Issuu on Google+


MY WAY es un recorrido pictórico sobre diferentes obras realizadas por Ismael Iglesias entre el año 2000 y el 2010, pretende ser una muestra evolutiva de los procesos pictóricos personales del artista que comenzaron hace mas de una década , donde las imágenes pintadas de apariencia abstracta van construyendo un recorrido visual que nos sumergirá en sus intereses visuales, estéticos e ideológicos. Ismael Iglesias continúa buscando las posibilidades de la pintura indagando posibles nuevas maneras de relacionar sus obras con el espacio expositivo. Analiza la situación de la imagen ante las nuevas tecnologías afanándose en crear espacios pictóricos, espacios construidos que parten de espacios virtuales y la posibilidad de la abstracción ante las imágenes fotográficas o informáticas, investiga en esas imágenes y las lleva a la pintura. La pintura siempre ha tratado las imágenes dominantes de la sociedad . Hoy día esas imágenes no son la naturaleza o la humanidad, sino la realidad virtual que nos rodea, una realidad que conocemos gracias a los conocimientos científicos o tecnológicos, la publicidad que nos domina por medio de la televisión, o la información sin límites, pero superficial, que nos ofrece la informática. La pintura sirve para interpretar nuestro mundo e intenta por medio de su trabajo buscar esta interpretación al mismo tiempo que se interroga sobre la posibilidad de la pintura como medio para ello. Hoy en día es difícil para un pintor huir de esta reflexión metartística, por eso, y sabiendo que el producto final será un producto estético, se afana en buscar el por qué de su trabajo. Analizador, transformador, compositor e interiorista, Ismael iglesias muestra sus propias ideas de lógica y existencia con un código que transciende, desvinculado del tiempo y del espacio, para percibir el presente. Desarrolla un idioma estético con altas dosis de idiosincrasia y describe el natural espíritu de lo simple. Un mundo rico en experiencias y en información visual al cual el artista pretende dar forma produciendo un arsenal de imágenes y signos. El medio gráfico, las nuevas tecnologías, la música y la creación audiovisual refuerzan su particular concepto de arte contemporáneo. Ante un fuerte compromiso artístico, Iglesias se consolida como un creador complejo que presenta un laberinto formal en busca de la esencia más íntima. Desde la restructuración de los planteamientos convencionales de la pintura, las combinaciones le resultan metamorfosis infinitas. Las líneas de trabajo, en las que desenvuelve sus obsesiones, se acercan y alejan para desvincularse de la idea de registro distintivo. Perpetuamente ocupado y desafiante con las etiquetas, el pintor vasco exhibe un imaginario libre y cambiante para facilitar sistemas híbridos que le permitan jugar con varias piezas a la vez sin abandonar la síntesis de obra anterior. La intención que codifica con sus obras se fragua sin sistema, Ismael elabora lecturas originales en sus perspectivas e innovadoras conclusiones a través de la pluralidad de lenguajes, estilos y medios dotando de mayor independencia a los elementos de comunicación. Sus composiciones se proyectan como ilusiones sugeridas por la imaginación impetuosamente armadas con la energía de color y con las mezcladas impresiones superpuestas.


La regeneración se consolida como un modus operandi que le permite ascender a un nivel más provocativo y atrapar la mirada del público. La producción de Iglesias está marcada por una experimentación continua, quita y pone, vacía y llena, ata y desata incondicionalmente para obtener una formulación autónoma. Con actitud inconformista recapacita sobre cada uno de los aspectos formales y artísticos aunque sin restricciones preliminares ni ideas preconcebidas. Asume la improvisación en el proceso creativo y deja que las cosas inesperadas le sorprendan, así de forma reiterada su creatividad se fortalece con fracciones de casualidad y azar aceptadas como elementos fortuitos y a la vez innatos. El azar creativo, la síntesis y el análisis protagonizan el universo personal de Ismael Iglesias. En el límite, asegura el artista, es donde se aprecia una realidad más fiel y autentica. La pintura crece fuera y dentro de los márgenes del lienzo a modo de onda sonora o de energía espontánea radiada por un campo de fuerza misterioso. Se hace muy difícil para el pintor ignorar el sonido cuando revisa procesos anímicos y estímulos vigentes. Con suma diligencia acentúa el elemento interior de la pintura abstracta para abrir nuevos campos de apreciación y asociación en el espectador. Ismael Iglesias es sensible y ambicioso en su plástica, constante con el libre juego de las formas y el color, que encuentra en el espacio bidimensional algo que todavía le desafía. Crea espacios inmensos, desbordantes en su profundidad sin referencias reconocibles para que el soporte plano desaparezca. Impacto visual y genuina pasión en obras que despliegan la incitación sensorial y paralelamente el reto intelectual. ELENA CARANCA


edita: FUCKCHURCHES fotografia: MARTIN EGIA, DAVID MAEZTU texto: ELENA CARANCA

info@ismaeliglesias.com http://issuu.com/ismaiglesias



FUCK WAY