Issuu on Google+

 

                               

Juventud  Vida Nueva   AÑO 2011  

Dejando  de  jugar  al  ministerio  juvenil    

       

                      Derechos reservados © 2011 Juventud Vida Nueva. Todos los derechos reservados. www.ivn.webpin.com

     

JVN  


Dejando  de  jugar  al  ministerio  juvenil   2    

  Dejando  de  jugar  al  ministerio  juvenil   1  Timoteo  4:6-­‐16   Introducción  

 

El  ministerio  juvenil  no  es  juego,  aunque  sea  divertido.  Esto  es  así  porque  hay  vidas   involucradas.  Por  esto  debemos  siempre  evaluar  objetivamente  el  proceso  que  llevamos   adelante.  Pocos  tienen  esta  capacidad  de  repensar  nuestro  compromiso  en  el  ministerio   juvenil,  lo  que  no  nos  permite  ser  objetivos  y  se  pierden  grandes  posibilidades  de  crecer   como  ministerio  y  como  seres  humanos.     Estamos  viendo  tiempos  que  demandan  más  de  nosotros,  Dios  necesita  jóvenes   comprometidos,  que  marquen  la  diferencia,  que  sean  una  generación  fuerte  y  activa  para   Él;  que  sean  ejemplo,  que  nadie  los  menosprecie  por  ser  jóvenes.       ¿Cómo  se  manifiesta  el  compromiso?  Marcando  la  diferencia;  viviendo  en  santidad.   Porque  santidad  es  un  estilo  de  vida  agradable  a  Dios,  es  hacer  lo  correcto.     El  joven  que  hace  un  compromiso  con  el  Señor,  es  porque  ha  entendido  para  qué  es   llamado:  Llamado  al  arrepentimiento,  llamado  a  santidad  y  llamado  a  servir;  tiene   identidad  y  fundamentos  doctrinales  basados  en  la  Palabra  de  Dios;  despierta  la  pasión   espiritual  en  aquellos  que  lo  observan  y  da  poder  a  sus  palabras  de  testimonio.  Y  podemos   decir  que  el  compromiso  en  el  joven  cristiano  no  es  una  teoría,  es  la  fuerza  de  la   transformación  interna,  ocurrida  por  la  limpieza  de  corazón  reflejado  en  el  cambio  de   actitud.    

¿Cómo  se  expresa  el  compromiso?  

A  través  del  testimonio   “Ninguno  tenga  en  poco  tu  juventud,  sino  sé  ejemplo  de  los  creyentes  en  palabra,   conducta,  amor,  espíritu,  fe  y  pureza”  (v.12)     1. Sed  Santos  en  Palabras.   • “Ninguna  palabra  corrompida  salga  de  vuestra  boca,  sino  la  que  sea  buena  para   la  necesaria  edificación,  a  fin  de  gracia  a  los  oyentes”.  (Efesios  4:29).     • “Sea  vuestra  palabra  siempre  con  gracia,  sazonada  con  sal,  para  que  sepáis   cómo  debéis  responder  a  cada  uno”    (Colosenses  4:6).     • Jesús  nos  manifiesta  en  Mateo  12:34  “Porque  de  la  abundancia  del  corazón   habla  la  boca”.     • En  Santiago  3:2  encontramos:  “Si  alguno  no  ofende  en  palabras,  éste  es  varón   perfecto…”  


Dejando  de  jugar  al  ministerio  juvenil   3    

 

 

 

2. Sed  Santos  en  Conducta.   La  conducta  es  notoria  en  el  accionar  del  diario  vivir.  La  conducta  es  la  ética  de  la   santidad.  La  conducta  es  importante,  porque  a  través  de  ella  se  demuestra    con   quien  se  ha  hecho  compromiso.     La  Versión  Popular  en  Proverbios  20:11  dice:  “Por  sus  acciones  se  conoce  si  un   joven  se  conduce  con  rectitud”.     La  conducta  del  joven  comprometido  irradia  el  fruto  del  Espíritu:  Amor,  gozo,  paz,   paciencia,  benignidad,    bondad,  fe,  mansedumbre,  templanza,  (Gálatas  5:22-­‐23).   3. Sed  Santos  en  Amor.   • Amor  sincero,    El  amor  sea  sin  fingimiento…”  Romanos  12:9.     • Amor  perfecto;  producto  del  compromiso  con  Dios  que  nace  en  el  corazón.     •

El  verdadero  compromiso  es  amar  sin  interés.  El  amor  es  divino,  viene  de  Dios,   porque  Dios  es  amor.  (I  Juan  4:  7,  8,  11,  12,  20,  21).  

El  verdadero  amor  perdona  todas  las  faltas.  “…pero  el  amor  cubrirá  todas  las   faltas”  (Proverbios  10:12).  

El  compromiso  demanda  amor  vertical:  Dios,  y  amor  horizontal:  Prójimo.  (Lucas   10:27);  aquí  está  el  significado  de  la  cruz.  

Lo  que  el  apóstol  Pablo  le  escribe  a  la  Iglesia  de  Corintios  en  la  primera  epístola   en  el  capítulo  13:4-­‐7  “El  amor  es  sufrido,  es  benigno;  el  amor  no  tiene  envidia,   el  amor  no  es  jactancioso,  no  se  envanece;  no  hace  nada  indebido,  no  busca  lo   suyo,  no  se  irrita,  no  guarda  rencor,  no  se  goza  de  la  injusticia,  mas  se  goza  de   la  verdad.  Todo  lo  sufre,  todo  lo  cree,  todo  lo  espera,  todo  lo  soporta.”  Esto  es   el  amor  ágape,  que  Dios  desea  que  gobierne  el  corazón  de  todo  aquel  que  se   compromete  con  Él.  

El  joven  comprometido,  guiado  por  el  amor  de  Dios,  ama  sin  interés  personal;   pero  sí  interesado  por  amar  al  prójimo  y  especialmente  por  los  que  no  conocen   del  amor  de  Dios.      

     

 

 

4. Sed  Santos  en  Fe     “Pero  sin  fe  es  imposible  agradar  a  Dios;  porque  es  necesario  que  el  que  se  acerca   a  Dios  crea  que  la  hay,  y  que  es  galardonador  de  los  la  buscan”  (Hebreo  11:6).     Este  texto  es  clave  porque  dice  que  a  los  que  sinceramente  buscan  a  Dios,  Él  los   premia,  eso  es  ser  galardonado.  Para  buscar  y  tener  un  encuentro  con  Dios  


Dejando  de  jugar  al  ministerio  juvenil   4    

 

   

demanda  de  ser  jóvenes  de  valor,  de  fe.  Aquí  el  ejemplo  de  un  joven,    es  Daniel  y  la   clave  esta  en  Daniel  1:8  porque  él  propuso  en  su  corazón  no  contaminarse…  La   preocupación  de  este  joven  fue  agradar  a  Dios,  porque  se  sentía  comprometido   con  Él  y  no  quería  defraudarlo,  y  Daniel  en  su  momento  fue  galardonado.     5. Sed  Santos  en  Pureza   Pureza  de  pensamientos.  La  purificación  debe  ser  constante;  de  cada  día.     El  consejo  que  dio  el  apóstol  Pablo  a  Timoteo  es  también  para  el  joven  de  hoy  en  1   Timoteo  5:1-­‐2;  donde  resalta  el  trato  al  anciano,  al  joven,  a  las  ancianas  y  a  las   jóvenes  y  debe  ser  con  pureza.     El  sabio  Salomón  dijo:  “Porque  cual  es  su  pensamiento  en  su  corazón,  tal  es  él”   (Proverbios  23:7)     El  joven  comprometido,  es  aquel  que  tiene  renovación  de  pensamientos  a  través   del  poder  de  la  Palabra  de  Dios  y  permite  que  ese  poder  purifique  su  corazón,   porque  allí  nace  todo.    

¿Cómo  se  protege  el  compromiso?   Ejercitándose  espiritualmente   “Desecha  las  fábulas  profanas  y  viejas.  Ejercítate  para  la  piedad;  porque  el  ejercicio   corporal  para  poco  es  provechoso,  pero  la  piedad  para  toda  aprovecha,  pues  tiene   promesa  de  esta  vida  presente,  y  de  la  venidera”  (Vs.  7-­‐8)     En  el  versículo  7  encontramos  ejercítate  para  la  piedad,  ejercítate  espiritualmente.   Podemos  ver  que  es  una  orden  que  viene  del  Señor  para  que  seas  un  joven   comprometido.  La  paráfrasis  de  este  versículo  dice:  “No  pierdas  el  tiempo  discutiendo   ideas  tontas  y  mitos  y  leyendas  sin  sentido.  Emplea  el  tiempo  y  las  energías  en  la  tarea  de   ejercitarte  espiritualmente”     1. La  Piedad     • La  piedad  es  bondad,  compasión,  misericordia,  devoción.     • El  diccionario  Manual  de  la  Biblia  dice:  “Virtud  que  inspira,  por  el  amor  de  Dios,   tierna  devoción  a  las  cosas  santas,  actos  de  abnegación  y  compasión.  Es  un   atributo  de  Dios  y  un  deber  y  obligación  de  los  creyentes”     • La  piedad  no  tiene  límites.     • Movidos  por  la  piedad  haces  grandes  cosas.    


Dejando  de  jugar  al  ministerio  juvenil   5    

•  

   

Ejercitándote  en  la  piedad  no  sólo  te  ayudará  en  esta  vida,  sino  también  en  la   venidera.  Tiene  promesa  para  el  presente  y  también  para  el  futuro.     Conociendo  que  la  piedad  es  compasión,  en  Mateo  5:7  en  las  bienaventuranzas     Jesús  dijo:  “Dichosos  los  que  tiene  compasión  de  otros,  pues  Dios  tendrá   compasión  de  ellos”     El  compromiso  es  irradiar  la  piedad  en  el  diario  vivir.  El  ejemplo  es  Jesús,  a   quien  se  debe  imitar.  

2. Consagración       • La  consagración  es  estar  dispuesto  hacer  la  voluntad  de  Dios  cueste,  lo  que   cueste.  Y  es  bueno  recordar  que  la  voluntad  de  Dios  es  buena,  agradable  y   perfecta.     • Valorar  cada  día  cuan  grande  es  el  amor  de  Dios,  permitiendo  que  Jesús  no  sólo   sea  tu  Salvador,  sino  también  el  Señor  de  tu  vida.  La  consagración  te  va  ha   llevar  a  estimar  al  Señor  y  no  lo  tendrás  en  tu  vida  como  residente,  sino  como   presidente.     • La  consagración  es  apartarse  para  Él  y  buscar  ser  santificados,  que  ocurra  la   segunda  obra  de  gracia,  lo  cual  te  lleva  que  seas  un  joven  rebelde,  pero  rebelde   al  pecado  como  lo  fue  José  que  dijo  no  a  la  tentación.       • El  reto  es  que  no  predomine  tu  voluntad,  sino  que  la  voluntad  de  Dios  sea  la   que  domine  tu  diario  vivir.  Muy  importantes  las  palabras  del  apóstol  Pablo   cuando  tuvo  su  encuentro  con  el  Señor:  “Señor,  que  quieres  que  yo  haga”.   Estas  palabras  son  un  ejemplo  para  cada  día.  

¿Cómo  se  mantiene  el  compromiso?   Cultivando  lo  que  Dios  te  ha  dado   “No  descuides  el  don  que  hay  en  ti,  que  te  fue  dado  mediante  profecía  con  la  imposición   de  las  manos  del  presbiterio.  Ocúpate  en  estas  cosas;  permanece  en  ellas  para  que  tu   aprovechamiento  sea  manifiesto  a  todos.  Ten  cuidado  de  ti  mismo  y  de  la  doctrina;   persiste  en  ello,  pues  haciendo  esto,  te  salvarás  a  ti  mismo  y  a  los  que  te  oyeren”  (Vs.  14-­‐ 16).      Tres  órdenes  para  acatarlas:   - v.  14  No  dejes  de  ejercitar  los  dones  que  Dios  te  dio.   - v.  15  Entrégate  de  lleno  al  cumplimiento  de  tu  compromiso.   - v.  16  Vigila  estrechamente  tus  acciones  y  pensamientos.  Mantente  fiel      


Dejando  de  jugar  al  ministerio  juvenil   6    

 

   

 

1. Leyendo  y  obedeciendo  la  Palabra   • 2  Timoteo  3:16-­‐17  (Versión  Popular)  “Toda  Escritura  está  inspirada  por  Dios  y   es  útil  para  enseñar  y  reprender,  para  corregir  y  educar  en  una  vida  de  rectitud,   para  que  el  hombre  de  Dios  esté  capacitado  y  completamente  preparado  para   hacer  toda  clase  de  bien”       • Salmo  119:9  (Versión  Internacional)  “¿Cómo  puede  el  joven  llevar  una  vida   íntegra?  Viviendo  conforme  a  tu  palabra”     • Salmo  119:105  “Lámpara  es  mi  pies  tu  palabra,  y  lumbrera  a  mi  camino”.     • Salmo  119:97  “¡Oh,  cuánto  amo  yo  tu  ley!  Todo  el  día  es  ella  mi  meditación”     • Josué  1:8  “Nunca  se  apartará  de  tu  boca  este  libro  de  la  ley,  sino  que  de  día  y   de  noche  meditarás  en  él,  para  que  guardes  y  hagas  conforme  a  todo  lo  que  él   está  escrito;  porque  entonces  harás  prosperar  tu  camino,  y  todo  te  saldrá   bien”.   2. Dando  ánimo   • A  los  inconversos:  Para  que  lleguen  al  arrepentimiento,  recociendo  a  Jesús   como  el  único  Salvador  y  Señor.   • A  los  creyentes:  Para  que  cada  día  se  afirmen  en  el  Señor,  su  fe  crezca;  vivan  la   gran  comisión  y  den  frutos   3. Enseñando   Enseñando,  discipulando  conforme  a  la  doctrina,  fundamentada  en  la  Palabra.   Recuerda  el  v.16  de  I  Timoteo  4,  te  dice  así:  “Si  enseñas  estas  cosas  a  los  hermanos   y  te  alimentas  de  la  con  las  palabras  de  la  fe  y  de  la  buena  enseñanza  que  has   seguido,  serás  buen  siervo  de  Jesucristo”.  Podrás  de  gozo  de  mi  compromiso  con   Jesús.  

Conclusión   Es  momento  de  reflexionar  ¿Cómo  está  tu  testimonio?  ¿Te  estás  ejercitando   espiritualmente?  ¿Estás  valorando  lo  que  Dios  a  puesto  en  ti?  ¿Cómo  está  tu  compromiso   con  Jesús?  ¿Realmente  estas  cumpliendo  sus  expectativas?  ¿Estas  siendo  ejemplo  a   seguir?       Deja  de  jugar  al  ministerio  juvenil  y  comprométete  con  Dios  y  con  tus  jóvenes  y  guíalos  a   alcanzar  nuevos  niveles  de  compromiso  y  acción.      


Dejando de Jugar al Ministerio Juvenil