Issuu on Google+

SITUACIÓN DE AMÉRICA LATINA EN EL SIGLO XX Extractado de “Fe cristiana y compromiso social”, CELAM,1981 y de U “América Latina de la Independencia a Nuestros días”Chevalier,1979.

1- PERSPECTIVA HISTÓRICA: Cinco siglos atrás, este continente estaba escasamente habitado, por una población nativa dispersa en el espacio y con un amplio espectro de revolución cultural. Todas estas culturas se revelaron extremadamente frágiles, frente a la llamada cultura occidental-cristiana, que llegaba al continente a través del mar. A finales del siglo XVIII e inicios del S XX, se implantan los movimientos de independencia política, aprovechando una coyuntura internacional favorable producida por el agotamiento de las metrópolis ibérica y a la sagacidad de nuevas potencias imperiales: Gran Bretaña, Francia y luego EEUU y la URSS. El continente se parcela en más de 20 naciones independientes. La división no respeta las identidades étnicas o culturales. Se define a través de conflictos limítrofes y luchas libertadoras, según los intereses de algunos grupos. Independencia política suficiente para exaltar los nacionalismos exacerbados, pero incapaz de crear una resistencia firme ante las amenazas económicas e ideológicas. En ese nuevo esquema, se va acentuando la dependencia del continente, el cual es reducido a la condición de auxiliar: exportador de materias primas e importador de productos manufacturados. La historia del continente independiente es la historia de algunas decenas de guerras entre naciones hermanas y de más de 200 revoluciones internas en los diferentes países, todas ellas hechas en nombre del pueblo, del cual una parte moría en los combates y otra `parte descubría a menudo que la sangre derramada sólo servía para ala alternación de los grupos poderosos en el poder. Sólo tardíamente las naciones latinoamericanas, en pleno siglo XX, perciben que su independencia política había contribuido poco a su independencia social, económica y cultural. Esa percepción coincide con la toma de conciencia del problema del subdesarrollo. Al inicio, la diferencia entre desarrollados y subdesarrollados era entendida e inculcada como mera diferencia de índices numéricos( tasa de natalidad, de mortalidad, de alfabetización,etc.) Se creía que mejorando esas tasas, se combatía el subdesarrollo. Por eso se les comenzó a denominar, a los países que realizaban campañas para subir esos índices,

1


países en vías de desarrollo (década del 60). Al final de la década se llegó a la comprobación de que las diferencias eran cada vez mayores. Porque a su vez entre los desarrollados aparecieron los países post-industriales, tecnotrónicos. No hubo síntesis en el encuentro de la cultura tecnológica con las llamadas culturas periféricas o subdesarrollads, y eso aumentó las distancias. No surgió un nuevo complejo cultural; hubo solamenta la anexión de las periferias al centro . 2- ANÁLISIS DE LA REALIDAD ACTUAL: América Latina está en crisis. Se encuentra hoy en el cruce de 3 revoluciones: la liberal-democrática, la socialista y una amenaza a las dos anteriores, la del hombre mismo (postmodernidad) Dice el Papa en su encíclica El Redentor del Hombre: “ Los frutos de esta múltiple actividad del hombre se traducen muy pronto y de manera a veces imprevisible. En objetos de alineación..., dichos frutos se vuelven contra el hombre mismo...” . El libro, del que estamos brindando una reseña, maneja a partir de aquí la realidad de Latinoamérica como agresiones, que el continente se hace a sí mismo y otras que provienen del exterior.

2.1. ECONOMIAQuien observe el continente desde hace 25 años, nota dentro de cada cuadro de economia capitalista ciertos logros materiales de los que no se puede dudar. Sin embargo no es posible ignorar el inmenso costo social y la creciente marginación en la distribución de la riqueza generado en este período, en gran parte generado a costa de los pobres, o de los más pobres latinoamericanos (indios, mestizos, marginados del mundo laboral). A pesar de esos avances América Latina sufre una agresión económica ¿de dónde proviene?. A la vez desde dentro y desde afuera. Desde dentro: En primer lugar el campo, cualquiera sea el país y la ideología que lo gobierne, está desfavorecido. El ingreso del campesino está por debajo del del hombre de la ciudad. Otro tanto sucede con el trabajador esporádico o changador, el que no tiene oficio. Así estos grupos generan un saldo positivo para otros, que nunca les es devuelto, ni en forma de bienes, ni en forma de servicios. A menos que los Estados se encarguen de hacerlo.

2


Pensemos que el capital excedente trata de invertirse en actividades productivas, pero no moviliza sectores recesivos. Se invierte en tecnología que progresivamente transforma el comercio, la industria, la agricultura, pero que, a nivel mundial, deja marginado un sector al que sus beneficios no alcanzan. En segundo lugar, las técnicas inventadas en función de la mano de obra disponible en EEUU o en Europa, cuando son importadas por los países del mundo subdesarrollado ( por ej. América Latina), no logran ofrecer empleo a todos los trabajadores potenciales, porque son concebidas para un tipo de sociedad y economía distintas. En tercer lugar, el crecimiento demográfico de nuestros países produce una cantidad de mano de obra joven que no se logra absorber totalmente. En cuarto lugar, los patrones culturales de consumo (o sea el deseo de poseer los bienes que el mercado muestra)generados por un sistema económico cuyo motor es la ganancia, invaden y provocan una exigencia de nivel de vida superior a sus reales posibilidades (incluso genera niveles de consumo superiores a los de las clases acomodadas de los países desarrollados) . Muchos opinan que los cambios se inician con una reforma agraria, porque el mal americano es el latifundio. Podemos estar de acuerdo, opinan los autores del libro, en la conclusión, pero no en la solución a menos que ésta implique toda una reforma que ataque a fondo los males. Porque de que sirve repartir tierras, si luego se lo enfrenta al campesino con los mismo problemas de siempre: falta de semillas, un mercado de bajos precios o muy competitivo,etc. Al tiempo se vuelve al latifundio, por falta de rentabilidad y emigración del campesino a las ciudades.

Desde fuera El comercio entre países subdesarrollados y desarrollados es desigual. Los primeros son productores de materias primas, los segundos abastecedores de productos industriales. Esta injusticia proviene del control de los mecanismos del mercado internacional, por parte de los países desarrollados y de las peleas entre los subdesarrollados por sacarse mercados. Varios factores han contribuido a modificar esta situación: 1- el problema del petróleo y la reunión de los países productores del crudo. 2- La política de sustitución de importaciones y de estímulo de la industria nacional (el llamado “modelo de desarrollo hacia adentro”). Lo que ha llevado al desarrollo de sus industrias y en algunos casos, a estar preparados para exportar productos manufacturados más baratos.

3


La ayuda internacional, a pesar de sus ventajas, se ha convertido en fuente de dependencia. Aspecto alarmante de esta dependencia es la deuda externa. La carrera de armamentos emprendida por los países latinoamericanos en la década del 80, se constituyó en un medio de avivar tensiones y rivalidades entre los países o dentro de ellos mismos.

2.2. POLÍTICA: La proliferación de los regímenes de fuerza es uno de los fenómenos que más se destacaron en las décadas del 70 al 80. La historia de la libertad y de la participación en América Latina es más bien una historia de avances y retrocesos. Este deterioro de las libertades públicas luego de casi dos siglos de independencia, se explica (en parte) por la dificultad de adaptación a un modelo político no creado a partir de la realidad del continente. Se generaron varios sistemas típicos del Continente, que fueron intentos de adaptación del modelo democrático, por ej. el caudillismo y el populismo. Estos regímenes, mezclados con prácticas democráticas, se adaptaron mejor a la idiosincrasia de los pueblos, que tenían estructuras mentales patriarcales. A lo largo de todo el siglo XX se ha dado una paulatina intervención de los militares en los asuntos políticos, en especial en la década del 70, como respuesta al avance del comunismo, en su forma guerrillera. El deterioro de las formas democráticas va de la mano, con las repercusiones de la guerra fría en la zona, y la difusión de la guerrilla marxista. En casi todos los países aparecen brotes de “violencia armada”, provienen de medios universitarios e intelectuales , más que del pueblo. Y suelen provocar como respuesta brotes de violencia de derecha. En varios países la guerrilla se ve incrementad por campesino y obreros, que se unen no por motivaciones ideológicas, sino para escapar a la despiadada represión de que son víctimas. Dentro del marxismo latinoamericano la guerrilla introduce una profunda discrepancia entre los partidos comunistas que la rechazan y los movimientos de izquierda que los apoyan. El castrismo al principio se inscribió en esta línea de apoyo a la guerrilla, basada en el precedente de Cuba y con la conducción del Che Guevara. En general el socialismo en América Latina, ha sido absorbido por el marxismo, o sea no se han desarrollado en general líneas de socialismo democrático de peso, con excepción del batllismo en el Uruguay.

4


En definitiva el Continente es el campo de batalla de las grandes ideologías y de los países económicamente más poderosos. Se ha abandonado el modelo de “desarrollo hacia adentro”, se ha intensificado la dependencia tanto económica como política. En un mundo globalizado la situación es de profunda interrelación, y debido a la debilidad estructural de estos países quedan muy expuestos a todos los movimientos que se produzcan en los centros desarrollados. 2.3. SITUACIÓN CULTURAL: América Latina es un continente en permanente mutación económica, política y en busca de su identidad cultural. La gran diversidad cultural impide que hablemos de una cultura latinoamericana, incluso dentro de un mismo país. A menudo tenemos la presencia de una cultura indígena, junto a una afro-americana, junto a la europea-americana. Si a este complejo le añadimos el ingreso de la sociedad de consumo de la era tencnotrónica, que trae e impone patrones culturales nuevos, entenderemos el impacto inconmensurable que ha causado en la sociedad latinoamericana. Por otra parte, esta cultura llega aquí con un estado de crisis y ataca muchos de nuestros valores éticos y/o de fe, pretendiendo que ellos son viejos u obsoletos. Se altera así el equilibrio de la familia y las bases de la cultura y del Estado, dejando a estos pueblos en una posición de mayor debilidad para resistir estos impactos. Estos fenómenos de avance de una cultura m´´as fuerte que impacta y somete a la más débil se denominan aculturación y transculturación, y generalmente se dan juntos.

5


SITUACION DE AMERICA LATINA EN EL SIGLO XX