Page 1

Revista cultural para la región del Oriente Antioqueño / No 6, junio de 2012

Cultura O De la colección JESHÚA Autor: Jesús Alberto Abeláez JALAR

Caminantes bajo la lluvia, Autor F. Sánchez Caballero Óleo sobre lienzo


Editorial

LA CEGUERA

E

l pasado 13 de mayo -Día de la Madre- realicé un recorrido por las principales calles de Rionegro, muy temprano en la mañana, y me Por: Miguel Ángel Ríos Director encontré con un panorama tremendamente desolador. Resulta que nunca había visto tan descomunal suciedad: basuras en cantidades abrumadoras estaban regadas por aceras y calles recordándome el paisaje apocalíptico que describió Saramago en Ensayo sobre la ceguera. Así, tal cual, imaginé el desorden en el que una ceguera general nos sumiría. Entonces, observando con más detenimiento y cabilando sobre aquel sucio amanecer llegué a la conclusión de que la basura desparramada por el piso era el menor de los problemas, porque a la cuenta ya se sumaban tres delicados conflictos: Los residuos estaban diseminados por una falla en su recolección, a cargo de un ente descentralizado, en este caso particular, Rio Aseo Total. Por otro lado, estas mismas basuras dejan ver el segundo

problema: las legiones de perros callejeros que residen en las calles de la localidad. ¡Que impresión! Incluso, en el mismo parque principal he llegado a contar doce caninos, grandísimos, alguno de los cuales parece que fueran a reventar de lo gordos que están. No son animales flacuchentos, no señores, son ejemplares bien mantenidos (no se sabe por quién), que por lo mismo son un riesgo, no solo por su tamaño, sino porque un perro saludable tiene muchos más ánimos y fuerza para atacar a otros semejantes e incluso al ser humano, en arrebatos territoriales. Por último el tercer problema, que sin ánimo de cacarear varias veces el mismo clamor, no titubeo en decirlo: la mendicidad, más abrumadora, más descarada, más triste, más lacerante y más despiadada de todo el Oriente Antioqueño. Ellos, los mendigos, los mismos que no te dejan conversar cuando te sientas en los paraguas del parque; los que tienen cronogramas y agendas completas para pedir de manera organizada y puntual en diversas localidades; esos mismos que recogen en promedio 70 mil pesos

diarios con solo estirar la mano o mostrar una llaga; esos mismos que almuerzan en la casa Pan y Vida, son vestidos por diversos voluntariados de antiguo renombre y que duermen en hotel con el fruto de su “trabajo”; esos mismos que te insultan si les das una moneda de tan solo cien pesos o cuando no le compras la caja de chicle. Esos mismos son los que se pelean las sobras y otras viandas con los perros, ellos son los que rompen sin compasión las bolsas, riegan la basura sin importarle nada ni nadie, ellos son quienes afean la ciudad por su egoísmo camuflado de sufrimiento. El perro o el gallinazo que rompe una bolsa obedece al instinto de sobrevivir, de comer por necesidad, no por necedad ni mezquindad. El problema ya no parece tener solución, porque es antiguo y pasa un mandatario tras otro y ninguno se asoma al balcón de su despacho, porque me consta, lo comprobé una vez, que desde allí se ven claritos, patenticos, los borrachos tirados en el parque a cualquier hora del día, los mendigos, los perros callejeros y si se quedaran hasta tardecito en la noche, podrían ver quién sabe cuántos problemas más, que yo ya vi, pero que otro día enumeraré.

CONTENIDO Dos personas distintas, un solo hombre verdadero Poesía La columna del Maestro: el escultor noctámbulo Crónicas del viejo mundo Y de las buenas noticias ¿qué? Rionegro apoya la comunidad LGBTI En defensa de la Grisales Un sol con ganas de brillar como la luna Lo último de: Hugo Nélson Tangarife El poeta obleático Lo último de: Miguel Ángel Betancur Tamayo Pánico escénico

3 5 6 8 12 13 14 15 16 19 21 22

Cultura Director: Miguel Ángel Ríos - Diseño Gráfico: María Alejandra Ríos Colaboradores: Érika Lucía Sierra Montoya - Blanca Yiseth Zuluaga - Luis Enrique Atehortúa / E-mail: revistaculturao@gmail.com / Teléfonos 5617191 - cel. 3128360990

2 Cultura


DOS PERSONAS DISTINTAS, UN SOLO HOMBRE VERDADERO

Crónica

Por: Diego Alejandro Arbeláez Estudiante de Comunicación Social, UCO

La Familia Todos los días Don Tertulio Rosales Gallo se levanta animado a las 5 de la mañana a iniciar las labores en su finca y no sin antes tomarse una agua de panela caliente se dirige a ordeñar sus vacas y a cuidar como a su mayor tesoro sus cultivos que le dan de comer a él, y a lo que más ama: su familia. Éste personaje digno representante de los campesinos del Oriente de Antioquia vive con alegría en medio de una tierra que lo rodea de riquezas, que aunque no sean materiales llenan su espíritu y le permite llevar un mensaje de felicidad. Con 52 años, Tertulio siempre sale de su finca con una sonrisa, saludando y contando historias a cualquiera que se encuentre en el camino. Luego de trabajar arduamente en la mañana, Don Tertulio se dirige a su casa a desayunar. Allí su esposa Ovadina Ramírez o “La Pandora” como suele decirle de cariño, lo espera ansiosa con su calentao, su café con leche, su arepa de maíz puro con quesito y su huevo revuelto con hogao; un manjar alimenticio para este campesino de pura cepa que llega sonriente a recibir un beso de su amada, como mayor recompensa al esfuerzo que realiza en su trabajo. Pero esta bella pareja no está sola, tres personajes más la acompañan y envuelven su vida en la placidez de contar con otros seres que llenan de alegría a aquella casa hundida en el campo, sin energía, sin agua, con piso de tierra, fogón de leña y que sus únicos adornos son 4 camas en las que se reparten todos como pueden para dormir. Se trata de Yaisury Magnolia, de quince años y en embarazo de un vecino; Dicter Eledilie, de siete años, y

Esdringer, el menor, con dos años. Estos pequeños, aunque viven con limitaciones materiales constantes, irradian de regocijo a sus padres más agradecidos que reclamantes por una vida que cobra el valor que le da la tranquilidad y el amor. Esta es la familia que da vida a un lugar imaginario y desconocido, se trata de la vereda “Boñigarcés”. Allí nacen las mas jocosas historias de Don Tertulio, quien orienta a los turistas y curiosos que quieran ir a visitarlo diciéndoles que es “una vereda que queda en el altiplano del Oriente Don Tertulio se proyecta como un digno, simpático y original Antioqueño, pero que representante de la cultura antioqueña. limita con El Peñol, entre Marinilla pero tirando un poco más hacia Talentos Efraín Arce Aragón de la ciudad El Santuario; que si se ingresa por allí de Medellín y ha estado incursionando en prácticamente se llega a El Carmen de el mundo de las artes escénicas desde los 7 Viboral”. Si se logra llegar se debe años convirtiéndose esta pasión en un preguntar por la Fonda de Ramón, uno de universo que le ha aportado las mejores los mejores amigos de Tertulio, experiencias de su vida. posteriormente allí se debe indagar por Su pasión por las habilidades dónde queda la Finca de Otilia, llegando a artísticas data desde que era muy esta propiedad “le pueden pegar el pequeño cuando en su colegio, sin grito” él se asoma al barranco y dice: “los pensarlo dos veces, era de los que siempre espero en el portillo para la entrada a la participaba en los actos culturales y en finca de Carmen” ¡y listo! medio de danzas, poesías y actuaciones teatrales transmitía que respiraba y vivía por el arte y que era a ello a lo que quería El creador dedicarle su existencia. Actualmente dicta clases de teatro en la Diego González es el Corporación Artística y Cultural Mariní, allí encargado de dar vida a Don comparte y enseña a 10 niños talleres de Tertulio y aunque asegura sensibilización, improvisación, expresión que son personas corporal y todo lo relacionado con el completamente diferentes, mundo apasionante y creativo de las encarna de corazón a este tablas. personaje que ha llenado de Simultáneamente es periodista y alegría su vida, de presentador de televisión y eventos oportunidades y de sociales. En este campo dio el primer paso sensibilidad. en el Canal CNC de Rionegro quien le abrió Diego tiene 29 años, las puertas para enfrentarse por primera es oriundo de Rionegro, vez a las cámaras y ser reconocido en la pero que vive en Marinilla pantalla chica como conductor del hace cinco años; es casado y noticiero del Canal, al cual hoy agradece tiene un hijo de cinco años porque le permitió abrirse a un campo más llamado Samuel. Estudió amplio donde la versatilidad no encuentra actuación y presentación de límites. Un universo emocionante donde televisión en la Escuela de los formatos son infinitos y enriquecen el

Cultura

3


Presentador, periodista y actor son las tres facetas que caracterizan a Diego González, que a pesar de ser un joven, ha tenido experiencias de grandes llegando a ser capaz además de dar vida, en su propio cuerpo, a otro ser, alguien más, igual de inquieto y vivaz. conocimiento de un Diego que se proyecta hacia hacer lo que le apasiona de la mejor manera. Esta fue la catapulta para que Diego empezara a ser reconocido en varios municipios de Oriente Antioqueño y realizara contratos para presentar otros noticieros locales, programas institucionales, eventos culturales, sociales y artísticos, formatos que gracias a su versatilidad no se le hacía difícil trabajar, por lo cual se ganaba fácilmente el agrado de su público, quien ha influido en su éxito. En el año 2011 Diego comienza a hacer parte del equipo de trabajo de “Tertuliando” un programa de carácter cultural del Oriente, transmitido en varios canales comunitarios y subregionales. Por medio de esta producción se visibilizan personajes, historias y hechos que cobran trascendencia narrados en una tertulia que con sabor a pueblo busca rescatar las identidades de los orientales, lo poco conocido de aquellas personas que tienen una historia de vida que merece ser contada dentro del contexto de las poblaciones. Éste proyecto televisivo ha crecido hasta tal punto de llegar al canal regional Cosmovisión, donde se abre la ventana para que el mensaje de “Tertuliando” llegue a más rincones del país y del mundo.

El nacimiento de Don Tertulio Es justamente allí, en el marco de Tertuliando donde sea crea el personaje de Don Tertulio, una creación de Diego para brindarle más vida y color a este proyecto audiovisual que se forjaba y buscaba trascender en el espacio. “Se nos ocurrió la idea de sacar un

4 Cultura

personaje típico del montañero paisa y crear una sección en el programa, una persona creada con características que no fueran tan formales, pero que se le midiera a entrevistar funcionarios públicos desde una forma chistosa como tal vez lo podría hacer un montañero” -relata González. Esta idea no tardó mucho en materializarse, muy juicioso el creador y encarnador de Tertulio empezó a caracterizar el personaje dando como resultado un campesino poco agraciado, que a través de un maquillaje exagerado pretendía esconder a Diego Gonzales y como en cualquier cuento mágico reviviera otro protagonista que se encargaría de llevar historias, de sacar sonrisas y de rescatar la cultura montañera alcanzando éxito y sintonía. Pero esto no iba a ser tarea fácil, pues los componentes de personalidad de este paisano debían copiarse del contexto rural, sus tradiciones, sus vivencias y dificultades. Es por eso que Diego decide refundirse en una vereda llamada Chochomayo, ubicada entre los límites de Marinilla y El Peñol, para observar de primera mano el comportamiento de un campesino que vive alejado de cualquier asomo de civilización. Allí pudo entonces darse cuenta de que la amabilidad de las personas que viven en el campo no tiene límites, que son seres que brillan por su espíritu noble y que a pesar de no poseer las mejores condiciones de vida son felices. “Empecé también a investigar y leer mucho sobre las costumbres paisas, retahílas, dichos tradicionales y a analizar la manera de aplicarlos para que la gente no se fuera a sentir agredida o malinterpretara las apreciaciones de Don Tertulio. Ir a esa vereda y aprender de método documental sobre nuestras tradiciones fue una experiencia muy bonita” narra Diego visiblemente orgulloso y satisfecho por el trabajo realizado. Finalmente Diego dejaba de ser él para abrir campo a Don Tertulio quien se enfrentaba a su primera aparición y como si se estuviera cumpliendo una profecía, este personaje se iba ganando aceleradamente el corazón de los orientales, quienes lo aceptaron y se sumaron a sus charlas, comentarios y en menos de un mes su Facebook lograba registrar cerca de 1.500 amigos trascendiendo niveles socioeconómicos y culturales. Éste personaje hoy por hoy se da el lujo es estar en centros comerciales, bares y eventos importantes de la región y el área metropolitana de Medellín que apoyado por la web sigue aumentando su

reconocimiento. Clase baja, media y alta han abierto las puertas a este protagonista de las costumbres campesinas de Antioquia. Cuando Don Tertulio entra en acción, Diego pasa a ser alguien desconocido para él, dos personas que nunca han tenido contacto y que aunque físicamente se vean completamente diferentes, a veces los sentimientos de los dos salen a flote y se encuentran haciendo ver que siendo campesinos o citadinos tenemos emociones y sentimientos en común que sobrepasan las fronteras de los prejuicios y la clase social. “En Itagüí, tuve una oportunidad muy bonita de realizar una labor social con el personaje de Don Tertulio y con la Alcaldía de la población; nos fuimos con regalos a los barrios y veredas más marginadas del municipio, fue algo muy emocionante. Yo creo que ahí hubo un choque directo entre Tertulio y Diego porque hubo que controlar llanto y sentimientos encontrados, además porque llegamos a una parte campesina entonces Don Tertulio se sentía en su salsa, fue de las prácticas que más ha significado para mi desde que cree a este personaje” narra el inventor de esta personalidad recordando algunas de las mejores experiencias vividas silenciosamente con él. Esta es entonces la vida de dos personas que viven en un solo cuerpo, uno desaparece mientras el otro entra en escena, poniendo en contraste realidad y ficción pero llevando mensajes complementarios que buscan ser ejemplos de vida donde la persistencia y el trabajo arduo se encuentran en un mismo sitio y los construyen. “No es fácil manejar este contraste entre Tertulio y yo. Trato de manejar esa parte incógnita de quién es él; mi intención es que la gente se cree el imaginario de que somos dos personas completamente diferentes y que el uno nada tiene que ver con el otro”. El caso es que el mensaje de ambos es claro, mostrar las raíces antioqueñas, el montañero que llevamos por dentro, el campesino que tenemos emprendedor, pujante y luchador que desde diferentes perspectivas reafirman que cada uno forja su propio destino, que hay gente que trabaja al sol y al agua y supera sus necesidades rompiendo paradigmas que plantean una vida mejor.


Poesía

Viene de página 3

El encuentro

Laura Aristizábal Valencia

Como una brisa que llegó intempestivamente y acarició sutilmente mi alma. Así, llegaste una tarde de abril para proclamar tus deseos sobre mi piel.

Yuliana Bedoya Gómez

Era otro día...

Pude entonces percibirte más allá de mi mirada, acariciarte más allá de tu piel y descifrar tu esencia como ni siquiera imaginabas. Fue mi cuerpo un lienzo en blanco que estalló en mil destellos de colores, fue tu alma la ofrenda sagrada que magnificó el encuentro. Y aún sonrío cuando traigo a mi mente aquella tarde de abril y compruebo que el aire que te trajo hasta mí, es el mismo que ahora sin atreverse a preguntarme evapora tu recuerdo.

Laura Aristizábal Valencia

Éxtasis

Ella sonríe maliciosamente, mientras disfruta una taza de café amargo como la vida misma, así recordaba el día en que se conocieron, era una tarde dónde la lluvia erizaba al viento. Ella con sus labios gruesos pintados de rojo con un brillante extremismo. Con las piernas cruzadas y un cigarrillo en la boca traza aquellos poemas que una vez compartieron, pero esos eran diferentes, no eran como todos los poemas que solo hablan de amor. Estos hablaban precisamente de la misma muerte de la vez en la que él partió sin decir adiós. Ni el murmullo de la lluvia había ayudado a entender que ahora se encontraba nuevamente sola, que ni en las sonrisas, ni en los libros, ni en los sueños, si quiera en las mañanas en las que solían despertar juntos... pero ahora ella cierra los ojos y se bebe profundamente los recuerdos. Se deja ir aceptando la lenta lluvia de renuncias.

No escondas tu verdadero rostro, ese que jamás he visto de frente y que es temido por muchos de los amigos mortales que frecuento. Antes de que llegues a tocar mi puerta, déjame disfrutar de ciertos placeres inciertos. Permite que compruebe que existe el cielo y también el infierno. Invítame a saborear el sabor amargo de este tiempo, pero también el dulce cáliz en compañía de aquel mortal a quien alguna vez entregué mis besos. Vela mis horas de insomnio pero llévate contigo mis sueños. Y cuando llegue la hora señalada no te acerques con ternura, solo abrígame entre tus brazos y llévame a ese lugar al que tu llamas cielo.

Cultura

5


Desde la torre

La columna del Maestro

EL ESCULTOR NOCTÁMBULO Por: Alonso Ríos Vanegas

Mi casa está ubicada en lo alto de una colina de cerca de cien metros de altura con respecto al estrecho valle por donde transcurre un arroyo de aguas turbias, color amarillo oscuro, producto de la erosión originada por el exceso de labranza de los cultivadores del territorio. Desde esta casa puedo ver hacia el oriente un monte de árboles moribundos que han sido sometidos a la tala y el fuego; y en dirección sur, se alcanza a ver las torrecillas de una pequeña iglesia campesina donde se reúnen cada ocho días los lugareños a escuchar la santa misa matutina; hacia el occidente, separada por un seto, se ve a unos veinte metros la parte posterior de una casa semiabandonada de tejas de barro, de ancho corredor, de lo que fuera en años anteriores una casa decente y bien construida, pero por alguna circunstancia dejada al olvido. Hacia el norte, no se ve vivienda alguna y solo se distingue un bosque brumoso y frio y un camino desolado por donde solo transitan, raramente, el paso apurado de los campesinos cuando van hacia el pueblo. El lugar de mi residencia, donde vivo con mi esposa y el mayordomo, que es un señor: viejo, viudo y silencioso, es un lugar sosegado donde solo se escuchan los grillos en la noche, los pájaros al amanecer, el arrullo de las palomas sobre el techo y el ladrido del perro. Por la época del mes de abril del año pasado, cuando las lluvias eran más intensas, se escucharon en la última hora del día, en medio de las lluvias, sonidos poco gratos en la cercanía; eran el run, run del motor de un camión que se acercaba por el costado occidental en dirección de la casa abandonada. Poco después se escucharon voces de personas y ruidos desiguales que irrumpían desacompasados de cosas que arrastraban, en la quietud del paisaje. Llevado por la curiosidad producida por la estridencia, subí rápidamente al segundo piso y como un voyerista, desde la ventana de mi habitación miré por encima del cercado en dirección a la casa abandonada y advertí que la estaban habitando. Dos hombres cargaban muebles

6 Cultura

de baja calidad y unos objetos que, debido a la distancia y el caer de la lluvia no pude precisar, pero eran pesados y parecían selectos. Esa noche, me acosté pensando en mi nuevo vecino con la curiosidad de saber quién era y a qué se dedicaba, sin embargo, durante toda la noche dormí poco debido a la rara costumbre de escuchar sonidos diferentes de los grillos y las aves nocturnas, luces de lámparas y bombillas en el corredor de esa casa. A la mañana siguiente, antes de emprender mis labores habituales en el taller de taxidermia, eché un vistazo a la casa vecina y no percibí a personas, ni nada que hiciera suponer que estaba habitada y llegué a dudar de que fuera cierto lo que vi la tarde anterior. Lo mismo sucedió al medio día y en la última hora. Eran las seis de la tarde, cuando el sol emprendía su viaje a las penumbras, escuché unos golpes rítmicos y cadenciosos como el de una herramienta de talla sobre un madero y con la curiosidad habitual de mi temperamento investigativo,

emprendí mi ascenso a mi habitación ubicada en la parte más alta de mi residencia (siempre busco las alturas para contemplar mejor y con más comodidad las inmensidades) y descubrí en la parte de atrás de la casa vecina un improvisado taller de escultura, e inclinado sobre un banco rústico un viejo de largas barbas blancas, cara ceñuda y cejas pobladas, de baja estatura, vestido de chaqueta gris, ajada, delantal negro y una gorra de tela azul. Con destreza labraba un tronco de madera rosada, como el cedro de mis muebles, y al lado, pegado al sucio muro un dibujo al carbón de un personaje masculino, desnudo y delgado. Sus manos largas y nervudas eran agiles y diestras en las cuales apretaba con firmeza una gubia en la izquierda y en la derecha sostenía una mandarria de madera. Asombrado lo admiré a la luz de una lámpara de gasolina, y me dije para mis adentros: es un escultor. Poco después asomó por la puerta que daba al corredor una anciana pequeña, de pañoleta en su cabeza y un poco robusta llevando entre sus manos una taza y un pequeño plato de cerámica con algo dentro, algo así como un pan, lo


colocó sobre una pequeña mesa y en silencio, sin mirar al viejo artista, se esfumó por entre la penumbra del corredor. Toda la noche lo escuché desde mi alcoba en mi cama hasta el amanecer cuando pude conciliar el sueño; trabajó el maestro sin descanso siempre dando golpes rítmicos sobre la madera, y se escuchaban así: tan, tan, tin, tan, tan tin, tin, tan, con cadencia rítmica como quien inventa la música con sonidos de golpes metálicos, acampanados y sordos en la madera; tin, tin, tan, tan, tan. Era realmente fascinante escucharlo con el sonido de las herramientas y la sonoridad de madera seca que suena como una campana apagada. Al levantarme, me asomé desde el balcón por encima de los setos y entre la bruma noté ya no estaba el artista en su taller; sobre el banco de trabajo alcance a ver el tronco de madero esbozando una figura humana, las herramientas dispersas sobre la mesa

donde se encontraba la taza y el plato vacíos, el piso de tierra apelmazada, estaba lleno de pequeñas astillas y aserrín. Durante ese año me acostumbré a ver el artista trabajando noche a noche persistente y laboriosa sin dar descanso a sus manos. Nunca le escuché hablar una palabra con su senil compañera, que con la perseverancia del artista, siempre le llevó una taza y un platillo con alimento. Cada día observé el progreso de la obra y ya se alcanzaba a ver los rasgos finos con el prismático, (desde niño me a apasionado la observación de los astros en noches despejadas) de un hombre de barbas y rostro ceñudo como las del maestro, ¡era un autorretrato! La escultura era fabricada en tres partes que luego fueron ensamblando hasta construir la obra completa así: el torso con los brazos, la cabeza, las piernas. Todas ellas al perfeccionar mostraban un figura acostada, como un cristo yacente, pero perfecto en sus proporciones

anatómicas. Al cabo de un año había asimilado los sonidos nocturnos en el taller, como el de los grillos y aves nocturnas y era este sonido tan familiar que no me inquietaba y podía dormir sin interrupción toda la noche y además creé la costumbre de admirar el nacimiento de la obra artística cada día. Sin embargo, una noche, inquieto, noté la ausencia de los sonidos familiares del tin, tin, ton tan, tan tan, en el taller del escultor y, presuroso corrí al observatorio de mi habitación y al mirar por encima de los setos al interior del taller, no vi más al artista que durante un año largo me enseñó a escuchar los sonidos cadenciosos de los golpes sobre la madera. Preocupado pregunté a mi mujer si sabía algo al respecto y solo atinó a decir: escucha los sonidos de las campanas de la iglesia llamando a duelo tin, tan, tin tan, tan, tan. Abril 9 de 2012

Cultura

7


CRÓNICAS DEL VIEJO MUNDO PARIS

S

e le conoce como “La ciudad luz” (Le villé lumiére), “La ciudad del amor”. “La capital política y cultural de Europa” y era recientemente la ciudad preferida por los pintores. “Bohemia de París, alegre loca y gris de un tiempo ya pasado”… Fundada unos cuatro siglos antes de Cristo, no debe su nombre al legendario héroe troyano que osó raptar a la espartana Helena, cuyo cabello dorado y hermosura servían de faro a los navegantes de Asia Menor. Mucho menos a los antepasados de la bella Natalia como creen algunos y posiblemente ella misma, cuya sensualidad fatal parece ir de la mano con trágicas historias de amor allí vividas, como la de Abelardo y Eloísa. Su nombre se debe a una tribu Celta de pescadores: Los Parisios, que se asentaron a orillas del Sena en busca de Bocachicos y Bagres pero fueron atacados por los Vikingos, los romanos, los Hunos y los otros… Pese a sus inicios tortuosos, París fue elevada a Cuna de la cristiandad en pleno auge de la edad media con el advenimiento de la Santa Corona de espinas y otras ruinas que supuestamente pertenecieron al templo de Salomón y que aún podemos ver en la “Sainte Chapelle” tirados en el suelo. En pleno auge del Rococó, fue llevada a su

8 Cultura

Por F. Sánchez Caballero esplendor por Luis XIV. A comienzos de 1800 Napoleón decide expandir sus dominios haciéndola su sede política y Gustave Eiffel, antes de empezar el siglo XIX, decide tocar el cielo con su fastuosa torre de hierro, contribuyendo así a popularizar su seudónimo de Ciudad Luz, no solo por el masivo uso de la energía eléctrica en su centro urbano, sino por ser el epicentro del conocimiento, el arte y la cultura en occidente. Ahora, desde arriba de la torre, más de cien años después, contemplo la ciudad iluminada: Sus campos elíseos, el arco del triunfo, Notre Dame, el panteón, Mont Martre, el Louvre y el entrañable museo de Orsay. Imponente y hermosa, pero húmeda y cansada bajo el rocío del otoño y los albores de una recesión. París ha sido cuna de pensadores tan importantes como Descartes, gracias a cuyo racionalismo sabemos que existimos, (siempre y cuando pensemos)… Del movimiento existencialista de Jean Paul Sartre: “La existencia precede a la esencia”. De poetas como Baudelaire quien origina con sus "Flores del mal" una generación de poetas malditos que quizás había inspirado Alan Poe al otro lado del océano. Escritores tan realistas y crudos como Balzac, Zola y el siempre crítico Víctor Hugo, quien hizo de la cuestión social un tema de compromiso político que le valió el exilio. (En mi país hubiese sido exiliado a una fosa común). Incluidos “los derechos del hombre”, todos los movimientos revolucionarios del S. XIX se gestaron en esa París que una mañana de mayo del 68 amaneció con sus paredes llenas de letreros que a secas gritaban: “Prohibido prohibir”. Allí se forjaron, lucharon y amaron escultores tan formidables como Rodín cuyo “Pensador” ha dado la vuelta al mundo con aire reflexivo. Pintores tan románticos como Delacroix e impresionistas tan impresionantes y poco impresionables como los siempre vigentes Monet y Renoir. De París reconocemos voces tan célebres como las de Edith Piaf o el adoptado Charles Aznavour, nadie como ellos a la hora de cantar las bellas tragedias de amor parisinas y nadie como Tolouse Lautrec a la hora de Representar las frenéticas noches del CanCan en Moulín-Rouge. “Y cuando algún pintor hallaba un comprador y un lienzo le

vendía, solíamos gritar con él y pasear alegres por París”… Llego al Louvre, el más famoso y visitado museo del mundo. Vuelvo a sorprenderme con la cantidad de maravillas reunidas en un mismo sitio. La oferta va desde las antigüedades Etruscas, griegas, egipcias y romanas hasta comienzos del S.XX. Desde el código de Hammurabi que en sus 80 reglas de comportamiento incluía las diez de Moisés, hasta una mujer en su baño íntimo con tonos amarillos de Degas. En una gran sala me encontré con la Venus de Milo, orgullosa y distante, pero tan amada y fotografiada como la gorda de Botero en el parque de Berrio de Medellín… Al menos cinco mujeres a su alrededor eran más bellas que ella, pero ninguna tan mágica y seductora, pese a sus brazos rotos. Al final de las escaleras vi a la Victoria de Samotracia intentando un infructuoso vuelo con sus alas de palo y los pliegues de su vestido Victoria Alada de Samotracia


ceñidos a sus muslos y senos húmedos aún por la rosa de los vientos que en el Mediterráneo siempre apuntaba a Rodas..."Es la mujer perfecta, (me dice un amigo al oído)...Con alas y sin cabeza". Observo extasiado La Balsa de la Medusa de Gericault y La Libertad guiando al pueblo, de Delacroix, cumbres indiscutibles del fastuoso romanticismo francés. Contemplo de pared a pared Las Bodas de Caná que casi le costaron la vida al Veronés por su atrevida concepción mundana en pleno auge de la inquisición. En vano busqué la pequeña encajera de Vemeer, que durante años ha sido objeto de mi devoción, un pequeño aviso decía que la habían prestado al museo de Amberes. Una gran algarabía se formó en la sala contigua, detrás de una nube de flashes y japoneses estaba ella tan pálida, risueña y sin maquillaje como después de una noche de placer con el señor Giocondo. (Recuerdo que mi profesor Javier Restrepo con su borrachera aún vivita decía cuando la vió, que él tenía una en casa, más grande y bonita). Para evadir la multitud y descansar la vista, nos fuimos a los aposentos de Napoleón III, la opulencia y el destello de rojos y dorados pronto acabó por fatigarme más. Me detuve en el retrato de Eugenia su esposa. Su belleza española retó un día la hermosura de Sisi (que ostentaba el título de la más hermosa del planeta), en la propia corte austríaca y acabó generando un escándalo de proporciones monárquicas ya que su vestido era tan

Notre Dame

corto que algunos perspicaces invitados, alcanzaron a ver sus reales tobillos. Pero ya estaba bueno de frivolidades. Decidimos acabar la gira en Notre Dame. No puedo dejar de pensar en el pobre Abelardo, (muy cerca de allí lo molieron a palos y lo caparon por haberse fagocitado a la bella Eloísa, forzándolo de por vida a la casta piedad). Pasamos por la Sainte Chapelle para infructuosamente tratar de ver la Santa Corona de espinas que Luis IX (futuro San Luis), compró en 1248 al emperador de Constantinopla Balduino II, (por una suma que no alcanzaría hoy para comprar una curul en Colombia y tampoco una reelección). Después de dos frustradas cruzadas a tierra santa, Luis IX adquirió cuanta

reliquia pudo pagar para convertir a París en la segunda capital de la cristiandad. Si todos los caminos conducían a Roma, París sería ahora sitio de obligatoria peregrinación entre los fieles devotos… Y artistas. La corona de ramas de Acanto, ahora es completamente inofensiva, pues gracias a la generosidad de nuestro santo o a su visión diplomática, sus espinas fueron esparcidas por todas las catedrales o monasterios de Europa, para estimular el fervor religioso entre los peregrinos del viejo mundo. “Hoy regresé a París, crucé su niebla gris y lo encontré cambiado”… Pero sigue siendo la ciudad mágica de todos los tiempos. F. Sánchez Caballero.

Ayúdanos a cumplir el sueño de los más necesitados del Oriente Antioqueño. fundacionsocialequina@gmail.com

Cultura

9


10

Cultura


Columnista Invitado

Y DE LAS BUENAS NOTICIAS ¿QUÉ?

Por: Luis Enrique Atehortúa Sánchez Docente UCO

A

hora que el canal caracol anuncia su nueva serie sobre más narcotráfico y violencia, me convenzo más y más que las buenas noticias no hacen parte de la cotidianidad de los colombianos y mucho menos no de los medios. Qué vergüenza que las normas colombianas no le salgan al paso a este tipo de acontecimientos. La imagen que tiene el mundo de lo que supuestamente somos no va a cambiar nunca, mientras se sigan permitiendo este tipo de apologías. ¿Es que en Colombia no existen otras cosas diferentes a mafia, sicariato, guerrilla, prostitución y violación de los derechos humanos? Imposible! Hoy en Colombia cuenta apenas con un ritmo reconocido a nivel mundial: el Vallenato, no tengo nada en contra de este porque además muchos me gustan y los he interpretado; pero, ¿y de los otros sinnúmero de ritmos y aires colombianos qué? En dónde están los torbellinos, el bambuco, la guabina, el pasillo, la rumba criolla, la carranga, los joropos, los sanjuaneros, los sanjuanitos, los paseos, la cumbia, el mapalé, el bullerengue, la champeta, el fandango, el porro, el merengue, la danza, el bunde, el bolero, el merecumbé, las gavotas, los pasodobles, los sones, las tamboras…uuuuufffffff! A lo mejor ya hacen parte de muchas de nuestras tradiciones perdidas, desvirtuadas o robadas. Afortunadamente aparte de las hermosas tradiciones y los paisajes impresionantes que tenemos, contamos con gente y cosas maravillosas que nos dan reconocimiento a nivel orbital. Un Sergio Luis Henao Montoya (oriundo de la vereda Río Abajo de Rionegro), gran promesa del ciclismo nacional y hoy

12

Cultura

El ciclista rionegrero Sergio Luis Henao es una de esas figuras colombianas valiosísimas, pero cuyos logros no resuenan tanto por culpa de la exportación masiva de narco novelas que hablan mal de Colombia.

noticia mundial en el Giro de Italia, un Radamel Falcao García que nos hace vibrar con sus goles, un Blas Emilio Atehortúa Amaya, Santaelenita reconocido como uno de los compositores contemporáneos más importantes del siglo pasado y de este; ciento y pico de atletas de alto rendimiento que ya están en lista para los juegos olímpicos de Londres 2012, y adicionalmente la NASA cuenta hoy con un hijo de Buenaventura, el Dr. Raúl Gonzalo Cuero Rengifo por su trabajo con niños y jóvenes colombianos dedicados a la heurística. Él es algo así el Thomas Alva Edison colombiano con sus laboratorios de inventos. Léanse la biografía de este gran hombre llamado “de Buenaventura a la Nasa” para que sepan lo que es la humildad, por ejemplo. Claro, cada que hay un triunfo o una buena noticia, aparece Raymundo y todo el mundo a endilgarse el patrocinio la ayuda, el favor, la colaboración, los buenos oficios; y los triunfadores son tan bobitos – y perdonen la expresión - que hasta les regalan las camisetas y donan los premios para obras de beneficencia dizque porque el país se los agradecerá siempre. Ganando indulgencias con padrenuestros ajenos, como siempre. Y nada pal bobito. No señor, así no es. Recuerden: “a Dios lo que es de Dios y al césar lo que es del césar”. Y ojalá lo de “falso secuestro” no sea verdad o ahí como se dice popularmente estamos llevados del H.P. (hijo de papi). Entonces a escuchar y a vivir solo buenas noticias, es más sencillo, enriquecedor y placentero.

AGENDA PARA JUNIO 01 de junio concierto de bossa nova

02 de junio prototipo boss

08 de junio varite circense, giros y tierras de leyendas y pequeños monólogos

09 de junio varite circense giros y tierra de leyendas

09 de junio concierto y pequeños monólogos

15 de junio varite circense giros y tierra de leyendas y danza black dance

16 de junio varite circense giros y tierra de leyendas

22 de junio fuego en el cuerpo y tierra de leyendas

23 de junio fuego en el cuerpo y tierra de leyendas

29 de junio fuego en el cuerpo y tierra de leyendas

30 de junio fuego en el cuerpo y tierra de leyendas


RIONEGRO LE APUESTA A LA COMUNIDAD LGBTI

L

a alcaldía Rionegro con más futuro en su plan de desarrollo integral, tiene contemplado proyectos de inclusión social y la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transgeneristas e intersexuales), sector de la población que ha salido beneficiada en este proceso, pues desde que se realizaron las mesas de sinergia para construir el plan, esta población tuvo una participación activa logrando visibilizarse y emprender un largo camino hacia la plena inclusión. Edwin Mauricio Ordoñez, Comunicador Social de la Universidad Católica de Oriente, es quién ha liderado estos proyectos. Desde hace tres meses Edwin viene realizando una campaña educativa para el reconocimiento de las diversidades sexuales, con lo cual quiere sensibilizar a la comunidad en general, sobre el respeto y la tolerancia hacia esta importante porción de colombianos que muchas veces ha sido marginada. Además se quiere cambiar el imaginario que se tiene acerca de ellos, pues como él mismo afirma “muchas veces la gente estigmatiza y asocian a los integrantes de esta comunidad con aspectos negativos como la prostitución y el vandalismo, pero no se dan cuenta que también se refieren a seres humanos que trabajan, estudian y lucha por construir región”. Esta iniciativa nació debido a la falta de reconocimiento y respeto que existe actualmente hacia los derechos de la población LGBTI en el Oriente Antioqueño y por la inexistencia de acciones afirmativas y políticas públicas que garanticen su reconocimiento pleno de ciudadanía y de derechos humanos. La campaña está compuesta de piezas comunicativas como plegables, cuñas radiales, actividades académicas y una enorme valla que próximamente se ubicará en un lugar estratégico de la ciudad. El 28 de junio se celebrará el día de las diversidades sexuales y se tienen previstas una serie de actividades académicas y culturales en la casa de la cultura Ricardo Rendón Bravo. Estas iniciativas son apoyadas por la Personería Municipal, el Honorable Concejo de Rionegro, la Secretaria de Gestión y Protección Social, la Secretaria de Planeación y la Oficina de Comunicaciones de la Alcaldía.

Edwin Mauricio Ordoñez es un activista pacífico y muy dinámico que se ha dado a la tarea de buscar la inclusión y dignificación de la comunidad LGBTI en todo el Oriente Antioqueño. Su base de operaciones: la alcaldía de Rionegro.

Cultura

13


EN DEFENSA DE LA GRISALES Por: Carlos Eduardo Vásquez

A

mparo Grisales no posa de diplomática, académica o profesional en ejercicio. Ella simplemente se limita a ser bella y sensual. Por mi parte, no le pido más, porque esa fue su opción de vida. Por el contrario, siempre me he preguntado cuántos tipos quisieran que su pareja se mantuviera así de estupenda a su edad, o cuántas mujeres quisieran verse así de sensuales a sus años. Algunos dicen, sobre todo las féminas, que todo en el cuerpo de la Grisales es postizo y que es el resultado lógico de muchas horas de entrenamiento en el gimnasio. "Así cualquiera", agregan sus detractores. Bueno, a mí no me consta nada, pero para efectos de exponer mi punto de vista, hago una analogía: yo soy comunicador, esa es mi profesión, y para ejercerla –aparte de algo de talento– necesito hacer algunas inversiones: una grabadora, una buena cámara, un buen portátil, además de un par de costosos dispositivos tecnológicos. Pero si fuera modelo y viviera del “cómo me ven los demás”, creo que gran parte de mi dinero iría a parar a las manos de cirujanos plásticos, productos rejuvenecedores y costosos centros de acondicionamiento físico. Además, ir a un gimnasio no tiene nada de malo, por el contrario, es de admirar la disciplina y la voluntad de Amparo Grisales. Lo digo yo

14

Cultura

que llevo más de diez años amenazando con matrícularme en uno de ellos, pero mi fobia al dolor muscular me lo impide. La Grisales no tuvo tiempo para estudiar un posgrado o hacerse otorgar un título honoris causa en alguna universidad prestigiosa, de la misma manera como muchas mujeres no tienen tiempo para hacer ejercicio o dedicarse a su cuidado y atención personal. Nuestra diva colombiana tiene recursos económicos, eso es cierto, pero no por eso se le puede considerar una mala persona. La solvencia y los contactos adecuados ayudan a que una persona ascienda los peldaños de la escalera del éxito con mayor rapidez, pero no la descalifican c o m o p r o f e s i o n a l . En referencia a este tema, a veces pienso en mí como un escritor, pese a que ninguna editorial famosa me ha publicado un libro, ni me he preocupado porque lo hagan. Sin embargo, si fuera familiar de los directivos de una de ellas o si tuviera el contacto adecuado, no dudaría en aprovechar mis amistades para tener el gusto de ver mis textos en blanco y negro. ¿Eso me hace un mal escritor? Aclaro que admiro mucho la inteligencia en una mujer, pero también me atrae la belleza física. La Grisales me ha convencido siempre con

los argumentos de su cuerpo, y nunca con los de la razón. Si la juzgo intelectualmente, al lado de mi admirada Diana Uribe, por ejemplo, la diva sale perdiendo, pero si la comparo con… bueno, con cualquier esposa del vecino que sale en pijama rota y sin bañarse todos los días a las dos de la tarde para la tienda, pues es indudable que la diferencia se nota. Amparo, estoy con usted. Me importa un bledo los chistes que hagan a su costa, me tienen sin cuidado los disparates que usted diga o los que le atribuyan los medios. Usted es simplemente una mujer despampanante porque en usted se conjuga una poderosa mezcla de femineidad, sensualidad y erotismo. Por esto y por todo lo que usted es, me atrevo a proclamar, voz en cuello: “Larga vida a la Grisales”. Nota: hágase mi saludo extensivo a la superbellísima Natalia Paris… faltaba más, a mí también me gusta “la música de los CDs”.


UN SOL CON GANAS DE BRILLAR COMO LA LUNA Por: Alejandra Eusse Cuartas, estudiante de Comunicación Social, UCO

Título: La persistencia del tiempo, Salvador Dalí

S

onaba el reloj, marcaba las 5 am. No sólo indicaba despertar, revelaba una vez más el camino de miles de durmientes. Era la hora exacta donde el switch del mundo se encendía; el momento de abrir los ojos a la realidad y olvidar el tiempo irreal, el cual se esfumaba con el alarmante sonido del tic tac. Las 6 am, y las calles poseían un infinito olor a frescura. ¿Duraría el resto del día? Los durmientes transitaban las delineadas marcas de cada destino, acelerados y con afán, miraban el reloj, no sabían si confundir la razón con una nueva excusa o olvidarse de esto y disfrutar del suave viento. Algunos, optaban por saludar cortésmente a los demás caminantes; otros, mejor encendían su auto y se olvidaban del exterior, preferían olvidar con música la continuidad del tiempo. Era momento del café; unos dulces, otros espumosos y la mayoría fuertes y sin azúcar, para encender las dos farolas de la visión. Cada sorbo requería de unos segundos de meditación, acumulaban sensaciones de un oscuro pasado y de un futuro borroso. Después de aspirar el cálido humo, proveniente de la taza, continuaban con la secuencia de imágenes y situaciones expuestas. Enfrentaban, quizá, con impaciencia las horas, pensaban en el tiempo que utilizaban y malgastaban,

dejaban atrás lo verdaderamente importante: el vivir. Ahora, el clima se tornaba denso; los pájaros emprendían su vuelo y las cabezas humanas insistían un vaivén de dudas. Se acercaban olores avisando la hora de almorzar. El viento desapareció, el sol enardecía su clímax y la aglomeración, una vez más, invadía el circulo afanado. Únicamente interesaba saciar la necesidad, producir placer e ignorar los pensamientos. Sólo importaba cumplir con un horario, comer rápidamente y regresar a lo señorial. Ignorando con facilidad las sonrisas de los demás sujetos; enfocando el horario en una responsabilidad, perdiendo la órbita del significado del tiempo. Dirigiéndose, rápida pero lentamente, a una noche, sin vivir el día.

Cultura

15


Lo último de:

Viene de página 3

HUGO NÉLSON TANGARIFE

Por: Sandra Acevedo Estudiante de Comunicación Social, UCO

H

ugo Nélson Tangarife Higuita nació en Buriticá, Antioquia, viven en Rionegro y es Patrullero de la Policía Nacional de Colombia desde hace nueve años y desde hace quince pinta de manera empírica, pues en sus treinta y un años de vida no ha recibido ninguna formación académica en arte ni la guianza de algún pintor que le dedicara largas horas a instruirlo en el oficio pictórico. Pero su técnica es impecable y su temática muy definida. Sus cuadros están cargados de mucho color y predominan en ellos las composiciones de flora y fauna, aunque también dedica buenas horas de trabajo a plasmar la belleza de las formas femeninas, con elegancia y respeto hacia el ser que él considera digno de rendir permanente homenaje. En sus largos patrullajes por las selvas colombianas en el programa de erradicación de cultivos ilícitos, Hugo aprendió a sensibilizarse y a ser un agudo observador de la belleza de la naturaleza y eso es precisamente lo que plasma en su obras. Su más grande alegría es ver en el rostro de las personas que admiran su obra la felicidad que él mismo le imprimió al crearlas y espera que muchos hogares puedan tener una pieza suya, pues en cada tiene su espíritu, fuerte en la lucha contra el crimen y sensible como el artista más consagrado.

16

Cultura

Título: Caballo No 1, óleo sobre lienzo

Título: cuarteto multicolor , óleo sobre lienzo

Título: Mariposa No 2, óleo sobre lienzo

Título: Girasoles, óleo sobre lienzo


Lo último de: Por: Sandra Acevedo Estudiante de Comunicación Social, UCO

Título: Mirada de Bengala, óleo sobre lienzo

Título: Solitario, óleo sobre lienzo

Si estás interesado en adquirir alguna de estas obras de arte, puedes comunicarte al 312 836 0990. Apoya al artista del Oriente, apoya la cultura. Título: Caricias, óleo sobre lienzo

Cultura

17


del periodismo en el Oriente

18

Cultura

RIONEGRO CON MÁS FUTURO

LA NUEVA GENERACIÓN


Reseña

EL POETA OBLEÁTICO Por: Yuliana Bedoya Gómez y Ana María Correa estudiantes de Comunicación Social, UCO

U

n vendedor de obleas en un parque no tiene nada de raro. Un poeta en el centro de una ciudad tampoco, pero un vendedor de obleas que además escriba poesía… eso es otra cosa. Así es César Botero, nacido en el municipio de El Santuario, Antioquia, hoy habitante del municipio de La Ceja, localidad que lo vio florecer como poeta. Este personaje de experiencias cotidianas es un escritor que le rinde homenaje a la vida y al entorno que lo rodea. Todos los días, César saca su puesto de obleas, al lado de la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, para brindar a los cejeños este delicioso manjar por tan solo quinientos o mil pesos, con el objetivo de darle gusto al paladar. Sus cabellos señalan las experiencias vividas y su recorrido por la vida. Lleva veintidós años viviendo en La Ceja, con su actual señora Olga Marín López. Tienen, fruto de este amor, un hijo de veintiuno años, quien ya terminó sus estudios como auxiliar de enfermería. Por su parte, César estudió en la Universidad de Antioquia; allí realizó cinco semestres de Farmacéutica, pero ha sido la experiencia con la palabra la que ha marcado su vida y su crecimiento personal. Inicialmente, vendía vasitos de arequipe; de allí surgió la idea de vender obleas hace doce años. Esta pasión lo ha llevado a componer poesía: es la forma como se gana la vida a diario. El poema La magia del arequipe y la crónica El vendedor de obleas dobla en la esquina del poema, han sido los escritos que más le han gustado de su vasta colección. César hace un retrato de lo que es él, compaginando la parte poética como vendedor de obleas. “Es algo atípico para mí, porque no es normal que un vendedor

de obleas sea poeta y al mismo tiempo sea mi trabajo lo que me dé inspiración desde la óptica y el espacio de vender obleas con arequipe”. Publicó “Fluidos y otros poemas”, su primer libro de poesía, hace seis años. El texto es una recopilación de escritos cotidianos y eróticos con imágenes cortas. Esto lo llenó de satisfacción al haber alcanzado su gran sueño. “La literatura me ha dado con qué seguir adelante; pero más que un valor económico, es la satisfacción de publicar mi primer libro”, afirma César. A él le gustaría escribir otro libro, pero tendría que recopilar más material, debido a que la poesía es una condensación de la vida cotidiana. También piensa hacer una segunda edición de su primer libro. Lo ha marcado como poeta sus quince años de experiencia, debido a que ha asistido a varios talleres que se han celebrado en su región, más concretamente en El Carmen y La Unión. Se ha nutrido de todos los encuentros ha los que ha asistido. También participó en varias reuniones de poesía, entre ellas un taller que hizo con Marga López, reconocida poetisa de La Ceja, quien además escribió el prólogo de su libro. Este maestro ha realizado algunos talleres en Comfama, La Casa de la Cultura de La Ceja, y en la Sociedad de Mejoras Publicas. Actualmente dicta talleres de poesía a niños de tres, siete, ocho y nueve años. De La Ceja, el pueblo que lo vio florecer, lo inspira la fuente principal del parque, donde vive una historia mitológica griega: Leda, la diosa del agua, y Zeus, convertido en cisne, buscan un espacio para desplegar su amor. A él todo lo inspira: su gente, el parque, todo lo que lo rodea, las noches, las tardes, hasta el respirar, un momento de frío o de sol. No sabe si cae lluvia en poesía en días de invierno, pero para él el fluir de

una hoja “es la danza del silencio que cae lentamente”. Se considera un personaje de La Ceja, aunque haya nacido en El Santuario. Le canta al parque, a su entorno cotidiano. Desde luego, también le agrada cuando la gente se le acerca y le pregunta por su libro. La poesía de la vida César nos transmite que la poesía nace con la sensibilidad que uno tiene. Desde luego, es un trabajo también de escuela, de talleres y de mucha lectura. Es la capacidad de asombro ante el instante que lo rodea, momentos únicos y fugaces, eso es poesía, momentos irrepetibles, es lo que uno dice: “¡Dios mío! ¿Qué es esto?” “Cierta vez estaba sentado en el parque. Era un día de feria. Entonces se posó frente a mí, a un metro de distancia, un animalito. ¿Un búho tan cerca?, es normal que bajen las palomas, pero… ¿que a uno se le pose un búho a un metro de distancia? Es una iluminación, una revelación. Sentí asombro total.” De hecho, para César un momento poético es un acto de revelación. Este personaje es un ser al que Dios le ha dado un gran talento. Nos enseña que los momentos mágicos de la vida deben ser plasmados en palabras. Por eso, debemos dejar un legado poético sobre la tierra, pero más que escribir poemas es vivir una tarde sol, en contacto con lo que está alrededor, las palomas y el parque. Disfrutar de los momentos en los que uno se deslumbra, dejándonos contagiar por los colores de la vida. Finalmente, César aconseja que para escribir se necesita sensibilidad ante el milagro de la vida, que es lo que lo llena de vibración. Vivir un atardecer, contemplar una flor, un pájaro que se posa sobre una rama. Que antes de escribir se empapen de poesía del entorno, para poder plasmar el instrumento de la palabra y lograr todo lo que sienten. Ese es el poeta. De hecho, como él nos dice, “poema es salir desprevenidam e n t e y tropezarse con el asombro. To d o g i r a a partir de esa sensibilidad. Antes de ser un poeta, se debe ser sensible”.

Cultura

19


20

Cultura


MIGUEL Ă NGEL BETANCUR TAMAYO

Lo Ăşltimo de:

La musa, talla en piedra

El aprendiz, talla en piedra

El viento, talla en piedra

Barequera, talla en piedra

De la serie Las musas, talla en piedra

De la serie La carga, tallas en piedra

De la serie Las musas, Bronce

Cultura

21


Panico Escénico Por: Laura Camila Henao Estudiante de Comunicación Social UCO

E

rase una vez… La más maravillosa manera de empezar un cuento se encierra en tres simples palabras que envuelven la magia de la oralidad, de lo escrito, lo cantado, oído, vivido, soñado… Un infinito universo contiene cada uno de los términos, donde cada vocablo logra transportar nuestras mentes a los más recónditos parajes de nuestra imaginación, con la entonación y la boca dispuesta al arrastre de un alma atiborrada por el ruido cada una de estas expresiones, consigue llevarnos a un lugar donde todo es posible, donde solo existen las palabras que le dan forma a un mundo nuevo, un mundo propio. El último viernes de cada mes un grupo de jóvenes transforman un parque urbano en el mejor portal para escapar de una realidad caótica y se forma una fiesta entorno a la palabra, al cuento en su máxima expresión; se reúnen un grupo de personas que le apuestan a una transformación social, dónde el factor principal para la consolidación de tan memorable espacio es el Pánico Escénico. Sensación de temor, adrenalina, y como las mismas palabras lo dicen el miedo al estar parado frente a un número de personas ávidas ante el viento transformado en vocablo que saldrá de sus bocas… Un Dios, un Mecías, un SuperMan, uno que tiene el Sabor, a otro que le llaman el Engendro, una Mujer, un Ferney; son los personajes que logran sembrar una semilla y venderles sueños a los diferentes tipos de personas que acuden mensualmente al encuentro en busca de almas que no piden nada a cambio, excepto unos oídos dispuestos, a como ellos mismos lo llaman, una violación de ideas, en el que llegue el momento que el público se aventure a ser cuentero, a narrar sus historias de vida, sus palabras escritas en el viento y a crear un cambio social. La responsabilidad que implica

22

Cultura

pertenecer a un colectivo de esa índole y con tal impacto a la comunidad; no solo de Rionegro, sino también de otros lugares donde se han dado cuenta del trabajo realizado por individuos sin pretensiones, pero con muchas metas, jóvenes que estudian, trabajan y viven a su vez del cuento y para el cuento; es el mayor incentivo para luchar por una globalización de ideas, donde se pueda rescatar la identidad, por que como cada integrante del grupo me decía a su manera, lo más importante es recatar que aunque estamos en un mundo donde se busca la homogenización de las personas, lo más fundamental es entender que aunque todos somos completamente diferentes podemos, juntos, construir una sociedad más justa, equilibrada y ecuánime; sacando provecho de esas diferencias que nos vuelven un mundo rico y supremo. Tal vez, yo como espectadora, no podría decirles qué se siente el pararse frente a un público pero sí seguramente puedo decirles qué se siente escucharlos, sentirlos y verlos. Es un parque frío y más aún con ayuda del clima rionegrero, unos cuantos escalones son la silletería perfecta para darle comienzo a la función. La mayoría de veces los micrófonos son sus gargantas ampliadas al máximo de su capacidad, otras veces cuentan con el poco apoyo que les brindan; pero nunca el sonido ha sido impedimento para lograr el objetivo: la desconexión. Siete u ocho, o tal vez 9 humanos comunes y corrientes que se detienen en el centro de esa pequeña sociedad que en ese momento se crea, son los artífices de la detención del tiempo y de la conexión que se establece. En “cuenteros” como comúnmente se le llama al evento, no importa si eres hombre, mujer, rico, pobre, joven, anciano; no importa el tipo de música que escuches, no importa tu

religión, tu ideología, tu carrera, tu trabajo, en cuenteros solo basta y sobra que seas un ser humano… Hoy después de casi dos años de estar asistiendo a las funciones de Pánico Escénico, he ido entendiendo que la labor, es trascender, reírse; pero más que eso comprender y analizar qué se dice en ese espacio tan libre, que se opina y qué se critica. Lo más importante es aprender a discernir entre todas las posibilidades que nos brinda el mundo de hoy con las innumerables tecnologías, y lograr que desde lo que se tenga, como este tipo de muestras culturales, se genere un cambio de conciencia, de pensamiento y de sentir. Agradecimiento especial a: Javier Andrés Orozco, Juan José Macía, David Suaza, Santiago Serna, Ferney Quintero, Diego Silva y Andrea Vergara; porque son ellos quienes empezaron a apostarle a este proyecto, donde queda más que comprobado que no es necesario dinero estatal, ni de la empresa privada para expresarnos libremente, solo se necesita una voz y quien lo escuche. Gracias por hacernos sentir: Pánico Escénico.


Escultor Alonso Ríos en San Nicolás Desde el pasado 09 de junio y hasta el 19 de julio todos los visitantes del Centro Comercial San Nicolás de Rionegro podrán observar y deleitarse con la magnífica exposición del Maestro Alonso Ríos Vanegas, quien ha accedido a exhibir lo mejor de su producción escultórica y poner al alcance de todos su colección Serie Colombia, de la cual hacen parte majestuosas tallas en madera, bronces, pinturas al óleo y otros trabajos en diversos materiales. El maestro Alonso tiene su taller en el municipio de Marinilla desde hace más de treinta años y su legado

artístico es riquísimo, teniendo en la actualidad obras monumentales y de salón en una gran cantidad de edificios, parques, plazoletas, empresas, e instituciones, como su amada Universidad de Antioquia donde fue docente de la Facultad de Artes durante más de treinta y cinco años. Esta es la mejor oportunidad para ver de cerca el trabajo magistral de este artista que ha llevado a un nivel excepcional el trabajo en diversos materiales, magnificando la figura humana y la fuerza creadora del hombre.

Cultura

24


Para el Oriente Antioqueño

Cultura de esta pARTE Por: Carolina Betancur Gómez Estudiante de Comunicación social UCO

Desde el mes pasado los Carmelitanos tienen la posibilidad de acceder a la información más actualizada acerca de todas las actividades que se realizan en el Instituto de Cultura del municipio. Además, en esos 30 minutos de emisión también hay contenido de entretenimiento e interés, relacionado con los talleres formativos del Instituto. El nuevo programa se llama “Cultura de esta pARTE”, y sale al aire cada 15 días a las 7:30 pm, con repetición los domingos a las 3:30 pm por el canal comunitario Viboral Televisión. Esto con el fin de afianzar y reconocer todas las actividades culturales que proyecta el instituto y que la gente se acerque más a ellas. La dirección del programa está en manos de Viviana Cardona, encargada del área de comunicaciones del Instituto de Cultura, quien cuenta con el apoyo de estudiantes del quinto semestre de Comunicación Social de la Universidad Católica de Oriente: uno de ellos estará a cargo de las cámaras y el otro, de la presentación. El área de comunicaciones en trabajo con el nuevo director del Instituto, Daniel Rojas Duque, y quien ejerce desde el primero de enero, empezó a trabajar en un Plan de Comunicaciones que se ajustará a todos los movimientos del lugar, que, entre otras cosas, es de los que más tiene actividades en el Oriente Antioqueño, entre ellas, escuela de artes, en convenio con Comfenalco, eventos que están en la agenda departamental y nacional como lo son el Gesto Noble, Carnavalito de música Andina y el Víboral Rock, entre otros. “La base de el nuevo plan 2012 es que la comunicación interna y externa del Instituto funcionen de manera adecuada. Dentro de éste hay un ítem que se llama Promoción y difusión, que contiene el trabajo que se va a realizar desde el canal comunitario Viboral TV. Con ellos se firmó un convenio, que empezó a regir a partir de marzo, en el que a través del canal se pasan promos, información de eventos, cursos, talleres y transmisión de los eventos culturales que nosotros hacemos”, dice Viviana Cardona, encargada del nuevo programa y estudiante de Comunicación Social UCO. “Este año se quiere apuntar a que este sea un espacio en el cual la gente se vea reflejada y se sumerja en la actualidad cultural que está a su alcance. Cada programa estará

enmarcado en alguna temática, ya sea teatro, danza, cine, música, etc., sin dejar de lado la información pertinente”, agrega Viviana. Hace tres años dejó de salir el programa del Instituto, “EsCultura”, y desde entonces no ha habido otra transmisión que muestre, de manera informativa y recreativa, lo que se hace y ofrece desde el centro cultural. El objetivo es mantener y prolongar la emisión. Desde la dirección del programa, se espera que los televidentes acojan este nuevo producto, y disfruten de un rato en familia.

El convenio con Viboral Tv, también estuvo enmarcado en charlas sobre medios audiovisuales. La encargada,

Cultura

Viviana Cardona


Cultura O de junio  

Sexta edición de la revista cultural del Oriente Antioqueño

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you