Page 1

“Este programa es público ajeno a cualquier partido político. Queda prohibido el uso para fines distintos a los establecidos en el programa”.

Colabora en el Fanzine. Escríbenos al correo medios@isc.gob.mx

La crueldad estetizada Por Óscar Grajeda

De monstruos y prodigios es una apuesta atrevida y compleja, profusa en simbolismos y referencias culteranas. Como propuesta escénica, enriquece la variedad presentada en esta Muestra Estatal de Teatro y ofrece una valiosa aportación a la producción teatral sonorense, que responde a las inquietudes de las nuevas generaciones de creadores, directores y actores del estado. La obra funciona a manera de testimonio que documenta el fenómeno de los castrati en la Italia del siglo XVI, desde su surgimiento y esplendor, hasta su decadencia y extinción en los albores del siglo XXI. Reconocidos por poseer una voz prodigiosa, poco se dice de los abusos inmorales y la inhumana explotación a la que eran sometidos para lograr convertirse en los ídolos de una época. Los castrati se representan en la obra como seres mutilados y divididos, como la antípoda de lo maligno y lo divino; lo angelical y lo monstruoso. De monstruos y prodigios es una obra oscura que explora una dimensión desviada de la humanidad, donde lo grotesco se convierten en un delirio social que abarca y enerva a una sociedad completa y se propaga por todo Europa con el beneplácito de la Iglesia y el respaldo de la aristocracia. Abemvs Teatro monta esta prestigiada obra del dramaturgo Jorge Kuri (†), que fuera catapultada internacionalmente por el director Claudio Valdés Kuri hace más de una década. Ahora, bajo la dirección de la joven promesa Saúl Barrios, esta atípica y vanguardista producción se presenta en el estado de Sonora para el gusto y desconcierto del público local. El montaje de Saúl Barrios contó con las aportaciones de Saraí Stelia Noriega y de Perla Jazmín López en la dirección musical y dancística, respectivamente. Apegada a la propuesta de Valdés Kuri, la adaptación de Abemvs Teatro integra los discursos estéticos de la ópera, la danza y el teatro, en medio de una plasticidad escénica perturbadora que nos remite a nuestras peores pesadillas. En la obra desfilan seres contrahechos: mutilados, deformes, siameses –clara representación de la dualidad de los castrati– y quimeras; interpretados con maestría por Ariel Arce (Quirón), Daniel Soberanes (Jean), Gabriel Aínza (Ambroise), Stelia Noriega (Galuppi / Castrato), Perla López (Sulaimán) y el maestro Luis Ricardo Gaitán (Napoleón). Sin duda, De monstruos y prodigios despertó la inquietud en más de uno de los asistentes sobre estas extrañas figuras que se esconden en el mito. Quedo convencido que quienes nos situamos frente a esta puesta en escena y reímos con socarronería de los chistes negros de los personajes, solo reconocimos la monstruosidad profunda que nos habita.

11 de agosto 2017

WWW.ISC.GOB.MX

Edición: Alejandra Olay Coedición: Marreyna Arias Información: Carlos Sánchez, Samantha Leyva Corrección: Rosy Orozco, Óscar Grajeda Diseño: Argelia Juárez Fotografía: Juan Casanova

Por Carlos Sánchez

M

arcos González es maestro de la Universidad de Sonora en la Licenciatura en Artes. Dirige teatro desde muchos años ha. Inquieto, construye foros, hace comunidad, una y otra vez se lanza a la aventura, a la emoción de dirigir. Mostrar es la premisa. Hoy es Tiempo de pitayas y calabacitas tiernas título de la obra que presentará en el marco de la Muestra Estatal de Teatro 2017 que organiza el Instituto Sonorense de Cultura, con apoyo del Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Cultura. ¿De qué va, quiénes actúan en este montaje escénico? Pásele a esta conversación, apreciable lector:

—Marcos, háblame del guion de Tiempo de pitahayas y calabacitas tiernas. —Es una propuesta de René Córdova, y como sabes, René es, aparte de amigo, historiador y antropólogo, ha incursionado también en la guionización y en el drama; entonces nos mandó está propuesta y nosotros dijimos: órale, está interesante. La historia está situada en el Pitic, en épocas precoloniales, antes de la fundación de la Santísima Trinidad del Pitic y hasta la actualidad. Este es un juego cómico que presenta circunstancias chuscas con parejas a través del tiempo, que se van encontrando desde antes de la Colonia y hasta nuestros días en un barrio hermosillense. Básicamente esa es la propuesta, una óptica de diversidad. —¿Sería como un punto toral la diversidad? —Sí. Y es el jugar con términos históricos, en un ejercicio ligero para público amplio. Se pensó y se estrenó en un espacio como restaurante-bar. —¿Por qué es importante tocar el tema de la diversidad? —Nos urge asimilarnos, pensarnos y asumirnos como diversos, como lo que somos. Creo que el país tiene un grave problema en ese sentido, es demasiado conservador en su opinión de sí mismo y cada parte del múltiple México, del diverso México, del diverso Sonora o de esta región donde vivimos; se imagina cada parte como única y no incluye a las otras, no se entiende esta multiplicidad de origen en sí y de sentidos que pueda haber para explicarnos, sabernos y asumirnos. —¿Cómo es tu trabajo de director? ¿Dictas el montaje o hay un proceso de interacción con el reparto? —Todo depende de muchos factores, generalmente de factores de producción. Si tú tienes una obra que debes montar en quince o veinte días y tienes muchísima gente y es formato grande, todo tiene que estar prediseñado. Entonces va y se pasa a escena con los ajustes que tengas que ir haciendo, pero sí tiene que existir una planeación fuerte y grande. Esto debería de aplicarse en cualquier momento, pero es muy diferente cuando la producción es una puesta pedagógica. Ahí yo creo deber ser lo contrario: no debería haber puesta en escena en principio porque lo que importa es el ejercicio pedagógico que tú vas a hacer con la puesta misma. En esos dos extremos, se pueden citar un montón de colores diversos, de diversos grises que dependen del caso. En esta ocasión, es un trabajo muy sencillo porque se estrenó con dos actores, Karen Valencia y Jorge Motel, y era solamente una pequeña tarima donde todo ocurría, una cosa sencilla y frontal. —¿Por qué la elección de estos dos actores para el montaje? —Forman parte de la organización escénica de La choya. Estaban dispuestos, les interesó y con ellos empezamos. Ahora están Rubén Araiza y Fernanda Polanco, también ha participado Glenda Landavazo con intervenciones musicales y demás. —Cuéntame sobre la importancia de la existencia de las muestras, tomando en cuenta que esta obra se presenta en la Muestra Estatal de Teatro 2017. —Para mí una muestra es una muestra, punto. Se muestra lo que existe, lo que hay. Desde ese punto de vista es interesante mostrarlo al público, sobre todo, porque nosotros mismos, la gente de teatro, ya más o menos sabemos lo que hay en cartelera, y este es un momento para decirle al público sonorense: aquí está toda esta diversidad de propuestas, diversidad de ideas, diversidad de manera de hacer y pensarse. Creo que esa es su gran importancia, aparte es un momento de encuentro, pero bueno, no tendría que ser este el momento exclusivo, sino que encuentros puede haber en otros momentos.

El teatro para pensarnos y asumirnos como diversos El director y maestro,

marcos gonzález conversa sobre su experiencia en el montaje Tiempo de pitayas y calabacitas y tiernas

Tiempo de pitayas y calabacitas tiernas, de René Córdova, bajo la dirección de Marcos González se presentará hoy en el Teatro íntimo Xicotelcatl Gutiérrez, de la Casa de la Cultura de Sonora. Admisión gratuita, cupo limitado. Compañía La Choya Organización Escénica.


www.isc.gob.mx

Sonia H

León

recibirá presea Desierto Ícaro en la Muestra Estatal de Teatro

ermosillo, Sonora, 11 de agosto de 2017.- En el marco de la Muestra Estatal de Teatro 2017 y por segundo año consecutivo el Instituto Sonorense de Cultura (ISC) entregará la presea Desierto Ícaro a un artista de amplia trayectoria que se ha distinguido por su aportación y perseverancia en el arte escénico. Este año se rinde homenaje a la actriz y directora Sonia León. Así lo anunció el director general del ISC, Mario Welfo Álvarez Beltrán, tras señalar que la decisión fue tomada por un comité conformado por integrantes de la comunidad teatral: Fernando Muñoz, Marcos González, Roberto Méndez, Paquita Esquer y Raúl Ortiz, acreedor del primer reconocimiento el año pasado. “Su trayectoria ejemplar, la trascendencia de su obra artística, acciones y acontecimientos en beneficio del arte respaldan este homenaje sustentado en el mito de Ícaro, quien volaba directo al sol, a pesar de que se quemaban sus alas. Este es un reconocimiento a la resistencia, perseverancia e impulso necesario para preservar el legado cultural de nuestro estado”, expresó el titular del ISC.

La estatuilla denominada Desierto Ícaro es de barro, diseñada y manufacturada por Ángel Luzanilla, artista plástico sonorense, quien plasmó en esta escultura los valores y las características de nuestra tierra, como el sol, el desierto, el mar y el corazón de Ícaro. La ceremonia se realizará el domingo 13 de agosto a las 18:00 horas en el Teatro de la Ciudad, antes de la última función a cargo de la compañía nacional invitada con la obra Cosas pequeñas y extraordinarias, bajo la dirección de Micaela Gramajo. Al término, el jurado deliberará para elegir al grupo que representará a Sonora en la Muestra Regional de Teatro que también será en Hermosillo los días 29 y 30 de septiembre. Sonia León en la historia del teatro • Originaria de Santa Ana, Sonora • Estudió en la Escuela de Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes • El 2 de diciembre de 1970 pisó por primera vez un escenario • Fundadora de la Casa de la Cultura de Sonora • Durante más de 20 años ha montado la pastorela Los demonios andan sueltos • Fundó las compañías de teatro de la Casa de la Cultura (1983), Las divinas garzas (1996) y Lión Producciones (2004) • Forma parte de la Asociación de Editoras y Comunicadoras de Sonora • Actualmente radica en Puebla Películas • El principio del fin (1971) • La otra virginidad (1973) • La vida cambia (1974) • Lo mejor de Teresa (1976) Actriz y directora • Orinoco (1985) • Todos somos culpables (1986) • El Principito (directora, 1986) • Rosa de dos aromas (1987) • A pesar de la lluvia (directora y actriz, 1989) • Retrato de una pareja perfecta (directora, 1991) • Pa’ acabarla de amolar (1999) • Güevos rancheros (2001) Televisión • Diles que no me maten (1984) • La tuba de Goyo Trejo (1984) • Los de hasta abajo (1985) • Doña Justina (1990)

El teatro del noroeste: propuestas polícromas Por Samantha Leyva

Los dramaturgos Roberto Corella y Rodolfo Arriaga abordaron el panorama de las actividades narrativas y escénicas en la región noroeste, durante el cuarto conversatorio sobre Teatro Regional en la Muestra Estatal de Teatro Sonora 2017. “El teatro es la búsqueda de uno mismo a través de la expresión -señaló Corella- es la expresión de manifiesto a la identidad y a las problemáticas que les aquejan. Pero hace tiempo que el teatro llamado regional, del norte o de frontera, dejó de ser monocromático para convertirse en diverso, con propuestas polícromas”. Explicó que hace años, el teatro local se reducía a interpretaciones musicales, sketches, bailables o declamaciones. Dijo: “Las grandes obras que se presentaban eran traídas casi siempre desde Ciudad de México o San Francisco. Aquí se hacía teatro con entusiasmo, más que con otra cosa”.

Rodolfo Arriega puntualizó: “Aunque amenazado por el cine, el teatro se negó a dar el último estirón. La construcción de más de setenta teatros alrededor del país; el impulso que otorgaron las universidades a la escena artística y el entusiasmo de los creadores, logró colocar a la disciplina teatral de los estados del noroeste de México en el plano nacional”. En este conversatorio, se hizo alusión al importante papel que han jugado dramaturgos, directores, actores, actrices y hasta la permanencia de recintos y foros como la Muestra Estatal de Teatro, para el desarrollo del arte escénico. Y así, sin darse cuenta, con transmisión de facebook en vivo, Arriaga y Corella agregaron una nueva conversación que se suma a la historia del teatro regional y a la necesidad de compartir e intercambiar experiencias.

Una nube da esperanza

Por Samantha Leyva

El cuarto día de la Muestra Estatal de Teatro Sonora abrió el telón a Naamu y el enigma de los yoris, en una acertada coincidencia por la celebración un día antes del Día Internacional de los Pueblos Indígenas. Las butacas del Teatro íntimo Xicoténcatl Gutiérrez fueron rápidamente ocupadas por niños, jóvenes y familias completas. La puesta en escena, escrita y dirigida por Imanol Caneyada, es una excepción que transita por su trayectoria artística, siendo el primer proyecto dedicado al público infantil. El barrio de La Matanza es la locación. Ahí, Naamu –Nube en lengua yoem noki– ha crecido con su abuelo, dedicado a enseñarle la esencia de las tradiciones de una de las etnias más representativas de Sonora. La desolación de pueblos originarios ante la indiferencia de la sociedad y el poco respeto a culturas ancestrales, se ve representado por los “yoris” en pro del progreso de la ciudad, en un conflicto que se ha arrastrado desde hace años atrás. Sin embargo, también hay esperanza. El diálogo y el entendimiento son las principales herramientas para vencer las diferencias. Una representación colorida gracias al trabajo actoral encabezado por la gran trayectoria en teatro infantil de Rosa Vilá Font y su compañía homónima, y las interpretaciones de Nathaly Oliver (Naamu) y Marcos Maytorena (Tata Buitimea). Naamu y el enigma de los yoris es una celebración al multiculturalismo, a la dicha de coexistir en un mismo espacio con diversas costumbres y tradiciones que no hay que dejar de lado.

5 fanzine MET  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you