Issuu on Google+

ADECUACIÓN RESPUESTAS A LAS ACTIVIDADES Texto 20: "Población" Este texto, perteneciente seguramente a un manual divulgativo o a un libro de de texto, carece de contexto espacial y temporal precisos por la ausencia presencia de deícticos que nos remitan al "aquí" y al "ahora" de la enunciación. Ello se entiende por la voluntad del emisor de explicar saberes de demografía de carácter universal y aplicables a cualquier momento y lugar. Ni siquiera las formas verbales de presente (hay,son,.....), de carácter atemporal, sirven como marcas del momento de la enunciación. El autor real del texto es desconocido, pero como emisor modelo, por el conocimiento de una autoridad o experto en demografía como Bondenheimer, podría ser un demógrafo, de nivel cultural medio-alto, que tiene la intención comunicativa de explicar tres tipos de población tomando la franja de edad de sus componentes, Sin embargo, su autor no se muestra como un experto, sino como un divulgador de conocimientos de esta materia, un transmisor de saberes sobre demografía, por las razones expuestas en el apartado anterior de la tipología referidas al género textual. [En el caso de que en la pregunta 1b). se hubiera preguntado “Esquema de la estructura del Texto” ] Sin embargo, su autor no se muestra como un experto, sino como un divulgador de conocimientos de esta materia, un transmisor de saberes sobre demografía por las siguientes razones: por un lado, el emisor cita al experto de quien toma algunos de los conceptos que va a explicar; por otro, en su afán de claridad y de orden expositivo, remite la explicación de cada tipo de población a la gráfica para su rápida visualización; y, por último, señala el tema y el esquema en la parte inferior. El emisor no está presente lingüísticamente en el texto como locutor a través de la 1ª persona, y por ello, emplea la 3º persona, distanciándose respecto de lo que transmite, debido al tipo de texto, expositivo, y el género textual, un artículo divulgativo, y su finalidad. El emisor, desde ese papel social de divulgador, escribe este texto expositivo con la intención comunicativa de explicar tres tipos de población tomando la franja de edad tres grupos de edad y las variables que se producen en ellas. para ello adopta un tono neutro, propio de este tipi de textos den los que l actitud del emsior es de objetividad por su finalidad comunicativa. El emisor no está presente lingüísticamente en el texto a través de la 1ª persona, y por ello, apenas se implica, distanciándose respecto de lo que transmite. Por el tipo de texto, expositivo, y el género textual, un artículo divulgativo, domina la actitud objetiva del emisor y el predominio de la función representativa. Así, encontramos el empleo de la tercera persona, de la modalidad oracional enunciativa, casi única, aunque aparece alguna oración impersonal y pasiva refleja (“en una población hay tres grupos principales... la tasa de crecimiento...se estabiliza”) con el deseo de diluir la presencia del sujeto. Junto a estos rasgos, otros propios de esa modalidad discursiva y de esa actitud son la presencia dominante modo verbal indicativo y el deseo de precisar los objetos mediante adjetivos especificativos o complementos preposicionales del nombre (“prerreproductivo,..; la representación gráfica de esta población estabilizada,..; tasa de crecimiento, tasa de natalidad,...”).

1


A pesar de lo dicho en el apartado de Tipología, se observan escasos rasgos que modalizan el discurso, de función apelativa, por medio de los adjetivos y adverbios valorativos de aprobación “son de un gran valor” o “drásticamente”; y la perífrasis de posibilidad “pueden ser” y el uso del condicional “aumentarían” que señalan hipótesis de probabilidad. Teniendo el género, el ámbito de uso y el papel adoptado por el emisor, este se dirige a un destinatario modelo colectivo amplio, no especializado en la materia, puesto que el emisor busca la claridad explicativa por medio de varias estrategias de divulgación: el contenido del texto es sencillo y remite continuamente a las figuras para visualizar y ayudar a clarificar e ilustrar los tres tipos de población. Por ello, no es un texto que exija conocimientos previos del destinatario, ni que este deba realizar presuposiciones de ningún tipo. El autor no se dirige directamente al alocutario mediante la deixis personal, sino que busca distanciamiento, empleado en todo momento la 3ª persona, lo que supone ausencia de fórmulas de tratamiento directo a los destinatarios, dados el género y la relación académica establecida entre emisor y destinatario. El registro lingüístico utilizado por el autor, que no se acompaña de reformulaciones como era de esperar, hace que quede algo limitado el número potencial de lectores. A pesar del género, se trata de un registro formalizado, con presencia de elaborados sintagmas nominales (“en una población en rápido crecimiento”, “la representación gráfica de esta población estabilizada”); cierto uso de cultismos (visualizar, categoría, estabilizada...), tecnicismos (exponencial, tasa de natalidad, postreproductivo...) y sustantivos abstractos (crecimiento, propuestas, valor, estado...), dado el carácter conceptual del texto, pero que se pueden comprender por las explicaciones y las gráficas de población, por su carácter divulgativo. Como es habitual en los textos de carácter expositivo, junto al código verbal aparece una gráfica con la función arriba señalada [se trata de una estrategia de divulgación de la explicación de los tres tipos de población en función de tres franjas de edad].

2


Texto 37: "Obesidad" –Elena Ramón Marín ADECUACIÓN Esta carta al director, publicada en "Magazin", el 27 de enero de 2002, aunque el contexto espacial quede difuminado, presenta un contexto temporal más o menos preciso, por la presencia de deícticos temporales que identifican el momento de la enunciación: la proforma adverbial "ahora" repetida dos veces y las formas verbales de presente (leo, lucha, aguanta,...) se refieren a un momento actual de la emisora y de su hermana. Desde ese dramático presente se refiere a hechos pasados, momentos expresado por la locución adverbial temporales (hace tres años) y el pretérito indefinido (pidió, dieron). Por último, también se refiere al futuro (se rendirá, engordar), con un tono pesimista, si su hermana no es atendida cuanto antes. La autora real del texto es Elena Ramón Barín, que como emisora modelo se presenta como familiar (“mi hermana”) de la persona aquejada de una enfermedad de obesidad. [Desde esa posición, la emisora denuncia en este texto narrativodescriptivo-argumentativo la falta de atención sanitaria ante ese caso de grave enfermedad, y en su opinión la situación de la enferma es tan desesperada que para ello la autora mantiene a lo largo del escrito un tono de indignación y desesperación, llegando incluso hasta la ironía cercana al absurdo cuando se refiere al mal trato sanitario que se le ha dispensado o a la posible solución para que sea atendida]. Este papel social adoptado hace que esté presente lingüísticamente como locutora a través de la primera persona en pronombres, determinantes y verbos (“me queda, mi hermana, leo”) al inicio del texto. Sin embargo, predomina la tercera persona en referencia a su hermana en la secuencia narrativa que da cuenta de la trayectoria de la enferma en los últimos tres años. La emisora, desde ese papel social de hermana, escribe este texto narrativodescriptivo-argumentativo con la intención comunicativa de denunciar la falta de atención sanitaria ante ese caso de grave enfermedad. En su opinión la situación de la enferma es tan desesperada que para ello la autora mantiene a lo largo del escrito un tono de indignación y desesperación, llegando incluso hasta la ironía cercana al absurdo cuando se refiere al mal trato sanitario que se le ha dispensado o a la posible solución para que sea atendida. La autora, dada su intencionalidad, se implica en el contenido del texto modalizando su discurso con la función expresiva en el deseo de trasmitir las sensaciones que le causan la situación de su hermana comparándola con la de otra enferma que ha sido operada ("me queda un regusto amargo"). Pero predomina la función apelativa por medio de adjetivos, adverbios y expresiones valorativas de aprecio/alabanza de la actitud de su hermana frente a la enfermedad (muy vital, muy trabajadora, “aguanta como una jabata”) y de reprobación y de alarma respecto a su estado actual por no haber sido tratada con anterioridad (lleva tres años intentado, aún, peligro de infarto”) o mediante los signos de puntuación, las comillas, ("solo", "lo normal") y la anáfora ("aún no tenía...como ahora"). En este mismo sentido, se expresan las ideas de posibilidad y de certeza, connotadas negativamente, con perífrasis verbales con el uso del futuro y del condicional (“no puede permitirse”, “se rendirá, se deprimirá”) y la petición de que sea atendida mediante una pregunta ("¿No sería más barato para todos atenderla ahora"?). Por último, con un tono desesperación, también modaliza su discurso empleando una oración dubitativa por la forma (“Quizá si se rompe una pierna...), pero que acerca a un deseo, que su hermana sea tratada cuanto antes.

3


La emisora da paso a la polifonía en la líneas 4-6 en estilo indirecto introduciendo un enunciador indeterminado por el empleo de una oración impersonal, cuya función es ofrecer el dato objetivo sobre la larga lista de espera para que un paciente sea operado de obesidad, en oposición al tiempo que lleva su hermana, tres años, para mostrar su contrariedad ya que su hermana ha superado se tiempo de espera. El destinatario modelo, por el interés del tema, por el género y el ámbito de uso, podría ser cualquier lector de la revista Magazine, caracterizado por tanto por su amplitud, heterogeneidad, y sensibilizado con un problema de salud personal y pública. Sin embargo se podría observar un segundo destinatario, las autoridades sanitarias, a las que se denuncia y critica por esa falta de atención a su hermana. La emisora para dirigirse al destinatario alocutario no emplea la deixis personal de éste, sino que se distancia empleando la 3ª persona en la narración y denuncia d elos hechos. Sin embargo, en la última oración trata de implicar al destinatario un tanto difuso en la solución del caso denunciado mediante el sintagma “para todos”. Por otro lado, para comprender el texto no se precisan conocimientos previos por la narración del caso de su hermana por parte de la emisora en la parte central del texto. El registro utilizado es estándar por lo que no restringe el tipo de destinatario. Así, la sintaxis oracional no es muy elaborada, con predominio de oraciones simples y la subordinación de escasa complejidad. Además, no se puede hablar de selección léxica salvo en algún tecnicismo médico (apnea), y sí de varias expresiones coloquiales (sobre Mari, se mete un atracón, dormía a trompicones o aguanta como una jabata), debido al género y la intencionalidad de la emisora. La presencia de una fotografía en el primer texto en el lado superior derecho parece representar una enferma de obesidad postrada en cama, tal vez la hermana de la emisora, con la función connotativa de representar la realidad denunciada. En la parte inferior se observa otro emisor, la propia revista, presente lingüísticamente con la primera persona del plural exclusivo del receptor (“nos”), con su intención de animar a los lectores de esta sección a enviar sus cartas de opinión. Para lograr ese propósito, este segundo emisor se implica modalizando su discurso mediante expresiones de deseo (“quiere agradecer”), función expresiva. También recurre a la tipografía y a la fotografía de una pluma de una prestigiosa marca como recurso persuasivo, función apelativa, en la invitación a participar en la sección de la revista. Los emisores de la revista, aunque no a través de deícticos, se refieren a los destinatarios mediante las palabras “lectores” y “autor o autora”, objetivándolos.

4


Texto 17: "Rica receta para torpes" – SARA NAHUM ADECUACIÓN Este texto tiene sentido en un contexto espacio- temporal preciso: la elaboración de una receta tomada de un libro de recetas y el hecho de acudir a un mercado para comprar algunos productos con los que elaborarla. La presencia de deícticos temporales identifican el ahora de la enunciación de la emisora mediante las formas verbales de presente (me lío hablando, os cuento,...). Desde ese presente o "ahora" la emisora se refiere a hechos pasados, momento expresado locuciones adverbiales temporales (ayer) y los morfemas verbales en pretérito indefinido y pretérito plucuamperfecto (fui, pedí, saqué, añadí, había sacado...). Respecto a la deixis espacial, no hay manifestación lingüística del "aquí" de la emisora. La autora real del texto es Sara Nahium que como emisora modelo se perfila quizá no tanto como una experta en nutrición, pero sí con suficientes conocimientos sobre gastronomía según demuestra en el texto: por un lado, elabora recetas en un periódico para los lectores en una sección dedicada a ello ("¿Qué cocino hoy"?) y por la narración de los hechos; por otro, porque parece tener una relación con quienes publican libros sobre gastronomía, como es el caso de Angelita Allfaro. Esta emisora se muestra lingüísticamente en el texto como locutora a través de la primera persona del singular en verbos, determinantes, pronombres (“soy, sé, voy...; mis amigas; Yo, me”), tanto para narrar un episodio vivido por la propia la emisora (la sopresa que experimenta por el bajo precio de la carcasa de pollo cuando acude al mercado para realizar la compra con la que elaborar un caldo para una recta extraída de un libro) como para describir y valorar desde un punto subjetivo (su falta de acierto en el precio de los productos, su decepción con los caldos de pollo comprados o su atracción por los productos baratos). Según se ha analizado en la pregunta de "Tipología", este texto es narrativo y descriptivo-argumentativo, del que predomina la primera modalidad [No hace falta repetir el análisis de la pregunta anterior]. En esa triple intención comunicativa, la emisora recorre a un tono relajado, cercano a los receptores (implicándolos de manera continua): para ello recurre a un tono cercano y espontáneo, propio de la lengua oral (de ahí el constante uso de la deixis personal tanto de la emisora como del destinatrio o la presencia de interjecciones,...). La emisora en su afán de llevar a cabo su propósito comunicativo y al tipo de texto (narrativo-descriptivo y argumentativo) encontramos diferentes funciones del lenguaje. En la secuencia narrativo-descriptiva del primer párrafo, aunque con ciertas valoraciones, encontramos la función representativa y expresiva ya que la emisora, con una actitud de objetividad, narra con actitud de obetividad los hechos ocurridos en el mercado, manifestada mediante rasgos propios de esta función del lenguaje: aunque emplea la 1ª y la 3ª persona, recurre al modo indicativo para narrar los hechos y a algunas oraciones enunciativas ("Yo ya había sacado un billete de cinco euros, cuando me lo dijeron"). Pero a medida que narra va transmitiendo sus sentimientos de decepción o sorpresa (función expresiva) mediante adjetivos ("depcionada), oraciones exclamativas como "40 céntimos!!! Sólo 40 céntimos", oraciones del tipo "me entran unas ganas irrefrenables de..." o la interjección "Aishh" A su vez a medida que narra y describe, y en el último párrafo, se implica en el contenido modalizando su discurso con la función apelativa para valorar las recetas por medio de adjetivos ("son muy fáciles, deliciosa, toque perfecto") o dirigirse a los

5


receptores por medio de oraciones exhortativas: "¿Cuánto creéis que cuesta esto Venga, no hagáis trampa, pensadlo", "ya sabéis". Teniendo el género, el ámbito de uso, el canal y la emisora modelo, esta se dirige a un destinatario o receptor modelo colectivo, amplio, no especializado -por lo que no es un texto que exija conocimientos previos del destinatario-, pero definido como aquel que esté interesado en la gastronomía y el arte culinario, pero principiante, por el título y el contenido del texto. A este emisor modelo la emisora se dirige como alocutario a través de la deixis en 2ª persona con un tratamiento cercano de "tú" implicándolos en su discurso como demuestran los siguientes ejemplos: "venga, creéis, os,..." Buscando cercanía con el receptor, el registro utilizado es estándar-coloquial. Así, la sintaxis oracional no es muy elaborada, con predominio de oraciones simples y la subordinación de escasa complejidad en un estilo segmentado en ocasiones, por ejemplo al final de la primera columna. Además, no se puede hablar de selección léxica, más bien dominan los rasgos propios del registro coloquial: empleo de una entonación expresiva, en ocasiones interjecciones (40 céntimos!!! Sólo 40 céntimos; jeje; Aishh; bla bla, bla), reiteración de las marcas del emisor ("Yo que..."), apelaciones al interlocutor ("Venga, no hagáis trampa, pensadlo", "ya sabéis"; "os"), léxico o expresiones coloquiales (Venga, no hagáis trampa; me tomaré como una indirecta; esta receta la saqué de... ), elipsis (me llego a plantar en el de Jesús Mari") y el "que" de refuerzo ("Bueno, que me lío"). Por último, junto al código verbal aparece otro código, de carácter icónico, la receta que se explica en la web: solo tiene la función de presentar el aspecto visual del plato terminado.

6


Texto 28: "La depresión, algo más que sentirse mal" – Dolores Ruiz- Tapiador - SANITAS ADECUACIÓN Este texto, un anuncio publicitario inserto en un medio de comunicación como El País, carece de contexto espacial y temporal precisos por la ausencia presencia de deícticos que nos remitan al "aquí" y al "ahora" de la enunciación. La autora real del texto es Dolores Ruiz-Tapiador, posiblemente trabajadora de la empresa Sanitas, que como emisora modelo se perfila como una psicóloga especialista en la enfermedad de la depresión, pero que en el texto, para acercarse al destinatario, se muestra como divulgadora de conocimientos sobre esa enfermedad por la sencillez en su explicación. Por otro lado, un segundo emisor, Sanitas se nos muestra como una empresa de seguros médicos privados, que recurre a esa trabajadora como recurso persuasivo para atraer a futuros clientes. Esta emisora como locutora recurre a la 1ª persona del plural global a través de verbos y pronombres ("estamos, presentamos, realizamos, podríamos; nos”), ya que se trata de una autoridad en la materia, como una forma de generalización de lo que le ocurre a un enfermo y como forma que atenúa el empleo de una 2ª persona del singular y plural con la intención de atraer a aquellos enfermos que la padezcan a utilizar el nuevo servicio que ofrece bajo el nombre de Psicología Clínica. Por otro lado el segundo emisor, Sanitas, se muestra destacado tipográficamente en la parte inferior. Teniendo el doble emisor modelo, este texto es argumentativo/expositivo porque su emisor, Sanitas, una empresa de seguros de medicina privada, en un género como el de un anuncio publicitario, se vale de un fragmento expositivo que explica la depresión – su definición, síntomas y consecuencias- compuesto por Dolores Ruiz-Tapiador, seguramente una trabajadora de la empresa, en definitiva una autoridad en la materia, para atraer a aquellos enfermos que la padezcan a utilizar el nuevo servicio que ofrece bajo el nombre de Psicología Clínica. Al tratarse de un carácter mixto, según la intención del emisor, se aprecian dos funciones del lenguaje, representativa y apelativa. La primera se corresponde con la secuencia expositivo-descriptiva a la que nos hemos referido en el párrafo anterior, y cuyos rasgos lingüísticos son la actitud fundamentalmente objetiva, la presencia de formas de presente con valor atemporal (“la depresión es, y que tiene,...”); oraciones atributivas en la definición de una enfermedad (“la depresión es..”) y oraciones enunciativas, la presencia de de léxico denotativo con algunos tecnicismos de la psicología médica como “trastorno emocional, cuadro depresivo” que en su mayor parte explica el emisor. Sin embargo esta secuencia queda subordinada a la intención principal del emisor, Sanitas, que recurre a algunos rasgos que modalizan el discurso, con presencia de la función apelativa, en la parte final del segundo párrafo (última oración), la deixis del receptor "te ofrece", destacada tipográficamente (ambas como solución al problema de la enfermedad) o la presencia de dos fotografías de una mujer sonriente y un hombre recostado leyendo, que connotan los síntomas contrarios a los típicos que presenta la enfermedad (alegría, tranquilidad, relajación), valores latentes y prestigiados entre los destinatarios. El emisor da paso a polifonía en dos ocasiones mediante el estilo irecto que reproducen frases habituales de los enfermos de depresión. de carácter descriptivo de la enfermedad, en consonancia con la secuencia expositivo-descriptiva.

7


Teniendo el género, el ámbito de uso, el género y el doble papel adoptado por los dos emisores, este se dirige a un destinatario modelo colectivo amplio, aquellos posibles pacientes aquejados de la enfermedad, al que se dirige como alocutario mediante la deixis personal, tanto en 1ª persona del plural, arriba comentada, como en singular con un tratamiento de cercanía ("te") como estrategia del emisor. Por otro lado, el emisor no está pensando en un receptor con conocimientos enciclopédicos sobre la enfermedad de la depresión, dada el tipo de emisor modelo y su intención comunicativa anteriormente analizadas. El registro lingüístico utilizado por el autor es estándar, a causa de la doble modalidad textual y su intención comunicativa. La sintaxis en ocasiones es compleja (primera oración del segundo párrafo), pero sobre todo por las largas enumeraciones de síntomas. Respecto al léxico es estándar con la presencia de algunos tecnicismos de la psicología médica como “trastorno emocional, cuadro depresivo” que en su mayor parte explica el emisor, además de sustantivos abstractos ("disminución de la capacidad para concentrarse, la irritabilidad,..."). Junto al código verbal aparece un código icónico formado por dos imágenes de dos personas, una sonriente y otra leyendo en una posición relajada analizadas en el bloque de las funciones del lenguaje.

8


Texto 32: "La larga ola tras la quilla" – ÁNGEL CRESPO ADECUACIÓN El texto, una crítica publicada en la revista Qué leer en enero de 2004, tiene sentido en un contexto espacial impreciso, ya que no aparecen elementos que se puedan interpretar directamente en relación al espacio de la enunciación del emisor. Respecto al contexto temporal, tampoco los hay, salvo los morfemas verbales de presente (afirma, resulta, exprime,...) que remiten al ahora del emisor. El emisor real del texto es Ángel Cabo que como emisor modelo se presenta como un crítico literario por el género textual escrito - una crítica literaria aparecida en una sección (“Novela”) de la revista especializada, posiblemente literaria-- que valora con una actitud subjetiva la obra, para orientar el gusto y la opinión del receptor. Esta crítica es reflexiva y argumentada mediante el empleo de un vocabulario técnico propio de la materia, como se analizará más adelante, que denota la especialización del emisor en la materia y que sirve para fundamentar su crítica. Dada la intencionalidad del emisor en el texto, éste se muestra lingüísticamente como locutor mediante la 1ª persona del plural inclusiva del receptor, adoptando el papel de lector (“Como lectores, sentimos...; echamos de menos...; parece que estemos; nos presenta“) como estrategia persuasiva, buscando la empatía, aunque resulte un tanto engañosa ya que el lector todavía no ha leído la novela, a no ser que se trate de una 1ª persona del plural de modestia. Por lo demás se impone la 3ª persona. Dada la intencionalidad del emisor en este argumentativo-expositivo, enjuicia una novela criticando su escaso atractivo ya que deja al descubierto la condición de dramaturgo del autor, aunque resalte algún aspecto positivo al final propio de ese tipo de escritor. Para manifestar esta intencionalidad, adopta a lo largo del escrito diversos tonos: un tanto irónico al inicio, duro y tajante en su parte central en la crítica negativa de la novela, rebajándolo en su parte final con alguna apreciación de la novela. El emisor en su afán de llevar a cabo su propósito comunicativo se implica en el contenido modalizando su discurso con predomino de la función apelativa por medio de adjetivos, verbos, sustantivos, expresiones valorativas, fundamentalmente negativas, para criticar con dureza la novela (escaso atractivo, exprime hasta el agotamiento una banal historia, se empeña en..., su peor mal es que cueste y canse..., que haya pocos destellos, sin vigor ) y de recursos estilísticos como la ironía (“que sólo su “dinámica propia”..., sentimos discrepar...”) y de la metáfora-dilogía irónica (“hagan más agradable el crucero...”), mientras reserva escasas valoraciones positivas para el final (lo mejor, ejercicio literario correcto...). Así mismo incluye, con la misma función, oraciones dubitativas o de probabilidad como "Más bien parece que estemos ante un conflicto...", " Con todo, puede que su peor mal sea...". Por el tipo de género textual, junto a esta actitud de subjetividad, aparece la objetiva, de finalidad informativa, en la ficha técnica y en las primeras líneas del cuerpo textual, que dan cuenta del autor, traductor, editorial, precio y número de páginas, título, clasificación del género de la obra, un mensaje icónico de la portada y la cita de otra obra anterior del autor, rasgos de la función representativa del lenguaje. El emisor da paso a la intertextualidad mediante el estilo indirecto en la primera oración del cuerpo textual, presentando el origen de la novela y su transformación del género inicial, un guión, o novela, según el autor de la obra que analiza el emisor. Esta inclusión de un texto del autor de la novela por el emisor-crítico le sirve a éste de introducción, base o punto de partida de la crítica o manifestación de discrepancia, sobre el género de la obra: "una novela con ingredientes de una obra de teatro". 9


El destinatario modelo, por el género, el canal y el ámbito de uso comentados al inicio, queda reducido a un lector habitual de literatura que busca una orientación de sus lecturas a través de este género textual: un destinatario restringido formado en la lengua y en literatura en principio. Como se ha analizado con anterioridad, el emisor no se dirige directamente al receptor como alocutario, sino que busca su complicidad, adoptando el papel de lector mediante el empleo de la 1ª persona del plural (“Como lectores, sentimos...; echamos de menos...; parece que estemos; nos presenta“) como estrategia persuasiva un tanto engañosa. A este tipo de receptor se le suponen una serie de conocimientos enciclopédicos sobre las técnicas novelísticas que el autor da por sabidas y no explica a lo largo del texto según se ha apuntado en la pregunta de tipología [...un vocabulario técnico propio de la disciplina humanística de la literatura (“clásico gracioso, plano monólogo interior, memoria histórica al fondo y final abierto, algunas ironías y diálogos,..”) que denota la especialización del emisor en la materia y la exigencia de un destinatario culto o especializado en la materia]. Dados el tipo de receptor, junto al género y el ámbito de uso, el registro utilizado es estándar en relación a su sintaxis por la ausencia de complejidad sintáctica, a no ser las largas enumeraciones de defectos de la novela en la parte central del texto. Pero se puede hablar de selección léxica más o menos culta (“novela de redención sentimental, sin resolución, memoria histórica al fondo,...”) y de la presencia de tecnicismos propios de la materia (“clásico gracioso, plano monólogo interior, memoria histórica al fondo y final abierto, algunas ironías y diálogos,..”) que confirman tanto a un emisor como a un receptor con dominio lingüístico y con las cualidades arriba apuntadas. Por último, el emisor, junto al código lingüístico, emplea otro icónico que representa la portada de la novela objeto de la crítica, sin más finalidad que mostrarla, sin aportar nada al mensaje lingüístico. El icono del tintero, sin embargo, sí que complementa al texto ya que supone un resumen visual de la demoledora crítica de la novela. El emisor, en definitiva, como crítico literario manifiesta una actitud de subjetividad en la valoración claramente negativa de la obra comentada, con un tono duro e irónico, modalizando bastante su crítica, y tiene como destinatario a los restringidos lectores de literatura a los que se dirige en un registro estándar-culto.

10


Texto 36: "¿A Canarias en bicicleta?" – Antonio Carballo ADECUACIÓN En texto, una carta al director publicada en el diario El País, es producto de un contexto espacio-temporal bastante preciso por la aparición de elementos que se interpretan directamente en relación al ahora y aquí del momento de la enunciación ( El País, 25 de enero de 2005, Londres) como pasados: la presencia de deícticos temporales (“el mismo día 24 de diciembre") junto a verbos en presente histórico ("vuelo, resido,..") y espaciales (“Vuelo desde Londres... a Tenerife vía Madrid”) que enmarcan la situación y los hechos que el emisor desea narrar y denunciar. El emisor real del texto, Antonio Carballo, deja claro al inicio del texto como emisor modelo su papel social de viajero o usuario del trayecto Londres –Canarias con la compañía aérea Iberia el día 24 de diciembre (“Vuelo desde Londres ... a Tenerife, vía Madrid...”) para visitar a su madre en esas fechas, pero también lo hace extensivo a su condición de canario lo que, según su punto de vista, le restringe los medios de transporte para desplazarse a la isla frente a los que disponen otros viajeros de otros lugares (“no sólo es de mal gusto ..., sino una falta de sensibilidad y respeto hacia una comunidad sumamente aislada”). Este emisor se muestra lingüísticamente en el texto como locutor a través de la primera persona en verbos, determinantes, pronombres (“Yo, me; vuelo, voy, acerco, tranquilizó, mi madre”), tanto para relatar los sucesos como para expresar su descontento). Por otro lado, el empleo de la 1º persona del plural (Éramos), excluyente del receptor, que incluye al emisor y otros viajeros afectados por la práctica del "overbooking" y otra de carácter más global (en Navidad todos nos embarcamos a tiempo). En este texto narrativo-argumentativo, el emisor relata las vicisitudes por las que pasó – en facturación, en la oficina de atención al cliente y en la sala de espera- con la intención de hacer pública su reprobación de la práctica común del “overbooking” o sobreventa de billetes de Iberia – y por extensión de todas las compañías aéreas-, lo que considera un abuso de poder y una injusticia, aunque se trate de una práctica legal, de la que se siente perjudicado e indefenso. Para manifestar esta intencionalidad, adopta a lo largo del escrito diversos tonos: más sereno al inicio, pero en las intervenciones con los dos empleados oscila entre la incredulidad, el enfado o la preocupación por la imposibilidad de lograr lo que considera un derecho, llegando en su parte final a una cierta indignación e ironía, tono este que también se aprecia en el título, a pesar de que al final la suerte le acompañe. El emisor, a pesar de ese fragmento narrativo, se implica en el contenido modalizando su discurso por medio de las funciones apelativas y expresiva. Respecto a la primera recurre a adjetivos, adverbios, sustantivos y expresiones valorativas que muestran su punto de vista de desaprobación de la práctica del overbooking (ni siquiera me pareció justo; A esto no hay derecho; por culpa del overbooking, no sólo es de mal gusto ..., sino una falta de sensibilidad y respeto hacia...). Incluso hace uso del recurso estilístico de la ironía en el título y en la última oración del texto como estrategia persuasiva para resaltar la denuncia y la indignación que siente. Respeto a la segunda, la expresiva, transmite su estado de ánimo cada vez más indignado (A esto no hay derecho; me acerco enfadado, extremadamente preocupado; Aquello ni me tranquilizó) por la escasa resolución de su problema por parte de quienes le atendieron. El emisor da paso a la polifonía mediante el estilo directo en dos ocasiones, reproduciendo los diálogos en estilo directo que mantuvo con la empleada de 11


facturación de Iberia y con el empleado de la oficina de atención al cliente. Estos diálogos suponen un desdoblamiento del emisor, junto a la aparición de otros emisores, pero con distinta finalidad: mientras en el primero actualiza la situación vivida y contextualiza los hechos a los receptores, en el segundo se manifiestan las razones del enfado, la indignación y la injusticia del emisor en su reclamación fallida, que busca la comprensión e implicación de los receptores. El destinatario modelo, por el tema tratado, por el género y el ámbito de uso, es doble: por un lado, los directivos de la compañía Iberia a quienes desea hacer llegar su queja, personas a las que se dirige mediante un tratamiento formal, y deixis a su vez del destinatario (“señores de Iberia”) a quienes, como alocutario a través de la deixis, se dirige con un tratamiento formal, no sin un tono de enfado y con ironía; y, por otro, los lectores que pueden verse inmersos en una situación similar, a quienes desea hacer partícipes de un problema que afecta a un gran número de usuarios de las líneas aéreas (junto a él otras nueve personas, casi todos canarios, estaban en la lista de espera de ese vuelo por culpa del overbooking). Pero se dirige, sobre todo, a los isleños, que tienen más dificultad para acceder a las islas Canarias que a cualquier otro punto del territorio nacional (“..., sino una falta de sensibilidad y respeto hacia una comunidad sumamente aislada”). Es una forma de hacerles tomar conciencia de un problema general con el que se debe terminar y que repercute sobre todos de forma directa. El destinatario no requiere de conocimientos enciclopédicos, salvo, tal vez, conocer en qué consiste la práctica del overbooking, aunque se deduce de la narración del emisor. Además, dados el tipo de receptor, el género y el ámbito de uso, el registro utilizado es estándar. Así, los párrafos son breves, con una sintaxis que no ofrece gran complejidad, con predominio de oraciones simples y la subordinación de escasa complejidad. Además, no se puede hablar de selección léxica salvo en alguna expresión más culta (“falta de sensibilidad y respeto; extremadamente preocupado”), sí encontramos rasgos de registro coloquial con elipsis, repeticiones, oraciones para remarcar la expresividad.... sobre todo en el segundo diálogo (Que no voy a Alicante; por eso de ser...; Pero hombre, que no tengo otra forma de ir a Canarias; A esto no hay derecho; a Canarias no se puede ir en bicicleta). El emisor, en definitiva, como viajero de una compañía aérea manifiesta una actitud de subjetividad en la valoración claramente negativa de la práctica del overbooking de la que da cuenta mediante una narración valorativa y la polifonía, con un tono duro e irónico, modalizando bastante su crítica. Por otro lado, tiene como principal destinatario a los responsables de la compañía Iberia a los que se dirige en un registro estándarcoloquial.

12


Texto 50: "Caídos por la empresa" - Juan José Millás ADECUACIÓN Esta columna tiene sentido en un contexto espacio-temporal preciso por la presencia de deícticos, que toman su referencia a través de la enunciación, determinada por el lugar y la fecha de publicación (Lugar del emisor y 02/12/2011). El deíctico espacial "aquí" nos remite al espacio del emisor, algún lugar de trabajo ("junto al ordenador"), aunque no sepamos dónde está situado. La presencia de deícticos temporales identifican el ahora de la enunciación del emisor mediante las formas verbales de presente (tengo, es, se trata,..). Desde ese presente o "ahora" el emisor este se refiere a hechos pasados, momento expresado locuciones adverbiales temporales (a las 9:30 de la noche, en lo que llevamos de año... ) y los morfemas verbales en pretérito indefinido y pretérito perfecto compuesto (quedó, no pudo ser rescatado; han muerto...). El autor real del texto es Juan José Millás, un conocido escritor y columnista por el tema que trata y el género, que como emisor modelo presenta un doble perfil: por un lado, el de periodista y comentarista de una noticia de actualidad, pero sobre todo, una persona conciencia crítica de carácter social en la denuncia de la discriminación por la falta de atención por parte de los medios de comunicación sobre los fallecidos en muertes laborales frente al trato que reciben los muertos del Ejército. Este emisor se muestra lingüísticamente en el texto como locutor a través de la primera persona en un verbo (“tengo”) para presentar el punto de partida del texto, una noticia. Por otro lado, el empleo de la 1º persona del plural (llevamos, envidiamos), de carácter global: en el primer caso referida a los españoles, y la segunda a los trabajadores civiles, con los que se identifica el emisor, en oposición a los del Ejército. Teniendo en cuenta la intención comunicativa del emisor, este texto es argumentativo porque el emisor tiene como principal intención comunicativa opinar sobre un tema social como el de la los accidentes laborales, partiendo de un caso concreto, el de una noticia de un accidente de trabajo. En concreto, muestra una doble crítica: por un lado, crítica a la indiferencia que reciben las muertes por accidente laboral, y, por otro, a su marginal o irrelevante tratamiento periodístico. Para ello adopta una actitud sensible por le caso del hombre muerto en accidente de tráfico ("Morir atrapado...es duro, pero lo de la máquina compactadora de aluminio impresiona") y tono crítico y de denuncia en el diferente tratamiento que se otorga a los muertos civiles en accidente laboral o los militares. El emisor en su afán de llevar a cabo su propósito comunicativo se implica en el contenido modalizando su discurso con predomino de la función apelativa para criticar la indiferencia que reciben las muertes por accidente laboral y su marginal o irrelevante tratamiento periodístico por medio de adjetivos, verbos, sustantivos, expresiones valorativas, fundamentalmente negativas ("periférica que es, nada de nada, ni...ni..ni; sin que el ministro se haya desplazado, los trabajadores civiles envidiamos a ..., magnitud atroz") y de recursos estilísticos como las preguntas retóricas finales. Sin embargo, en la secuencia narrativo-descriptiva del segundo párrafo, aunque con ciertas valoraciones, e inicio del tercero, encontramos la función representativa ya que el emisor, con una actitud de objetividad, describe a la víctima y el lugar donde trabajaba y narra los hechos que el produjeron la muerte mediante el uso predominante del modo indicativo con los tiempos verbales del pretérito imperfecto, ("tenía, trabajaba, trataba de.."), adjetivos especificativos ("máquina compactadora"), y los hechos mediante el pretérito perfecto simple y el pluscuamperfecto ("no pudo ser

13


rescatado, quedó atrapado, se había detenido"), además del empleo de la 3ª persona, la presencia de datos y un léxico denotativo. Por último, también se observa, pero en menor grado, la transmisión de sentimientos (función expresiva) en la expresión de registro coloquial "pone los pelos de punta" o el sustantivo "impresiona" o la oración dubitativa "debe de parecerse a... es duro, pero lo de la máquina compactadora de aluminio impresiona". El emisor da paso a la intertextualidad, en estilo indirecto al final del segundo párrafo en el que da cuenta de parte de la noticia, pero como el verbo de decir es "añade" se entiende que todo lo anterior también se puede considerar como una intertextualidad en la que narra y valora la noticia que le sirve al emisor de punto de partida y de planteamiento del tema polémico sobre el que se posicionará tanto en su tratamiento informativo como al tratamiento que se otorga a los muertos en accidentes laborales. Por el género (una columna editorial), el canal (un periódico) el emisor se dirige a un destinatario modelo que se caracteriza como un colectivo amplio y sensibilizado por la problemática socio-laboral, a quien no se dirige como alocutario a través de la deixis salvo por el empleo de la 1ª persona del plural ("los trabajadores civiles envidiamos") con la finalidad de buscar la implicación y adhesión de esos receptores. Se puede intuir un segundo destinatario, el ministro de trabajo a quien se critica por su inatención a los muertos en accidentes laborales. El registro lingüístico utilizado es formalizado, estándar-culto por el tipo de emisor y el género, una columna. Así, aunque la sintaxis no es compleja, salvo la primera oración del segundo párrafo, como género híbrido entre literatura y periodismo presenta en determinadas fragmentos un registro formalizado, culto en ocasiones ("suburbial, óbito, magnitud atroz, arbitraria "), pero con rasgos coloquiales ("pone los pelos de punta; ¿Donde pone...; currantes") como recurso persuasivo que también se aprecia en el empleo de recursos literarios como metáforas o personificaciones, pero de registro más bien coloquial ("pone los pelos de punta, suburbial, cubito de caldo de chatarra, atrapado en sus entrañas").

14


Texto 51: "Citius, altius, doping" - Isaac Rosa ADECUACIÓN Esta columna publicada en el diario Público presenta un contexto temporal y espacial poco precisos respecto al "aquí" y "ahora" del emisor. Respecto al primero, hay formas verbales de presente (digo, empezamos a sospecha, rechazamos...) que se refieren a un momento más o menos actual del emisor y de los destinatarios. Desde ese presente, se predice el futuro de lo que puede suceder con el deporte español ("puede ser"). Respecto a la deixis espacial, aunque no hay proformas adverbiales, el sintagma "deporte español" nos remite a un "aquí" del emisor más o menos claro. El autor real del texto, Isaac Rosa, es un escritor y periodista, que como emisor modelo se perfila no como un experto en el tema del doping, sino más bien como un comentador de la actualidad, en este caso del ámbito deportivo, porque no profundiza en las motivaciones, aunque apunta algunas, del tema y lo liga a otro fenómeno como es el de la burbuja inmobiliaria. El emisor para ofrecer su punto de vista personal sobre el tema se muestra como locutor mediante marcas lingüísticas de 1ª persona en verbos ("digo, he oído"). Sin embargo, también usa la 1ª persona del plural en verbos (“llevamos, empezamos”), de carácter global, referida a los españoles dado que el tema y el ámbito que analiza se refieren a España o al deporte español o a su sociedad. El texto también presenta otra forma de 1ª persona del plural, pero de carácter inclusiva de destinatario ("rechazamos"), que busca su implicación en uno de los argumentos en la parte final del texto. Desde el papel adoptado, rechaza la tramposa práctica del doping en el deporte de élite español, que puede sufrir un pinchazo más doloroso que el de la burbuja inmobiliaria, con la advertencia de que su imagen se puede ver muy resentida, apoyándose en varios argumentos como se ha explicado en la pregunta anterior. Por todo ello, nos encontramos ante un texto argumentativo. Para esa finalidad comunicativa emplea un tono de rechazo del uso del doping como trampa, conciliador en ocasiones, pero muy crítico y de advertencia de lo que puede llegar a ocurrir. Al tratarse de un texto de opinión, el periodista muestra subjetividad y modaliza su discurso con diferentes rasgos lingüísticos con predomino de la función apelativa. Así emplea sustantivos y adjetivos valorativos de desaprobación del doping, de sus efectos en el deporte de élite español y de quienes recurren a él (“globo al borde del reventón; esa ayudita, , cultura del éxito...; se cae con todas las medallas….”) y de la grafía en "resultaditis", que es también una creación léxica similar a "titulitis". También recurre a oraciones exhortativas ("cuidado"), perífrasis de posibilidad ("puede ser más dolorosa") y de certeza ("cierto que..; Nada de esto disculpa a los tramposos") para advertir de los efectos, admitir una concesión o argumentar contra quienes se dopan. Pero también hay presencia de la función poética, pero al servicio de la apelativa por la presencia de recursos estilístico como la metáfora "burbuja inmobiliaria" y de otros recursos en expresiones como "se cae con todas las medallas", "nuestra economía engordaba con aire" o ""el vértigo del ascenso y el miedo del descenso". Por otro lado, el emisor recurre a la función representativa en los párrafos dos y tres para ejemplificar los casos de dopaje habidos y admitir que el doping no solo es un fenómeno del ámbito deportivo, está mucho más extendido. El emisor introduce la voz de un enunciador mediante la intertextualidad en las primeras líneas, el enunciado del secretario de Estado de Deporte, Jaime Lissavetzky,

15


como introducción del texto y presentación del tema sobre el que el emisor se va a pronunciar en el texto. Isaac Rosa, por el ámbito de uso y por el tema, más que por el género -más restrictivo respecto al destinatario-, se dirige a un receptor modelo directo, el secretario de Estado, pero sobre todo a un amplio número de receptores, interesado en el deporte, incluso a aquellos que no lo estén. Para dirigirse a este destinatario no emplea la deixis directa, aunque en un par de ocasiones implica a los receptores mediante la 1ª persona del plural “inclusiva” como se ha comentado anteriormente. Por otro lado, el emisor ha pensado en un destinatario que no domine saberes del tema, a no ser el del conocimiento de los casos de dopaje en el deporte, el de en qué consiste la burbuja inmobiliaria o a la referencia de parte del título asociada a los Juegos Olímpicos ("Citius, altius,...."). Además, por el tipo de emisor y el género, el registro lingüístico utilizado tampoco restringe ese amplio abanico de receptores ya que emplea un registro estándar, que en el al plano sintáctico presenta estructuras oracionales no complejas salvo en la segunda oración del primer párrafo, con predominio de la subordinación. Además, en el plano léxico existe escasa selección léxica culta (el latinismo del título, aunque manipulado en su último término) y, como recurso persuasivo, introduce rasgos del registro coloquial (“nuestra economía engordaba con aire, duros a cuatro pesetas, globo al borde del reventón, al precio que sea, se meten ..., se cae con todas las medallas...“), algunas de ellos recursos estilísticos propios del género de la columna.

16


Texto 7: "Las mujeres que cuentan" - Carmen Morán ADECUACIÓN Esta noticia tiene sentido en un contexto temporal preciso por la presencia de deícticos, que toman su referencia a través de la enunciación, determinada por la fecha de publicación (11/11/2007). La presencia de deícticos temporales identifican el ahora de la enunciación del emisor mediante las formas verbales de presente (suma, dibujan,...) y de un adverbio y una locución adverbial ("ahora; en los tiempos actuales") referidas a la publicación del libro "Nosotras que contamos" de la autora Inés García-Albi. Desde ese presente o "ahora" de la emisora, este se refiere a hechos pasados, momento expresado por el adverbio y locuciones adverbiales temporales (a principios del siglo XIX, después llegó la República; luego, la transición; en 1901,...) y los morfemas verbales en pretérito indefinido (ejerció, llegó, sacaron, entró...) junto a presentes históricos ("pela, vigila, dicta") en el relato de la trayectoria profesional de Carmen de Burgos. Respecto a la deixis espacial, no hay coincidencia entre el "aquí" de la emisora, Madrid, y el del lugar de la noticia, Viena. La autora real del texto es Carmen Morán, posiblemente una periodista por el tema que trata y el género, que como emisora modelo se perfila como una mujer feminista que defiende los derechos de las mujeres. En este texto, la emisora, a partir del análisis de un libro que recoge la relación entre las mujeres y la prensa, narra las dificultades que a lo largo de la historia del periodismo han tenido las mujeres en ese territorio casi exclusivo de hombres, tomando como ejemplo la figura de Carmen de Burgos, una excepción en ese mundo, y también traslada la denuncia de las discriminaciones y acoso que las mujeres siguen sufriendo en el periodismo actual. Teniendo en cuenta la intención de la emisora / Como se ha apuntado en el la pregunta anterior, este texto es narrativo-expo--argumentativo porque, por un lado, presenta un libro que trata de las relaciones entre el periodismo y las mujeres, partiendo de la figura de la periodista Carmen de Burgos, a partir de la que realiza un breve recorrido por la situación de la mujer en el periodismo de los siglos XIX y XX y en la actualidad. Respecto a la segunda tipología, la emisora denuncia las dificultades y discriminaciones que han sufrido y siguen sufriendo las mujeres en ese territorio casi exclusivo de hombres. Y para ello, emplea un tono crítico en esa denuncia y de alabanza del meritorio trabajo de estas mujeres periodistas ante la superación de las dificultades encontradas. La emisora en su afán de llevar a cabo su doble propósito comunicativo mantiene dos actitudes, de objetividad y subjetividad. En la primera predomina la función representativa del lenguaje y sus rasgos lingüísticos: la modalidad oracional enunciativa; el modo verbal indicativo, sobre todo en presente histórico, el pretérito perfecto compuesto y el indefinido o simple (pela, dicta, ha recorrido; sacaron) y léxico denotativo. En la segunda, en cambio, se implica en el contenido modalizando su discurso con predomino de la función apelativa por medio de adjetivos, verbos, sustantivos y expresiones valorativas, fundamentalmente negativas, para criticar y denunciar la discriminación de la mujer en el periodismo tanto antes como ahora ("territorio masculinizado y machista; pero aún dictan sus crónicas entre patatas y aceite; sus testimonios dibujan un camino de discriminaciones y acosos en casposas redacciones; Frases que los hombres no escuchan") y de recursos estilísticos como la preguntas retórica en el mismo sentido ("¿Cuánto han cambiado las cosas?”), con la escasa

17


presencia de la modalización epistémica mediante una oración dubitativa (los obstáculos, acaso, sólo se han transformado). La emisora da paso a la polifonía incluyendo las voces de enunciadores en la parte final del texto tanto de las mujeres periodistas ("Los obstáculos para las periodistas acaso sólo se han transformado, a decir de muchas de ellas") en estilo directo y mediante preguntas de hombres profesionales del periodismo en un estilo directo peculiar: en esas preguntas se omite el verbo de decir y tampoco se emplea las comillas. La emisora con ambas polifonías, desea demostrar mediante ejemplos la realidad de que en el mundo del periodismo los hombres siguen poniendo obstáculos a las mujeres y cuestionando su validez profesional con un sesgo sexista. La emisora, por el género y el ámbito de uso, se dirige a un destinatario modelo que se caracteriza como un colectivo amplio y sensibilizado por la problemática de la discriminación de la mujer en el ámbito laboral: podría tratarse fundamentalmente de mujeres, periodistas o no, y hombres que sintonicen con esa problemática discriminatoria. La emisora no se dirige al receptor como alocutario a través de la deixis ni tampoco mediante fórmulas de tratamiento ni tampoco necesita conocimientos enciclopédicos, dado el afán explicativo-narrativo de la emisora en la mayor parte del texto. Debido al tipo de receptor, al género y el ámbito de uso y al tema tratado, la emisora recurre al registro estándar. Así, la emisora emplea una sintaxis no compleja, con la coordinación y la subordinación, y una escasa selección léxica culta con algún recurso estilístico (“ejerció el cargo; meritorios ejemplos sacaron la cabeza, sin embargo; pero aún dictan sus crónicas entre patatas y aceite; Sus testimonios dibujan un camino de discriminaciones y acoso en casposas redacciones en blanco y negro.”) junto a una expresión coloquial (“La profesión va por dentro”). Por último, junto al código verbal aparece el código icónico que es una ilustración visual de la protagonista del texto, Carmen de Burgos, destacándola mediante una fotografía.

18


Texto 66: "HERMANOS" – ROSA MONETRO ADECUACIÓN Esta columna, publicada en El País, el 6 de diciembre de 2005, presenta un contexto temporal más o menos preciso, aunque el espacial quede difuminado, por la presencia de deícticos temporales que identifican el momento de la enunciación: la proforma adverbial "ahora" ("Ahora ya sabemos lo que sabemos") y las formas verbales de presente (enjaulamos, maltratamos, sabemos,...) se refieren a un momento actual de la emisora en sentido amplio. Desde este presente, se refiere a hechos pasados con la locución adverbial (hace poco) y el pretérito indefinido (demostró) y el pretérito perfecto compuesto (les hemos utilizado, ha presentado) tanto para referirse al estudio científico con el que inicia el texto como para introducir la propuesta del diputado Garrido, motivos que contextualizan el texto. La autora real del texto, Rosa Montero, es una escritora y periodista, que en tanto que emisora modelo se perfila como una comentadora de la actualidad, aprovechando un hecho como un estudio científico que demuestra la similitud genética entre simios y animales, y como una persona sensibilizada contra el maltrato animal. Aunque la emisora dé un punto de vista personal sobre el tema, no se muestra como locutora, pero dado su afán de generalización acerca de la culpabilidad del ser humano en el maltrato hacia los simios, usa la 1ª persona del plural, de tipo global o universal, en verbos (“somos, hacemos, enjaulamos, humillamos...”) y en pronombres (“nosotros, nos”). En menor medida utiliza la 3ª persona en los breves fragmentos expositivos iniciales del texto, cuando presenta las investigaciones científicas que demuestran el parecido genético entre los seres humanos y los simios. Desde ese papel adoptado, denuncia las vejaciones a las que los humanos sometemos a los simios y adopta un compromiso en defensa o protección de los animales apoyando el Proyecto Gran Simio de un diputado para que el gobierno lo asuma, con la finalidad de evitar su desaparición, por lo que nos encontramos ante un texto fundamentalmente argumentativo. Para esa finalidad comunicativa emplea un tono fundamentalmente crítico, de denuncia, y muy duro, para descalificar nuestro comportamiento humanos hacia estos animales, y exigente en la búsqueda de soluciones y de implicación de los receptores. Al tratarse de un texto de opinión, la periodista muestra subjetividad y modaliza su discurso con diferentes rasgos lingüísticos con predomino de la función apelativa. Así emplea adjetivos, sustantivos y un adjetivos valorativos de desaprobación del trato del ser humano a los simios con un tono duro (“brutalidades, explotación comercial, genocidio; enjaulamos, humillamos, torturamos, exterminamos….”); oraciones exhortativas que muestran la búsqueda de solución del problema por la emisora apoyando la proposición de ley del diputado Francisco Garrido (“Apoyemos a Garrido y exijamos...“); y perífrasis de posibilidad (“pueden extinguirse… “) para resaltar el peligro al que nos puede conducir la actual situación. Por otro lado, la emisora recurre a la función representativa y expresiva al incio del texto: por un lado, para presentar el estudio sobre la similitud genética de los seres humanos y chimpancés para como punto de partida del texto y para expresar los sentimientos y sensaciones contrapuestas que le produce la cercanía genética de los seres humanos y los simios ("El vértigo de lo maravilloso...; pero también es el vértigo del horror) o de cómo maltratamos a estos animales ("espantosas vivisecciones; vértigo del horror). En menor grado, encontramos también la función poética en aquellas expresiones en que la emisora pretende que nos fijemos en la forma con el empleo de

19


recursos retóricos ("primos hermanos; la intimidad orgánica de nuestras dos especies...; vértigo del horror"). La emisora introduce la voz de tres enunciadores mediante la intertextualidad y la polifonía, en los tres casos en estilo indirecto. La primera, en las líneas 1-5, es un caso de intertextualidad porque se trata de un estudio científico que la emisora toma como autoridad para asumirlo como argumento en la demostración de que compartimos nada menos que el 99% de los genes. El segundo (líneas 19-21), en cambio, introduce una refutación al contenido de esa polifonía (la mente de un simio no pasa de la de un niño de cinco años), ya que resalta las capacidades de los simios, cercanas a las humanas, de manera que se convierte en argumento. Y en el último (líneas 45-47), la emisora introduce voz, la de ONU, como argumento de autoridad y argumento del perjuicio y moral para apoyar su tesis sobre el tema polémico. Rosa Montero, por el ámbito de uso y por el género, se dirige a un receptor modelo más o menos amplio de receptores necesariamente sensibilizados con el problema del maltrato de los animales o a aquellos que todavía no se han planteado este problema (“Pero la mayoría de los humanos sigue cerrando los ojos...“). Para dirigirse a este destinatario no emplea la deixis directa, aunque en un par de ocasiones implica a los receptores mediante la 1ª persona del plural “inclusiva” como se ha comentado en el apartado de la modalización. Es en esta parte donde se adivina un segundo receptor, ¿o primero?, el los políticos y el gobierno (“exijamos el compromiso de los políticos...; para que el gobierno se sume a...). Por otro lado, la emisora no ha pensado en un destinatario que domine saberes del tema por su voluntad de claridad, que se observa en las ejemplificaciones y aclaraciones de los maltrataos a los animales o del proyecto Gran Simio (” Por no hablar de..., por ejemplo, esto es,”). Además, por el tipo de emisor, el registro lingüístico utilizado contribuye a ese amplio abanico de receptores ya que, aun siendo formal, es estándar por la presencia de estructuras oracionales no complejas, aunque con predominio de la subordinación, pero con cierta selección léxica culta (“atrocidad, genocidio, aturdiendo su conciencia, ...”) junto a la presencia de metáforas ya comentadas o de algún tecnicismo (“genomas“), lo que requiere de un destinatario con dominio de ese tipo de léxico y retórico. Sin embargo, como recurso persuasivo, introduce rasgos del registro coloquial (“primos hermanos..., sigue cerrando los ojos..., “). En conclusión, la emisora, en esta columna, se sirve para su reflexión de un reciente estudio científico que le sirve de partida y argumento para la posterior manifestación de una actitud de subjetividad en el tema del maltrato a los simios, con abundante modalización de su texto, con un tono muy duro, crítico y exigente, y busca la implicación y compromiso del receptor en su solución apoyando un proyecto con registro estándar, peo culto en su selección léxica o el empleo de algunos recursos estilísticos.

20


Texto 57: "DIVORCIARSE DEL COCHE" – CARLOS FRESNEDA ADECUACIÓN Esta columna, publicada en la revista Integral presenta un contexto temporal más o menos preciso, aunque el espacial quede difuminado, por la presencia de deícticos temporales que identifican el momento de la enunciación: la forma verbal mediante una perífrasis aspectual incoativa “se acaba de publicar” referida al libro Katie Alvord se refiere a un momento actual cercano al ahora de emisor y es el contexto que motiva la columna. Desde este presente, se refiere a hechos pasados con el pretérito perfecto compuesto (ha aumentado) o locución adverbial (ocho años) para referirse a aspectos tanto personales como más generales relacionados con el tema del uso de coche. El autor real del texto, Carlos Fresneda, es un colaborador habitual o esporádico de una revista cuyos temas giran en torno al medio ambiente y una alimentación ecológica que como emisor modelo se presenta como un usuario que ha dejado de emplear el coche hace ocho años o como un activista que adopta una postura radical en nuestra sociedad, por su alto grado de concienciación y compromiso social y ecológico frente a los problemas medioambientales que genera el uso del coche. Dado ese papel social y su intencionalidad, este emisor apenas se muestra lingüísticamente como locutor a través de la 1ª persona del singular en pronombres ("me permiten") para contar su experiencia y opinar sobre el tema polémico en la parte final del texto. Pero cuando argumenta o busca la complicidad de los receptores emplea la 1ª del plural global dado que se trata de un fenómeno de amplia repercusión social por el enfoque social y universal que le otorga al tema: sea como espectadores de televisión (“al que nos someten; contamos ya coches..; quedarnos dormidos“), sea como usuarios del automóvil (“todos saldríamos ganando“). Desde ese papel adoptado, el autor presenta un texto argumentativo por la intención comunicativa de buscar la reflexión de los receptores sobre el masivo empleo de coche, incrementado por la influencia de la publicidad, y de invitarles a abandonar su empleo, debido al enorme coste ambiental que supone para todos esa “autodependencia”. En sea intencionalidad comunicativa, manifiesta una actitud y tono serio y de preocupación por la gravedad del tema y por la postura radical adoptada. También se observa un tono muy crítico con el papel de la televisión en el tema, pero ambos tonos quedan rebajados con un toque de humor al final del primer párrafo. Al tratarse de un texto de opinión, la periodista muestra subjetividad y modaliza su discurso con diferentes rasgos lingüísticos con predominio de la función apelativa que se manifiesta en el empleo de adjetivos y expresiones valorativas desaprobatorias, algunas de ellas recursos estilísticos (“autopendencia; humeantes aliados del calentamiento global, el tiempo que queman...; atascos, combustible malgastado,.. ”) para desaprobar el empleo del coche y sus consecuencias mediante o la negativa influencia de la televisión (“lavado de cerebro, romántica fantasía publicitaria, nos someten.. ”). Por otro lado, da paso a matices de probabilidad, que en el fondo parecen deseos del emisor (oraciones desiderativas), con el empleo del condicional y de perífrasis de posibilidad tanto en la reflexión hacia los receptores como en los beneficios que generaría el abandono del coche (“podría apropiarse, les convendría, saldríamos ganado,.. ”) El emisor da paso a la polifonía en una ocasión incluyendo la voz de un enunciador. El emisor inicia el texto con una cita en estilo directo con la que busca la reflexión de los automovilistas desde el inicio del texto, y antes de introducir el tema. Se

21


trata de un pensamiento de origen oriental, filosofía que el emisor parece haber tomado como propia en su actitud radical. El texto se dirige a un destinatario modelo colectivo, relativamente amplio por el canal utilizado (una revista, medio de comunicación de masas). En este caso parece claro que se trata de los automovilistas en general tal y como se aprecia en algunos ejemplos: “A muchísimos automovilistas...; si la gente se lo pensara dos veces...”, pero concienciados con la problemática ecológica y mendioambiental por el canal, una revista centrada en esos temas. También se puede intuir un segundo receptor a partir de la línea 8, el Ministerio de Transportes, a quien por medio de una perífrasis de posibilidad (“podría apropiarse “) se dirige indirectamente, manifestando el deseo de que adopte una inicia del emisor: colgar en las carreteras el dicho oriental de la oración anterior Para dirigirse a este destinatario no deja marcas lingüísticas del alocutario. Por otro lado, la emisora no ha pensado en un destinatario que domine saberes del tema por su voluntad de claridad, que se observa en la cita de la fuente de su pensamiento y de la que extrae los argumentos, el libro de Katie Alvord. El emisor se dirige a ese tipo de destinatario recurriendo a un registro lingüístico, formalizado, pero estándar por el tipo de emisor, de receptor y por el canal. A pesar de ello encontramos algunos recursos estilísticos (“divorciado; el tiempo que queman; automóviles, aliados humeantes“) y el empleo de cultismos y términos léxicamente seleccionados (“sopesar, somete, autodependencia”) con una sintaxis elaborada, aunque no compleja. A pesar de ello, el autor busca la complicidad con cierto tipo de lectores y muestra familiaridad con términos coloquiales como “lavado de cerebro” o “contar ovejas”. En conclusión, el emisor, en esta columna, se sirve para su reflexión de un libro recién publicado que le sirve como apoyo argumental para la manifestación de una actitud de subjetividad en el tema del abuso en el empleo del coche con una actitud radical. El emisor modaliza bastante el texto, se sirve de un tono de preocupación, busca la implicación y la invitación al receptor en su solución del problema planteado, adoptando un registro estándar, pero culto en su selección léxica o el empleo de algunos recursos estilísticos.

22


Texto 72: “RÉGIMEN ESPECIAL DE TRABAJADORES AUTÓNOMOS” MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES ADECUACIÓN Este anuncio institucional publicado en el diario El País presenta un contexto temporal más o menos preciso por la presencia de deícticos temporales que identifican el momento de la enunciación: la proforma adverbial "Hasta el 31 de octubre" y "recibirás" se entienden como un futuro desde el ahora del emisor marcado por el presente (cotizas). Por tanto ese ahora se sitúa en un momento cercano al de la publicación de la nueva ley y a partir de este se entiende ese futuro: el plazo para acogerse a esta nueva modalidad de cotización para los trabajadores autónomos. El autor real del texto es un organismo oficial de la administración del Estado, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Más en concreto, la Secretaría de Estado de la Seguridad Social pertenciente a ese Ministerio. Junto a este emisor aparecen las siglas o acrónimos de otros como ATA, Upta,..., supuestamente asociaciones de trabajadores autónomos. Esta presencia, junto a la del Ministerio, da a entender que la nueva ley del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos es una iniciativa del Ministerio que ha sido acordada con estas asociaciones. Este emisor colectivo, que no se muestra lingüísticamente como locutor a través de la 1ª persona, lo hace, en cambio, en su parte inferior izquierda, enfatizado con el empleo de un recuadro en el que se recogen todos los emisores arriba mencionados con sus correspondientes anagramas identificativos, tanto los oficiales del Ministerio como los de las asociaciones de trabajadores autónomos. La finalidad comunicativa de este anuncio institucional es persuadir a los trabajadores autónomos, que hasta ahora disfrutaban de un régimen reducido de prestaciones sociales, sobre las ventajas económicas y sociales que les reportaría un aumento de sus cotizaciones a la Seguridad Social. El emisor deja en manos de estos trabajadores la cantidad que cada autónomo desee cotizar, en función de la cual recibirá prestaciones sociales que sí reciben los trabajadores por cuenta ajena. Por todo ello nos encontramos ante un texto argumentativo. Este emisor colectivo adopta un tono de seriedad, claridad y transparencia de la nueva ley (“Ni te engañan, ni te engañas”), además del persuasivo, apelando e implicando directamente al receptor dado el afán que persigue. Al tratarse de un texto de opinión, el emisor muestra subjetividad y modaliza su discurso con diferentes rasgos lingüísticos con predominio de la función apelativa que se manifiesta en el empleo diferentes rasgos lingüísticos, tipográficos e icónicos. Aparecen expresiones valorativas al servicio de la persuasión (“... para mejorar lo que queremos recibir por enfermedad,...; Por un pequeño esfuerzo, tendremos un gran refuerzo”). El léxico es claramente connotativo, con asociaciones a los valores latentes de los socios y simpatizantes, en la enumeración de las prestaciones que pueden ver mejorar los autónomos si aumentan su cotización, idea recogida mediante la perífrasis verbal de posibilidad “Los autónomos podemos aumentar...”. También encontramos la modalidad oracional exhortativa (“...Ni te engañan, ni te engañas,......”) que se comentará en el apartado del receptor. Como ocurre habitualmente en el ámbito publicitario, el texto muestra cierta elaboración estilística al servicio de la persuasión. Así, se recurre a la repetición que se observa en el eslogan y al final del cuerpo textual. Este eslogan, caso de polifonía, reproduce una conocida muletilla del actor como una estrategia persuasiva de atracción

23


de los destinatarios. Otra repetición se produce mediante el paralelismo en dos enunciados: en el primero se reitera la idea de la transparencia mediante el políptoton (“Ni te engañan, ni te engañas”), mientras en el segundo, el emisor incide en la antítesis “pagar”-“recibir” y, al final del texto, con otra (“pequeño esfuerzo-“gran refuerzo”), en la que contrasta el primer elemento con el segundo, metáfora de las prestaciones a las que tendría derecho el trabajador autónomo. Este emisor recurre a la primera persona del plural en tres formas verbales y un determinante posesivo (“Los autónomos podemos aumentar nuestra...;... que queremos recibir; tendremos...”), pero no se trata de un “nosotros” excluyente del receptor o representativo de los emisores. Es más bien una estrategia persuasiva por medio de una polifonía: los autores del anuncio ponen en boca de los trabadores autónomos, o del actor de la fotografía en su representación, supliendo a los verdaderos emisores y como estrategia persuasiva de acercamiento a los destinatarios. El emisor enfatiza determinadas informaciones por medio de marcas tipográficas: el eslogan, destacado tipográficamente en la parte superior, el empleo de la letra negrita al inicio y al final del cuerpo textual o la inversión de la disposición habitual en el la referencia al Régimen laboral especial al que están sometidos los autónomos. También es propio del mundo publicitario recurrir al código icónico para apoyar la parte textual en su finalidad comunicativa. El emisor ha recurrido a un conocido actor de una serie televisiva en la que desempeña un papel de ese mundo de los trabajadores autónomos para que los receptores, trabajador autónomos, se identifiquen con él. De ahí, esa estrategia del empleo de la primera persona del plural arriba mencionada, este actor representa a un trabajador autónomo. La imagen representa a este actor con la mano abierta y extendida hacia el receptor con la intención de invitarle a que se acoja a la nueva ley. El texto está dirigido a un receptor modelo colectivo, a los trabajadores autónomos según se aprecia en el lateral ("Régimen Especial de Trabajadores Autónomos") y en el propio cuerpo ("Los autónomos podemos..."). Además de con la imagen, como acabamos de comentar, el emisor busca la cercanía en el tratamiento del receptor alocutario mediante la deixis, porque se dirige directamente a él con la fórmula de tratamiento de “tú”, que busca la cercanía en el trato del receptor, por medio verbos y pronombres (“Ni te engañan, ni te engañas. Tanto cotizas, tanto recibirás”), con una clara función apelativa, junto al empleo de esa primer primera persona del plural ("Por una pequeño esfuerzo tendremos un gran refuerzo"). Acorde con el tipo de receptor, éste no necesita conocimientos previos ya que se enumeran con claridad las prestaciones sociales que podrían recibir y se presupone que cualquier autónomo conoce las que recibe en este momento, además de aquellos impuestos que sirven de cotización a la Seguridad Social. Teniendo en cuenta la intencionalidad, el tipo de receptor o el canal, el registro no es excesivamente formalizado, se trata de un registro estándar. Aunque haya cierta selección léxica de tecnicismos del área laboral-social (“incapacidad total o permanente, accidente o enfermedad profesional“), esta está lo suficientemente extendida entre esos trabajadores, además de que los recursos estilísticos también estén bastante lexicalizados. La sintaxis, por su parte, es sencilla con oraciones simples que no presentan complejidad.

24


Texto 73: “NUECES DE CALIFORNIA” ADECUACIÓN Este anuncio publicitario presenta un contexto temporal más o menos preciso por la presencia de deícticos temporales que identifican el momento de la enunciación: la presencia del presente de indicativo (tiene, es, son,..) referido al ahora del emisor. Desde este presente, se refiere a hechos pasados con la proforma adverbial "recientemente" y el pretérito perfecto compuesto (han demostrado). Por tanto ese ahora se sitúa en un momento cercano al de la publicación del anuncio publicitario. El autor real del texto, en colaboración con la Fundación Española del Corazón, es una empresa privada, California Walnuts, dedicada al mundo de la producción de este producto, pero que como emisor modelo, en su estrategia publicitaria, se perfila como un emisor preocupado y experto en las cualidades saludables de este fruto. Este emisor, que no se muestra lingüísticamente como locutor a través de la 1ª persona, lo hace, en cambio, en su parte inferior derecha mediante un logotipo que sirva para identificarlo. En su parte izquierda, aunque menos destacado, también se muestra el logotipo del segundo emisor colaborador. La intención comunicativa de este anuncio publicitario es persuadir a los destinatarios de las propiedades saludables de las nueces para el corazón, mediante los argumentos de los nutrientes que contienen y de los beneficios que estos producen: reducen el colesterol, regulan la presión sanguínea, previenen el envejecimiento celular,... En fin, se resaltan los valores de la salud, la sencillez, lo natural, su sabor y su versatilidad gastronómica. Por todo ello nos encontramos ante un texto argumentativo. Este emisor colectivo adopta un tono persuasivo, apelando e implicando directamente al receptor dado el afán que persigue. Al tratarse de un texto de opinión, el emisor muestra subjetividad y modaliza su discurso con diferentes rasgos lingüísticos con predominio de la función apelativa que se manifiesta en el empleo diferentes rasgos lingüísticos, tipográficos e icónicos. Aparecen expresiones valorativas al servicio de la persuasión tanto en el eslogan como en el cuerpo textual (“... nutritivas, sabrosas y versátiles, fuente rica de vitaminas; ayuda a regular el nivel de colesterol, favoreciendo la circulación de la sangre; ofrecen un sabor inconfundible”). Así mismo, el emisor recurre aun léxico técnico, pero claramente connotativo (ácidos grasos omega-3; tocoferol, un tipo de vitamina E), con asociaciones a los valores arriba apuntados. El emisor enfatiza determinadas informaciones por medio de marcas tipográficas: el eslogan, destacado tipográficamente en la parte superior y el contenido de cada párrafo, resumiéndolo, lo que facilita la lectura del contenido de cada párrafo. También es propio del mundo publicitario recurrir al código icónico para apoyar la parte textual en su finalidad comunicativa. Las imágenes representan tanto contenidos denotativos como connotativos. La imagen de un plato con un tenedor y una especie de ensalada, supuestamente con nueces, sólo ejemplifica el tipo de comida sana y natural que se recomienda. La imagen superior, en cambio, dada la intencionalidad del emisor del anuncio publicitario es una metáfora que refuerza la idea del eslogan "Nueces de California. Ideales para tu corazón" ya que representa un corazón al que le falta una nuez para estar completo: en definitiva, la nuez se convierte en un elemento indispensable y necesario para su salud, idea que desea recalcar el emisor.

25


El emisor da paso a la polifonía en una ocasión incluyendo la voz de un enunciador en estilo directo como argumento de autoridad por tratarse de un experto en lípidos del Hospital Clínico de Barcelona, con la finalidad de convencer a los receptores de su intención comunicativa, demostrar que la ingesta de nueces es una fuente natural de salud para el corazón. El texto está dirigido a un receptor modelo colectivo y amplio, personas con interés y preocupación por la salud y las dietas. Además de con la imagen, como acabamos de comentar, el emisor busca la cercanía en el tratamiento del receptor alocutario mediante la deixis, porque se dirige directamente a él con la fórmula de tratamiento de “tú”, que busca la cercanía en el trato del receptor, por medio de un posesivo (“en tus ensaladas; de cuidar tu corazón”). Acorde con el tipo de receptor, éste apenas necesita conocimientos previos ya que se explican algunos de los tecnicismos, como el tocoferol, o las cualidades de los nutrientes de las nueces, aunque no se haga con los ácidos grasos omega-3, de los que ese tipo de destinatario seguramente tendrá conocimiento. Teniendo en cuenta la intencionalidad, el tipo de receptor y el canal, el registro es formalizado, se trata de un registro estándar. La selección léxica de tecnicismos del área médica (“nutrientes, ácidos grasos omega-3; tocoferol, un tipo de vitamina E, prevención de envejecimiento celular“) no es más una estrategia persuasiva en este anuncio. La sintaxis, a su vez, es sencilla con oraciones que no presentan complejidad, salvo la última oración del último párrafo. En conclusión, se trata de un anuncio publicitario de un fruto cuyo emisor, una empresa privada, resalta mediante los códigos icónico, lingüístico y tipográfico las propiedades y nutrientes para la salud del corazón y de otros beneficios, recurriendo incluso a una autoridad, además de otras ventajas gastronómicas, con un tono persuasivo.

26


Texto 38: "UN SUSPENSO SABIDO" - CLIJ ADECUACIÓN Este editorial de la revista CLIJ, nº 178 de enero de 2005, presenta un contexto temporal por la presencia de deícticos que identifican el momento de la enunciación: los ejemplos de presente de indicativo (“tenemos, señalamos, sabemos,...”) referidos al ahora del emisor. Desde este presente, se refiere a hechos pasados con el pretérito perfecto compuesto (se ha dicho, nos ha sorprendido) y la vaga expresión temporal “Entonces”, referida a las reacciones posteriores a la publicación del Informe PISA, que nos remiten a ese periodo posterior a esa publicación, contexto que provoca este editorial. Desde ese presente, se sitúan acciones en el futuro (será enterrado, pasarán,..).

La autora real del texto, Victoria Fernández, como emisora modelo se perfila como una experta en el mundo de la lectura y la literatura del mundo infantil y juvenil, que comenta y reflexiona sobre un hecho cultural-educativo de actualidad, por el papel social adoptado -directora de una revista especializada-, por el grado de análisis que ofrece, por el conocimiento que demuestra del problema y por las propuestas que ofrece para resolverlo. Esta emisora apenas se muestra lingüísticamente como locutora a través de la 1ª persona del singular, por ese papel social adoptado, y por el género, un editorial, lo que le lleva a emplear la 1ª persona del plural, “excluyente” del destinatario, ya que habla en nombre de esa entidad privada, que se manifiesta mediante verbos (“tenemos, sabemos“), pronombres (“ nos“) y determinantes (“nuestro..., nuestros lectores“). Desde ese papel adoptado, la emisora presenta un texto argumentativo por su intención comunicativa, como se ha apuntado en el apartado anterior: se posiciona en contra del revuelo y de algunas reacciones surgidos a raíz de la polémica generada por los malos resultados en competencia lectora de los estudiantes españoles según el Informe PISA, y, para resolver este problema, ofrece dos propuestas de trabajo para solucionarlo. Esa intencionalidad la lleva a cabo con un tono crítico ante algunas de esas reacciones de alarma, pero esperanzador por la seguridad y el deseo constructivo de mejorar la actual situación de la comprensión lectora de los alumnos. Por su intencionalidad, la emisora se implica en el texto modalizando su discurso con diferentes rasgos lingüísticos con predominio de la función apelativa que se manifiesta por medio de adjetivos y sustantivos valorativos de desaprobación de las reacciones al informe PISA y sobre el problema de la comprensión lectora que se arrastra desde hace tiempo (“Inútil juego, no son de gran ayuda, muy caras, fáciles de, mal llamada / fractura moral”). También lo modaliza mediante perífrasis de obligación e infinitivos, equivalentes a imperativos, para exigir la resolución del problema manifestado en los resultados del Informe, planteando propuestas de solución que ofrece al final del texto (“qué se debe hacer, hay que resolver / realizar, poner..., convencerse de...”/“debiera ser mejorar, debiera realizarse.”) o implicándolos en la última oración (“O no”), invitándoles a la reflexión de las propuestas. En menor medida se aprecia la función representativa en las primeras líneas, para informar sobre el Informe PISA y para narrar las distintas reacciones al Informe emplea la 3ª persona y alguna oración impersonal (“Se ha dicho..., hay un punto...”). Y también la función poética por la elaboración estilística para llamar la atención sobre el mensaje, mediante el empleo de un lenguaje figurado con presencia de metáforas (“la rueda del curso..., en ese lento carro de los planes de estudio...”) y metonimias (“el Informe PISA será enterrado por..., “acallado por la alegría achampañada...“).

27


La emisora da paso a la polifonía en estilo directo, sin las comillas habituales, a lo largo del primer y segundo párrafos para introducir las reacciones de la administración, los docentes, los expertos,... ante los resultados del Informe con la finalidad de dar cuenta de ellas, distanciándose para desaprobarlas ya que no ayudan a resolver el problema. Por otro lado, con el deseo de implicar a los propios receptores, plantea una pregunta (lín. 47-52) que seguramente se están realizando los propios receptores o como recurso que da pie ala emisora para introducir sus propuestas de fomento de la lectura. El texto se dirige a un destinatario modelo colectivo, que por el tipo de tema y ámbito de uso, una revista especializada en literatura infantil y juvenil, podría pertenecer al colectivo del profesorado principalmente y a todos aquellos sensibilizados y con motivación intelectual en el tema de la lectura, un destinatario de nivel cultural medio-alto. Pero, como segundo destinatario, también a la administración y a otros agentes implicados en la cuestión ya que es un problema que implica a varios sectores sociales. La relación que la emisora mantiene con el receptor es en todo momento formal, de distanciamiento, sin marcas lingüísticas del alocutario, refiriéndose a ellos de modo indirecto, objetivándolos (“nuestros lectores”). Además, para comprender el texto, en relación con el tipo de destinatario, este precisa conocimientos enciclopédicos sobre comprensión lectora en las propuestas finales y estar al tanto de en qué consiste el proyecto PISA. El emisor recurre a un registro lingüístico, formalizado, más bien culto, por el tipo de destinatario, por el canal y el tema especializados. Así, aunque la sintaxis oracional no es excesivamente compleja, aun siendo elaborada, en el plano léxico-semántico predomina un léxico bastante selecto con abundantes cultismos (“confecciona, condenas morales, los expertos prescriben, sociedad del conocimiento, inercia, sesgado, fractura moral”) y sustantivos abstractos (“comprensión, emoción, abstracción.”), además de los recursos estilísticos antes analizados. En conclusión, la emisora, en este editorial, a partir de la publicación del Informe PISA manifiesta su propósito de solucionar el problema de los malos resultados en comprensión lectora, con una actitud de subjetividad, modalizando bastante su discurso, y con un tono crítico, pero esperanzador a la vez. La emisora busca la implicación de un receptor especializado y con conocimientos obre el tema en la solución del problema planteado, adoptando un registro bastante formalizado en la selección léxica o en el empleo de algunos recursos estilísticos.

28


Ejercicios adecuación completos (2º Bachillerato, 2013 -2014)