Issuu on Google+

museos

40

Museo Legado Hnos. Álvarez Quintero | UTRERA | 955 860 931 La muestra del Legado está compuesta por la biblioteca, de más de 4.000 volúmenes, y enseres personales de los famosos dramaturgos utreranos, sobre una superficie de 90 m2. El poeta alcalareño Enrique Baltanás, en su libro “Viaje al Guadaíra” editado por la Diputación de Sevilla en 1998, nos cuenta así su visita al Museo.

El Legado Álvarez Quintero se conserva y expone en una galería de la planta alta del teatro Enrique de la Cuadra. Se visita los jueves y domingos. Hoy está cerrado. No sé cómo he convencido a Javier Mena, funcionario de la Casa de la Cultura, para que me lo abra en exclusiva […] Yo no sé qué tipo de personas vendrán a ver el museo de los Álvarez Quintero. Se lo pregunto a Javier y me dice que sí, que viene gente, que a Utrera vienen muchos sevillanos los domingos a comprar dulces en sus afamadas confiterías y que de paso ven el legado. O sea, que los Quintero siguen siendo populares, aunque sea dentro de un programa turístico-repostero. Ellos nunca pretendieron ser amargos. El museo lo vemos a paso ligero, sin tiempo para detenernos, como me gustaría, en los volúmenes amarillentos de la biblioteca, ni en los cuadros de Va-

Librería

FELICIDAD Felicidad Morilla Gallardo

C/ Carrera, 1 | OSUNA | 95 481 05 46

leriano Bécquer, Gonzalo Bilbao, Bacarisas, García Ramos…, ni en los bronces de Coullaut-Valera o de Mariano Benlliure, ni en la colección de bastones, ni en el escritorio… Después de todo, lo que más me impresiona son las dos camitas de hierro juntas, que, según Javier, recrean fielmente el dormitorio del piso que tenían en Madrid. Dormían juntos, en el mismo cuarto, quizá para poderse despertar en plena noche, el uno al otro, para comunicarse el eureka de haber encontrado el chiste o el personaje o la situación que faltaba en el pasillo que anduviesen componiendo. Joaquín, el menor, llegó a casarse con una moza, pero la abandonó al poco tiempo y se volvió a Madrid, con su hermano. Al parecer, se vio en la tesitura de elegir, y eligió. También parece que los remordimientos por este abandono de la mujer amada –pero nunca aceptada por su hermano ni por el resto de su familia—le acompañaron mucho tiempo. Tal vez don Joaquín sentía que no era nada sin don Serafín. Tal vez Serafín sentía que una mujer le robaba la mitad de su alma, la mitad de su talento, la mitad de su vida. Tal vez en la vida de los Quintero, aunque no en su obra, se vivió alguna vez, o se rozó, la tragedia. Cuando Serafín falleció, en 1938, Joaquín, el hermano sobreviviente, siguió firmando y estrenando con el nombre de los dos. Le dedicó al muerto un soneto que lo dice todo: Vives dentro de mí, muerto divino. / Vas a mi lado como sombra fuerte / y hasta en tinieblas mi pupila advierte / luz de estrellas que alumbra mi camino. (…) Tuyo será cuanto mi amor construya: /tuyos mi afán, mi fe, mi pensamiento… /¡hasta la mano que esto escribe es tuya!

Basamento Reformas y Construcciones Pídanos presupuesto

Plaza de los Azahares, 20 MORÓN - 657 743 736


Museos octubre