Issuu on Google+

Educación virtual vs Educación presencial La educación la concebimos como la forma de transmitir y adquirir conocimientos que serán de gran utilidad para la vida de una persona, mediante el cual se desarrolla el proceso de vinculación y concienciación cultural, moral y conductual; obteniendo capacidades físicas e intelectuales, habilidades, destrezas, técnicas de estudio y formas de comportamiento ordenadas con un fin social Así, a través de la educación, las nuevas generaciones asimilan y aprenden los conocimientos, normas de conducta, modos de ser y formas de ver el mundo de generaciones anteriores, creando además otros nuevos. En la actualidad existen diferentes modalidades de aprendizaje o tipos de educación que permiten adquirir conocimiento a través de diversas herramientas o formas, entre estas tenemos dos tipos que se destacan como lo es la Educación presencial y la Educación Virtual, las cuales son comúnmente utilizadas de acuerdo a las necesidades y preferencias de quien desee utilizarlas para lograr de manera más eficaz su aprendizaje. La Educación presencial, es la modalidad educativa más tradicional que existe, la cual se enseña a partir de libros o del discurso de un profesor, donde el estudiante solo es un receptor de la transmisión que realiza el profesor; su aprendizaje se limita a lo que puede memorizar como resultados de escuchar y ver, esta modalidad cuenta con ciertas características que en muchas ocasiones podrían convertirse en desventajas para quien opte por este modo de estudio, factores que se describen a continuación: Accesibilidad: La asistencia frecuente puede verse afectada por la poca flexibilidad en cuanto a horarios y espacios Comunicación: El método tradicional permite una interacción cara a cara entre el alumno y el instructor. Enfoque: En su mayoría, los cursos tradicionales se centran en el docente. Seguimiento: El docente en persona es quien monitorea el progreso de los estudiantes. El rol del docente: El docente siempre está disponible en persona para responder preguntas. Pero, generalmente, adopta el rol de “conocedor” indiscutible. Desarrollo de destrezas: Se adquieren las destrezas básicas para la inserción laboral, la interacción con pares. Participación: La participación de los estudiantes es, muchas veces, desigual. Algunos participan demasiado, y esto puede inhibir a los estudiantes más tímidos.


Costos: Al costo del curso deben sumarse costos secundarios como, por ejemplo, el transporte. Materiales: Los cursos tradicionales, generalmente, se valen de fotocopias y toma de apuntes. Actualización: Muchas veces, en los cursos presenciales, encontramos la misma bibliografía y material de referencia año tras año. Teniendo en cuenta lo anterior, la Educación presencial permite una interacción más “cercana”, por así decirlo, entre el docente y los alumnos; pero, condiciona la participación de algunos estudiantes, y no ofrece una flexibilidad de horarios ni una actualización de contenidos de la misma manera que las modalidades que emplean la tecnología e-learning. Por su parte, la educación virtual es una opción y forma de aprendizaje que se acopla al tiempo y necesidad del estudiante. La educación virtual facilita el manejo de la información y de los contenidos del tema que se desea tratar. Este tipo de educación es muy utilizada por estudiantes y profesores, además su importancia está incrementando, puesto que ésta educación es una herramienta para incorporarnos al mundo tecnológico que será lo que próximamente predominará en la gran mayoría de los centros educativos y además de la evaluación del docente o tutor, también el estudiante evalúa conscientemente su propio conocimiento. En este tipo de aprendizaje tanto el tutor y los estudiantes juegan un rol muy importante pues cabe destacar que son ellos los que utilizan las nuevas tecnologías de la información y la comunicación que ofrecen diversidad de medios y recursos para apoyar la enseñanza; sin embargo no es la tecnología disponible el factor que debe determinar los modelos, procedimientos, o estrategias didácticas. El simple acceso a buenos recursos no exime al docente de un conocimiento riguroso de las condiciones que rodean el aprendizaje, o de una planeación didáctica cuidadosa. El rol del estudiante en modalidad distancia debe ser una persona que posea un alto grado de disciplina, debe ser o convertirse en alguien muy proactivo, quien debe tomar conciencia de la importancia y del esfuerzo que requiere ser un estudiante a través de la virtualidad, donde influyen factores como la organización, actitud, el compromiso, la distribución del tiempo requerido para llevar a cabo todo con completo éxito. Estas competencias ayudan al individuo a formarse como una persona libre y autónoma y un actor ético y constructivo en la sociedad del conocimiento, consciente de sus derechos y obligaciones y capaz de asumir las consecuencias de sus decisiones. Con base en lo anterior, es importante mencionar que la educación virtual puede ayudar a la construcción y evolución de la sociedad de conocimiento a través del desarrollo de competencias del ciudadano del conocimiento, lo cual posee igualmente algunas ventajas


teniendo en cuenta algunos criterios, que se destacan al incursionar en esta metodología de aprendizaje: Accesibilidad: No sólo facilita el acceso a nivel local gracias a una mayor flexibilidad horaria, sino que también permite superar barreras de espacio. Comunicación: Algunas personas no se sienten cómodas con la interacción virtual permanente. Enfoque: La enseñanza se centra en los estudiantes. Seguimiento: Automatización de los sistemas de seguimiento y control de los estudiantes. El rol del docente: El docente-tutor adopta el rol de facilitador, interviene para guiar al alumno en su proceso de aprendizaje. Desarrollo de destrezas: Las actividades que se proponen generalmente en este tipo de cursos son simulaciones del mundo real que preparan mejor a los estudiantes para el análisis y resolución de problemas. Participación: El tipo de comunicación es más equitativo y menos intimidante, lo cual redunda en una mayor participación. Por otra parte, la asistencia a la clase sólo se hace evidente cuando el estudiante participa. Costos: el costo de este tipo de formación depende del tipo de tecnología que se implemente. Pero, al analizar la relación costo-beneficio, la inversión vale la pena Materiales: se suelen ofrecer materiales que en su mayoría pueden ser descargados por el estudiante gratuitamente desde el computador, por lo tanto, la necesidad de adquirir libros u otros materiales didácticos suele disminuir notablemente Actualización: plataformas como Moodle, a través del estándar SCORM, permiten actualizar y reutilizar recursos fácilmente. Es importante llevar a cabo una buena metodología, que el docente este en la capacidad y posea el conocimiento suficiente para orientar al estudiante y brindar el acompañamiento en el proceso de aprendizaje, donde el estudiante sienta realmente el apoyo y de ambas partes se pueda compartir y construir conocimiento. Es también de gran importancia contar con las herramientas idóneas para llevar a cabo este proceso, donde se cuente con el material apropiado para que el estudiante pueda comprender debidamente los temas a tratar y sea una grata experiencia tanto para el estudiante como para el docente donde el resultado final sea cumplir con el objetivo de adquirir y ampliar el conocimiento.


Educación virtual vs educación presencial