Issuu on Google+

Nuestro Semiรกrido

LOS VALORES Y EL PERFIL DEL PROMOTOR Y LA PROMOTORA DEL DESARROLLO RURAL COMUNITARIO SOSTENIBLE: Una Mirada hacia los senderos andados por el PROSALAFA

1

Barquisimeto, Abril 2012


LOS VALORES HUMANÍSTICOS DEL PROMOTOR Y LA PROMOTORA DEL DESARROLLO RURAL COMUNITARIO SOSTENIBLE: Una Mirada hacia los senderos andados por el PROSALAFA

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela: Hugo Rafael Chávez Frías Ministro del Poder Popular para la Agricultura y Tierras: Elías Jaua Milano Presidenta de la Fundación CIARA: Martha Bolívar Acosta Director de PROSALAFA II: José Alberto Cambero Redacción del Documento: Adriana Álvarez Juan José Escalona Héctor Rodríguez

Revisión del Documento: Alba Delgado

Corrección Ortotipográfica y de Estilo: Diagramación y Diseño Gráfico: Fotografías: Fundación CIARA

2


EQUIPO DE TRABAJO

Por FUNDACIÓN CIARA-PROSALAFA II:

Coordinación de la sistematización Ing. Agr. Alba Delgado

Apoyo Técnico Ing. Agr. Lisbe León Ing. Agr. Deira Bravo Margaret Delgado

Por FUNDAGRARIA:

Investigadores y Redactores

Lic. Adriana Alvarez Coord. General de FUNDAGRARIA y del equipo de sistematización

Ing. Agr. M.Sc. Héctor Rodríguez

Lic. Juan José Escalona

INFORMANTES Alfredo Rodríguez : “El Visionario de Majanería” Zonia Chirinos

: “La Madre Comunitaria”

Belkis Marín

: “La Alegre Ninfa de los Sueños de Urumaco”

Paulino Yépez

: “El Andariego del Bien Necesario”

3


SIGLAS Y ABREVIATURAS CAF

Corporación Andina de Fomento

CC

Consejo Comunal

CD

Comité Directivo

CIARA

Fundación de Capacitación e Innovación para Apoyar la Revolución Agraria

DCHS

Desarrollo de Capacidades Humanas y Sociales

DP

Desarrollo Productivo

FIDA

Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola

FUNDACITE MAS MPPAT PNDSB PROSALAFA I

PROSALAFA II

Fundación para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología Modelo Agrario Socialista Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras Plan Nacional de Desarrollo Simón Bolívar Proyecto de Apoyo a Pequeños Productores y Pescadores Artesanales de la Zona Semiárida de los Estados Lara y Falcón. Proyecto de Desarrollo Rural Sostenible para las Zonas

Semiáridas de los Estados Lara y Falcón,

Segunda Fase RMCRN

Rehabilitación, Manejo y Conservación de Recursos Naturales

SFR

Servicios Financieros Rurales

UA

Unidad Administrativa

UC

Unidad de Comunicaciones

UEP

Unidad Ejecutora del Proyecto

UG

Unidad de Género

USE

Unidad de Seguimiento y Evaluación

4


GLOSARIO Andariego, andariega: Expresión que señala a personas que van haciendo camino al andar. Baquiana, Baquiano: Término coloquial muy utilizado en las zonas rurales para identificar a una persona que tiene mucho conocimiento en aspectos geográficos, técnicos, humanos y culturales. Corralito: Una de las localidades beneficiarias del PROSALAFA, ubicada en el municipio Urumaco del estado Falcón, que ha recibido el aporte de los saberes de la señora Belkis Marín y donde tiene su lugar de residencia. El Maguey: Sector del caserío Majanería de la parroquia Camacaro, municipio Torres del estado Lara, donde tiene su residencia el señor Alfredo Rodríguez. Deriva su nombre de una planta suculenta, característica del semiárido, que pertenece a la familia de las agaváceas. Las Guarabas: Sector del caserío Majanería de la parroquia Camacaro, municipio Torres del estado Lara, que ha recibido beneficios de PROSALAFA II y aportes de los saberes del señor Alfredo Rodríguez. Su nombre se deriva de un árbol de la zona. Maporal: Una de las localidades beneficiarias del PROSALAFA II, ubicada en el municipio Federación del estado Falcón, que ha recibido el aporte de los saberes de la señora Zonia Chirinos y donde tiene su lugar de residencia.

Urumaco: Poblado del estado Falcón (Venezuela) capital del municipio homónimo (Municipio Urumaco), ubicado a 75 km al oeste de Coro. Pueblo de criadores, agricultores y comerciantes.

5


PRESENTACIÓN…El sendero se muestra a sí mismo.

El Gobierno Revolucionario de la República Bolivariana de Venezuela a través del Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras (MPPAT) y La Fundación de Capacitación e Innovación para Apoyar la Revolución Agraria (CIARA), ejecuta acciones en el semiárido de Lara y Falcón, a través del Proyecto de Desarrollo Rural Sostenible para las y Semiáridas de los estados Falcón y Lara, Segunda Fase (PROSALAFA II), mediante préstamo otorgado por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y la Corporación Andina de Fomento (CAF), así como, con recursos ordinarios del presupuesto nacional y aporte de los beneficiarios y beneficiarias. Este proyecto tiene como finalidad reducir la pobreza de las poblaciones rurales del semiárido mediante un proceso de desarrollo social y económico, ambientalmente sustentable y con equidad de género; fortaleciendo las capacidades de la población atendida y sus organizaciones, que le permitan participar activamente en el proceso de gestión del desarrollo de su comunidad en los ámbitos sociales, económicos y ambientales de sus microcuencas; promoviendo un proceso de cambio en las unidades de producción agrícola y no agrícola orientado al encadenamiento socioproductivo, a la soberanía y seguridad alimentaria y al beneficio social sostenible en los espacios territoriales de las microcuencas; facilitando el acceso de los pobladores rurales a los servicios financieros; y generando procesos de conservación, protección, rehabilitación y manejo racional y eficiente de los recursos naturales en los espacios territoriales de las microcuencas.

El Proyecto cubre las comunidades rurales pobres de las microcuencas de 14 municipalidades de las zonas semiáridas de los Estados Falcón (Municipios Buchivacoa, Colina, Democracia, Falcón, Federación, Miranda,

6


Sucre y Urumaco) y Lara (Municipios Crespo, Iribarren, Jiménez, Morán, Torres y Urdaneta).

Para llevar a cabo esta estrategia de desarrollo rural sostenible, la Fundación CIARA a través del PROSALAFA II propone que el desarrollo comunitario descansa sobre un conjunto de valores compartidos, creados como proceso social y organizativo. Estos valores sustentan los principios y la ética de la comunidad; ello, prevalece en los aspectos relevantes manifestados y promovidos con el ejemplo por el promotor y la promotora del desarrollo rural sostenible. Desde este contexto, La fundación CIARA a través del PROSALAFA II, ha contado con promotores y promotoras del desarrollo de las comunidades donde hace vida, a quienes ha fortalecido sus capacidades, sobre todo de liderazgo para que sean más efectivos en el desempeño de sus roles. Entre estos promotores y promotoras se tiene personal extensionista del Proyecto y habitantes de las comunidades atendidas.

Considerando estos aspectos definidos por PROSALAFA II, se reconstruyeron cuatro (4) historias de vida de promotores y promotoras del desarrollo rural sostenible, quienes han andado los senderos del semiárido.

Estos son los relatos de vida promotora, relatos manifestados de días vividos, semblanzas de principios y valores que fundamentan una ética campesina, producto del quehacer cotidiano que los define como líderes y lideresas que se esmeran por la participación protagónica y la suma de los colectivos. Son baquianas y baquianos del conocimiento y la acción promotora para seguir sus propias huellas, mientras hacen camino andando los senderos del PROSALAFA. He aquí los sueños transformados en vivencias de Alfredo: El Visionario de Majanería, La Mirada Mística de Las Guarabas; Zonia: La Madre Comunitaria; Paulino: El Andariego del Bien Necesario y Belkis: La Ninfa de los Sueños de Urumaco. 7

Alegre


REINICIANDO EL SENDERO PARA EL REENCUENTRO CON LAS BAQUIANAS Y LOS BAQUIANOS DEL SEMIÁRIDO Entre la gente y PROSALAFA se dio eso. La gente puso lo mejor de sí, su cultura, su espiritualidad, su voluntad, su fe y PROSALAFA puso los recursos, las metodologías, la capacitación. Paulino Yépez

REFERENCIAL ESTRATEGICO DEL PROYECTO.

El PROSALAFA II se desarrolla en 14 municipalidades de las zonas semiáridas de los Estados

Falcón y Lara (Figuras 1 y 2) sobre la base

estratégica de un referencial filosófico, ideológico y operativo, vinculado al Plan Nacional de Desarrollo Simón Bolívar (PNDSB) y a los lineamientos permanentes para la construcción del Estado Revolucionario, Bolivariano y Socialista (ERBS), según la perspectiva Venezolana. Esta base tiene las siguientes premisas:  La microcuenca, como la unidad territorial básica para el desarrollo rural de las zonas semiáridas.  Las acciones prioritarias y las inversiones centradas en la rehabilitación, uso y manejo integrado de los recursos naturales de las zonas semiáridas.  Comprensión y respeto por los valores locales y otras visiones del desarrollo.  Enfoque integral del desarrollo rural: social, económico, productivo y ambiental, con equidad de género.  Participación y empoderamiento de las comunidades de las zonas semiáridas. 8


 Planificación participativa y protagónica estratégica del desarrollo rural a mediano y largo plazo.  Las actividades económicas se orientan hacia la consolidación del trabajo colectivo y de empresas de propiedad y producción social.  Utiliza la coordinación interinstitucional e intra-institucional, tanto pública como privada, especialmente con los gobiernos regionales y locales.

Figura 1 Mapa del Área del Proyecto del Estado de Falcón

Figura 2: Mapa del Área del Proyecto del Estado de Lara

9


LA MEMORIA ECOLÓGICA DEL SEMIÁRIDO: LA BAQUIANA DEL CONOCIMIENTO Y LA ACCIÓN PARA VIVIR VIVIENDO Uno va aprendiendo y enseñando toda la vida. Belkis Marín

Es urgente la necesidad de considerar la posibilidad de salvar al planeta tierra (Esfereta, según apreciaciones poéticas de la cantautora ecológica Leonor Fuguett). Ya no es un quizás, sino una certera realidad el significativo hecho de la crisis del mundo que habitamos. Según Rodríguez (2011), el planeta tierra se debate entre las aspiraciones de un mundo por sobrevivir y la barbarie inclemente que no le importa el valor de la vida. La noción de vida actual es fiel reflejo de la pérdida de conciencia de la humanidad, que privilegia los sistemas de producción vinculados a los mercados, a la oferta, a la demanda que impone el libre comercio mundial. La vida es una mercancía. Todo tiene precio. El costo es la vida. Todo gira en torno a la ilusión del consumo. Allí están los resultados: mercantilización de la vida, pérdida de biodiversidad, pérdida de suelos y nutrientes, desertificación, incorporación de tecnologías aberrantes que envenenan la vida

para crear dependencia y olvido. Ante este panorama

desolador, destaca Rodríguez (ob.cit.), surgen experiencias que apuntan hacia el rescate del planeta desde la memoria ecológica de los pueblos. Cada pueblo, como esencia de una comunidad de vida que sueña vivir, yace en los cimientos de sus recuerdos. Estos recuerdos son la manifestación del conocimiento que permite la continuidad del ir y el venir.

Este ir y venir es la memoria que

transforma desde la particularidad de la reflexión profunda, cuya esencia es el valor de la vida, la verdadera esencia de la vida vivenciada por nuestra gente, la que vive la cultura campesina, como un enfoque para convivir, como una 10


filosofía para soñar alboradas, como experiencia de vida, como memoria y legado de nuestra cultura aborigen.

En este sentido, se hace evidente la necesidad

de

recuperar

la

memoria

ecológica de nuestras comunidades, donde gravitan las historias y los relatos de vida del hombre, la mujer, los jóvenes, niños y niñas, de las nubes, de la brisa, del cielo, de los acantilados, del sol, de los cantos profundos de las avecillas que integran la gran comunidad de vida que somos todos.

La experiencia del PROSALAFA es ejemplo vivo de ello. Esa experiencia ha encontrado, que todo accionar humano se soporta sobre bases filosóficas y éticas profundamente humanas, que a su vez se derivan de valores espirituales heredados o surgidos desde la conciencia colectiva del semiárido de los estados Lara y Falcón.

11


CONSIDERACIONES SOBRE LA NATURALEZA DEL CONOCIMIENTO EMERGIDO DE LA MEMORIA DEL SEMIÁRIDO (EPISTEMOLOGÍA), DE LA REALIDAD VIVENCIADA (ONTOLOGÍA) Y DE LA METODOLOGÍA PARA APRECIAR LOS HALLAZGOS …con puro escuchar y de las conversaciones se aprende mucho, sabe. Alfredo Rodríguez

En este estudio, se planteó entender el concepto desde la

de

“conocimiento

campesino”

opción epistemológica de la

dialéctica y la opción ontológica del enfoque sistémico. En este sentido, el conocimiento es

producto

de

interacciones.

Todos

tenemos apreciaciones de cada realidad vivida, todo está conectado. Hay una dialéctica permanente. Si existe una dialéctica permanente, entonces es porque todo está conectado. Tal como lo señala Martínez (2003): “… toda realidad, desde el átomo hasta la galaxia, está configurada por sistemas de muy alto nivel de complejidad, donde cada parte interactúa con todas las demás y con el todo”. (p.44)

El enfoque cualitativo de

esta investigación es, por su propia naturaleza, dialéctico y sistémico.

Se

seleccionó

el

paradigma

cualitativo

bajo

la

perspectiva

fenomenológica-hermenéutica. El método de relatos de vida, aproximándose a la técnica de la entrevista a profundidad para “ver” los hallazgos, permitió emerger el conocimiento desde la subjetividad de los baquianos y baquianas, del interior de sus mundos vividos y realidades experienciadas.

Esta metodología de relatos de vida, sirvió como instrumento de sistematización de la experiencia dibujada por los promotores y las promotoras del Desarrollo Rural Comunitario, en el Semiárido de los Estados Lara y Falcón. 12


En este sentido, se recogieron desde la palabra viva de Alfredo, Zonia, Belkis y Paulino, la vida vivenciada desde la cotidianidad, integrada a los elementos teóricos que emergieron mientras iban reconstruyendo sus memorias alineadas desde una interpretación crítica a objeto de ser conceptualizada.

En concordancia con lo anterior, los relatos de vida que aquí aparecen en sí, manifiestan una sistematización de experiencias desde la práctica, construyendo historia desde el día a día para reconstruir una manera de vivir. Esta manera de vivir es reflexionada desde el alma viva de los entrevistados, considerando la realidad como un proceso dinámico que va descubriendo, que va encontrando y que va transformando la realidad causalmente vivida. Se definieron los universos del estudio en función de los cuatro relatos de vida recogidos en este proceso de sistematización.

Se establecieron las unidades de análisis de acuerdo a lo que detalla Pérez (1998), quién manifiesta que las unidades de análisis se comportan como núcleos significativos, con basta información que puede clasificarse para encontrar sentidos y significancia a determinados hallazgos.

Las categorías y subcategorías se construyeron desde la temporalidad y el trayecto de los días vividos, que según Pérez, citado por Rivero (2006), la triangulación temporal recoge información contrastada de los diferentes momentos, utilizando el antes, el durante y el después.

La sistematización de las categorías y subcategorías, partiendo de la temporalidad y el trayecto andando el camino del PROSALAFA y apoyadas por los hallazgos en el discurso, se realizaron mediante la construcción de matrices, desde donde emergieron los hallazgos en plena interacción en función de los valores humanísticos y el perfil del promotor y la promotora del desarrollo rural comunitario sostenible. 13


Cada fase de la sistematización se profundizó mediante una triangulación, la cual fue la herramienta para reconstruir y darle significado a la información proveniente de cada relato de vida.

Para los efectos de este estudio, se planteó reconstruir los valores y el perfil de dos promotores y dos promotoras del desarrollo rural comunitario sostenible en el contexto del PROSALAFA, analizando el significado de las vivencias en la formación de sus valores. …Y AQUÍ APARECEN LAS PROMOTORAS Y LOS PROMOTORES DEL PROSALAFA QUE HAN HECHO CAMINO AL ANDAR ENTRE SENDEROS Y MEMORIAS OLOROSAS AL BELLO SOL DEL SEMIÁRIDO

Aparecen los recuerdos y vivencias en las memorias de los promotores y las promotoras del desarrollo rural comunitario sostenible. Allí aparecieron en los vericuetos senderos del semiárido. El encontrar en estas memorias de voces silenciosas, es vivir desde las afirmaciones que se convierten en interrogantes, que dejan huellas para seguir encontrando:

CUADRO Nº 1 HUELLAS Y ROSTROS EN EL SEMIÁRIDO

UBICACIÓN

Baquianas y Baquianos

ESTADO

MUNICIPIO

PARROQUIA

CASERÍO

Alfredo Rodríguez

Lara

Torres

Camacaro

Majanería

Zonia Chirinos

Falcón

Federación

Agua larga

Maporal

Paulino Yépez

Lara

Iribarren

Concepción

Barquisimeto

Belkis Marín

Falcón

Urumaco

Urumaco

Corralito

14


Manuel

Alfredo

Rodríguez:

Este

promotor

del

Desarrollo Rural Sostenible, surcador de los caminos del semiárido Larense, nació el 10 de agosto de 1.954 en el caserío Majanería, sector El Maguey, municipio Torres en el estado Lara. Desde pequeño incursionó en actividades inherentes al trabajo comunitario. Vivió experiencias de trabajo y estudio en la ciudad de Barquisimeto hasta completar su bachillerato. De vuelta a su terruño, influenciado por una reflexión profunda de venir a “cuidar lo suyo”, formó una familia compuesta por Victoria, su compañera de siempre, dos hijas y dos hijos, a quienes les ha inculcado los valores espirituales que confluyen en el servir a los demás. Desde ese momento se dedicó a las actividades caprinas y una vez llegado PROSALAFA, incursionó en la producción de derivados lácteos, quesos y conservas de leche de cabra; asimismo, se ha dedicado con esmero a la promoción del trabajo comunitario y organizativo en su comunidad.

Zonia Chirinos: Esta promotora del Desarrollo Rural Comunitario, nació en Maracaibo, estado Zulia, un 20 de febrero de 1.958. Posteriormente, tras las andanzas de quien sería su pareja de siempre, se vino a Maporal, municipio Federación en el estado Falcón. Allí incursionó en la elaboración de manualidades (tejidos) y debido a su naturaleza solidaria, fue destacándose como una lideresa de las comunidades aledañas, asumiendo riesgos y aceptando retos y compromisos para brindar y apoyar un mejor vivir entre su familia, que según ella, es toda la comunidad.

Es una vencedora

egresada de la Misión Ribas y en su comunidad la llaman La Madre Comunitaria, porque también destaca en los aspectos de consejera, saberes medicinales y formadora de valores en niños, niñas, jóvenes y adultos. Con apoyo de PROSALAFA, maneja junto a su compañero, un rebaño caprino el cual le sirve para la producción de derivados lácteos, tales como conservas, quesos y sueros. 15


Paulino Yépez: Este promotor del Desarrollo Rural Comunitario, nació en la comunidad Ojo de Agua, hoy parroquia Hilario Luna y Luna, municipio Morán del estado Lara, un 22 de junio del año 1950. Padre de 3 hijos, dos hembras y un varón, frutos de la unión con su amiga y compañera de siempre, Victoria. Desarrolló estudios y egresó como Perito Agropecuario en la ciudad de Rubio, estado Táchira, y desde esa fecha, se ha dedicado al trabajo con comunidades campesinas en el área de la producción vegetal y animal y en el área social vinculada a procesos organizativos y sistematización de experiencias de los saberes del campo. En 1.993 ingresa como técnico a PROSALAFA, dedicándose a la promoción del Desarrollo Rural Sostenible en el Semiárido de Lara y Falcón. Es personal jubilado de la Fundación Ciara, y actualmente se desempeña como agricultor y promotor del Desarrollo Rural Sostenible en las zonas altas de Lara (Municipio Andrés Eloy Blanco).

Belkis Marín: Esta promotora del Desarrollo Rural Comunitario, nació en la ciudad de Coro, un 28 de abril del año 1.963. Se formó como Técnico Superior en Agropecuaria. A los 29 años de edad, se unió en matrimonio y fruto de éste, tiene 2 hijas. En el año 1.992, inicia sus actividades de PROSALAFA, como técnica, dedicándose a la extensión y promoción de actividades de Desarrollo Rural Sostenible en el Semiárido del estado Falcón, desde esa fecha, se ha dedicado al trabajo con comunidades campesinas en el área de la producción caprina y en el área social vinculada a procesos organizativos y es fiel defensora y protectora del ambiente.

16


SITUACIÓN INICIAL “…Siento que cuando me dedico a los demás, soy responsable y esa es una responsabilidad que tengo con Dios” Zonia Chirinos

En los relatos iniciales que se contextualizaban en la cultura propia del semiárido, se podía afirmar que las limitantes de la agricultura tanto de parte de los problemas de los suelos y la falta de cursos de agua permanente que posibilitaran el riego, así como el tipo de tenencia de la tierra podían ser manejables. Zonia, acude a sus presentes recuerdos:

Antes no se tenía donde sembrar una matica, criar un animalito, pero después que llegó PROSALAFA con las organizaciones la cosa ha mejorao. PROSALAFA llega en una época que era crucial para nosotros, no había agua, los animales se tuvieron que llevar para otras partes, emigraron. Teníamos que buscar allá lejos, donde hay un ojo de agua, la buscábamos con unos burros. Se apreciaba en las propuestas iniciales de desarrollo, que la sostenibilidad productiva del sistema debería tener una nueva forma de manejo cultural de la ganadería caprina, de tal manera que permitiera la regeneración del bosque, obteniendo mayor valor agregado a partir de la leche y otros subproductos. Esas propuestas iniciales tuvieron que ampliar sus perspectivas, según lo señala Paulino, uno de sus protagonistas: …el proyecto al principio traía unos modelos de desarrollo, que como todo había que revisarlo, porque a veces no se adaptaba a la realidad de la comunidad. Luego nos dimos 17


cuenta que en la comunidad había una realidad, desde esa realidad tuvimos una visión más amplia del proyecto. Esa perspectiva era el gran desafío que enfrentaba el PROSALAFA, ya que la forma extensiva de crianza caprina era parte de la cultura local, y por lo mismo, muy difícil de cambiar. De esta manera lo destaca Alfredo: …cuando empieza a venir PROSALAFA, entonces pues yo ya tenía intenciones o ideas de cómo era que se podía trabajar con chivos y bueno entonces me cayeron como anillo al dedo, porque si, yo ya había trabajado con animales y ellos venían con la intención de ayudar a uno, entonces se me hacía un poco fácil la cuestión y lamentablemente yo no estaba en el ámbito que ellos iban a cubrir, pero de todas maneras como yo estaba interesado en los talleres, en la cosa, siempre me metía en los talleres… El PROSALAFA tejió como misión, introducir algunas mejoras técnicas y de organización social a las comunidades del semiárido de Lara y Falcón; de tal manera, que les permitieran vivir mejor, tener mejor agua para disminuir los problemas sanitarios, así como alimentos de mejor calidad.

La estrategia general del proyecto, se ha fundamentado en capacitar a los beneficiarios y beneficiarias para la participación organizada en las acciones del proyecto y en la gestión de su desarrollo; construcción de obras para captar agua de lluvia para uso de la producción

18


agropecuaria y el consumo humano; generación, validación y transferencia de tecnología apropiada a las condiciones de producción del semiárido; fomento de microempresas y financiamiento para demandas rurales sustentables.

Al inicio, las actividades económicas más generalizadas en el área del proyecto eran la crianza extensiva de caprinos; cultivos varios en conuco; cultivos comerciales como la piña, sisal y sábila; venta estacional de las fuerzas de trabajo y diversas formas de artesanías. Así lo recuerda Paulino: …yo estuve en Rastrojito y empecé a buscar a los sembradores de tomate, de caprino y yo no veía nada. Empecé a visitar casa por casa y me doy cuenta que las familias lo que trabajaban era la producción artesanal de hamacas

Inicialmente se manifestaba el trabajo individual, la desmotivación, la apatía, como expresión viva del sistema que los apartaba, los excluía y los convertía en instrumentos indignos de un sistema que sólo apetecía el dinero. En este sentido, Alfredo puntualiza:

Yo creo que eso fue una de las partes que a mí más me involucró con PROSALAFA, porque cuando ellos llegaron, mire, aquí había gente muy apática. Yo veía que PROSALAFA traía muchas ideas bonitas, buenas y la gente no le querían hacer caso, entonces yo no concebía que se fueran a ir la gente de PROSALAFA con unos proyectos tan bonitos…entonces pues, yo viendo eso, siempre traté de participar con mi familia y al que podía le decía que fuera a los talleres, a los cursos, porque eso hace mucha falta que aprendamos las cosas. Yo creo que eso fue una de las cosas 19


que más me hizo meterme con PROSALAFA, porque yo cuanta cosa había, me metía a favor de que se diera. La manifestación humanística de estas comunidades, fue destacada por los técnicos iniciales del proyecto, como gente humilde, trabajadora, con un ritmo de vida muy lento. En la mayoría de los casos, no tenían registrada la historia de la comunidad, aunque la memoria histórica se expresaba en forma oral.

No existía una reflexión profunda sobre la realidad, los orígenes y la causa del por qué vivían como vivían. Alfredo medita y desde su evocación señala: “cuando llegó PROSALAFA a uno no le preocupaban las cosas de los demás”. La identidad estaba escondida, secuestrada, quizás.

Inclusive, muchos no

veían sus problemas, convivían siempre con lo mismo y por eso no lo sentían como problema. Quizás no existía una visión hacia adentro.

Los propósitos del PROSALAFA se han ido modificando en el transcurso de su ejecución. Belkis se posa en sus primeras vivencias con el proyecto para reafirmarlo: “En ese tiempo PROSALAFA se dividía en esa forma, el abordaje de comunidades era a través de las unidades técnicas operativas, a diferencia de lo que es PROSALAFA ahorita que su base natural es la microcuenca”. El énfasis mayor inicialmente estuvo conducido a la construcción de obras para dotar de agua a la población beneficiaria, particularmente de agua para riego y alimentación de los caprinos.

Luego

surgió con fuerza la necesidad de mejorar el abastecimiento de agua para consumo humano y se incentivó la construcción de cisternas. Otro componente del proyecto fue el crédito para apoyar la producción vegetal y animal. Igualmente, se incursionó en actividades de artesanía apoyando la cerámica y la fabricación de hamacas. 20


Las obras de riego y de cisternas, además de dotar de agua a las familias de las comunidades, tuvieron el propósito de incentivar la organización social para el mejoramiento de las condiciones de vida y de la producción. En esos programas de fomento y apoyo a la organización, se consideró debidamente la formación campesina en aspectos humanísticos; de tal modo, que todas las actividades inherentes a la conservación y mantenimiento de obras de captación y de acopio de agua, actividades productivas, recuperaciones de créditos, entre otras, tuvieran un marcado enfoque sostenible. Alfredo acude a su memoria viajera y afirma desde el recuerdo vivido: …llegaron los talleres de promotor campesino, que esa fue otra bendición, que nos enseñaron a como tratar la gente, como hacer evaluaciones, como hacer experimentos, como portarse como debe ser y bueno, entonces ahí, hemos venido creciendo, a veces llevando duro, pero con la bendición de Dios, siempre salimos adelante y cosas que, por lo menos nosotros le pedimos a Dios que nos de sabiduría, que nos oriente, para hacer que la gente se encuentre tranquila y en fin pues, muchas cosas que por lo menos uno no se recuerda, este, anteriormente uno no cuidaba el ambiente… El PROSALAFA constituye un meritorio aporte con una esencia altamente significativa bajo el enfoque de desarrollo rural sostenible como una experiencia de vida para las familias campesinas, que decidieron existir en los escenarios vivos del semiárido larense y falconiano. Antes de la llegada del PROSALAFA, en estos terruños ya estaba la armonía profunda, solo que enmascarada por la desidia y la miseria humana, fiel reflejo del sistema capitalista, que solo vislumbra una sociedad de humanos y de recursos naturales en general, como una oportunidad para hacer emerger mercancías y fundamentos de oferta y demanda, que soportarán un modelo con basamentos ilusorios en el tener.

21


SITUACIÓN ACTUAL: CONVERSANDO CON LOS HALLAZGOS …Yo he aprendido que hay que pujar…porque cuando uno tiene que hacer las cosas, tiene que hacerlas y más nada, no hay que llenarse de miedo o pena… Zonia Chirinos

ENCONTRANDO LOS VALORES QUE DIBUJAN LA ÉTICA DEL CAMINO ANDADO Aparecen los valores humanísticos que se decantan de la memoria profunda de los baquianos y baquianas de las vivencias del semiárido. Con sólo escuchar, observando sus miradas frescas, sus gestos febriles de emociones mágicas, guardar silencio ante sus evocaciones que hacían vivir sus días presentes, esperar por respuestas certeras antes de hacer preguntas ahogadas de silencio. Así fueron apareciendo, de la nada, del todo, de la propia libertad de los investigadores, los principios, el enfoque filosófico de la vida vivida, los valores que dibujan el perfil armónico del ser en esencia una promotora, un promotor del desarrollo rural sostenible. Fuentes de aguas sabias que llegan a ríos de saberes por descubrir, océanos de frases que nos permiten encontrar esperanzas en sus memorias ecológicas casi olvidadas. Emergen las silenciosas voces del semiárido, del mundo del amor necesario.

En este sentido, la temporalidad y el trayecto del sendero andado del PROSALAFA permiten que se asome la dimensión espiritual (Figura 3) y desde esta primigenia esencia del SER, se dibuja la dimensión social (Figura 4), la cual se expande por los caminos del viento y aparece en los fluidos de la armonía profunda, que en el boceto infinito de la identidad de la vida, dibuja la dimensión integral (Figura 5) para grabarnos a fuego lento, que todos somos uno:

22


LA DIMENSIÓN ESPIRITUAL DEL PROMOTOR Y LA PROMOTORA DEL DESARROLLO RURAL COMUNITARIO SOSTENIBLE

Figura 3. La Dimensión Espiritual del Promotor y la Promotora del Desarrollo Rural Comunitario Sostenible. Fuente: Derivaciones propias del estudio, 2012

La dimensión espiritual del promotor y la promotora del desarrollo rural comunitario sostenible, y en particular la experiencia vivida por los caminantes del exigido mundo del PROSALAFA, emerge como la primigenia llamarada del conocimiento manifestado en hechos concretos.

De tal modo, y como lo

aprecia Rodríguez (ob. cit.), el conocimiento previo de una dimensión vivenciada desde la armonía profunda de la espiritualidad, puede descifrar las sinergias escondidas entre los seres humanos, que se esconden y se disfrazan de breves ilusiones egoístas.

De la memoria vivida por Alfredo, viene a nuestro encuentro su diálogo interior:

23


…Yo diría que eso va de la mano, la formación espiritual que uno tiene, la creencia, los valores, con la promoción del desarrollo comunitario, el que no es sensible, ni creyente, no puede asumir un papel tan importante en la vida, como lo es ser guía, ayudar y orientar. Yo diría que esas cosas, por lo menos en esa parte, son cosas que le nacen a uno…nosotros siempre hemos estado pendiente de cosas que sean útiles pa’ la comunidad, porque a veces es lastimoso que lleguen cosas bonitas, pero si a veces nadie les hace caso, se pierden pues. Yo creo que eso fue una de las partes que a mí más me involucró con PROSALAFA.…Dios es todo lo bueno que hacemos. Todas las cosas tienen un lado malo y un lado bueno. Todo el lado bueno es Dios. Todas las cosas que uno hace si las hace con cariño van buenas, si las hace con maldad son malas. Yo cuando las hago, las hago con Amor.

Estas cantarinas visualizaciones del por qué se deben hacer las cosas, dejan una estela de armonía profunda, tal como lo señala Dyer (2010), quién pregona que en todos los seres humanos palpita una energía divina, energía que impregna al SER y lo posiciona en el vasto repertorio de pensamientos y conductas humanas. Descubrir ese yo interior, sublime, permite experimentar el júbilo que guiará y orientará la misión, manifestada en luz, claridad y amor hacia los demás. Este aspecto es reiterativo en el análisis que hace Rodríguez (ob.cit.), en el hallazgo de valores humanísticos desde la perspectiva de proyectar un ideal asociado a la naturaleza ecológica de que TODOS SOMOS UNO, y ese UNO es una energía sagrada que nos conecta a todos con el todo.

El pueblo que es UNO y de donde emergen los valores de Alfredo, Zonia, Paulino y Belkis, plantea la espiritualidad desde el servicio al prójimo, el más genuino planteamiento de la armonía profunda (Rodríguez, ob.cit.). Allí están 24


sus relatos, cargados de fe, en la fe del pueblo al cuál pertenecen, al que orientan, ayudan y sirven, cargados de amor por el necesitado. Estos elocuentes relatos dan fe manifiesta de la profundidad tejida de la perseverancia por llegar al encuentro de lo que nos pertenece: …que no he hecho yo aquí en esta comunidad… con todo esto que he hecho, yo creo que he ayudado al mundo y lo que me toca hacer es ayudar y seguir ayudando a todos los niños y jóvenes para que sean gente buena y aprendan a ayudar a los demás, sin esperar nada a cambio, sólo ayudar…yo desde que estaba pequeña podía percibir cosas espirituales…yo soy una mujer que yo misma me pongo mis límites (Zonia Chirinos). Yo creo que los procesos de sistematización se han enfocado mucho en la parte productiva, en la organización, pero hay esa partecita que es la espiritualidad de la gente y que es parte del desarrollo. Eso no se ve, hay que explorarlo, saber identificarlo. En las comunidades nos encontramos con un todo. Con personas que tienen sus saberes, tienen sus creencias, bueno imagínese, empezar a ahondar ahí, a sistematizar. Hay que trabajar mucho con todas estas personas y convertirse en “todero” (Risas), porque hay que hacer un trabajo integral, en lo productivo, en lo social, te decía ahora que hasta en la parte afectiva, los sentimientos, sus emociones, eso debemos tomarlo muy en cuenta. Eso se logra a través de la comunicación permanente, respetando lo que piense cada quién, comunicando cuando se está o no se está de acuerdo. Porque esa gente muchas veces tiene problemas, están desanimada y uno tiene que trabajar digamos que esa parte espiritual con ellos, porque sino, no vas a lograr ningún desarrollo, pues. Yo diría que eso es lo principal, trabajar la espiritualidad en las comunidades, eso nos ayuda a integrarnos al éxito de cualquier proyecto (Paulino Yépez). …Otra cosa que te voy a decir es que para trabajar con comunidades campesinas se debe ser muy espiritual, creer en Dios, pues, eso pa’ mí es lo principal…yo abogo por un planeta o mundo mejor, y lucharé y me 25


enfrentaré al que sea para seguir adelante, la lucha es fuerte, pero no hay que desmayar, es parte de mi misión y del compromiso también adquirido en PROSALAFA (Belkis Marín).

En concordancia con estos relatos de vida comunitaria, Dyer (2010) desarrolla la tesis de que formamos parte de un sistema inteligente, lo que supone que nuestro paso por la tierra tiene un propósito y esa razón tiene que ver con una energía espiritual, conocerla constituye la búsqueda sagrada y el reto de nuestras vidas. LA DIMENSIÓN SOCIAL DEL PROMOTOR Y LA PROMOTORA DEL DESARROLLO RURAL COMUNITARIO SOSTENIBLE

Figura 4. La Dimensión Social del Promotor y la Promotora del Desarrollo Rural Comunitario Sostenible. Fuente: Derivaciones propias del estudio, 2012.

Parafraseando a Platón, los hombres entran en asociación los unos con los otros porque poseen necesidades que sólo pueden satisfacer en común, 26


complementándose. No se bastan a sí mismos y tienen que ayudarse e intercambiar entre sí (Alonso, 2008). La experiencia del PROSALAFA destaca las vivencias exigidas desde los diferentes tipos de

organización que este

proyecto ha promovido. No es un hecho fortuito que Alfredo, pensante ideólogo de la comunidad de Las Guarabas, se valga de la caja rural de esos correderos vivos de historia, para aprender y enseñar los valores que requieren los seres sociales para vivir viviendo. La caja rural es la escuela: …y que siempre veamos las organizaciones como una escuela… Así como nosotros decimos acá, hacemos que esto sea como una escuela y nosotros siempre le decimos aquí a nuestros asociados que seamos diferentes y que como socios hagamos las cosas lo mejor que se pueda, para que el día de mañana nos sintamos satisfechos, porque los compañeros de uno o los asociados de acá se portan como debe ser. …que la gente recuerde a uno porque sean gente y no porque sea uno del mal vivir…entonces que sean críticos, que no se conformen con las cosas que hay…que tengamos ética, porque nosotros a veces hacemos las cosas por cumplir, por no dejar, no le aplicamos la ética, porque si vamos a hacer un dulce, que sea de calidad, bien bonito, que de que hablar pues, que no sea una cosa que no llame la atención, entonces, esa sería la tarea que tengamos cada uno de nosotros pues. …Ser gente es ayudar, ser buenos amigos, que no estén dando malos ejemplos, ser íntegros… es hacer el bien… ser personas que no tengan ponzoña, que no inyecten venenos, que no se metan en problemas y malos entendíos, eso es ser gente, ser personas, ayudar a los demás. Avanzar en la interacción social, destacando el principio de la fraternidad para hacer emerger los vínculos que se necesitan para que todos se sientan

27


uno y las realidades comunes sean vistas desde la perspectiva de la fragua colectiva, tal como lo aprecia Rodríguez (ob.cit.) y lo enfoca Zonia:

Hoy día mucha gente se ayuda gracias a la organización, antes no se podía porque cada quien estaba dedicado a lo suyo. Antes no se tenía donde sembrar una matica, criar un animalito, pero después que llegó PROSALAFA con las organizaciones la cosa ha mejorao… nos pidieron que hiciéramos una organización y yo me fui casa por casa, porque así es que yo me voy, casa por casa. Yo les voy preguntando: ¿Donde nos vamos a reunir? ¿En la de usted o en la mía? Yo les decía que tenemos que hacer esto, esto y esto, porque ese fue el plan de trabajo que nos dejaron…Soy revolucionaria porque yo siento que lo mío es de todos, eso creo yo que es socialismo. Muy joven, mi papá me daba todo, pero yo decidí irme con mi mamá, que no tenía nada, yo quería vivir la experiencia de la gente pobre, quería vivirlo en carne propia. Mire, yo decidí criar mis muchachitos en el monte, mi destino era aquí, aquí fue donde me puso Dios. Paulino y Belkis, fieles semblantes del rostro de la colectivización de las experiencias, se hacen eco de la necesidad de avanzar por el camino de la organización. Perciben en sus memorias, a fuego lento, que los hechos concretos,

definidos

como

infraestructuras,

servicios,

cambios

en

el

comportamiento social, son visibles a partir de la interacción entre los seres humanos: …empezamos a trabajar en la organización de los hamaqueros de Rastrojitos, eran como 60 familias. Esa fue otra vivencia. Es importante trabajar la organización, ya que ella será la clave para el avance. No se puede hablar de desarrollo comunitario ni de promotores si no se considera la organización…Si se fallaba por alguna u otra cosa, que se presentara, bueno entonces se le comunicaba a la gente los motivos, y eso es parte del éxito y lo dijeron las evaluaciones del proyecto. Como ejemplo de este éxito tenemos la organización, la caja 28


rural, las cooperativas que están trabajando, la parte del recurso hídrico, que se formó el sistema de los tanques cisternas para las casas, para varias familias… Otra cosa importante en cualquier proceso de desarrollo es el respeto a las opiniones de los demás, así uno no comparta esa opinión, hay que respetarlas, porque esas opiniones pueden ser importantes para otras personas. Hay que dialogar mucho. Cada comunidad tiene sus saberes, cosa que se debe respetar y valorar mucho. Otra cosa es el ritmo en las comunidades. Las comunidades no todas son iguales, cada una tiene su ritmo, no todos y todas participan al mismo tiempo, y eso un extensionista tiene que tomarlo en cuenta, en cualquier proceso. Por ejemplo, yo puedo caminar muy rápido y usted camina muy lento, y eso forma parte del proceso que hay que respetarlo y hay que irlo adoptando. Uno llega a una comunidad y se encuentra con que la comunidad tiene cierto grado de apatía, no participa y eso hay que estudiarlo, hay que buscar la metodología, las estrategias, para animarlos, incentivarlos, y así poco a poco, se van integrando y llega un momento en que todos convivimos como una familia (Paulino Yépez). Aunque también te puedo decir, que hay organizaciones aquí, donde las mujeres toman decisiones, están en cargos directivos y eso se debe a un proceso. Las organizaciones han sido uno de los grandes frutos que se han dado, en ellas se aprende mucho, es como una escuela para el aprendizaje. Eso es algo integral. Intervención, recursos. Eso es cuantitativo por los recursos, pero más que todo, cualitativo porque es una interacción profunda con la gente. Es un diálogo constante con la gente ¡Dígame lo que hoy día se está haciendo!, hay que estar ciego para no ver lo que el presidente Hugo Chávez Frías está haciendo. Yo no había visto nunca eso. Hay que ser y trabajar por la gente. Eso es integral, todos recibiendo beneficios en el área rural, las familias más desposeídas. Uno sólo tiene que ver las cosas (Belkis Marín). 29


En el proceso Revolucionario Venezolano, el rol que le corresponde protagonizar a la mujer, es el mismo que liderizan las mujeres de voces silenciosas y espíritu batallador, que describen estos y estas revolucionarias del sueño naciente del semiárido. Son las realizadoras de los sueños heredados de Josefa Camejo, de Luisa Cáceres, de Juana Campos. Allí están ellas, redescubriendo el valor de la Madre Tierra en su vientre, naciendo de las cenizas victoriosas de la ecología infinita, que transforma el llanto del invierno en la primorosa alegría de los días precedidos de la eterna primavera. LA DIMENSIÓN INTEGRAL DEL PROMOTOR Y LA PROMOTORA DEL DESARROLLO RURAL COMUNITARIO SOSTENIBLE

Figura 5. La Dimensión Integral del Promotor y la Promotora del Desarrollo Rural Comunitario Sostenible. Fuente: Derivaciones propias del estudio, 2012.

Según los relatos recogidos por Rivera (1998), los frutos del PROSALAFA se vinculan más a los aspectos cualitativos. Los beneficiarios de este proyecto 30


plasman sus relatos en el conocimiento adquirido y lo vuelcan hacia la práctica. Se han desarrollado componentes tecnológicos, que se probaron en campo, se validaron. El conocimiento se transmitió mediante diferentes métodos de acompañamiento, pero lo fundamental es la esencia de la formación en valores, es un campo florecido y rico de colectivas memorias. Las memorias del Maestro Pueblo. Ser Maestro, Maestra, en comunidades campesinas, es ser semilla, sueños, luces, saberes, cosmovisiones para el reencuentro con el suelo, con la historia, con el humanismo de los pueblos. Para llegar a ser Maestro y Maestra de pueblos y sabias comunidades se debe ser amigo, amiga. Amigo y amiga de la obra del campesino, de la campesina, amigo y amiga de la reflexión aprendida (Escalona y Escalona, 2005). Alfredo plantea la labor del Maestro y la Maestra del campo, desde su óptica vivida como Maestro integral de la formación informal de sus hermanos y hermanas que emergieron como seres humanos en Las Guarabas. Es Maestro y quizás no lo sabe. Quizás por ser verdadero Maestro, ni siquiera intuye que lo es. Allí está su filosofía del Maestro pueblo, que enarbola la prosa de sus conocimientos integralmente vividos: …Así pues, nosotros hemos surgío, a partir de la comunicación, hemos avanzado, la gente conversa un poquito y en otra reunión un poquito más y así pues, van perdiendo el miedo y avanzando y el aporte de cada uno es más amplio. A partir de lo que conversamos, de las cosas que nos comunicamos, hemos aprendío a conocernos, y mire eso es muy importante, la comunicación en una comunidad, porque si nadie se comunica, entonces, nadie se conoce ¿verdad? …porque el maestro es el que ayuda a uno a criar el muchacho…porque el maestro es el compañero de uno.

31


Zonia, viva aurora de los vientos del semiárido falconiano, no teme a su osadía de entender que una promotora del desarrollo rural sostenible es una Maestra de la vida, de la comunidad, en la medida que se hace amiga de esa comunidad y esa comunidad es su razón de formarse para seguir siendo portadora de un mensaje de libertad. Verdadera Revolucionaria, cuando su verbo irreverente exclama:

Mi papel era siempre el de estimular, interceder, buscar salidas a los problemas que se iban presentando. Les iba diciendo que lo importante no era que nos dieran los cobres, sino el trabajo de nosotros. Yo les decía que teníamos que estar con el proyecto porque era nuestro. También les enseñaba a desenvolvernos con los que venían de lejos. Esa es la labor de un buen promotor, ser un buen Maestro, ser amigo, que entusiasma, que motiva. Soy mamá comunitaria y se la pasan firmando por mí cualquier documento para que yo los ayude… Cómo será que hay gente que me busca hasta como consejera… Aquí ha funcionado mucho la comunicación, hablamos con los técnicos y cuando le vemos una falla, claro y raspao se la decimos, pero hablando, y bueno ellos agarran el consejo y así vamos, ayudándonos unos a los otros. Paulino y Belkis, no ocultan su emoción de haber descubierto la razón del vivir. Son Maestro y Maestra, que desde el sublime amor de la amistad, reflexionan acerca de los frutos del camino andado por PROSALAFA:

Si hacemos un proceso de desarrollo con motivación, amor, dedicación eso es bueno para las comunidades, para el país, para otras naciones. El promotor para lograr esto debe ser un amigo. Un amigo que sepa trabajar la parte cultural, la parte social, la parte de producción. Me corresponde hacer lo que cada día hago: vivir y vivir para los demás, expresando y haciendo por mí país todo lo que me 32


permita Dios, para lograr un desarrollo armónico, para nuestros niños y niñas. Debo ser eso, un promotor amigo de la gente…Se fue Paulino y quedaron varios Paulinos allí, gente que se formó a partir de la intervención de nosotros… Tuvimos la intención de formar seres humanos allí para que el proyecto quedara representado. Para que una vez que nosotros alzáramos el vuelo, estos promotores siguieran adelante con el proyecto, con los productos, los frutos. Nos llevamos el amor y la amistad de las comunidades. Lo principal es formar seres humanos allí para que sigan adelante (Paulino Yépez). El conocimiento no debe estar detrás sino al lado. Los productores tienen conocimiento, yo lo pongo al lado y aprendo de ellos. Lo importante es como se toman las decisiones, no quien tiene el poder. Eso es importante para tener valores. Valores que son enseñanzas, pero para eso, se requiere comunicación. Eso es convivir. Convivir que genera experiencia y ésta, genera conocimiento pa’ enseñá, pa’ que los demás y una misma aprenda. Eso creo yo… Propiciar el intercambio de los saberes eso trae un efecto, un impacto en las comunidades, entre los consejos comunales, eso deja mucho. Se debe abordar cada comunidad desde su propia historia, su propia cultura, su realidad originaria. Pero una debe convertirse en la amiga de la comunidad (Belkis Marín).

33


... HUELLAS EN EL SENDERO ANDADO Lo principal es formar seres humanos… Paulino Yépez

En este tramo, se perciben las huellas que deja la memoria visibilizada por los relatos de la vida promotora, de la vida vivida: 

La memoria prudente de Alfredo, Zonia, Paulino y Belkis, destaca la promoción de una vida en colectivo, una experiencia para todos. Hoy día, se hacen reuniones en la escuela, en la iglesia, en la caja rural, en los caminos, en las quebradas y recodos. Todos son avisados para que participen. Alfredo deja ver la huella: “yo siento que tengo o agarré una experiencia con PROSALAFA, pero ya ahora siento que esas experiencias se convirtieron en mi conocimiento, forman parte de mi vida, es lo que yo ahora se y lo que yo ahora soy”.

La organización comunitaria es la verdadera escuela. Se ha propiciado la organización comunitaria mediante distintas formas, tales como cajas rurales, consejos comunales, clubes deportivos, asociaciones civiles y diferentes comités adscritos al consejo comunal. Los

valores de la

solidaridad, entrega y servicio a los demás se abren paso desde las limitaciones que los forjaron. Zonia, destaca este aspecto con recuerdos reflexivos: “Hoy día mucha gente se ayuda gracias a la organización, antes no se podía porque cada quien estaba dedicado a lo suyo”.

Eso es

continuo. Es el accionar para dar empuje a los aspectos económicos de la Revolución

Bolivariana.

Los

aspectos

políticos

descansan

en

la

recuperación de la memoria histórica. El semiárido está a la espera de las semblanzas colectivas que despiertan del letargo. Sólo los valores que sustenten una verdadera Ética Revolucionaria darán paso al vivir viviendo. 34


Otro hecho bastante notorio actualmente, es la alta participación de la mujer, de los jóvenes, niñas y niños, quiénes

se reúnen y conforman

organizaciones de acción productiva y social. Zonia es la vocera del amor hacia los niños y niñas”…debemos incluir a los más preciados de la vida, que son los niños y niñas del planeta, de las comunidades…”. Las mujeres se aproximan más al aspecto de la sensibilidad. Las voces silenciosas que se dejaron escuchar en estos relatos elevan la virtud de reconocer que las mujeres van delante y la verdadera educación es la siembra buena en las conciencias de niñas y niños. Zonia prosigue: “También reconozco que yo debo seguir transmitiendo lo que sé. Si a una la educan desde niña, esa niña es la primera Maestra para los que vienen”. 

Hoy día otro aspecto que se evidencia, es que el promotor o la promotora del desarrollo rural sostenible, vinculado al PROSALAFA, tiene un enfoque mucho más amplio; debido a que considera el desarrollo desde una perspectiva social, cultural, económica y humanística. Expresa comúnmente la necesidad de introducir nuevas formas de producir y de organizar a la comunidad desde sus propias raíces, conversando con la gente, cuidando sus saberes desde el oír hasta el hacer. Belkis, lo tiene presente: “Uno tiene que tener respuestas para todo ellos. Pero para eso hay que sensibilizarse. La comunidad necesita respuestas”.

Los promotores y las promotoras del desarrollo rural sostenible que hacen vida en el PROSALAFA, han dejado huellas en las memorias cíclicas de las comunidades campesinas del semiárido larense y falconiano. Como lo recoge Paulino en sus infinitas reflexiones: “Se fue Paulino y quedaron varios Paulinos allí”

Actualmente, los promotores y promotoras se aproximan a la formación sobre soportes vinculados a los valores humanísticos, donde se promueve el 35


acercamiento y la amistad entre las personas, el trabajo voluntario, la motivación. Zonia, es consecuente con esta aproximación: “…la gente llega, yo los atiendo, me cuentan algunas veces cuando llegan como sin ganas de vivir, frustrados y me cuentan sus cosas, yo los escucho y les doy consejos y les gusta tanto que me dicen que no se quieren ir de ahí”.

Estos

programas permiten aprender y enseñar y a la vez, pasearse por el disfrute del mismo programa de formación. Se experimentan procesos que tienen que ver con la toma de decisiones, el manejo de conflictos y la utilización de los errores para los análisis de cada experiencia. 

Hoy día se expresa abiertamente que las comunidades atendidas por el PROSALAFA tienen memoria ecológica, tienen interacción a través de la organización productiva y social. Esta interacción está estrechamente vinculada a los lineamientos del Plan Nacional de Desarrollo Simón Bolívar y a las Misiones Sociales emprendidas por el Gobierno Revolucionario. En estas interacciones sociales, que marcan la evaluación de lo productivo, se expresan valores para la vida, tales como la participación, la solidaridad, la responsabilidad, el orden, la disciplina, la autoridad y el respeto. Paulino, ferviente baquiano del conocimiento y la acción ecológica, constructor de caminos hacia la mayor suma de felicidad posible para su prójimo,

lo

devela: “Yo no guardo mis conocimientos para mí, entiendo que eso es para la gente, para la felicidad de la gente, si ellos están bien, felices, yo también lo estoy”. 

En la memoria develada por las promotoras y los promotores del desarrollo rural sostenible del semiárido, se aprecia una significativa afinidad ideológica con la Revolución Bolivariana, manifestada en la vinculación con el SER y el HACER desde los aspectos jurídicos, económicos, políticos y culturales, que incentivan la participación colectiva, mediante metodologías unidas a las raíces culturales de cada localidad. Zonia, está impregnada de ideología 36


socialista cuando desde la profundidad de sus avatares afirma: Soy revolucionaria porque yo siento que lo mío es de todos, eso creo yo que es socialismo. Muy joven, mi papá me daba todo, pero yo decidí irme con mi mamá, que no tenía nada, yo quería vivir la experiencia de la gente pobre…” Paulino no titubea para vociferar su vinculación con el SER SOCIAL que gravita en su memoria: “Hay que ponerse a nivel del pueblo”. Belkis es congruente con sus ideales y sus acciones: “Una tiene que ser una luchadora constante con ideas socialistas, para construir. Yo haciendo por amor a ti, tú haciendo por amor a mí”. Alfredo, descifra la felicidad desde la dimensión espiritual: “y eso es algo que lo tengo yo aquí adentro y eso no se ve. Eso de la felicidad, no se expresa con palabras, es de adentro, es estar tranquilo”.

37


... PARA ENCONTRAR MÁS HUELLAS EN EL SENDERO ANDADO “…Yo veo que la gente nos reconoce por las infraestructuras que hemos hecho, pero también porque formamos a la gente, por eso, trascendemos” Belkis Marín

Los baquianos y las baquianas del conocimiento y la acción promotora para dibujar los escenarios del desarrollo rural sostenible, reiniciaron el camino, inventaron senderos, alzaron el vuelo.

El andar, si se vivencia desde la

perspectiva del vivir, deja huellas, algunas leves, algunas profundas.

Los

vuelos altos exigen significativos compromisos para el que encuentra. En este sentido: 

Se sugiere aproximar encuentros hacia el rescate de la memoria ecológica del semiárido, desde la visión de jóvenes, niños y niñas.

Se propone desarrollar estudios que profundicen la temporalidad desde el inicio, el desarrollo y la consolidación de las historias de vida, de los aún hoy libros vivos del semiárido.

Se destaca darle la importancia debida, a la significancia de los principios filosóficos, valores humanísticos y espirituales, y la ética socialista en la formulación, ejecución y evaluación de proyectos de desarrollo rural sostenible.

Sería significativamente provechoso crear un espacio de conversatorio, tertulia e intercambio de saberes e ignorares, que muy bien pudiera llamarse la Universidad de la Vida del Semiárido, donde el proceso de enseñanza aprendizaje esté vinculado a los valores humanísticos y espirituales emergidos en este estudio. 38


LECCIONES APRENDIDAS …porque si nadie se comunica, entonces, nadie se conoce ¿verdad? Alfredo Rodríguez

El quehacer diario, cuando se vive desde la perspectiva del saber para vivir, va entretejiendo un lienzo de cultura sabia. Este estudio, es el cántico de la magia de los turpiales del semiárido, es el pincel fresco que dibuja conocimientos desde las fraguas del trajinar colectivo de nuestras campesinas y campesinos. He aquí sus lecciones: 

Los proyectos de desarrollo rural sostenible, deben emerger de las realidades campesinas. Ello implica, la recurrente y cíclica necesidad del rescate de la memoria ecológica de los pueblos, a los fines de cimentar las bases del desarrollo endógeno. Belkis lo plantea con su verbo diáfano: “…Convivir con la gente, siendo humanistas, gente, pues, eso es clave. La enseñanza te deja conocimiento que es un aprendizaje que sólo viene con la experiencia”.

Las raíces culturales de las comunidades campesinas del semiárido larense y falconiano, orientan los procesos de formación humana continua, y posibilitan los procesos de seguimiento y evaluación en perspectiva hacia la sostenibilidad. Zonia es la Maestra del aprender haciendo: “Así es que se ayuda a la gente, enseñándolos, no haciéndole las cosas”.

La claridad y el sentido de pertenencia desde la perspectiva de la identidad del ser humano, emergen como valores innatos, consecutivos y vinculantes con el vivir viviendo de las comunidades campesinas. Belkis lo aprendió: “..acá pues aprendí a vivir y a convivir con las comunidades. Aprendí a querer sus saberes, a respetarlos”. 39


La esencia espiritual de los pueblos, emergida desde el conocimiento de sentirse hermanos unos con otros, deja la huella imborrable que permite la identificación de la gente con la gente. Zonia esboza su filosofía de vida al respecto:” Yo creo que estoy dando y a la vez estoy recibiendo”.

La vida en común expresa la concreción del reconocimiento de la premisa: “Todos Somos Uno”, y en función de ello, se abordan los problemas comunes desde la visión de la fraternidad. Tal como lo vive Alfredo: “…yo, particularmente le doy comida a un poco de palomas, a mi eso no me llamaba la atención. Y no fue que me mandaron a darle comida a las palomas, es que me sale a mi de adentro que hay palomitas que a lo mejor no conseguían su comida y a mi me gusta ser quien les de el granito de maíz, antes de irse por ahí, por el mundo”

Estas comunidades tienen una noción pertinente y fácilmente visible en torno al concepto de familia, destacándose que ésta es un tesoro que permite emerger los valores humanísticos desde el compartir con la familia biológica. Paulino amplía el ámbito del amor a la familia: “El trabajo tiene que ser visto como una familia. Como hacemos nosotros en una familia, que hay que darle amor, respeto, comprensión, respetar el ritmo de los demás”

Se destaca, el evidente papel que juegan las mujeres, jóvenes, las niñas y los niños, en el proceso del desarrollo rural sostenible. Ello se vincula a la necesaria participación de toda la comunidad en los quehaceres y vivencias cotidianas. Alfredo, al lado de sus hijas y el amor de su vida afirma: “Eso influye en la familia, porque con mis muchachas se ve que uno va influyendo en ellas y ellas van respondiendo…yo diría que la mujer va delante, ya que uno sin ellas no puede hacer nada”.

40


El aporte que este estudio ofrece al Modelo Agrario Socialista, considerado desde la óptica del Plan Nacional de Desarrollo Simón Bolívar (PNDSB), se fundamenta en la reconstrucción de una nueva ética de la sociedad, a partir del redescubrimiento de los valores humanísticos rescatados desde las vivencias comunitarias campesinas del semiárido de Lara y Falcón; así como la percepción de poder recuperar la noción de gente desde la perspectiva del Amor entre los seres, que permanece en las conciencias dormidas pero buenas de nuestros campesinos y campesinas, manipuladas por el decadente sistema capitalista que ultraja las entrañas de la moral del ser humano. Zonia, consciente de su misión, trastoca la claridad de nuestros compromisos: “…y lo que me toca hacer es ayudar y seguir ayudando a todos los niños y jóvenes para que sean gente buena, que sean amigos, que cultiven la amistad y aprendan a ayudar a los demás, sin esperar nada a cambio, sólo ayudar…”

Nuestros ancestros ahora ahuyentan los miedos y proyectan el despertar de nuestras conciencias, para que aparezca en los soles de cada mirada, lo que

verdaderamente

somos:

corrientes

de

vida

profundamente

espirituales, con una misión de desprendimiento de sí mismo para entregarse en servicio a la humanidad. fresco

Paulino

lo dibuja con el pincel

con que ahora dibuja la vida: “uno está trabajando para un ser

humano. Y cuando uno ha cooperado para que esa persona esté bien, esa es la mejor autoestima que uno pueda tener. Uno da y recibe”.

41


REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS… HUELLAS FÍSICAS DE LA MEMORIA DE LOS CAMINANTES QUE SOMOS TODOS Alonso, M. (2008). El oficio de pensar. Cuba: Editorial Pueblo y Educación. Dyer, W. (2010). Tus zonas sagradas. España: Editorial Random House Mondadori, S.L. Escalona, J. y Escalona, J. (2005). Maestro Pueblo. Venezuela: Editorial El Cayapo/Macoya. Fundación CIARA (2008). Sistematización de Experiencias PROSALAFA II. Elaboración de Planes Estratégicos de Desarrollo de Caseríos (PEDC). Barquisimeto, República Bolivariana de Venezuela: MC Editora, C.A. Fundación CIARA (2011). Términos de referencia para realizar la experiencia “Los valores y perfil del promotor o

sistematización de

promotora de desarrollo comunitario en el marco del PROSALAFA II”. Documento único. Barquisimeto, República Bolivariana de Venezuela. Martínez, M. (2003). Como hacer un buen proyecto de tesis con metodología cualitativa. Cuadernos monográficos Candidus, Número 1. Septiembre- Diciembre, República Bolivariana de Venezuela: Candidus editores Educativos, C. A. Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras (MPPAT). (2010). Plan Nacional de Desarrollo Simón Bolívar (2007-2013). Extraído el 15 de septiembre de 2010 desde http://www.mat.gob.ve. Pérez, S. (1998). Investigación cualitativa, retos, interrogantes. II Técnica y análisis de datos. España: Editorial La Muralla S. A. Rivera, R. (1998).

Trabajando en el Semiárido. Venezuela: Taller de

Impresiones ICAP. Rivero, S. (2006). Memoria y Escritura: Las Representaciones Sociales del Docente Sobre La Enseñanza. Tesis de Grado de Maestría en

42


Ciencias de la Educación. Universidad Nacional

Experimental

Simón

Rodríguez. Barquisimeto. Venezuela. Rodríguez, H. (2011). Los valores humanísticos de la agroecología: Tres reconstrucciones biográficas. Trabajo

de Grado de Maestría en

Desarrollo Sustentable de Territorios Rurales. Escuela Socialista de Agricultura Tropical (ESAT). Barquisimeto. Venezuela.

43


INDICE GENERAL PÁG. SIGLAS Y ABREVIATURAS..… ………………………….……………………………………… GLOSARIO… ……………………………………………………………………………………… PRESENTACIÓN…El sendero se muestra a sí mismo…… ……………………….………… REINICIANDO EL SENDERO PARA EL REENCUENTRO CON LAS BAQUIANAS Y LOS BAQUIANOS DEL SEMIÁRIDO…….…………………………………………….…… REFERENCIAL ESTRATEGICO DEL PROYECTO……………………….………………. LA MEMORIA ECOLÓGICA DEL SEMIÁRIDO: LA BAQUIANA DEL CONOCIMIENTO Y LA ACCIÓN PARA VIVIR VIVIENDO……………………………………...……….……… CONSIDERACIONES SOBRE LA NATURALEZA DEL CONOCIMIENTO EMERGIDO DE LA MEMORIA DEL SEMIÁRIDO (EPISTEMOLOGÍA), DE LA REALIDAD VIVENCIADA (ONTOLOGÍA ) Y DE LA METODOLOGÍA PARA APRECIAR LOS HALLAZGOS.…………………………….…………………………………………………… …Y AQUÏ APARECEN LAS PROMOTORAS Y LOS PROMOTORES DEL PROSALAFA QUE HAN HECHO CAMINO AL ANDAR ENTRE SENDEROS Y MEMORIAS OLOROSAS AL BELLO SOL DEL SEMIÁRIDO………………………… SITUACIÓN INICIAL…………………………………………………………………………… SITUACIÓN ACTUAL: CONVERSANDO CON LOS HALLAZGOS……………………… ENCONTRANDO LOS VALORES QUE DIBUJAN LA ÉTICA DEL CAMINO ANDADO……………………………………………………………………………………… LA DIMENSIÓN ESPIRITUAL DEL PROMOTOR Y LA PROMOTORA DEL DESARROLLO RURAL COMUNITARIO SOSTENIBLE……….………………………. LA DIMENSIÓN SOCIAL DEL PROMOTOR Y LA PROMOTORA DEL DESARROLLO RURAL COMUNITARIO SOSTENIBLE………….…………………..… LA DIMENSIÓN INTEGRAL DEL PROMOTOR Y LA PROMOTORA DEL DESARROLLO RURAL COMUNITARIO SOSTENIBLE…………..………………….… ... HUELLAS EN EL SENDERO ANDADO……………………………….……………… ... PARA ENCONTRAR MÁS HUELLAS EN EL SENDERO ANDADO……………… LECCIONES APRENDIDAS…………………………………………….………………… REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS… HUELLAS FÍSICAS DE LA MEMORIA DE LOS CAMINANTES QUE SOMOS TODOS………………………………………..……

4 5 6 8 8 10

12

14 17 22 22 23 26 30 35 38 39 42

INDICE DE CUADROS. PÁG. CUADRO Nº 1: HUELLAS Y ROSTROS EN EL SEMIÁRIDO………………………

14

INDICE DE FIGURAS PÁG. FIGURA 1: Mapa del área del proyecto del estado Falcón…………………………….. FIGURA 2: Mapa del área del proyecto del estado Lara……………………………..… FIGURA 3: La Dimensión espiritual del promotor y la promotora del desarrollo rural comunitario sostenible. Fuente: Derivaciones propias del estudio, 2012……………… FIGURA 4: La Dimensión social del promotor y la promotora del desarrollo rural comunitario sostenible. Fuente: Derivaciones propias del estudio, 2012…………….… FIGURA 5: La Dimensión integral del promotor y la promotora del desarrollo rural comunitario sostenible. Fuente: Derivaciones propias del estudio, 2012………..……..

44

9 9 23 26 30


Sistematizacion de Experiencias PROSALAFA II