Page 1

danzine Publicación de Un Desierto para la Danza

Vol 3. Hermosillo, Sonora, México

Escenalborde

www.undesiertoparaladanza.gob.mx

AFINES Carlos Sánchez

S

E INDIVIDUALES

on chilenos, y vienen directamente de su país a bailar en Un Desierto para la Danza, situación que les resulta importante, emocionante. Lo dicen en conversación, apenas unos minutos después de descender del avión. Son Iván Sánchez, Rocío Rivera. Tienen compañías de danza por separado, y la misma

danza los hace coincidir. Unen ideas y las manifiestan a través del cuerpo. Baila un solo cada uno, en el mismo programa. Dice Iván que Escenalborde asocia el trabajo que tiene la compañía Mundo Moebio de Rocío, y el de la compañía La Ortopedia que dirige él. Y amplía:

La raíces no se mueven del suelo

“LAS SANGRES A CORAZÓN ACRECENTADO”

Foto: Miguel Galaz

Por Alejandra Monroy Becerra

21 de abril de 2012

“En este caso lo que presentaremos acá se llama Solos en escena, que tiene la particularidad que nosotros siempre estamos como directores: atrás, y los que están en escena son otras personas que son los intérpretes con los que trabajamos, en este caso de Solos en escena somos nosotros los que estamos en la misma pieza, bailando. Rocío dice: “Es la situación de estar solo y vérsela con lo técnico y con la dirección, estar expuesto en escena, con tu visión de lo que haces”. Son directores, son bailarines, y en esta construcción escénica ambos multiplican sus funciones, si uno baila, el otro apoya con requerimientos técnicos, y a la inversa. Vienen de Chile y en sus ojos la impresión se funda al mirar el Cerro de la Cruz, contiguo a la Casa de la Cultura, y más allá para observar el Cerro de la Cementera, aquí las comparaciones con la tierra que les vio nacer son inevitables. El paisaje árido les remite a un área de su país. Conversan y un recorrido por la historia de su país se hace presente, viene a colación la dictadura, la democracia, el sistema universitario, sale a flote el nombre de Roberto Bolaño, Pablo de Rokha, Vicente Huidobro, escritores ellos, lectores los bailarines. Tomando en cuenta estos elementos de la dictadura en Chile, utilizan esos hechos históricos para sus coreografías; se le inquiere a Iván, y responde: “En estas piezas en particular no están reflejados el sentir histórico-político actual, pero sí creo que en otro momento, en otras piezas han sido soporte por reflexiones que han llevado a escena. En un tiempo, como intérpretes trabajamos en una pieza que es sola, y donde la reflexión no sólo convoca a la política chilena, sino que también convoca a una idea de una política y una globalización que cada vez más va en contra del cuerpo humano y el respeto hacia todos”. Rocío Rivera apunta: “En el solo que traigo la vivencia de ese espacio escénico que se crea tiene que ver con un cuerpo tensionado, un cuerpo que está siempre atravesado con una situación que tiene que ver en cómo uno percibe estar en los lugares, y yo siento que si bien como eje temático no tiene directa relación con el tema de la dictadura o con la vuelta a la democracia, sí siento que es un cuerpo de la ciudad actual y no puede estar ajena a cómo se tensiona con cómo está presente en el mundo y en Chile en particular que es de donde venimos”.

La iluminación tenue, imágenes antiguas de personas en enaguas, calzones de manta y paliacates en la cabeza. Abajo a la derecha un escalera sobre la cual se encuentra una mujer, una madre. Arriba a la izquierda otra versión de esta mujer sin sus vestimentas tradicionales. Sobre la escalera la mujer tradicional, da a luz a una serie de individuos que se alejan, parecen ser personas sin identidad, que han renunciado a lo que son, pero llevan tatuadas sus raíces como marcas indelebles que irán a donde vayan; sí, estarán ahí siempre determinando su manera de actuar. David Barrón es un coreógrafo que hemos visto ganar el Premio INBA - UAM y estar en la escena permanentemente, formando más bailarines e intérpretes capa-

ces no sólo de bailar el estilo característico que este coreógrafo tiene en su movimiento, sino de hacer de los silencios los momentos climáticos de la obra, como sucede en “Las sangres a corazón acrecentado” . La iluminación diseñada también por Barrón, define los momentos del origen en tonos ámbar y los del deseo de ser quienes no somos, en azul; en general es una luz tenue. El uso del espacio no deja duda del oficio coreográfico, el movimiento es my particular y recuerda a la obra que Barrón bailara en el Premio INBA UAM del 2010 “El penúltimo de la tormenta”. Los compositores de la música son Krzysztof Tadeo y Joaquín López Chas, quien también es el encargado de la edición musical de este viaje a los orígenes de una cultura que se niega a morir.


Vol 1.

Hermosillo, Sonora, México

Coordinación: Doris Arenas / Edición: Edith Cota / Colaboraciones: danzine2012@gmail.com

Lo que la danza me cuenta

danzine

IRRIGACIÓN Carlos Sánchez

ritual

S

ugiere el título la irrigación interior. Y se inflama el corazón. Debe ser la emoción lo que provoca tales acciones, tal vez los móviles de lo que bien subraya el coreógrafo sonorense David Barrón (quien dirige la Compañía Las Sangres Danza UV, cuya sede está en Xalapa, Veracruz): “Las sangres es lo que llevamos dentro, lo que nos define y une, lo que me hace verte como un yo más cercano…” Esta es su razón, por eso imbrica, desde su dirección, los cuerpos sobre el escenario. Las razones nuestras, para interpretar una pieza de danza, son el bagaje, las obsesiones, la historia de nuestra sangre también fluyendo dentro de nuestro cuerpo. Vemos, y las palabras nos fluyen a borbotones por entre las venas, nace el camino desde el cerebro, y luego se desplaza hacia el pecho, el corazón, el vientre, las manos. Sudamos porque sentimos. Decimos. Las palabras nos explican nuestro contenido de la historia, lo que desde el teatro nos sugieren, y entonces intervenimos, completamos la historia.

Con la mirada atrapamos el movimiento, con los oídos registramos la estética del sonido, o el agravio del ruido. Y así los caminos para degustar o rechazar, digerir o expulsar. Anoche estuve, estuvimos, prestos a la propuesta de ocho cuerpos en escena, y en lo personal entré al ruedo, celebré al abrirse el telón, con un trago de cerveza, imaginario, la postal primera que nos regala el coreógrafo, con la cual también nos advierte que el tema de la noche es sobre identidad. Entonces fui un púber campesino otra vez. Y baile la adolescencia, sufrí el desprecio, gocé la aceptación. Tuve también en la piel un trazo dibujándome la raíz de lo que soy. Canté, dolí, sentí. Me satisfizo la ejecución dancística de los muchachos. Porque se entregaron. Agradecí la alegría en un son construido a golpe de pies sobre la duela, las palmas chocando entre ellas. Sentí cómo la garganta, el canto, es un lenguaje para decir los dolores, las alegrías, en constantes ejercicios guturales para contarme las historias todas desde mi barrio y una tarde de domingo cuando el sol está a punto de caer. Porque a esa hora, y en domingo, el ritual de la embriaguez es acción obligada. Y los reproches, el desencuentro, la violencia otra vez. En el escenario, y ante Las sangres… entender una vez más cómo la emoción, el impulso, nos convierte en mezquindad, la patanería incesante; sin embargo, aplaudir, reír, es la consigna, porque también están los otros instantes, los del corazón a punto de estallar de tanto darse y recibir. Concluye la función y sigo briago de imágenes, de sonidos, de intentos por interpretar qué miran los que miran, los bailarines con sus manos en torno a sus ojos para enfocar, para encontrar, y sigo sin saber lo que encuentran. Yo encuentro la alegría, la desazón, contradicciones de lo que somos, y de lo que nos ocurre como humanos. Encuentro también la reiteración de que el cuerpo es un ritual.

Foto: Miguel Galaz

Rafael Gándara L. Con una escenografía a base de rayos luminosos distinguidos al eliminarse la bruma de humo que cubría totalmente el escenario, destacan los dos intérpretes de “Asunto latente” que prácticamente inmóviles, permanecieron por varios minutos hasta desplazar los brazos pegados al cuerpo, muy lentamente, apenas perceptibles por el espectador, tras-

21 de abril de 2012 Diseño: Argelia Juárez / Corrección: Rosy Orozco

Acerca LAS SANGRES

DE

LAS SANGRES DANZA UV

En cuanto a movimiento hubo cosas muy interesantes, me gustó alguna calidad de los movimientos. Juan Manuel Ochoa Actor Una maraña de ideas, que no amalgamaban del todo bien. Siento que era demasiado, como si quisieran recortar una revista y luego quisieran pegarla. Al principio empezaron con una cosa y luego pasaron a otra sin ninguna relación. Raúl de los Santos Bailarín En muchos momentos me sentí en dos capas, sentía que había una cierta necesidad de entrar en sus imaginarios, con algún imaginario que como extranjera me faltaba. Quizás reconocer las esencias que vienen de una raíz más interna que para mí era desconocida. De pronto decía “necesito más herramientas con qué leer”. Rocío Rivera Coreógrafa Interesante el trabajo de David Barrón, una mezcla entre danza africana y contemporánea y me gusta mucho la mezcla que hace entre danza y música. Rosa Alcaraz Estudiante de Artes Escénicas

Foto: Miguel Galaz

DANZA FUTURISTA ladándose después con la misma parsimonia hacia una silla ella y de espaldas él a colocarse en el suelo, a emitir sonidos indescifrables, que se fueron identificando pero sin ningún sentido importante; después bailotearon un poco y lógicamente dieron por terminada su participación.

Hoy en el Desierto

La iluminación los cubrió totalmente con cambios diversos de luces y el sonido musical muy preciso en todo momento, a tal grado que parecía ser el conductor de escena. Después de esta experiencia con Quiatora Monorriel se vislumbra la era de la danza futurista.

19:00 horas (Admisión gratuita) “Solos en escena; irregularidades aparentes y tempestpast” / Escenalborde / CHILE / Galería Eusebio Francisco Kino, Casa de la Cultura de Sonora 20:00 horas “Idea de una pasión” / Foco al aire / MÉXICO, D.F. / Teatro de la Ciudad

UN DESIERTO PARA LA DANZA 2012

danzine, Un Desierto para la Danza. Núm. 3  

Un Desierto para la Danza

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you