Issuu on Google+

El Niño Pobre y Estudioso Érase una vez un niño que era pobre, ya que no tenía ni papá, ni mamá porque habían fallecido en un accidente. Un día un señor muy amable que iba pasando por donde estaba el niño, compro una comida deliciosa y observó muy detenidamente a aquel niño sentado sobre una roca, observando a todos los niños que tenían padres y estaban contentos en sus casas, el señor paro y le dice: aquí hay una deliciosa comida, deseas comer un poco y entre los dos compartieron la comida y así ya los dos estaban muy contentos de haber cenado, el humilde hombre pregunta: estas en la escuela, el niño responde que no estaba en la escuela ya que no tenía dinero para pagar sus estudios. Al día siguiente regreso aquel señor quien ya había visitado por segunda vez a su pobre amigo, el hombre le dice a su amigo: te he conseguido un puesto en la escuela de mi pueblo, deseas venir a ver qué te parece, el niño con lágrimas de alegría en su pequeño rostro acepto con mucho gusto asistir a aquella escuela, el señor le dijo: mañana pasare a recogerte a las seis para que vayas a la escuela está bien, si está bien respondió el niño. Al siguiente día el niño esperaba ansioso la venida de su amigo, para ir a la escuela, como acordaron el señor llego a las seis a recoger al niño en un auto, que era un auto muy bonito y rápido, el niño llego a la escuela muy entusiasmado de aprender algo nuevo en aquella escuela en que el estudiaría por muchos años hasta llegar hacer un profesional y graduarse de la universidad pero él sabía que para que sucediera esto tenía que estudiar mucho para aprender y para prepararse. El niño gano muchas becas para todos sus estudios, ya que él se había quedado con su amigo en su casa, el niño estudio mucho tiempo, pero para el pasaba muy rápido el tiempo que hasta ni siquiera se había dado cuenta, cuando ya estaba recibiendo su diploma del colegio en donde se había esmerado mucho, que hasta recibió una beca que cubriría todos sus estudios en la universidad donde se graduaría y aprendería muchas cosas nuevas que en ese lugar le enseñaría. Un año después se fue a estudiar a otro país donde estaría mucho tiempo apartado de su amigo, pero le prometió que siempre le escribiría todos los días para saber cómo le iba. Y así paso el año cuando debería volver de regreso a su país a visitar a su viejo amigo, he llegado de aquel país donde fui a estudiar por un largo tiempo, te agradezco mucho tu apoyo gran amigo, le doy gracias a dios por haberte encontrado en mi vida si no fuera por ti, yo estuviera desamparado, sin hogar, ni familia que me quiera por esa razón te estimo mucho gran amigo y siempre te acompañare donde quieras que vallas y te ayudare como aquel día, que nunca se me olvida, ni se me olvidara en que tú me ayudaste y me apoyaste en las malas y las buenas, por esa razón yo podría decir que tú eres MI GRAN PAPÁ. AUTOR: Raúl Tugrí. FIN.



Cuento ël