Page 1


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

P谩gina 4

Alexander Yacub

QUIROMANCIA C贸mo leer las manos y conocer el destino


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 6

Yacub, Alexander Quiromancia : cómo leer las manos y conocer el destino / Alexander Yacub ; coordinado por Mónica Piacentini ; dirigido por Marcelo Caballero. - 1a ed. - Buenos Aires : Pluma y Papel, 2008. 208 p. ; 19x12 cm.

índice

ISBN 978-987-648-007-9 1. Quiromancia. I. Piacentini, Mónica, coord. II. Caballero, Marcelo, dir. III. Título CDD 133.6

© de esta edición: Pluma y Papel de Goldfinger S.A., 2008 A. J. Carranza 1852 (C1414COV) Buenos Aires Argentina Tel/Fax: (54-11) 4773-3228 e-mail: info@plumaypapel.com www.delnuevoextremo.com Director Editorial: Marcelo Caballero Coordinador de Edición: Mónica Piacentini Diseño interior: m&s estudio Diseño de tapa: PensArte ISBN: 978-987-648-007-9 Primera edición: septiembre 2008 Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada o transmitida por ningún medio sin permiso del editor. Hecho el depósito que marca la ley 11.723 Impreso en Argentina - Printed in Argentina

Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

13

capítulo 1– La quiromancia en la historia . . . . . . Breve reseña histórica de la quiromancia . . . . . . . .

15 15

capítulo 2 – La quiromancia en el mundo de hoy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Preparando el gabinete o consultorio . . . . . . . . Un quiromántico se prepara . . . . . . . . . . . . . . . La lectura de manos: un compromiso con el otro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿Qué hacer si el consultante requiere una sesión domiciliaria? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Guía práctica de la lectura de manos . . . . . . . . . Archivo de impresiones de manos . . . . . . . . . . . Cómo tomar la impresión de las manos . . . . . . capítulo 3 – Sistemas clasificatorios de manos . . . Las siete manos prototípicas . . . . . . . . . . . . . . . La mano y los cuatro temperamentos de Hipócrates . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7

21 21 24 24 28 29 31 32 35 35 40


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 8

ÍNDICE

QUIROMANCIA

La mano y los elementos naturales . . . . . . . . . . La mano y la astrología . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

42 45

capítulo 4 – Las manos: signos generales . . . . . . . Longitud de las manos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Flexibilidad de la mano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Color de las manos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Consistencia de las manos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Piel de las manos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Las uñas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La mano derecha y la mano izquierda . . . . . . . . . .

51 51 53 54 56 57 58 59

capítulo 5 – Los dedos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Los dedos en su conjunto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Longitud de los dedos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Morfología de los dedos . . . . . . . . . . . . . . . . . . Inclinación de los dedos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Los dedos por separado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El Pulgar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Longitud del Pulgar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Morfología del Pulgar . . . . . . . . . . . . . . . . . Flexibilidad del Pulgar . . . . . . . . . . . . . . . . . El ángulo de la influenciabilidad y generosidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El Índice . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Longitud del Índice . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Morfología del Índice . . . . . . . . . . . . . . . . . . El Mayor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Longitud del Mayor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Morfología del Mayor . . . . . . . . . . . . . . . . . El Anular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Longitud del Anular . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

61 61 61 63 64 67 67 67 68 70

8

71 73 73 74 76 76 77 79 79

Morfología del Anular . . . . . . . . . . . . . . . . . El Meñique . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Longitud del Meñique . . . . . . . . . . . . . . . . . Morfología del Meñique . . . . . . . . . . . . . . .

80 81 82 83

capítulo 6 – Los montes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aspectos a tomar en cuenta en la lectura de un monte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Altura de los montes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El monte de Venus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El monte de Júpiter . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El monte de Saturno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El monte del Sol . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El monte de Mercurio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El monte de Marte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El monte de la Luna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sobre los signos que aparecen en los montes y otras zonas de la mano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

85

capítulo 7 – Las líneas principales . . . . . . . . . . . . La línea de la Vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros nombres con que se la conoce . . . . . . . . . Ubicación y/o trayecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aspectos que permite inferir . . . . . . . . . . . . . . . Características de una línea de la Vida normal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Diversas configuraciones posibles de la línea Vital . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La línea de la Mente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros nombres con que se la conoce . . . . . . . . . Ubicación y/o trayecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aspectos que permite inferir . . . . . . . . . . . . . . . 9

86 87 88 92 96 100 103 107 110 114 115 116 116 116 116 117 117 128 128 128 129


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 10

ÍNDICE

QUIROMANCIA

Características de una línea de la Mente normal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Diversas configuraciones posibles de la línea Mental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La línea del Corazón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros nombres con que se la conoce . . . . . . . . . Ubicación y/o trayecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aspectos que permite inferir . . . . . . . . . . . . . . . Características de una línea Afectiva normal . . . Diversas configuraciones posibles de la línea del Corazón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . capítulo 8 – Las líneas complementarias . . . . . . . La línea del Destino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros nombres con que se la conoce . . . . . . . . . Ubicación y/o trayecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aspectos que permite inferir . . . . . . . . . . . . . . . Características de una línea del Destino normal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Diversas configuraciones posibles de la línea del Destino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La línea del Triunfo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros nombres con que se la conoce . . . . . . . . . Ubicación y/o trayecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aspectos que permite inferir . . . . . . . . . . . . . . . Características de una línea del Triunfo normal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Diversas configuraciones posibles de la línea del Triunfo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La línea de la Salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros nombres con que se la conoce . . . . . . . . . 10

129 129 140 140 140 140 141 141 153 154 154 154 155 155 155 162 162 162 163 163 163 171 171

Ubicación y/o trayecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aspectos que permite inferir . . . . . . . . . . . . . . . Características de una línea de la Salud normal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Diversas configuraciones posibles de la línea de la Salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

171 171

capítulo 9 – Las líneas menores . . . . . . . . . . . . . La línea Lasciva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros nombres con que se la conoce . . . . . . . . . Ubicación y/o trayecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aspectos que permite inferir . . . . . . . . . . . . . . . Diversas configuraciones posibles de la línea Lasciva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La línea de la Intuición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros nombres con que se la conoce . . . . . . . . . Ubicación y/o trayecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aspectos que permite inferir . . . . . . . . . . . . . . . Diversas configuraciones posibles de la línea de la Intuición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La línea Mística . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros nombres con que se la conoce . . . . . . . . . Ubicación y/o trayecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aspectos que permite inferir . . . . . . . . . . . . . . . Diversas configuraciones posibles de la línea Mística . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La línea Guerrera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros nombres con que se la conoce . . . . . . . . . Ubicación y/o trayecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aspectos que permite inferir . . . . . . . . . . . . . . .

179 180 180 180 180

11

171 172

180 182 182 182 183 183 184 184 185 185 185 186 186 187 187


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 12

QUIROMANCIA

Diversas configuraciones posibles de la línea Guerrera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La línea del Matrimonio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros nombres con que se la conoce . . . . . . . . . Ubicación y/o trayecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aspectos que permite inferir . . . . . . . . . . . . . . . Diversas configuraciones posibles de la línea del Matrimonio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La línea de la Descendencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros nombres con que se la conoce . . . . . . . . . Ubicación y/o trayecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aspectos que permite inferir . . . . . . . . . . . . . . . Diversas configuraciones posibles de la línea de la Descendencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Los Brazaletes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros nombres con que se los conoce . . . . . . . . Ubicación y/o trayecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aspectos que permite inferir . . . . . . . . . . . . . . . Diversas configuraciones posibles de los Brazaletes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Capítulo 10 – Patrones de huellas dactilares . . . . Bucle . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Lazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Arco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Túnel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Espiral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Carpa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ojo de pavo real . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

12

187 190 190 190 190 190 192 192 192 192 192 194 194 194 194 195 197 198 199 199 200 201 201 202

introducción

La quiromancia —del griego Khiros (manos) y manteia (adivinación)— es una ciencia que nació hace miles de años y que, ejercida de manera responsable y con el suficiente conocimiento, permite ir mucho más allá de la mera adivinación. Efectivamente, cuando se “leen las manos” a partir del estudio concienzudo de estas, y se lo hace de forma responsable y desde un lugar de respeto hacia el otro, la quiromancia deja de ser una especulación con pretensiones adivinatorias y deviene verdadero conocimiento del ser humano. Pero para que eso suceda no es suficiente con tomar desaprensivamente las manos ajenas y mirar al descuido las líneas que aparecen en la palma. También hace falta evaluar la forma de la uñas, la constitución del pulgar y los demás dedos, la consistencia y altura de los denominados “montes” y considerar los patrones de las huellas dactilares, entre otros aspectos. Todo eso será parte del presente volumen. 13


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 14

QUIROMANCIA

Pero, antes de entrar en detalles, la respuesta a una pregunta obligada: ¿por qué las manos?, ¿por qué no leer, por ejemplo, las orejas o el torso? Varias son las razones. Una de las principales es que las manos tiene una enorme, profunda y, muchas veces desconocida, conexión con el cerebro. Efectivamente, en tanto instrumento básico del tacto, las manos desempeñan un papel fundamental en el condicionamiento del cerebro, el cuerpo y las emociones, para que se desarrollen ciertas respuestas y no otras ante los estímulos que recibimos del mundo exterior. El sentido del tacto resulta esencial en los primeros años de vida para establecer relaciones básicas y primarias. Antes de hablar e, incluso antes de ver con claridad, tocamos al mundo y lo aprehendemos a través de las manos. Estas revelan, asimismo, variaciones en nuestro estado de salud y en nuestro mundo psíquico. Y dado que, como cualquier otra parte restante de nuestro cuerpo, cambian conforme transcurre el tiempo, ofrecen la posibilidad de controlar la trayectoria de nuestra vida. Las manos son una suerte de sitio privilegiado donde minuto a minuto, hora a hora, día a día, semana a semana, mes a mes y año tras año, se recoge información que es procesada por el cerebro y que va quedando grabada en huellas diversas, ya sea nuevas líneas u otros cambios de configuración de la mano. Y la ciencia que devela que hay detrás de esos signos, es la quiromancia. 14

capítulo 1 LA QUIROMANCIA EN LA HISTORIA

breve reseña histórica de la quiromancia ¿Desde cuando el hombre “lee las manos” propias o de sus semejantes para atisbar signos ocultos, comprender realidades no perceptibles a simple vista o —gran sueño de la humanidad— predecir el futuro? Cualquier respuesta terminante y ciento por ciento segura a ese interrogante estaría faltando a la verdad, ya que el origen cierto y real de la quiromancia se pierde en la noche de los tiempos. Sin embargo, quienes estudiamos esta ciencia y nos hemos documentado al respecto, podemos ofrecer un panorama. Y eso es lo que haremos en este comienzo de volumen, ya que cualquiera sea la tarea que se desee aprender (leer las manos, dar reiki o tocar el piano) el hecho de saber cuál es la tradición que tiene por detrás, nos hará profesionales más responsables. Por ello, comencemos por un breve esbozo histórico de la quiromancia. 15


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 16

QUIROMANCIA

1. LA QUIROMANCIA EN LA HISTORIA

Si bien, tal como lo adelantamos, nadie honesto puede decir que la lectura de manos comenzó en un día, mes y año determinado, sí se sabe a ciencia cierta —debido a que existen documentos que así lo prueban— que las antiguas civilizaciones de Oriente, ya conocían la importancia del estudio de las manos. Efectivamente, hebreos, asirios, caldeos, egipcios, hindúes y otras civilizaciones, no sólo cultivaron y ahondaron en el conocimiento de la quiromancia, sino que también establecieron ricas vinculaciones entre esa ciencia y otras disciplinas afines, tales como la astrología. Entre esos pueblos y de manera diversas, tener la capacidad de “leer la mano” generaba respeto y, en algunos casos, hasta veneración. Si de documentos conservados al respecto hablamos, qué mejor que citar nada más y nada menos que el Antiguo Testamento, en donde puede leerse: “Él pone como un sello en las manos de todos los hombres a fin de que reconozcan todos que sus obras penden de lo alto” ¿Podría existir prueba más contundente de que los antiguos pueblos de Oriente creían a pie juntillas que las manos podían ser depositarias y transmisoras de verdades trascendentes? Al igual que otro tipo de conocimientos, el acervo de la quiromancia pasó de Medio Oriente a la naciente civilización que marcaría a fuego la historia de Occidente: Grecia. Efectivamente, filósofos y sabios de la esplendorosa cultura helénica no fueron en modo alguno indiferentes a la idea de que la mano era

una suerte de compendio de algo más amplio: el ser humano y su relación con el universo. Cuenta una leyenda que el sabio Aristóteles, encontró en uno de sus viajes a Egipto nada más y nada menos que un tratado sobre el arte de leer las manos. El volumen en cuestión se encontraba sobre un altar dedicado a Hermes, y estaba escrito en árabe y compuesto por letras de oro. Aristóteles, curioso como todo sabio que se precie de tal, lo leyó con avidez y se lo envió a Alejandro Magno, recomendando su difusión. Fue así que, de esa manera, la ciencia de la lectura de manos comenzó a difundirse por el globo, en tanto y en cuanto disciplina de estudio que permitía comprender de forma más cabal la naturaleza y dinámica del ser humano. Y, como no podía ser de otra forma, de Grecia pasó a Roma, lo que hizo que la quiromancia se extendiera luego por los vastos territorios que abarcaba el imperio romano. Empero, nobleza obliga a decir que no todo era respeto hacia los quirománticos de la Antigüedad. Juvenal, un importante poeta latino nacido hacia principios de al era cristiana, no dudaba en tratar de vulgares estafadores a quienes leían la mano. Sin embargo, sería el incipiente cristianismo quien con más énfasis combatiría esta práctica de conocimiento del ser humano. Efectivamente, en un intento de ponerle fin a cierto tipo de abusos (tales como los de quirománticos inescrupulosos que se aprovechaban de las pobres gentes) pero fundamentalmente porque la consideraban una práctica indese-

16

17


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 18

QUIROMANCIA

1. LA QUIROMANCIA EN LA HISTORIA

able debido a sus raíces paganas, la iglesia cristiana condenó expresamente la lectura de manos. Hacia el siglo IV un documento eclesiástico da cuenta de que pende la amenaza de la excomunión para todo aquel que ose predecir el futuro a través de las manos o lleve a cabo alguna práctica similar. Por supuesto, con ello no lograron desterrar su ejercicio, pero sí obligaron a que se desarrollara de forma clandestina en los siguientes mil años. Eso sucedió, valga destacar, en el mundo occidental, ya que en Oriente —y, muy especialmente, en los países de lengua árabe— la quiromancia floreció y se desarrolló en plenitud. Sin embargo, en Occidente, la ciencia de leer las manos aún debería sufrir el peor embate registrado: la Inquisición. Creada oficialmente en el año 1232 con el nombre de Santo Oficio a través de una bula del papa Gregorio IX, la Inquisición fue una suerte de “policía” de la iglesia católica contra el pecado de herejía, que durante siglos llevaría a muchos seres humanos a la hoguera. Y, entre ellos, estuvieron quienes practicaban la quiromancia, ya que eran acusados de brujería. Hubo que esperar al fin de la Edad Media y al advenimiento del Renacimiento para que, junto con las artes, la quiromancia renazca como ciencia, ahora sí, a plena luz del día y sin necesidad de ocultarse en la oscuridad. Desde el siglo XV hasta el XVIII documentos varios atestiguan la presencia de numerosos quirománticos importantes que cumplían sus funciones de consejeros, predictores y hasta médicos,

tanto en sus puestos de feria como en las lujosas cortes. El siglo XVI, especialmente rico en tratados acerca de la materia que nos ocupa en este libro, vio florecer a uno de los quirománticos más famosos a lo largo de la historia: el italiano Patricio Tricasso quien, entre otras cosas, consideraba que existían cuatro líneas a tomar en cuenta en la lectura de una mano: la línea de la Vida, que se ubica entre el pulgar y el índice e informa acerca de la existencia del consultante en períodos de diez años; la línea Natural, próxima a la anterior y que refiere a las costumbres de su poseedor: la línea Mensal o de la Cabeza, que va de la base del dedo meñique a la del índice y revela cuestiones caracterológicas y, por último, la línea del Hígado que daba cuenta de la constitución y el temperamentos del individuo y que recorría la palma de la mano desde la línea de la Vida hasta la Natural. Durante el siglo XVII la quiromancia gozó de un gran prestigio académico, hasta el punto tal que llegó a formar parte de los programas de estudio de algunas renombradas universidades europeas. Ello permitió estudiar más a fondo la morfología de la mano, analizarla en detalle, y sistematizar y organizar los hallazgos de las investigaciones, lo que ha resultado de una enorme ayuda hasta la actualidad. Sin embargo, no todo el continente europeo tenía esta política tan abierta. En Inglaterra estaba prohibida la lectura de las manos por creérsela una práctica de

18

19


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 20

QUIROMANCIA

brujería, y quienes la ejercían, se exponían a castigos severos. Aún así, la quiromancia siguió avanzando, lográndose estudiar más a fondo la morfología de la mano y analizando con detalle todos los aspectos posibles, lo cual ayudó a su consolidación y especialización hasta el presente. Hacia finales del siglo XIX nació la quirosofía, ciencia que intentaba sistematizar y organizar los vínculos ya existentes entre la quiromancia y otras artes adivinatorias. Es por esa misma época que la corriente filosófica conocida como positivismo intenta relacionar la quiromancia con la biología, la medicina y la psicología, aún incipiente. Hoy en día la quiromancia constituye un instrumento más para entendernos a nosotros mismos y a nuestros semejantes y, con ello, contribuir al conocimiento del universo.

capítulo 2 LA QUIROMANCIA EN EL MUNDO DE HOY

En el capítulo anterior hacíamos un breve recorrido histórico por la quiromancia a través de los tiempos. En este, nos situaremos en el aquí y ahora de la lectura de manos en tanto práctica de conocimiento y servicio a la humanidad.

Preparando el gabinete o consultorio ¿Es imprescindible contar con un lugar específico para efectuar en él la lectura de manos? La respuesta categórica es: “sí” y muy especialmente si la idea es encarar esta actividad a modo de profesión y no como un simple pasatiempo en reuniones de amigos, cosa esta última que no recomendamos en absoluto. El ambiente en cuestión debe estar acondicionado de manera tal que propicie la concentración y la investigación. Por ello, detallamos a continuación 20

21


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 22

QUIROMANCIA

algunos aspectos a tener muy en cuenta a la hora de escoger el sitio donde se efectuará la lectura de las manos. • Es fundamental que el lugar en cuestión se encuentre absolutamente libre de cualquier tipo de interrupción. Debe descartarse totalmente la posibilidad de que aparezca una persona en mitad de la sesión, así como también deben evitarse las interrupciones telefónicas. Si en el lugar de la lectura hay un teléfono, baje al máximo el volumen del timbre y conecte el contestador. Si usted tiene teléfono celular, apáguelo. Si el consultante posee teléfono móvil, solicítele que lo apague, siempre explicándole las razones del caso. • La iluminación es otro aspecto de primordial importancia para una lectura correcta y una interpretación adecuada. El quiromántico no puede ni debe estar forzando su vista para detectar los signos, sino que estos deben verse claramente. Contar con una ventana donde la luz del sol pueda penetrar en libertad es ideal. Pero como existen los días nublados o algunos consultantes querrán verlo por la noche, pregunte en una casa de iluminación cuál es la mejor opción al respecto, de acuerdo a las características del ambiente escogido: dimensiones, color de las paredes, etc. 22

2. LA QUIROMANCIA EN EL MUNDO DE HOY

• La ventilación es otro de los puntos a tener en cuenta a la hora de escoger el lugar. Lo ideal (aunque no lo siempre posible) es que el sitio posea ventilación natural, de modo tal que la energía no se estanque, favoreciendo de esa manera, con su libre fluir, una mejor lectura y un mejor estado de concentración, tanto en el consultante como en quien se encuentra a cargo de la tarea de leer las manos. Si, lamentablemente, el lugar no cuenta de forma natural con la ventilación adecuada, será cuestión de ver cuáles son las alternativas que la técnica actual tiene a disposición para remediar la situación. • Pasemos ahora al mobiliario. Una sala de lectura de manos no tiene porqué ser lujosa, pero sí debe ser cómoda sin excepción. A la hora de elegir los muebles (que pueden reducirse a una mesa, dos sillas y un perchero) debe tenerse muy en cuenta la relación entre la altura de la mesa y la de las sillas, de forma tal que esta facilite lo más posible la lectura de las manos. • En relación con los accesorios, si bien más adelante detallamos los necesarios para tomar impresiones de manos, aunque no se piense trabajar de esa manera, siempre se deberá contar con una lupa, que es un excelente instrumento de ayuda a la hora de visualizar signos que podrían pasar inadvertidos a simple vista. 23


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 24

QUIROMANCIA

`

Un quiromántico se prepara

¿Es necesario prepararse antes de leer las manos? Sí: lo deseable es llevar a cabo ciertas sencillas prácticas de higiene corporal y espiritual, de modo tal de llegar a la consulta lo más limpio posible. En relación con la higiene corporal, se recomienda lavar bien a fondo las manos y, en caso de tenerlas secas o ásperas, hidratarlas con una crema, para que el contacto con el consultante no le resulte a éste desagradable. Con respecto a lo espiritual, siempre es conveniente realizar una breve meditación o visualización, o llevar a cabo unos ejercicios respiratorios, de manera tal de armonizar la energía interna.

La lectura de manos: un compromiso con el otro Más adelante detallaremos una serie de consejos del orden de lo eminentemente práctico acerca de cómo leer las manos. Sin embargo, si bien resultan sumamente importantes, lo cierto es que es necesario empezar por otra serie de preceptos: aquellos que dan cuenta de la lectura de manos en tanto servicio al prójimo que debe ser realizado desde un lugar eminentemente ético. A ellos nos referiremos a continuación: • La lectura de las manos no es un divertimento de salón, sino un asunto muy serio, que conlleva nada más y nada menos que la decisión de 24

2. LA QUIROMANCIA EN EL MUNDO DE HOY

mostrar una parte de nuestro cuerpo para que sea sometida a estudio y, luego, escuchar declaraciones muy personales acerca de las conclusiones. Por ello, implica una responsabilidad enorme y debe ser entendida y tomada como un acto de amor y conocimiento hacia nuestra propia persona y hacia nuestros semejantes. Debe hacerse siempre desde el interés y el respeto más absoluto. • Una buena manera de encarar la práctica de la quiromancia es tomando como objetivo el servicio y la ayuda hacia el prójimo, pero siempre teniendo en cuenta que, llegado un punto, el verdadero auxilio debe provenir de otros profesionales. Ser quiromántico, no es de ninguna manera parecido a ser psicólogo y mucho menos médico, y ciertas cuestiones deben ser resueltas por estos dos últimos profesionales. • El estudio y la práctica de la ciencia quiromántica —como el de cualquier otra disciplina— es algo que requiere una actitud investigativa de por vida. La lectura meramente intuitiva o la llevada a cabo por seres que se creen poseedores de algún poder especial, sin haber estudiado lo suficiente, se presta a peligrosos errores, evidencia una actitud ligera e irresponsable por parte de quien la lleva a cabo y desprestigia a otros lectores responsables de manos y a la ciencia quiromántica en general. 25


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 26

QUIROMANCIA

• Durante la consulta el quiromántico debe esforzarse por ser lo más objetivo posible, sin dejar por ello de mantener contacto con el consultante. Muchas veces, este último ofrece verbalmente pistas que pueden ser de gran ayuda para continuar por una u otra línea de lectura. • Ampliando un poco más lo expresado en el punto anterior, podemos decir que es importante escuchar siempre lo que el cliente dice, espera y necesita. Si alguien recurre al quiromántico preocupado por su futuro laboral y así lo manifiesta, no resulta muy pertinente hablarle de las dificultades de su vida amorosa que aparecen evidenciadas en los signos de la mano. • Es sumamente importante cuidar el modo de expresarse durante la consulta. Decir una verdad de manera diplomática no es de ninguna manera, lo mismo que hacerlo de forma impropia y hasta grosera. Un “Usted es irresponsable. Su mano lo dice claramente”, bien puede ser cambiado por: “Según su mano, parece que usted tiene algunas dificultades a la hora de asumir responsabilidades. ¿Cree que es así?” • El sentido de la oportunidad también es un don muy deseable para quien lee las manos. En ciertas circunstancias, la revelación de algún tipo de información sólo causa un dolor innecesario y totalmente estéril, por lo que es mejor callarla. 26

2. LA QUIROMANCIA EN EL MUNDO DE HOY

• Es necesario evitar cierta tendencia a centrarse sólo en lo positivo. Por supuesto, estos aspectos deben ser mencionados, pero es necesario tener en cuenta que conocer lo negativo y hacerse consciente de ello, es un paso fundamental en el siempre deseable camino de evolución personal. • A la hora de dar cuenta de lo malo, negativo o desgraciado que aparece en las manos, siempre es necesario tener en cuenta y evaluar si la persona tendrá la suficiente fortaleza anímica para soportarlo. A veces, si se hace presente un signo demasiado terrible (tal como una muerte a edad muy temprana) es más conveniente guardar silencio. • ¿Cobrar o no cobrar? Ese es uno de los dilemas de algunos (no de todos, por cierto) quirománticos. Mi recomendación es: cobre siempre una sesión de lectura de manos, ya que de esa manera usted sentirá un mayor grado de respeto por los servicios que presta y los consultantes también respetarán más sus consejos. Mi otra recomendación al respecto es que no tenga un precio uniforme, sino que este se adecue a las necesidades de quien realiza la consulta. Eventualmente —también es una forma de pago— podrá incluso pensar en algún trueque de servicios o productos a modo de retribución. 27


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 28

QUIROMANCIA

• Al igual que sucede en el consultorio del psicólogo, lo revelado en el gabinete quiromántico, es de una confidencial absoluta. El consultante podrá, si eventualmente lo desea, contar lo que le fue dicho, pero el quiromántico deberá guardar una confidencialidad a toda prueba. Sólo se admite una excepción al respecto: el caso de que se quiera consultar con otro profesional de la lectura de manos un caso determinado. Aún así, se deberán revelar las características del caso, pero nunca el nombre de la persona.

`

¿QUÉ

HACER SI EL CONSULTANTE REQUIERE UNA SESIÓN DOMICILIARIA ?

En algunas ocasiones puede suceder que el consultante requiera una sesión domiciliaria. Las razones de ello pueden ser, básicamente, dos. La primera es que se encuentre impedido de salir de su domicilio. A veces de manera permanente (por tener algún impedimento físico) o momentánea (debido a que se trata de una madre que se encuentre en ese momento al cuidado de sus hijos) algún consultante puede solicitar que quien lee las manos vaya a domicilio. Otra posibilidad —menos usual, por cierto— es que quien solicita los servicios se encuentre a cargo de la atención al público de un negocio y quiera utilizar los momentos libres en la productiva tarea de la lec28

2. LA QUIROMANCIA EN EL MUNDO DE HOY

tura de sus manos. Como tal vez el lector ya se haya dado cuenta, ninguno de estos ambientes es recomendable para una lectura de manos responsable y, mucho menos, los dos últimos. Por eso, lo mejor es tratar de convencer al consultante de la conveniencia de efectuar la sesión de quiromancia en el consultorio. Sin embargo, la última palabra y decisión definitiva siempre estará en quien decida tomar la sesión y no en quien lea las manos.

Guía práctica de lectura de manos • Reciba amablemente al consultante y solicítele que se lave las manos, de manera tal de librarlas de cualquier posible suciedad que pueda haber adquirido en el camino al consultorio. Por supuesto, huelga decir que usted deberá tener disponible un baño en perfecto estado de higiene, jabón de buena calidad y una toalla perfectamente limpia. • Pregunte siempre, aún antes de inspeccionar las manos, qué es lo que el consultante vino a saber y —esto es fundamental— si existe algún aspecto de su vida acerca del cual no desea tener información alguna. Ambas cosas, pero muy especialmente la segunda de ellas, deberá ser absolutamente respetada. • Concédase los segundos iniciales de la consulta para captar y centrarse en las primeras im29


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 30

QUIROMANCIA

presiones. Seguramente, hay algo que le llama la atención, algún signo o conjunto de ellos que “grita” su presencia. ¿Tiene los dedos excesivamente nudosos?, ¿se ha encontrado con una palma casi carente de líneas? Cualquiera de estas impresiones debe ser tomada como una suerte de base sobre la cual reposará la lectura de los posteriores signos. • Luego de atender a esos rasgos que se imponen por sí mismos y que pueden estar en el grosor de los dedos, en las uñas o en cualquier otra característica, clasifique las manos en cuestión de acuerdo a uno o varios de los sistemas que aparecen en el capitulo 3. También podrá serle de gran ayuda al respecto la visualización y lectura del patrón de huellas dactilares que se detalla en el capítulo 10. Eso le dará una idea global de frente a quien se encuentra. • En tercer lugar, deberá atender detenida y detalladamente a las tres líneas principales de la mano (la de la Vida, la de la Mente y la del Corazón) y a los montes: de Venus, de Júpiter, de Saturno, del Sol, de Mercurio, de Marte y de la Luna. Ese deberá ser el centro de la sesión de lectura de manos. • Proceda luego a leer las líneas complementarias (del Destino, del Triunfo y de la Salud), para finalizar con la visualización e interpretación de las líneas menores: Lasciva, de la In30

2. LA QUIROMANCIA EN EL MUNDO DE HOY

tuición, Mística, Guerrera, del Matrimonio, de la Descendencia y Brazaletes. • No se apresure a emitir juicio ni predicción alguna: examine siempre ambas manos antes de hacerlo —teniendo siempre en cuenta que en la mano izquierda se registra el pasado y en la derecha el futuro— y, luego, proceda a hacer una lectura integrada de los signos que aparecen. Ello implica relevar los signos encontrados y relacionarlos entre sí, viendo si lo anunciado por uno aparece, por ejemplo, confirmado o acentuado por otro o, por el contrario, disminuido.

Archivo de impresiones de manos Muchos quirománticos tienen el hábito de tomar y archivar impresiones de las palmas de las manos o de las huellas digitales. Esta práctica les permite realizar un análisis, estudio e interpretación de manera mucho más concienzuda. Pero esa —si bien importante— no es la única ventaja: el archivo de impresiones de palmas de una misma persona llevado durante varios años permite, además, hacer interpretaciones de más larga data y ver cómo una misma mano cambia con el paso del tiempo, a medida que lo va haciendo la persona en su totalidad.

31


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 32

QUIROMANCIA

Si esta es su idea deberá contar con un pequeño equipo que le permita realizar este archivo. Para ello necesitará: • Un rodillo de grabado de aproximadamente unos diez centímetros de ancho. • Tinta, similar a la que utilizaba la policía para tomar las huellas digitales, o bien la de linotipista o grabador. • Un vidrio, trozo de acrílico o de fórmica, o cualquier otro material no poroso para emparejar la tinta del rodillo. • Papel blanco, grueso y sin marca de agua. • Una almohadilla de goma para que sirva de base y permita que salgan impresos los signos más pequeños y las líneas más finas. • Aguarrás para limpiar la mano entintada, una vez que se haya tomado la impresión,

2. LA QUIROMANCIA EN EL MUNDO DE HOY

• Deslice luego el rodillo sobre las palmas de las manos. • Una vez entintadas coloque, primero una y luego la otra, sobre el papel. • Presione la palma de la mano que está sometiendo al procedimiento, de modo tal de evitar en la impresión huecos que impidan luego una correcta lectura. • Retire el papel comenzando siempre por la parte de los dedos. • Limpie las manos con aguarrás. • Deje secar el papel entintado durante varias horas, de modo tal que no sufra ninguna alteración en el momento de manipularlo.

Cómo tomar la impresión de las manos Una vez munido de todos los elementos proceda de la siguiente manera: • Coloque a su alcance todos los elementos enumerados en el punto anterior. • Ponga la hoja de papel sobre la almohadilla de goma. • Proceda a entintar el rodillo. • Deslícelo ya entintado por el vidrio, de modo tal de retirarle el excedente de tinta. 32

33


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 34

capítulo 3 SISTEMAS CLASIFICATORIOS DE MANOS

A lo largo de los siglos y hasta de los milenios la quiromancia ha propuesto y establecido varios sistemas de clasificación de manos, de manera tal de organizar el campo de estudio de esta disciplina. De todos los sistemas propuestos presentamos los que, a nuestro entender, resultan los más certeros y completos. Cada quiromántico podrá optar por uno o varios de ellos, de acuerdo sus necesidades y/o aptitudes.

Las siete manos prototípicas Este primer sistema que presentamos es el más utilizado y divulgado a lo largo y ancho del mundo. Según se cree se originó en la India siglos antes del nacimiento de Cristo. Se trata de un conjunto de siete prototipos que toma en cuenta una importante 35


Quiromancia.qxd

31/7/08

16:51

Página 36

QUIROMANCIA

combinación de variables: forma de la mano, configuración de la palma, tipo de pulgar, etc. Mano elemental Características de la mano: • Palma ancha • Dedos gruesos • Uñas cortas • Carece de delicadeza en los movimientos Características del individuo: • Espíritu rudimentario • Inteligencia básica y práctica • Pasivo • Realista • Falto de imaginación • Sumamente confiable • De sentimientos nobles • Apto para el trabajo físico rudo • Carece de grandes metas o pretensiones • En ocasiones, grosero Mano espátula o necesaria Características de la mano: • Más ancha en la parte superior que inferior • Nudillos desarrollados • Puntas de los dedos más anchas que las falanges • Pulgar grande

36

3. SISTEMAS CLASIFICATORIOS DE MANOS

Características del individuo: • Pragmático • Terrenal • Tenaz • Directo • Seguro • Con gran confianza en sí mismo • Capaz de vencer obstáculos • Manualmente hábil Mano cuadrada o útil Características de la mano: • Tamaño regular • Longitud de dedos variable, aunque suelen ser cortos • Nudillos desarrollados • Pulgar grande • Puntas de dedos cuadradas y generalmente aplanadas Características del individuo: • Lógico • Racional • Calculador • Realista • Sensato • Prudente • Preciso • Organizado 37

Quiromancia, cómo leer las manos y conocer el destino - Alexander Yacub  

La quiromancia —del griego Khiros (manos) y manteia (adivinación)— es una ciencia que nació hace miles de años y que, ejercida de manera res...

Quiromancia, cómo leer las manos y conocer el destino - Alexander Yacub  

La quiromancia —del griego Khiros (manos) y manteia (adivinación)— es una ciencia que nació hace miles de años y que, ejercida de manera res...