Page 1

: Análisis de caso de Amanda Todd El paso de analógico a digital ha conducido a las audiencias a denominarse ‘activas’, porque ellas también participan de alguna forma en la comunicación. Las audiencias no solo influyen en los contenidos mediáticos, sino que también se ven influidos por ellos (efectos). Es por ello, que se debe encontrar un punto medio en el que la comunicación resulte efectiva y en absoluto pueda ser dañina (los profesionales deben presentar los contenidos –y más aún los delicados- de forma muy concreta, para evitar un efecto nocivo). La audiencia digital, los usuarios, es masiva. Todo el mundo tiene acceso a la red, y eso trae sus pros y contras. Internet ha brindado la posibilidad al mundo de estar interconectado; ha eliminado las barreras informativas, y todo está al alcance de cualquiera (aunque debemos tener en cuenta la brecha digital). No obstante, ese punto positivo encierra un sinfín de peligros: entre ellos, el ciberbullying. Según las teorías crítico-marxistas y la aportación de la escuela de Frankfurt, la superestructura manipula los procesos en sociedad, a través de los medios de comunicación. La escuela afirma que las personas se subordinan a la determinación de las imágenes y planteos habituales del sistema dominante. En el caso de Amanda Todd, la superestructura (en este caso, el acosador que la extorsionó) empleó Internet (entendido como medio de comunicación) como vehículo o verdugo a través del cual, manipuló a la joven. No obstante, la concepción social de este tipo de ‘permisión’ por parte de adolescentes con respecto a desconocidos, puede levantar en ocasiones opiniones muy negativas y de incomprensión ante el acto de las víctimas –pues quizá no se enfatice demasiado o no se dé eco al qué es lo que les lleva a las víctimas a acceder-. Los estudios crítico-culturales se centran en cómo se construyen los distintos significados de los mensajes, la capacidad de cada uno para crear significados simbólicos; en definitiva, conocer al sujeto y su contexto para, entonces, entender sus interpretaciones con respecto al mensaje. Amanda Todd tuvo, tiene y tendrá dos comunidades diferentes de sujetos: los que apoyen y se conmuevan con su caso, y los que prefieren el linchamiento y la burla continua (incluso postmortem). Stuart Hall y David Morley explican estas posiciones en base a tres claves: la ideología, la hegemonía y el género. Pero también lo es el contexto socio-cultural de cada receptor. Las personas que conocían a Todd y vivieron de cerca sus últimos años, tendrían una concepción distinta del conflicto; sin embargo, sus ‘enemigos’, creados entre otros factores


por el ‘boca a boca’, ‘rumores’ y la mala imagen que pudo crearse Todd por sus actos, decodificarían el mensaje con un punto de vista muy distinto. Esto se transmite al resto del mundo; la noticia traspasó las fronteras de cientos de países y causó un revuelo no solo mediático, sino social. La concepción social genérica sobre el ciberbullying se traduce en un fuerte rechazo por parte de los ciudadanos; no obstante, según las situaciones de cada sujeto, esa concepción será una u otra (de ahí esas personas que no apoyan a Todd y siguen burlándose de ella). La teoría de la sociedad de la Información podría definir a la perfección este suceso: el medio es el mensaje; es decir, lo que Mcluhan denominó ‘aldea global’ se personaliza en este caso. Por ello, Internet fue el punto de encuentro entre agresor y víctima, el escenario extorsionador, y posterior lugar de debate social. Según las teorías de las audiencias activas en general, emisor y receptor se intercambian los roles, siendo por tanto, el receptor alguien que también puede producir contenidos (EMIRECPROSUMER). En este sentido, los propios sujetos receptores de la información del caso de Todd han creado contenidos en la red: comentarios, páginas en recuerdo a Amanda, hashtags en Twitter, fotografías, artículos, web… Y estos prosumer no solo son personas ‘a favor’ de Todd, sino también esos enemigos de los que hablábamos antes (hay personas que han creado fotografías de burla, montajes del rostro de Amanda bebiendo lejía o autolesionándose etc…) Según las características de la teoría de audiencias activas, se ha pasado de lo grupal a lo individual (ahora se consume individualmente), es decir, se ha dado la evolución de las pantallas. También se ha dado el paso de lo anónimo a lo conocido: Internet permite identificar a los usuarios y a conocerse entre ellos; este fue el principal peligro para Todd, porque en la red conoció a su agresor, y allí mismo fue extorsionada y su intimidad fue lanzada al mundo. Se han creado comunidades que comparten intereses, y aquí entran también esa segmentación de posturas (a favor-en contra). Además, el mensaje ya no llega exactamente como se emitió por vez primera; esa facultad y capacidad del usuario a no solo ser receptor de información ha hecho que las informaciones fueran transformadas una y otra vez. Lo único que queda ‘intacto’ es el vídeo personal de la joven hablando de su trágica historia. -

Teoría de los efectos: estímulo- respuesta El contexto cultural, social y personal de cada sujeto interfiere en la interpretación de los mensajes. En este caso, la causa efecto fue inmediata: cuando las imágenes de Amanda salieron a la luz, causaron revuelo (efectos negativos en su entorno). Y su muerte, ha generado otro tipo de efectos (más entusiasmo por parte de la sociedad en eliminar este ciberbullying, conmoción, debate social sobre el uso de Internet, sobre la cautela dentro de las familias con sus hijos…).


-

Teoría de los usos y gratificaciones: La audiencia consume los medios según sus necesidades. La utilización de los medios parte de una intención y una motivación. Todd empleó las redes sociales para comunicarse con el mundo y sentirse más ‘aceptada’ y su agresor para extorsionar.

-

Teoría de la recepción crítica: Tiene que ver con las competencias de cada sujeto (lector, usuario). Existen unos códigos dentro del mensaje, y el sujeto o receptor los decodifica en base a su grado de competencia. Los mensajes son polisémicos y por ello se crean diversas posturas ante el conflicto. El conjunto de noticias y mensajes de los medios de comunicación influye en los procesos de socialización y de construcción de la imagen social de nuestros jóvenes, tal y como afirma Julio Vera.

-

Teoría de las mediaciones sociales: Los comunicadores, familias e instituciones oficiales han sido los mediadores en el caso de Todd. Cada uno en su campo, debe intentar que los mensajes se capten correctamente y se comprendan; se dan estrategias de intervención para resolver el conflicto (debates, forma de presentar las informaciones, nuevas iniciativas para erradicar los posibles conflictos…).

Los educomunicadores deben plasmar las informaciones de este tipo con gran cautela; son temas muy sensibles y se debe llegar a un punto muy objetivo y estudiado para ‘educar’ a la sociedad. Sacar una noticia de este tipo, puede provocar el efecto ‘copycat’ y que se den repeticiones. Hay que intentar evitarlo. El educomunicador adopta el lenguaje de los nuevos medios, para desarrollar una pedagogía interactiva y dialogante.

Práctica comunicacion digital.Caso Amanda Todd  

Análisis desde la teoría del caso de Amanda Todd