Page 35

Raquel mordió una manzana y todos sus dientes quedaron en ella, corrió hacia su casa y se lo contó a sus padres. Esa misma tarde la llevaron a un especialista y le miraron la boca. Le dijeron que no tenía nada grave, pero que los dientes se le cayeron porque tenían muchos años. Al principio, creyeron que tenían las máquinas mal, pero entonces le hicieron un montón de pruebas e insistieron en que los dientes eran demasiado viejos y por eso le habían caído. Después de unos meses le pusieron una dentadura postiza y, empezó a estudiar en el instituto. Ella fue con su nueva dentadura, allí, le dijeron que tenía una sonrisa muy bonita y ella salió corriendo hacia el baño y se puso a llorar. Un chico llamado Fabio la siguió, le preguntó qué le pasaba y Raquel se lo dijo. Fabio la comprendió y se hicieron muy amigos.

Con el paso del tiempo se hicieron novios y se casaron. Un día por la mañana, se despertó y se dio cuenta de que sólo había sido un sueño y esa misma tarde se comió una manzana, pero no le cayeron los dientes. Al día siguiente, conoció a Fabio y se hicieron novios, pero después de cuatro años no se casaron. Se casó con un chico llamado Pablo y tuvo seis hijos. Al cabo de tres años, su hija Marilín se comió una naranja y se le quedaron todos sus dientes en ella. Lourdes Abal Amil 2ºC ESO

microrrelatos2  

relatos,historias

microrrelatos2  

relatos,historias

Advertisement