Issuu on Google+

07 Coordinación: Doris Arenas / Edición: Carlos Sánchez

www.isc.gob.mx

Hermosillo, Sonora, México

Corrección: Rossy Orozco / Diseño: Argelia Juárez

Feria del libro hermosillo 2013

1 de noviembre 2013

P

Carlos Sánchez

Eduardo Antonio Parra Me gusta trabajar sobre las cosas que nos prohibían cuando éramos niños

ersonajes de la ciudad y su entraña. La habilidad para describir en palabras. El metro de la ciudad de México un lugar para huir y esconderse de la autoridad, allí, entre la multitud.

Estas historias habitan en Desterrados, cuentos escritos por Eduardo Antonio Parra y que se presentaron el jueves 31 de octubre por la noche en el Foro Rosario Castellanos de la Feria del Libro 2013. Alejandro Cabral, actor, director, conductor de radio, acompañó al escritor y expuso algunos de los temas contenidos en la obra de marras. Dice Alejandro que lo maravilloso de este libro es descubrir a una viuda que busca una cantina para encontrar una canción que tarareaba el marido; él nunca le dijo que iba a esa cantina, pero ella lo sabía y entonces va en busca de su recuerdo. Estos personajes entrañables –cita Alejandro-, estos momentos en la vida del personaje que marcan su destino, es lo que contiene Desterrados. Eduardo Antonio Parra extrae de la memoria los móviles de la construcción de este libro, los comparte con los espectadores: Cuando termino la carrera y empiezo a trabajar en un periódico, empezaba a ver que la realidad era todo lo contrario a la versión oficial de la ciudad, entonces una de las intenciones en aquel momento, fue recuperar estos personajes y mostrarle a la ciudad, es muy idealista esto, pero decía yo que a través de la literatura vamos a mostrarle a la ciudad todas las fallas que tiene, todos los agujeros negros que tiene, todo lo vergonzante que tiene, no para escandalizarla, simplemente para que lo tome en cuenta y que la próxima visión que haga de sí misma la ciudad, sea completa, que esté lo bueno, las industrias pujantes, la gente que hace mucho dinero, los obreros que trabajan pero que luego se matan en la noche en las cantinas, todo este tipo de cosas para poder mostrarle a una sociedad una suerte de espejo. Esta fue la intención en aquel primer libro que escribí y se llama Los límites de la noche, un libro de cuentos también, que en realidad la mayoría de mi obra son libros de cuentos, he publicado siete u ocho libros y en esos sólo van dos novelas. Me gusta mucho el cuento porque permite fijarse en ese tipo de personajes, crearles una historia, una que tiene que ser forzosamente divertida, jaladora para el lector; una historia que el lector vaya siguiendo hasta el final pero al mismo tiempo que vaya construyendo este tipo de personajes que son la otra cara de la realidad, la que normalmente no queremos ver. Siempre me ha gustado este tipo de temas, no nada más los marginales, me gusta mucho también trabajar sobre la violencia, trabajar sobre todas estas cosas que nos prohibían cuando éramos niños, no sé por qué a lo mejor es una cuestión de contrarismo, que te decían no puedes ver películas eróticas, ah, pues hay que escribir cuentos eróticos, entonces tengo bastantes cuentos eróticos también en Desterrados, o no puedes hacer esto porque no es recomendable para las personas decentes. Bueno, desde que empecé a escribir me di cuenta que todo lo que hacen las personas decentes es aburridísimo para la literatura, entonces en la literatura hay que hacer las cosas que hacen las otras personas, no necesariamente las decentes. Eduardo Antonio Parra se pregunta: ¿Por qué Desterrados? Él mismo responde: No me gusta ponerle a un libro el título de uno de los cuentos, siempre trato de buscar un título que englobe todas las historias que están contando, eso genera discusión con mis editores porque yo llevo un título luego ellos proponen otro hasta que acordamos. Este libro se iba a llamar Breviario de soledades, me gustaba el título por varias razones, en mi producción personal estos cuentos son más breves que los de los otros libros, por eso la palabra breviario que no tienen nada qué ver con que sean breves, pero el editor me sugiere Desterrados, y argumenta que es una sola palabra que puede llamar la atención, pero además después de una segunda lectura al libro se da cuenta que todos los personajes que aparecen allí son desterrados de alguna manera. Desterrados no geográficamente, aunque hay algunos que lo son, que han vivido en exilio, la experiencia en los Estados Unidos, pero los demás, me dice el editor, algunos son desterrados de la normalidad mental, están mucho más metidos en la locura de lo que consideramos normales, desterrados de la salud mental, otros desterrados de la vida normal, otros de la sociedad, de su familia, son personajes que viven en la incertidumbre.

¿Por qué leer? Porque los libros son una compañía, una diversión, allí las aventuras siempre nos esperan con paciencia. Porque un libro es siempre fiel, espera, y espera. Publicación diaria durante la Feria del Libro

Alberto Soto, empleado (Sondeo: Heriberto Duarte) Feria del Libro Hermosillo

@FDLHermosillo


07

FERIA DEL LIBRO

Hermosillo, Sonora, México

1 de noviembre 2013

La primavera del mal: una novela negra e histórica

Heriberto Duarte

N

avega en el mundo del cuento, la novela, el cómic. Es también arquitecto. Ganador de varios concursos, entre ellos destaca el Premio Nacional de Novela en 2006 “Una vuelta de tuerca”, con la obra Trago amargo. Francisco G. Haghenbeck es autor de La primavera del mal, novela negra e histórica, la cual presentó en el Foro Rosario Castellanos de la Feria del Libro 2013. Imanol Caneyada, escritor, periodista, compartió comentarios del contenido de la novela, y entre muchas cosas más destacó como virtud la investigación de la historia del narcotráfico en México. Esta es una novela, dijo Caneyada, que al empezar a leerla genera perplejidad y asombro, y que también nos lleva de la mano a 1930, donde los chinos controlan el negocio del opio en la frontera, y que más tarde será liderado por mexicanos. La frontera como testigo del tráfico de drogas; Estados Unidos como principal consumidor y empresario. En estas páginas también son visibles algunos nombres de personajes de la política mexicana: los hermanos Ávila Camacho, Abelardo L. Rodríguez, Lázaro Cárdenas. Por su parte, Francisco G. Haghenbeck, comentó que su novela es una historia narrada a cuatro voces: el coronel Serrano, Raúl Duval, ahijado del coronel; la actriz y

cantante Carmela del Toro y el agente antinarcóticos James O. Ball. Alrededor de estas voces, existe toda esta atmósfera de poder, sangre y crimen organizado. “Todos los hechos sangrientos en la novela son reales”, expresó el autor. Al compartir con el público, expuso también que más allá de ser una novela es una gran investigación: La primavera del mal está basada en más de cien fuentes bibliográficas y hace un retrato de la época donde se originan algunos de los problemas más grandes que vive México hoy: la violencia y el narcotráfico. F. G. Haghenbeck desentraña los argumentos verdaderos de la prohibición de la mariguana en México, la cual, en los años 30 aún se utilizaba como remedio casero contra las reumas y era una costumbre tenerla en frascos de alcohol en los hogares. “Una de las grandes cosas que descubrí y me sorprendió mucho es la razón por la que descubren la mariguana. La mariguana se prohíbe en 1937, se han de acordar que las abuelitas las tenían en frascos para curar las reumas: la consumían los soldados, la gente normal, la consumían para cosas medicinales y no pasaba nada, inclusive si tienen un poco de curiosidad y se ponen a buscar, todavía en internet hay catálogos de Sears o Woolworth de 1920 donde vendían cigarrillos de mariguana como medicinales. La mariguana se prohíbe

hasta 1937, ¿quién la prohíbe?, este señor Slinguer, por una razón totalmente ridícula, Williams Hearts, el que era dueño de la prensa amarillista de los Estados Unidos, era también el dueño del papel con el que se imprimían los periódicos, para que lo ubiquen: el Ciudadano Kane, si alguien ha visto el ciudadano Kane, es la vida de este señor. Él tenía el monopolio en México y Estados Unidos del papel, pero la mariguana, que es el cáñamo, si se trata y le ponen pegamento, hace un papel muy duro, William Hearts se da cuenta que le están haciendo sombra, que a su monopolio le están metiendo una actualidad que él no desea, se acerca a los funcionarios del momento para que prohíban el cultivo de cáñamo, la mariguana se prohíbe no porque es una droga sino para que no se haga el papel de cáñamo con el que se podía hacer papel periódico, y es por eso que se lanza toda una campaña en contra de México diciendo que los mexicanos que fumábamos mariguana nos moríamos de sobredosis, que matábamos gente, lo peor, que violábamos gringuitas y se combinaban las dos razas, cifras ridículas en contra de la mariguana, inclusive hablaban de que era muy fácil que los mexicanos se murieran de sobredosis de mariguana y por cierto una vez me preguntó un periodista, bueno, ¿cuánta gente se ha muerto de sobredosis de mariguana?, le dije: cero, no hay nada, esto sólo es una campaña política.


7 publicación (viernes 1)