Page 15

alrededor de 50 profesores que se creo con el propósito de dividir a los Profeso­ res y cuyo Presidente encargado, el Dr Wllson Freire, al más puro estilo de Agen­ te, provee las “pruebas” de video en la in­ vestigación que el Interventor Ing. César Esquetini dispuso se realice en contra de los participantes del Paro. * El Ingeniero Wilson Abad, Decano en­ cargado de Docencia, igualmente apare­ ció en la lista de beneficiarios de los acuerdos de conducción académica pu­ blicado en PRESENCIA de julio del 2002. Fue Director de la Escuela de Ciencias Administrativas y Económicas; además, es también miembro de la Federación de Profesores Politécnicos. Durante el Paro actuó como uno de los representantes del Ing. Jaramillo en la comisión de nego­ ciación, que actuó bajo la mediación del Doctor Teodoro Coello; convirtiéndose en uno de los más fervientes defensores de su gestión y fiel portavoz de su obstinada posición de no renunciar ni dar paso a la solicitud de licencia. Inconmovible frente al clamor de la mayoría de la comunidad politécnica que esperaba una salida ins­ titucional, se declaró defensor a ultranza del “principio de autoridad” y finalmente apostó por la intervención del CONESUP. * El Ingeniero Oswaldo Proaño, Decano encargado de Extensión, llegó a dicha función por la excusa del inicialmente de­ signado Ing. Ricardo Muñoz. Fue Jefe del Departamento de Procesos Industria­ les Químicos y como tal lideraba el grupo de Jefes de Departamento que siempre respaldó al Ing. Jaramillo y al Dr. Suárez; incluso encabezó un movimiento que buscaba desestabilizar a los Decanos suspendidos. Miembro fundador de la Federación de Profesores Politécnicos, creada con el auspicio del entonces Rec­ tor Ing. Vinicio Baquero. Se pronunció siempre en forma belicosa en contra del Paro y sus dirigentes, de quienes pedía la cabeza. Es uno de los mayores defen­ sores del modelo, desde el inicio de su implantación, con la aprobación en Con­ sejo Politécnico y sin consulta a la comu­ nidad politécnica del vigente estatuto en septiembre de 1999. Estas son unas pocas notas referentes a las actuales autoridades de facto de la institución. Bien vale la pena interrogar­ nos entonces: ¿Es casual la designación que hiciera de ellos el CONESUP? ¿Qué intereses representan? ¿Pueden garanti­ zar una conducción imparcial de la insti­ tución hacia un nuevo modelo? Concluya usted estimado lector.

(Segunda Parte: Entretelones) ANTECEDENTES AL CAOS DE MACONDO: LA DIVISION DEL REI­ NO. En la época anterior a la revuelta, el Vaquero conjuntamente con el Mar­ celino repartieron el Reino de Macondo en varios principados y cacicaz­ gos; asignando a sus más allegados, grandes extensiones de territorio y privilegios sin par. Dentro de los más afortunados de la corte estaba el Sir Zapín Cebolletas, quien creó una academia de lenguas muertas y vivas. Tuvo una posición muy importante dentro de la corte por los ingresos que obtenía, pues aprender lenguas era obligatorio pa­ ra ser miembro del Reino. El Conde Nado Zalam eta siguió la misma onda, con la diferencia que él creó academias fuera del Reino. Es­ tas academias se dedicaban a ense­ ñar a los plebeyos: corte y confec­ ción, peluquería, administración de talleres, etc.; obviamente con el aval del Vaquero y Marcelino, pues gene­ raban jugosos ingresos, los mismos que se repartían (según cuentan las lenguas vivas) entre todos los corte­ sanos. La idea principal del Conde Zalam eta era la de crear Academias autofinanciadas que emitieran inclu­ sive los Títulos de “HDP”, los más al­ tos que se daban en el reino, pero allende los mares.... El Lord Bobón Ruizeñor negoció la posesión de un pequeño principado, donde se encontraban los talleres y la academia de tecnologías múlti­ ples. Desde entonces defendía su feudo, negociando lo que quiera..., lo que sea..., como sea..., pero bajo el lema: “a mi pequeño feudo nadie lo toca “ . Otros de los cortesanos favorecido en el reparto fue el Sir Montes de Baldano, quien se jactaba de ser el constructor de los puentes levadizos más importantes del reino y sus alre­ dedores; sin embargo, según dicen algunos ex-cortesanos, Sir Baldano en su ... vida había cruzado puente alguno y no era más que un firmón y copión.

LA REVUELTA: LOS DIALOGOS EN LA MESA CUADRADA. Una vez que la revuelta popular toma fuerza, se acondiciona una mesa cuadrada en los amplios salones del palacio del CRA (Conferencia de Rei­ nos Aledaños), más conocido como CONIJUEP. La Conferencia nombra a Teodoróf Nucá (Magistrado experto en solución de conflictos), para que sirva de separador en tan singular disputa. Por parte de los 27 se envían al Du­ que de York, al temido Conde Moline­ te (quien siempre estuvo armado de su largo y filudo florete) y al Príncipe Torou. En representación de los 40 fueron enviados Marisa de Jesús (la siempre Dulcinea Rebeca), el fam o­ so mago cortesano Gamba Bandau (quien siempre se jactaba de dar so­ lución a todos los problemas que aparecían en el Reino, pues decía te ­ ner los manuscritos genuinos que le habían enviado desde la mismísima Meca en Glasgow) y al Milord W ins­ ton Muchon (de Marcelino el defen­ sor a ultranza, ¿o no?) Las disputas van y vienen, pero no hay acuerdos. Marcelino por su parte deshojaba margaritas y constante­ mente decía: ¿Me voy, no me voy?... ¿Me iré? El insomnio y la desespera­ ción rondaban las puertas de su pe­ queño castillo, acondicionado para el efecto; sin embargo, Marcelino siem­ pre recurría a pócimas y extraños brebajes que bebía para calmar su ansiedad, con los cuales siempre aparecía Happy. Por su parte Suasnavas, (también en sus noches de insomnio) se pregun­ taba: ¿Dios mío que he hecho?, ¿Dios mío... y ahora que hago? Yo que alguna vez fui cercano a los 27, ahora me encuentro rodeado de es­ tos 40; pero el “Suas” (como cariño­ samente le llamaban en la Corte) también se daba su dosis de valor (aunque nadie sabe como), y decía “A lo hecho pecho y ni modo...” Mientras esto sucedía con las hues­ tes del grupo de los 40..., en la tien­ da de los 27 también se daban algu-

Presencia

15

2003 enero no47  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you