Issuu on Google+

IES Castelló d’Empúries Maria Rosa (Dep. Lengua y Literatura castellana)

ENUNCIADOS Y ORACIONES

1

IES Castelló d’Empúries Maria Rosa (Dep. Lengua y Literatura castellana)

Las palabras se clasifican según diversos criterios. 1.- Por el criterio léxico (significativo), se clasifican según nombren un aspecto u otro de la realidad. 2.- Por el criterio morfológico, se clasifican según su forma, por la posibilidad de recibir determinados morfemas gramaticales y por su vinculación a determinadas funciones sintácticas. Son las llamadas “categorías gramaticales”. Esta división pertenece a nuestra tradición más clásica. Las clases de palabras son: Determinantes: (artículos, demostrativos, posesivos, indefinidos, numerales): su función es la de presentar al sustantivo (la, este, su, varios, dos…) Sustantivos: reciben los morfemas de género y número (perra, Toledo, navajas, amor…) Adjetivos: también reciben morfemas de género y número. Su función principal en la oración es la de ser modificadores o determinantes del sustantivo (listas, azules, transparentes) Verbos: reciben los morfemas de tiempo, modo, aspecto, número y persona (comer, pensaban, dormido...) Pronombres: sustituyen al nombre y tienen, en su mayoría, significado ocasional (yo, aquel, mío, nuestra…) Adverbios: matizan la acción del verbo, el significado de un adjetivo, de un adverbio o de una oración. Suelen ser invariables (mal, felizmente, detrás…) Preposiciones: relacionan palabras dentro de la oración. Son invariables (con, en, para…) Conjunciones: relacionan palabras y oraciones. Son también invariables (y, aunque, porque…)

3.- Por el criterio o nivel sintáctico, las palabras se clasifican según la función que tienen en un mensaje. La función es la relación que tiene una palabra al relacionarse con las demás (el contexto). Cualquier tipo de mensaje que un emisor comunica a un receptor en una situación determinada es un enunciado. Cada palabra tiene su papel en este enunciado. 1.- Características del enunciado. Es la unidad mínima de comunicación que tiene sentido completo; es independiente porque está limitado por dos pausas, y tiene una entonación propia. Hoy es un gran día ¿Y un jamón! ¿Apártate! En un mensaje o texto puede haber uno o más enunciados. Cuando hay varios, aunque entre ellos pueda no existir conexión gramatical, éstos están relacionados por un sentido o tema

2

IES Castelló d’Empúries Maria Rosa (Dep. Lengua y Literatura castellana)

común que van desarrollando. Así, por ejemplo, el siguiente texto tiene cinco enunciados que se han separado por medio de barras. /Sonaban zambullidas en la presa. /Se veían los cuerpos en un momento sobre el borde de la azuda y luego los salpicones que formaban al romper la superficie. /.Las voces tenían un timbre nítido en el agua, como un eco de níquel. / Miguel y Alicia estaban con Fernando y con Mely; / ahora los cuatro se reían de Sebas, que venía nadando hacia ellos/ Rafael Sánchez Ferlosio, El Jarama Los enunciados pueden ser enunciados oracionales o enunciados no oracionales. Al mencionar los conceptos de enunciado y de oración se debe tener claro que se trata de ámbitos diferentes de análisis: el enunciado es una categoría del discurso, una unidad comunicativa; la oración es una categoría o unidad gramatical (como la palabra o el sintagma). Los enunciados no oracionales son aquellos que tienen unidad de sentido y de pronunciación pero carecen de SV. Este tipo de enunciados pueden aparecer junto a enunciados oracionales, pero mantienen su independencia: ¡Uf! ¡Qué cansado estoy! María, ¿me esperas? ¡Ay! ¡Mi madre! ¡Eh, dame esto! Por favor, déjeme pasar. La interjección Son palabras o locuciones que funcionan como enunciados independientes. Se trata de expresiones no informativas que aparecen siempre con entonación exclamativa y que desempeñan una función expresiva (puah, ah, rediez, canastos, Dios mío ), apelativa o directiva (so, arre, vamos, hola, ar, chist ) o fática o de contacto (Hola, adios, enhorabuena). Clases Dos: Interjecciones propias que son las que el uso ha sancionado para intenciones muy variadas como saludar (Hola, adios), llamar a alguien o establecer contacto (Eh, Es) o manifestar el estado de ánimo (ay, bah, huy, olé, uff, uy). Entre éstas se encuentran las onomatopeyas, como chef, chef, toc, toc. Las impropias son palabras o frases que pierden su significado léxico habitual y, usadas con entonación exclamativa, asumen un sentido expresivo: (Anda, menuda juerga, Demonios, déjame, Sopla…menuda sorpresa, Mi madre..! Análisis Cuando acompaña otro enunciado, puede aparecer al principio del mismo o en forma de inciso y aparece delimitado por pausas. En ningún caso deben analizarse como constituyentes de la oración a la que acompañan, sino como elementos autónomos funcinando como un enunciado no oracional.

3

IES Castelló d’Empúries Maria Rosa (Dep. Lengua y Literatura castellana)

Puede aparecer en construcciones de carácter intensificador del tipo ¡Vaya jaleo! O ¡Vaya si es listo! Admiten complementos, en general introducidos por las preposiciones de o con: ¡Caramba con los niños! ¡Ay de mí! 2.- Oración La oración es una unidad lingüística que puede analizarse a partir de las siguientes características:  Es la unidad que comunica un mensaje con sentido completo. “Expresar sentido completo” quiere decir que el emisor tiene, ante su mensaje, la intención de comunicar una afirmación, una negación, una pregunta, un deseo, un mandato… Las palabras o el sintagma Este muchacho tienen significado léxico y gramatical, pero no forman una oración porque no comunican un mensaje que manifieste la intención del emisor. En cambio, la expresión Este muchacho habló con sinceridad es una oración porque expresa la intención del emisor de afirmar el contenido del mensaje.  Es independiente, es decir, no pertenece a otra unidad sintáctica mayor. Así, por ejemplo, en Este muchacho habló con sinceridad. Es una persona muy noble, se ve que este muchacho habló con sinceridad y es una persona noble son dos oraciones porque, aunque entre ellas hay una relación semántica, no dependen gramaticalmente una de otra ya que se pueden enunciar independientemente con sentido completo. Sin embargo, hay oraciones que carecen de independencia sintáctica y que, por lo tanto, no constituyen enunciado. En Me preguntó si este muchacho habló con sinceridad se verá que no son oraciones independientes sino proposiciones, porque, a pesar de tener cada una estructura oracional de sujeto y predicado, no tienen autonomía sintáctica, ya que una depende de la otra y sus significados por separado son incompletos. Las dos proposiciones forman parte de una unidad superior que sí tiene sentido completo, es decir, de una oración compuesta o compleja.  Es una unidad que posee entonación propia gracias a que está separada de las oraciones que le preceden y le siguen por dos pausas que, en la escritura, se representan con los signos de puntuación.

4

IES Castelló d’Empúries Maria Rosa (Dep. Lengua y Literatura castellana)

En la entonación de una oración, las pausas y ciertas inflexiones o tonos de voz permiten diferenciar la actitud del hablante. Así, por ejemplo, en Ha venido mi amiga, la entonación nos permitirá conocer si el emisor está enunciado, preguntando o exclamando. Uniendo las tres características se puede afirmar que la oración es la unidad de comunicación con sentido completo, que tiene una construcción sintáctica independiente y una entonación propia delimitada entre dos pausas. 2.1 Estructura de la oración (Relaciones sintácticas sujeto/ predicado) La oración, generalmente, está estructurada en torno a un sintagma nominal y a un sintagma verbal, cuyos núcleos respectivos son un nombre o un elemento nominal y un verbo. El sintagma nominal realiza la función de sujeto, y el sintagma verbal, de predicado. Desde el punto de vista del significado, el sujeto es la persona, animal o cosa de la cual se dice algo; el predicado es todo lo que se dice del sujeto: los músicos interpretaron una sonata con gran maestría SN sujeto

SV predicado

A menudo, en las oraciones hay elementos sobreentendidos o elípticos. Se trata de oraciones unimembres. Esto ocurre cuando el emisor considera que el receptor ya los conoce por el contexto o por la situación en que se desarrolla el mensaje. El hecho de que se omitan no significa que no existan, sino que, simplemente, no se expresan porque están en la mente de los interlocutores y el hablante evita detallarlos. Así, por ejemplo. El sujeto de la oración suele estar sobreentendido porque ya se expresa por medio de los morfemas verbales: Te lo traeré mañana

1ª persona del singular: yo ¿Volverás pronto?

2ª persona del singular: tú  También puede estar elíptico el verbo: Yo iré al teatro y tú (irás) al cine. o el verbo y sus complementos: Andrea ha mandado la solicitud, pero yo todavía no (la he mandado)  Y pueden estar omitidos el sujeto y el verbo a la vez: -¿Cuándo vendrá maría? -(María vendrá) A las nueve. donde no se debe buscar elipsis del sujeto es en las oraciones impersonales, porque éstas no pueden tenerlo. Hace mucho frío llueve a cántaros.

5

IES Castelló d’Empúries Maria Rosa (Dep. Lengua y Literatura castellana)

2.2 Concordancia entre el SN sujeto y el SV predicado Para que la oración esté bien construida ha de existir concordancia gramatical en persona y número entre el núcleo del sintagma nominal sujeto y el núcleo del sintagma verbal predicado. Este río

está muy contaminado.

(3ª persona sing.) SN sujeto

SV predicado

Nosotros visitaremos el museo de Historia Natural (1ª persona plural) SN sujeto

SV predicado

Para evitar posibles errores en la identificación del SN sujeto, basta con cambiar el SN sujeto de singular a plural o viceversa, a fin de comprobar si la concordancia es verdadera o es mera coincidencia. Por ejemplo: Me gusta el deporte

Me gustan los deportes

SN suj.

SN suj.

Las reglas de la concordancia son muy útiles para identificar el sujeto gramatical. No obstante, hay algunas excepciones:  Cuando el núcleo del sujeto es un nombre colectivo (multitud, enjambre, rebaño, etc.) la concordancia puede sufrir alteraciones: El verbo puede ir en singular, igual que el nombre: Una multitud acudió al estadio, o en plural, cuando el nombre va acompañado de un complemento en plural. Tal concordancia no es gramatical, sino ad sensum “según el sentido”. Una multitud de personas acudieron al estadio.  Se pueden dar casos de discordancia intencionada en el uso de la lengua para determinados efectos expresivos: ¿Dónde va usted? 3ª p.

2ª p.

Todos los seres humanos somos iguales ante la ley 3ª persona

1ª p.

 Cuando hay varios sujetos, el verbo irá en plural; si los sujetos son de distinta persona, la segunda se prefiere a la tercera, y la primera, a todas: Mi amigo y tú siempre estáis discutiendo 2ª p. pl. Roberto, tú y yo compraremos las entradas 1ª p.pl. No vengas tarde.

6

IES Castelló d’Empúries Maria Rosa (Dep. Lengua y Literatura castellana)

7


Enunciados y oraciones