Issuu on Google+


nº23

2

Entamu Contracorriente Corriente Sindical de Izquierda www.csi-asturies.org csi@csi-asturies.org UVIEU Horario de 16:00 a 20:00 horas c/ Hermanos Menéndez Pidal, 14 CP 33005 Tfno: 985 29 69 64 Fax: 984 28 34 52 AVILES Horario: Martes de 19:00 a 21:00 horas Miércoles y jueves de 18:00 a 20:00 horas Plaza Pedro Menéndez, 6 - 3º CP 33400 Tfno/fax: 985 563415 MIERES Horario: Martes y Jueves de 17:00 a 19:00 horas c/ 12 de Octubre, 42 CP 33600 Tfno: 984 28 31 97 XIXÓN Horario de 9:00 a 13:00 y de 16:00 a 20:00 horas c/ Sanz Crespo, 3 bajo CP 33207 Tfno: 985 35 42 63 Fax: 985 35 27 47 Revista Contracorriente csi.contracorriente@gmail.com En la Web todos los artículos están en lengua asturiana y lengua castellana. Nº rexistru: AS-1726/2000

T

ienes nes manes la revista de CSI que te da información y tresmite les polítiques sindicales de la nuesa organización, que son boicoteaes de mou agresivu polos medios de comunicación. Una revista que tenemos la obligación d’ameyorar y potenciar col nuesu puxu p’aidanos a dexar de ser invisibles, más en tiempos como estos, nos que les polítiques de la derecha más rancio d’Europa ataquen ensin xacíu tolos esllabones del nomáu Estáu de Bienestar. Esa derecha que tolo que prometió na campaña eleutoral, escaeciolo namás unes selmanes depués. Y esti gobiernu, medranosu de los mercaos, presenta unes formes y intenciones azarientes pa los intereses de los y les trabayadores, que por desgracia, asistimos con demasiada resignación a que mos pongan la puntiella. A estes ofensives a nivel estatal, súmense les asturianes, onde esa mecigaya casposa nomada Foro, ta esaniciando tolo que güel a “progre”, con independencia de si l’actividá o empresa furrulaba bien o mal. Ye’l casu de la TPA, de la Semana Negra, del Niemeyer o más recién del Festival Internacional de Cine de Xixón. Van dexando too esbarrumbao al so pasu. Albidramos una sociedá narcotizada polos medios de comunicación, en manes del enemigu de clas, qu’anecia incansable y a base de repetir una y otra vez les mesmes falsedaes, algama que l’audiencia confundía termine afalando y defendiendo la so verdá. Y lo que ye más importante, que camiente que nun puede facese un res. Que nun mereza la pena enfrentase. Refutar esta situación ye más necesario que nunca en tiempos de salarios de fame como nel comerciu y na hostelería, nos que a la xente que trabaya xornaes de doce hores namás yos aseguren cuatro; xornales de miseria en una faza como’l telemarketing, onde yos paguen 150 euros mensuales, o anguaño nel sector socio-sanitariu nel que les polítiques neolliberales tan privatizando servicios públicos pa favorecer a grandes empreses, como les constructores “ACS o Sacyr-Vallehermoso”, con sueldos de 700 euros y condiciones llaborales que rocen l’esclavismu. Falamos de Los Canapés n’Avilés, d’APTA en Xixón, Plaza Camín, Padre Santo, etc

Ye’l nuesu puxu, l’oxetivu de CSI, espertar o reaccionar, dende la fábrica, el barriu, la cai,.. y dar acabu coles mentires y les ofienses que permiten que nos vendan la muerte d’un franquista como Fraga, faciéndolu pasar como un héroe de la democracia. Debemos enfotanos na demanda de desarrollar otres polítiques económiques, qu’esisten, como podéis comprobar lleéndo esti cartafueyu. Polítiques que tienen alternatives abondes. Dalguna como la reforma fiscal afítase como moyón énte los paraísos fiscales, qu’escuenden más de 8 billones d’euros que nun coticen a Facienda, y nel Estáu español, el fraude ye del 25 % de PIB, que ye lo mesmo que decir, que s’escuenden a la Facienda Pública más de 245.000 millones d’euros, por eso ún de cada cuatro billetes de 500 € ta nelli a escondíes . Y tou esti panorama, nun país qu’afuega les rentes del trabayu, dexa ensin futuru a la mocedá y roba a los emplegaos públicos. Necesitamos puxar pa que cambie esti estáu de coses. Buscar sofitos na unidá coles fuercies sindicales y ciudadanes que quieran remanalo, con criterios estratéxicos que nos allongue del curtiu plazu y persigan frañer esti sistema que mos esplota y mos degrada. Güéi los y les trabayadores debemos organizanos más que nunca, animar a les persones que mos piden axuda, solidaridá y rempuestes, y eso solo se consigue con un sindicatu inconformista y combativu. La nuesa afiliación pa estos tiempos, debe entemecer la so presencia de llucha nos movimientos populares, col conocimientu y l’estudiu de les alternatives de salida a la crisis pola izquierda. Algamar que nun mos venza el desinterés. Sentir que les zarracines, aunque llargues, deben llevanos a conquistes sociales. Y pa esi escenariu que se mos abre, debemos buscar compaña que mos axude y a la que aidar, pa nun tenemos namás a nós mesmos.


nº23

Nuestras localidades

3

UVIÉU

CSI-Uviéu

C

uando se trata de disputar palmo a palmo los espacios públicos, las generalidades no bastan. Las agresiones a nuestros derechos responden a proyectos de largo alcance, que ya estaban en marcha mucho antes de que la crisis asaltase las portadas y nuestras conversaciones cotidianas. Sin embargo, su aplicación –y nuestras resistencias– tienen una fuerte componente local. Por eso es tan importante el trabajo de implantación territorial de nuestro sindicato. La apertura del nuevo local en la ciudad de Uviéu se produce en 2009, mejorando considerablemente tanto el espacio ofrecido a las afiliadas, como la visibilidad de nuestro sindicato debido a su céntrica ubicación. A pesar de ello, sigue siendo bastante desconocido por buena parte de nuestra afiliación: además de 30 km, existe una importante separación en nuestro imaginario colectivo, debido a que la historia de nuestro sindicato tiene sus principales referencias en las luchas obreras desarrolladas en Xixón. Así que trataremos de resumir cuales están siendo nuestras líneas de trabajo. La asesoría jurídica y sindical supone el grueso de la actividad de las personas más implicadas en el día a día del sindicato, en una comarca con 19.600 desempleadas, el 22% del total asturiano. El perfil de las consultas es distinto al de otros lugares:

el número de conflictos colectivos es muy reducido, teniendo la administración y el sector servicios el mayor peso en las consultas, tras el declive de la minería y la fragmentación del empleo industrial. Las situaciones de emergencia social se han agravado e individualizado, en un contexto de escasa tradición organizativa fuera del sindicalismo mayoritario. Con todo, tratamos de potenciar las reivindicaciones colectivas y difundir, además, el discurso general y los materiales del sindicato. Por un lado, la sección sindical de la administración autonómica coordina desde el local de Uviéu la denuncia de los recortes y de las privatizaciones que se realizan en toda Asturies. Por otro, venimos desarrollando un trabajo

en el campo de las residencias privadas, un sector que ejemplifica los efectos de lo recortes sociales, la creciente relevancia de las empresas “sociales” (que mezclan lo peor de la intervención estatal con las prácticas empresariales más depredadoras) y donde las mujeres constituyen la mayor parte de las plantillas (en este sentido, nos gustaría organizar un segundo encuentro de experiencias protagonizadas por mujeres). La presencia social de nuestra organización ha mejorado, pero está aún lejos de ser relevante para una afiliación que participa poco, incluso en las actividades propias del sindicalismo más tradicional. La denuncia de la criminalización de las personas inmigrantes, a través de nuestra participación en

la “Ruta contra’l racismu y la represión”, o la reivindicación de derechos sociales – como las acciones de denuncia organizadas por el colectivo Alambique contra el atasco en el salario social– son algunas de las iniciativas en las que nuestra presencia debiera ser más intensa. Por último, la experiencia del CSOA La Madreña está facilitando los encuentros dentro del tejido militante de la ciudad y la visibilización de múltiples problemáticas (especulación urbanística, ataques a las radios libres, cultura al margen del consumo...). Además, a pesar de las muchas dificultades, ha contribuido a invertir la tendencia derrotista que nos hacía pensar que una ciudad arrasada por el “gabinismo” era imposible hacer nada de cierto alcance.


nº23

4

Las pasadas elecciones Sección Sindical de CSI en Arcelor

E

nfrentarse a tres aparatos sindicales con su consabida “guardia pretoriana”, enfrentarse a la empresa, la cual no quiere cambios en la correlación sindical y no salir ni siquiera magullados, es para estar modestamente satisfechos/as. Participar en las elecciones con los componentes de la Mesa electoral recibiendo el asesoramiento de los servicios jurídicos de la empresa más las “indicaciones” de los tres grandes, y mantener la representación es para estar prudentemente contentos/as. Ver, o mejor soportar, como quienes dicen defender unas elecciones libres y un voto secreto, utilizan el voto por correo como un “trágala”, no se puede entender que más de 800 personas votasen por correo,

que más de 800 personas estuvieran fuera de Xixón o “enfermas” los días 15, 16 y 17 de diciembre, y que decir que todas tengan su domicilio particular en los locales de los sindicatos. A esto la CSI lo llama fraude. ¿Es posible demostrar el fraude en el voto por correo? Es posible, pero complicado. Porque una vez presentada la demanda ante el UMAC se celebra un arbitraje, el problema reside en que los árbitros los nombran UGT, CCOO y la patronal, si el árbitro “pita” en contra es posible que el año siguiente no “pite”, y si no “pita” no cobra. La segunda dificultad estriba en que los magistrados de la sala de lo social no suelen “rompese” mucho la cabeza con esto de las elecciones sindicales al igual que la propia administración.

En Corriente solo solicitamos a la mesa electoral el mismo día de su constitución, que los sobres que se fueran a utilizar en el proceso llevaran impreso “ELECCIONES SINDICALES ARCELORMITTAL 2011” para que correos activase el protocolo de actuación que siguen en las elecciones, sean estas generales o sindicales (Mas información en csiarcelor.wordpress.com) Está petición tan simple, tan sencilla contó con la oposición de los tres sindicatos y de la empresa, obedeciendo la Mesa las ordenes pertinentes. Otro aspecto a resaltar sería el que se refiere a la libertad de voto y aquí no nos vamos a extender por que tú, él y ella o vosotros visteis o sufristeis, sobre todo aquellos/as que todavía no firmasteis el ansiado rele-

vo, el acoso y derribo de la “guardia pretoriana”. Por todo ello, para una organización minoritaria con poca afiliación, una de las razones puede ser que nos negamos a atracar a las nuevas incorporaciones en los servicios médicos o incluso dentro del coche, ya que consideramos que el estar en una organización se tiene que deber a principios, afinidades ideológicas, participación, corresponsabilidad en las decisiones y no a la marca del “guardia pretoriano” que te atraca, con todas las limitaciones, pero con la generosidad de sus militantes, mantener representación en el Comité y que no nos devorasen es un logro en si mismo. Por último dar las gracias a quienes posibilitaron con su voto el que mantuviésemos nuestra representación. Y ahora sí, lo último. La mayoría tiene derecho a que las cosas sucedan como esa mayoría quiere, pero a lo que no tiene derecho es a quejarse de que suceda lo que sucede, porque ellos mismos lo determinaron.

Estar en una organización se tiene que deber a principios, afinidades ideológicas, participación, corresponsabilidad en las decisiones


nº23

Naval Gijón, la historia interminable Sección Sindical de CSI en Naval Gijón

N

os quieren lejos y a ser posible ciegos y mudos. Desde hace años, en Naval Gijón, tuvimos que defender los derechos de representación sindical en los tribunales, pues la sociedad de Pequeños y Medianos Astilleros en Reconversión, PYMAR y la Empresa  en  connivencia con UGT, CC.OO, las administraciones central, autonómica y el Ayuntamiento de Xixón, hasta el cese de actividad en mayo de 2009 (no la desaparición de la empresa), reiteradamente vulneraban la Libertad Sindical con CSI. Aún siendo multada repetidas veces por las autoridades laborales, por marginarnos de las mesas de negociación, Naval Gijón-Pymar, lejos de cesar en tales comportamientos, tomaban la decisión de impedir al entonces Secretario General de nuestro Sindicato, a participar en el proceso electoral, para la renovación del Comité de Empresa con el objetivo de lograr el cierre de la empresa. Continuando en la misma línea de rebeldía a las sentencias judiciales, se excluía a nuestro Sindicato y a nuestros representantes en el Comité. A pesar de tener igual numero de representantes en el Comité que el resto de los sindicatos. Las vulneración de derecho fundamental de Libertad Sindical, con numerosas discriminaciones confirmadas

por vía judicial con Sentencias firmes, hicieron un daño irreparable al Sindicato en periodo de Elecciones Sindicales en Asturies, alterando maliciosa e intencionada los procesos electorales, por lo que el pasado 11 de octubre, y firmado por el secretario general Samuel Fernández, hemos remitido de nuevo a la inspección de trabajo de Asturies, un escrito exigiendo una respuesta contundente de la Inspección, para que tome todas las medidas a su alcance que establezca la Ley y su traslado al Ministerio Fiscal, para que hechos de está gravedad, no se repitan nunca mas, en ninguna Empresa. (Continúa pendiente la decisión de la Jefa de la Inspección). A los chanchullos de Naval Gijón-Pymar, y de sus cómplices, no les están saliendo las cosas dentro de sus previsiones. Gracias al acierto de nuestros servicios jurídicos, se ha logrado demostrar la responsabilidad solidaria de Pymar, como consecuencia del levantamiento del velo, y ello porque ha quedado acreditada, la situación de control patrimonial e interdependencia financiera de esta Sociedad con Naval Gijón, en Auto firme del Tribunal Supremo confirmado el 17/01/2012. En otro orden de cosas, hace unos meses y con el ánimo de clarificar las dudas que tenemos los traba-

jadores de los astilleros en particular y los ciudadanos en general, los representantes de la sección sindical de CSI en Naval Gijón, remitimos un informe a la Comisión Europea, exactamente a la Dirección General de la Competencia, en el que detallamos sólo como ejemplo, el sistema que se ha seguido en la mayoría de los astilleros españoles, para conseguir los beneficios fiscales del Tax Lease, tomando como base Naval Gijón y Factorías Vulcano, astilleros que conocemos profundamente y en los que el método seguido, no tiene nada que ver con lo expuesto en la Ley 43/1995 y las posteriores modificaciones en las Leyes 50/1998 y 55/1999. El problema radica que a España la denunciaron en Bruselas el verano pasado otros Países, ante el Tribunal de la Competencia, por esta estructura fiscal que favorece a los astilleros españoles en detrimento de los europeos, por lo que Europa ha paralizado por ahora la jugada del Tax Lease, hasta que la Comisión determine si esta figura es competencia desleal o no y también tenemos encima de la mesa, la sombra de una devolución retroactiva de este beneficio fiscal conseguido por los astilleros y armadores fundamentalmente. Aunque la denuncia no lo menciona, es un secreto a voces en el sector, que éste «ha llevado el mecanismo fiscal al límite de lo que marcaba la ley». Incluso más allá. Algunos astilleros crearon sociedades instrumentales en paraísos fiscales como Madeira o las islas del Canal, que ocupaban el lugar de las Agrupaciones de Intereses Económicos (AIE). Así lo hicieron Naval Gijón y Factorías Vulcano,

5

Las vulneración de derecho fundamental de Libertad Sindical, con numerosas discriminaciones confirmadas por vía judicial con Sentencias firmes, hicieron un daño irreparable al Sindicato en periodo de Elecciones Sindicales

cuyas sociedades participadas al 100% figuran también como armadores de varias de sus construcciones, en la cartera de pedidos de la Gerencia del Sector Naval, dependiente del Ministerio de Industria.” Como vemos, las ansias de rapiña son inmensas y quienes están siempre a la espera de lucrarse a cualquier precio, bordeando la Ley, o saltándola libremente, dejando a miles de trabajadores en la calle, arruinando la industria, como es el caso de los astilleros en Xixón, no descansan nunca. Desde la sección del Naval, seguiremos informando con los resultados de nuestras denuncias.


nº23

6

Las nuevas estructuras sanitarias que se hacen buscan la competitividad entre hospitales en una carrera alocada que busca el meritaje, la rentabilidad económica a cualquier precio.

Q Entrevista a Edu Lucas

Representante de la

Intersindical Alternativa de Cataluña (IAC) Hace unas semanas y organizado por CSI-Sanidad, tuvo lugar una charla-coloquio en Xixón para discutir sobre la sanidad publica y su futuro. En la misma participaron Nines Maestro, coordinadora de la plataforma Antiprivatización de la Sanidad Pública de Madrid, Edu Lucas, representante de la Intersindical Alternativa de Cataluña (IAC), y nuestra compañera Ana Carpintero.

I

ndigna leer como “La Nueva España” resume las posiciones de CSI respecto a las unidades de gestión sanitaria, afirmando justo lo contrario de lo expresado por Ana Carpintero en dicha charla-coloquio. Con esta prensa en manos de la reacción, cada vez tiene mas importancia poseer medios de expresión propios. Os animamos a visitar la web del sindicato, donde puede consultarse la referida charla en su integridad.

Aprovechando su presencia en Asturies, hoy traemos a las páginas de nuestra revista al compañero Edu Lucas, de la Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC), sindicato hermano con el cual mantenemos relaciones sindicales desde hace años. ContraCorriente (C.C.). Sorprende la virulencia ideológica de CiU en las rebajas sanitarias en Cataluña, cuando venden la idea de derecha moderna y democrática.

Hasta hace poco esa forma de actuar era patrimonio de hechos consumados realizados por Esperanza Aguirre. Edu Lucas (E.L.). Eso ocurre por desconocimiento de la realidad catalana. Desde Puyol ya se estaban desarrollando este tipo de políticas restrictivas en el sistema sanitario catalán para recortar la cobertura a la totalidad de la población. De los muchísimos centros sanitarios que existían y

que había que respetar dado que la red de centros sanitarios era muy cercana a la población. Entre el tripartito y CIU dejaron obsoletas las instalaciones que estaban ubicadas en centros artísticos pero poco operativos. Las nuevas estructuras sanitarias que se hacen buscan la competitividad entre hospitales en una carrera alocada que busca el meritaje, la rentabilidad económica a cualquier precio. No persiguen estudiar las necesidades de la población sino que los gestores animan a los hospitales a que busquen a todo interés la eficacia y dejen de lado los problemas caros de salud. Los equipos médicos se pelean entre ellos buscando la primacía, incluso llegando a usurparse profesionales sanitarios entre distintos hospitales. Se asume los hospitales como elementos de producción en la búsqueda de la excelencia y las inversiones hospitalarias en los nuevos equipamientos modernísimos que en algunos casos tenían más tecnología de la necesaria. (C.C.) Como afrontan los sindicatos reformistas la defensa de la sanidad pública?. ¿Es posible algún tipo de unidad de acción con ellos al lado?


nº23

El 15M representa la respuesta a la indignación. Afirman pasar de la indignación a la acción. Yo pienso que ahora debe de sumarse un elemento y a la indignación debe seguirle la reflexión

(E.L.) Tienen que venir las respuestas pero no sabemos con que fuerzas. Los reformistas siguen firmando acuerdos infames como el tercer acuerdo interprofesional de Cataluña, donde se asientan los criterios de jornada, salario variable y la aparición del mediador para paliar los problemas, por lo que la actividad sindical se resiente, al tener que pedir la colaboración del mediador antes de la lucha lo que nos quita un elemento importante de independencia. El 15M representa la respuesta a la indignación. Afirman pasar de la indignación a la acción. Yo pienso que ahora debe de sumarse un elemento y a la indignación debe seguirle la reflexión. Tenemos que construir con todos los que estén dispuestos a luchar sean quien sean. Sabemos que habrá gente

Si continuamos con estos parámetros neoliberales nuestros descendientes salvo que dispongan de altos recursos económicos no tendrán sanidad ni vida.

que empezará la lucha y la abandonará y sabemos por experiencia que otros se venderán. Nosotros, los sindicatos alternativos, lo tenemos más fácil y es seguir haciendo lo que hemos hecho toda la vida. Tenemos que dejar de escuchar los cantos de sirena aunque debemos hacernos la siguiente reflexión. ¿Qué sanidad queremos, la que consideramos necesaria o la que nos podemos pagar?. Si es esta última observaremos que solo atenderemos las enfermedades sencillas y dejaremos los asuntos patológicos más complejos sin atender, lo que redundara en una bajada de la calidad de vida. Nosotros ahora no solo luchamos por los derechos de los trabajadores sanitarios si no por la sanidad que le vamos a dejar a nuestros nietos. Si continuamos con estos parámetros neoliberales nuestros descendientes, salvo que dispongan de altos recursos económicos, no tendrán sanidad ni vida. La movilización ciudadana contra los recortes es fundamental, y nuestra experiencia nos permite afirmar que son los usuarios los que deben encabezar las respuestas contra estas medidas con más ímpetu incluso que los propios trabajadores del sector. Cuando se convocan movilizaciones la gente responde. Hasta 250.000 personas hemos sacado a la calle, pero luego en la empresa la gente se retrae por pereza o por miedo. Nuestro reto es vencer esa circunstancia de cara al futuro. (C.C.) Jiménez Villarejo ha denunciado que los recortes atentan contra los derechos humanos y que debieran denunciarse ante los tribunales. ¿Tiene defensa jurídica la defensa de la sanidad pública?.

(E.L.) Seguro, pero no creo en la justicia. Cuando los trabajadores podamos ejercerla será de otra forma, pero en la actualidad la justicia nos da la espalda. La experiencia del hospital de San Pau, en la lucha contra una ERE tuvo como resultado que, aun con un informe enormemente favorable a los trabajadores, de la inspección de trabajo es despreciado por los tribunales. Usar todas las armas a nuestro alcance sí, pero siendo conscientes de que nuestra mejor defensa es la lucha. Si se atreven a hacer lo que nos hacen es por nuestra apatía. Es notable como los gobiernos tienen más miedo a los mercados que a sus propios pueblos, y eso se debe a quien pone y quita gobiernos hoy no está en los votos de los pueblos. Hace tiempo que ninguna revolución pone o quita gobiernos. Nunca debemos de olvidar que si tenemos que apoyarnos en el dialogo que sea el de las barricadas. Nos estamos jugando el todo por el todo y aquello que perdamos en esta lucha no vamos a recuperarlo fácilmente en el futuro.

7

Nunca debemos de olvidar que si tenemos que apoyarnos en el dialogo que sea el de las barricadas. Nos estamos jugando el todo por el todo y aquello que perdamos en esta lucha no vamos a recuperarlo fácilmente en el futuro

(C.C.). ¿La mala prensa de los sindicatos, también nos afecta a todos por las prácticas sindicales atrasadas? (E.L.) Debemos construir organizaciones que avancen en formas de participación sindical menos obsoletas. Debemos reinventarnos cada día en los sindicatos alternativos que sean más ágiles, más participativos, más democráticos. Debemos luchar contra el descrédito, aunque a veces no sabemos muy bien como liderar espacios de lucha pero es preferible equivocarse colectivamente con muchos a equivocarnos en soledad.

Mas información en: http://www.youtube.com/user/CSIvideu?feature=mhee


8

nº23

Mejoremos la Función Pública Asturiana Otros servicios publicos son posibles CSI Administración Pública

D

esde hace un par de años para acá el sistema capitalista nos está haciendo un bombardeo continúo en relación a los servicios públicos y los trabajadores que los prestan, creando una opinión pública adversa a estos trabajadores, haciéndoles culpables de la crisis económica y dejando entrever que son unos privilegiados. Ante este ataque frontal cuyo objetivo último es la privatización de los mismos, la Corriente Sindical de Izquierda se opone de una forma tajante y gritamos alto y fuerte FUERA LAS EMPRESAS PRIVADAS DE LA SANIDAD, EDUCACION Y SERVICIOS SOCIALES, y plantea otra administración posible, fijando su atención en tres puntos esenciales: 1. Mejorar la calidad y el funcionamiento de la Administración. 2. Implantar políticas de aho-

rro y eficiencia en el control del gasto. 3. Dignificar el papel de los empleados públicos asturianos. Los servicios públicos son la única garantía de unas políticas de igualdad y justicia social y tanto la administración como los y las empleados públicos debemos trabajar por defenderlos; la CSI tiene puesto todo su empeño en esta lucha, independientemente del color del partido gobernante. El servicio público y la evaluación del desempeño: El objetivo es aumentar la calidad del servicio público que se presta a los asturianos reforzando la administración, aprovechando mejorar los recursos humanos y restringiendo el gasto de dinero público, que ahora se destina a empresas que están asumiendo servicios que pueden cubrirse desde la administración asturiana. Para ello es obligado revisar

los servicios y áreas privatizados, para favorecer el que reviertan a la Admón. pública asturiana y aprovechar los recursos humanos propios para desempeñar cometidos que actualmente están privatizados o llamados eufemísticamente externalizados. ¾ Recuperación por la Admon del poder de decisión informática frente a las empresas propietarias de las patentes d las aplicaciones así como una apuesta firme y decidida por el Software libre como medida de independencia y ahorro de dinero publico. ¾ Una evaluación permanente de los servicios públicos por parte de los ciudadanos. ¾ Mecanismos objetivos de valoración interna de la actuación de los empleados públicos que evalúen desde la imparcialidad sin que puedan evaluar quie-

nes desempeñan puestos de Libre designación. ¾ Evaluación de abajo a arriba de los empleados públicos. ¾ Exclusión de cualquier medida que suponga perdida de puesto de trabajo como resultado de la evaluación; en todo caso solo se podrá aplicar el reglamento de régimen disciplinario. ¾ Carrera Profesional: Vertical y horizontal ¾ Se pretende reconducir el actual sistema de carrera profesional de los empleados públicos asturianos; la actual carrera representa una desigualdad creciente entre los empleados públicos, según sean temporales o fijos o según pertenezcan a uno u otro grupo de clasificación, también en los salarios. Desde la CSI queremos desarrollar un proceso de promoción interna que tengan regularidad y replantearse un modelo de carrera horizontal que sea automático en su aplicación para todos los que cumplan los requisitos de antigüedad y/o permanencia en el grupo o puesto y de formación específica que se impartirá a todos los empleados públicos. También queremos que se reduzcan las diferencias abismales entre los grupos de arriba y los de abajo y poner fin a la discriminación del personal interino y temporal mediante la aplicación de un anticipo a cuenta.

Empleo público ¾ Defendemos la convocatoria anual de la OEP en la que se incluyan todas las vacantes como elemento fundamental para consolidar empleo estable, vital en la sociedad asturiana con unos índices de desempleo escandalosos. ¾ En el acceso al empleo publico debe primar los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad. Se debe planificar la ejecución de la OEP con antelación para evitar la desinformación e indefensión de los opositores y para evitar el despilfarro de dinero públi-


nº23

co en los procesos selectivos. Las pruebas y temarios deben adaptarse al perfil de las plazas que se ofertan, no cayendo en excesivas exigencias que solo sirven para dejar sin cubrir las plazas, lo que lleva a eternizar situaciones de empleo temporal. ¾ El proceso selectivo también preverá que tras cada convocatoria queda constituida una Bolsa de reserva para contrataciones temporales ¾ Economía de gestión en el desarrollo de los procesos selectivos, racionalizando el número excesivo de convocatorias y de reuniones de los Tribunales. Uniformidad en los procesos selectivos con supervisión permanente del I. Adolfo Posada. ¾ Negociación de nuevas normas de Selección de Personal no Permanente, utilización prioritaria de Bolsas de reserva para cobertura de vacantes, exigiendo máxima transparencia en su gestión.

Jubilacion parcial y contrato de relevo ¾ Buscamos consolidar los procesos que faciliten el acceso a la jubilación parcial así como incentivar la jubilación anticipada para todos aquellos empleados públicos que cuenten con los requisitos de cotización necesarios. ¾ Impulso a la renovación en la Administración favoreciendo la jubilación parcial para el personal funcionario y laboral. Consolidación de los contratos de relevo y consolidación de los incentivos a la jubilación anticipada.

Concurso de meritos y libre designacion ¾ Para asentar una administración democrática deben limitarse los nombramientos por Libre designación al mínimo y en cambio debe generalizarse el acceso a los puestos por Concurso.

¾ Los Concursos de Méritos deberán convocarse anualmente y deberán tener elementos de valoración objetiva; deben desterrarse el exceso de nombramientos en Comisión de servicio y el que se alarguen en el tiempo. ¾ Derogación de la Ley 14/10 del Principado de Asturias. ¾ Sistematización de los Concursos de Provisión de Puestos que seran anuales y comprenderán todos los puestos ocupados en adscripción provisional.

Formación Debe realizarse Planes adecuados de formación, no planes de cursos para acumular puntos. Formación específica y obligatoria de cada puesto; revisión de las contrataciones externas par la impartición de cursos; Revisión del actual sistema de compensación por la impartición de cursos en horario de trabajo. El Instituto Adolfo Posada como único órgano formador, eliminación de las subvenciones sindicales millonarias para formación.

Negociación y accion sindical ¾ Desde CSI estamos por la Potencialización de las Mesas Sectoriales de Negociación para fomentar una negociación colectiva con aquellas organizaciones que representan directamente a los empleados públicos. ¾ Por la recuperación de la representación directa de los trabajadores en la negociación del Convenio Colectivo. ¾ Por la instauración de un Comité Único de Personal laboral . ¾ Negociación de un nuevo Acuerdo de Acción Sindical. ¾ Supresión de los 44 liberados institucionales recogidos en el actual Acuerdo de Garantías Sindicales (liberados sin coste en horas sindicales para el sindicato y regaladas generosamente por la empresa).

Corrupcion e incompatibilidades

¾ Los recientes casos de corrupción destapados en la Administración dejan al descubierto la existencia de redes clientelares que hay que erradicar. Para ello es necesario reforzar los controles y establecer medidas de prevención que impidan la posibilidad misma de desviación de poder y que acaben con la actual opacidad, Aplicación estricta de la normativa en materia de incompatibilidades. ¾ Reforzamiento de la Inspección General de Servicios. ¾ Publicación en la web del Principado de todos los contratos y adjudicaciones de obras, servicios y compras efectuados por la Administración Autonómica independientemente de su cuantía.

Retribuciones Los recortes impuestos en el último año han ahondado el desfase que se arrastraba desde hace años entre la subida del IPC y los incrementos en los salarios de los empleados públicos, a su vez el desigual desarrollo de la Carrera profesional entre los distintos colectivos y la aplicación del Complemento de Carrera a parte de los empleados públicos en detrimento del resto junto a las abusivas diferencias de las cantidades aplicables según grupo de clasificación han consolidado un proceso de des homologación retributiva que

9

supone agravios entre empleados públicos que desempeñan los mismos cometidos. Proponemos medidas de dignificación de las retribuciones, de reducción del abanico salarial y de igualdad de salario para quienes realizan el mismo trabajo. En resumen un Plan de recuperación del poder adquisitivo. Reducción del abanico salarial mejorando los salarios más bajos. Recuperación de las Ayudas de Acción Social.

Prevencion de riesgos laborales y salud laboral ¾ Cumplimiento de la normativa en materia de Prevención de Riesgos Laborales. ¾ Activación de los Comités y Delegados de Prevención. ¾ Potenciación de la Unidad de Salud Laboral. ¾ Traslado a las alas de nuestra Comunidad de la revisión médica anual, utilizando para ello la red de sanidad pública. ¾ Los Informes del Gabinete de Salud Laboral respecto a la asignación de puestos compatibles debe ser vinculantes. ¾ Eliminación de la Mutua de asistencia en caso de accidentes de trabajo, recuperación de sus competencias por la Sanidad pública. ¾ Conocimiento por parte de los trabajadores de los Planes de Prevención de su centro de trabajo.


10

nº23

¿Por qué tengo que callarme? Tamara Zabaleta

N

o hay peor cosa que la impotencia, esa impotencia que se te mete por dentro y poco a poco va transformándose en rabia y esa rabia en ira cuando sientes que la razón, la lógica y la justicia desaparecen y dan paso al más absoluto absurdo. Esto siento yo en algunas ocasiones en que me veo abocado a enfrentarme con la Administración Pública, con su prepotencia y desmesurado afán recaudatorio. Un claro ejemplo de la Administración sanguijuela son las liquidaciones relativas al Impuesto de Bienes Inmuebles de naturaleza urbana (IBI) practicadas por el organismo administrativo correspondiente a todos aquéllos que solicitaron en la Gerencia Territorial del Catastro la modificación de ciertos errores e imprecisiones que figuraban en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y que afectaban a sus propiedades en la zona rural. Pues bien, las

peticiones que fueron estimadas, dieron lugar a modificaciones en los datos del Catastro, y estas modificaciones a su vez, basándose en una dudosa interpretación de la legislación vigente aplicable (artículo 74 de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales) traen aparejada la minoración de una bonificación a la que se tiene derecho (según establece el artículo 65 a) de la Ordenanza Fiscal nº 1.02 del Ayuntamiento de Gijón) lo que supone para los afectados un aumento de las cuotas que en concepto de IBI ya habían abonado durante los ejercicios 2009 y 2010, cuyo pago se va

reclamando a medida que se realizan dichas inscripciones catastrales. O sea, el PGOU mete la pata y nosotros pagamos el pato. Pues bien, yo soy uno de estos pardillos. Esto pasa por querer hacer las cosas bien. Fui a tocar el piano al país de los sordos y no gustó. ¡No se puede ir de listillo por la vida! Si me hubiera quedado quieto y calladito, todo hubiera seguido igual. A partir de ese momento, he recurrido aquellos actos administrativos que me penalizan por solicitar la rectificación de lo mal hecho y que considero no ajustados a derecho, y sólo he recibido resoluciones desestimatorias, también fundamentadas en la legislación vigente aplicable al caso. ¡Hay que ver para cuanto da la legislación vigente, sobretodo, cuando se trata de cobrar impuestos siempre a los mismos! Poco a poco comienza a aflorar esa rabia que te come

Por temor a la propia Administración o quizás por comodidad, muchas veces nos prestamos a este juego, incluso teniendo dudas razonables sobre la legalidad de la actuación administrativa

por dentro, que te acompaña cuando vas a las oficinas de esa Administración Pública y preguntas por la persona que firma la resolución desestimatoria del último recurso que has presentado. A veces, con muchísima suerte, con mucho tacto y si insistes lo suficiente, pero sin enfadar ni ofender a la persona que amablemente te está atendiendo, consigues que el inaccesible cargo firmante te reciba en su flamante y bien acondicionado despacho. Con gran condescendencia por su parte, te escucha, o parece escucharte, y cuando has expuesto tus razones, te dice que lo siente enormemente pero que según la legislación vigente aplicable al caso, tu petición ha sido desestimada. Si poco a poco fue llegando esa rabia que te come por dentro, también poco a poco va llegando la ira, y en vez de dejarte llevar por tus más primitivos instintos, te armas de toda la serenidad que eres capaz de tener y mantener y le preguntas si sería posible que te concretara cual es esa jodida legislación vigente aplicable al caso, si sería posible que te indicara en que capítulo, sección, artículo o lo que sea de que ley, reglamento, orden ministerial, disposición o lo que sea está la clave que resuelve tu petición. Pues bien, hasta aquí hemos llegado, te dice que ya no puede darte más explicaciones de las que te ha dado, (en realidad no te dio ninguna) y que como nuestro estado de derecho y dicho sea de paso, de bienestar (para unos más que para otros) es tan justo, y además vela por evitar la indefensión de, ojo, todos los ciudadanos, siempre tienes la posibilidad, de acuerdo también con la legislación vigente, de recurrir dicha resolución desestimatoria a la siguiente instancia. De esto va la cosa: hacernos recurrir hasta que nos cansemos, y mientras tanto, vaciarnos el bolsillo.


nº23

¿Qué hago? ¿Pago y me olvido de todo? Pues no señor. No me viene en gana. Voy a recoger y plegar velas momentáneamente y pagar, porque si no lo hago vendrán el recargo de apremio, los embargos, las subastas, los intereses de demora y las costas del procedimiento, pero no tengo la más mínima intención de olvidarme de todo. Ya me harté. Ya me harté de que me tomen el pelo. Hay muchas formas, y algunas muy sofisticadas de someter a las personas, como la económica. En determinados supuestos y para determinados conceptos, las cantidades cuyo pago nos exige la Administración, pueden verse minoradas si no realizamos alegaciones y prestamos conformidad. En esta tesitura, por desconocimiento de las leyes, por temor a la propia Administración o quizás por comodidad, muchas veces nos prestamos a este juego, incluso teniendo dudas razonables sobre la legalidad de la actuación administrativa. Cuanto menos sepa, conozca o piense el ciudadano, menos problemas va dar. En otras ocasiones, ocurre todo lo contrario: aquella cantidad inicial que se nos reclama, puede verse incrementada de una forma desorbitada. Se va formando una bola de nieve que se convierte en un alud que nos engulle. Me explico. La Administración tiene la obligación de notificar, hacer llegar al interesado, a través de todos los medios a su alcance, aquellas resoluciones y actuaciones que le afectan, Sólo en el caso en que así no fuera posible, podría suplirse dicha notificación mediante su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia o en el Boletín Oficial del Estado, según proceda, dándosele por enterado y notificado, situación ésta que, en los procedimientos administrativos de apremio, puede llevar a que la primera

noticia que el interesado tenga de que se le está tramitando éste, sea a través de la comunicación por su banco de que se le ha embargado el saldo de su cuenta, cuando ve una retención en su nómina, cuando la policía le para y precinta su vehículo sobre el que pesa una orden de embargo, etc. . Esto que cuento no es virtual, es real y sucede con una frecuencia increíble, y en muchísimos de estos casos la Administración no ha actuado de acuerdo con el procedimiento que le marca la legislación vigente aplicable, es la propia Administración la que se pone las normas por montera, la que, teniendo conocimiento del domicilio del interesado, envía las notificaciones, no se sabe por qué, a otras direcciones, instruyendo un procedimiento que, mediando recurso, sería anulado, volviéndose al punto de partida. Todo esto que relato, es una pequeña muestra de los desmanes, abusos y desatinos que comete esa Administración que debiera estar al servicio de todos, que debiendo ser transparente y justa, es una apisonadora que hace trizas nuestros derechos. ¿Qué se puede hacer ante tanto despropósito? Solo hay dos caminos: ser avestruz y meter la cabeza debajo del ala o ser una mosca cojonera. Yo voy a ser mosca cojonera, porque de nada vale reivindicar derechos si luego no se ejercitan. Voy a seguir recurriendo y visitando despachos, y escuchando que la legislación vigente aplicable al caso no me da la razón, y voy a seguir hasta donde sea necesario dentro de mis posibilidades, porque, rectificando lo que dije al principio, si hay peor cosa que la impotencia: abandonarse a ella, abandonarse a esa rabia que trae la ira, abandonarse a esa ira que come, carcome y reconcome por dentro.

11

Reclamaciones Estado Español ejercicio 2010

T

res de cada cuatro reclamaciones de las 22.586 recibidas por Facua-Consumidores en acción durante el primer semestre de 2010 pertenecían a clientes de telefonía e Internet. Según la organización, la mayor parte de estas protestas se deben principalmente a las trabas para admitir las solicitudes de baja de los usuarios, la imposición irregular de penalizaciones ante la cancelación de los servicios, la publicidad engañosa, el incumplimiento de las ofertas y el cobro de servicios no contratados. En cuanto a los sectores más denunciados, la organización de consumidores ha señalado que ‘Telecos’, banca y administraciones públicas se llevan los primeros puestos. El más denunciado, el sector de las telecomunicaciones (30,1 por ciento), ha aumentado en cinco puntos con respecto al primer semestre del año pasado. Por otra parte, Facua especificó que los servicios bancarios (8,9 por cien-

to de quejas) han pasado de la segunda a la tercera posición subiendo más de un punto con respecto al año anterior. Los principales motivos de esta subida, según los usuarios, son las irregularidades en el cobro de comisiones, especialmente las relacionadas con cuentas que se quedan en descubierto, y falta de información esencial al contratar productos financieros. Siguiendo con la clasificación de los consumidores, en segunda posición por número de quejas se encuentran las administraciones públicas (8,0 por ciento), con una subida de dos puntos y medio, y los seguros y planes de pensiones (7,5 por ciento), que suben tres puntos. De esta manera, la organización indicó que, en cuanto a las administraciones, los usuarios se quejan fundamentalmente por irregularidades de determinados ayuntamientos en procedimientos sancionadores y de la gestión tributaria.


nº23

12

A oculta represión política, policial y xudicial escontra el sindicalismo combativo Un militante antifascista

P

or todos/as é xa conocida a represión del Estao escontra el sindicalismo combativo, que pon en cuestión el orden social qu’estableceron, en defensa dos intereses del capital y dos grandes poderes financieiros. Condo os sous mecanismos llegales se quedan curtios, usan, lleis, xueces y corpos represivos contra as clases máis desfavorecidas. El capital y os grandes poderes financieiros, coa colaboración de Goberno y sindicatos como UXT y CCOO que callan y utilizan todos os medios al sou alcance pra frenar cualquer obstáculo que s’interpoña, nesta época de crisis brutal, á aplicación das súas políticas neolliberales y al desarrollo dos sous obxetivos, acumular máis en menos tempo. Entre os medios utilizaos pol sistema, hemos de destacar os métodos represivos y a criminalización que s’utiliza pra frenar al sindicalismo combativo, non subordinao a os intereses d’este capitalismo criminal. Ésta é úa realidá que na actualidá podemos constatar, que se ta realizando cadaldía con máis dureza en todo el ámbito estatal. A colaboración dos medios de comunicación al servicio del sistema é impresionante pra tapar a represión y a criminalización contra el activismo sindical.

El Estao conta con variedá d’instrumentos pra presionar y intimidar a participación na lluita sindical. Ademáis dita presión exércese tanto a nivel individual como colectivo, ben seña sobre personas destacadas ou sobre a propia organización. Algús exempros que cada vez podemos ver máis a miudo son: 1. Criminalización individual, porque d’este xeito desvirtúase á persona ante a sociedá y al tempo dáñase el organización na que milita. 2. Afogo económico, con identificacióis y multas por participar en concentracióis, manifestacióis, pegada de carteles, y cualquer outra actividá col fin de paralizar el acción sindical. 3. Represión política, policial y xudicial, pra intimidar a participación social na luita, escontra a crisis y en defensa dos nosos deretos colectivos, sociales, laborales y económicos. 4. Límites á llibertá sindical y llibertá d’espresión, anulando asina todo tipo d’opinión y presencia en medios públicos, con vixilancia policial en todos os actos que celebramos, legales y non legales. El sindicalismo non claudicante sufre día a día, sin que nos medios de comunicación fagan nin úa sola referencia a ello, el agresión y represión das forzas policiales, por petición dos empresarios ou por mandato del goberno, detencióis, identificacióis, violencia física, son a resposta as nosas reivindicacióis. A represión esistente nel momento actual, é tan grave, que muitos/

as activistas sindicales visitan máis os xuzgaos de lo penal qu’os de lo social. Incluso son muitos os casos que se tán producindo de trasladar aos detenidos á audiencia nacional acusaos de terrorismo, pol simpre feito de participar en conflictos llaborales. Neste contesto unde a criminalización individual é máis fácil d’exercer y máis difícil de denunciar, as consecuencias personales, del acción sindical teóricamente garantizada por llei, poden ser realmente graves. Hai que ter en conta qu’as versióis policiales y a súa presunción de veracidá, inda sabendo de qu’éstas prodúcense a través de montaxes policiales, como a os qu’aquí nos tein acostumbraos el es-delegao del goberno en Asturias y agora parlamentario, Antonio Trevín, han xogar sempre un papel fundamental nas condenas, contra trabayadores/as, activos en todo tipo de lluita social y sindical. Hai que destacar neste sentido que nel tarrén xudicial, tanse dando novas voltas de torca en todos os procesos penales. En Asturias podemos dar búa conta d’ello, tanto en procedementos xudiciales anteriores, como os inda pendentes de ser xuzgaos. Nesta época de crisis como a que tamos vivindo na actualidá, al capitalismo, nun ye basta con quitarnos todo tipo de deretos, ademáis d’eso empréanse a fondo pra reprimir violentamente todas as reivindicacióis que se producen, en todos os territorios del Estao Español. A este proyecto represivo del gran capital axúntanse partidos y sindicatos reformistas

que forman parte del sistema, que coa súa collaboración y silencio ante os acontecementos brutales, garantizan a paz social, que desmoviliza á clas trabayadora, coa aceptación de pactos y reformas llaborales, contribuindo asina a un mayor incremento da esplotación, y da represión, qu’agora sufrimos, incluso con mayor virulencia, qu’en épocas pasadas. Ante esta escalada de represión progresiva y silenciosa, el sindicalismo de clas, debe comprometerse en trabayar de forma unitaria y coordinada, pr’avanzar na movilización y na lluita dos trabayadores/as, escontra a ofensiva del capital. Nun pode haber nin un solo caso máis de represión sin resposta. Nun podemos admitir de ningúa forma, que nos tempos difíciles, de crisis capitalista que nos toca vivir, patronal, institucióis, goberno y sindicatos del poder, se dediquen a perseguir y criminalizar a lluitadores, mentramentre os especuladores y os responsables d’esta situación económica, anden pasiando llibremente, sin castigo algún, pollos sous continuos atentaos escontra os intereses da mayoría social.

Hemos de destacar os métodos represivos y a criminalización que s’utiliza pra frenar al sindicalismo combativo, non subordinao a os intereses d’este capitalismo criminal


nº23

13

15-O: un fuerte compromiso por el cambio global Antonio Antón es profesor honorario de Sociología de la Universidad Autónoma de Madrid.

L

a masiva participación ciudadana en las manifestaciones del 15 de octubre, por el cambio global, promovidas por el movimiento 15-M, con amplia extensión en otros países, ha demostrado la continuidad, persistencia y masividad de esa corriente social indignada y su compromiso por una transformación socioeconómica y política, profunda y progresista. Se ha expresado colectivamente de forma autónoma y se sigue enfrentando al poder establecido, económico y político, y exigiendo una profundización de la democracia. La clase política dominante (PPPSOE), aun con algunas diferencias, sigue adoptando decisiones (reforma constitucional, precarización del empleo, recortes sociales -particularmente en enseñanza y sanidad-,…) a espaldas de la población. Su orientación sigue siendo la subordinación a los intereses de los mercados financieros y la reafirmación de las políticas de ajuste y austeridad (para las capas populares). Mientras tanto, aumenta la gravedad de las consecuencias de la crisis, con paro masivo, menor cobertura del desempleo, disminución del poder adquisitivo de los salarios, junto con los esfuerzos suplementarios para pagar las hipotecas o frente a embargos y desahucios. Es una cruda realidad a la que la ciudadanía indignada da respuesta desde su participación activa en el espacio público. Las grandes manifestaciones en España constituyen una fuerte expresión colectiva de rechazo a esos dos elementos clave: políticas de recortes sociales ante las consecuencias injustas de la crisis, y gestión impopular de las instituciones públicas. Las dos alterna-

tivas centrales –cambio de la política socioeconómica, y mayor democracia- siguen vigentes y reforzadas por el objetivo de conjunto de exigencia de ‘cambio global’. Este movimiento social está enraizado en la realidad social y material, conecta con los problemas socioeconómicos y políticos fundamentales de la ciudadanía, goza de la simpatía de la mayoría de la sociedad, y es capaz de articular una implicación activa de centenares de miles de personas –gran parte jóvenes-. Además de resistir y oponerse a esas políticas neoliberales, plantea un horizonte de cambio global, exigiendo otro modelo económico –más justo y basado en las necesidades de la sociedad no de los mercados- y una estructura política más democrática, con mayor consideración a la opinión y la participación ciudadana. Esta expresión colectiva tiene diversas limitaciones derivadas de su reciente emergencia como movimiento social. En particular, es pronto para aventurar su proyección futura y su influencia inmediata en el campo político-electoral. No obstante, tiene unas características y ha conseguido ya unos resultados meritorios. La principal tiene un carácter expresivo y sociopolítico: ha conseguido transformar una

Es una cruda realidad a la que la ciudadanía indignada da respuesta desde su participación activa en el espacio público

amplia conciencia social de indignación en una acción colectiva progresista, igualitaria y solidaria contra el poder establecido. Pero no hay que infravalorar o tergiversar ese carácter expresivo de este movimiento ciudadano progresista. Esa dinámica social contribuye a la consolidación de la actitud crítica de gran parte de la sociedad ante los planes de los poderosos y, por tanto, constituye el paso imprescindible para cambiarlos. Si es temido es, sobre todo, por esas expectativas de cambio de las políticas y las estructuras de poder. Lo primero es superar el sometimiento y la resignación de la población, objetivo de los poderes políticos y económicos, de sus discursos y la mayoría de medios de comunicación a su servicio: incrementar la deslegitimación social a sus políticas antisociales y fortalecer la indignación ciudadana y la exigencia de justicia social. Lo segundo, es conseguir la visibilidad pública de una ciudadanía activa comprometida con un cambio social profundo, y condicionar la agenda política y las decisiones económicas e institucionales. Ambas cosas ya se han conseguido, aunque no hay garantías de su permanencia a medio plazo. En ese sentido, están abiertas las opciones y hay que definir una actitud.


14

Por supuesto, no se han obtenido todavía resultados significativos en la transformación de esas políticas y la democratización de las instituciones políticas, pero se ha iniciado el mejor camino posible para ello: fortalecer la conciencia social indignada y la presión social y colectiva de una ciudadanía activa. Frente a los designios de la sumisión y la impotencia ante una gestión de la crisis liberal-conservadora y una salida regresiva e injusta, es fundamental el freno a esa involución socioeconómica y política y levantar la esperanza ciudadana del cambio global. Nada más y nada menos. Estamos en medio de una prolongada pugna democrática para consolidar o no esa política conservadora ante la crisis y sus élites gestoras y promover su cambio. La existencia de unos dos tercios de la población que desde hace ya varios años consideran el paro (y no el déficit o la deuda pública) la preocupación principal para reorientar las políticas económicas y de empleo (decente) y que están en desacuerdo con los recortes sociales es un gran valor colectivo, una fuerza social a consolidar y fortalecer. Todo el poder institucional y mediático no han podido diluir esa conciencia social, base de la indignación. Esa batalla democrática y pacífica, el desafío de la mejor parte de la sociedad a esa situación y esas políticas, con su falta de legitimidad social, es una cuestión crucial. Para fortalecerla también es imprescindible la activación de los sectores más comprometidos y su conexión con esa amplia corriente social. Además, dado el poder institucional de los adversarios, la implicación y el compromiso de esa parte de la ciudadanía activa, con su expresión pública en la calle, las redes sociales y las relaciones sociales, refuerza esa conciencia social ciudadana y condiciona las decisiones institucionales. Participar en esa actividad solidaria, compartir esa experiencia colectiva, es emotivo y emocionante, crea lazos interpersonales, transforma las

nº23

propias personas comprometidas, mejora su calidad democrática y, también, posibilita sus vínculos con la realidad social. Como en casi todos los movimientos populares, las bases de su acción son las actitudes morales, su sentido de la justicia social. Pero, combinado con una relativa espontaneidad e inmediatez en la expresión del malestar, también supone una capacidad crítica y reflexiva. No se puede desvalorizar movimiento calificándolo, simplemente, como ‘pasional’ o ‘emocional’. Y menos contraponerlo a un supuesto sujeto social ideal (inexistente en la historia) que tuviese ‘alternativas’ reales y un pensamiento (complejo) y fuera sólo ‘racional’. Este movimiento ha demostrado tener unas ideas-fuerza sencillas –fren-

Conseguir la visibilidad pública de una ciudadanía activa comprometida con un cambio social profundo, y condicionar la agenda política y las decisiones económicas e institucionales

te a los mercados y la gestión antisocial de la clase política y por una democracia real, pero enraizadas en lo más profundo de la sociedad y la conciencia ciudadana. No son ideas etéreas, irreales, ambiguas o difusas. Son ideas (pensamiento) más justas, rigurosas y científicas que muchas teorías y discursos de la mayoría de la élite académica, política y mediática. Son más acertadas y realistas que las proporcionadas por la mayoría de la ciencia económica y el pensamiento político convencional. Además, tienen un valor ético más profundo, expresan una subjetividad progresista y presentan un horizonte de cambio y transformación más igualitario y democrático que la mayoría de la actual clase política. En ese sentido, no ha sido acertada la valoración del colega sociólogo, y en muchos aspectos admirado, profesor Bauman (ver diario El País, 17-102011) al afirmar el carácter ‘emocional’ y sin pensamiento de este movimiento, y aventurar su ‘evaporación’. Con su terminología, existen muchos fenómenos ‘líquidos’. La cuestión presente es que el sufrimiento y la incertidumbre de muchos millones de personas es un hecho social muy ‘sólido’, incluso trágico, que esa tendencia social de indignación es persistente y con gran arraigo en la sociedad y que la acción colectiva y resistente de una ciudadanía activa ante tanta precariedad e injusticia tiene sólidos motivos y objetivos justos para continuar hasta que cambien esas circunstancias. La dinámica conformada por esa ciudadanía indignada, en una situación especialmente dura y complicada, se incardina en los mejores valores democráticos e igualitarios de los movimientos sociales progresistas o la izquierda social europea de las últimas décadas (y los dos últimos siglos). Es difícil pronosticar el alcance de su maduración y ampliación o su debilitamiento. Los agoreros que pronosticaban que se iba a diluir tras el verano han errado. La cuestión es su legitimidad y su


nº23

oportunidad, y la actitud a definir es el trabajo por su consolidación y la aspiración por su mejora. Existen tendencias sociales ambivalentes y distintos sistemas de representación social y política, tal como he explicado en otros artículos. Es más complicado la presencia e influencia de este movimiento amplio en los campos electorales o laborales, es decir, en ámbitos específicos de los partidos políticos y los sindicatos (en ese sentido, es lamentable la ausencia de los aparatos sindicales de estas movilizaciones por el cambio global, aunque muchas de sus bases han participado). Su futuro se ventila en el campo de la acción social o sociopolítica, en la continuidad y la ampliación de un potente movimiento social y su articulación con el tejido asociativo popular, en la disputa democrática y la puga por la legitimidad social entre la ciudadanía indignada y los poderes establecidos. Para ello es importante la combinación de dos planos de la actividad (aparte de la comunicación a través de las redes sociales y los procesos deliberativos de las iniciativas) tal como se viene haciendo. Por un lado, una actividad local y descentralizada, junto con el resto de tejido asociativo, que le da mayor enraizamiento en la sociedad y resultados más inmediatos. Por otro lado, unas movilizaciones generales que concentren y expresen en el espacio público su legitimidad social, la capacidad expresiva, la credibilidad

Es difícil pronosticar el alcance de su maduración y ampliación o su debilitamiento. Los agoreros que pronosticaban que se iba a diluir tras el verano han errado

de sus objetivos por el apoyo masivo conseguido. Igualmente, las principales ideasfuerza son adecuadas y positivas. No todos los planteamientos son acertados. Por ejemplo, en otro artículo ya he señalado la necesidad de matizar la idea de ‘no nos representan’. Sin embargo, también hay ideas claras y expresivas más explicativas que muchos tratados de ciencias sociales. Ese día 15-O en la concentración de Sol se colgó una pancarta que decía “Si los de abajo se mueven, los de arriba se caen”. Se puede discutir que la realidad social no es sólo dicotómica, que hay muchos sectores intermedios y que los procesos sociales son complejos. Pero esa idea de abajo (mayoría de la sociedad, las capas populares) y arriba (ricos, poderosos) es potente y realista. Es más adecuada que la visión dominante de que toda la sociedad es

15

prácticamente clase media, difuminando la presencia, por un lado, de ricos y rentas altas, y, por otro lado, de precarios, vulnerables y perjudicados. Igualmente, sobre el segundo componente ‘se mueve’ se puede profundizar hasta dónde, cuánto y cuando, o bien, cómo y qué partes ‘se caen’ o si se puede derrumbar el conjunto. Apuesta por la participación democrática y la movilización de las capas populares para cambiar el poder establecido, frente a la idea de la resignación y de que todo –la estructura social, el orden económico y el poder político- siga igual. Por tanto, el lema permite aclarar y no confundir un horizonte de cambio más justo e igualitario. Es pertinente la investigación, el estudio y la discusión teórica. Ello supone un esfuerzo de clarificación y debate abierto y plural, particularmente de sectores más activos y con mayor responsabilidad en la orientación del movimiento. No obstante, lo principal es el enganche con la problemática y las aspiraciones de la mayoría de la sociedad y el acierto en trasladarlo en lemas e iniciativas. Para reforzar eso es cuando es necesario el pensamiento crítico y una renovada teoría social. En definitiva, el 15-O ha demostrado la continuidad y madurez de un movimiento potente, con buena orientación y gran arraigo social, un fuerte compromiso con el cambio global, y tiene un futuro prometedor.


nº23

16

¡Somos el 99 %! Indignación y razones contra el capitalismo en el movimiento Ocupemos Wall Street Bill Bradley

I

nspiradas por las revueltas que atraviesan el mundo, incluyendo la de las indignadas e indignados del Estado español y la primavera árabe, el 17 de septiembre miles de personas tomaron a las calles del Lower Manhattan de la ciudad de Nueva York y establecieron un campamento en el Parque Zucotti, cerca de Wall Street, centro simbólico del capital financiero y objetivo de nuestra rabia contra la avaricia de las corporaciones, la influencia del dinero sobre la política y el sistema capitalista que favorece a ambos. Comenzaba así el movimiento Ocupemos Wall Street1. Durante semanas, las plazas de cientos de ciudades grandes y pequeñas, y numerosas universidades fueron ocupadas por miles de personas de todas las etnias, edades y orientación sexual, agrupadas en torno al grito colectivo ¡Somos el 99%!. A partir de entonces se extendió a escala nacional un movimiento de resistencia popular contra el programa de austeridad y los brutales recortes de

derechos sociales auspiciado por los dirigentes de la clase capitalista. Como ocurre en otros lugares del planeta, la economía estadounidense ha fracasado, al presentar unas cifras de desempleo que oficialmente llegan al 9%, pero que extraoficialmente alcanzan el 16%, si tenemos en cuenta a quienes trabajan a tiempo parcial y desearían hacerlo a jornada completa. y a aquellas personas que dejaron de

La economía estadounidense ha fracasado, al presentar unas cifras de desempleo que oficialmente llegan al 9%, pero que extraoficialmente alcanzan el 16%

buscar empleo después de años figurando en los porcentajes oficiales. El 25% de la población afroamericana está desempleada en Michigan, un estado golpeado gravemente por la recesión, que afecta en especial a una industria del automóvil con fuerte presencia sindical. El rescate financiero de esta industria, por parte del gobierno, a cambio de conservar el nivel de empleo, se hizo a costa de concesiones en los derechos y los salarios por parte de los trabajadores, agrupados bajo el liderazgo de la burocracia sindical de la Unión de Trabajadores del Automóvil (UAW). También contribuye al malestar, a diferencia de otros países, el alto precio de la enseñanza superior y las deudas que contraen los estudiantes para poder asistir a las universidades. Este factor ata a los jóvenes, endeudados y con un jornal mísero, con un mercado de trabajo horrible. Finalmente, los grandes bancos nacionales, mediante el fraude y la especulación, han inflado una bur-


nº23

buja inmobiliaria con un coste de 9 Billones de dólares para las personas que poseen hipotecas, causando más de 11 millones de procedimientos de desahucio desde 20082, enviando a millones de familias a la pobreza y dejándolas sin hogar. En 2008, el electorado estadounidense votó abrumadoramente a Barack Obama en los comicios presidenciales con la esperanza de un cambio en la dirección del país, tanto en política exterior como en el plano domestico. Obviamente, no sucedió nada ni ese cambio tuvo lugar, ni tampoco la administración de Obama hizo nada para frenar el desempleo o para parar las ejecuciones de los desahucios. Bajo estas presiones, la gente salió a las calles en una movilización de masas con furia, raras veces vista en EEUU. De Nueva York a Oakland, de Albuquerque a St. Louis, el pueblo organizó asambleas generales, estableció acampadas, y participó en múltiples acciones directas no violentas contra los bancos, comprometiéndose con la democracia participativa. El 1 de octubre miles de manifestantes atravesaron el Puente de Brooklyn, a poca distancia de Wall Street, y más de 700 personas fueron detenidas. Esta detención policial en masa provocó la indignación y el 5 de octubre dio comienzo un nuevo capítulo en la historia del movimiento Ocupa Ocupemos Wall Street. Los sindicatos convocaron a sus miembros a participar en las marchas junto a estudiantes, acampados-as y parados-as en una manifestación de 15.000 personas que atravesó el distrito financiero de Nueva York. Como un eco a lo largo de todo el país, los sindicatos se unieron con los movimientos locales, con una solidaridad que no se había visto a esa escala desde la rebelión coordinada de los sindicatos, las organizaciones comunitarias (ongs), estudiantes y otros actores, contra la cumbre en 1999 de la Organización Mundial de Comercio (OMC) de Seattle, en el estado de Washington. A diferencia de la denominada “batalla de Seattle”, este es un movimiento contra el sistema capitalista global, no contra una de sus organizaciones en particular, y está durando más que el de aquel periodo.

El 15 de octubre, decenas de miles de personas participaron en manifestaciones en 900 ciudades de todo el planeta, incluyendo las ciudades de Nueva York, Chicago, Phoenix, Minneapolis, Charleston, San Francisco, Detroit y muchas más. Varios cientos de manifestantes fueron detenidos en todo el país, la mayoría, supuestamente, por incumplir las órdenes de la policía. Los alcaldes y la policía esgrimen de manera reiterada motivos de seguridad pública e higiene en los campamentos como pretexto para levantarlos. En Albuquerque, Nuevo México, la policía detuvo a 37 personas que se opusieron a desalojar la acampada después de que el permiso concedido expirase. El movimiento local de protesta en esta ciudad, decidió por consenso después de varias asambleas ge-

Tampoco la administración de Obama hizo nada para frenar el desempleo o para parar las ejecuciones de los desahucios. Bajo estas presiones, la gente salió a las calles en una movilización de masas con furia, raras veces vista en EEUU

17

nerales, cambiar su nombre por el de (Des) ocupemos Albuquerque! (Unoccupy Albuquerque!)3 como muestra de respeto a los pueblos originarios de EE.UU. y por el coste que tuvo la ocupación, basada en el racismo intrínseco de una nación poderosa, con un ejército y un pueblo que han ocupado a otro en EEUU. Varias asambleas locales de otras ciudades aprobaron también resoluciones en apoyo del movimiento de liberación indígena. Todas estas acciones suponen para el movimiento de Ocupaciones, una etapa del trabajo que ponga fin a las terribles consecuencias de los dos pilares sobre los que se construyó el imperialismo norteamericano: el genocidio de los indígenas americanos y la esclavitud de los africanos. A medida que avanzaba noviembre, los alcaldes de las ciudades secundaban el llamamiento a la gente, a desmantelar las acampadas pretextando riesgos para la seguridad. Sin embargo el mensaje ¡Ocupa! ha logrado penetrar en los sentimientos de una mayoría de ciudadanos norteamericanos: en una encuesta de The Wall Street Journal / NBC News, el 76 por ciento de las personas entrevistadas afirmaban que la estructura económica “favorece a los ricos sobre el resto del país.” En otro sondeo, difundido por The Washington Post / ABC News, el 60 por ciento sostiene que el gobierno debería “tratar de reducir la brecha entre


18

ricos y pobres”4. Desde que la clase trabajadora dirigida por los sindicatos pasó al contraataque en Wisconsin en 2010 al 2 de noviembre de 2011 en Oakland5, los sindicatos han iniciado una serie de movilizaciones con el objetivo, no sólo de proteger a sus miembros, sino también las demandas del conjunto de la clase obrera, como parecen reflejar estos sondeos. Los sindicatos convocaron una huelga general en Oakland el 2 de noviembre en respuesta al desalojo brutal por la policía de su acampada, que dejó en coma a uno de sus participantes, veterano de la guerra de Iraq. Sindicatos y activistas formaron piquetes conjuntos en las entradas del puerto de Oakland, el quinto más grande de EE.UU., a lo que se sumó la negativa de los trabajadores de la Unión Internacional de Estibadores (ILWU) a entrar a sus puestos. Fuerzas de la policía local, de los cuerpos de seguridad de los diferentes Estados, así como del Departamento Seguridad Nacional, irrumpieron de forma coordinada a nivel federal, en las acampadas a lo largo de la semana del 14 de noviembre. La alcaldesa de Oakland, Jean Quan, durante una comparecencia en el canal la BBC, confirmó estas sospechas de acción coordinada, al mencionar que había participado en una conferencia con los alcaldes de otras 18 ciudades estadounidenses justo antes de estos desalojos. Al llegar el invierno, muchos/as activistas se han centrado en prevenir estos desalojos, trabajando conjunta-

nº23

una organización ciudadana que ha combatido los desalojos durante años y que ha estado luchando contra los desalojos durante años. Miles de personas, sobre todo estudiantes, han tomado conciencia del poder que tienen para desbaratar, mediante su actividad organizada y con visión estratégica, los odiosos métodos del capitalismo. Bill Bradley, activista de (un)Occupy Albuquerque y del movimiento sindical en EE.UU. Traducción: Xabel García web: unoccupyabq.org Contacto: wbradley_2000@ yahoo.com

Miles de personas, sobre todo estudiantes, han tomado conciencia del poder que tienen para desbaratar, mediante su actividad organizada y con visión estratégica, los odiosos métodos del capitalismo

mente con organizaciones no gubernamentales y sindicatos, en la última fase del movimiento. Aquí en Albuquerque, hemos impedido un desalojo con representaciones de Teatro político de calle y hemos convocado un día de acción nacional contra los desalojos el 6 de diciembre. Todas nuestras acciones se han realizado en colaboración con

(Endnotes) 1 Notas: http://occupywallst.org/ 2 Apuestan por ‘okupar’ viviendas desalojadas para familias que han perdido la suya. Desde 2008 ha habido cinco millones de desahucios en EE UU http://internacional.elpais.com/ internacional/2011/12/09/ actualidad/1323469324_270390. html 3 unoccupyabq.org 4 Poll: 60 % Think Gov’t Should Work To Reduce Gap Between 1% and the Rest http://www.dailykos.com/ story/2011/11/09/1034664/Poll:-60-Think-Govt-ShouldWork-To-Reduce-Gap-Between-1and-the-Rest 5 Ciudad del estado de California situada en la bahía de San Francisco

El movimiento (Des)Ocupemos Albuquerque!, en solidaridad con el movimiento Ocupa Wall Street, con los pueblos indígenas y con los pueblos colonizados en todo el mundo, nos damos cuenta de que históricamente el lenguaje ha desempeñado un poderoso papel en la transformación social. Dada la significación de la “ocupación” de tierras indígenas en las Américas desde 1492, la colonización de África, Asia y otras partes del mundo y la “ocupación” de Iraq y Afganistán, nos resistimos a usar el término “ocupar” y, en este caso, utilizar cualquier lenguaje que esté vinculado a la opresión del pueblo. Si permitimos que la dinámica de privilegio siga sin ser cuestionada, este gran movimiento social repetirá las estructuras injustas que pretende eliminar. Estados Unidos es una nación imperialista y colonialista edificada sobre tierras robadas a los indígenas y sobre la esclavitud. Esta es nuestra firme convicción de que un movimiento tendente a poner fin a la injusticia económica, tiene que tener como eje central, una lucha honesta para acabar con el racismo, la colonización y la opresión en todas sus formas.


nº23

19

Retos ya incógnites sobre’l 15-M Xabel Vegas

L

a victoria electoral de recién del PP nes pasaes eleiciones xenerales dibuxa un panorama bien difícil pa los vinientes cuatro años. Colos conservadores atropando toles instituciones municipales, autonómiques y estatales y con mayoría dafechu nel llexislativu, Rajoy va tener vía llibre pa desenvolver unes polítiques de corte neolliberal que van tener consecuencies devastadores pal nuesu Estáu del Bienestar. Nesi escenariu los movimientos sociales van ser actores de primer orde al traviés d’una movilización ciudadana que va tener que servir de muria de contención frente a los retayos nel terrén de los derechos social y llaboral. Los sindicatos y los partíos na oposición van tener ensin dulda un papel central nesi procesu. Pero la entrada n’escena fai namás unos meses d’un movimientu de dimensiones históriques como foi’l del 15-M supunxo un soplíu d’aire fresco nel terrén de la contestación social y va tener que compartir protagonismu colos actores tradicionales. La so importancia ye por cuenta del so impactu mediáticu, qu’ensin dulda foi enorme, y tamién de la so capacidá pa incorporar nuevos valores como’l respetu, el civismu o’l consensu y la so voluntá d’implicar de forma inclusiva al conxuntu de la sociedá nun movimientu de rexeneración democrática. Trátase sicasí d’un fenómenu nuevu y cambiante, sofitáu en fórmules organizativas tan orixinales como febles y que va tener qu’encariar una nueva etapa con un gobiernu conservador al frente. Lo que sigue son delles considerancies

sobre los retos y les incógnites que’l movimientu de los indignaos va tener qu’encariar nos meses vinientes: Avanzar nel so calter inclusivu Una de les claves del ésitu del 15-M foi la so capacidá pa coneutar col sentir de la inmensa mayoría de la sociedá española. Pesie a que les sos reivindicaciones casen meyor col ideariu progresista, nun se trata en sentíu estrictu d’un movimientu d’izquierdes sinón d’un movimientu social na so aceición más precisa. Ye la sociedá nel so conxuntu, y non una parte d’ella, la que s’espresó al traviés de les sos movilizaciones. Tratar de construyir una meyor democracia cuntando con tola ciudadanía, non solo cola adscrita a una o otra ideoloxía política.

So capacidá pa incorporar nuevos valores como’l respetu, el civismu o’l consensu y la so voluntá d’implicar de forma inclusiva al conxuntu de la sociedá nun movimientu de rexeneración democrática

Confluyir con otros actores Una de les señes d’identidá que más se repitieron sobre’l 15-M ye’l so calter “apolíticu y asindical”. Con ello pretendíase fuxir de venceyamientos a una o otra organización tradicional. Pero la distancia qu’hasta agora


20

nº23

caltuvieron con sindicatos y partíos políticos va tener que redefinise nos próximos meses pa confluyir nes movilizaciones escontra los previsibles recortes sociales a curtiu plazu. Si hasta agora pa dellos sectores del 15-M los sindicatos y los partíos yeren poco menos qu’enemigos, agora van tener que convertise necesariamente n’aliaos frente a les polítiques neolliberales. El futuru del 15-M va depender en parte d’ello. Fuxir del populismu El discursu central del 15-M foi’l de la rexeneración democrática. Pero a vegaes les llendes que dixebren la crítica constructiva al sistema representativu del populismu antidemocráticu son fácilmente caleyables. Y nun país onde’l paru y la crisis económica tán creando condiciones aparentes pal ascensu del populismu hai que facer un discursu más matizáu sobre la democracia que sepa valorar los problemes pero tamién les virtúes del sistema políticu que nos dimos. Combatir la fienda dixital Ún de los aspeutos más novedosos del fenómenu de los indignaos foi la so capacidá pa usar les nueves tecnoloxíes. Internet y les redes sociales cumplieron un papel perimportante nel terrén del espardimientu y l’organización. Pero sobredimensionar el papel d’estos nuevos medios puede afondar na fienda dixital en detrimentu de la inclusividá del movimientu del 15-M y de la so voluntá interxeneracional.

Potenciar lo espresivo frente a lo propositivo El 15-M foi un movimientu dafechamente espresivu. El so ésitu social foi precisamente la so capacidá pa facese ecu del cabréu ciudadanu y de los sos petites tresformadores. Una concreción abondo esplícita d’un programa políticu puede afeutar a la so capacidá movilizadora y a la so conexón col conxuntu de la sociedá. Nun se trata de fuxir de les propuestes sinón de potenciar los valores tresformadores que lu tornaron un movimientu ampliu ya inclusivu.

Los meses vinientes van ser perimportantes pa la construcción d’un movimientu sólidu de contestación a les polítiques sociales y económiques de corte neolliberal

Violencia y represión Ye bien probable que nos próximos meses el 15-M xuegue’l so prestixu social na cai. Nun ye descartable que’l gobiernu de Rajoy utilice una estratexa policial dura colos indignaos. Y ente esi panorama podríen surdir rempuestes violentes per parte del sector más radicalizáu de los activistes, daqué que podría estropiar la bona imaxe social del 15-M basada en bona midida nel so calter non violentu. Per otru llau cuérrese’l riesgu de convertir el 15-M nun movimientu antirrepresivu, lo que lo alloñaría de la sociedá y del so calter de canalizador de la indignación ciudadana. Los meses vinientes van ser perimportantes pa la construcción d’un movimientu sólidu de contestación a les polítiques sociales y económiques de corte neolliberal. Pero la mocedá protagonista del fenómenu de los indignaos va tener qu’encariar con xacíu dellos de los aspeutos más problemáticos que mentamos. Les organizaciones polítiques y sindicales de la izquierda tradicional van tener que contribuyir a ello pero tratando de collaborar na construcción de daqué nuevo y distinto a lo qu’hasta güei fueron los vieyos movimientos sociales y políticos progresistes. Namás asina vamos poder responder al güelpe que nos solmenarán nos próximos meses los axentes políticos y económicos al serviciu de los mercaos.


nº23

21

Crisis del sindicalismo Cambear as formas y os modos pra recuperar el sindicalismo combativo Cándido González Carnero

E

l sindicalismo vive na actualidá os piores momentos da súa hestoria. El sindicalismo deixóu de ser un instrumento, pra organizar á clas trabayadora, ou, lo qu’inda é pior, el denominado sindicalismo de clas y mayoritario, UXT y CCOO, deixaron de ser sindicatos al servicio dos trabayadores pra convertirse en aparatos burocráticos y institucionalizaos al servicio del gran capital. El sindicalismo d’hoi, aveirado nos núcleos estables, cada vez máis enveyecidos y conservadores, nun quer ou nun sabe, enfrentarse con esta situación. Esta impotencia colócalo núa crisis terminal como movemento social. Sin organización, sin participación das súas bases, sin afondar nos grandes problemas laborales y sociales, sin abordar nin dirixir as reivindicacióis sociales d’un inmenso conflicto laboral latente con 10 millóis de trabayadores precarizaos y 5 millóis de personas en paro. Podemos tar falando da crisis da mineiría, del naval, y de todos os sectores industriales d’Asturias y da crisis global, pero si nun somos capaces d’elaborar alternativas qu’espresen a realidá de cadaldía, tamos mirando sin ver. Ensayar novas formas d’organización y de lluita, y ferye ver á clas obreira qu’hai outros xeitos de fer sindicalismo. Utilizar os comités d’empresa como instrumento de defensa y movilización dos máis débiles, impedir el agresión das patronales qu’incumpren as lleis llaborales, conseguir ésitos qu’animen a precarios y paraos

a prantar cara, intercambiar esperiencias, converxer dinámicas, fer visibre a resistencia y xeneralizalla, son algús aspectos que deben servirnos al menos pr’algúa reflesión. Analizar as causas que producen el enorme desprestixo sindical debe de constituir entre afiliaos/as el primeiro obxetivo d’un balance crítico das razóis que producen úa enorme distancia entre os/as trabayadores /as y os xeitos de desarrollar úa actividá sindical nel denominao mundo moderno, marcao por úa gran esplotación sobre as clases máis desfavorecidas. Con esto lo que se pretende apuntar é qu’a revolución y contrarrevolución, os avances y os retrocesos, forman parte del desarrollo hestórico y convén analizallos pra no cayer nel pesimismo inmovilista y disgregador ou nel optimismo y prepotencia escluyente y mecanicista que basao nel espexismo, nun conduce a ningúa parte ou quizáis conduce á frustración. En todo el estao español vaise consolidando un proceso que ten efectos devastadores nos distintos poblos, como nel caso d’Asturias, desde as reconversióis industriales despidos colectivos, privatizacióis, segregacióis, deslocalizacióis, contratos basura, recortes nas prestacióis por desempreo, retroceso nel sistema de pensióis, pérdida de calidá na sanidá, educación, paro… sirvindo a os nacionalismos ou as Comunidades Autónomas d’acompañamento a todo este proceso, sendo Asturias a máis afectada, sin qu’esto supoña úa mayor incidencia na

lluita. Todo lo contrario, supón úa mayor división y desaprovetamento da acción sindical. É evidente y nun podemos negar el papel que deben xogar os sindicatos alternativos nel novo orden social establecido, nel que deben d’asumir a responsabilidá d’organizar, xenerar confianza y credibilidá ante a clas trabayadora y a sociedá qu’hai outras formas y outros modos de fer sindicalismo, y axuntar forzas prá consecución d’obxetivos xustos y transformadores pral conxunto da mayoría social. Actualmente UXT y CCOO son fieles subordinaos y estretos colaboradores (cuase habíamos poder falar d’un ministerio máis) dos proyectos dos distintos gobernos da dereta y a socialdemocracia que de xeito alterno, gobernan este país. Pra cambear el actual modelo sindical imperante, debemos de partir da esperiencia acumulada y da voluntá de lluitar y contribuir a cambear a tendencia de claudicacióis, pasividá, d’indolencia y retrocesos que neste periodo contrarrevolucionario tamos sufrindo como clas. Tamos nun proceso nel que queremos correr, peró sin movernos del sito. Necesitamos afondar nun proyecto común y combatir a dispersión. Afondar nun proyecto significa enfrentarnos máis abertamente a os obxetivos prácticos d’un sistema neoliberal y globalizador en crisis, que nos condena con violencia a fame y á miseria social, pra ir articulando úa concencia que permita á clas trabayadora y al conxunto da sociedá poder intervenir como lo que somos, un suxeto esplotao pol capital, pero que temos capacidá pra intervenir nos procesos de producción, na organización del trabayo y nel reparto da riqueza. El outra gran cuestión é cómo cambear a tendencia da dispersión y atomización del movemento sindical de clas.

Nun había ser lóxico a partir d’un análisis serio y riguroso continuar aferraos a un modelo sindical fracasao, y negándonos a asumir cambeos pensando que quen los prantea pretende cargarse a nosa organización. Hoi temos el obrigación d’introducir cambeos internos que nos axuden a resolver os retos que demanda a mayoría social. Hoi a nosa lluita debe constituir un obxetivo prioritario contra as consecuencias da globalización económica, el neoliberalismo y as consecuencias da crisis. Nun podemos concebir un movemento sindical sin a participación d’un sindicalismo alternativo y renovao que seña capaz de superar os obstáculos esternos, peró sobre todo internos, por ser estos os que máis dificultades orixinan al hora de desarrollar úa acción sindical, acorde cos grandes acontecementos qu’hoi imperan na nosa sociedá. A decadencia del sindicalismo é un feito real que nun podemos esconder. Gran cantidá de reivindicacióis que tuveron úa incidencia nas lluitas sindicales pasaron na actualidá a un desinterés xeneralizao, incluso outras reivindicacióis con úa fonda sensibilidá social, atópanse col mesmo respaldo sindical. Cabe sin embargo pensar que é posibre realizar accióis encaminadas á recuperación del sindicalismo de clas alternativo, esistente xa en todas as localidades del estao español, cos cuales el noso sindicato mantén a miudo relacióis sólidas y estables, por eso pensamos que debemos arresgar y afondar conxuntamente nel análisis crítico de modificar as nosas formas y modos pr’avanzar na consolidación d’un sindicalismo de clas y combativo que coa gavita y a confianza da base social, de que é posibre outro modelo sindical, que faga frente á permanente agresión capitalista que tamos sufrindo.


nº23

22

19, 20N, 21 Tino Tejedor

E

n el transcurso de una conversación sobre la crisis delante de un café, uno de los participantes, que viaja frecuentemente a la India, nos comenta la opinión de un jesuita que reside en dicho país desde los veinte años, ahora tiene ochentaisiete, “nosotros antes importábamos ingenieros y tecnología, ahora tenemos ingenieros, tecnología y tenemos pobres, ahora vosotros tenéis que fabricar pobres para competir con nosotros”. Este comentario por si solo sirve para explicar la fase en la que estamos. ¿Hasta que punto todo lo que esta sucediendo es una estrategia diseñada por el poder económico para acabar con las conquistas sociales de los trabajadores/ as de los países periféricos de la Unión Europea, destinada a fabricar una despensa de pobres para competir con los países emergentes? Con la prima de riesgo desbocada, la bolsa en caída libre, el FMI, La OCDE, el BM y todo el entramado económico “aconsejando” al Gobierno sobre las medidas que debe tomar para salir de la crisis. Con cinco millones de parados, otros tantos con salarios de miseria y jornadas interminables, en medio de fraudes fiscales, economías sumergidas, recortes y con

la amenaza de más recortes, ahora, los ciudadanos/as somos llamados a participar en el juego democrático (ojo, solo ese día) y el 70%, mas o menos (no soy lo que se dice un seguidor de la información electoral del día siguiente) así lo hace. Consecuentemente al perverso sistema electoral, se produce un relevo, ahora toca PP, ahora será un nuevo capataz, como dice Julio Anguita, el que llevara a cabo las ordenes del amo o de los amos (cuando escribo esto, el Gobierno en funciones del PSOE acaba de indultar al número dos del banco de Santander, Alfredo Sáez, en contra de la opinión del tribunal Supremo). Ahora será Mariano Rajoy quien nos aplicara su teoría para estimular la “confianza” y sacarnos de la crisis. ¿Cual es su teoría? No tocar a quienes tienen el dinero por que de esta manera se genera inversión, que a su vez genera actividad, que a su vez genera empleo y que a su vez estimula el consumo. Ya ves que fácil. Pero como una cosa es la teoría y otra la práctica, pues seguro que ya tienen preparado un paquete de medidas que no divergen mucho de aumentar el IVA, los carburantes, el transporte público, el tabaco, el alcohol, flexibi-

lizar y depauperar aún más el mercado laboral, privatizar y externalizar partes de los servicios públicos, sanidad y educación. Es decir lo mismo que hizo el PSOE, de ahí su descalabro, pero un poco más a lo burro, lo que llegados a este punto y sumando los votos de los dos partidos, es lo que apoyaron aproximadamente más de 17 millones de ciudadanos/as con derecho a voto y obviamente como no hay tantos millonarios, ni tantos emprendedores en este país, me preocupa la forma de discurrir, ciertamente rara, de una parte importante de la ciudadanía, aunque esto ya es materia de psicólogos y sociólogos. La perversidad del sistema electoral permite a su vez que una serie de partidos adornen el espectro electoral e incluso dos de ellos, que no suponen ninguna amenaza para el poder económico, PNV y Convergencia y Unión jueguen su papel de complemento al bipartidismo. Para el resto solo se reserva, por desgracia el papel de animadores y poco más. Dentro de las campañas electorales y después, hay declaraciones que a uno, con más pasado que futuro, como diría Luís Redondo, le ponen los pelos de punta cuando las escucha, me estoy refiriendo a esas que manifiestan los primeros y segundos espadas cuando dicen aquello de “Nuestro programa electoral es nuestro contrato con nuestros electores y lo vamos a cumplir” y mira por donde que mejor ejemplo de lo que dicen que el caso de Cataluña, donde los convergentes tardan dos días después de celebradas las elecciones en anunciar desde la subidas de transportes a la bajada de sueldos y la eliminación de los días de asuntos propios para los funcionarios. No hace falta decir que el “incumplimiento contractual” de

Para el resto solo se reserva, por desgracia el papel de animadores y poco más.

la clase política para con sus electores es de nota. En todo este asunto no podemos obviar el papel que juegan los medios de comunicación, que antes que nada son un negocio y una cuenta de resultados, en el apuntalamiento del sistema, tanto en lo económico como en lo electoral. Hoy en día y nuevamente por desgracia, la mayoría del personal o al menos una parte importante, se nutre a la hora de formar su opinión en las radios y fundamentalmente en las televisiones y si tuviéramos la paciencia (que sería mucho tener) de hacer un seguimiento de la información comprobaríamos que el 90% del tiempo se dedica al PSOE y al PP o lo que es lo mismo, a apuntalar el bipartidismo. En resumen, desde el día 20N hay un nuevo capataz que va a cumplir las órdenes del Patrón, que no son otras que seguir fabricando pobres, ahora falta por saber si nos vamos a dejar. Por último y para terminar como comencé, coincidí con un vecino de camino a casa que me decía, “no te equivoques, si votando pudiésemos cambiar algo o hacerles daño, no nos dejarían votar”

Consecuentemente al perverso sistema electoral, se produce un relevo, ahora toca PP, ahora será un nuevo capataz, como dice Julio Anguita


nº23

23

Y se marchan poco a poco, sin alboroto alguno. Un goteo incesante de savia nueva que sale sin ruido de nuestro país

Las ilusiones perdidas Concha Caballero

N

o se van en trenes con maletas de cartón pero llevan sus bienes más preciados: un portátil, un móvil de última generación regalado por un familiar o conseguido a base de una lucha de puntos sin cuartel. Suelen tomar un vuelo de bajo coste, cazado pacientemente en las redes de Internet. Se van a hacer un master, o han logrado una mal llamada beca Erasmus que costará a la familia la mitad de sus ahorros. Otras veces van a hacer de au-pair, de auxiliar de conversación, o a cualquier trabajo temporal. La familia va a despedirlos a la puerta de embarque y mientras se alejan disimularán unos su pena y otros su incipiente desamparo. “Es por poco tiempo -se dicen-. Dominarán el idioma, conocerán mundo... Regresarán en pocos meses”. Hasta hace poco era un privilegio de los nuevos tiempos que les permitía

gozar de una libertad sin límites, de un mundo sin fronteras, de una capacidad casi infinita de aprendizaje... Hasta que llegó la crisis y la maleta pareció distinta, la espera en la fila de embarque más embarazosa, la despedida más triste y el fantasma de la ausencia definitiva más cercano. No. No llevan maletas de cartón, ni hay aglomeraciones en el andén de la despedida. No se marchan en grupo, sino uno a uno. Aparentemente nada les obliga. Ha sido una cadena invisible de acontecimientos. Estuvieron allí hace unos años, o tienen una amiga que les ha informado de que puede encontrar algún trabajo con facilidad. No pagarán mucho, eso es seguro, pero podrán ganarse la vida con cierta facilidad... A fin de cuentas aquí no hay nada. Y se marchan poco a poco, sin alboroto alguno. Un goteo incesante de savia

nueva que sale sin ruido de nuestro país, desmintiendo la vieja quimera de que la historia es un caudal continuo de mejoras. No hay estadísticas oficiales sobre ellos. Nadie sabe cuántos son ni adonde se dirigen. No se agrupan bajo el nombre oficial de emigrantes. Son, más bien, una microhistoria que se cuenta entre amigos y familiares. “Mi hija está en Berlín”, “se ha marchado a Montpellier”, “se fue a Dubai” son frases que escuchamos sin reparar en el significado exacto que comportan. Escapan a las estadísticas de la emigración porque suelen tener un nivel alto de estudios y no se corresponden con el perfil típico de lo que pensamos que es un emigrante. Quizá en las cuentas oficiales figuren como residentes en el extranjero, pero deberían aparecer como nuevos exiliados producto de la ceguera de nuestro país. En los tiempos de crisis que detallan cada euro gastado nadie computa los centenares de miles de euros empleados en su formación y regalados a empresarios de más allá de nuestras fronteras con una torpeza sin límites, con una ignorancia sin parangón. Menos aún se

cuantifican el esfuerzo de sus familias, las ilusiones perdidas y sus sueños rotos en mil pedazos. No llevan maletas de cartón, pero componen un nuevo éxodo que azota especialmente a Andalucía, que dispersa a nuestros jóvenes por toda Europa y gran parte del mundo, que nos priva de su saber, de su aportación y de su compañía. Pero, aparentemente nadie se escandaliza por esta fuga de cerebros, lenta pero inexorable, que nos privará de muchos de nuestros mejores talentos. Nadie protesta por esta nueva oleada de exiliados que son una acusación silenciosa del fracaso y de engaño. Se van en silencio por el túnel de embarque en el que les alcanzará la melancolía por la pérdida temprana de su tierra. No son, como dicen, una generación perdida para ellos mismos. No son los socorridos ni-nis que sirven para culpar a la juventud de su falta de empleo. Son una generación perdida para nuestro país y para nuestro futuro. Un tremendo error que pagaremos muy caro en forma de atraso, de empobrecimiento intelectual y técnico. Aunque todavía no lo sepamos.


24

nº23

Q Entrevista a Ricardo García

Recuperando la memoria industrial En Asturies ya estamos acostumbrados a la demolición de edificios emblemáticos, al desmantelamiento de las huellas de nuestro pasado industrial y al saqueo de maquinaria y archivos. Es una situación vieja y asumida por una gran parte de nosotros, pero aún quedan personas que de forma silenciosa y desinteresada trabajan para que al menos una parte de ese pasado no se pierda. Ricardo García Palacio es una de ellas.

CONTRACORRIENTE. ¿Cómo surge tu afición por el ferrocarril y el pasado minero? RICARDO GARCIA. Mi afición comienza desde muy temprana edad. Nunca fui un niño a la vieja usanza, no me gustaba el balón, o los juegos de barrio y ya intentaba meterme por estos lugares mineros con mucha autonomía. Una de mis aficiones era el dibujo. Todo lo que veía, luego al llegar a casa lo plasmaba en un papel: locomotoras, vagones, castilletes, etc…A mi padre no le gustaba nada aquella extraña afición mía, pero si le llamaba la atención lo detallado de mis dibujos. C.C. Sabemos que tus trabajos han sido expuestos en varias ocasiones en la Casa de Cultura de Mieres y en el Valle de Turón. Teniendo en cuenta que son algo más que simples maquetas, ya que son reproducciones en movimiento con motores, vías, catenarias… etc. deben consumir gran parte de tu tiempo libre. ¿Has contabilizado alguna vez el tiempo que empleas? R.G. Al principio si lo hice en alguna reproducción y me quedé asustado de la cantidad de horas empleadas, luego deje de hacerlo, bastante tengo con aguantar una sociedad enferma que solo intenta sacar el máximo rendimiento de mí y de mi tiempo libre, arrebatándome cuantas más horas posibles, así que no me pareció apropiado seguir contando las horas que empleo en hacer algo que me gusta. Lo que cuenta es hacer un buen trabajo. C.C. ¿Alguna vez han tratado de adquirir alguna de tus reproducciones? R.G. Sí, pero no llegaron a convencerme, aunque la oferta era muy generosa. In-

En los años noventa toda la vitalidad desapareció, el barrio se despobló entrando en una fase de abandono y ruina

cluso han tratado de hacerme encargos, que también he rechazado, porque esto es un pasatiempo, no un negocio. C.C. Tu lugar de nacimiento es en La Rabaldana (Turón) ¿Qué opinión te merece la evolución de su entorno desde que eras una guaje hasta ahora? R.G. Puede que mi barrio fuese frío, húmedo y feo, pero para mí no fue así, ahí me crie, en medio de una gran actividad minera. El barrio tenía mucha vida. Con el ajuste minero y el cierre del pozo en los años noventa toda la vitalidad desapareció, el barrio se despobló entrando en una fase de abandono y ruina. En cuanto al pozo, el abandono, el expolio y la rapiña por parte del propietario llevó las instalaciones a un estado deplorable y eso que se declaro “patrimonio nacional”. Varias veces dicen que han intentado sacar un presupuesto para su restauración, pero creo que ya es demasiado tarde. Sin máquinas

Con la crisis actual, el dinero se destinará para otras cosas más urgentes, en detrimento de la llamada arqueología industrial, que al fin y al cabo poca gente sabe de ello, ni les gusta, ni les importa


nº23

y equipamiento ya desmantelados poco se puede hacer. Así es como tratamos en Asturies nuestro pasado minero y lo peor es que este no es el único pozo, varios siguen el mismo destino. C.C. Además de tus maquetas, haces una labor de recopilación en cuanto a datos, fechas, documentos, etc…del pasado minero e industrial. ¿Crees que en Asturies se hace lo suficiente por guardar para la memoria colectiva todo esto? R.G. Ahora mismo ya hay varias instituciones y sociedades culturales que se dedican a la recopilación de datos y materiales, pero creo que han empezado demasiado tarde. De haber iniciado sus actividades en los años setenta el patrimonio conservado ahora hubiese sido impresionante. Pienso que casi todas las locomotoras, edificios, boca-minas y demás equipamientos no hubiesen desaparecido. La ignorancia y desidia de las instituciones públicas, usando la excusa de que no hay presupuesto o esa no es una prioridad ha contribuido a que nuestro patrimonio desaparezca sin hacer nada. C.C. ¿Lo que se recupera, crees que siempre se hace con fidelidad histórica? R.G. No, creo que se está haciendo muy mal y pongo como ejemplo mi Valle del Turón; la recuperación en la caja de la vía estrecha, como calzada está bastante bien, pero los elementos decorativos como herramientas y máquinas, están muy mal. Vagones pintados a colorines, máquinas que nunca funcionaron en la zona, recuperaciones modificadas a capricho, e incluso inventándose elementos fijos, como los planos inclinados. Si a todo ello sumamos la destrucción de los restos mineros que

no entraron en el proyecto, pongo como ejemplo la Mina Urbiés, donde vagones que quedaron abandonados el día del cierre de la mina, fueron enterrados por los contratistas que realizaron la obra, trincheras que destruyeron para hacer la senda peatonal y boca-minas que taparon para eliminar los escombros. Yo creo que todo lo que queda en los montes, es imposible recuperarlo, pero sí que podemos dejarlo como está, para que dentro de unos años, alguien a quien la guste o estudie este tema pueda encontrar estos restos mineros lo menos alterados posible, pero tristemente veo como año tras año, todo va desapareciendo, no solo en Turón, también en toda Asturias. Es como si nos diera vergüenza de nuestro pasado, o fue tan penoso, que ya nadie quiere recordarlo. C.C. ¿Hay caso concretos de intentos fallidos de recuperación? R.G. Como ya dije antes la Mina Urbiés, o el Pozo Espinos; no es que sean fallidos, pero si mal realizados, o sin cuidar los detalles. Del Pozo Espinos si puedo decir un par de cosas, estuvo abandonado muchos años, pero su máquina de extracción permaneció intacta y todo gracias a una familia que habitaba en lo que fueron las oficinas. Ellos cuidaron del pozo por que el acceso a él se hacía por su finca, lo que limito el intrusismo. Un día, visité la máquina y fue como retornar al pasado. Dentro, aún estaba todo como el día del cierre, el interruptor general con el machete bajado, los fusibles extraídos y posados sobre un madero, en las paredes de madera estaban los clavos sin meter del todo a modo de perchas, donde se podía ver aún una vieja chaqueta colgada y componentes de la

máquina destinados a reparaciones que nunca se usaron. Un día se acometió una gran recuperación del pozo, quedando bastante bien, pero cuál fue mi sorpresa, que había desaparecido el interruptor, los fusibles y todos los repuestos colgados de las paredes, desapareció aquel rigor histórico. Yo pienso que deberían tener más cuidado con estos detalles, de esta manera no solo desaparecieron las cosas, también el factor humano de una actividad perdida en las tinieblas del tiempo. C.C. ¿Hay casos de recuperación con posterior abandono de las instalaciones recuperadas? R.G. Aún es algo pronto para asegurar esto. La causa de todo, es que la recuperación de los elementos mineros es muy reciente y por tanto no dio tiempo a que se produzca este fenómeno. Aunque yo pienso que pron-

25

La ignorancia y desidia de las instituciones públicas, usando la excusa de que no hay presupuesto o esa no es una prioridad ha contribuido a que nuestro patrimonio desaparezca sin hacer nada

to empezará el abandono. Con la crisis actual, el dinero se destinará para otras cosas más urgentes, en detrimento de la llamada arqueología industrial, que al fin y al cabo poca gente sabe de ello, ni les gusta, ni les importa y al final solo desean que llegue el fin de semana, para meterse en un centro comercial, o esperar a que empiece un partido de fútbol.


nº23

26

Otru fútbol ye posible Miguel Angel Lozano (secretario del U.C. Ceares)

O

chobre de 2010: conceyu estraordinariu del club de fútbol xixonés U. C. Ciares. Sobre la mesa dos propuestes que van decidir el futuru d’esti modestu pero hestóricu club, (data de 1946), ente l’abandonu (por cansanciu

y por falta de posibilidaes económiques) de l’anterior xunta direutiva. Una, a les altes instancies del poder del conceyu de Xixón pruyíayos un amiestu ensin porgüeyu nengún con dalgún otru club xixonés en meyor situación económica (Ma-

nuel Rubio o Llano 2000), y a lo meyor escondiera razones venceyaes colos terrenos nos que s’afaya el campu de La Cruz, (especulación inmobiliaria, ¿suéna-vos dalgo?); y otra, más arrechada pero más romántica, que consistía en ceder la direición del club a un grupu d’aficionaos, ex futbolistes y xóvenes del barriu, con poques perres pero munches ganes y coles idees nidies: devolver el fútbol a quien realmente pertenez. El votu unánime de los socios y les socies del Ciares decidió dos coses: una, el club seguiría esistiendo tal como se creó hai sesenta y cinco años, y dos, los cabezaleros seríen esos aficionaos y aficionaes baxo’l mandáu imperativu de los sos vraeros dueños, la xente socio. Democracia popular y participativa. Les razones d’esta decisión desplicóles con tremenda claridá y convencimientu ún de los socios más antiguos del club “...si mos quiten el nome, los colores de la bandera y nos cambien l’escudu, ¿pa qué queremos siguir?, queremos el nuestru Ciares con toes eses coses, si

“El capitalismu ye l’asesín del fútbol” Billy Bragg

non, nun queremos nada...” ¡Güei!, bien dicho, paisanu! Nesi momentu nació un proyeutu que güei relluma como un referente, pa toos aquellos aficionaos al fútbol que pretenden facese col control d’un tingláu qu’ellos caltienen, pero que nun xestionen... ¿Metáfora de la sociedá?, ye nidio que sí... Esi foi simplemente el puntu de partida: quedaba tou’l trabayu de verdá por facer. Cuando en xunu de 2011 la nueva xunta direutiva, presidía por Alberto Álvarez (vieyu conocíu del club: patrocinador de siempres del Ciares a través del negociu familiar de maquinaria agrícola, fanáticu del fútbol “underground” y sociu de tola vida del “equipín”), se fae cargu del club, alcuentra la entidá abaruyada nun abandonu más qu’evidente, lo qu’entaína a una docena de xóvenes (y non tan xóvenes) aficionaos/direutivos/trabayadores ciaristes a ponese manes a la obra pa llegar al principiu de lliga con un club y un equipu en condiciones d’entamar la competición na Tercera División del fútbol español (que nun ye poca cosa), d’una manera cuanto menos digna. La puesta al día del club camentose dende tres estayes independientes pero


nº23

Un club de fútbol nun ye nada si nun tien una masa social detrás que lu sostenga

complementaries (nenguna d’elles serviría de nada si nun fuera completada poles demás): la social, la deportiva y la “ideolóxica”. La primera, la social, foi la estaya a la que quinximos da-y más importancia dende’l principiu. Paez una obviedá, pero un club de fútbol nun ye nada si nun tien una masa social detrás que lu sostenga. Ye la so vraera razón de ser y pa nós, un equipu sobre too de barriu, debe furrular como una dinamo y un noyu d’aunión de tola xente de la contorna que tien que creáse, y si ya tá creao potenciase. Un sentimientu de “pertenencia” a esi club, a esi escudu, a esos colores: eso ye’l raigañu social del que falamos. Pa ello punximos en marcha un conxuntu que contribuyera a conservar la masa social que ya teníemos y a enanchala lo más que pudiéramos. Pasamos a visitar a los socios antiguos a los sos domicilios pa qu’anovasen el carné; ficimos cartes de presentación que dexamos nos comercios del barriu y ficimos un cartel publicitariu preciosu, basáu nun poster del bandu republicanu na guerra civil, nel que se vé a un futbolista d’aquella dómina garrando en brazos y protexendo a un neñu refuxáu. Con él queríemos apellar al sentimientu de comunidá y a una ideo-

loxía, que si bien nun queremos esplicitar muncho para nun convertila n’algo esclusivo, anda tres del proyeutu dende’l primer momentu. La segunda, la deportiva. Queríemos remanar un proyeutu d’equipu competitivu pa la categoría, eso sí, utilizando ún de los presupuestos más roínos (si non el que más), de tola Tercera asturiana. Pa ello fuximos d’esperimentos raros y confiamos nel entrenador, Florentino Angulo, que contra too pronósticu caltuvo l’equipu na categoría la temporada pasada y que amás respondía al perfil de “míster” que queríemos pal club: un home de fútbol cien por cien, honestu, direutu y trabayador, en tola amplitú de la pallabra, pues amiesta’l so llabor como téunicu cola so pertenencia a la plantía d’una empresa metalúrxica de la rexón, onde amás exerce de sindicalista. Faciendo amañosu el presupuestu que se-y dio, consiguió completar una plantía competitiva, con una xusta mecedura de xugadores veteranos y xóvenes, a la que si bien nun entamu nun tá saliendo-y les coses tolo bien que sería de desear, tamos convencíos qu’aporfiarán por contrarrestar esa desigualdá económica con esfuerciu, garra y ilusión, como diz l’eslogan de la nuesa campaña p’averar abonaos-es, “Los últimos en dineru, los primeros en corazu”. Xugadores xóvenes como Edu, Juan Carlos o Pelayo y esperimentaos como Jimmy, el nuestru capitán, o Gonzalo van dar abondo que falar esti añu sobre los campos de xuegu d’Asturies. Por fin, a la tercera, va-

mos llamala la “ideolóxica”, esa que fae del U.C. Ciares un club distintu a (casi) tolos del panorama futbolístico nacional y que mos dió en pocos meses una fama y reconocimientu a nivel nun sólo llocal y rexonal sinon nacional dafechu, pol nuesu compromisu firme por remanar los vraeros valores del fútbol, esos que tán n’antípoda de la traza mercantil y espetacular d’anguaño nel deporte rei. “Against Modern Football” (contra’l fútbol modernu), diz un mural que decora una de les fachaes del nuesu campu, y que resume nuna sola fras tou esi movimientu del que participamos, y que a nivel mundial empezó l’afición del Manchester United al crear un nuevu club de calter popular, cuando’l so equipu de tola vida foi mercáu por unos magnates americanos ayenos a él y al fútbol. Esti club, el F.C.United, xunto col Sanct Pauli d’Hamburgo o el C.A.P. Ciudá de Murcia, un

27

“El fútbol robaron-ylu al pueblu, como enantes y-robaron los parques y les plazes...” César Luís Menotti

club con accionariáu popular y equitativu, son “compañeros” del Ciares na titánica llucha por recuperar el fútbol por y pal pueblu del que surdió, y que-y lu había arrampuñao un capitalismu xabaz. Por eso, cuando t’averes al vieyu campu del Ciares y agüeyes un lletreru que diz “Esto ye la Cruz”, retratu del non menos famosu “This is Anfield” de Liverpool, sabrás que tás llegando al llar onde s’asitien los últimos románticos del fútbol. Entra y comprobaráslo. Traducción: Xabel García


nº23

28

El Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) Equipo de Asesoría de CSI

C

uando una empresa, por insolvencia o concurso de acreedores, deja sin pagar a los trabajadores determinadas cantidades, se hace cargo de su abono el FOGASA. Pero hay que tener en cuenta que no todas las deudas de las empresas son abonadas por el FOGASA, sino únicamente las especificadas en el art. 33 del Estatuto de los Trabajadores (ET). A modo de ejemplo, el FOGASA no paga las indemnizaciones pactadas en el UMAC fruto de un acuerdo donde

se reconoce por la empresa la improcedencia del despido; ni las cantidades adeudadas por la empresa por la ausencia de preaviso en los despidos objetivos; ni el importe total de las indemnizaciones por finalización de un contrato temporal que establecen algunos Convenios Colectivos en cuantía que excede de los 8 días por año trabajado, que es el máximo que se cobra de FOGASA en este caso. Los supuestos recogidos en el art. 33 del ET para su abono por FOGASA son los siguientes:

A) Hasta 5 meses de salarios pendientes de pago, incluyendo los salarios de tramitación, en la cuantía reconocida en acto de conciliación en el UMAC o resolución judicial, sin que el salario diario pueda superar el triple del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) incluyendo la parte proporcional de las pagas extraordinarias. B) Indemnizaciones por despido o extinción de los contratos conforme a los art. 50, 51 y 52 del ET, extinción de contratos conforme al art. 64 de la Ley Concursal, e indemnizaciones por extinción de contratos temporales cuando legalmente proceda. En estos casos se aplica el límite máximo de una anualidad, sin que el salario diario pueda exceder del triple del SMI incluyendo las pagas extraordinarias. Cuando se trate de despido disciplinario improcedente o nulo o de la extinción del contrato conforme al art. 50 del ET (extinción por voluntad del trabajador por existir causas justas), el importe de la indemnización

se calcula sobre la base de 30 días por año de servicio. En los supuestos de extinción del contrato por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, la indemnización se calcula sobre la base de 20 días por año de servicio. C) En las empresas de menos de 25 trabajadores el FOGASA abona el 40% de la indemnización legal que corresponde por extinción del contrato como consecuencia de un expediente de regulación de empleo instruido según el art. 51 del ET o por causas objetivas indicadas en el art. 52.c) del ET o por el art. 64 de la Ley Concursal, con los mismos límites que en el punto B) y cálculo sobre la base de 20 días por año de servicio. En todos los casos, hay que tener en cuenta que el derecho a solicitar el pago del FOGASA prescribe al año de la fecha de la sentencia en la que se reconozca la deuda o se fijen las indemnizaciones. Como novedad introducida por la disposición transitoria tercera de la Ley 35/2010, de medidas urgentes para la reforma del mercado de trabajo (la reforma laboral, publicada en el BOE 18-09-10), en los contratos indefinidos celebrados a partir del 18-06-10 que hayan estado vigentes al menos 1 año, el FOGASA resarcirá al empresario de una parte de la indemnización que corresponda por extinción del contrato por las causas previstas en los art. 51 y 52 del ET o en el art. 64 de la Ley Concursal, tanto si se trata de despido procedente como improcedente, a razón en cualquier caso de 8 días de salario por año de servicio.


nº23

De los Pactos de la Moncloa a la reforma de la Constitucion María Antonia, miembro del comité de la Consejería de Bienestar Social

D

urante el periodo de tiempo que va desde los pactos de la Moncloa (1977) hasta la reforma de la Constitución (2011), hemos asistido a múltiples reformas. En 1977 se otorga legitimidad al despido libre. En 1984 se aprueba la primera reforma laboral, lo que supuso un incremento sustancial de las tasas de temporalidad y precariedad al dar carta blanca a la patronal para la contratación temporal. En 1994 “gozamos” con una segunda reforma laboral, que supuso flexibilización en las relaciones laborales con la aparición de la movilidad geográfica, funcional y horaria, surge el despido por causas objetivas y se da una nueva vuelta de tuerca a la precariedad a través del fomento del contrato de formación. Otra tercera reforma se

produce en 1997, otra más en 2001, otra en 2006, que sería la quinta, y todas con un denominador común: restricción de derechos para beneficiar a las corporaciones financieras e industriales y en general a la clase más acomodada. Aprovechando la crisis financiera nos han endilgado dos reformas más, una en el 2010 y otra en el 2011. También se han producido reformas en el Sistema de la Seguridad Social y en el de Pensiones, con el propósito de reducir al mínimo las pensiones públicas en aras de acrecentar el negocio que suponen los planes de pensiones privados. Este año se cumplirán 35 desde los pactos de la Moncloa, y durante este periodo de tiempo, la clase trabajadora no ha conquistado derechos, los mercaderes los han vendido, y en esa línea va el llamado pacto

del euro, aprobado en el Parlamento Europeo el pasado 27 de junio y que supone un paso atrás para los ciudadanos de a pie y otro paso adelante para los usureros de los mercados, a los que Bruselas beneficia restando soberanía a los estados con el fin de que puedan controlar todo el pastel. En este sentido va dirigida la reforma de la Constitución Española, que limitando el gasto público, provocara el traslado de recursos a manos privadas. Esta medida, antidemocrática pues se aprueba por las Cortes Españolas sin haber consultado a los ciudadanos, es un ataque al llamado Estado del Bienestar, y nos permite vislumbrar lo “participativa” que es nuestra democracia una vez leído el artículo 167.3 de nuestra Constitución: “Aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación cuando así lo soliciten, dentro de los quince días siguientes a su aprobación, una décima parte de los miembros de cualquiera de las Cámaras.” Ni siquiera un diez por ciento de los senadores o diputados se ha atrevido a retratarse, rompiendo la disciplina de partido para exigir que una reforma de tal calado sea objeto de consulta entre todos los ciudadanos, lo que indica que la gran mayoría de los que dicen velar por nuestros intereses son unos pesebreros, en estado de vigilia perpetua no para defendernos sino para preservar su sueldo. Cuando empezó la crisis corría peligro la banca, incluso el presidente francés decía que había que refundar el capitalismo. Ahora lo que corre peligro es el empleo, la sanidad pública, la educación, las pensiones y todo aquello que se pueda asociar al llamado Estado del Bienestar. Las elites financieras, dando muestras de una “excelsa habilidad” para meter la mano en el bolsillo de los ciudadanos, han conseguido dar la vuelta a la situación, resultando paradójico que los mismos que provocan el problema, sean los que proponen

29

Aprovechando la crisis financiera nos han endilgado dos reformas más, una en el 2010 y otra en el 2011

la solución, mientras los paganinis asistimos al esperpento de ver como colocan a gentes de su cuerda en los diferentes gobiernos, como ha ocurrido en Italia o en Grecia, y sin ir tan lejos en España, donde nos han endosado como Ministro de Economía a Luis de Guindos, ex representante de Lehman Brothers, y por tanto partícipe de uno de los nidos de trileros que han provocado la desgracia de miles de familias en todo el mundo. Es una forma perversa de controlar las cosas desde dentro, no vaya a surgir algún iluminado que le dé por controlar lo público, eliminando el gasto en lo superfluo, como el Senado, los miles de puestos a dedo en las administraciones, los asesores de los políticos, y en general optimizando los ingresos del estado, a través de una autentica fiscalidad progresiva, de la eliminación de las Sicav, del control del fraude fiscal, de la eliminación de los paraísos fiscales y de evitar regalar dinero a la banca para sanear cajas en quiebra, como la CAM. Los gobernantes que tenemos dan muestras de lo que son cuando necesitan reformar la Constitución de forma antidemocrática, abriendo la puerta a otras reformas de carácter nocturno, para plasmar algo que es de sentido común. Qué duda cabe de que el gasto debe ser racional, pero debe cubrir las necesidades de los ciudadanos, y si no es suficiente con lo que se recauda habrá que reformar el sistema para aportar más recursos en función de las capacidades de cada uno y así redistribuir la riqueza que se genera, no reformar un papel para plasmar algo que es de Perogrullo.


nº23

30

Manifiestu de los y les cineastes asturianos Carta abierta a Emilio Marcos Vallaure y Carlos Rubiera

E

nvaloraos Srs. Conseyeru de Cultura y Deporte del Principáu d’Asturies y Conceyal de Cultura del Conceyu de Xixón: Los embaxo firmantes, venceyaos a la escritura y la dirección cinematográfica n’Asturies dende va años, queremos volver manifesta-y la nuesa oposición a la destitución del direutor del Festival Internacional de Cine de Xixón, José Luis Cienfuegos, y la consiguiente rotura col modelu actual del certame. Sofitamos la nuesa opinión nuna serie de fechos oxetivos y, entendemos, difícilmente discutibles: 1. José Luis Cienfuegos llegó a la dirección d’un certame ensin vida, morrebundu. El Festival yera, entós, una amuesa de cine que nun tenía nengún pesu específicu nin na vida cultural de la ciudá nin na del País, y muncho menos nengún tipu de repercusión estatal nin internacional. A lo llargo de los años, edición tres edición y gracies

Tan importante pal nuesu trabayu ye tener un festival qu’acueya les nueses producciones como qu’esi mesmu festival nos avere dalgunos de los títulos más interesantes de la producción internacional añal.

a un trabayu duru y, munches vegaes, poco estimosu, Cienfuegos consiguió, cola calidá y el rigor na programación como bandera, convertir el FICXixón nun referente cultural pa la ciudá y d’ésta pal mundu, acoyendo un estilu de cine que cada vez ye más difícil ver nes pantalles. 2. Entendemos, como direutores de cine, que’l FICXixón cumplió pa nós una irreemplazable llabor de formación, daqué bien importante a la d’enfrentanos, con un mínimu rigor, a nueses mesmes obres. En ciertos momentos, pa nós fueron más importantes les pantalles que les cámares. Tan importante pal nuesu trabayu ye tener un festival qu’acueya les nueses producciones como qu’esi mesmu festival nos avere dalgunos de los títulos más interesantes de la producción internacional añal. 3. Les nueses películes, fueren meyores o peores, siempres atoparon la complicidá del FICXixón, que nos ufiertaba un espaciu profesional onde presentales con una repercusión que nun consiguiríamos per otres víes. 4. Ante la desidia d’otres instituciones culturales asturianes en rellación a la creación cinematográfico y audiovisual, el FICXixón, tantu polos sos propios méritos como pol deméritu d’otros, convirtiose nel únicu referente válidu pa los cineastes asturianos, convertiéndose na única institución cultural que dio carta de naturaleza al nuesu trabayu.

5. La única proyección estatal ya internacional que se dio a los nuesos trabayos dende Asturies producióse gracies a los ciclos que’l FICXixón entamó en festivales internacionales de tol mundu. Pero’l motivu d’esta carta nun ye tantu’l llistáu refechu de lo que los cineastes asturianos debémos-y a la llabor que José Luis Cienfuegos desendolcó nel FICXixón, como denunciar el proyectu de destrucción al que conduz al certame’l nomamientu de Nacho Carballo como direutor del mesmu, asina como dar anuncia de la nuesa decisión de nun collaborar con esti nuevu modelu de festival. 1. Consideramos indignu l’usu partidista que se ta faciendo del “cine asturiano” y d’esi indefiníu “toque asturianu” pa tomar esta decisión. Con esta carta queremos señalar que nun queremos que se nos utilice pa xustificar esti cambéu suicida nel rumbu del Festival Internacional de Cine de Xixón. 2. Si de verdá tán esmolecíos pol desenvolvimientu d’una cinematografía asturiana y una industria audiovisual saniada, nun ye un festival internacional el primer sitiu nel que se debe intervenir. Creen una Dirección Xeneral de Política Audiovisual, movilicen una partida presupuestaria digna p’ayudar a la producción, nun afueguen pela vía de los fechos consumaos la Radio Televisión del Principáu d’Asturies

Consideramos indignu l’usu partidista que se ta faciendo del “cine asturiano” y d’esi indefiníu “toque asturianu” pa tomar esta decisión.

(RTPA)… Hai munches coses que precisamos con urxencia. Si’l so anunciu de collaboración ye sincera, tamos abiertos al diálogu. 3. Por tolo dicho, los embaxo firmantes anunciamos la nuesa decisión de nun participar nin coles nueses películes nin cola nuesa presencia nes actividaes que s’entamen na celebración de la 50ª edición d’un festival, el de Xixón, al que yá nun vemos como la nuesa casa. Roblen: Alberto Arce, Luis Argeo, Ramón Lluís Bande, Sofía Castañón, Elisa Cepedal, Arantxa Cuesta, Óscar Fernández, Tom Fernández, Samu Fuentes, Sergio G. Sánchez, Samuel Gutiérrez, José Herrero, Santos Hevia, Iñaki Ibisate, Alejandro López Riesgo, Diego Llorente, José Luis Peñafuente, Pablo Quiroga, Jorge Rivero, Konchi Rodríguez, Aure Roces, Juan Luis Ruiz, Alejo Sabugo, Diego Taboada, Pedro Timón, Juan Tizón, Lucinda Torre, Luis Trapiello, Alberto Vázquez García, Fer Villafina, Pablo de María


nº23

31

Antes de ti. Autor: La Peseta Teatro. Dirección: Cristina Bravo Interpretes: María Veiga, Patricia García, Esperanza Munilla, Kuka Suárez, Saray González, Cristina Bravo, Fernando San Miguel, Santiago Medina, Javier Val y Fernando Zapatero

La Peseta Teatro: rigor, dignidad y compromiso Boni Ortiz

S

upongamos por un momento que durante este año, hubiesen sido asesinados por motivos “ideológicos, culturales y sociales” 62 curas, o 62 militares; o jóvenes, o emigrantes. Supongamos igualmente que el pasado 2010, hubieran asesinado casi un centenar, y que año tras año varias decenas hubieran corrido la misma suerte terrible. Sin duda toda la gente de bien pondría el grito en el cielo, la sociedad sería un clamor y los estamentos del estado (Congreso y Senado, ministerio del interior, judicatura, medios de comunicación, etc.) y sus servidores (políticos, policía, fiscales y jueces, periodistas, etc.) entrarían en acción en tromba. Seguro que sin perdida de tiempo, se pondrían en funcionamiento mecanismos de todo tipo para frenar tal carnicería. Pues bien, du-

rante este año han sido asesinadas  62 mujeres. El año pasado fueron 78, las mujeres asesinadas por sus maridos o novios; el 2009: 54 y el 2008: 75. Y lo fueron por las razones “ideológicas, culturales y sociales” derivadas del machismo, que no es otra cosa que la manifestación de este modelo social basado en el patriarcado, en su versión más cruel y sangrienta. Antes de ti, de La Peseta Teatro trata de ello. Es decir: de la anulación de muchas mujeres en el ámbito familiar, del desprecio y humillación que sufren a diario; de la tortura cotidiana y el asesinato por “un mal golpe”, cuando no por numerosas puñaladas asentadas por la “persona principal” del Libro de Familia, o el disparo de un arma tras la sentencia de: “o mía o de nadie”. Un sangrante asunto que

a todos (nunca mejor usado el “masculino”) nos concierne y del que hemos podido comprobar lo complicado que resulta dar un tratamiento “artístico” adecuado, alejado del oportunismo o del maniqueísmo simplón. La propuesta de La Peseta, bajo la dirección de Cristina Bravo, lo consigue -a pesar de las dificultades que entraña y de las primeras impresiones que produce-, sobre todo huyendo del tratamiento realista y adentrándose por caminos de la plástica y de la poética. El resultado es una serie de acciones tejidas en una partitura de movimientos enganchados al texto; es decir: cierta suerte de coreografía muy acertada, trabajada y rigurosa, interpretada por seis actrices y cuatro actores formados en un lenguaje común en el que prevalece la interpretación colectiva,

perfectamente conjuntada y puesta al servicio de la historia. Lo mismo sucede con la luz, la música o la escenografía basada exclusivamente en los telones blancos que visten toda la escena, incluso patas y foros en los que se proyecta a toda dimensión, numerosos nombres y rostros femeninos que caen como las hojas, o se rompen como el cristal. También las actrices van vestidas de blanco, como los “velos-mortaja de novia” que portan y mueven. El contrapunto a la inmaculada blancura la ponen los cuatro varones vistiendo en oscuro. Esta didáctica función de perfecta factura, debería de ser vista por todo el alumnado de bachillerato de Asturias y exhibida en todas las casas de cultura. Por fortuna el Teatro nunca es inocente. Y por desgracia -y con frecuencia-, suele reproducir los roles de la desigualdad, validándolos. Peor aun cuando se hace comedia con ellos, porque así, se da el soporte inicial necesario para el desarrollo del machismo violento, en el que se basan los episodios denunciados en la función.



Contracorriente Nº 23