin de repartirlos en compañías de a cien hombres debaxo de capitanes que, en los mismos pueblos donde sean naturales, con buena disciplina militar, los exerciten en las armas y los tengan adiestradamente aprestados para que en cualquier ocasión de enemigos puedan salir en compañía á resistirles (...), que quando viniesse armada o se levantasen los nuevos convertidos los rompieran con los diez mil hombres de la milicia effectiva”. 113. A.C.A., Consejo de Aragón, Secretaría de Valencia, leg. 607, 1/17. El Consejo de Aragón considera que “aunque sea cierta la salida de la armada turquesca, si effectivamente no llega a los mares de Valencia, no se entiende que ay que recelar levantamiento de los moriscos, porque es cierto que no tienen armas ni bastimentos, ni puestos fuertes donde juntarse ni aguardar la armada. Nueve de agosto de 1596”. 114. A.H.U.V., VAR., legajo 10, expediente 10. “Memorial para la defensa contra los moriscos del reino de Valencia, Aragón y Castilla, de los que se sospecha que se quiere hacer con la venida de la armada de turcos y favor de los luteranos de Francia les prometen para ello”. 115. CERDÀ DE TALLADA, Maximilià, (1609), Relació verdadera molt en particular de tot lo que ha pasat en la extració dels moriscos del present Regne de Valencia y depopulació de aquell, en LOMAS CORTÉS, Manuel, (2010), El desterrament morisc valencià en la literatura del segle XVII (els “autors menors), p. 46. “... molts moriscos que per les montañes se juntaven, quals en la serra de Aitana, quals en la de Mariola y en altres parts de tremuntana, com en lo de Cortes y Dos Aigües, pero no en la serra de Eslida, perque estava presa per lo rey”. 116. ESCOLANO, ibidem, libro X, cap. LII, pp. 1893-5. Escolano refiere el ambiente que se crea al extenderse el rumor de que los moriscos van a ser expulsados del Reino: “el mesmo señor de la Baronía de Cortes havia oydo a sus moriscos a la media noche desde una ventana de su casa, que platicando tres dias antes de la expulsion, algunos de los mas granados del pueblo, cerca de lo que se murmurava que havian de ser echados del reyno, dixo uno, no faltara guerra: y haura de ser en nuestra tierra de Cortes, como otras vezes”. Así pues, la rebelión más poderosa, ante la expulsión, fue la protagonizada por los moriscos de la zona montañosa del interior del Reino de Valencia. Escolano lo narra así: “levantase los moriscos de la val de Ayora, Cortes, y Millàrs y subense a la Muela. Los de Bicorb hazen lo mismo, no perdonando a sagrado ni profano. Nombran todos a Turigi por Rey, y ponense en orden de defensa”. Sin duda, una revuelta fruto de la desesperación y sin ninguna salida airosa posible. Continúa el relato de Escolano: el “martes a veynte de Octubre, se juntaron muchos moriscos de los lugares de la val de Ayora en el de Teresa, y haviendo nombrado cinco capitanes de los mas platicos en armas, resolvieron de subirse a la Muela de Cortes y fortificarse en ella: y en esta conformidad marcharon en esquadron cerrado, a cinco hombres por hilera, con seys caxas y dos vanderas, llevando delante las mugeres, ganados, bagajes, y ropas: y por caudillo a Pablillo Ubecar”. 117. CERDÀ DE TALLADA, Maximilià, (1609), Relació verdadera molt en particular de tot lo que ha pasat en la extració dels moriscos del present Regne de Valencia y depopulació de aquell, en LOMAS CORTÉS, Manuel, (2010), El desterrament morisc valencià en la literatura del segle XVII (els “autors menors), p. 52. 118. A.R.V., Expulsión de los moriscos, ff. 314vº-315vº.

[ 16 ]


Número 9. Año 2010

cristianos nuevos118, el virrey mandó a un alguacil con cuatro soldados, siendo el objetivo nominal de esta fuerza militar vigilar el camino real entre las poblaciones de Yátova, Chiva y Turís e impedir que la cuadrilla del bandolero morisco Juan Sastre119, que actuaba en la zona, atacase a los deportados. En realidad, las autoridades trataron de dificultar la huida de los moriscos a lugares que hiciesen posible su resistencia, concretamente a la Sierra Martés, para evitar la extensión de la persistente rebelión de la Muela de Cortes120. Además, se estableció una compañía de infantería en Siete Aguas, con guarniciones destacadas en Buñol y Macastre121.

embarcaron en el Grao de Valencia entre el 6 y el 20 de octubre, así lo asegura el historiador Lapeyre127 y el coetáneo Cerdà de Tallada128. La aljama de Macastre concertó un flete para trasladarse a Berbería, pero, ante el temor de ser asaltados durante el camino, pidieron al virrey una escolta. La petición de la aljama fue aceptada y el alguacil José Rodríguez se desplazó hasta Macastre para proteger a los moriscos, desde su lugar de origen hasta el puerto del Grao. La orden del virrey está fechada el día 25 de octubre, lo que indica que, en esta fecha, no se había consumado la expulsión129. Peor suerte corrieron los moriscos de Chiva y Godelleta, que fueron obligados a caminar hasta Vinaroz para desde allí ser embarcados hacia el norte de África en galeras catalanas y genovesas, ya bien entrado noviembre.En relación a los moriscos de la Muela de Cortes, sólo un puñado de fugitivos de las derrotas “van poder escapar de les urpes dels terços i la Milicia Efectiva del Regne, i passaren a portar una vida clandestina i oculta entre les muntanyes. Assimilats als usos bandolers, aquests homes s´encarregarien de projectar el problema d´una expulsió incompleta al llarg dels anys successius i fins al seu estranyament definitiu, succeït al començament de 1612”130. Fonseca, en su “Relación de lo que passo en la expulsion de los Moriscos del Reyno de Valencia”, se preocupó por la suerte de los moriscos valencianos. Entró en contacto con un morisco de Benaguacil, Lorenço Pedralví, que regresó de Berbería y pudo dar cuenta de sus vicisitudes y de las circunstancias de los supervivientes. Fonseca relata cómo muchos moriscos fueron víctimas, durante la travesía, de la codicia de los capitanes de barco y, una vez en el norte de África, de sus naturales. Los que no fueron asesinados por unos u otros, ni perecieron ahogados en la travesía, fueron robados por los «alarbes». Fonseca se refiere explí-

En nuestra comarca, sólo cuando la expulsión se convirtió en una amenaza consumada, los moriscos que no marcharon a la Muela de Cortes manifestaron algún descontento. Tenemos noticias del deterioro sufrido por los corrales de ganado del monte, que fueron incendiados, así como algunas casas destruidas en los lugares de Yátova, Alborache y Macastre122. En represalia por su resistencia, los cabecillas moriscos fueron duramente castigados123 o ejecutados en la horca. Esta suerte corrieron Miguel Xixonet de Chiva o Luis Arig y Pedro Urbell, ambos de Yátova, cuyos cuerpos quemó la Inquisición124. Fonseca nos describe la forma en que los expulsos iniciaron el camino desde sus respectivos pueblos hasta el puerto correspondiente; “yvan los viejos, y la mayor parte de las mugeres, y niños en carros, coches, cavalgaduras, los más caminaban a pie, acompañados para su resguardo de los soldados de la guardia, y muchos de sus señores que no los desamparavan, hasta dexarlos embarcados”125. Janer confirma que el conde de Buñol escoltó a sus moriscos hasta el puerto126. Tanto los moriscos de Buñol como los de Cheste

119. A.R.V., Real Cancillería, n.º 1362, f. 236. 120. A.C.A., Consejo de Aragón, Secretaría de Valencia, leg. 870, 35. Según el informe del marqués de Albaida, “habiéndose rebelado los moros de la valle de Cofrentes, fue de orden de dicho virrey a tractar de su reducción y embió a embarcar más de mil y seyscientos dellos y regonoció por su persona el puesto que los rebeldes havían ocupado, y la parte por donde el exército de Vuestra Magestad podía entrar con menos peligro, y a la buelta, haviendo sido acometido de una emboscada de más de 500 moros, escarameizó con ellos y con hasta treynta soldados los puso en huyda y degolló algunos y les quitó las banderas que llevavan y, en la jornada que se hizo en la Muela de Cortes, fue a servir a Vuestra Magestad con una compañía de arcabuzeros a su costa, en que hivan más de treynta cavalleros de Xàtiva, llevando asimismo 600 arcabuzeros de su tercio, sin que ellos ni 500 que de su govierno hizo salir con el maestre de campo, don Macián Sans, hiziesen a Vuestra Magetad gasto ninguno, y haviéndole encargado el virrey el cuydado de los bastimentos del campo (por ser el que mayor dava) le tuvo abundantísimo, y haviéndole reduzido más de 3000 moros los llevó a embarcar, por ser una de las condiciones con que se rindieron, y después, haviendo quedado algunos dellos por las sierras, acabada su embarcación general, bolvió con gente del tercio de Nápoles a recogerlos y prenderlos”. 121. HERMOSILLA PLÁ, J., (2007), Historia de Buñol, Buñol, p. 245. 122. Memorial Ajustado del pleito que siguen los señores fiscales, la villa de Buñol, y los lugares de Yátova, Alvorach, Macastre y Siete-Aguas, que componen el Condado de Buñol, en el Reino de Valencia, con Don Salvador Roca, Marqués de Malferit y Conde de Buñol, sobre la incorporación á la Corona de los citados pueblos, Madrid, Imprenta de Doña María Martínez Dávila, año 1829, f. 58. 123. A.R.V., Real Cancillería, n.º, 1364, f. 103. “... un cadafalet que fen en la plaça de la Seu per a llevar les mans a dos moros que cremaren les esglesies de Bicorb, Millars, Navarrés. (...) altre cadafalet per a llevar la ma a Vicent Turixi, per haverse alsat rey moro”. 124. CARRERAS CANDI-SARTHOU CARRERES, (1.922), Geografía General del Reino de Valencia, A. Martín, Barcelona, tomo II, p. 307. 125. FONSECA, Fray Damián, (1878), Relación de la expulsión de los moriscos del Reino de Valencia, edición de la Sociedad Valenciana de Bibliófilos, p.117. 126. JANER, ibidem, p. 76. 127. LAPEYRE, H., (1.986), Geografía de la España morisca, Diputación Provincial de Valencia, pp. 76-7. Fonseca da como fecha efectiva el 5 de octubre de 1609.BLEDA, ibidem, p. 1001. Bleda afirma que los moriscos de Buñol, Cheste, Macastre, Alborache y Yátova embarcaron entre los días 5 y 7 del mes de octubre. 128. Ibidem. “Y al present en lo dit Grau y a per a enbarcar los pobles de Benimòdol, Buñol, Gest y Béter., que contam vull, del mes de octobre, catorce”. 129. HERMOSILLA PLÁ, J., (2007), ibidem, p. 245. 130. LOMAS CORTÉS, Manuel, (2010), El desterrament morisc valencià en la literatura del segle XVII (els “autors menors”), p. 7.

[ 17 ]


REVIST citamente a los moriscos de Buñol, como principales víctimas de las mortandades131. De entre los superviviente, Fonseca cita a uno de Buñol, Rotalla, que casó, en Argel, con una parienta de los Melones132. Algunos moriscos permanecieron, sin embargo, en nuestra comarca, al menos esto se deduce de la lista de repobladores de Macastre, entre los que se encuentra un tal Rafael Omar (se hace notar que este apellido, de evidentes connotaciones musulmanas, estaba ya presente entre los moriscos del lugar). Sobre los «morisquillos», niños moriscos que se quedaron en su tierra natal, recientes estudios han abierto una nueva vía de investigación, a tener muy en cuenta. Ignacio Gironés Guillem, a partir del censo realizado en 1611, conservado en el Archivo Histórico Nacional de Simancas, Sección Estado, legajos 241 y 243, ha contabilizado 2448 morisquillos, hijos de moriscos que se quedaron en España133. Entre ellos, figuran varios de Buñol: Gaspar Jose Bonaventura (rubio, para el caballero de Valencia Juan Lucas Navarro), Juan Antón (con golpe, para Gaspar Mercader, conde de Buñol y, en su nombre, Cosme Pallares de Valencia), Vicente Baltasar Brincho (con golpe, para Gaspar Mercader, conde de Buñol y, en su nombre, Cosme Pallares de Valencia), Miguel (para Gaspar Mercader conde de Buñol y en su nombre, Salvador Rodríguez de Buñol), Maria (para Beatriz de Orellano de Valencia) o Juana (rubia, para Hipolita Centelles y en su nombre Isabel Castell de Perez de Buñol). De los estudios realizados sobre el tema, se infiere que los morisquillos, una vez alcanzada la edad adulta, tendieron a casarse entre ellos y a diluirse en la sociedad cristiana134. Epalza135 se ha ocupado de los moriscos después de la expulsión y de su inserción en los países del Magreb. Algunos de los descendientes de los moriscos expulsados de la Hoya de Buñol-Chiva conservan todavía el origen de su linaje y de sus pueblos de procedencia136. En la ciudad de Valencia, se celebró una procesión, dando gracias por la expulsión, que se repetiría en años,

décadas y siglos sucesivos. Al año siguiente de la expulsión, “lo consell general, celebrat lo primer de febrer propasat, fent gracies a nostre señor deu per les mercés fetes a esta ciutat y regne per la expulsió dels moros del present regne, celebrar anualment una procesó en lo dia y festa de la presentació de una señera, a la forma y modo que fonch feta la prosesó de gracies”137. Todavía a finales del siglo XIX, se conmemoraba la liquidación de la minoría musulmana: “Con motivo de celebrarse hoy el aniversario de la expulsión de los moriscos, se cantará en la iglesia del Colegio del Patriarca, después de la misa conventual, un solemne Te-Deum, para cuyo acto usará el preste la misma capa pluvial que vistió el Beato Juan de Ribera en la función de gracias por tal acontecimiento”138. En nuestra comarca, casi despoblada después de la expulsión de los moriscos, se recrudecieron los conflictos sociales, al atisbar los señores la oportunidad anhelada de derrotar definitivamente a las viejas universidades cristianas y tratar de imponer la mayor parte posible de las servidumbres y cargas que recaían sobre los moriscos y las aljamas. Estas renovadas exigencias señoriales respondían a los problemas financieros de la nobleza que no sólo no se solucionaron con la expulsión de los moriscos, sino que se acrecentaron139. Sin embargo, en nuestra comarca, los nobles no consiguieron consolidar los nuevos gravámenes, pues tanto los cristianos viejos de Siete Aguas (que en el año 1627 plantearon la reversión a la Corona), como los de Cheste iniciaron una contumaz resistencia que culminará con éxito, logrando mantener en gran medida sus derechos seculares. Por otro lado, en el condado de Buñol, las concordias rebajaron las gravosas exigencias señoriales y, de cualquier modo, se puede constatar una gran diferencia entre los que dicen las cartas pueblas de 1611 y cómo se aplicaron realmente. Sin duda, hubo un intento consistente de refeudalización que se saldó, en todos los casos, con un incuestionable fracaso de la nobleza.

131. FONSECA, Damián, (1878), Relacion de lo que passo en la expulsion de los moriscos del Reyno de Valencia, p. 196. 132. Ibidem, p.200. 133. GIRONES GUILLEM, Ignacio, (2007), Los morisquillos, Valencia. 134. MAS FORNERS, A. – MAS MARTI, J. – NOGUERA MENGUAL, J., (2009), La senda de l´èxode, p. 185, Valencia. 135. EPALZA, Míkel, (1994), Los moriscos antes y después de la expulsión, Madrid. 136. VERDET GÓMEZ, Federico, (2000), La baronía de Chiva, p. 41, Valencia, Rialla. 137. Archivo Municipal de Valencia, A-93, Manual de Consell, f.301vº. 138. Las Provincias, 21 de noviembre de 1899. 139. A.R.V. Real Audiencia. Procesos, 1ª parte, letra S, n.º 2393. Año 1617. Sin foliar. La cuestión de los censales -y los nuevos tipos de interés impuestos por la Corona- suscitó nuevos pleitos entre acreedores y nobles, como el que se inició en el año 1617 entre el clero de Santa Catalina Mártir y Gaspar Mercader. En este caso, el motivo de la discrepancia radicaba en la legitimidad del nuevo tipo de interés aplicable (en determinados casos, y en compensación por los perjuicios derivados de la expulsión de los moriscos, se había rebajado el tipo de interés que los nobles debían abonar por sus deudas).

[ 18 ]


Número 9. Año 2010

MANUEL PASTOR i MADALENA Licenciado Historia Medieval

Pocos programas de propaganda política han tenido un éxito tan profundo y extenso en el tiempo como el desplegado por los monarcas catalano-aragoneses y los castellanos durante los siglos finales de la Edad Media. La cuestión era tratar de justificar sus conquistas, sus botines de guerra, la destrucción y el robo protagonizado por sus guerreros. Para ello convirtieron su afán expansivo y sus conquistas y colonizaciones en una supuesta empresa de recuperación de territorios que habían sido usurpados por sus actuales habitantes. Hasta hace relativamente poco tiempo muchos textos y muchos escritos explicaban la expansión de estos reinos del norte peninsular en términos de “reconquista” como si trataran de recuperar algo que les había pertenecido en el pasado. Lamentablemente hoy en día todavía persiste ese término en libros de texto e incluso resulta reivindicado por algunos escritores. Los guerreros del norte, nobles y eclesiásticos, inventaron el argumento de que las tierras que pretendían conquistar para engordar sus cofres y sus barrigas habían pertenecido a sus antepasados. La idea de que las conquistas eran en realidad la recuperación de algo perdido permanece todavía hoy diez siglos después bien extendida entra la población actual. Sin embargo las investigaciones han presentado hace ya mucho tiempo algunas objeciones fundamentales ante este esquema inventado por los conquistadores. En primer lugar la cristianización primitiva de la Península Ibérica fue muy débil y afectó como mucho a pequeños núcleos de los escasos ámbitos urbanos que sobrevivieron a la crisis del imperio romano en siglo III en los que a duras penas subsistía un puñado mal contado de obispos y una corta feligresía. Tampoco hay que desdeñar la primitiva presencia del judaísmo en la península desde muy antiguo. Sin embargo la gran masa de campesinos hispano-romanos permanecería fiel a sus ritos paganos o animistas con sus divinidades de la naturaleza. Es difícil plantear, pues, que hubo una España cristiana anterior a la llegada del islam. Hubo pequeños núcleos cristianos y judíos en unas pocas ciudades en un mar de paganismo mayoritario. Los musulmanes eran, en realidad, la población indígena de la penísula que había adoptado la religión islámica traída por unos pocos millares de guerreros desde

el norte de África o desde el Mediterráneo oriental (Siria, Yemen…) en los primeros decenios del siglo VIII y en diversas oleadas posteriores. La población hispano-romana adoptó con relativa rapidez, por conveniencia o por interés, un sistema de creencias sencillo, igualitario y libre de liturgias incomprensibles que habían traído los grupos de guerreros árabes y bereberes. Por similares razones y por un proceso de aculturación paulatino pero intenso la población cambió sus nombres, de Casius o Marcius por los de Abdallà o Ahmed o su forma de vestir imitando a las élites dominantes, es decir algo muy parecido a lo que había ocurrido durante la romanización pocos siglos atrás o de manera similar a lo que hoy sucede cuando ponemos a nuestros hijos nombres como Kevin, Johnatan, Jenniffer, o cuando comemos hamburguesas o vestimos y peinamos de un determinado modo o menospreciamos nuestra lengua propia en favor del Inglés o del Chino Mandarín. Había también interesantes ventajas fiscales ya que la adopción de la nueva fe suponía unas mejores condiciones económicas de manera que convertirse al islam resultaba ventajoso y encima era bastante fácil. La adopción de la lengua árabe fue lenta pero muy efectiva. No es preciso advertir que un cierto número de indígenas mantuvo sus creencias paganas, judías o cristianas y su lengua evolucionada del latín, es decir la comunidad mozárabe que, por otra parte, mantenía sus cultos y sus templos en la mismísima capital del califato, en Córdoba, en el período de mayor esplendor de Al Andalus. La arabización de la zona que se corresponde con el actual País Valenciano fue, sin embargo, absoluta hacia los siglos XI y XII. Cabe, pues, insistir una vez más en que la conquista llevada a cabo desde 1233 por catalanes y aragoneses en esta parte de Al Andalus, el actual País Valenciano, dirigida por Jaime I no se encontró con una población venida de Arabia o de África o con sus descendientes. Con excepción de una minoría, y muy diluida con el paso de los siglos, el grueso de la población era indígena, y sus antepasados eran los hispano-romanos convertidos al islam, que hablaban un dialecto árabe y habían olvidado el latín hacía muchas generaciones y que rezaban los viernes en las mezquitas. Es por ello que resulta llamativo seguir leyendo en textos, artículos, y explicaciones diversas lo que se dice sobre los moriscos o sobre los musulmanes valencianos o

1. El texto forma parte de la conferencia de presentación del Libro de Federico Verdet Gómez galardonado en la pasada edición (2009) de los Premios de Otoño Villa de Chiva. Las referencias documentales proceden de nuestra Tesis Doctoral en curso.

[ 19 ]


REVIST menudo se ordenaba construir barriadas enteras en el exterior de las murallas. Otros muchos serán conducidos hacia zonas montañosas en las denominadas “reservas” del interior, es decir en tierras de baja productividad. Este sería el caso precisamente de nuestro territorio que podemos considerarlo como una de esas reservas. Un proceso similar al que llevaron a cabo los colonos europeos en su avance por Norteamérica con sus antiguos pobladores “sioux, comanches o apaches”. La presión de la Iglesia y la competencia de artesanos y comerciantes de los grupos de colonos cristianos de las principales ciudades del reino valenciano animaron las disposiciones contrarias a la población autóctona de modo que los musulmanes vieron mermadas sus libertades de manera progresiva. Los papas amenazaban incluso con la excomunión a los reyes que permitieran en sus tierras la convivencia con gentes de religión musulmana y animaban a su deportación. El dominico Vicente Ferrer fue un notable instigador de la intolerancia y la discriminación religiosa y con palabras poco caritativas demandaba “que estiguen tancats e murats… Si us envien pa, llançau-lo als cans”. El Concilio de Vienne de 1311 ordenaba de manera explícita a los monarcas con vasallos musulmanes que les prohibieran la llamada a la oración que hacía el muecín desde las torres de las mezquitas o minaretes. Sin embargo, el rey de Aragón, Jaume II no tomó ninguna medida general hasta el verano de 1318. La efectividad de tales decisiones era otra cosa. Así, pocos días después de la tardía orden real, su propio hijo, el señor de Gestalgar y Xiva y de toda la Hoya de Buñol, el Infante Alfons, escribe a su procurador, en secreto, para que incumpla la citada orden y no impida dicha llamada a la oración y que no permita que nadie incomode a sus súbditos musulmanes al menos hasta que otros señores con vasallos musulmanes cumplan la orden del rey. Y escribe que "SI NÓS HO VEDÀVEM PRIMER, QUE NOSTRES LLOCS SE.NS PORIEN DESPOBLAR O MINVAR E AÇÒ VOLEM QUE TENGATS EN SECRET QUE PER RES NUYLLHOM NO HO PUXEN SABER PER MICH QUE SIA VOSTRE". Efectivamente la presión provocaba huídas y abandonos que menoscabarían los ingresos de los señores. Una preocupación que no estuvo ausente en los momentos de la presión final del último tercio del siglo XVI cuando los rumores de deportación eran ya intensos. Los intentos de segregación se pueden advertir, por ejemplo, en las órdenes emitidas para diferenciar y reconocer a los musulmanes que en poco tiempo habían abandonado sus vestimentas tradicionales y había adoptado las de sus nuevos dominadores cristianos. El obispo de Lleida se quejaba amargamente en 1293 de la imposibilidad de distinguir a musulmanes y cristianos lo que consideraba una fuente de pecados incontrolable. Consiguió una orden para que se obligase a dejarse los cabellos largos a los musulmanes. En otras ocasiones se legisló acerca de la forma de vestir o con determinados cortes de pelo o incluso con la obligación de portar una especie de brazalete. A todas estas, un testimonio del propio rey, en este caso Joan I a finales del siglo XIV, explicaba que muchos musulmanes no vivían de acuerdo con sus leyes y ritos, lo que tampoco debió ser extraño entre los cristianos, circunstancia que multiplicaba la confusión. Paradójicamente, durante la persecución intensa del siglo XVI los musulmanes bautizados a la fuerza eran

aragoneses. Lo primero que podría venirnos a la mente es que eran gentes muy longevas ya que con abusiva frecuencia recogemos frases como “vivieron en NUESTRAS tierras más de 800 años”. “tras casi nueve siglos de habitar en estas tierras…”. A menudo se suele pensar que desde luego eran extraños, diferentes, forasteros y ocupaban algo que no era suyo hasta que por fin fueron echados. Muchos historiadores de los últimos siglos y hasta hace menos de 50 años percibían a la minoría islámica como un cuerpo extraño del que, la mayoría cristiana antes o después tenía que desprenderse. Es difícil combatir esos mitos pero estamos obligados a corregirlos. El preámbulo del profesor A. Furió en el artículo que escribe para el catálogo de la Exposición “Entre terra i fe” organizada en torno al 400 aniversario de la Expulsión de los Moriscos valencianos nos recuerda la cruel fascinación que tradicionalmente han despertado los “conquistadores” entre la gente mientras olvidamos que sus actos son en realidad actos de violencia, una agresión contra la población conquistada que en el mejor de los casos es desposeída de sus tierras y sus hogares y suprimidas sus libertades y sus derechos. Y en el peor de los casos, y es el caso más común, resulta exterminada, expulsada, sometida a la esclavitud…. Este fue, por ejemplo, el caso de los musulmanes mallorquines cuyo exterminio provocó incluso que tuvieran que ser llevados otros campesinos musulmanes años después para poner en explotación las tierras de la isla. Parecidos efectos sufrieron las poblaciones de los reinos de Sevilla y Córdoba a manos de los castellanos o las del Algarve y el Alentejo por parte de los reyes portugueses. ¿Y los musulmanes valencianos? Pues bien, durante los primeros decenios de la ocupación catalana y aragonesa los invasores firmaron acuerdos y tratados con la población indígena, es decir los andalusíes o musulmanes valencianos, que les permitían permanecer en su tierra siguiendo sus costumbres y sus leyes propias. Son muchos los ejemplos que lo confirman y entre ellos podemos recordar los términos del pacto entre Jaime I y los habitantes de Bunyol y su término castral de 1254: “E que sea l’Alcadí que los juçgará, e l’Alamí d’elIos, aquell que ellos esslieran”. En la carta de Macastre de 1308 que incluye numerosas referencias en el sentido de equiparar sus condiciones con las de Buñol “Et quod in omnibus aliis iudicentur per Alaminum et Alcadi de eo modo quo iudicantur et iudicari debent sarraceni de Bunyol” es decir que “en todo lo demás sean juzgados por el Alamín y el Cadí de igual modo que son juzgados y deben ser juzgados los sarracenos de Buñol. La población mantuvo sus ritos, sus mezquitas y sus propios jueces que aplicaban la Ley Islámica o sus gobiernos locales regidos por los “vells” o ancianos, normalmente dos o tres elegidos entre los de más edad. Dos son los vells firmantes de la Carta Puebla de Gestalgar junto al Alamín (una especie de administrador de la comunidad o aljama). Esta permisividad se vio, sin embargo, relevada por una presión creciente sobre la población autóctona desde muy pronto. Tras el primer levantamiento contra la ocupación en 1248 el mismo Jaime I ordenó una expulsión masiva que fue sólo parcialmente ejecutada aunque supuso ya una merma poblacional importante. En años sucesivos los valencianos musulmanes fueron confinados en arrabales a las afueras de las pocas ciudades donde aún se les permitió residir. A

[ 20 ]


Número 9. Año 2010

valenciano convivían musulmanes y cristianos. Una convivencia, conflictiva a veces, otras no tanto pero siempre bajo la atenta y preocupada mirada del clero cristiano. Una de las mayores preocupaciones de las relaciones de convivencia era la predilección compartida por gentes de cualquier creencia por los pecados de la carne. Las relaciones sexuales entre gentes de diferente creencia fueron muy perseguidas por los poderes civiles a instancias de los obispos. Los Furs de Valencia fijaban una curiosa pena a la pareja de lujurias mixta ya que condenaba al amante cristiano y su amada musulmana a correr desnudos por las calles de la ciudad. Las penas se endurecieron no obstante afectando únicamente a la mujer pecadora llegando a extremos como la cautividad o la lapidación ritual si era juzgada por el Alcadí, el juez islámico, aunque estas duras penas a menudo eras sustituibles por un cuantiosa multa. El varón, el cristiano conquistador, ahora de los amores, era siempre perdonado en su debilidad. Un curioso caso recogido por J. Boswell y explicado por Mª Teresa Ferrer Mallol fue la donación por parte del rey Pedro el Ceremonioso en 1356 al monasterio aragonés de Rueda de todas las musulmanas de la zona que resultaran culpables de dormir con cristianos, de tal modo que la comunidad monacal pudiera destinar el provecho que obtuviese de su venta o sus trabajos a las obras del monasterio. No tardó mucho el monarca en revocar tal donación al comprobar quienes eran los cristianos que yacían con las sarracenas: los propios monjes del monasterio. En Buñol, su señor, el infante real Alfons que como vimos también era señor de Gestlagar, se dirigió en octubre de 1322 al alcadí de Valéncia (juez islámico) para que averiguase personalmente lo que había ocurrido. La amarga queja provenía del médico (barbitonsoris) de Buñol, un tal Hamet Habulger que relata cómo un buen día se dirigió a su casa y encontró que su mujer Fucey mantenía extrañamente las puertas cerradas y se negaba a abrirlas ante la presencia del marido. Éste finalmente consiguió entrar y encontró escondido bajo la cama de su habitación nada menos que a Mahomet Attaraçoní, el mismísimo Alcadí de Buñol, a quien vio con sus propios ojos. El alcadí era la máxima autoridad judicial de la comunidad lo que dificultaba cualquier intento de denuncia por el ultraje. En todo caso el lujurioso magistrado se anticipó acusando al pobre marido engañado nada menos que de intentar asesinarlo y aprovechando su poder y su influencia lo hizo castigar por el alcadí de Carlet en 200 azotes (podían causar la muerte) y a la pena de exilio. Dejando a un lado estos ejemplos de convivencia y regulación judicial, hay que recordar la presión creciente sobre los musulmanes valencianos durante los siglos XIV y XV que en ocasiones obligaba a plantearse seriamente un exilio que perjudicaba los intereses de los nobles y eclesiásticos que vivían en buena medida de su trabajo. En 1380, por ejemplo, fueron autorizados a emigrar 20 campesinos de Macastre que se dirigirían con toda seguridad a Granada o al Magreb probablemente huyendo de una coyuntura especialmente complicada tras los efectos de las guerras con Castilla. La difícil integración de una minoría tan numerosa topaba de manera estridente con la creciente intolerancia practicada desde la sociedad cristiana dominadora enmarcada de manera progresiva en un proceso de uniformización

acusados de vestir “a la morisca” ya que la creciente intolerancia de los cristianos les obligó a aferrarse a los pocos signos de identidad que mantenían y entre ellos la forma de vestir. No deja de ser curioso que la segregación pueda ser incluso demandada por los propios musulmanes tal como sucedió en la Tabernas. Los musulmanes valencianos ignoraban las recomendaciones coránicas de modo que los conflictos en las tabernas nada tenían que ver con la religión y sí con los efectos de la bebida. Macastre, un lugar habitado exclusivamente por musulmanes, tenía una Taberna señorial cuya renta formaba parte del salario del alcaide del castillo, es decir el funcionario militar señorial, y su rendimiento anual se estimaba en unos 100 sous. Los musulmanes de Buñol elevaron una queja a su señor en marzo de 1314 por lo elevado de los precios tanto del horno como de la taberna lo que obliga a empeñarse a muchos de los habitantes mientras engordaban las cuentas del arrendador de dicha taberna y el del horno. La producción de vino y su consumo por los musulmanes valencianos está bien documentada desde el siglo XIV. En Cheste, como recoge la carta puebla de 1371, se obliga a los campesinos musulmanes a “veremar la nostra vinya (la del señor), e tirar la verema al trull, e de calcigar la verema (pisar la uva), e de llavar los trulls e les gerres, e trescolar e traure la brisa”. En caso de celebrar alguna boda están autorizados para que “hi puxa portar vi” aunque se les obliga a comprar en primer lugar el propio vino del señor. De Gestalgar tenemos también alguna noticia de la época que refleja la importancia del vino: en la Carta Puebla Medieval se recoge entre sus disposiciones que los campesinos “Item vendeman la vinya e carrian las uvas e lavan los truyllares e encuban el vino quando han lavadas las cubas e las tenaylas”. En Junio de 1322, el Infante Alfonso, hijo de Jaime II, actuaba como señor de Gestalgar como esposo de Teresa de Entença y encarga a su Alcaide (recordemos el el Alcaide era un oficial del señor, una especie de policía que con un par de soldados ocupaban la fortaleza o la casa señorial de manera más o menos permanente) le encarga decíamos que investigue la denuncia hecha por un servidor de su esposa Teresa sobre un musulmán de Gestalgar que ha proferido “verba nefandissima”, como dice el documento, es decir, palabras muy ofensivas, sobre la Virgen María. Ordena además el Infante que caso de ser encontrado culpable sea el reo QUEMADO VIVO ¡!!. Otro documento de septiembre del mismo año 1322 insiste poniendo nombres. El infante ordena a su procurador Guillem de Manresa que, a tenor del testimonio aportado entre otros por el Alcaide de Gestalgar, Bernat Tolsany, detenga y ordene quemar a Alí Algemeni, andalusí de Gestalgar que ha ofendido verbalmente a la Virgen. Estas penas tan severas tenían, además de una función ejemplarizante, otra de carácter económico al ser a menudo sustituidas por una fuerte suma en un dinero que además de permitir congraciarse con el santo o la virgen ofendidos permitía también al reo seguir unos años más trabajando, produciendo y pagando impuestos. Además la remisión económica de las penas era siempre bien recibida en los hambrientos cofres del señor. Pero si los Gestalguinos, o las gentes de la vecina Hoya de Buñol eran todos de fe islámica, en el territorio

[ 21 ]


REVIST cultural y de centralización política. Tampoco era ajena a esta intolerancia la orientación del concilio de Trento que dio origen a la Contrarreforma. Al incumplimiento de los pactos iniciales que ofrecían un marco de respeto a las leyes y tradiciones de los musulmanes le siguió un lento pero inflexible camino de persecución que permitiría episodios trágicos como el asalto a las morerías, o la creciente presión de la Inquisición y los bautismos forzados que fueron la antesala de la expulsión. La orden de conversión forzosa dictada por Fernando El Católico en 1502 sólo afectaba a los musulmanes de Castilla y años después se comprometía a no hacer lo propio con los de la Corona de Aragón. La revuelta de las Germanías sin embargo convirtió a los andalusís valencianos en la cabeza de turco de los agermanats que impulsaron los bautismos forzados bajo amenazas que después originarían una agria polémica eclesial sobre la validez de dichos bautismos. El emperador Carlos, una vez resuelta la rebelión dio por buenos los bautismos y ordenó que se extendieran por todos sus reinos peninsulares. Muy pronto comenzaría una humillante campaña de evangelización y de erección de parroquias que sustituirán a las antiguas mezquitas. Tomás de Villanueva fue uno de los principales impulsores junto a Juan de Ribera, más conocido como “El Patriarca”, que terminó siendo el promotor más decidido de la deportación. Nacían así los “nou convertits” o “cristianos nuevos” cuya fidelidad al islam, oculta y a escondidas, produjo la denominación de “amoriscados” o “moriscos”. Estos, en el ámbito de su fe estaban autorizados a evitar el martirio siguiendo el precepto musulmán de la “taquiyya” o disimulación con tal que cumpliesen como pudieran los ritos básicos de la oración “la saláa”, los lavados rituales o “guadoc” y la limosna o “zakat”. Hay multitud de ejemplos de la persecución y la feroz represión en los procesos inquisitoriales que se conservan. También hubo importantes levantamientos armados duramente reprimidos como el de la Serra d’Espadà o la rebelión final de la Muela de Cortes. En la misma segunda mitad del siglo XVI encontramos un complejo programa de represión gradual que fue aplicado en el viejo Reino de Valencia estableciéndose tres niveles de importancia: En primer lugar la llamada a la oración (perseguida desde principios del siglo XIV), al ayuno del Ramadán y la circuncisión. La persecución se centra en los Alfaquís que ejercen la enseñanza y dirigen las prácticas religiosas. En segundo lugar, en un grado menor de gravedad se encuentra todo lo referido a las ceremonias relacionadas

con los nacimientos, enterramientos y matrimonios. También la prohibición de matar los animales siguiendo el ritual musulmán, jurar por Mahoma, o los adornos de las mujeres. Por último lo relativo a la lengua y a la forma de vestir aunque se incide en la prohibición de poner a los niños nombres árabes y en la obligación de hablar a los niños en valenciano. Las visitas pastorales custodiadas en el Archivo Parroquial de Cheste recogen el traslado que el visitador diocesano realiza de tales prescripciones. Se ocupa con cuidado de los ritos del nacimiento y la muerte instando al rector para que instruya dos madrinas cristianas viejas que obligatoriamente deberían asistir a los alumbramientos y a los amortajamientos. El párroco y el alguacil vigilarán celosamente la carnicería, la taberna, el obrador del pan para perseguir prácticas islámicas y se ordenó cercar el lugar de los enterramientos y que se izara una cruz en medio del “fosar”. La presión se intensificó y en 1563 se ordenó el desarme general de los moriscos valencianos mientras se hacía circular leyendas sobre una supuesta amenaza de intervención turca o de rebeliones inexistentes que auspiciaron el odio antimusulmán. Una suculenta y eficaz medicina surgió entonces en la Concordia de 1571 en la que los representantes de las comunidades musulmanas ofrecieron una “limosna” de 2.500 libras anuales para evitar las confiscaciones de bienes que pretendía la Inquisición aunque no evitaron que la persecución creciera en otros ámbitos. Y después de fracasar la obstinada y vergonzante campaña evangelizadora impulsada por el Patriarca Juan de Ribera las voces eclesiales pasaron a exigir la inmediata expulsión y deportación de los moriscos. En 1609, es decir hace ahora 400 años, Felipe III rey de Castilla, de Aragón, de Valencia y de otros muchos territorios decretó la expulsión de los musulmanes valencianos fuera de los territorios de la corona. El 23 de septiembre se leía el bando por las ciudades del Reino. En pocos años la depuración étnica se extendió a Aragón y otras zonas. Este acontecimiento, una de las mayores deportaciones de población de la historia humana, es en realidad el final de un largo proceso de presión y represión de la población indígena ejercida por la sociedad colonizadora.

[ 22 ]


Número 9. Año 2010

DAVID QUIXAL Primer Premio

1. Introducción El presente trabajo está integrado dentro de dos proyectos de investigación de Arqueología del Territorio en época ibérica. Por un lado, la mayor parte de información procede del proyecto de investigación del territorio de Kelin (Caudete de las Fuentes, Valencia), dirigido desde principios de los años 90 del siglo pasado por la Dra. Consuelo Mata desde el Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Valencia. Concretamente, el área fue objeto de estudio específico durante la campaña de prospecciones arqueológicas del año 2007, fruto del cual es el Trabajo de Investigación de Licenciatura del autor. Por otro lado, el análisis también se inserta directamente en la línea de investigación del territorio de La Carència (Turís) llevada a cabo por Rosa Albiach desde el Servicio de Investigación Prehistórica. En este trabajo nos centraremos en el poblamiento ibérico (ss. VI-I a.C.) de un área concreta ubicada en el sector occidental del municipio de Yátova, una zona articulada por los cursos de los ríos Magro y Mijares y en cuyo paisaje sobresale el macizo montañoso de Sierra Martés (1.085 msnm). Se trata de una zona actualmente poco poblada (aldeas de Mijares, La Paridera o Casa Quemada), donde la cobertura forestal es bastante amplia. Otro de los elementos importantes del paisaje actual es el Embalse de Forata, aunque éste lógicamente no debe ser tenido en cuenta a la hora de abordar nuestro objeto de estudio. Pese a que la escala de nuestro análisis es pequeña, el trabajo que a continuación expondremos debe considerarse tan sólo parte de un estudio mucho más amplio sobre el valle del río Magro y las comunicaciones entre la costa y el interior valenciano en época ibérica. No obstante, el área yatovense presenta unas peculiaridades y una dinámica que permiten enfocarla directamente, aunque siempre relacionándola con su papel dentro de estrategias poblacionales a mayor escala. Encontramos un total de cinco yacimientos ibéricos, todos en el municipio de Yátova: el Pico de los Ajos, el Puntal del Viudo, el Collado del Viudo, El Peñón y el Peñón de Mijares ( Fig. 1). En la base de datos de la Dirección General de Patrimonio Artístico también aparecen fichados los yacimientos de Barranquillos y Forata, pero en ambos casos no hemos podido corroborar la existencia de los mismos.

Fig 1. Mapa de los yacimientos y la zona

2. El Pico de los Ajos El Pico de los Ajos es, sin duda, el yacimiento ibérico más importante de nuestra área de estudio. Es un poblado fortificado en una cima secundaria al noroeste del Pico Martés, en plena sierra del mismo nombre. De él procede una gran variedad de materiales, muchos de ellos de excavaciones clandestinas, entre los que destaca la archiconocida colección de plomos escritos que en su día estudió Domingo Fletcher (1980). Ya Cavanilles menciona en su magna obra (LACARRA et alii, 1996, 82 y 92) su pretensión de haber incluido en sus viajes una visita a los parajes de Martés y del Oro, en los términos de Yátova y Cortes de Pallás, pero al final tuvo que declinar en su idea debido a la presencia de forajidos y bandoleros en la zona, de ahí que no podamos contar con sus siempre interesantes descripciones. No obstante, al hablar del pico Ropé de Chera lo compara con Sierra Martés, donde de forma indirecta, gracias a la información aportada por el cura de Yátova, sabe que hay vestigios de un castillo en la cumbre (haciendo referencia seguramente a las fortificaciones ibéricas) y restos de un camino carretero de tres varas y media de ancho que sigue el recorrido de la montaña (Idem, 1996, 124). No obstante, la primera mención arqueológica directa la realizó Nicolau Primitiu Gómez Serrano en 1949 bajo el nombre de “Cantarería de los moros”. La altitud en la que se encuentra, a más de 1.000 msnm, explica la presencia en su entorno de especies

[ 25 ]


REVIST

Fig. 2. Derrumbe de la torre del Pico de los Ajos

Fig. 3. Croquis planimétrico del Pico de los Ajos

vegetales como el pino negro (Pinus nigra), el roble (Quercus robur) o la carrasca (Quercus rotundifolia), y animales como la cabra montés (Capra pyrenaica). El yacimiento recibe su topónimo por la abundancia de un tipo de planta bulbácea del género Allium que se reparte por toda la cima. Cuenta con una excelente visibilidad de todo su alrededor (llano de Venta Gaeta, corredor de Hortunas y Hoya de Buñol), así como de otras zonas más lejanas (Sierra de la Bicuerca, Valle de Cofrentes-Ayora y Sierra del Tejo). Incluso en días claros se puede ver la ciudad de Valencia y el mar. El carácter escarpado de sus laderas Norte y Sur, con precipicios de más de 40 m de altura, reducen las posibilidades de acceso a sus lados Oeste y Este. Por la ladera Oeste se accede desde el Pico Noño, en cuya cima hay actualmente una antena y un puesto de vigilancia forestal. En esta montaña, en un punto cercano al camino, existe una sima en la que se ha documentado material romano (monedas y cerámica). En el lado Sudeste, a los pies de la cima del Martés, se encuentran las principales defensas del poblado: un foso al que se le adosa una torre (DÍES y GIMENO, 1995). El foso está excavado en la roca aprovechando las características del relieve y tiene unas dimensiones de 6´25 m de longitud, 5´25 m de anchura máxima y 3´35 m de profundidad máxima. Por otro lado, la torre tendría una planta cuadrada/trapezoidal de la que conserva tan sólo alguna hilera de piedras de tamaño mediano/grande en sus lados Sudeste y Sudoeste. Debido a su mala conservación no podemos saber si era maciza o tenía compartimentos internos, sin embargo el potente derrumbe de la ladera Norte indica que tuvo una envergadura considerable (Fig.2). A partir de foto satélite hemos calculado un área aproximada de 2´15 ha de concentración de materiales, lo que sería el perímetro real del poblado (Fig. 3). Su área de dispersión es mucho mayor, no obstante, nos parece mucho más útil utilizar el área concentrada tomando como límites la propia orografía, la concentración de materiales y la presencia de defensas, ya que nos aproxima más a la realidad del mismo. La cima está compuesta por dos plataformas o mesetas, en cuyo espacio intermedio se excavó una cisterna en el terreno natural. En sendas plata-

formas, especialmente en la Noroeste, se pueden rastrear con facilidad muros en superficie que determinan departamentos, algunos de los cuales se encuentran dispuestos en batería en torno a un eje común, posiblemente una calle. Por desgracia, en muchos casos esto es factible debido a la gran abundancia de agujeros de clandestino, algunos de los cuales han dejado literalmente los muros en el aire. En la ladera Sur localizamos una cueva colmatada, por lo que no pudimos determinar si albergaba material ibérico. El hecho de que sea un asentamiento importante queda patente en el amplio espectro de materiales documentados. A simple vista ya sobresale que los grandes y medianos contenedores (ánforas, tinajas/illas, lebes y kalathoi), pese a que son el grupo más dominante, no llegan al 50% del total debido al peso de otros grupos como la vajilla de mesa (caliciformes, platos, páteras, escudillas y cuencos) o las cerámicas de cocina (ollas). Encontramos tipos que no están presentes en el resto de yacimientos de su entorno y que claramente nos están indicando su carácter de poblado, como puedan ser microvasos (Fig. 4.2 y 4.3), fusayolas (Fig. 4.1) o tapaderas. Entre los elementos que marcan la entidad que pudo alcanzar el poblado encontramos escritura, decoración figurada, monedas y otros objetos metálicos. Como hemos apuntado ya, dentro de los materiales de este yacimiento destacan de manera sobresaliente su colección de plomos escritos. Se conocen un total de cinco, todos escritos con alfabeto levantino, de los cuales tres fueron estudiados por Domingo Fletcher en su monografía (1980): - 20 x 10 cm, 632 signos y 101 palabras, escrito por las dos caras (Fig. 5). - 18´8 x 10´5 cm y 348 signos, escrito por las dos caras. - 13´8 x 11 cm y 311 signos, escrito por las dos caras. Y dos pertenecientes a una colección particular (FLETCHER, 1983): - 10 x 9´6 cm y 15 signos. - 4´1 x 1´7 cm y 3 signos. El Museo de Prehistoria de Valencia posee una bala

[ 26 ]


Número 9. Año 2010

Fig. 4. Materiales cerámicos del Pico de los Ajos

de honda de plomo con la inscripción “ABER” (FLETCHER, 1985, 22; TOMÁS, 1989) también procedente de este yacimiento. Por otro lado, hemos podido recoger un elevado número de fragmentos de cerámicas importadas, producciones de otras zonas ibéricas y producciones locales. A partir de las mismas podemos precisar la prolongada ocupación del poblado (desde ánforas fenicias a sigillatas africanas). El material a mano hallado parece estar más relacionado con el Ibérico Antiguo (s. VI a.C.) que con un precedente del Bronce, ya que está asociado a los fragmentos de ánforas fenicias, generalmente Vuillemot R.1 del Sur peninsular. De entre los ss. IV-III a. C. se ha documentado

un fragmento de base de barniz negro ático (Fig. 4.9) y una imitación ibérica de la forma Lamb. 23, el conocido plato de pescado con pocito (Fig. 4.6). Esta imitación es muy frecuente en las grandes ciudades ibéricas y puede datarse entre los ss. IV-II a.C. (BONET Y MATA, 1988, 9-11). Entre los ss. II-I a.C. con la llegada de las primeras cerámicas itálicas el número de importaciones del poblado aumenta con ánforas vinarias, generalmente Dressel-1 (Fig. 4.8), así como con barnices negros campanos y calenos. Hemos podido identificar una forma Lamb. 36 de campaniense A (LAMBOGLIA, 1952, 47) (Fig. 4.7) y una forma Lamb. 28 calena (LAMBOGLIA, 1952, 41) (Fig. 4.10). El poblado también cuenta con un asa con decoración

Fig. 5. Plomo nº 1 del Pico de los Ajos (según Fletcher)

Fig. 6. Engobe rojo del Pico de los Ajos

[ 27 ]


REVIST el caso anterior (primera mitad del s. II a.C.) (BONET e IZQUIERDO, 2001). No obstante, nosotros consideramos que, a pesar de lo fragmentado de su estado, muestra elementos que podrían asociarlo más con el grupo anteriormente descrito de representaciones de finales del s. II – mediados del I a.C.. Tanto la representación de una franja reticulada en su tronco, como la forma en la que se ha dibujado la articulación del brazo con el cuerpo, una forma marcadamente curva, nos recuerdan a las características de los seres que aparecen en el Vaso de los Nadadores de Kelin. Precisamente, la presencia de hipocampos en algunos vasos del mismo yacimiento da más peso a esta posible interpretación. No pretendemos ser tajantes en que se trata de una representación igual, simplemente consideramos que puede tratarse de un individuo vinculable con este estilo tardío. De la misma manera, la forma triangular reticulada que se asoma en el ángulo inferior derecho podría tratarse del extremo de la corola de una flor en vista longitudinal, si bien la mala conservación impide asegurarlo. Por último, del Pico de los Ajos también procede un fragmento informe en el que aparece una flor crucífera (cuatro pétalos dispuestos perpendicularmente de dos en dos, formando una cruz) en vista cenital (www.uv.es/floraiberica) (Fig. 9). De toda esta recopilación de decoraciones no pretendemos realizar análisis estilísticos ni interpretativos exhaustivos, tan sólo nos resulta muy interesante dentro de una hipótesis general de distribución de las mismas por los principales yacimientos del valle del Magro / Madre (Kelin, Pico de los Ajos y La Carència). Son piezas que, aunque con diferencias, muestran entre sí profundas similitudes en factura e iconografía. No se conoce el lugar de producción de estos recipientes con decoración compleja tardía (BONET e IZQUIERDO, 2001 y 2004), si bien también se han documentado escenas de este tipo en zonas costeras como Valentia (SERRANO y OLMOS, 2000), de ahí que podamos plantear que el valle del Magro fuera el eje en su redistribución hacia el interior. En el Museo de Prehistoria de Valencia pudimos reestudiar algunos objetos y herramientas metálicos procedentes de prospecciones antiguas o hallazgos casuales. Los fondos están compuestos por una posible hoja de sierra (Fig. 10.12), un escoplo (Fig. 10.11) y algunos clavos de hierro (Fig. 10.13), así como dos ponderales (uno discoidal

impresa procedente del Sudeste peninsular (MATA, 1985, 39) y con un fragmento informe decorado con engobe rojo (Fig. 6), una producción propia del territorio de Kelin (MATA, 1991, 140-141). Entre los materiales de época romana encontramos una base de terra sigillata itálica con un sello in planta pedis (…GIV) Fig. 7. Hipocampo del Pico de los Ajos (Fig. 4.4), bordes (según Martínez Escrivà) indeterminados de terra sigillata hispánicas, una tapadera de terra sigilata africana y cerámicas comunes y de cocina. También se han documentado cerámicas con decoraciones figuradas complejas, englobables dentro de las decoraciones presentes en vasos singulares y/o de encargo de entre mediados del s. II a.C. y finales del I a.C. Se trata de representaciones de escenas simbólicas o mitológicas compuestas por seres fantásticos e híbridos acompañados de figuras humanas, animales o vegetales (BONET e IZQUIERDO, 2001, 300; 2004, 90). Pueden hacer referencia a historias o leyendas que circulaban por el Mediterráneo y quedaban plasmadas en el vaso siguiendo las pautas de representación ibérica. En primer lugar, debemos considerar un fragmento cerámico que ha sido pasado por alto por la mayoría de autores que han tratado este tipo de representaciones. Localizado en superficie cerca de un agujero clandestino, Martínez Escribá (1999) interpretó lo allí representado como parte de un hipocampo (Fig.7). Está incompleto, pero se puede apreciar parte de su crin, bocado, ojo derecho, riendas, lomos curvados y arranque de las escamas. Su autor lo compara acertadamente con los otros dos ejemplos más claros de representaciones de estos seres híbridos, los vasos de hipocampos de Kelin (PLA, 1980; MATA, 1991) y La Carència (SERRANO VÁREZ, 1987). El hipocampo del Pico de los Ajos se aproxima especialmente a los de Kelin, tanto por la representación curvada del lomo, como por las franjas rayadas que atraviesan perpendicularmente el mismo. A su vez, comparten la presencia de riendas y el trazado reticulado de las escamas. Los hipocampos han sido interpretados como seres mitológicos relacionados con el mundo funerario, con carácter psicopompo, ya que ayudarían al difunto en el tránsito al más allá. Por otro lado, tenemos un fragmento informe en el que aparece parte del cuerpo de un ser antropomorfo (FLETCHER, 1980) (Fig. 8) que recientemente se ha datado como perteneciente a un horizonte más antiguo que

Fig. 8. Fragmento con decoración figurada del Pico de los Ajos (según Fletcher)

[ 28 ]


Número 9. Año 2010

monedas de Ikalkusken (Iniesta), 2 de Castulo, 1 de Arse, 14 monedas romanas republicanas (desde el 211 al 132 a.C.) y un as de Kelin (ARROYO et alii, 1989, 367-371). Esta última sigue el modelo de la presuntamente única acuñación que tuvo esta ceca a mediados del s. II a.C., con la imagen de una cabeza varonil con palma y delfín en el anverso, y jinete lancero con la leyenda en el reverso (RIPOLLÈS, 1979a, 134). Algunos autores han destacado esta presencia de monedas de Ikalesken como una prueba de que el valle funcionaba como la vía principal hacia el interior meseteño (ALBIACH et alii, 2007), argumento que se refuerza también con la presencia de una moneda de Kelin. Independientemente de las cuestiones fronterizas, la circulación monetaria nos está indicando movilidad comercial y contactos entre los diversos territorios ibéricos. A partir de todo lo visto en el Pico de los Ajos podemos palpar como el valle del Magro fue escenario y eje de circulación de una gran variedad de materiales y productos, especialmente de forma intensa entre los ss. IV-I a.C. Sin duda, los asentamientos principales que jalonaban el río debieron jugar un papel fundamental en la redistribución de los mismos, en muchos casos desde la costa hacia el interior, aunque no siempre (engobe rojo, monedas, etc.). En función de su tamaño (2´15 ha), su ubicación en alto y la presencia de importantes defensas, podemos considerar al Pico de los Ajos como un poblado fortificado. Éste poseía una excelente capacidad de control del territorio y era un verdadero hito paisajístico en su entorno, sobre todo si lo imaginamos con sus potentes fortificaciones, aunque en la base no dejaba de ser también un lugar de hábitat de tamaño medio desde donde se dirigirían otro tipo de labores (agricultura, ganadería, molienda, metalurgia,)

Fig. 9. Decoración vegetal del Pico de los Ajos

y otro piramidal, de 118 y 142 g respectivamente) (Fig. 10.16 y 10.15) y una lámina con impresiones en forma de roseta, de plomo (Fig. 10.14). En la publicación de Domingo Fletcher (1980) también se describen elementos de adorno personal, como es un broche de cinturón de bronce. Además, en nuestra prospección pudimos recoger escorias de hierro, lo que prueba algún tipo de actividad metalúrgica en el mismo poblado. La presencia de monedas ibéricas en los yacimientos nos puede aportar información acerca de las redes de circulación monetaria y, por ende, de las redes de intercambio y circulación de productos comerciales (RIPOLLÈS, 1979b). Las noticias que tenemos al respecto del Pico de los Ajos son bastante pobres, ya que en la mayoría de casos se trata de hallazgos casuales o clandestinos que han pasado a engrosar colecciones privadas. Se han diferenciado 3

Fig. 10. Objetos metálicos del Pico de los Ajos

[ 29 ]


Fig. 11. Vista del Puntal del Viudo

Fig. 12. Vista del Peñón de Mijares.

3. Yacimientos en torno al curso del río Mijares

su presencia, en caso de confirmarse, especialmente por su ubicación en el lado Norte, de espaldas al río Mijares y a la zona por donde iría el posible camino. En vez de esto, controla el acceso más fácil y el piedemonte donde está el yacimiento del Collado del Viudo. No obstante, hemos de decir que la propia orografía de la montaña en su vertiente Sur posibilita una excelente visibilidad tanto del río como de la posible vía sin requerir de ningún otro elemento adicional. A su vez, dicho Collado del Viudo ha sido diferenciado del Puntal del Viudo pese a que ambos forman parte de la misma realidad. Se trata de una alta concentración de materiales ibéricos localizada a los pies del Puntal, en la vertiente oriental del mismo. La densidad de materiales y el tamaño y conservación de los mismos, impiden interpretarlo como el resultado de procesos postdeposicionales de la parte alta. No obstante, es lógico englobarlos dentro de una misma tónica, especialmente por la coherencia de sus materiales. La escasa bibliografía que ha tratado el Collado del Viudo (ALBIACH et alii, 2007, 115; MEDARD, 1998, 176) lo han clasificado como poblado ibero con perduración en fase romana, incluso llegándolo a concebir como una villa imperial siguiendo lo reflejado en la ficha de la DGPA. Nuestra prospección, no obstante, no ha podido constatar esta segunda fase de ocupación, ya que la totalidad de materiales recogidos correspondían a la fase ibérica. A la hora de estudiar los materiales de ambos yacimientos, destacamos que el Puntal del Viudo pese a ser, a tenor de sus estructuras defensivas conservadas, el poblado más destacado de los ubicados en el valle del Mijares, cuenta con un reducido ajuar cerámico, especialmente si lo comparamos con su yacimiento vecino, el Collado del Viudo, que tiene mayor variedad tipológica y ya en su prospección se palpaba un mayor volumen de material. Esto puede responder a dos cuestiones: - que la cima, dado su escaso perímetro, albergara tan sólo las estructuras defensivas y de control del territorio, quedando el hábitat en el piedemonte oriental. - que todo responda a cuestiones de conservación: en el Collado el material es más fácil de recuperar debido

En la cima de una pequeña montaña de 565 msnm a cuyos pies fluye el río Mijares encontramos la atalaya fortificada del Puntal del Viudo (Fig. 11). La prospección de A. Barrachina y F. Blay, resultado de la cual es la ficha de la DGPA, se efectuó en un momento a finales del siglo pasado en el que la vegetación posibilitaba un mejor reconocimiento de las estructuras. Los autores describen una cima amesetada con dos perímetros murarios: uno inferior mayor con paramento irregular y muros perdidos en muchos puntos, correspondiente a la Edad del Bronce, y otro superior de pequeñas dimensiones (17 x 10 m), correspondiente a la atalaya ibérica. En nuestra visita al Puntal, la tupida vegetación de coscojas nos impidió realizar un análisis más completo. El poblado tiene una relativa buena conservación de sus estructuras, visibles muchas de ellas en la superficie, pero el seguimiento de sus trazados era prácticamente imposible y tuvimos que descartar alzar un croquis de las mismas. Únicamente pudimos completar o precisar algunos elementos descritos en la ficha de la DGPA. El poblado, tal y como se comentó antes, cuenta con dos murallas o muros perimetrales en torno a su cima que son fáciles de reconocer, especialmente en su lado Norte-Noreste, su vertiente más accesible y que, por tanto, requirió de mayor protección. A pesar de esto, donde encontramos la fortificación mejor conservada es en el lado Oeste, un espectacular lienzo de muralla con bastante alzado conservado, compuesto por sillarejos sin traba, bien careados, completando el trazado de la muela de la propia montaña. El lado Sur de la cima, sin duda el más escarpado, no está cerrado por una muralla o muro perimetral, aunque no sabemos si porque carecía de él o por no haberlo conservado. Por otro lado, pudimos localizar una posible torre de planta trapezoidal en el extremo Norte del aterrazamiento superior, un elemento defensivo pasado por alto en anteriores prospecciones. Está mal conservada y la vegetación nos impidió documentar con exactitud sus medidas (entre 2 / 3 x 2 / 3 m) o su planta, pero nos parece muy interesante

[ 30 ]


Número 9. Año 2010

a que su emergencia a la superficie es resultado de la roturación del terreno. En cambio, el Puntal tiene una vegetación de pinos y coscojas que no deja claros donde localizar el material. Consideramos que es más probable esta segunda opción, ya que la fisonomía del Puntal (estructuras a la vista, con seguridad no únicamente defensivas) apuntan hacia considerarlo un poblado o, como mínimo, una atalaya fortificada, quedando el Collado del Viudo como una estructura rural dependiente, sin que podamos definir si con carácter de hábitat o no. El hallazgo en 2008 de una base de cerámica ática en la cima parece confirmar esta dualidad. La otra atalaya del valle es el Peñón de Mijares, ubicada en una pequeña peña o cresta rocosa a cuyos pies transcurre el río Mijares (Fig. 12). Presenta materiales de dos momentos de ocupación: cerámicas a mano del Bronce, en la cima, y escasas cerámicas ibéricas, repartidas por los campos de almendros de la ladera Sureste de la misma. La cresta es un estrecho corredor de unos 2/3 m de anchura delimitados por la propia roca, donde documentamos un muro de piedra en seco que puede ser parte de un antiguo lienzo de muralla. No obstante, la exclusividad de material a mano en la cima nos impide asociarlo con seguridad con la ocupación ibérica. La prospección de A. Barrachina y F. Blay, recogida en la base de la DGPA, menciona el hallazgo de un posible fragmento de pilum ibérico, aunque es un material al que no hemos podido acceder por desconocer su lugar de depósito. El resto de material arqueológico que pudimos recoger, dada su poca variedad y el dominio de formas comunes (bordes moldurados), aporta al yacimiento una simple datación como Ibérico Pleno. Al prospectar el entorno del Peñón de Mijares, localizamos al Norte del mismo un campo yermo donde aparecían cerámicas ibéricas, aunque muy rodadas y en número reducido, lo que registramos como el nuevo yacimiento de El Peñón (QUIXAL et alii, 2007). La ubicación de este yacimiento es extraña, ya que presenta unas características muy semejantes a otros yacimientos localizados en zonas más bajas (escasa entidad y materiales), pero se encuentra en la cima amesetada de una montaña. Esto nos lleva a plantear que quizá su extensión sea mayor y no se limite al reducido espacio yermo, sino que se extienda por sus lados, área que no hemos podido prospectar debido a la densidad de la masa forestal regenerada tras un incendio en los años 90. En el camino de acceso al campo yermo se aprecian restos de carriladas en la roca, pero creemos aventurado considerar de qué época son. El registro material es escaso, está dominado por grandes recipientes y se data como Ibérico Pleno por no poder precisar más.

el papel que tuvo el núcleo poblacional del valle del Mijares, donde encontramos un grupo local compacto en torno a las citadas atalayas del Puntal del Viudo y el Peñón de Mijares. A su vez, Sierra Martés presenta en su vertiente meridional el amplio llano de Venta Gaeta que seguramente en caso de prospectarse también aportaría resultados positivos, ya que es la zona de tierras óptimas más próxima al Pico de los Ajos. El Pico de los Ajos responde al concepto de “poblado periférico o de frontera” (DÍES, 2007, 136-139; SORIA y DÍES, 1998), poblados de segunda categoría establecidos en puntos estratégicos con la función de estructurar el territorio, controlar subunidades o paisajes concretos, además de jugar un importante papel en los procesos de territorialización. Se trata de un verdadero hito territorial en una zona donde la pertenencia a una comunidad debía expresarse con mayor fuerza precisamente por su carácter de zona fronteriza. En recientes estudios (QUIXAL, 2008) defendimos como nos encontrábamos ante una posible zona de frontera entre los territorios de Kelin y La Carència, aunque siempre entendiéndola como una zona abierta y permeable (CASTRO y GONZÁLEZ MARCÉN, 1989). Todo el núcleo poblacional ibérico del actual municipio de Yátova quedaría integrado dentro del territorio de La Carència y el Pico de los Ajos sería su poblado fortificado más occidental, en una zona donde el elemento principal es la articulación por la vía antigua que atravesaría el valle (ALBIACH et alii, 2007; DÍES, 2007; LEDO et alii, 2007; MARTÍNEZ VALLE, 1995; QUIXAL, 2008). El Pico de los Ajos además guarda una excelente capacidad visual, tanto intervisibilidad con otros poblados fortificados y atalayas de su entorno (Puntal de Eduardo, Cerro Santo, Peñón de Mijares, La Cárcama, La Carència,…), como cuenca visual que le permite controlar zonas estratégicas de paso como el valle del Magro, el valle del Mijares o el llano de Venta Gaeta. Es llamativo como la imposibilidad de estar conectado visualmente con la cercana atalaya del Puntal del Viudo parece corregirse con el establecimiento del Peñón de Mijares, visible desde ambos. Si atendemos a una evolución por fases cronológicas, vemos como en la Edad del Bronce tan sólo están ocupados el Puntal del Viudo y el Peñón de Mijares, siguiendo el patrón de asentamiento de pequeños poblados ubicados en cima, generalmente con fuertes dificultades de acceso y presencia de fortificaciones, aunque sus reocupaciones posteriores impiden determinar qué pertenece a cada fase. En el s. VI a.C. se inicia la longeva ocupación del Pico de los Ajos (de forma casi paralela a La Carència) y, desde un primer momento, parece ser un poblado de entidad, dado el elevado número de importaciones fenicias que recibe. Durante el Ibérico Antiguo (ss. VI-V a.C.) es el único núcleo habitado de la zona. En el Ibérico Pleno (ss. IV-III a.C.) dentro de los fenómenos de territorialización de las principales capitales ibéricas, y paralelamente también al desarrollo de un poblamiento rural y agrícola sin precedentes (MATA et alii, 2009), encontramos la concentración de población del valle del Mijares, en la zona más fértil en varios kilómetros a la redonda (Fig. 13). Dos atalayas, el Puntal del Viudo y el Peñón de Mijares, respectivamente, tienen asociados dos establecimientos rurales: el Collado del Viudo y El

4. Estrategias poblacionales y territoriales de la zona Desde el Pico de los Ajos se polariza el poblamiento en el sector oriental del valle del Magro / corredor de Hortunas, así como el cercano curso del Mijares. La ubicación estratégica de este poblado en una zona abrupta con suelos de paupérrima productividad le llevaría a depender de otros núcleos o zonas para su abastecimiento. En este sentido podemos comprender mejor

[ 31 ]


sertorianas que azotan la Hispania romano republicana (MATA, 1991). Tras la caída del lugar central, el poblamiento de la comarca ve cómo muchos de los importantes poblados fortificados se abandonan progresivamente, entre ellos el propio Cerro Santo, tal y como nos indican sus materiales. Del mismo modo, al otro lado de Las Cabrillas, la ciudad de La Carència también parece sufrir las consecuencias de esta represión, al presentar niveles de incendio en torno a esos años (ALBIACH et alii, 2007, 102-103 y 120). No obstante, la evolución posterior es completamente dispar, ya que la ciudad perdura y experimenta un relativo periodo floreciente (si se confirma su asociación con la ceca Kili acuña moneda bilingüe en torno al 50 a.C. (Idem)) que le permitirá integrarse dentro del Imperio Romano y pervivir hasta el s. III d.C. De forma sintomática, el Pico de los Ajos también se ocupa hasta bien entrado el Alto Imperio. El que durante la fase ibérica fuera, a nuestro modo de ver, uno de los más importantes poblados fortificados del territorio de La Carència, en el s. I a.C. no entra en la misma fase de decadencia y abandono que sus vecinos occidentales, sino que se integra y perdura dentro del Imperio, lógicamente con otras funcionalidades e inmerso en nuevas redes jerárquicas. Este hecho, sin duda, aporta mayor fuerza si cabe a nuestra hipótesis de que el Pico de los Ajos y los yacimientos yatovenses deben ser entendidos dentro de la realidad territorial derivada de La Carència. Durante los primeros siglos del Imperio, tan sólo tenemos la continuidad en la ocupación del Pico de los Ajos, al que habría que relacionar el hallazgo de material romano en la cercana Sima del Pico Noño, en la misma cresta de Sierra Martés. En la Hoya de Buñol, a la ya comentada continuidad de La Carència se suma la culminación del proceso de ocupación y explotación del llano dentro del sistema de villae, sobre todo en torno al curso del Magro (ALBIACH et alii, 2007, 128). Este hecho también lo encontramos en la Meseta de Requena-Utiel, en villas como Casa Doñana, El Ardal o La Calerilla (MARTÍNEZ VALLE, 1995), próximas al mismo río.

Fig. 13. Vega del río Mijares

Peñón. A nivel general, en la Hoya de Buñol también observamos esta tendencia de ganar peso los pequeños núcleos en llano, cada vez más abundantes, especialmente en el entorno inmediato de La Carència (ALBIACH et alii, 2007, 113). No obstante, pese a que se vive el cénit de la ocupación y explotación de las zonas llanas (MATA et alii, 2001), en el valle del Magro, debido a su carácter fronterizo y periférico, los poblados y atalayas fortificados continúan teniendo un peso importante. El mismo valle, aunque ya desde el s. VI a.C. tenemos muestras de gran movilidad a través de él, es durante los ss. IV-I a.C. cuando se consolida como escenario de una importante circulación de personas y productos procedentes, principalmente, de la costa hacia el interior, aunque también en sentido contrario. Pero no debemos interpretar el valle como un mero camino entre dos asentamientos, sino como un tramo de una posible vía mucho mayor que permitía la comunicación entre la costa y la Meseta (ALBIACH et alii, 2007; DÍES, 2007; LEDO et alii, 2007; QUIXAL, 2008). Todo ello sin negar, en ningún caso, que otros posibles corredores naturales como el de El Rebollar pudieran estar albergando movilidad Este-Oeste de forma coetánea. A lo largo de los dos primeros siglos de ocupación romana de la Península (ss. II-I a.C.), podemos intuir como en el Pico de los Ajos parece recaer todo el peso del poblamiento en este sector, de la misma forma que ocurre en el sector oriental del territorio de Kelin con el poblado fortificado del Cerro Santo o Castellar de Hortunas (Requena), puesto que las atalayas desaparecen por completo. El curso del Mijares tras su ocupación monofásica ve como desaparecen todos sus yacimientos. Quizás, el nuevo contexto político motiva la concentración de la población en poblados fortificados, ahora más centrados en el control y vigilancia del camino y las tierras de labor que en la delimitación territorial, sin sentido dentro de la realidad romana. Pese a que cambia el panorama, la movilidad por el camino parece cobrar más fuerza que nunca, tal y como nos indica la elevada dispersión productos importados, locales y monetarios (ARROYO et alii, 1989; RIPOLLÉS, 2001). En torno al 75 a.C. la ciudad de Kelin es destruida y abandonada, seguramente dentro del marco de las guerras

5. Reflexión final En estas líneas, pese al carácter local y concreto del estudio, tan sólo hemos pretendido estudiar de forma detallada una zona hasta la fecha pasada por alto, pero siempre desde un punto de vista englobable dentro de dinámicas y realidades territoriales más amplias. Cuando aumentamos el “zoom” de nuestro análisis podemos palpar peculiaridades y aspectos interesantes incluso en zonas tan alejadas de los académicamente hegemónicos centros urbanos o cultuales ibéricos.

[ 32 ]


Número 9. Año 2010

con decoración impresa de la provincia de Valencia” en Saguntum-PLAV, 19. Departament de Prehistòria i Arqueologia. Universitat de Valencia. València. València. 153-181. & MATA, C. (1991): Los Villares (Caudete de las Fuentes): origen y evolución de la cultura ibérica. Trabajos Varios, 88. Servicio de Investigación Prehistórica. Diputación de Valencia. Valencia. & MATA, C. / BONET, H. (1992): “La cerámica ibérica: ensayo de tipología” en Estudios de arqueología ibérica y romana: homenaje a Enrique Pla Ballester. Servicio de Investigación Prehistórica. Diputación de Valencia. Valencia. 117-174. & MATA, C. / DUARTE, F. / FERRER, M. A. / GARIBO, J. / VALOR, J. (2001): “Aproximació a l´organització del territori de Kelin” en MARTÍN, A. / PLANA, R.: Territori polític i territori rural durant l'edat del ferro a la Mediterrània occidental: actes de la Taula Rodona celebrada a Ullastret del 25 al 27 de maig de 2000. MAC. 309-326. & MATA, C. / MORENO, A. / PÉREZ JORDÀ, G. / QUIXAL, D. / VIVES-FERRÁNDIZ, J. (2009): “Casas y cosas del campo: hábitat agrícola y estructura social en los territorios de Edeta y Kelin (siglos V-III A.N.E.)” en Arqueomediterránea, 11. Actes de la IV Reunió d´Arqueologia de Calafell. 143-152. & MEDARD, J. (1998): “Cambios en el modelo de población de época ibérica a época romana en la Hoya de Buñol-Chiva” en Revista de Estudios Comarcales BuñolChiva, 3. Instituto de Estudios Comarcales Hoya de BuñolChiva. Buñol. 175-180. & QUIXAL, D. (2008): El valle del Magro entre los siglos VI – I a.C.: Una aproximación a la movilidad en época ibérica. Trabajo de Investigación de Licenciatura. Inédito. & QUIXAL, D. / MORENO, A. / MATA, C. (2007): “Campaña de prospección en el valle del río Magro / corredor de Hortunas (Requena-Yátova, València)” en SaguntumPLAV, 39. Departamento de Prehistoria y Arqueología. Universidad de Valencia. Valencia. 209-211. & RIPOLLÈS, P. P. (1979a): “La ceca de Celin. Su posible localización en relación con los hallazgos numismáticos” en Saguntum-PLAV, 14. Departament de Prehistòria i Arqueologia. Universitat de València. València. 127-138. & RIPOLLÈS, P.P. (1979b): “Aproximación a la circulación monetaria de las tierras valencianas” en Saguntum-PLAV, 14. Departament de Prehistòria i Arqueologia. Universitat de València. València. 189-198. & SERRANO VÁREZ, D. (1987): Yacimientos ibéricos y romanos de la Ribera (Valencia, España). Real Academia de Cultura Valenciana, 12. Valencia. & SORIA, L. / DÍES, E. (1998): “Análisis de un espacio de frontera: el noroeste de la Contestania en el s. IV. Primeras aproximaciones” en Los Iberos, Príncipes de Occidente. Las estructuras de poder en la sociedad ibérica: Actas del Congreso Internacional. Confederación Española de Cajas de Ahorro. Madrid. 425-436. & TOMÁS, I. (1989): “Disco de plomo, escrito, del Pico de los Ajos (Yátova, Valencia)” en Archivo de Prehistoria Levantina, 19. Servicio de Investigación Prehistórica. Diputación de Valencia. València. 263-300. & VVAA (2006): Toponimia dels pobles valencians. Ayuntamiento de Yátova. Yátova.

Bibliografía & ALBIACH, R. / LEDO, A. / MATA, C. / REQUENA, M. (2007): “Prehistòria i Història Antiga” en VVAA: Turís. Geografia, Història, Art. Universitat de València. València. 89- 134. & ARROYO, R. / RIBERA, A. / MATA, C. (1989): “Aproximación a la circulación monetaria de las comarcas interiores de la provincia de Valencia” en Saguntum-PLAV, 22. Departament de Prehistòria i Arqueologia. Universitat de València. València. 363-392. & BONET, H. / IZQUIERDO, I. (2001): “Vajilla ibérica y vasos singulares del área valenciana entre los siglos III y I a.C.” en Archivo de Prehistoria Levantina, 24. Servicio de Investigación Prehistórica. Diputación de Valencia. València. 273-314. & BONET, H. / IZQUIERDO, I. (2004): “Vasos ibéricos singulares de época helenística del área valenciana” en OLMOS, R. / ROUILLARD, P.: La vajilla ibérica en época helenística: (siglos IV-III al cambio de era): Seminario celebrado en la Casa de Velásquez (22-23 de enero de 2001). 81-96. & BONET, H. / MATA, C. (1988): “Imitaciones de cerámica en la Edetania y Contestania” en Archivo Español de Arqueología, 157-58, vol. 61. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid. 5-38. & CASTRO, P. V. / GÓNZALEZ MARCÉN, P. (1989): “El concepto de frontera: Implicaciones teóricas de la noción de territorio político” en Fronteras. Arqueología Espacial, 13. Universidad de Zaragoza. Teruel. 7-18. & DÍES, E. (2007): “Protohistoria. La época ibérica” en LEDO, A. (coord.): Historia de Buñol. Universitat de València. València. 129-140. & DÍES, E. / GIMENO, L. (1995): “El sistema defensivo de la zona SE del yacimiento ibérico del Pico de los Ajos (Yátova, Valencia) en Saguntum-PLAV, 29. Departament de Prehistòria i Arqueologia. Universitat de València. València. 85-92. & FLETCHER, D. (1980): Los plomos ibéricos de Yátova. Trabajos Varios, 81. Servicio de Investigación Prehistórica. Diputación de Valencia. València. & FLETCHER, D. (1983): Els íbers. Institució Alfons el Magnànim. València. 187 & FLETCHER, D. (1985): Textos ibéricos del Museo de Prehistoria de Valencia. Trabajos Varios, 66. Servicio de Investigación Prehistórica. Diputación de Valencia. València. & LACARRA, J. / SÁNCHEZ, X. / JARQUE, F. (1996): Les observacions de Cavanilles dos-cents anys després. Llibre tercer. Bancaixa. València. & LAMBOGLIA, N. (1952): “Per una classificazione preliminare della ceramica campana”en Atti del Iº Congresso Internazionale di Studi Ligure. Istituto Internazionale di Studi Liguri. Bordighera. & LEDO, A. / JIMÉNEZ, J. L. / REQUENA, M. (2007): “Edad Antigua: Romanos, Visigodos, Bizantinos” en LEDO, A. (coord.): Historia de Buñol. Universitat de València. València. 141-172. & MARTÍNEZ ESCRIBÁ, J. M. (1999): “La decoración vascular en el mundo ibérico: el hipocampo del Pico de los Ajos, Yátova (Valencia)” en Revista de Estudios Comarcales Buñol-Chiva nº 4. Instituto de Estudios Comarcales Hoya de Buñol-Chiva. Buñol. 111-120. & MARTÍNEZ VALLE, A. (1995): “El Monumento Funerario de La Calerilla de Hortunas (Requena-Valencia)” en Archivo Español de Arqueología, 68. CSIC. 259-281 & MATA, C. (1985): “Algunas cerámicas ibéricas

[ 33 ]


Número 9. Año 2010

ALICIA HERNÁNDEZ Segundo Premio

tivos de empresas, de aportaciones de los Ayuntamientos de las localidades con alumnos en el centro y de la Diputación Provincial de Valencia. Esta última, sobre todo, en lo referente a obras y mejoras del edificio.

I.- Introducción El Conservatorio Profesional Municipal de Música San Rafael de Buñol inició su andadura en el año 1976 a iniciativa de las dos sociedades musicales de Buñol (la Sociedad Musical La Artística y el Centro Instructivo Musical La Armónica) y el Ayuntamiento de la localidad. Si bien comenzó como una actividad meramente local, pronto pasó a recibir alumnos de las localidades de la comarca (1).

También, desde su puesta en funcionamiento, se ha ido plasmando reiteradamente su escaso presupuesto e incluso su déficit. Asimismo, se ha manifestado con insistencia el interés por conseguir que la enseñanza fuera gratuita. Sirvan como ejemplo las siguientes intervenciones, recogidas en el acta de la reunión de la Junta Directiva del Centro Musical San Rafael de 16 de octubre de 1979:

Con las primeras elecciones municipales del período democrático, en 1979 (o, seguramente, como consecuencia de ellas) el Ayuntamiento de Buñol se hizo cargo del Conservatorio —entonces denominado «Centro Musical San Rafael»— estableciendo una Comisión Gestora para el mismo, que estuvo formada por tres concejales(2): el de educación y de conservatorio, Gabriel Alba Perelló (del Partido Comunista -PCE-); Joaquín Guarro Espert, de juventud y miembro de la comisión del conservatorio (PCE) y Vicente Masmano Carrascosa, miembro de la comisión de educación y de la de conservatorio (Unión de Centro Democrático -UCD-).

«-El Sr. Carrascosa hace mención a la necesidad de que se busquen fuentes de financiación para que las enseñanzas resultaran gratuitas a los alumnos.» «Respecto a la economía, el Sr. Alba informa de que para prever el déficit del curso anterior [1978-1979], el Ayuntamiento de Buñol ha aumentado su asignación en 80.000 Pts. Con lo que desembolsará este año doscientas cuarenta y ocho mil (248.000.-) Pts. en total.»

Ese mismo año componían la Junta Directiva del Centro Musical San Rafael 19 personas: los 3 concejales citados, 4 representantes de los padres de alumnos, 2 representantes de cada una de las sociedades musicales de Buñol y un representante de cada una de las sociedades musicales de las siguientes localidades: Alborache, Cheste, Chiva, Godelleta, Macastre, Siete Aguas, Turís y Yátova (2).

II.- El Centro musical San Rafael de 1979 a 1987 (de Centro autorizado a Centro reconocido) Durante este período —1979/1983— el Centro Musical San Rafael estuvo gobernado por una Junta Directiva, siendo Presidente nato de la misma el concejal de educación D. Gabriel Alba, quien fue sustituido en 1980 por su correligionaria Dolores Perelló, y estuvo dirigido por la profesora de piano D.ª Raquel Blázquez.

Desde su puesta en funcionamiento, el Conservatorio se ha mantenido económicamente a través de varias vías: las matrículas y cuotas mensuales de los alumnos, los presupuestos municipales del Ayuntamiento de Buñol, las subvenciones de otras administraciones públicas (inicialmente del Ministerio de Educación y posteriormente de la Conselleria de Educación de la Generalitat Valenciana) y de manera puntual, en sus primeros años de funcionamiento, de dona-

Fueron años eminentemente organizativos, de búsqueda de profesores y de financiación, de confección del Reglamento de Régimen Interior y, sobre todo, de búsqueda de reconocimiento oficial para las enseñanzas que se impartían (3).

(1) Véase Memoria de la solicitud para la reclasificación del Centro, 1983. (2) Libro de Gestión Municipal del Ayuntamiento de Buñol. Período 1979-1983 (págs. 70 a 76). (3) Véase Actas de la Junta Directiva del Centro Musical San Rafael de 1979 y 1980.

[ 35 ]


Si vemos la evolución de los alumnos en los cursos sucesivos, podremos entenderlo:

El 15 de abril de 1983, el Ayuntamiento de Buñol en Pleno, acordó solicitar se declarara «Centro Reconocido» el Centro Musical San Rafael, con la finalidad de que los alumnos de la comarca que asistían al Centro, pudieran ser examinados por sus profesores en el mismo Centro (4). Sería el 19 de diciembre de 1983, cuando el Presidente de la Generalitat [Joan Lerma] y el Conseller de Cultura, Educació i Ciencia [Cebrià Ciscar], firman el Decreto 167/1983, de 19 de diciembre del Consell de la Generalitat Valenciana, por el que se clasifica como Centro no oficial reconocido de Enseñanza Musical de Grado Elemental al Centro Musical San Rafael de Buñol. Publicado en el Diario

El presupuesto del Centro, que en el curso académico de 1983-1984 era de 1.800.000 pesetas, pasó a ser en el de 1986-1987, de 4.795.146 pesetas. Se compró instrumental, el concierto de fin de curso pasó a ser itinerante: Godelleta, Chiva, Siete Aguas… (5).

A partir de ese momento los alumnos se examinaban en Buñol de los cursos autorizados, y para los exámenes de finalización de grado se desplazaba un tribunal compuesto por profesores del Conservatorio Superior de Música de Valencia, conjuntamente con dos profesores del Centro (5). El número de alumnos, y consecuentemente el de profesores, del Centro Musical San Rafael fue creciendo, como puede apreciarse en el siguiente resumen:

III.- De 1987 a 1995: Reivindicando un Conservatorio oficial (De centro reconocido de grado elemental a grado medio. De centro musical a conservatorio de música) En la tercera legislatura municipal —de 1987 a 1991— siendo concejal de Conservatorio Ángel Barbarcho Tébar (PSOE), éste escribía un artículo (1988) en el Boletín de Información Municipal (BIM) de Buñol del que destacamos el párrafo al que subtitula: «Buñol aspira a contar con un Centro oficial» y que dice: «Debido a la densidad de alumnos y a la escasez presupuestaria, el Centro no puede llegar a obtener una calidad óptima, por lo que los alumnos necesitan dar más tiempo [clase] y recurren a las Sociedades (estrangulando a éstas hasta situaciones críticas), por lo que la única salida viable era solicitar a la Conselleria de Cultura que hiciese el Centro oficial con lo que al ser la enseñanza gratuita se solucionaría el problema. Buñol y los once pueblos de los que recibimos alumnos, esperamos se lleve a buen término dicha gestión».

Este crecimiento se debió a la calidad educativa que el Centro ofrecía y a la paulatina ampliación de sus enseñanzas; a la participación activa de las Sociedades Musicales, de los pueblos de la Comarca, en la Junta Directiva del Centro Musical y a la implicación de los diferentes Ayuntamientos con alumnos en el Centro. Así, en el curso de 1982-1983, debido a los gastos que ocasionaba el Centro (1.742.040 pesetas), desde el Ayuntamiento de Buñol se mantuvieron reuniones, primero con la Federación de Bandas y posteriormente con los alcaldes y directivos de bandas de la comarca, que dieron como resultado que cada Ayuntamiento colaborara con el déficit, proporcionalmente al número de alumnos de su localidad (2).

Del mismo Concejal aparece otro artículo en el BIM, en el que dice lo siguiente: «… Otras mejoras logradas por la junta [directiva del Centro Musical San Rafael], han sido: -Hacer el centro RECONOCIDO hasta grado medio, ello supone: Que los alumnos sean examinados por su profesor

El reconocimiento oficial del Centro fue otro de los alicientes para atraer mayor alumnado. Sin duda, resultaba más cómodo poder estudiar el grado elemental en Buñol y examinarse también allí.

(4) Véase Acuerdo plenario. Memoria para la solicitud de la reclasificación del Centro, 1983. Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) núm. 139 de 5 de enero de 1984, páginas 14 y 15, y que en su parte dispositiva dice literalmente: «Artículo único. Clasificar como Centro no Oficial reconocido de Enseñanza Musical de Grado Elemental para impartir las enseñanzas de Solfeo y Teoría de la Música, Instrumentos de Viento-Madera y Viento-Metal, Piano, Violín, Violoncello, Percusión y Conjunto Coral, con el alcance y efectos que para dicha clase de Centros establecen las disposiciones vigentes, el Centro Musical “San Rafael”, sito en Avda. Blasco Ibáñez, 32, de dicha ciudad (provincia de Valencia), que quedará adscrito al Conservatorio Superior de Música de Valencia, a efectos de formalización de matrícula y exámenes de fin de grado.» [Las enseñanzas autorizadas se referían al Plan de Estudios de 1966]. (5) Libro de Gestión Municipal del Ayuntamiento de Buñol. Período 1983-1987 (págs. 90 y 91)

[ 36 ]


Número 9. Año 2010

2.º Comprometerse al total sostenimiento económico del Conservatorio y a su consignación en el Presupuesto de 1991. 3.º Declarar que todo el profesorado del Centro tiene la titulación exigida para la docencia en Conservatorio del Estado. 4.º Declarar que la retribución del profesorado no es inferior a la establecida en la legislación de régimen local. 5.º Que la provisión en propiedad de las plazas de profesores que se haga, lo será por oposición o por concursooposición libre y de acuerdo con la legislación aplicable. 6.º Que los planes de estudio, programas y nivel exigidos a los alumnos en las pruebas serán análogos a los de los correspondientes Conservatorios Estatales. 7.º Que las funciones de organización y dirección pedagógico-docentes sean atribuidas exclusivamente al director del Conservatorio, asesorado en su caso de la Junta de Profesores. 8.º Que el Conservatorio quedará sometido a la superior inspección del Estado a través de Ministerio de Educación y Ciencia, o del órgano competente de la Comunidad Autónoma, que podrá designar para ejercerla un delegado permanente o temporal en el Conservatorio, cuyas instrucciones deberá seguir el director del mismo.»

en todos los cursos, salvo los de final de grado elemental y final de grado medio en los que el tribunal se compondrá en un 50 % de Valencia y otro 50 % de Buñol. La posibilidad de recibir todas las asignaturas complementarias que se imparten en grado medio. Además de situar al CENTRO MUSICAL “SAN RAFAEL” en el primer centro no oficial (reconocido) que tiene la posibilidad de dar clases hasta grado medio, siendo éstas [enseñanzas] reconocidas. Todo esto conlleva, en cierta medida, a que seamos un centro piloto para la nueva reestructuración de la enseñanza musical dentro de la Comunidad Valenciana, además de tener la posibilidad de adaptar la enseñanza a las necesidades del alumno, dándole posibilidades de alcanzar mayor nivel, más calidad y una experiencia adecuada. Para realizar una buena labor en la educación musical, se necesita la colaboración de todas las sociedades musicales de la comarca y especialmente las de Buñol, pues no queremos limitar fronteras en algo que no las debería tener, debemos coordinar la educación musical del alumno para facilitarle su enseñanza y es obligación nuestra, de todos, ayudar a que el foco cultural más importante de nuestra comarca (la música) no se mida por el número de músicos, sino por la calidad de ellos, por lo tanto, debemos trabajar juntos por algo que vale la pena, los músicos y su formación».

No sólo el Ayuntamiento de Buñol quería tener un Conservatorio Profesional de Música, sino que esta solicitud contó con el apoyo de los Ayuntamientos, Sociedades Musicales y padres de los alumnos que asistían al mismo, concretamente de las localidades de: Alborache, Buñol, Cheste, Chiva, Cortes de Pallás, El Oro, Godelleta, Macastre, Millares, Requena, San Antonio, Siete Aguas, Turís, Utiel y Yátova, tal y como consta en la Memoria para la solicitud de reclasificación del Centro. En la que, de nuevo, cifrando los alumnos potenciales, se manifiesta: «…apoyan definitivamente el potencial de alumnado que tendría un Conservatorio Oficial y gratuito si se hiciera realidad el viejo sueño de la amplia comarca formada por Alborache, Buñol, Chiva…»

Efectivamente, la Orden de la Conselleria de Cultura, Educación y Ciencia de 10 de marzo de 1989, publicada en el DOGV núm. 1.046, de 18 de abril de 1989 (páginas 2476 y 2477), autorizó al Centro Musical San Rafael a impartir las siguientes asignaturas de grado medio: «Solfeo, Violín, Piano, Oboe, Clarinete, Láminas, Fuelles manuales, Trombón y similares e Instrumentos de membranas». La Orden entró en vigor al día siguiente de su publicación en el DOGV, con efectos referidos al inicio del curso académico 1988-1989 y adscribía el Centro al Conservatorio Superior de Música Joaquín Rodrigo, de Valencia. [Las enseñanzas autorizadas se referían al Plan de estudios de 1966].

En el Libro de gestión municipal del Ayuntamiento de Buñol, en el período de junio de 1987 a mayo de 1991 (página 107), Joaquín Masmano Palmer (Izquierda Unida -IU-), Alcalde de Buñol, escribe sobre el tema, que vamos a reproducir literalmente, ya que parece existir el convencimiento de que el Conservatorio vaya a pasar a ser, según sus palabras, de la Conselleria de Cultura: «Los objetivos logrados en relación con el Conservatorio de Música San Rafael, han sido verdaderamente importantes, fundamentalmente si valoramos que está a punto de firmarse el Convenio con la Conselleria de Cultura, Educación y Ciencia de la Generalitat Valenciana, que permitirá, en el breve espacio de dos años, obtener la oficialidad del mismo, asumiendo la Conselleria de Cultura el costo económico, la dirección técnica y pedagógica del mismo. Se ha reorganizado el Centro durante la presente legislatura y se ha reconvertido al profesorado,… …Para hacer posible la firma del Convenio con la Conselleria de Cultura, Educación y Ciencia de la Gene-

El siguiente paso dado desde el Ayuntamiento de Buñol, en esa misma legislatura, fue solicitar la reclasificación del Centro no Oficial Reconocido de Enseñanza Musical San Rafael, en Conservatorio de Música de Titularidad Municipal. El acuerdo plenario de 29 de noviembre de 1990, dice: «Por el Sr. Concejal, Ángel Barbancho Tebar y de orden del Sr. Alcalde, se procede a dar cuenta del expediente incoado para solicitar la reclasificación del centro no oficial reconocido de enseñanza “San Rafael” en Conservatorio de Música de titularidad municipal… …El Ayuntamiento en Pleno, por unanimidad de todos sus miembros asistentes, acuerda: 1.º Solicitar de la Conselleria de Cultura, Educación y Ciencia, la transformación del Centro no Oficial reconocido de enseñanza musical “San Rafael” en Conservatorio de grado medio o profesional.

[ 37 ]


ralitat Valenciana, fue imprescindible la adecuación de las aulas en las que se imparten las clases a las necesidades pedagógico-musicales actuales, la modificación del alumbrado, pintura interior y exterior…»

Entre otras disposiciones legales, el Real Decreto 389/1992, de 15 de abril (BOE del 28 de abril), por el que «se establecen los requisitos mínimos de los centros que impartan enseñanzas artísticas», establecía que el reconocimiento de la validez académica oficial para las enseñanzas correspondientes a la nueva ordenación educativa (LOGSE) de los centros públicos de enseñanzas artísticas no estatales existentes en el momento de la entrada en vigor de aquel Decreto, «se realizará por convenio entre estos y la Administración educativa correspondiente, al objeto de su inclusión en la programación general de enseñanzas…».

Lejos de que sucediera lo anunciado, el 24 de junio de 1991, en el DOGV número 1.571, se publica el Decreto de la Generalitat Valenciana de 10 de junio de ese mismo año (página 6165), por el que se clasifica como Conservatorio Elemental de Música, al Conservatorio de titularidad del Ayuntamiento de Buñol y autoriza, con efectos del curso 1991/92 las enseñanzas del Plan del 66 que se recogen en el siguiente resumen:

Convenio(6) que, el 16 de diciembre de 1994, firmaron Andrés Perelló Rodríguez (PSOE), Alcalde de Buñol, y el Conseller de Educación y Ciencia de la Generalitat Valenciana, Joan Romero. Del contenido de dicho Convenio resumimos que, autorizaba las enseñanzas musicales de las especialidades de grado medio y elemental equivalentes a las que tenía autorizadas en el plan que se extinguía, así como el resto de asignaturas obligatorias previstas en los nuevos currículos; que el Conservatorio de Buñol quedaba adscrito (a efectos administrativos) al Conservatorio Superior de Música Joaquín Rodrigo de Valencia y que correspondía al titular del Conservatorio (el Ayuntamiento de Buñol) la dotación presupuestaria necesaria para los gastos derivados del personal docente y no docente, así como del funcionamiento del citado centro, con la posibilidad de concurrir a cuantas convocatorias públicas, para la concesión de subvenciones a centros públicos de enseñanza de música, realizara la Conselleria de Educación.

En 1992, en el DOGV número 1.918, de 4 de diciembre, se publica el Decreto de la Generalitat Valenciana de 23 de noviembre de ese mismo año (página 12133), por el que se clasifica como Conservatorio Profesional de Música y le autoriza a impartir con plena validez académica oficial, y con efectos del curso 1991-92, las enseñanzas:

Quedó, por tanto, la autorización para impartir las enseñanzas de grado elemental y grado medio LOGSE, con reconocimiento oficial y plenas facultades académicas, como a continuación se resume:

Con la aprobación de la Ley orgánica 1/1990, de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE) y resto de disposiciones legales que la desarrollaron, todos los Conservatorios debieron adaptarse a la nueva normativa.

IV.- De 1995 a 2002: años de desarrollo del Conservatorio («el pertinaz déficit»)

El Plan de 1966 fue desapareciendo paulatinamente, aunque coexistió un tiempo con la LOGSE: el Real Decreto de 1 de julio de 1994 (BOE núm. 179, de 28 de julio de 1994) fijaba el cese del grado elemental de música del Plan de 1966, por aplicación del calendario LOGSE, con efectos del curso 1997-98 y el Real Decreto de 16 de febrero de 1998 (BOE núm. 41 de 17 de febrero de 1998) suprimía el grado medio del Plan de 1966, por aplicación del calendario LOGSE con efectos del curso 2001/2002.

Durante el período de julio de 1995 a junio de 1999, en el que de nuevo fue Alcalde de la localidad Joaquín Masmano Palmer, éste escribió en el Libro de gestión municipal de esos años (págs. 97 a 101), un resumen de la gestión realizada en el Conservatorio, de la que destacamos lo siguiente:

(6) Convenio núm. de registro 436/94 de la Conselleria de Educación. Guía de Centros Docentes. Disposiciones Legales.

[ 38 ]


Número 9. Año 2010

«El Conservatorio de Música San Rafael es para el Ayuntamiento un Centro Educacional de trascendental importancia si tenemos en cuenta lo que significa la Música para Buñol… …La Música en Buñol ya no es sólo algo complementario, sino una forma de vida, y un referente a nivel nacional. Son más de cien personas las que viven de la Música y que tocan en bandas y orquestas de toda España, o imparten clases en los diversos Conservatorios. Con este criterio el Ayuntamiento asume la importancia de tener un Conservatorio de Grado Medio, y por ello lograr que el nivel del mismo, la calidad de su enseñanza sea cada vez mayor. …Reestructuración y saneamiento económico del Conservatorio. …En 1995 cuando se hizo cargo la nueva concejala [M.ª Nieves Rehués Máñez (Partido Popular –PP-)], el Conservatorio tenía un déficit presupuestario anual de 26.000.000 de pesetas, es decir un agujero financiero insostenible que hacía peligrar la continuidad del mismo. Hubo que hacer un estudio sobre las causas de ese desfase… El Ayuntamiento tras la reunión con el profesorado y la reestructuración de las clases según los criterios de la Conselleria de Cultura y el inspector de la zona, marcó nuevos criterios laborales y educativos que plasmó en la nueva oferta de puestos de trabajo a través de la oferta pública. Esta reestructuración y ordenación académica permitió que el déficit anual pasara de ser de 26.000.000 de pesetas a 10.000.000 de pesetas, es decir se redujeron los déficit anuales en 15 millones de pesetas. …La financiación del Conservatorio se realiza a través de la subvención de la Conselleria de Cultura que se estima en 10.000.000 de pesetas anuales, la del Ayuntamiento de Buñol que se cifra en 12.000.000 aproximadamente y el resto se obtiene de las matrículas del alumnado».

En cuanto a las subvenciones recibidas de la Conselleria de Educación durante este último período citado, fueron las siguientes:

Fuente: Guía de Centros Docentes. Conselleria de Educación. Disposiciones legales.

Veamos cuál era la matrícula de esos tres últimos cursos, en qué especialidades se matricularon y cuál era el municipio de residencia de los alumnos:

Fuente: Conservatorio. Programación General Anual (PGA) de los diferentes cursos y elaboración propia. Observaciones: -2ª Fila: «ENSEÑANZA» GE = Grado Elemental LOGSE. GM = Grado Medio LOGSE. P66 = Plan 1966 -18.ª Fila: «OTRA ASIGNAT.»: alumnos del Plan del 66 matriculados en asignaturas diferentes de la de la especialidad.

Hemos comprobado las subvenciones concedidas por la Conselleria de Educación al Ayuntamiento de Buñol, por mantener un conservatorio de música de grado elemental y/o medio, durante ese período y el resultado ha sigo el siguiente:

Fuente: Guía de Centros Docentes. Conselleria de Educación. Disposiciones legales.

En el Informe de gestión de los cursos de 1999-2000, 2000-2001, 2001-2002 y primer trimestre de 2003, del Conservatorio de Música, se recogen las mejoras realizadas en el edificio: salón de actos, ampliación de aulas (14), creación del aula de informática, mejora de la biblioteca, etc. Para el curso 2001-2002 se amplía la plantilla de profesores con la plaza de pianista-acompañante, pasando a ser 20 los profesionales que imparten clases. Asimismo, se amplían las asignaturas optativas para tercer ciclo de grado medio: «Informática Musical» y «Repentización Orquestal» (Autorizadas por Resolución de la Dirección General de Ordenación, del 29-05-2002 y publicado en el DOGV núm. 4266 del 07-06-2002) con efectos del curso 2002-2003. La creación de nuevos grupos musicales: Big-Band, Orquesta de Cuerda, etc.

Fuente: Conservatorio. Elaboración propia.

[ 39 ]


impartirse. Empezaron tres alumnos en el curso 2007-2008 y son cinco en el actual. De nuevo se incrementó la plantilla docente con un profesor.

Desde sus inicios, el Conservatorio Profesional de Música de Buñol se ha nutrido de alumnos de la Comarca de La Hoya de Buñol-Chiva, principalmente y de alumnos de la localidad de Turís, de la Comarca de La Ribera Alta.

En el actual curso 2008-2009, y como consecuencia del cambio de currículo en las enseñanzas profesionales de música (en concreto por la ampliación de la asignatura «piano complementario», a los alumnos de 2.º de enseñanza profesional), hubo de ampliarse la plantilla con una profesora de piano.

Los alumnos que aparecen en estos tres cursos de otras localidades minoritarias son, en su mayoría, estudiantes del Plan del 66 que finalizaban sus estudios en el Conservatorio. Veremos, en la tabla de matrículas y municipios de residencia del alumnado del siguiente capítulo, cómo estas localidades ya no tienen alumnos en el Conservatorio de Buñol; es decir, no incorporaron estudiantes nuevos porque disponían de Conservatorios de nueva creación en sus pueblos o más próximos: Requena, Utiel, etc.

El claustro de profesores es de 21 en la actualidad.

V.2.- La LOE

No queremos obviar de este período, que en 1997 el Conservatorio Superior de Música Joaquín Rodrigo de Valencia, se transformó, y por desdoblamiento de éste, se creó el Conservatorio Profesional de Música N.º 2 de Valencia. La adscripción, a efectos administrativos, que el de Buñol tenía con el Conservatorio Superior Joaquín Rodrigo pasó a ser del Conservatorio Profesional de Música N.º 2(7).

La LOGSE dejó paso a la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE) que modificaba, entre otras, las enseñanzas artísticas. El Real Decreto 806/2006, de 30 de junio (BOE núm. 167 de 14-02-2006), fija el calendario de aplicación de dicha Ley Orgánica, la implantación de las nuevas enseñanzas, la extinción gradual de los planes de estudios en vigor y la equivalencia a efectos académicos. Y, el Real Decreto 1577/2006, de 22 de diciembre (BOE núm. 18 de 20-012007) fija los aspectos básicos del currículo de las enseñanzas profesionales de música reguladas por la LOE.

V.- El conservatorio actual (de 2003 a 2009) V.1.- Los profesores

Para la Comunidad Valenciana, los Decretos 158/2007(10) y 159/2007(11) son los que establecen el currículo de las enseñanzas profesionales de música y se regula el acceso a estas enseñanzas, y el currículo de las enseñanzas elementales de música y se regula el acceso a estas enseñanzas, respectivamente. Las enseñanzas elementales de música y los cuatro primeros cursos de las enseñanzas artísticas profesionales, se implantaron en el año académico 2007-2008, extinguiéndose las enseñanzas anteriores. Los cursos 5º y 6º de enseñanza profesional de música se han implantado en el actual año académico 2008-2009.

Se regularizó la situación del profesorado en 2004: dejaron de ser contratados temporales y, mediante oposición, pasaron a ser funcionarios interinos de la plantilla de personal del Ayuntamiento. La plantilla de personal del Ayuntamiento de Buñol recoge 19 plazas de profesores de música, Técnicos Superiores, Grupo A1, todas con dedicación parcial, que oscila entre el 23 % y el 79 % de la jornada (8). Se atendió la demanda existente, en la especialidad de arpa. Para lo cual, el Ayuntamiento solicitó autorización para impartir dicha especialidad, y en 2006, y con efectos desde el inicio del curso académico 2006-2007, se ampliaron y autorizaron las enseñanzas de arpa para los grados elemental y medio(9). Ampliando la plantilla con una profesora.

V.3.- Los alumnos Pasamos a mostrar, con esta tabla, qué número de alumnos matriculados ha tenido el Conservatorio desde el curso académico 2003-04 hasta el actual, en qué tipo de enseñanzas se matricularon y en qué especialidades:

Asimismo se recuperó la especialidad de contrabajo, para la cual el Conservatorio estaba autorizado desde 1992, aunque, por falta de alumnado, llevaba varios cursos sin

(7) Orden de 9 de mayo de 1997, de la Conselleria de Cultura, Educación y Ciencia. DOGV núm 3.022 de 26-06-1997. (8) BOP núm. 35 de 11-II-2009. Anuncio del Ayuntamiento de Buñol sobre aprobación definitiva del presupuesto general de 2009 (págs. 45 y 46) (9) Orden de 3 de noviembre de 2006, de la Conselleria de Cultura, Educación y Deporte (DOGV núm. 5.397 de 28-11-2006). (10) (11) Decretos 158/2007 y 159/2007, de 21 de septiembre, del Consell (Diario Oficial de la Comunidad Valenciana –DOCV- núm. 5606 de 25-09-2007).

[ 40 ]


Número 9. Año 2010

Buñol y el resto de municipios de la comarca son los que mayor número de alumnos aportan al conservatorio. Como se puede apreciar, durante el período referido, alumnos de localidades como Chelva, Cortes de Pallás, etc., han sido casi testimoniales. Destacamos: de la comarca, el descenso de alumnado de Siete Aguas y de la Comarca de La Ribera Alta —Turís— que desde sus inicios ha tenido alumnos en el conservatorio, el paulatino descenso de estos.

VI.- El coste de los estudios profesionales de música En la tabla de tasas que vamos a ver seguidamente, se recogen los diferentes precios, de los servicios más habituales que presta el conservatorio de música, desde 2001 hasta la actualidad.

Fuente: Conservatorio. Programación General Anual (PGA) de los diferentes cursos y elaboración propia. Observaciones: -3ª Fila: «ENSEÑANZA» GE = Grado Elemental LOGSE. GM = Grado Medio LOGSE. E = Enseñanza Elemental de Música LOE. P = Enseñanza Profesional de Música LOE. GM+P: Grado Medio LOGSE (5º y 6º) más Enseñanza Profesional de Música (1º, 2º, 3º y 4º) LOE. -18.ª Fila: CONTRABAJO, CURSO 2003-04, aparecen 2 alumnos entre paréntesis: estos superaron las pruebas de acceso a 1.º de Grado Medio, pero tuvieron que trasladar su matrícula a otro Conservatorio, por no disponer el de Buñol de profesor de la especialidad.

Los aumentos, como se observará, son irregulares: en unos casos coincidentes con el IPC y en otros no. Llaman particularmente la atención los aumentos de los años 2008 y 2009. En estos se produce, en primer lugar, un aumento del 2,7 % con relación al 2006 (en 2007 no se modificó la tasa), que afectó a los meses de enero a junio, ambos inclusive, del año académico 2007-08; en segundo lugar, se aumenta el 25 % del importe inicialmente fijado para 2008.

Significamos de la tabla lo siguiente: el número total de alumnos matriculados en los tres últimos años académicos (2006, 2007 y 2008) sufrirá pocos incrementos en lo sucesivo, dada la limitada capacidad del edificio y de su número de aulas; el número de alumnos que cursa enseñanza elemental (antes grado elemental) varía en función de la demanda y de las vacantes ofertadas y, por lo general, sólo se cursa el 4.º curso de estas enseñanzas. De las especialidades de viento-madera, la de flauta y saxofón son las que más se incrementan; de las de viento-metal, hay que explicar que el mismo profesor lleva la de trombón y la de tuba; de las de cuerda, la de violonchelo aumenta, la de viola decrece y parece ir asentándose, desde su recuperación, la de contrabajo; por último, la última especialidad autorizada, la de arpa, se va arraigando.

El Ayuntamiento de Buñol aprobó en el Pleno celebrado el 29 de julio de 2008 la subida, y el edicto de aprobación definitiva, de la ordenanza fiscal reguladora de las tasas por prestación de servicios, fue publicado en el BOP de Valencia el 31 de octubre, entrando en vigor el día de su publicación; pero, fijando en su disposición final que: «Comenzará su aplicación a partir del día 1 de septiembre de 2008». Es decir, que en el mes de octubre ya se aplicó la nueva tarifa. Por tanto, durante las fechas de matriculación de alumnos, estaban vigentes los precios fijados en la primera columna del año 2008 y para las mensualidades del primer trimestre del curso escolar (octubre, noviembre y diciembre), las reflejadas en la segunda columna de 2008.

Veamos ahora cuáles son sus municipios de residencia:

Por último, en la columna de 2009 encontramos los precios vigentes en la actualidad. De nuevo en el BOP núm. 8 de 10-I-2009, se publicó un Edicto del Ayuntamiento de Buñol, modificando las ordenanzas fiscales y precios públicos. Aumentando, para el Conservatorio, sus precios el 5 % (sobre los que constan en la 2.ª columna de 2008). El Edicto fija su entrada en vigor a partir del 1 de enero de 2009, a pesar de haberse publicado en el BOP del 10 de enero. La Asociación de Padres y Madres de Alumnos del Conservatorio presentó un recurso ante el Ayuntamiento de

Fuente: Conservatorio. Elaboración propia.

(12) Véase Circular informativa n.º 7, dirigida a padres y madres de alumnos de 25-01-2009.

[ 41 ]


Buñol, por el carácter retroactivo de ambas imposiciones, siendo estimada para este último aumento y no para el anterior. Con lo que comenzó a aplicarse la citada subida del 5 % en el mes de febrero del año en curso (12).

En el citado Pleno del veraniego mes de julio de 2008, la propuesta de acuerdo presentada por la concejala de conservatorio –Giovanna Navarro- motiva la misma diciendo: «Teniendo en cuenta la situación financiera que presenta el Ayuntamiento y concretamente el déficit que se arrastra en la prestación del servicio del Conservatorio Municipal de Música [no incluye cantidades], y teniendo la necesidad, por un lado, de lograr el equilibrio presupuestario y por otro, de mantener y mejorar en lo posible, el nivel de satisfacción de las necesidades de los ciudadanos de Buñol, se entiende que es conveniente revisar la tarifa…»

TASAS POR PRESTACIÓN DE SERVICIOS: CONSERVATORIO PROFESIONAL DE MÚSICA DE BUÑOL. IMPORTE EN ¤

En el debate previo a la aprobación de la propuesta, de nuevo la concejala de conservatorio, manifestó que: «…el incremento de la tasa [25 %] supondrá aproximadamente un aumento de 20 euros mensuales por alumno…». Añadiendo que «desde el Ayuntamiento se establecerán ayudas o subvenciones para los alumnos del conservatorio empadronados en Buñol, a fin de compensar dicho incremento.».

Fuentes: 2001 y 2002: Conservatorio. 2003: Boletín Oficial de la Provincia de Valencia (BOP) núm. 310 de 31XII-2002. Anuncio del Ayuntamiento de Buñol sobre aprobación definitiva de la modificación de ordenanzas fiscales y ordenanza de precios públicos para 2003. 2004: BOP núm. 305 de 24-XII-2003. Edicto del Ayuntamiento de Buñol, ídem. del anterior, para 2004. 2005: BOP núm. 307 del 27-XII-2004. Edicto del Ayuntamiento de Buñol sobre publicación íntegra de la imposición, ordenación y modificación de ordenanzas fiscales y ordenanza de precios públicos. 2006: BOP núm. 298 del 16-XII-2005. Edicto del Ayuntamiento de Buño, ídem. del anterior para 2006. 2007: En la modificación de la ordenanza reguladora de precios públicos, publicada en el BOP núm. 7 de 09-I-2007, no aparece el Conservatorio (por lo tanto no se modificaron los precios). 2008: (1.ª columna): BOP núm. 310 del 31-XII-2007. Edicto del Ayuntamiento de Buñol sobre publicación íntegra modificación ordenanzas fiscales y de precios públicos. 2008: (2.ª columna): BOP núm. 260 del 31-X-2008. Edicto del Ayuntamiento de Buñol por el que se aprueba definitivamente la ordenanza fiscal reguladora de las tasas por prestación de servicios. 2009: BOP núm. 8 de 10-I-2009. Edicto del Ayuntamiento de Buñol modificando las ordenanzas fiscales y precios públicos.

La medida, sin duda noticiable, fue difundida en el semanario comarcal «tucomarca.com» del 31 de julio de 2008, de la siguiente manera: «El pleno aumenta las tasas para el nuevo curso de los alumnos del conservatorio. La medida afectará sobre todo a los alumnos foráneos, ya que los de Buñol dispondrán de becas. La decisión de la Mancomunidad de la Hoya de BuñolChiva de no ayudar al consistorio de Buñol a costear los gastos de funcionamiento del conservatorio de música “San Rafael” y el continuo déficit generado por su funcionamiento han sido los argumentos esgrimidos por los actuales gestores para justificar la subida de las tasas a quienes cursen sus estudios en el citado centro musical el próximo ejercicio…» La polémica, lejos de cesar, continuó durante varios meses. Así, encontramos, del mismo medio informativo, una noticia, de V. Montó y fechada el 6 de noviembre de 2008, que decía:

Observaciones: -Leyendas de la 1.ª columna: «Matríc. inicial» = matrícula inicial en el Centro; «Matrícula/asig.» = matrícula por asignatura; «Pruebas A-C» = pruebas de acceso a grado medio y pruebas de obtención directa del certificado de grado elemental. -Se ha partido del año 2001 (no utilizando un decenio entero) esencialmente por el cambio de moneda, de peseta a euro, para que toda la tabla estuviera expresada en euros.

«Rafael Lisarde acusa al alcalde de Buñol de ser un mal gestor por su déficit en el Conservatorio. El presidente de la Mancomunidad de la Hoya de BuñolChiva, Rafael Lisarde (PP), ha calificado de ser “un mal gestor” al alcalde de Buñol, el socialista Fernando Giraldos, por su déficit en la administración del Conservatorio de Música Profesional “San Rafael” de Buñol, de titularidad municipal. Esta manifestación pública se ha producido tras conocer que el consistorio buñolense “recibe anualmente una subvención del gobierno valenciano de más de 120.000 euros para ayudar al mantenimiento del conservatorio de música “San Rafael”, tal como ha desvelado Rafael Lisarde, quien ha explicado que, “hasta la fecha, y según se nos había hecho creer desde el Ayuntamiento de Buñol, pensábamos que no se recibía cantidad económica alguna del Consell hasta que nos hemos reunido con los responsables de la Dirección General de Centros, quienes nos han confirmado que eso no era así”, según ha explicado la

GRÁFICO PORCENTUAL DE AUMENTOS

Elaboración propia

[ 42 ]


Número 9. Año 2010

máxima autoridad del ente supramunicipal a este semanario. En palabras de Rafael Lisarde, la recepción de esta cantidad anual, así como el pago de las cuotas mensuales por parte de los estudiantes por su asistencia al centro “confirman que no hay razón alguna para que se acumule un déficit presupuestario anual próximo a los treinta millones de pesetas por la gestión del conservatorio”. Después de recordar que el Ayuntamiento de Buñol es “el que más se beneficia del servicio de este centro educativo”, el presidente se ha quejado del aumento de un 25 % de las tasas para los alumnos inscritos en el presente curso, así como la elevada matrícula –próxima a los 90 euros- amortizada en el arranque del mismo. Además, se ha mostrado contundente al asegurar que se va “a velar por la igualdad del alumnado en el pago de las cuotas”, independientemente de la población de procedencia. “Y si hubiese irregularidad alguna, la denunciaremos inmediatamente”, ha asegurado Rafael Lisarde. Las “continuas quejas y acusaciones de Fernando Giraldos hacia la Conselleria” en torno a este asunto, así como…».

Como se observará no coincide el número de alumnos total (205) con el número de alumnos matriculados, expresado en anteriores tablas (215). Esto es debido a que 10 alumnos están matriculados en dos especialidades. Por tanto ambas cantidades son correctas. Hemos calculado los mayores ingresos en lo que respecta al pago mensual y teniendo en cuenta un ejercicio económico (año 2009) y no un curso académico que, para el año 2009, sería parte de dos cursos: 2008-09 y 2009-10. Al no disponer, lógicamente, de datos de matrícula del próximo curso, hemos utilizado los de la matrícula actual (2008-09), pensando que no sufrirá muchas modificaciones, según la progresión de matrícula de los últimos cursos que hemos ido viendo a lo largo del estudio. En cuanto al máximo de ayudas: de los 89 alumnos de Buñol en este curso, hemos redondeado a 80, por los siguientes motivos: durante el curso se producen traslados de matrícula y renuncias a proseguir sus estudios; además, alguno de los alumnos puede no reunir las condiciones requeridas para la concesión de la ayuda (no estar empadronado, no tener nacionalidad española, no estar al corriente con sus obligaciones tributarias, etc.).

Dado que el Ayuntamiento, como hemos visto, tras este aumento del 25 %, volvió a aumentar la tarifa el 5 %, calculemos qué cantidad máxima va a recaudar de más en 2009 con relación a enero de 2008. Se calcularán los 9 meses del ejercicio económico de 2009: de enero a junio, ambos inclusive y de octubre a diciembre, ambos inclusive. Teniendo en cuenta, además, que anunció ayudas para los alumnos de Buñol, presupondremos que las concede:

Veamos cuánto cuesta estudiar en el Conservatorio, hasta el presente año escolar 2008-09: Para tener una idea, que nos acerque lo máximo posible a la realidad, podemos hacer el cálculo usando como muestra a un alumno «prototipo», que ahora describiremos. Para ello, utilizaremos uno de los casos más habituales.

En números absolutos ¿qué ha representado esta subida de tasas del 2008?

Alumno «prototipo»: el que estudia los cuatro cursos de enseñanza elemental de música (antes grado elemental) en la escuela de educandos de su sociedad musical y va por primera vez al Conservatorio para hacer las pruebas de acceso a 1º de enseñanza profesional de música –EPM(antes grado medio). Nuestro alumno va a utilizar los mínimos servicios que puede darle el conservatorio para culminar sus estudios. De manera que no va a solicitar ningún informe ni certificación académica, no va a realizar la prueba para la obtención del certificado de enseñanza elemental de música, no va a inscribirse en ningún cursillo, etc. Por último, no va a estudiar la especialidad de piano (ya que el currículo de esta especialidad en grado medio tenía más asignaturas) ni va a cursar simultáneamente dos especialidades musicales, porque este aumento de asignaturas encarecería sensiblemente sus estudios. Dado que estamos en 2009 y tenemos las tasas desde 2001, haremos el cálculo suponiendo que el alumno termine 6º curso de EPM en el actual año académico (2008-2009). Asimismo, como pretendemos saber cuánto es lo mínimo que pueda gastar, va a ser un buen estudiante y no va a suspender ninguna asignatura ni va a repetir ningún curso durante los seis años que duran sus estudios profesionales. Además, va a estudiar la especialidad de clarinete, por ser la mayoritaria en el Conservatorio.

Fuentes para ambas tablas, 1. y 2.: -BOP núm. 310 del 31-XII-2007. BOP núm. 260 del 31-X-2008.BOP núm. 8 de 10-I-2009. Elaboración propia, a partir de los datos de matrícula y municipio de residencia. -Para última línea de la tabla 2.: “100 ¤”: BOP núm. 112 de 13-V-2009. Edicto del Ayuntamiento de Buñol sobre publicación íntegra de la ordenanza reguladora de las bases para la concesión de ayudas para estudios en el conservatorio.

[ 43 ]


Primero veremos la tabla de precios de estos tres conservatorios y a continuación el cálculo del importe de los estudios.

Así pues, si este año estudia 6º, inició sus estudios en el año académico 2003-2004 con 1º, y superó la prueba de acceso en junio de 2003:

Nuestro titulado profesional en la especialidad de clarinete, podría haber solicitado y le podrían o no haber concedido, una beca al Ministerio de Educación que, en todo caso, habría aliviado el desembolso efectuado. * Depende de la asignatura de que se trate: 9, 24 y 70 ¤ en Elemental y 12, 24 o 90 ¤ en Profesional

Los alumnos de enseñanzas artísticas profesionales, pueden solicitar la beca general que el Ministerio de Educación convoca anualmente, si cumplen determinados requisitos, siendo variable la cuantía de las mismas. Estas becas son incompatibles con cualesquiera otros beneficios de la misma finalidad, que puedan recibirse de otras entidades o personas. No obstante, las becas de la convocatoria general se consideran compatibles con las ayudas para libros y material didáctico concedidas a alumnado de niveles obligatorios de la enseñanza (educación primaria y secundaria). (13) Veamos ahora cuánto cuesta estudiar en el Conservatorio de Buñol, en el de Riba-Roja de Túria y en el José Iturbi de Valencia. Los tres conservatorios son municipales. Iniciando el curso en 2008: Realización del cálculo: aplicando las tarifas vigentes para el inicio del curso 2008, en los conservatorios citados, se ha calculado lo que costaría cursar los seis cursos de enseñanza profesional de música, para un alumno de cualquiera de las especialidades musicales mayoritarias, que no suspenda ninguna asignatura en ningún curso ni repita. Tampoco se ha valorado que el alumno a lo largo de sus estudios solicite (y tenga que abonar por ello) informes, certificaciones, participación en otras pruebas, etc., ni las tasas que debe pagar a la Conselleria de Educación por apertura de expediente, certificaciones académicas, solicitud del título profesional, etc. En cuanto a las exenciones, bonificaciones y becas, no se han tenido en cuenta a la hora de realizar el cálculo.

Fuentes: Para el Conservatorio Municipal de Buñol: BOP núm. 260 del 31-X-2008. Edicto del Ayuntamiento de Buñol por el que se aprueba definitivamente la ordenanza fiscal reguladora de las tasas por prestación de servicios. Para el Conservatorio de Riba-Roja de Túria: Anuncio del Ayuntamiento de Riba-Roja de Túria sobre aprobación definitiva de la ordenanza reguladora de los precios públicos por prestación del servicio de Conservatorio de Música y Danza, publicado en el BOP núm. 213 del 6 de septiembre de 2008. Para el Conservatorio José Iturbi de Valencia: Tasas 2008, fechadas el 1 de enero de 2008 y publicadas en la página web del Ayuntamiento de Valencia. Elaboración propia.

(13) Véase Resolución de 2 de junio de 2008, de la Secretaría de Estado de Educación y Formación por la que se convocan becas y ayudas

[ 44 ]


Número 9. Año 2010

respecto del curso anterior, les será concedida automáticamente la ayuda.

VII.- Otros conservatorio profesionales municipales El Ayuntamiento de Llíria debatió, en el pleno celebrado el 20 de enero de 2005, una moción del grupo municipal socialista por la que solicitaban que el Conservatorio de Llíria fuera de titularidad de la Generalitat Valenciana. El Conservatorio comenzó a funcionar en el curso 1994-95 y tiene alumnos de las comarcas de Camp de Túria y Los Serranos. Sometida a votación la moción no prosperó, al obtener nueve votos en contra (PP y UPED) y ocho a favor (PSOE, EU Entesa y BLOC) (14).

El Ayuntamiento de L´Eliana, concede ayudas a los alumnos de su localidad que tengan que desplazarse a los Conservatorios cercanos de Riba-Roja de Túria, Llíria u otros centros oficiales(17). El Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig (Alicante) también tiene como Organismo Autónomo su Conservatorio de Música y Danza (18), al igual que el Ayuntamiento de Silla, en Valencia(19).

En el diario «Levante emv» del 7 de noviembre de 2006 aparecía la siguiente noticia:

VIII.- Reflexiones a partir del presente estudio «El Conservatorio de Llíria tiene desde ayer una sede fija tras 13 años de existencia. V. Contreras, Llíria. El Conseller de Cultura, Educación y Deporte, Alejandro Font de Mora, inauguró ayer el nuevo edificio del Conservatorio Profesional de Música de Llíria. Así, tras trece años de historia, el conservatorio municipal de la capital del Camp de Túria cuenta ya con una sede fija pues, hasta el momento los alumnos han recibido sus lecciones en diversos locales. La Generalitat ha invertido 4,1 millones de euros en la construcción de este edificio situado en la calle del Trencall. El nuevo conservatorio tiene una capacidad para 270 alumnos —que son los que este año están matriculados— y 18 aulas especializadas. Asimismo, el edificio cuenta con una sala-auditorio con capacidad para 150 personas, biblioteca y cafetería. Actualmente, 28 profesores imparten las 16 especialidades instrumentales con las que cuenta el centro. En la inauguración, Font de Mora enumeró los centros de estas características construidos en la Comunitat durante los últimos años, mientras que el alcalde Manuel Izquierdo lo calificaba como “nuevo lugar de referencia par la música en Llíria”».

En el camino recorrido por el Conservatorio Profesional de Música de Buñol, desde su nacimiento como Centro Musical San Rafael, han cambiado muchas cosas. Menos una: su titularidad. Lo han administrado Ayuntamientos con alcaldes del PCE, del PSOE, de IU (mencionados a lo largo del estudio) y los concejales del área han sido de un amplio abanico político: PCE, PSOE, PP, UV (Unión Valenciana), IU, IAB (Izquierda Alternativa de Buñol). Han estudiado en él unos dos mil alumnos, a quienes —obtuvieran o no su título profesional— no se les podría negar su cultura musical y su amor por la música.

El Conservatorio de Llíria es un Organismo Autónomo de la Entidad Local (15), con un edificio construido por la Generalitat Valenciana.

Hablamos de un municipio de 9.720 habitantes y con un área de influencia comarcal de 39.329 (Buñol incluido) (20) . Si los alumnos han hecho y hacen, el esfuerzo de compaginar sus estudios de primaria, secundaria, bachillerato y, en su caso, universitarios, con las enseñanzas musicales —con la carga lectiva que ello supone—; si los padres hacen el esfuerzo económico de pagar cada mes el conservatorio de sus hijos ¿Por qué la Administración Local sólo habla de su déficit? ¿Por qué la Administración Autonómica no se decide a tener un conservatorio en Buñol?

El Ayuntamiento concede ayudas económicas a los estudiantes de Llíria (16) que cumplan los siguientes requisitos: 1º ser estudiante del conservatorio durante todo el curso escolar. 2º Estar empadronado y residir en el municipio, al menos, tres meses antes a la fecha de convocatoria. 3º Los alumnos del Conservatorio que mantengan las condiciones

La reiterada petición, por parte del Ayuntamiento de Buñol, como titular de un conservatorio municipal, a la Consellería de Educación de la Generalitat Valenciana, para que éste forme parte de la red de Conservatorios de la Administración Autonómica, ha sido una constante histórica; al igual que ha sido constante la negativa a dicha petición.

(14) Ajuntament de Llíria. Acta de la sesión ordinaria celebrada por el Ayuntamiento Pleno el día 20-01-2005. (15) Agencia española de protección de datos. Consulta realizada el 14/01/2009. {https://www.agpd.es/portalweb/ficheros_inscritos/titularidad_publica/indica_organismos/resulta…,} (16) Resolución de la Alcaldía del Ayuntamiento de Llíria nº 2713/2008 de 22 de octubre de 2008, por la que convoca las ayudas económicas a los estudiantes de Llíria en el Conservatorio Municipal de Música para el curso 2008-2009. [No especifica cantidad]. (17) Acta de la sesión nº 6 del Ayuntamiento Pleno de 26 de mayo de 2005. (18) BOP de Alicante núm. 12 de 17-I-2008. Edicto del Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig. Aprobación definitiva de la modificación (cuarta) de los estatutos del Organismo Autónomo Local Conservatorio de Música y Danza. (19) BOP núm. 280 de 24-XI-2007. Edicto del Ayuntamiento de Silla sobre la modificación del organismo autónomo municipal Conservatorio Profesional de Música… (20) Véase Instituto Valenciano de Estadística (IVE) Habitantes en 2007. Ficha municipal de los respectivos municipios.

[ 45 ]


REVIST Los servicios educativos públicos son por definición deficitarios. La Administración, ni gana dinero con ellos ni cubre gastos con lo que recauda por darlos. Para eso existe, entre otras cosas, la redistribución de lo que se recauda con los impuestos y las consideraciones prioritarias y/o fundamentales: educación, sanidad, etc.

ANEXO I RESUMEN DE LAS SUBVENCIONES DE LA CONSELLERIA DE EDUCACIÓN, RECIBIDAS POR EL AYUNTAMIENTO DE BUÑOL, POR MANTENER EL CONSERVATORIO PROFESIONAL DE MÚSICA DE BUÑOL

Lógicamente, en este caso, la Administración Local que está prestando el servicio —el Ayuntamiento de Buñol— , es la que debe soportar una parte del gasto que el propio servicio conlleva: los padres pagan, la Administración Autonómica subvenciona y el Ayuntamiento cubre la diferencia. Además, no puede acotar la admisión de alumnos sólo a los de Buñol. Como tampoco puede obligar a los Ayuntamientos, de los municipios que tienen alumnos en el conservatorio, a que destinen dinero de sus presupuestos municipales para el conservatorio de Buñol (que no es comarcal ni un servicio mancomunado). La tradición musical de la Comarca de la Hoya de Buñol-Chiva: Alborache, Buñol, Macaste, Yátova, Cheste, Chiva, Siete Aguas y Godelleta (sobresaliendo de entre esas localidades la de Buñol), es algo sabido por todos y constatado por más de un siglo de actividad musical. Es bastante sorprendente que una comarca de ocho municipios y poco más de 39.000 habitantes entre todos ellos, acumule diez bandas de música, dado que Buñol y Yátova tienen dos bandas cada uno y el resto de municipios una.

Fuente: Guía de Centros Docentes. Conselleria de Educación. Disposiciones legales.

ANEXO II ¿QUÉ ESPECIALIDADES PODEMOS ESTUDIAR Y DÓNDE?

Estas bandas han venido nutriéndose, fundamentalmente, de los músicos que educaba en sus propias escuelas y de los alumnos que, desde la puesta en marcha del Conservatorio de Música San Rafael de Buñol —hace ya 33 años— han ido obteniendo sus títulos de profesionalidad.

TABLA DE CONSERVATORIOS PROFESIONALES DE MÚSICA. BUÑOL Y MUNICIPIOS PRÓXIMOS A ESTA LOCALIDAD, DE RÉGIMEN PÚBLICO Y TITULARIDAD MUNICIPAL O DE LA GENERALIDAD VALENCIANA.

Por otra parte, desde Buñol se ha visto como proliferaban a su alrededor conservatorios de titularidad de la Generalitat Valenciana, en zonas de mucha menor tradición bandística y musical que la suya, conservatorios que, no sólo no cuestan dinero a las arcas municipales de la localidad donde se ubican, sino que prestigian al municipio que los tiene. Se puede argumentar mucho (desde la Constitución de 1978 hasta nuestros días) a favor de la educación pública de calidad y gratuita. También se puede ofrecer una batería de datos que justifique el calado social y la importancia que tiene en esta comarca la música y, consecuentemente, la enseñanza de la misma. Se puede explicar lo que destina el Ayuntamiento de Buñol de sus presupuestos, lo que aporta cada una de las familias de la comarca en la preparación musical de sus hijos y lo que subvenciona la Conselleria de Educación. Se puede, por último, manifestar que esta comarca podría sentirse agraviada comparativamente con otras, que incluso disfrutan de dos conservatorios de música de la Generalitat Valenciana. Pero, si no existe voluntad política en nuestra Administración Autonómica, el, al parecer, utópico «Conservatorio Profesional San Rafael de Buñol, de régimen público y titularidad de la Generalitat Valenciana», seguirá siendo «…el viejo sueño de la amplia comarca…» como ya se definió en 1990, y el Ayuntamiento de Buñol tendrá que encontrar una financiación óptima para continuar con una labor que deseamos se mantenga: la enseñanza musical.

Fuente: Guía de Centros Docentes. Conselleria de Educación. Generalitat Valenciana. Elaboración propia. Observaciones: -Las especialidades se han ordenado alfabéticamente - Abreviaturas utilizadas: E-P = enseñanza Elemental y Profesional de música. P = enseñanza Profesional de música -En los Conservatorios de Ayuntamientos, los alumnos pagan matrícula y mensualidades (salvo en el Conservatorio José Iturbi de Valencia, en donde sólo pagan la matrícula) y en los Conservatorios de la Generalitat sólo se pagan las tasas.

[ 46 ]


Número 9. Año 2010

Bibliografía: -Agencia española de protección de datos: {https://www.agpd.es/portalweb/ficheros_inscritos/titularidad_publica/indica_organismos/resulta…,} -Actas de la Junta Directiva del Centro Musical San Rafael de 1979 y 1980 (sin paginar). -Ajuntament de L´Eliana. {http://www.leliana.es/} -Ajuntament de Llíria. {http://www.lliria.es/} -Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig: BOP de Alicante núm. 12 de 17-I-2008 (Págs. 43 a 47). -Ayuntamiento de Silla: BOP de Valencia núm. 280 de 24-XI-2007: {http://bop.dva.es/bop/drvisapi.dll?MIval=DI_VerEdictoVis&idEdicto=1147217&miIdioma=C} -Ayuntamiento de Valencia: {http://www.valencia.es/} -Boletín de Información Municipal del Ayuntamiento de Buñol (1986) (1988) -Boletín Oficial de la Provincia de Valencia: {http://www.bop.dival.es/bop/drvisapi.dll} -Boletín Oficial del Estado: {http://www.boe.es/} -Circular informativa n.º 7, del Conservatorio de Música San Rafael de Buñol, de 25-01-2009. -Convenio entre la Conselleria de Educación y Ciencia y el Ayuntamiento de Buñol de 07/10/94. Conservatorio de Buñol. -Diario Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV)/ (DOCV): {http://www.docv.gva.es/} -Guía de Centros Docentes. Disposiciones legales. {http://www.edu.gva.es/ocd/areacd/es/indice.asp?codi=46017389} {http://www.edu.gva.es/ocd/areacd/es/regesp_ens,asp} {http://www.gva.es/jsp/portalgv.jsp?deliberate=true} -Gestión del Conservatorio Profesional Municipal San Rafael de Buñol. Cursos 1999-2000, 2000-2001, 2001-2002 y 1.º trimestre 2002-2003. Equipo directivo. Conservatorio de Buñol (sin paginar). -Instituto Valenciano de Estadística (IVE). Fichas municipales de los municipios de la Comarca de la Hoya de Buñol-Chiva. {http://www.ive.es/} -MASMANO PALMER, CHIMO. (1983) Ayuntamiento de Buñol. Gestión Municipal. Abril-79 Mayo-83.(Págs. 70 a 76). -MASMANO PALMER, CHIMO. (1987) Ayuntamiento de Buñol. Gestión Municipal. Mayo 83-Junio 87 (Págs. 90 y 91) -Memoria del Centro Musical San Rafael (1983). Breve aproximación a la realidad del Centro Musical San Rafael de Buñol. Conservatorio de Buñol (sin paginar). -Memoria del Centro Musical San Rafael (1979-1983). Conservatorio de Buñol (sin paginar) -Memoria del Centro Musical San Rafael. Curso 1983-84 a 1986-87. Conservatorio de Buñol (sin paginar). -Programación General Anual del Conservatorio de Música de Buñol (de 2000 a 2008) Hemeroteca: -Levante emv: {http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pRef=3334_12_245199_Comarcas-conserv…} -Tucomarca.com: {http://www.tucomarca.com/2008/07}; {http://www.tucomarca.com/2008/11}

[ 47 ]


Número 9. Año 2010

JOSÉ ESQUERDO MÁÑEZ Segundo Premio

De la Primera Guerra Carlista (1833-1840) perduran borrosos recuerdos en el vecindario de Cheste. El más evocado es el de la Batalla de la Cañada de la Arena (2 de diciembre de 1838). Sobre ésta aún se cita, con alguna variante, la cuarteta Aunque formaron el cuadro en la Cañada de la Arena me parece que ganaron los soldados de la Reina. Versos que aluden a la última fase del combate y describen una maniobra típica de la infantería para resistir los asaltos de la caballería. Calbo (1845) la menciona como acción del campo del Arenal. De esta cañada, ya en el término de Cheste, se extraía tradicionalmente y hasta no hace muchos años arena para la construcción y de ahí su nombre. También, y sin más comprobación, se alude al hallazgo de algunos fragmentos oxidados de armas de la época. Lo que sí pueden verse son profundos agujeros y cicatrices en los troncos centenarios de olivos y algarrobos, atribuidos a los impactos de las gruesas balas esféricas de la época y no sería trabajoso rescatar alguna de esas supuestas balas para su confirmación. De carácter más dudoso todavía son los pequeños e irregulares fragmentos óseos, de difícil catalogación, encontrados ocasionalmente en trabajos agrícolas rutinarios. Alguna familia evoca la participación “a tanda” de antepasados para el enterramiento de los más de doscientos muertos carlistas. Realmente no se han encontrado signos de ninguna fosa común y tampoco se ha excavado en los hondos de la cañada, el lugar más lógico para una gran inhumación. En el parte de Forcadell a Cabrera (Córdoba) aquel señala como causa de su derrota la presencia de un obstáculo en forma de barranquito o desagüe así como de un desfiladero. Cayetano López en su manuscrito señala la existencia de un “zequia” y otros obstáculos diversos. En el bando cristino, el parte de Borso di Carminati, omite la existencia de tal obstáculo, aunque sí refiere un momento de gran dificultad al estar batido de flanco por la infantería carlista. Hay que señalar que Borso no llegó a participar en el combate y el parte debió de redactarlo con los datos de unos subalternos exaltados y eufóricos por su triunfo. En revisiones y tratados posteriores sobre esta guerra el episodio del “barranquito” es referido de pasada, con cierta duda o sencillamente omitido. Entre nosotros, A. Sanchez citando a Calonge, duda de su existencia y otros (Albi-Stampa) piensan que ese episodio nunca se aclarará. Nuestro propósito ha sido localizar sobre el terreno

el emplazamiento exacto de la batalla y confirmar la realidad de dichos obstáculos. Para esto hemos cotejado, de manera preferente, los informes de los testigos presenciales, la ruta de ambos bandos, las distancias recorridas y horas de marcha en relación con los horarios de salida y puesta de sol. Los detalles de la vida y ambiente bélico de aquellos días están prolijamente reflejados en la prensa diaria de Valencia. ANTECEDENTES En los Reinos de Aragón y Valencia el año 1838 había sido aciago para las tropas cristinas : En enero, Morella y su castillo son tomados por sorpresa. En verano (julio y agosto) el general cristino Oraa fracasa en el sitio de Morella y tiene que retirarse penosamente por territorio enemigo y en octubre, el general Pardiñas y toda su división son exterminados por Cabrera en Mallea. Al terminar ese otoño, las tropas cristinas permanecen acuarteladas y vigilantes en las ciudades más seguras, a la espera de los movimientos carlistas, ya que estos están mostrando gran actividad en sus bases. Finalmente, el general Borso, acuartelado en Murviedro, ve el jueves 29 de noviembre, desfilar bajo sus muros a la abundante infantería y caballería de Llangoster y Forcadell. Permanece, impotente, encerrado en la fortaleza y se limita a comunicar a la capital por el telégrafo de señales el rápido tránsito de dichas tropas, que van acompañadas de un abundante tren de carros y acémilas. Se instalan en Paterna, Torrente, Silla y otros puebles de la huerta en donde pernoctan la noche del 29 al 30 de noviembre y rápidamente se desplazan a las Riberas del Júcar saqueándolas con celeridad y eficacia. Simultáneamente, en esos mismos días, Arnau y la Cova se han desplazado con alguna infantería y caballería desde Pedralba por Cheste – Godelleta a la Ribera, en donde se reúnen con el resto de fuerzas expedicionarias. Tras el saqueo sistemático de las diversas poblaciones y acumular un inmenso botín (más de 200 carros de arroz y grano, lana y otros productos, así como dinero), los jefes carlistas se reúnen en Carlet el 1 de diciembre, sábado, y deciden dividir el botín y las fuerzas en dos columnas. Por una parte Arnau, convenientemente reforzado y custodiando algunos carros y abundante ganado, tomará por la ribera derecha del Júcar y dando un amplio rodeo por Enguera-Ayora-Minglanilla, debe llegar a Utiel en donde le estará esperando Llangostera. La otra parte de las fuerzas expedicionarias, Llangostera y Forcadell, con la mayoría del botín, eligen la ruta más corta desde la Ribera a Pedralba por el eje Carlet-Real/Montroy-Montserrat-Cheste y Pedralba,

[ 49 ]


REVIST y esa noche, del sábado 1 al domingo 2, pernoctan en Real/Montroy a 22/23 km. de Cheste y 35/36 km. de Pedralba. Por su parte en el bando cristino, el general Borso llega a Valencia con su división la tarde del viernes, 30 de noviembre incorporándose también el coronel Sanz desde Liria. Estas fuerzas pernoctan esa noche en Valencia y el sábado, 1 de diciembre, los generales López y Borso salen de Valencia por la tarde con las fuerzas que han podido reunir, y pernoctan en Silla/Benifayó. El domingo, 2 de diciembre, a las ocho de la mañana, ambos bandos inician la marcha, pero los carlistas llevan unos 30 km. de ventaja, lo que equivale a unas 6/7 horas de marcha de la infantería. Se inicia la persecución y el contacto entre ambas fuerzas tras una rápida aproximación de la caballería cristina, tendrá lugar sobre las cuatro de la tarde y durará hasta el anochecer.

Por este vado, de 4-5 m. de ancho, fluye de manera muy irregular, dependiendo de las lluvias estacionales, de fina lámina de agua que rebosa de la pequeña represa que forma el propio vado. Una vez atravesado éste y en sentido E-O siguen unos 120 m. de camino dominados y enfilados por una loma abancalada por ribazos de piedra, con viñas y arbolado. Este montículo se denomina “Charco de los Ladrones” y según la tradición popular era el punto clave en donde se apostaban los salteadores para desvalijar a pasajeros y carros de mercancías. Fig. 2. Pocos metros después, este camino se divide en dos ramales. El de la derecha aún continúa por unos 100 m. dominado y batido por el final del montículo y sigue ascendiendo entre éste y el estrecho cauce del barranco de la Cañada de la Arena hasta el alto de la Ceja y desde aquí se desciende hasta el pueblo de Cheste, distante unos 2 km. Fig. 3 El otro ramal del camino, el de la izquierda, corresponde a la Cañada Real y el Camino de Madrid, bordea la Venta y se dirige a la Venta de Barracas y pueblo de Chiva, que distan unos 4 y 5 km. respectivamente.

EL DESFILADERO Y LA ACEQUIA. Partiendo de Montserrat y buscando el camino de la Ribera a Cheste, se avanza por “terreno llano” según el parte de Borso, pero que en realidad tiene suaves ondulaciones y cañadas. Tras recorrer 12/13 km. se alcanza el barranco de Pelos, junto a la masía de los Felipes. Cruzando éste se sigue ascendiendo suavemente y al transponer la última loma se aprecian “a tiro de pistola” las dos laderas de una extensa cuenca por cuyo fondo transcurre de SO a NE el cauce de un barranco. Este punto de observación corresponde actualmente al km. 2 de la carretera CV-417. El barranco se denomina de la Canaleja en su primer tramo, en donde se encuentra la fuente de la Virgen y un pequeño pantano, hoy totalmente colmatado. Siguiendo el curso éste pasa junto a la venta del Riuet, que en aquellos años era una pequeña casa de labor con servicios de escasa importancia a pasajeros y arrieros. Más adelante el barranco pasa a denominarse de la Sechara hasta que desemboca en el de Chiva-Torrente. Bordeando el curso del barranco se observa con sorpresa que es todo él infranqueables para carros, acémilas y con dificultad para grandes unidades de infantería. El único punto para cruzarlo, un verdadero doble embudo en reloj de arena, es el vado que existe junto a la venta, en él confluyen el Camino Real Viejo de Madrid, la Cañada Real de Aragón y el antiguo camino de Cheste a la Ribera por Montserrat. Fig. 1.

LA BATALLA: DEL RIUET A LA CAÑADA DE LA ARENA Al amanecer del domingo, 2 de diciembre, y desde sus respectivos lugares de pernocta ambos bandos inician la marcha. La vanguardia carlista es vista ya a las 11 h. de la mañana por Giménez, que apostado en el castillo de Chiva, ve pasar la larga caravana de carros y acémilas por la Cañada de Arena y Ceja, enviando alguna caballería e infantería para estorbar y vigilar dicho tránsito. Por su parte la tropa cristina inicia la persecución a la misma hora y, a medida que avanzan, van recibiendo noticias del enemigo, tanto de sus efectivos como de su ruta. Los 30/32 km. de Benifayó a Montserrat los cubren en unas siete horas, ya que llegan a ese pueblo sobre las 15 h., “cuando el sol aún duraba”. En él comprueban que la retaguardia carlista les lleva más de dos horas de ventaja. El mando cristino decide enviar a sus cuatro escuadrones de caballería, al mando del coronel Pezuela, y, tras una hora de trote contínuo, alcanza a dicha retaguardia sobre las 16 h. a la altura del barranco de pelos tras recorrer 12/13 km. distancia habitual para una hora de trote. Los cazadores de ambas fuerzas fijan las posiciones

[ 50 ]


Número 9. Año 2010

según el bando, desde 400 a poco más de una treintena. En Cheste, Forcadell reorganiza su columna e inicia una rápida marcha nocturna hasta Pedralba, pueblo al que sus vanguardias han llegado hace horas con casi la totalidad del botín. Sin pérdida de tiempo levanta e inutiliza el puente sobre el río Turia e inicia la marcha hacia Chelva a donde llegará al día siguiente. EPÍLOGO El bando cristino necesitado ese aciago año que termina de algún éxito, considera la batalla un gran triunfo. Los carlistas sin embargo, lo ven como poco más que una escaramuza, reconociendo algunas bajas y prisioneros, pero con la fortuna de salvar la casi totalidad del botín saqueado. El final más sombrío corresponde al episodio del fusilamiento de parte de los prisioneros carlistas a los que en el campo de batalla, tanto Pezuela como Borso, habían ofrecido cuartel y perdón, pero que el nuevo jefe cristino, Van Halen, revocó e impuso por orden directa. Orden que se cumplió días más tarde en Sagunto, dando lugar a largas controversias y acusaciones entre ambos bandos y a la separación voluntaria del servicio de Pezuela y Borso.

y los carlistas, al mando de Cayetano López, avisan a Forcadell de la presencia del enemigo y van retirándose por escalones. Entretanto, Forcadell, situado sobre el camino de Madrid, vigila toda la extensión de su convoy, recibe el aviso de su retaguardia y ordena acelerar la marcha. Envía a tres escuadrones de caballería al otro lado del barranco y se sitúan entre la retaguardia de carros y la caballería cristina, permitiendo el paso de los restos del convoy. Así mismo sitúa al Tercero de Tortosa en las laderas de la colina del Charco de los Ladrones, dominando todo el camino hasta la Venta. A su vez, el coronel Palacios con el Segundo de Tortosa ocupa el camino que lleva a Cheste, cerca de la Cañada de la Arena. Al transponer Pezuela la última loma que domina la cuenca del barranco de la Canaleja/Sechara ve al fondo y cerca del vado a la caballería charlista distribuida en tres columnas. En esos momentos, sobre las 16 h. 30 min. y cercana la puesta del sol, Pezuela al mando de sus escuadrones cae sobre las masas carlistas por las laderas que descienden entre ribazos, viñas y arbolado. Los carlistas en su retirada se apelotonan y desordenan, momento en que Pezuela los persigue, acuchilla y rebasa pasando el vado, que no ha sido taponado ni obstaculizado. Una vez atravesado, los escuadrones cristinos se encuentran encajonados entre el cauce del barranco y la colina del Charco de los Ladrones. La infantería carlista apostada sobre el camino efectúa una masiva descarga a quemarropa, que en el parte cristino queda referido como “momento de dificultad”. Al despejarse la humareda se observa que ha sido totalmente ineficaz, y sin tiempo de recargar los fusiles, el batallón carlista se dispersa y huye desordenadamente, es perseguido y sufre numerosas bajas y prisioneros. Está anocheciendo y Pezuela toma por el camino de la derecha con dos escuadrones. Avanza hasta que topa con el Segundo de Tortosa al mando del Coronel Palacios que ha recogido a numerosos fugitivos, forma el cuadro a la altura de la Cañada de la Arena y tapona el paso que lleva directamente a Cheste. Anochece y Pezuela que no ha podido rebasar el camino bloqueado regresa a la zona de la Venta y cesan las hostilidades. Finalmente llega la infantería cristina a marchas forzadas; se atienden a los heridos y se agrupan a los prisioneros, cuyo número oscila muchísimo de unos a otros

FIGURAS Figura 1. Vista aérea (Instituto Geográfico Valenciano), del barranco y alrededores, con el vado y el desfiladero. VADO: que cruza el barranco. CHEST. : Camino con dirección a la Cañada de la Arena y Cheste. CHV. :Camino y cañada con dirección a Chiva. CRM. Camino Viejo de Madrid. MONT. : Camino con dirección a Montserrat. CHAR.L. : colina del Charco de los Ladrones Figura 2. El vado visto desde la colina del Charco de los Ladrones. El camino que transcurre por el pie, está oculto por la misma colina. Figura 3. El final de la colina cubriendo el inicio del camino a la Cañada de la Arena y Cheste. BIBLIOGRAFÍA Albi, J. y Stampa, L. Las Campañas de la Caballería Española en el siglo XIX. Tomo II. Pgs. 310-312. Servicio Histórico Militar. Madrid, 1985. Calbo y Rochina de Castro, Dámaso. Historia de Cabrera y de la Guerra Civil en Aragón, Valencia y Murcia. Madrid, 1845. Facsímil de Librerías París-Valencia. Calonge Pérez, Ignacio. El Pabellón español o Diccionario Histórico descriptivo de las batallas, sitios y acciones más notables. Tomo II. Madrid, 1855. Córdoba, Buenaventura. Vida militar y política de Cabrera. Tomo III, nota 43, pags. 569-570. Imprenta de Eusebio Aguado. Madrid, 1844. Ferrer, Melchor. Historia del tradicionalismo español. Tomo XV, pag. 117. Editorial Católica Española, SA. Sevilla, 1943.

[ 51 ]


REVIST Giménez, Francisco. Memoria Histórica de los Hechos de Armas y Servicios prestados por el Batallón de Milicia Nacional de la Villa de Chiva. Valencia, 1841. Facsímil librerías París-Valencia. López y Martínez, Cayetano. Libro histórico de los servicios prestados a favor de S.M. don Carlos V. 1821-1861. pgs. 143-145. Manuscrito. Inédito. Sánchez, Alberto. El Conde de Cheste. Fiestas Vendimia. Cheste, 1985. Diario Mercantil de Valencia. Números del 26 de noviembre al 16 de diciembre de 1838. Diario de Valencia. Números del 26 de noviembre al 16 de diciembre de 1838.

[ 52 ]


Número 9. Año 2010

MIGUEL ÁNGEL BALAGUER HARO

1.- INTRODUCCIÓN.

incluso en los pueblos medianos y pequeños. Lo hecho hecho está, y merece incluso su respeto. Sobre todo aquellas cosas que tienen más valor histórico, como el “Lugarico viejo” de Cheste, que bien conservado no tendría nada que envidiar al famoso barrio judío de Hervás en el norte de la provincia de Cáceres. No vamos a coger un caterpillar y a empezar a ensanchar y enderezar las calles por doquier. Pero en los nuevos barrios que diseñamos y construimos hoy en día, con las condiciones de vida que tenemos, los conocimientos y las previsiones de futuro, etc., no hemos de empeñarnos en seguir haciendo las calles como las hicieron los habitantes de hace varios siglos, sólo con el objetivo de “mantener la estructura de pueblo”. Una calle nueva debería ser la prolongación recta y ancha de la última calle del pueblo. El encanto y la originalidad habrá que dárselo con sus construcciones, sus fachadas, sus jardines, sus complementos urbanísticos, etc. No hay necesidad de sacrificar lo práctico por lo estético ni lo estético por lo cómodo.

Con el ánimo de aclarar, poner en tela de juicio, abrir debate, ayudar, ofertar ideas y permanecer abierto a recibirlas, sobre el tema de la urbanización de calles en nuestros pueblos, la ordenación del tráfico y cuanto tenga que ver con eso, me propongo hacer este trabajo. Espero que sea de utilidad y reflexión y colabore al menos a que todos tengamos las ideas más claras y algunas decisiones puedan tomarse con criterios más objetivos y consensuados y con la mayor perspectiva de futuro posible. Mi intención es tratar el tema con espíritu analítico (casi científico), para que cada idea y/o decisión no quede expuesta a ambigüedades o meras opiniones personales formadas por el gusto o interés de cada uno. Dentro de lo que la complejidad que la estructura de nuestros pueblos, concebidos antiguamente en circunstancias y condiciones muy diferentes a las actuales, permita acometer con algún éxito y con poco margen a ambigüedades.

3.- LA CALLE. 2.- CONSIDERACIONES GENERALES. Para empezar con ese carácter analítico que me propuse vamos a pensar… ¿para qué sirve una calle? ¿Qué utilidades tiene, o puede tener, una calle de un pueblo? O, como muchas veces se ha dicho, “¿de quién es la calle?”.

Una dirección es una línea recta que tiene dos sentidos opuestos entre sí. Por eso la señal de tráfico que indica “cambio de sentido” significa que tenemos la posibilidad de regresar en la misma dirección que circulábamos pero en sentido opuesto. Si una calle es de sentido único de circulación, el sentido contrario es “sentido prohibido” y no “dirección prohibida”. Evidentemente la distribución del tráfico es mucho más fácil en una ciudad (o pueblo) cuyas calles sean anchas, rectas y largas. Más fácil aún si están orientadas la mitad de ellas en una dirección y la otra mitad en la dirección perpendicular a la primera. Esta ciudad idónea sería muy diferente a nuestras nuestros pueblos, con calles estrechas, angostas, curvilíneas y, la mayoría de ellas, cortas. Un experto en distribuir el tráfico en una ciudad de calles anchas y largas como son la mayoría de las de Valencia, fracasaría en cualquiera de nuestros pueblos a no ser que hubiera vivido durante bastante tiempo en ese pueblo. Quizás la ciudad española con el tráfico más fácil de diseñar sea Barcelona, por ser muchas de sus calles rectas paralelas en dos direcciones perpendiculares entre sí, formando sus manzanas perfectos rectángulos. Es una distribución que podría calificarse de geométrica, cuadriculada,… pero nadie diría que Barcelona es una ciudad fea. La estética y el encanto se puede conseguir por la belleza de las fachadas, el ajardinamiento, las fuentes, las farolas, los parques,…

La clasificación más general que se me ocurre es la siguiente: A) Dar acceso a las viviendas, comercios, garajes, etc., de la población. B) Desplazarse de un sitio a otro dentro del mismo pueblo. C) Soportar la distribución de agua, electricidad, gas, teléfono, etc. así como la recogida de aguas residuales y fluviales. D) Acoger actividades lúdico-ociosas, festivas, etc. E) Acoger elementos de uso general como: decorativos (plantas, árboles,…), informativos (carteles de información, señales,…), prácticos (farolas de iluminación, bancos para descansar, pérgolas para esperar al transporte público,…), publicitarios, etc. F) Aparcar y/o estacionar los vehículos que nos ayudan en el desplazamiento, transporte, etc. Evidentemente se podrían añadir otras, pero no serían ya relevantes.

[ 55 ]


REVIST Dentro de cada apartado de la anterior clasificación se pueden hacer otras clasificaciones. Vamos a hacerlo para los puntos B, D y F:

F-3) Aparcar para hacer trabajos, reparaciones de instalaciones y edificios. Son aparcamientos que duran usualmente más de media hora.

B.- Desplazarse de un sitio a otro dentro del mismo pueblo. Tenemos en este apartado las posibilidades que se relacionan a continuación:

F-4) Estacionar el vehículo en la calle para estar en casa tranquilamente. En muchos casos sin meterlo nunca en un garaje.

B-1) Desplazarse a pie. Para los fines expuestos arriba la calle puede tener diferentes partes o zonas: acera, calzada, zona ajardinada, parque, plazas de aparcamiento,… A veces bien definidas y delimitadas y otras veces entremezcladas algunas de ellas entre sí.

B-2) Desplazarse en silla de ruedas, andador, con el cochecito de bebés,… es decir, con ayuda de algún aparato no motorizado, etc. Muchas personas no pueden andar normalmente ni conducir un vehículo. B-3) Desplazarse en transporte público.

4.- ANÁLISIS DE LA CIRCULACIÓN EN UN PUEBLO.

B-4) Desplazarse en el vehículo necesario para desarrollar una profesión determinada: furgoneta de electricista, fontanero, técnico en lo que sea, camión de recolección de residuos, ambulancia, reparto de mercancías, coche de policía, etc.

Como todos sabemos la responsabilidad sobre la urbanización, la circulación, la señalización del tráfico, la organización y el uso de las calles, etc. recae sobre el ayuntamiento de la población. Esa “política” de la calle ha de estar, lógicamente, encarada a satisfacer las necesidades relacionadas con la calle de todo el conjunto de ciudadanos y a garantizar sus derechos de forma ecuánime. Esto añade otra responsabilidad (tal vez no escrita pero importantísima) al ayuntamiento. Es la de educar a los ciudadanos. Todos, en nuestras relaciones, nos educamos unos a otros aunque no queramos. Un ayuntamiento más aún, porque es mayor su responsabilidad, su poder de decisión y actuación, su relación con los ciudadanos que expresan constantemente sus requerimientos, quejas, opiniones, necesidades, gustos, etc. Un ayuntamiento no podría eludir, aunque quisiera, esta tarea educativa, porque sólo con el detalle de ser más o menos permisivo en la exigencia del cumplimiento de las señales y normas de tráfico (por ejemplo aparcar coches debajo de una señal de prohibición de aparcar o encima de una acera) está educando a los ciudadanos. Es imposible que su actividad no sea educativa. Otra cosa es que esa tarea educativa se haga más o menos consciente, más o menos preparada, más o menos intencionada,… Pero está y hay que saberlo. Potenciando y programando más actividades culturales (teatro, conciertos, deportes,...), está educando de una manera y programando menos o nada educa de otra. Potenciando determinadas fiestas se educa de una manera y no haciéndolo se educa de otra. En la misma respuesta (verbal o escrita) a los requerimientos de los ciudadanos habrá algo de educativo de un carácter u otro. O sea que la labor educativa es total y absolutamente inherente a la actividad de un consistorio, lo que supone uno de sus principales retos y tareas. Esa labor educativa tiene a corto plazo, pero sobre todo a medio y largo plazo, importantísimas consecuencias y marca en gran manera el futuro de los pueblos.

B-5) Desplazarse en automóvil (con la finalidad de ir de un sitio a otro)... D.- Acoger actividades lúdico-ociosas, como festivas, etc. Distinguiremos las siguientes: Permanentes. D-1) Juegos de niños en la calle. D-2) Juegos de jubilados (o adultos en general) en la calle. D-3) Tomar el fresco (en noches calurosas), tomar el sol (en días fríos), tertulias, leer, meditar,… En los anteriores tres puntos el sitio necesario es fijo para los 365 días del año, por ser actividades fijas de posible práctica diaria. Es por tanto un espacio que “rivaliza” con el reservado para los desplazamientos y el transporte. Esporádicas. D-4) Esporádicamente, en la celebración de los diferentes festejos y/o manifestaciones populares, se usa todo o casi todo el espacio de la calle: todo tipo de fiestas en la calle, manifestaciones, tradiciones, etc. F.- Aparcar o estacionar los vehículos que nos ayudan a desplazarnos y/o a transportar elementos diversos. F-1) Parar para carga y descarga rápida, dejar o recoger a personas, etc. Es una parada que emplea normalmente menos de 5 minutos.

En cómo utilizamos nuestros vehículos es donde se pone de manifiesto una parte (no poco importante) de esa labor educativa del organismo más responsable del municipio. Se entiende con la ayuda y la labor eficaz de las policías locales. El ayuntamiento ha de garantizar la seguridad de los que se mueven con vehículos y de los peatones, espe-

F-2) Aparcar para gestiones burocráticas, compras, visitas a profesionales,… Suelen durar hasta 20 ó 30 minutos.

[ 56 ]


Número 9. Año 2010

cialmente la de estos últimos por ser más vulnerables, la fluidez del tráfico, la comodidad del peatón, la facilidad de aparcamiento para los vehículos,... Y las calles son las que son y como son. Y cuando se hace difícil asegurar y garantizar todos estos derechos, hay que priorizar y organizar de manera razonada. El peatón tiene que poder caminar y pasar por las calles con comodidad y seguridad. No siempre esto está garantizado. Lamentablemente el automóvil invade con frecuencia el espacio del peatón: aceras, pasos de cebra, sitio destinado al paso de vehículos, etc. Pero hay más aún. El sitio que se reserva para aparcar correctamente deja muchas veces escasísimo el sitio para que los peatones se muevan con seguridad. De manera que los peatones se ven obligados a circular por el medio de la calle o a dar vueltas y rodeos para esquivar vehículos estacionados. También hay bancos para sentarse en la calle absolutamente rodeados de coches y de contenedores de resíduos. ¿Quién disfrutará de sentarse ahí?

calle, que es de todos y que debe mantener su función de vehículo de comunicación entre los vecinos, vínculo de relación entre los mismos. Una calle llena de coches deja de ser lo que ha sido siempre, deja de tener “gracia”, deja de ser bonita, deja de ser agradable, deja de ser acogedora y si hablamos de utilidad deja de cumplir bien la mayoría de las funciones para las que sirve. El impuesto de circulación da derecho a usar la calle para “circular”, no para usarla como aparcamiento. ¿Podemos imaginar un pueblo en que todos los vehículos de sus habitantes tengan su sitio para estar fuera de la vía pública? Vamos a pensar que existe: . .- Los comercios, los restaurantes, los profesionales de atención al público, etc. tienen una gran ventaja ya que es más fácil encontrar sitio para aparcar cerca porque la mayoría de vehículos están encerrados. .- El peatón encuentra muchos menos obstáculos para desplazarse. .- El tráfico es mucho más fácil y fluido. Muchas calles de un sólo sentido pueden ser de dos, siendo más fácil ir de un sitio a otro. .- El vehículo aparcado en un sitio cerrado está menos expuesto al sol, a las escarchas y las inclemencias del tiempo en general. También está menos expuesto a los golpes o agresiones de otros vehículos, personas, etc. También se ensucia menos. En definitiva se mantiene mejor. .- Si valoramos el perjuicio de buscar una plaza para estacionar, los nervios, el combustible extra, el tiempo perdido, etc. nos daremos cuenta de la gran ventaja de encontrar fácil y rápidamente un sitio, sólo posible si los vecinos de ese barrio tienen sus vehículos guardados para que los visitantes puedan dejar el suyo en las zonas destinadas a ello en la vía pública. Todos somos visitantes cuando vamos a otro sitio y todos agradecemos esa ventaja.

Junto al derecho de los peatones tenemos el derecho a circular con vehículos. También aquí encontramos con frecuencia que los vehículos han de hacer filigranas para evitar chocar con vehículos mal dejados en la calzada. El siguiente derecho (claramente por detrás de los peatones y de los vehículos que se mueven) es el de estacionar el vehículo para gestiones más o menos rápidas. Es bueno y necesario que la persona que ha de cargar algo pesado, recoger o dejar a una persona anciana o enferma, o incluso recoger o dejar documentos, hacer unas gestiones bancarias o burocráticas, etc. dispongan de sitio donde dejar su vehículo. Pero, dada la patente escasez de espacio en las calles de nuestros pueblos, lo que claramente no puede garantizar, ni siquiera propiciar, facilitar o promover un ayuntamiento es el sitio para dejar los vehículos permanentemente en la calle, es decir, el uso de la calle como garaje para el coche. El sitio para dejar el coche por largos periodos es una cuestión particular del dueño de cada coche. No puede ser la calle ni el espacio público. Cuando alguien adquiere un vehículo ha de saber que se compromete: .- A pagar el vehículo. .- A pagar el combustible para que pueda circular. .- A pagar el impuesto de circulación. .- A pagar el seguro. .- Al mantenimiento del vehículo y las reparaciones de sus averías. .- A pasar la ITV en los plazos establecidos. .- A buscar el sitio adecuado para dejar el coche bien aparcado en todo momento usando la vía pública solamente para desplazarse y para paradas relativamente breves, de manera que los peatones, los que usan vehículos no motorizados, los vehículos que se desplazan y los demás propietarios que quieren detenerse un breve espacio de tiempo tengan garantizados sus derechos y puedan hacerlo con facilidad. .- Etc.

En definitiva, el buen ordenamiento del tráfico y el buen estado de las calles para todas las personas que la utilizan pasa por que cada propietario de un vehículo tenga dónde guardarlo. Para conseguir eso y que el uso de la calle sea ecuánime y justo y agradable, no hay otra solución que las plazas de aparcamiento permitido estén bien señalizadas, sean todas de zona azul en todo el pueblo las 24 horas del día y se vigile bien que nadie deje el vehículo mal estacionado. Adjunto ahora el resumen de una noticia de la población de Denia aparecida en internet: EDICIÓN IMPRESA Dénia sólo tiene 8.000 plazas de aparcamiento para sus 30.000 coches y motos censados. Exigen al Ayuntamiento que adecue más zonas de estacionamiento. JAVIER CARCELLER / DÉNIA

El ayuntamiento puede y debe promover la ejecución de aparcamientos para vehículos y dar facilidades para que las empresas privadas los hagan, pero siempre fuera de la

El 84% de los vecinos de Dénia considera desde el año 2004 que el problema más grave de la ciudad es la falta

[ 57 ]


REVIST de aparcamientos, por encima de la inseguridad ciudadana, y un 59% considera que la circulación por la ciudad debe mejorarse cuanto antes. Estos datos, obtenidos del estudio de movilidad encargado por el equipo de gobierno el segundo año de la legislatura no han variado, y tal vez han empeorado, según denunció ayer Gent de Dénia. En lugar de crear más plazas de aparcamiento se ha eliminado algún centenar, por la peatonalización del barrio de Baix la Mar, o la plaza de San Antonio. En la actualidad, según datos de la memoria de la Policía Local del año 2005, existen 34.300 vehículos censados, de los que 30.000 son turismos y ciclomotores y sólo existen unas 8.000 plazas de aparcamiento, 6.254 en la vía pública, 1.323 de uso particular y 461 privados. El portavoz de Gent de Dénia, Miguel Llobell, afirmó: ‘‘Cada año aumentan los coches matriculados y disminuyen las plazas’. Los independientes proponen que el Consistorio compre terrenos para construir aparcamientos en altura, dada la complejidad que representa la construcción de aparcamientos subterráneos. Otra fórmula consiste en alquilar solares particulares sin uso determinado en la actualidad, para dedicarlos a aparcamientos públicos, a cambio de exenciones de impuestos.

5.- LA CREACIÓN DE PLAZAS PARA APARCAR. Existe en nuestros ayuntamientos una doble tendencia a modificar las calles, bien sea para hacerlas peatonales bien para dejarlas como sentido único de circulación y con posibilidad de aparcar o estacionar a ambos lados. Son los dos extremos: o no entran allí los vehículos o todo está lleno de vehículos detenidos. ¿No será muchísimo mejor el término medio? Es decir, que los vehículos puedan circular libremente, incluso, si la calle lo permite, en los dos sentidos, facilitando el tráfico al máximo. Un vehículo que pasa ocupa la calle durante un instante pero un vehículo aparcado la usa, por lo general, mucho tiempo. Si todas las plazas de la población disponibles para aparcar fueran de zona azul, muchas personas no sacarían el coche de casa para muchas gestiones de las que ahora hacen con el coche. Con lo cual estaríamos disminuyendo mucho el tráfico. Si encima permitimos circular en doble sentido en todas las calles cuya anchura lo permita evitaremos que los automóviles tengan que dar vueltas por otras calles para llegar a su destino, con lo cual circulan menos tiempo y por menos calles y bajaría drásticamente el número de km realizados en coche dentro del casco urbano. El resultado es que la calle se hace benigna para el peatón aún sin ser puramente peatonal. Muchos ayuntamientos se ven en la obligación de crear plazas para que los particulares tengan permanentemente el coche en la calle, prohibiendo uno de los dos sentidos de circulación. Pueden pensar que hacen así un bien común. Pero para deducir si esa actitud es, a la larga, un bien común hay que plantearse la siguiente cuestión:

Los pueblos de nuestra comarca no son tan grandes como Denia, pero el problema está en casi todos los sitios. Y si se va atajando antes de que llegue a ser tan grave más fácil será la solución. El número de coches de las poblaciones aumenta y la calle no da más de sí. Hacen falta aparcamientos particulares para quien disponga de sitio y aparcamientos en altura (en varias plantas) para quien no tenga sitio en casa o venga desde otra localidad en coche propio a pasar largas horas. La curva de crecimiento del parque automovilístico tiene tendencia a crecer hasta sobrepasar incluso el de un vehículo por cada habitante en edad de conducir. Porque muy pocas personas en esa edad van a renunciar a su vehículo propio si la economía y la sociedad siguen con los criterios actuales. Además muchas personas dispondrán de varios vehículos (además del coche muchas personas tendrán moto, tractor, furgoneta, además de los autobuses, camiones privados y de empresa, etc.).

¿Serán capaces de crear suficientes plazas en la calle para todos los vehículos que hay en el pueblo y los que previsiblemente aumentarán en los próximos años, sin crear grandes aparcamientos en varias alturas que sería la solución realmente definitiva? Las proporciones medias en una población de las de nuestra comarca pueden ser aproximadamente de: 1.000.000 m2 para una población de 10.000 habitantes. Esos 10.000 habitantes utilizamos casi otros tantos vehículos, o sea 10.000 (si no lo son ya lo serán muy pronto). Si descontamos las motos, los tractores, los remolques, los autobuses y los vehículos especiales, cuyos dueños sí que se suelen preocupar de guardar en garaje, la hipotética población de 10.000 habitantes puede tener unos 8.000 vehículos.

LAS PROVINCIAS. Alicante conserva el cuarto parque móvil más numeroso de todo el país pese al desplome de las cifras de matriculación. 31.03.09 - J. L.| ALICANTE El parque móvil de la provincia de Alicante ..., sigue siendo el cuarto más numeroso -sólo superado por los de Madrid, Barcelona y Valencia- con casi un vehículo por habitante en edad de conducir. Los datos más recientes del INE, que corresponden al año 2007, establecen una proporción de 700 vehículos por cada mil habitantes en la provincia. Sin embargo, si se tiene en cuenta sólo a la población mayor de 18 años, que es la edad mínima exigida para obtener el permiso de conducir, esa proporción asciende casi a un coche por conductor...

Del millón de metros cuadrados de la población, por término medio aproximadamente son: - 850.000 m2 construidos, particulares y no transitables. - 150.000 m2 espacio público para viales. Para alojar aparcados en los viales a los 8.000 vehículos de la población se necesitan aproximadamente unos 170.000 m2, una superficie ya superior a todo el espacio reservado para moverse vehículos y peatones en la población.

[ 58 ]


Número 9. Año 2010

Es imposible que un ayuntamiento pueda dar satisfacción a tal demanda.

truir una plaza de garaje para cada nueva vivienda, pero una vez pasada la inspección técnica del edificio esas plazas de garaje se pueden convertir en otra cosa. Lo que necesitamos es una política clara de concienciación y responsabilidad para que dejar el coche en la calle se pague y dejarlo mal aparcado se pague más. En nuestra comarca todavía estamos a tiempo de tener plazas de garaje suficientes para todos nuestros vehículos.

Se podrá contestar que todos los vecinos no dejan el vehículo en la calle, y es cierto, pero no hay nadie obligado, ni siquiera persuadido, a encerrarlo en casa. Y la tendencia es clara a dejar, cada vez más, el coche en la calle. Vamos a pagar igual impuesto de circulación que cualquier otro que lo meta en casa, vamos a evitar hacer las obras del garaje, vamos a evitar tener que abrir y cerrar la puerta cada vez que salgamos, y vamos a disponer de más sitio en la casa para lo que deseemos. Eso significa una constante “presión” de los utilitarios por ganarse su espacio en la vía pública. Y cuando hay sitio correcto la cosa va bien, pero cuando no lo hay y vienen las prisas y los desesperos o simplemente la falta de respeto a los demás se acaba dejando el vehículo donde no se debe. Cosa que demasiadas veces se consiente por las autoridades. Y, cuando alguna vez se ponen denuncias a alguien que aparca mal, como la mayor parte de las veces se consiente, esa persona se siente discriminada y protesta. De modo que la mejor solución es ser igual con todos y no consentir a nadie que aparque mal.

La densidad de población no es tan elevada ni el espacio es tan caro como en otras poblaciones más grandes y densas. También hay que concienciarse de que hay que andar un poco, si hace falta, para llegar al lugar donde podemos dejar el vehículo. No todos podemos aparcar dentro de nuestra propia casa. La vida moderna implica mucha liberación de trabajo físico por las máquinas, lo que significa más tiempo libre y, desgraciadamente, muchas veces más paro. Pero hay circunstancias en las que hay que asumir algunas obligaciones que lleven algo de tiempo y es bueno hacerlo así incluso para nuestra salud. Una de estas es caminar para llegar donde tengamos el vehículo propio o, en caso de usar el transporte público, llegar hasta la parada o estación, o hacer todo el trayecto a pie si la distancia no es muy larga. Son prácticas muy saludables y recomendables. En cualquier caso, las distancias a recorrer para ir de un sitio a otro dentro de nuestros pueblos es muy difícil que excedan de los 1.500 metros. Quien os escribe conoció personalmente a otra persona que fue y regresó durante varios años a diario desde su domicilio en la calle de Pérez Galdós de Valencia (cerca del cauce viejo del Turia) a su trabajo en Aldaya, pasando por la antigua fábrica de Danone. Si algún compañero se ofrecía para llevarle de regreso a Valencia en coche se negaba y hacía el regreso a pie como todos los días, para no perder la costumbre. El trayecto duraba poco más de dos horas caminando rápido, o sea algo más de cuatro horas al día. La persona pasó dela obesidad a un estado físico envidiable.

No olvidemos además que, cuando se prohíbe un sentido de circulación de una calle que tenía los dos permitidos, con la finalidad de que puedan aparcar más coches, empeoramos el tráfico en las calles adyacentes, que han de soportar el que soportaba esa calle en el sentido recientemente prohibido y el los trayectos que se han de realizar para encontrar el acceso y la salida a la calle que va a suplir a la recientemente prohibida. Esto es más grave aún si se hace una calle peatonal y se prohíbe por completo el tráfico. Con lo cual, si se pagaran unas cantidades, aunque muy módicas, de zona azul en todo el casco urbano conseguiríamos: .- Que pague más quien más ocupa la calle (el vehículo que se está moviendo consume combustible y en su precio ya van suficientes impuestos). .- Que sea fácil encontrar puesto para aparcar, ya que al tener que pagar todos procuraríamos tener el vehículo el menor tiempo posible en la calle, con lo que dejaríamos sitio enseguida para otros vehículos. .- En la época de crisis que estamos viviendo, esta medida redundará en la reactivación de puestos de trabajo del sector de la construcción, al tener que reacondicionar numerosos inmuebles de nuestros pueblos que están en desuso o infrautilizados, para alojar coches. Por suerte todavía disponemos en nuestra estructura de pueblo de grandes casas, corrales, etc. que, aunque viejos y en desuso pueden aprovecharse para conseguir gran número de plazas para meter vehículos. Muchas de esas plazas se crearían por el propietario del inmueble y otras muchas tendrían que ser de iniciativa privada por algún constructor o de iniciativa pública por los ayuntamientos. .- Los comercios, restaurantes,… y en general todos los locales de atención al público ganarían porque la gente encontraría siempre sitio en sus proximidades para aparcar.

6.- LA CALLE DE HACE 40 AÑOS. Las personas que ya tienen medio siglo o más de vida recuerdan una calle muy distinta de la actual. No se trata de proponer el regreso a eso, totalmente inviable e inconveniente, pero sí mantener en conocimiento de las generaciones algo de lo que fue la vida en nuestros pueblos. Por ejemplo, era habitual, camino de la escuela, ver algún herrero que entraba y salía de su herrería con la herradura incandescente cogida en sus tenazas, para colocarla a un mulo que había atado a una anilla que colgaba de su fachada. Había que pasar rápido para no asfixiarse en el humo, con su fuerte olor característico, que desprendía el casco al quemarse. También era fácil ver algún anciano que ya no podía ir a trabajar al campo pero que contribuía con la familia picando el esparto con una maza de madera en cualquier escalón o pilón de piedra de la calle para luego hacer fascal (nosotros pronunciábamos “fascar”) para hacer cuerdas, o bien hacían esteras, felpudos, albardas, capazos, sarrias y multitud de utensilios para la casa y el campo.

Las modernas leyes de urbanización obligan a cons-

[ 59 ]


REVIST En invierno en particular, también era típico encontrar una mesa de madera en la calle con un montón de aliagas secas junto a ella. Si esperabas un poco podías oír el chillido del cerdo sacado a la fuerza de la pocilga (porcatera para nosotros), que la familia, ayudada del carnicero, mataba en la calle y al que limpiaban la piel con el fuego de las aliagas (los últimos años esta limpieza ya se hacía con el fuego de una botellita de gas). Después toda la familia colaboraba, ya en el interior de la casa, para hacer las piezas para la orza, el embutido, etc.

del barrio, “a la fresca”. Se hacían ricas heladoras para los vecinos. Todo esto enseñaba, hablaba. La calle estaba viva. Escribir esto no es, en absoluto, una propuesta de regreso al pasado. Ni mucho menos. Del progreso hay que coger lo bueno y dejar lo malo. Y hay que acertar bien en distinguir ambos. Evidentemente hoy también se puede aprender moviéndose por la calle. Faltaría más. Hay muchos más escritos por doquier, anuncios, escaparates, comercios,... Cualquier persona observadora puede aprender y enriquecerse en cualquier ambiente.

Era normal ver carros arrimados a las casas de sus dueños para descargar provisiones como comida para los animales. Por ejemplo alfalfa seca en garbas (fajos, gavillas), paja después de la trilla en el mes de junio, algarrobas en septiembre. También podían verse llegar a las casas carros con melones que, colgados con un hilo del techo, aguantaban varios meses en muy buen estado. Así mismo se proveían de leña para el invierno, normalmente en el mes de octubre. Por el contrario se veían salir carros cargados de estiercol de los animales que había en las casas (el mulo, el cerdo, las gallinas, conejos, a veces cabras u ovejas, etc.).

Pero hoy la calle la ocupa el coche. Y lo que es peor, el coche muerto, el coche holgazán, parásito, dejado allí hasta que su dueño lo requiere de nuevo. Es ese intruso el que hace más fría, impersonal, inhóspita, callada, la vida y la convivencia en la calle. 7.- LA URBANIZACIÓN PARA “TRÁFICO EN DOS NIVELES”.

Los carros salían para el campo a primeras horas del día, así que poco después, cuando calculaban que habían pasado todos, era el momento en que las mujeres barrían la calle de tierra (especialmente los boñigos que las caballerías habían dejado al pasar) y las regaban (“arrujaban”) para que no se levantara polvo. Estas heces eran aprovechadas para las plantas.

Es una idea para no renunciar a la total comodidad del coche pero al mismo tiempo disfrutar de calles agradables, libres, vivas. Es una idea para barrios de nueva construcción. Nuevas urbanizaciones. Nuestra comarca, por su cercanía a la ciudad y su situación privilegiada, verá de nuevo crecer sus pueblos con nuevos barrios. Se trata de construir dos niveles de uso público, dos niveles de circulación. Un primer nivel en que se moverían solamente los vehículos motorizados y otro nivel superior para peatones, bicicletas, y todo tipo de vehículos no autopropulsados. Voy a explicarlo en los siguientes párrafos:

A determinadas horas del día no era raro ver mujeres que se secaban el pelo al sol y, a veces, hasta se aseaban y se cortaban el pelo en la calle. Otras veces, cuando el clima lo permitía o lo favorecía hacían puntilla con bolillos, bordados,…

.- De la misma manera que los edificios, en una población, tienen dos, tres, cuatro o más alturas, las calles de ese barrio tendrían todas dos alturas. La primera soportaría el tráfico motorizado y daría acceso a los garajes de las viviendas, no utilizables como comercios, despachos, etc. La segunda altura o nivel de la calle peatonal daría acceso a los comercios, los restaurantes, las peluquerías, etc. y a las entradas peatonales de las viviendas. Pero todos tendrían inevitablemente sitio para los coches en el nivel inferior.

Algunas veces venía el trapero, que extendía muchas cosas en la acera y en la calle. Recogía las pieles secas de los conejos que habían sacrificado en las casas, los trapos y ropas viejas, etc. y daba a cambio cajas de cerillas, botijos, platos de barro, etc. En horario extraescolar los niños y niñas que jugaban siempre en la calle, a veces simplemente a perseguirse, y en general juegos dinámicos.

.- De alguna manera es como hacer que todas las casas y edificios del barrio tengan garaje subterráneo sin necesidad de excavar ese garaje bajo tierra. Es destinar sitio sobrado para los coches en toda la superficie del barrio pero sin que éste irrumpa en la vida del mismo de manera agresiva. Solamente la tierra rica en materia orgánica, la capa alta de la tierra que se ha cultivado mientras la zona en cuestión era de campos de cultivo, se tendría que acumular para las zonas que se destinaran a jardines, que serían las únicas zonas que no dispondrían de los dos niveles, sino solamente uno para poder plantar árboles en él.

Caminar por la calle era leer una enciclopedia. Los olores que salían de las herrerías, de las carpinterías, del hojalatero, de las vaquerías, de las cuadras,… hablaban de sus profesiones y de sus trabajos y daban al paseo todo menos monotonía. Algunas calles eran recorridas por acequias, que cruzaban el pueblo con agua corriente. En las plazas habían fuentes para que la gente pudiera beber agua. En las salidas más frecuentadas estaban los abrevaderos para los mulos, caballos y burros. En las afueras los lavaderos donde las mujeres iban a lavar la ropa, que llevaban y traían en lebrillos.

.- Las calles del primer nivel tendrían “techo” durante casi todo su recorrido. Solamente espacios destinados a respiraderos darían luz y ventilación a ese espacio que, siendo el nivel del suelo, daría casi la sensación de un gran

En las noches de verano los vecinos salían a la tertulia

[ 60 ]


Número 9. Año 2010

aparcamiento subterráneo, aunque con puertas de garaje para acceder a los edificios.

mucho más agradable la vida en el segundo nivel de las calles de lo que lo es ahora? La vida en la calle se revitalizaría, con más niños jugando libremente en ella, con más ancianos también con sus tertulias, sus juegos, sus tareas, con más tranquilidad para ver los escaparates, para detenerse simplemente a observar el cielo o la puesta del sol, para leer en la calle, para pintar, para caminar, para pasear a la mascota,…

.- También todos los colectores de residuos urbanos estarían en ese primer nivel, “colgados” de su techo, de manera que el camión de recogida, con carga superior, solamente tuviera que situarse debajo del contenedor correspondiente y abrir el fondo del mismo para que el vidrio, el papel, el plástico,… cayeran en su sitio. Sin necesidad de grúa para levantar el contenedor, de ruidos molestos, de molestias para el tráfico,… y con ahorro de tiempo al no tener que mover el contenedor de su sitio. El contenedor sería de estructura fija, alargando así su vida al no exponerlo a golpes, con la apertura de carga arriba en el segundo nivel de la calle y la puerta de descarga abajo en su base como único elemento móvil. Para el usuario que deja los residuos desde el segundo nivel de la calle, los contenedores estarían en el suelo, como los modernos contenedores que ya se están instalando bajo tierra.

Sin embargo hay un grave inconveniente para poner en práctica este tipo de barrios, el miedo a lo nuevo y desconocido. Claro que hay más inconvenientes, ya lo sé. Es algo más caro construir así, pero ¿me vas a decir que no vale la pena? 8.- VALENCIA SIN COCHES (PERDÓN: CON MENOS COCHES). La ciudad de Valencia no está en nuestra comarca, pero es nuestra capital y nos atañe todo lo que allí suceda. Me vais a permitir, pues, una reflexión sobre la preciosa ciudad que nos afectaría a nosotros también por movernos mucho en ella y por ser aplicable, en parte, también a nuestros pueblos lo que se propone. Valencia es la ciudad por excelencia para la bicicleta. Es una ciudad llana, con muy buen clima, con muy pocos días de lluvia al año,... ¿Qué más se puede pedir? Sólo hace falta voluntad. Y para que haya voluntad, comprender las múltiples ventajas que, sumadas unas a otras, hacen un balance positivo impresionante.

.- Esa calle inferior alojaría también todo tipo de conducciones. La de desagües, la de abastecimiento de agua potable, la de abastecimiento de agua de riego (sin clorar), las de telefonía, las de gas, electricidad, etc. De esa manera el segundo nivel de las calles, no sólo se convertiría automáticamente en peatonal, sino que estaría libre de la fealdad de todas esas conducciones, de las molestias de sus reparaciones,... Ese segundo nivel no tendría ni señales de tráfico. .- Las viviendas tendrían su comunicación interna del primer nivel al segundo y al resto de alturas de la vivienda, exactamente como en cualquier edificio actual, mediante escalera y, en algunos casos, ascensor.

1.La disminución de humos es una ventaja múltiple. Primero y más importante por la salud de los ciudadanos que los respiran. Pero también por la salud y belleza de las plantas y de los árboles de los jardines que se ponen negros y enfermizos y además por el color y la limpieza de las fachadas de los edificios, que se ponen negras de los humos.

.- También habría escaleras públicas para subir y bajar las personas de un nivel de calle al otro, como en los aparcamientos subterráneos y, con alguna frecuencia, escaleras mecánicas o ascensores para minusválidos, debidamente indicados.

2.La disminución de ruidos, tan molestos y perjudiciales para la salud, para la vida en la calle y en la casa.

.- Desaparece mucho riesgo de ser atropellado por un vehículo.

3.El ejercicio físico, tan positivo para el cuerpo que se hace en la bicicleta. Costoso al principio pero muy agradable al acostumbrase y hacerlo con asiduidad.

.- Desaparece el riesgo de golpes de los vehículos a elementos decorativos de las fachadas, farolas, papeleras, árboles,… ya que el nivel de vehículos sería construido sin todos esos elementos decorativos y con materiales bastos y fuertes.

4.La ganancia de sitio para aparcar, ya que una bicicleta ocupa mucho menos que un coche y hasta se puede meter en muchos sitios donde es imposible meter un coche. Además una bicicleta es más fácil de compartir que un coche. Es decir, puede haber bicicletas municipales de alquiler que, una vez utilizadas por una persona, puede ser utilizada por otras. Algunas personas se podrían ganar la vida vigilando grandes aparcamientos de bicicletas y cobrando el alquiler de las que sean de préstamo.

.- Los coches no tendrían que buscar la sombra para aparcar. Todo sería sombra siempre para ellos. .- En días de lluvia los coches no mojarían a los peatones al salpicar el agua de los charcos. Tampoco correría agua por el suelo de las calles peatonales del nivel superior, ya que el agua bajaría directamente al inferior. .- Desaparecería todo el problema de espacio para aparcar.

5.El balance tan positivo para la economía de los ciudadanos, que ahorrarían tanto dinero en combustible, del que España es tan deficitario. No olvidemos que para que un país salga de la crisis económica no

.- Y lo que creo más interesante de todo, ¿no sería

[ 61 ]


REVISTA

vender: las armas para la guerra, que vendemos con tan pocoescrúpulo a países como Israel y Palestina para que se hagan la guerra entre ellos y a otros países mucho más pobres que nosotros, contribuyendo así a perpetuar su miseria.

Son aquellas ciudades que te ponen fácil lo de recorrerlas sobre dos ruedas. Un modo estupendo de acercarse a una ciudad, al mismo tiempo que se hace algo de ejercicio. Puedes ir a tu ritmo, parar donde te apetezca, es ecológico, es más rápido que pasear para las distancias largas en grandes ciudades y te permite sentir las calles de la ciudad mucho más cercanas que si te mueves dentro de un vehículo a motor. Aunque no siempre resulta fácil recorrer una ciudad en bicicleta (ciudades sin carriles bici, sin lugares donde aparcarlas, sin opciones para alquilarlas o para cogerlas prestadas, sin vagones especiales en trenes o metro para transportarlas…), muchas son las ciudades que se van sumando a este medio de transporte, aunque aún queda mucho por recorrer. Al contrario de lo que pudiera parecer, no todas las ciudades están situadas en países con un clima excelente. Sin embargo, en un país como España deberíamos apostar más por este medio de transporte, ya que el clima es un punto muy a favor. Sólo Barcelona tiene el honor de aparecer en el listado. Éstas son las 11 ciudades que mejor te lo ponen para recorrerlas en bici: 1.Amsterdam, en Holanda. Más del 40% de los movimientos de tráfico se realizan en bicicleta en esta capital. 2.Portland, en Oregón, EEUU, también cuenta con una amplia tradición ciclista en sus calles. 3.Copenhague, en Dinamarca, tampoco pone como excusa el frío para coger la bici. 4.Boulder, en Colorado, EEUU, impulsa programas públicos y cursillos para promocionar el uso de la bici. 5.Davis, en California, EEUU: la ciudad, de 65.000 habitantes, cuenta con más de 160 kilómetros de carriles bici. 6.Sandnes, en Noruega, ciudad piloto para un programa gubernamental que pretendía reducir el tráfico a motor en el país. Lo consiguieron. 7.Trondheim, también en Noruega. Esta ciudad cuenta con el honor de haber instalado la primera rampa mecánica para subir en bici del mundo. Ni las pendientes inclinadas pueden con las ganas de ir a dos ruedas. 8.San Francisco, en EEUU. 9.Berlín, en Alemania. 10.Barcelona, en España. 11.Basilea, en Suiza.

6.El esfuerzo y sacrificio que se hace para conducir una bicicleta es mucho más educativo y fortalecedor (física y sicológicamente) que conducir un coche. 7.Potenciando en una ciudad como Valencia el caminar y la bicicleta sería patente la disminución de enfermos en los hospitales, debido al ejercicio físico y la disminución de estrés y de contaminación. Las personas se encontrarían más en forma. Es una sinrazón, una contradicción de la sociedad moderna, el evitar el ejercicio físico en la vida cotidiana, evitar el empleo de un poco más de tiempo que cuesta ir a pie o en bicicleta al trabajo o a cualquier otro sitio, para luego utilizar el mismo tiempo o más yendo a caminar sólo por caminar o haciendo otro tipo de ejercicios. La ciudad considerada de más alta calidad de vida a nivel mundial es Zurich (Suiza). Sin embargo veamos el resumen de este anuncio publicitario turístico de Zurich que cualquiera puede leer en internet. Pedaleando por el lago de Zurich. Descubra lo más bonito de Suiza en bicicleta, el medio de transporte más mimado en este país. Pedalear al lado del Rhin, ver los viñedos en sus riberas, contemplar los Alpes, bañarse en los lagos, tumbarse en sus verdes prados, disfrutar de los carriles bici: así son las rutas por Suiza. … Con nuestro guía local todo es fácil y divertido. No se preocupe por nada, le llevamos a los lugares más interesantes para que disfrute de este paraíso de la bicicleta, en el que los ciclistas tienen sus propios carriles perfectamente señalizados. … Otro artículo de internet favorable a la bicicleta. M. L., profesor de la UCLM, acompaña a sus hijos L. y R. al colegio todos los días. Los tres van en bici. En numerosos países de Europa uno de cada tres desplazamientos en ciudad se realiza en bicicleta. Sin embargo, en España la bicicleta como medio de transporte está en fase de descubrimiento. En ciudades como Barcelona, San Sebastián o Vitoria es el vehículo que más crece y además, está de moda. En Ciudad Real, el uso de la bicicleta en la vida diaria es aún minoritario pero lo cierto es que, de un tiempo a esta parte, hay más gente que, a pedales, intenta hacerse un hueco en un espacio en el que el coche ha sido siempre el amo y señor.

Vía Virgin vacations: 11 most bike friendly cities

Aunque este artículo pone a Barcelona entre estas ciudades, está muy lejos de muchas ciudades alemanas como, por ejemplo, Munster, donde se ve a jóvenes y ancianos a gran velocidad con sus bicicletas. Y casi todos los días llueve, momento en que disminuye un poco el tráfico de bicicletas; pero siguen circulando muchas bajo la lluvia, con impermeables, gorros o simplemente sin nada especial. Y ante la estación del tren un gran aparcamiento subterráneo de bicicletas, que colocan en dos niveles, con miles de ellas.

Veamos esta otra noticia. Las 11 ciudades más amigas de la bici del mundo. 4 enero 2008.

[ 62 ]


Número 9. Año 2010

9.- LA LÍNEA C3 DE CERCANÍAS DE RENFE.

los otros modos de transporte urbano. Asimismo en perspectiva del soterramiento de la estación central de Valencia, es necesario realizar la electrificación de la vía única actual, ... El objeto del contrato adjudicado es la redacción, de los siguientes documentos: • Un Estudio Informativo que defina las distintas opciones para mejorar y aumentar la capacidad de la línea C-3 entre Valencia y Buñol. Este objetivo incluye la modernización de las estaciones afectadas o creación de nuevas, la renovación de las infraestructuras existentes y la integración del ferrocarril en el ámbito urbano y con los demás sistemas de transporte,... • Un Proyecto Constructivo para electrificar la línea ferroviaria entre Valencia y Buñol, ...

Un tema de vital importancia para nuestra comarca (al menos para gran parte de ella) es la línea de tren de cercanías C3. Si para las pequeñas distancias lo mejor es andar y la bicicleta, siempre que las circunstancias lo permitan, para las grandes distancias lo mejor es el transporte público, también siempre que se pueda. Pero para que se pueda es necesario que el servicio sea bueno. Algo muy bueno que tiene Valencia es la situación de la estación del Norte de la RENFE. Eso tan bueno y que la mayoría de valencianos seguirá disfrutando por siempre, está en mi opinión en serio peligro para los habitantes de nuestra comarca. Probablemente no nos dejen para siempre en la situación tan desfavorable en que estamos desde que nuestro tren no entra a la estación, pero eso va a depender en gran medida de nuestra información al respecto y de nuestra presión e interés por el tema. Lo primero que tenemos que saber es que los trenes de nuestra línea van a gasoil y no pueden ser eléctricos hasta que la línea no se electrifique. Los trenes a gasoil tienen la salida mucho más lenta que los trenes eléctricos, contaminan mucho más y son mucho más ruidosos. Por estas últimas razones no pueden entrar en una estación subterránea (sobre todo por los humos que desprenden). Esto significa que nuestro tren no volverá a entrar en la estación de Valencia si la línea no se electrifica. A este respecto ha habido noticias, algunas de las cuales resumo aquí por orden cronológico de aparición. Pero lo más importante es nuestra concienciación y nuestra actitud e involucración en un tema tan importante. Resumo a continuación una nota de prensa publicada por el Ministerio de Fomento. Madrid, 17 de noviembre de 2006 (Ministerio de Fomento).

Si esta nota de prensa del ministerio es del 17 de noviembre de 2006 y el plazo de ejecución del contrato era de 24 meses, el 17 de noviembre de 2008 ya debe estar hecho el Estudio Informativo en cuestión y el Proyecto Constructivo de electrificación (proyecto sólo significa proyecto). Nuestros pueblos son los más interesados en ese tema y deberíamos conocer el resultado. Otra noticia apareció en LAS PROVINCIAS: EDICIÓN IMPRESA LAS PROVINCIAS 8 agosto 2007 La línea ferroviaria Utiel-Cuenca “desaparecerá cuando se inaugure la alta velocidad” M. J. C./ VALENCIA “El Ministerio de Fomento está limitando las inversiones en la línea Utiel-Cuenca porque una vez esté inaugurada la línea de alta velocidad, desaparecerá.’’ Así opinan los miembros de la Asociación de Amigos del Ferrocarril, que han detectado que en los últimos años no se ha puesto en marcha ninguna inversión para renovar una línea que está todavía sin electrificar. Según Vicente Miralles, la falta de usuarios que utilizan los trenes que circulan por este trazado se debe a la limitación de horarios y trenes. “Es como la pescadilla que se muerde la cola, si no hay trenes no hay usuarios, y al revés”...

El Ministerio de Fomento ha adjudicado a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Ardanuy Ingeniería, S.A. y Inocsa Ingeniería, S.L., el contrato para la redacción del Estudio Informativo de mejora y aumento de capacidad, así como el Proyecto Constructivo de electrificación de la línea C-3 de cercanías de Valencia entre Valencia y Buñol. El presupuesto de adjudicación es de 1.019.597,95 euros y el plazo de ejecución del contrato de 24 meses. ... El desarrollo de la aglomeración de Valencia..., ha generado nuevas necesidades de transporte, no solo en lo referente a la cantidad sino también en cuanto a la fiabilidad y a la calidad. Ante esta situación, el Ministerio de Fomento se encuentra realizando una serie de actuaciones, todas en fase de proyecto, las cuales van a influir en la línea C-3 de cercanías. ... Para completar este plan de actuación, es necesario realizar un análisis en profundidad de las necesidades de adecuación progresiva del ferrocarril a la evolución del contexto urbano en el tramo de mayor uso de la línea C-3 (Valencia – Buñol), tanto a nivel de demanda de transporte como de integración del ferrocarril y de interconexión con

A continuación resumo también otro artículo publicado por Diariocritico de la Comunitat Valenciana de fecha 4 de abril de 2008. Municipios afectados por el cambio de la línea C3 exigen "medidas urgentes". Los alcaldes de los municipios valencianos de Camporrobles, Utiel, Siete Aguas, Chiva, Cheste y Loriguilla hicieron público un manifiesto en el que expresan su "total disconformidad" ante la alteración del servicio de la línea 3 de Cercanías con motivo de las obras de la Alta Velocidad (AVE) anunciada por Adif y exigen mantener una reunión con el delegado del Gobierno en la Comunitat, para adoptar "medidas urgentes" ante este cambio que afectará negativamente a miles de usuarios.

[ 63 ]


REVIST PANORAMA-ACTUAL - 04 de abril de 2008.

subterráneas en Aldaia-Alaquás, las dos actuales de Xirivella, y ya en el término municipal de Valencia, Centro Comercial Gran Turia – Polígono “Vara de Quart”, Tres Cruces..., Giorgeta y Central (Habría que tener en cuenta esta previsión a la hora de construir esta Estación Central inter-modal). B) La otra variante a considerar sería transformar, el tramo soterrado anterior, en línea de metro con el correspondiente traspaso de competencias a la Generalitat Valenciana y ampliar la línea hacia el Centro Comercial Bonaire, e incluso a la futura Base de la ONU y el Aeropuerto de Manises, enlazando con la línea 5 de Metrovalencia por un extremo, y por el otro, podría ir a enlazar con la línea 1 en la Plaza de España. En este caso la actuación descrita se tendría que completar con el desvío del resto de la línea de RENFE-ADIF (al oeste de la CV-33) junto a la nueva entrada del AVE a la Ciudad de Valencia, permitiendo la circulación del servicio de cercanías al resto de poblaciones de la línea C3. Cualquiera de las dos opciones anteriores que se adoptara comportaría grandes beneficios a todos los vecinos y organismos afectados, … Y desde luego hay que defender como sea esa línea y su adecuación a los tiempos actuales. Hay que conseguir su electrificación y, si es posible, la doble vía. No es malo que haya un AVE, pero para la inversión que requiere es prioritario mejorar los trenes de cercanías. Eso sí que resolvería el problema de todas las personas que viajan a diario de nuestros pueblos a la capital, por motivos de trabajo, estudios, médicos, burocráticos, etc. ¿Cómo puede ser que nuestros estudiantes lo tengan tan difícil, bien entrado ya el siglo XXI, para desplazarse desde nuestras localidades hasta el campus de Taronjers, la Universidad Politécnica o el campus de Burjasot en un transporte público ágil y versátil. La gasolina cada vez es más cara, los atascos y problemas en las carreteras cada vez mayores, la dificultad para aparcar cada vez mayor, la dependencia energética de España respecto del resto del mundo enorme, pero nos empeñamos en abandonar nuestro transporte público (nuestra comarca lo tiene cada vez peor). Otra noticia publicada por Levante el 10 de enero de 2008 es la propuesta del conseller de Infraestructuras y Transporte al Ministerio de Fomento para que efectúe un AVE regional a Utiel-Requena.

Los alcaldes expresan en este texto su "firme rechazo y desconcierto ante el modo y maneras en que Adif tiene previsto modificar las condiciones del servicio ferroviario que viene prestando en la línea C3 de cercanías como consecuencia de las obras del AVE". En este sentido, recordaron que Adif, "de manera unilateral, y sin mediar comunicación alguna con los más de 2,5 millones de usuarios de la línea, ni con estos ayuntamientos, tiene previsto suspender el servicio que enlaza estos pueblos con la capital el próximo mes de abril, siendo desde esa fecha necesario realizar el desplazamiento enlazando con el servicio de metro en la estación de Vara de Quart"... Los alcaldes de los municipios firmantes expresan asimismo su "preocupación ante lo que intuimos que es el paso previo al desmantelamiento de la línea, una medida que cuenta con el absoluto rechazo de los municipios del interior que nos vemos afectados por esta decisión. Reclamamos de Adif el compromiso de restitución del servicio hasta la nueva estación de Renfe de Valencia, una vez finalizadas las obras del AVE"... Frente a esta situación, los municipios afectados solicitan... el compromiso del ente en el restablecimiento del servicio hasta la estación Norte de Valencia. También reclaman…, y el desdoblamiento y electrificación de la línea Valencia-Buñol... ¿Se ha hecho algo más en el año que ha transcurrido desde este manifiesto? Y los ciudadanos ¿hemos dejado solos a los alcaldes en un tema tan importante? ¿Qué han hecho y qué hacen los alcaldes de los demás pueblos afectados? Otra publicación en internet recoge las propuestas de un ciudadano valenciano. Omito las partes que no atañen a nuestra comarca. IDEAS CIUDADANAS · NUEVAS ESTRUCTURAS FERROVIARIAS. Francisco J. ,2009-05-07

Levante-EMV.com » Comunitat Valenciana 10 - enero – 2008.

Nueva estructura ferroviaria de ADIF-RENFE de conexiones exteriores de AVE y mercancías y reestructuración de las líneas de cercanías con un amplio plan de soterramiento de vías férreas en el Área Metropolitana: ... 1.-Línea férrea Valencia – Cuenca – Madrid y de cercanías C3 y C4 Considerando siempre la duplicación de las vías, cuanto menos hasta Chiva, y la electrificación y modernización de la superestructura y de los convoyes circulantes, caben dos variantes para la gran actuación a realizar en esta línea, desde mi punto de vista: A) Soterramiento de las vías férreas a partir de la CV-33 cruzando en subterráneo los cascos urbanos de Aldaia-Alaquás y el término municipal de Xirivella, atravesando, igualmente en subterráneo, el Nuevo Cauce del Turia, para adentrarse en el municipio de Valencia bajo la calle Tres Forques y la Avenida Giorgeta, hasta ir a encontrar la futura Estación Central inter-modal, con estaciones

El conseller de Infraestructuras y Transporte, Mario Flores, presentó hoy en Utiel un proyecto para la creación de un tren regional de Alta Velocidad que conectará Valencia con la Plana de Utiel en sólo 47 minutos, sustituyendo la actual línea de cercanías C3 Valencia-Utiel que tarda dos horas. EUROPA PRESS Mario Flores explicó que la propuesta supone la explotación de la infraestructura de la Alta Velocidad Valencia-Madrid con el objetivo de generar un corredor de AVE Regional que enlace "en tiempos competitivos" Valencia con las ciudades de Requena, Utiel y su comarca... En el punto kilométrico 611 de la línea, aproximadamente en la estación del Rebollar, la nueva

[ 64 ]


Número 9. Año 2010

La disparidad se acrecienta incluso entre líneas bien atendidas y otras abandonadas como es el caso de ValenciaUtiel en cercanías y Alcoy, ...ambas atendidas con trenes diesel que son los bisabuelos de los nuevos de Renfe. ... E. Gonzalo ACTIVIDADES VIAJE BUÑOL.- El próximo 16 de mayo con salida a las 12:35 de la estación Valencia-Sant Isidre, enlace con la línea 1 del metro..., nuestro recuerdo-homenaje al 125º Aniversario del tramo Valencia-Buñol (31 de julio de 1883)...

infraestructura del AVE conectaría con la línea de cercanías. A partir de este punto de conexión, los trenes de AVE Regional abandonan la línea del AVE Valencia-Madrid y se incorporan a la línea de cercanías, ofreciendo servicio a las poblaciones de Requena, San Antonio, Utiel y Camporrobles. Mario Flores precisó que "vamos a proponer esta opción al Ministerio de Fomento, que es la administración competente, para que desarrolle un proyecto que es perfectamente viable y que supone una inversión razonable, estimada en 24 millones de euros y que sin duda repercutirá en la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos de Requena-Utiel. ... Con este proyecto "los tiempos de recorrido entre Valencia y Utiel serían de 47 minutos, frente a las dos horas actuales". Este tiempo es también "muy inferior" al que se deriva de los proyectos para la mejora de esta línea de cercanías que maneja el Ministerio de Fomento, consistentes en la ejecución y mejora de apeaderos en Quart, Valencia (San Isidro), Xirivella y Aldaia-Alaquàs, así como la electrificación de la línea hasta Buñol, que sólo reducirían en un cuarto de hora el recorrido hasta Utiel, pasando de dos horas a 1 hora y 45 minutos. Este corredor está actualmente servido mediante la Línea C3 Valencia-Utiel, con una longitud de 90,4 kilómetros y 14 estaciones. Se trata de una línea férrea de ancho RENFE (1.668 mm) de vía única y no electrificada. ... También se prevé la construcción de una estación abierta y común en las proximidades del Rebollar, para la línea de Alta Velocidad y para la línea de ferrocarril convencional, de forma que los viajeros de ambas líneas puedan realizar el intercambio entre líneas, así como tener origen y/o destino en esta estación... ... Este AVE regional facilitaría la comunicación entre Utiel y Requena con Valencia, pero hay que pensar que interesa mucho también la comunicación de esta comarca con los pueblos de la nuestra y los de L'Horta que recorre la línea antes de llegar a Valencia. La rapidez con que llegarían a Valencia estaría en detrimento de la posibilidad de viajar a los pueblos que hay en medio. Además ¿No sería un poco irónico que un ciudadano de San Antonio, con todos los respetos, llegara a Valencia en transporte público en menos tiempo que uno de Siete Aguas, Buñol o Chiva?

Edita Asociación Valenciana de Amigos del Ferrocarril C/ Manolo Taberner, 10b Izq. 46018 VALENCIA Teléfono y fax: 96 379 14 04 avaf@avaf.es www.avaf.es 10.- RESUMEN Y CONCLUSIONES. - Los coches particulares deben guardarse en sitios particulares, no en el sitio de todos que es la calle. Esto es importantísimo para la vida moderna agradable y con calidad. - Hay que potenciar y defender dentro de las urbes los desplazamientos a pie y en bicicleta. - Nuestra comarca ocupa el centro geográfico de la Comunidad Valenciana. Somos la comarca que linda con el mayor número de comarcas de nuestra Comunidad: L'Horta Ouest, L'Horta Sud, La Ribera Alta, La Canal de Navarrés, El Valle de Ayora-Cofrentes, La Plana de UtielRequena, Los Serranos y El Camp del Turia. Ocho en total. Hay que potenciar y defender los transportes públicos de cercanías a nuestra comarca y, muy especialmente en estos momentos, el tren. Nuestro tren ha cumplido 125 años. ¿Vamos a dejarlo perder? Debemos exigir ya su electrificación y la doble vía. ¿Vamos a estar peor en el siglo XXI de lo que hemos estado en el XX?

Mucha de la información sobre el ferrocarril la podéis tener en la revista “EL RAVACHOL” de la que incluyo a continuación otro fragmento: EL RAVACHOL Boletín de información de la Asociación Valenciana de Amigos del Ferrocarril Número 29. Abril 2009. ... EFEMÉRIDES, PROYECTOS Y PARTICULARIDADES • El pasado 14 de febrero se cumplieron 35 años de la supresión del tramo de Gandía a Denia,... • Están construyendo a “marchas forzadas” la línea para alta velocidad entre Madrid y el Mediterráneo,... Machaqueo constante sobre la Alta Velocidad y poca atención al ferrocarril convencional, el cual transporta el mayor porcentaje de viajeros de la red en los servicios de cercanías.

[ 65 ]


Número 9. Año 2010

VÍCTOR FERRER I HERNANDEZ

L’any 1997 la Cooperativa Agrícola de Yátova va sol·licitar al FECOAV (Federació Cooperatives Agrícoles Valencianes) la realització d’un curs sobre turisme rural a celebrar a la mateixa població i dirigida principalment a socis i al públic en general. Per a cobrir les places de l’esmentat curset hagueren d’apuntar “alguns càrrecs” de la junta directiva per a poder completar el nombre mínim de persones necessàries per a dur endavant el curset. Es va celebrar a les aules del Col·legi Públic Cervantes, donada la mancança de locals propis de la cooperativa.

Cal fer menció a l’inestimable ajuda logística de Jose Luis Chacon , treballador a la Conselleria d’Agricultura de la Secció de Cooperativisme i Desenvolupament Rural, per la seua aportació tant teòrica com pràctica sobre la necessitat i possibilitat d’utilitzar els recursos econòmics que des de la Conselleria, l’Estat i Europa podien beneficiar a la població rural i la necessitat “imperiosa·” de diversificar l’economia agrària.... El curs va finalitzar amb un menjar a l’actual Casa Rural “El Desig del Llebeig” on els professors participants plantejaren que aquesta finca tenia tots els recursos necessaris per a realitzar una experiència com la plantejada pels nostres companys catalans.

Van assistir, aproximadament, unes vint persones, que al llarg d’uns quinze dies van ser informats de les necessitats de diversificar les tasques agràries per a fer-les mes rendibles econòmicament, fent menció, especialment, a les possibilitats que el nou agroturisme tenia per a la nostra població.

Però no serà fins a les falles de 1998 quan, estant participant en la festa que tots els anys prepara la falla de Iàtova, aparega la “llum” que va fer possible el naixement de l’actual Secció de Turisme Rural de la Cooperativa de Iàtova.

El curset dirigit per professionals de l’àrea agrària tant de la pròpia Federació com de la Conselleria d’Agricultura, propicià el coneixement d’una realitat que ja es donava en molts llocs del territori valencià, com era la promoció del medi rural com a motor de desenvolupament dels habitants de la població, en definitiva de l’inici de la diversificació econòmica al món rural.

Un dels membres de l’actual Secció, José Tomàs Morán, va plantejar en mig de la festa a Daniel Vicente i a Víctor Ferrer, que havien aparegut al DOGV una sèrie d’ajudes per al foment del turisme rural....., i com a la Casa del Desig ja s’havien fet algunes proves de recepció de turistes podria ser que poguérem generar un recurs en que podrien estar interessades algunes de les persones assistents al curset.

Per a les experiències pràctiques vàrem rebre la visita dels membres d’una Casa Rural del Pirineu Català. La propietària ens va deixar als presents un grat record, al plantejar-nos, pragmàticament, el seu canvi vital al passar de ser empleada de Telefònica a mestressa d’una casa rural, llogada als antics propietaris per un període de 40 anys, que els permetia fer les inversions necessàries per a poder recuperar una antiga masia que els aprofitava per a dur a terme tota una sèrie d’experiències com ara els estalvis d’energia, utilització d’energies renovables, etc,.... amb la participació de molta gent: enginyers, arquitectes, etc., que donava suport a aquesta experiència rural portada a terme per una “urbanita”.

I és a partir d’aquesta data quan es realitzen tota una sèrie de reunions que acaben amb la conformació del que passaria a formar part de la Cooperativa Agrícola de Iàtova com a Secció de Turisme Rural. Les reunions es dugueren a terme a la Casa de la Cultura de Yátova mentre es va discutir el tipus de societat que es generava per a fer la iniciació del projecte i plantejant dues postures sobre la forma administrativa a adquirir pel grup de persones interessades a promoure el nou procés turístic: o generar una cooperativa d’agroturisme o generar, dintre de la pròpia cooperativa agrícola existent, una secció de turisme.

Posteriorment a la finalització del curs, alguns dels assistents es varen desplaçar fins a la casa rural a la província de Lleida per tal de conèixer la “realitat” de l’experiència desenvolupada.

Respecte a generar una nova cooperativa en la pobla-

[ 67 ]


REVIST ció existia una voluntat majoritària, sobre la formació d’una entitat aliena a la cooperativa agrària, en un principi, que anava en contra de tota la teoria que al respecte es generava en la comarca, quant a la quantitat de empreses i cooperatives disperses, que actuant sobre un mateix sector, impossibilitaven accions mes importants al nostre medi rural . (1)

quiera alquilar casas que las alquile pero aqui hemos venido para saber si podremos llevarnos el aceite de tierra...”, “ dejaos de tanto rollo que nos tenemos que ir a cenar”, “ total no sé quien va a querer venir al pueblo si aquí no hay ná”..... i d’altres glorioses frases, que amb el temps passarien a ser: “ esto se lo han guisado entre cuatro” , “ las casas las paga la cooperativa y la disfrutan unos cuantos”, “ lo que pasa es que se reparten el dinero entre ellos..”, i tota una sèrie de comentaris que venien a donar peu a aquells que consideraven que la secció de turisme tenia que haver estat una entitat generada fora de la cooperativa.

Es, doncs, un aspecte que va tindre la seua repercussió dintre de la dinàmica interna de la gent interessada en el desenvolupament del sector de turisme rural i que va fer que alguns d’ells es despenjaren del procés, per no tindre clares quines eren les expectatives de financiació del projecte i sobretot, perque la futura secció de la cooperativa tinguera la capacitat de supervisar, “ en qualsevol moment”, la realitat de la inversió i la destinació del producte resultant, en aquest cas “la casa”, que hauria de ser obligatòriament dedicada al turisme i no en benefici exclusiu del propietari.

Cal recordar, des d’aquesta petita historia, el paper determinant que tingué el President, d’aquells moments, Jose Vicente Teruel , mort al 2004, i dels membres de la Junta Rectora, en especial de Lorenzo Morán , que donaren un suport social , polític, de gestió en aquesta última persona, impagable, per la seua dedicació voluntària, a la generació de la secció de turisme i tot allò que posteriorment es va desenvolupar.

Una vegada resolt el problema sobre el tipus de societat que es generaria, és a dir una secció de turisme rural dintre de l’organització superior: la cooperativa agrària, ens vàrem trobar amb la necessitat d’adaptar els estatuts de la cooperativa existent per a que aparegueren noves seccions: agroturisme, assegurances, nous serveis agraris..., atenent a la necessitat que la cooperativa pogués contar amb la diversificació necessària per assolir els reptes que la greu crisi del sector agrari del secà valencià venia patint des de fa molts anys i que sols es mantenia en peu gracies a les ajudes oficials als fruits secs i l’olivar, però amb dades que indicaven que el 2007 marcaria un punt i final en el procés de diversificació de l’economia agrària.

Es varen sol.licitar ajudes tant als Programes Proder de la comarca, amb un paper destacat tant de l’actual alcalde de Macastre, Pepe Sáez, que en eixos moments feia de President – coordinador- del desenvolupament dels programes per mig de l’Associació Interior de la Hoya de Bunyol com dels treballadors/es de Buinsa, així com també de la Conselleria d’Agricultura, on trobarem en tot moment suport inestimable per a la creació de la secció de Turisme i a les ajudes que, per a la nova secció i al sector, existien en eixos moments.

Es varen convocar diverses reunions amb la Junta Rectora de la Cooperativa, així com una Assemblea General Extraordinària (20 Març 1998), on s’havien d’ aprovar els canvis estatutaris que donaren pas a la creació de la secció de turisme rural en el si de la Cooperativa Agrària. (2)

Encara que el nombre de persones que en un principi varen estar interessades pel projecte era prou ample, al final el numero de socis que conformaren la secció va ser de7, amb un total de 8 cases, doncs un del socis generà dos projectes de vivendes.

D’aquella Assemblea cal fer menció, doncs va coincidir la seua convocatòria amb un punt inclòs en l’ordre del dia, a última hora, que parlava del preu de la campanya de l’oli i sobre la qualitat de l’oli de terra.

Algunes de les persones que es van interessar pel projecte no es varen fer endavant per diferents motius: diners de la inversió, fiscalització per part de la cooperativa, inconvenients legals com ara escriptures de vivenda, etc., i d’altres que han estat interessades al llarg d’estos últims anys, a pesar d’haver generat projectes propis, han considerat que el suport que els oferia la Cooperativa no compensava l’aportació econòmica que s’exigeix per al seu ingrés en la Secció.

Normalment a les assemblees de la nostra cooperativa solen acudir una trentena de persones, dels quatre-cents o més socis, en assabentar-se, però, que s’anava a parlar del preu de l’oli, el salo de la Casa de la Cultura del poble es va omplir a rebentar..... Quan es va iniciar l’explicació del projecte de la creació del turisme rural, de la necessitat de modificar els estatuts en eixa assemblea i al donar tota una sèrie de llargues explicacions sobre la nova estructura que es generava, s’alçaren algunes veus plantejant que a l’assemblea s’hi havia vingut a parlar del preu de l’Oli, de la “pesetica” sense voler adonar-se que el que s’estava plantejant era una inversió milionària per part del socis que conformarien la nova secció de turisme rural, fet aquest que posteriorment va estar utilitzat per diferents responsables municipals per a parlar de l’obscurantisme del procés d’implantació del “ turisme rural “ al nostre poble .

Unes altres trobaren com a inconvenients els requisits que calia complir per a ingressar a la secció, com ara el de compliment de les condicions legals que imposaven les demandes d’ajudes i en especial l’Agencia Valenciana de Turisme per la legalització de l’activitat turística.(6)(7)(8) Es tenia clar, però, a més a més, l’obligació que les vivendes compliren els paràmetres que per aquest tipus de vivenda exigia l’esmentada Agencia Valenciana i dels que caldria destacar: La necessitat de tindre la cèdula d’habitabilitat el que suposava l’alta d’aigua potable, llum, recollida de residus, a més d’aigua calenta sanitària, calefacció, habitacions ventilades i un quart de bany, com a

Es varen sentir en aquell acte frases com: “ el que

[ 68 ]


Número 9. Año 2010

mínim per a cada sis persones (7) . Es va col·laborar tant amb l’Asociación de Interior de la Hoya de Bunyol: participació en reunions de treball amb l’equip del profesor Hermosilla, visita d’una Delegació de Itàlia, com amb la Conselleria d’Agricultura en donar a conèixer el projecte i participació en cursos en diferents pobles del territori valencià, per ajudar al desenvolupament de projectes de característiques similars: Ayora, Tuéjar, Vall de la Gallinera, Villargordo del Cabriel, Requena, Xèrica, Castielfabib, Bunyol, La Font de la Figuera, assistint a diferents cursos de formació de Turisme rural tant a l’Agència Valenciana de Turisme com a altres localitats valencianes:

Cal deixar constància, doncs, en aquest punt que al llarg dels anys tot un seguit de persones han continuat estant interessades en participar a la Secció de Turisme, al final, però, han optat per no adherir-se al projecte cooperatiu: uns per no complir amb les seues expectatives, uns altres, com ja hem comentat, per que han consolidat projectes personals sense intervenció associativa, el que des del punt de vista teòric sols significa una major dispersió del sector i una impossibilitat de generar estratègies comunes. Per a incorporar-se a la Secció el primer que devia fer el nou soci era donar-se d’alta en la Cooperativa i satisfer les quotes per ingrés no sols en la Cooperativa, sinó també a la Secció de Turisme Rural.

Es va contactar amb altres establiments de la comarca que podrien tindre relació amb iniciatives turístiques sobretot amb Enrique Galindo, propietari de Venta Pilar a Bunyol.

Per a poder sol·licitar les ajudes a la inversió el soci propietari signava un document en què es comprometia a mantindré el projecte de casa rural, es a dir destinar la casa rural per a turisme, per un període com a mínim de 6 anys.

Però si una visita fou profitosa des del punt de vista del projecte va ser la que realitzarem a la població d’Albocàsser, seu de Turistrat, cooperativa d’agroturisme que havia generat un projecte amb gran quantitat de cases de varies poblacions a la comarca del Maestrat, a la província de Castelló.

Els diners per a la realització de l’obra eren ingressats pels socis al compte de la cooperativa com a inversió a capital social , i a partir d’eixe moment tota la facturació de la casa anava a “nom de la cooperativa”.

En aquella visita vàrem ser rebuts per un dels socis que ens contà que quan varen muntar la secció de Turisme es va dividir la cooperativa en dos, per la desconfiança generada al si de la cooperativa agrària i pel gran pes que l’activitat turística havia agafat al poble i als pobles dels voltants.

Es varen fer diferents actuacions, des de la rehabilitació de cases antigues 5, fins a la creació de vivendes de nova planta 3.

Ens va comentar que era imprescindible que l’aportació per a entrar a la secció de turisme fóra la més elevada possible, doncs, ells que no ho havien fet així s’havien trobat amb la posterior deserció dels socis que amb el temps no “tenien” interès per la cooperativa..... i el temps li donaria la raó, doncs una alta aportació a l’ingrés del soci a la cooperativa, obliga al mateix soci a”tindre interès” en tot el que respecta al seus diners, que son treballats per la cooperativa.....

La situació geogràfica de les cases era de 7 cases al casc antic de la població i una en finca agrària a uns 7 km., aproximadament del poble. Es tractava de mantenir una harmonia amb l’entorn urbà respectant tant les altures, els materials o les façanes, etc., així com tractant de que els espais foren còmodes pels clients: habitacions, lavabos, electrodomèstics, etc.

Ens va indicar que era imprescindible assegurar les cases, doncs, els clients no totes les vegades son correctes en la utilització dels immobles, posant l’exemple dels membres d’una Falla de València, que passaren els dies de cap d’any amb la casa plena de pólvora per a celebrar l’entrada del nou any, emmagatzemant el “polvorí” !al costat de la llar de la casa!

S’opta per a nomenar a les cases amb noms familiars 2 o de carrers 5, o de nova implantació 1. Es varen generar recursos propagandístics com ara: tríptics, pàgina web i targetes individuals per a cada casa amb mapa indicatiu per a la localització del poble. I sobretot va ser un temps de moltes reunions. Setmanalment es reunia la Secció per a fer un seguiment de totes aquelles dades que feien referència al procés de construcció de les vivendes, al mateix temps que es donava compte a la Junta de la Cooperativa , també setmanalment, de la marxa del projecte perquè a tothora hi hagués un coneixement del que s’anava fent.

Ens parlà de la necessitat d’ assenyalar l’existència de les vivendes al casc urbà i la no aconsellable de fer-ho a vivendes de zones de muntanya i/o agràries, per a evitar visites desagradables.... Ens comentà la necessitat de tenir una bona relació amb els bars i botigues de la població per a poder donar un bon servei a l’usuari que normalment visitava el poble els caps de setmana o en hores “intempestives”....

En finalitzar les cases es varen fer esmorzars per la Junta Rectora de la Cooperativa i de la Secció per a donar a conèixer la finalització de les obres i l’inici del procés turístic com a tal.

I com no, ens va ensenyar la seua casa, on ell mateix havia participat en la restauració i ens acompanya per a

[ 69 ]


REVIST visitar d’altres cases que, pel distintiu que lluïen a la porta, formaven part de la mateixa cooperativa.

Crec que es va perdre, doncs, una bona oportunitat per part de l’Ajuntament de continuar amb l’adquisició de tot un seguit de vivendes, en eixe casc urbà, tal com es recomanava contínuament, des de l’administració valenciana, per a realitzar intervencions destinades tant a turisme com a centres d’organismes públics amb la idea de ser agent de renovació de la trama urbana existent al centre de la població.

Una altra actuació a l’inici del procés de creació de la secció fou la visita realitzada per dos dels seus socis a la població Valera de Arriba a la província de Conca, per a veure els tipus de mobles, portes i altres elements de fusta, amb la idea de poder fer compres col·lectives i treure uns preus “cooperatius”, fet que després no valgué per a res.

RELACIÓ DE LA SECCIÓ AMB ELS ORGANISMES PUBLICS

La realització de moltes reunions de la secció al llarg dels primers anys aprofità per a augmentar els coneixements sobre el perfil de client que començava a aparèixer a les cases rurals , encara que no es varen confeccionar ni estadístiques ni enquestes sobre la seua procedència, edat, treballs, relació de grup i/o els medis per on havien contactat amb nosaltres.

Les relacions que la secció ha mantingut amb els diferents organismes públics que en matèria de turisme rural intervenen d’una o altra manera ha estat prou correcta dintre de les diferents formes de cooperació: Amb l’Associació Interior de la Hoya de Bunyol participant en tot el relacionat en aquelles fites i temes en que la secció va ser requerida per aquest organisme (fires comarcals, reunions informatives i formatives, estudis comarcals de turisme, etc) i generant la confiança necessària per a gestionar les ajudes europees que es van sol·licitar per aquest projecte.

La falta de personal a la cooperativa que puguera dur una xicoteta central de reserves va servir perquè cadascún dels socis tingués , i amb el temps transcorregut mes encara, la seua relació de clients i que aquesta no fos compartida, amb excepcions puntuals i personals, i per això no ha donat marge a tindre una cartera de clients com a secció. La facturació que es genera, es concentra en la cooperativa donant-se una declaració per soci dels ingressos realitzats al llarg de l’any, d’on es descompten les despeses generades durant l’exercici i reben la diferència, i queden per a cada propietari les tasques de control dels seus clients: recepció, reposició, neteja de la vivenda, reparacions, etc.

Amb la Conselleria d’Agricultura per l’ajuda plantejada en el curset “incitador” del projecte, així com després tant per les ajudes com per l’assessorament tant econòmic com de projecció de la secció i per la vinculació amb altres projectes del territori valencià dels que ens van fer participes, generant un punt de referència de la nostra cooperativa com “una forma” de desenvolupament rural “exportable a altres cooperatives”, i per això la secció va ser invitada a exposar el seu procés en diferents jornades de formació cooperativa i de desenvolupament de turisme agrari .

La pàgina web que es va crear al seu dia, ha estat en dos ocasions remudada amb la idea de normalitzar i modernitzar la imatge d’aquesta eina informàtica. La darrera revisió es va fer al mes d’Agost de l’any passat, fent un acte de presentació per a la Cooperativa en general, en les instal·lacions de l’entitat.

Amb la Diputació Provincial per a formar part dels projectes turístics de Terra i Mar al facilitar l’accés als seus medis de comunicació com portal web, etc.

REHABILITACIÓ DEL CASC ANTIC Amb l’Agència Valenciana de Turisme amb el seu procés de legalització de les vivendes i els programes de difusió del recurs turístic tant als llibres que edita sobre turisme rural al territori valencià, com per a possibilitar la participació en el seu portal web, a banda de les millores realitzades de la comunicació del producte: visites virtuals, etc.

Si en alguna cosa ha aprofitat la intervenció urbana de la secció de turisme rural és en la presa de valor del casc antic. Com s’ha comentat anteriorment, la majoria de les cases que es promogueren com a vivendes de turisme rural afectaven al casc antic de la població, per això en poc temps l’adquisició de “valor” es fa conscient en els veïns de les vivendes afectades, en entendre que la rehabilitació de les vivendes i la ubicació de “noves formes d’hàbitat” dintre del casc antic és possible, canviant la idea de que les “millors” cases son les de nova construcció als nous polígons urbans... també es pot viure i molt dignament al centre del poble: al casc antic.

L’Ajuntament de Iàtova va certificar les condicions que exigia l’Agència Valenciana de Turisme quant a qualitat de l’aigua, existència de sanejament i de recollida de fem, llum elèctrica i certificats d’habitabilitat,etc. Cal fer menció des d’aquestes pagines a la manca de sintonia amb l’Ajuntament del poble en les legislatures en que es desenvolupa el projecte, doncs sols, en tots estos anys, es va realitzar una reunió amb la secció de turisme rural, en la qual es va plantejar la necessitat d’incidir en la senyalització del poble des de l’A-3, doncs hi hagué un moment en que molts dels turistes que ens visitaven es perdien en les diferents carreteres que conformen la Foia

Totes les cases de turisme foren dotades de les millors condicions d’habitabilitat: calefacció central, aïllament de parets, medis audiovisuals, electrodomèstics de darrera generació, etc., el que va fer possible, amb uns encertats acabats tant en fusta, mobiliari, pintura, etc., que el producte final puguera ser equiparat a unes bones instal·lacions d’ altres llocs turístics.

[ 70 ]


Número 9. Año 2010

En les celebracions de premis al circuit de Xest aquest perfil es diversifica no tant per l’edat com per la procedència dels visitants, trobant en aquestes dates un perill important respecte a la qualitat del producte: la gran quantitat de demanda que existeix en aquests dies fa que s’oferisquen llocs de pernoctació en condicions no molt adequades , el que no ajuda a donar una bona imatge del producte turístic.

de Bunyol, en el seu intent d’accedir a la nostra població Posteriorment sols es va sol·licitar de la nostra col·laboració en l’assistència a algunes jornades convocades per la Diputació o altres organismes en forma de entrega de tríptics informatius. En la darrera exposició pública del nou Pla General d’Urbanisme, a la seua introducció de dades econòmiques s’ignora, no sabem si per desconeixement, que a la població de Iàtova en l’actualitat hi ha més de 150 places de turisme rural ofertades, davant les dades que a l’any 1996 proclamaven que “ era escasa, generalmente de baja calidad y sin orientación hacia el turismo rural” (1), el que es indicatiu de la importància que aquest sector té a la nostra població i de la necessitat de que les actuacions urbanes i rurals estiguen necessitades de l’opinió de les persones involucrades al sector turístic del nostre poble, siguen o no de la secció de la cooperativa: cases rurals, bars, botigues, forns, etc.

El preu que venim cobrant des de fa ja temps es el de 20 euros persona/ pernoctació, i es generaren paquets turístics que afecten més a les denominades temporades altes: Pasqua, Estiu, Nadal o ponts festius quan es contracta per un mínin obligatori de nits, que sol estar entre les 3 o 4 nits, com a mínim. La cooperativa s’encarrega anualment de portar els comptes d’ ingressos i despeses, que al llarg de l’any es generen a la secció, com ara: Propaganda impresa, propaganda estanca, pàgina web, desratització i desinsectació, sol·licitud d’ajudes, participació en programes de festes, actes promoguts per la secció, etc., generant unes despeses a les que es sumen la quantitat que anualment les cases deixen “per a la cooperativa” que són unes aportacions “ per plaça” que venen marcades per a totes les cases anualment.

I clar aquesta manca de sintonia es fa més fastigosa quan apareixen “recolzaments de tot tipus”, quan els possibles inversors al nostre poble són gent de fora, ben siguen estrangers o com en el cas del PAI de Mijares, persones alienes al poble amb una clara intenció especulativa com el temps ha vingut a demostrar.

L’any passat es va intentar promoure nous serveis per als associats com ara el control i reparació de les calderes de calefacció i aigua sanitària, un procés que cas de tindre èxit, s’ofertarà a tota la resta de la cooperativa, doncs, es tracta d’íncidir, també, en la diversificació del productes que des de la secció i de la cooperativa es poden oferir a tots els socis.

La pregunta seria: Si la inversió dirigida al turisme rural al nostre poble s’haguera fet des d’una empresa forana ¿ el paper jugat per l’Ajuntament hagués estat amb tanta susceptibilitat? En l’actualitat a banda de la secció de turisme, a la població de Iàtova hi ha mes cases que es dediquen també al turisme rural i que des d’ una intervenció individualitzada (2 cases d’Andreu, 1 de Marcos) i com a Yatotur SL ( que regenta el Xaleton a la carretera de Yatova-Macastre) , afegint també les cases continuen llogant-se d’una manera tradicional ( lloguers de tot l’any, d’estiu, etc.)

SOBRE LA OFERTA TURÍSTICA COMPLEMENTARIA. En les conclusions que es plantejaven en el Anàlisis Territorial del Proder II,(ATP), es marcava la necessitat, respecte a l’oferta complementaria gastronòmica la carència a la població de Yátova “de ningun tipo de establecimiento de restauración”, el que avui en dia continua essent una realitat, malgrat els intents per millorar el servei d’alguns dels establiments que continuen oferint menjar al poble, però mancant d’una especialització gastronòmica, que pense, ha desaprofitat els molts visitants que han conegut, passat i pernoctat a la nostra població, als deu darrers anys.(1)(3)

LES DADES DE LA SECCIÓ Com hem vingut descrivint la secció esta conformada per 7 socis, als que en 2009 s’han afegit 2 més. El preu d’entrada a la secció esta fixat, en l’actualitat, en 76,41 euros per a ser soci de la cooperativa, 93,76 per a ser soci de la secció, mes 1200 euros de quota per a anivellar les despeses que al llarg dels anys s’han anat acumulant com ara: tríptics, pagina web, despeses de manteniment, etc.

Respecte a l’oferta esportiva, no resulta demandada la utilització de les diferents instal·lacions esportives que existeixen a la població, tenint en compte que es podria fer us del frontó, piscina, pista poliesportiva, camp de futbol municipal...., una cosa que resulta curiosa des del punt de vista que, en l’actualitat l’accés a qualsevol d’aquestes instal·lacions es molt mes fàcil en un poble xicotet que als superiors a 10.000 habitants. En la ciutat de València seria impossible trobar un camp de futbol per cada 2000 habitants, per exemple.

El perfil de l’usuari que ens visita estaria en el grup de 6 a 12 persones, entre 25 i 45 anys, de l’àrea metropolitana de la ciutat de València i de molts pobles, sobretot d’Alacant. Cal fer especial menció al perfil de treballador/a que ens visita per motius laborals i que troba als nostres allotjaments una forma còmoda i barata per a poder desenvolupar les seues tasques professionals.

A tota eixa oferta “tradicional” se suma en l’actualitat, a banda del centre eqüestre del qual ja feia referència el

[ 71 ]


REVIST S’apuntava des del ATP que els fons europeus que han incidit en la millora del patrimoni tant religiós com civil, no ha marcat una demanda per part del visitant d’aquest tipus de producte, i en general les rutes temàtiques generades a nivell comarcal tampoc tenen una demanda per part del visitant, encara que cal reconèixer la falta d’informació, per part de la secció, de totes aquelles activitats que es generen a la resta dels pobles de la comarca.

ATP i que ha estat un promotor “històric” d’oferta complementària per a molts dels nostres visitants, l’actual desenvolupament del circuit de motocròs, i l’existència de un grup de muntanya GEMA, que ha generat tota una sèrie d’activitats de senderisme, marca de recorreguts i d’altres, com ara la pujada al Montroton, que pot ajudar a generar uns tipus d’activitats de cap de setmana, a l’abast de tota mena de persones i d’ajudar a recuperar l’autoestima pel nostre territori.

El mercat d’Alboraig si que té un bon nivell d’acceptació, en general, per als nostres visitants.

També cal assenyalar l’adequació de les instal·lacions, per part de l’Ajuntament, de la zona de Tabarla, el que podrà ajudar, com a referent, per a poder realitzar activitats als possibles visitants, que busquen en la natura una forma de utilitzar el seu temps lliure.

Remarcar des d’aquestes línees que el perfil de turista que es desplaça al nostre poble per a realitzar rutes senderistes no sol utilitzar les nostres vivendes per a pernoctar, fins i tot caldria fer un estudi mes concís sobre la “rendibilitat” que aquest tipus de turista genera al nostre medi, per utilitzar el desplaçament a la població com a fórmula per a fer esport però no per a pernoctar ni tan sols per a menjar al poble.(4)

Cal assenyalar en aquest apartat, de bell nou, la manca de coordinació amb l’Ajuntament, doncs, els treballs realitzats a Tabarla, des del meu punt de vista, s’han fet com una intervenció per a “pal·liar” l’actuació urbanística que s’ha previst a la zona del riu Mijares (PAI de la Paridera), que promovia la creació de una zona amb mes de 500 vivendes, amb camp de golf.

PERFIL TURISTIC A falta d’enquestes que contrarien les meues apreciacions les persones que utilitzen les cases de turisme rural de la Secció de la Cooperativa estan provenen, majoritàriament, de la ciutat de València i al seu voltant urbà.

I es curiós perquè la capacitat que ha tingut l’ajuntament de facilitar als promotors del PAI tot tipus “d’ajudes” canviant fins i tot el Pla General d’Ordenació Urbana, no està compensat de cap manera amb com es tracta a la iniciativa turística de la secció que en la majoria d’ocasions es utilitzada per les autoritats locals per a criticarla.

Persones amb una edat compresa entre 25 i 45 anys, molts d’ells amb xiquets/xiquetes que busquen al nostre entorn la tranquil·litat i la relació amb la natura que els possibilita, en teoria, la vida de poble.

I també cal fer menció en aquest apartat a la incapacitat estètica, històrica per altra banda, de l’Ajuntament de Iàtova a l’hora de fer actuacions en els espais naturals: des de recuperacions de fonts com la del Maestro, que més sembla una intervenció dels anys 50 del segle passat a la utilització indiscriminada del formigó en intervencions com ara a la Cueva de las Palomas o la Fuente de la Cardera...., per no parlar de l’estat en que resta la Fuente de la Salud i altres indrets perduts ja per a qualsevol intervenció mínimament atractiva: L’Alberca, El Hoyo, La Cueva de las Palomas., Fuente de la Teja, Mijares..., etc.

Bé, es cert que aquest apropament a la natura es un poc enganyós. Ja en la visita que varen realitzar al curs de formació de l’any 1995, els responsables de la masia de la Vall d’Ansó, comentaren que entre les curiositats que es produïen en la relació amb els clients/es de la masia era el fet de, malgrat, saber de la utilització d’energies alternatives, la utilització dels secadors de pel, era un problema important a l’hora de demanar als clients la “comprensió” sobre la manca d’una energia convencional.... aquesta xicoteta referència històrica ve, be, per a plantejar que el turista que acudeix al nostre poble, majoritàriament, demanda normalment les millors condicions a tots els nivells, respecte no sols, a les condicions de la casa sinó també a la utilització, de vegades no molt responsablement, de quantitat de serveis que no tindria sentit a una casa normal: pujar la temperatura de la casa a 25 graus o més, utilització de litres i litres d’aigua calenta, cremada de llenya sense control...etc., i com sempre davant d’aquestes apreciacions cal remarcar que majoritàriament no tots actuen, ni molt menys, de maneres irresponsables.

Es en l’oferta cultural on més mancances es poden trobar a l’hora de usar-les com a atractiu per a la presència al poble de visitants que intenten pernoctar en la nostra població. Sols al període estiuenc es pot trobar el que la visita siga “influenciada” per l’activitat cultural, així com per les activitats que genera la Falla al llarg de l’any. El paper de les dos bandes de música no té quasi influència des del punt de vista turístic, amb l’excepció del paper que juguen a nivell endògen com a motor músicocultural al llarg de tot l’any, on efectivament tenen una importància i paper fonamental.

I és que aquesta crítica no és, naturalment, per a totes les persones que ens visiten però si que cal fer una reflexió, de vegades, sobre la imatge que moltes persones tenen, les de la ciutat sobretot, sobre la gent que vivim als pobles, en mantenir algunes actituds, que de ben segur no tindrien en un hotel amb estrelles, on probablement no reben

De les altres associacions esportives, culturals o de participació, inclosa la pròpia cooperativa no generen expectatives turístiques que hagen afectat a la consolidació del fet turístic al poble.

[ 72 ]


Número 9. Año 2010

ENERGIES

una atenció tan personalitzada com intentem donar-los des de les nostres cases.

Un altre tema molt important es el tipus d’energia que utilitzem per a les nostres cases a l’hora d’abastir-la de calefacció- refrigeració i d’aigua calenta sanitària.

Una altra curiositat que es produeix en moltes de les visites que rebem a les nostres cases es sobre la demanda d’activitats a realitzat al poble: una vegada informats de les activitats, de les zones a visitar al poble i/o comarca, no solen anar a cap lloc, passen el cap de setmana tancats a la casa i si ixen es per a anar a les tendes i/o al bars.

Les cases de la secció han vingut utilitzant, des d’un principi, energies convencionals com ara gasoil per a calefacció i aigua sanitària (6 de les cases) i electricitat en bomba de calor ( en 2 de les cases).

Molts dels nostres clients venen a les cases amb les compres efectuades a les grans superfícies, encara que és cert que cada vegada són més els que una vegada coneixen el medi solen aprovisionar-se a les botigues i forns del poble, i que aquestes fórmules de compra van molt relacionades amb l’edat i els estatus econòmics. Com més joves més utilitzen la gran superfície intentant estalviar del pressupost comú, mentre que quan existeix una estabilitat laboral es fa més despesa al poble en general.

L’experiència ens porta a aconsellar que el gasoil genera molts problemes i les reparacions son molt cares, al dependre d’empreses ubicades a la ciutat de València que sols pels desplaçaments ja encareixen el servei que presten. La darrera inversió que estan fent les cases de la secció es dotar-les de nous tipus d’elements per a abastirse d’energia alternativa, com ara: plaques solars per a l’aigua calenta sanitària i calefacció elèctrica en radiadors de baix consum digitals , que possibilita que la casa tinga una temperatura estable sense tantes despeses.

Solen desplaçar-se amb vehicles familiars, utilitzant cadascú el seu cotxe, sobretot en el cas de les famílies, no se solen compartir en aquest cas les despeses dels desplaçaments.

Una de les cases, la situada en finca agrària, utilitza energia eòlica -solar , per al seu funcionament. Però es evident que un bon estalvi es produeix a l’hora del disseny de la casa, doncs el diners que ens gastem en condicionar-la correctament, com ara l’utilitzar materials aïllants, així com el preocupar-nos sobre la correcta orientació de les finestres, tenint en compte els vents dominants en la nostra població i d’estanqueïtat de portes i finestres, a banda de millorar les condicions de acústiques, etc., afavorirà l’estalvi d’energia i el consegüent de diners.

SERVEIS QUE ES FAN NECESSARIS A UNA CASA DE TURISME RURAL A banda dels exigibles per la normativa com els que ara mencione: llum, l’aigua potable, la calefacció, la aigua calenta sanitària, els lavabos, les habitacions orèades, la replegada de les deixalles, els extintors, el farmaciola ..etc, (8) d’altres que normalment poden trobar-se a qualsevol poble, com ara: botigues, farmàcia , forns, carnisseries, bars, correus, etc., una casa de turisme necessita contar amb una poliça d’assegurança amb responsabilitat civil coberta, doncs són moltes les coses que poden succeir durant l’estada del turiste al nostres establiment: des d’accidents domèstics, fins a tota una sèrie de problemes que poden sorgir en la nostra relació “hostalera”, fa imprescindible comptar amb una cobertura legal que puga defensar-nos davant dels imprevistos, perquè existeixen al mercat d’assegurances alguns models de cobertura especifica per a la nostra activitat.

INFORMACIÓ PEL TURISTE Cal tindre a la casa tota una sèrie d’informacions per a que el visitant puga assabentar-se d’aquells aspectes que pot trobar al nostre poble i/o comarca:

El control de L’ACS per temes de la legionel·la, oferint la Conselleria de Sanitat cursets específics per a la formació en aquesta matèria.

Des de tríptics, propaganda institucional, si existeix, o d’altres establiments com ara: restaurants, bars, botigues, carnisseries, forns, etc., o lúdics: pubs, equitació, poliesportiu, piscina o de medis de transport, com ara, d’autobusos, tren, etc. El més fàcil es generar una xicoteta guia en que apareguen telèfons i horaris dels establiments mes habituals i després, molt important, de la informació que el propietari/a dóna al seu visitant.

En alguns casos que la xarxa casera compte amb possible ús d’Internet.

En nostre cas les eines que s’han vingut utilitzant tradicionalment son la targeta i el tríptic.

Llistat telefònic de llocs d’interès com ara policia local, guàrdia civil, farmàcia i números d’establiments del poble: forns, botigues, carnisseries, etc...

No existeix en l’actualitat cap guia turística de llocs i serveis generada per l’Ajuntament i els fullets que han estat editats per l’Associació de Interior de la Hoya de Bunyol ( Caminando por la Hoya i d’altres) o bé estan esgotats o no són utilitzats habitualment en les cases de turisme.

La desinsecció i desratització de les instal·lacions una vegada a l’any.

I un telèfon de contacte personal per a qualsevol imprevist .

[ 73 ]


REVIST varen estar plantejats tant per l’ ANÁLISIS TERRITORIAL (1) i el PLAN DE ACTUACION TURISTICA (9) que l’equip del Professor Hermosilla va realitzar sobre l’economia de la comarca i en concret en tot el que es refereix al turisme.

LA WEB En un principi la secció es va dotar d’una web pròpia, al considerar els socis que aquesta eina era imprescindible per a donar a conèixer el producte. De fet una gran majoria dels socis reconeixen que és a través d’aquest medi que s’assabenten sobre el recurs de les cases, coincidint en aquest cas amb les dades que es tenen a nivell general sobre el turisme al territori valencià.(4)

D’aquells estudis queden temes que encara estan per solucionar com ara: La falta d’una oficina de Turisme la ubicació de la qual podria situar-se a Bunyol per ser pas obligat per a entrar en la Hoya. Cal tenir en compte que en tots el pobles de la subcomarca existeixen modalitats de turisme rural. (1)(3)(5)

Passat el temps, alguns del socis conformaren les seues pàgines particulars. L’ última renovació de la pàgina web de la secció es va fer a l’Agost de 2008, com ja ha estat comentat abans, amb una millora ostensible tant del disseny com de l’oferta complementària que s’ofereix.

L’escassa oferta complementària de turisme al nostre poble fa que no es puga oferir ni consolidar una sèrie de serveis com ara: esports de muntanya guiats, aules de natura, etc., i sobretot de la informació dels que es fa a la resta de la comarca, tant entre setmana com els caps de setmana, així com la no existència al nostre poble de llocs de restauració especialitats (restaurant) ni locals d’entreteniment qualificats (pub, discoteca, etc.)

EL BOCA A BOCA Encara que no tenim dades sobre la quantitat de persones que han utilitzat aquest sistema per a entrar en contacte amb nosaltres, puc fer menció en aquest apartat a la meua experiència personal al mantenir un producte fora del casc urbà de Iàtova que reuneix unes “ condicions” especials respecte a la resta de les cases que existeixen al nucli urbà.

La indefinició del producte turístic de la Comarca. A eixos nivells s’ha fet molt poc, doncs les “rutes temàtiques” i la senyalització no ha estat valorada pels nostres visitants ni promocionada pels nostres socis.

No solament el ser una casa aïllada en plena muntanya, sinó, també el fet de tenir una sèrie d’inconvenients com ara el mal estat del camí i/o la utilització d’energies renovables per al seu manteniment, fan d’aquesta una situació que es valorada per les persones que ens visiten en la seua relació amb amics i amigues i/o familiars. De fet tenim alguns dels nostres clients fidelitzats des de fa ja uns quants anys i que al mateix temps han estat ells qui han aconsellat a uns altres el visitar-nos. I també he de dir que es amb aquests clients que ens sentim més a gust.

La falta d’un càmping No es pot valorar per no haver-hi cap de projecte al respecte. La falta de desenvolupament del PAT (Pla d’actuació Turística) a la Comarca. Totes aquelles directrius que plantejava l’esmentat Pla no han estat assumides per les administracions locals ni comarcals, ni pense, que formen part dels projectes politics dels nostres Ajuntaments. (9) La deficient senyalització de carretes i paisatges d’interès. Continua essent un problema a l’hora d’ubicar al client a la zona. Un exemple: Com arribar a la Cueva de las Palomas des de Iàtova.

CONCLUSIONS Ja son quasi 15 els anys que la paraula “ turista rural” o “rurales”, com anomena en l’actualitat la gent mes jove als nostres visitants, forma part de la vida quotidiana al poble de Iàtova.

La mínima rendibilitat del turisme rural desenvolupat. Com a renda complementaria, supera i en molt a l’actual agricultura, però com a fórmula per a poder viure, sols indicar que, des del meu punt de vista, ha d’ anar inseparablement unit de l’oferta gastronòmica....

Passar del desprestigiat “Higuero/a”, que era la fórmula per a qualificar a l’antic “veraneante,” a la de “rurales” vol indicar un salt qualitatiu en l’apreciació que es té avui en dia en el poble de la gent que continua visitantnos, és a dir, s’ha passat del menyspreu a l’acceptació d’un model de visitant que incideix a la nostra economia local.

La manca d’associacionisme i col.laboració entre els diferents emprenedors turístics, doncs a pesar de ser una secció de turisme dintre de la cooperativa encara queden moltes fites a realitzar a nivell intern com ara l’entrada de nous socis, la prestació de nous serveis cooperatius, etc., però efectivament ni al poble ni a la comarca es mantenen unes relacions vinculants amb altres entitats amb l’excepció de l’esmentada col.laboració amb Venta Pilar.

Cal reconèixer que l’aposta que al seu dia va fer la Cooperativa Agrícola de Iàtova per la creació de la Secció de Turisme Rural ha estat consolidada en el temps, i de fet tots els socis que la conformaren continuen en “actiu” a “pesar de los pesares”. Però no tindria molt de sentit tota aquesta reflexió si no plantejàrem els reptes que encara estan per cobrir i que poden sumar-se i/o relacionar-se amb els que al seu dia

Com a Potencialitats als esmentats estudis es va remarcar:

[ 74 ]


Número 9. Año 2010

La tasca realitzada pels GAL del Proder I i II que efectivament fou un incentiu per a l’inici de la realitat que avui en dia es el turisme rural, al nostre poble i a la resta de la comarca.

- Que ha servit per a generar un associacionisme local, que al mateix temps ha generat noves propostes turístiques millorant l’oferta complementaria i sobretot generant expectatives d’una major inversió en aquest camp.

UNES, TAMBÉ, BREUS CONCLUSIONS

- Que s’han o s’estan recuperant zones oblidades per tothom com ara la pujada al Montroton o la zona de Tabarla.

Però avui en dia es poden afegir noves potencialitats a les que tant l’ Anàlisi com el Pla feien referència i que una vegada contrastades, algunes d’elles podrien ser:

- Que s’ha potenciat el senderisme al nostre terme amb les possibilitats de generar rutes guiades i d’altres serveis i en general l’oferta complementaria.

- Que efectivament el turisme rural es una bona renda complementaria del sector agrari .

- Que s’han amortitzat la majoria d’inversions fins i tot abans dels temps previstos

- Que el desenvolupament, al nostre cas, dels projectes de cases rurals al casc urbà han aprofitat per a millorar l’apreciació que es tenia dels casc antic del poble.

- Que pel nostre poble, abans un gran desconegut, han passat als darrers anys una gran quantitat de gent ( fem un càlcul d’unes 60.000, persones) si es té en compte tots els serveis que es presten: Secció de Turisme, altres cases rurals, Yatotur, motoristes, senderisme, ciclisme, equitació, etc... - La incorporació a la gestió de la cooperativa de persones de la secció com una forma de mantenir un projecte de diversificació de l’activitat agrària i en especial, als darrers anys, de les dones en càrrecs directius.

- Que el paper jugat per aquesta iniciativa ha permès la implicació d’homes i dones, propietaris/es, en la realització de tasques i treballs compartits des d’un punt de vista igualitari. - Que Bars, forns i carnisseries i altres tipus de botigues, han reconegut l’augment substancial de clients des que el turisme rural funciona al poble.(10)

- Haver donat informació a altres pobles, cooperatives, etc., de l’existència de la Secció de Turisme dintre de la Cooperativa Agrària com a motor de canvi de l’estructura cooperativa.

- Que ha millorat l’autoestima pel territori de la gent del carrer, doncs ja no es parla, com abans, de qui seria el que voldria vindre al nostre poble, generant un estat d’opinió favorable al retrobament tant en el paisatge com en els costums.

Dedicat a la meua companya Milagros, al meu amic Manolon, i a tots els membres de la Secció i Cooperativa que cregueren sempre que podíem anar:“Mes lluny de l’avui que ara us encadena” 14 Abril 2009

1 2 3 4

Hermosilla Pla, Jorge “Analisis Territorial y Plan de Intervención para el programa de PRODER II.” Llibre d’Actes de l’Assemblea General de la Cooperativa Agrícola de Iàtova IEC: Perspectivas del Turismo Rural JAVIER ITURRINO GUERRERO num 6-2003 FUNDACION INCYDE Programa de Creación y Consolidación de Empresas.. Buñol Mayo-Julio 2008 “ El turista valenciano es el que efectúa menor gasto turistico, siendo superado este por el resto de las comunidades autónomas que nos visitan” El curs es va celebrar a les instal.lacions de Buinsa 5 Carlos Garcia Dolz assenyala que es “necesaria la creación de un Plan de Ordenación del Territorio a nivel supramunicipal y de un Plan Director de Desarrollo Turistico con la implantación de una Oficina de Información Turistica, base de la promoción de los recursos de la zona”. Revista de Estudios Comarcales Núm. 5 Any 2001 6 Decret 253/1994 de 7 de Desembre del Govern Valencià 7 Decret 207/1999 de 9 de Novembre del Govern Valencià 8 Decret 188/2005 de 2 de Desembre del Govern Valencià. En aquest darrer Decret es fa una especificació de tots el paràmetres que necessita complir una casa per a ser considerada “rural”. 9 Hermosilla Pla, Jorge “Plan de Actuación Turistica Comarcal” 2003 10 Dades tretes d’entrevistes realitzades per l’autor a propietaris d’establiments a la localitat. Excepte un entrevistat tothom reconeixia la influència del turisme en l’economia local i demanava noves mesures per a consolidar el procés: des de propaganda institucional fins a noves infraestructures per a l’esbarjo de la gent que ens visita.

[ 75 ]


Número 9. Año 2010

JUAN ANTONIO GÓMEZ ANTONIO MARTÍNEZ

Prólogo Los grandes cambios en la dinámica de la población de las últimas décadas deben ser estudiados por las consecuencias que tienen, así como analizados en los diferentes ámbitos territoriales. El análisis comarcal es siempre muy adecuado y especialmente en una comarca como la de Hoya de Buñol-Chiva ubicada en el prelitoral valenciano con una importante superficie y tradicionalmente poco poblada. Por su proximidad al área metropolitana de Valencia se ha visto directamente afectada por las dinámicas geográficas actuales. En la sociedad postindustrial la difusión de las actividades económicas ha generado la extensión de las áreas urbanas tanto de las actividades industriales como terciarias, produciéndose la denominada urbanización difusa. Fenómeno paralelo a éste es el de la inmigración, que ha irrumpido en la comarca como en el resto del país, especialmente en los ejes de desarrollo siendo el del Mediterráneo el más dinámico. Ambos hechos se reflejan adecuadamente en este estudio. Trabajos de investigación como éste son de gran interés, tanto para la geografía como para la planificación y ordenación territorial. Esa ordenación territorial que necesita estudios para realizar las previsiones de futuro y así poder planificar los equipamientos necesarios siempre dentro de un desarrollo sostenible. Y por supuesto necesita también la coordinación entre las distintas administraciones. Es para mí una gran satisfacción prologar este trabajo ya que sus autores han sido alumnos míos de bachillerato y quiero pensar que les inculqué parte de la curiosidad por los problemas geográficos como éste de la dinámica de la población de su comarca que abordan con esta rigurosidad. Ana Paz Palomar Pérez Profesora de Geografía del IES Marjana

Madrid, la autovía A-3 (antigua N-III), y la incipiente industrialización que se ha desarrollado a lo largo del siglo XX son entre otros los factores que lo explican.

1. Aproximación a la comarca La Comunidad Valenciana, en la que se encuentra nuestra comarca, es un claro ejemplo de la concentración poblacional en el litoral y el progresivo abandono del mundo rural, que afecta a los países desarrollados en la actualidad. La comarca de la Hoya de Buñol-Chiva se encuentra en un enclave privilegiado dentro de la provincia de Valencia, ocupando el centro, entre dicho litoral urbanizado e industrializado y enormemente dinámico, y las zonas de interior. A principios de 2.009 tenía 44.193 habitantes, repartidos de manera muy desigual por el territorio comarcal. En la Hoya de Buñol-Chiva, se pueden observar dos espacios claramente diferenciados:

En segundo lugar, “el llano de Chiva”, compuesto por Chiva, Cheste y Godelleta. Aglutina a 27.302 habitantes, el 62% de la comarca. Este espacio se extiende desde las últimas estribaciones de la Sierra de Chiva por el llano de Quart hasta la misma de Huerta de Valencia. Lo atraviesan de Oeste a Este, el ferrocarril y la A3, alrededor de la cual aparecen espacios industriales estrechamente relacionados con la cercanía a la ciudad de Valencia, y donde a su vez han proliferado multitud de viviendas, en su mayor parte de segunda residencia, ajenas a los cascos urbanos. En este caso, es Chiva (15.181 hab.) quien ejerce de centro, siendo cabeza de partido judicial, principal aglomeración de servicios, población, industria, etc. del “llano” y de la comarca. Al igual que Buñol, es Chiva quien goza de mejores accesos, que han condicionado su mayor desarrollo. Mención a parte merecen las poblaciones de Dos Aguas y Siete Aguas, más alejadas de la zona de influencia del área metropolitana valenciana, y localizadas en áreas montañosas, en el caso de Dos Aguas de difícil acceso.

En primer lugar “la Hoya de Buñol” estrictamente hablando, comarca natural formada por una gran despresión central, en la que se englobarían las poblaciones de Buñol, Alborache, Yátova y Macastre, ubicadas en el interior, y a excepción de la primera, alejadas de los principales ejes de comunicación que conectan la comarca con Valencia. Buñol es el núcleo más importante en cuanto a servicios, población e industria del conjunto (10.167 hab.), entre otros factores por su localización espacial, ejerciendo una indiscutible centralidad sobre el resto de municipios. El paso junto al núcleo urbano del ferrocarril Valencia-

[ 77 ]


REVIST

Fig.1. Accesibilidad en la comarca la Hoya de Buñol- Chiva.

en Cheste. Incluso a día de hoy el sector primario tiene gran importancia para esta localidad, con un 15% de la población activa ocupada en la agricultura. A este hecho se le añade la llegada del ferrocarril en 1.883, por lo que las poblaciones de Cheste, Chiva y Buñol incrementaron su censo considerablemente. Cabe destacar que sólo estas tres poblaciones aglutinaban en 1.900 el 63% de la población de la comarca.

2. Evolución histórica de la población. La población de la Hoya de Buñol – Chiva ha seguido una evolución histórica peculiar, muy determinada por la localización espacial de cada municipio (sobre montaña o en llano), así como por el acercamiento a los grandes ejes viarios que vertebran el territorio comarcal (A-3, ferrocarril, CV-50). La población comarcal apenas ha crecido en el último siglo, pasando de 25.233 habitantes en 1.900 a 34.182 en 2001, es decir, en 100 años la población creció menos de 9.000 habitantes. Este dato es aún menos significativo si se tiene en cuenta que nuestra comarca pasó de representar el 1,43% del total poblacional de la Comunidad Valenciana en 1.900 al 0,8% en 2.001. Analizando la coyuntura histórica de la comarca a lo largo del siglo XX hasta nuestros días, encontramos etapas muy diferenciadas que han condicionado enormemente el crecimiento de la población.

Durante la primera mitad del siglo XX todos los municipios a excepción de Buñol fueron perdiendo población progresivamente, y no ha sido hasta 1.970 cuando se han superado los valores de principios de siglo, con la expansión de la corona metropolitana de valenciana y la proliferación de viviendas diseminadas. Sólo Buñol siguió ganando población, y ya en 1.930 superó a Cheste en número de habitantes, gracias al proceso de industrialización y al establecimiento de la industria cementera, que atrajo gran mano de obra a la localidad. La causa primordial de esta pérdida de población generalizada es la crisis de la Filoxera de la década de 1.920, pues la inmensa mayoría de los pueblos basaban su economía en la agricultura, y este hecho provocó una fuerte crisis agraria, especialmente en Cheste, donde la pérdida de población se hizo muy patente (en el período 1.920 – 1.930 perdió 1.009 habitantes).

Al inicio del siglo XX el panorama demográfico de la comarca difería considerablemente del actual. La localidad más poblada era Cheste, con 6.039 habitantes, seguida por Chiva (4.975 hab.) y Buñol (4.832 hab.), ya que a finales del siglo XIX la expansión vitivinícola produjo un gran desarrollo agrícola en el “llano de Chiva”, y especialmente

[ 78 ]


Número 9. Año 2010

Pasada la crisis de los 80 y bien avanzados los 90, la comarca experimenta un fuerte crecimiento poblacional, y por primera vez se supera el umbral de los 30.000 habitantes (30.359). Las localidades más desfavorecidas (Yátova, Macastre, Alborache, Siete Aguas) comenzaron su recuperación demográfica, aunque aún alejadas de los valores de 1.900. Dos Aguas, al estar peor comunicada y alejada de los núcleos más importantes, no siguió esta evolución, y continuó perdiendo población hasta día de hoy, pasando de 1.305 hab. en 1.910 a 496 en 2009. El hecho fundamental que explica el gran incremento de población en las localidades más grandes, es la construcción de la autovía A-3 a principios de los 90. Para Chiva, Godelleta, Buñol y Cheste supuso el principal motor de crecimiento económico y demográfico, y para las localidades más alejadas a esta vía también afectó de manera positiva, aunque no con la misma intensidad. En el perído 1.990 – 2.009 Chiva y Godelleta duplicaron su población, mientras que Buñol y Cheste albergaron a algo más de 1.000 vecinos cada uno. Esta vía de comunicación permitía el acceso a Valencia de manera cómoda y rápida (20 minutos desde Chiva y 25 desde Buñol y Cheste), y mejoraba considerablemente la calidad de vida de los habitantes de la comarca. Se instalaron polígonos industriales paralelos a la autovía (P.I. Castilla en Cheste, P.I. La Pahílla en Chiva, P.I. El Llano en Buñol, P.I. La Contienda en Siete Aguas), que atrajeron industrias foráneas que buscaban deslocalizarse de la aglomeración de las áreas metropolitanas, y encontraban en estos polígonos unas comunicaciones estratégicas cercanas a la ciudad de Valencia, la autopista A-7 y el Puerto.

Fig.2

En la década siguiente (1.930), las consecuencias de la Guerra Civil y la posguerra provocaron un estancamiento en toda la comarca, aunque, como se ha mencionado, Buñol siguió aumentando su censo gracias al desarrollo de la industria. Los municipios más pequeños (Yátova, Alborache, Macastre, Godelleta, Dos Aguas, Siete Aguas) y peor situados en las vías de comunicación siguieron una evolución negativa de la población en este período, debido principalmente al éxodo rural y el abandono consecuente de las zonas más rurales para instalarse en localidades más dinámicas y con más opciones de futuro (Chiva, Buñol, Cheste). A partir de los años 40 se fue recuperando el ritmo de crecimiento, hasta que en 1.960 se alcanzaron valores similares a los de 1.920, aunque aún por debajo de los de principios de siglo. El periodo comprendido entre 1.960 y 1.980 supuso la etapa de mayor crecimiento del último siglo para la comarca, ganando 5.607 habitantes. Las causas de este aumento poblacional son varias, y todas están estrechamente relacionadas con el inicio de la expansión económica y el aumento de la calidad de vida de la población: - El fenómeno del baby boom, que disparó la natalidad e incrementó el crecimiento natural de la comarca. - La descentralización del área metropolitana de Valencia y la difusión espacial de la industria y las residencias hacia la periferia, que llegó a las localidades más próximas y mejor comunicadas con Valencia (Chiva, Cheste, Buñol, Godelleta). - La gran expansión del regadío.

Fig.3

El fenómeno de difusión desde el área metropolitana de Valencia alcanzó los términos de Chiva, Cheste y Godelleta, construyéndose miles de viviendas diseminadas por todos los términos, la mayoría ilegales. La importancia de este tipo de poblamiento ha sido desde entonces especialmente intensa en Chiva y Godelleta, y en menor medida en Cheste.

El rápido crecimiento de esta etapa se vio frenado a principios de 1.980 debido a la fuerte crisis industrial de la década (provocada por la caída de los precios del petróleo en 1.975), así como a la reducción de la natalidad propia del régimen demográfico moderno. La gran excepción fueron Chiva y Godelleta, que basaron su crecimiento en la formación de urbanizaciones y diseminados, tanto alrededor de los cascos urbanos como alejados de éstos.

Por otro lado, los cascos urbanos también experimentaron crecimientos importantes, sobre todo en el caso de Chiva, que pasó de 6.000 habitantes en 1.980 a 9.250 en 2.009, al adoptar una trama urbana que permitía edificaciones

[ 79 ]


Fig.4

de varias alturas. Buñol y Cheste apenas sumaron habitantes al casco urbano (800 y 600 habitantes en el mismo periodo, respectivamente), puesto que la expansión residencial apenas cambió la morfología urbana en Buñol, y en Cheste no se permitían las construcciones de varias alturas en el centro de la población. Desde inicios del siglo XXI, se ha observado un alto índice de crecimiento en los pueblos más grandes (Chiva, Buñol y Cheste), que en 2.009 albergan casi el 80% de la población de la comarca. Los pueblos menores han seguido también esta tónica, y, a excepción de Dos Aguas que ha estancado su demografía, han superado los valores de 1.900. En los últimos 10 años la Hoya de Buñol-Chiva ha sumado 10.011 habitantes más (de los cuales la mitad fueron en Chiva), mientras que en todo el siglo XX apenas aumentó en 9.000, lo cual indica el actual dinamismo demográfico de nuestra comarca, que viene dado por dos factores principales: la expansión de la segunda residencia y la inmigración, derivados del crecimiento económico de los últimos años y el aumento de la calidad de vida.

un continuo goteo de población procedente de la capital, que buscaban en ellos la descongestión que no ofrece la ciudad. Otros fenómenos migratorios de no menos importancia afectan a nuestros municipios, como es el caso de la inmigración extranjera. El fenómeno inmigratorio es en nuestra comarca, al igual que en el resto de España, un hecho reciente. Hoy en día la población inmigrante supone para la Hoya un 12% del total de su población, cifrándose en 5.320 habitantes. La inmigración generalmente escoge los municipios del llamado “Llano de Chiva” además de Buñol y Siete Aguas, por ser más atractivos en cuanto a ofertas de trabajo, movilidad, servicios públicos, etc. y todo el conjunto de factores que en ellos se dan y que antes se han señalado. Mientras que en Chiva suponen un 13%, en Cheste alcanzan el 15%, y en Siete Aguas, un 18%. Los pueblos con menor porcentaje de inmigrantes son Yátova y Dos Aguas, con un 6% aproximadamente.

3. Motores de la actual dinámica demográfica en la Hoya de Buñol- Chiva En la actualidad, se pueden establecer cómo motores de la dinamización demográfica en nuestra comarca a dos fenómenos, la inmigración y la proliferación de la segunda residencia, que en los últimos años, conjuntamente, han producido el despegue poblacional que en ella se da.

3.1 Inmigración Durante todo el siglo XX, los movimientos migratorios ocurridos en la comarca han obedecido al principio de éxodo rural, en el que la población tiende a abandonar las áreas más rústicas para asentarse en otras más urbanizadas y dinámicas. En la actualidad este fenómeno se invierte en los países desarrollados, como es el caso de España, y las ciudades expulsan población de sus centros hacia las áreas metropolitanas. La comarca la Hoya de Buñol-Chiva, en especial los municipios de Cheste, Godelleta y Chiva, han ido recibiendo

Fig.5

El siguiente gráfico muestra el porcentaje de inmigrantes según su procedencia respecto al total en la población de Chiva, en cuyo padrón existe el mayor número de inmigrantes inscrito de toda la comarca (1.988).

[ 80 ]


Número 9. Año 2010

al incremento del nivel de ingresos. - Incremento de la movilidad (mayor acceso transporte privado e incremento de la calidad del transporte público). - Incremento de la accesibilidad (mejora de las infraestructuras de comunicaciones). - El deterioro de la calidad de vida en las ciudades da lugar a la demanda de espacios que proporcionen una calidad de vida elevada. - Búsqueda preferente de localizaciones en relieves montañosos por ser suelos más baratos, con valor paisajístico y condiciones climáticas favorables. - Posición favorable en el municipio para acoger este tipo de manifestaciones residenciales. Fig.6

Así mismo, las viviendas pueden ser construidas en áreas preparadas para ello, dotadas de servicios, equipamientos, etc. o no, como ocurre la mayoría de las ocasiones.

Los inmigrantes, de muy distinta procedencia, llegan a la comarca con fines bien distintos. Se pueden clasificar en dos tipos: - Inmigrantes comunitarios, en su mayoría jubilados que aprecian las buenas condiciones climáticas del litoral mediterráneo o adultos atraídos por las posibilidades de trabajo y de negocio. - Inmigrantes extracomunitarios, los que se trasladan a España por motivos económicos o políticos. Son predominantemente jóvenes que realizan trabajos de baja cualificación en la construcción, agricultura y servicio domestico. Estos últimos suponen un 59% del total de inmigrantes para el caso de Chiva, concretamente 1.164 personas.

Estos gráficos muestran en la actualidad la proporción de habitantes que tienen fijada su residencia en nuestra comarca en lugares considerados como diseminados o segunda residencia, tanto por municipio como en el total comarcal.

La nacionalidad extranjera con mayor número de habitantes en Chiva es la ecuatoriana, 444 hab., seguida por la rumana, 266 hab., y marroquí, cifrada en 212 habitantes a finales de Marzo de este mismo año. En conclusión, tanto para Chiva, ejemplo de este fenómeno, como para las demás poblaciones de la comarca, la inmigración ha supuesto en los últimos años un gran incremento de la población, suponiendo para esta localidad el 13% de la población total.

Fig.7

3.2 Segunda residencia La segunda residencia, es aquella vivienda utilizada temporalmente respecto a otra vivienda fija o principal. En la Hoya de Buñol y especialmente en el “Llano de Chiva”, este fenómeno se viene dando desde finales de los años 60, construyéndose en los municipios que la forman, multitud de complejos residenciales legales e ilegales. La segunda residencia es una forma distinta de poblamiento, asentado en el ámbito rural, con morfología dispersa y trama urbana poco densa, etc. Según Hermosilla, J. los factores ligados a la aparición de la segunda residencia en nuestra comarca se sintetizan en: - Existencia de una aglomeración urbana cercana: Valencia. - Disponibilidad de tiempo libre generalizada. - Establecimiento de la sociedad de consumo ligada

Fig.8

En ellos se observa una clara aportación al conjunto poblacional en casos como el de Chiva y Godelleta, cuyos “recientes” despegues demográficos están explicados en parte por el incremento de este tipo de residencias. En dichos casos suponen un 39% y 42% respectivamente de su total poblacional. Para la comarca, los diseminados, constituyen aproxi-

[ 81 ]


REVIST

Fig. 9 Distribución espacial de las viviendas diseminadas en la comarca.

madamente un 20% (8754), de los cuales 5.931, es decir, el 68%, se encuentran en Chiva. En este Corema se muestra la distribución espacial de las principales aglomeraciones de este tipo de poblamiento. Las consecuencias de la proliferación de las viviendas de segunda residencia pueden llegar a ser muy negativas, entre otras se podrían destacar los graves daños producidos al medio ambiente, la desaparición de actividades agrícolas, la necesidad de ampliar o crear nuevas vías de comunicación al fomentarse el uso del vehículo privado, etc. debido a su carácter incontrolado y caótico en muchos casos.

“La hoya de Buñol” y el “Llano de Chiva”, cada vez se alejan más de la homogeneidad, constituyéndose demográficamente en espacios, si cabe, más dispares. Los factores, que actualmente condicionan la dinámica demográfica de la comarca, la inmigración y la segunda residencia, aparecen con distinta intensidad en los espacios señalados. La cercanía y buena comunicación con el área metropolitana de Valencia, el dinamismo económico, las ofertas de trabajo, la oferta de servicios públicos y privados, etc. condicionan la aparición de estos fenómenos. El último repunte demográfico, explicado por los fenómenos estudiados, nos hace preveer que la población de nuestra comarca irá aumentando paulatinamente en el futuro con la consiguiente necesidad de servicios tales como un hospital dentro del propio territorio comarcal, un juzgado, nuevas infraestructuras educativas y deportivas, mejoras de las vías de comunicación que permitan la descongestión de las actuales etc. servicios que la población actualmente ya reclama.

Sin embargo, para la comarca, también han repercutido de forma positiva, incrementándose la demanda de bienes y servicios, dinamizándose el comercio y demás actividades, etc.

Conclusión En los últimos años nuestra comarca ha sufrido un incremento importante de población debido a diversos factores. [ 82 ]


Número 9. Año 2010

Bibliografía - “Estudio de una comarca con futuro. La Hoya de BuñolChiva”. Director Hermosilla Pla, J. (Edición 1.998) - Wikipedia.com - Gran enciclopedia temática de la Comunitat Valenciana, Levante EMV (Edición 2.009) - Instituto Nacional de Estadística (INE). - Instituto Valenciano de Estadística (IVE). - Excmos. Ayuntamientos de la Hoya de Buñol-Chiva.

Relación de figuras Fig. 1 Accesibilidad en la comarca la Hoya de BuñolChiva. Elaboración propia. Fig. 2 Evolución de la población Hoya de BuñolChiva (1900-2009). Elaboración propia. Datos proporcionados por los ayuntamientos e INE. Fig. 3 Evolución histórica de la población (19002009) La Hoya de Buñol-Chiva. Elaboración propia. Datos INE. Fig. 4 Evolución del porcentaje de aportación poblacional al total comarcal. Elaboración propia. Datos INE. Fig. 5 Proporción de inmigrantes en la comarca. Elaboración propia. Datos proporcionados por los ayuntamientos. Fig. 6 Proporción de los extranjeros. Chiva. Elaboración propia. Datos proporcionados por el Exc. Ayuntamiento de Chiva. Fig. 7 Proporción de los habitantes diseminados. Comarca. Elaboración propia. Datos proporcionados por los ayuntamientos e INE. Fig. 8 Proporción de diseminados por núcleo urbano. Elaboración propia. Datos proporcionados por los ayuntamientos e INE. Fig. 9 Distribución espacial de las viviendas diseminadas en la comarca. Elaboración propia. Datos: “Estudio de una comarca con futuro.” Hermosilla, J. Ed. 1.998.

[ 83 ]


Número 9. Año 2010

EMILIO LAGUNA LUMBRERAS Dr. en Ciencias Biológicas

Aspecto de los llanos de El Campillo en la primavera de 2010.

INTRODUCCIÓN

Desgraciadamente, dado que se han originado a través de la acción humana, y que en su ausencia tienden a desaparecer en plazos no muy dilatados de tiempo, los paisajes esteparios ligados al cultivo del cereal -conocidos igualmente como paisajes segetales o mesegueros- carecen de protección legal, a diferencia de la mayoría de hábitats ricos en biodiversidad y con altas tasas de especies amenazadas de fauna y flora. Parte de esta falta de protección se fundamenta probablemente en el hecho de que las especies vegetales raras de estos ecosistemas corresponden al grupo de los ‘arqueófitos’, en el que se incluyen las especies inicialmente no nativas, que llegaron de otras tierras en tiempos pretéritos -con antelación al Descubrimiento de América, aunque en la mayoría de casos su entrada se desarrolló presumiblemente en el Neolítico o a través de la expansión de las culturas grecorromanas-, favorecidas por el hombre y la ganadería. La mayoría de arqueófitos son hierbas adventicias cuyas semillas acompañaron a los primeros pobladores humanos a medida que éstos expandieron la agricultura en toda la cuenca Mediterránea, estando perfectamente adaptados al ciclo de cultivo tradicional de los cereales, las leguminosas de secano y sus correspondientes etapas de barbechos. Tal y como las primeras civilizaciones introdujeron desde el Mediterráneo Oriental y Oriente Próximo muchas de las especies leñosas cultivadas de mayor impronta paisajística, algunas de las cuales se consideran netamente integradas en nuestro paisaje (p.ej. olivo, almendro

Consideramos bajo el nombre de ‘estepas’ a las vegetaciones permanentes de carácter herbáceo que ocupan significativas extensiones del paisaje. Esta tipología de ecosistemas aparece en enclaves de climas áridos o secos con fuerte influencia continental, donde la vegetación no puede evolucionar fácilmente hacia formaciones de tipo forestal o preforestal; existen no obstante paisajes esteparios creados y favorecidos milenariamente por el hombre, usualmente a través del cultivo de extensiones considerables de terreno plantadas de cereal y leguminosas de secano y/o mantenidas secularmente gracias a la ganadería, bajo influencia climática continental. Una parte notable de los grandes paisajes esteparios meseteños, que ocupan extensiones considerables en el centro de la Península Ibérica, corresponden a este último tipo. Aunque no existe acuerdo científico sobre cómo denominar con precisión a unos u otros tipos de paisajes esteparios, lo cierto es que las distintas formas antes indicadas coinciden en mantener una elevada diversidad vegetal y sustentar un elenco de fauna silvestre singular, incluyendo a numerosas aves, reptiles y mamíferos propios de este tipo de hábitats y a menudo protegidos por la legislación. Simultáneamente, al tratarse de áreas con escasos obstáculos para el vuelo de las aves rapaces diurnas y nocturnas, suelen albergar significativas concentraciones de tales especies.

[ 87 ]


REVIST o algarrobo) e incluso en las vegetaciones forestales, a pesar de su origen presumiblemente alóctono, los arqueófitos herbáceos se adaptaron también a los ciclos de laboreo de tales cultivos o a la vegetación de sus márgenes.

forestales. Tampoco debe desdeñarse el hecho de que hasta época reciente pudo haber en la zona y su entorno extensiones de vegetaciones forestales continentales, como prueba la presencia cercana de pies aislados de sabinas albares (ALBUIXECH et al., 1999) o enebros de alta montaña (LAGUNA, 1997).

Otra parte del grupo de los arqueófitos se compone de antiguos cultivos extendidos por las primeras civilizaciones, que en muchos casos se mantuvieron hasta los siglos XVIII y XIX, pero que dejaron de ser progresivamente rentables durante el siglo XX, permaneciendo a lo sumo pequeñas colonias de ejemplares adaptadas a la supervivencia en linderos, bordes de bancales, etc.; esta parte de los arqueófitos incluye numerosas especies alimentarias (espeltas, vezas, arvejas, etc.), tintoreras, curtientes, etc., en su mayoría detalladas por LAGUNA (1998a) y consideradas en muchos casos como notables rarezas botánicas (LAGUNA, 1998b).

En el presente trabajo se profundiza en los resultados y conclusiones del ya citado (LAGUNA, 2009), sin repetir las fases descriptiva ni metodológica allí abordadas, ya que es fácilmente accesible a los lectores a través del portal de internet del colectivo conservacionista APNAL (http://www.internatura.org/grupos/apnal.html). MATERIAL Y MÉTODOS

La suma de estos grupos de plantas arqueofíticas constituye una fracción significativa de la vegetación natural colonizadora de los cultivos -vegetación ‘arvense’- del secano valenciano, analizada por ALCOBER (1983), y como ocurre con los ecosistemas en que se integra, se encuentra en fuerte retroceso en las dos últimas décadas. Se trata de un fenómeno de amplio espectro territorial que afecta a todo el continente europeo, hasta el punto de que junto a la vegetación de masas de agua estancadas y la de los bosques climácicos prístinos, la arvense es la que posee más especies en riesgo de desaparición, tal y como demuestran numerosos libros rojos (INGELÖG et al., 1993; OLIVIER et al., 1995; •'5fE•'5fOVSK•'5f et al., 1999; KÄSERMANN & MOSER, 1999; GÄRDENFORS, 2000; CHEFFINGS & FARRELL, 2005), donde en m uchos casos figuran algunas de las especies más adelante citadas en este trabajo como Agrostemma githago. En no pocos casos cabe sospechar que estas especies, traídas involuntariamente por nuestros antepasados en tiempos remotos, pueden haberse extinguido en sus zonas naturales de origen, por lo que las escasas poblaciones que van quedando dispersas en Europa podrían constituir en el futuro la principal fuente de obtención de semillas para su recuperación.

Las visitas al territorio y los procedimientos de identificación de la flora segetal de El Campillo han sido detallados en el trabajo ya citado (LAGUNA, 2009). Para valorar la importancia de la localización de las especies se consultaron entre enero y abril de 2010 los datos relativos a los táxones de dicho trabajo en el Banco de Datos de Biodiversidad de la Comunidad Valenciana -en adelante, BDB-, públicamente accesible en la dirección http://bdb.cma.gva.es al nivel de cuadrículas UTM de 10x10 km. Aunque la información del BDB es aún parcial, debiéndose indexar en el futuro las diversas obras botánicas aún no incorporadas a su base de datos, se ha considerado que globalmente es la única herramienta disponible que permite aproximarse con suficiente precisión a la distribución de la flora vascular valenciana, ya que otras fuentes parecidas como la base Anthos (www.anthos.es) no ha incorporado aún en detalle los datos de la mayoría de familias botánicas aún no publicadas en el proyecto Flora Ibérica (CASTROVIEJO, 1986-2010); alternativamente la base de datos del proyecto ORCA, con resultados reunidos gráficamente por BOLÒS (1998), utiliza en muchos géneros un enfoque taxonómico diferente del que suelen emplear los autores valencianos (v.g. MATEO & CRESPO, 2009), por lo que sus datos de distribución de especies son en ocasiones difícilmente comparables con los tesauros de plantas vasculares valencianas.

En un trabajo reciente (LAGUNA, 2009) se ha analizado el caso del paraje de ‘El Campillo’ (Siete Aguas), que parece estar condenado a su destrucción parcial por la futura creación de una instalación penitenciaria, y que constituye la avanzadilla más significativa de los paisajes esteparios continentales de influencia manchega hacia los territorios litorales valencianos. Aunque existen enclaves menores con cultivos cerealistas aún más cercanos a la costa, carecen de atributos peculiares que han favorecido que El Campillo actúe como una particular encrucijada biogeográfica, albergando poblaciones de numerosas especies mesegueras con escasas citas en todo el territorio valenciano. Cabe citar, entre otras causas notables, la existencia de fuertes inversiones térmicas y permanencia prolongada de nieblas bajas, su orientación abierta al W -en contacto con los Llanos de Villongordo y El Rebollar, donde empiezan los grandes paisajes esteparios del interior de la provincia de Valencia, o su situación en un peculiar mosaico paisajístico agroforestal, que habría permitido que la vegetación segetal se enriquezca con plantas anuales efímeras propias de los claros

El presente artículo hace referencia a la flora arvense en sentido amplio, incluyendo la ruderal-subnitrófila de linderos de campos de cultivos y a los resíduos de tales tipos de vegetación cuando el laboreo y las cosechas son abandonados por largos períodos -como de hecho ha ido ocurriendo progresivamente en gran parte de los antiguos campos cerealistas de El Campillo-. No se han incluido por tanto las referencias a táxones de relieve que en el artículo de referencia (LAGUNA, 2009) se señalaban exclusivamente para las formaciones de matorral, maquia, pinares o relictos de carrascales y orlas colindantes con tales cultivos –p.ej. el caso de las abundantes especies de orquídeas silvestres que aparecen en los pinares anexos a la masía de El Campillo. Para cualquier referencia comparativa, se indica que la cuadrícula UTM de 10x10 km que abarca El Campillo es la 30S XJ76.

[ 88 ]


Número 9. Año 2010

RESULTADOS Se han encontrado los siguientes casos, particularmente reseñables por la escasez de citas previas a nivel autonómico, provincial Adonis aestivalis L. subsp. squarrosa (Steven) Nyman: [Ojo de perdiz]: Indicada solo en 2 cuadriculas 10x10 km para la Comunidad Valenciana, siendo una de ellas la XJ76, indicada previamente (LAGUNA, 1997) para la Umbría del Fresnal de Buñol, cerca del Campillo. Adonis microcarpa DC. [Ojo de perdiz]: Taxon citado sólo en 6 cuadrículas, a la que debe añadirse la del Campillo; se trata de la única cuadrícula para la provincia de Valencia se se exceptúa el Rincón de Ademuz. Aegilops ventricosa Tausch [Trigo de ratón]: Indicada en el BDB en solo 10 cuadrículas, de las que 4 corresponden al interior de Castellón, 5 al Rincón de Ademuz, al y 1 al resto de la provincia de Valencia, a la que cabe añadir el Campillo. Agrostemma githago L. [Neguillón]: Planta con un rápido enrarecimiento en toda su área europea de distribución. El BDB contiene citas de 16 cuadrículas, de las que solo 6 son posteriores al año 2000. Una de las cuadrículas es precisamente la 30S XJ76.

El cardo santo (Cnicus benedictus) es una de las principales rarezas florísticas localizadas en los llanos de El Campillo

Allium oleraceum L. [Ajo de trigal]: Esta es una especie de óptimo continental bastante rara, solo citada en la Comunidad Valenciana para el interior de Castellón y una cuadrícula en el NW de Valencia. El Campillo añade una segunda referencia provincial al BDB.

Allium vineale L. [Puerro de viñedos]: Planta de distribución levantina parecida a la anterior, pero más ligada a cultivos leñosos de secano, refugiándose alternativamente en lindes del cereal. Posee más referencias que su congénere, estando citado en 4 cuadrículas, en la provincia de Valencia. La del Campillo es la primera referencia para el tramo central de la provincia. Alyssum linifolium Willd.: En el BDB solo aparece en 8 cuadrículas, todas en la franja de de contacto con La Mancha o Aragón. El Campillo incorpora una nueva referencia, que además es la más cercana a la costa y la única para el centro de la provincia. Anthemis altissima L.: Taxon muy raro en toda la Comunidad Valenciana, citado en el BDB en solo 3 cuadrículas para la suma de las 3 provincias, y situándose en comarcas litorales. El Campillo añade una nueva referencia, siendo además la única alejada del litoral. Anthemis mixta (L.) All. (=Chamaemelum mixtum L.) [Saltaojos]: Planta que posee solo 2 citas previas en el BDB una para el interior de Castellón y otra para las islas Columbretes, muy probablemente errónea si se atiende a la ecología de la especie-. El Campillo añade la primera referencia provincial paraValencia al BDB, y la segunda para todo el territorio valenciano si se excluye la citada de Columbretes. Bifora testiculata (L.) Roth.: Especie muy ligada a los cultivos de cereal, citada previamente en el BDB en solo 11 cuadriculas, de las que solo 3 se situan en el centro de la provincia de Valencia.

Neslia paniculata es una especie típicamente ligada a los cultivos de cereal, que desaparece rápidamente con el abandono del laboreo.

[ 89 ]


REVIST aporta un nuevo núcleo y paralelamente la única cita para el centro de Valencia. Cnicus benedictus L. [Cardo santo]: Indicado previamente en el BDB en solo 3 cuadriculas, del centro de Castellón y de la zona de contacto entre Alicante y Valencia. La cita del Campillo se localiza a medio camino entre las anteriores, y constituye la única para el centro de Valencia. Se trata de una planta que a menudo prefiere suelos arenosos o descarbonatados, por lo que su presencia local es aún más llamativa. Datura stramonium L. [Estramonio]: Esta especie es probablemente un arqueófito de antiguo cultivo para usos medicinales, con escasas referencias valencianas -casi todas en Castellón, y una en el NE de Valencia y otra en el N de Alicante. La presencia en El Campillo implica la segunda referencia para la provincia de Valencia en el BDB. No debe con fundirse con una especie cercana, Datura innoxia Mill., de hojas más redondeadas y menos lustrosas, que abunda en las cotas bajas de la comarca. Inula graveolens L. (=Dittrichia graveolens (L.) Greuter): [Olivarda menor] Esta hierba vivaz colonizadora de eriales y cunetas es muy escasa en la Comunidad Valenciana, citándose en el BDB para 4 cuadriculas 10x10 km -2 en Castellón y otras 2 en el Sureste de Valencia. El Campillo aporta la tercera referencia provincial.

La esparceta espinosa (Hedysarum spinosissimum) sobrevive eventualmente en lindes de los antiguos campos de cultivo.

Carthamus tinctorius L.: [Alazor]: Arqueófito que permanece en el territorio como residuo de antiguos cultivos ya extinguidos,y que solo posee previamente una cita en el BDB, para el término de Quatretonda. Se trata en consecuencia de la segunda referencia tanto provincial como de toda la Comunidad Valenciana.

Fumaria reuteri Boiss.: Planta extremadamente rara, citada en el BDB solo en una cuadricula 10x10, para el N de Castellón. La del Campillo aportaría la segunda cita autonómica al BDB, y la única para la provincia de Valencia.

Centaurea cyanus L. [Azulejo]: A pesar de ser una de las especies más características de los campos segetales en toda Europa, esta especie solo dispone de 12 cuadrículas en el BDB; la del Campillo es la primera para el centro de la provincia de Valencia.

Gladiolus italicus Mill. (= G. segetum Ker-Gawl. ) [Gladiolo de trigal]: Se trata de otra especie eminentemente meseguera con un ritmo rápido de desaparición. En el BDB se localiza sólo en 14 cuadrículas, una de las cuales es la 30S XJ76.

Centaurea x polymorpha Lag.: Híbrido natural entre Centaurea scabiosa L. subsp. cephalariifolia (Willk.) Rivas Goday & Borja y C. ornata Willd., táxones de óptimo continental que poseen en esta zona uno de sus enclaves valenbcianos más cercanos al litoral. Solo se localizan 2 citas previas de este raro híbrido en el BDB -para el N de Castellón y el Rincón de Ademuz- para toda la Comunidad Valenciana. La del Campillo seria la segunda para la provincia de Valencia, la tercera del BDB, y de paso la única que se aleja de la línea de contacto con La Mancha o Aragón.

Hedysarum spinosissimum L. [Esparceta espinosa]: Planta relativamente rara –solo 13 citas previas en el BDBrestringida a comarcas no muy alejadas del mar. La del Campillo sería la primera referencia para el centro de la provincia. Hordeum vulgare L. [Cebada]: Las formas asilvestradas de la cebada son particularmente raras en tierras valencianas, a pesar de su amplia extensión de cultivo en el pasado. De hecho la planta carece de referencias previas en el BDB.

Chenopodium botrys L. [Cenizo oloroso]: Planta con solo 15 cuadrículas en el BDB, en su mayoría en el interior de Castellón. Solo existen 3 citas previas en la provincia de Valencia, y la del Campillo seria la primera para su tramo central.

Iberis amara L. [Carraspique triguero]: Taxon de óptimo netamente cerealista, solo citado hasta ahora en el BDB en el interior de Castellón. La del Campillo supone la primera referencia para Valencia, y la más meridional para la Comunidad Valenciana.

Chrozophora tinctoria (L.) Raf.: [Tornasol] Taxon con dos áreas de concentración valenciana, hacia el Maestrazgo y el territorio del Prebético Externo. La referencia al Campillo

Isatis tinctoria L. [Hierba pastel]: Arqueocultivo tintorero, incorporado a la vegetación nitrófila desde época antigua,

[ 90 ]


Número 9. Año 2010

Planta asociada preferentemente a la vegetación meseguera y sus lindes de cultivo, con una única cita en el BDB para toda la Comunidad Valenciana, en el Sureste de la provincia de Valencia. En El Campillo se observa por tanto la segunda cita autonómica para el BDB. Myagrum perfoliatum L. [Piques]: Especie casi exclusivamente meseguera y en fuerte retroceso. El BDB solo contiene citas en 2 cuadriculas, ambas en Valencia pero alejadas entre sí –Rincón de Ademuz y S de la provincia-, a las que cabe añadir la de El Campillo. Neslia paniculata (L.) Desv. subsp. thracica (Velen.) Bornm. [Tamarilla]: Planta de comportamiento muy similar a Myagrum perfoliatum, que solo tiene 4 cuadrículas previas citadas en el BDB –2 del interior de Castellón y otras 2 al Oeste de la provincia de Valencia. La del Campillo sería la referencia a 10x10 km más cercana al litoral, además de la quinta para el BDB y tercera del ámbito provincial. Nonea vesicaria (L.) Rechb.: Especie con muy pocas citas en el BDB, siendo solo 5 previas a la adición de la indicada para El Campillo. Orlaya daucoides (L.) Greuter: Planta de óptimo claramente cerealista y de pastizales anuales en claros forestales, indicado en solo 6 cuadrículas 10x10 km para toda la Comunidad Valenciana, dispersa por las comarcas interiores de las 3 provincias. Phalaris brachystachys Link [Alpiste fino]: La única cita de este taxon en todo el BDB corresponde a la misma cuadrícula del Campillo, pero dada en su día para la Umbría del Fresnal (LAGUNA, 1997). Se trata por tanto de una planta particularmente rara.

El alazor (Carthamus tinctorius) aparece temporalmente en algunos lindes de campos y caminos en El Campillo. Su presencia evoca antiguos cultivos de plantas tintoreras, ya desaparecidos a lo largo del siglo XX.

que se encuentra en rápida regresión en todo el Levante ibérico. Posee una sola cita en el BDB, para el N de Castellón. El Campillo aportaría la segunda referencia regional, y primera para la provincia de Valencia en esta base de datos.

Scorpiurus muricatus L. [Alacranera gruesa, Lengua de oveja]: En el BDB se localiza solo en 6 cuadriculas, situándose 3 de ellas en la provincia de Valencia. El Campillo aporta en consecuencia una 4ª referencia provincial.

Lathyrus tuberosus L. [Guija mayor, Guija real] Arqueófito con poblaciones autóctonas ibéricas en comunidades autónomas de clima eurosiberiano, que posee solo 2 cuadriculas previas en el BDB, ambas para el Rincón de Ademuz.

Salvia sclarea L. [Salvia romana]: Antiguo arquecultivo medicinal, aunque considerado a menudo como taxon autóctono, particularmente raro y generalmente cercano a cultivos cerealistas o eriales que los albergaban. Solo existen 6 citas previas en el BDB, y la del Campillo sería la primera para el centro de Valencia.

Lepidium sativum L. [Mastuerzo]: Taxon igualmente arqueofítico con solo 2 citas en el BDB, ambas dadas para la provincia de Alicante. El Campillo aporta en consecuencia la primera cita de la provincia, y la tercera a nivel autonómico.

Secale cereale L. [Centeno]: La forma asilvestrada del centeno, rara de localizar fuera de los mismos campos que han albergado el cultivo, ni siquiera tiene citas en el BDB, por lo que El Campillo añadiría la primera para la especie.

Linum usitatissimum L. [Lino, Linaza]: Arqueocultivo textil, aparentemente abundante como planta nitrófila en el interior valenciano hasta hace pocas décadas, pero que ahora se encuentra en rápido proceso de desaparición. Lejos de lo que cabría esperar, el BDB solo contiene citas para 6 cuadrículas de 10x10 km, situándose 2 en Valencia, justo hacia los extremos N y S de la provincia. El Campillo aporta la tercera cita provincial.

Scolymus maculatus L. [Cardillo recio, Cardillo negrón]: Esta hierba perenne pero agostante apenas si posee 4 citas previas en el BDB, todas ellas para el tramo meridional de Valencia. Silene conica L.: Planta rara cuyas cuadrículas en el BDB

Medicago murex L. [Caracolillo, Carretona caracolera]:

[ 91 ]


REVIST (LAGUNA, 2009) por creerse en un principio más abundante, pero que también carecen de citas en el BDB (caso de la espelta común, Triticum monococcum L.) o tienen escasas referencias (caso del trigo candeal, Triticum durum Desf., con solo 4 cuadrículas). Valerianella dentata (L.) Pollich [Canónigo]: Pequeña planta adscrita al estrato herbáceo inferior de los cultivos de secano y pastizales naturales de las comarcas interiores, con solo 6 citas previas en el BDB. Vulpia hispanica (Reichard) Kerguélen (=Vulpia unilateralis (L.) Stace) [Pasto de ratón]: Planta de pastizales efímeros asociados a cultivos cerealistas, linderos poco densos y claros forestales zonas interiores, con una sola cita previa en el BDB, para el término municipal de Chera. Wangenheimia lima (L.) Trin. [Hierba del peine]: Pequeña gramínea que aparece en los cultivos de cereal y vegetaciones herbáceas efímeras, en fuerte retroceso aparente en las últimas décadas. Posee referencias previas en el BDB para 15 cuadriculas, situándose solo 4 al Sur del rio Turia, a las que cabría añadir la de El Campillo. DISCUSIÓN El azulejo (Centaurea cyanus) es una de las especies más características de las sementeras europeas, y resulta cada vez más raro en tierras valencianas.

Los resultados indicados refuerzan la idea de que los escasos campos cerealistas de la Hoya de Buñol-Chiva, particularmente representados por El Campillo, han actuado como un auténtico refugio de una flora que, no por poco protegida, deja de ser particularmente rara y amenazada, como demuestra la escasez de referencias previas en el BDB. La pérdida de las especies antes indicadas es un claro ejemplo del declive de biodiversidad que provocan el abandono del cultivo del cereal o la ocupación de sus terrenos por con strucciones de carácter irreversible, como la proyectada en El Campillo. Muchas de estas especies no han vuelto a ser observadas en la zona en la última década -ver citas con fechas en LAGUNA (2009)-, al haberse abandonado progresivamente los antiguos cultivos de cereales y leguminosas que poblaron los llanos de El Campillo hasta finales del siglo XX; ello no implica que se hubieran perdido irremisiblemente, ya que usualmente el banco de semillas del suelo puede almacenar también las de estas especies, que podrían recuperarse si se retorna al laboreo y al ciclo de cultivo que existía en la zona. A falta de incentivos económicos, dada la pérdida de rentabilidad de estos cultivos -aun cuando algunos se están potenciando en la actualidad para la obtención de biocombustibles-, siempre queda la opción de intentar promoverlo para usos culturales, como forma de recuperar pàisajes entrañables que se están perdiendo irremediablemente, al menos para toda la comarca de La Hoya de Buñol-Chiva. La estampa tradicional de trigales cubiertos de amapolas (Papaver sp. pl., Roemeria hibrida, Glaucium corniculatum) y otras especies mesegueras se está perdiendo a pasos agigantados, y es posible que queden ya pocos años para intentar recuperar, a través del retorno de los antiguos cultivos, una biodiversidad singular y poco valorada, que ha tardado siglos en seleccionarse y

aparecen alineadas en el contacto con las comunidades continentales vecinas, Aragón y La Mancha. El Campillo aportaría la única referencia que escapa de dicho patrón, ayudando a justificar el valor de la zona como reducto o refugio de especies cerealistas. Sisymbrium macroloma Pomel: Jaramago de comportamiento parecido a la ya citada Silene conica, con todas sus referencias en el BDB alineadas en zonas muy cercanas a los límites con las comunidades autónomas más continentales. La cita del Campillo supone una población muy aislada del resto. Thlaspi arvense L. [Carraspica]: Taxon raro, con solo 10 cuadriculas para toda la Comunidad Valenciana en el BDB; existe una sola referencia en centro de Valencia, para la misma cuadrícula XJ76, citada por LAGUNA (1997) Tragopogon hybridus L.: Especie particularmente rara en todo el Levante peninsular que suele asociarse a cultivos herbáceos de secano bajo clima continental, con solo 1 cuadricula previa de 10x10 km en el BDB, en el NW de Valencia. Triticum turgidum L.: [Escaña blanca, Trigo blanco]: Arqueocultivo prácticamente extinto en todo el Levante ibérico, donde probablemente se mantuvo durante milenios integrado en la vegetación nitrófila. Carece de citas previas en el BDB. En la misma zona el autor de este artículo ha localizado otras especies del género, no citadas en el trabajo citado

[ 92 ]


Número 9. Año 2010

refugiarse preferentemente en este tipo de enclaves. Como ya se indicaba en trabajos anteriores (LAGUNA, 1998a, 1998b, 2009) la pérdida de estas especies supone la desaparición de un patrimonio particularmente útil, a menudo estrechamente emparentado con otras plantas cultivadas y por tanto necesario para acometer su mejora genética en el futuro-, y que en no pocos casos son de por sí antiguos alimentos, especias, etc., a cuyo cultivo quizá debamos retornar en el futuro si acabaran las épocas de bonanza que hemos venido disfrutando en las últimas décadas.

amenazada de la Comunidad Valenciana. 444 pp. Col. Biodiversidad nº 1. Conselleria de Medi Ambient, Generalitat Valenciana. Valencia. LAGUNA, E. 2009. Datos sobre la flora vascular, vegetación e interés conservacionista en ‘El Campillo’ (Siete Aguas, Valencia). Toll Negre 11: 25-41. MATEO, G. & M.B. CRESPO. 2009. Manual para la determinación de la flora valenciana. 4ª ed. 508 pp. Librería Compas. Alicante. OLIVIER, L., J.P. GALLAND & H. MAURIN (coord.). 1995. Livre rouge de la flore menacée de France. Tome I: Espèces prioritaires. 556 pp. Museum National d’Histoire Naturelle, Conservatoire Botanique de Porquerolles & Ministère de l’Environnement. Paris.

REFERENCIAS ALBUIXECH, V., F.J. CARRASCOSA & E. LAGUNA,. 1999. Sabinas y enebros en la Hoya de BuñolChiva y áreas colindantes. Revista de Estudios Comarcales Hoya de Buñol-Chiva, 4: 77-86. ALCOBER, J. 1983. La vegetación arvense del secano valenciano. 2 vols. Tesis Doctoral. Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos. Universidad Politécnica de Valencia. Valencia. BOLÒS, O. 1998. Atlas corològic de la flora vascular dels Països Catalans. Primera compilació general. 2 vols. Institut d’Estudis Catalans. Barcelona. CASTROVIEJO, S. (coord. gral.): 1987-2010. Flora Iberica. 16 vols. Real Jardín Botánico-CSIC. Madrid. CHEFFINGS, Ch.M. & L. FARRELL (eds.) 2005. The vascular plant Red Data List for Great Britain. 116 p. Species Status vol. 7. Joint Nature Conservation Committee. Peterborough. •'5fE•'5fOVSK•'5f, J., V. FERÁKOVÁ, J. HOLUB, •'5f. MAGLOCKY & F. PROCHÁZKA. 1999. •'5fervená Kniha 5, ohro•'5fen•'5fch a vzácn•'5fch druh•'5f roslin a •'5fivo '5fich•'5f •'5fR a SR. Vol. 5. Vy•'5f•'5fí rostliny (Lista roja de la flora vascular de Chequia y Eslovaquia, en checo). 453 pp. Príroda. Bratislava. GÄRDENFORS, U. (ed.) 2000. Rödaliste arter i Sverige 2000 / The 2000 Red List of Swedish Species. Swedish Threatened Species Unit. Uppsala. INGELÖG, T., R. ANDERSSON & M. TJERNBERG. 1993. Red data book of the Baltic Region. Part 1: List of threatened vascular plants and vertebrate. Swedish Threatened Species Unit. Uppsala. KÄSERMANN, Ch. & D.M. MOSER. 1999. Fiches pratiques pour la conservation. Plantes à fleurs et fougères. 344 pp. Office Féderale de l’Environnement, des Forêts et du Paysage. Berna. LAGUNA, E. 1997.Vegetación y flora de la Umbía del Fresnal (Sierra de Malacara, Hoya de BuñolChiva). 141 pp. Colección de Estudios Comarcales, nº 2. Instituto de Estudios Comarcales Hoya de Buñol-Chiva. Buñol, Valencia. LAGUNA, E. 1998a. Catálogo de recursos fitogenéticos agrarios olvidados o en abandono en la Comunidad Valenciana. 170 pp. Fundació Bancaixa. Valencia. LAGUNA, E. (coord.) 1998b. Flora endémica, rara o

[ 93 ]


Número 9. Año 2010

FEDERICO VERDET GÓMEZ Historiador. Prof. IES nº 3 de Cheste

La gran concentración de obreros, los bajos salarios y las duras condiciones de trabajo provocaron numerosas y virulentas huelgas en la Valenciana de Cementos, que sólo fueron viables por el avanzado desarrollo de las organizaciones obreras, capaces de formular planteamientos muy avanzados, como la participación obrera en la gestión empresarial. La prolongada y durísima huelga del año 1930, ganada finalmente, puso a prueba no sólo la solidaridad de la clase obrera, sino del pueblo entero.

Introducción

Cementos, la única gran empresa de una comarca en la que sólo Buñol y Alborache poseían un importante grado de industrialización, centrado -hasta el establecimiento de la cementera- en el sector papelero3.

Ciertamente, la experiencia de resistencia obrera en la comarca La Hoya de Buñol-Chiva no se agota en las huelgas que tuvieron lugar en la Valenciana de Cementos1. La Sociedad de Trabajadores Agrícolas «1º de Mayo» de Buñol que organizó y ganó la huelga tenía ya detrás de sí más de un cuarto de siglo de vida y se había enfrentado a otros conflictos laborales y sociales. La solidaridad de otras sociedades obreras de la comarca, también curtidas en durísimas huelgas, especialmente durante el “Trienio Bolchevique”, no puede pasar desapercibida. Sin embargo, el estudio de las huelgas campesinas en Godelleta, Chiva, Cheste y Buñol sobrepasa el marco de este estudio2; también quedan fuera las huelgas desarrolladas en Buñol con anterioridad, como la de los obreros de la construcción o las huelgas en la propia cementera. El artículo se va a centrar en las huelgas acaecidas en el ocaso de la dictadura que se desarrollaron en dos etapas: una primera huelga en la primavera de 1928, cerrada en falso, y, una segunda, implícita en el fracaso de la anterior, que transcurrirá por la mayor parte del año 1930. Antes de pasar al análisis de estas huelgas, nos ha parecido necesario analizar las características de las dos fuerzas contendientes, que se midieron, sin concesión alguna, durante siete largos meses. Por un lado, hemos estudiado el origen y organización de la Sociedad de Trabajadores Agrícolas «1º de Mayo»; por otro, hemos querido analizar la significación, en la economía local, de La Valenciana de

1. Una gran empresa: La Valenciana de Cementos A principios del siglo XX, estaban en activo, al menos, tres empresas relacionadas con el sector cementero, las de Juan Galán Arnau, vecino de Buñol, propietario de una fábrica de cemento sencillo; Vila y Calvo, vecino de Valencia, poseedor de dos factorías, cada una de ellas con un horno continuo y otro sencillo de cemento y cal, ambas en la partida del Gallo; y José Puertes Bru, vecino de Alfafar, quien explotaba dos hornos sencillos y uno continuo para obtención de cal, en la partida de la Horca, siendo, además, propietario de una fábrica de cemento Pórtland. Estas empresas obtenían la materia prima de las canteras de titularidad municipal, compitiendo entre sí por el arrendamiento de los derechos de explotación, en subastas públicas4. La prensa dio reiteradamente noticias sobre los progresos de la industria cementera en Buñol: “Los ingenieros industriales de la Asociación de Valencia, fueron ayer de excursión á Buñol, donde pasaron el día. Tuvieron ocasión de visitar la fábrica de Pórtland de don José Puertes Brú, quedando gratamente sorprendidos al ver el cuidado y la técnica con que se fabrican las cales y los cementos. Así se comprende el incremento que ha tomado su consumo á pesar de que por el precio actual de los carbones no puede

1. CASTILLO GARCÍA, José Vicente, (2001), El asalto a la utopía. El movimiento obrero y corporativo en el Distrito Chiva-Carlet (1914-1923), Benicull, ed. Setimig. Este libro proporciona una visión general del período tratado en el presente artículo. 2. El Pueblo Obrero, 26 de abril de 1919. El número de huelgas planteadas, en el año 1917, fue el de 31, de ellas, 13 en Valencia capital y las restantes en los pueblos. Cuatro huelgas fueron ganadas por los obreros: las huelgas de los fundidores, tallistas de madera, confeccionadores de cebolla de Benaguacil y obreros del campo de Chiva. 3. VERDET GÓMEZ, Federico, (2007), “La industria papelera de la Comunitat Valenciana”, en Dos siglos de industrialización en la Comunitat Valenciana, Valencia, MUVIM , pp. 115-155. Cheste no fue ajeno completamente al proceso industrializador, pues allí se instaló una fábrica de botones de nácar. 4. Archivo Municipal de Buñol (en adelante, A.M.B.), 2.2./AGRI. Expediente instruido por la Alcaldía de dicha villa para subastar el aprovechamiento de 15.000 metros cúbicos anuales de piedra de la partida Rabosera de los montes de este término por veinte años, adjudicado provisionalmente el remate à favor de D. José Puertes Bru por 4.000 pesetas cada año, ò sea, en total 80.000 ptas.

[ 95 ]


REVIST rendir en las condiciones económicas normales. Tanto en los hornos como en la fábrica se están realizando obras muy importantes para el aumento de la fabricación, pues con ser respetable el número de toneladas que hoy fabrica diariamente, sus dueños se proponen muy en breve triplicar la producción, única forma de poder atender la demanda. Seguramente esta fábrica, por la índole de su industria y las buenísimas condiciones del material que fabrica, está llamada á adquirir gran renombre y favorecer mucho al pueblo de Buñol”5. En efecto, como consecuencia de la Gran Guerra, se habían abierto nuevas oportunidades para la industria cementera nacional, puesto que ya no era posible importar cemento francés. Ello favoreció las inversiones industriales en el sector que culminaron con la constitución de la Compañía Valenciana de Cementos. Su primera junta directiva estaba integrada por Rafael Ridaura Soria (presidente), José Serratosa (gerente), Vicente Vila Serrano (secretario), José Serratosa Mir (tesorero) y José Andreu Blasco (vocal). Originariamente, el capital social de esta gran empresa valenciana se cifró en un millón de pesetas, que se incrementó hasta los ocho, en la década de los veinte. La nueva empresa adquirió, en abril del año 1917, la fábrica de cementos Pórtland, hasta entonces, propiedad de José Puertes Brú, procediendo de inmediato a su mecanización y modernización6. En los primeros días de agosto, la prensa afirmaba que la Compañía Valenciana de Cementos Pórtland, en Buñol administrada por José Puertes, ocupaba a 400 obreros7, cifra que da cuenta de la envergadura alcanzada por la nueva empresa. La principal innovación fue la introducción de tres hornos verticales automáticos para la fabricación de cemento Portland artificial, cuya producción sustituiría al cemento Lafargue importado de Francia8. Los hornos verticales presentaban diversas ventajas, como su menor coste, su menor consumo de energía y mayor adaptabilidad en caso de ampliación. El ahorro de carbón, sin duda, fue el factor que más influyó en esta decisión. Es cierto que los hornos verticales surtían los mismos efectos que los corrientes giratorios, pero también lo es que los hornos rotativos permitían un mayor control de la calidad del cemento. En total, los cinco hornos producían 200 toneladas diarias de cemento. La fábrica se ubicó entre las canteras y la estación del ferrocarril9, pues éste era imprescindible tanto para el abastecimiento de carbón como para el transporte del cemento hasta el puerto de Valencia. En la cantera, se dispuso una

estación de carga, desde donde las vagonetas transportaban la caliza hasta el teleferico que vertía directamente el material sobre las trituradoras y, desde allí, pasaba al molino Krupp10. El cemento se almacenaba en silos, para posteriormente envasarse y, mediante un teleférico, transportar los sacos a los vagones del ferrocarril. En el año 1920, el ingeniero José Oriol Revuelta Sánchez presentó un proyecto de línea de transporte de energía eléctrica desde la central de “Los Dornajos”, en Jorquera (Albacete) hasta Buñol. Dicho proyecto fue consecuencia del convenio establecido entre el propietario de la central, Justo Arcos Carrasco y los fabricantes de cementos de Buñol, con la finalidad de suministrar fuerza motriz a dicha fábrica11. La central de Jorquera producía a 2.000 kilovatios, potencia que una instalación de transformadores reducía a 225 kilovatios. En el año 1922, Hidroeléctrica comenzó la construcción del salto de Rambla Seca12, de forma que, desde el año 1926, la cementera pudo contar con el suministro necesario de energía eléctrica, para el funcionamiento de los hornos rotativos13. La Dictadura patrocinó una política de grandes obras públicas -al tiempo que concedió beneficios fiscales a la Valenciana de Cementos- incrementando extraordinariamente la demanda de cemento. En esta coyuntura, se hicieron importantes ampliaciones y se adoptó una nueva tecnología muy avanzada para la época, puntera hasta el final de la II Guerra Mundial. En la propia cantera, se instaló una trituradora de martillo, dos molinos Krupp y un horno rotativo, con enfriadora incorporada, con la finalidad de fabricar cemento blanco. A su vez, la Valenciana adquirió la casi totalidad de las acciones de la “Compañía Alicantina de Cementos”, duplicando así su capacidad de producción. En el año 1930, la Valenciana de Cementos producía 70.000 Tm, en su factoría de Buñol, incluyendo cemento portland artificial (Raff), cemento de alta resistencia (Super-Raff), cemento puzolánico para obras en el mar (Puzo-Raff) y cal hidráulica (Ferm)14. La caída de la Dictadura y la coyuntura recesiva, consecuencia de la gran depresión mundial, implicaron la interrupción de las grandes obras públicas, lo que supuso una bajada de la demanda de cemento, en consecuencia, la Valenciana de Cementos se vio obligada a reducir su producción prácticamente a la mitad; finalmente, en el año 1935, cerró temporalmente tanto su fábrica de San Vicente del Raspeig como la de Buñol. Durante estos años, además de esta empresa señera, continuaban en activo otras explotaciones en el sector

5. El Pueblo, 8 de mayo de 1916. 6. SOLER MARCO, Vicent, (1984), Guerra i expansió industrial: País Valencià (1914-1923), p. 109 y ss. 7. El Pueblo, 3 de agosto de 1917. 8. MARTINEZ, REIG, SOLER, (1978), Evolución de la economía valenciana, 1878-1978. Valencia, p. 104. 9. VERDET GÓMEZ, Federico, “El impacto del ferrocarril en la economía buñolense”, en AGUILAR, Inmaculada, (2009), Historia del ferrocarril en las Comarcas Valencianas. La Plana Utiel-Requena, Cátedra Demetrio Ribes, Universidad de Valencia, pp. 153-166. 10. PEREZ SOLER, V., (1974), La Hoya de Buñol: la tierra y el hombre. Valencia, Alfonso el Magnánimo, p. 60. 11. A.M.B. “Proyecto de línea de transporte de energía eléctrica desde la central de Jorquera, denominada de “Los Dornajos”, á Buñol (Valencia).” 12. El Pueblo, 2 de febrero de 1922. 13. TOMÁS MARTÍ, Facundo, (1929), Topografía médica de Buñol, Valencia, p. 197 y PEREZ SOLER. V., Ibídem, p. 134. 14. El Pueblo, 13 de abril de 1930. La empresa declaraba una fabricación total cifrada en 140.000 Tm. de cemento. La sede central de la Compañía estaba en la calle pintor Sorolla, 23, de Valencia.

[ 96 ]


Número 9. Año 2010

cementero, pertenecientes a propietarios de procedencia mayoritariamente foránea. En el año 1923, todavía funcionaban los hornos, uno continuo y otro sencillo de cal y cemento, que Joaquín Andrés Calvo Calvo tenía en la Partida del Gallo, junto a los cuales, la empresa Sílex S.A. había instalado otros dos hornos continuos. Por su parte, en el término municipal de Alborache, Enrique Zanón Ballester explotaba una fábrica de yeso y un horno intermitente15. En el año 1924, el sector adquirió mayores bríos cuando nuevos empresarios irrumpieron en el sector, concretamente, Juan Galán Andreu y Vicente Corachán Más, que fabricaban cal con un horno sencillo. Este último readaptó el horno sencillo, con el que obtenía cemento, para dedicarlo a la producción de cal16. Un año después, José Martínez Cerdán abrió otro horno intermitente, destinado a la obtención de yeso, en Alborache17. A partir del año 1929, las empresas dedicadas a la fabricación de cal, yeso y cemento van perdiendo relevancia: sólo Silex S.A. continúa fabricando cal con un horno sencillo (en Buñol) y Enrique Zanón Ballester explotaba una fábrica de yeso, con un horno intermitente (en Alborache)18. En esta localidad, todavía en el año 1931, funcionaba una fábrica de yesos19. En este rápido repaso, no queremos pasar por alto las fábricas de yeso de Chiva, la primera de las cuales inició su andadura a finales del XIX20.

2. Una sociedad obrera muy combativa: La Sociedad de Trabajadores Agrícolas «1º de Mayo» de Buñol En el paso del siglo XIX al XX, se fundaron en la mayoría de pueblos, tanto en los decididamente industriales como en aquéllos en los que predominaba la agricultura, sociedades obreras21. Se caracterizaban por ser sociedades de resistencia y para ello contaban con una caja, necesaria para sostener las huelgas. Según Juan José Morato, “al margen de las dos corrientes (anarquista y socialista), sin relación con ellas, bien de un modo deliberado, ya inconscientemente, había organismos de resistencia que tenían por cimiento el principio de la lucha de clases”. Estas palabras de Morato -autor de una copiosa bibliografía sobre el movimiento socialista español22- sitúan adecuadamente a las sociedades obreras en el lugar que ocupan dentro del movimiento obrero. En la misma línea, la prensa socialista reconocía que las sociedades obreras eran “los cuerpos de combate organizados que con más verdad reflejan la unidad de intereses entre la clase asalariada”23. El preámbulo de los estatutos de una de estas sociedades obreras nos permite apreciar las motivaciones de su fundación, su ideología y su funcionamiento. En primer lugar, se subraya la importancia de la unión obrera, única vía para obtener mejoras a corto plazo y la definitiva eman-

15. Archivo del Reino de Valencia (en adelante, A.R.V.), Hacienda, leg. 2654. Año 1919. 16. A.R.V. Hacienda, leg. 2665. Años 1924-5. 17. A.R.V. Hacienda, leg. 2668. Años 1925-6. 18. A.R.V. Hacienda, leg. 2678. Año 1929. 19. A.R.V. Hacienda, leg. 2684. Año 1931. 20. En las últimas décadas del siglo XIX, la oligarquía chivana incluía entre sus miembros a Ricardo Redondo Ferrer, Modesto Blasco Herráez, Francisco Pérez Sella, Benito Salvo García y Miguel Ferrer García; con intereses en las más variadas actividades económicas y, singularmente, en el sector vitivinícola, decidieron aprovechar un yesar, ubicado en la partida de Peñas Albas. Para poner en marcha la explotación de la cantera y la fábrica de yeso, los cinco socios, todos propietarios y vecinos de Chiva, constituyeron una sociedad mercantil colectiva, denominada «Redondo, Blasco y Compañía». La sociedad se constituyó formalmente, en la ciudad de Valencia, a los 22 días del mes de diciembre del año 1885, ante el notario Manuel Atard Llobell. El primero de los artículos que la regían dice literalmente: “será objeto de la Sociedad la fabricación y venta de yeso y alabastro procedente de la mina de Peñasalbas del término de Chiva así como también la fabricación o venta de cualesquiera otros materiales de construcción a que en adelante quisieran hacer estensiva su industria”. El segundo fija el domicilio legal de la Sociedad en Chiva, sin perjuicio de constituir en Valencia o en cualquier otro punto los depósitos, factorías o establecimientos que fueren necesarios para el mayor desarrollo de dicha industria. El capital social de la compañía quedó establecido en 125.000 pesetas que aportaron en efectivo los cinco socios, por quintas partes iguales, o sea, a razón de 25.000 pesetas cada uno; capital que podría incrementarse en la misma proporción, si así lo exigieren el mayor desarrollo y fomento de las operaciones sociales. Gran parte de dicho capital se había invertido ya en las obras de construcción de la fábrica de yeso (bastante avanzadas por estas fechas) que se erigía, junto a la estación de ferrocarril de Chiva, así como también en los hornos y obras de explotación que se estaban llevando a cabo en la mina de Peñas Albas. Según el artículo sexto, las ganancias líquidas obtenidas, así como las pérdidas, se habrían de distribuir por quintas partes entre los socios, o sea, en la misma proporción con que contribuían al capital aportado hasta el momento o que se aportare en el futuro. El artículo séptimo dice: “En razón que todos y cada uno de los socios está dedicado a asuntos y negocios propios completamente distintos e independientes del que es objeto de esta sociedad han convenido delegar y encomendar la administración de la compañía y el uso de la firma social a Don Marcelino Boscá y Cortés, casado, abogado de edad 36 años, vecino de Chiva y a Don Ricardo Redondo y Ferrer, hijo, casado, propietario de 25 años de edad también vecino de Chiva a los dos conjuntamente de mancomun y a cada uno de por si confiriéndoles al efecto (...) el más amplio y especial poder”. Naturalmente, tal nombramiento podía ser revocado por los socios, en el momento lo consideraran pertinente y, así, lo contempla el artículo décimo. Ricardo Redondo Ferrer (hijo) habría de ser una figura clave del Sindicato de Vinateros, alcalde liberal de Chiva y, en palabras de Lorenzo Latorre Blay, “cacique reaccionario que dominaba el pueblo”. Según el artículo undécimo, cada uno de los socios, sucesivamente, tendrá la caja y será el cajero responsable de los fondos de la sociedad, turnándose todos ellos en el desempeño de dicho cargo. El artículo decimocuarto obliga a practicar el oportuno inventario anual, justamente el día último de cada año. El artículo decimoquinto establece la duración de la sociedad, que se fija en 30 años. La compañía amplió el ámbito de sus actividades, comprando, entre otros bienes, un molino harinero, también ubicado en Chiva. La formación de esta empresa constituye un hecho nada desdeñable, si consideramos el exiguo tejido industrial de Chiva por aquellos años, que se limitaba a la industria alcoholera, alimentaria (fábricas de gaseosas, aceites y vinos) y a la fabricación de ladrillos, tejas y tinajas. 21. TUÑON DE LARA, Manuel, (1985), El movimiento obrero en la historia de España, Madrid, p.289. 22. ELORZA, Antonio-RALLE, Michel, (1989), La formación del PSOE, Barcelona, p.121. 23. Ibidem, p. 184.

[ 97 ]


REVIST cipación a largo plazo: “Considerando que sólo por la asociación puede el obrero lograr su mejoramiento moral y material, interin llega el día en que siguiendo este camino, pueda procurarse la completa emancipación, pues aquella le proporciona la fuerza que no tiene en el aislamiento y la apatía, á la par que en ella puede adquirir, á más de un trato más sociable, levantado y digno, una buena parte de ilustración que la sociedad en general hoy le niega, haciéndole carecer desde niño de tiempo y medios para proporcionársela, gracias á su perturbado é inéquido sistema económico”24. La unión de los trabajadores se revela como la única forma de poner coto a los abusos del capitalista, puesto “que el capital, olvidando que el trabajo es la fuente de la vida y quien se la da y conserva, buscando sólo los medios de aumentar el provecho propio y oportuno, no repara en abusar inicuamente de quien solo respeto debiera merecerle pues le juzga débil en atención á la diseminación de sus viriles fuerzas”. En consecuencia, el capitalista considera al obrero “como máquina de carne, de la cual se sirve, dejándola luego olvidada y peor atendida y peor olvidada que la de hierro”. El obrero sólo puede combatir la explotación a que está sometido mediante la asociación, porque “la unión es fuerza y el único medio hábil para combatir con relativa ventaja cuando se carece de medios ó éstos son deficientes”. Esa unión de los trabajadores no ha sido posible por la alienación de los propios trabajadores, incapaces de reconocer sus propias aspiraciones de clase, “cuyo origen dimana de la ignorancia y apático abandono del obrero en lo que respecta á sus sagrados y legítimos intereses, además del aislamiento en que está sumido por causa de continuos fraccionamientos ocasionados por haberse prestado á ser dócil instrumento y á seguir suicidas consejos de quien no debiera por ser su natural enemigo”. Por último, se detallan las pretensiones concretas e inmediatas de la sociedad obrera: “comprendiendo que urge poner eficaz remedio á los males que hoy los corroen y que en tiempo no lejano serían á no dudarlo la completa y fatal ruina, han resuelto constituirse en sociedad, para oponer pronta y tenaz resistencia á los abusos é injustas exigencias, expoliación y despiadadas costumbres establecidas en ellos por los patronos, ó que puedan establecerse en lo sucesivo”. La Sociedad de Trabajadores Agrícolas «1º de Mayo» de Buñol, de inequívoca denominación, logró que sus estatutos fueran aprobados por el gobierno civil en 5 de marzo de 1903. Su sede social se ubicaba en la plaza de

Ramón y Cajal, número 2 y, a pesar de su propio nombre, no sólo incluía jornaleros agrícolas, sino también de otros oficios (sección de papeleros, cementeros, etc.), agrupando a casi la mitad de los trabajadores locales. Su protagonismo entre la clase obrera de Buñol se puso de manifiesto durante la huelga de 1911, que se saldó con el cierre gubernativo de dicha sociedad, así como de sedes y casinos republicanos, escuelas laicas y racionalistas y agrupaciones culturales. La sociedad «1º de Mayo», como muchas de las sociedades obreras, se caracterizaba por su indefinición ideológica, aunque predominasen los anarquistas, filiación a la que se adscribía, en 1917, su propio presidente y el más conspicuo de sus representantes Basilio Latorre Salvo. Sin embargo, algunos reconocidos socialistas como Alfonso Criado López y Jesús Ortiz25, tenían un gran peso dentro de la sociedad. La autonomía orgánica y el pluralismo ideológico venían siendo características esenciales de las sociedades obreras. No obstante, asegura Reig, “la disputa per controlar les Societats fou una realitat i es produí entre el corporativisme apolític i l´anarquisme per una banda i el projecte polític socialista, per l´altra”26. En el Congreso Regional de Sociedades Obreras celebrado en Cullera los días 4, 5 y 6 de enero del año 1917, Basilio Latorre Salvo, presidente de la sociedad de Buñol, fue elegido presidente de la Federación Regional Valenciana. Bajo su auspicio, el día 21 de ese mismo mes, las distintas sociedades obreras de la zona se reunieron en el Primer Congreso Comarcal, celebrado en el local de «La Unión» de Chiva27, y del que salió un Comité Comarcal cuya función sería coordinar la actuación de las diversas sociedades obreras participantes. En el congreso, se aprobaron algunas resoluciones importantes. En primer lugar, se decidió llevar a cabo una intensa propaganda “hasta conseguir que todos los pueblos del distrito tengan Sociedad y que no falte en ella un solo obrero”28 . La campaña propagandística contaría con dos instrumentos básicos: un periódico quincenal y mítines mensuales en cada uno de los pueblos del distrito, a cargo de propagandistas elegidos entre sus más valiosos asociados. En segundo lugar, se reafirmó la resistencia y solidaridad de los asociados frente a los empresarios, acordándose que “al propietario que atropelle injustamente a un obrero, se le declarará el «boycot», y ningún asociado trabajará en sus propiedades hasta que no se reivindique en su puesto”29. La solidaridad se hacía extensiva a todos los obreros, independientemente de la localidad en la que trabajasen, por ello y, en tercer lugar, se acordó que los obreros, al

24. Archivo Municipal de Valencia (en adelante A.M.V.), I-O-IV-D, Reglamento de la Sociedad de ebanistas y similares de Valencia, “La Solidaridad”, año 1901. Esta cita y siguientes. 25. La República Social, 21 de diciembre de 1918. En el año 1918, existían agrupaciones socialistas en la mayoría de los pueblos de la comarca. En este número, se da cuenta de la formación de la Agrupación Socialista de Macastre, cuyo comité quedó constituido de la siguiente forma: Ramón Romero (presidente), Pascual Monteagudo (vicepresidente), Ángel Clemente Monteagudo (secretario), Vicente Sáez (vicesecretario), Salvador Cháfer y Ramón Miralles (vocales). 26. REIG, Ramir, (1982), Obrers i ciutadans, Valencia, p. 69. 27. El Pueblo, 22 de enero de 1919. En esta fecha, el presidente de la Sociedad de trabajadores agrícolas La Unión de Chiva era Ignacio Martínez Sánchez. 28. Hemeroteca Municipal de Valencia (en adelante, H.M.V.), “Unión Redentora”, periódico quincenal, año I, nº 1. Buñol, 4 de enero de 1917, p. 2. Al congreso, asistieron representantes de Utiel (en San Antonio y Requena no existían sociedades obreras), Turís, Buñol, Godelleta, Cheste y Chiva. 29. Ibidem.

[ 98 ]


Número 9. Año 2010

buscar trabajo en otra población, debían acudir a la sociedad a pedir socorros y, en ninguna circunstancia, podían violar las plantillas o aceptar prácticas prohibidas por la sociedad (como, por ejemplo, los destajos). En este caso, los infractores podían ser sometidos a diversas penas como “privación del derecho de hablar en las juntas y de desempeñar cargos o del de trabajar cierto número de días, multas, corrección pública, expulsión de la sociedad y, como la más grave, el boicot”30. Durante la crisis de 191731, que derivó en enfrentamientos con la guardia civil y que culminó con la proclamación de la república en algunos pueblos32, nuestra comarca se vio inmersa en la oleada de huelgas y agitación social. En junio de este año, se declararon en huelga los obreros y jornaleros de Buñol, desde donde el paro se extendió a Chiva, Cheste y Godelleta33. Las huelgas se repitieron en el verano del año 1918, afectando a los jornaleros y obreros de la construcción. La Sociedad Obrera, con su vicepresidente José Perelló al frente, organizó y dio soporte a los huelguistas. En el Congreso de la Comedia, desarrollado en el año 1919, asistieron representantes de las sociedades obreras de todos los pueblos de la comarca, revelando la fuerza del obrerismo comarcal34. Esta implicación, creemos, más que mostrar la fuerza del anarquismo, pone de manifiesto la unicidad de referencias o fuentes ideológicas - internacionalismo y obrerismo- común a las diferentes opciones ideológicas. En este año, los conflictos sociales derivaron en revuelta, en cuyo transcurso, se llegaron a producir las primeras manifestaciones con banderas rojas y frases como ¡Muerte a la burguesía! o ¡Viva la revolución rusa!36. Consignas que volvieron a oírse con motivo de la celebración del primero de mayo de 1920, en Valencia y otras localidades37. La prensa conservadora mostraba verdadera alarma ante la difusión del ideario soviético. Según El Pueblo Obrero, “la idea-virus bolchevikista ha entrado ya en España y es una nebulosa que flota en el ambiente de las concepciones teóricas obreras, y como tampoco, por otra parte, se ha logrado definir claramente en la Prensa, tanto obrera como no obrera, que sea eso del bolchevikismo, los proletarios españoles se han forjado del fenómeno ruso una noción

bastante extraña y un concepto raro y ligero, confuso o simplemente adaptado a la capacidad ética de cada uno, que no puede tener suficiente para digerir estos nuevos conceptos que acaban de entrar en liza en la plaza de las ideologías sociológicas”38. En este contexto, la fundación del Partido Comunista de Buñol no se hizo esperar. La agrupación local del PSOE convocó a sus afiliados para debatir sobre la conveniencia de que el partido obrero se incorporase a la III Internacional. Todos los asistentes, excepto cuatro, estuvieron de acuerdo en abandonar el PSOE, en caso contrario, y constituirse en Agrupación Comunista de Buñol39. Estos acuerdos se hicieron valer en el Congreso de Gandía; así lo relata Piqueras: “La III Internacional atrau també l´atenció del VII Congrés de la Federació Socialista Valenciana celebrat en gener del 1920 a Gandía. L´Agrupació de Bunyol defensa una presa de postura que sobrepassa les competencies de l´organisme, per estar pendent d´un acord del PSOE”40. De todas formas, la ruptura era inevitable, pues en el Congreso del PSOE -en abril de 1921- se acordó la no incorporación a la III Internacional. Uno de los fundadores del Partido Comunista local, Rómulo Roser Hernández fue encumbrado a la presidencia de la Sociedad «Primero de Mayo», antaño dominada por los anarquistas. Sustituyó a Andrés Perelló Luján (presidente en 1927) y contó con la diligente colaboración de Ricardo Pallás Pallás, desde su puesto de secretario de la sociedad. Roser ocupaba este cargo en el año 1928, cuando se inició la huelga en la Valenciana de Cementos, que tuvo una segunda y más enconada parte en el año 1930. La Sociedad Obrera41, promotora y sostenedora de la huelga, fue la principal víctima de la represión desencadenada. El historiador del comunismo local, Chimo Masmano Palmer reivindica rotundamente la responsabilidad de los comunistas en el desarrollo y desenlace de la huelga de 1930: “Los dirigentes del PCE fueron los principales organizadores y responsables del éxito de la huelga y de su resolución pacífica”42. El precio, a pesar de ganar la huelga, fue muy alto: los dirigentes perdieron el trabajo y hubieron de abandonar el pueblo en busca de un jornal43.

30. DÍAZ DEL MORAL, Juan, (1967), Historia de las agitaciones agrarias andaluzas, p. 365. 31. VILAR, Pierre, “El socialismo español de sus orígenes a 1917”, en 32. DROZ, Jacques, (1984), Historia del socialismo (de 1875 a 1918), p. 436 32. Almanaque Las Provincias, julio 1917, p. 662. Así, ocurrió en Gestalgar, Buñol y Godelleta. 33. CERDÀ, Manuel, Els moviments socials al País Valencià, p. 98. 34. CUCÓ GINER, Alfons, (1972), “Contribución al estudio del anarco-sindicalismo valenciano”, en Saitabi, XXII, Valencia, pp. 183-202. 35. El Pueblo, 15 de abril de 1918. En consideración de Alfonso Criado López: “Las sociedades obreras, aun cuando en su constitución dicen ser antipolíticas, y otros elementos han querido darles el nombre de sindicalistas, en su desenvolvimiento o manera de funcionar demuestran todo lo contrario. Sin darse cuenta son socialistas, simpatizan con dicho programa, en las elecciones municipales presentan sus candidatos, tienen concejales en los ayuntamientos, han fundado sus cooperativas y pronto formarán sus cajas de resistencia”. 36. SANZ DÍAZ, Benito, (1984), Chiva-Hoya de Buñol. Valencia, Alfons el Magnànim, p.140. 37. Almanaque Las Provincias, mayo de 1920, p. 710. 38. El Pueblo Obrero, 15 de marzo de 1919. 39. DEL ÁLAMO, Manuel, (1995), Reivindicación de la memoria. Crónicas de un siglo de movimiento obrero en Buñol y comarca, Buñol, p.38. 40. PIQUERAS ARENAS, José Antonio, (1981), Història del socialisme, Valencia, pp. 77-78. 41. TOMÁS, F., ibidem, pp. 155-6. “Existen, además del Sindicato Obrero, cuatro Sociedades políticas, tres de Socorros Mutuos, un Sindicato Agrícola, una Cooperativa ganadera y algunas otras de menor importancia con fines económicos o de defensa. En las Sociedades de Socorros Mutuos (La Benéfica, Sociedad Obrera y Grupo Obrero El Cemento) pagan sus asociados una pequeña cuota mensual, con la que nutren sus fondos y en caso de enfermedad percibe una cuota diaria de 1´50 ptas el obrero asociado”. 42. MASMANO PALMER, Chimo, (2003), Comunistas en Buñol. Historia del PCE, Buñol, p.26. 43. PÉREZ SOLER, Vicente, (1974), ibidem, p. 131. Según Pérez Soler, los obreros provocaban huelgas “con el fin de atender mejor sus tierras en las épocas de siembra y recolección”, valoración que no puede ser confirmada en absoluto al analizar los hechos y, que en caso de ser cierta, mostraría una amalgama de reivindicaciones muy avanzadas con otras muy primitivas.

[ 99 ]


REVIST 3. La huelga del año 1928

gravedad. El Mercantil Valenciano, en su edición del 18 de junio, advertía: “Continúa sin resolver la huelga de los obreros de la fábrica de cemento de Buñol”. Después, pasaba a analizar las reclamaciones de los trabajadores declarados en huelga: “los obreros piden aumento de jornal y que se han realizado gestiones cerca de los huelguistas y de los patronos, sin resultado alguno”. La preocupación creciente de las autoridades por un conflicto progresivamente más enconado quedó de manifiesto cuando el gobernador civil, Bermúdez de Castro, se decidió a poner en conocimiento del ministro de la Gobernación las dificultades para solucionar la huelga46. Tres semanas justas había durado la huelga cuando, parece ser, se había alcanzado un acuerdo satisfactorio para ambas partes. El 21 de junio de 1928, los obreros decidieron darla por finalizada, pero la falta de respeto empresarial a los acuerdos alcanzados dio un vuelco a la situación. Ese mismo día, el alcalde envió una carta a las autoridades gubernativas, comunicándoles la continuidad de la huelga: “los obreros que trabajaban en la fábrica de esa Compañía han abandonado el trabajo que habían reanudado en el día de hoy”47. Unos días más tarde, después de casi un mes de huelga, ésta entró en fase de resolución. Parece ser que las labores de mediación de las autoridades gubernativas resultaron decisivas en la finalización de la huelga: “El gobernador mostrábase ayer complacidísimo de la solución de la huelga de obreros en la fábrica de cementos de Buñol, gracias a la intervención y buen deseo demostrado por el señor Ridaura, que, representando al Consejo de administración de la citada empresa, conferenció ayer con el señor Bermúdez de Castro, resolviendo el conflicto y accediendo a aumentar los jornales de los obreros. Para entrevistarse con la empresa y con los obreros, el Gobernador envió a Buñol al delegado gubernativo, comandante señor Lossada, quien cumpliendo sus órdenes, ha logrado que los obreros accedieran a la solución de la huelga, acatando el mando de la primera autoridad civil para dicha armonía”48. Los titulares de prensa saludaron con alegría la finalización del conflicto: ¡La huelga de Buñol, resuelta!. Titulares que expresan más un deseo que una realidad, porque la huelga se cerró en falso. Únicamente una de las exigencias obreras fue satisfecha, el aumento salarial; pero ninguna de las otras peticiones obreras fue tenida en cuenta. El hecho de que sólo 15 meses más tarde volviera a estallar la huelga, por las mismas causas y las mismas reivindicaciones, prueba que esta solución había sido simplemente un trágala para los obreros. En este sentido, la huelga del año 1930 no puede considerarse sino como una ulterior continuación de este primer conflicto. Esta segunda huelga, desarrollada en un

La conflictividad laboral en la cementera de Buñol fue a más desde la propia constitución de la Valenciana de Cementos, quizás por la mayor racionalidad aplicada por esta gran empresa en su explotación, al menos así lo percibían los obreros. Uno de sus portavoces, Jaime Hernández aseguraba que debían soportar humillaciones constantes “desde que el señor Ridaura y Serratosa ostentan la dirección de esa compañía, pues han querido hacer de este pueblo una colonia”44. El 30 de mayo del año 1928, los obreros de la Valenciana presentaron sus reivindicaciones ante el Comité Paritario, formado al amparo de la legislación laboral de la dictadura. La propuesta obrera incluía 8 puntos: 1º.- Negociación con la sociedad obrera en caso de despido de personal y conflictos laborales. 2º.- Despido de los obreros (esquiroles) no residentes en la localidad. 3º.- Pago de salario íntegro en caso de accidente de trabajo y medio en caso de enfermedad. 4º.- Cumplimiento de la ley en lo referente a las horas extraordinarias. 5º.- Aumento de salarios de una peseta a los que reciban menos de 6,50 ptas. y 50 céntimos al resto. 6ª.- La sobreproducción será pagada a dos céntimos por tonelada y hombre, repercutiendo en todos los obreros. 7º.- Si se cierran secciones que no se despida a nadie, sino que se establezca un turno entre todo el personal. 8º.- Se le da a la Compañía un plazo de 5 días para que resuelva las peticiones o negocie con los obreros, declarándose éstos en huelga en caso contrario45. Así, lo defendieron los miembros obreros del comité paritario, Daniel Mas, Vicente Perelló Ferrer y Vicente Lambíes. La prensa informó sobre la marcha de la huelga, pero no fue muy precisa en cuanto a sus causas. Como puede observarse, sólo 3 de los ocho puntos (el 4, 5 y el 6) tenían un contenido puramente económico y ninguno de ellos figuraba entre los tres primeros. Las reivindicaciones obreras comenzaban con la exigencia de que la empresa reconociera a la Sociedad Obrera como único interlocutor válido. En segundo lugar, se exigía el despido de esquiroles, cuya sola presencia debilitaba la resistencia obrera y hacía muy difícil sostener una huelga. Otros dos puntos expresaban la solidaridad con los más desfavorecidos, esto es, enfermos, accidentados y parados. El último punto podría interpretarse como un indicio de intransigencia aunque pretendía ser solamente una muestra de firmeza. Lo equívoco de su lectura condujo a su posterior eliminación, en la redacción final. No parece que la prensa, ni siquiera la republicana, comprendiera el alcance de la huelga, ni sus causas ni su

44. El Pueblo, 20 de noviembre de 1930. 45. A.M.B. VAR-10, sin foliar. El 8º punto aparece tachado en el original. 46. El Mercantil Valenciano, 18 de junio de 1928. 47. A.M.B. VAR-10, sin foliar. 48. El Pueblo, 24 de junio1928.

[ 100 ]


Número 9. Año 2010

contexto político totalmente diferente, tendrá, por tanto, una conclusión muy distinta. El inapelable triunfo obrero devendrá un hito en la historia del movimiento obrero local.

semejantes a las de 1928- igualmente sobrepasaban el ámbito puramente laboral, ya que, en primer lugar, se pedía a la Compañía que reconociera a la Sociedad Obrera como único interlocutor legítimo. En segundo lugar, exigían el despido de los obreros forasteros, petición que respondía a la urgencia de impedir que los esquiroles rompieran las huelgas. Los puntos tres y cuatro concretizarían las únicas peticiones estrictamente laborales, al pedir un jornal mínimo de seis pesetas y el cumplimiento de la ley en lo referente a horas extraordinarias. Por último, reclamaban que no se hiciera selección alguna en el personal obrero sin causa justificada, medida necesaria para evitar que la empresa excluyera a los trabajadores más combativos. Una vez conocidas las bases planteadas por la Sociedad Obrera, hacia el 23 de febrero de1930, el optimismo se apoderó de los gerentes y de las propias autoridades. El falso titular aireado por la prensa conservadora da cuenta de la excelentes perspectivas abiertas: “Se soluciona el conflicto obrero planteado en Buñol.” La entrevista entre el gobernador civil, don Bernardo Prieto y los representantes de la empresa reforzaron su optimismo50. En efecto, la estrategia de la Compañía se basaba en acceder nominalmente a todas y cada una de las peticiones, con la confianza de que, al aceptar la subida salarial, los huelguistas depondrían su actitud. En este sentido, el delegado de la empresa ante el Comité Paritario aseguró no tener inconveniente en reconocer a la Sociedad Obrera «Primero de Mayo» como legítima representante de los trabajadores. Desde luego, accedió al aumento de jornal y al cumplimiento de la ley sobre horas extraordinarias. Respecto a los ficheros, se llegó a un acuerdo para que fuesen entregados a una comisión de obreros, con el fin de que éstos hicieran en el mismo todas las modificaciones que considerasen convenientes. Sólo quedó un punto pendiente, sobre el cual no fue posible llegar a un acuerdo, esto es, la expulsión del personal laboral no procedente del pueblo de Buñol. La empresa no estaba dispuesta a transigir, pues, en su criterio, “ninguna razón de justicia ni aun de conveniencia apoyaba esta pretensión, y por ello, fué rechazada por la Compañía”51. Los representantes de la Sociedad Obrera «Primero de Mayo», a los pocos días, acudieron a un llamamiento del Comité Paritario, ante el que rechazaron poner fin a la huelga mientras no se reconociese el punto en cuestión. La empresa se reafirmó en sus postulados: “Nuestra oposición a tamaña pretensión fué rotunda, pues entendíamos que de accederse a ello quedaría limitada de tal forma nuestra libertad de contratación, que perdíamos con ello gran parte de los derechos que legal y moralmente nos corresponden”52. El día 1 de marzo, el órgano conservador admitía que “las huelgas de Sagunto y Buñol siguen lo mismo” e informaba que esa misma tarde (en realidad, el 28 de febrero) comenzaba la renovada gestión del «Comité Paritario» del

4. La huelga del año 1930 Su persistencia en la memoria colectiva responde a dos hechos fundamentales: fue una huelga durísima y larguísima, que se extendió durante más de 9 meses (entre el 14 de febrero y 18 de noviembre de 1930), hasta ser ganada por los trabajadores. En su transcurso, pasó por tres etapas perfectamente definidas. En una primera fase, que comprende los meses de febrero y marzo tuvo lugar una primera huelga que se saldó con un oneroso triunfo para la empresa. Desde abril hasta noviembre, se vivió una fase de impasse, caracterizada por la sustitución de los obreros locales por esquiroles. El 17 de noviembre, se inició la tercera y última fase de la huelga, sin duda perdida por la empresa, pero también a costa de un alto precio para los trabajadores: algunos de los dirigentes de la huelga tuvieron “que salir de Buñol para poder encontrar trabajo”49. 4.1. La primera fase del conflicto: del inicio de la huelga al triunfo patronal. En el ocaso de la Dictadura, la Valenciana de Cementos empleaba a 550 obreros, de los cuales el 40% (221) eran forasteros, la mayoría de los cuales habían sido contratados como consecuencia de anteriores conflictos laborales. De forma que, entre el personal obrero de la fábrica, se habían delimitado dos campos extremadamente precisos: por un lado, los obreros locales muy organizados, concienciados y combativos; por otro lado, el personal foráneo, originariamente esquirol, poco proclive a iniciar movimientos de protesta o reivindicaciones laborales. El 14 de febrero de 1930, la Sociedad Obrera «Primero de Mayo» de Buñol, presidida por Rómulo Roser Hernández, convocó una Junta General para valorar la situación creada en la fábrica de cementos. La asamblea obrera decidió elaborar una serie de reivindicaciones que hizo llegar a la empresa con fecha 19 de febrero, dándole un plazo de cinco días para aprobar las peticiones siguientes: Primera. Reconocimiento de la Sociedad Obrera Primero de Mayo. Segunda. Revisión del personal empleado en esta Compañía y sustitución de los no residentes en esta localidad por obreros de la misma. Tercera. Cumplimiento de la ley en lo referente a horas extraordinarias. Cuarta. Aumento de los salarios hasta seis pesetas a todos los obreros que no las cobren. Quinta. No se tolerará que se seleccione ningún obrero sin causa justificada. Como puede observarse, las peticiones obreras -

49. DEL ÁLAMO, ibidem, p. 39. El autor cita las notas manuscritas de Vicente Criado Carrascosa, pero comete un error al datar la huelga (la fecha en el año 1929). Ratifica el efectivo despido de los dirigentes obreros, a pesar de ganarse la huelga. 50. Las Provincias, 23 de febrero de 1930. 51. El Pueblo, 25 de marzo de 1930 y Las Provincias, 25 de marzo de 1930. 52. Ibidem.

[ 101 ]


REVIST ramo de materiales de construcción, en el que estaban representados la Compañía Valenciana de Cementos y los obreros de la fábrica. La reunión no pudo avanzar, no pudo ir más allá de los puntos ya negociados con anterioridad. La Compañía ratificó su aceptación del aumento de jornal hasta un mínimo de seis pesetas, circunstancia que sólo afectaba a los obreros que no tenían carácter fijo, pues los pertenecientes a la plantilla de la fábrica ya percibían este jornal. Esta concesión no fue suficiente, reapareciendo, desde el principio, el escollo que impidió resolver la huelga, esto es, que no fueran admitidos al trabajo más que aquellos obreros nacidos en Buñol53. Los representantes empresariales no accedieron a la exigencia obrera, ya que, según informaciones de la prensa conservadora: “La empresa ha considerado improcedente esta petición, pues los obreros de los pueblos vecinos no tienen por qué ser excluidos”54. El abogado de la Sociedad Obrera, Emilio Borso di Carminati se vio obligado a explicar a la opinión pública la postura de sus representados y lo hizo mediante una carta al director de El Pueblo. Desde su punto de vista, la Compañía había estimado que cediendo en la cuestión de la subida salarial, los obreros se reintegrarían al trabajo. Pero no fue así. Las demás reivindicaciones de los obreros quedaron insatisfechas, pues “la compañía insiste en no reconocer la personalidad de la sociedad, legalmente constituida, y a todo trance quiere obrar libremente en la admisión, despido y corrección de obreros, no prestando conformidad a la base relativa a este extremo importantísimo, hábilmente consignado por el comité paritario en términos conciliatorios”55. Según Borso di Carminati, la responsabilidad en la falta de acuerdo recaía por entero en la empresa, pues “a los obreros de este pueblo, que sin causa alguna se les tilda de exigentes, aceptaron desde luego sin objeción alguna lo acordado por el comité paritario; la compañía, por el contrario, no lo ha aceptado”56. Así las cosas, la única salida consistía en seguir negociando, de forma que el Comité Paritario continuó actuando, tratando de reconciliar a las partes en conflicto. El gobernador civil confiaba en una pronta resolución de la huelga, así se desprende de sus declaraciones a la prensa: ¡tengo buenas impresiones!57. El optimismo de la máxima autoridad gubernativa pareció confirmarse en los días siguientes. En efecto, el día 6 de marzo, nueve delegados obreros, entre los cuales los había de la directiva de la Sociedad Obrera «Primero de Mayo» y una numerosa representación de la compañía, reunidos todos ante el Gobernador civil, llegaron a un compromiso, expresado en la siguiente acta: “En la ciudad de Valencia a 6 de Marzo de 1930. Reunida la representación legal de la Compañía Valenciana

de Cementos Portland S.A. y los señores delegados por la población obrera de los establecimientos industriales que la mencionada Compañía posee en el pueblo de Buñol, libremente y con total capacidad para ello dicen y acuerda: 1º. Que felizmente se ha llegado a un acuerdo de carácter general y definitivo sobre el conflicto motivado por la declaración de huelga originada a su vez por ciertas peticiones obreras, que luego se mencionan y con el fin de dar forma a la solución acordada, queda levantada la presente acta. 2º. La Compañía accede a la petición formulada por los obreros de que el jornal mínimo para peones y braceros sea el de seis pesetas, con exclusión de los aprendices y ayudantes, sujetos a jornal especial y a los cuales no afecta ese aumento. 3º. La Compañía entregará el fichero de antecedentes a la comisión que los obreros designen para su revisión y rectificación. 4º. La Compañía, de acuerdo con la petición obrera, reconoce personalidad, como la Sociedad legalmente constituida, a la que lleva por nombre Primero de Mayo. 5º. Los obreros renuncian a toda petición de preferencia para la admisión en las fábricas de la Compañía, a los hijos y vecinos de Buñol, teniendo la misma satisfacción de reconocer públicamente que ninguna prevención tiene contra los hijos de tan laboriosa y honrada ciudad. 6º. La Compañía suspenderá desde el presente momento la contratación en masa de obreros forasteros, sin perjuicio de la más absoluta libertad de contratación que para si se recaba en todo momento. 7º. Dado el carácter de todo punto amistoso que se da a la solución del conflicto, en el que cada parte ha manifestado sus respectivos puntos de vista, sin enconos ni resquemores, la Compañía, con fecha 7 del corriente admite a cuantos obreros trabajaban en su fábrica el día de la declaración de huelga, devengando el jornal correspondiente desde el día 8 del actual. Debido a la nueva organización y a la anormalidad creada por el paro, la Compañía se ve imposibilitada de admitir con carácter definitivo a todos los obreros, ni de momento destinarlos a trabajo determinado, y así, pues, fijará diariamente en tablilla los nombres que definitivamente y con trabajo determinado puedan entrar al mismo. Esta situación quedará aclarada en el plazo máximo de seis días y por tanto el día 13 de Marzo estarán hechos ya todos los nombramientos, cobrando en el mismo su jornal adultos que por las circunstancias especiales no puedan ser admitidos de momento, los cuales no originan derecho a reclamación de ningún género, pues a los efectos de la Legislación obrera, lo entenderán avisados de su situación de despido desde el día 8 del corriente.

53. El Pueblo, 1 de marzo de 1930. 54. Las Provincias, 2 de marzo de 1930. 55. El Pueblo, 5 de marzo de 1930 y El Mercantil Valenciano, 5 de marzo de 1930. 56. Ibidem. 57. Las Provincias, 6 de marzo de 1930.

[ 102 ]


Número 9. Año 2010

Y para que así conste y tenga la máxima efectividad, lo firman todos los presentes en la fecha indicada”58. En Las Provincias, apareció el siguiente comunicado: “Quedó solucionado el conflicto obrero de Buñol; hecho que nos llena de satisfacción. Esperemos que el de Sagunto tenga idéntico fin”59. Pero, al día siguiente, el diario conservador tuvo que rectificar sus propias informaciones. En estos términos expresó la falta de acuerdo entre obreros y Compañía: “Se nos comunica que cuando todo parecía resuelto en el conflicto obrero de Buñol, unos cuantos obreros se han mostrado disconformes con lo acordado a presencia del gobernador, sosteniendo su actitud en tanto trabajen en la fábrica obreros que no sean de Buñol”60. En efecto, la asamblea obrera, convocada por la Sociedad «Primero de Mayo», reunida el día 7 de marzo, acordó proseguir la huelga, pues “se condicionaba el cumplimiento de las bases firmadas por los delegados con la previa expulsión del personal forastero”. La intransigencia de los obreros, sin embargo, respondía a unas causas concretas: no estaban dispuestos a consentir el reclutamiento de esquiroles que desplazaban a los huelguistas, lo que, en su criterio, justificaba la continuación de la huelga. La Compañía decidió reanudar la actividad y para ello procedió a contratar más personal forastero, al mismo tiempo que decidía admitir a los obreros locales, exclusivamente hasta cubrir el número necesario para el normal funcionamiento de la fábrica61. La prensa conservadora no quiso dar importancia al hecho de que la empresa recurriese a esquiroles, aun cuando ello implicase el paro forzoso para determinados obreros. Por ello mismo, mostró -una vez más- un gran optimismo: “parece que el gobernador resolverá fácilmente este punto, que entre tanto no ofrece gran transcendencia, ni será obstáculo para llegar a la normalidad del trabajo”62. En opinión de los trabajadores, la “huelga fué resuelta por acuerdo de los representantes de la compañía y la comisión obrera, quedando aprobadas unas bases por ambas partes, bases que una vez vueltos los obreros al trabajo, la Compañía Valenciana dejó de cumplir, valiéndose de las autoridades, que clausuraron la sociedad, protegidas por la guardia civil y por ciertos elementos que sembraron la discordia entre la clase obrera, y además, de seiscientos esquiroles que dicha compañía reclutó de las provincias de Murcia y Alicante”63. El 14 de marzo, hubo sesión extraordinaria en el Comité Paritario. La empresa presentó cinco bases, con las cuales se pretendía romper la solidaridad obrera. La empresa reconocía las reclamaciones laborales y se comprometía a

admitir un número considerable de obreros huelguistas. Al día siguiente, 15 de marzo, la Valenciana de Cementos hizo entrega a una comisión obrera de una lista de 140 obreros admitidos para reincorporarse al trabajo; a este número se añadían 50 obreros más que, de entrada, deberían efectuar su trabajo en las nuevas instalaciones. La Sociedad Obrera «Primero de Mayo» convocó una nueva asamblea para valorar las concesiones de la empresa. Los obreros insistieron en sus posiciones y acordaron no volver al trabajo, mientras no fueran despedidos los esquiroles, es decir, todos los obreros forasteros. En vista de la resolución obrera, la empresa decidió reclutar más mano de obra foránea; la propia Compañía reconocía que “en evitación de males mayores nos hemos visto obligados a admitir personal forastero, que actualmente llegan a 250, cifra que seguramente aumentará, de no deponer rápidamente absurdas actitudes”. Para que la estrategia empresarial diera frutos, era necesario el concurso de las autoridades, único instrumento capaz de desarticular la Sociedad Obrera, que fue la principal víctima de la represión desencadenada. El 19 de marzo, el Gobernador civil cursó un expediente por el que se clausuraba el local de la Sociedad Obrera «Primero de Mayo» de trabajadores agrícolas. La máxima autoridad provincial justifica su decisión por “las coacciones que vienen llevando a cabo los afiliados (a dicha sociedad)”, de las cuales se derivan “alteraciones del orden público”64 . La Sociedad Obrera estuvo clausurada hasta que el 8 de abril; ya pasados los momentos conflictivos, fue reabierta65. No obstante, sufrió una nueva clausura, hasta que 6 de julio de 1930, fue levantada definitivamente la suspensión66. A medida que el conflicto se enconaba y la situación política nacional evolucionaba, las partes enfrentadas iban haciendo públicas sus respectivas listas de agravios. Para los obreros, la caída de Primo de Rivera suponía el fin “de siete años de vejaciones”, en explícita alusión a la feroz política represiva del Directorio militar, que implicó la imposibilidad de reivindicar mejora alguna y la total sumisión a los dictados empresariales67. En palabras del republicano Fernando Galán, había llegado la hora de pedir justicia, utilizando la única arma a disposición del obrero: la huelga. La empresa, en un comunicado hecho público el 24 de marzo de 1930, también difundió su particular lista de agravios: “La gerencia ha dicho a la comisión que ha ido estos días a solucionar la huelga que el obrero de Buñol no da el rendimiento que le corresponde, que no quiere que trabajen en la fábrica más que los obreros nacidos en Buñol y que no quiere otra cosa que la ruina de la citada fábrica”68.

58. Las Provincias, 25 de marzo de 1930 y El Pueblo 25 de marzo de 1930. 59. Las Provincias, 8 de marzo de 1930. 60. Las Provincias, 9 de marzo de 1930. 61. Ibidem. 62. Ibidem. 63. El Pueblo, 20 de noviembre de 1930. 64. A.M.B. VAR-14, sin foliar. 65. Ibidem. 66. A.M.B. 11/D.D., sin foliar. 67. El Pueblo, 14 de marzo de 1930. 68. Ibidem.

[ 103 ]


REVIST Naturalmente, la empresa pretendía continuar con las prerrogativas que la Dictadura había puesto a su servicio y que permitían cercenar las reivindicaciones obreras, desde la raíz. En estos términos, lo expresó el indicado dirigente republicano: “Desde que vino la dictadura, obrero que ha ido a la sociedad con alguna queja o que ha hablado en algún sitio defendiendo su derecho obrero que ha sido despedido”69. Durante el período dictatorial, la empresa había hecho una rigurosa selección del personal, eliminando a todos aquellos obreros capaces de expresar una mínima resistencia a las exigencias patronales. Al mismo tiempo, había ido contratando a obreros forasteros que, en la práctica, hacían el papel de esquiroles, de forma que “se ha dado el caso, como probaremos si es preciso, de ir obreros de Buñol a la fábrica a pedir trabajo y contestarles negativamente y a los pocos momentos admitir a obreros de otros pueblos”. A lo largo de los siete años de dictadura, el número de obreros reclutados por la empresa fuera de Buñol superaba el centenar, dándose la circunstancia de que los obreros buñolenses más comprometidos hubieron de emigrar para procurarse trabajo. La negativa a aceptar la contratación de obreros forasteros no respondía pues a prejuicio alguno, sino al intento de evitar que la llegada de esquiroles rompiese la huelga o incluso impidiese, en un futuro, cualquier amago de protesta. Fernando Galán lo expresó con estas palabras: “¿No os parece anómalo, injusto, quizás cruel que tengan que abandonar sus casas, sus pocas tierras, el pueblo donde nacieron, para mantener sus familias y en cambio ver su pueblo poblado de trabajadores forasteros? Lo que el obrero de Buñol pide es remedio para esto. Lo que pide el obrero de Buñol es un trato de igualdad entre él y el forastero. Es decir: que cuando haya trabajo que se lo den al primero que llegue”70. De esta forma se llegó a un impasse, puesto que los obreros se mantenían en huelga, pero la fábrica funcionaba con personal esquirol, traído no sólo de los pueblos inmediatos -como Chiva- sino también de Alicante y Murcia. Las autoridades gubernativas aunque admitían que la huelga de Buñol seguía sin solucionarse, habían rebajado su nivel de preocupación, puesto que “trabajaban obreros forasteros, sin ser molestados por los huelguistas y sin que se registre ninguna alteración del orden público”71. Los propios trabajadores dieron por perdida la huelga, al menos, así se reconoce implícitamente y así se desprende de determinadas consideraciones: “Este pueblo, que durante los tres meses de huelga, dejó bien sentado el pabellón de culto y humilde, a pesar de las provocaciones de la fuerza armada y los esquiroles”72.

4.2. De mayo a noviembre: un largo, tenso e insostenible impasse. La estrategia empresarial se había saldado con éxito, de forma que el fracaso mal disimulado de los obreros parecía fuera de dudas. En esa misma línea, la empresa fue admitiendo más obreros huelguistas, excluyendo solamente a los más combativos. A principios de abril, según informaciones facilitadas por Luis Amado, desde el gobierno civil, el número de obreros admitidos por la Compañía de Buñol, rondaba los 300, estando casi cubierta la plantilla73. No obstante, el ambiente del pueblo se había vuelto irrespirable y los esquiroles apenas podían salir del barrio obrero, sin arriesgarse a recibir insultos o agresiones. Así, vivían el día a día en medio de una población hostil: “Sin otro afán que el de conseguir con nuestro esfuerzo el sustento de nuestras familias, hace algún tiempo ingresamos en calidad de obreros al servicio del establecimiento industrial ya indicado, previa formalización con la entidad propietaria del mismo, con los correspondientes contratos de trabajo. Debido seguramente al execrable delito de trabajar en lugar donde no nacimos, y por si no fuera bastante el dolor de habernos visto precisados al abandono de nuestros hogares, impulsados por la necesidad, palabra que para nuestra humilde clase supone privación de todo, hemos sido durante mucho tiempo víctimas resignadas de los insultos, vejaciones, amenazas y odios mal reprimidos de gran parte de los vecinos de Buñol, hasta el punto de ofrecer verdadero peligro nuestra vida e integridad personal, el simple hecho de pasear por las calles de la mentada villa o el de entrar en cualesquiera de sus establecimientos”74 . A finales de mayo de 1930, el presidente de la cementera hacía la siguiente valoración del conflicto, al que ya se daba por concluido: causó enormes pérdidas a la Compañía porque, la falta de producción y la imposibilidad de facturar, impidieron a la Valenciana cumplir sus compromisos; en consecuencia la empresa “tiene un retraso grande de disponibilidades, que tardará en normalizar...”75. Al mismo tiempo, para combatir al sindicalismo de clase, los patronos promovieron la creación de sindicatos católicos en consonancia con la doctrina social de la iglesia, siendo uno de sus frutos más duraderos el Economato de Cementos, restablecido en el año 1930 con una denominación muy significativa: «Fundación Patronal Obrera de Armonía Social»76. Dicha Fundación viene a ser un compendio de la doctrina social de la Iglesia y tenía precedentes, también establecidos por iniciativa patronal como reacción a la oleada de huelgas de los años 1920-2. Presidida por Alfredo Serratosa, declaraba ser una sociedad “benéfica y de protección”; presentó sus estatutos ante el gobierno civil el 24 de noviembre de 1931. Facundo Tomás incluye al Grupo Obrero El

69. Ibidem. 70. Ibidem. 71. Las Provincias, 19 de marzo de 1930. 72. El Pueblo, 20 de noviembre de 1930. 73. La Correspondencia de Valencia, 4 de abril de 1930. 74. Diario de Valencia, 20 de noviembre de 1930. 75. A.M.B. 11/D.D, sin foliar. 76. El Pueblo Obrero, 13 de marzo de 1920. La prensa católica contrapone la armonía de la concepción cristiana al principio marxista de la lucha de clases.

[ 104 ]


Número 9. Año 2010

Cemento entre las sociedades de socorros mutuos77. En la nota hecha pública en la prensa, difundiendo la interpretación de los trabajadores, se afirmaba: “Dichos esquiroles, con el auxilio de la guardia civil, humillaron y encarnecieron en infinidad de casos al pueblo de Buñol, y en Valencia mejor que en ningún sitio se conoce el historial hospitalario de este pueblo. El gobernador civil de esta provincia, fué el que más contribuyó a la humillación de este pueblo, propalando con sus notas, que no queríamos forasteros, y no dejando publicar en la Prensa nada en defensa de la dignidad de este pueblo, que ha sabido sufrir más que ningún otro los atropellos cometidos durante los siete años indignos de dictadura que tenemos”. El paro forzoso de decenas de obreros, la emigración forzada de otros, el alto nivel organizativo y capacidad de resistencia de las sociedades obreras, la llegada de cientos de personas forasteras (los esquiroles y sus familias) y la permanente presencia policial permiten hacernos una idea de la situación del pueblo en los meses que van de mayo a noviembre. Situación, sin duda, mitigada al coincidir con la época de la siega y recolección de las principales cosechas. Aun así, durante el mes de agosto “volvieron a asomar en la fábrica de cementos de Buñol, los conatos de huelga que fueron reprimidos”78. La prensa ultraconservadora trató, por todos los medios, de deslegitimar la huelga. El Diario de Valencia comentaba: “la huelga es un derecho natural cuando es justa, y es asimismo un derecho social cuando es conforme a la ley vigente que la ampara, asiste y condiciona (...). Pero hay huelgas, como las que últimamente se han declarado en distintos puntos de España, que no han sido sino armas manejadas descaradamente por los partidarios del barullo y de la revuelta, con vistas a sus fines revolucionarios. Está probado que el movimiento huelguístico tuvo como factor principal al comunismo ruso, y que de las cajas negras de propaganda de los soviets salieron los suficientes y aún superabundantes recursos pecuniarios para interesar en la algarada a esos elementos sindicalistas que de la efectividad de las huelgas han llegado a hacer un «modus vivendi», siempre en su provecho y conveniencia”79. Durante más de siete meses, con el pueblo tomado por la guardia civil, la sociedad obrera clausurada y con cerca de la mitad de la plantilla formada por esquiroles cualquier posibilidad de protesta obrera estaba abocada al fracaso. La censura en prensa, silenciando la resistencia de los huelguistas, contribuía a dar por acabada y perdida la huelga. Sin embargo, en el mes de noviembre la situación dio un vuelco inesperado. La convocatoria de huelga general en las principales ciudades españolas -declarada en Madrid en protesta por un accidente laboral de la calle Alonso Cano80- obligó a retirar los efectivos policiales de Buñol para desplazarlos a Valencia, en previsión de posibles altercados de orden público.

La ciudadanía de Buñol aprovechó la retirada de la guardia civil para ocupar la fábrica de cementos. Así, lo relató el diario ultra: “Las turbas se apoderan de la fábrica de Portland Raff. En las primeras horas de la mañana de ayer y aprovechando la ausencia de la guardia civil que había venido a Valencia, concentrada en previsión de la declaración de huelga general, se presentó en la importantísima fábrica de portland Raff de Buñol, un numerosísimo grupo de hombres y mujeres. Los hombres iban armados de hachas, escopetas y pistolas” 81 . No podemos resistirnos a transcribir la interpretación -cargada de sarcasmo- que de estos hechos dieron los ciudadanos de Buñol: “Este pueblo, que ha tolerado durante nueve meses los insultos y atropellos de esos esquiroles, y se ha recurrido en infinidad de ocasiones a las autoridades para que pusieran coto a estos abusos, y después de no ser atendidos por dichas autoridades, han tomado el consejo del señor Ridaura, presidente del consejo de administración de la Compañía Valenciana. Dicho señor, en presencia del señor Gobernador, ante una comisión de obreros, dijo que el pueblo de Buñol, con su actitud, había traído los esquiroles y que el pueblo de Buñol, con su actitud, había de tirarlos. Y al grito de «¡Fuera los esquiroles!», se lanzó en masa para expulsarlos, del pueblo, el día 17. El acto que el pueblo de Buñol ha dado no ha sido más que el resultado de las humillaciones que viene sufriendo desde que el señor Ridaura y Serratosa ostentan la dirección de esa compañía, pues han querido hacer de este pueblo una colonia”. Así, se iniciaba la tercera y última fase de la huelga que habría de ser ganada por los trabajadores y que habría de poner a prueba la solidaridad de la clase obrera, especialmente la de algunos pueblos vecinos, como Chiva, donde la empresa decidió reclutar nuevos esquiroles. Un destacado militante del obrerismo chivano publicó una carta abierta, donde reivindicaba la solidaridad de los obreros chivanos con los huelguistas. En dicho documento, se hacían la siguientes valoraciones: “me dirijo a todos los trabajadores chivanos, asociados o no, para hacerles las siguientes reflexiones: Antes de determinar el ir a ocupar puestos de compañeros vuestros que no están vacantes por su voluntad, sino como consecuencia de una lucha entre el capital y el trabajo, tened en cuenta que váis a ayudar con vuestra presencia a que la empresa consume totalmente el aniquilamiento moral y material de los trabajadores de Buñol. No debéis olvidar que este hecho tiene por fruto inmediato el odio entre semejantes pertenecientes a la misma clase y que en este caso degeneraría en una rivalidad peligrosísima entre los pueblos vecinos. Por referencias antiguas, sabemos las consecuencias de estas luchas de pueblo a pueblo, siempre peligrosas y a veces trágicas, cuando la misión del obrero es contraria, es decir, no

77. TOMÁS, Facundo, ibidem, pp. 155-6. 78. Almanaque de Las Provincias, agosto del año 1930. 79. Diario de Valencia, 2 de noviembre de 1930. 80. Diario de Valencia, 16 de noviembre de 1930. 81. Diario de Valencia, 18 de noviembre de 1930.

[ 105 ]


REVIST perjudicar a sabiendas a otro obrero y menos ayudar a un aniquilamiento colectivo”. En estos párrafos, se alude directamente a la lucha de clases, a la lucha entre el trabajo y el capital y se hace un llamamiento a la unidad y a la solidaridad de los trabajadores, incluso más allá del contexto local. Aspectos que, sin duda, estaban presentes en el sustrato ideológico de las diversas sociedades obreras y, concretamente en «La Unión» de Chiva. La carta prosigue en el mismo tono: “No seáis «esquirols» o rompehuelgas, porque ese papel sólamente está reservado a los inconscientes, a los ignorantes o a los incapaces de tener un átomo de nobleza. No déis ocasión a que en esta zona, de abolengo liberal, se pase por la vergüenza de que os acometáis los obreros como fieras para salvar los intereses de una empresa descendiendo a convertiros en asesinos o víctimas por seis pesetas de jornal, para perpetuar un régimen de privilegio como el presente. Lo precedente va dirigido a los obreros no asociados porque los otros ni qué decir tiene que por dignidad colectiva y por solidaridad, sería una ofensa el tenerles que hacer reflexión alguna”82. En estos párrafos, se alude a la larga historia de radicalismo liberal que sin duda entronca con el obrerismo, ya que ambos compartían una misma cultura política y, al menos en principio, los dirigentes republicanos desempeñaron un papel de primer orden en la organización y dirección de las sociedades obreras.

articulista parece obviar que el desencadenante de la acción fue la inopinada retirada de la guardia civil, que ocupaba el pueblo desde el inicio de la huelga. En las líneas siguientes, el reportero relata como el supuesto soviet pasó a reorganizar por su propia iniciativa el trabajo en la fábrica. En primer lugar, paralizó las máquinas y a viva fuerza obligó a salir a todos los obreros. A continuación, procedió a la selección de obreros: los primeros en ser admitidos fueron los obreros despedidos con ocasión de la última huelga, luego se dio preferencia a los sindicalistas del pueblo. Una vez hecha la selección, el supuesto soviet hizo funcionar la fábrica. La actuación de los obreros fue respaldada por el pueblo entero, “pues hasta el comercio cerró sus puertas y se unió a la manifestación, por ser dichos esquiroles un peligro para la dignidad de este pueblo”86. Mientras tanto, los esquiroles, es decir, los obreros forasteros que habían sido expulsados por los dirigentes obreros, fueron embarcados, bien en el tren bien en autobuses, hacia Chiva y Valencia. Al mismo tiempo, los camiones de la Compañía que se dirigían a Buñol no pudieron llegar a la fábrica porque los obreros les obligaron a que regresaran a Valencia. Dando cuenta de los mismos acontecimientos, El Pueblo tituló su gacetilla de una manera muy expresiva: “El final de una cuestión. Los obreros del pueblo hacen abandonar Buñol a los forasteros”. El articulista se hacía eco de la larga enemistad de los esquiroles y los huelguistas (“hace varios meses reinaba franca hostilidad entre los obreros hijos de Buñol y los forasteros que con motivo de las pasadas huelgas...”). Relata a continuación como el pueblo en masa se dirigió a las viviendas de los esquiroles, obligándoles a desalojarlas. La totalidad de los ciento veinticinco obreros forasteros abandonaron Buñol, junto con sus familias, excepto cuatro que, como representantes de sus compañeros, se quedaron con la finalidad de liquidar y solventar las cuentas pendientes con la Compañía87. Posteriormente, insiste en la intervención de la máxima autoridad municipal, que se valora positivamente. El alcalde hizo un gran esfuerzo para que el desalojo se hiciera de manera pacífica, como así fue, gracias exclusivamente a su ascendiente sobre la población, ya que contaba con escasos medios policiales. Aun así, la alarma no tardó en cundir, de forma que las autoridades gubernativas mandaron fuerzas policiales a la localidad, concretamente doce guardias civiles a las órdenes de un sargento, a todas luces, número insuficiente para reprimir a los trabajadores, pero suficiente para ser considerado una provocación. En efecto, ante la presencia de la fuerza pública, promovióse en el pueblo excitación y revuelo, congregándose la masa obrera en las Ventas. Al divisar a los manifestantes, los guardias,

4.3. La tercera fase del conflicto: del rebrote de la huelga al triunfo obrero En noviembre, el conflicto resurgió con fuerza. El Diario de Valencia, periódico ultraconservador y órgano del tradicionalismo, abrió su primera plana del 18 de noviembre de 1930 con el siguiente titular: “Volvemos a la trágica situación anterior al año 23. El soviet sindicalista se apodera de la fábrica de portland de Buñol. Un atraco y asesinato en las cercanías de Valencia. En Jalance es arrastrado el cobrador provincial de cédulas personales. La huelga general en Madrid, Barcelona y Málaga. Intento de asalto a la Telefónica de Barcelona”83. Después de estos alarmantes titulares84, analizaba los diferentes conflictos. El espacio reservado a la huelga de los obreros de la Compañía Valenciana de Cementos Raff llevaba este expresivo título: “Un ensayo de soviet en Buñol”. Según el diario ultra, y en confirmación de sus tesis conspiratoria, revolucionarios y sovietistas se habían dado cita en la localidad, de forma que entre la ciudadanía que ocupó la fábrica, “figuraban no pocos desconocidos de la gente del pueblo, que sin duda, habían llegado allí expresamente para participar y dirigir la hazaña”85. El

82. El Pueblo, 21 de noviembre de 1930. 83. Diario de Valencia, 18 de noviembre de 1930. 84. Como puede observarse, implícitamente no sólo se reconocía la legitimidad del golpe de estado primorriverista, sino que se estaba justificando un nuevo golpe militar. 85. Diario de Valencia, 18 de noviembre de 1930. 86. El Pueblo, 20 de noviembre de 1930. 87. El Pueblo, 18 de noviembre de 1930.

[ 106 ]


Número 9. Año 2010

seguramente muy asustados, hicieron varios disparos al aire, obligando a los grupos a disolverse, aunque su propia actuación demostraba su incapacidad para enfrentarse a la fuerza obrera. Precisamente, la irreflexiva actuación de la guardia civil disparó todavía más las alarmas, pues “las comunicaciones con Buñol quedaron anteayer tarde cortadas y no fue por actos de violencia, sino porque las descargas al aire que hizo la guardia civil para dispersar a los grupos en las Ventas, cortaron los hilos del telégrafo y del teléfono”. Reforzada con más números procedentes de Valencia, finalmente, la guardia civil se dirigió hacia la fábrica, desalojando a los obreros que la habían ocupado. Por el momento, la fábrica de cemento portland quedó cerrada88 y continuó completamente paralizada en los días siguientes, mientras los obreros del pueblo paseaban pacíficamente por las calles, según la crónica del Diario de Valencia. El gobernador, seriamente preocupado por la situación creada en Buñol y también por la efervescencia desarrollada entre los obreros agrícolas de Utiel, se reunió con el gerente de la empresa, señor Ridaura, para celebrar con él una conferencia sobre este asunto89. Según comunicó el propio gobernador a la prensa, “en la fábrica de cemento de Buñol había resurgido la cuestión mantenida por los obreros de allí, de que trabajen preferentemente los obreros que sean naturales de la localidad, y con este motivo ha habido algunos incidentes”90. Al día siguiente, según valoración del mismo periódico, “en Buñol, después de los incidentes ocurridos ayer, reina tranquilidad”91. En una carta pública publicada por los obreros expulsados -firmada por los 107- y escrita en Chiva, el 18 de Noviembre de 1930, se ofrecía la versión de los esquiroles. La expulsión de estos trabajadores comenzó con “una invasión tumultuaria” de sus viviendas, en el barrio obrero, de donde fueron sacados a la fuerza ellos y sus enseres. Según los esquiroles, los amotinados con armas, palos y demás objetos ofensivos, después de echarles de sus casas, los obligaron a abandonar del recinto de la fábrica y, por el último, el propio pueblo, “sin consideración alguna al estado de enfermedad en que se hallaban al ocurrir los hechos, algunas de nuestras mujeres e hijos”. Desalojados de Buñol, muchos esquiroles “sin hogares y sin medios de vida”, se instalaron en Chiva, quizás con la esperanza de retornar a Buñol. Los expulsados reclamaban justicia, ya que consideraban ilícita la actuación de los obreros de Buñol y creían lesionados sus derechos civiles pues fueron arrojados “de un trozo del territorio nacional, ejerciendo con ello un derecho intolerable y absurdo por el terrible delito de haber confiado en su hospitalidad acudiendo al mencionado pueblo en busca de trabajo, en busca de pan para nuestros hijos”. Una interpretación muy distinta se ofrecía desde

el campo de los huelguistas. En una carta al director, escrita por Jaime Hernández, se hacen públicos los puntos de vista de los trabajadores. En primer lugar, la protesta obrera que culminó con la ocupación de la fábrica fue la respuesta popular al engaño de la Valenciana de Cementos. La Compañía de Cementos Raf se había comprometido a prescindir progresivamente de los trabajadores forasteros, reemplazándolos por trabajadores de Buñol. Esta promesa determinó la decisión de poner fin a la huelga, de forma que su incumplimiento por parte empresarial dio pie a la reanudación de la huelga. La empresa no mostró ningún indicio que manifestara su determinación de cumplir sus promesas, por el contrario, todavía admitió más esquiroles, “a los que se les hizo objeto de todas distinciones”. La guerra sucia de la Valenciana contra los obreros huelguistas desencadenó los acontecimientos que acabaron con la ocupación de la fábrica, donde, en ningún caso, hubo “violencia, amenaza ni coacción de ninguna clase”. Además, esta respuesta popular fue espontánea, protagonizada por “honrados obreros de este pueblo, hijos muchos de ellos de padres que en la fábrica de cementos perdieron su vida, y hermanos los más de excelentes muchachos que en esta fábrica dejaron su salud para convertirse en candidatos a la tuberculosis”92. Se niega la motivación política y, aun admitiendo el protagonismo de los comunistas, se niega que aquello tuviera nada que ver con los soviets o presentase alguna connotación revolucionaria, tratándose meramente de un conflicto laboral. Los obreros de Buñol no pretendieron amedrentar a los forasteros sino hacerles ver su instrumentalización por parte de la empresa, que los había contratado con la única finalidad de romper la huelga. Por lo tanto, se limitarían a invitarles a que se marchasen, “dejando un trabajo que habían conseguido custodiados por la fuerza y contra los sanos preceptos que informan la legislación obrera”. Se denuncia la connivencia de los esquiroles con la empresa, pues eran sabedores de la legitimidad de la huelga y de las reivindicaciones obreras, reconocidas por el Comité Paritario que las propuso. En todo caso, sabían muy bien el papel que cumplían, pues ya llegaron al pueblo custodiados por la guardia civil. La descalificación no se extiende a unos “compañeros obreros que aquí hubiesen venido en busca del jornal sino a unos esquirols”. Aun así, los obreros de Buñol supieron ponerse en su lugar y por ello “se les invitó a alojarles en sus domicilios y pagarles el viaje de vuelta a sus hogares y una semana de jornal, como se hizo con algunos buenos compañeros que vinieron engañados por la compañía y al enterarse de la verdad, antes que traicionar a la clase obrera, a sus hermanos, se ausentaron del pueblo”. Los huelguistas, conscientes de la legitimidad de sus exigencias, jamás recurrieron a las armas, no sólo se negaron a utilizar escopetas u otras armas, ni aun palos

88. Diario de Valencia, 18 de noviembre de 1930. 89. Diario de Valencia, 18 de noviembre de 1930. 90. Diario de Valencia, 18 de noviembre de 1930. 91. Diario de Valencia, 19 de noviembre de 1930. 92. El Pueblo, 23 de noviembre de 1930. Esta cita y siguientes.

[ 107 ]


REVIST llevaban, hechos constatables, “como podrán atestiguar las autoridades de este pueblo”. Por el contrario, algunos esquiroles si llegaron a disparan sobre la multitud, concretamente, “una mujer vecina de Chiva, esposa de un esquirol, disparó desde la ventana de su domicilio la pistola contra honradas mujeres de este pueblo”. Según denuncia de los huelguistas, la Valenciana de Cementos lejos de reprobar su actitud, le hizo objeto de “toda clase de atenciones”. El resto de la carta viene a ser una denuncia del expolio llevado a cabo por la compañía de cementos, en Buñol. En primer lugar, se denuncia el pago casi testimonial por la explotación de las canteras municipales. En segundo lugar, la extracción de gravas y arenas, sin pagar arbitrio ni tasa alguna. En tercer lugar, se pone de relieve como las actividades de la Valenciana habían implicado la esquilmación de las tierras próximas a la factoría, de las cuales no se podía obtener cosecha alguna, sin que la empresa hubiere indemnizado a los perjudicados. En cuarto lugar, se sacaban a la luz otros abusos, pues la explotación de la cantera había implicado atravesar propiedades particulares, utilizar pasos y azagadores sin pagar, tampoco en estos casos, subsidio alguno. Por último, se advierte el temor a las consecuencias de las acusaciones de rechazo hacia los forasteros, totalmente falaces pues, “por el contrario, por miles se cuentan anualmente las personas que nos visitan y constituyen ya hace años la colonia veraniega como las colonias escolares”. Temen que repercutan en la llegada de veraneantes y turistas, todavía muy cuantiosos. La carta finaliza con una denuncia del avasallamiento que la Valenciana de Cementos trataba de imponer sobre la localidad, actitud intolerable para un pueblo “eminentemente liberal y progresivo, y por tanto, aunque se lo propongan, no podrá convertirlo al feudalismo la Compañía de cementos si ese es, como así parece, su propósito”. La movilización obrera se disolvió con la marcha de los esquiroles. Según los huelguistas, “Una vez dada la conformidad de los esquiroles de marcharse en cuanto cobrasen lo que tenían ganado, el pueblo se retiró tranquilamente hasta la hora de tren, que acudió a presenciar la marcha”93. Ahora bien, la tensión continuó, pues de nuevo intervino la guardia civil. Según los huelguistas, esta actuación fue injustificada, pues “el pueblo se retiró con la mayor cordura, cada uno a su casa, lo cual aprovechó la guardia civil para, en presencia de un grupo de muchachos y mujeres, dar una carga y hacer algunos disparos que por fortuna no hubo desgracias que lamentar. Pues como se dice

anteriormente se procedió con la mayor cordura posible en estos casos”94. Naturalmente, las cosas no podían quedar así. Aunque la huelga fue ganada por los trabajadores, sus dirigentes no podían quedar indemnes. Sin duda, la dirección empresarial quería depurar responsabilidades. Se había producido un allanamiento de la propiedad privada, una ocupación ilegal de la fábrica, despidos y contratos al margen de la voluntad empresarial, etc. y todo ello haciendo uso de la fuerza. Un día más tarde, la prensa ultraconservadora afirmaba: “Ha quedado nombrado un juez instructor de los sucesos ocurridos en este pueblo en la fábrica de cemento, para que depure las causas de los mismos y exigir las debidas responsabilidades”95. Al mismo tiempo, se excluyó de la fábrica a los dirigentes obreros, que no sólo no volvieron a trabajar en la Valenciana, sino que se les negó trabajo en todas las empresas de la población. En consecuencia, debieron abandonar Buñol para poder sobrevivir. Sólo cuando se inició la guerra y la fábrica pasó a ser gestionada por los trabajadores, los dirigentes sindicalistas y comunistas volvieron a ocupar sus puestos en la plantilla de la Valenciana96. Huelgas como la descrita, muy generalizadas en el ocaso de la dictadura primorriverista, explican la llamada patronal a la intervención de la autoridad, para hacer frente al movimiento sindical. El Diario de Valencia dio cuenta de algunos actos de protesta patronal, como el que transcribimos a continuación: “La Federación Industrial y Mercantil de Valencia pide la asistencia de la autoridad contra los desmanes del sindicalismo (...).Los comisionados entregaron al presidente una nota diciendo que el movimiento sindicalista, suspenso durante algunos años, trata de retoñar con nueva pujanza, esforzándose el Sindicato Único en implantar su imperio entre los elementos obreros, de forma violenta. A tal desafuero llega en sus coacciones, que está ya generalizada la amenaza a domicilio, y hasta se ha dado el caso de entrar en una fábrica y agredir a los trabajaban, obligándoles así a secundar el paro que el Sindicato había, arbitraria e ilegalmente acordado”97. El diario conservador volvió a insistir en el tema: “Es la táctica sindicalista: mantener la efervescencia en sectores diferentes de las organizaciones obreras”98. Todo ello ocurría cinco meses antes de que el decrépito régimen de la Restauración se viera obligado a convocar unas elecciones municipales que acarrearían su definitiva defenestración y la proclamación de la Segunda República española, el día 14 de abril de 1931.

93. El Pueblo, 20 de noviembre de 1930. 94. Ibidem. 95. Diario de Valencia, 20 de noviembre de 1930. 96. MASMANO, ibidem, p. 26. 97. Diario de Valencia, 21 de noviembre de 1930. 98. Diario de Valencia, 4 de diciembre de 1930.

[ 108 ]


Número 9. Año 2010

Apéndice documental

falsedades que para conseguir su desprestigio parece que se han propuesto todos aquéllos a quienes sin duda molesta el que sea Buñol el s sitio predilecto de la colonia valenciana que tanto nos honra. Empezaré por afirmar, y desde luego, no alguno de los 107 que se dicen firmantes de la instancia, sino la persona que con poco valor se escuda tras la cifra de 107 para dar la batalla, y que es el autor de dicha instancia: ninguno a ello les invito, podrá probar el que se ejerciese violencia, amenaza ni coacción de ninguna clase, como tampoco el que en forma descortés se hiciese salir a mujeres y niños, ni que estuviese alguna de más; emplazo al anónimo autor de la referida instancia para que con firma de facultativo pruebe la enfermedad que en su escrito plagado de inexactitudes sostiene. Para deshacer toda esa aureola que tiende al desprestigio de Buñol, aderezando el fantástico relato con datos más propios de película que de retrato fiel, me bastará tan sólo cuatro renglones. El lunes pasado, no los Soviets, como con no muy humanitaria intención y en letras grandes afirma el “Diario de Valencia”, sino los honrados obreros de este pueblo, hijos muchos de ellos de padres que en la fábrica de cementos perdieron su vida, y hermanos los más de excelentes muchachos que en esta fábrica dejaron su salud para convertirse en candidatos a la tuberculosis que en la flor de su vida les llevó al sepulcro, el lunes, repito, la mayoría de los obreros del noble y hospitalario pueblo (aunque “La Nación” y “El Diario” opinen lo contrario, razón de más para que lo sea) se dirigió a la fábrica de cemento, invitando a que se ausentasen de ella, no a compañeros obreros que aquí hubiesen venido en busca del jornal necesario, para el pan de sus hijos, que aquí los de este pueblo de la boca se lo hubiesen quitado para darlo al hijo del compañero necesitado... no; fueron a invitar el que se marchasen a unos esquirols que sabiendo que el obrero de Buñol estaba en lícita huelga demandando unas bases justas y aprobadas por el Comité Paritario que las propuso, vinieron a este pueblo reclutados de otras provincias por la compañía y custodiados por la guardia civil a privar del jornal a los hijos de este pueblo que, a pesar de ser tan reprobable el hecho que cometían, todavía se les invitó a alojarles en sus domicilios y pagarles el viaje de vuelta a sus hogares y una semana de jornal, como se hizo con algunos buenos compañeros que vinieron engañados por la compañía y al enterarse de la verdad, antes que traicionar a la clase obrera, a sus hermanos, se ausentaron del pueblo. Pero la invitación para que se marchasen se hizo sin armas ni palos ni escopetas que han surgido de la portentosa fantasía de “Diario de Valencia” y de “La Nación”, y prueba de mi aserto es el dicho de las mismas autoridades de este pueblo que desde luego, si se las requiere, no dirán lo contrario. Lo que callan ambos periódicos es el motivo del por qué subieron los obreros a invitar a que se marchasen los esquirols, y es lo que yo voy a decirles para que de una

Documento 1 “Los obreros expulsados de Buñol protestan ante el gobernador. (...) A la citada hora del lunes fuimos sorprendidos con una invasión tumultuaria de nuestras viviendas, siendo arrojados de las mismas sin respeto alguno para la edad, sexo o estado de sus ocupantes. Puestos en la calle la totalidad de nuestros enseres y amenazados nosotros con armas, palos y demás objetos ofensivos, se nos obligó al abandono inmediato no sólo del recinto de la fábrica, sino que también del mismo pueblo, sin consideración alguna al estado de enfermedad en que se hallaban al ocurrir los hechos, algunas de nuestras mujeres e hijos, Interminable sería la relación de actos bochornosos y humillantes de que fuimos víctimas, sin perjuicio del peligro directo que para nuestra vida ofrecía la actitud de los salteadores, pues no les cabe otro nombre, y así, pues, condensaremos lo ocurrido diciendo que fueron rebasados todos nuestros desagradables pronósticos, hijos de los crueles males que constantemente se nos vaticinaban, hasta el punto de que difícilmente pueblo alguno habrá sido tratado por su invasor con más dureza y saña con que lo fuimos nosotros por individuos de nuestra propia nación. En el momento actual nos hallamos sin hogares y sin medios de vida, tanto nosotros como nuestras familias, acogidas al amparo y caridad del pueblos y autoridades de la hospitalaria villa de Chiva, a la que eternamente estaremos reconocidos. Gracias a ellos nuestras esposas e hijos no viven a la intemperie, como consecuencia del obligado éxodo a que arbitrariamente hemos sido condenados por los habitantes de Buñol, por el terrible delito de haber confiado en su hospitalidad acudiendo al mencionado pueblo en busca de trabajo, en busca de pan para nuestros hijos. Por el hecho de no ser nacidos en Buñol se nos quiere condenar a un no vivir; juzgue V.E. la razón y justicia que asiste a los que tan vilmente nos arrojaron de un trozo del territorio nacional, ejerciendo con ello un derecho intolerable y absurdo”99. Documento 2 “En defensa de Buñol. La verdad ante todo. Sin otro título que el de muy amante de mi pueblo, me creo en el caso de salir hoy a su defensa, ya que tan injustamente se le ataca y tantas falsedades se vierten lo mismo en la reseña que publicó el martes el “Diario de Valencia” como la información que da “La Nación” y la instancia que hoy publica “Las Provincias” dirigida al excelentísimo señor Gobernador civil por 107 firmantes nada menos, número que ha podido abreviar el autor de dicha instancia, al que por lo visto, nacido del inmenso cariño que a Buñol debe de profesar, pretende apelando a falsedades, formar una aureola de desprestigios alrededor de Buñol, que necesariamente ha de evitar toda persona imparcial y amante de su pueblo ante las injusticias y

99. Diario de Valencia, 20 de noviembre de 1930.

[ 109 ]


REVIST vez se enteren y no propalen conceptos en abierta oposición con la realidad de los hechos. La Compañía de Cementos Raf, que por infinidad de años que viviese nunca podría pagar lo que este pueblo ha hecho, prometió, y así se terminó la huelga, el que poco a poco iría prescindiendo del personal reclutado, y a pesar del tiempo transcurrido ni los iba eliminando ni había vestigios de ello, sino todo lo contrario: aún se admitieron más esquirols, a los que se les hizo objeto de todas distinciones. Y como los obreros de este pueblo están ya bastante percatados de las informalidades que para con ellos tuvo siempre la Compañía, decidieron el que nada más apropiado que el lunes subir a invitarles a que se marchasen, dejando un trabajo que habían conseguido custodiados por la fuerza y contra los sanos preceptos que informan la legislación obrera, sin que por nadie pueda afirmarse y a ello les emplazo a que se diera golpe ni amenaza de ninguna clase; en cambio los periódicos que tanto por lo visto odian a Buñol, callan el que una mujer vecina de Chiva, esposa de un esquirol, disparó desde la ventana de su domicilio la pistola contra honradas mujeres de este pueblo, y a pesar de ser a la luz del día, ni nada le ocurrió ni tan siquiera fué amonestada, mereciendo toda clase de atenciones de la Compañía Raff. Y como me he propuesto salir a la defensa de Buñol al decir la verdad con pruebas para que no se me tilde de apasionado, también diré que esos dos periódicos deben de ignorar que la compañía de cementos que trajo esquirols

y que tan mal, al parecer, aunque sin afirmarlo, habla de los obreros de Buñol, no dice que ella misma tiene por una mezquina cantidad anual explotando por veinte años las canteras del pueblo que tantísimo le producen en el negocio; sin duda tampoco ha dicho que extrae gravas y arenas de este suelo sin pagar arbitrio ni tasa alguna; tampoco ha dicho que infinidad de hanegadas de propiedades limítrofes a la fábrica, en extensión de varios kilometros, están esquilmadas las tierras y sin producir cosechas, sin que por ello se abone perjuicios a los propietarios, como tampoco ha dicho que cruza propiedades, utiliza pasos y azagadores sin pagar subsidio alguno y todo con el beneplácito y cariño de Buñol, del que ahora, por lo visto, tanto se preocupan e interesan de ver de desprestigiar, pero que no podrán conseguirlo por ser falso cuanto de él se dice sin fundamento y, por el contrario, por miles se cuentan anualmente las personas que nos visitan y constituyen ya hace años la colonia veraniega como las colonias escolares; éstos podrán decir y tienen la palabra, cómo se conducen y cuál es la hospitalidad de este hermoso pueblo, que lo único que sí es, y con ello se honra, eminentemente liberal y progresivo, y por tanto, aunque se lo propongan, no podrá convertirlo al feudalismo la Compañía de cementos si ese es, como así parece, su propósito. Es todo cuanto para que la verdad triunfe y se abra paso tiene que manifestar su atento s.s. Jaime Hernández”100.

100. El Pueblo, 23 de noviembre de 1930.

[ 110 ]


Número 9. Año 2010

MANUEL PASTOR I MADALENA Lic. Historia Medieval

y las flamantes rúbricas del notario de València que validaba el desigual pacto.

Este año de crisis y dificultades de 2010 se cumplen 750 años desde la firma del primer documento poblacional de Siete Aguas, una localidad de nuestra comarca vinculada históricamente al viejo Condado de Buñol desde aquellos lejanos años del siglo XIII. Nos proponemos realizar un breve repaso al texto, planteando algunas precisiones y correcciones en torno a su proceso de producción y transmisión que ha llamado nuestra atención. Al tomarlo en consideración resulta inevitable recordar el estudio que en su día realizó Blasco Carrascosa1. Precisamente la investigación de Blasco, que utilizó una copia de la Carta Puebla inserta en un documento del siglo XVII, le obligó a abordar una cuestión interesante relacionada con la datación del importante texto medieval de Siete Aguas. La casualidad nos ha tentado a retomar el esclarecimiento de tal problemática y será uno de los aspectos que luego trataremos y sobre el que intentaremos aportar un poco de luz. Por otra parte, la Carta Puebla medieval de Siete Aguas apareció recientemente editada en el magnífico catálogo que publicó Enric Guinot hace una par de décadas en el que recogía la totalidad de los documentos que podríamos considerar susceptibles de ser clasificados con esa denominación, Cartas Puebla o Cartas de Poblamiento, correspondientes al periodo medieval y referido al territorio del viejo reino valenciano. El texto allí transcrito se corresponde con la copia contenida en los Registros de la Cancillería Real que se conservan en el Arxiu de la Corona d’Aragó (ACA. Barcelona). La copia es de 1318 y fue incorporada al archivo al producirse la toma de posesión en tales fechas como titular de la baronía de Buñol por el infante Alfons, conde de Urgell e hijo del monarca reinante Jaime II. Más adelante confrontaremos ambas versiones, y otras que conocemos, del viejo pergamino desaparecido que recogió las torpes firmas de sus protagonistas -señores y vasallos-

Los señores de Siete Aguas Como es bien conocido, la villa de Siete Aguas ha formado parte siempre del señorío de Buñol y por tanto el titular de la baronía lo era lógicamente de todos los lugares, villas y alquerías que formaban dicho señorío o baronía. En 1260, sin embargo, en los tiempos de nuestro documento, el señorío permanecía como patrimonio del propio Rey Jaime I. El castrum de Bunyol había sido primeramente entregado al caballero aragonés Rodrigo de Lizana durante el sitio a la ciudad Valencia en 1238. EL botín asignado al guerrero se completaba con otros distritos vecinos: los castra de Montroi y Macastre y otras donaciones2. Los territorios y lugares de Buñol, en el que hay que entender incluidas todas las alquerías y villas, fue transmitido por Rodrigo de Lizana muy pronto a la orden militar del Hospital volviendo luego a manos del monarca en un proceso poco explicado y falto de documentación. En el conjunto debemos entender también que se incluye a Siete Aguas aunque de momento dicha localidad no aparece documentada hasta aquel año de 1260. El caso es que Jaime I entregó en una fecha que desconocemos pero que presumimos cercana a la que incluye la firma del documento poblacional de tal año a Dª Berenguela Ferrandis/Fernández3 y al hijo que el rey tuvo con ella llamado Pedro Fernández el conjunto de la baronia de Buñol, es decir “la hoya” geográfica con los actuales términos de Yátova, Macastre y Alborache y también la villa de Siete Aguas. Pedro Fernández/Pere Ferrandis4 lo transmitió a su hijo de igual nombre hacia finales de siglo y éste lo revendió al nuevo monarca Jaime II, nieto del conquistador, que lo

1. BLASCO CARRASCOSA, Juan Angel. Siete Aguas :1260-1978 Carta Puebla . Siete Aguas. 1978 2. En la documentación de la época, el término castrum (pl.: castra) designa a un territorio de extensión variable en el que diversos lugares, alquerías o poblaciones aparecen encuadrados y defendidos por una fortaleza (castrum=castillo) más o menos central a todas ellas. 3. Fernández es la transcripción actual del cognomen Ferrandeç/Ferrandis/Ferdinandi y otras formas escriturarias dependiendo de la lengua usada en los textos, castellano, aragonés, catalán o latín. De igual modo podemos encontrar Berenguela/Berenguera en el caso de la madre o Pero/Pere en el del hijo, infante real. 4. Vid. Nota anterior. El Infante fue años más tarde, señor de Híjar y es conocido en la historiografía como Pedro Fernández de Híjar o Pere Ferrandis d’Íxer. Tuvo un hijo de igual nombre con el que a menudo ha sido confundido por algunos autores y que le sucedió en la baronía.

[ 111 ]


REVIST provenientes de los reinos ocupantes, es decir de Cataluña y de Aragón. Por el contrario, el resto del señorío mantuvo la población autóctona y la documentación apenas deja entrever la presencia de unos pocos funcionarios o militares representantes del poder cristiano colonizador. Es significativo que, a pesar de algunas tradiciones poco documentadas no hayamos encontrado, para el caso de Siete Aguas, evidencias sobre una población autóctona preexistente. Ni el más mínimo rastro de población musulmana anterior ni posterior a la invasión catalano-aragonesa7. Este silencio nos obliga a considerar únicamente dos hipótesis explicativas: o la población autóctona fue exterminada o expulsada o estamos ante una posible fundación colonial. Ambas son difíciles de corroborar8. En todo caso el tenor del texto demuestra también la existencia de elementos constructivos preexistentes que impiden hacer coincidir la llegada del contingente colonizador que encabezaba Miguel Pérez con una hipotética fundación. Por un lado se menciona la existencia de una torre que reserva para sí la señora exceptuándola de la donación genérica “excepta tamen turre quam ad opus nostri retinemus”9. De igual modo se especifica la entrega al personaje que parece dirigir al colectivo de ocupantes, Miquel Peris /Miguel Pérez de Portaguerra 10 , de un “palatium” del que se señalan los lindes referidos como casas, acequias y puertas de la villa, elementos todos ellos, al parecer preexistentes. Estos indicios nos obligan a considerar que si Siete Aguas es una fundación colonial ésta se habría dado con cierta anterioridad a la datación de la Carta, es decir antes del año 1260 y que ahora estuviera produciéndose un refuerzo o ampliación de la ocupación colonial fundacional. El documento nos permite además corroborar no sólo que estamos ante uno de los lugares que forman parte de la baronía de Buñol como certifica la frase “villam nostram nomine Septem Aquis, sitam in termino de Bunyol” sino que además nos advierte de que el conjunto castral, el término de Buñol, pertenecía a dicha señora y a su hijo. De tal transmisión no nos es posible hasta el momento aportar el testimonio documental pero podemos deducir que se trató de una donación del propio monarca Jaime I que había firmado todavía como señor de Buñol el documento poblacional de 1254. Entre este año y el de la carta de Siete Aguas el rey entregó pues Buñol y todo el distrito a su amada

adquirió para dotar a su hijo segundogénito, el infante Alfons que tomó posesión con motivo de su boda con Teresa de Entença, señora de Chiva y otro muchos lugares y baronías y heredera del condado de Urgell5. Unos pocos años más tarde, en 1318, el infante real ratifica y manda copiar en sus archivos la Carta Puebla de Siete Aguas y el resto de documentos concernientes a la Baronía de Buñol (la cartas de Buñol, de Macastre y de Yátova entre otros documentos) con ocasión de la toma efectiva de posesión tras el matrimonio con Teresa y haber alcanzado la mayoría de edad. Los Condes de Urgell mantuvieron el señorío durante todo el siglo XIV hasta que fueron desposeídos como consecuencia de la rebelión del conde Jaime (II) de Urgell al resultar derrotada su candidatura en el Compromiso de Caspe. En el cónclave celebrado en Caspe en 1412 para dilucidar el pretendiente que debía ocupar el trono vacante del rey Martí, resultó elegido un príncipe castellano, Fernando de Trastámara. El nuevo rey tuvo que someter y encarcelar al conde rebelde que no acató la elección y se incautó de su patrimonio y por supuesto de la baronía de Buñol, que como siempre incluye a Siete Aguas. Fernando I entregó Buñol y la baronía a uno de sus hombres de armas pero pocos años después, Alfons el Magnànim recompra el señorío y lo entrega a Berenguer hijo del Batle Real (administrador del patrimonio del monarca en el Reino de València) Joan Mercader. Los Mercader, una familia de larga tradición como juristas y muy próximos a la monarquía, obtuvieron a principios del siglo XVII el título de Condes de Buñol y, como tales, fueron señores de la baronía, ahora Condado, hasta el final de los señoríos, bien entrado ya el siglo XIX6. La Carta de Siete Aguas El documento poblacional fue otorgado conjuntamente por Dª Berenguera Ferrandis y su hijo, e hijo del rey, Pere Ferrandis. Los destinatarios son 30 colonos identificados como futuros pobladores que aparecen dirigidos y encabezados por un tal Miguel Pérez/Miquel Peris de Portaguerra y que aparecen todos ellos relacionados en el escatocolo del documento. Una de las primeras observaciones que cabe realizar es la singularidad del modelo poblacional comparado con el conjunto de la baronía de Buñol. En efecto, en contraste con el resto de la baronía, la villa de Siete Aguas es objeto de una verdadera colonización a partir de aventureros

5. El viejo condado catalán de Urgell ansiado por la corona quedaba así vinculado a la familia real. 6. Varios magníficos trabajos de Federico Verdet explican y detallan los aspectos fundamentales del proceso de disolución del condado, rompiendo el vínculo feudal, tras numerosos pleitos interpuestos por los habitantes de las distintas localidades. En esa larga lucha, similar a la que mantuvieron las poblaciones de Chiva (con Godella/Godelleta incluida) y Cheste ante sus señores feudales puede fundamentarse la solidez y extensión del liberalismo en la comarca a lo largo del siglo XIX. Vid. nuestra introducción al libro del mismo Federico Verdet (2000) La Baronía de Chiva. Rialla. València. Sobre los procesos de incorporación a la corona podéis consultar, además de la anterior, las obras de Federico: FV (2001) El Condado de Buñol. Rialla. València; FV (2009) Historia de Macastre; AAVV (2002) Cheste y su historia. Cheste. y diversos artículos suyos publicados en la Revista de Estudios Comarcales que edita el Instituto de Estudios Comarcales de la Hoya de Buñol-Chiva. 7. La tradición local pretende la existencia de un topónimo árabe e incluso romano sin documentar. 8. Curiosamente, hace unos años, tuve ocasión de realizar unos trabajos sobre la toponimia del término de Siete Aguas sin poder identificar rastros de arabismos reconocibles en el corpus onomástico estudiado. 9. “Exceptuada, no obstante, la torre que para nuestro servicio/provecho retenemos”. 10. No podemos precisar la procedencia ni el posible topónimo Portaguerra por lo que la traducción es complicada. El nomen en el documento aparece en latín “Michael Petri”. Curiosamente en el escatocolo el personaje recibe otro apelativo patronímico ya que es nombrado como “Michael Menaguerra” sin que podamos deducir el presumible error de transcripción y elegir entre Menaguerra o Portaguerra.

[ 112 ]


Número 9. Año 2010

¿Estamos ante un error de transcripción?. Al describir la historia del documento y consignar las ediciones anteriores Guinot apunta a la existencia de una copia hecha en 1301 realizada sobre el pergamino original estando ambos documentos perdidos. Dicha información debía proceder de una parte no transcrita del documento lo que nos animó a releer el original del registro del ACA. A la vista del documento original de 1318 comprobamos que efectivamente en la prte introductoria del mismo, que no fue incluida en la transcripción hecha por Guinot, explica que la Carta que se inscribe a continuación ha sido copiada de otra anterior. Revisando el historial del documento que propone Guinot deducimos que interpreta ese texto introductorio en el sentido de que se trata de una copia hecha sobre otra realizada en 1301 ante el notario de València Arnau de Jaca que a su vez lo copió del primitivo pergamino original. El nombre del notario resultaba algo sospechoso porque con ese nombre actuaba un notario en la València de las primeras décadas tras la ocupación de 1238 distante de ese año de 1301. Por nuestra parte al comprobar el tenor literal del texto, editado por Guinot aunque parcialmente, comprobamos que en la introducción del documento se alude al hecho de que se ha utilizado como modelo un documento del citado notario en una fecha que, sin embargo, no puede leerse con claridad. La transcripción exacta sería esta: “Mº CCº [...] primo”. No creemos posible que en el vacío del papel –que representamos con los corchetes […]- hubiese una tercera “C” para indicar la tercera centena como dedujo Guinot. En realidad, a pesar de que el papel presenta un pequeño roto pensamos que no falta nada. Más exactamente, podemos asegurar que el hueco evidencia simplemente un error, un olvido mejor, del copista al no reproducir el componente de las decenas del año de la datación y que debería ser “LX” como veremos. Nuestra curiosidad por dirimir la definitiva historia del documento nos animó a considerar una nueva copia de la Carta de Población de Siete Aguas que localizamos en el Archivo de la Nobleza, en Toledo15. Se trata de una nueva confirmación del documento poblacional realizada por el infante Jaume, hijo del anterior señor de Buñol y la Hoya (incluyendo, lógicamente Siete Aguas) el mencionado Alfons, ambos Condes de Urgell. Dicha confirmación fue realizada en Diciembre de 1332. El nuevo copista vuelve a confundirnos al incluir la siguiente datación en el texto que había confirmado Alfons en 1318: “decimo kalendas septembris anno domini Millessimo Ducentessimo sexagessimo primo” (!¡) lo que nos lleva al 23 de Agosto, ahora de 1261.

Berenguera Ferrandis y al hijo de ambos Pere Ferrandis quienes ahora, como señores de dichos territorios, expiden nuestro documento para regular la llegada y la instalación o refuerzo de la colonia cristiana. La procedencia del contingente es complicada de precisar aunque algunos antropónimos son claramente catalanes -Sancta Línea, Pere Cathalanum/Catalá, Arnau Cathalan, Pere Vidal, Pere i Martí Lloret, Guillem i Pere Çaturre/Satorre, Romeu i Bertran de Oriol, Climent de Arcanyan, Doménec Venrell…. mientras otros resultan más dudosos. Respecto a las condiciones en que se produce el establecimiento del grupo ocupante observamos que se entregan casas, huertos y campos libres de cargas, es decir en condiciones de franquicia. La señoría, no obstante se reserva el dominio (dominium = la jurisdicción) y la fidelidad. Se especifica, en todo caso, la reserva de las causas civiles y criminales, el derecho a exigir deberes militares (exercitus et cavalcatas) o su redención económica y la percepción de tributos (peytas sive questias). Los pobladores tendrán que pagar también por los monopolios señoriales -horno y molino- en la cantidad y condiciones que sean costumbre en la ciudad de València. Al compromiso de regirse de acuerdo únicamente con los Furs de València se añade la delimitación territorial enmarcada entre Buñol, Chiva, Sot y Requena. Cierra el documento el intercambio de compromisos de protección y defensa por parte de la señoría y de obediencia y fidelidad por parte del encargado del proceso de ocupación y la datación: Hecho en València el 17 de noviembre de 1260. El texto original latino inserto en el Reg. 382, es decir la copia incluida por el infante Alfons en 1318 dice “ Quod est actum Valencie XVº kalendas decembris anno Domini Mº ducentessimo sexagessimo”11. Corrobora el notario de València Guillem de Jaca. La datación crónica de la Carta Puebla de Siete Aguas. Al estudiar el documento, Blasco Carrascosa en su obra “Carta Puebla de Siete Aguas” (1978) planteó dudas acerca de la datación del mismo que habían transcrito Salva y Sainz de Baranda a mediados del siglo XIX12. Para Blasco la datación correcta era “XV kalendas septembris” en lugar de ”XV kalendas decembris” es decir que teníamos que retrotraer la firma al 18 de Agosto del mismo año de 1260. La propuesta se fundamentaba en una copia por él utilizada proveniente del Archivo del Reino de València realizada en 165413. Como antes vimos Guinot leyó también “XV kalendas decembris” en la copia del registro de la cancillería de 1318 que consigna la confirmación del infante Alfons14.

11. Seguimos la trasncripción ofrecida por el prof. Guinot en su monumental obra : Les cartes de poblament medievals valencianes” (Generalitat Valenciana. València. 1991). Doc. Nº 120, pág. 284-287. 12. SALVÁ, M., y SÁINZ DE BARANDA, P.: Colección de documentos inéditos para la historia de España, t. XVIII, Real Academia de la Historia (RAH) 1851, pp. 97-101. El mismo error se podría atribuir a la Colección de Fueros y Cartas Pueblas de España de la misma RAH. Vid BLASCO CARRASCOSA, op. cit. nota nº 2. 13. BLASCO CARRASCOSA…. op. cit. Vid. su nota nº 1 que remite al ARV, Manaments i Empares. T.2, núm. 1259 del índice. Año 1654 Libro primero, mano 3, folio 18. 14. Arxiu de la Corona d’Aragó, Reial Cancelleria , reg. nº 382, f. 44r-46v. Barcelona. 15. Archivo Histórico Nacional (AHN), Nobleza, Fernán Núñez, legajo 1/44, nº 4. Toledo.

[ 113 ]


REVIST Finalmente una nueva copia (referida en el estudio de Guinot) ahora del ARV16, aclara definitivamente que el documento proviene de una copia realizada en 1261, y no en 1301, directamente del pergamino original sellado por el Infante Pere Ferrandis (I). Sobre tal copia tuvo lugar la confirmación del Infant Alfons en 1318 y después la de su hijo Jaume en 1332. “....Infans Alfonsus....viso quodam translato publico instrumento tenoris qui sequitur: Decimo kalendas septembris Anno Domini Mº CCº LXº primo, Hoc est translatum...”. Coincide plenamente con la copia del AHN que antes mencionamos. A modo de conclusión podemos afirmar con rotundidad que el copista de la confirmación del Infant Alfons de 1318 que recoge el registro del ACA había olvidado

grafiar las decenas como sospechábamos más arriba y que han de ser lógicamente “LX”. De manera que la carta original fue hecha en “XV kalendas decembris” de 1260 firmada por los señores y el encargado de la colonización sobre un pergamino perdido ante el notario Guillem de Jaca y el notario Arnau de Jaca la copió en “X kalendas septembris” de 1261 en otro pergamino también perdido y a partir de ahí el resto de copias y confirmaciones. Curiosamente ese notario, Arnau de Jaca, es el mismo que suscribe el acuerdo de Pere Ferrandis con el Obispo y el Capítulo de la sede valenciana para resolver el conflicto del “delme” en el año 1260, circunstancia que refuerza nuestra propuesta ya que, en caso contrario, le tendríamos que atribuir una longevidad extraordinaria actuando en una fecha tan lejana, en 130117.

16. Archivo del Reino de València (ARV), Cancilleria, reg. 614, f. 134.València. 17. En un artículo sobre el notariado valenciano en el siglo XIII, Virginia M. Cuñat fija un arco temporal de actuación de Arnau de Jaca entre 1239 y 1281mientras que para Guillem de Jaca establece un periodo entre 1245 al 1295. CUÑAT CISCAR, Virginia Mª, Para un catálogo de “signum tabellionis” de la Corona de Aragón: algunos notarios de las ciudades de València y Alzira del siglo XIII. Anales de la Universidad de Alicante. Historia medieval, ISSN 0212-2480, Nº 4-5, 1986, pags. 343-358. El compromiso de Pere Ferrandis con el cabildo y el obispo está copiado en el perg. nº 2370 del Liber Instrumentorum del Arxiu Capitular de la Seu de València (València)y cuya datación es: València, 6 de Octubre de 1260.

[ 114 ]


Número 9. Año 2010

FRANCISCO BLAY GARCÍA Arqueólogo

Este artículo está basado en la conferencia dictada a invitación de la Asociación Española de Amigos de los Castillos en el Palacio de Colomina, en Valencia, el día 18 de diciembre de 2009. Vamos a relatar la historia del señorío de Buñol de forma muy resumida, puesto que ha sido estudiada y publicada en diversas ocasiones, y no es el objetivo de esta conferencia. Nos detendremos sólo en aquellos aspectos clave y que vienen al caso de nuestra tesis. El castillo de Buñol y su distrito se incorporan a la corona aragonesa hacia 1238, como se deduce de la donación del señorío a Rodrigo de Liçana. Desconocemos las circunstancias en que se produjo, pues no hay referencia a una toma por la fuerza y parece más probable un pacto de rendición en el contexto de la lucha por la ciudad de Valencia y su territorio de influencia. Por las referencias del Llibre dels Feyts y a partir de las últimas campañas de excavación arqueológica, sabemos que existe un castillo de época islámica en el mismo emplazamiento, poco más. Las escasas estructuras que se han podido reconocer de este hisn apuntan a una distribución muy distinta, con una puerta situada hacia el teórico emplazamiento del poblado, al contrario que la distribución actual que pone el énfasis en el control de la comunicación hacia el campo. Las fuentes cristianas permiten relacionar los castillos de Buñol y Macastre sólo a partir de la donación conjunta de ambos a Rodrigo de Liçana, que inaugura la entrada del territorio en el período feudal. Esto no implica ninguna relación previa entre ambos distritos castrales diferente de la proximidad geográfica, sino más bien denota que existen como entidades independientes. Pero lo cierto es que desde el siglo XIV Buñol aparece como centro de referencia de un conjunto de pequeños núcleos de población, algunos en el origen de las poblaciones modernas de la comarca de la Hoya y otros despoblados desde 1609 o todavía antes. La documentación histórica que se conoce a partir de este momento se refiere en exclusiva a las transmisiones del señorío y otros datos administrativos o fiscales y, como es habitual en estas fuentes, no aportan ningún dato sobre el edificio o el territorio. De forma muy sintética, están bien establecidos los siguientes cambios de propiedad: En 1241 pasa a la orden de San Juan del Hospital, si

Las torres vistas a ras del alto de San Pedro. Junto al cuarte de la Guardia Civil.

bien en la carta de población de 1254 Jaime I aparece de nuevo como señor. En 1260 el señorío pertenece a la familia Fernandez / Ferrandis, línea bastarda de Don Jaime, hasta 1304, en que vuelve a propiedad de Jaime II, que lo adquiere para su hijo, futuro rey Alfonso IV de Aragón. El señorío quedará vinculado a la casa de Ugel desde el matrimonio de Alfonso con Teresa de Entença, heredera del condado en 1314, entre cuyo linaje permanecerá hasta la entronización de Fernando I y la resolución del conflicto sucesorio de la corona de Aragón en el denominado compromiso de Caspe, en 1413. En 1425 el feudo pasa por compra a Berenguer Mercader, entre cuyos herederos se mantendría, primero como baronía y desde 1604 como condado, hasta la extinción del señorío, en 1836. Los castillos feudales son una representación física y material del poder señorial, la historia del señorío se entreteje con la del castillo en la documentación, hasta hacerlos difícilmente distinguibles. Es así porque poseen un valor simbólico que no puede pasar desapercibido y que se materializa, por ejemplo, en la realización entre sus muros de diversas ceremonias que podrían realizarse en cualquier otro lugar del territorio señorial, como es el caso de la toma de posesión o acatamiento, con sus muy diversas variantes, la imposición del escudo de armas sobre las puertas o torres más visibles o la señalización de la presencia del señor en el feudo mediante el izado de la enseña en la torre mayor, que aunque parezca un reclamo turístico es un fenómeno bien documentado.

[ 115 ]


REVIST

Bestorres del primer recinto defensivo.

propio territorio o de la misión que se le asigna, de las posibilidades de socorro y complementariedad del sistema en que se integra,... y también, muy a menudo, de los condicionantes derivados de la continuidad de un emplazamiento proveniente de otros tiempos y que no se quiere desechar por diversos factores, casi siempre porque es más barato reformar que construir de nueva planta, porque los lugares con buenas cualidades defensivas naturales no abundan y porque es obligado destruir los emplazamientos militares que no se pueden ocupar. Durante los siglos XIII y XIV la posición geográfica confiere al castillo de Buñol un valor estratégico más o menos perdurable por su potencial control –más teórico que efectivo, todo hay que decirlo –, sobre las comunicaciones entre la llanura de la huerta de Valencia y las tierras meseteñas. Sin embargo ya durante la guerra de Sucesión Buñol no juega ningún papel destacable en el plano militar y el castillo es ocupado por los borbónicos sólo dos días después de Requena, el 4 de mayo de 1707. Podemos precisar más el punto de decadencia del valor militar del castillo. Puesto que en el período convulso que se desarrolla a raíz de la muerte de Martín I sin sucesión (1410), y tras la entronización de Fernando I de Antequera, la plaza trata de mantener fidelidad a su señor natural, Jaume de Urgel. Pero en la práctica, un pequeño ejército formado por 50 soldados de a pie, 20 jinetes y 4 bombardas, son suficientes para rendir la plaza en unos 3 días en julio de 1413, a pesar que los defensores habían tenido tiempo más que suficiente para aprestarse a la defensa, puesto que en realidad Jaume de Urgel había levantado en armas sus feudos casi tres años antes pretendiendo ejercer como rey, por lo que sus castillos debían hallarse pertrechados y dispuestos, con la orden clara de resistir1.

Simplificando mucho la cuestión, esto se debe a que el fundamento de la institución de la nobleza tiene un carácter marcadamente militar, son los conmilitones, los compañeros de armas del rey, quienes ejercen de forma delegada el monopolio de las armas y se encargan, entre otras cosas, del control efectivo del territorio. En determinados períodos y circunstancias, ese valor simbólico de representación deviene casi la única razón de ser del edificio, que se convierte en un palacio más o menos ornado y no más defendible que una casa solariega. Pero no debemos olvidar que los castillos, por definición, en su origen y en todas las épocas, son ante todo instalaciones permanentes para el control militar del territorio. Son instalaciones construidas, mantenidas y actualizadas de forma regular para el desempeño de funciones estratégicas y tácticas concretas, a veces muy bien definidas y fáciles de reconocer, otras no tan evidentes vistas desde nuestra perspectiva actual. Así pues, es imposible una aproximación cabal al estudio de un castillo concreto sin entenderlo como una máquina de guerra, es decir, sin comprender el contexto tecnológico militar en el que se concibió y en el que evolucionó hasta su estado actual. Gran parte de las preguntas que se plantean al acercarse a la investigación arqueológica de un castillo tienen respuesta en la comprensión de la evolución de la ciencia militar, de las tácticas ofensivas practicadas en cada momento, de la tecnología armamentística disponible y su capacidad destructiva, el alcance efectivo de las armas, las formas en que se utilizan o sus limitaciones de despliegue. El castillo en cuanto edificio militar es, por lo tanto, el resultado más o menos afortunado de la dialéctica entre tecnología de ataque y medios de defensa, con un infinito grado de variabilidad proveniente de la conjunción de la capacidad financiera del titular de la fortaleza, del valor del

1. Estellés Zanón, Emilio; Palmer Navarro, Roberto (1996). Sobre la toma del Castillo de Buñol. 1. ed. 08/1996: Ateneo de Buñol.

[ 116 ]


Número 9. Año 2010

La escasa capacidad práctica que la fortaleza presenta para el control del paso de las Cabrillas y en definitiva de los caminos entre Valencia y la meseta castellana, lo evidencia que en 1808 y en 1811 el centro efectivo de las operaciones militares se desplaza al propio paso del Portillo y el castillo no tiene más papel que el de servir de acuartelamiento de tropas. Algo parecido ocurrirá durante las guerras carlistas, cuando la plaza de nuevo sea ocupada con fines militares durante diversos períodos. De estos usos habidos en el siglo XIX quedan, además de la huella del saqueo de los espacios señoriales recogido por los cronistas de la época, algunos trabajos que corresponden a un intento de actualización de la fortaleza. Sobre todo, es visible el recrecido en varios metros de todo el parapeto norte, el más expuesto al campo. Se ciegan las almenas y disponen aspilleras, dispositivos mejor adaptados a la guerra de peones armados con fusiles. También se disponen pequeñas baterías en la torre mayor y en la albarrana, y poco más. Estas actualizaciones indican, por una parte, que el conjunto no había sido adaptado progresivamente, hasta el punto que mantenía la configuración defensiva al menos desde los tiempos de las guerras con Castilla y, por otra parte, que los aproches más peligrosos, por la muralla norte, estaban ocupados por construcciones civiles que se opta por mantener, construyendo una línea de aspilleras alta, por encima de los tejados, en vez de despejar el campo y crear una zona descubierta por delante del foso. La opción elegida, tan imprudente, puede entenderse si admitimos que la plaza se considera indefendible ante un ataque serio. Desde mediados del siglo XIX y con el trasfondo del proceso de reversión del señorío a la corona, el castillo es objeto de diversos proyectos de aprovechamiento que finalmente no cuajan, quedando al final a disposición del municipio, que organiza la construcción de viviendas en el interior. El más interesante, porque se conoce abundante documentación, entre la que destaca un poco frecuente plano que recoge con gran precisión de detalles el estado del edificio a mediados del siglo, es el Proyecto de transformación de la Casa Castillo de Buñol en establecimiento municipal de Beneficencia que tampoco llegó a materializarse. Esta ocupación civil se produce al principio de forma regular y ordenada, pero en algunos años, probablemente por simple presión demográfica debida a la inmigración, la situación se desboca y queda ocupado y superpoblado cualquier rincón del recinto, hasta extremos insalubres y peligrosos. Desde los años 1960 y a razón de un proyecto por década, se han sucedido diversas intervenciones en el recinto. Las iniciales tendentes, sobre todo, a revertir la situación de precariedad de las viviendas, mediante compra o expropiación, para después rehabilitar las zonas despejadas de las murallas con mejor o peor fortuna. En el último decenio, ya casi deshabitado, continúa el proceso de adquisición y derribo de las viviendas y la progresiva restauración, de la que resulta, en conjunto, una paulatina repristinación del edificio a la época feudal.

La torreta, preparada para instalar artillería en el siglo XIX.

Programa defensivo Nada podemos decir del husn islámico, del que sólo en la última campaña de excavaciones se ha podido obtener alguna noticia arqueológica. Sólo dos detalles importantes: al contrario que feudal, el acceso principal parece situado en la parte baja, donde debería estar el núcleo urbano. Además parece tener una extensión similar sobre la misma cresta rocosa, por lo que tendría los mismos problemas y requerimientos defensivos. A partir de una fotografía de principios del siglo XX conocemos de la existencia de una torre en el paraje denominado huerto del castillo, ahora desaparecida. Hay razones para pensar que esta torre podría haber estado en servicio ya en época islámica y habría funcionado como almenara para vigilar el campo en la plataforma superior y hostigar a un posible atacante. No sabemos que se aprovecha del recinto islámico. Al parecer, el lienzo este del recinto principal, aunque regruesándolo desde dentro más de una vez y media, también posiblemente el núcleo de la torre mayor por debajo del forro de sillares y quizá la torre almenara del Huerto del Castillo. Lo demás es obra nueva y se va a mantener sin apenas cambios ni actualizaciones importantes hasta el siglo XIX, desmoches aparte. El castillo feudal, de sobrio estilo gótico, edificado mediante la combinación de lienzos de hormigón encofrado y elementos de piedra labrada local, ocupa una plataforma, en gran parte artificial, que corona una cresta rocosa entre dos barrancos.

[ 117 ]


REVIST nentemente o como reducto temporal en este espacio amurallado. Habría funcionado entonces un esquema semejante al del castillo de Peracense (Sierra de Albarracín, Teruel), con el que el de Buñol guarda semejanzas formales a veces llamativas. Sin embargo, las excavaciones arqueológicas no aportaron ningún elemento que avalara esta hipótesis y el contexto histórico muy bien documentado que justifica la disposición de aquel, no tiene ningún elemento paralelo ni comparable en la situación del señorío de Buñol durante la época de construcción del castillo. Esta llamativa disposición de doble recinto y con bestorres se entiende mejor si tenemos en cuenta que toda la defensa del primer recinto está concebida para ser dominada desde la torre maestra, lo que reforzaría en mucho el efecto de la compartimentación. Como ya hemos dicho, entre el primero y el segundo recinto se abre otro foso que, según algunos indicios –una pequeña polea de madera empotrada en una colisa sobre el arco– se salvaba mediante un puente mixto: lo que parece indicar que el tramo final del tablero podía levantarse para impedir el paso simplemente tirando de una cuerda. Dispositivos similares y mejor conservados existen en parecidas circunstancias de defensa compartimentada, sin ir más lejos en Torres Torres, en Sagunto o en Peñíscola, este de 1707, se mantienen en uso hasta fecha muy reciente y no está claro que este sistema fuera de época feudal, toda vez que la documentación prueba que los puentes se construyen en el siglo XVI. El recinto principal del castillo en época feudal alberga las dependencias señoriales. Es en realidad un recinto que puede defenderse de forma autónoma, dispone de aljibe y almacenes, capilla, residencia e incluso huerto, rodeado de las murallas más altas y gruesas. La defensa activa de este recinto estaba confiada a una torre albarrana que controlaba el vértice de la cresta y el acceso a la villa (?), una torre de flanqueo desaparecida hacia 1920 y la gran torre de sillería. Existe la costumbre de denominar del homenaje a esta torre, sin embargo, en realidad es todo este segundo recinto el que actúa como último reducto autónomo y bien aprovisionado, en el que la torre destaca por dos razones: porque es desproporcionadamente alta, para poder observar el campo más allá de la loma de levante y batir de forma efectiva la plaza y las defensas del primer recinto, pero además también porque el derribo de la planta noble y la cubierta de la casa palacio, por un lado, y el derrumbe de la muralla por el opuesto, la hacen destacar mucho más de lo prudente. Esta torre es el elemento más interesante y complejo del sistema defensivo de Buñol: el cuerpo inferior parece macizo, ahora al menos lo está, y carece de cualquier abertura, el acceso se hace desde la azotea del palacio, a una cámara con una ventana abierta al primer recinto. La plaza de armas está escalonada. El adarve dispone de merlones con ranguas para

Restos de manteletes y cadahalso en la torre Mayor en una fotografía de principios del siglo XX.

A ambos lados, poderosas paredes verticales de toba calcárea proporcionan una excelente defensa natural que confluyen en el extremo SO, donde una torre albarrana2. completa la defensa de los dos flancos. La pared oriental es más alta e impracticable, hasta el punto que las defensas no presentan aquí ningún elemento de flanqueo lateral ni vertical y, al menos en el programa original, apenas presentan aberturas. La pared occidental, bajo la que se asentaría el núcleo de población, es más irregular y de menos altura, lo que se compensó con escarpas artificiales y una serie de entre cuatro y seis torres que permiten el flanqueo lateral. En época feudal no hay más aberturas en este lienzo que algunas aspilleras en altura. La parte correspondiente al recinto principal no se ha conservado, debido a diversos hundimientos de los que tenemos noticias al menos en 1910. La estrategia principal del programa defensivo consiste en la compartimentación del recinto: un primer foso, amplio y excavado en la roca de lado a lado de la cresta, defiende el lienzo norte por la vía más lógica y accesible, mientras que este primer recinto está separado del recinto principal mediante otro foso. El primer foso lo flanquean dos torres que dominan ambos extremos y permiten tirar sobre el puente, al tiempo que una discreta ladronera y rastrillo u otro dispositivo similar protegen la puerta. Aunque el actual puente no es el original, tampoco se aprecian indicios de que hubiera alguno de tipo móvil. Lo más curioso es que esta cortina está formada por tres auténticas bestorres, abiertas a la plaza interior, que serían indefendibles una vez superada la puerta por el asaltante. Durante nuestras primeras intervenciones manejamos la idea de que este doble recinto podría deberse a la presencia de un núcleo de vecinos, cristianos viejos, asentados perma-

2. Para la terminología técnica utilizamos como referencia, entre otros, el libro de Luis de Mora-Figueroa (2006). Glosario de arquitectura defensiva medieval. Ministerio de Defensa. Centro de Publicaciones. 3ª ed. 01/2006.

[ 118 ]


Número 9. Año 2010

adecuada para emplazar un fonebol3. A partir del relato de las circunstancias previas a la toma de Cullera, podemos deducir que se considera un padastro viable el situado al menos a la misma cota que el objetivo a batir y a una distancia de entre 130 y 230 metros4.

manteletes, pero lo más interesante es la disposición de huecos próximos a las esquinas que perecen corresponder al sistema de soporte de un matacán de madera o quizá de todo un cuerpo de cubierta, tan frecuente en otras torres del mismo ámbito castellológico –Gilet, por evidente, pero también Aledua, Montroy o la misma de Torres Torres– y tan necesario, como veremos, en el caso de Buñol. En el siglo XIX se instaló en este punto una pequeña batería reforzando los parapetos, pero la plaza de armas parece muy limitada para asentar un sistema de artillería neurobalística, un manganell o fonebol, y la disposición escalonada no mejora la falta de espacio, por lo que la defensa habría estado limitada, como en todo el recinto, a armas de mano, sobre todo ballestas o arcabuces.

Si consideramos la menor de estas distancias, la puerta norte puede ser batida desde los altos donde ahora se asienta el barrio de Gila y desde otros puntos elevados. Desde el norte sería más difícil alcanzar el recinto principal y hasta aquí funciona bien el sistema de alejar los aproches. Pero desde las alturas orientales, en el punto en que ahora se sitúa el cuartel de la Guardia Civil, se domina cualquier punto del castillo casi con cualquier dispositivo artillero de tiro parabólico, probablemente ya con un fonebol o manganell, el dispositivo artillero de asedio utilizado desde las campañas de Jaime I hasta bien entrada la época de la artillería pirobalística y desde luego muy frecuente todavía en las campañas castellanas de mediados del XIV.

Los problemas El primer foso sólo puede ser batido con eficacia desde el flanco izquierdo –la derecha del atacante, lo que es positivo porque el escudo se sostiene con más frecuencia con el brazo izquierdo–, pero el flanqueo de las torres derecha y de la puerta son insuficientes, casi inexistentes. Además, no existen indicios de manteletes o de matacanes, por lo que tampoco parece posible un flanqueo vertical eficaz. El segundo foso sólo se puede hostigar desde la torre, que necesitaría de un muy potente dispositivo vertical para batirlo, y en este caso si que se conservan restos indicativos de un cadahalso, que ya hemos descrito. Pero los problemas defensivos de este castillo son de carácter más radical: A corta escala, el castillo parece coronar una cresta inaccesible y sería razonablemente fuerte para detener un ataque de los denominados de lanza y escudo, aunque la defensa del lienzo norte necesitaría de un buen número de peones para ser eficaz. Sin embargo, con una perspectiva sólo ligeramente más amplia, vemos que en realidad todo el aparato sólo domina una hoya profunda y en gran parte escarpada e intransitable –el barranco de las Ventas– y la pequeña platea en que se asienta la población, entre la cresta y el río Buñol. El resultado es que el castillo está rodeado de lo que en la terminología del siglo XV se denominan padastros. El cerro situado al norte y noroeste ya debía ser una preocupación en el programa original: con la muralla más grande y compleja situada de ese lado, y aun todo el primer recinto y la almenara, parece destinado a distanciar al máximo los aproches del recinto principal y dificultar un posible campo enemigo. Con todo este sistema y como el cerro se eleva progresivamente, se consigue que las mejores posiciones de ataque se sitúen a unos 80 metros de distancia de la muralla norte. En la Crónica del rey Jaime I se describe de forma indirecta la que en el siglo XIII se considera una posición

El uso bélico de la pólvora se cita por primera vez en 1344, durante el sitio de Algeciras, y se difunde rápidamente por los ejércitos europeos, y con la artillería de pólvora aumenta pronto el alcance, aunque disminuyan el calibre y peso de la munición, lo que unido a que se trata de una tecnología todavía en fase de experimentación hace que conviva con otros sistemas más tradicionales durante mucho tiempo.

Conclusión El castillo de Buñol es un buen ejemplo de arquitectura defensiva gótica, uno de los mejores de la comunidad valenciana, al menos en lo que toca a su magnífica conservación. El contraste con las dos fortalezas vecinas de Macastre y Chiva no puede ser más llamativo en ese sentido. Incluso Requena presenta un estado lamentable en comparación. Nuestra tesis es que todos estos edificios están arrasados porque se mantienen en servicio y sufren sucesivos ataques y actualizaciones hasta más allá de las guerras Carlistas, principalmente porque se mantienen útiles como aparatos bélicos. El objetivo de esta conferencia ha sido poner de manifiesto cuanto de este estado de conservación y estado prístino de la fortaleza de Buñol se debe, precisamente, a la prematura obsolescencia de su sistema defensivo, derivada sobre todo de la incorrecta elección del emplazamiento, poco acorde con los requerimientos de la misión que tradicionalmente se le asignaba, y de difícil adaptación tecnológica. Buenas noches y muchas gracias.

3. Libre dels Feyts. Capitol XLV y XLVI del Libro de La Conquista del Reino de Valencia. 4. Esta diferencia de 100 metros procede del desacuerdo entre los investigadores locales sobre el emplazamiento concreto de la posición real, entre la más lógica y próxima, y el emplazamiento arqueológico del lugar “e quam fom a aquell lloch on solia haver dues torres, que es sobre lo castell…” cuyo emplazamiento concreto podría corresponder a la referencia más alejada, en una aventura en la que por cierto participa el propio Rodrigo de Liçana.

[ 119 ]


Número 9. Año 2010

Revista Nº1. Dic. 1996

Revista Nº2. Dic. 1997

Revista Nº3. Dic. 1998

Revista Nº4. Dic. 1999

Revista Nº5. Dic. 2001

Revista Nº6. Dic. 2003

Revista Nº7. Sep. 2005

Revista Nº8. Dic. 2006

[ 123 ]


REVIST

DE ESTUDIOS COMARCALES

HERMOSILLA PLA, Jorge: El aprovechamiento de los recursos hídricos en la Hoya de Buñol-Chiva. Colección de Estudios Comarcales, nº1. Buñol, 1996

VERDET GÓMEZ, Federico: La Industria Papelera de la Hoya de Buñol Colección de Estudios Comarcales, nº5. Buñol, 2003

LAGUNA LUMBRERAS, Emilio: Vegetación y Flora de la Umbría del Fresnal (Sierra de Malacara, Hoya de Buñol-Chiva). Colección de Estudios Comarcales, nº2. Buñol, 1997

CASTILLO, José Vicente: Política y Elecciones en el Distrito de Chiva (1891-1914) Colección de Estudios Comarcales, nº3. Buñol, 1999

AGULLÓ DÍAZ, Mª del Carmen y VIDAL GRANCHA, Sonia: Memoria y desmemoria de la Escuela Republicana. Buñol y la Hoya 1931-1939 Colección de Estudios Comarcales, nº6. Buñol, 2008

[ 124 ]

ROMÁN, Mercedes y MARTÍN, Javier: Ecos y Voces del Pasado (en torno a las hablas de la Hoya de Buñol-Chiva). Colección de Estudios Comarcales, nº4. Buñol, 2001


Profile for Jaime Lopez A

Revista nº 9 I.E.C  

Revista Instituto de Estudios Comarcales

Revista nº 9 I.E.C  

Revista Instituto de Estudios Comarcales

Advertisement