Issuu on Google+

FACULTAD DE ARQUITECTURA


Santiago Calatrava Valls nació el 28 de julio de 1951, en Benimame, Valencia. Cuando tenía ocho años, ingresó en la Escuela de Bellas Artes y Oficios de Burjaso para aprender pintura y dibujo, actividad que compaginaba con sus estudios escolares. A los 13 años, su familia le envió a París a través de un programa de intercambio estudiantil. De regreso a Valencia, terminó sus estudios escolares y se matriculó en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia, finalizando con un curso de posgrado en urbanismo. En 1975, con la finalidad de ampliar su formación se marchó a Zúrich y estudió Ingeniería Civil en el Instituto Federal de Tecnología. Se doctoró entre 1979 y 1981, en Ciencias Técnicas por el Departamento de Arquitectura del Instituto Federal de Tecnología con la Tesis “Acerca de la Plegabilidad de las Estructuras”.


Antes de este proyecto, las obras de Calatrava ya le habían dado reconocimiento mundial, por lo que en 1993 el MOMA de Nueva York le dedicó una exposición monográfica.

Miembro de la Europa Akademie y de la Fazlur Rhaman Vihan International, ha recibido un gran número de distinciones, como el premio Augusto Perret, de la Unión Internacional de Arquitectos.

Ha sido nombrado Doctor Honoris Causa en doce ocasiones y ha recibido el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1997 y el Premio Nacional de Arquitectura en 2007.


 

Pero las construcciones de Santiago Calatrava no están exentas de polémica, como es el caso del puente sobre el "Gran Canal" en Venecia. Desde que en 1996 el proyecto fue aprobado, sufrió numerosos cambios debidos a la inestabilidad de la estructura, fue paralizado brevemente y se triplicó el presupuesto original. Todo ello, provocó que una vez terminado no se celebrará su inauguración, a lo que hay que añadir que a muchos venecianos no les gusta porque no se integra con la belleza histórica de la ciudad. Además, en Bilbao, el puente de Zubizuri ha recibido numerosas críticas porque sus losetas de cristal se rompen con facilidad y por ser poco accesible.


Turning Torso, de Santiago Calatrava, es una torre de 190 metros de altura y 54 plantas. Es el edificio residencial más alto de Suecia y fue inaugurado en agosto de 2005. La feria de la construcción de Cannes del mismo año lo premió como mejor edificio residencial del mundo. La torre, que está inspirada en una escultura del propio Calatrava, representa un torso humano y se retuerce sobre sí misma dando un giro de 90 grados desde la base hasta la planta más alta. La estructura es mixta, de acero y hormigón armado. El exterior está revestido en aluminio. Se compone básicamente de nueve cuboides enarbolados en un núcleo de hormigón armado de unos 11 metros de diámetro, cuyo centro se corresponde con el eje de rotación de los cubos. Cada cuboide tiene cinco plantas.


80 South Street en Nueva York es un gran edificio de apartamentos dispuestos en forma de cajas de 4 plantas cada una, alternando a derecha e izquierda de un eje central. El edificio está formado por una base y 12 cubos. El edificio cuenta con 55 plantas, que levantarán una altura de 251,8 metros, más un mástil que elevará la altura total del edificio hasta los 342 metros.


fue construida en 1998 con motivo de la Expo „98, Esta estación alberga tráfico de trenes, autobuses y metro (con capacidad para 12.000 pasajeros diarios), además de contar con un amplio espacio comercial de cerca de 5.000 m2. El diseño de la Estación de Oriente está realizada en hormigón y acero en color blanco, con sugestivas formas en ambos materiales que impresionan por su ligereza.


Santiago Calatrava diseñó el intercambiador en la nueva terminal de transportes del World Trade Center, escenario de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. La estructura, realizada en cristal, piedra y acero, representa un pájaro siendo liberado de las manos de un niño. Su cubierta de vidrio y los arcos que lo forman evocan una catedral.


El edificio estará ubicado frente al Lago Michigan, en la Boca del río Chicago, contando con 1.200 viviendas en 150 pisos en una torre de 609 metros de altura (2.000 pies). El costo total de la obra de estima en más de 2.000 millones de dólares. El edificio tendrá la ya común -al menos en los países del norte- tecnología para hacerlo un edificio “verde”: reciclaje de aguas lluvias, cristales especiales para proteger a las aves migratorias y el uso de las aguas del río como parte del agua no potable del edificio. Además contará con un exorbitante estacionamiento para 1.350 automóviles en 6 pisos de subterráneo. En su superficie pretende cambiarle la cara al sector donde se emplaza, dándole un nuevo aire a través de una intervención integral en sus alrededores, que incluye un típico puente del arquitecto español.



Santiago Calatrava