Page 1

espacios naturales

SIERRA SUR| Por Pedro A. Cantero. Fotografías de Antonio Zamora

IV. [...] El tiempo y el paisaje de esta sierra son parcos, de ahí el valor de toda cosa. El movimiento y la acción, el ocio y la faena, el atuendo y la morada, todo parece comedido, supeditado a una temporalidad que se inscribe en lo duradero. Nada nos es dado sin esfuerzo, todo es fruto del estricto provecho. V. La Sierra Sur de Sevilla es en todo distinta a la capital y a su fértil vega. En cualquier estación el viajero sentirá la extrañeza con tan sólo adentrarse. Ausencia de tráfico, ciertamente, fertilidad distinta, desmesura presencia de la tierra que aflora en gamas diversas, en formas radicales, sensación de inmensidad. Ausencia dije y es cierto que llama la atención esa sobrada soledad de los campos, pero en ningún modo se podría hablar de desierto, la ausencia se encarna en quienes faltan, presentidos en la perfección del surco, en la fajina recién terminada, en la tala o en la siega cumplidas, en la siembra que las garcillas denuncian, en el rebaño extendido, en el escopetazo o el alejado trajín de un grupo de jornaleros que sus fardos delatan. La evocación me es de tierra labrada de redondas lomas, algunas elevaciones vigorosas, pequeños valles excavados sobre materiales deleznables. Margas, yesos, mármoles, areniscas, fundamentos retocados por el hombre, en un constante cultivar. Si en Castilla o en Sicilia, países que me son tan cercanos, las labores agrícolas han dejado de matizar el paisaje, [...] aquí el hombre guarda la prerrogativa del creador. En esta sierra la mano del hombre está en todo presente, es ella quien dibuja los contrastes, es el peine del tractor quien lo-

gra la suavidad de tonos, la azada, el arado o la máquina los que esculpen olivares o trigales, la sucesión de cortes de distintas siembras las que dan un aspecto de colcha remendada con esmero, compuesta a la medida del ausente. Así lo que la naturaleza impone y lo que el hombre logra hacen de esta tierra un prodigioso lienzo.

Colores que del blanco al rojo se modelan en grises, ocres mansos o violentos, verdes pálidos formados por simientes espaciadas que emergen en suelos áridos, zonas de sombra, franjas de luz, amplias combas, collados, picachos, roquedas, cubetas, hoces… La perfecta articulación del relieve me hace vibrar y enmudecer, tal es la plenitud que se me ofrece, la sensación de encontrar la absoluta armonía a modo de carisma. Un manantial, poza, arroyo o leve río bastan para crear un mínimo vergel. La mesura alcanza su excelencia en la adecuación exacta del cercao, la arrumbada vereda, la luz. Luz tan pura rara vez se nos da fuera de esta sierra, ni sombra tan preciada.

Fuente: “Sierra Sur” de Antonio Zamora. Diputación de Sevilla (2001).

39


Espacios naturales diciembre  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you