Issuu on Google+

Desaparecidas por la violencia.

Los restos de una flor México ocupa el decimosexto lugar en la incidencia de homicidios contra mujeres en el plano mundial. Por: Isabel Valadez Ofrenda sobre el feminicidio, Bellas Artes, noviembre 2012.

L

a discriminación y violencia en contra de la mujer, así como su minimización en la población, han sido un problema que desde tiempos inmemorables han tenido las sociedades del mundo. Fosas clandestinas, lotes baldíos, callejones y canales, son los lugares donde día a día hallan cuerpos de mujeres, en bolsas o bajo una cobija, con marcas de la reacción misógina por parte de algún hombre, y que a pesar de las campañas contra este tipo de violencia, crece el número de desaparecidas. De acuerdo con la Ley de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia, para el Distrito Federal, la agresión feminicida es toda acción u omisión que constituye la forma extrema de violencia contra las mujeres producto de la violación de sus derechos humanos y que puede culminar en homicidio u otras formas de muerte violenta de mujeres. Con la violencia a la mujer, sucede lo mismo que con otros problemas sociales, los cuales no se advierten hasta que se identifican como un problema. En las regiones donde hay crímenes contra mujeres hay otras formas de violencia que están presentes en la vida social, tolerada por la comunidad y por las autoridades. El comunicólogo José Antonio Zavaleta Landa dice que “el problema ha aumentado por la impunidad que se vive en el país, los delincuentes ven el asunto como si se les diera un permiso de seguir operando” (sic), agregó que el estado debería retomar su papel como rector de la sociedad. También mencionó que el papel de los medios de comunicación debería ser el de aplicar el artículo tercero constitucional, educar sin ideología, pero además educar en derechos y orientar cómo podríamos contribuir a cambiar la situación. Todos los gobiernos “maquillan” las cifras de feminicidios y desaparecidas por eso no existen estadísticas confiables a nivel oficial. Según el informe sobre feminicidio


en México elaborado por ONU Mujeres, el Instituto Nacional de las Mujeres y el Colegio de México, los casos de feminicidio en el país han registrado un aumento sostenido desde al año 2007, año que había registrado el menor número de feminicidios desde 1985. México ocupa el decimosexto lugar en la incidencia de homicidios contra mujeres en el plano mundial. De enero de 2011 a junio de 2012 ocurrieron más de dos mil feminicidios, en tan sólo 12 estados del país, y han desaparecido 3 mil 939 mujeres en 15 entidades. Según con los datos proporcionados por la INEGI, en el 2012 las ciudades con mayor tasa de mortalidad por homicidios son los que se muestran en la infografía.

Otros tipos de violencia

La Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia también identifica 6 tipos de violencia: Violencia psicoemocional: toda acción u omisión dirigida a desvalorar, intimidar o controlar sus acciones, comportamientos y decisiones, consistente en prohibiciones, coacciones, condicionamientos, intimidaciones, insultos, amenazas, celotipia, desdén, indiferencia, etcétera. Violencia física: toda acción u omisión intencional que causa un daño en su integridad física.


Violencia patrimonial: toda acción u omisión que ocasiona daño o menoscabo en los bienes muebles o inmuebles de la mujer y su patrimonio. Violencia económica: toda acción u omisión que afecta la economía de la mujer, a través de limitaciones encaminadas a controlar el ingreso de sus percepciones económicas, en la restricción, limitación y/o negación injustificada para obtener recursos económicos. Violencia sexual: toda acción u omisión que amenaza, pone en riesgo o lesiona la libertad, seguridad, integridad y desarrollo psicosexual de la mujer. Violencia contra los derechos reproductivos: toda acción u omisión que limite o vulnere el derecho de las mujeres a decidir libre y voluntariamente sobre su función reproductiva.

Violencia contra la mujer y la sociedad El articulo feminicidios en México, organizaciones de derechos de las mujeres y derechos humanos luchan contra la “cultura del silencio” , expone que desde 1993 activistas y organizaciones de la sociedad civil empezaron a reaccionar frente a las desapariciones masivas así como frente a los brutales asesinatos de mujeres, casi siempre jóvenes de entre 20 y 40 años, que en su mayoría realizan trabajos con salarios bajos en empresas maquiladoras, como en Ciudad Juárez, trabajan en la economía informal, como en el Estado de México, o son amas de casa. En relación con las estructuras sociales, las estructuras machistas son consideradas como la base de la violencia específica de género. Cabe mencionar tipos de víctimas, repercute inmediatamente indirecta que forma no ejemplo, los niños que su madre es que como parte comunidad, el un problema que todos de alguna mencionadas Y en la familia los miembros, ya

que existen dos la directa que en el sujeto y la repercute en inmediata, por que observan golpeada. Ya de una feminicidio es nos afecta a de las maneras anteriormente. afecta a todos que se pierde a


un ser querido que puede formar parte fundamental de la estructura familiar, como una madre. Sandra González, habitante de la colonia Las Flores en el municipio de Nezahualcóyotl, mencionó que durante los meses de enero a abril, vio en la pared distintos anuncios de mujeres desaparecidas la mayoría de entre 20 y 25 años de edad. Agregó que eso no se había presentado tan fuerte en otros años. “Dicen que se las llevan para trata de blancas, hasta ahorita no ha regresado ninguna. No dejo salir a mis hijas solas.” (sic), dijo González. Expresó que esta situación ha sido complicada ya que sus familiares temen no regresar al salir de casa y ha provocado que procuren ir acompañadas. Además, el libro Violencias cotidianas, violencia de género: escuchar, comprender, ayudar, existen dos representaciones sociales de mujer frente a los ataques físicos y sexuales, la encarnada por aquella mujer a la que se suele considerar sumisa, débil y temerosa la “pobrecita” y la personificada por las mujeres a los que se suele considerar agresivas, hostiles, provocadoras “la que se la busco”, “se lo merece”. El problema del feminicido tiene muchas aristas por investigar como su relación con el narcotráfico y por lo tanto, la corrupción. En una sociedad machista y con una “cultura” que idealiza la hombría y exalta los atributos de la masculinidad, más la reproducción de los valores impartidos en la familia, escuela, sociedad y medios de comunicación que no dan cifras ni información sobre el tema, es predecible encontrar un incremento a la cifra de agresiones a la mujer, estos son algunos factores que provocan este aumento. Mientras día a día aparecen mujeres de todas las edades, con crueles marcas de violencia, en algún lugar desolado de las ciudades de nuestro país.


Reportaje final