Page 1


CUENCA

4

NAZARENA


7 Saludas

13 Entrevistas 13

Al Pregonero: Tico Medina por Antonio Abarca

16

Al Cartelista: Antonio Mancheño “El Manchas” por J. Hevia

24 Opinión 25

Marco Pérez ante Benedicto XVI por Ángel Horcajada

28

San Juan Evangelista en la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo por Manuel Romanos Genzor

30

Peregrinación a Tierra Santa por Rafael Torres Muelas

34

¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí. Ha resucitado por Marino Sanz

36

Ese Nazareno por Carmen Herráiz Yébenes

37

Piedra Labrada por Leonor Culebras

38

Pirograbados. Retratos de una Semana Santa por Antonio Abarca

42

Y lo llevaron a crucificar… por Gregorio Martínez de las Heras

45

III Edición de la Escuela Nazarena

47

Concierto Inicio de Cuaresma 2010

50

Queremos dar las gracias a todas las entidades y empresas que aparecen en esta publicación, ya que sin su colaboración hubiera sido prácticamente imposible que este ejemplar de la revista Cuenca Nazarena, verdadero testimonio del sentimiento nazareno conquense, se hubiese podido editar.

52 54

por la Comisión Ejecutiva de la Junta de Cofradías

La Caridad: Fuente de Amor a Dios y a los Hombres

por Antonio Carrasco Huertas

La Cruz de los Jóvenes en Cuenca

por José María Yanguas. Obispo de Cuenca

El Futuro de la Semana Santa

60 Hablan las Hermandades 61

Un guiño navideño en la V.H. de Ntra. Sra. de la Amargura con San Juan por la Junta de Diputación de la Hermandad

64

150 Aniversario de la Fundación de la Hermandad del Santísimo Ecce Homo de San Miguel

por la Junta de Diputación de la Hermandad

68 Documentación

Comisión de Publicaciones de la Junta de Cofradías de Cuenca

por Juan Carlos Muñoz del Olmo

70

La Hermandad de San Juan Evangelista amplía el archivo de la Junta de Cofradías

71

Campaña “Amigos del Museo de la Semana Santa”

72

Anuario 2010 por Rafael Pérez Caballero. Comisión Ejecutiva de la JdC

por la Junta de Diputación de la Hermandad

Coordinación

Antonio Abarca Contreras Diseño y Maquetación

ZOOM-3000, S.L. Edita

“La Negación de San Pedro”. 20 Aniversario de la Hermandad. 15 aniversario del desfile Procesional

79

por la Comisión Ejecutiva de la Junta de Cofradías

IV Encuentro de Música Sacra “Soledad de San Agustín”

por Fco. Javier Burgos Fernández

Junta de Cofradías de la Semana Santa de Cuenca

83

Fotografía de Portada

86

Pregón Juvenil de la Asociación Cultural “Soledad del Puente” Por Rocio Burgos Álvaro

90

¿Sabía usted… Por Pedro Romero Sequí

Enrique Martínez Gil Fotografía de Contraportada

Julio Palencia Garrote Agradecimientos

A las Juntas de Diputación de las Vbles. Hdades. de Semana Santa Imprime

Graficas Martín y Mapa, S.L. Depósito Legal:

Honor y Responsabilidad

por la V.H. del Santísimo Cristo de la Salud (El Descendimiento)

96 Investigación 97

La Hermandad del Santo Sepulcro por Antonio Pérez Valero

100

¡No lo olvidéis nunca! por Ramón Benítez Díaz

105

Semana Santa de Cuenca, ¿Patrimonio Cultural Inmaterial?

111

por Antonio Abarca Contreras

La Semana Santa de Cuenca en 1902

por Enrique Valero Moscardó


Fotografía: Enrique Martínez Gil

CUENCA 6

NAZARENA


SALUDA

Jorge Sánchez Albendea Presidente de la Junta de Cofradías de Semana Santa Siempre he considerado un privilegio poder dirigirme a todos vosotros a través de esta publicación oficial de la Junta de Cofradías. Los caprichos del calendario hacen que esta nueva Semana Santa llegue cuando el mes de abril ya se encuentra bien avanzado. Seguro que, al igual que he hecho yo, ya habrás hablado de la inestabilidad atmosférica de este caprichoso mes. ¿Lloverá algún día? Quién sabe eso, da igual. Cuenca ya vive para su Semana de Pasión, es nuestro tiempo de recogimiento, de encuentro familiar, de caminar todos juntos, es la Semana Santa de Cuenca. Cuenca Nazarena es una revista llena de sentimientos. En ella encontrarás artículos de investigación, de actualidad, crónicas de los eventos acontecidos a lo largo del último año, en definitiva una pequeña muestra de lo que es nuestro “mundo nazareno”. La organización procesional para este año ha sido especialmente laboriosa. La Junta de Cofradías y sus Hermandades no son ajenas al escenario económico que nos rodea. El esfuerzo y en muchos casos el ingenio nos va a permitir desarrollar una Semana Santa en consonancia al título que tan a gala lucimos. Por todo ello quiero animaros a participar. Debéis acompañar a vuestra Hermandad en su desfile procesional y además debéis hacerlo siendo ejemplo para todo aquel que observa tan magna representación. Como en años anteriores, te recuerdo que de tú actitud e implicación depende el que nuestra Semana Santa sigua siendo un referente. Nuestros desfiles son sobrios y cuentan con unas señas de identidad muy marcadas. De entre todas ellas el SILENCIO es la que más me gusta resaltar. Por ello, te invito tanto si participas de manera activa como si lo haces como mero espectador, a que cumplas esta premisa característica.

Quiero hacer un llamamiento especial a los turbos pues este año más que nunca necesitamos vuestro compromiso. Hay voces mucho más documentadas que la mía para recordaros qué es y qué supone ser turbo, pero me veo en el deber de recordaros que vuestra misión es acompañar a Jesús camino de El Calvario, y digo bien, acompañar, pues no es entendible y esta fuera de todo lugar no dejar avanzar, gritar, saltar, en definitiva, tener una conducta impropia. Eso no es ser turbo, eso no es querer a la Semana Santa de Cuenca, por eso TÚ TURBO que sabes cual es tú papel, que te emocionas cuando ves avanzar a nuestro Padre Jesús Nazareno, estas obligado a explicar y corregir a todo aquel que no entiende ni comprende la simbología de tan intenso momento de la Pasión. Como no acordarme de nuestros nazarenos más noveles en un año tan importante para ellos. En agosto, Cuenca estará representada en la Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en Madrid. Será con motivo del Vía Crucis, que se representara con diferentes pasos procesionales llegados desde toda España. Allí estará nuestra Hermandad de El Descendimiento. Sin duda un momento histórico que bien merece nuestra máxima predisposición. Gracias a todos los miembros de la Junta de Diputación por vuestra labor constante a lo largo de este año. Enhorabuena a todos los integrantes de las diferentes comisiones de trabajo de la Junta de Cofradías por vuestro esfuerzo e implicación. Qué decir de mis compañeros de Comisión Ejecutiva. Ellos son los pilares sobre los que se apoya esta laboriosa organización. Gracias por aguantarme, sufrirme y por tantas y tantas horas de dedicación desinteresada. Pero, sobre todo, gracias a ti Marta. Disfrutad de vuestra Semana Santa y Feliz Pascua de Resurrección.


Fotografía: Enrique Martínez Gil

CUENCA 8

NAZARENA


SALUDA

José Javier Muñoz Pérez

Delegado Episcopal ante la Junta de Cofradías ¡Paz y Bien, hermanos!

Queridos hermanos y hermanas nazarenos, queridos habitantes de la ciudad de Cuenca, queridos conquenses que por estas fechas regresáis a vuestra tierra para compartir unos días de descanso con familiares y amigos y revivir vuestras devociones; queridos visitantes y turistas. Gracias por participar en la Semana Santa de Cuenca. Durante los días 17 al 24 de Abril vamos a revivir el acontecimiento más importante de la historia de la humanidad: la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo, Dios y hombre verdadero. La ciudad de Cuenca, por la gracia de Dios y de la propia naturaleza ha sido construida entre bellos parajes; unas piedras las ha puesto Dios otras piedras las ha puesto el hombre, dándole así una característica especial que invita al recogimiento, al silencio y a pensar más en profundidad. Celebraremos esta Semana de Pasión mirando de frente a la próxima cita que tenemos todos los cristianos de alma joven el próximo mes de Agosto en Madrid junto al Papa Benedicto XVI para celebrar la XXVI Jornada Mundial de la Juventud. Este año será muy importante para nosotros porque uno de nuestros pasos semanasanteros, concretamente el Descendimiento, participará en dicha Jornada junto al Papa en el solemne Vía Crucis que se celebrará entre las plazas de Cibeles y Colón de Madrid el viernes 19 de Agosto. Queridos nazarenos: no olvidemos quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos, qué celebramos y qué conmemoramos. No perdamos de vista nuestras raíces cristianas. El ser humano ha sido creado para lo más grande, para el infinito. Dios es la fuente de nuestra vida; eliminarlo equivale a separarse de esta fuente, y por lo tanto, a privarse de la plenitud y de la alegría. La cultura actual, tiende

a excluir a Dios, o a considerar la fe como un hecho privado, sin ninguna relevancia en la vida social. Por eso el Papa llama a esta situación como que vivimos ante un “eclipse de Dios”.

Desde tiempo inmemorial, cada año ponemos en las calles de Cuenca, unos hermosos pasos procesionales esculpidos con gran devoción y delicadeza religiosa. La ciudad se transforma, cambia incluso la vida social. Nuestras procesiones sí tienen trascendencia en la vida social de la ciudad, pero no nos hemos que quedar ahí. Los nazarenos y nazarenas sois el futuro de la sociedad y de Iglesia. Por eso os pido que meditéis todo acontecimiento que realizamos durante el tiempo de Cuaresma y la Semana Santa, sin olvidar la Pascua, y que sea el motor de nuestras vidas todo el año, no sólo unos pocos días u horas. Aconsejo en estos días para conocer más a Jesucristo la lectura de los Evangelios, el Catecismo de la Iglesia Católica (que no debe de faltar en ningún hogar cristiano), acercarse al sacramento de la Penitencia, al de la Eucaristía con más frecuencia si cabe y a tener ratos de oración donde contemplando lo que vivimos y celebramos nos acerquemos más a Dios. Agradezcamos siempre al Señor el don de la Iglesia; ella nos hace progresar con seguridad en la fe, que nos da la verdadera vida. Por último, decirle a los visitantes y turistas que respeten nuestras costumbres y tradiciones y si algo no lo entienden no duden en preguntar al más cercano, seguro que él le responderá debidamente para comprender todo. Con mi saludo agradecido pido al Señor la Bendición para todos y cada uno de los nazarenos y sus respectivas familias. Que Cristo Resucitado esté siempre presente en Cuenca, en la Junta de Cofradías, en todas y cada una de las hermandades y cofradías y que este espíritu lo vivamos en Madrid el próximo mes de Agosto junto a Benedicto XVI.


CUENCA

10

NAZARENA


CUENCA

12

NAZARENA


ENTREVISTA

Entrevista a Tico Medina, Pregonero de la Semana Santa 2011

Yo fui el inventor de la frase “Cuenca es única” Por Antonio Abarca

Su nombre de pila es Escolástico Medina García. En una actitud que le honra, pregona por todas partes que nació, el 11 de septiembre de 1934, en Píñar un pequeño pueblo de los Montes Orientales de Granada, uno de esos pequeños pueblos de la geografía olvidada, en donde ahora una calle lleva su nombre. Es periodista vocacional y reportero total. Casado, tiene cuatro hijos y aunque ahora vive en Madrid sus inicios se remontan a Granada, en Radio Granada y el Diario Ideal. En 1956 escribió también en el periódico Informaciones y más adelante en el Diario Pueblo hasta 1968. Además de ser redactor jefe de la revista Hola, jefe de reporteros de ABC, corresponsal de guerra y enviado especial por todas las partes del mundo. Ha hecho más de cuarenta mil entrevistas en todos los medios de comunicación en los ya más de cincuenta años que dura su carrera. Entre sus grandes personajes entrevistados están Fidel Castro, el Che Guevara, Salvador Dalí o la Madre Teresa de Calcuta, aunque podemos decir que ha entrevistado a todos los grandes protagonistas del siglo XX. Presente en televisión desde sus inicios en España, en 1957, cuando la cadena aun no tenía un año ya conducía su propio programa de entrevistas junto a otro gran periodista de la época, Yale, -Felipe Navarro García (+ 1994)-. También ha sido guionista de cine, pudiendo mencionarse las películas Aprendiendo a morir (1962) de Pedro Lazaga o La niña de luto (1964) de Manuel Summers. Entre los numerosos premios y galardones concedidos destacan dos a la Popularidad, un Ondas, y una Antena de Oro. Conferenciante, autor de canciones y de más de veinte libros. Por eso desde todo el mundo se le llama “MAESTRO”.


NAZARENA

CUENCA

14

Tico Medina no se siente extraño en Cuenca, ¿verdad? ¿De dónde le viene a este piñero declarado su vinculación con Cuenca? No, nunca me sentido extraño en Cuenca. Desde mis primeras incursiones por estas tierras tuve la suerte de irme rodeando de muchos amigos que supieron impregnar en mí la bondad y la belleza de esta tierra y de sus gentes. He tenido, porque desgraciadamente algunos de ellos ya han desaparecido, como el gran alfarero Pedro Mercedes, o el restaurador Pedro Torres, y tengo, a mi compadre Raúl Torres, que es en el que me voy a apoyar para este encargo,… como veis, muchos y buenos amigos. Tanto me impactó esta tierra que en varias ocasiones he estado a punto de venirme a vivir a Cuenca… Es una ciudad que me encanta: sus gentes, su casco histórico, su paisaje, su naturaleza,… Soy un enamorado de esta ciudad. Yo fui el inventor del lema “Cuenca es única”. Frase que he escuchado por todos los rincones que me he movido, y mira que han sido unos cuantos, y no sólo de España, sino del mundo entero, cuando alguien quiere referirse a esta magnífica ciudad castellana. Un poco se ha llegado a convertir en el santo y seña de identidad de la ciudad. De lo cual yo me alegro y estoy orgulloso por ello, por haber contribuido de alguna manera a devolver parte de las muchas satisfacciones que Cuenca me ha dado a lo largo de la vida. Cuando le sonó el teléfono y le comunicaron que había sido elegido para ser el pregonero de la Semana Santa de Cuenca para este año, 2011 ¿qué es lo primero que se le pasó por la mente? Responsabilidad, mucha responsabilidad. Yo no sabía que mi nombre había sido propuesto para este gran honor, (al igual que se hace con los candidatos a los Premios Nobel), por lo tanto me pilló de sorpresa y aunque he de confesar que tuve un momento

de duda, se diluyó como un soplo cuando me di cuenta que era el único premio o reconocimiento que todavía no tenía de esta ciudad tan importante para mí. Y que éste, además, provenía de sus bases, del cariño de sus gentes… No podía defraudarlos rechazándolo. Aunque soy una persona acostumbrada a moverme entre micrófonos y auditorios, y me gusta… y he sido ya pregonero de otras Semanas Santas, como la de Granada o la de Medina de Rioseco, -tierra del cardenal Carlos Amigo, que me acompañó en aquel lance, y donde llegué a sentir el peso de ese Cristo de Gregorio Hernández-,… pero ser pregonero de la Semana Santa de Cuenca, ¡vaya tela marinera! En la actualidad cuando alguno de mis compadres me pregunta en qué ando ahora metido y les digo que estoy preparando el pregón de la Semana Santa de Cuenca, todos, absolutamente todos me contestan soltando un bufido, como diciendo: pues allá tú con ese toro porque no es nada fácil. Y no es fácil porque no solo hay que deicrlo, sino porque, sobre todo, hay que sentirlo. Para un conquense, mejor dicho, para alguien que se siente “nazareno conquense” ser pregonero de la Semana Santa de Cuenca constituye el mayor de los honores y a la vez el acto de mayor responsabilidad que realizará en su vida. Para un hombre de mundo, como usted, importante letrado y excelente periodista, ¿qué significa para usted este nombramiento: uno más, para la que sin duda es una dilatada colección, o representa algo especial? ¿Con qué actitud afronta usted este reto? Siento, pienso, experimento la emoción que es para mí que me hayáis escogido pregonero, acostumbrados como estáis a escuchar pregones tan importantes: poéticos, intelectuales, de artistas de todo tipo y condición. No se trata de un acto más,…


ENTREVISTA

Es el zénit de vuestra Semana Santa, de nuestra Semana Santa, porque ya la siento mía. Por lo tanto no sólo me exigirá destreza sino también conocimiento, pasión, rigor y amor, mucho amor. La Semana Santa de Cuenca respira grandeza e importancia fuera y dentro de sus fronteras. Aún sin conocerla, todo el mundo ha oído hablar de ella y de lo mucho que significa para sus gentes. Yo estoy convencido que con este acto mi vida quedará marcada en dos partes, un antes y un después, porque me voy a enfrentar a uno de los hechos que más responsabilidad va a suponer en mi vida. Y lo es porque sé lo que para vosotros significa. En una sociedad donde todo lo que tiene que ver con la religión es denostado y rechazado, ¿dónde cree que radica el encanto y la atracción por esta Celebración en Cuenca? Las “Semanas Santas” las hacen el paisaje, pero no habría Semana Santa sin el paisanaje. Y aquí, en Cuenca, estáis a rebosar de estos dos ingredientes. El primero es evidente y singular, no hay nada más que pasearse por la ciudad; y el segundo lo pude comprobar, el día 19 de enero, durante el acto de presentación del cartel, allí, en el salón de actos, advertí que junto a las cabezas ya cubiertas por canas, se intercalaban muchos rostros jóvenes que escuchaban con avidez todo lo que allí estaba aconteciendo. Esa es para mí, sin duda alguna, la principal virtud de la Semana Santa de Cuenca, que estáis sabiendo transmitir los valores heredados de una cultura que es seña de identidad de vuestra historia. Para finalizar, como buen conocedor de Cuenca, hecho que ha quedado más que demostrado en esta entrevista, ¿nos podría adelantar alguno de los ingredientes que va a tener su pregón? No va a ser fácil para este viejo cronista, para este viejo contador de historias con setenta y seis tacos de almanaque ya,

venir a cantaros y contaros lo que vosotros ya sabéis, lo que vosotros ya sentís,… Me empapo, me emborracho, me embriago, me “harto” como dicen en mi Andalucía, de todo lo que os debo decir, para que luego todo surja, todo fluya, inesperado,… como la gota de sangre que recorre la faz de ese Cristo doliente. Voy a echar el resto, quiero estar como Cuenca se merece para corresponder a tanta gratitud que he recibido de esta acogedora tierra. Pero ante todo quiero que ese acto sea para vosotros y para mí un acto de fe: Yo seré uno de esos sayones que suben a Cristo; yo seré el que varea el olivo de vuestra Semana; y seré el burrero que llevará el pollino hasta el lugar y el momento fijado;… Pero, sobre todo, ese día quiero ser el que, de alguna manera, aunque un poco “doblao” por los años y el peso de tanta cruz, esté entre vosotros como uno más para sentirme, de verdad, más cerca de una ciudad en la que no solo, no me hubiese importado vivir sino morir. ¿Le gustaría añadir algo más a esta entrevista? He sentido y siento Cuenca en todas mis maneras de ser y de estar: en un color, en un olor, en un sabor, en un amor, en un dolor, en un desamor,… Conozco la Cuenca mágica, la Cuenca humana, la Cuenca divina,… y ahora, después de este 15 de abril, Viernes de Dolores, quisiera que no pueda plantearme mi fervor religioso sin incorporar a los dos figuras que me han acompañado desde siempre: la del Cristo que he visto nacer en Belén y la del Cristo que, por desgracia, tantas veces he visto morir en tantos y tantos lugares de esta Tierra; se le incorpore una tercera, la del Cristo de Cuenca, el Cristo de su Semana Santa.


CUENCA

16

NAZARENA


ENTREVISTA

Antonio Mancheño “El Manchas”, cartelista de la Semana Santa 2011

Es una experiencia muy bonita y muy importante para mí Por Javier Hevia Antonio Mancheño, “El Manchas”, es el artista conquense elegido por la Junta de Cofradias como cartelista de la Semana Santa de Cuenca 2011. Rodeado de vinilos, tintas y pinceles lo encuentro en su taller para conversar e intentar averiguar lo que ha supuesto para él esta experiencia. ¿Qué sentiste cuando te comunicaron que habías sido elegido cartelista de la Semana Santa 2011? La primera sensación fue de sorpresa por haber sido elegido cartelista. Después, la gente te pregunta, te felicita y luego la responsabilidad de tener que hacer un cartel que represente a nuestra Semana Santa, que por supuesto te guste a ti, pero que al mismo tiempo refleje, lo más fielmente posible, los sentimientos de la ciudad. Y claro, en Cuenca todos pertenecemos a una o varias hermandades, con lo cual la implicación es enorme y una dificultad añadida, porque aunque lo intentas, nunca puedes conseguir que le guste a todo el mundo. ¿Has tenido algún tipo de prejuicio o te has impuesto alguna limitación a la hora de ejecutar el cartel, por tratarse de la Semana Santa? No, no me limité en absoluto, me lo han preguntado varias veces, pero no, he hecho lo que me apetecía. Supongo que la gente se esperaba algo con más colorido, pero en realidad, el cartel es el resultado de la evolución de una idea, que empezó por la elección del paso que iba a representar. En un primer momento pensé en San Juan Evangelista, pero al final me decidí por el grupo escultórico del Descendimiento, de Marco Pérez, que es una maravilla y a efectos de composición para el formato que quería darle me pareció el más completo. En cuanto al colorido del cartel, me costó un poco, porque al principio pensé en darle muchos colores, siempre había pensado un fondo azul en el cielo, pero al final se fue yendo al gris y entonces empecé a jugar con las distintas tonalidades hasta llegar a las que se reflejan en el cartel. De todas formas, los del cartel son los tonos con los que yo estoy trabajando en mis últimos cuadros. También me influyó la idea del recogimiento que supone la Semana Santa de Cuenca, y creo que tanto los grises como los colores ocres lo reflejan, contrastando muy bien con el blanco del sudario. La tipografía me costó un poco definirla, y tras varias pruebas, me decidí por un tipo de letra sencilla y de fácil lectura. En definitiva creo que el resultado ha sido bueno, yo estoy muy contento ya que he conseguido la obra que buscaba, que no era otra cosa que representar mi idea de la Semana Santa y no se quedara en un cuadro más de “El Manchas”. La técnica utilizada ha sido el dibujo a lápiz, posteriormente pasado con rotulador y con programas de diseño informático. Los colores seleccionados han sido “muy planos”. Quería que mi obra recordase en cierta manera y salvando

mucho las distancias, a los grabados eclesiásticos del siglo XV como los de Alberto Durero. ¿Te ha influido de alguna manera el ser el cartelista de la Semana Santa de Cuenca? Si, claro que sí. Dada la repercusión que tiene, notas que cuando entras a algún sitio la gente te mira, o personas que no conoces te paran en la calle para felicitarte. Aparte de eso, yo ya había hecho algunas cosas para hermandades: hice unas serigrafías para La Oración del Huerto de San Esteban y para la Exaltación; un cartel para el Via Crucis del Amarrado; y en el taller había hecho algunas cosas en serigrafía para regalos de varias hermandades. Pero sí reconozco que este nombramiento ha servido que me conozcan más en mi tierra. ¿Actualmente cómo estás pintando? Mi pintura ha evolucionado bastante. Cuando empecé, era mucho más pop, pintaba elementos comerciales y logotipos de marcas: Michelín por ejemplo. Eran cuadros sin mucho significado porque tampoco quería que lo tuvieran. Ahora mi pintura tiene otra carga, es más irónica, más crítica,... Ahora utilizo mis propios dibujos, antes simplemente usaba el anagrama de una casa comercial y ya. Ahora, como te he dicho antes los dibujos son míos, normalmente en acrílico y algo de vinilo, también me gusta mucho utilizar el cartón como soporte. ¿Qué proyectos tienes actualmente? Tengo una exposición en Lyon, pero lo más inmediato es en Valencia que inauguro el dia 24 de Marzo en la sala de Rosalía Sénder, que es una sala bastante grande en la que colgaré unos 30 cuadros y que durará dos meses. Después dejaré la pintura temporalmente para dedicarme al taller, que en verano me ocupa mucho tiempo, para retomarla de nuevo allá para el mes de octubre. Has entrado a formar parte de los cartelistas de la Semana Santa de Cuenca ¿Qué te parece esta experiencia? Es algo muy bonito y lo considero muy importante para mí. Sé que mi pintura es muy rara, pero raro fue Antonio Saura, Cruz Novillo, Moset,… y esa colección de obras, sobre todo cuando las ves todas juntas, es impresionante. Creo sinceramente que en Cuenca tenemos los mejores carteles de España, tanto por la importancia de los artistas, como por la calidad de la obras. Siempre hay unos que te gustan más que otros, pero la colección es muy atrevida y muy buena. Piensa que cada artista ha hecho el cartel que le gustaba a él, con lo cual, si te fijas en todos puedes ver claramente el estilo de cada uno, y en conjunto y con el paso del tiempo se convertirá en una colección muy bonita y valiosa.


CUENCA

18

NAZARENA


ENTREVISTA


CUENCA

20

NAZARENA


ENTREVISTA


Fotografía: Julio Palencia

CUENCA 22

NAZARENA


Fotografía: Jose Andrés Jiménez

CUENCA 24

NAZARENA


OPINIÓN

Marco Pérez ante Benedicto XVI Por Angel Horcajada

El Papa de los jóvenes, JUAN PABLO II -que será beatificado el I de mayo de 2011-, en 1984, Año Santo de la Redención, durante la celebración del Domingo de Ramos, en Roma, ante trescientos mil fieles, entrega una Cruz de madera a los jóvenes, que simboliza “el amor del Señor Jesús por la humanidad y como anuncio de que sólo en Jesucristo, muerto y resucitado, está la salvación y la redención”. En el Domingo de Ramos de 1985 vuelve a juntarse el Papa con los jóvenes, y también lo repetirá en 1986, quedando ya como instituida la JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD. Así la JMJ se celebra anualmente en cada diócesis del mundo el día de Domingo de Ramos, con una ceremonia principal en el Vaticano. Sin embargo, cada dos o tres años, tiene lugar un gran encuentro internacional en una ciudad-sede. Esta ceremonia es presidida por el Papa. Los encuentros, de varios días de duración, es lo que se asocia habitualmente con el nombre de JMJ, y es “un evento organizado por la Iglesia Católica para reunir a los jóvenes católicos de todo el mundo”. Dos Iconos acompañan siempre la JMJ: la cruz de los jóvenes y la imagen de la Virgen. La andadura de la JMJ, fuera de Roma, tiene esta cronología: Buenos Aires-Argentina, 1987. Santiago de Compostela-España-, 1989. Czestochova- Polonia-, 1991. Denver -Estados Unidos-, 1993. Manila-Filipinas-, 1995. París -Francia-, 1997. Roma -Italia-, 2000. Toronto -Canadá, 2002. Comienza Benedicto XVI: Colonia-Alemania, del16 a121 de agosto, 2005. Sídney-Australia-, 2008 En Sídney, el Papa anuncia que la próxima JMJ que se celebraría lejos de El Vaticano, que será la vigésimo sexta desde su institución, tendría como sede MADRID (España). Como todas, la JMJ de este año también tienen un tema pastoral que se desarrollará bajo el lema paulino: “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe” (Col. 2,7). Cuenca, Diócesis y ciudad, que ya recibió La Cruz del Papa y el Icono de la Virgen del 14 al 22 de noviembre de 2010, tendrá una presencia digna, destacada e histórica en esta JMJ de Madrid: En el Via Crucis del 19 de agosto, el paso titular de la Venerable Hermandad del Cristo de la Salud, El Descendimiento, obra del escultor laureado conquense, de Fuentelespino de Moya, Luis Marco Pérez, formará parte de este multitudinario acto penitencial estando presente en su estación décimo tercera. Paso que fue


NAZARENA

Fotografía: José Andrés Jiménez

CUENCA

26

seleccionado por la Conferencia Episcopal Española para representar a la Semana Santa de Cuenca. Benedicto XVI, contemplando nuestras esculturas, será testigo para todo el mundo, del Mensaje preciso y oportuno, en esta época “de fuerte corriente de pensamiento laicista que quiere apartar a Dios de la vida de las personas y la sociedad, intentando crear un paraíso sin Él”. El Descendimiento, que presidió el Vía-Crucis del Encuentro Diocesano de jóvenes, el 19/11/2010, desde San Esteban a la Catedral, y que todos los años aviva nuestra fe desfilando el Viernes Santo en la Procesión “En el Calvario”-, ahora será imán y concentración para millones de creyentes y no creyentes. Para todos, “Jesús descendiendo de la Cruz, será el verdadero amigo con quien poder compartir el camino de nuestra vida;¡acogiendo su presencia y escuchando su voz, construiremos la civilización del amor y la vida”. Semana Santa 2011. Tiempo apropiado para revivir nuestras raíces cristianas Cruz y Amor, Cruz y Luz han sido sinónimos en la historia, porque Cristo se dejó clavar en ella para darnos el supremo testimonio de su amor e invitamos al perdón y la reconciliación venciendo el mal con el bien. Podemos ser modernos y profundamente fieles a Jesucristo”, nos ha dicho Benedicto XVI.

“Somos muchos miles de creyentes por las calles y plazas, en estos días santos”, y debemos mostrar al mundo el rostro de Dios, “que es el único que puede responder al anhelo de plenitud del hombre. Conscientes de que “en nuestros días ha nacido una laicidad, un anticlericalismo, un secularismo fuerte y agresivo”, constatamos, al mismo tiempo, nuestra religiosidad popular, sencilla y espontánea, que va al encuentro de Dios como amigo, padre y guía ¡Jesús muerto y resucitado!, necesitamos de tu luz para subsanar nuestras heridas y crecer en la libertad plena de quien se siente amado y no puede hacer otra cosa sino amar. La Semana Santa de Cuenca, con el Paso del Descendimiento por las calles de Madrid, enriquece su historia, y marca un hito singular para su V.H. por ser presencia iconográfica en esta cita del Papa Benedicto XVI con los jóvenes de todo el mundo, “para que sea un verdadero laboratorio de la fe en millones de jóvenes de todos los continentes, ya que en las JMJ muchos de ellos han encontrado a Cristo y la alegría de ser cristianos”. (Cardenal Rouko). Renovemos todos, en esta Semana Mayor de 2011, el amor y agradecimiento a Dios Padre, ya que su Hijo Jesús, con la mansedumbre del Cordero pascual y con la Misión del Siervo sufriente, realiza la Redención universal.


OPINIÓN


Fotografía: Julio Palencia

CUENCA 28

NAZARENA


OPINIÓN

San Juan Evangelista en la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo Por Manuel Romanos Genzor Si contemplamos el amplio panorama de los desfiles procesionales semanasanteros de España, lo primero que podemos observar es su tremenda variedad, su enorme riqueza, los grandes contrastes entre los estilos (P. ej.: De la austeridad castellana a la recargada expresión andaluza; del estruendo ensordecedor de los miles de tambores del Entierro zaragozano al silencio impresionante e imponente del Entierro conquense). Variedad y riqueza que nos ponen de manifiesto la multiplicidad de expresiones culturales de las gentes de España, lo que entraña, como digo, no una competición para ver cuál es la mejor, sino una tremenda riqueza en las expresiones. Estamos ante una diversidad que no implica oposición sino complementariedad. Esta diversidad la encontramos también en los pasos procesionales: Tenemos multitud de pasos con diversas representaciones del Misterio Pascual, con diversos personajes, pues además de Jesús en las diversas facetas de su pasión, muerte y resurrección y de María, también en las diversas perspectivas del Misterio de su Hijo, tenemos los que fueron los actores principales del drama del Gólgota y, entre estos destaca la figura de San Juan Evangelista, presente en las principales procesiones de la Semana Santa española. Recuerdo, p. ej. Córdoba, varias procesiones en Sevilla, el Lunes santo de Zaragoza, Murcia, Cartagena, Alcantarilla, Avilés… Es lógico destacar la figura del apóstol Juan en las diversas representaciones de la Pasión, puesto que esto no hace sino manifestar la importancia de la presencia del apóstol en los acontecimientos centrales de la salvación: Juan es el discípulo “a quien Jesús amaba” (Así lo manifiesta Ireneo de Lyon en el siglo II y no olvidemos que Ireneo fue discípulo de Policarpo de Esmirna, quien, a su vez conoció al evangelista) que en la última Cena se reclinó en el pecho del Señor y recibió de Él la confidencia de quién era el traidor. Sobre todo, Juan es el único de los apóstoles que permaneció al pie de la Cruz en el momento supremo: en la “Hora del Hijo del Hombre” y allí, representando a la humanidad de todos los tiempos recibe a María como Madre. Y al entregar Jesús a la Madre al discípulo amado nos la ha entregado a todos y cada uno de nosotros. “Hijo, Hija… Ahí tienes a tu Madre”. ¡Palabra que confía un legado eterno! Desde entonces, al pie de la cruz –nos dice el evangelio- el discípulo amado la recibió en su casa. Pero en la persona de Juan estamos todos presentes, por ello cuando, agobiados por las penas y dificultades en este valle de lágrimas, queremos esconder nuestras miserias, nuestra pobreza, nuestro ser pobres criaturas, bajo el hábito morado y el capuz verde, oímos en esa intimidad silenciosa que no puede romper ni siquiera la algarabía de la turba una voz que nos sigue diciendo hoy: “Mujer ahí tienes a tu hijo”. Para, oyendo esta voz, sentirnos hijos de María en la persona del apóstol. Hijos de María que sienten y viven la grandeza del Nazareno de Cuenca que acompaña al apóstol camino del Calvario, que sigue junto a Jesús en el momento supremo, aún desafiando el estruendo y la algarabía de la turba que lo increpa, unido a la Soledad, al dolor, pero también a la serenidad y a la firmeza de María. Juan apóstol y evangelista con María, al pie de la Cruz es también como María uno de los primeros testigos de la Resurrección,

igual que la tarde del Viernes Santo no tendría sentido si no es a la luz de la mañana de Resurrección, tampoco la presencia del apóstol al pie de la Cruz tendría sentido si no es desde su presencia en la mañana del Domingo gozoso de la Pascua ante el sepulcro vacío. Ante la presencia del apóstol en el sepulcro vacío, el evangelio es, a la vez tremendamente escueto y tremendamente explicativo: Juan VIÓ Y CREYÓ. En aquel momento penetró la grandeza del Misterio y fue testigo de la Resurrección. Por eso los que participamos en la procesión “Camino del Calvario”, tenemos también que ver y creer. Ver que estamos participando en una de las procesiones más antiguas de Cuenca, por tanto estamos en continuidad con la fe que hemos recibido de nuestros antepasados. Ver, en esta procesión, los mismos actores del drama del Calvario: Jesús crucificado, María en su Soledad, Juan evangelista y la turba judía que increpa y ridiculiza al Nazareno. Ver, en resumen, la profundidad del acontecimiento que está ocurriendo, acontecimiento que de una vez y para siempre tuvo lugar por nosotros y por nuestra salvación en la Colina del Gólgota hace más de dos mil años y que desde el siglo XVI venimos representando año tras año, en la plasticidad de la procesión “Camino del Calvario” de Cuenca. Pero como decía, nuestra actitud tiene que ser ver y creer. Creer en el Misterio de la Salvación que se está representando. Creer renovando nuestra fe bautismal. Creer para ser, como Juan, testigos de la Resurrección en nuestra vida, porque la fe en el Misterio tiene que marcar nuestra vida. Por eso ser “Nazareno de Cuenca”, de verdad, con todas las consecuencias es vivir, en todos los aspectos, de una manera determinada. Por eso mi buen amigo Antonio Pérez Valero dedicaba su obra “A través de mi Capuz”: “A vosotros conquenses, que hicisteis… hacéis de ser nazareno, un estilo de vida”. Un estilo de vida marcado y dirigido por la fe en el Misterio de Cristo representado en la Semana Santa conquense. Por ello vemos la importancia del apóstol en los acontecimientos centrales de la salvación, importancia que se plasma en la procesión Camino del Calvario, donde la imagen de Luis Marco Pérez retrata perfectamente la personalidad del evangelista, mucho mejor que toda la colección de imágenes o pinturas que plasman un apóstol aniñado, con rasgos femeninos, la talla del maestro de Fuentelespino de Moya retrata la fuerza y la firmeza del joven pescador del mar de Galilea y, a la vez, el dolor profundo que traspasa el corazón del discípulo amado. El siempre recordado maestro Carlos de la Rica en el libro “Poesía”, de Federico Muelas, en la edición de “Toro de barro” inserta una nota al pie bajo la poesía “San Juan por las calles de Cuenca” donde comenta que vio a orillas del lago Kinnereth en Galilea un muchacho pescador idéntico al San Juan de Marco, propiamente parecía el modelo utilizado por el escultor. Termino pidiendo que los que hoy queremos seguir los pasos del evangelista camino del Calvario, los que os podáis poner el hábito morado y el capuz verde sepáis contemplar el Misterio representado en nuestra Semana Santa conquense y, como el apóstol VER y CREER.


CUENCA

30

NAZARENA


OPINIÓN

Peregrinación a Tierra Santa Por Rafael Torres Muelas

¡La Venerable Hermandad de Jesús orando en el Huerto (de san Esteban) peregrinó, del 10 al 19 de mayo de 2010, a Tierra Santa y Jordania. Esta iniciativa surgió hace un año, cuando tuvimos la oportunidad de escuchar en el centro cultural Aguirre, al director del Centro Custodia Tierra Santa de Madrid, padre Teodoro López, en una magnífica conferencia titulada “La noche de la Pasión”. Con su discurso, el padre Teodoro donde nos fue guiando por los pasos de Jesús que fue dando Jesús desde que salió del cenáculo hacia un lugar llamado Getsemaní en el monte de los Olivos, hasta su crucifixión. Pasando por la Fortaleza de Antonia, donde es Juzgado y condenado por Poncio Pilatos, hasta llegar al Calvario (Gólgota), sitio donde tuvo lugar la Crucifixión. Esta Vía Dolorosa donde se encuentran las catorce estaciones, que ilustran el episodio pertinente en la última senda de Jesús antes de vencer a la muerte. Sus palabras, acompañadas de una proyección con imágenes de los Santos Lugares, fueron aumentando el ánimo de un grupo de hermanos que después de haber recorrido mentalmente las huellas de quien se proclamó Camino a sí mismo, decidieron acercarse “in situ” a ver, tocar y venerar los parajes donde se produjeron los hechos que representamos con nuestros “pasos” e “Imágenes”, durante la Semana Santa. ¡Quién no ha soñado mil veces, desde la infancia, con la idea de pisar la tierra donde Jesucristo, nació, vivió, murió y resucitó! Es la tierra de Abraham, que fundó el pueblo de los creyentes; de Moisés que lo volvió a fundar (aunque él no llegara mas que a contemplar

por primera vez la tierra prometida desde el Monte Nebo); de los Profetas; y sobre todo del rey David, aquel antecesor e imagen de Cristo, mil años antes de que llegara el Mesías. La actual inestabilidad política de la zona y la reactivación de la guerra entre Israel y Palestina truncaron el primer intento de los planes de la Hermandad, allá por el 2009, teniendo que posponer la Peregrinación hasta encontrar una fecha donde las hostilidades cesaran. Y así fue, en el año 2010, en el que aprovechando un periodo de paz, aprovechamos para realizarla. Tierra Santa es una parte del mundo que no puede pasar desapercibida, ni ignorada. Es tierra de historia; de cultura… y es la tierra de mayor emoción en la fe del cristiano. Pensamos que, como bautizados y confirmados, para nuestra Hermandad ir a Tierra Santa es un compromiso y una necesidad. Tenemos la misión de proclamar el Evangelio y ser testigos de Jesús, una manera de ser declarantes es justamente peregrinando y encontrándonos cara a cara con Cristo en su casa: El cenáculo en el Monte Sión, donde se instituyó la primera Eucaristía; la ciudad de Belén, donde vio la Luz por primera vez; Nazaret, donde aprendió el oficio de carpintero y a vivir en familia; el Huerto de Getsemaní, donde pasó las horas más amargas, angustiosas y tristes de su vida;… Contemplamos el origen y la razón de ser de nuestra cofradía, con sus olivos milenarios de troncos anchos, rugosos, retorcidos. Son los retoños de los que contemplaron la amargura del Señor, (los estudios científicos realizados con carbono catorce certifican una antigüedad de veinte siglos a estos olivos. Son los de la época de Cristo).


NAZARENA

CUENCA

32

Esta es la cronología de un viaje para no olvidar: Todo comienza en el Monte de las Bienaventuranzas, escenario del Sermón de la Montaña, visitamos Tabgha (multiplicación de los panes y los peces), Capilla del Primado de Pedro. Cafarnaum, la “Ciudad de Jesús”, donde se ven los restos de la antigua sinagoga y la Casa de San Pedro. Cruzamos en barco el Mar de Galilea, subimos al Monte Tabor, donde pudimos ver la iglesia de la Transfiguración y observamos el panorama sobre el valle de Esdrelón en la Baja Galilea. Renovamos las promesas Bautismales en el río Jordán. Visitamos la Basílica y Gruta de la Anunciación, la fuente de la Virgen, Iglesia de San José y el poblado Evangélico. En Nazaret, nos trasladamos a Haifa, el mayor puerto marítimo del País, para luego subir al Monte Carmelo y santuario “Stella Maris”, alcanzando a Tiberiades para visitar Caná de Galilea, lugar del primer milagro de Jesús. Salimos por la llanura costera hacia Cesárea Marítima y Jafa, donde vimos el Santuario de San Pedro y el barrio de los artistas. Empezamos a palpar la ciudad de Jerusalén, visitando el Monte Sión Cristiano; por el barrio Armenio llegamos a San Pedro “in Gallicantu”; donde se conmemora el arrepentimiento de San Pedro; después al Cenáculo donde Jesús celebró la última cena con sus discípulos; visitamos la Basílica de la Dormición, construida a principios del siglo XX sobre el lugar de la Dormición de María, entramos a la Ciudad vieja por la puerta de Sión y recorrimos el Barrio Judío, por el antiguo Cardo Máximo, llegando hasta el Muro de las Lamentaciones. Partimos para Betania y recorrimos el Monte de los Olivos, cargado de recuerdos evangélicos; lugar de la Ascensión, pequeño edículo octogonal donde se recuerda la ascensión de Jesús a los cielos. Llegamos al recinto del Pater Noster, en cuyo interior se hallan las placas con la oración del Padre Nuestro en más de 100 lenguas; contemplamos la Ciudad Santa desde la cima del monte, paseando hasta la pequeña capilla franciscana de Dominus Flevit en la falda del monte de los olivos. Alcanzando Getsemaní, en el torrente Ce-

derrón, para visitar la Basílica de la Agonía y el Huerto de los Olivos, después, dirección Belén, para visitar la Basílica de la Natividad levantada sobre la Gruta del Nacimiento y la pequeña aldea cristiana de Bet Sahur, donde se halla el Campo de los Pastores. Conocimos la Ciudad Vieja de Jerusalén, comenzando por la Iglesia de Santa Ana, Piscina Probática, Capilla de la Flagelación y Lithostrotos. Recorrimos los pasos de Jesús por la Vía Dolorosa hasta el Santo Sepulcro, para más tarde llegar a la Basílica de la Resurrección, Calvario y Santo Sepulcro. Salimos por el desierto de Judea a Jericó, -la ciudad más antigua del mundo-, contemplamos el Monte de la Cuarentena y el Oasis formado por la Fuente de Eliseo; llegando hasta las ruinas del monasterio Esenio de Qumran, para observa la panorámica de las cuevas donde se encontraron los Pergaminos del Mar Muerto, el lugar de menos altura de la tierra. Recorrimos la Ciudad nueva de Jerusalén, pasando junto al Parlamento (Knesset), visitamos el Santuario del Libro donde se hallan los Manuscritos del Mar Muerto y la maqueta de la Jerusalén de los tiempos de Cristo. Concluimos nuestra estancia en Ain Karem, donde se encuentran las capillas de la Visitación y San Juan Bautista. Los vestigios del “Señor”, nos llevaron a la frontera de Sheik Hussein, para cruzarla y continuar por tierras Jordanas, hacia Jerash, la antigua Gerasa de la Decápolis, con su zona arqueológica de la ciudad greco-romana -el cardo o calle de columnas, el Foro, el Anfiteatro, la Basílica bizantina-, alcanzando Mádaba con sus espléndidos mosaicos bizantinos, entre los que destaca un mapa de Tierra Santa del siglo VI, coronamos el Monte Nebo. Observamos, perplejos, la belleza de la antigua ciudad nabatea de Petra, caminamos por su angosto desfiladero para descubrir el templo tallado del el-Khazneh -el Tesoro-, sus cientos de cuevas , templos elevados y estructuras labradas, tumbas reales, el teatro Romano con aforo de 7000 asientos, para concluir la visita en Amman, antigua Philadelphia de la Decápolis, hoy día capital del Reino de Jordania.


OPINIÓN

Para los incrédulos de estos Santos Lugares, se continúa investigando y encomendando a la arqueología y a la exégesis bíblica que conozca la verdad, que revele el contexto histórico-geográfico de la Palestina de tiempos de Jesús, y sobre Jesús y sus lugareños. Sin pretender “hacer creyentes”, con el único fin de mostrar las fuentes, que son la palabra escrita en la piedra, que se completa con la escrita en los libros y en la memoria de las gentes, para, todo junto, encuadrarlo en la Historia. Durante nuestro viaje siempre estuvieron a nuestro lado un religioso Pasionista y los consejeros “Franciscanos”. Porque Tierra Santa no se puede comprender sin ellos. Ellos son la verdadera savia y la energía de esta región sagrada. Su presencia se remonta al origen de la Orden Franciscana, (año 1217). Desde poco después custodian, defienden y protegen los santuarios cristianos, manteniendo el servicio litúrgico en los mismos y acogiendo espiritualmente a los peregrinos que llegan de todo el mundo, a muchos de los cuales guían en diversas lenguas, creando una oficina de peregrinos y un centro cristiano de información. En este momento uno solamente puede acordarse de la calzada que nos dio entrada a una tierra donde el paso de los años no asusta a nadie, y no sólo porque, antigua como es, ha vivido mucho, sino porque es allí donde, precisamente, el espíritu humano aprendió a elevarse a las alturas, y de aquí salió al mundo un nuevo mensaje. Descubrir Jerusalén, recorriendo sus murallas observando cada puerta de la Ciudad Vieja, con su propia historia y significado, nos intimó a cantar el gradual del salmo (121,1-2) ¡Qué alegría cuando me dijeron: “Vamos a la casa del Señor”! Ya están pisando nuestros pies Tus umbrales, Jerusalén.

En definitiva, peregrinar a Tierra Santa es realizar un apasionante recorrido por la historia de la humanidad de occidente y del próximo oriente de los últimos tres o cuatro mil años. Es sumergirse en las culturas y civilizaciones cananita, israelí, babilónica, persa, helena, romana, bizantina, musulmana, cruzada, mameluca y otomana, hasta llegar, entre guerras, a los primeros años del siglo XX, en los que el País estuvo controlado por Gran Bretaña, hasta que en 1948 nace el Estado Judío de Israel y surge después la Autoridad Nacional de los de, a día de hoy, denominados territorios autónomos palestinos.


NAZARENA

CUENCA

34

¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?

No está aquí. Ha resucitado Por Marino Sanz es el despertar para ir por un buen camino, de ayudarnos, de mantenernos en la esperanza, de que la Resurrección es el encuentro con el Señor, como cuando estamos en la plaza de Canovas, que alegría nos entra a los nazarenos de Cuenca al ver un año mas el encuentro de la Madre con su Hijo. Estamos preparados solo en la parte de representación de lo que las escrituras nos comunican o también aunque sea un poco dentro de nosotros notamos como hay esa ilusión por ver al Señor, en otro lugar, que no sea en este valle de lagrimas y peregrinar, nos acordamos de los que ya se encuentran disfrutando de su presencia, y de los que necesitan una ayuda de una oración para que alcancen esa dicha. En nuestro caminar por las calles de Cuenca acompañando a la imagen de Nuestro Señor Resucitado, nos trae a la memoria ese pasaje de los apóstoles que corriendo fueron a la gruta vieron y creyeron en lo mas fundamental de la vida, la Resurrección. Entendieron según la escritura que él estaría entre los vivos,. El nos lo dijo en otro momento, ¿por que me buscáis entre los muertos?. Cerramos el sepulcro de San Andrés, con la esperanza de que en un nuevo año, podamos vernos en nuestro interior como volveremos a correr y encontrar el Amparo de nuestro Señor una vez mas y poder disfrutar de su llegada en otro Domingo de Resurrección.

Fotografía: Julio Palencia

«¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí. Ha resucitado». Escribe el Evangelista en su carta 20, 1-9 “El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada. Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: “Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto”. “Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes. Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró. Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo, y también el sudario que había cubierto su cabeza; este no estaba con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte. Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él también vio y creyó. Todavía no habían comprendido que, según la Escritura, él debía resucitar de entre los muertos.” Que idea nos trae a los hermanos del Resucitado y la Virgen del Amparo, cuando en esa mañana empieza a despertar el alba y nos ponemos en camino para ir al sepulcro de San Andrés, y ver a Jesús en su Resurrección, y darnos el testimonio de que la vida esta entre nosotros, que no tenemos que buscar entre los muertos, que la vida


OPINIÓN


NAZARENA

CUENCA

36

Ese Nazareno

Fotografía: José Andrés Jiménez

Por Carmen Herráiz Yébenes

Cuesta ascender por la calle, se sienten ya los tambores, la Esperanza sale. San Andrés se queda huérfano cuando de allí se despide. Subo hacia el Medinaceli, me acompaña San Juan. Llego y en la puerta de San Felipe lo encuentro, majestuoso, expectante, allí nos espera paciente. Oigo el himno que lo incorpora. Los músicos lo miran, los nazarenos se suman, las penitentes se acercan, los banceros se arriman. Medinaceli me siento, tus espinas se me clavan, quiero ayudarte a sufrir pero mis miserias me arrastran. Deseo ir al Calvario cogiéndome de tu Cruz. Paciente, con mi tulipa, luz de perseverancia que llevo ya de la mano. Todas tus llagas en mi rostro nazareno. ¡Portad los cirios del Paso, coged los banzos¡. ¡Prestos están por venir¡ Ya llegan a la Plaza, viene el Bautismo, y a la Magdalena saluda. Miércoles blanco de Cuenca que tus acordes resaltan. Santa Cena de alegría que tras Judas te disculpas. Oración del Huerto que admiro. Alabanza nocturna. San Pedro escucha mientras el judío se queja. Virgen de la Amargura, acude a tu momento. El corazón siente pena al ver esta encrucijada. Ya viene otra procesión, saliendo está de su sitio. De nuevo la Oración. “Jesús del Puente” Te llamas. Se apoderan los dolores. Jueves Santo de mi alma. Padezco de sentimientos, mi capuz se me clava. Verónica de enjugados rostros, un rosario me salva. Quiero oír tus pasos en mi encendida calma. Soledad, del Puente, Te apellidas, o por ahí se proclama. Bajo el palio te defiendes de la pena que te aplasta. Amanece…El Salvador te acapara. A las seis Te levantas. Te ayudas con la Cruz. Ahí estoy en tus manos, te acompaño. Rezo y siento dolor en este camino solidario. Que solo te encuentras.

Aunque todos te acompañamos. La capa la mueve el viento. El frío de la mañana se somete a nazarenos. San Juan, ¡acércate¡ la palma de Jerusalén nos recuerda el Hosanna. Soledad, otra vez, herreros ¡Dejaos oíd¡ Que la Madre está con pena. Llora una vez más cuando pasa por la cuesta. Sonidos que se pierden en el día que ya asoma. Camino voy al Calvario con mi alma nazarena. Me encuentro desvalido y pobre porque tu muerte se acerca. Cristo de la Salud ¡Cúrame y dame calma¡ Contigo quiero estar con mi vela como acompaña. Penitente que te sigo quiero rozar tu gualdrapa, en tus andas descansar y servirte en tu dolor. Luto que viene rondando se aproxima por la espalda. Descendimiento entre gentes. Extraños de la mañana. Angustias y penas, capuces negros con capas. Azul de manto y dolor. Virgen de mis ruegos no dejes pasar a tus hijos de lejos, sin conocerlos. Yacente, apuñala mi vida. Rostro que ya descansa, Cruz desnuda y en silencio. Respeto del cortejo conquense, penitencia en grado sumo. Viernes de llanto y dolor. Damas de mantilla y rosario que en tu presencia se rinden. Señor te has ido. Madre que sigue llorando. Solo tu corona es el reino ya alcanzado. No quiero fallarte ahora, solo quiero que no llores, soy ese nazareno que a tu lado se ha postrado. Quiero estar siempre contigo. No dejarte nunca olvidado. No has muerto solo por mí, que a otros también has amado. Esta Semana termina, Santa como ha empezado. Los conquenses en las calles la Pasión hemos vivido. Nuestra Santa Semana en nuestros corazones se ha quedado. Prendido estoy de tu Vida que tu Muerte ha traspasado. Amor grande donde busques, el conquense, ante todo nazareno, de nacimiento y estirpe.


OPINIÓN

Piedra Labrada Por Leonor Culebras

A Jesús Resucitado No seré piedra, ni fuste laureado, ni cariátide en mármol esculpida, ni torso de una diosa sorprendida en manos del cincel más inspirado. No seré hierro profundo del arado, ni asidero del mar, si estoy perdida, ni rosa de los vientos, redimida, en el dosel pascual de tu costado. Nada seré sino estás a mi lado, si no rompes el hielo que me alcanza y el alabastro gris que me domina. Se apagará la Luz que me ilumina en ese día de amor y de alabanza que llaman de Jesús Resucitado.


CUENCA

38

NAZARENA


OPINIÓN

“Pirograbados. Retratos de Semana Santa” Una exposición impactante Por Antonio Abarca El 26 de enero tuvo lugar, en la sede de la Junta de Cofradías y como parte de la actividad cultural que desarrolla el Museo de la Semana Santa de Cuenca, la inauguración de la exposición “Pirograbados. Retratos de Semana Santa”. Esta exposición muestra la capacidad artística y técnica de su autor, José Andrés Sevilla Grande, aplicada a una de sus pasiones: la Semana Santa de Cuenca. Teniendo como base planchas de porexpán -corcho blanco- de dos metros por uno, las obras están realizadas con una exquisita y delicada técnica de pirograbado que marcan los principales rasgos de las figuras; a continuación, el artista aplica color a base de témpera para conseguir el producto final: unos originales e impactantes

paneles, repletos de colorido, que nos muestran rostros de algunas de las imágenes que procesionan en la Semana Santa conquense. Retratos que son capaces de hacernos sentir los mismos sentimientos y las mismas sensaciones que cuando nos encontramos delante de las figuras originales, bien en los desfiles procesionales, o en las capillas de las distintas iglesias donde reciben culto. Cuando accedes a la sala, una imponente imagen del rostro de Juan “El Bautista” te recibe cautivándote y anunciándote que lo que estas a punto de presenciar y vivir no te va a dejar indiferente. Paso a paso, obra a obra, te deslizas por cada una de las salas fijando tu mirada en cada uno de los rostros reproducidos y pensando cómo el artista, José Andrés, ha sido capaz de plasmar con


NAZARENA

CUENCA

40

esa exactitud la expresividad de sus miradas. Pocas veces las paredes de la sala de exposiciones del museo de la Junta de Cofradías han destilado tanto sentimiento nazareno. Cuando terminas y abandonas la sala, estás completamente convencido que la exposición que acabas de disfrutar es fruto de un importante artista que conoce y controla a la perfección la técnica desarrollada, pero que también tiene que ser un apasionado y perfecto conocedor de la Semana Santa de Cuenca. Y así es, sin duda alguna. Porque, si bien ésta ha sido la primera vez que José Andrés Grande se ha mostrado de una forma directa y generalizada al entorno nazareno de Cuenca, ni mucho menos, como es de suponer, es éste el primer contacto que tiene con la Semana Santa conquense. El desarrollo de las nuevas tecnologías de la comunicación ha hecho que el fenómeno nazareno no permanezca ajeno al mismo. De esta forma, internet y las redes sociales se están convirtiendo en un magnífico instrumento, no sólo para tener un mayor y mejor conocimiento de la Semana Santa en general y de las distintas hermandades en particular, sino también para que el contacto entre los nazarenos sea mucho más fluido y constante a lo largo de todo el año, compartiendo inquietudes, abordando problemáticas, o simplemente intercambiando impresiones sobre la que, sin duda, es su gran pasión. Son pocas las hermandades de Cuenca que no tienen ya su propia página web, unas más rigurosas que otras, pero todas válidas y necesarias. La propia Junta de Cofradías dedica una especial atención a la suya, intentando conseguir que sea uno de los principales medios de comunicación de la institución nazarena.

Pues bien, todo este preámbulo para indicar que no puede haber nazareno que se precie de serlo y que no conozca la web http:// www.cuencaysusemanasanta.es. Esta magnífica página web, atractiva, seria y rigurosa donde las haya, se debe al buen hacer y a la dedicación de José Andrés. Esta web se caracteriza por ser una de las que mayor documentación contiene y en la que mejor se encuentra estructurada. Por eso esta web es el referente: para los nazarenos más pequeños, ya que poseen una amplia sección dedicada a ellos, y en la que a través de numerosas actividades lúdicas, José Andrés, consigue que los peques adquieran un mayor conocimiento sobre el fenómeno que nos ocupa; para los nazarenos conquenses que se encuentran viviendo fuera de nuestra ciudad y que quieren estar bien informados de lo que, a lo largo del año, va aconteciendo en este mundillo; y para cualquier nazareno que quiera estar bien documentado, ya que esta web posee la mayor colección de archivos audiovisuales sobre el pasado y el presente de esta Celebración. Una mención muy especial para la extraordinaria recopilación de marchas procesionales que posee y con las que puedes pasar horas y horas disfrutando de estas melodías nazarenas. Y suya también, es la idea que se desarrolla en esta web y que se está convirtiendo en una de las citas ineludibles de los “cibernazarenos” -permítaseme la licencia-, y que no es otra que el Concierto de la Semana Santa en la web, que para este año contará ya con su tercera edición. Como podéis apreciar, José Andrés Sevilla es toda una personalidad en el orbe nazareno conquense y que, sin duda, está predestinado a hacer más “Grande” -como su propio apellido materno- a la Semana Santa de Cuenca y a ir llevando sus designios.


OPINIÓN


NAZARENA

CUENCA

42

Y lo llevaron a crucificar… Por Gregorio Martínez de las Heras. Fotos: Marco Zamorano Andrés Concluida la cena de Pascua, los judíos la celebraban en conmemoración de la liberación de su pueblo del yugo opresor de los egipcios, donde Cristo instituyó la Eucaristía “fuente y cima de toda vida cristiana”, salió con sus apóstoles a un huerto llamado Getsemaní, los dejó allí y se adentró con Pedro y los dos hijos del Zebedeo. Empezó a entristecerse y a angustiarse, los discípulos dormían mientras Jesús oraba al Padre. A Pedro le preguntó: ¿Simón duermes? ¿No has podido rezar ni una hora? Mc, 14,32 Jesús volvió a orar. A la vuelta, hablando con sus apóstoles, se presentó Judas acompañado por gente armada de palos y espadas, se acercó y le dijo ¡Maestro! y lo besó. Era la contraseña pactada. Ellos le echaron mano y lo prendieron. Mc, 14, 45-46. Todos los discípulos lo abandonaron y huyeron. Mt, 26, 56. Cristo fue conducido ante el Sanedrín, Herodes y Pilato, sufriendo dos procesos: uno religioso en el que se juzgaba al profeta, el Hijo de Dios, al Mesías; y el otro, el proceso civil que giró en torno a su realeza. Muchas de las obras y de las palabras de Jesús han sido un “signo de contradicción “Lc, 2, 34 para las autoridades religiosas de Jerusalén, pues no fueron unánimes en la conducta a seguir respecto a Jesús.Jn,9,16 y 10-19 Sus relaciones con los fariseos eran polémicas y ellos mismos le avisaron del peligro que corría. Lc, 13,31 Con la imagen aún fresca en la retina del paso del Nazareno “del Puente” por las calles de Cuenca, en el día del Amor Fraterno, nos

adentramos en la noche del Jueves Santo, sabiendo que el AMOR, con mayúsculas, va a ser crucificado por los hombres. Será tensa la espera de la madrugada del Viernes Santo en Cuenca – tantas veces desdibujada, mal entendida y vilipendiada por gentes que desconocen las peculiaridades de la Semana Santa conquense-, para hacer realidad la procesión “ Camino del Calvario “. La muchedumbre abarrota la plaza del Salvador de donde partirá el desfile procesional. El nazareno “de las Seis “, está a punto de ver la amanecida santa de Cuenca. “Después de haberse divertido con Él, le quitaron la clámide, le pusieron sus vestidos y le llevaron a crucificar” Mt: 27, 31-3. Era casi el mediodía, cuando Poncio Pilato, después de firmar la sentencia de muerte, dio órdenes al tribuno de que “todo se hiciera como de costumbre“. Se puso a redactar lo que debía escribirse en la tablilla que colocaban a los condenados para que el pueblo supiese el porqué de su castigo y escribió: JESÚS NAZARENO REY DE LOS JUDÍOS El texto no les debió sentar bien a los sacerdotes, pues presentaron sus quejas a Pilato. Ante la protesta de estos y desoyendo su petición, Pilato dijo: “Lo escrito, escrito está”,…y empezaron los preparativos. El tribuno mandó sacar a otros dos condenados, pertrecharon a los soldados que debían pasar la noche al pie de la cruz y ordenó sacar los “árboles “.


OPINIÓN

San Juan nos dice en su evangelio que Jesús llevó su propia cruz (19,17), pero quizás se refiera solo al travesaño superior de la misma, que según cuentan los cronistas de la época, podría pesar en torno a los treinta y cinco kilos, mientras que la cruz entera pesaba unos noventa. Sabemos que en Roma, era costumbre que los condenados fueran hacia el patíbulo completamente desnudos, pero en Palestina se modificó esa costumbre para respetar la tradicional modestia judía. Una vez que el centurión despojó a Jesús de la clámide roja, que le fue colocada durante la escena de las burlas y el escarnio, le ciñó una soga a la cintura de la que tiraría un soldado para arrastrarlo en caso de resistencia. Todo está dispuesto para el desfile, las puertas del templo parroquial se abren; un ruido infernal de destemplados tambores y clarines reciben al nazareno en la fría mañana del mes de Nisán, e irán delante del Jesús abriendo la vía y anunciando que va Camino de la Cruz. “A la salida de Jesús del pretorio, la muchedumbre se abalanzó para verlo. Marcha detrás de él un soldado que, tocando la trompeta, va despejando el camino acompañado por la soldadesca la cual impedía que la gente se agolpara y en previsión de que alguien intentara el rescate de la víctima. ¿Dónde estaban sus discípulos? ¿Dónde sus seguidores? ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?” Ninguno de los suyos fue capaz de acompañar al Maestro. Por la cabeza de más de uno se pasaría la idea de que aquello era el final. No habían entendido el mensaje que Jesús tantas veces les había repetido: para el cumplimiento de las escrituras, Él debería morir por todos y resucitar al tercer día. En tres ocasiones había repetido el anuncio de su Pasión y Resurrección. Mc 8,31-33; 9,31-32; 10,32-34 El Nazareno de las “Seis” también va arropado por “soldados “para ayudar a que el paso pueda avanzar, empujando a la turba. El ronco sonido de los tambores y el chirriar de los clarines anuncian en Cuenca que el reo va camino del Calvario para ser crucificado.

El recorrido hasta el Gólgota era de unos novecientos metros. Las crucifixiones se realizaban fuera de la ciudad y cualquier sitio era bueno para poder ver la ejecución. La verdad es que podían haber hecho un recorrido más corto pero a los romanos les gustaba dar a las ejecuciones un sentido ejemplar, y preferían que los condenados pasasen por las calles más céntricas y concurridas, sobre todo, en estos días que los judíos abarrotaban Jerusalén, preparándose para celebrar la Pascua. Los soldados montados a caballo se esforzaban en apartar la marea de curiosos atraída por el sonido de la trompeta que anunciaba el paso del cortejo. Y en medio de todo ese maremágnum: ¡Jesús! Asfixiado, por el peso del madero, oía los gritos de la multitud que le vociferaba y le insultaba a su paso. Triste paradoja: Unos días antes era vitoreado triunfalmente como Rey, y esta madrugada del viernes le echan en cara que no tienen más rey que al Cesar. Nada nos cuentan los evangelistas, en sus relatos, de las caídas de Jesús, pero la tradición más antigua de la Iglesia, señala que por tres veces conoció Jesús la dureza del suelo. Como tampoco nos cuentan donde estuvo María durante la cena del jueves y la mañana del viernes. Hemos de recurrir otra vez a la tradición cristiana que coloca el “cara a cara” de Jesús con su madre en la Primera Caída, -es casi seguro que ese hecho no aconteció-. En nuestro Vía Crucis, la cuarta estación conmemora el encuentro de Hijo y Madre, y nuestra imaginería así lo recoge. Pero de donde realmente hay certeza que María estuvo presente fue al pié de la Cruz. El camino hacia el Gólgota avanza entre estrechas, tórridas y polvorientas calles de la ciudad, entre una muchedumbre ruidosa y abigarrada, y entonces en medio de todo aquello, se hace el silencio al encontrar a la Madre. El centurión interrumpe la mirada de ambos. ¡Adelante! Grita, pero está viendo que los ojos del reo están hundidos y sus labios temblorosos. Teme que pueda morir en el camino y eso seria un grave error, le costaría caro y podría disgustar a Pilato.


CUENCA

44

NAZARENA Los romanos que aman la justicia -lo que ellos llaman “justicia”-, quieren que se cumpla enteramente. El centurión necesita a alguien que cargue con el travesaño de la cruz y alivie un poco al reo, y Simón, que estaba ó pasaba por allí, es obligado a ayudar a Jesús. ¿Quién es este hombre? Aquí el evangelista (Mateo, 15,21) transmite no solo su nombre, sino también el de su tierra natal –Cirene- y los de sus hijos Alejandro y Rufo. Simón deberá ser el “Auxilio del Señor “. Pero no le debió gustar el hecho de que le obligaran a cargar con el travesaño. En un principio, miraría, si no con desprecio, sí con algo de ira al reo, después, sentiría piedad y por fin amor. Sin él saberlo, estaba cumpliendo literalmente las palabras que un año antes dijera Jesús: “Si alguno quiere ser mi discípulo, niéguese a si mismo, tome su cruz y sígame”. (Mt.16, 24). En la mañana del Viernes Santo, las gentes y visitantes de Cuenca siguen por todas las callejas la procesión del “Camino del Calvario”, igual que nos lo cuenta el evangelista S. Lucas (23,27): “Le seguía una gran multitud.” Este es el único dato evangélico con el que contamos para conocer el tamaño del cortejo que acompañaba a Jesús. Tampoco nos dicen nada los evangelistas de la Verónica que con toda probabilidad es un invento de la piedad y ternura cristiana. Era deseo de los creyentes, desde hace siglos, el poseer una imagen del rostro de Jesús. Y es de suponer, que de este deseo surgió la piadosa leyenda de una mujer que en el camino del calvario habría limpiado el rostro a Jesús. Rostro que habría de quedar impreso en el lienzo. Este verdadero rostro, este “vero-icono “, se había transmutado en el nombre de la mujer, Verónica, la más bella leyenda de la cristiandad joven. Pero esta leyenda cuenta con el apoyo histórico del evangelio, que narra de las lágrimas de un grupo de mujeres. Quiénes formaban este grupo no nos lo explica San Lucas, -evangelista que habla de ellas-, pero lo cierto es que estaban al borde del camino, conmovidas y llorando. Jesús las vio, y más entero por la ayuda del cirineo les dijo: “No lloréis por mí. Llorad mas bien por vosotros mismos y

por vuestros hijos”. En sus palabras hay algo de consuelo y no poco de reprimenda: Nada se gana con llorar, pues las lágrimas -como comenta brutalmente Grahan Greene- sólo sirven para regar berzas. En todo caso, si por algo hay que llorar, no es por el dolor del perseguido, sino por el pecado de los perseguidores. Las palabras de Cristo se vuelven proféticas: “Porque mirad, vendrán días en que dirán: Dichosas las estériles y los vientres que no engendraron y los pechos que no criaron, porque si en el leño verde hacen esto, con el seco ¿que harán? “. Lc-23,31. Se empezó a divisar el Gólgota. Tres palos recortados señalaban que aquel era el lugar de las ejecuciones. Poco mas allá había un sepulcro mandado construir por José de Arimatea para él y su familia. Jesús se sentía solo, como jamás durante su vida. Cuando las tres cruces estuvieron en lo alto, se hizo un largo silencio. Igual que el silencio sepulcral que se produce en nuestra Plaza Mayor, durante el canto del Miserere, o en el momento de cerrar la procesión, cuando aparece la Virgen, la Madre del Salvador. Es la Madre del procesado y todos intentamos su consuelo. ¡Madre¡ ¿Qué tienes en tu mirada, para que con tu sola presencia se acallen la algarabía y el ruido convirtiéndolos en un silencio que es posible cortarlo? Nadie entiende nada… ¿Cómo es posible esto? Para los amigos de Jesús aquello era el fin. ¿Y todo iba a acabar así? ¿En esto iban a parar tantas y tantas esperanzas? Era necesario que Jesús muriera en la Cruz. Él mismo se lo comunicó a sus apóstoles, el evangelio lo repite: “Es necesario que sea crucificado“, cosa que a los discípulos les cuesta mucho comprender. Marcos, 9,30-31 y Mateo 26,2 A María, como madre del crucificado, le fue permitido acercarse a la Cruz. Salvo en ella, la fe vacilaba en todos los presentes. Le habían oído hablar de un triunfo final y de una resurrección. Y hasta el momento todo se estaba cumpliendo tal y como Jesús le había dicho allá en Caná: Ya estaba allí su hora y la de su madre; no les entraba en la cabeza; no se podían imaginar a Cristo Victorioso regresándose asimismo desde la otra ribera de la muerte. Y lo prometido se cumplió:

JESÚS EL NAZARENO, EL HIJO DEL CARPINTERO ¡RESUCITÓ!


OPINIÓN

III Edición de la Escuela Nazarena Un año más la Junta de Cofradías de Cuenca en colaboración con la Asociación de Mujeres Cofrades de Cuenca continua un proyecto que nació hace ya tres años con la intención de que nuestros más jóvenes no sólo conozcan aquellos aspectos propios de nuestra Semana Santa sino que crezcan viviendo desde la religión la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. El pasado quince de enero se inauguró la III Escuela Nazarena, acto que contó con la presencia de Jorge Sánchez y Lucia de la Osa, presidentes de la Junta de Cofradías de Cuenca y Asociación de Mujeres Cofrades de Cuenca respectivamente. Ambos mostraron su cercanía con los niños y niñas y depositaron en estos una gran ilusión para aprender y conocer disfrutando nuestras raíces semanasanteras. Este acto se completó con un juego de pistas en el Museo de Semana Santa para todos los participantes y que sirvió para familiarizar rápidamente el alumnado nuevo con el que ya había participado en años anteriores. Esta edición ha superado el número de participantes de años anteriores, han sido cerca de cuarenta chicos y chicas con edades comprendidas entre cuatro y catorce años los que han disfrutado y acompañado en este viaje de “pasión”. Se formaron dos grupos –uno de peques y otro de mayores- siguiendo la fórmula de los años anteriores. Por lo que respecta al programa de actividades se ha cambiado el formato, y si en años anteriores era la realización de las actividades en la sede de la Junta de Cofradías este año se ha dado mayor importancia a las salidas a sedes de hermandades, iglesias y otros puntos de gran interés de la Semana Santa de nuestra ciudad. El contenido de las actividades ha sido variado: conocimos la música coral de nuestra Semana Santa a través del Coro de la Capilla de Música de la Catedral; la música de la Banda Municipal de Música de Cuenca en el Almudí de la mano de su director Juan Carlos Aguilar; visitamos las Sedes de las Hermandades de San Juan y la Virgen de la Amargura y la de la Virgen de la Soledad del Puente conociendo su organización y funcionamiento; también visitamos el Colegio Fe-

derico Muelas donde pudimos disfrutar de la gran cantidad de pasos infantiles y conocer como se organizan en su procesión escolar; en la Iglesia de Santa Ana tuvimos una visita guiada donde se nos explicó la historia de la Hermandad de la “Borriquilla”; los más mayores realizaron las andas para el paso de la Santa Cena que elaboraron el año pasado, y lo realizaron con la colaboración del Taller de carpintería Soria y la ayuda en policromía de Mª Mar Brox; y la clausura fue especialmente emotiva al realizar un desfile procesional con el paso de la Santa Cena y la colaboración de la Banda de Trompetas y Tambores de la Junta de Cofradías por las emblemáticas calles del Peso y Solera. Todas las actividades se han desarrollado gracias a la colaboración de las y los nazarenos que de forma desinteresada han participado en este proyecto desde su inicio con la única intención de poner ese granito de arena que afiance y contribuya cada año a una Semana Santa conquense mejor, como aprendieron e hicieron generaciones anteriores. Desde aquí agradecerles con todo cariño su contribución a este proyecto. Pero esta escuela que nació en su inicio para los más pequeños de nuestra Semana Santa ha tenido una participación especial sábado tras sábado, la de los padres y madres de los niños y niñas participantes aportando su experiencia y conocimientos. Y es que han sido muchos los padres y madres los que ya venían demandando poder acompañar a sus hijos e hijas en las actividades que realizaban y poder disfrutar con ellos tantos y tantos sentimientos arraigados en las familias nazarenas conquenses y que se han revivido en esta edición. Así, los padres y madres (y por cierto abuelos y abuelas) además de pasárselo bien, han compartido con todos nosotros un montón de múltiples anécdotas y de historias de la Semana Santa de su infancia. Desde que la clausura esta edición, el pasado día 2 de abril, la Asociación de Mujeres Cofrades de Cuenca ya está planificando la nueva Escuela Nazarena, una Escuela cargada de novedades que esperan vuestra participación,…. ¡Os esperamos el próximo curso!


CUENCA

46

NAZARENA


OPINIÓN

Concierto Inicio de Cuaresma 2010

Una experiencia irrepetible Por la Comisión Ejecutiva de la Junta de Cofradías de la Semana Santa de Cuenca Lo que aconteció en el Teatro Auditorio de Cuenca, el sábado, 20 de febrero de 2010, será recordado como una de las páginas más brillantes en el gran libro de la Historia Nazarena de esta ciudad. Ese día se produjo una de esas extrañas conjunciones, que raramente se dan en el mundo nazareno conquense, donde todos pusimos de nuestra parte para tirar en la misma dirección. Y cuando esto ocurre es prácticamente imposible que nadie ni nada pueda detener los propósitos de los nazarenos conquenses. El resultado un espectacular e inolvidable Concierto de Inicio de Cuaresma. Un maravilloso espectáculo que quedó registrado para siempre en la memoria de todos los que tuvimos la suerte de estar allí.

Todo empezó un día del mes de abril de 2009. Acababa de pasar la Semana Santa. Todavía permanecían en nuestras calles el olor a cera y el eco del sonido que provoca el impacto de las horquillas contra el suelo, -ese tiempo en el que la euforia de lo acontecido te ciega y te desfigura la realidad; ese tiempo en el que tu moral está alta y el intelecto y la razón pasan a un segundo plano-, cuando un nazareno de raza y estirpe, de los de verdad, se ofreció para ayudar a la Comisión Ejecutiva de la Junta de Cofradías a organizar el Concierto de Inicio de Cuaresma de 2010. Gestos que desde la Comisión Ejecutiva nos apresuramos a aceptar ya que no son habituales y siempre es de agradecer que haya gente dispuesta a arrimar el hombro, nunca mejor dicho.


CUENCA

46 48 54

NAZARENA

Las reuniones se fueron sucediendo y se fueron añadiendo más cooperadores. La idea estaba clara: puesto que había savia nueva, que venía con ganas de trabajar y con proyectos nuevos, había que aprovecharlos y hacer algo distinto, novedoso, que fuera capaz de conmover el espíritu nazareno de la gente de Cuenca. Y a fe que cogieron bien el concepto. Poco a poco el concierto fue tomando forma y en cada nueva sesión de trabajo se iba rizando más el rizo. Nadie, excepto los organizadores, sabían en qué iba a consistir el concierto: los distintos actores que fueron apareciendo desconocían otra parte que no fuera en la que ellos actuaban; la propia Comisión Ejecutiva no tenía ni idea de lo que allí iba a acontecer;... Ese secretismo, esa reserva de que nadie supiera nada, fue cocinando un ….caldo de cultivo que se fue esparciendo entre los nazarenos de la ciudad haciendo crecer más y más la expectación por ver el resultado final. Al mismo tiempo se había estado contactando con diversas agrupaciones musicales que pudieran interpretar el concierto. Y en este punto topamos con el problema de siempre: el dinero. Al no estar muy boyantes las arcas de la Junta de Cofradías, todos los empeños y esfuerzos tienen que estar destinados a que los distintos desfiles procesionales acontezcan tal y como Cuenca se merece. Por esta razón, era poca la cantidad que teníamos para llevar a cabo nuestra empresa. Por fin, y después de muchos contactos, la Orquesta de Baza encajaba perfectamente en el proyecto. Todo se preparó con minuciosidad, hasta el más mínimo de los detalles estaba bajo control. Ya sólo faltaba que llegase el día y que público asistente e intérpretes, entraran en perfecta simbiosis

de intercambios de sensaciones y sentimientos en el auténtico y privilegiado crisol en que se convirtió la sala central del Auditorio conquense. La primera parte estuvo dedicada a las “Semanas Santas” de otras ciudades donde el espíritu nazareno permanece tan arraigado como en la nuestra. La segunda parte, más nuestra, mucho más intimista,… estuvo dedicada a la interpretación de marchas más acordes a la Semana Santa de Cuenca, que fueron dirigidas por sus propios compositores. Como resultado final: una espléndida ejecución musical a cargo de la Orquesta Ciudad de Baza, que en momentos puntuales contó con la participación de una coral de más de doscientas voces, entre blancas y adultas, procedentes de los coros de la Capilla de la Catedral, Coro Infantil “Pedro Aranaz”, Coro del Conservatorio de Cuenca, Schola y Escolanía de la Vble. Hdad. de Ntra. Sra. de la Soledad de San Agustín; y una cuidada y esmerada puesta en escena, donde se jugó con la idea de que el concierto mismo transcurriera como el paso de cualquiera de nuestras procesiones. Durante todo el concierto se fueron sucediendo diferentes efectos con la única pretensión de que todos los asistentes fueran capaces de recrear, in situ, cualquiera de las emociones que les hacen estremecerse cuando observan o participan en un desfile procesional conquense. Por eso, a la cita acudieron nazarenos, monaguillos, frailes, mujeres enlutadas, incensarios, faroles y hasta la campana del Jueves Santo. Tampoco faltó la Banda de Trompetas y Tambores de la Junta de Cofradías y el Grupo Turbas, ambos dejaron muestra de sus sones característicos.


OPINIÓN

Por esta razón la Junta de Cofradías de la Semana Santa de Cuenca quiere agradecer a todos los que, de una u otra forma, hicieron posible que esta conjunción de circunstancias fuera posible: Gracias a Rafa Redondo Díaz, el forjador del proyecto, por su entusiasmo y perseverancia, de las que pronto contagió a esta Comisión Ejecutiva que depositó en él toda su confianza. Gracias a Paloma Armero, Marcos Salmerón y Fernando Fernández. Por su constancia y su ilusión. Ellos fueron los principales artífices de dar forma a la idea de Rafa. Y, gracias también a José Luis Muñoz Martínez, por aportar su experiencia y su “saber hacer” al proyecto, enseñándonos a no vacilar y dejarse vencer ante las adversidades, a no aceptar el no a la primera de cambio; a luchar y no abandonar la idea originaria;… a creer en los sueños. Y a todos ellos -Rafa, Paloma, Marcos, Fernando y José Luisgracias por su trabajo, su tiempo y su atrevimiento. Gracias por no desistir ante las adversidades y, finalmente, hacernos participes de su sueño. Gracias también a la Orquesta Ciudad de Baza, que con su director, Ramón Domingo, a la cabeza creyó e hizo suya la idea desde el principio -seguro que en este proceder tuvo que ver mucho Luis Vicente Sánchez Cachero, conquense, nazareno, miembro de la Orquesta y… amigo de Rafa; nuestra gratitud para él también-. Ellos son los principales protagonistas y los verdaderos artífices del magnífico resultado final.

Gracias también a todos los que con su participación hicieron posible el desarrollo de este evento. En primer lugar, a los compositores conquenses: José López Calvo; Aurelio Fernández; Juan Carlos Aguilar; Pedro José García Hidalgo; y Fernando Ugeda. Por su generosidad al prestarse a dirigir la orquesta en la interpretación de su obra. A la Banda de Tambores y Trompetas de la Junta de Cofradías y al Grupo Turbas. Su aportación se hacía imprescindible para que el producto final fuese el que de verdad se quería conseguir. A los nazarenos que se prestaron para interpretar los papeles asignados: desde los alumnos de la II Edición de la Escuela Nazarena; pasando por las “damas de la Congregación”; nazarenos de vocación -Luis Pérez de Moral; José Luis Marco Nielfa, Miguel Cantero e Hipólito Ruiz Leal-; hasta Miriam, Laura, Elena, Patricia, María y Concepción, a las que les correspondió realizar la improvisada e incómoda labor de acomodar a los asistentes. A los componentes de los coros participantes que lograron reunir más de doscientas voces: Coro de Capilla de la Catedral; Coro Infantil “Pedro Aranaz” y Coro de voces adultas del Conservatorio de Cuenca; Schola y Escolanía de la Vble. Hdad. de Ntra. Sra. de la Soledad de San Agustín; y a sus respectivos directores José Antonio Fernández, Pedro Pablo Morante y Carlos Lozano. Y, cómo no, a todos los espectadores, que con su presencia contribuyeron a que este espectáculo tuviera sentido. Si bien tenemos claro que “no estuvieron todos los que son”, también sabemos, sin duda alguna, que “sí son todos los que estuvieron”. Gracias a todos.


NAZARENA

CUENCA

46 50

La Caridad:

Fuente de Amor a Dios y a los Hombres Por Antonio Carrasco Huertas. Secretario de la Real y Vble. Hdad. de la Virgen de la Luz El evangelio nos invita a permanecer en el Amor, así como el Padre me ha amado así os he amado yo a vosotros dijo Jesús a sus discípulos, y el amor es caridad pero nunca lástima, la caridad es ayudar al prójimo, dentro de las posibilidades que Dios nos ha dado y que son muchas. Tenemos millones de hermanos que carecen de lo más básico para vivir y ahí debemos y podemos estar nosotros junto a las Parroquias, Cáritas y otras ONG, que van buscando alternativas para poner signos de esperanza entre los que sufren la pobreza y la marginalidad. Los miles de voluntarios que diariamente atienden los diferentes servicios comunitarios buscan abrir nuevos caminos para el restablecimiento de la confianza y la dignidad y para la construcción de una nueva sociedad basada en los valores de la solidaridad, el amor y la comprensión humana. La Caridad es la tercer y mayor de las virtudes Divinas enumeradas por San Pablo “ Si yo hablo en lenguas de hombres y de ángeles, pero no tengo amor, no soy más que un tambor que resuena o un platillo que hace ruido”, el que tiene amor, tiene paciencia; es bondadoso y no envidioso; no es presumido, ni orgulloso. No es grosero ni egoísta; no se enoja ni es rencoroso. No se alegra del pecado de otros, sino de la verdad. Todo lo soporta con confianza, esperanza y paciencia. Esta virtud Teológica, usualmente llamada Caridad, se define como: un hábito divinamente infundido, que inclina al humano a amar a Dios por él mismo sobre todas las cosas, y al hombre por amor a Dios. I AMAR A DIOS II AMAR AL HOMBRE La definición engloba las características principales de la Caridad. 1º. Su Origen por Infusión Divina.- “El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo”. Es, por tanto, distinta de, y superior a, la inclinación de nacimiento o el hábito adquirido de amar a Dios en el orden natural. Los Teólogos están de acuerdo al decir que es infundida junto con la gracia santificante, o que está relacionada en forma muy cercana, en su forma o en su identidad real, como sostienen algunos, o, según el punto de vista más común, por forma de emanación connatural. 2º. Su morada, en la Voluntad Humana.- Aunque la Caridad es en ocasiones intensamente emocional, y reacciona con frecuencia según nuestras facultades sensoriales, aún reside propiamente en la voluntad racional, hecho que no debe olvidarse pues sin ella sería una virtud imposible. 3º. Su acto específico, es decir, el amor a la benevolencia y a la amistad.- Amar a Dios es desearle a El todo honor y gloria y todo bien, y , en la medida de nuestras posibilidades, empeñarse en obtenerla por El. San Juan enfatiza el aspecto de reciprocidad que hace de la Caridad una amistad verdadera del hombre con Dios.

Por supuesto, el poder meritorio de la caridad es, como la virtud misma, susceptible de crecimiento infinito. Santo Tomás menciona tres etapas principales : 1.- Liberación del pecado mortal por incansable resistencia a la tentación. 2.- Evasión de pecados veniales deliberados por la práctica asidua de la virtud. 3.- Unión con Dios a través de la recurrencia frecuentes de actos de amor. A éstos, los escritores ascéticos tales como Alvarez de Paz, Santa Teresa, San Francisco de Sales, agregan muchos más grados, anticipándose así aún en este mundo “las muchas mansiones de la casa del Padre”. Las prerrogativas de la caridad, sin embargo, no deben ser interpretadas como para incluir la no-admisibilidad. El decir de San Juan “ Todo el que permanece en Dios no peca”, significa sin duda la permanencia especial de la caridad principalmente en sus mayores grados, pero no es garantía absoluta contra la posible pérdida de él; aunque el hábito infundido nunca es disminuido por pecados veniales, una sola falta grave es suficiente para destruirla y así terminar con la unión y amistad del hombre con Dios. Ejemplo de Caridad en el siglo XX fue la Madre Teresa de Calcuta que nos enseñó el poder y el reto de vivir auténticamente el Evangelio. La Madre Teresa de Calcuta, fundadora de las misioneras de la Caridad, fue testimonio vivo de amor a Jesucristo por su entrega total a servirle en los “mas pobres entre los pobres”. Su ejemplo ha sido un reto a la conciencia de la humanidad. En un tiempo marcado por la rebelión, la Madre Teresa defendió fuertemente la fidelidad al Magisterio de la Iglesia, la santidad de la vida humana, la familia y la moral. Nos enseñó la verdadera dignidad de la mujer convirtiéndose en madre de todos. Nos enseñó que la mayor pobreza la encontró no en los arrabales de Calcuta, sino en los países más ricos cuando falta el amor, en las sociedades que permiten el aborto. La mayor enfermedad hoy día decía la Madre Teresa no es la lepra ni la tuberculosis, sino mas bien el sentirse no querido, no cuidado y abandonado por todos. El mayor mal es la falta de amor y caridad, la terrible indiferencia hacia nuestro vecino que vive al lado de la calle, asaltado por la explotación, corrupción, pobreza y enfermedad. Cuanto menos poseemos, más podemos dar parece imposible, pero no lo es. Esa es la lógica del amor. Y así, en el día de nuestro juicio final, el Señor nos pueda decir, porque tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estuve enfermo y me visitasteis, porque cuando lo hicisteis con un hermano lo hicisteis conmigo. Así sea


Fotografía: Enrique Martínez Gil

OPINIÓN


CUENCA

52

NAZARENA


OPINIÓN

La Cruz de los Jóvenes en Cuenca El próximo mes de agosto, del día 15 al 21, celebraremos en Madrid la Jornada Mundial de la Juventud. En esos días tendremos la estupenda oportunidad de confesar y celebrar nuestra fe en Cristo, Muerto y Resucitado, Salvador del hombre, con cientos de miles de jóvenes, en su mayoría españoles, otros venidos de los cinco continentes. Nos reuniremos junto al Papa Benedicto XVI, en una formidable e irrepetible experiencia de comunión, para escuchar en sus palabras la de Cristo que es Palabra de Vida eterna. Todos sabemos bien que su mensaje será un anuncio libre, sin condicionamientos capaces de silenciarlo, mutilarlo o desfigurarlo. Dicho encuentro será precedido por los, así llamados, días en las diócesis, en los que buena parte de los jóvenes que llegarán a Madrid pasarán unos días entre nosotros, compartiendo nuestra hospitalidad, nuestro calor como hermanos en la fe, nuestras costumbres, monumentos y paisajes. Serán días que a buen seguro servirán para enriquecernos a todos: jóvenes, parroquias y comunidades cristianas y familias. Os invito, por ello, a ofreceros como Voluntarios para recibir y acompañar en esos días a los cientos de jóvenes que nos visitarán, a los que hemos de hacer que se sientan en su casa. El primer acto, podríamos decir, de esta Jornada Mundial de la Juventud lo constituyó la visita de la Cruz y del Icono de la Virgen María a Cuenca, a mediados del mes de noviembre pasado. El recorrido que hicieron por las distintas zonas de la diócesis, dando ocasión a jóvenes y mayores, de venerar la Cruz desnuda y el bello cuadro de la Virgen, fue testigo de momentos personales y comunitarios conmovedores.

Dentro de la semana que la Cruz pasó en la diócesis, el Vía Crucis por las calles de Cuenca representó, sin duda, el acto más multitudinario y sentido. Todos quedamos gratamente sorprendidos de la afluencia de fieles de todas las edades que quisieron acompañar a los jóvenes portadores de la Cruz y del Icono de María. Tuve la alegría de participar como un fiel más y de dejarme invadir por la fuerza de salvación del misterio de la Cruz de Cristo. Infundía esperanza el ver llenas de gente joven las calles que desde San Esteban suben, empinándose, jadeantes, por la Puerta de Valencia hasta nuestra Plaza Mayor y la Catedral. Acompañaba la Cruz y el Icono “internacionales” de la Jornada Mundial de la Juventud el paso procesional conquense del “Descendimiento”, a hombros de los banceros de su Hermandad. Pedí a Dios Nuestro Señor, Dios de la vida, que el mundo nazareno de Cuenca sea cada vez más hondamente consciente de la tradición de fe y de piedad que ha recibido, y que esa tradición se renueve y consolide cada Semana Santa dando frutos de vida auténticamente cristiana. 9 de marzo de 2011 Miércoles de Ceniza

+José María Yanguas Obispo de Cuenca


CUENCA

54

NAZARENA


CUENCA

56

NAZARENA


CUENCA

58

NAZARENA


FotografĂ­a: Julio Palencia


CUENCA

60

NAZARENA


HABLAN LAS HERMANDADES

Un guiño navideño en la V.H. de Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Por Junta de Diputación V.H. Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Cuando cada cuaresma primaveral acudimos rápidos al feliz encuentro con nuestra Cuenca Nazarena, normalmente esperamos verla llena de contenidos que hacen referencia a la Semana Santa anterior, a la participación de tal o cual hermandad, a las novedades preparadas para la inmediata edición de nuestros desfiles, amén de las consabidas secciones dedicadas a pregonero, cartelista…Seguramente a más de uno le llame la atención el propio nombre de esta colaboración, Un guiño navideño.. y es que en los últimos años estamos viendo cómo, afortunadamente, las hermandades desarrollan un plan de actos o actividades que no se ciñen al ámbito cuaresmal. Hay hermandades que han desarrollado una asociación que gestiona el lado cultural que los hermanos y la propia sociedad demandan a las juntas de diputación. En ocasiones, la adquisición de una sede ha disparado las posibilidades de actuación de las hermandades. En este caso nos encontramos los hermanos de la V.H. de Nuestra Señora de la Amargura con San Juan Apóstol. La adquisición de un local en las antiguas escuelas de Palafox, frente a la Iglesia del Salvador, donde tenemos nuestra sede, ha permitido mejorar de una manera exponencial, la atención a nuestros hermanos así como la implicación de nuestra hermandad en el día a día de la sociedad conquense. De esta manera, allá por el año 2004, se creó un grupo estable (nunca estaremos lo suficientemente agradecidos a estas personas y a su esfuerzo) en el seno de la hermandad que tiene como objetivo la instalación de un magnífico belén para deleite de todos aquellos que, en las fechas navideñas, se acercan a nosotros para compartir un mantecado, una copita de vino dulce y un rato de agradable conversación. Y es que la tradición belenística está experimentando un marcado auge. A todos nos encanta disfrutar de un buen paseo durante las frías tardes navideñas y contemplar el trabajo de unas personas que hacen propia una tradición de más de ochocientos años.


NAZARENA

CUENCA

62

Como decíamos, hace ya siete años que un grupo de nuestros hermanos sacrifican una parte de su tiempo libre para confeccionar uno de los belenes que se han convertido en cita inexcusable en el periodo navideño. Una vez que celebramos la festividad del Bautismo de Nuestro Señor, y, por tanto, se dan como finalizadas las fiestas navideñas (aunque, como dice el refrán, hasta San Antón Pascuas son), este grupo vuelve a reunirse en torno a una mesa de madera, y a kilos de barro, con el objetivo de comenzar a elaborar el belén del año siguiente. No es difícil pensar que esta es una magnífica manera de hacer hermandad también ya que la vida de la misma, y de la Semana Santa en general, será tema prioritario de conversación en las tardes dedicadas a la realización de tejas, ovejas, figuras…. La consecuencia de este trabajo la pudisteis contemplar todos vosotros en el magnífico belén del pasado 2010 que completaba el iniciado en 2009. Un belén serrano que enmarcamos dentro del estilo denominado tradicional. Son estos belenes los que reflejan la realidad cercana de aquel que lo conforma. Y, ¿no estamos nosotros orgullos de nuestra serranía? Pues, ¡qué mejor belén que uno de carácter serrano! De todas maneras, dentro del espíritu de superación que ha anidado en el seno de nuestra hermandad, ya estamos preparando una nueva ampliación para la edición de 2011, si Dios quiere. Pero como en toda obra artística, en esta también hay una firma de sus autores. Ha sido realmente divertido comprobar cómo las personas que venían a contemplar nuestro belén, pasaban un buen rato buscando entre las construcciones un cuadro con la imagen de nuestro paso titular. Cuando lo encontraban, esbo-

zaban una sonrisa mezcla de satisfacción y cariño. Satisfacción por haberlo encontrado (que no estaba sencillo) y cariño hacia la hermandad que, año tras año, hace este regalo a la ciudad. Y ¡qué decir de la cara de los niños, verdaderos protagonistas de estas fechas, cuando encontraban escondido tras una columna a un nazareno de barro perfectamente uniformado! La sorpresa de sus ojos se transformaba en sonrisa cómplice. Pero aún hay más muestras del cariño con el que tratamos esta actividad. La playa de Alborada en Valencia sabe que no nos vale cualquier arena para nuestro belén, que la que contempláis fue seleccionada de una manera cariñosa, buscando el resultado que el grupo buscaba. O las horas y horas gastadas hasta realizar, una a una, las más de quince mil tejas presentes en este belén. O… Podríamos extendernos en infinidad de detalles porque, como comprobáis, es esta una actividad que nos llena de orgullo y alegría, que compensa, sin límite, la entrega de tiempo que tenemos que realizar para que salga adelante. Y así, si Dios quiere, volveremos el próximo año a regalar a la ciudad un belén que sirva de ejemplo catequético para el que acuda a visitarlo, de orgullo para nuestros hermanos que pasen con nosotros un buen rato, de satisfacción para los hermanos que realizan esta actividad, y de ejemplo para una ciudad que tiene, como mejor activo, a las hermandades de su Semana Santa. Os esperamos.


Fotografía: Enrique Martínez Gil

HABLAN LAS HERMANDADES


Fotografías: Luis Diacha

CUENCA 64

NAZARENA


HABLAN LAS HERMANDADES

Por Junta de Diputación V.H. del Santísimo Ecce Homo de San Miguel El año 2010 será un año muy especial para la Venerable Hermandad del Santísimo Ecce Homo de San Miguel. Se cumplieron 150 años desde que el 23 de septiembre de 1860 un grupo de conquenses fundasen la hermandad en la sacristía de la antigua iglesia de San Miguel. Iglesia de la cual toma la hermandad prestado su nombre. Iglesia donde la hermandad lleva su bien más preciado para presidir el Pregón: la magnífica talla del Ecce Homo de San Miguel. Este año serán treinta y uno los años que se cumplirán acudiendo a San Miguel y todo gracias al hermano José Luis Lucas Aledón que lo pidió a la hermandad en 1980. La procesión de traslado a San Miguel la realiza la hermandad el jueves (víspera del Viernes de Dolores). Desde hace varios años se trata de una procesión en sí, con andas, banceros, con el guión presidiendo y los hermanos acompañando con velas. En los banzos se van turnando, hermanos veteranos y los más jóvenes de la hermandad, en ellos se junta el pasado, el presente y el futuro de la hermandad. Esta procesión se ha convertido en una cita para los amantes de la Semana Santa, para ver pasar el Ecce Homo por calles estrechísimas, salvando escalones, para que, una vez al año al menos, volvamos de nuevo a nuestra casa de San Miguel. Donde empieza nuestra historia.

Una historia que comienza en 1860. Seguramente nuestra hermandad será la única que no se funda como hermandad de Semana Santa. Durante muchos años (de 1860 a 1905) fuimos una hermandad que solamente se dedicaba a dar culto al Ecce Homo en San Miguel. Sería en 1905 cuando nuestros antecesores tuvieron la idea de ponerse en contacto con la naciente hermandad del Prendimiento de Jesús firmando una concordia al año siguiente “para efectuar con la mayor solemnidad y lucimiento la Procesión del Silencio en la noche del Miércoles Santo”. Durante esos años la hermandad viviría un cambio espectacular. Se harían las andas, banzos, se elegiría el color de la túnica, puesto que el capuz sería blanco obligatoriamente, como refleja la Concordia “Las dos Hermandades acuerdan por unanimidad vestir en la Procesión el capuz blanco, alto y de corte de casulla. Igual obligación establecen para las Hermandades que en lo sucesivo se concorden para formar en esta procesión; a los efectos de que todas cuantas Hermandades formen esta procesión vistan obligatoriamente el capuz blanco en el que llevaran a la altura del pecho una cruz de color y forma distinta cada Hermandad. La túnica será a gusto de cada Hermandad”.


NAZARENA

CUENCA

66

Los dos actos principales que organizó la hermandad para conmemorar este 150 Aniversario se espaciarían en el tiempo. Primero en Cuaresma se haría la Exposición Conmemorativa del 150 aniversario de la Fundación, y luego en septiembre, coincidiendo con los cultos anuales, sería la Procesión Extraordinaria y la Función Solemne en la Catedral. La citación que enviamos a todos los hermanos fue este año una reproducción de gran calidad de la Concordia de 1906. Exposición Conmemorativa El día 18 de febrero se inauguraba la Exposición Conmemorativa en las salas de exposiciones del Museo de la Semana Santa de Cuenca. A este acto acudieron numerosos hermanos y hermanas, así como nazarenos de la totalidad de hermandades de Cuenca. El acto comenzó con una alocución de nuestra Hermana Mayor María Soledad Rubio Aguilar y contó con la presencia del Sr. Alcalde de Cuenca, Francisco Pulido; de Raúl Añover, Delegado de Cultura de la Junta de Comunidades y Jorge Sánchez, Presidente de la Junta de Cofradías, así como diversas autoridades locales y provinciales. La exposición se dividió en varias partes: En la entrada un gran panel reproducía una hoja del antiguo libro de actas de 1860 con los nombres de los hermanos fundadores. Se incluyó un libro de firmas donde todos los visitantes pudieron dejar por escrito sus impresiones. Durante toda la exposición se pudo visionar un dvd alusivo a diversos actos de la vida de la hermandad realizado por Diacha. La primera sala estaba presidida por un altar con candelabros y crucifijo cedidos por la parroquia de Villar de Olalla. En esta sala se mostraron los tres guiones que conserva la hermandad (1955,1979 y 1998). Se vistieron dos maniquíes; uno con revestido con el uniforme de la hermandad portando una de las antiguas túnicas de cola que se llevaron hasta el principio de los años 80 del siglo pasado. El otro maniquí fue ornamentado con las vestiduras que posee la hermandad para el consiliario y que se utilizan en los cultos y las misas del mes de septiembre, consistente en una casulla realizada por las Esclavas del Santísimo de Cuenca. Se completaba esta sala con diversas gualdrapas, cetros y estandartes de procesión.

La siguiente sala fue dedicada a las obras artísticas y a la fotografía. En la misma se situaron diversos paneles con cientos de fotografías pertenecientes a los hermanos y hermanas y al archivo de la hermandad. En la parte artística hubo expuestos dibujos y oleos de Pedro Romero Sequí, Inmaculada Garrote, Oscar Pinar, José Luis, Tomas Bux, Mateo de la Vega, Guillermo Palomero, Pedro Pablo Andrés Montejano. Se expusieron los tres carteles oficiales de la Semana Santa donde nuestra imagen está representada correspondientes a los años 1961, de Texemar; 1984 de Amancio Contreras y 1995 de Oscar Pinar. En esta sala se destacaba un panel que se colocó bajo el lema “Inserta tu fotografía de blanco y granate” para que todos pudieran añadir sus fotografías relacionadas con la hermandad y la procesión. La última sala estaba dedicada a libros y documentos. Los objetos más importantes expuestos en vitrinas fueron el libro fundacional de la hermandad, que contiene la primera acta del 23 de septiembre de 1860 hasta una junta del año 1911. Otro importantísimo objeto es la Concordia que se firmó entre nuestra hermandad y la del Prendimiento de Jesús en 1906. Completaban la exposición los Estatutos de 1906, un inventario de 1896 y las antiguas potencias que llevaba la imagen del Ecce Homo sobre su cabeza fechadas en 1941. La exposición estuvo abierta al público hasta el día 11 de abril, contando con un gran número de visitantes. La hermandad agradeció el trabajo y la ayuda prestada por el personal del Museo de Semana Santa, gracias de nuevo a José Angel Palacios, a Xavi Hevia y a Cristina Pardo por la ayuda y “soportarnos” durante tantas tardes de montaje. Durante la Semana Santa no celebramos ningún acto especial, agradeciendo el detalle de dos hermandades; la de San Juan Bautista con la cual desfilaron tres hermanos nuestros el Martes Santo, haciendo lo mismo tres hermanos del San Juan desfilando con nosotros el Miércoles Santo. Y el de la hermandad de Jesús Orando en el Huerto de San Esteban que nos dedicó la marcha “He aquí el Hombre” que fue interpretada por la Banda de Música de Cuenca detrás de su paso en la calle Calderón de la Barca y dirigida por su autor D. José López Calvo, cantando Hermi-


HABLAN LAS HERMANDADES

nio Carrillo. Todo un detalle de esta hermandad, de Juan Carlos Aguilar, director de la Banda y de los músicos José López Calvo y Herminio Carrillo. Fue una sorpresa que nos anunciaron en la Plaza Mayor el mismo Miércoles Santo. Procesión Extraordinaria, Hermanos Honoríficos y Función en la Catedral El otro acto principal del año tendría lugar en el mes de septiembre. La hermandad nombraría por primera vez en su historia unos Hermanos Honoríficos. En la Junta General de 11 de abril de 2010 se aprueba la concesión del título de Hermanos Honoríficos al Alcalde de Cuenca y al Presidente de la Diputación. Al Alcalde por la colaboración que tenemos con el Ayuntamiento, muy estrecha, desde que bajamos nuestra imagen a la antigua iglesia de San Miguel, propiedad municipal con motivo del Pregón de Semana Santa. A la Diputación de Cuenca por ser la entidad que sufragó en su totalidad el coste de nuestra imagen en el año 1941. El día 12 de septiembre, después de haber tenido durante esa semana los habituales cultos de triduo y vísperas llegó el día grande. Habían sido unos meses de mucho trabajo para la Junta Directiva de la hermandad y todo se había cuidado con especial detalle. A las once de la mañana, en San Pedro, se procedió a la entrega de los títulos de Hermanos Honoríficos al Ilmo. Sr. Alcalde de Cuenca, Francisco Pulido Morillo y al Ilmo. Sr. Presidente de la Diputación Provincial de Cuenca, Juan Manuel Ávila Francés por parte de las Hermanas Mayores María Soledad Rubio Aguilar y Blanca Rubio Aguilar. También el Presidente de la Junta de Cofradías recogía un obsequio de la hermandad por ser la institución a la cual pertenecemos. Seguidamente tuvo lugar la Procesión Extraordinaria con el Ecce Homo sobre sus andas de procesión en dirección a la Catedral donde se haría la Función Religiosa. Los banceros fueron aquellos hermanos que así lo había comunicado, e incluso habría cambios para que portase la imagen quien lo solicitase. El propio alcalde de Cuenca, compartió con nosotros el banzo, como nuevo hermano. La procesión se estructuraría con el guión y los dos estandartes, dos hermanos portarían el incensario. Los hermanos y

hermanas acompañarían a ambos lados del paso. Detrás presidieron la procesión el Presidente y la Secretaria de la Junta de Cofradías, así como representantes de diversas hermandades. Con motivo de esta procesión, el director del Coro del Conservatorio de Cuenca, Pedro Pablo Morante Calleja compuso una obra denominada Tres Motetes para el Santísimo Ecce Homo de San Miguel, que sería estrenada por su autor en tres lugares de la procesión; el primero al salir la procesión de San Pedro, el segundo a mitad de la misma calle y el tercer motete en la Plaza Mayor. Una vez llegada la procesión a la Catedral el paso fue introducido al Altar Mayor donde tuvo lugar la Función Religiosa presidida por el Ilmo. y Rvdmo. Don José María Yanguas Sanz, obispo de Cuenca, acompañado por el Consiliario de la hermandad D. José Javier Muñoz Pérez. El coro del Conservatorio de Cuenca acompaño toda la celebración. Pregoneros del Ecce Homo Una vez finalizada la Función Religiosa se realizó de nuevo la procesión de regreso a San Pedro. Aquí tuvo lugar un emotivo desfile puesto que la hermandad decidió homenajear a diversos hermanos que han sido pregoneros de nuestra Semana Santa. Repasando el libro de hermanos encontramos hasta once hermanos que tuvieron el honor de pregonar nuestra Semana Santa, tres de ellos ya fallecidos como Fortunato Martínez Patiño, Rafael Pérez Rodríguez y Luis Calvo Cortijo. Los otros ocho se situarían a lo largo de la calle de San Pedro y leyeron un texto alusivo al Ecce Homo, o el mismo texto que hicieron en su Pregón, siendo los siguientes hermanos: José Luis Lucas Aledón, José Miguel Carretero Escribano, José María Abellán López, José Carlos Calvo Cortés, Luis Enrique Buendía González, Manuel Calzada Canales, Javier Caruda de Juanas y Rafael Pérez Caballero. En San Pedro finalizaba la procesión, allí la hermandad entregó un obsequio al Sr. Obispo, que nos había acompañado desde la Catedral, a Pedro Pablo Morante, director del Coro del Conservatorio y a los pregoneros. Los actos del 150 aniversario tocaban a su fin y la hermandad realizó una invitación en el atrio de la antigua iglesia de San Miguel.


NAZARENA

CUENCA

68

Venerable Hermandad de

“La Negación de San Pedro” 20º Aniversario de la Hermandad. 15º Aniversario del defile Procesional Po Juan Carlos Muñoz del Olmo. (Secretario de la V.H. de La Negación de San Pedro) En un artículo de uno de los hijos adoptivos de Cuenca en premio a su labor periodística de exaltación de los valores artísticos y culturales de esta ciudad, Luis Martínez Kleiser, “Semana Santa en Cuenca, 1936” se recoge: “El Miércoles, a las ocho de la noche, sale de la Iglesia Parroquial de San Francisco la procesión llamada del Silencio, y termina su recorrido en la madrugada del Jueves…” (--) “Consta de seis pasos que recuerdan los primeros momentos del Sacro Drama de la Oración del Huerto, el Beso de Judas, Jesús en el Pretorio, La Negación de San Pedro, Jesús ante Anás y la Virgen de la Amargura con San Juan Apóstol.” De todos los pasos citados y destruidos en la contienda civil, La Negación de San Pedro sería el que más se tardaría en recuperar, no sería hasta la Semana Santa de 1997 cuando volveríamos a ver este paso recuperado dando nombre a un nueva Hermandad de la Semana Santa de Cuenca. Las crónicas y programas recogen la participación de este paso en las noches del Miércoles Santo desde el año 1908 hasta el 1936, bajo la tutela de la V.H. del Prendimiento de Jesús, junto con los pasos de El Beso de Judas y Jesús en el Pretorio, donados por Mariano Catalina; pero de aquel paso inicial no queda nada, únicamente, el momento fijado por la fotografía: las imágenes de una pequeña talla de San Pedro en actitud de arrepentimiento, con un gallo sobre una columna y en sus andas la leyenda FLEVIT AMARE. De aquel paso inicial, también tenemos el recuerdo fresco en la memoria de nuestro querido hermano D. Aurelio Cabañas, cuando siendo niño contemplaba el desaparecido paso; testigo vivo, que nos ayudó y orientó para recuperar la idea del nuevo

paso de la Negación de San Pedro y también recuperar la locución latina de sus andas que traducida al castellano lo dice todo: “LLORÓ AMARGAMENTE”. Al igual que Aurelio, muchos hermanos y hermanas aportaron lo mejor de cada uno para lograr un proyecto, un sueño, convertido en hermandad; destacando el esfuerzo y el cariño realizando las gestiones debidas para que la hermandad avanzase, a pesar de sus penurias económicas, aportando desinteresadamente su trabajo y su tiempo. Algunos de estos hermanos ya no están con nosotros, con nuestro sentir más profundo y con nuestro recuerdo vivo en el corazón siempre estarán presentes iluminándonos con la luz viva de la memoria y los sentimientos, y muy especialmente en la celebración del Veinte Aniversario de la creación de la Hermandad… va por ellos!!. En estos 20 años, la Hermandad afrontó el pago del conjunto escultórico y sus andas, así como la reforma interior de las mimas; también ha conseguido tener varales propios, tanto del guión como los dos estandartes, así como los faroles, donados todo ello por el afamado escultor cerámico y hermano de la Hermandad Tomás Bux. Ha conseguido tener estructuras de metal sólidas para el transporte del conjunto procesional y ubicación segura dentro del templo que lo acoge, gracias a los ingenios de nuestro hermano Paco, técnico de mantenimiento en la Hermandad. Esta Cofradía no olvida el compromiso que tiene con el cumplimiento de lo recogido en sus Estatutos, con tal motivo ha venido colaborando y colabora en diversas actuaciones de ayudas económicas de carácter social.


HABLAN LAS HERMANDADES En el aspecto musical, también ha contribuido a engrosar el repertorio de la música procesional conquense, agradeciendo la aportación musical desinteresada de tres músicos conquenses, contando en su haber con tres marchas procesionales dedicadas a la Hermandad: “Flevit Amare”, 1999, de Pedro José García Hidalgo; “La Negación” , 2004, de José Vicente Monedero; y “No lo Negaste en la Cruz”, 2005, de Manuel Millán de las Heras. Gracias también y de nuevo al hermano Tomás Bux y su hermano Eduardo Bustamante Monedero (Lenon) maestro conquense de la piedra, podemos contemplar un mural en la calle San Pedro, ubicado en la fachada del Centro Social de Mayores. La hermandad ganó su Jubileo en el Año Santo de San Julián el 16 de mayo de 1998, de la mano de nuestro Consiliario y guía espiritual de la Hermandad, el M.I. Canónigo de la S.I. Catedral Basílica D. Anastasio Martínez Sáez, el cual ha venido mostrando su cariño, apoyo y entrega a la Cofradía desde su reconocimiento como tal, interviniendo activamente en las diferentes gestiones y actividades de la misma Esta joven Hermandad participó activamente en la conmemoración del I Centenario de la Procesión del Silencio, junto con las hermandades que integran la Procesión del Miércoles Santo. Pero lo más importante de toda esta participación, es la unión entre hermanos generada entre las siete hermandades de la Noche Blanca. Creó la Asociación Cultural “Flevit Amare” para llevar a cabo diversas actividades dirigidas a todos los grupos de edad que integran la Hermandad, desarrollándose en la actualidad encuentros de ocio, cultura y tiempo libre. En el año 2006, la Venerable Hermandad de La Negación de San Pedro se hermanó con la Asociación Musical Moteña en un acto entrañable en la Iglesia de San Miguel; fruto de este hermanamiento, motivó la edición de un disco compacto ilustrado por el artista Tomás Bux. Actos para una celebración: Cerámica de Tomás Bux y Nueva marcha procesional Visto así, parece que cuatro lustros no son nada, detrás de ellos está el esfuerzo de las hermanas y hermanos que citábamos al inicio de este texto, a ellos quisimos agradecérselo; esta Hermandad no ha dejado de poner en marcha la imaginación a la que nos tienen acostumbrados y en esta doble celebración, en el 20º Aniversario de la Fundación de la Hermandad y el 15ª Aniversario del desfile por la calles de Cuenca, no pudiendo contar con recursos institucionales debido la situación de crisis económica que se atraviesa ha recurrido a la realización de dos actos entrañables, entregando a los homenajeados piezas únicas encargadas al escultor cerámico Tomás Bux.. El primero en la Junta General del día 26 de marzo, donde se reconoció la labor de 20 años a cuatro directivos: Ricardo Gallarte Morales (Tesorero Contador), Pablo Muñoz del Olmo (representante ante la Junta de Cofradías) Yolanda Jordán (Tesorera depositaria) y Rafael Fernández Saiz (Vocal), entregándoles un escultura de bulto redondo con temas alusivos a la Hermandad. Asimismo, al consiliario y guía espiritual de la Hermandad, D. Anastasio Sáez Martínez y al hermano de mantenimiento, Paco. A los banceros que han portado la imagen ininterrumpidamente durante estos quince anos, Alberto González, Víctor Recuento, Ricardo Alonso, Luis Algara y Raúl Cañego, se les entregó un bancero en cerámica; así como a todos los banceros de este quince aniversario y al cerero Pepe Zaballos, se les entregó igualmente, un bancero en cerámica. El segundo acto entrañable, contando con el apadrinamiento del Excmo., Sr. Vicerrector del Campus de Cuenca D. José Ignacio Albentosa, durante la cena de banceros del día 2 de abril,

dedicada a la música procesional, acompañaron en la misma los compositores de las marchas procesionales que tiene dedicadas a la Hermandad, siendo también agasajados con una pieza de cerámica de Tomás Bux: Pedro García Hidalgo, José Vicente Monedero y Manuel Millán, acompañando también en el acto José López Calvo y Juan Carlos Aguilar. Con todos ellos, otro compositor nos acompañó, Javier Calderón, un joven músico que ha regalado a la Hermandad su cuarta marcha procesional “Banceros de la Negación” Actos cargados de emoción, actos que nos llevan entre lágrimas y arrepentimientos a otro nuevo Miércoles Santo mirando a proyectos futuros a corto, medio y largo plazo: aligerar el peso de las andas, la confección de un nuevo guión, modificación de la capilla donde se rinde culto al conjunto escultórico,..y la edición de un libro con CD y DVD para conmemorar de aquí a cinco años el 25 aniversario de la Hermandad; hasta entonces, otros cinco Miércoles Santos acompañarán a Pedro entre dudas y Negaciones, arropado en la fría noche por los hermanos y hermanas de esta dinámica Hermandad.


NAZARENA

CUENCA

70

La Hermandad de San Juan Evangelista amplía el archivo de la Junta de Cofradías Por Junta de Diputación de la V.H. de San Juan Apóstol Evangelista La Vble. Hdad. De San Juan Apóstol Evangelista, hizo entrega a la Junta de Cofradías de Semana Santa el pasado mes de febrero de parte del archivo que la primera tenía en depósito y que se corresponde de cinco archivadores completos que contienen, entre otros diversos documentos: correspondencia de la Junta con las Hermandades, cartas con el Ayuntamiento de Cuenca; actas de tribunales sobre la calificación del desfile de las cofradías, nombramientos de representantes por el Sr. Obispo D. Inocencio Rodríguez, correspondencia con diversas empresas de publicidad y prensa de la época, etc. También se encuentran: el Acta de constitución de la propia JdCC; actas de las primeras reuniones de esta institución nazarena; manuscritos de Federico Muelas, Luis Marco Pérez, Federico Coullaut Valera, entre otros; pequeñas publicaciones;... La documentación se corresponde con la década de los 40 y parte de los 50 del siglo pasado, que debidamente analizados aportarán nuevos datos sobre los comienzos, nada fáciles, de la Junta de Cofradías como eje vertebrador y pilar de la Semana Santa de Cuenca. El motivo de que estos documentos estuvieran custodiados en el archivo de la hermandad de San Juan Evangelista se debe a que diversos miembros de la Junta de Diputación de esta hermandad

tuvieron un papel preponderante y decisivo en la recién constituida Junta de Cofradías, concretamente: Manuel Saiz Abad y Antonio Martínez Patiño. Su conservación se ha resguardado en las sucesivas sedes de la hermandad, pero la actual Junta de Diputación, en una de sus reuniones del pasado año, entendió que donde era preceptivo ubicar dichos legajos era el propio Archivo de la Junta. De esta forma, se pretende ampliar la historia de las hermandades, de la Junta de Cofradías y de la Semana Santa de Cuenca en general. Es posible que en estos documentos se encuentren las respuestas a algunas dudas sobre la reciente historia nazarena, de la que muchos hablan, intuyen y afirman sobre hechos que luego no pueden constatar con la debida acreditación, basándose muchas veces en testimonios expresados con más deseo que fundamento. Ahí quedan esos cinco archivadores para que los estudiosos del tema, que los hay y muy buenos, los analicen y los escudriñen hasta el último de los párrafos que los distintos documentos contienen destilando los datos significativos y relevantes que aporten luz sobre el pasado más reciente de nuestra Celebración y que, finalmente, los resultados y conclusiones se puedan ver reflejados en una publicación para conocimiento general de todas las hermandades y los nazarenos de Cuenca.


HABLAN LAS HERMANDADES

Campaña

“Amigos del Museo de la Semana Santa” Por la Comisión Ejecutiva de la Junta de Cofradías de la Semana Santa La Junta de Cofradías de la Semana Santa de Cuenca, en su empeño por mantener una relación más firme, cercana y constante con los nazarenos conquenses amantes de la Semana Santa y , por lo tanto de su Museo, presenta y pone en marcha una nueva iniciativa: Los AMIGOS DEL MUSEO DE LA SEMANA SANTA DE CUENCA. Con esta idea lo que se pretende es: • Afianzar el funcionamiento del Museo, dando información directa, detallada y precisa de todas las actividades que en él se realicen. • Acercar el Museo, y por tanto la Junta de Cofradías, a todos los nazarenos conquenses, para que de esta forma se sientan más integrados, comprometidos y partícipes con su Semana Santa. • Participar con una pequeña aportación de dinero, 10 euros anuales, en el mantenimiento de una realidad que durante años fue un sueño para muchos de los nazarenos que nos han precedido: El Museo de la Semana Santa de Cuenca. Resumiendo contar con un “grupo de amigos” fieles a una idea y a una ilusión: que el Museo sea la seña de identidad de la Semana Santa de Cuenca durante el resto de los días que esta ciudad no saca sus procesiones a la calle. Como estímulo añadido los Amigos del Museo de la Semana Santa de Cuenca contarán con una serie de ventajas y privilegios que a continuación se detallan: 1. Tendrán entrada libre para poder visitar el Museo cualquier día en el horario establecido. 2. Serán debidamente informados de todos los actos en los que de una u otra forma esté implicado el Museo y la propia Junta de Cofradías: Exposiciones, actividades culturales,

conciertos, proyecciones, celebraciones religiosas, charlas, actualizaciones o cambios en el contenido museístico,… 3. Tendrán derecho de reserva a una localidad en aquellos actos que, organizados por la Junta de Cofradías, se requiera sacar una entrada para su asistencia. 4. Descuento de un 5% en todos los productos que se vendan en la tienda del Museo, así como Información precisa de los nuevos elementos que se incorporen para su venta. 5. Productos de coleccionismo con exclusividad de compra para los Amigos del Museo. 6. Carnet identificativo personalizado e intransferible para los todos los pertenecientes a este grupo. Si la idea te atrae y quieres pertenecer a este colectivo, tan sólo tienes que rellenar la solicitud de inscripción que la podrás conseguir: en la recepción del museo; bajártela de la página web del museo; solicitársela a tu hermandad o cogerla en la Junta General de tu hermandad. Una vez que la tengas debidamente rellenada, deberás hacerla llegar al Museo y abonar la cantidad de 10 euros. A los pocos días de tu entrega, recibirás en tu domicilio una carta dándote la bienvenida y agradeciendo tu colaboración, además de tu carnet personalizado. Durante el mes de diciembre de cada año se podrá renovar el compromiso de pertenencia a este grupo de AMIGOS DEL MUSEO DE LA SEMANA SANTA DE CUENCA, abonando, en la recepción del propio Museo o domiciliando el pago en una cuenta bancaria, la cantidad de 10 euros. Te damos las gracias por tu interés y te ANIMANOS para que tú también seas un AMIGO DEL MUSEO DE LA SEMANA SANTA DE CUENCA.


Fotografía: Enrique Martínez Gil

CUENCA 72

NAZARENA


HABLAN LAS HERMANDADES

Junta de Cofradías de la Semana Santa de Cuenca

Anuario 2010 Por Rafael Pérez Caballero. Comisión Ejecutiva de la Junta de Cofradías

El año nazareno de 2010 comenzaba muy pronto; el día 7 de enero la Universidad de Castilla-La Mancha renovaba el Convenio de colaboración con la Junta de Cofradías, firmándose entre el Vicerrector de la UCLM José Ignacio Albentosa y el Presidente de la Junta de Cofradías Jorge Sánchez. Este convenio con duración de dos años posibilitaba la edición del Programa Oficial de Semana Santa con mil setecientos ejemplares. El Patronato de la Fundación del Museo de Semana Santa de Cuenca, se reunía el 14 de enero. En esta reunión se fijaba el presupuesto del Museo para el año en curso que alcanzaba la cantidad de 165.000 euros de los cuales la Junta de Comunidades aporta 60.000, el Ayuntamiento 50.000 y la Diputación Provincial 20.000, además de las aportaciones de distintos patronos privados y la Junta de Cofradías, también en esta sesión se dio cuenta de la programación del Museo para el año 2010. El primer acto que congregó a un buen número de conquenses y nazarenos tuvo lugar el 19 de enero en el Salón de Actos del Centro Cultural Aguirre, que se quedó pequeño para albergar a tanta gente. Los protagonistas principales fueron la presentación del Cartel Oficial de la Semana Santa de Cuenca y la presentación del Pregonero de este año. Antes el acto comenzaba con la actuación del Coro del Conservatorio de Cuenca, dirigido por Pedro Pablo Morante que deleitó a los asistentes con varias interpretaciones entre las cuales se encontraban el Stabat Mater y el Miserere de Cuenca. El reconocimiento que se viene haciendo por parte de la Junta de Cofradías fue este año para los hermanos Nemesio y Modesto Pérez del Moral, artesanos de gran parte de las andas que lucen nuestros pasos. Recogieron el obsequio el propio Modesto y Paco, hijo de Nemesio, por toda esa vida dedicada a la Semana

Santa de Cuenca, entre una gran ovación que con cariño les dedicamos los que estuvimos presentes. Tomás Bux, cartelista emocionado de la Semana Santa del 2010, presentó su cartel. “Alegría, color y esperanza”, así lo resumía este enamorado de la Semana Santa, nazareno activo y artista total que es Tomás. El ceramista conquense eligió el tema de la Resurrección de Jesús sobre un fondo de enriscados tejados de Cuenca, combinando pan de oro, acrílicos y oleo. Y si el cartelista es nazareno, lo mismo ocurre con el Pregonero de este año. Lucio Mochales Correas, apasionado de la Semana Santa, nos narraba brevemente como iba a ser de su Pregón que daría en San Miguel. “Uno de los días más importantes de mi vida”, Pregón sentimental con su visión de la Pasión de Cuenca, quedando todos citados para el Viernes de Dolores y escucharlo. El 31 de enero la prensa conquense, a través de El Día de Cuenca informaba que el Museo finalizaba el año 2009 con un 25 por ciento más de visitas que el año anterior. El 18 de febrero se inauguró la primera exposición del año en el Museo de Semana Santa, que fue organizada por la Venerable Hermandad del Santísimo Ecce-Homo de San Miguel con motivo de cumplirse este año el 150 Aniversario de su fundación. Esta muestra estuvo abierta hasta el día 11 de abril. En la misma se expusieron numerosos objetos, entre ellos un ejemplar de la “Concordia” fundacional de la Procesión del Silencio de 1905, suscrita entre esta hermandad y la del Prendimiento de Jesús. En el mes de febrero se dio a conocer la noticia de que el paso del Descendimiento, magnífica obra de Luis Marco Pérez, perteneciente a la Venerable Hermandad del Cristo de la


NAZARENA

Fotografía: Antonio Abarca

CUENCA

74

Salud, participará representando a Cuenca en el Vía Crucis que tendrá lugar en Madrid en agosto del 2011 con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, acto que contará con la asistencia varios millones de jóvenes y del Papa Benedicto XVI. Se trata del acontecimiento más importante para esta hermandad y para la Semana Santa conquense, por lo que el anuncio fue recibido con una gran alegría, no sólo en la Junta de Cofradías, sino en toda la diócesis de Cuenca. ¡¡Felicidades hermanos!! El 18 de febrero se iniciaba la Cuaresma, recta final hacia la celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. La Junta de Cofradías organizaba, una vez más, la Misa de imposición de Ceniza en la iglesia del Convento de Concepcionistas de la Puerta de Valencia, celebrada por el obispo de Cuenca, don José María Yanguas. Acompañó musicalmente la Capilla de Música de la Catedral. El sábado, 20 de febrero, por la mañana, en la Junta de Cofradías tuvo lugar la segunda jornada de convivencia con los directores de las Bandas de Música que participarían en Semana Santa. Se firmaron los contratos, se aunaron criterios y se acordaron los respectivos repertorios. El mismo 20 de febrero, por la tarde, en el Auditorio de Cuenca, tuvo lugar el Concierto Inicio de Cuaresma. Este año interpretado por la Orquesta Filarmónica de Baza (Granada). El resultado fue definido como “espectacular”, debido a una emotiva y cuidada puesta en escena, en la que participaron la Banda de Cornetas y Tambores de la Junta de Cofradías, niños y niñas de la Escuela Nazarena, el Grupo Turbas, la casi totalidad de los coros de Cuenca, y numerosos nazarenos. El concierto tuvo dos partes: en la primera se interpretaron marchas representativas de otras Semanas Santas declaradas de Interés Turístico Internacional; y la segunda dedicada por completo a Cuenca. Cinco músicos compositores se pusieron al frente de la orquesta para dirigir sus propias obras: Fernando Ugeda, Pedro José Garcia Hidalgo, Juan Carlos Aguilar, José López Calvo y Nicolás Cabrera. El conquense Luis Vicente Sánchez estrenó su marcha “Calle del Peso”, marcha que una vez interpretada fue dedicada a la Junta de Cofradías haciendo entrega de la partitura a la institución nazarena. Este concierto marcará un antes y un después en el conjunto de estas actua-

ciones, dejándonos un imborrable recuerdo por las emociones y sentimientos que se aunaron, en esa tarde-noche, en los que tuvimos la suerte de poder estar allí. El 26 de febrero se celebraba en la iglesia de El Salvador la Misa funeral por los hermanos difuntos organizada por la Junta de Cofradías, contó con la actuación de la Schola Cantorum que interpretó el Réquiem de Fauré. El 1 de marzo tuvo lugar la primera reunión de la Junta Local de Seguridad, presidida por el Subdelegado del Gobierno y con la asistencia de Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Local, Junta de Cofradías y Grupo Turbas. El 12 de marzo saltaba la noticia de que debido a las obras que se estaban realizando en el muro frente a San Felipe las procesiones podrían desfilar “entre andamios”, finalmente el armazón de hierro fue recubierto con una tela y se situaron vigilantes de seguridad en ese tramo durante el transcurso de las procesiones. La Escuela Nazarena, que organizan conjuntamente la Junta de Cofradías y la Asociación de Mujeres Cofrades, clausuraba su curso el 13 de marzo con un pequeño desfile procesional por las calles de Solera y del Peso. Clausura que fue presidida por el Obispo de Cuenca, finalizando con la entrega de los diplomas a los niños y niñas participantes de esta II Edición de la Escuela Nazarena. El 18 de marzo se firmaba, por vez primera, un convenio con la Agrupación Provincial de Hostelería y Turismo de Cuenca, con este paso se iniciaba una colaboración entre la Junta de Cofradías y los empresarios de este sector, organizándose una jornada denominada “Devoción y Gastronomía”. Los establecimientos colaboradores lucirían un cartel de colaborador con la Semana Santa de Cuenca. El 21 de marzo se celebró el II Concierto en la Red Cuenca y su Semana Santa, a través de la web http://www.cuencaysusemanasanta.es, que contó con la colaboración de la Junta de Cofradías. Una interesante iniciativa que cada edición va contando con más seguidores. La última Junta General, la de mayor carácter oficial previa a la Semana Santa, tuvo lugar el 22 de marzo. En la misma estuvieron presentes el Alcalde de Cuenca, Francisco Javier


HABLAN LAS HERMANDADES Pulido y el Vicario General de la Diócesis D. Miguel Angel Albares. En esta Junta el Presidente hizo un llamamiento a la “unión, la comprensión, la ayuda y la fraterna igualdad en las relaciones entre las hermandades”. El 27 de marzo la Junta Local de Seguridad tuvo su reunión final para aprobar el Plan de Seguridad de la Semana Santa 2010. En el cerro de la Majestad se situaban por parte del Ayuntamiento las tradicionales Tres Cruces, antesala de la Semana Santa de Cuenca. El acto más importante, con que se inicia la Semana Santa de Cuenca tuvo lugar en la tarde noche del Viernes de Dolores en la antigua Iglesia de San Miguel. El Pregón de Semana Santa de 2010 fue pronunciado por Lucio Mochales Correas. Comenzando con las palabras “Con la venia de Cuenca”, Lucio llenó el escenario de San Miguel, presidido por el Ecce Homo, con emocionadas palabras, describiendo su Pregón como el más alto honor que tiene un nazareno, finalizando su alocución con el compromiso que tenemos de defender nuestras señas de autenticidad. A este acto acudieron numerosos conquenses, nazarenos y nazarenas. Entre las autoridades se dieron cita el Sr. Obispo de Cuenca, miembros de la corporación local y provincial, Subdelegado del Gobierno, además de una nutrida representación de la Junta de Diputación de la Junta de Cofradías. Previo al pregón tuvo lugar la actuación musical del Coro del Conservatorio de Cuenca, la Escolanía de la V.H. de Ntra. Señora de la Soledad de San Agustín. El acto fue presentado por el periodista Paco Auñon. La Semana Santa comenzaba el 28 de marzo, Domingo de Ramos. Atrás quedaban doce meses de larga espera. Con los tres golpes en la aldaba de la puerta de San Andrés se iniciaba nuestro primer desfile. La hermandad de Jesús Entrando en Jerusalén estrenaba nuevas andas para la Virgen de la Esperanza, que cumplía veinte años en la procesión, y una nueva corona, ambos enseres donados por Eduardo Ladrón de Guevara. En cuanto al desfile procesional la principal novedad fue el cambio de ubicación de la bendición de los Ramos que se hizo en la Plaza Mayor, minutos antes de finalizar la procesión. Este cambio vino motivado por el andamio situado enfrente de la iglesia de San Felipe, que reducía considerablemente el espacio, por lo que se estimó no correr riesgos innecesarios y trasladarlo al lugar mencionado. Una vez finalizada la procesión tuvo lugar la Misa en la Catedral presidida por el Obispo de Cuenca. La tarde del Lunes Santo trajo una fría noche de procesión. Tras la Misa en la Catedral se iniciaba el desfile procesional con la predicación de las Siete Palabras, acompañando al Cristo de la Vera Cruz iba el Coro Alonso Lobo. No faltaron los hermanos de la localidad de Villar de Domingo García y de La Peraleja, así como una reliquia de Vellisca. La lluvia aparecía a intervalos pero no se llegó a suspender la procesión, que aceleró su paso en las inmediaciones de San Esteban. La noche del Martes Santo nos permitió contemplar y participar en un sentido desfile de la Procesión del Perdón. El músico conquense José López Calvo acompañó a la Banda de Música de Las Mesas en un tramo del recorrido. Tres hermanos del Ecce Homo de San Miguel, que procesiona el Miércoles Santo, acompañaron al paso de San Juan Bautista, y tres hermanos del San Juan hicieron lo mismo al día siguiente acompañando al Ecce Homo. La Procesión del Silencio del Miércoles Santo hizo su salida desde San Esteban a las siete de la tarde. Como novedades, la hermandad de San Juan y Ntra. Sra. de la Amargura estrenó una cartela de plata en sus andas y nuevas joyas en la corona de la Virgen donadas por una hermana. La hermandad de Jesús Orando en el Huerto dedicó la marcha “He aquí el hombre”

compuesta por el maestro López Calvo a la del Ecce Homo de San Miguel, por el 150 aniversario de la fundación de esta última, contando con el emotivo canto de Herminio Carrillo a la altura del Hospital de Santiago. Por primera vez en muchos años, no se despidió a San Pedro con “La Saeta” sino con la marcha “ La Muerte no es el final”. El Jueves Santo nos trajo una multitudinaria y colorida procesión. Como viene siendo habitual, la hermandad del Amarrado a la Columna fue acompañada por hermanos de la Flagelación y Gloria de Elche, haciendo lo propio hermanos de la cofradía sevillana de Alcalá de Guadaira con la hermandad de Jesús del Puente. El Viernes Santo, a diferencia del del año anterior, vio salir a todas las procesiones del día. La de Camino del Calvario, resultó una buena procesión en general, aunque con matices que están por corregir. La procesión En el Calvario contó con gran cantidad de personas y turistas, que vinieron hasta nuestra ciudad para disfrutar de las procesiones, y finalmente la solemnidad del Santo Entierro, con todos los guiones de las hermandades partiendo desde el interior de la Catedral. El Domingo de Resurrección finalizaba una gran Semana Santa con la masiva presencia de público en el Encuentro de Jesús y la Virgen del Amparo.


NAZARENA

CUENCA

76

Todas las procesiones salieron a la calle, y desde la Junta de Cofradías se calificaba a esta semana como brillante y muy unida. Un aspecto a estudiar fueron los retrasos que se acumularon en algún desfile procesional. Se destacó la gran labor realizada por las bandas de música y especialmente a nuestra Banda de Trompetas y Tambores de la Junta de Cofradías, tanto por su calidad como por la seriedad que imprime en sus actuaciones. La participación de nazarenos ha sido otro de los datos a destacar, ya que fue muy números en todas las procesiones. En esta Semana Santa se utilizaron unos GPS de los que se han extraído una serie de datos muy interesantes a la hora de ver y resolver ciertos problemas de orden procesional. El 25 de abril se renovaba el convenio entre la Junta de Cofradías y la Diputación Provincial de Cuenca. En ese acto la institución provincial hacía entrega de la película grabada en 1928 por Tomas de Camarillo. 4 de mayo tuvo lugar la primera Junta General celebrada por la Junta de Cofradías tras la Semana Santa. En esta sesión se aprobó reformar los Estatutos que rigen la institución nazarena y se leyeron los informes emitidos por los presidentes de cada procesión. El domingo 6 de junio tuvo lugar la procesión del Corpus Christi, cuya organización, una año más, corrió a cargo de la Junta de Cofradías. La Custodia fue portada, sobre unas andas, a hombros por banceros de distintas hermandades. Este año se confeccionaron tres altares: la hermandad del Bautismo de Jesús en los Arcos del Ayuntamiento; la hermandad de María Santísima de la Esperanza en San Felipe; y la hermandad de la Santa Cena lo hacía en la curva de la audiencia. Tres magníficos auténticos retablos realizados con gran esfuerzo y vistosidad por nuestras hermandades. La procesión fue acompañada musicalmente por las voces del coro de la Capilla de Música de la Catedral. El 15 de junio se desplazaron a Madrid, para participar en la presentación del Vía Crucis que se celebrará en 2011 con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, una delega-

ción nazarena formada por miembros de la Junta Directiva de la hermandad del Cristo de la Salud (El Descendimiento) y miembros de la Comisión Ejecutiva de la Junta de Cofradías. En la Junta de Diputación de septiembre se eligió por votación entre los candidatos presentados por las hermandades al artista conquense, Antonio Mancheño “El Manchas”, como cartelista de la Semana Santa 2011. La sesión de la Junta de Diputación del mes de octubre eligió, entre los candidatos propuestos, al periodista Tico Medina como pregonero de la Semana Santa del año 2011. El 16 de octubre se firmaba en Valladolid, por parte de seis Semanas Santas españolas declaradas de Interés Turístico Internacional, entre ellas la nuestra, la Carta Patrimonio Cultural Inmaterial para la Semana Santa, que servirá para pedir a la Unesco la Declaración de Patrimonio Cultural de la Humanidad para la celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. El 12 de noviembre se celebró en Cuenca, con un desfile procesional que fue desde San Esteban a la Catedral, el Vía Crucis con la Cruz de los jóvenes y el Icono de la Virgen, en esta procesión participó la hermandad del Cristo de la Salud con su paso del Descendimiento. El 9 de diciembre se confirmaba la salida de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha de la Fundación del Museo de Semana Santa, aunque se seguirá contando con su aportación económica. La última Junta General del año se realizó el 16 de diciembre, se aprobaron las cuentas del ejercicio económico y el presupuesto para el año 2011, que tuvo una reducción de un diez por ciento con arreglo a la cantidad del ejercicio anterior. En esta sesión se aprobaba definitivamente que la hora de salida para la Procesión del Silencio sea las siete de la tarde. El 21 de diciembre se renovaba el convenio suscrito entre la Junta de Cofradías y la Universidad de Castilla-La Mancha que permitirá sufragar el importe de la edición del Programa de Semana Santa 2011 realizado por la Junta de Cofradías .


Fotografía: Enrique Martínez Gil

HABLAN LAS HERMANDADES


CUENCA

78

NAZARENA


Fotografía: Juan José De Julián Rabadán

HABLAN LAS HERMANDADES

IV Encuentro de Música Sacra “Soledad de San Agustín” Por Fco. Javier Burgos Fernández “El que escucha música siente que su soledad, de repente, se puebla.” (R. Browning). El próximo 2 de abril se celebrará la cuarta edición del Encuentro de Música Sacra “Soledad de San Agustín”. Este año se abre una nueva línea argumental, convirtiendo el concierto en un “encuentro de escolanías”. Y nada mejor para comenzar, que poder contar con la presencia de la Escolanía del Real Monasterio de El Escorial que actuará junto a la Escolanía Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín. Desde la Venerable Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad (vulgo de San Agustín) se buscaba la fórmula que permitiera dar mayor realce a los actos que, cada Cuaresma, tenían lugar en honor de las Sagradas Imágenes que representan “El Encuentro de Nuestra Madre con Jesús Camino del Calvario” y, en especial, su titular la Imagen de la Virgen de la Soledad. 2008 fue el año en el que una idea, un sueño, un anhelo, se hicieron realidad: El I Encuentro de Música Sacra “Soledad de San Agustín”. Un concierto que contó con el esfuerzo y la ilusión de cuantos participaron aquel 1 de marzo de 2008: El Coro del Conservatorio de la Diputación de Cuenca, la Capilla de Música de El Salvador y Santiago, la Capilla de Música de la Catedral de Cuenca y la Escolanía Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín. Posiblemente, esta última formación vocal fuera el origen de la idea. La Escolanía, fundada en el seno de la Hermandad, había abierto a todos sus hermanos la posibilidad de recibir ese magnífico regalo que es la música a través de las voces de los más pequeños. Su participación en los actos litúrgicos —fundamentalmente en la Iglesia Parroquial de El Salvador— servía ahora de instrumento para iniciar la andadura de una actividad que hoy tiene su espacio en la vida cultural de la ciudad, durante estas fechas previas a la Semana Santa. No basta con escuchar la música, además hay que verla. Y que mejor marco para el desarrollo de los “Encuentros” que una iglesia

tan emblemática para los conquenses como es la Iglesia de El Salvador, que da cobijo desde el año 1835 a la Virgen de la Soledad (vulgo de San Agustín); una de las imágenes que cuenta con más devoción en Cuenca y en su Semana de Pasión, venerada por sus hermanos y contemplada de una forma muy especial por todos los que se acercan el día elegido para la realización del concierto. Sola en el Altar Mayor, de luto riguroso, sin más adorno que la enorme belleza que emana desde la tristeza que tan bien supo interpretar el escultor Federico Coullaut-Valera, la Virgen de la Soledad preside hermosa, serena y callada cada uno de los encuentros. A la primera edición del Encuentro de Música Sacra “Soledad de San Agustín” le sucedió, un año más tarde, la segunda edición. Igual escenario y localización, así como continuidad en la idea original: Considerar el concierto como un acto de coincidencia de varias agrupaciones unidas en la interpretación de composiciones de música sacra. Esa edición del año 2009 introdujo una novedad: La Capilla de Música de la Catedral de Cuenca, la Schola Cantorum y la Escolanía Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín, interpretaron una obra común: El Réquiem en Re menor, opus 48, de Gabriel Fauré, una de las más populares y complicadas misas de réquiem que se conocen. El “Encuentro de Música Sacra” pasaba a ser una realidad, se afianzaba como parte de los actos de culto organizados desde la Hermandad y llegaba a los conquenses como una opción que se iba consolidando, entre los amantes de la música en general y los nazarenos de la ciudad en particular, aunque es cierto que faltaba esa “nota” que le sirviera de identidad de forma definitiva. El 13 de marzo de 2010, cuando en la ciudad se empezaba a sentir la primavera y a respirar ese olor a cera que parecemos percibir los nazarenos al sentir tan próxima la Semana Santa, se celebró el concierto correspondiente a la tercera edición del Encuentro de Música Sacra “Soledad de San Agustín”. En esta ocasión, se interpretó el Stabat Mater de Giovanni Battista Pergolesi y


NAZARENA

Fotografía: Juan José De Julián Rabadán

CUENCA

80

se contó con la participación de la Escolanía Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín, acompañada por dos solistas (soprano y mezzosoprano) y una orquesta de cuerda reducida en número para conseguir que la representación tuviera lugar, como así fue, en la Iglesia Parroquial de El Salvador. Se mantenía, de esta manera, el formato elegido en la edición del año 2009 y se observaba un denominador común en todas las ediciones celebradas hasta ese momento: La presencia de los niños de la Hermandad integrados en su Escolanía. Los niños, ese fiel exponente de la ilusión que ha movido a los organizadores de los “Encuentros de música sacra”, se han convertido en el eje central de la opción elegida para la celebración de la cuarta edición que tendrá lugar el próximo 2 de abril del presente año, en la Iglesia de El Salvador, como hasta ahora. Y una vez más, el esperado momento tendrá lugar al finalizar la Santa Misa en la que todos, fieles, nazarenos, hermanos, podremos contemplar la silenciosa y triste mirada de nuestra Virgen, sola, de negro, adelantándose a los acontecimientos que están a punto de suceder y que mantienen su dolor y sufrimiento a través de los tiempos. El IV Encuentro de Música Sacra “Soledad de San Agustín” va a contar con la presencia de dos agrupaciones de niños: La Escolanía del Real Monasterio de El Escorial y la Escolanía Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín. Juntos, intentarán hacer un paréntesis de paz, a través de la música, dentro de la agitación que, a nivel mundial, estamos viviendo estos días. La Escolanía del Monasterio de El Escorial está formada actualmente por un grupo de niños cantores cuyas edades oscilan entre los nueve y los dieciocho años. Su finalidad ha sido siempre intervenir en la liturgia que tiene lugar en la Real Basílica y en

aquellos actos relacionados con la Casa Real de España y con la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. La solidez en la formación y la calidad de sus interpretaciones, fruto de un gran trabajo, se ven reflejados en los discos que tienen grabados con temas propios de su repertorio, así como en colaboraciones importantes en discos de otros artistas. La Escolanía Escurialense ha cantado junto a las mejores formaciones musicales de España: Orquesta y Coro Nacional de España, Orfeón Donostiarra, Orquesta y Coro de la CAM, coro de la Universidad Politécnica, Escolanía de Montserrat, Orquesta y Coro de RTVE, Orquesta Sinfónica de Sevilla, Grupo de Música Alfonso X el Sabio, Real Capilla Escurialense... Han sido numerosísimas las ocasiones en que han actuado para SS MM los Reyes y otras personalidades tanto españolas como extranjeras. Actualmente, la Escolanía ha completado su discografía con un repertorio muy variado, desde las obras de zarzuela de Chueca, hasta el Oficio de Navidad de Victoria, recogiendo y ampliando la herencia de alguno de sus grandes éxitos como “El Bosco” y “Panis Angelicus”. Asimismo, ha colaborado en montajes de grandes artistas como Víctor Manuel, Nacho Cano,… y en obras de gran relevancia como el himno de la próxima Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Madrid el próximo mes de agosto. La Escolanía Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín empezó su andadura en Septiembre de 2005, por iniciativa de la Junta de Diputación de la Venerable Hermandad a la que pertenece.. Su primera aparición pública fue en la Misa de Navidad de ese mismo año, celebrada en la iglesia de El Salvador, iniciando así un fructífero camino que ha quedado reflejado en numerosas actuaciones, tanto en diversas solemnidades religiosas en diferentes parroquias de la ciudad, como en conciertos, encuentros de música y festivales. La “Escolanía” está consolidada como grupo, formando parte de ella niños y niñas cuyas edades oscilan entre los ocho y los dieciséis años. Su finalidad ha sido siempre intervenir en las celebraciones religiosas organizadas por la Hermandad en la que se integra, o en aquellas que se establezcan en la parroquia de El Salvador, sin olvidar la interpretación de composiciones de música religiosa o profana en conciertos, alguno de los cuales ya son tradicionales entre su público más cercano y fiel. Desde los inicios de su existencia, la Escolanía Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín ha participado activamente en la vida cultural y religiosa de la ciudad de Cuenca, llevando a cabo programas variados en sus actuaciones, entre las que cabe destacar: Encuentros de Música Sacra “Soledad de San Agustín”, Pregón de la Semana Santa de Cuenca, Ciclo “Veranos de Cuenca” 2009, II Premio de Poesía Federico Muelas, Concierto homenaje “Primer centenario del nacimiento de Federico Muelas”, o el Concierto benéfico “Un niño, una sonrisa” en la Navidad 2010. Si algo caracteriza a los niños es su entrega, sin reservas, a todo lo que les ilusiona, les motiva y, en definitiva, les hace crecer como personas. Ese es el espíritu que, a través de la música, deben contagiar a todos los que formamos parte de la Hermandad de la Soledad de San Agustín y, en general, a toda la sociedad conquense, para dar así continuidad en el tiempo a un proyecto realmente apasionante.

Escolanía del Real Monasterio de El Escorial Director: Padre José Mª Herranz Maté. Agustino

Iglesia Parroquial de El Salvador 2 de abril de 2011. 20:00 horas

Escolanía Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín Director: D. Juan Pablo De Haro Sánchez.


Fotografía: Carlos Maroto Mojonero

HABLAN LAS HERMANDADES


Fotografía:Gregorio Cubillo

CUENCA 82

NAZARENA


HABLAN LAS HERMANDADES

Honor y Responsabilidad Por la V.H. del Santísimo Cristo de la Salud (El Descendimiento)

SELECCIÓN DEL PASO EL DESCENCIMIENTO La Comisión Ejecutiva de la Junta de Cofradías solicitó, en el otoño de 2009, a la Conferencia Episcopal Española, la participación en el Vía Crucis que, con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud Madrid 2011, se va a celebrar el próximo día 19 de Agosto, de algún Paso de nuestra Semana Santa, del cual tuvo y tiene conocimiento en todo momento el Obispo de la Diócesis de Cuenca Monseñor José María Yanguas Sanz. Después de una primera comunicación en las Navidades, por parte de los organizadores del Vía Crucis, de que la Semana Santa de Cuenca no había pasado el primer corte, la Comisión Ejecutiva de la Junta de Cofradías volvió a insistir enviando un amplio dossier sobre todas la Hermandades que componen nuestra Semana Santa y de la importancia que tiene la misma en la ciudad. Por fin en el mes de febrero de 2010 reciben notificación de que la Semana Santa de Cuenca ha sido elegida y dentro de esta se seleccionaba a la Hermandad del Santísimo Cristo de la Salud con su Paso del Descendimiento para participar en el citado Vía Crucis, resaltando que únicamente se tendría participación con dicho Descendimiento, es decir que no iría ningún otro paso de nuestra Semana Santa. La Comisión Ejecutiva de la Junta de Cofradías, cita a la Junta de Diputación del Santísimo Cristo de la Salud el día 11 de febrero, donde comunica la elección de nuestro “Paso” para participar en el Vía Crucis que se celebrara el día 19 de agosto de 2011 en el paseo de Recoletos (Madrid). La noticia es acogida con gran alegría y orgullo por tal elección. Desde el primer momento la Junta de Diputación es consciente del trabajo que esta elección conlleva y la cantidad de reuniones, preparativos y encuentros que se nos vienen encima. La Comisión Ejecutiva de la Junta de Cofradías nos pide que lo mantengamos en secreto hasta que no se comunique a la General Extraordinaria de la Junta de Cofradías, hecho que tiene lugar día 15 de febrero. El día 5 de marzo de 2010 el Sr. Obispo recibe a la Junta de Diputación, donde se le manifiesta nuestra gran alegría y el honor que supone para nuestra Hermandad, representar a toda nuestra Semana Santa. El Sr. Obispo nos anima a que trabajemos dada la gran responsabilidad que dicha asistencia supone al representar a toda Cuenca y su Semana Santa con el fin de dejarla en el lugar que se merece. El 20 de marzo de 2010 y en Junta General Ordinaria ante una gran afluencia de hermanos es aprobado por unanimidad la participación de nuestro “Paso” en el Vía Crucis.

PRESENTACION DEL VIA CRUCIS JMJ MADRID 2011 Día 15 de junio de 2010 tiene lugar la presentación del Vía Crucis de la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Madrid, el 19 de agosto de 2011. Intervienen en el acto Mons. César Franco, Obispo Auxiliar de Madrid y Coordinador General de la Jornada Mundial; D. Javier Cremades, director de Actos Centrales de la JMJ; el Prof. Francisco José Portela Sandoval, Catedrático de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid; y D. Rafael Cebrián Carrillo, Hermano Mayor de la Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Murcia, en representación de las Cofradías y Hermandades que participarán en el Vía Crucis. La representación de Cuenca está formada por D. Jorge Sánchez Albendea, presidente de la Junta Cofradías de Cuenca, D. Antonio Abarca Contreras Vicepresidente de la Junta de Cofradías y Dª Esther Montón Hidalgo contadora de la Junta de Cofradías. Por parte de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Salud, asisten. D. Pablo Page, D. José Ramón Bollo, D. Mariano Navarro, D. Virgilio Cuenca y D. Leopoldo Villalba. El acto tiene lugar a las 10 horas, en la sede del Comité Organizador (Plaza San Juan de la Cruz 2 b, Madrid). Una vez hechas las presentaciones de los catorce “Pasos” que compondrán el Vía Crucis se nos comunica que estará situado entre Cibeles y Colon (Paseo Recoletos). D. José Portela hace una breve descripción de todos ellos. A continuación tiene lugar la primera reunión entre los asistentes de las Hermandades, donde se enteran de que deben correr con los gastos que ocasionen el traslado a Madrid. En las preguntas relacionadas con la logística, D. Javier Cremades, no contesta a ninguna aludiendo que en breve comenzaran a trabajar en ello. PREPARATIVOS A partir del día 15 de junio, que tiene lugar la presentación del Vía Crucis de Madrid 2011, la Junta directiva de la Hermandad, empieza a moverse en cuanto a seguros y transportes, se piden presupuestos a varias empresas especializadas en transportes especiales las principales son (GIL STAUFFER, SIT TRANSPORTES INTERNACIONALES, TRANSPORTES SINDEMORA, MUDANZAS GALLEGO, S.L.), todas las empresas vienen a ver el Paso, mandándonos todas posteriormente un presupuesto a excepción de Mudanzas Gallego, S.L.


NAZARENA

CUENCA

84

Ante lo elevado de estos presupuestos y con el fin de abaratar los precios la Junta de Diputación acuerda pedir presupuestos individuales, a tal efecto nos ponemos en contacto con José Ángel Vicente, hermano de la Hermandad y encargado de Transportes Seur, quién a partir de este momento colaborara con la Junta de Diputación; se piden presupuesto para la ida y vuelta a Madrid a las siguientes empresas: (transportes Recuenco de Cuenca, Hernández transportes y reparación de Motilla del Palancar y Transportes Ara Recuenco, S.L. de Cuenca) Las góndolas que nos ofrecen son neumáticas que es precisamente la idónea para transportar nuestro “Paso”. En lo referente al embalaje nos ponemos en contacto con el Ayuntamiento de Cuenca y con David, encargado de la Fábrica de maderas de Cuenca, en la que se comprometen a donar la madera que se deba utilizar. REUNIONES Y VISITAS El día 28 de junio varios componentes de la Junta de Diputación se reúnen con D. Vicente Malabia (Delegado de Patrimonio Cultural de la Diócesis de la Provincia de Cuenca) quién nos aconseja asegurar el paso en un millón de euros. Ese mismo día la Hermandad se pone en contacto con UMAS, Mutua de Seguros de Madrid, aseguradora aconsejada por la Conferencia Episcopal unos días después nos envían un presupuesto que es aceptado por la Junta de Diputación de la Hermandad, a la espera de conocer más detalles. El 7 de julio componentes de Junta de Diputación tienen una reunión con D. Luis Priego licenciado en Bellas Artes en la especialidad de Restauración, nos dice que está a nuestra disposición. En dicha reunión nos comenta que no es partidario de desmontar el Paso, pues ya tiene la experiencia de lo complicado que resulta montarlo de nuevo ya que fue él quien realizo la última restauración. El día 21 de julio de 2010 y con motivo de ir preparando el Vía Crucis de Madrid 2011 se celebra una reunión en el salón parroquial de la Iglesia de San Esteban a la que asisten por parte de la Organización del Vía Crucis, D. Luis Fernando Gonzalo, Director Adjunto de los Actos Centrales y D. Eusebio Lillo, Adjunto Coordinación Vía Crucis; por parte de la Junta de Cofradías de la Semana Santa de Cuenca: su presidente D. Jorge Sánchez Albendea, su vicesecretario D Francisco Javier Hevia Ceva y por parte de la Venerable Hermandad del Santísimo Cristo de la Salud: D. José Ramón Bollo, D. Mariano Navarro, D. Virgilio Cuenca y D. Leopoldo Villalba. D. Luis Fernando nos informa que están contactando con todas las Hermandades con el fin de recabar información ya que los problemas se van acumulando sin tener ninguno resuelto. Los principales puntos que se trataron son los siguientes:

Nos aconsejan que usemos la vestimenta que utilizamos habitualmente, o sea nuestra túnica pero sin capuz, aunque también lo podríamos hacer con traje oscuro. En cuanto a nuestro Paso nos dicen que las Iglesias de Madrid no están acondicionadas para que por sus puertas puedan entrar lo tronos y andas del tamaño de las seleccionadas para el Vía Crucis, y que posiblemente vayamos al actual edificio del Ayuntamiento de Madrid (antigua sede de Correos) en la plaza de Cibeles. A cada hermandad se le asignara un espacio de 30 m. por 30 m. espacio donde debemos incluir nuestro “Paso”, Los hermanos que asistan deberán tener una credencial para moverse dentro del espacio reservado para la Hermandad. En el lugar asignado se montará una carpa que contará con electricidad y que podremos usarla para iluminar nuestro Paso sin necesidad de baterías, también se contara con aire acondicionado. Sobre la velocidad en que se desfila, le hacemos una breve exposición de cómo desfilamos durante la Semana Santa. Sobre las 18,30 horas tiene fin el encuentro, quedando prácticamente todo sin determinar, nos dicen que en breve se tendrá una reunión con todas las hermandades que conforman el vía Crucis, reunión que en un principio iba a tener lugar a mediados del mes de enero, pero a mediados de febrero se sigue sin conocer fecha alguna. El 4 de noviembre nos volvemos a reunir con el Sr. Obispo para informarle de las gestiones realizadas en cuanto al transporte del “Paso“ a Madrid y solicitar su colaboración en los gastos que se puedan producir. Tras darle a conocer todos los presupuestos y las gestiones realizadas por la Hermandad se decanta por la más económica, para ello nos dice que se pondrá en contacto con D. Vicente Malabia, D. Luis Priego y D. Ángel Zornoza para asesorarnos y construir el embalaje. El 19 de de enero de nuevo somos recibidos por el Sr. Obispo donde le explicamos los avances conseguidos y en la que de nuevo nos anima a seguir trabajando. El 8 de febrero de 2011 varios componentes de la Junta Directiva de la Venerable Hermandad del Santísimo Cristo de la Salud son recibidos por D. Juan M. Ávila Presidente de la Excma. Diputación Provincial de Cuenca, donde se le explica todo lo relacionado con el Vía Crucis Madrid 2011 quién nos brinda colaboración económica por parte de esta Entidad. El 10 de febrero de 2011, de nuevo son recibidos por el Sr. Alcalde quien al igual que el presidente de Diputación se compromete a colaborar con la Hermandad. La Hermandad es consciente del trabajo que resta por realizar y el esfuerzo que supone el honor de representar la Semana Santa de Cuenca, que como todos sabemos es de Interés Turístico Internacional.


Fotografía: Gregorio Cubillo

CUENCA 86

NAZARENA


HABLAN LAS HERMANDADES

VIII Concurso Literario Asociación Cultural “Soledad del Puente”

Pregón Juvenil Semana Santa de Cuenca 2010

La Rueda del Tiempo

Por Rocio Burgos Álvaro

Pronto ya, la oscuridad y el letargo de tan adormecida ciudad son interrumpidos por unas luces que van iluminando lentamente y hacen recordar la venida de la primavera. La rueda del tiempo no cesa de girar, inexorablemente. El viento, que divertido hace volar las hojas secas y de tonos anaranjados y ocres; la lluvia, que cae al inmenso río como lágrimas de los ángeles que quedan para siempre prisioneras en el fondo. Tras largo rato, el otoño se ha dormido y ha dado paso al gélido invierno. Frío, nostalgia de tiempos que fueron más cálidos y que ahora quedan en largas horas al lado de la chimenea, donde la alegría del reencuentro flota en el aire para tan festivas fechas en el nacimiento de Jesús. Ahora, pequeño e ingenuo, inocente y bondadoso, no sabe que su final no queda muy lejano; ni siquiera intuye que su desgracia y su dolor serán nuestra salvación. El mundo espera su venida sin saber quién es Él en realidad, pendiente de un simple signo que nos guíe hasta su verdad y sus palabras sean aliento de esperanza. Duerme niño, duerme, el mañana aún está por llegar. Duerme mi rey, tú, que de tan humildes orígenes eres, nos abrirás los ojos y te alzarás por encima de nosotros tras haber logrado nuestra salvación… Tras esta sentencia, los árboles, desnudos y solitarios, alzaban sus ramas al viento, pidiendo clemencia por tan tierno niño mientras, tres magos, se acercaban a Belén para entregar sus presentes a Jesús, reconociéndolo como el verdadero rey del mundo. Atrás quedaba la envidia, el egoísmo y la vanidad del cruel Herodes, que pedía la búsqueda de ese rey que le intentaba quitar el trono. Y la nieve empezó a fundirse, al igual que el frío de nuestros corazones. Los árboles eran protagonistas de una delicada melodía que iba in crescendo, recuperando sus ropajes en forma de flores rosadas, hojas pequeñas y puntiagudas y las amapolas, impetuosas, se hacían con el control de los campos. La vida había regresado a la hermosa ciudad, donde antes sólo había habido oscuridad. El invierno había vuelto a esconderse en su oscuro agujero, agazapado, esperando la llamada del viento frío del norte, mientras que la primavera estallaba entre los cantos melodiosos de los pájaros y el anhelo de los hombres de salir al aire libre y disfrutar. Una ciudad imponente, en la que se agazapaban ecos del pasado que querían salir a la luz, donde se recordaban primaveras floridas y lluviosas. Y esa ciudad era Cuenca, bañada por dos ríos, rodeada de las ruinas de una muralla anteriormente majestuosa, donde los chopos de las hoces habían vivido tiempos de antaño. El Júcar, cuyo torrente corría libre, siendo fiel testigo de cuanto sucedía, y el Huécar, con su corriente como una risa incesante que iba a morir en el Júcar.

En las hoces, el eco, te traía músicas de tambores roncos, trompetas de Gabriel que, triunfantes, anunciaban la llegada del Señor. Martillo y yunque acompañaban a la madre dolorosa en su peregrinación interminable y en su espera bajo el pie de la cruz, mientras duraba la angustia del hijo amado. Misereres, que evocaban al Cristo agonizante que, paciente, esperaba a su padre el Todopoderoso y todavía, suplicaba anhelante, la salvación de un ladrón que estaba colgado junto a él. Finalmente, llegaba el silencio. Los susurros callaban de las bocas incansables, el viento no movía los árboles, ni siquiera las grajas planeaban sobre la gran ciudadela. Por las empedradas calles de la ciudad, los pasos de sus gentes se detenían en iglesias que acogían sus plegarias, sus promesas y su penitencia. Era un tiempo de preparación, cuarenta días en un desierto individual, en el que cada uno debería superar sus tentaciones particulares. Así hizo Jesús cuando vio próxima su hora y decidió irse lejos de la civilización para hacer frente a sus temores, consiguiendo encontrar esa fuerza que le empujaría a hacer la obra que el Padre le había encomendado. La música era la expresión perfecta de cuanto sucedía alrededor. Una melodía que aguardaba un trágico final para un solo individuo, pero mantenía la esperanza de los pecadores en su resurrección; el esperado Mesías, el Salvador del mundo, quien traía la buena nueva a todos los que le escucharan. Un discurso maravilloso lleno de bondad y la promesa de una vida mejor más allá de la muerte. Y después de cuarenta días en el desierto, Jesús entró en Jerusalén entre vítores y aplausos acompañado por las palmas y ramas de olivo. Multitud de niños se congregaban a su alrededor: “Dejad que los niños se acerquen a mí, porque de ellos es el Reino de los Cielos”. En Cuenca, se vivía ya la semana más intensa del año. Después de los vítores, llegó el tiempo de la reflexión y con ello, el lunes santo. Un lunes lleno de oscuridad en las túnicas de los nazarenos, de silencioso paseo por las sinuosas calles del casco antiguo, del ronco tambor que con su incesante sonido, recuerda que el tiempo no se puede detener. Con cada toque de tambor, Cristo cuenta con un segundo menos de vida, y en algún momento de su agonía, se sentirá solo y perdido. “Padre, ¿por qué me has abandonado?” La Catedral, San Felipe Neri, San Andrés, El Salvador… todos son lugares de recuerdo de las palabras que Jesucristo pronunció durante su lenta y dolorosa agonía. Un Cristo que no solo es el hijo de Dios, sino que es hombre y siente dolor y duda, pero su fe en el Padre es más grande que su pensamiento de abandono. Él terminará la obra que le fue encomendada. Y mientras Cristo agonizaba lentamente, sus palabras sólo encerraban perdón. Un perdón que buscaban nazarenos de amarillo, blanco, morado, granate y verde esperanza.


NAZARENA

Fotografía: Paolo Ocaña

CUENCA

88

Jesús fue a buscar a su primo Juan el Bautista, un profeta que aguardaba al Mesías para bautizarlo. Una fiel discípula de dudosa reputación y gran corazón le seguía por Galilea: María Magdalena, mujer que lo siguió hasta el final. La madre, siempre al lado de su hijo amado, miraba con esperanza hacia ese cielo estrellado, esperando una señal que lo librara de tanta tortura y dolor. Y el infinito perdón del Cristo agonizante, dio paso al silencio, donde solo los ríos y el eco se atrevían a rasgarlo para acompañar al Salvador del mundo. La casa de un discípulo como lugar de reunión; allí, Jesús cenará por última vez, partirá el pan y beberá el vino como símbolo de lo que va a suceder. Su cuerpo será clavado en una cruz, y su sangre será derramada por el perdón de nuestros pecados. Y hablará de la traición y la negación de dos de sus apóstoles. A cambio de treinta denarios, Judas lo entregará con una seña en el huerto de Getsemaní: besará a su maestro. Pedro, piedra sobre la que se sujetan los cimientos de la Iglesia, negará tres veces a Jesucristo por temor a su propia muerte. Cristo recorrerá Cuenca como un Ecce Homo, con un trapo como capa, una corona de espinas como corona y una simple caña como cetro, poniendo en duda su autenticidad como rey. Pero Jesús es misericordioso y perdona todo porque Él es Rey de los Cielos, el Salvador del mundo, la suprema bondad… La madre, que antes miraba esperanzada al cielo en busca de consuelo, ahora llora lágrimas de amargura, mientras que Juan, discípulo de su hijo, la consuela en este duro camino hacia la muerte. Sin volver la vista atrás, el prendimiento de Jesús será una realidad, y le harán cargar con la cruz en la que exhalará su último suspiro junto a dos vulgares ladrones. Ahora, la madre ya no se lamenta. Ahora, la madre llora en soledad sabiendo que su hijo morirá pero nos salvará de tan trágico final. Viernes Santo Camino del Calvario. Madrugada fría, reflejos morados que el río recoge, turba embravecida que espera, puertas que se abren, despunta el alba… Jesús carga con la cruz mientras la turba, que antes ansiaba seguirle hasta el fin del mundo, ahora se burla de Él. Clarines, tambores roncos, palillos que al golpear escarnecen al Cristo… La madre de luto llora en soledad, ya no hay esperanza, ahora la muerte es compañera de su hijo amado. Martillo y yunque acompañan a esa madre dolorosa, expresando el dolor que ya no se puede contar. Infinita tristeza conte-

nida que sus ojos no pueden ocultar, su corazón rasgado por mil puñales, el luto la esconde, su mirada detiene el tiempo pidiendo clemencia. El tiempo pasa, nada detiene al Cristo que está más cerca de la muerte que de la vida. Lo crucifican y una inscripción reza sobre su cabeza: “Jesús Nazareno, Rey de los Judíos”. Los romanos y el pueblo se burlan de él retándolo a bajar de esa cruz que le roba segundo a segundo. Él, solo pide a su Padre que tenga piedad y, mientras agoniza lentamente, una lanza atraviesa su costado. Y cuando expira su último hálito de vida, no tiene palabras más que para el Padre que lo aguarda: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”. El cielo se oscurece, el velo del templo se rasga en dos, la tierra tiembla… En verdad era el Hijo de Dios, clama asustada la multitud. La madre, de luto, espera sola en su santuario. Y son los conquenses los que con su visita, la consuelan ante su hijo muerto. La cruz, permanece desnuda en el Cerro de la Majestad. Y es al tercer día cuando Jesús sale del sepulcro. Las caras de pesar, de angustia y de dolor se cambian por rostros sonrientes que expresan su alegría ante la buena nueva: Jesús ha resucitado. Él, misericordioso, que nos amó hasta el extremo, pidió al Padre que fuésemos perdonados, derramando su sangre y entregando su cuerpo con infinita bondad. “Porque el que pruebe mi carne y beba mi sangre, tendrá vida eterna y yo le resucitaré el último día”. Tras esta semana, el tiempo detenido en un hecho pasado, vuelve a correr y a hacerse notar por tan hermosa ciudad. Callejuelas donde, agazapados, esperan los sonidos que tanto recordamos y nunca podemos olvidar. La piedra se torna gris; poco a poco, el correr del tiempo se percibe. Las hojas de los chopos empiezan a amarillear y a caer a ese río viejo y cansado que tal vez ha visto demasiado. El viento, vive en constante melancolía, y nos hace llegar breves retazos de marchas de Semana Santa. Las personas cambian, envejecen y desaparecen, dejando una huella de melancolía tras de sí. El tiempo no se detiene. Caprichoso, sigue robándonos lentamente una vida que, como un fino hilo, comienza a romperse hasta llegar al final. Primavera, verano, otoño, invierno… Pues la rueda del tiempo no cesa de girar, minuto a minuto, hora a hora, más próximos a vivir una Semana Santa más.


NAZARENA

CUENCA

90

Anecdotario jugoso de la Hermandad del

Huerto de San Esteban Por Pedro Romero Sequí

¿Sabía usted… ...Que el origen de esta cofradía se encuentra íntimamente ligado a las del huerto de san Antón y el beso de Judas? Fue esta última la que, en 1905, instauró la procesión del Silencio y para ello, además de su paso titular, invitó a participar en la misma al huerto del jueves santo, así como el Ecce-Homo de san Miguel y una talla de san Juan evangelista –primer antecedente del paso de la Virgen con este apóstol- “para dar una mayor relevancia al cortejo”. La iniciativa cuajaría y daría lugar con el tiempo a una procesión mas o menos similar a la que ahora conocemos. ...Que la primera talla del huerto del miércoles santo fue encargada por la del beso de Judas? Fue al año siguiente, 1906, cuando su hermano don Mariano Catalina costeó un grupo de la oración en Getsemaní, obra del imaginero Joaquín Moreno Sastre, que se integraría en la hermandad del Prendimiento hasta 1923. ...Que los primeros hermanos del huerto de san Esteban lo eran también del de san Antón? El 2 de diciembre de 1923, noventa y dos conquenses, en su mayoría labradores miembros de ésta, crearon aquélla en la parroquia de san Esteban. Durante décadas, y aun hoy mismo, ambas cofradías compartieron hermanos, si bien la

primera terminó siendo integrada en su mayoría por hortelanos de las hoces y la segunda por labradores de las vegas del Júcar y el Moscas. En la actualidad, ambas se encuentran hermanadas y celebran una convivencia anual en fechas cercanas a la festividad de san Isidro, patrón de los agricultores. ...Que sus primeras constituciones fueron aprobadas por un beato? Fue en 1924 cuando, constituida la hermandad, fue erigida canónicamente por don Cruz Laplana Laguna, obispo mártir que resultó beatificado junto a su secretario Fernando Español en la mayor ceremonia al efecto registrada en la historia de la iglesia, el 28 de octubre de 2007, en san Pedro del Vaticano. Y hablando del Vaticano, ¿sabía usted que el actual papa tiene un capuz del huerto? Así es, y no tiene uno, tiene dos. Nos explicaremos: en marzo de 2009, aprovechando el recibimiento del santo padre a un grupo de conquenses, uno de ellos le hizo entrega de dos capuces en miniatura , correspondientes a los huertos de san Antón y san Esteban-, confeccionados expresamente por la camarera de este último, Gloria de los Santos. Su santidad, curiosamente, sabía perfectamente lo que recibía y no necesitó de explicación alguna al respecto: -“¡Aaah, capuchinos de la setimana santa spagnola”!- vino a decir agradecido en el instante de recibirlos.


Fotografía: Julio Palencia

HABLAN LAS HERMANDADES

...Que esta hermandad fue la primera en instalar luz eléctrica en un paso? Fue en 1927, y la incorporación de bujías eléctricas causó enorme expectación en su momento. Debido a su enorme precio, se hubo de establecer la desorbitada cuota para esos tiempos de ¡cinco pesetas anuales por hermano! ...Que las “botas negras” forman parte del uniforme de esta cofradía? Así aparecía prescrito en las primeras constituciones, y así figura todavía en el reglamento de régimen interno de las actuales, en simpático y entrañable arcaísmo de tan peculiar e insólita obligatoriedad indumentaria. ...Que fue en 1936 cuando se incorporaron por primera vez los apóstoles al grupo escultórico? Bueno, o eso se pretendió, porque lo cierto es que ese año solo se añadiría a san Pedro con la intención de incorporar a Juan y Santiago al año siguiente. El estallido de la guerra civil lo hizo imposible y no sería hasta 1953 cuando definitivamente se viera cumplido el deseo de la hermandad. ...Que el retablo “de gran belleza” que encargó fue destruido a los pocos meses? En mayo de 1936, la hermandad consagró un altar con un retablo “de gran belleza y valor artístico con el fondo pintado de paisaje de olivos”, que semanas mas tarde sería incendiado junto con las andas, enseres y demás retablos de la iglesia de san Francisco. ...Que, a pesar de todo, algunos objetos se libraron de esta destrucción? Así ocurrió con unos grupos de bronce que se usaron en los años de posguerra, así como la diadema, el cáliz y los cetros de plata que han llegado a nuestros días y se siguen usando en la procesión de miércoles santo.

...Que 1941 fue el año en que primeramente desfiló el actual conjunto escultórico? Eso se deduce del contrato firmado con el escultor Luis Marco Pérez, y por un montante de ¡cuarenta mil pesetas!, pero lo cierto y verdad es que solo tuvo acabadas las imágenes de Jesús y el ángel que desfilaron en unas andas que se usaban para el corazón de Jesús. ...Que las imágenes fueron expuestas al público en un escaparate de la capital? Fue en ese año, cuando las esculturas de Jesús y el ángel se expusieron a la pública admiración de los conquenses en la “casa-comercio” de don Federico Sáiz, establecimiento situado en la esquina entre el parque de san Julián y la actual calle de san Esteban, alguno de cuyos descendientes sigue siendo hermano, por cierto. ...Que se conserva la lista de los primeros banceros tras la contienda civil? Resultaron designados mediante sorteo, pagaron cinco pesetas cada uno y su número fue de ¡dieciséis! ...Que para ingresar en la misma se era muy estricto? O al menos eso es lo que se desprende de las primeras actas, en que se sometía a los solicitantes a estudio “teniendo en cuenta el modo de vivir y las circunstancias que concurrieran... así como los buenos antecedentes y dotes religiosas” del aspirante. ...Que a pesar de ello, desde los primeros tiempos contaba con banceros de alegre comportamiento? Ya desde 1944 se suceden las amonestaciones. La primera, por “beber zurra en unas botellas en el momento de salir el paso del Palacio Episcopal” -suponemos que durante el descanso-, y las siguientes por “falta de obediencia al acuerdo de no volver el paso salvo cuando previamente hubiera


NAZARENA

CUENCA

92

Nazarenos del huerto hacia 1960. En primera fila, Paco Jiménez (segundo por la izquierda), secretario durante treinta años y de honor hasta su muerte.

sido autorizado.” Las subsiguientes, claro está, lo serían durante décadas y hasta hoy en día por “bailar” el paso más o menos en exceso.

restos mortales recién trasladados a Cuenca. “El huerto es el que más pesa, con diferencia” era la frase que repetían los voluntarios que participaron en la tarea.

...Que la primeras reuniones tenían lugar en las sedes sindicales agrarias de la ciudad? Primeramente en la casa Nº 9 de la Puerta de Valencia, y después en la Nº 7 de la plaza del Generalísimo, para terminar en el primer piso del Nº 1 de la calle José Cobo, todas ellas sedes de la “Hermandad Sindical de Labradores y Ganaderos.”

...Que se conoce más o menos fielmente el peso del conjunto que desfila? Con motivo de la restauración de 1995, y tras pasar por la báscula industrial correspondiente, se echaron cuentas de su peso de la siguiente manera: esculturas, andas, forja y tronco del olivo: 1.400 Kg; banzos laterales: 50 Kg, cada uno; banzo central: 25 Kg; baterías y generadores eléctricos: 150 Kg. Total: 1.675 Kg. Si a ello añadimos las ramas frescas de oliva natural y los complementos, los banceros podrían soportar alrededor de 2.000 Kg en cada procesión. O lo que es lo mismo: 42 Kg por bancero, que no está nada mal.

...Que el poeta Federico Muelas era hermano del huerto de san Esteban? El gran poeta conquense solicitó su admisión, siendo dado de alta el 30 de mayo de 1948. En 1963 le correspondería ser hermano mayor y, con este motivo, obsequiaría a la hermandad con su más bella composición dedicada a la semana santa de cuenca: “La santa oliva del Huerto cierne luz de luna llena... Sois vosotros hortelanos orfebres de la ribera...” ...Que el escultor Luis Marco Pérez también lo era? Se le designó tras la restauración de las imágenes y tras un grave percance que ahora veremos: en 1953 se incorporan al paso las imágenes de los apóstoles, cambiándose las andas por otras mayores que sufrieron varias reformas, añadiéndose complementos cada vez más pesados. Desde 1954, los 32 banceros advertían del gran peso que está adquiriendo la mole y en años sucesivos no es posible encontrar a quien pague por llevarla a hombros como hasta el momento... Finalmente, en la procesión de 1966, el paso cae al suelo estrepitosamente, sufriendo graves desperfectos de los que resultó testigo el propio escultor, que, gratuitamente, se brindó a su restauración en pago de la cual se le designó hermano de honor. Curiosamente, ya desde diez años antes, se acuerda “prohibir terminantemente volver el paso a nadie, por el excesivo peso que tiene el paso y en evitación de que ocurra algo desagradable.” Estos presagios, como hemos visto, se hicieron realidad. …Que los “banceros de la oración” son los que más peso soportan de la semana santa conquense? O al menos eso es lo que vino a convenir el más de medio centenar de conquenses de diversas hermandades que se encargó de transportar la casi totalidad de imágenes de Marco Pérez a la catedral con ocasión de su funeral ante sus

…Que la envergadura del paso obliga a girar las imágenes en la calle del Peso? La curva entre las calles Solera y Peso obliga a girar la imagen del ángel, y para ello dispone de un ingenioso mecanismo, con volante incluido, bajo las andas. Al llegar a la calle Andrés de Cabrera, el ángel recupera su posición original. ...Que hasta 1950 se pagaba a los hermanos de fila? Tan escasa era la participación, que se gratificaba con unos boletos canjeables por unas pesetas a los nueve o diez acompañantes que asistieran al desfile con tulipa. Este dato resulta todavía mucho mas relevante si se tiene en cuenta la afluencia registrada en las filas de los últimos años, y que ronda muy de cerca el millar de participantes. ...Que durante cerca de veinte años no recibió el paso culto alguno? Con motivo de la demolición de la antigua iglesia de san Francisco en 1962, el paso y los enseres pasaron a guardarse en unos locales de la calle Yesares, en el barrio Pozo de las Nieves, y posteriormente en la antigua iglesia de san Andrés habilitada como almacén de pasos procesionales. No fue hasta 1972 cuando se volvió a instalar al culto en el nuevo templo de san Esteban, saliendo ya ese año desde éste, siendo “bancero mayor” –que así se denominaba al capataz- el entrañable Julián Sáiz Peñalver, ya fallecido. ...Que tuvo un secretario vitalicio? Se trató de Francisco Jiménez. Se hizo cargo de la secretaría tras la contienda civil y se mantuvo en el puesto hasta 1971 en que, alegando motivos de


HABLAN LAS HERMANDADES

edad, dejó el mismo. La asamblea, reacia a su marcha, lo aclamó al instante “secretario de honor perpetuo”, garantizándose así que, siquiera honoríficamente, siguiera en su puesto hasta su muerte unos años más tarde. Paco Jiménez constituía toda una institución en la sociedad conquense de por aquel entonces: a su relevante puesto profesional –secretario de la audiencia provincial- , unía la tarea menos prosaica de recorrerse casas y establecimientos en busca de banceros para el año en curso, debiendo acudir las más de las veces a pùros y otras dádivas no menos atractivas a costa de su propio bolsillo: dos pesetas o un duro, según los casos. Le sucedió en la secretaría el inolvidable Luis Villanueva, que ejerció el puesto durante veinte años con no menor brillantez y dedicación que su antecesor. ...Que los banceros del huerto “se amotinaron” un miércoles santo”? Antes de narrarlo conviene trasladarse al aquellos años en que la organización de los desfiles contaba de una frescura y espontaneidad desconocidas ahora. Fue en 1973, cuando, a la llegada a la plaza mayor, la procesión se suspendió por lluvia. Los banceros, con su capataz al frente, decidieron acometer la bajada, desafiando la advertencia en contra de ayuntamiento y junta de cofradías. Fue el único paso que desfiló a la bajada, sin música ni presidencia ni más acompañamiento que el guión y las filas de los hermanos más incondicionales. También desde las aceras por un nutrido grupo de espontáneos que se permitía jalear a los banceros continuamente, dando ánimos y provocando pasajes más o menos bullangueros. En la plaza de Canovas, la policía local obligó, amenazando con la fuerza, a los banceros a desviarse por las calles adyacentes de manera que no desfilara por Carretería, que, por entonces era la calle de más alcurnia para todo desfile que se preciase. ...Que fue este el motivo del enorme crecimiento de la hermandad? O así lo hace pensar el acta de la siguiente junta general, en que reconoce que “acudió gran número de hermanos y jóvenes” dispuestos a inscribirse y subastar por el banzo –hasta entonces había de irse por las casas buscándolos voluntarios tal y como ya hemos visto-, registrándose pujas de hasta cuatrocientas cincuenta pesetas, muy respetables para la época. A partir de esa fecha, el crecimiento resultó imparable hasta nuestros días en que las subastas del huerto son las más concurridas de todas las de semana santa conquense.

...Que era un almendro, y no un olivo, lo que figuró durante tiempo en el paso? Hasta bien entrada la década de los setenta del pasado siglo, el tronco que permanecía en el paso era de un almendro. A éste se le insertaban luego las acostumbradas ramas de oliva. Primeramente se traían ¡desde Buenache de Alarcón!, costeando el transporte el recordado don Juan Pedro Machetti López. En la actualidad se traen desde la cercana finca de El Quinto, situada en la falda meridional del cerro del Socorro. ...Que la hermandad dispone, asimismo, de un olivo original de Getsemaní? Se trata de un brote traído expresamente desde Tierra santa por fray Teodoro López, OFM, en 2007. A su momento no levantaba medio palmo del suelo y en la actualidad se alza por encima del metro y medio del altura, y se encuentra en el claustro de las MM. Concepcionistas de la Puerta de Valencia. No sabemos si un día –todo apunta a que sí- sus ramas servirán para poblar la oliva de nuestro paso. Las herederas de aquellas otras que presenciaron la agonía de Jesús en el huerto que un día lo fue de Getsemaní y ahora también lo es, con todo derecho, de san Esteban, de aquí. …Que la banda de música de Cuenca es hermana del huerto? Como consecuencia de los vínculos surgidos con motivo de la celebración del tradicional concierto de marchas procesionales a cargo de esta agrupación musical, se decidió el hermanamiento entre ambas entidades. Era director de la banda el maestro Aurelio Fernández-Cabrera y, por una de esas casualidades de la vida, resultaría su sucesor Juan Carlos Aguilar, un hermano del huerto de hondas raíces familiares en la cofradía. El primer concierto se organizó con motivo del L aniversario de la reinstauración de nuestros desfiles de semana santa, y sin ningún ánimo de continuidad, pero fue tal el éxito alcanzado y tan calurosa la acogida que, cuando estas líneas vean la luz, estará a punto de celebrarse su XXI edición. ... Bien, y hasta aquí, y por el momento, desgranamos esta breve retahíla de anécdotas -jugosas unas veces, curiosas otras, entrañables siempre- de una de las hermandades de nuestra semana santa. Muchas otras, y bien suculentas, se habrán sucedido a lo largo de los años en esta y en el resto cofradías. Sirvan estas pocas de muestrario en homenaje de todas ellas y de los protagonistas que las hicieron posible: todos los conquenses que por su semana santa, la nuestra, se desvivieron.


Fotografía: Julio Palencia

CUENCA 94

NAZARENA


Fotografía: Enrique Martínez Gil

CUENCA 96

NAZARENA


INVESTIGACIÓN

Por Antonio Pérez Valero

Todavía no debe haberse secado la tinta de las rotativas en que fue impreso mi ultimo trabajo de investigación “La Cuenca Nazarena hasta el Siglo XX”, cuando el duende de los archivos, pone a mi disposición nuevos documentos, conservados en el Archivo Diocesano conquense, sin catalogar, ni clasificar, y que arrojan nueva luz al pasado de nuestros desfiles. En el mencionado estudio comento la existencia de una cofradía del Santo Sepulcro, según se deduce de la testamentaria de Catalina Ramírez en el año 1676, en la que hace referencia a que su primer marido había sido de la hermandad y cofradía del Entierro de Cristo en el Convento de Nuestra Señora de la Merced. Pues bien, los documentos a que anteriormente hacia referencia arrojan algo de luz sobre este particular y por su importancia y curiosidad los trascribo completos, para pasar posteriormente a analizar las innovaciones que nos presentan. El primero de ellos esta fechado en 1671 y el segundo en 1686: “Mathias Charfole vecino de esta Ciudad y Hermano Mayor que a ssido de la Hermandad antigua del Santo Sepulcro, sita y fundada en el Monasterio de Nuestra Señora de la Merced de esta Ciudad de Cuenca, ante V.M. por esta parezco y digo: Que mucho tiempo a, casi de inmemorial que en dicho Monasterio se fundo una Hermandad que se intitula del Santo Sepulcro cuya principal función era la celebración del Entierro de Jesucristo que hoy día se celebra en dicho Convento haciendo procesión por su distrito el Viernes Santo y predicando antes el sermón de La Soledad de Nuestra Señora con asistencia decente a la dicha función de los hermanos y cofrades de dicho Santo Sepulcro, la cual hermandad fundada con licencia del Señor Provisor que por entonces era, se atenuó con los tiempos de manera que vino a quedarse solo en dos hermanos, los cuales reformaron y reedificaron algunos años a que cada día se han alistado nuevos hermanos para que dicha cofradía y hermandad no se acabe. Hoy día se halla la cofradía con alguna cera, dineros y otras limosnas que se han ido juntando y asentando en el libro de ella el cual se entrego a Joseph de Peñalver el libro como Hermano Mayor, el cual libro, cera y las otras limosnas no quiere entregar como temiendo no se le pidan cuentas, de que se sigue notable detrimento y menoscabo a la dicha Cofradía, atento a lo cual pido y suplico a V.M. se sirva de mandar con sus censuras a dicho Joseph de Peñalver entregue dicho libro para que por el se vea la persona o personas en cuyo poder paran dicho bienes de la Cofradía. Por ser como es sobre tan del servicio de Ntro. Señor. Pido Justicia y costas para ello.” Y lo firma en 1671.


Fotografía: Enrique Martínez Gil

CUENCA 98

NAZARENA


INVESTIGACIÓN

El segundo, también un pleito ante el Provisor General dice así: “En la ciudad de Cuenca, a veinte y seis días del mes de marzo de mil seiscientos y ochenta y seis años. Ante el licenciado Don Diego Maldonado de León Provisor general de dicha Ciudad y su Obispado, se presento la petición siguiente: Juan Antonio García, vecino de esta Ciudad de Cuenca, hermano mayor del Santo Sepulcro sito en el Convento de Nuestra Señora de la Merced redempcion de Cautivos Della. Por mi y en nombre de los demás hermanos, o por mi proveer en la forma que mas haya lugar ante Vm parezco y digo que la fundación de esta Hermandad es tan antigua que pasa de trescientos años desde cuando hasta ahora se ha observado y guardado por costumbre inmemorial, que dos hermanos de ella todos los días de Viernes Santo de cada un año pidan limosna desde las siete de la mañana hasta acabada la procesión suya de la tarde por convertirse en la que se da para el sermón: velas a la comunidad y otros gastos y no alcanzando la suple el hermano mayor que por tiempo es, por no tener rentas ni otros medios la dicha hermandad y ser un acto de amor de Dios y conmemoración de su enterramiento. Y siendo así lo referido no tan solo ahora sino es desde que se observa ser de día las Procesiones, el Cabildo de San Nicolás sito en el Convento de San Agustín de la dicha Ciudad han pretendido y pretenden que no se pida por dicha Hermandad la dicha limosna y sobre ello muchas veces han ajado de palabra y obra a las personas que la recogen con el supuesto de decir se la quitan a su Cabildo, cuando no les es permitido pedir en semejante día sino es desde que sale de dicho convento su procesión que comúnmente es a el amanecer y vuelve a el que con poca diferencia son tres o cuatro horas y no mas, sin pasar a pedir como lo hacen lo restante del día, que por ir cubiertos y no hablar así estos como los que piden para dicha hermandad del Sepulcro y sin insignia alguna y con un mismo vestuario, no se distingue para quien se pide y para obviar ocasiones y lances que pueden resultar que no son convenientes en tiempo alguno y mas en semejante día.. Pido y suplico a Vm se sirva dejando de su acostumbrada piedad, de mandar se despache su mandamiento con censuras precisas y otras penas contra el Piostre y Cabildo de San Nicolás referido para que ahora y en tiempo alguno no impidan ni estorben a dicha hermandad del sepulcro pedir dicha limosna y solo use de pedir dicho cabildo la suya en su tiempo y para que no se entrometan unos pedidores con otros lleven insignia diferente en que se conozca para quien y que efecto se pide que en ello hará Vm una obra muy del agrado de Dios Nuestro Señor y en todo justicia ut supra y en lo necesario juro.” La determinación del Sr. Provisor General, fue la siguiente: “Presentada, el Señor Provisor mando se guarde la costumbre de viene sobre el pedir limosna los Cabildos que refiere la dicha petición y se despache mandamiento con censuras para que ninguno exceda en el tiempo de debe pedir y lleve cada Cabildo o Hermandad su insignia bajo de dichas censuras. Y el que no llevare dicha insignia no pida limosna pena de excomunión mayor, Para lo cual despacho y notifique a dichas Peostre o Hermandad Mayores. Cumplan la demanda.” Conocida esta documentación, mi curiosidad me guía hacia el Monasterio de Nuestra Señora de la Fuensanta o de Mercedarios Calzados. Monasterio del que Martín Rizo en su Historia de Cuenca editada en 1627, al relacionar los Monasterios existentes en Cuenca dice: “El que llaman el Monasterio de la Merced, es famoso, sus primeros fundadores tengo por cierto fueron los Caballeros Jarabas, o por lo menos le han restaurado, y hecho ilustre con su Capilla, y entierro.” Estos dos documentos, abren una nueva ruta de investigación sobre nuestra tradición, aportándonos novedades que hasta ahora no nos habíamos planteado

La primera de ellas es encontrarnos con una nueva cofradía. La Hermandad del Santo Sepulcro, de la que no existía ningún tipo de referencia, que desfilaba en la tarde del Viernes Santo, puede ser que completando el desfile del Cabildo de Nuestra Señora de la Soledad sito en la Parroquial del Salvador, aun cuando nos quedaría por interpretar la mención de que la procesión se efectuaba “por su distrito”. Recordemos que el Monasterio se encontraba situado en las proximidades de la fuente de la Fuensanta en el barrio de San Antón y que no seria hasta 1684 cuando recibiría la casa propiedad de los Marqueses de Cañete, para posteriormente trasladarse a la Plaza que hoy lleva su nombre junto al Seminario de San Julián. Llama la atención, que en las primeras noticias que tenemos del Cabildo de Nuestra Señora de la Soledad sito en El Salvador y de las distintas obras que se realizan en su capilla del Salvador, se menciona siempre el altar dedicado a la Virgen e incluso la ampliación de la Capilla para darle mejor cabida a dicha talla. Pero en ningún momento se hace mención alguna a la colocación en la misma de la talla de un Cristo Yacente. El Cabildo de Nuestra Señora de la Soledad nace con este nombre, seria lógico pensar que si desde el momento de su creación tuviese esta talla del Yacente, no se hubiese denominado únicamente como Cabildo de la Soledad, máxime si tenemos en cuenta que litúrgicamente siempre tendría prelación la advocación del Santo Sepulcro. Que motivo existe, para que se provoque un choque de intereses entre el Cabildo de San Nicolás de Tolentino y la Hermandad del Santo Sepulcro, y sin embargo no se cree el mismo conflicto con el Cabildo de Nuestra Señora de la Soledad. Al trasladarse el Convento al interior de la Ciudad, ¿Pudo existir alguna unión entre ambas cofradías, similar a la que conocemos se efectuó en 1723, entre las Hermandades de San Juan Evangelista sitas en los Conventos de San Agustín y precisamente de la Merced? También es significativo que en el inventario de las pertenencias del Convento de Mercenarios Calzados, formado por D. Valentín Collado Recuenco, cura de la Parroquia de Santa Maria de Gracia, formado el 26 de junio de 1821, figura inventariado con el número 47, un altar con las imágenes de Ntra. Sra. De la Soledad y Santo Sepulcro. Si interpretamos literalmente lo comentado sobre esta cofradía, en el segundo de los documentos, estableceríamos que se encontraba cumpliendo con sus menesteres procesionales al menos desde 1386 (el documento esta fechado en 1686). El Monasterio fue fundado en el siglo XIV. Pero son más las deducciones que su lectura de estos documentos me sugiere: La procesión del Cabildo de San Nicolás de Tolentino se inicia en la madrugada, siendo su duración entre tres y cuatro horas. Tiempo muy dilatado para la época a que nos trasladamos y al tipo de ciudad que Cuenca debía ser en aquellos finales del XVII. Muchas veces me he preguntado las diversas obligaciones de los peostres, y ahora conocemos parte de su la misión, así como el destino de las limosnas que se recaudaban durante el día (compra de cera), siendo a costa del Peostre completar de su peculio particular el importe restante hasta totalizar el costo de cera a adquirir. Aun cuando no se detalla la composición de la uniformidad, si indica que es idéntica tanto para el Cabildo de la madrugada como para la Hermandad del atardecer, siendo quizás su sentencia la que origine el que posteriormente cada cofradía se identifique con un escudo (unos y otros pedidores lleven insignia diferente). Así pues una nueva historia que añadir a las incorporadas en mi reciente publicación comentada y que nos ayudara a mejor comprender nuestros orígenes, ampliando ese maravilloso puzzle de nuestra tradición nazarena.


Fotografía: Archivo Junta de Cofradías

CUENCA

100 NAZARENA


INVESTIGACIÓN

¡No lo olvidéis nunca! Por Ramón Benítez Díaz

Juan Antonio Benítez González nació en Cuenca, el 16 de febrero de 1896. Fue también Paco para sus familiares y amigos. Ya con 16 años de edad es nazareno y hermano de las cofradías de El Prendimiento, Nuestro Padre Jesús Nazareno del Puente, Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Salvador, Stsmo. Eco-Homo de San Miguel y de Nuestra Señora de la Soledad del Puente; unos años más tarde se haría hermano de San Juan y la Virgen. Durante los años 1915 y 1920 participa activamente en la Semana Santa de Cuenca ayudando en la organizaci6n de la misma, como también en la Comisión de Festejos para la recaudación de fondos que mejorarían los desfiles procesionales. Está totalmente volcado con la Semana Santa de Cuenca y se da de alta como hermano en las cofradías del Cristo de los Espejos y de Nuestra Señora de las Angustias, colaborando eficazmente en todas y cada una de las hermandades a las que está afiliado, incluso llegando a formar parte de las Juntas de Diputación de las hermandades de Nuestro Padre Jesús Nazareno de “El Salvador”, el Prendimiento y de Nuestro Padre Jesús Nazareno del Puente. En el año 1931, con el advenimiento de la II República tiene lugar en España un gran cambio político que repercute en toda la vida nacional y, como es natural, también en la Semana Santa de Cuenca, joya mística de amor y oración, que sufre la regresión de sus desfiles procesionales. Aunque lo peor ocurriría durante la Guerra Civil (1936-1939), cuando fueron interrumpidos. Siendo la Semana Santa del año 1936 la última celebración pascual de esta época.

Durante toda su vida no faltó a ninguna de las actividades organizadas antes, durante y después de la Semana de Pasión: Fue Hermano Mayor de diversas hermandades, secretario, depositario, representante ante la Junta de Cofradías -de la que fue secretario, como veremos más adelante-, bancero perpetuo, por méritos, y luego por subasta hasta el año anterior de su fallecimiento (1963), de la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Salvador, y de ésta y de otras tantas, Hermano de Honor, nuncio ocasional, carpintero, albañil, pintor, electricista, sastre; formó parte de comisiones y viajes por la provincia de Cuenca y fuera de ella y organizador de funciones religiosas. En el año 1934, es hermano de la Cofradía de San Juan Bautista y de Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna -amor y orgullo de su mujer durante toda su vida-. Gran trabajo del matrimonio en pro de la Semana Santa de Cuenca en los difíciles y problemáticos años de la II República Española, llegando a ser del grupo de cabeza en esta admirable tarea. Y todo hecho sin jactancia, ni vanagloria, por amor sublime a Cuenca y a su Semana Santa. La Guerra Civil Española trajo consigo un gran paréntesis en cuestiones religiosas, y cuando terminó hubo que partir de cero porque todo se había destruido. Se empezó a trabajar con ardor y esfuerzo para recuperar la gran Semana Santa conquense y lo que al principio parecía imposible, fue, poco a poco, tomando entidad e incluso mejorando y superando lo anterior. Fue una labor titánica de un grupo de personas abnegadas y esforzadas entre las que encontraba Don Juan Antonio Benítez Gon-


CUENCA

102 NAZARENA

zález. Hoy en día, la Semana Santa de Cuenca es un noble orgullo para los todos los conquenses y espejo para los de fuera, llegando a ser declarada de Interés Turístico Internacional. Aquel grupo de personas fueron, sin duda, la gran semilla de la postguerra para que fructificara en lo que es en la actualidad. En aquellos tiempos, la familia Benítez-Díaz vive en el número 5 de la calle González Francés de Cuenca (más conocida por calle de las Tablas). Domicilio que pronto se convertiría en el “cuartel general” de la Semana Santa conquense: habitaci6n permanente de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Salvador y “posada” abierta a todos los que acudían; fue el “gran taller” de la Semana Santa, pues allí se arreglaban y se confeccionaban túnicas, capuces, cucuruchos de cartón, escudos, cordones, rosarios, resoli,… y no para la familia, no, sino para todos aquellos que les hiciera falta; incluso se llegaron a bordar los escudos para guiones y estandartes -por ejemplo, el de Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna y el de Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Salvador-. La casa de don Juan Antonio era también el almacén donde se guardaban horquillas, hachones, almohadillas, libros, trajes de romanos, sabanillas, coronas, potencias,… y hasta imágenes. Servía de punto de encuentro donde se acudía para que todo estuviera listo antes de las procesiones, y, una vez realizados los desfiles, se volvía a guardar todo, bien limpio y ordenado, hasta el año siguiente. Vieja Casa de la calle de las Tablas, testigo fiel de reuniones, coloquios, charlas, proyectos e ideas de mejora, cenas de hermandad después de la puesta y quita en andas de las Sagradas Imágenes de Nuestro Padre Jesús Nazareno y del Cirineo, y de Jesús Caído y la

Ver6nica -su mujer era la camarera-;… pudo llegar a ser la sede de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Salvador, pero a pesar de haber hecho un sin fin de gestiones, finalmente fracasaron, ¡Cuánto se hubiera alegrado él desde el cielo! Últimos días del mes de marzo de año 1939, prácticamente acababa de terminar la Guerra Civil Española, y ya, un grupo de conquenses se reunían en una casa particular para intentar recomponer la Semana Santa de Cuenca, - por los indicios aparecidos años más tarde, esa casa bien pudo ser la de don Juan Antonio Benítez, aunque no existen documentos fehacientes que lo acrediten-.y organizar un desfile procesional el Miércoles Santo con el Santísimo Cristo de Sisante, mutilado durante la Guerra Civil. Siguieron los años de la postguerra y aquel grupo de jóvenes nazarenos seguían manteniendo sus reuniones ahora en la sacristía de la iglesia de El Salvador. Estas reuniones de trabajo pronto empezaron a dar sus frutos. En 1940 ya hubo procesiones y poco a poco se fueron incorporando nuevas imágenes y se formó la Junta de Hermandades. “No sería justo ignorar a las personas que pusieron todo su esfuerzo y empeño en recuperar algo que no tenía por qué haber desaparecido: Cayo C’onversa, Emilio Saiz, Manuel Saiz, Juan Ruiz, Juan Pérez, Jesús Santa Úrsula, Carlos Albendea, Victoriano Cruz y, como no, Juan Antonio Benítez. En 1945, la Junta de Hermandades se convierte en la Junta de Cofradías, contando su junta directiva con cinco miembros, de los que Carlos Albendea es confirmado como primer presidente de la máxima institución nazarena, siendo designado como secretario Juan Antonio Benítez. Y fue ocupando este puesto desde donde, Juan Antonio, desató su frenética actividad a favor de la Semana Santa para ya no abandonarla hasta el final de sus días: participó de forma activa en incentivar la importancia de la Junta de Cofradías como órgano de unión para todas las hermandades; ostentó el voto de gracia en la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno del Puente por formar parte de la comisión autorizada para encargar una nueva talla y por gestionar la adquisición de la actual de José Capuz; por su trabajo y consideración logró que en 1940 la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno del Puente cediese su imagen para desfilar el Viernes Santo en la que fue el inicio de la Procesión Camino del Calvario; restableció costumbres perdidas, como la de las concentraciones de hermanos en casas particulares antes de salir la procesi6n; en 1960 consiguió que la procesi6n Camino del Calvario no cambiase su itinerario tradicional y que continua en la actualidad; intervino de forma muy directa para el acondicionamiento de la antigua iglesia de San Andrés; organizó exposiciones, conciertos, concursos de carteles, festivales, verbenas, circos, espectáculos, teatro con compañía propia de la Junta de Cofradías; participó en las tertulias y coloquios de Radio Nacional de España en Cuenca y dando conferencias en dicha emisora; presto gran ayuda a la Hermanad de San Juan Bautista; fue miembro de las comisiones para el encargo de nuevas imágenes, principalmente a don Luis Marco Pérez; Formó parte de la “Empresa Junta de Cofradías”, creada para conseguir recursos económicos a favor de la Semana Santa conquense, aunque hay que decir también que tanto el Ayuntamiento de la ciudad, como la Diputación Provincial también colaboraron activamente. Don Juan Antonio Benítez González, humilde nazareno conquense, trabajador nato cuya labor para la Semana Santa de Cuenca no ha sido superada. Según el testimonio de familiares suyos, sus manos sirvieron de modelo a Luis Marco Pérez para la imagen actual de Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Savador, encargándose, personalmente, de que Gimeno Monreal dorara la túnica del Jesús, y de que los hermanos Pérez del Moral hicieran las andas donde hoy en día desfila esta imagen, así como los


INVESTIGACIÓN

faroles que las adornan, -obra de don Juan Ruíz, gran maestro y extraordinario artista-. Don Juan Antonio Benítez también desempeño una gran labor para la hermandad de El Prendimiento, formando parte de la comisión que encargó la talla a Marco Pérez; con la aportación de banceros del Nazareno de El Salvador y prestando capuces, horquillas, andas, almohadillas y hasta nazarenos hizo posible el primer desfile de esta hermandad. El 18 de junio de 1944, en Junta de Diputación don Juan Antonio Benítez es nombrado vocal de la hermandad. En 1947 es elegido Secretario, cargo que ocupó hasta 1950, que pasó a ser representante de la hermandad ante la Junta de Cofradías. Don Juan Antonio Benítez González es cofundador de la Real e Ilustre Esclavitud de Nuestro Padre Jesús (de Medinaceli) y de la Procesión del Perdón, aunque el artífice principal fue don Luis Hernández Rodríguez en el año 1949. En el año 1951 la Hermandad y la Procesión realizan su primer desfile el Martes Santo. Y con el fin de dar mayor realce a esta Procesión, don Juan Antonio trabaja dentro y fuera de la Junta de Cofradías para lograr que la hermandad de San Juan Bautista desfile también el Martes Santo.

Incluso recurre al Prelado de la Diócesis, pero pese al gran esfuerzo realizado y donaciones diversas no se consigue, y hay que esperar al año 1954 para que la Hermandad de San .Juan Bautista desfile, por fin, el Martes Santo en la Procesión del Perdón. Intervino también en la procesión del Sábado Santo o de Gloria de 1956, desfile que era reservado para la participación de la mujer y en la que sólo había ocho hombres, que eran los banceros portadores de la Cruz Desnuda. Este desfile se realizaba por la Hoz del Huécar y pervivió hasta 1965. Era contrario al incremento del número de personas que salían en las Turbas. En 1963, poco antes de su fallecimiento, dona una corona de oro con potencias para la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Caída de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Salvador, corona que todavía lleva la Sagrada Imagen –Juan Antonio siempre fue un defensor de la incorporación de este segundo paso a la hermandad. El día 2 de abril de 1963 falleció y con túnica morada participa, para siempre, en la Semana Santa celestial, y feliz, desde allí, ve participar a su hijo, nietos y biznietos en la incomparable Semana Santa de Cuenca que tanto amó.


CUENCA

104 NAZARENA


INVESTIGACIÓN

Semana Santa de Cuenca, ¿Patrimonio Cultural Inmaterial?

Fotografía: Gregorio Cubillo

Por Antonio Abarca Contreras Seis Juntas de Cofradías de toda España firmaron en Valladolid la Carta de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Semana Santa. La firma se realizó en el transcurso de las V Jornadas de Restauración y Conservación del Patrimonio de Semana Santa, organizadas por la Cofradía Penitencial y Sacramental de la Sagrada Cena. (Esta cofradía es pionera en la organización de un evento cultural de esta índole donde el objetivo primordial es el de crear una conciencia colectiva sobre la necesidad de la conservación del Patrimonio histórico-artístico relacionado con la Semana Santa, fomentando el intercambio de experiencias entre profesionales e instituciones y formando a todas aquellas personas que tengan un trato directo con las obras artísticas, estudiantes, cofrades y también a aquellos que simplemente se sientan atraídos por el mundo del patrimonio cultural). Esta iniciativa había partido, en el año 2009, desde la Junta de Cofradías de Valladolid. La cual se puso en contacto con el resto de Juntas Directivas de las ciudades que tienen declarada la Semana Santa de Interés Turístico Internacional para que la que lo desease se pudiera adherir y realizar una carta conjunta. Se trata de un documento que nace para sentar las bases y servir de orientación en aspectos fundamentales relacionados con el patrimonio de las cofradías y de las procesiones de las Semana Santa de España, y en el que se han redactado, simplemente, una declaración de intenciones, un punto de partida para intentar conseguir que la UNESCO declare la celebración de la Semana Santa como Patrimonio Cultural Inmaterial. Conseguir esta declaración llevaría consigo la garantía de que todos los actos que giran alrededor de esta conmemoración estarían protegidos por esta institución universal para que nada ni nadie los pudiera adulterar, dificultar o prohibir, además de velar por su conservación y difusión. Ambos aspectos de suma importancia en estos tiempos de creciente, alarmante y ruidosa laicidad. Finalmente, el 16 de octubre de este 2010, la Carta Patrimonio Cultural Inmaterial de la Semana Santa fue firmada por los presidentes de: la Junta de Cofradías de la Semana Santa de Valladolid, -qué había sido la promotora en primera instancia-; la Junta de Cofradías de Cartagena; la Junta Local de Semana Santa de Medina de Rioseco; la Junta de Cofradías, Hermandades y Congregaciones de la Semana Santa de Salamanca; la Junta de Semana Santa de León; y la Junta de Cofradías de Semana Santa de Cuenca.


CUENCA

106 NAZARENA

La Junta de Cofradías de Cuenca estuvo representada, por su presidente y su vicepresidente, cumpliendo así el compromiso adquirido en la Junta de Diputación ordinaria del mes de octubre al acceder a la adhesión a la firma. El viaje a la ciudad castellana sirvió no sólo para debatir de la mayor o menor trascendencia de este documento histórico, sino de lo importante que sería el mismo para poder desarrollar proyectos conjuntos entre los firmantes. Pero, ¿qué es, en realidad, el patrimonio cultural inmaterial? En el mundo globalizado de hoy, la diversidad cultural, la protección del patrimonio y la memoria colectiva son temas recurrentes. El desarrollo de los canales de comunicación y de los medios de transporte ha fomentado la idea de las sociedades multiculturales y el concepto de una cultura universal. Este hecho, inherente a la condición de progreso de la humanidad, está poniendo en serio riesgo de desaparición conceptos y aspectos del patrimonio cultural de muchos pueblos. El patrimonio cultural está integrado por todo lo que un grupo social ha creado a lo largo del tiempo y los identifica respecto a los demás pueblos. Es un proceso creativo, dinámico y multidimensional, a través del cual una sociedad funde, protege, enriquece y proyecta su cultura. El patrimonio cultural incorpora la ciencia, la tecnología, el arte, las tradiciones, los monumentos, las costumbres y las prácticas sociales de diversa índole. Su conocimiento es indispensable para que las personas puedan relacionarse unos con otros y con la naturaleza, y posibilita que continúe existiendo esa sociedad caracterizada por su cultura. El Patrimonio Cultural se divide en dos tipos: material e inmaterial, o lo que es lo mismo tangible e intangible. El patrimonio cultural material o tangible, a su vez, puede ser mueble e inmueble: • El patrimonio cultural mueble es la expresión de las culturas a través de grandes realizaciones materiales y comprende los objetos arqueológicos, históricos, artísticos, etnográficos, tecnológicos, religiosos y aquellos de origen artesanal o folklórico que constituyen colecciones importantes para las ciencias, la historia del arte y la conservación de la diversidad cultural del país. Entre ellos cabe mencionar las obras de arte, libros manuscritos, documentos, artefactos históricos, grabaciones, fotografías, películas, documentos audiovisuales, artesanías y otros objetos de carácter arqueológico, histórico, científico y artístico. • El patrimonio cultural inmueble son obras o producciones humanas que no pueden ser trasladadas de un lugar a otro, y está constituido por los lugares, sitios, edificaciones, obras de ingeniería, centros industriales, conjuntos arquitectónicos, zonas típicas y monumentos de interés o valor relevante desde el punto de vista arquitectónico, arqueológico, histórico, artístico o científico. Por otro lado, patrimonio cultural inmaterial o intangible (PCI) se denomina a las formas diversas y complejas de manifestaciones vivas, en constante evolución, expresadas a través de tradiciones orales, las artes del espectáculo, músicas, actos festivos, ritos, prácticas sociales o conocimientos y usos relacionados con la naturaleza. El depositario de este patrimonio es la mente humana, siendo el cuerpo humano el principal instrumento para su ejecución o encarnación. Pese a su “fragilidad”, el patrimonio cultural inmaterial es un importante factor del mantenimiento de la diversidad cultural frente a la creciente globalización. El PCI se transmite de generación en generación, lo mantienen con vida las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia; infunde a las comunidades y los grupos un sentimiento de identidad y de continuidad; y promueve el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana. La UNESCO, -Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (United Nations Educational, Scienti-

fic and Cultural Organization) tiene como misión contribuir a la paz y a la seguridad, estrechando la colaboración entre las naciones mediante la educación, la ciencia y la cultura, a fin de asegurar el respeto universal a la justicia, la ley, los derechos humanos y las libertades fundamentales, sin distinción de raza, sexo, idioma o religión- lleva a cabo grandes esfuerzos en el ámbito internacional en pro del fomento y la salvaguardia del patrimonio cultural. La Convención para la protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural, adoptado en 1972, concernía exclusivamente la preservación del patrimonio material. que luego se extendió al Patrimonio Cultural Inmaterial. En los años 1990 y como complemento al Patrimonio de la Humanidad, se crea el concepto de una nueva distinción mundial: “Cultura Inmaterial”. Bajo este nuevo título, la UNESCO pretendía alertar a la comunidad internacional acerca de la gran importancia que reviste tomar en consideración este patrimonio y salvaguardarlo. Reconociendo que en mundo, los recursos culturales -al igual que los naturales-, están en peligro de extinción, al acentuarse la sensibilización del público hacia la globalización. De esta manera, la importancia de preservar tradiciones, usos, técnicas locales hizo crear a la UNESCO dos programas que manifiestan la importancia del PCI. Por un lado, El sistema de Tesoros Humanos Vivos, iniciado en 1993, y por el otro la Proclamación de Obras Maestras del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, de 1998. Todos estos usos, representaciones, expresiones y técnicas que las comunidades reconocen como parte fundamental de su cultura tienen en común el riesgo de extinguirse debido al: • El desinterés por parte de los mismos jóvenes de las comunidades. • La influencia de nuevos medios y tecnologías. • Migraciones hacia sociedades más urbanas, y modernas. • Problemas económicos, acompañado por orientaciones de los miembros de las comunidades a actividades más lucrativas. • La tendencia de la sociedad a menospreciar conocimientos y prácticas locales. • Nuevas formas de diversión para el caso de los artes de espectáculo y músicas tradicionales. En el 2001, la Unesco realizó una encuesta entre estados y ONGs para intentar acordar una definición del PCI y crear una Convención para su protección, siendo en el 2003 cuando vio la luz la Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial. La Convención para la Salvaguardia para la PCI quedó constituida por 190 Estados Miembros y marcó un hito histórico en el proceso de comprensión de la noción de patrimonio cultural inmaterial en las sociedades actuales, en su definición y en las acciones, políticas encaminadas a su salvaguardia y preservación: “los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas -junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana” Dentro de la UNESCO, existe un comité, que se reúne de forma regular para inscribir los elementos, elegidos según su relevancia, al patrimonio cultural inmaterial. Yque procedió a la clasificación del Patrimonio Cultural Inmaterial atendiendo a los ámbitos en que se manifiesta: a) Tradiciones y expresiones orales, incluido el idioma como vehículo del patrimonio: al transmitir mensajes, emociones, intenciones


INVESTIGACIÓN

y valores confirman las relaciones sociales entre la comunidad. Expresiones de ello la constituyen diversas lenguas como: La lengua Zapara del amazonas, la Garifuna de América Central, la Sánscrita Védica de los Hindúes, etc. b) Artes del espectáculo; Es otra de las categorías enunciadas en el Art.2 de La Convención para Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial. En esta rama podemos apreciar la Opera Kun Qu en China, el teatro Nogaku en Japón, el Kuttiyatam en India, la Opera del Puppi en Italia; todas proclamadas en el 2001 como obras maestras del matrimonio oral e inmaterial de la humanidad. En el 2003 se amplió la lista incorporando al Ballet Real de Camboya, el Wayang, el Teatro de Marionetas de Indonesia, el Pansori de Corea, la Coreografía Lakalaka de Nueva Zelanda, la Tumba Francesa de Cuba, y el Teatro de Marionetas de Nyngyo Jhoruri Bunraku. c) Usos sociales, rituales y actos festivos: Otra clase Patrimonio Cultural Inmaterial son los rituales y eventos festivos, donde comunidades celebran fechas significativas en para su cultura. Como lo es el Carnaval de Barranquilla en Colombia, el Carnaval de Oruro en Bolivia y el Carnaval Binche en Bélgica. Esta clasificación también abarca el día de los muertos en México; las tradiciones musicales de Estonia, Lituania y Letonia que conforman un evento festivo en la región cada cuatro años y tradiciones religiosas como la del Elche en España que recrea la asunción de la Virgen. También integran esta tipología ciertos conocimientos, ejemplo de ello son las fabricaciones de cruces de los lituanos, el trabajo de la madera de la comunidad Zafimanary en Madagascar, los conocimientos médicos de los Kallawayas en Bolivia, y las escrituras y dibujos de los Vanuatus en Oceanía d) Conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo: Aún sobreviven tradiciones culturales locales, que transmiten su conocimiento en ciertas ciencias y oficios, por ejemplo en Bolivia, un grupo étnico conocido como los kallawayas “País de los médicos” practican técnicas de medicina ancestral asociada a la cultura religiosa. Es realizada por los médicos sacerdotes de la tribu y se ha transmitido oralmente de padres a hijos. e) Técnicas artesanales tradicionales: Los conocimientos de comunidades, a veces, conforman técnicas vinculadas a la producción de objetos regionales. Es el caso de la fabricación de cruces en Li-

tuania y el Trabajo de la madera en Madagascar. En el continente africano, existe la comunidad Zaffimaniry, la cual presenta una mayoría de pobladores madereros, carpinteros y artesanos que poseen una técnica peculiar ya que no usan clavos, bisagras ni metal para la fabricación sus productos. Para los fines de esta Convención, el título se concederá únicamente al patrimonio cultural inmaterial en tanto sea compatible con los vigentes instrumentos humanos de derecho, así como con los requerimientos de mutuo respeto entre comunidades, grupos e individuos, y a un desarrollo sostenible. Las obras proclamadas como Patrimonio Cultural Inmaterial, implican un verdadero compromiso de salvaguardia de la humanidad y en especial de los estados miembros de la Convención. En el 2010, tres actividades puramente españolas fueron catalogadas por esta Convención como PCI: Los “castells”, El flamenco y El canto de la Sibila de Mallorca. Uniéndose a los que ya estaban con anterioridad: El misterio de Elche y La Patum de Berga, en el 2008; y El Silbo Gomero -lenguaje silbado de la isla de La Gomera-, y los Tribunales de regantes del Mediterráneo español: el Consejo de Hombres Buenos de la Huerta de Murcia y el Tribunal de las Aguas de la Huerta de Valencia, en el 2009. Otras dos actuaciones que tienen también su importante representatividad en nuestro país, pero que no es exclusivo nuestro, como son: La dieta mediterránea y La cetrería, también fueron distinguidos con este galardón en 2010. A modo de conclusión El patrimonio cultural inmaterial ha sido ignorado durante mucho tiempo. No obstante, resulta alentador saber que en la era de la mundialización, las culturas locales sobreviven e incluso prosperan ante un escenario de múltiples cambios, y es aquí donde el rol de la UNESCO por fomentar la salvaguardia de estas culturas inmateriales como patrimonios de la humanidad adquiere su máxima importancia. Ojalá, en este 2011 podamos ver declarada la Semana Santa como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, porque tendríamos la seguridad de que una organización de la importancia de la UNESCO estaría velando por su conservación y difusión, garantizando, de esta forma, su existencia para siempre.


CUENCA

108 NAZARENA

Carta del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Semana Santa Las Juntas y Consejos de Cofradías de... , todas ellas con la declaración de Interés Turístico Internacional, conscientes de que la Semana Santa es una celebración religiosa, social y cultural de gran importancia, acuerdan sentar estas bases sobre el Patrimonio Cultural relacionado con ellas. Tomando como marco de referencia los documentos y cartas del ámbito internacional relativos a la Conservación y Restauración del Patrimonio, se estima conveniente matizar y concretar algunos aspectos y criterios de actuación que fomenten la conservación, protección, difusión, gestión y transmisión a generaciones futuras del Patrimonio Cultural de la Semana Santa. La presente carta solamente pretende orientar, ya que cada entidad es competente y responsable de sus actuaciones y maneras de gestionar, conservar, organizar o incrementar su patrimonio. Por todo ello exponemos: 1.- Que el Patrimonio de Semana Santa es muy amplio, englobando aspectos materiales e inmateriales, destacando ante todo el de ser una manifestación religiosa que se celebra para rememorar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Los fines de las cofradías han ido cambiando con el tiempo, pero su imagen permanece en esencia. De ser en origen un agente eminentemente social, en la actualidad destacan especialmente sus facetas religiosa y cultural, transmitiendo hasta nuestros días tradiciones de especial arraigo. Historia y Patrimonio que para la colectividad, comparta o no nuestros principios, se transforma en una incuestionable fuente de riqueza material e inmaterial que necesita ser protegida y fomentada desde el ámbito público y privado. 2.- Los bienes materiales del Patrimonio Cultural de la Semana Santa, específicamente creados para este fin, surgen de las principales ramas artísticas creativas: arquitectura, imaginería, pintura, documento gráfico y artes decorativas, constatándose entre ellos ejemplos de gran calidad. Queremos incidir especialmente en los aspectos relacionados con su conservación preventiva, para retardar al máximo intervenciones directas. A pesar de ello, el uso continuado y el paso del tiempo hacen necesarios ciertos tratamientos de conservación-restauración, para lo cual es importante recurrir siempre al asesoramiento y servicio de profesionales, que han de tener presentes las peculiaridades del Patrimonio Cultural de la Semana Santa a la hora de adaptar criterios de actuación. Su unidad potencial debe ser absoluta, sin renunciar por ello a la reversibilidad de tratamientos y materiales, junto al completo y detallado estudio que justifique y documente los procedimientos empleados. Respecto a los bienes de nueva factura que incrementen el Patrimonio Cultural de la Semana Santa, conviene que los artífices velen por la elección de las técnicas y materiales apropiados, persiguiendo la mayor perdurabilidad y mejor conservación desde el momento de su creación, ya que se viene constatando que por lo general se degradan con mayor rapidez que los realizados en el pasado. 3.- El patrimonio intangible, inseparable de los aspectos materiales, debe gozar del mismo grado de protección y conservación que los bienes culturales materiales y cuidarse con todo detalle.

Procesiones, rituales, el ambiente creado en las iglesias antes de procesionar, el acompañamiento musical, etc... son parte indisoluble de su Patrimonio Cultural y uno de los atractivos de la Semana Santa, por ello es necesario tratarlos con toda dignidad y tener presente la gran cantidad de mensajes que encierran. Como cualquier manifestación cultural viva, la Semana Santa evoluciona. Por ello hay que ser conscientes de que las modificaciones deben tener su lógica y buscar en la historia, en la tradición, y en el consenso de los cofrades su justificación para que su esencia no se desvirtúe. 4.- Las particularidades regionales son uno de los grandes atractivos de nuestra Semana Santa. Por ello han de respetarse, debiendo predominar la idea de unidad basada en nuestros intereses comunes con independencia de nuestra idiosincrasia. 5.- Ya que nuestras actuaciones parten del respeto hacia los demás es exigible esa misma actitud para con nosotros, entendiendo que todo aquel que no comparta nuestros ideales y fe puede comprender nuestra importancia histórica y cultural sin menoscabo de sus ideas y derechos. Solicitamos igualmente a las autoridades locales que a la hora de planificar las obras públicas tengan en cuenta que los accesos y los entornos son muy importantes en los actos que tienen lugar en la calle, incluidas las procesiones. Su inapropiado acondicionamiento o proyección pueden perjudicarlos en gran medida, por lo que no está de más que se alcancen soluciones satisfactorias para todos los ámbitos. 6.- Se considera fundamental propiciar una formación adecuada a las necesidades de conservación del Patrimonio de Semana Santa en el seno de las propias cofradías, para que sus integrantes se encarguen adecuadamente del mantenimiento, manipulación y exposición de dicho patrimonio, con independencia de la ayuda que puedan brindar otros organismos públicos o privados. 7.- La educación social y la difusión son esenciales, ya que como se ha reconocido desde antiguo la mejor garantía de conservación de nuestros bienes y tradiciones viene del afecto y del respeto de la sociedad, lo que puede favorecerse con la acción apropiada de las instituciones públicas, para entre todos asegurar la conservación y divulgación del Patrimonio Cultural de la Semana Santa. 8.- La gestión del patrimonio documental precisa especial atención, pues los archivos constituyen la memoria viva de las cofradías y hermandades. Por ello es importante concienciar a sus miembros de que los documentos que se generan en ellas son de la propiedad exclusiva de éstas. Se recomienda que lo que sea necesario archivar se ordene adecuadamente, se inventaríe si es preciso y se aprovechen los modernos sistemas y medios tecnológicos, como la digitalización, para favorecer su estudio y preservación. 9.- La presentes carta, promovida por Juntas y Consejos de Cofradías con la declaración de Interés Turístico Internacional, abre la vía para la realización de proyectos conjuntos donde se pueda ir aglutinando a su vez al resto de Juntas Locales con un único objetivo, el fomento de nuestra Semana Santa y lo que representa. Valladolid, 16 de octubre de 2010


INVESTIGACIÓN


CUENCA

110 NAZARENA

La antigua y espectacular fachada de la catedral de Cuenca, con su agrietada torre del Giraldo. Una impresionante fotografía tomada por Jesús Enero en los días previos a la Semana Santa de 1902. Los niños de la plaza posaron subidos en la balaustrada, que hoy está en la bajada a San Miguel.


INVESTIGACIÓN

La Semana Santa de Cuenca en 1902 Por Enrique Valero Moscardó

Colaboración y Agradecimientos: Biblioteca Pública Fermín Caballero de Cuenca, Biblioteca Nacional, Archivo Histórico Nacional, Archivo Diocesano Conquense, Antonio Pérez Valero, Jesús Enero, Francisco López Escudero y M. Zomeño.

En 1902 la ciudad de Cuenca vivió una Semana Santa diferente, más grande que las celebradas desde tiempo inmemorial, fue un año de cambios, de verdadero auge cofrade. Un hecho singular fue la incorporación de varias hermandades a la “Procesión del Cristo de la Luz”, la creación de la primera gran procesión “En el Calvario”. Pero, como veremos, también hubo otros proyectos, innovaciones y reuniones, que poco después culminarían en el Miércoles Santo conquense, concordias, nuevas hermandades e incluso más procesiones avanzando el siglo. Parece bien probado que aquel fue el año en el que nació la “moderna Semana Santa de Cuenca”. Cuenca contaba once mil almas al despuntar el siglo XX, su población acusaba cierto dinamismo social, promovido por la aparición de pequeñas industrias, varias serrerías, comercios, sedes culturales y lugares de ocio. Y, aunque la economía no era precisamente boyante, el centro financiero había bajado a Carretería, su calle moderna, junto al novedoso parque central, la Diputación y otros edificios o espacios recién construidos. Hacía unos pocos años que el tren llegaba desde Aranjuez, la última parada del “ ferro-carril”. Lamentablemente, no estaba ocurriendo lo mismo con la parte antigua e histórica de la impertérrita ciudad; el barrio del Alcazar (alrededores de Mangana) y el de San Martín (junto a las Casas Colgadas) estaban siendo demolidos. El viejo Puente de San Pablo había caído bajo la dinamita municipal, y desde la altísima torre catedralicia el Giraldo ondeaba su bandera hacia la próxima Semana Santa de Cuenca, la de 1902, la última que iba a contemplar.


CUENCA

112 NAZARENA

Crónica de la

Semana Santa de 1902 Noticias, Informes, Cartas…

Ciudad de Cuenca, enero.

8 de Marzo de 1902

(Prensa de la ciudad.) “Las procesiones de Semana Santa en nuestra capital, prometen ser este año, a juzgar por los preparativos que se están haciendo, mucho más solemnes que en años anteriores. Su Santidad el Papa León XIII ha concedido autorización a los señores socios del Santo Sepulcro de esta ciudad para vestir en las solemnidades religiosas igual hábito que el que usan los llamados Caballeros. También la Hermandad del Santísimo Cristo de la Salud lleva muy adelantado el Paso del Descendimiento, habiendo recibido dicha Hermandad un buen donativo de nuestro ilustre paisano el Obispo de Badajoz, doctor D. Ramón Torrijos, para ayudar a dicho fin.”

En “El Correo Católico” ¡Un canario ¡ “Hemos recibido de uno de nuestro lectores un hermoso canario de pura raza holandesa, que ha regalado con el fin de que su producto se destine para ayuda del paso del “Descendimiento” en Semana Santa. Por hoy, el canario vale diez pesetas; si alguna persona desea dar mayor cantidad, puede avisar a esta administración del Correo Católico. Sólo se admitirán posturas durante el mes de Febrero.”

Ecce Homo de San Gil A consecuencia de varios problemas surgidos con Jacinto Pedraza, heredero de los propietarios del Stmo. Ecce Homo de San Gil, en pleito por su reclamación de la imagen; la hermandad decidió encargar una nueva talla de 1,50 m. de altura e igual parecido, a los Talleres Salesianos de Sarriá en Barcelona. -“Nos participan que llegó ayer la nueva imagen del Ecce Homo, que su hermandad ha traído para la procesión de Jueves Santo siendo en un todo digna de admiración”. (Esta nueva imagen volvió a ser sustituida por la antigua cuando la autoridad eclesiástica decidió dar la propiedad a la Cofradía, siendo la adquirida en 1902 vendida a la parroquia de San Lorenzo de la Parrilla por 450 pesetas.)

17 de Marzo de 1902

16 de Febrero de 1902 “Ha sido firmada una Concordia por los representantes de las hermandades del Cristo de la Luz, Cristo de la Agonía y Cristo de la Salud, para, y con el permiso del señor Provisor del Obispado, celebrar todos los Viernes Santos, a las diez de la mañana la procesión “En el Calvario”. Queda reconocida la presidencia de la hermandad del Cristo de la Luz por haber desfilado en dicho día desde tiempo inmemorial (Procesión del Cristo).

“Hemos tenido ocasión de ver las nuevas imágenes que componen el grupo del Descendimiento de Nuestro Señor Jesucristo, que llegaron a esa ciudad el día 5 del corriente. Correspondiendo en todo a los deseos de los hermanos y principalmente la restauración hecha del Stmo. Cristo de la Salud por cuyo motivo felicitamos al Sr. Quixal por su acabado trabajo. El gasto ha supuesto novecientas veintinueve pesetas.”

La Hermandad del Stmo. Cristo de la Agonía ha solicitado al Obispado su incorporación a la procesión del Viernes Santo, así como el visto bueno a su uniformidad, túnica de color oro viejo y capuz y cinturón carmesí. (El día 26, dicha hermandad obtuvo el permiso para incorporarse a la Semana Santa de Cuenca, así como la aprobación de sus constituciones un mes más tarde.)

(El Progreso Conquense)

El Reloj de la Catedral -“Parece ser que en la próxima primavera será arreglado el reloj existente en la torre de la Catedral. Celebramos la realización de dicho proyecto por tratarse de una obra que juzgamos útil y necesaria.”


INVESTIGACIÓN

18 de Marzo de 1902 Han sido aprobadas las nuevas constituciones de la Archicofradía de Paz y Caridad, siendo su presidente Francisco María Moreno. Muchos son los preparativos que las hermandades están haciendo para que las procesiones resulten con el mayor esplendor posible. A la del Stmo. Cristo de la Luz, que sale del Salvador a las diez de la mañana, se le agregarán las imágenes del Stmo. Cristo de la Agonía, que se venera en la Iglesia de Sto. Domingo, con su grupo de San Juan y la Magdalena, el Stmo. Cristo de la Salud ó Descendimiento del Señor, llevando en grupo la Stma. Virgen, la Magdalena y los Santos Varones y por último la Virgen de las Angustias, cuya imagen se venera en la capilla de Ntra. Sra. del Perpétuo Socorro, formándose esta procesión en el orden que quedan enumeradas las imágenes.

Jueves Santo El Jueves Santo salió la Procesión de Paz y Caridad, en ella figuraban las hermandades de la Oración del Huerto, Jesús Amarrado a la Columna, Ecce Homo de San Andrés, con nueva talla, Ntro. Padre Jesús del Puente, Cristo de las Misericordias y Virgen de la Soledad.

Viernes Santo, 28 de Marzo de 1902 El Viernes Santo de madrugada partió desde la iglesia del Salvador la Procesión Camino del Calvario con las siguientes hermandades y pasos: Ntro. Padre Jesús del Salvador, San Juan y Virgen de la Soledad, que realizaron la carrera de costumbre.

Virgen de las Angustias que se veneraba en la ermita del Cerro Socorro y que desfiló en la Procesión “En el Calvario” de 1902.

Viernes de Dolores Aprovechando el hermoso día de ayer, la gente salió a disfrutar del espléndido sol, viéndose concurridísima la ermita de Nuestra Señora de las Angustias, donde se celebra solemne novena, siendo imposible la entrada a la capilla y estando el sitio ocupado totalmente por multitud de personas. Asimismo, se reunieron las cofradías con objeto de tratar el asunto de la música para amenizar las próximas procesiones. No se sabe lo que acordarían. ¿Por qué no procuran traer una banda de regimiento? Tienen la palabra las hermandades y en particular nuestro Ayuntamiento. Ayer se colocó en la torre de la ermita del cerro del Socorro, la campana traída hace pocos días con tal destino.

El Domingo de Ramos. 23 de Marzo En la Iglesia de San Esteban fueron bendecidos, por el Sr. Obispo los nuevos pasos del Descendimiento y Ecce Homo de San Andres.

A las 10 horas, salió de la iglesia Parroquial de El salvador la procesión llamada “En el Calvario” constituida por la Hermandad del Stmo. Cristo de la Luz; iniciando el recorrido del Stmo. Cristo de la Agonía, con la imagen titular (Cristo de Marfíl) adicionada de la Stma. Virgen y San Juan al pié de la Cruz, vistiendo túnica de color oro viejo y capuz y cinturón carmesí. A continuación la Hermandad del Stmo. Cristo de la Luz, vistiendo túnica morada, capuz y cordones oro viejo, seguidamente los cantores del Miserere. A continuación y acompañada de cofrades de las Hermandades de la Soledad de San Agustín y la Soledad del Puente, era llevada en andas Ntra. Sra. De las Angustias con su Hijo en brazos. Descendió por las calles de San Vicente, Alonso de Ojeda y Puerta de Valencia, para continuar por Quince de Julio y Aguirre, y pasando por San Francisco se incorporó la Hermandad del Stmo. Cristo de la Salud, ocupando dicha imagen el sitio que le correspondía por el orden de los misterios, continuando el trayecto según el artículo 2º de la concordia. La procesión tuvo mucho éxito, destacando el grupo escultórico “El Descendimiento” tanto por la restauración del Stmo. Cristo, como la colocación del resto de las imágenes.


CUENCA

114 NAZARENA


INVESTIGACIÓN Espléndida y multitudinaria imagen del primer desfile “En el Calvario” de 1902, a su paso por la actual plaza de la Constitución. En primer término El Descendimiento, sin la figura de San Juan, y una gran cantidad de cofrades (la mayoría con la antigua “capucha”).


CUENCA

116 NAZARENA

Desde Madrid Con un tiempo espléndido se han celebrado las procesiones de Semana Santa en Cuenca. Han hecho estación en la catedral ayer y hoy dieciséis cofradías, rivalizando algunas de ellas en lujo y esplendor. Se distinguieron las del Cristo de la Agonía, Descendimiento y Ecce Homo. Los individuos de la cofradía del Santo Sepulcro lucían el manto y la placa de caballeros del Santo Sepulcro, autorizados por su Santidad. Millares de forasteros han presenciado las procesiones admirando la propiedad y el gusto con que se celebran. No ha habido que lamentar ningún incidente desagradable a pesar de la extraordinaria aglomeración de gente. Garrido (El Liberal. Madrid)

Procesión “En el Calvario”. Cuenca 1902 Foto: M.Zomeño

Mayo. “La Exaltación” El día 16 de Mayo son aprobados los Estatutos de la Hermandad de la Exaltación de Jesús Crucificado, dándose el consentimiento oportuno para iniciar los trabajos de construcción del paso.

Otro nuevo Paso Otra nueva cofradía se apresta a tomar parte activa en la Semana Santa con el paso Exaltación de la Santa Cruz, representativo del acto de levantar de la posición horizontal a la vertical este arbol de la vida donde se hallaba enclavado el cuerpo del Redentor. No podemos tributar mejor obsequio a la constitución del nuevo paso, que publicando integra la importante circular que la hermandad creadora de aquél, dirige a los conquenses en ruego y súplica de auxilio para la pronta realización.

Venerable Hermandad del Santísimo Cristo del Amparo Cuenca, 19 de Julio de 1902.Motivo de legítimo orgullo y honra de nuestra querida ciudad viene siendo de tiempo inmemorial el esplendor, grandeza y entusiasmo con que se celebra la Semana Santa, y parece como que constituye grata obligación para todos los conquenses el contribuir al mayor realce de tan culta, religiosa y edificante fiesta. La Venerable Hermandad del Cristo que, bajo la advocación del Amparo, se halla constituida en la ermita del mismo nombre, no podía de debía permanecer indiferente a tan entusiasta y santo movimiento, y a fuer de buenos hijos del Cáliz y la Estrella, también quieren con su modesto concurso coadyuvar a la hermosa obra que tanto enorgullece a Cuenca. Al efecto, con la venerada imagen de su título tiene acordado constituir el paso Exaltación de la Santa Cruz, y sacarlo procesionalmente a las diez de la mañana del Viernes Santo, delante del paso “Agonía de Jesús”, que es el lugar que le corresponde en el orden de los misterios desarrollados en el monte Calvario para que se efectuase la redención del género humano. Más como quiera, que para llevar a efecto tan loable pensamiento, la hermandad precisada no tiene los elementos necesarios para ello, pues que carece de fondo y la mayoría de sus individuos son obreros sujetos a un corto e irregular jornal, que con dificultad satisface las muchas exigencias de la vida, ha acordado dirigirse a ustedes en súplica y ruego de una dádiva, que en todo caso no excederá de la cantidad de dos pesetas como máximum; cantidad que sumada a

las donadas por otros buenos conquenses, han de dar los fondos necesarios para llevar a feliz término la ejecución del pensamiento expuesto. Seguros de que han de acoger con entusiasmo la idea concebida por la hermandad del Stmo. Cristo del Amparo, y que ha de contribuir a realizarla con la modesta suma que se le suplica, dicha Corporación, y en su nombre los que firman, comisionados para realizar el proyecto, le anticipan las gracias y quedan de ustedes afectísimos amigos, seguros servidores q.b.s.m..- La Comisión: Francisco Abarca, José Royo, Bernabé Aguilar, Rogelio Sanchíz y Juan Julián Jiménez. Como era de esperar, la idea de construir el Paso “Exaltación de la Santa Cruz” ha sido acogida con tanto entusiasmo, que la ciudad entera se ha precipitado a coadyuvar a la pronta realización de aquel, habiendo ofrecido su aportación más de cuatrocientas personas, o como D. Gustavo de la Fuente, D. Manuel Moreno Ortega, D. Antonio López Sáiz y D. Arturo Ballesteros que han ofrecido a la Comisión cuantos recursos sean necesarios para llevarlo a efecto; complácenos en extremo consignar tan grata noticia y el entusiasmo que reina en Cuenca para mejorar su hermosa Semana Santa.


INVESTIGACIÓN

20/9/1902 (Correo católico) El día 14 de septiembre de 1902, representantes de las Hermandades del Stmo. Cristo del Amparo, paso de la Exaltación de la Santa Cruz; Stmo. Cristo de la Agonía, paso del mismo nombre, Stmo. Cristo de la Luz, paso de la Crucifixión y muerte, y la del Stmo. Cristo de la Salud, paso del Descendimiento, reunidos en la Iglesia Parroquial del Salvador con el fin de acordar todos la admisión que tiene solicitada la Hermandad del Stmo. Cristo del Amparo para formar con las otras tres Hermandades en la procesión que anualmente celebran el Viernes Santo y hora de las diez de la mañana. Asimis-

mo, se acordó por aclamación de todos los cofrades, “invitar a la Real Ilustre Congregación de Esclavos de Ntra. Sra. De las Angustias para que forme parte en dicha procesión detrás del Descendimiento con una imagen de aquel título, y distinta de la que actualmente y de tiempo inmemorial se venera en su ermita extramuros de esta ciudad”. El día 28 de septiembre la Hermandad de Ntra. Sra. de las Angustias acepta formar parte, igualmente, del desfile del año siguiente.

“San Juan en El Descendimiento” San Juan fue incorporado al paso del Descendimiento en 1903 y junto al Cristo del Amparo, Cristo de Marfil y alguna otra talla más fueron las únicas que sobrevivieron al desastre de la Guerra Civil. En noviembre un devoto anónimo del Descendimiento entrega un donativo de cuarenta y cinco pesetas para completar el paso con una figura de San Juan. Aunque se ha comprobado que las figuras pesan mucho y serán sustituidos los cuerpos por otros de varillaje, salvo la talla del Cristo. La talla de San Juan será realizada por Quixal en Barcelona.

San Juan fue incorporado al paso del Descendimiento en 1903 y junto al Cristo del Amparo, Cristo de Marfil y alguna otra talla más fueron las únicas que sobrevivieron al desastre de la Guerra Civil.

Catástrofe en Cuenca Dos semanas después de concluir la Semana Santa, el domingo 13 de abril de 1902, la Torre del Giraldo de la catedral de Cuenca se vino abajo con gran estrépito. Su hundimiento sucedió poco después de concluir la misa mayor, acababan de tocar las campanas; los fieles pudieron ganar la calle al grito del organista D. Anastasio Muñoz: - “Abrid la puerta”. En la catástrofe, la torre aplastó tres casas inmediatas y la entrada al claustro. Fallecieron tres niños y una joven de diecinueve años, habiendo heridos entre los escombros y otros en las inmediaciones. La prensa nacional se hizo eco de la noticia rápidamente, y el alcalde de la ciudad pidió recursos al gobierno, por no haber en el Ayuntamiento más que quince pesetas. Toda la población de Cuenca subió a la Plaza Mayor sufriendo una impresión y espanto terribles, la pared de la torre del mediodía estaba todavía en pie y sus dos grandes campanas “se balanceaban al menor soplo del viento”. El cronista telegrafió: -“reina tal confusión que me es imposible precisar más detalles”.


CUENCA

118 NAZARENA

“La concurrencia de personal crecía rápidamente; y, poco después empezó a lloviznear, abriéndose muchos paraguas”… La fotografía de Jesús Enero nos sitúa en aquel trágico momento de 1902.

El hundimiento de la torre de la Catedral de Cuenca, relato inédito. “Vivíamos en la calle Alfonso VIII y yo acaba de cumplir los

encontré junto a la puerta de entrada, en aquella especie de plazo-

siete años. El domingo, 13 de abril, llegamos hasta el arco de en

leta que había, a otro muchacho amigo con el cual me entretuve, y

medio de la ante plaza, en donde con otros muchos chicos estu-

ambos hubimos de mirar hacia lo alto al oír las llamadas desde uno

vimos jugando al corro. Pero poco después y con un movimiento

de los arcos sin campana que había en la fachada principal. Aún

de traslación fuimos subiendo por la Plaza Mayor, hasta llegar al

continuamos allí, y como notamos que caían piedrecitas, pensan-

principio de la calle de San Pedro, junto a las verjas que había de

do que nos tiraban “chinillas” mi amigo se marchó, quedando yo

entrada por aquella parte al atrio de la Catedral, y en las inme-

allí algún tiempo, que debió ser breve, pero que nunca he podido

diaciones del callejón que conducía a la torre de las campanas.

precisar. Eché a andar hacia la Plaza, lentamente……iba adosado

Recuerdo que un hombre, no puedo precisar quien fue, nos dijo

a la pared de la Catedral, o sea por mi izquierda, cuando por mi

que podíamos subir a repicar, si queríamos. La puerta de entra-

derecha pasaron corriendo varios muchachos, ya mayores, que,

da a la torre estaba en manos de los muchachos mayores, que a

comprendiendo lo que se avecinaba, huían, sin que ninguno me

discreción, dejaban o no entrar a los demás. Hubo un momento

advirtiera del terrible suceso que se echaba encima….. Seguí tan

que el amo de la puerta era mi primo, nos permitió entrar y así lo

tranquilo, muy lejos de suponer el riesgo que me amenazaba, y,

hicimos. Subimos un primer tramo de escaleras, téngase en cuenta

sin duda la divina Providencia quiso salvar mi vida y detuvo unos

que jamás habíamos estado allí, yo creo que ni aún en la puerta

instantes el suceso, pues apenas doblé la esquina del atrio que ya

de la calle, y llegamos a un ensanchamiento especie de pasillo

cité y muy pocos metros más bajo sentí como un trueno enorme

adonde caían dos gruesas cuerdas que debían servir para tocar

y seco, ví una gran polvareda y mirando hacia lo alto advertí que

las campanas mayores; de esas cuerdas nos estuvimos colgando

ya no se veía la giralda, la parte más elevada de la torre y…seguí

durante algunos minutos, continuando la ascensión por aquella

Plaza Mayor abajo sin la menor preocupación, como si nada hu-

escalera, un tanto oscura, hasta que llegamos a un puerta situada a

biera ocurrido. (Rigurosamente auténtico). Sin duda eran pocos

la derecha y que sin duda daría a las habitaciones del campanero.

mis siete años para que cupiese en mi cerebro tanto espanto como

Yo me cansaba y dije que me volvía, y así lo hice. Ya en la calle, me

aquello hubiera producido en una persona mayor………”

Francisco López Escudero

Bibliografía: A Traves de mi Capuz, A. Pérez Valero.-1997; Historia de la V.H. del Stmo. Cristo de la Salud, El Descendimiento. L. Villalba Cruz.- 1995; 50 Años más… Real Iltre. Y Vble. Cofradía de Ntra. Sra.de las Angustias.- 1992. Catálogo de la Exposición conmemorativa del IV Centenario de la procesión “Camino del Calvario.-1986. El Correo Católico. 1902.- El Liberal- La Época- El Progreso Conquense. 1902- Ofensiva- Venerable Hermandad del Santísimo Cristo de la Salud-El Descendimiento (Exposición Cien Años de Procesión.2002).


INVESTIGACIÓN


CUENCA

120 NAZARENA


CUENCA

122 NAZARENA


2011. Cuenca Nazarena  

Revista Cuenca Nazarena 2000. Edita la Junta de Cofradías de Cuenca.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you