Page 1

LA TECNOLOGรA EN LA SEXUALIDAD REPRODUCTIVA Jafit Santiago Mateus Herrรกn, Bryam Mauricio Montenegro Moreno


LA TECNOLOGÍA EN LA SEXUALIDAD REPRODUCTIVA El desarrollo de la tecnología facilita el conocimiento de los métodos de prevención y embarazos ya que hay gran variedad de páginas web, blogs y todo tipo de medio informático que nos ayuda a conocer las formas de prevención. Un gran ejemplo del uso de páginas web en la sexualidad, es el de Profamilia Colombia quien informa a sus usuarios de todos los programas y servicios, métodos anticonceptivos, etc., de los que dispone. (http://www.profamilia.com/). La mayoría de los métodos anticonceptivos han sido creados gracias a la tecnología ya que se necesitan numerosas pruebas científicas para lograr su efectividad.


Efectos negativos que causa la tecnología en la sexualidad La revolución de la informática ha permitido al ser humano tener un mayor acceso a la información, además de una mejor comunicación. Con la llegada del internet, el mundo se ha globalizado y por ende, este útil recurso nos demuestra que tiene sus altas y bajas, sus beneficios y perjuicios, dependiendo de quién y para qué lo utilizan. El problema es la mala manipulación o mal uso del internet el cual se emplea por los jóvenes para cosas negativas, como la pornografía, la cual sólo trastorna la mente de los jóvenes y por consecuencia desarrollan problemas en su personalidad, autoestima y relaciones interpersonales.


No sólo se da la pornografía (convertida en un negocio de ocio), sino también se nos presentan otros problemas como los comercios ilegales, de los cuales destacan las ventas de drogas, las ventas de artículos robados y otros. También esta ola de la tecnología ha llegado a afectar las relaciones de pareja. Hubo un tiempo en que se recordaba a las parejas no tener televisor en el dormitorio a fin de evitar que interfiriera en la vida de pareja. Hoy día, esta recomendación resulta completamente obsoleta. La tecnología en forma de computadora, ipads, ipods o celulares resulta un enemigo mucho más agresivo para la intimidad.


Ahora las parejas pasan más tiempo actualizando sus estados en Facebook o Twitter y conversando con sus amigos a través de su laptop o celular en el cuarto que sentándose a conversar cara a cara con su pareja. Lo que es peor, el aumento de la interacción virtual provoca la infidelidad emocional y aún la más bien intencionada pareja puede sufrir de un agujero negro tecnológico en su universo que se coma toda su calidad de tiempo. Entonces, la carga es ahora más pesada: las parejas, si quieren conservarse uno al otro, necesitan bajar el ritmo del uso de instrumentos tecnológicos y poner su vida sexual en el primer lugar en su lista de pendientes.


Consejos para evitar que la tecnología Influya en la sexualidad No metas la computadora al dormitorio, llega a casa y cuando te sientes con ella en la cama, apaga tu celular. No hay nada que pase luego de las diez de la noche que no pueda ser contestado al día siguiente. Los muros de Facebook de tus amigos y los mensajes de la gente a la que sigues en Twitter estarán todavía ahí a las ocho de la mañana. SI van a ver la tele, mírenla ambos abrazados. Si en otro momento tú estás viendo TV, apaga el aparato y mírala a los ojos. Con eso le estarás diciendo que nada es más importante que ella.


Los más novedosos juguetes sexuales de alta tecnología Artilugios que crean tendencia. La ciencia ficción se adelantó al fenómeno y hoy es una realidad. La tecnología se integra cada vez más a la vida cotidiana. Tanto, que ya se ha colado en ámbitos como la misma cama a través de juguetes sexuales que parecían inverosímiles en cintas de ciencia ficción. Como afirma la psicóloga y asesora sexual, Alejandra Quintero Rendón, “la tecnología es otro escenario de la vivencia de la sexualidad que según el manejo que libremente le dé cada persona, puede favorecerla o no”.


En esa materia, varias películas se han adelantado: desde el ‘orgasmatrón’ de El dormilón de Woody Allen, o los audífonos de realidad virtual de Demolition man con Sylvester Stallone y recientemente Her, donde el protagonista tiene una relación con un sistema operado por computador. Ninguna de estas posibilidades parece estar muy lejana y como se afirmó recientemente en The New York Times: “las innovaciones tecnológicas están impulsando cada vez más desarrollos del cibersexo y los juguetes sexuales”.


Google glasses

Las ya célebres Google glasses, aún en período de prueba, cuentan con aplicaciones como ‘Sex with glass’, creadas por estudiantes de la universidad Central Saint Martins. Este sistema ofrece a las parejas la posibilidad de “ver todo desde todos los ángulos” mientras se tiene sexo. Las gafas se activarán y desactivarán a través de un comando de voz y guardarán la grabación por un periodo máximo de cinco horas. La aplicación podría tener algunas incompatibilidades con las políticas de Google play pero sus creadores están trabajando en ello.


The Hello Touch Este dispositivo es una pequeña banda que contiene un motor y se coloca en la muñeca. De allí se desprenden dos almohadillas de silicona flexible que se deben poner en la punta de los dedos. Cuando el motor se enciende, las almohadillas producen múltiples vibraciones que generan placer en las partes del cuerpo por donde se deslicen. Está creado tanto para estimulación interna como para el clítoris. Cuesta 60 dólares y está disponible en Amazon.


El iPhone se convierte en vibrador

Aplicaciones como ‘Sex Drive’ generan tonos binaurales que producen un estímulo en el cerebro a través de audífonos e incrementan el deseo sexual. ‘Sexy Vibes’ convierte el iPhone en un vibrador de varias velocidades. También está el masajeador vaginal OhMiBod, que se conecta a un ‘smartphone’ vía Bluetooth.


LovePalz’s

Pensado para parejas a distancia, este dispositivo simula el coito transmitiendo en tiempo real lo que una persona está haciendo a nivel muscular con sus órganos sexuales. Los accesorios se venden por separado y hay un modelo para el hombre, llamado Zeus, y otro para la mujer llamado Hera. La sesión es mediada con una aplicación para iPhone que se conecta vía WiFi y transmite lo que está pasando de un aparato al otro. Un dispositivo similar es RealTouch que se conecta al ordenador por medio de un puerto USB.


La sexología y la sexualidad se suben a la nube Sitios web, blogs, redes sociales, canales de Youtube y aplicaciones están ganando cada vez más terreno en el ámbito de la sexología como herramientas complementarias en la práctica profesional. Consultas vía Skype y terapias con WhatsApp están a la orden del día en la era del sexo en la nube.


“La tecnología evoluciona tan rápido que siempre nos supera, pero tenemos que seguir corriendo detrás de ella, porque nos ofrece un sinnúmero de herramientas para el crecimiento erótico”, asegura Martina González, psicóloga, sexóloga y directora del Centro de Sexología ‘Con Mucho Gusto’ en Santiago de Compostela. González ha moderado junto a Berta Hidalgo, médico de atención primaria y sexóloga, la ponencia “Sexo por las nubes: Nuevas tecnologías para optimizar la sexualidad,” en el marco del III Congreso Mundial de Sexología Médica de Málaga, el pasado fin de semana.


“Pasamos mucho tiempo en internet, en la nube. Los profesionales de la sexología deben utilizar las redes sociales y las nuevas herramientas que ofrecen las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para divulgar la ciencia en materia de sexología al público general”, explica la experta a EFEsalud. El primer paso para poner la tecnología al servicio de la sexología y la sexualidad es identificar las posibilidades que ofrece la nube y trazar objetivos concretos.


El exceso de información disponible en la red es el primer obstáculo para saber cómo usar las nuevas tecnologías, según Martina González. “La gente sigue con las mismas dudas que antes de que se extendiera internet, los mitos continúan. Tanta información nos desinforma y las personas no saben dónde encontrar contenidos fiables sobre sexualidad”, señala. Por eso, opina esta experta, los profesionales tienen que “facilitar el acceso a las fuentes fiables e informar usando un lenguaje ameno y divertido, sin términos muy técnicos o científicos que realmente no son cercanos a los ciudadanos”.


Para tener en cuenta

Utilizar Facebook, Twitter o WhatsApp con fines sociales es una cosa, pero llevarlos al ámbito de la sexología es otra que requiere habilidades y práctica. Facebook es, para muchos, la red social por excelencia y para esta sexóloga una “herramienta de divulgación estupenda”. No obstante, para su uso con fines profesionales es fundamental entender sus inconvenientes, como el manejo de la privacidad.


González subraya que “es prioritario aprender a controlar los medios y establecer a quién nos queremos dirigir y con qué frecuencia. En Facebook hay que regular las publicaciones para no mantenerlo desactualizado o saturar al público. También hay que revisar la ley de protección de datos”.

Además de la privacidad, el acceso a las TICrepresenta otro problema, porque no todo el mundo tiene internet en todas partes o conocimientos suficientes para valorar si una fuente es fiable o no, lo que dificulta la divulgación de la información científica.


Otro tema que deben dominar los sexólogos en la era de la nube es el nuevo lenguaje que exigen las aplicaciones y las redes sociales. “Por Skype puedes ver al otro, pero por WhatsApp no, es difícil manejar la entonación en los textos y eso puede dar pie a malas interpretaciones”, indica. “Aunque usemos a diario estos medios, desconocemos su funcionamiento en profundidad, por eso es importante que los profesionales comprendan las ventajas y los inconvenientes a la hora de trabajar con éstos”, señala Martina González.


Recomendaciones para redes y aplicaciones La especialista explica cuรกles son los sitios web, redes sociales y aplicaciones mรกs usados en su รกmbito y da algunas recomendaciones:


Sitios web y blogs:

Ideales para divulgar información. Los sexólogos deben tratar de tener su página de internet, porque es la vía de acceso que más utiliza la gente para buscar ayuda. “Es crucial saber qué imagen queremos trasmitir y a qué público queremos llegar. Los contenidos deben ser divertidos, claros, positivos y cercanos, lo que no va en contra de la seriedad o el profesionalismo. Hay que desmitificar el sexo, quitarle la carga problemática, hay que naturalizarlo y el sentido del humor es fundamental”.


La tecnologia en la sexualidad reproductiva  

La tecnologia en la sexualidad reproductiva

Advertisement