Issuu on Google+

PUBLICADO POR IU ARAGÓN - JUNIO 2012 Se salvan los agujeros especulativos de la Banca Privada con el dinero público. Es decir de todos y todas. Si se utiliza todo el préstamo tocamos a 2.200 € por persona para salvar a quienes son los verdaderos culpables de la crisis. Rechazamos el Plan de Rescate del sistema financiero español impuesto por el Eurogrupo y su aceptación por el Gobierno de España. No ha sido una victoria de Rajoy ni una buena negociación de nuestro Gobierno. Ha sido una imposición del EuroGrupo, que se ha visto obligado a aceptar el Gobierno. Es más, Alemania ha impuesto su criterio, de tal forma que es el Estado el garante del crédito que se conceda (a través del FROB, que es una institución estatal, cuyo Presidente es el subgobernador del Banco de España). Esta garantia del Estado, implica más deuda pública y más déficit. Más deuda pública, significa un aumento de hasta 10 puntos de PIB en deuda y nos dificulta la posibilidad de obtener

préstamos en el mercado. Por eso la prima de riesgo no baja. Más déficit significa nuevos recortes si se quiere cumplir con el objetivo de déficit impuesto por Bruselas. Solamente considerando un 3% el interés del crédito y que se utilice solo la mitad, se genera un déficit cada año de 1.500 millones de euros. Será preciso entonces recortar más en sanidad, educación, dependencia, en los salarios de los empleados públicos, etc. El comunicado del Eurogrupo, frente a lo que dice el Gobierno, SÍ incorpora nuevas exigencias. Transforma lo que hasta ahora eran recomendaciones en obligaciones para lograr el cumplimiento del déficit Establece una estrecha vigilancia sobre la economía española. Estamos ya intervenidos de hecho, tutelados en nuestras decisiones económicas y fiscales, y sometidos a un control riguroso.

Responsabilidades concretas La grave situación que atravesamos es consecuencia y responsabilidad de las políticas del PSOE y del PP. Favorecieron y alentaron la especulación del ladrillo. Han dedicado ingentes recursos económicos para ayudar a los banqueros, siempre con la excusa de hacer así posible el crédito y el empleo. Junto a ello está la responsabilidad de los gestores de las entidades financieras, muy especialmente los de bastantes Cajas de Ahorro. Es absolutamente inaceptable que la Comisión de Investigación que ha pedido nuestro Grupo Parlamentario en el debate del día 12 de junio haya sido tumbado por el PP. De esta forma no pueden depurarse responsabilidades. Sigue siendo una auténtica demanda social conocer la verdad sobre la crisis financiera.

Las explicaciones dadas hasta ahora por el Gobierno (tanto por el ministro De Guindos como por su Presidente, Mariano Rajoy), son falsas, patéticas y contradictorias. Ese tipo de explicaciones faltan el respeto democrático al pueblo y a las fuerzas políticas, sindicales y sociales. Lejos de ayudar a resolver los problemas existentes, debilitan la posición y el prestigio internacional de España. Es Alemania quien ha impuesto sus condiciones. Este Gobierno no defiende la soberanía nacional y se hace necesaria una consulta popular sobre este tema. El Gobierno miente; ha insistido numerosas veces en que España no sería rescatada y ha puesto énfasis en que la banca española no sería rescatada, incluso en la misma mañana del rescate. Ha teorizado que para determinadas cosas hay que mentir; que ciertas cosas no se pueden radiar.

¿Crédito? Es inaceptable que se destinan ingentes cantidades de dinero a resolver los problemas de los banqueros y no existan dificultades para aumentar hasta casi 10 puntos de PIB la deuda pública. Mientras, se reducen los gastos en educación, sanidad o dependencia, se recortan las retribuciones de los empleados públicos y se ahoga a las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos.

Dudamos de que este Plan de Rescate permita recuperar el crédito porque: - Hasta ahora, a los Bancos se les ha facilitado medio billón de euros bajo distintas formas y, sin embargo, NO HAY CRÉDITO PARA NADIE . - En la práctica, las obligaciones que impone el Plan de Rescate son más rigurosas, bien bajo la fórmula de provisiones, bien mediante capitalización a un interés mayor y, por tanto, el argumento de que se facilitará el crédito es difícilmente sostenible si no hay una imposición política y un cambio en la gestión.


Algunas de nuestras propuestas

Apoyo a las movilizaciones

Debe comparecer el Presidente del Gobierno ante el Congreso de los Diputados para explicar detalladamente el Plan de Rescate y sus condiciones, especialmente los datos que se refieren a cantidades, tipos de interés, plazos de pago, condiciones financieras y de cualquier otro tipo.

Izquierda Unida llama a toda la ciudadanía a participar en las movilizaciones que se están convocando para dar una respuesta popular a las imposiciones del rescate financiero y proponer una alternativa democrática y de progreso.

Deben realizarse los procedimientos de recapitalización bajo el control del Congreso de los Diputados. Además deberá aprobar las instituciones que puedan recibir las ayudas, tras el correspondiente análisis de su situación, la modalidad y condiciones financieras de las

mismas, las exigencias de los posibles planes de reestructuración y cualquier otra medida significativa. Creación de una Banca Pública, a partir de la nacionalización real de las entidades intervenidas, que resuelva las necesidades de crédito de las empresas y las familias. En el espacio europeo son precisas la democratización y la transformación del BCE en un banco último prestamista, con capacidad para emitir deuda pública. La creación del Tesoro Público Europeo.

Hay que concretar en cada lugar el tipo de movilizaciones, principalmente con los sindicatos, que parece convocarán el 20 de junio. En algunos lugares también se esperan convocatorias de diferentes colectivos sociales. Izquierda Unida se plantea, así mismo, adoptar iniciativas propias de movilización en las próximas semanas.

PLANTEAMOS LA CONSIDERACIÓN COMO ILEGITIMA DE PARTE DE LA DEUDA PÚBLICA ¡¡Rescatan a la banca y nos intervienen!!

Diga lo que diga Rajoy, España está “intervenida”, y lo que procede ahora mismo, como primera medida, es que el Gobierno de Rajoy nos explique por qué ha decidido que sea la ciudadanía quien pague el agujero financiero de la banca causado, entre otras cosas, “por la estafa inmobiliaria”. Tras escuchar a Rajoy en la rueda de prensa que ha dado esta mañana antes de irse a ver el partido de España, le pido un mínimo de honestidad. Sr. Rajoy deje de mentir. Vd, Sr. Rajoy, ha decidido que seamos los ciudadanos y las ciudadanas quienes al final paguemos esta deuda a través de un doble rescate, ya que es el Estado el que absorbe la deuda de las entidades financieras con problemas y quien se convierte en avalista de la misma ante Europa. Es inaceptable que esta decisión, que Vd, Sr. Rajoy vende como un triunfo de su política de recorte y ajuste duro, signifique que aumenta la deuda y el déficit y, de media, cada ciudadano de este país, va a tener una deuda individual de más de 2.000 euros que pagará a través de los Presupuestos Generales del Estado,

La deuda de la banca española supera los 100.000 millones de euros y, aunque Vd. Sr.Rajoy, diga que es un préstamo lo cierto es que España “está intervenida” . Ya le avisa en un comunicado el Eurogrupo. Dicen “que van a estar vigilantes mientras se produce el préstamo”.

Lo mismo va a pasar con esta recapitalización del sistema financiero. Irá principalmente destinado a pagar las deudas de la banca española con la francesa, la alemana y de otros países, pero no para beneficiar a la ciudadanía que seguirá sufriendo el recorte y el ajuste duro.

Esa vigilancia quiere decir que vamos a pagar esa deuda y sus intereses antes que tener un Estado del Bienestar, por mucho que De Guindos diga que solo afecta al sistema financiero, también al Estado porque es el garante..

Por todos estos motivos creo que en estos momentos es más necesario que nunca que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comparezca ante el parlamento porque los ciudadanos quieren saber lo que ha pasado, para que no se repita, pero también para depurar responsabilidades de los gobiernos anteriores y actuales, de los consejos de administración de las entidades financieras, del Banco de España y de los órganos reguladores como la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)”.

Por este motivo Europa ya ha dado a España las directrices que debe seguir para mantener controlado un déficit que se incrementará como consecuencia de los intereses de este rescate y que pasan por subir el IVA, incrementar el ajuste en las prestaciones por desempleo, esas que ya se recortan en los PGE de 2012 un 5,4% pese a que el Gobierno prevé 650.000 parados más, reducir el gasto en pensiones y acelerar la aplicación del retraso en la edad de jubilación, al margen de reducir los empleados públicos y aumentar las privatizaciones. Respecto a las afirmaciones del ministro de Economía acerca de que esta medida permitirá que comience a circular el crédito, vuelven a ser una falacia porque, tal y como sabemos, la banca “lleva tiempo recibiendo prestamos al 1% de interés y no se ha destinado a la economía productiva sino que se ha destinado a cobrar intereses especulativas a las propias administraciones públicas como son los Ayuntamientos y las Comunidades Autónomas”.

El pleno del Congreso ha tumbado con la mayoría del PP nuestra propuesta de una Comisión de Investigación sobre la crisis financiera. Ha sido imposible generar un mínimo debate para que se clarifiquen toda esta situación. Es urgente que Rajoy, que se comprometió a decir la verdad a los españoles y no lo está haciendo, lo haga en vez de irse a ver un partido de fútbol. Por eso es urgente que explique en el Parlamento por qué el Estado absorbe la deuda de los bancos, a que condiciones y con qué coste para los ciudadanos. Adolfo Barrena


No es un rescate, es un secuestro