Page 1

danzine Publicación de Un Desierto para la Danza

Hermosillo, Sonora, México

www.undesiertoparaladanza.gob.mx

copiando formas

Objeto gritante:

Vol 7

Hayde Lachino

A

veces un bailarín aprende muchas cosas de su trabajo con un coreógrafo, se empapa de su manera de ver la vida, comprende aspectos diversos del arte, de la escritura coreográfica, hace de la danza su particular modo de estar en el mundo... pero muchas otras veces, se da una apropiación de la forma sin comprender el contenido, se copian soluciones formales de manera acrítica, se aprenden discursos sin una reflexión de lo que las palabras y los conceptos implican a fondo. Esta es una de las formas típicas de la colonización cultural: apropiarse de la forma, pero no del contenido. Muchas veces he visto curriculums impresionantes de personas que han trabajado con grandes coreógrafos, directores de teatro y en renombradas compañías; que han viajado por el mundo y sin embargo eso no significa que comprendan la complejidad de la escritura coreográfica. De hecho no todo gran bailarín necesariamente está destinado a ser un gran coreógrafo, docente o investigador, para cada uno de estos oficios se requieren herramientas y conocimientos muy específicos y altamente especializados. Objeto gritante de Mauricio de Oliveira es un ejemplo de este imitar formas sin una reflexión crítica seria. La obra la conforman una serie de cuadrosescenas sin ninguna relación entre sí, cada una de las cuales comienza con una imagen que incluso es interesante y tiene un enorme potencial, pero el director no tiene un pensamiento coreográfico, no

maneja los elementos formales y por lo tanto, frente a una imagen interesante no sabe cómo resolver los retos que le plantea y la fuerza inicial se diluye en la banalidad, sin lograr crear ningún tipo de significación. No existe una dramaturgia, entendida ésta como la articulación significativa de cada una de las acciones, por lo tanto no existe un ritmo en la obra, porque si no se sabe qué hacer con cada una de las escenas, tampoco se sabe cómo transitar de una a otra y ello provoca ausencias y silencios que nos hablan de una escritura deficiente que no supo resolver los problemas planteados por sus propias ideas. A nivel de discurso de movimiento, no hay coherencia, de escena a escena cambia de manera arbitraria y en varios momentos se nota a los intérpretes vacilantes, imprecisos, lo cual revelaría el poco rigor que subyace en el proceso de creación y montaje. Nada de lo que está planteado en el programa de mano como propósitos de la puesta en escena, se corresponde con lo que vimos, se dice que la obra se centra en la relación del cuerpo de artista escénico con las máscaras sociales, pero de esto nada vimos y resulta aún más problemático afirmar que la compañía inaugura con este montaje “nuevas formas de concebir una obra de arte”, cuando en realidad asistimos a formas ya vistas en otros autores y con mucha mayor fortuna.

10 de abril de 2014


Vol 7.

Hermosillo, Sonora, México

Coordinación: Doris Arenas / Edición: Carlos Sánchez

danzine

10 de abril de 2014 Fotos: Juan Casanova / Diseño: Argelia Juárez / Corrección: Rosy Orozco

Objeto gritante El arte un motor Carlos Sánchez

O

bjeto gritante, que no mutante. Aunque sí. La parodia desde las palabras. La parodia desde el escenario. La búsqueda de las muchas caras que de pronto solemos ser.

El cuerpo se expande. Crecen los rostros como frutas en un árbol. El ingenio se manifiesta y ocurre que la voz se reparte en muchas bocas. A un cuerpo le nacen otros rostros. A nosotros como espectadores nos nacen muchas miradas. Interpretamos, concluimos, sentimos, soñamos. Y así. En Un Desierto para la Danza, edición veintidós, ocurre constantemente la sugerencia, los discursos desde el cuerpo extensión de las ideas. Anoche hubo danza otra vez, la compañía brasileira Mauricio de Oliveira & Siameses nos inventó un mundo donde los rinocerontes hablan y el arte es alegría. La energía corporal y en actitud se desplazó sobre la duela, hacia las butacas, un hilo de luz hacia los espectadores y los “imposibles” abatidos desde la imaginación. Rino que es el rinoceronte tiene vida y conversa. Siente, duele, goza, conversa. Los recursos discursivos son válidos cuando se tiene algo qué decir. Si se dice con convicción entonces el espectador acepta el convite y es cuando se fragua el acceso a la propuesta. Anoche hubo complicidad. Amalgama precisa de los cuerpos para encontrarse y darse. La comunicación que impera. La mirada incluso como una conexión para construir las propuestas. La difusión de lo que es el arte y los por qué. Los bailarines saben a perfección lo que les obsesiona, lo que desean contar. Lo conversan y es cuando entendemos su preocupación. Deseo puntual de propagar los argumentos de la expresión artística. De pronto un murciélago blanco se suspende en el viento. Las máscaras caen para desnudar la identidad y de frente decir lo que se ama que no es otra cosa más que la vocación.

Olvidar la objetividad

Es el arte aquí un motor para subirse al escenario. Y andar.

Heriberto Duarte Rosas

A

hí en la ludoteca de la Casa de la Cultura sucede el divertimiento, la charla, el debate, el análisis. Un punto de discusión tomando como materia prima Un Desierto para la Danza 2014. Las riendas son a cuatro manos: Esthel Vogrig y Juan Francisco Maldonado. Nos han advertido que habremos de divertirnos, olvidar la objetividad y reconocer que no somos expertos, especialistas ni verdaderos críticos. Y que aun así podemos ofrecer una perspectiva para cada noche del Festival, creando opinión. Amor en Hermosillo, fanzine de crítica coreográfica: creado por aficionados, coreógrafos, estudiantes de arte, algunos más cercanos a la disciplina de la danza que otros. Dos horas de reflexión, de hacer camino en la búsqueda de lo expuesto en el Teatro de la Ciudad, vivir Un Desierto para la Danza desde otra trinchera.

Desnudar las ideas en un círculo, a partir del principio propuesto para cada noche: el cuerpo y su representación, la estructura, lo sensible, la identidad, relaciones de poder. Las ideas saltan, surge la duda: ¿Y si se estaban burlando de nosotros? ¿Y si lo que querían provocar era eso? ¿Si no hubiera habido música?

Reconocer la importancia de la crítica, porque como dice Esthel “a la gente que quieres mucho es a la que le dices las netas”. La crítica como aliento para crecer, mejorar y defender lo expuesto, como una herramienta para difundir y no dejar que las ideas mueran en una charla o en la cabeza misma.

Despiertan los sentidos y se reviven los momentos de la noche anterior, “mi cuerpo no dejaba de moverse”, “me dolía la cabeza”, “mis ojos estaban muy cansados”. Las provocaciones de la danza en lo sensorial.

El aprendizaje se vive equitativamente en la convivencia, hablar de danza, hilos que se unen para confeccionar el discurso, todos atentos, siendo una pieza más de la edición veintidós de Un Desierto para la Danza.

Las dinámicas son variadas en el taller Amor, imaginar que somos perros o gatos viendo la pieza. Analizar desde ciertas perspectivas: las formas, los cuerpos, la identidad. Crear frases, armar líneas de texto en equipo. Sabernos capaces de arrojar las ideas y plasmarlas.

UN DESIERTO PARA LA DANZA 2014

7) danzine  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you