Issuu on Google+

Leucemia: El rostro del cáncer que más ataca a los niños

El caso de Salomón, un pequeño de siete años, es uno de los muchos que padecen los menores con esta enfermedad de la sangre que, de no tratarse a tiempo, resulta mortal. Buen estudiante, buen hermano, feliz y perfectamente sano. Así describe Zoraida Martínez, de 29 años, la vida que su hijo Salomón llevaba en Casanare con el resto de la familia hasta abril del año pasado. "De un momento a otro, Salomón empezó a decir que se sentía mal, como cansado, y se quejaba de dolor en los huesos -dice Zoraida-. Dos meses después le diagnosticaron leucemia, comentó Zoraida. Este es el tipo más común de cáncer en los niños y afecta especialmente los glóbulos blancos, que ayudan a combatir las infecciones. En los casos de leucemia, la médula ósea produce glóbulos blancos anormales. Poco a poco esta enfermedad se propaga a la sangre. De ahí puede pasar a los ganglios linfáticos, al bazo, al hígado, al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y a otros órganos. Como los glóbulos blancos presentan defectos (y por ende se afecta su función), los niños pueden experimentar episodios de fiebre e infecciones. De igual modo, pueden sufrir de anemia, porque la enfermedad afecta la producción de glóbulos rojos, que transportan oxígeno.Estos factores hacen que los pequeños luzcan pálidos y, como le ocurre a Salomón, se cansen demasiado y se queden sin aire al jugar. Suele ocurrir que se hagan moretones con facilidad y experimenten sangrados prolongados. Encontraron ayudaZoraida no sabía nada de la leucemia hasta el momento del diagnóstico. La situación económica de la familia era precaria, de modo que ella y su hijo se fueron a Bogotá solos.Después de pasar por albergues, lograron, con un poco de ayuda, establecerse en la casa de un familiar. Los ingresos que obtienen tanto su esposo como ella (que teje bolsos en fique por encargo) son bajos, así que la única posibilidad de sostener el tratamiento es seguir en Bogotá."Hace cuatro meses conocimos a la Fundación Colombiana de Leucemia y Linfoma. Ellos nos ayudan con el dinero de los transportes para ir puntualmente a los controles. A mí me han dado apoyo psicológico", cuenta Zoraida. Salomón, que con un año de tratamiento se ve y se siente bien, está más seguro que cualquiera de que se va a curar. "Mi principal sueño, después de que me mejore, es volver a la casa con mis hermanos y estudiar otra vez. Después quiero ir a conocer el mar". Es curable en un 90 por ciento. La base del manejo de la leucemia es la quimioterapia (medicamentos que disminuyen el crecimiento de las células cancerosas). Con el fin de reducir las probabilidades de que la leucemia ataque el sistema nervioso central, los pacientes la reciben a través del líquido cefalorraquídeo que rodea al cerebro y la médula espinal (intratecal), que en personas de alto riesgo se combinan con radiación.


En algunas formas de leucemia infantil, el porcentaje de remisión (parar la enfermedad ) alcanza el 90 por ciento en países desarrollados. "En naciones como la nuestra, esos porcentajes no pasan del 60 por ciento, por factores como la dificultad familiar para seguir el tratamiento, la adherencia al mismo y el abandono", explica Martha Vizcaíno, presidenta de la Asociación de Hematooncología Pediátrica. Fuentes: Asociación Colombiana de Hematooncología pediátrica. Asociación Americana de Cáncer. Fundación Colombiana de Leucemia y Linfoma.

CASA EDITORIAL DEL TIEMPO-CEET. Leucemia: El rostro del cáncer que más ataca a los niños. En: El Tiempo. [En línea] 13 de junio de 2008.

Sec. Vida de hoy. Disponible en: http://www.unincca.edu.co/perio/periodico.htm Consultado el: 07-09-09.


LEUCEMIA: EL ROSTRO DEL CANCER QUE MAS ATACA A LOS NIÑOS