Issuu on Google+

1


ÍNDICE

EDITORIAL…………………………………………………………………………………………………….. P.3 TODOS DEBEN SER HÉROES …………………….………………...............................................P.4

¿Y EN TU CASA HAY CERDOS? ………………………........................................................... P.7 PROPUESTA PEDAGÓGICA : LOS DÍAS DEL VENADO ……………..……………………………..………P .8 ANIMACIÓN LECTORA : ……..…………………………………................................................P .10

LINK ISSUU…………………………………………..……………………………………………………..P.10 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS……………………………………………………………….…………P.11

2


EDITORIAL Amulen en Mapudungun significa avanzar, progresar. La literatura nos ofrece un camino, un viaje, el que como lectores debemos recorrer. Nuestro objetivo, es ser una puerta de entrada a este camino, y un medio que permita a lectores de todas las edades progresar y avanzar en este precioso recorrido. ¿Qué entendemos por progresar? Progreso en el camino a ser un lector activo y competente. En este viaje podemos encontrar cosas asombrosas, podemos descubrir mundos nuevos. Tenemos la posibilidad de vivir experiencias y situaciones fantásticas, míticas, mágicas, tenebrosas, a veces muy distintas de las que hemos vivenciado. Mediante la literatura podemos aplacar las ganas de vivir vidas distintas, es una solución a ese apetito del que nos habla Vargas Llosa (1990). En el último siglo, ha habido un “desprendimiento de una literatura didáctica y de formación moral hacia el descubrimiento de formas más cercanas a lo lúdico y a la recreación” (Hanán, 2011, p. 2). Bajo esta línea, se enmarca la revista literaria Amulen. En esta última entrega, de menor extensión, el lector puede explorar géneros a los que no se ha dado mayor importancia, como las antologías poéticas, mitos y leyendas, además de los libros álbumes y las sagas, explorados en ediciones anteriores. Los productos que se presentarán corresponden, a un artículo, una crítica, una propuesta pedagógica y una animación lectora. Las obras sumergirán al lector en la fantasía, divinidad, sobrenaturalidad, mundo cotidiano, entre otros. Esta revista también pretende ser una ayuda y herramienta para los mediadores de los pequeños lectores, tanto a padres como maestros, pero también para ser disfrutada por todos ellos, como dice Machado “lo que lleva a un chico a leer, ante todo, es el ejemplo” (1998, p. 12). Sin más que decir, los invitamos a caminar y avanzar en este maravilloso viaje.

3


Artículo

“TODOS DEBEN SER HÉROES” El presente artículo basará su análisis en una leyenda mapuche y un mito griego. Ambos géneros descuidados dentro de la escuela, muchas veces por la falta de herramientas de los docentes (Literatura para niños, 2014). Chambers señala que “la lectura exclusiva y repetitiva de un solo tipo de libro, de un solo escritor, es la lectura de un mundo plano. El lector podrá no saber nunca que el mundo es redondo, plural, dispar y polifacético” (2009, p. 16), bajo este planteamiento es que se busca, por medio de esta producción, acercar a los lectores a estos géneros. Para esto, se trabajará con dos obras, la leyenda mapuche “Limay, Neuquén y Raihué” y el mito griego “Teseo y el Minotauro”. Estos géneros, según Lluch “acuden en su mayoría a lo sobrenatural para caracterizar a los personajes: fantasmas, seres que cambian de forma…” y “son historias sobre los dioses, la creación del mundo y el universo, los animales, las cosas…” (2009, p. 69-70). En los relatos mencionados se analizarán cómo estos elementos sobrenaturales contribuyen a la presencia de la figura del héroe y como se materializa esta figura en las dos obras. Limay, Neuquén y Raihué cuenta la historia de Limay y Neuquén, dos amigos que se deben enfrentar en un desafío por el amor de Raihué. Ambos son convertidos en ríos y el primero que le lleve una caracola a la joven se casará con ella, pero, Curef (el viento) interviene y ninguno logra conseguir el amor de Raihué, quien se sacrifica y salva la vida a sus enamorados. El mito de Teseo y el Minotauro, trata sobre un joven, hijo de Egeo, quien se ofrece como tributo para ser entregado al Minotauro que vivía en un laberinto construido por el Rey de creta, Minos. Teseo logra matar al Minotauro y salir del laberinto, gracias al hilo de oro que le entrega Ariadna, hija del Rey Minos, enamorada de Teseo. Finalmente, Teseo abandona a Ariadna en una playa. En primer lugar, las obras tratadas responden a contextos de producción distintos. “Se han transmitido de manera oral, de padres a hijos” (Lluch, 2009, p. 69), por lo que no se puede saber su origen exacto. La leyenda mapuche se relaciona con un contexto y con una cultura más local, mientras el mito responde una cultura más universal, dada la gran influencia de la civilización griega. La figura del héroe en el mito, se materializa en un personaje, Teseo, lo que se expresa en la siguiente cita “cuando al fin estaba agotado, se enfrentó a él hasta que expiró” (Teseo y el Minotauro), donde el héroe logra vencer al Minotauro. Además, la figura de

4


Teseo como héroe se potencia por la presencia de un ser sobrenatural al que hay que vencer. Como señala Lluch, “en los mitos se suelen oponer los dos lados de una realidad” (2009, p. 69), esta dualidad se aprecia en el pueblo de Creta vs el de Atenea; Minotauro vs Teseo; Rey Minos vs Teseo, representando el lado “bueno” y “malo” respectivamente. No solo la figura del Minotauro contribuye a la formación de la figura del héroe, sino que también existe una situación que provoca que el héroe tome un desafío y se arriesgue, la que se aprecia en la siguiente cita: “Deben entregar cada año 14 jóvenes de las familias más nobles de la ciudad, siete chicas y siete chicos, que serían entregados al Minotauro que se encontraba en el laberinto de la ciudad” (Teseo y el Minotauro”). En la leyenda mapuche, la figura del héroe no es tan explícita como en el mito. Pero, en esta si hay presencia de un desafío, “la machi advirtió a los loncos sobre el origen del distanciamiento entre sus hijos y les aconsejó que pusieron a prueba a los jóvenes” (Limay, Neuquén y Raihué). Así, vemos que esta prueba permitiría que uno de los jóvenes lograra ser el héroe, venciendo a su amigo. De la misma forma que en el mito, existe una situación que motiva el desafío, el que tiene su origen aquí: “se trataba de una joven muchacha, tan bella y hermosa que ambos amigos se enamoraron en el acto de sus largas trenzas morenas y sus expresivos ojos” (Limay, Neuquén y Raihué). En este sentido, en palabras de Lluch hay “un objeto, la necesidad, el deseo, el temor que mueve la acción” (2003, p 86), así el deseo de tener el amor de Raihué es el que mueve a los jóvenes a tomar este desafío. Este objeto, en el caso de la leyenda, guarda relación con el deseo de Teseo de liberar a su pueblo de este castigo. La sobrenaturalidad de la que habla Lluch, se manifiesta de distintas maneras. En el caso de los mitos, son relatos que tratan de los dioses, así en Teseo y en el Minotauro, los personajes son seres divinos. En el caso de la leyenda mapuche, los personajes centrales no son mágicos ni divinos, pero hay un elemento externo que les otorga características divinas, como la capacidad de convertirse en ríos, otorgada por la machi (Limay, Neuquén y Raihué). A pesar de que en el relato mapuche, los jóvenes no se materializan como héroes, aparece un personaje, Raihué, que logra esto, y su prueba tiene que ver con enfrentarse a sí misma y a su tristeza, lo que también impulsa una acción: “Y así fue pasando el tiempo y como ninguno de sus comentarios regresaba, se dirigió a la orilla del Lago Alto

5


donde todo había comenzado y se ofreció a Nguenechén, el dios Todopoderoso y le ofreció su vida a cambio de la salvación de los jóvenes” (Limay, Neuquén y Raihué). En conclusión, la figura de héroe se presenta de una forma distinta en ambas obras, y con distintas motivaciones, mientras en una es por amor, en la otra es por la libertad de un pueblo. Así el elemento mágico o sobrenatural impulsa en un caso al personaje a convertirse en héroe, mientras en el otro ayudaría a un joven a ser un héroe. En el mito, la figura se materializa, mientras que en la leyenda no sucede por medio de uno de los jóvenes, sino que por Reihué. Ambos héroes, deben enfrentarse a un desafío o sacrificio. Pero, es interesante lo que sucede con los jóvenes, en el caso de la leyenda, y Ariadna, en el caso del mito. Pues, los dos hacen un sacrificio, sin embargo, ninguno se materializa como héroe, o por lo menos no son resaltados como tal en las obras. ¿Será que solo hay espacio para un héroe? ¿Una especie de egocentrismo de esta figura que no deja a otros conseguir la fama? Esta teoría se podría respaldar en que Teseo abandonó a Ariadna y en que el sacrificio de Raihué impide que los jóvenes logren su objetivo, pero esta aproximación es muy apresurada, por lo que se debería dedicar un artículo a este tema.

6


Crítica literaria

“¿Y EN TU CASA HAY CERDOS?”

Título: El libro de los cerdos Autora e ilustradora: Anthony Browne Datos de edición: Goldin, FCE, 1986 N° de páginas: 32 páginas.

“El libro de los cerdos” llega a las librerías bajo la creación de Anthony Browne, destacado autor e ilustrador. Obra con una dura crítica a la sociedad, pero no por eso robusta, sino que atractiva y entretenida. La obra de Browne, apunta directamente al machismo, por medio del relato de la vida familiar del señor De la Cerda, donde él y sus hijos se comportan como cerdos, ensuciando todo y exigiendo mucho a su madre. Ella se ausenta de casa por un tiempo, lo que permite a los hombres comprender todo el trabajo que debía hacer. El libro de los cerdos, por un parte, nos presenta personajes que ayudan a transmitir de muy buena forma la crítica al machismo. Ya que presenta al hombre como el que manda en la casa, responsabilidad que no sólo recae en el padre, sino que también en los hijos, los que se comportan de la misma forma que el señor De la Cerda. En contraparte, la figura de la mujer se presenta como sumisa, trabajadora y sin mayor relación con los demás integrantes. Otro aspecto rescatable son las ilustraciones, las que nos muestran a la mujer siempre con la vista abajo, sin expresión en su cara y con tonos oscuros, en cuanto a los hombres, a medida que transcurren las páginas, se van convirtiendo en cerdos. El código escrito también aporta a construir el sentido, ya que al comienzo en el texto escrito se menciona a la esposa apartada del resto de la familia, dando cuenta de la soledad de ella. Durante años la comunicación verbal ha sido más relevante “aunque esto tiende a desaparecer en las generaciones criadas con la televisión y ahora con computadoras” (Nicolajeva y Scott, 2001, citado en Arizpe y Styles, 2002, p. 1), en este sentido, este libro, mediante su multimodalidad, responde a las necesidades de los lectores de hoy. Dando oportunidades también, de conocer nuevos géneros a pequeños lectores. Los invitamos a leer más obras de Browne, las que logran la comunicación multimodal de manera extraordinaria. Mirar uno de sus libros es una experiencia entretenidísima, que hace trabajar, como pocas obras, nuestro intertexto lector. Definitivamente, El libro de los cerdos y cualquiera de Anthony debe ser conocido por los docentes, y presentado a los estudiantes, pues, sus características lo ameritan, como su intertexto discursivo, doble codificación, su calidad literaria y estética.

7


Propuesta pedagógica

“LA SAGA DE LOS CONFINES: LOS DÍAS DEL VENADO ” Género discursivo: Libro de saga Título: Los días del venado Autor: Liliana Bodoc Nivel: 6° básico Objetivo de Aprendizaje 31: Producir textos orales espontáneos o planificados de diverso tipo para desarrollar su capacidad expresiva: desarrollar su capacidad expresiva; poemas; narraciones (contar una historia, describir una actividad, relatar noticias, testimonios, etc.); dramatizaciones. Objetivo de la propuesta: Transformar el libro de saga en una obra de teatro, para esto deben escribir el guion y luego presentarla al resto de sus compañeros. Actividad hipertextual: La lectura del libro ha sido realizada individualmente por lo estudiantes en sus casas. En clases, la docente le comenta que verán una película, primero, les contextualiza el lugar y la época donde se desarrolla la trama. Luego, ven la película en dos clases. Después de esto, la docente pregunta a los estudiantes sí podrían relacionar la historia de la película con alguna obra leída/vista durante el semestre. Mediante preguntas guías lleva a los estudiantes a descubrir la relación hipertextual entre el libro y la película, como por ejemplo, ¿cuál es la situación central de ambas historias? Los alumnos se dividen en grupo de 6 y se les pide que busquen otras similitudes y diferencias entre la película y el libro. A cada grupo se les entrega el mito griego de La guerra de Troya y con ayuda de la docente, quien trabajará por tiempos con cada equipo, analizan como se traspasan los elementos del mito a la dramatización, cuales se mantienen y cuales se omiten. Actividad Comunidad de lectores: Después de los análisis realizados anteriormente, cada grupo debe exponer sus conclusiones a la clase. En base a esto, todos en conjunto trabajarán en la construcción del guion para una dramatización, tomando elementos de la película y de las obras escritas. Primero, la docente recogerá las ideas de los estudiantes para la obra de teatro y en base a esto construirá una planificación, para asignar una cantidad de escenas a cada grupo de estudiantes, las que ellos deben crear. Es importante, que la planificación que hace la docente sólo sea la sistematización y estructuración de las ideas de los estudiantes, de modo que sea una creación autónoma. Finalmente, la obra será presentada a la comunidad educativa, incluyendo también a los padres, invitando así, a que los espectadores se interesen en dichas obras.

8


Justificación teórica: El que se trabaje con 3 géneros distintos en una propuesta, ayuda a que los niños puedan comprenden las múltiples relaciones hipertexuales que puede tener una obra, dando cuenta de lo planteado por De Amo, “No es posible una lectura aislada e inconexa de un texto, sino que ésta existe y se enriquece si se enmarca dentro de un tupida red de relaciones textuales” (2005, p. 75). Como señala Colomer, los niños “no saltarán de un corpus a otro” por lo que “parece más conveniente progresar paso a paso, renunciando a saltos tan abismales” (2005, p. 90), por eso, el trabajar con una película, abre una puerta de entrada a los mitos. Además, actúa como guía e instrumento para la construcción del guion. Según Ferreiro, “la escuela debiese pensar dicha educación literaria en términos de desarrollo de la cultura escrita más que en una dicotomía entre lectura y producción de textos, en las que ambas actividades están segmentadas y poco tiene en común” (2004, citado en Munita, 2010, p. 47-48), a esto obedece la creación de una obra de teatro, en base a otras, lo que no sólo permite una educación literaria en vez de una enseñanza de la lectura, sino que también pueden apreciar en su propia creación el intertexto discursivo de la obra. La actividad también obedece al OA, ya que considera la producción de un texto oral, con una planificación de por medio, es decir, el guion. Así, según lo planteado por Munita, se sitúa al estudiante como un lector competente y mediante la presentación de la obra se conecta con una comunidad de lectores (2010).

9


Lectura en voz alta

“EL LAGARTO ESTÁ LLORANDO” FEDERICO GARCÍA LORCA

https://soundcloud.com/ivonne-maricela-rojas-vera/lectura-en-voz-alta-el-lagarto-esta-llorandofederico-garcia-lorca

LINK ISSUU

10


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Arizpe, E. & Morag, S. (2002). “¿Cómo se lee una imagen? El desarrollo de la capacidad visual y la lectura mediante libros ilustrados”. En Lectura y vida. Revista Latinoamericana de lectura. Año 23. Bodoc, L. (2005). Los días del venado. Argentina: Norma. Browne, A. (1986). El libro de los cerdos. México: FCE. Chambers, A. (2009). Dime. Los niños la lectura y la conversación. (pp. 11-38; 61-80; 111-122). México D.F.: Fondo de Cultura Económica. Colomer, T. (2005). “El progreso del lector”. En Andar entre libros. La lectura literaria en la escuela. (pp. 65-98). México D.F.: Fondo de Cultura Económica. De Amo, J. (2005). “El papel del álbum en el desarrollo del intertexto lector”. Campo abierto, 28 (pp. 61-80). García, F. (s,f). El lagarto está llorando. En Castro, M. Antología poética para niños. Hanán, F. (2011). “Literatura infantil latinoamericana”. Peonza. No 96. (pp. 4-14). Machado, A. (1998). “Entre vacas y gansos: escuela, lectura y literatura”. En V Simposio sobre Literatura Infantil y Lectura. (pp. 9 -21). Madrid: Sudamericana. MINEDUC (2013) Nuevas Bases curriculares y Programas de estudio de NB1. Selección. Recuperado de http://curriculumenlinea.mineduc.cl/sphider/search.php?query&t_busca=1&results&searc h=1&dis=0&category=1 Munita, F. (2010). “¿Por qué la literatura infantil y por qué la escuela?”. En Literatura Infantil y Educación: un diálogo posible. (pp. 19-52). Valdivia: Kultrún. Limay, Neuquén y Raihué. Recuperado de: http://mitologiaamericana.idoneos.com/index.php/Limay,_Neuqu%C3%A9n_y_Raihu%C3% A9 Lluch, G. (2003). “Tercera fase: ¿Cómo leemos un relato?”. En Cómo analizamos relatos infantiles y juveniles. (pp. 59-98). Bogotá: Norma. Lluch, G. (2009). “¿Qué criterios utilizamos para valorar la calidad de libros de niños y jóvenes?”. En Cómo reconocer los buenos libros para niños y jóvenes. (pp. 41-102). Bogotá: Fundalectura. Teseo y el Minotauro. Recuperado de: http://redhistoria.com/mitologia-griega-teseo-y-elminotauro/#.U6aO7pTQDX8 Vargas Llosa, M. (1990). La verdad de las mentiras. En La verdad de las mentiras. (pp. 3-14) Buenos Aires: Seix Barral.

11


Revista amulen 3 ivonne rojas