Page 1

qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqw ertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwert yuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiop asdfghjklzxcvbnmqwertyuiopas dfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdf ghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfgh jklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjkl zxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzx cvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcv IES El Palo bnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbn 2010-2012 mqwertyuiopasdfghjklzxcvbnm qwertyuiopasdfgh

Lecturas

Viajeras

jklzxcvbnmqwe


2


Durante los cursos 2010-11 y 2011-12, el IES El Palo de Málaga ha participado en el programa ARCE, patrocinado por el Ministerio de Educación, con el proyecto “Lecturas Viajeras”. El instituto formó un grupo de trabajo con el IES Pedro Mercedes de Cuenca y el IES Juan Sebastián Elcano de Cartagena. La idea era establecer una colaboración entre los tres centros para introducir al alumnado en la lectura y formar mejores lectores. Y no sólo han participado alumnos, también los han acompañado sus familias y profesores. Los alumnos han desarrollado una serie de trabajos de creación, literarios y artísticos que han quedado plasmados en el blog creado para el proyecto (www.lecturasviajeras.es). Una muestra de esos trabajos se recoge en esta edición para que les sirva de recuerdo. Tanto los profesores como los autores de los libros leídos les han ayudado a ello. También han tenido la oportunidad de presentar sus respectivas ciudades a los compañeros de los distintos centros, momentos vividos con gran intensidad por parte de todos los participantes. Sabemos, a partir de comentarios de los alumnos, de sus padres y de sus profesores, que la experiencia ha valido la pena. Y esperamos que “Lecturas Viajeras” haya sido el inicio de otros proyectos, ya que, como decía Emily Dickinson: “Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Rosa Yáñez Coordinadora del proyecto del IES El Palo

3


4


ACTIVIDADES REALIZADAS POR LOS ALUMNOS, PROFESORES Y FAMILIAS DEL IES EL PALO DE MÁLAGA CURSO 2010-11

5


EL CLUB DE LOS DETECTIVES INCOMPRENDIDOS Lourdes Fernรกndez. Editorial Aladena

6


ENCUENTRO CON LA AUTORA

El club de lectura “El club de los detectives incomprendidos”, formado por los alumnos del IES El Palo, ha tenido un encuentro con la autora del libro que da nombre a dicho club. El encuentro ha sido promovido por la Biblioteca Pública “Emilio Prados” de la barriada de El Palo, dentro de las actividades que se llevan a cabo en el Proyecto ARCE “Lecturas Viajeras”. Un encuentro con autor ofrece a los jóvenes lectores una oportunidad única para descubrir el pensamiento, el rostro y la voz de un escritor. Éste, por su parte, puede conocer a sus lectores, escuchar y valorar sus preguntas y observaciones, y explicarles su forma de crear historias y contarlas. Lourdes Fernández ha comentado los aspectos más destacados de su obra y de su trayectoria literaria con los alumnos. Ha respondido a las preguntas que los chicos le han planteado tras la lectura del libro, contribuyendo a estimular el diálogo y animando a todos a participar en él. Lectores y escritora han compartido análisis, hallazgos y, al fin y al cabo, sueños. Compartió experiencia con nosotros Francisco Vázquez, de la Editorial Aladena, quien acercó a los alumnos al proceso de creación de una obra y al proceso de construcción de un libro. Esta actividad se fundamenta en el mismo objetivo general que guía otras actuaciones de promoción lectora: fomentar el gusto por los libros y desarrollar en el lector capacidades que favorezcan un mayor grado de comprensión y un mejor aprovechamiento y disfrute de sus lecturas. ¡Esperamos haberlo conseguido!

7


LOGO Y MARCAPรGINAS El logo ganador del concurso del club de lectura de Mรกlaga es de Yaiza Fanelli Galรกn.

8


¿DÓNDE ESTÁ EL SR. SPOCK? Pura Azorín. Editorial Everest

9


LOS ALUMNOS ENCUENTRAN CARTAS DE MIGUEL PARA ALICIA TRAS LA LECTURA DEL LIBRO

Mavi García nos envía esta carta de Miguel para Alicia. Querida Alicia: Te echo de menos y quiero que vuelvas ahora, no sé cómo, pero por favor vuelve. Me encantó el libro, y me encanta cómo juegas con los finales. ¿Cómo está Miguel? Anita está madurando ya no es la niña chica que era antes, y el abuelo ya no recuerda ni mi nombre y ni siquiera da sus largos paseos por la Puebla. ¿Sigue en pie lo de ir a vivir a la costa? Espero que sí, porque tengo ganas de ver el mar, de olerlo y de pisar su arena. La vida es muy complicada en casa, mamá está más feliz pero no por Anita ni por mí, sino por el hombre que cada día la trae a casa. Cada vez que les veo abrazándose es como si me dieran un puñetazo en la barriga y hace que eche de menos a mi padre. Tal vez sea mejor así, si mi madre está feliz… Ayer mientras dormía pude recordar su aspecto y me proporcionó una gran satisfacción. Creo que el señor Spock se fue porque él volvería, mi padre. Creo que todo el mundo tiene derecho a un final feliz, a lo mejor el mío está cerca de ti pero a lo mejor también con mi padre. Guardo esperanzas, pero no sólo por volver a ver a mi padre sino también para estar contigo. Echo de menos nuestros momentos a solas , tu cabeza apoyada en mi pecho , tu mano alrededor de mi cuello y todos esos momentos que hacen de ti la persona más especial del mundo entero. Ahora estoy escuchando “Hold My Hand” de Mickael Jackson y me recuerda aquel día que nos cogimos la mano bajo el pupitre. Fede ya está trabajando con su padre y no nos vemos mucho. El Bola ha parado de comer, piensa que tal vez se lo coma el espíritu (está cagado) , y el Sapo se ha ligado a Sonia , la niña chicle , y ahora siempre están juntos. Me siento solo en este mundo si no estás tú a mi lado, esto es muy duro. Quiero estar contigo y no volver a perderte nunca más.

10


Quisiera que hicieras un cuento sobre nosotros y que tenga una final feliz. Quisiera también que en tu cuento volviera el Señor Spock porque sin él estoy perdido. Ojalá estuvieras aquí, a mi lado, a pocos centímetros , preparados para besarnos de nuevo. Te quiero. Quisiera respuesta, volver a ver tu caligrafía, oler tu olor. Quiero que vuelvas, o ir yo allí y por todo que sepas que te quiero y guardo el momento de volvernos a ver. Te quiere, Miguel

Nidia Jimena ha encontrado esta nueva carta. Esta vez es Miguel el que echa de menos. Hola, Alicia: Todo este tiempo he estado pensando en nosotros. ¿Qué pasará con nuestro futuro? ¿Y si no te veo más? ¡Eso sería trágico! Alicia, tengo ganas de verte, de acariciar tu mejilla, de ver tus hermosos ojos brillantes… Tú me hiciste sentir el chico más afortunado del mundo, me hiciste sentir especial, y ahora pensar y ver que ya no estás a mi lado… Ya no podemos pasar los ratos que vivimos juntos, aunque me queden los momentos en mi memoria ya no recuerdo algunos detalles, detalles que para mí son importantes. Alicia quiero que vuelvas y podamos estar juntos, nos uniremos y nada ni nadie nos hará separarnos otra vez. Creo que llegó la hora de vernos, ya no puedo esperar más (soy impaciente…) por favor ven o iré donde sea y cuando sea a buscarte ¡Nada me frenará! Antes de que se me olvide, leí tu cuento, me encanta el título” ¿Dónde está el señor Spock?” Gracias por el libro, gracias por ser tú la chica que ahora forma parte de mi vida. Cada mañana me levanto, miro por la ventana y sueño que tocas mi timbre. Tengo la certeza de que cuando veas mi carta aparecerá una sonrisa radiante en tu rostro. Yo, cuando abro un sobre que pone tu nombre, me imagino que estas a mi lado susurrando un ”te quiero”, aunque sea mi imaginación, me encanta.

11


Ya me despido en esta carta con una de mis mejores caras, la cara de estar enamorado. Guarda las cartas y cuando nos veamos las leeremos y así podremos recordar todos los días que estuvimos separados. Aquí estoy yo para lo que quieras. Con cariño, mucho cariño Miguel

Yaiza Fanelli nos presenta esta nueva carta de Miguel para Alicia: Para Alicia: Desde que te fuiste me siento solo. Lo único que me queda de consolación son tus cuentos, no me canso de leer, de sumergirme un poco en tu mundo. Tengo un verano por delante y estoy inmóvil observando las fronteras de este pueblo, que esconde tantos recuerdos. En el banco del parque permanezco horas pensando, imaginando tus rizos cayéndote por los hombros, tan tímida y callada, pero decidida como nadie. Poco a poco me doy cuenta de lo rápido que pasaba el tiempo a tu lado, y de lo lento que transcurre sin tus pequeñeces cotidianas. Hace un par de semanas, mi abuelo nos dejó, presiento que él ya sabía que la muerte le esperaba, por ello nos dejo de una forma tan suave, como un delicado soplo de viento. Es como si las personas que me rodean se apartasen de mí, como si mi mundo empezara a desvanecerse ante mis ojos. Anita ha crecido, pero sigue siendo tan risueña como siempre. Los amigos también maduran, Fede parece un adulto, el Bola quizás no sea tan ingenuo como siempre, y el Sapo se ha lucido con su nueva novia. Seguimos siendo amigos, pero nos vamos alejando los unos de los otros, cada uno deberá seguir su propio camino. Desearía vivir en uno de tus cuentos, tan divertidos como estrafalarios, esos cuentos tan locos que solías darme son como tesoros para mí. 12


Quizás también yo me esté haciendo más adulto, ahora comprendo más a mi madre, no me importa si sale con ese hombre, con tal de que sea feliz, porque cuando la veo tan alegre, no siento la fuerza suficiente para interponerme a su relación, no puedo negarle la felicidad. Por las noches me duermo soñando con una vida lejana a este pueblo, en una casita junto al mar, viviendo a tu lado. Me gusta pensar que en un futuro, nuestro destino esté unido. Pero tal vez hayas encontrado otro chico, que te guste más que yo. No es bueno vivir en el recuerdo, pero la gente no entiende cómo me siento. Puede que sea paranoico, pero cómo vivir sin tus besos, sonrisas e historias. Bueno ya me estoy enrollando. Te deseo lo mejor, porque te quiero… Miguel (L)

Yaiza Fanelli os presenta esta mini historia: The new “Cenicienta” Como en toda historia de la Cenicienta, ella es pobre, y en una casa de criada se asienta. Por un sueño por concluir, aún su destino deberá descubrir. Entre trapos y limpiezas, ella ni se inmuta ni se queja. Pues espía del gobierno es, y a su malvada madrastra debe vencer. El príncipe, fiel asistente, le proporciona información más bien evidente. Cuando su misión haya finalizado, su nueva vida habrá comenzado. Ya que futbolista quiere ser, y ningún partido desea perder. Y tras goles y paradas, la Cenicienta marcha agotada. ^^

13


LIBRO FÓRUM SOBRE ¿DÓNDE ESTÁ EL SR. SPOCK?

La Biblioteca Pública “Emilio proporcionando actividades que resultan imprescindibles para el desarrollo del proyecto ARCE “Lecturas viajeras”.

Prados”

de

Málaga

nos

sigue

En esta ocasión se ha planteado un libro-fórum ante la imposibilidad de tener un encuentro con Pura Azorín, autora del libro propuesto desde Cartagena. Esta actividad se centra en el debate posterior a la lectura de un libro por parte del grupo. Hemos tenido un animador que ha ordenado el debate y lo ha dirigido planteando diversas preguntas. Se ha comenzado con la presentación del libro, de cuya portada podemos obtener detalles sobre la obra (no sólo el título, también la ilustración), pasando después a la lectura de la biografía de la autora. Tras estos datos, se ha pedido un resumen y se ha hablado sobre el tema principal (los recuerdos) y los temas secundarios (valor de la amistad, miedos infantiles, educación ambiental, aceptación de las diferencias…). Se han comentado los valores que se aprecian en la novela. Hemos continuado con un estudio de los personajes, que han resultado muy cercanos a los alumnos, diferenciando los personajes principales y los secundarios. Los que más han gustado han sido Miguel, Alicia, el Bola y la chica del chicle, sin olvidar al abuelo y al hermano de Alicia con Síndrome de Down. 14


Se ha comentado la estructura de la obra (dividida en capítulos, facilitando la lectura) y el tiempo en que transcurre (un curso académico), así como el lenguaje utilizado (fácil, sencillo, cercano a ellos). Los alumnos han inventado otro final, imaginando la continuación de la historia entre todos ellos: “Alicia y Miguel se reencuentran cuando son mayores, pero descubren que hay diferencias entre ellos con el paso del tiempo, y sus caminos se vuelven a separar”. Para finalizar, han hablado de los aspectos que más han gustado (la comunicación a través del ordenador, la relación entre Alicia y Miguel) y los que menos (no saber mucho de los personajes como el Bola, el Sapo), buscando aplicaciones que se pueden extraer para sus propias vidas, haciendo hincapié en el tema de la aceptación de los demás.

15


TODO EMPEZÓ EN EL THYSEN Miguel Ángel Ortega. Editorial Edelvives.

16


LIBRO FÓRUM

El club de lectura de alumnos del IES El Palo ha concluido la lectura del libro escrito por Miguel Ángel Ortega, Todo empezó en el Thyssen. Como no podemos tener un encuentro con el autor hemos recurrido al libro-fórum que nos oferta la Biblioteca Pública “Emilio Prados”. Por primera vez se ha hecho un libro-fórum similar al de un club de lectura de adultos: datos del autor, datos del libro, resumen, personajes, datos históricos, etc. Después de aportar todos estos datos entre todos los alumnos, y siguiendo el hilo argumental del libro a partir de un cuadro, han construido una historia a la vez que iban dibujando su propio cuadro (quedó muy particular, así que éste no acabará en el Thyssen). Los alumnos han señalado los fragmentos que les transmitían valores o les llamaban la atención de alguna manera. Algunos de estos fragmentos son los siguientes: “Van Eyck examinó al padre y al hijo ladeando ligeramente la cabeza, como si a través de la observación de sus rostros pudiese acceder a su espíritu” (pág. 31). “Siempre he pensado que las personas a quienes se les pregunta demasiado están en su derecho de mandar a tomar viento fresco a quienes no dejan de molestarles” (pág. 90). “Soy un pintor que hace su trabajo lo mejor posible, sólo soy un hombre humilde” (pág.94). “Debes ir ejercitándote en la creación de tus propios trabajos porque un maestro no es el que cumple bien las instrucciones de otro, sino el que toma esas instrucciones y las mejora, o trata de hacerlo” (pág. 99). “Me tomó la cabeza con sus dos manos y me miró muy fijamente, los ojos aún demasiado húmedos, el pulso acelerado” (pág. 147). “La felicidad no se paga con dinero” (pág. 191). El personaje que ha gustado mucho es el de Nerea.

17


I ENCUENTRO “LECTURAS VIAJERAS” EN MÁLAGA

Los estudiantes han conocido las jábegas malagueñas y realizado un recorrido literario por la ciudad

El delegado provincial de Educación, Antonio Escámez, ha participado en el primer encuentro del proyecto “Lecturas Viajeras”, en el que intervienen los I.E.S. El Palo de Málaga, Pedro Mercedes de Cuenca y Juan Sebastián Elcano de Cartagena, y que se enmarca en un proyecto ARCE (Agrupaciones o Redes de centros educativos) del Ministerio de Educación, y cuya finalidad es el fomento de la lectura entre los escolares.

18


La actividad tiene lugar en Málaga entre el 23 y el 26 de mayo y en la misma participan unos cincuenta escolares, junto con sus respectivos profesores. Sus fines son el intercambio de experiencias entre los alumnos, el conocimiento del espacio donde se desarrollan las obras que han leído y la motivación para el fomento en los alumnos, y en sus familias, de hábitos lectores y de su capacidad creadora. Entre las tareas que realizan se ha encontrado una aproximación a la historia y al uso de las jábegas, embarcaciones tradicionales malagueñas, en las que posteriormente han realizado una pequeña singladura gracias a la asociación de Amigos de la Barca de Jábega con la colaboración del CD Remo y Pala de Pedregalejo. Previamente los escolares efectuaro un recorrido literario por la ciudad de Málaga junto con la escritora Lourdes Fernández y después conocieron Ronda.

19


20


Curso 2011-12

21


OPERACIร“N BEOWULF Eloy M. Cebriรกn. Editorial Oxford.

22


DIARIO BAJO LAS BOMBAS

Paula Pineda escribe: Un día de mi vida. Abro los ojos. Veo mi habitación, el único lugar seguro para mí en estos momentos. Aunque supongo que nada habrá cambiado, miro por la ventana. Desde que todo esto empezó acostumbro a hacerlo cada día con la esperanza de que todo haya sido un mal sueño, de que las bombas, los llantos y los gritos hayan sido producto de mi imaginación. Pero no es así, todo es real. Mis pensamientos vuelven a mi habitación y me acuerdo de que el colegio sigue existiendo. Voy al comedor y me encuentro a mi madre mirando también por la ventana, con la mirada ausente. También ella pensará que mi padre va a volver con solo mirar por el cristal, pero incluso yo sé que no volverá, porque el hombre al que yo creía invencible está muerto, muerto para siempre. Falleció en uno de los primeros bombardeos. Me acerco a ella y de nuevo enfoca los ojos. Me mira con una sonrisa llena de tristeza y me da un beso. ”Vete ya o llegarás tarde” Obediente cojo la mochila y cierro la puerta con cuidado. Antes yo solía ir al colegio dando brincos pero si hiciera eso ahora sería como fingir estar alegre cuando nadie lo está. Por la calle veo cosas que me cortan la respiración: familias enteras viendo su casa completamente destruida por las bombas de la noche anterior, personas llorando la muerte de algún ser querido… Bueno, la lista sería muy larga. Por fin llego al colegio y veo a mis amigos. En realidad este sitio es el único que la guerra no ha podido hundir. Los niños seguimos con ganas de reír, tal vez porque no entendemos bien lo que pasa pero la inocencia nos ayuda a sobrevivir y a ser más felices. Damos las clases con la normalidad de los últimos meses hasta que una chica pregunta el tema tabú: - Profe, ¿por qué caen bombas del cielo? Todos nos quedamos callados en espera de una respuesta. Nadie se había atrevido a preguntarlo antes y nos da un poco de susto lo que nos pueda contar el profesor. Pero en vez de compartir con nosotros su sabiduría empieza a ponerse nervioso y nos manda a casa. Vaya decepción. Yo pienso que los mayores tienen miedo como los niños e intentan hacer como si nada ocurriera. Pero solo es una suposición…

23


Me he ensimismado tanto que no me he dado cuenta de que me he quedado sola en la clase. Reparo en que el profesor está en la puerta esperándome y me acerco pensando en lo que le voy a preguntar a continuación: -Señor, ¿me va a explicar qué ocurre? -Lo siento pequeña pero sería muy complicado de explicar. Ya lo entenderás cuando seas mayor. En este momento me embarga una inmensa rabia. ¡¿Por qué los mayores creen que nunca entendemos nada?! Muy indignada cojo la mochila y vuelvo a casa casi corriendo. Tengo muchas ganas de llorar y no me gusta hacerlo en público, me siento como una tonta. Mamá nota nada más verme que algo me pasa y como todas las madres me pregunta que qué me ocurre. Ya llorando me encierro en mi cuarto y pienso en por qué todo esto pasa, por qué los humanos somos tan animales y cuando estoy a punto de encontrar la respuesta el sueño me lleva en sus brazos a un mundo donde nada malo ocurre jamás.

Nidia Jimena nos cuenta lo siguiente: Querido diario: Hoy es un día como otro cualquiera pero con la diferencia de que estamos en época de guerra y no sé si el día de mañana voy a seguir escribiendo en este diario, si tendré casa o si mi familia seguirá conmigo. Ahora mismo estoy en mi casa tapada con una manta aunque tengo los pies congelados y las manos heladas pero es mejor que estar sola en la calle como esos niños cuyos padres han muerto y no tienen casa por culpa de las bombas, me da mucha pena saber que yo podría ser uno de ellos. La ciudad donde yo vivía ya no es lo que era, antes estaba alegre y con vida pero ahora se han apagado las luces y estamos en una inmensa oscuridad que espero que pronto se acabe y vuelvan los días que me gustaban tanto, echo de menos el colegio y estar con mis amigos, ir corriendo por la ciudad, sentir el viento y no escuchar los gritos de agonía y angustia que se oyen en este tiempo. Esta noche me tengo que ir a dormir al metro porque han avisado a mis padres de que habrá bombardeo en Londres, cerca de donde vivimos, tengo miedo de pensar que mañana no tendré casa donde vivir, comer, dormir… Aunque tengo esperanza de que se

24


termine pronto y podamos sobrevivir a la guerra y seguir nuestras vidas como siempre.

Mavi García Diario de Gwen, prohibido leer.

Me cuesta pensar que esto está ocurriendo, llevamos mucho tiempo con una vida dura, muy dura y además peligrosa. Intento que los niños no noten lo preocupados que estamos papá, mamá y yo. Ahora escribo estas páginas mientras juego con la pequeña Elisabeth a las muñecas. -Gwen ¡vamos a jugar a las muñecas, como cuando todo era normal! Esa frase me había llamado la atención realmente. ¿Mi hermana sabía que los alemanes atacaban? Me daba verdadera lástima que mis hermanos tuvieran que pasar por esto. Ayer, mientras íbamos a King´s Cross, nos encontramos con Laura, la arqueóloga y amiga mía del colegio. Estaba muy cambiada desde que llegó el verano pasado de aquella expedición con su padre, estaba más madura. Me contó que pronto acabarían los ataques de los alemanes y eso me alegró por un instante, hasta que empezamos a oír las bombas y a la gente gritar…… Después de lo de ayer, ya hemos vuelto a casa, está un poco dañada pero no nos podemos quejar, hay gente peor, mucho peor. Gracias a Dios que estamos todos bien, aunque un vecino nuestro murió, pobre, me caía bien , de chicos siempre jugábamos a que eramos héroes , éste corría para resguardarse pero no le dio tiempo y se fue , se fue al cielo , con la gente que quiere , a un lugar donde hay paz y amor , cosa que aquí no hay .. Hoy, 30 de diciembre de 1940, todo está tranquilo. Ahora estoy en la estación y, como desde hace algún tiempo, bombardean. Muchas y muchas bombas llegan a nuestra ciudad, nuestro Londres, desde los cielos donde los nazis nos atacan. Se escuchan muchos gritos y una bomba ¿una bom… 25


Ahora después de unas horas de las bombas, encuentro esto, no sé de quién será, por ahora, pero lo descubriré ya que ése es mi trabajo… Peter.

Valeria Alcántara Lunes, 29 de Diciembre de 1940. Los retortijones del hambre me despiertan. Está amaneciendo. Por la ventana, apenas un tragaluz alumbra la oscuridad del sepulcro de la noche. La iglesia daba las seis. A esta hora hay en la ciudad muchos oídos atentos a la primera descarga de los soldados alemanes. Algunos días suenan dos o tres descargas; otros, hasta media docena, con intervalos de unos minutos. Es un sonido familiar, ya que mis padres, mi hermana y yo llevamos encerrados en nuestra casa más de un mes, con apenas unas cuantas provisiones. Toda la ciudad esta refugiada en su casa o en la de algún amigo, pero eso pronto va a cambiar, ya que hoy nos van a llevar a un refugio a las afueras. Espero, con las manos trenzadas bajo la nuca, a que el sol dore los muros de estas cuatro paredes que me oprimen. Dan las ocho, desde la ventana puedo ver a la gente ser evacuada, mientras yo sigo esperando esa llamada a la puerta, yo la llamo la “llamada de la esperanza´´ ya que nos llevarán lejos del silbido que producen las bombas al caer o del sonido de las ametralladoras contra algún ser inocente. Ya son las cinco de la tarde. He oído un estruendo abajo y ¿sabes qué es? ¡Un soldado británico! Al parecer han tenido que romper la puerta porque no hemos oído su llamada. Ya estamos fuera, me es muy difícil escribir mientras nos indican qué hacer. Analizo el entorno, no puedo respirar bien ya que el aire huele a hierro quemado, hace mucho frio y la niebla dificulta el paso. Hay mucho ruido, el sonido de los aviones al pasar, el lamento de las personas heridas, los estruendos lejanos… los únicos que guardan silencio son los muertos. Nos hemos subido a una camioneta, espero que con rumbo al refugio. Parecemos animales, hay tantas personas que casi no me puedo mover. El trayecto ha sido muy largo, pero noto que la camioneta se está parando. Salimos de ahí y noto el aire caliente, también hay hierba y se ve el sol. Nos conducen hacia una tienda de campaña un poco pequeña pero nada es peor que estar allí encerrada padeciendo 26


los daños de la guerra. Bueno estoy muy cansada, así que voy a echarme un poco… Martes, 30 de Diciembre de 1940 CONTINUARÁ…

Águeda de Azebedo Estaba en mi casa cuando de repente escuché un gran ruido que procedía de fuera, me asomé y vi que el alboroto venía de una gran explosión que había destruido gran parte de un edificio. Salí a la calle y escuché los gritos y llantos de cientos de personas. Me acerqué a un señor de mediana edad que tenía varias heridas y le pregunté si estaba bien, él me contestó que en comparación con las decenas de personas que habían muerto en esa explosión lo suyo no era nada. Me entristeció haberme enterado de la noticia, pero después de estar en un estado de shoc me di cuenta de que tenía que ayudar a la gente que estaba herida. Corrí hacia mi casa, cogí el botiquín y empecé a intentar socorrer a los heridos, aunque no sabía mucho de medicina lo intenté con todas mis fuerzas. Al concluir con la labor me dirigí a una cabina telefónica introduje el dinero y marqué el número de teléfono de mis seres queridos para preguntarles si estaban bien, ellos me dijeron que sí, que por allí no había ocurrido gran cosa, colgué el teléfono aliviada. Di un paseo para ver lo que sucedía por mi barrio y a continuación escuché una alarma, era la alarma que alertaba de un nuevo bombardeo de los aviones alemanes, todo el mundo se dirigió precipitadamente a las estaciones de tren, yo corrí también en busca de una, al llegar me senté en un huequecillo, desde allí se podían escuchar perfectamente las explosiones, y deseé que el bombardeo acabara pronto, tenía miedo de que la estación se derrumbara. El bombardeo duró aproximadamente unos 20 minutos que se me hicieron eternos, pero estaba feliz de que la pesadilla hubiese terminado por ahora, salí de allí y me fui directa a casa. Cuando llegué no me podía creer lo que veía: mi domicilio estaba totalmente destruido y en llamas, de repente rompí a llorar al ver lo que le había sucedido, en ella albergaba tantos recuerdos y cosas muy importantes para mi que no me podía hacer a la idea de que estuviesen destruidos. Los bomberos no tardaron en llegar y yo seguía sin poder creerme lo que había ocurrido, estaba deprimida. Al 27


final logré calmarme y pensé en qué hacer ahora, si buscar un sitio donde pasar la noche o ir a un bar a tomarme algo, me decidí por el bar, ya que tendría que comer algo para reponer fuerzas y así poder buscar un lugar para poder pasar la noche. Mientras estaba en el bar reconocí una cara, era una persona muy querida, me di cuenta de que andaba de forma un tanto extraña y de que… ¡estaba lleno de sangre!, además de tener varios arañazos que parecían bastante graves, no dudé ni un segundo y fui lo más rápido que pude en su encuentro, le pregunté que le había sucedido, y él me dijo que estaba ayudando a un herido , cuando de pronto sonó la alarma y un instante después una bomba explotó cerca del lugar en el que él se encontraba. Lo llevé al hospital, al entrar vi que estaba lleno de gente, por la puerta no paraban de entrar y salir personas, una enfermera muy amable se acercó y me dijo que ella se ocuparía de él, yo le sonreí y le di las gracias, me senté y esperé a que me dijeran si estaba grave o no. Después de un rato la enfermera me dijo que no era nada, y yo dejé escapar un gran suspiro de alivio, después lo llevé a su casa y le dije que esperaba que se pusiera mejor, a continuación decidí dirigirme al hotel en el que estoy ahora para pedir alojamiento, y me puse a escribir este diario, en el cual escribiré sobre mi día a día.

Guille García 9 de septiembre 1940. Mi familia y yo llevamos dos días sin poder lavar la ropa ni cocinar porque el último bombardeo destruyó la central eléctrica. Mis hijos están en la casa de mi hermano que vive en España. Allí están seguros (España no forma parte de esta guerra). 12 de septiembre 1940 Llevamos tres días y los nazis no paran de atacarnos, no descansan. Mis padres no aguantan, dicen que quieren salir ya del refugio e irse a su casa, pero mi mujer y yo los estamos convenciendo. Me llegaron noticias de que han destruido el barrio donde vivíamos y que el refugio del norte ha sido destruido y no han quedado supervivientes. 28


24 de septiembre 1940 Hace tres días que no nos atacan los nazis. No he podido escribir porque estos últimos días he estado muy ocupado ayudando a buscar heridos entre los escombros. Me han llegado perfectamente.

noticias

de

mis

hijos

y

dicen

que

están

Espero que esta guerra pare ya. ¡¡Esto es un infierno!!

Javier Jaime Se escuchaban los chillidos de las personas después del tiroteo de las pistolas y ametralladoras, acompañadas por el bombardeo de los aviones. Llevábamos media semana en guerra y todo estaba destrozado, calculaban que los daños serían de 3.000.000 de dólares y todavía nos quedaban dos semanas más de guerra. Las personas se horrorizaban cada vez que escuchaban el ruido de la sirena. Mi familia y yo, normalmente, nos refugiábamos en una cueva a las afueras de la ciudad. No era muy grande, pero sí lo suficiente como para que entráramos los cuatro. Pero esa noche no nos dio tiempo a llegar porque se averió el coche de mi padre, y tuvimos que ir al refugio anti bombas que puso el ayuntamiento. Estaba a quince minutos de camino y en ese momento sonó la sirena. Me quedé paralizado ante el estruendo de la primera bomba y no pude dar un paso más. Entonces saqué fuerzas de no sé dónde, y seguí caminando hacia el refugio, mientras lo hacía, miraba a mi alrededor y veía tanta masacre entre los escombros y también escuchaba a más gente pedir auxilio. Cuando llegué vi a muchísimas personas dentro, tantas que no sé ni cómo entré y me estaba asfixiando. Al terminar el bombardeo todos volvimos a nuestras casas desmoralizados. Por la mañana al mirar por la ventana, vi que en la casa de enfrente había caído una bomba en el jardín, destrozando todas las flores y gran parte del muro del recinto. Me levanté y fui a ayudar a arreglar las cosas, mientras tanto pasaron junto a la fachada de la casa 15 o 20 soldados londinenses, iban hablando sobre atacar a los alemanes por el mar en submarinos con misiles, me quedé aterrado. Se lo dije 29


a mis padres y me dijeron que ya lo sabían y que sería esa noche a las 12:00 horas. Por la tarde ya lo sabía todo Londres. A las 20:00 horas todos los ciudadanos estaban recogidos en sus casas aguardando con impaciencia la noticia de si habían conquistado o no Alemania. La mañana siguiente me levanté por culpa de alguien que gritaba de alegría, entonces, me di cuenta de que por fin habíamos terminado la guerra, y encima, habíamos ganado. Mis padres estaban conmocionados al igual que todas las personas. Ahora sólo les quedaba arreglar las ruinas de la ciudad quitando escombros y levantando muros.

Yaiza Fanelli Las calles de Londres… Desde hace meses, abundan los tonos sombríos, opacos. Pero no es esto lo que más me desconcierta. Caminando en el bullicio, me doy cuenta de lo fríos que son los ojos de los paseantes, tan vacíos, sin rastros de esperanza. A la hora punta, el único propósito de los afectados londinenses es encontrar un escondite, la salvación; el metro por su parte se llena de gente, con diferentes oficios o categorías sociales, pero juntos comparten el mismo deseo que los unía en un lazo fraternal. Y es entonces cuando el silencio se ve interrumpido, desde el cielo caen las semillas de una ambición sin límites, devastadora a su paso… No alcanzo a comprender el “por qué” de todo, me resulta imposible entender el odio de los nazis, simplemente no podría ponerme en su piel. Cuando por fin llega el silencio, me acurruco en mi interior, buscando entre la perturbación un sueño tranquilo. Pero únicamente me pruebo la amargura, tras los ojos de la guerra, por todos aquellos que mueren, o vienen al mundo justo ahora. ¿No podría haber nacido en otra época, o quizás el hombre desde sus inicios tiende a ser tan despiadado?

30


Mi último pensamiento termina al observar a dos ancianos, apoyados el uno en el otro, el amor sobrepasa las fronteras del tiempo, y se mantiene en pie, jamás se extingue. Siento la certeza de que un día esto habrá pasado, que Londres jamás perecerá, que siempre habrá un nuevo principio en el final. Bostezos, lo veo todo borroso, no sé si es un sueño forzado, pero cierro lentamente los ojos….

31


PREGUNTAS PARA ELOY M. CEBRIÁN

Yaiza pregunta: “¿Tuvo que viajar hasta Londres para ponerse en la piel de la protagonista?” Eloy responde: “Yo creo que cada uno tenemos nuestros lugares míticos, y para mí Londres lo ha sido desde siempre. Desde crío me sentía atraído por la ciudad, por el país y por el mundo anglosajón en general. Yo creo que viajé a Londres con la imaginación antes de ir allí por primera vez, lo que ocurrió cuando ya tenía 20 años (antes no teníamos tantas facilidades para viajar al extranjero como ahora). Estudié filología inglesa y me gano la vida como profesor de inglés. Desde mi primera visita he viajado a Londres varias veces y es una ciudad que conozco relativamente bien. Pero escribir una novela no es escribir una guía turística. Para recrear Londres en “Operación Beowulf” me he basado en mi conocimiento de la ciudad, desde luego. Pero era necesario también emprender un viaje en el tiempo, hasta aquel momento tan dramático en que la ciudad sufría el castigo de las bombas alemanas. Para ello he tenido que documentarme cuidadosamente en libros y páginas web. También he leído testimonios directos de la gente que vivió el “blitz”. Incluso he tenido la oportunidad de hablar con algunas de estas personas, lo que de algún modo me sirvió para meterme en la piel del protagonista, como tú apuntas. De este modo he sabido de primera mano lo terribles que fueron aquellos meses. Nadie sabía si al día siguiente iban a tener un techo sobre sus cabezas, o peor aún, si ellos o sus parientes y amigos iban a estar vivos. En Londres hay un museo del “blitz” donde encontré abundante información y testimonios. Y otra cosa que hice, con el primer borrador de la novela ya terminado, fue recorrer los lugares donde transcurren las aventuras de los protagonistas, y usar mis observaciones para modificar algunas cosas y mejorar la ambientación. La estación de metro donde se guardaron las colecciones del Museo Británico (Aldwych, en el Strand) se conserva todavía. De hecho ha sido restaurada para rodar algunas películas y su aspecto es idéntico al que tenía en los años 40 (podéis verla en internet). Por desgracia no está abierta al público y es difícil organizar una visita. Pero espero tener la ocasión de verla antes o después” Cristina quiere saber: “¿Por qué decidió escribir este libro sobre el nazismo?”.

32


Eloy: “Bueno, hay varios motivos. Mi intención primera era escribir una novela de aventuras y espionaje, y situarla en una ciudad y un momento históricos que a mí me parecían fascinantes: Londres al comienzo de la Segunda Guerra Mundial. En una novela de este género tiene que haber héroes y villanos, ¿y qué mejores villanos que los nazis? Por otro lado, me parecía interesante que los lectores de la novela, adolescentes de vuestra edad, tuvieran alguna información sobre lo que significó el nazismo. Aquella aborrecible ideología produjo millones de muertos y un sufrimiento atroz. La historia nos da lecciones valiosas que no conviene olvidar. Y una de ellas es que no se puede ser tolerante con ideologías basadas en el totalitarismo, el odio y la xenofobia. Creo que era interesante recordar esto en una novela concebida para un público joven” Águeda pregunta: “¿Se ayudó usted de algún libro o página web para escribir esta obra?” “Después de leer el libro impreso, ¿cambiaría algo porque cree que podría haberse hecho mejor?”. Eloy: Sí, he sacado mucha información de internet y de las bibliotecas. También me he inspirado en películas y novelas que tratan este período histórico. El problema de ambientar una novela en un tiempo y lugar distintos a los del autor es que hay que hacer bien los deberes. Hay que reunir mucha documentación para recrear el mundo de los personajes de la forma más exacta y realista posible, y eso supone muchas horas de lectura y estudio, cientos de anotaciones, etcétera. Por suerte tengo experiencia en esto de recrear otras épocas de la historia. Mi primera novela transcurría en la Grecia del siglo IV antes de Cristo. Más tarde escribí otra cuyo marco histórico era la guerra civil española. Como podéis ver, siento una especial fascinación por el pasado y por las historias bélicas. Pero no soy el único. Al fin y al cabo, la primera obra que conservada de la literatura occidental es un poema épico en el que se narra un episodio de una famosa guerra. Supongo que sabéis a qué poema me refiero. En cuanto a tu segunda pregunta, me temo que sí, que siempre hay cosas que podrían mejorarse. En novelas como esta, con tanta documentación y tantos datos históricos, es fácil meter la pata. Hay algunas cosas que he descubierto después de la publicación del libro y me gustaría introducirlas en una edición futura. En concreto, un par de detalles sobre geología. Eso no quiere decir que no hiciera mis deberes antes de publicar la novela. Pero soy bastante perfeccionista y me gusta la exactitud. Y es también un signo de respeto para los lectores”. 33


Alexandra tiene otras cuestiones: “¿Laura Phillips fue de verdad una arqueóloga del Museo Británico?” “¿Los personajes existieron de verdad o son ficticios?”. Eloy: “Laura es un personaje ficticio, pero representa a muchas mujeres jóvenes de aquella época en que la mujer adquirió de pronto un papel protagonista. Ocurrió también en nuestra guerra civil. Los hombres estaban en el frente y las mujeres tuvieron que salir de sus casas y asumir tareas y responsabilidades que hasta entonces habían sido masculinas. Quien sí fue un personaje real fue su padre, el profesor Phillips. Es decir, hubo un arqueólogo real llamado Charles Phillips que dirigió una excavación en Sutton Hoo en el verano de 1939. Sobre esta persona real he basado mi personaje. Sin embargo, ignoro si este señor tenía una hija de la edad de Laura. El director del Museo Británico también era el que aparece en la novela. Y por supuesto los personajes históricos a los que hago referencia (Churchill, Hilter, etc). En la novela histórica las tramas siempre oscilan entre la realidad y la ficción. El novelista juega a construir un mundo de ficción que sin embargo está firmemente cimentado en la realidad histórica. Un ejercicio apasionante, al menos para mí”. Valeria pregunta lo siguiente: ”¿Vivió usted algún tipo de guerra?” “¿En su libro ha puesto algún tipo de información ficticia o todo es real?” Eloy: “No, he tenido la suerte de no vivir ninguna guerra. Aunque sí que he leído historias de guerra. Incluso, como antes mencioné, me han contado algunas de primera mano. Tengo un amigo británico bastante mayor que conserva algunos recuerdos de la guerra. Pero ni siquiera hace falta ir tan lejos. En mi propia familia he encontrado testimonios de la guerra, recuerdos de bombardeos sobre mi ciudad… Aun así, un escritor no es un periodista ni un cronista. Parte de su trabajo consiste en crear. Y para eso contamos con un aliado valiosísimo, que es nuestra imaginación. Lo que intento es usar mis propias experiencias y extrapolarlas para construir el mundo de mis personajes. No es necesario haber vivido un bombardeo para poder recrearlo en una historia. A menudo la literatura nos transporta a mundos lejanos o imaginarios. Del mismo modo, la magia de la palabra escrita nos permite crear mundos que son ajenos a nuestra experiencia. En cuanto a la segunda, pregunta, por supuesto que hay grandes dosis de ficción en mi libro. Lo importante no es que todo sea real, sino que la historia tenga la suficiente fuerza y verosimilitud para que el lector la viva y la disfrute. Veamos, que yo sepa existe esa red de pasadizos subterráneos en el subsuelo de Londres. Sin embargo, sí que existen pasadizos y catacumbas bajo las calles de muchas ciudades antiguas. A lo mejor con el tiempo se descubren esos pasadizos y acabo teniendo razón. El gran templo de Mitra que aparece al 34


final de la novela no se ha encontrado tampoco. Pero sí se encontraron los restos de un templo de Mitra en la superficie (se puede visitar, por cierto), justo en el mismo lugar donde yo sitúo el fabuloso templo subterráneo de la novela. Es una suerte ser novelista. Si fuera un profesor de historia me tendría que ceñir siempre a los hechos y los testimonios arqueológicos. Al ser novelista siempre puedo ir mucho más allá”.

Dibujo de Yaiza Fanelli inspirado en “Operación Beowulf”

35


DIARIO DE UN CAZADOR. LINAJE Iván Martínez Hulin. Editorial Aladena.

36


IVÁN MARTÍNEZ ALUMNOS

RESPONDE

A

PREGUNTAS

DE

LOS

Hola a todos, amigos. Antes de comenzar, me gustaría agradeceros la lectura de mi novela, Diario de un Cazador – Linaje, y el hecho de que me formuléis las preguntas que os ha suscitado su lectura. Intentaré responderlas de la manera más clara y breve posible. - Iván, ¿en qué te basaste para hacer esta historia? - Confieso que desconocía casi por completo el mundo del vampirismo. Había leído el clásico de Bram Stoker, Drácula (libro que no puedo dejar de recomendaros), así como la primera novela de Anne Rice, que dio lugar a la película Entrevista con el Vampiro (el libro es mejor, creedme). No obstante, me encontraba ante un mito antiguo que ha acompañado a la Humanidad a lo largo de su Historia y que ha recorrido los cinco continentes. Tenemos leyendas sumerias, egipcias, persas o griegas e incluso en el antiguo Imperio Romano, Lucio Apuleyo, escribió una historia sobre vampiros donde las maléficas protagonistas eran dos hermanas. Todo ello me sedujo y terminó por llevarme a querer aportar mi humilde granito de arena. Intenté hacerlo tratando temas como el desarraigo, el sufrimiento, la capacidad de adaptación, el amor o la pérdida. - ¿Hay alguna parte que te gustaría cambiar ahora? ¿Por qué? - Siempre hay partes de un libro que deseas “remendar”, o lo que es lo mismo, el autor rara vez queda satisfecho con el trabajo final. Yo entraría en la clasificación de “escritor enfermizo”, si existiera tal cosa. Repaso los textos una y mil veces y, aún así, seguiría haciendo cambios, por lo que es aconsejable llegar a un acuerdo con uno mismo y decir que, tras dos o tres correcciones, es mejor dar el trabajo por terminado. También soy muy crítico y sé dónde se encuentran los fallos de mis obras, por lo que los encuentro con facilidad. Tanta es mi obsesión, que en muy contadas ocasiones leo un libro mío una vez que ha sido publicado. En el caso de Diario, lo he vuelto a corregir para futuras ediciones. Entre otras cosas, mi experiencia con vosotros ha servido para que haga más mención a la ciudad de Málaga, que apenas queda reflejada con sutilidad en la obra. 37


- ¿Por qué escribir sobre vampiros? - El vampiro es el villano romántico por excelencia. Tiene capacidades sobrehumanas que le convierten en un rival difícil de batir, pero, al mismo tiempo, posee algo especial que lo transforma en objeto de deseo. Aún así, os confieso que el vampiro es un pretexto que me sirvió para contar una historia que, de ser más realista, hubiera podido herir sensibilidades. - ¿Por qué fuma tanto la protagonista? - Gran cuestión. El tabaco es malo, muy malo, que nadie os diga lo contrario. Yo soy fumador en proceso de dejarlo y cuesta mucho trabajo hacerlo una vez que tienes el hábito, así que si alguien os ofrece un cigarrillo, lo mejor que podéis decir es “¡no!”. Sin embargo, en el caso de Sam, la protagonista de Diario, adquiere un doble sentido. Ya sabéis que perjudica la salud y puede llegar a producir enfermedades muy graves. Samantha ha pasado un infierno: ha sufrido la pérdida de su marido, le han arrancado todo aquello que conformaba su mundo, por lo tanto, lo usa como excusa, como un medio para escapar del mundo, una manera lenta de suicidio, porque, a pesar de que es una superviviente nata, está muerta por dentro desde hace mucho tiempo. Digamos que es un proceso autodestructivo legal, un último desafío a la suerte que tan mal la ha tratado. - ¿Cómo se te ocurrió acabar la historia en Málaga? - Siempre intento introducir a Málaga en los libros que escribo. En algunas ocasiones es factible, en otras resulta del todo imposible. Algunos escritores lo hacen porque dominan su ciudad y les resulta fácil manejar las tramas por sus calles. No es mi caso, de hecho soy capaz de perderme con relativa facilidad, pero creo que tenemos la obligación de mostrar con orgullo los lugares en los que nacimos o que nos han visto crecer para que otros puedan imaginarlos a través de nuestras palabras. También está el hecho de que cualquier acontecimiento que suceda en Nueva York, Londres o París nos lo creeremos a pies juntillas. ¿En el resto de las ciudades del mundo no sucede nada interesante? Desde mi punto de vista, un vampiro tiene tantas oportunidades de pasar inadvertido en Estocolmo como en Málaga. Lo de tener a un “chupasangre” en el corazón de la Costa de Sol también tiene su gracia, no me lo negaréis.

38


- ¿Por qué decidiste que la mayor parte de la historia trascurra a través de un diario? - Esto es un adeudo que tenía con Drácula, de Bram Stoker. Vosotros tenéis ahora infinidad de títulos en el mercado relacionados con los vampiros, pero cuando yo escribí la novela (me temo que ni tan siquiera habíais nacido), sólo tenía Drácula como referencia y deseaba seguir su pauta. En el libro del genial irlandés, todo se cuenta a través de cartas o de fragmentos de diario, eso fue lo que me dio la idea para montar mi historia desde el punto de vista del cazador y a través de diarios (tres en total). Además, el diario representa una manera de captar datos y experiencias y permite transmitirlos a los que nos suceden. Es parte de la magia de los libros. - ¿En qué te inspiraste para escribir este libro? ¿Tenías pensada la historia antes de escribirla, o cambiaste algo durante su escritura? - La verdad es que Diario comenzó siendo una narración breve para gusto y deleite de mi grupo de amigos, nada más. Con el tiempo, cuando me encontré casualmente con los viejos papeles manuscritos, me di cuenta de que podía contar una historia sobre la tragedia y la enorme capacidad de los seres humanos para levantarse y seguir plantando cara a las dificultades. No hubo más inspiración que esa, me temo. Con respecto a la segunda cuestión, los que saben de esto aseguran que hay dos tipos de escritores: aquellos que siguen un mapa y los que siguen una brújula, es decir, que hay quien tiene planeado cada personaje, cada acontecimiento y la historia de principio a fin y realiza pocas modificaciones en el proceso de creación, mientras que otros, como es mi caso, lo hacemos de manera casi intuitiva. Cuando comienzo una historia, lo hago sabiendo lo que deseo contar, de donde parto y hacia dónde me dirijo, pero en ocasiones los personajes o el argumento toman el control y hacen de las suyas. El escritor se convierte en un mero instrumento en sus manos y nos conducen por donde quieren. El personaje secundario que apenas iba a tener protagonismo, de repente se convierte casi en principal y la historia que tenía que ir por unos derroteros, termina siendo algo completamente diferente. Cada maestrillo tiene su librillo, que se suele decir, pero a mí me divierte más hacerlo así. Quizá algún día guarde la brújula y comience a dibujar con paciencia el mapa.

39


- ¿Por qué una novela relacionada con los vampiros, es casual, por moda…? - No, me temo que no se debe a modas o casualidades. Actualmente tengo 35 años, pero comencé a escribir con ánimo profesional cuando tenía 18 años. Diario surgió mientras estaba escribiendo mi tercera novela, a mediados de los años noventa. Yo debía contar entonces con unos 20 años. La idea me persiguió con insistencia, se me ocurrían tantas cosas, que tuve que abandonar la novela de fantasía en la que estaba trabajando para finalizar lo que hoy es Diario de un Cazador. Fue publicada a comienzos de 2008, así que la coincidencia con la saga de Crepúsculo no fue buscada. Es más, muchas personas creen que el hecho de que algo esté de moda, ayuda a otros libros del mismo género. Yo pienso que sucedió lo contrario y me perjudicó, porque existen notables diferencias entre un libro y otro. Aún así, os diré que el vampirismo es un tema recurrente que se pone de moda durante unos años, después entra en letargo y regresa de nuevo a la actualidad tiempo después de manera cíclica. - ¿Qué te impulsó a ser escritor? ¿Podrías dar unos consejos para aquellos que tenemos interés en la escritura? - Me encantaría decir que hay una fórmula mágica, pero no es así. El interés por la escritura o la literatura es íntimo y procede de lo más hondo de nosotros mismos. Es una inquietud ancestral que toma forma gracias al lenguaje. No me gusta dar consejos, pero os diré que, basándome en mi experiencia, debéis disfrutarlo y desarrollarlo con cariño, esmero y paciencia, mucha paciencia. Aprended, estudiad y encontrad una profesión. El tiempo que tengáis libre, dedicadlo a escribir como si se tratase de otra afición más (deportes, videojuegos, etc). Intentad dominar el lenguaje, porque es la herramienta esencial con la que trabajaréis y, sobre todo, leed mucho y exigíos a vosotros mismos. No hay mejor crítico. -¿Cuál fue la primera impresión de la persona que leyó el borrador original? - Creo recordar que fue un amigo, que ya había leído los manuscritos de mis dos novelas anteriores, y me dijo que era la mejor de las tres. Es normal, dado que había acumulado experiencia. Afortunadamente, las otras obras han sido revisadas en multitud de ocasiones desde entonces. - ¿Cuánto tardaste en escribir la novela? 40


- El tiempo que se tarda en escribir un libro depende de muchos factores. Por un lado, hay autores francamente rápidos a la hora de escribir y otros más puntillosos. También depende, en gran medida, del número de páginas o lo que pueda dar de sí la historia. En el caso de Diario, siempre tuve claro que debía ser una novela corta, porque quería imprimir urgencia al texto (la impresión de que el tiempo se le acaba a Sam). De haber escrito trescientas páginas, resultaría complicado transmitir esta sensación. Creo que es la novela que tardé menos en escribir, dado que el manuscrito original recogía el diario de tío Arthur. Diría que fueron entre seis y nueve meses, aunque si le sumáis las múltiples revisiones, podríamos dejarlo en un año aproximadamente. - ¿En qué libros u otro tipo de información te basaste para escribir sobre vampiros? - Siempre tuve claro que deseaba emplear al vampiro clásico estilo Drácula, novelesco, caballeroso, pasional… el villano romántico por excelencia, como os decía antes. Había leído también Entrevista con el Vampiro y me fascinaba su dualidad, pero, sobre todo, me documenté con mitos y leyendas antiguos. La mayoría de esa información no la pude emplear en el libro, pero quizá la aproveche para una futura toma de contacto con la saga. Hay muchos vampiros en la tradición oral y escrita por todo lo largo y ancho del mundo. - En un principio ¿este libro iba a tener los mismos personajes? ¿Han ido evolucionando a lo largo de la novela? - Una de las características de muchas de mis novelas es que se basan en personajes femeninos fuertes y carismáticos. Soy del club de fans de las chicas duras, porque, al igual que los vampiros poseen una dualidad: la sensibilidad femenina y la capacidad para sobreponerse a casi cualquier circunstancia. El protagonista de la historia original era tío Arthur. Sin embargo, cuando decidí convertir la narración en novela, Sam se transformó en la clave sobre la que pivota el argumento. Es la heredera de un linaje, la responsable de un secreto y, por último, su única valedora, por tanto ella estaba definida desde el comienzo. Los secundarios quedan ubicados mediante unas pocas pinceladas, cumpliendo sobradamente con su función. El villano es misterioso y apenas se llega a averiguar nada sobre su persona, porque no deja de ser la eterna sombra del mal. No obstante, sí, todos ellos evolucionaron con las descripciones y el ritmo de la historia. 41


- ¿Hay algo del libro que esté inspirado en tu vida o que sea real? - Muy buena pregunta. Es cierto que los autores introducimos en los libros datos, situaciones o vivencias propias (o de aquellos que nos rodean) que mezclamos con otras completamente inventadas. Hay pequeños detalles, sentimientos y escenarios, pero son muy pocos en el caso de Diario y, la mayor parte, se encuentran tan distorsionados que apenas hallaréis similitud con la realidad.

42


RELATOS VAMPÍRICOS Nidia Jimena presenta su relato: DESTINO Una noche oscura y espesa, Danna iba caminando sola por una calle después de haber bebido algo más de dos cervezas, había ido a una discoteca con sus compañeros de universidad. Tambaleándose de un lado a otro, vio en frente a un chico de aspecto blanquecino con la cabeza agachada, sentado en el escalón de un portal. Ella se acercó y le preguntó qué le pasaba, el extraño muchacho la miró y se levantó e intentó irse, pero Danna supo que era diferente, tenía algo que no tenían sus amigos. No iba a dejarlo escapar sin conocerlo. Ella insistió en que le contara lo que pasaba, pero cada vez que ella se acercaba, él giraba la cara para otro lado. El muchacho decidió ir con ella y la chica empezó a preguntarle cosas y más cosas, él respondía con respuestas cortas y directas. Llegando a la casa de Danna, cruzaron una mirada impactante, los dos se quedaron quietos en la calle solitaria, al cabo de un par de minutos ella metió la mano en su bolso y sacó un papel y un bolígrafo, apuntó su número y se lo dio. Liam cogió el papel rápido para que no le tocara, pero rozaron sus manos y Danna se quedó sorprendida, su piel pálida y blanca estaba congelada, le recordó a la escena de Crepúsculo cuando Bella y Edward rozan sus manos en el coche… Danna quiso preguntarle, pero Liam ya se había esfumado en aquella oscuridad inmensa. Pasaron semanas y semanas y el chico de piel helada no llamaba a Danna, la chica decidió buscarle pero no sabía cómo, tan solo tenía su nombre. Hasta que un día recibió una llamada misteriosa, ella respondió con voz temblorosa y escuchó la voz dulce de Liam. Se pasaron horas hablando y la joven descubrió una parte encantadora de él, pero de repente, el chico cambió el tono y le dijo que no quería verla porque sería peligroso para ella. Danna no quería, Liam se puso más serio y le contó cómo era y por qué no le llamó antes. Él colgó, y la muchacha un poco descentrada soltó el móvil en su cama y decidió buscarle. Tocó en varias puertas y al fin consiguió el domicilio donde se encontraba el vampiro del que se había enamorado. Tocó el timbre pero nadie respondía… pasaron varios minutos y de repente escuchó unos pasos que se acercaban a ella, levantó la cabeza y allí estaba, Liam. Él, asombrado de verla, intentó decir algo, pero no pudo. Danna le abrazó y él hizo el intento de separarse de su cuello pero no 43


pudo, tenía un aroma que el joven adoraba. Liam le invitó a su casa y ella encantada accedió a entrar sin saber lo que le esperaba. Dentro de la casa él le dio una cerveza, Danna presa de los encantos del muchacho no sabía que ese día cambiaría para siempre. Liam se sentó a su lado y le plantó un besó. La chica le abrazó y el vampiro tuvo la ocasión para chuparle la sangre… Lo consiguió y Danna notó que su cuerpo cambiaba, el color de ojos, la piel… Liam volvió a su ser y se dio cuenta de lo que había hecho, pero era demasiado tarde para arrepentirse. Danna se sentía más fuerte que nunca. Después de todo lo que le había pasado ya no podían olvidar esto como si nada así que los dos decidieron fugarse a África donde nadie les encontraría y no le harían preguntas. Allí perdidos en un pueblo de este continente vivieron como vampiros, conteniéndose de alimentarse de personas inocentes, un destino extraño, pero al fin y al cabo un DESTINO.

Mavi García Me desperté cuando ya no hacía ni una pizca de sol y me dirigí hacia donde estaban los príncipes vampíricos para que me confiaran una importante misión. Me presenté ante los príncipes y esperé hasta que me revelaron mi próxima acción: -Lenah, mis compañeros y yo hemos decidido, después de observar tus numerosas hazañas, adjudicarte una peligrosa misión. No dudamos de tu valentía, pero aun así no irás sola. Te acompañará Adrián. -¿Adrián? ¿¡Qué!? No puede ser, sé que puedo hacerlo sola , sea lo que sea. No pienso ir con ese vampiro que lo único que hace es seducir a las humanas para luego chuparles las sangre ¡no pienso ir…! -¡Lenah! ¡A callar! ¡Las normas las ponemos nosotros! No permito que nadie me levante la voz. Irás con Adrián quieras o no, y punto. -Vale-dije no muy conforme. Luego me dijeron de qué se trataba la expedición y el vampiro tonto y yo nos pusimos en marcha, ya enfadados: 44


-Lenah, tenemos que ir por allí -dijo en tono mandón. -Y yo digo, Adrián, que por allí no es , porque por allí se llega a San Francisco, pero en cambio si vamos por allí llegaremos a Los Ángeles, y nos dirigimos a Palm Springs , nuestro destino. -No lo creo, pero bueno por esta vez te hago caso, pero eres una idiota, idiota. Y emprendimos nuestro viaje. Llegamos al hotel en el que nos hospedaríamos las siguientes semanas. Antes de irnos, los príncipes nos anunciaron que Adri y yo teníamos que parecer una pareja feliz y compartir suite, aunque no tendríamos ni tiempo para dormir, total. El botones cogió nuestro ligero equipaje y nos llevó a nuestra habitación. -Lenah, deberíamos primero descansar un rato y luego planearlo todo. -No tenemos tiempo para tal privilegio. -Yo creo que sí. Y sin decir nada más se quitó los zapatos y se echó en la cama, mientras yo me ponía a estudiar nuestra próxima acción. Todo estaba oscuro. Abrí los ojos y sentí estar en algo blando, cómodo. También sentí que una mano rodeaba mi cintura ¿qué es esto? Pensé. Miré de dónde provenía la mano, Adri, y me deshice de ella en un santiamén. Luego me levanté, miré por la ventana y… exacto, era de noche. Gemí. ¿Qué había pasado, cómo había llegado a la cama, y por qué Adrián me rodeaba la cintura si me odiaba? Todo era lioso. Así pues, abrí la ventana y salté de un quinto piso. Antes de poder planear nada, debía alimentarme. Fui a un hotel cercano, no me iba a precipitar y matar a alguno de mi hotel. Cogí a una mujer de mediana edad y le clavé los colmillos. Normalmente no mataba a nadie, sino que bebía una cantidad limitada para no matar al sujeto, pero esta vez necesitaba demasiada sangre. 45


Llegué con mi presa al hotel y Adrián no estaba. Había una nota que rezaba: Idiota, he ido a desayunar al buffet del hotel. Y pensé “¡será idiota!” Si es de noche, ¿cómo va a desayunar si los humanos están cenando? Me puse a trabajar. -¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!!!!!!!! -¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!!!!!!!!!!!! grité con fuerza mientras me abalanzaba sobre mi oponente.

-¡Eeh! Lenah, sólo soy yo. La verdad no creí que fueras tan asustadiza ¡ja, ja! -Y yo no sabía que fueses tan imbécil, ponte al trabajo – exclamé indignada. Planeamos durante horas y horas, días y más días… hasta que después de dos semanas ya teníamos todo bien planeado para que empezara la acción. -¡Por fin!- dije alegre, mientras me levantaba eufórica. -¡Uff! ¡Qué trabajito, pero al final lo hemos conseguido! ¡Somos unos cracks! Y nos fundimos en un abrazo que bien podía tener un poquitín de amor. Nos separamos vergonzosamente y preparamos los cachivaches para ir de caza. Dos horas y media después estábamos en el desierto de Palm Springs, esperando la llegada de un villano, que creía que nos iba a estafar… Hacía mucho calor, una carretera larga y solitaria por donde llegaría nuestro “amigo”. Llegó. Sonrisa maligna. Gafas oscuras. Ropaje negro. Él. Adri se acercó a mí, me rodeó la cintura (últimamente lo hacía mucho) y me dijo: - Idiota, yo voy a por él, quédate aquí y coge luego lo que nos robó a nosotros los vampiros. - No, quédate tú, yo voy a por él. 46


- Voy yo -dijo enfurecido y con una chispa de algo en los ojos que parecía amor. - No, ni de coña. - Que sí. - Que… No pude terminar la frase. Sus labios estaban sobre los míos. No fueron ni cinco segundos, pero decidí que eran los mejores de mi vida. Luego nos enfrentamos a nuestro destino, un villano, mejor dicho, un vampiro.

Guille García Diario. Hola me llamo Jack y ésta es mi historia: Todo comenzó en una tarde de un invierno que mucha gente calificaría como un invierno cualquiera, pero para mí no lo fue ni mucho menos, en esa maldita estación me cambió la vida. Yo acababa de salir de mi entreno diario de voleibol, me apetecía tomarme algo dulce, así que fui a una panadería cercana, pero estaba cerrada (qué mala suerte, pensé en ese momento) así que me fui a una que se encontraba dos o tres calles más abajo. Entré, y no había nadie, y se me ocurrió la estúpida idea de tocar el timbre que había sobre la mesa y, como siempre, no apareció nadie hasta después de un rato. Entró un hombre de descripción muy difícil, pero intentaré expresarla lo mejor que pueda: tenía el pelo negro carbón y los ojos de un color que no es muy usual en los ojos de un humano (bueno, humano, llamémoslo así mientras tanto), un color como rojo caramelizado. Tenía la piel blanquecina, se le notaban las venas más de la cuenta. Le pedí una magdalena de chocolate y nueces y se me quedó mirando. Después de un rato bajó la mirada y me la trajo, pero lo raro es que no me la dio desde el mostrador sino que se vino delante de mí y me la dio. Le pagué y salí de ahí los más rápido que pude, pero no pude, en la puerta ya me había cogido del brazo y me había 47


mordido, sí, mordido. Por desgracia se trataba de un vampiro, una bestia mitológica, o eso dice la gente, pero muchos saben que no es así, sino que son tan reales como nosotros mismos. Me desperté a la mañana siguiente en mi cuarto. Lo raro es que me había despertado con energía en un día de colegio, me cambié y bajé a la cocina a desayunar. Allí se encontraban mi madre y mi padre, que me ofrecieron un Cola Cao y una tostada, no me la tomé, directamente les dije que no y me fui a clase. Mientras que andaba para el colegio estuvo a punto de pillarme un coche y lo esquivé de un salto por encima de él, en ese momento me acordé de lo que me pasó la noche pasada. Me desmayé. Al despertarme vi al señor de la panadería, que me estaba llevando del brazo y me condujo hasta un callejón. Entonces empezó a hablarme y me dijo que mi vida iba a cambiar para siempre y que me había convertido en un semivampiro. Llevo cuatro años alimentándome de sangre animal y todavía no he conocido a ninguno de los míos. Ésa es mi historia hasta ahora.

Águeda de Azebedo Eran ya sobre las doce y media pasadas, y dos muchachos, Adam y Susan, corrían para poder encontrar un refugio, puesto que estaba empezando a lloviznar. Todo estaba cerrado, no encontraban ningún lugar en el cual poder resguardarse de la lluvia… Ninguno, excepto una casa en mal estado, con ventanas rotas, llena de pintadas y con puertas oxidadas. No se pensaron mucho el entrar en el lugar ya que cada vez llovía con mayor intensidad. Al abrir la puerta, ésta hizo un ruido chirriante que resonó por toda la casa. Cuando entraron, pudieron divisar que todo estaba lleno de telas de arañas y muebles característicos de la Edad Antigua. Supusieron que esa parte da la casa era el salón. Siguieron recorriendo las habitaciones, ya que como la tormenta parecía que no acababa, decidieron pasar allí la noche, y al final, tras subir las escaleras, encontraron tres habitaciones sumidas en la oscuridad. 48


Entraron con un poco de terror en la primera, y vieron que era un viejo dormitorio lleno de arañas en el que se escuchaban ruidos pertenecientes a ratas que vivían allí. A continuación se dirigieron a la segunda habitación que estaba aún más oscura y muy silenciosa. Al entrar comprobaron que se trataba de otro dormitorio casi con las mismas características que el anterior, pero sin ruidos. Y por último se dirigieron a la tercera habitación, ésta era prácticamente imperceptible, así que para encontrar el pomo, tuvieron que ayudarse de su sentido del tacto. Cuando al fin lo encontraron, la puerta no se abría, así que dieron la casa por inspeccionada. Tomaron la decisión de que Susan dormiría en la segunda y Adam en la primera. El primero en irse a dormir fue Adam, que con el caer de las gotas de agua se quedó profundamente dormido. Después fue Susan, pero ella no conseguía conciliar el sueño, y cuando estaba a punto de conseguirlo percibió un grito, ¡era Adam! Rápidamente saltó de su cama y se dirigió a la puerta de al lado, miró hacia la cama y comprobó que el muchacho no estaba allí. Con un miedo terrible que la inundaba entera, empezó a temblar y, de repente escuchó a su amigo gritar de nuevo, pero esta vez su voz procedía de un lugar más alejado. Salió del cuarto y de reojo observó que la tercera habitación antes cerrada estaba abierta de par en par. No se quedó mucho tiempo allí, porque le urgía algo más importante, encontrar a su amigo, así que corrió escaleras abajo para ver si aparecía Adam. Se paró e intentó divisarlo, pero él no estaba por allí, la casa estaba en completo silencio…, hasta que de pronto se escuchó otro grito, éste parecía provenir de un lugar cercano. Empezó a mirar alrededor y observó que había una puerta mal cerrada cerca de ella, la abrió y visualizó unas escaleras que iban hacia abajo. Su rostro palideció al momento, puesto que escuchó un grito atroz, cogió mucho coraje y decidió bajar, todo estaba absolutamente oscuro. Iba poco a poco para no tropezar y a medida que iba descendiendo escuchaba una voz al principio débil , pero que fue tomando forma hasta que entendió lo que decía: Susan….. Susan……, ella estaba ya casi a punto de desmayarse y empezó a preguntar con un tono casi imperceptible: ¿Adam, eres tú ? La voz dejó de escucharse, y Susan llegó por fin al final. Con ayuda de sus sentidos, intentó buscar algo con lo que poder alumbrar la sala, pero antes de llegar a encender la sala , tocó algo líquido, pero parecía más denso que el agua…., después tocó algo como carnoso, y escuchó una voz, era Adam, él le dijo : teeen… cuii.., haay… un… 49


vampii…, a continuación se escuchó un ruido , y antes de que se pudiera dar la vuelta…… se escuchó un grito desgarrador por todo el vecindario.

Alexandra: Para toda la eternidad “Querido William: Desde que embarcaste en aquel viaje interminable, aún con la esperanza de encontrar una posibilidad de convertirte de nuevo en humano, han pasado ya años, años de pura soledad. Sigo con la esperanza de que todo esto acabe, y podamos volver a nuestra antigua vida, seas o no un vampiro. Te escribo esta carta para que un día, cuando vayas a recibirla, te des cuenta de lo mucho que te extraño. Sin ti nada tiene sentido, la casa está completamente vacía y la ciudad es un sin fin de recuerdos…, de los cuales no me puedo despejar. Tantos recuerdos que compartimos juntos,…aquel baile…,la apuesta de sol…,cuando te arrodillaste ante mí y te declaraste…”Erika Windsor…¿Quieres casarte conmigo y ser felices para toda la eternidad?…”. A lo que contesté “¿Hablas en serio…?…¡Claro que sí!”. Luego nos compramos esa casa tan bonita…, con aquel paisaje maravilloso y nuestro pequeño jardín lleno de rosas. Bueno, aquí acabo con esta carta…Te quiero… PD: Escríbeme pronto… Con cariño, Erika…” Dejó de escribir…echó un último vistazo a la carta…y decidió enviársela. Entonces empezó a recordar aquellos momentos tan felices que pasó junto a su querido William…Su William…¡Cuánto lo echaba de menos! Pasaron meses sin recibir ninguna noticia de él, no sabía absolutamente nada,…nada. Lo único que sabía es que se fue a Italia, en busca de un viejo vampiro, que…según él podría convertirlo en humano. Se alojaba en una pequeño albergue, en Venecia…Ella intentó impedírselo, ya que le daba igual que él fuera o no un vampiro…lo amaba…y eso era lo único que importaba. Pero él quería que ella estuviera feliz, que al menos tuviera una vida normal…y…así…sin más…se fue, y ya no volvió. En un frío día de otoño la espera terminó, había recibido una carta…¡Era William!…Emocionada abrió la carta y empezó a leerla… 50


“Querida Erika: No sabes lo mucho que te extraño…el tiempo pasa tan lento, es como si quisiera alejarnos…y las malas noticias no paran de llegar. He averiguado dónde vive Giuseppe, el viejo vampiro del que te hablé… Vive…o más bien vivía, ha muerto, bueno,…lo han matado. Resulta que “vivía” en una enorme mansión…y él era el único que me podía ayudar… En fin, me llevé un gran disgusto, así que busqué familiares…por si alguien me podía ayudar, y me encontré con su hija, Jodelle, era una joven chica, delgada, rubia y muy hermosa…(no más que tú)… Bien, le pregunté si sabía algo sobre cómo me podría convertir en humano y me estuvo contando que eso era casi imposible…tenía que matar y beber la sangre de la persona que más amo…(así que como ya sabrás eres tú)… También me contó que sería imposible llevar una vida con una humana…lo que me molestó un poco…no es que no quisiera que llevaras una vida mejor, pero la verdad es que no me imagino mi vida sin ti…lo eres todo… Pero, si un día decides dejarme e irte con un humano para llevar una vida normal…no te voy a detener. Ahora te tengo que dejar, el tiempo pasa demasiado rápido cuando pienso en ti. Me quedaré una semana más para ver si averiguo algo más, aunque no creo que vaya a encontrar nada. Te escribiré lo antes que pueda…Te quiero… PD: No estés tan preocupada por mí…Volveré pronto…Besos… Con todo mi amor, William…” Erika se alegró mucho de que por fin William se decidiera a escribirle, pero la idea de que le había dejado escoger entre él y un humano, no la había convencido del todo. Sabía que solo podría tener un hijo y por ello debería arriesgar su vida, pero acaso William estaba convencido de que todo esto no saldría bien… Había dicho que en solo una semana iba a estar aquí. Esa semana fue como una eternidad para Erika, ya que no podía dejar de pensar en la propuesta de William… Aún no se sentía con fuerza para empezar con la nueva vida… Sólo faltaban tres días para el regreso de Will y cada día más era como un paso hacia la eternidad…hacia la muerte… Era un viernes por la tarde cuando recibió una carta, una carta de Will… “Querida Erika: Parece que no queda otra solución…para siempre o nunca…He intentado contactar con otros vampiros, pero parece que la suerte no está de mi parte…Como no me queda otra alternativa, tendré que 51


regresar. Llegaré el domingo por la madrugada, no te asustes si ves que hay alguien en la casa, soy yo. Cuando regrese aclararemos todo este lío…Un beso… Te veré pronto, William” “Para siempre o nunca…”. Ahora Erika ya tenía claro lo que sentía por Will… Añoraría la vida humana…pero el amor lo es todo. No podría vivir sin él…Los días iban pasando muy deprisa…Pasaron el viernes, sábado y llegó el domingo… Sentí un leve beso en la mejilla y como una mano de mármol me rozaba la mejilla…y entonces lo supe…era él. Abrí los ojos y allí estaba él, con esos ojos dorados, con esa piel tan pálida y con ese pelo tan alborotado que tiene. No pude evitar una sonrisa…me había preparado el desayuno y me lo había traído a la cama… A veces era tan tierno… - Buenos días cielo- le dijo Erika. - Hola- había algo de inquietud en su voz. - ¿Ocurre algo?- le preguntó sin saber por qué estaba tan preocupado… -…………..- no contestó. - Ah, sí, se me había olvidado….¿No encontraste nada para convertirte en humano?- preguntó Erika aunque ya sabía la respuesta. - No….supongo que ahora todo será diferente…- Ahora su voz sonaba a tristeza. -Sí, y la verdad es que estoy preparada….¿Cuándo me convertirás? - Te dejaré elegir….- contestó. - Después de mi parto…- le dijo Erika que no sabía cuál sería su reacción. - ¿Cómo…?¡Estás ………..!¡No me lo puedo creer!- dijo Will que iba a explotar de alegría. - Lo podemos llamar Will…- dijo Erika. - O también Erika…..- le propuso él. 52


- Y… ¿qué te parece Eric? – le preguntó ella. - Me encanta….”Eric o ..”- dijo Will que no acabó de terminar la frase. - ”Rose…”- intervino Erika. -Sí….”Rose”……Oye ¿desde cuándo estás…….embarazada?- preguntó Will. -Desde que viniste hace dos meses……de vacaciones.- contestó ella. -Oh….sí….ya me acuerdo. ¿Y por qué no me escribiste en la carta que estabas embarazada? - Porque con una noticia así te hubiera distraído de tu investigación. -Bueno aún faltan siete meses para que salga y tú te conviertas en………vampiro. - Una cosa, ¿el niño va a salir semivampiro? - Por suerte sí….. Ahora Erika tiene una vida diferente…..Eric y Rose estaban con ella. ¡Al final resulta que los dos eran gemelos! Quién se lo iba a esperar…Y tampoco era tan terrible ser vampiro…aparte de que tenías que beber sangre, todo era tan perfecto…Todos se cambiaron a la sangre animal, para así, matar a menos gente. La frase ”para siempre o nunca” aún da vueltas por la cabeza de Erika…Y es que el destino hizo que eligiera al amor de su vida, a su perfecta familia y a su apasionante vida….para toda la eternidad….

Paula Pineda Algo diferente Vampiros. El mito más famoso de todos. ¿Os gusta a vosotros?, a mí no. Una historia que resultaba interesante en sus comienzos ha quedado totalmente transformada, a peor, claro. Estos seres sobrenaturales me producen algo contrario al miedo, me dan risa, y esto pasa por las historias tan patéticas que se inventan algunos. Lo normal es imaginarse a un vampiro muy blanco, muy siniestro y por supuesto que beba sangre. En primer lugar: ¿Por qué tienen que ser 53


todos blancos, acaso no pueden tener variaciones? Segundo punto: Yo pienso que puede haber vampiros simpáticos, que no quieran hacer daño, aunque estén obligados debido a su naturaleza e instintos. Y por último: ¿sangre? ¿Qué pasa con los nutrientes para vivir y eso…? Yo tenía esta idea desde pequeña, desde la primera vez que me leyeron un cuento de vampiros. Ese día les puse la cruz (un chiste…). Pero algo me pasó que hizo que se rompieran mis esquemas. Conocí a una vampira. Sí, como lo oís. Claudia es mi amiga de la universidad y en una de las largas tardes de estudio me confesó su mayor secreto. Al principio creí que estaba de broma pero poco a poco fui notando en ella comportamientos algo extraños. No salía a cazar de noche con la luna llena ni nada, pero nunca la vi comerse un bocadillo, ensalada o un simple café. Solo beber de una pequeña botella que siempre la acompañaba. Cuando decidí creerla me contó que se trataba de sangre light que compraba en el mercado para vampiros. Lo sé, suena muuuuy patético. Me entró muchísimo miedo, pero Claudia ya se temía mi reacción y con voz tranquilizadora me relató su historia: Nací en un barrio en las afueras de Málaga, el más peligroso de la zona. Los robos y el vandalismo eran frecuentes, salir a la calle era una auténtica aventura, con finales desoladores. Gracias al cielo no me metí en los asuntos que acechaban al barrio: drogas, objetos robados…Pero fue imposible que algo de aquello no me salpicara. Y apareció él. No creo que hagan falta muchas palabras para que entendáis lo que pasó entonces. Era un chico encantador y misterioso. Me condujo al oscuro mundo de las sombras, convenciéndome de que los dos debíamos alcanzar la inmortalidad. Le hice caso como una tonta, ¿qué podía perder con aquello? Solo era una comedura de cabeza que alguien le habría hecho al pobrecito. Vaya, que me dejé llevar a un sitio muy raro y con una tenue luz al fondo. Él se quedó un poco rezagado y claro tomando algo de carrerilla me cogió de los hombros por detrás e hizo una mordida en el cuello magistral. Aparte de sus fríos dientes solo sentí un escalofrío, el peor de los que te puedas imaginar, que recorrió todo mi cuerpo. En ese instante comprendí en qué me había convertido. Demasiado obvio. Vampira. Vaya decepción, nunca me han gustado. Con el tiempo averigüé que no era tan malo. Los vampiros están muy extendidos por todo el mundo y, menos los psicópatas como mi ex, son pacíficos. Creo que te harás la pregunta que yo también me haría 54


si fuera tú: ¿acaso solo bebes sangre? Pues sí, la verdad. Y la explicación racional de por qué somos inmortales es que la sangre tiene propiedades que hacen que las células no mueran. Chulo eeeh. Jamás me mordió el cuello y no la vi resguardarse del sol en días de verano. Lo que quiero decir con esta pequeña historia es que cada uno es diferente y no debemos generalizar.

55


LA PĂ GINA 64 Fran J. Marber. Editorial ECU.

56


FINALES ALTERNATIVOS PARA LA NOVELA MARBER Y COMENTARIOS DEL AUTOR

DE

FRAN

Águeda de Azebedo nos cuenta lo siguiente: Querido diario: Ya hace tres meses desde que no escribo, y me gustaría terminar de anotar lo que aconteció después de aquel momento que se quedará por siempre grabado en mi memoria…, cuando vi a mi abuelo ir escaleras abajo, sin saber qué hacer, me quedé en un estado de shock repentino, que al cabo de unos instantes cesó por el brusco movimiento de las paredes de mi alrededor. Decidí salir, porque si me quedaba allí un minuto más, las paredes cederían, y ese sería el final de mi corta, pero, durante esos últimos días, intensa y agitada vida. Al salir, una piedra cayó sobre mi pierna y no conseguí que ésta se moviera ni un centímetro, pero por suerte la policía corrió rápidamente en mi ayuda. Tras descansar durante un momento, mi cuerpo se hizo presa de tantas emociones a la vez que me desmayé. Al despertar, comprobé que me encontraba en un lugar muy silencioso, con buena iluminación y también con una escayola en mi pierna. Además, a mi lado, había una persona sentada. Cuando mis ojos se acostumbraron a la luz, pude comprobar que esa persona era sin ninguna duda el individuo trajeado de guantes negros que me había seguido a todas partes. Al principio me asusté, pero antes de que pensara cómo escapar de allí, éste me habló y me dijo que me calmara, que no me moviera, que llevaba tres meses hospitalizado y en coma. Yo al principio no estaba por la labor de calmarme, pero al final accedí. A continuación le pregunté quién era, él me respondió que era un agente secreto que tenía encomendada la misión para desvelar los planes de la organización. Luego, tras escuchar su historia y recapacitar, decidí preguntarle más cosas para estar seguro de que lo que me decía era verdad y no era unas de las muchas mentiras que por mi inocencia había creído una y otra vez. Le dije que me enseñara su placa de identificación, que me contara qué había sucedido después de mi desmayo. Él me enseñó su placa, pude tranquilizarme, seguidamente, me contó que tras el arresto de todo el clan, éstos habían sido llevados a la cárcel, para ser posteriormente juzgados por la ley, y que Anne después de ir a juicio, había sido delatada por su padre, que fue a testificar, y explicó 57


lo que la muchacha había hecho con su madre además de muchas otras cosas que la llevaron de cabeza a la cadena perpetua. Entonces, por mi cabeza pasaron de nuevo aquellas sensaciones y sentimientos nuevos que había vivido con ella, que solo en un segundo se habían convertido en odio y tristeza, sensaciones que nunca había experimentado con tanta intensidad como hasta entonces… Pero mis pensamientos brotaron hacia otra dirección, esa dirección no era otra que la de mi abuelo. El agente secreto me había hablado de todo el clan, pero… no mencionó nada sobre mi abuelo, eso me hizo temer lo peor, y para no pensar en situaciones erróneas, decidí preguntarle. El hombre me explicó que no hallaron rastro alguno de él, que lo intentaron encontrar, pero no dieron con su paradero. Yo me estremecí al escuchar aquello, y mis ojos empezaron a llorar. Entonces le pedí amablemente al señor que se marchara para poder estar solo, éste abandonó la sala sin pedir explicaciones ni mencionar ninguna palabra. Al estar solo pude pensar en mi abuelo más detenidamente, y en el fondo de mi corazón, no podía creer lo que me había pasado, y sobre todo no podía creer que pudiese formar parte de aquel clan, pero aún así, a mí no me importaban todas las mentiras que me hubiera podido decir, porque al fin y al cabo él siempre será para mi ese maravilloso abuelo que pasaba conmigo las tardes y las transformaba en increíbles aventuras que disfrutábamos los dos, y que también me hacían desconectar por completo . Ésa será la imagen que recordaré de él durante el resto de mi vida. Fran Marber comenta:” El final de Agueda Azebedo me gusta MUCHÍSIMO. La idea de despertar de un coma varios meses después y que el inspector de policía le explique lo sucedido lo encuentro muy original y no descarto usarlo en alguna de mis siguientes novelas. Me ha impactado. De verdad. Felicidades”.

Mavi García escribe: Al salir, me crucé con uno de los componentes que aun quedaban por llegar. Me di cuenta de que llevaba un teléfono móvil en la mano, eso me hizo fijarme con más atención en su rostro…Y entonces me di cuenta. ¡No, no podía ser! Conocía el rostro que se ocultaba bajo aquella oscura capa. Sí, no había duda. La persona que acababa de entrar no era otra que el inspector Fuberi. 58


De repente sentí cómo mi ánimo se desplomaba, había confiado en él, le había dado todo tipo de información, y seguro que sabía dónde estaba mi abuelo. Pero en este momento no podía preocuparme de eso, más tarde tendría tiempo para pensar, ahora solo tenía que salir de aquel apestoso lugar. Continué galería abajo, desolado y entonces empecé a escuchar una voz conocida, cada vez escuchaba más cerca la voz, y más y más cerca. Hasta que la pude oír a mi lado, era Anne. - Julio, ¿eres tú? – preguntó asustada- Sí, pero ¿cómo has llegado ahí? - Tenias razón, anoche volví a hacerlo, pero en vez de estar esta mañana en mi cama estaba aquí, y luego ha venido un hombre, preguntándome por ti, lo siento le he tenido que contar todo, me había amenazado. Pensé rápido en cómo salir, en cómo sacarla de ahí, en cómo sería mi vida después de todo esto… ¿cambiaría? ¿Volvería a mi pueblo? ¿Con Anne o sin ella? ¿Qué pasaría con Anne? Demasiadas preguntas para tan poco tiempo. -Anne, tienes que salir de ahí, ¿tienes una horquilla? Con ella podríamos intentar abrir el candado, aunque no creo que podamos conseguirlo, eso solo pasa en las pelis de detectives, pero por intentarlo no perdemos nada -empecé a balbucear cosas sin sentido, también podríamos utilizar algo de metal para romperlo, algo fuerte, pero ¿dónde busco algo así? - Julio, por favor, ¡sal de aquí, vete, vuela, olvídame, olvídate de todo esto! - Lo siento Anne , no puedo. Salí corriendo de allí en busca de ayuda, se notaba la proximidad del Sena por las innumerables goteras que comenzaron a aparecer. De repente, unas escaleras y un curioso lugar que podría ser una antigua cripta de Notre Dame. Había decenas de esqueletos putrefactos vestidos con túnicas raídas. Había también en cada esquina una gárgola de piedra que escupía por la boca agua que se filtraba por la humedad. 59


Supongo que la cripta pertenecía a la catedral, así pues por algún lado se podría entrar a ella, un pasaje secreto , o simplemente un puerta , no sería tan difícil. Así que después de mirar por todos lados en busca de una salida comencé a golpear los muros en busca de una posible escapatoria. Empecé a inspeccionar a los putrefactos cuerpos y debajo de uno encontré lo que creía una trampilla, bajé asqueado por el olor, y lo único que encontré fue la escultura de un santo, me acerque y acerté a leer: “A Madeleine. Algo mío vive dentro de ti “. Pensé y pensé, hasta que me di cuenta del significado de aquella frase, tenía ante mí la flor, o eso pensé , además tenía lógica. Miré a mí alrededor en busca de algo con lo que golpear el busto y lo encontré. Ya que la madera estaba tan podrida no me costó romper un trozo, no me ayudaría mucho, pero por lo menos era algo, luego me lo pensé mejor y también cogí el gran clavo que sostenía la pata a la madera del asiento. Entonces me volví a acercar a la estatua y la golpeé con el clavo, en un intento por romperla. Sonó hueco, pero solo le hice un rasguño. Volví a intentarlo y esta vez lo conseguí, se rompió, pero no pude ver nada ya que el polvo me tapaba la vista. Después de esa confusión pude distinguir ante mí un libro, el Libro Inacabado. Lo cogí entre mis manos, y me marché de allí. Llegué donde tendría que estar Anne, pero no la encontré, me asusté. Entonces me puse a correr hacia donde estaban todos los locos esos. Ninguno se percató de mi presencia, estaban todos en un corro hablando sobre algo que no llegaba a escuchar y con mi querida Anne al lado. - Vosotros, dejad que Anne se vaya ¡YA! ¡La policía está de camino! ¡Y os van a mandar a todos al manicomio! - ¡Eh! ¡Cogedlo! - ¡No, por favor, dejadlo en paz, él no tiene nada que ver con esto!¡Por favor! - ¡Eh! ¡Cogedlo que se escapa! Mientras Anne gritaba desesperada yo había aprovechado para salir pitando, pero a medio camino paré. Yo no era ningún cobarde y aunque ahí dentro me esperara la muerte, no podía dejar a Anne. Y mientras pensaba qué hacer, una luz se encendió en mi cerebro, ¡Claro! ¿Cómo no lo había pensando antes? 60


Volví sobre mis pasos aparentando estar asustado, me cogieron y me encerraron junto a Anne, con la que comencé a hablar apresuradamente. - Anne sé cómo salir de aquí, solo tienes que ayudarme en todo lo que te pida. - Haré lo que sea Julio pero estoy muy asustada. - No pasa nada, después de todo esto ya no habrá más peligro. Y para afianzar mis palabras la besé en la boca como si fuera la última vez, le rodeé la cintura, me separé de ella y le susurré al oído: - ¿confías en mí? - Por supuesto. - ¿Y si te digo que saldremos vivos de ésta? ¿Sigues confiando en mí? - Sí. Así que le conté mi brillante plan, y ¡manos a la obra! Tal como había dicho antes cogimos la horquilla de Anne, era una idea descabellada, pero funcionaría. - Trae, voy a doblarla de manera que cuando la meta en la cerradura encaje perfectamente. - Vale, yo te ayudo, Julio. Doblamos el pasador de pelo y lo metimos en la cerradura, ¡perfecto, encajaba! En un par de intentos había quitado, victoriosamente, el candado. Genial, Juli ¡eres el mejor! Le sonreí y abrí la puerta, cauteloso. Caminábamos asustados (por si nos pillaban) así que tuvimos cuidado de no hacer el más mínimo ruido… pero ni eso nos sirvió. Antes de llegar a la entrada uno de los participantes en la reunión nos descubrió in flagranti. Empezó a gritar: ¡Se escapan! ¡A por ellos! ¡Matadlos si hace falta! Y una oleada de personas se abalanzó sobre nosotros. Cogí a Anne de la mano y le susurré un suave te quiero al oído. Me agarró más fuerte la mano y nos enfrentamos a nuestra complicada situación. 61


Estábamos acorralados, no intentarlo por última vez.

había

escapatoria,

pero

tenía

que

Empujé al hombre que me sostenía y salí corriendo. ¡PIUM! ¿Un disparo? ¿Quién? ¿Cómo? De pronto sentí algo húmedo en mi costado y un dolor intenso, miré para abajo y me di cuenta de todo. Caí de rodillas, me habían disparado. Empecé a verlo todo nubloso y solo alcanzaba a oír los sollozos de Anne , quería verla una última vez así que intenté mirar para ella , pero no pude , caí inerte , con la imagen en mi cabeza de mi abuelo , ¿dónde estaría?… Fran Marber comenta:” Sobre el final de Mavi García lo veo un poco fantasioso. Cuando uno se ve frente a una veintena de personas que te acechan, lo lógico sería salir corriendo de allí. No obstante, es un final tierno y apasionado en donde prima el amor de los jóvenes, ya que ambos no cesan de preocuparse por el destino que pueda correr el otro”.

Javier Jaime nos propone el siguiente final: Cuando vi a mi abuelo allí dentro sabía que tenía que hacer algo. Entonces miré a mi alrededor y en el muro de enfrente había una especie de llavero, lo cogí e intenté abrir la puerta, mas no pude porque había muchísimas llaves. -¡Abuelo hay demasiadas llaves! -Mira cual es la que tiene un signo. -Hay una que tiene tres ranuras-seguramente es ésa. -Inténtalo. Efectivamente, introduje la llave en la cerradura y la puerta hizo un clic y se abrió. Abracé a mi abuelo como nunca antes lo había hecho. - Bueno, vámonos por el libro inacabado antes de que éstos lo encuentren-dijo el abuelo mientras se incorporaba en mi cuerpo.

62


- No hace falta, ya lo he encontrado yo, encontré un pasadizo mientras te buscaba, está muy cerca de aquí. - Pues démonos prisa. Mientras llegábamos, escuchamos acercarse varias personas, entonces nos escondimos detrás de un muro, y por suerte no nos vieron. A través de un pasadizo que había, entramos a una sala llena de esqueletos y barro. Allí se encontraba la santa Madeleine, lo único que tuve que hacer fue meter la mano a través de su boca y sacar el manuscrito que llevaba dentro. En el momento en que lo hice, aquello comenzó a vibrar. Entonces se desplomó una de las paredes provocando una avalancha de polvo. Pasado ya el peligro, solo pude escuchar muchas voces, y poco después vi cómo salían por detrás de un pasadizo de allí docenas de personas custodiadas por guardias de seguridad enseñando sus porras. - ¿Os hemos hecho daño?-dijo el inspector Fuberi echándonos una mano para que nos levantásemos-te hice caso cuando mencionaste lo de los señores oscuros y gracias a mi investigación pude determinar dónde os encontrabais. El siguiente día el abuelo y yo vendimos el manuscrito a una multinacional. Eso sí, después de leerlo. Fran Marber comenta:” El final de Javier Jaime lo considero correcto, bien llevado y que se ajusta a la perfección a la trama de la novela. Narra sin repetir, lo cual indica que puede tener madera de escritor. Desde aquí te animaría a que lo intentaras. Un abrazo, Fran”.

Valeria Alcántara nos relata otro final: En ese momento tres individuos entraron en la sala con la imagen de Santa María Madeleine a cuestas. Por la facilidad con la que la manejaban debía pesar poco, indicando claramente que su interior estaba hueco. Después la colocaron delante de mí y volvieron a ocupar de nuevo sus asientos. -¡Es toda tuya! - me indicó. -¿Qué pretendes?

63


-Haz los honores. Recupera la flor que vive dentro de ella -¿Por qué yo? -¿Por qué no? Al fin y al cabo has sido tú quien la encontró. Tú eres el elegido, el nuevo Julio. -¡Estás loco, dentro no hay nada! Si es así, no tienes nada que perder. ¡Hazlo!-me retó. Lo cierto es que estaba harto de todo aquello. Todos los presentes continuaban en silencio escuchando la conversación que mantenía con mi abuelo. El tobillo me estaba matando y huir no podía. Fue entonces cuando le pegué una patada a la talla de Madeleine y toda la estancia se cubrió de un blanco mate que hacía imposible la vista. Cuando el polvo se fue disipando todavía se mantenía un silencio sepulcral que no me permitía ni escuchar la respiración de ninguno de los presentes. Y fue en ese momento cuando un cilindro de madera apareció entre los escombros. Todos estábamos inmóviles, contemplando aquel cilindro cubierto de polvo. Pero en ese instante, con un rápido movimiento, el individuo trajeado de guantes negros me coge en brazos y seguidamente hace lo mismo con el cilindro que escondía en su interior las páginas del Libro Inacabado. -¡Cogedle! - gritó el abuelo. Y todos, veloces, como un tigre cuando persigue a su presa, salen corriendo detrás de nosotros. Fallido el intento, los perdemos de vista y el hombre de guantes negros se acerca hasta una piedra y la presiona haciendo que se derrumbe toda la galería. Sin decir una palabra, coge el cilindro y con paso firme se aleja de ese lugar. Yo sin saber qué hacer, creyendo que mi abuelo, Anne y todos los demás han muerto, me vuelvo con mi madre. Eso sí, sin olvidar esta estupenda aventura que siempre permanecerá conmigo hasta el día de mi muerte. Fran Marber comenta:” Valeria se limita a contar más o menos los mismo que ocurre en la trama original. Me hubiese gustado que fantaseara y que hubiera sido más creativa para que su final me sorprendiera”.

64


Nidia Jimena nos escribe: En ese momento se me vino todo a la cabeza… Nada más pensar que mi abuelo había preparado todo esto y yo había caído en su trampa, me hacía más débil, el tobillo me dolía y no podía escapar… no ahora no. Las gotas de sudor me pasaban por la frente y yo cada vez más nervioso recordaba todas las aventuras que pasé para buscar ese libro. Dos hombres vestidos de negro trajeron la estatua y mi abuelo me dijo que la rompiera, pero en ese momento entraron varias personas con armas, eran los policías. Todos empezaron a correr pero no pudieron salir, miré un breve instante a él y pude leer lo que me quería decir, bajó la cabeza y se fue alejando, yo no se lo impedí y nadie se dio cuenta. En la comisaría tuve que contarles lo que pasaba y no pude evitar preguntar por Anne y mi abuelo. El inspector se sentó en su sillón y me dijo que no la vería en unos años, y de mi abuelo no se supo nada. Hasta hace poco, que recibí una carta que decía así: ”Querido Julio: No te preocupes por mí, pude salir por unas de las compuertas y ahora estoy lejos de París dejando mis recuerdos allí. He empezado una nueva vida, aunque es difícil olvidar… Espero que estés bien y siento todo lo que te he hecho pasar en los meses que estuviste conmigo. No le digas a nadie que estoy vivo, es mejor así. Gracias… Adiós”. Y así hice, no le conté nada a nadie. Yo sigo mi vida en el pueblo e intento olvidar, lo sé, es difícil pero se puede… De Anne no supe nada más, es agua pasada. Ahora estoy terminando la carrera y espero trabajar pronto, para así ayudar a mi madre y a mis hermanos que es lo primordial en este momento en mi vida. Con esto termino de contar mi historia, olvidando todo, es mejor así. Fran Marber comenta:” Nidia ha resuelto de una manera sencilla, pero muy inteligente la trama. La idea de mandar una carta a su nieto es muy sugerente y deja abierta la posibilidad de escribir una segunda parte de “La Página 64″. La he leído y me deja un buen sabor de boca porque ahora quisiera saber si el abuelo volverá a comenzar de nuevo con esa trasnochada de idea de revivir la sociedad Niebla”.

65


CLUB DE LECTURA DE ADULTOS DEL IES EL PALO

DESPRENDIMIENTO DE RUTINA Pablo Aranda. Editorial Arguval.

El club de lectura de adultos del proyecto “Lecturas Viajeras” ha elegido como escritor favorito a Pablo Aranda, con su libro Desprendimiento de rutina.

66


OJOS DE FUEGO Antonio Parra. Editorial Tres Fronteras.

CUENTOS DE LA ALCAZABA Diego Ceano. Editorial Aladena.

EL CAMINO DE LOS INGLESES Antonio Soler. Editorial Booket.

67


CLUB DE LECTURA DE ADULTOS DEL IES EL PALO Guía para comentario de libros Título: Autor: Ilustrador: Año de publicación: Editorial: Género literario:             

Fecha de inicio de lectura. Fecha de final de lectura. Observaciones acerca del proceso de lectura (me lo he leído de un tirón/empecé sin ganas, pero me enganchó/ quedé capturado desde la primera línea/…). Resume en dos o tres frases la impresión general que te ha causado el libro. Vocabulario (términos nuevos que has consultado). Resumen del argumento. Tema central y subtemas. Técnica narrativa: narrador en 1ª o 3ª persona, estructura lineal, retrospectiva, circular, etc. Personajes. Distinguir los principales de los secundarios; caracterizarlos brevemente según su función en la obra. Espacio y tiempo. Copia un fragmento que te haya gustado. Tres preguntas que harías al autor. Explica si lo recomendarías y justifica la respuesta.

68


UNIDAD DIDÁCTICA: APROXIMACIÓN AL MUNDO DE LAS JÁBEGAS.

El profesor Ramón Crespo participa en este proyecto aportando su visión sobre el mundo de las jábegas malagueñas. Para ello ha creado “Ojobonito”, que además de ser un cuento del rebalaje de la Barriada malagueña de EL PALO, es el eje central de una UNIDAD DIDÁCTICA que persigue los siguientes objetivos: 1. Iniciar a los alumnos en el conocimiento socio-laboral del pasado inmediato de la barriada de EL PALO. 2. Habilitar a los alumnos en el uso de la JERGA marenga malagueña. 3. Aproximar a los alumnos al mundo de la JÁBEGA. Para leer más: http://todosignos.wikispaces.com/Ojobonito+I

69


CONCURSO DE FOTOGRAFÍA “MI RINCÓN DE LECTURA”

70


71

Lecturas viajeras  

Trabajos del IES El Palo

Advertisement