Page 1

CLODEE VIRGINIA MEDINA


1|Pรกgina


COMPORTAMIENTO ADECUADO DEL ADOLESCENTE

2|Pรกgina


3|Pรกgina


ÍNDICE

- Introducción…………………………………………………...…….6 -

Comportamiento adecuado del adolescente………………..……....7

-

Manifestación del adolescente……………………………………11

-

Formación……………………………………………………..…..15

-

Rol de los padres…………………………………………..………19

-

Conclusión………………………………………………..……….26

4|Página


5|Pรกgina


INTRODUCCIÓN

El comportamiento del adolescente, manifiesta un cúmulo de conductas inadecuadas en el transcurso de sus vidas. Es por eso, que los padres deben incidir sobre manera en la conducta de los mismos. Los temas, que ofrecemos a continuación, explican por si solo, el porqué de su comportamiento y lo más importante aún como corregir tales contingencias o problemáticas. De allí, que los padres no tienen la batalla perdida, al intentar dirigir a sus hijos de la mejor manera. En tal sentido, este libro ofrece, alternativas muy puntuales, para que exista una excelente retroalimentación y comunicación entre padres e hijos.

6|Página


EL COMPORTAMIENTO ADECUADO DEL ADOLESCENTE

El comportamiento adecuado del adolescente, reviste de toda una serie de aspectos que muy bien son necesarios precisar. Cuando hablamos del comportamiento adecuado del adolescente, nos referimos a algunas conductas que existen en ellos y que en su mayoría, traen un turbulento accionar sin pensar, es decir, actúan por impulso, más que por un pensamiento adecuado y razonable. De allí, que cuando decimos que los adolescentes actúan por impulso, más que por razonamiento, estamos diciendo, que su actitud no es razonada adecuadamente, ante las normativas que imparten sus padres, o ante el comportamiento adecuado que nos impone nuestra cultura. Es así, como el adolescente, se manifiesta en todo su andar antes de cumplir los 18 años de edad, en este orden de ideas, cuando ya es adulto, va adoptando ciertas conductas aprendidas en el hogar, en el área estudiantil y en su entorno social. En ese transcurso de su vida va modelando conductas, ya aprendidas de sus padres, normas que no eran acatadas en su edad de adolescencia, ahora algunas de esas normas las aplican solapadamente, es decir, poco a poco. En ese mismo orden de ideas planteamos que, los adolescentes perfilan su personalidad, a medida que van experimentando aspectos y hechos de su

7|Página


propia realidad y vida, no así experiencias de sus padres, que estos quieran evitar en acontecimientos o circunstancias que vivan sus hijos. Dentro de esta panorámica, se establece, las relaciones de padres e hijos, como una constante en que los padres tratan de disminuir peligros que existan en su entorno social. Sin embargo, no son muy exitosos los resultados a que estos, pudieran tener lugar en la vida del adolescente, como dijimos anteriormente cada adolescente vive su propia vida. Los adolescentes, son difíciles de manejar, más no imposible de hacerlo, los padres pueden incidir en el comportamiento del adolescente, más no imponer sus ideas, así será más difícil que estos obedezcan. Los padres incurren en un error, cuando tratan de hacerse amigos de sus propios hijos,

así las normas y las reglas que los padres imparten

desaparecen, cuando estos intentan hacerse amigos de ellos. Dentro de este marco, son muchos los elementos que son necesarios precisar, en lo concerniente a la conducta de los padres. Muchos padres le imparten normas y reglas a sus hijos, enmarcados en la ideología que le dieron sus propios padres y no vinculándolo con las actividades actuales que subyacen en sus hijos, con esto quiero decir, que los padres imparten sus normas en cuanto a las costumbres que tuvieron sus padres y abuelos. De allí, que estas costumbres se han convertido en normas y pautas de conductas a lo largo de la historia. 8|Página


Así es, como en lo que respecta a las pautas de comportamiento que imparten los padres a sus hijos, deben

orientarse en base a actitudes

individuales de cada hijo y no englobarlas a todos sus hijos como tal. Cada hijo o adolescente, tiene su propia personalidad, sus propios gustos o preferencias diferentes a otros adolescentes. De allí, que el adolescente tiene sus propias convicciones, sus propios criterios, en base, a lo que ellos piensan que ha de ser. Los padres ante esto, se afectan irremediablemente, porque sienten que sus hijos se les escapan de las manos. Lo importante de esto, es que cada padre debe entender, que sus hijos piensan por sí mismo y actúan en base a ello, viven su propio mundo, con todos sus defectos y con todas sus virtudes. Muchas son las cosas, que pudieran hacerse en las relaciones de los padres y los hijos, los cuales pudieran tener óptimos resultados. Los adolescentes, se relacionan con sus padres en muchas ocasiones, cuando hay intercambio monetario, o cuando los buscan para compartir momentos de interés para ellos, pero en ningún momento para establecer comunicación con los padres de diferentes índoles. Los padres ante esto, pudieran obtener óptimos resultados, en el sentido, que pudieran establecer buenas relaciones con sus hijos y esto en el caso, que cuando su hijo establezca esta relación con sus padres, hacérselo saber, para que así el adolescente sepa que no puede manipular más a sus padres. 9|Página


FIGUARA 1

10 | P รก g i n a


MANIFESTACIÓN DEL ADOLESCENTE

El adolescente, ante esto, al sentirse descubierto; o incrementa este tipo de relación o baja la guardia. ¿Pero que hacer cuando sucede esta situación? Los padres ante esto, primero que nada, deben conversar con sus hijos, en cada una de las situaciones, solamente justo en el momento en que se establezca cada contingencia. De allí, que llegarán a acuerdos, o desacuerdos, pero lo único que pudiera solucionar estas situaciones, es cuando los padres ponen límites y esto específicamente, cuando ponen normas o reglas y sobretodo cuando los padres muestran autoridad, carácter y sean cumplidas por ellos mismos. Muchos serían, los buenos resultados que pudiesen lograrse con los hijos, pero el problema es, como interactuar con un adolescente, que ya se ha hecho, o se ha querido hacer un adulto, la solución esta en establecer reglas desde que están niños, porque si esto no se hace a tiempo, es mas difícil poder controlarlos. En ese mismo ámbito de ideas, podemos decir que una de las claves para obtener óptimos resultados en la crianza de los hijos, es impartiendo normas y reglas, desde el principio. Los padres, en este aspecto, deben guiar a sus hijos, en lo concerniente a sus propias vivencias, no a las vivencias de los padres. Los adolescentes, 11 | P á g i n a


siempre están aislados de la convivencia familiar, viven su propia vida, sin importarles como viven sus padres, ni la relación que éstos pudieran tener con sus propios padres y lo que pudiera afectar esto a los mismos, porque de ante mano, los adolescentes no sienten que esto les afecta. Ante esta panorámica, los adolescentes pudiesen estar equivocados, al llevar una vida de este estilo, pero lo que los padres ignoran que este estilo de vida que ellos llevan, han sido marcados por el proceso de socialización que estos han generado., entendiendo esta, como la formación que le dan los padres a sus hijos desde la infancia. Enmarcados, en este planteamiento, se puede decir que, cuando hablemos de socialización, nos referimos al proceso de educación que se le ha dado al niño en el transcurso de su infancia., Que no ha sido otro, que el modelo que ha tomado sus padres, de sus ancestros, es decir de generación en generación. Hay un ejemplo, que ilustra tal apreciación, hay madres que cuando cocinan, elaboran los alimentos en envases pequeños, así sea una familia extendida, es decir, grande y esto se debe, que cuando los padres o abuelos cocinaban lo hacían así, es decir, modelan la conducta de sus ancestros y no actúan en base a sus necesidades, de allí, que podemos enfatizar, que así actúan los padres en su vida cotidiana, sin darse cuenta que lo que hacen es repetir costumbres pasadas. Así, sucede con la formación que le dan los padres a sus hijos, los cuales actúan de manera inconsciente al respecto. Muchos son los aspectos que 12 | P á g i n a


pudiéramos precisar, pero lo que si podemos estar seguros, es una vez, que los padres, se dan cuenta que están incidiendo, algunos son los que cambian su manera de actuar con respecto a la formación de sus hijos. Los padres, les cuesta cambiar su actitud, por que han aprendido actuar bajo la dirección de sus padres y a muchos les queda el carácter que han infundido estos. Sin embargo, mucho son las cosas, que pudieran cambiar los padres, con respecto a sus hijos adolescentes, por ejemplo, cuando surge un problema entre ellos, los padres deben conversar con sus hijos personalmente, sin involucrar a los abuelos de estos; cuando hay un tercero se agrava la situación. Situación ésta, que incidiría de manera, en la autoridad que debieran ejercer sus padres sobre sus hijos, específicamente los adolescentes.

13 | P á g i n a


FIGUARA 2

14 | P รก g i n a


FORMACIÓN DEL ADOLESCENTE Enmarcados, en lo que seria la formación del adolescente, podríamos decir, que los padres ejercen en sus hijos, cierta autoridad, que es criticado por ellos, más no aceptan ser dirigidos por sus padres. Dado el caso, es de notar, que los adolescentes niegan tal autoridad, la autoridad la tienen ellos, son ellos los que mandan en el hogar. Sin embargo, los padres sienten, que esto se les escapa de las manos, porque no saben que hacer con sus hijos. Unos de los aspectos a destacar, es que los padres, desconocen por que pierden autoridad en sus hijos, sobre todo los adolescentes y esto se debe a que en un principio no pusieron orden. De allí, que estos aspectos, se pueden generalizar en todos los padres que tienen hijos adolescentes, ningún padre esta excepto de esto. Ahora veremos muchos casos, en que se ven envueltos la mayoría de los adolescentes; cuando un adolescente se le presenta una fiesta y éste se va a la misma, sin consentimientos de los padres, los padres deben de quitarle lo que mas le gusta, para que de esta forma agarren escarmiento. También observamos que los adolescentes, cuando quieren lograr algo tratan muy bien a sus padres, para lograr sus objetivos. De igual forma los adolescentes, tratan a sus amigos bien, cuando comparten criterios comunes, de resto se desvinculan de ellos.

15 | P á g i n a


Así mismo, cuando los adolescentes van al liceo, toman como patrón a grupos de amigos, que converjan con sus ideas, con el sentido de lograr objetivos comunes. Estos grupos de liceístas, también tiene problemas con sus respectivos padres, por la misma problemática que estos ocasionan a los mismos. Estos liceístas, que son adolescentes, no son maduros, para dirigir a sus amigos por buen camino, al contrario todos se sumergen a una misma actitud ante la vida. Los padres ante esto, lo que hacen es sentirse angustiados, con las manos atadas, porque realmente no saben que hacer al respecto. Sin embargo, esto tiene solución; cuando le sucedan estos casos a los padres, lo más conveniente, es que acudan a un especialista experto en la materia; ellos se encargarán de darle la justa orientación oportuna, a cada situación que lo amerite. Tal apreciación, se desprende a diario, día a día, incógnitas que tienen los padres, porque se preguntan, en que han fallado, sin encontrar respuesta alguna. La falla, que se preguntan los padres, no es en muchos casos generados por ellos, son aspectos que tienen en su personalidad que es difícil desligarse de ellas. Difícil pero no imposible, querer es poder, la idea está, en que los padres, estén dispuestos a cambiar la actitud que asumen, ante cualquier problemática que subsista en el adolescente. 16 | P á g i n a


No es difícil, la clave esta en darse cuenta en que están fallando, para luego poder incidir en la problemática que tienen sus hijos. Otro problema, que ha de destacar, es la relación que tiene un adolescente, en relación con sus hermanos pequeños, que no es otra que una turbulenta relación. Esta situación, se va incrementando a medida que pasan los días; los adolescentes, entran en rivalidad en relación al trato que los padres les dan a sus hijos pequeños, porque éstos, son los que requieren de mayor atención.

17 | P á g i n a


FIGUARA 3

18 | P รก g i n a


ROL DE LOS PADRES Las madres, ante esto, lo que hacen inconscientemente, es entregarse a sus hijos menores y obvian la atención idónea, es decir, la atención necesaria que genera su hijo adolescente. Cuando un adolescente, pide la atención de sus padres, es decir, necesitan hablar con ellos, muchos son los padres, que no atienden la conversación que estos requieren de los mismos, en ese momento. Esto, aunque cueste creerlo, es peligrosísimo, si el adolescente esta entrando en una contingencia y no es atendido, éste busca orientación en sus amigos, que en muchas ocasiones no es la adecuada. Muchos adolescentes, ante estos casos, se van por el peor camino, algunos optan por consumir estupefacientes, otros por descarriarse, y en el caso de las adolescentes, por irse a la prostitución. Es sorprendente, lo que se plantea en el párrafo anterior, pero algunos son los casos que se van por esta vía, lamentablemente. Otros, por la ira que les da, que sus padres no lo atiendan en el momento preciso, se van a fiestas y aunque no lo piensen se dejan llevar por sus amigos, donde muchos de éstos le suministran drogas o introducen en las bebidas éxtasis o burundanga y aunque los adolescentes no anden en esto, pueden estar proclive, o propensos a estarlo.

19 | P á g i n a


De allí, que uno de los consejos que se le da a los padres, es que sepan, si es posible, que amigos tienen sus hijos, para así saber, en que entorno social se manejan ellos. Otros aspectos, que son necesarios destacar, es el manejo que los padres pueden hacer al respecto, que no se crea, que después de esto, ya no hay nada que hacer, al contrario son pocos los adolescentes lo que caen en esta situación. Lo que se quiere expresar, es que los padres pueden encaminar a sus hijos a lo que bien quieran ellos, no es difícil, tratar de conocer más a sus hijos, iniciando conversaciones que traten de cualquier problemática, sin exceptuar lo que se expresó anteriormente. Así, es como el adolescente, entra en cierta conciencia, cuando el padre o los padres tratan de conversar con ellos y decimos que tratan, porque, con la personalidad que tiene cada uno de los padres, y lo contaminados que están por el comportamiento que han tenido los adolescentes, es mucho ya lo que puede solucionarse al respecto. Muchas son las situaciones, que se ven envueltos los padres en relación con sus hijos adolescentes, algunos de estos tratan de comportarse mal, aún a costa que el padre, o los padres se molesten, solo y únicamente solo, para verlos malhumorados. Los padres, sin darse cuenta, entran en el juego, es decir, el adolescente manipulan a los padres y en muchas ocasiones logran su objetivo. 20 | P á g i n a


¿Que hacer al respecto? No tomar en cuenta esas actitudes de sus hijos, cuando surja tal altercado provocado por ellos, hacer caso omiso y no tomarlos en cuenta. Los adolescentes, se creen dueños y señores de su casa, donde el poder de las cosas lo tienen son ellos, algunos en su esencia, creen o pretenden ser padres de sus padres. En lo concerniente al arreglo de su cuarto, muchos son los problemas que tienen éstos con sus madres y sin hablar de todo el desorden que arman en su casa. En ese mismo orden de ideas, el adolescente tiene su propio mundo en el desorden de su cuarto y la madre ya sin poder hacer algo al respecto. Uno de los consejos, que se puede dar, sobre todo a las madres, es que no se preocupen por el arreglo del cuarto de sus hijos, ellos ahí hacen su propio mundo, su propia vida, es difícil dejar pasar tal desagravio, pero al final de los casos, ellos se cansaran de ello, y arreglaran su cuarto, cuando ellos así lo requieran, no luche ante esto, seria molestarse en vano. Muchos son los aspectos que pudiéramos considerar al respecto, pero es muy poco, lo que los padres saben de la conducta de sus hijos adolescentes, no todos los adolescentes son iguales, cada quien se comporta de manera diferente, dependiendo del hogar donde vivan, y dependiendo del entorno social en que ellos se desenvuelvan.

21 | P á g i n a


Cuando cada adolescente es diferente, nos referimos a que cada quien se comporta diferente al otro, por lo tanto los padres, no deben generalizar que su hijo adolescente, es igual que otros, es un error garrafal decir esto. La convivencia del adolescente, en relación con sus amigos pares, es decir, de un mismo sexo u otro, siempre son diferentes a otras relaciones que pudieran tener con otros, e inclusive, con sus propios padres o familias. De allí, que los padres, deben estar atentos ante esto, y no sentirse mal si sus hijos sobre todo los adolescentes, no establecen ningún trato con sus familiares, el estilo de vida de ellos es así. Vemos como los adolescentes, cuando van a sus casas entran y salen de las mismas, en tiempo record, no duran ni un minuto, la mayoría de las veces, salen o quieren salir, sin pedir permiso alguno a sus padres. Desde esta panorámica, podemos decir, que éste, es el modo operandi del adolescente, para ellos mejor que los padres no les digan nada, pero lo peor no es esto, sino todas las problemáticas que esto les ocasiona a los padres, por actuar así. Muchos de los adolescentes, esperan el momento, o buscan el momento para hacer molestar a sus padres, muchos buscan el momento en que la familia o los padres están almorzando, desayunando o cenando, para crear una atmósfera pesada en ese momento y lograr su objetivo. Otros buscan el momento, que sus padres van de salida al trabajo, o en ausencia de ellos para hacer de las suyas. También tenemos, que cuando 22 | P á g i n a


quieren algo, o les solicitan algo a sus padres, quieren que se les atiendan rápido, e inmediatamente, obviando la actividad o la conversación que tenga estos, así haya personas ajenas en el lugar. En otro orden de ideas, están los adolescentes, que han pasado por ciertas situaciones difíciles, bien sea la muerte de un familiar, o la separación de sus padres y esto acarrea ante ellos, turbulentos cambios de carácter. Es así, como en algunos casos, vemos adolescentes que tienen actitudes extrañas ante la vida, porque estos aspectos, producen en ellos, rebeldías a veces difíciles de manejar por sus padres. Estas conductas, a la luz de otros, resulta inverosímil, difícil de creer y los padres piensan que es de difícil manejo. Sin embargo, muchos son los factores, que pudiéramos manejar al respecto, en primer lugar, cuando el adolescente pasa por el proceso de separación de sus padres, les afecta más que a sus propios padres, no tienen la suficiente madurez para enfrentarlo. En tal sentido, lo que se requiere al respecto, es que los padres cuando se encuentren en un proceso de divorcio, debe hacérselo saber a sus hijos, con palabras sencillas, muy bien desmenuzado, sin sentir temor a que sus hijos lo puedan dejar de querer, al contrario, si este problema no se le plantea a tiempo a su hijo adolescente, el ambiente y las relación entre ellos, cada día se va a sentir más pesada.

23 | P á g i n a


Hable, con su hijo adolescente, bien claro sobre la separación, pónganse en el lugar de él y luego haga, que el se ponga en el lugar suyo y dígale a su hijo, que haría él si se encontrará en su situación, de manera que el resultado será optimo. Hay momentos en la vida, que los adolescentes, tienen comportamientos difíciles de creer, sobre todo en lo referente a las manipulaciones, son unos expertos mintiéndole a sus padres, arman toda una trama sobre lo que quieran lograr y en la mayoría de los casos lo logran, bien sea llorando o gritándoles a sus padres. Los padres ante esto, deben colmarse de paciencia ante estos casos y sobre todo verificar cuando es en serio o es mentira, lo que sus hijos les plantean, ¿como saberlo? escuchándolos sin interrumpirlos. Cuando los padres, en su mayoría, intentan hablar con sus hijos adolescentes, estos en su mayoría no hablan, siempre hacen gestos molestos, porque no quieren oír a sus padres, hay que sacarle las palabras de la boca, por que les aburre hablar con sus padres. Muchas son las cosas, que los padres pueden lograr en sus hijos, sobre todo con sus hijos adolescentes, no escatime esfuerzos, la batalla no está vencida, vale la pena, la persona que dirige a su hijo, es usted y es mucho lo que puede hacer al respecto, su hijo es como la ciencia, se puede hacer con ellos lo que uno quiera, si quiere que su hijo sea medico, puede

24 | P á g i n a


hacerlo, sobre todo orientándolo desde pequeño para que así sea. En sus manos esta el futuro de sus hijos.

FIGUARA 4

25 | P á g i n a


CONCLUSIÓN El adolescente, en el transcurso de su vida va modelando conductas ya aprendidas de sus padres, normas que no eran acatadas en su edad de adolescencia, ahora una de esas normas las aplican solapadamente. De allí, que los adolescentes perfilan su personalidad, a medida que van experimentando aspectos y hechos de su propia realidad y vida, no así experiencias de sus padres, que estos quieran evitaren acontecimientos o circunstancias que vivan sus hijos.

Los adolescentes, viven circunstancias de la vida apremiantes y controversiales; la comprensión y orientación oportuna y pertinente de sus padres, es crucial para sobrellevar el mundo en que se dinamizan sus hijos. Ante esta situación, la solución es fijar límites, normas y reglas a tiempo para conducir al adolescente hacia la vida que concebimos para él.

26 | P á g i n a


27 | P รก g i n a


28 | P รก g i n a


EDITORA: CLODEE VIRGINIA MEDINA

29 | P รก g i n a


adolecencia  

conducta de los jovenes

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you