Page 148

2. Lector implícito o ideal: es aquél que está capacitado, según lo imagina el autor, para entender y disfrutar el texto. Aquí podríamos pensar en ciertas obras que, por su temática y estilo, están dirigidas a un público especial, estas obras podrían ser las novelas de aprendizaje, la literatura infantil o para adolescentes, por ejemplo. 3. Lector explícito: es el que está, en rigor, prefigurado en el texto, porque en la obra hay una serie de guiños, o datos que hacen referencia a él y que además comparte. En este caso se pueden citar algunas dedicatorias de obras famosas como serían “La égloga primera” a don Pedro de Toledo, virrey de Nápoles: “Tú, que ganaste obrando/ un nombre en todo el mundo”; lo mismo hace el autor anónimo de El Lazarillo: “Suplico a Vuestra Merced reciba el pobre servicio de mano de quien lo hiciere más rico, si su poder y deseo se conformaran.” Cervantes en su prólogo al Quijote, se dirigirá al “desocupado lector”; mientras que en el siglo XIX francés el poeta Charles Baudelaire, huyendo del tradicional elogio al lector, le recrimina su hipocresía. [Benjamín Barajas, Diccionario de términos literarios y afines] LECTURA (lat. lectio-onis: lección, lectura): la lectura como generalidad es un proceso mediante el cual un sujeto accede al sentido (co-creándolo) de los textos que lee. Hasta cierto punto, la lectura es un fenómeno moderno frente a la tradición oral en que se privilegia “la escucha”. Es a mediados del siglo XVI, con el surgimiento de la imprenta, en que se multiplican las posibilidades de la lectura en solitario frente a las animaciones en masa de los relatos orales. La máquina de hacer libros ha incrementado la oferta de obras, pero no de lectores: en el mundo hay más libros que los que se pudieran leer a lo largo de varias vidas, aun reencarnadas. En este sentido, no basta la oferta, también hace falta la sensibilización lectora. Para ello se debe reconocer que ésta es una actividad intelectual que requiere de una serie de destrezas, que a su vez se relacionan con ciertas etapas o procesos como estos: 1. Desciframiento: aquí el lector une sonidos en sílabas, éstas en palabras, y estas últimas en frases. Obtiene, con ello, el sentido literal. Cuando esto ocurre podría decirse que la persona está alfabetizada. 2. Comprensión: la persona que logra descifrar es capaz de relacionar la información descubierta con algo que ya conoce, dentro o fuera del texto leído. 3. Interpretación: el lector puede juzgar la veracidad o no de la información, gracias al bagaje de conocimientos que ya posee. 4. Valoración: el lector puede juzgar no sólo la calidad de los datos sino su calidad estética, en el caso de las obras de arte.

148

Profile for IzaacH3

Prontuario del estudiante  

El Prontuario del estudiante: herramientas básicas para desarrollar la escritura es un manual de fácil acceso para los alumnos que cursan la...

Prontuario del estudiante  

El Prontuario del estudiante: herramientas básicas para desarrollar la escritura es un manual de fácil acceso para los alumnos que cursan la...

Advertisement