Page 1


Un Curso  muy  Circense Texto: Alumnos y tutora de 4º Fotografía: tutora de 4º Dibujos: Alumnos de 4º 2011 ­ 2012


Alumnos: Marcos Alonso Martínez  Mariam Boucetaoui  Lucía Castillo Del Río  Claudia Corada Guerra  Sara Cueto Gutiérrez  Míriam Escobedo Fernández  Aarón Escobedo Roldán  Ana Mª Fernández Aguado  Mario González Vicente  Sara Lavid Pelayo  Tatiana Mantecón Díaz  Mónica Ríos Alonso  Carmen Ruíz Ruíz  Sara Sáiz Fernández  Natalia Zarzosa Peña  Tutora: Isabel Méndez Martínez 

C.E.I.P. Leonardo Torres Quevedo (La Serna)  Año académico 2011 ­ 2012  Actividad para la semana cultural


PRÓLOGO

Primero nació  la  idea  de  hacer  algo,  entre  todos  los  miembros  de  la  clase,  que  recogiera  o  resumiera  y  aglutinara  de  algún  modo  todas  las  actividades  que  se  llevaron  a  cabo  en  el  centro relativas al circo. 

Cada alumno/a, cada curso, cada ciclo y cada profesor puso  su  granito  de  arena  y  entre  todos  compartieron  y  vivieron  momentos inolvidables. 

La Semana Cultural, que se lleva a cabo a últimos de mayo,  cierra el ciclo de actividades y también  el tema. Dado que con ella  se celebra el día del libro ¿qué mejor que escribir uno?


Érase que  se  era,  que  en  el  cole L. Torres Quevedo  de La Serna, en el curso 2011­2012, los alumnos del centro, 

decidieron que  todas  las  actividades  que  se  realizaran  giraran en torno al circo. 

Al principio,  el  tema  no  gustó  a  todos  por  igual  pero  poco  a  poco  se  fueron  haciendo  a  la  idea    y  aportando  lo  mejor de cada uno. 

El circo es diversión, y eso a todo el mundo le gusta  pero,  metido  en  el  colegio,  supondría  algo  más  que  eso.  Habría  que  investigar,  trabajar,  ensayar,  estudiar,  pensar,  colaborar y muchas más cosas,  además de llevar todas las  materias adelante  para poder aprobar el curso. 

Puesto todo  eso  en  conocimiento  de los alumnos  de  4º, un buen día, allá por el mes de octubre, la clase empezó  a  pensar  cómo  decorar  su  aula,  acorde  al  tema  y  que  pudiera permanecer así durante todo el curso.


Todos juntos  comenzaron  una  lluvia  de ideas.  Unas,  aunque no eran malas, no se podían llevar a cabo y fueron  descartadas. Otras,  no parecían ser del agrado de todos y  también  se  olvidaron.  Finalmente    se  quedaron  con  la  de  hacer  una  carpa.  Eso  no  era  tarea  fácil.  Así  que  tocó  discurrir cómo hacer algo que, a la vista, recordara la carpa  de  un  circo.    No  tardó  en  salir  la  solución  al  problema.  Confeccionarían largas cadenas de papel y las colgarían del  techo.  ¿Papel?...  ¿Qué  papel?...  ¡Reciclar!  ¡Lo  habían  estudiado  en el curso anterior! ¡Qué buena idea!  La tutora les explicó cómo hacerlas y les recomendó  las revistas porque el papel es más vistoso y resistente.  A  los  pocos  días  ya  había  en  clase  varias  cajas  de  cartón llenas de cadenas de papel.


Allí estuvieron  esperando  algún  tiempo  porque  no  había  ningún  enganche  en  el  centro  del  techo  de  la  clase.  Se necesitaba un taladro y no había en el colegio. 

Un fin de semana, sin decirles nada a sus alumnos,  la  tutora  vino  al  colegio,  puso  el  gancho  y  colgó  de  él  un  extremo de cada una de las largas cadenas y el otro, lo fue  enganchando a las esquinas y parte central de las paredes.  El lunes, al llegar a clase, todos los niños se llevaron  una  gran  sorpresa.  ¡Las  cadenas  estaban  colocadas!  ¡Qué  alegría!  El  resultado  había  sido  magnífico,  la  clase  parecía  estar bajo  la carpa de un gran circo. ¡Qué bonitas estaban  las cadenas y cómo lucía la clase!


Poco después,  en  el  mismo  gancho  colgaron  una  bola  grande  en  la  que  ponía  “Circo  2012”  y  una  cara  de  payaso. 

¡Ahora sí que estaba guapo el techo! Y con él la clase  entera. ¡Igual que en un circo!  Todos  estaban  contentos  y  orgullosos  de  su  trabajo.  Al  principio,  algunos  pensaban  que  se  les  iba  a  caer  la  cadena en la cabeza o que se romperían con el tiempo pero  no  fue  así.  Resistieron  todo  el  curso,  incluso  cuando  se  hacían corrientes en clase, ellas seguían allí tan tranquilas.  La  verdad  es  que  daba  un  ambiente  circense  impresionante. Fue una gran lección, con muy poco habían  conseguido unos resultados espectaculares. Muchas veces,  lo único  que hace falta es un poco de imaginación.


El primer  trabajo,  ya  más  serio,  que  hicieron  relacionado con el circo, fue una portada para las fichas que  realizarían a lo largo de todo el curso y que recogerían  en  el  archivador  individual  que  estantería.

cada uno  tenía  en  una 


Como todos los días tocaba leer y había que localizar  la  página  del  libro  de  lecturas  lo  más  rápido  posible,  cada  uno fabricó su propio marcapáginas.  Se  trataba  de  la  cara  de  un  payaso  sonriente  y  simpático.  La  colorearon,    plastificaron,  recortaron  y  colocaron en el libro. Cada  día lo veían y él les saludaba y  animaba a mejorar su lectura. 

Los viernes, cada quince días, podían ir a la sala de  ordenadores  para  aprender  su  manejo    y  adquirir  nociones  básicas  de  informática  todos  a  la  vez,  además  de  lo  que  pudieran aprender en los dos de clase.


Para relacionar  esta  competencia  con  el  tema  del  circo, la tutora les hizo una WebQuest. En clase, les explicó  qué es una WebQuest, y en particular la suya sobre el circo,  cómo  se  entraba,  la  había  colgado  en  la  Web  del  colegio,  qué  apartados  tenía  y  los grupos  que  debían  formar  para  trabajar. 

El primer  día  que  acudieron  a  los  ordenadores  ya  estaban  formados  los  cuatro  equipos,  porque  cuatro  eran  las  diferentes  actividades  de  la    WQ.  Esa  sesión  fue  de  toma de contacto. Tuvieron que familiarizarse con algo que,  para ellos era nuevo, comprobar dónde podían encontrar la  información  necesaria  y  dónde  tenían  que  guardar  lo  trabajado  y  de  qué  modo.  Después,  ya  era  cuestión  de  investigar  y  recopilar  los  datos  que  cada  actividad  demandaba.


Lo malo  vino  con  el  tiempo.  No  todos  los  viernes  de  informática pudieron acudir y trabajar porque no funcionaba  la conexión a Internet o porque las materias fundamentales  no iban todo lo bien que debían.  Todo eso retrasó mucho la  investigación,  hasta  el  punto  de  que  no  se llegó  a  concluir.  No obstante lo aprendido, aprendido quedó. 

En lengua también llevaron a cabo varias actividades  relacionadas con el circo.  Redactaron,  entre  todos,  el  cuento  “Las  fieras  inmóviles”.  Relataba  la  historia  de  unos  animales  del  circo  que  se  revelaron  ante  el  domador.  No  resultó  muy  largo  pero sí divertido.


Otro trabajo,  en  torno  al  circo,  fue  un  pequeño  contorsionista.  Les  resultó  fácil  porque  sólo  tenían  que  colorear,  recortar  y  pegar.  El  resultado  fue  muy  divertido  porque  de  una  simple  cartulina  salió  un  personaje  inquieto  que daba vueltas cuando menos lo esperabas. ¡Qué diver! 

Estuvieron expuestos en la corchera hasta que hubo  que retirarlos para poder colocar otros trabajos.


Como en  el  circo  hay  muchas  profesiones,  en  esta  ocasión  les  tocó  el  turno  a  los  trapecistas.  Muñecos  con  formas especiales en las extremidades para poderse colgar  unos de otros.  Se  pasaron  los  días  enganchados  a  una  cuerda  suspendida  del techo, como  es  lógico.  ¡Qué bueno!  Alguna  vez  aterrizaron  en  el  suelo  por  el  viento  o  porque  algún  graciosillo los tocaba.


A la hora de decorar,  se enfrentaron con una escena  de circo en la que aparecían en la pista varios animales y un  payaso. 

Les quedó muy bonita y también estuvo expuesta en  la  corchera  que  habían  preparado  como  si  fuera  el  interior  de un circo.


Con la  vista  puesta  en  el  carnaval  y  para  que  diera  tiempo a ensayar, los niños construyeron pelotas malabares  a base de  arroz y globos.  Como los globos eran de colores, las pelotas quedaron muy  bonitas porque al utilizar más de uno salían  de colorines.  Una  vez  hechas  las  usaron  en  las  clases  de  E.F.  para aprender a hacer malabares con pelotas.


También organizaron  un  cuento  “El  payaso 

nadador ”. La profe se lo entregó en cachitos y ellos tuvieron  que  ordenarlos  y  separar  bien  las  tres  partes  del  cuento.  Luego  pintaron  cada  una  de  un  color  diferente  y  lo  ilustraron.


Después vino otro cuento: “El payaso descuidado ”.  En esta ocasión el cuento era más largo pero también  estaba desordenado y en trozos. Una vez organizados para  construir  la  historia,  tuvieron  que  pegarlos  en  unas  hojas  dobladas para luego ponerles una grapa y que pareciera un  cuento  de  verdad.  También  debían  hacer  la  portada  rotulando el título y hacer los dibujos que ilustraran el texto.  Al final hubo un concurso y estos fueron los tres ganadores.


Además de estos cuentos que ellos crearon, también  utilizaron  otros  para  trabajar  la  comprensión  lectora  como:  “Paco  y  Ana  van  al  circo”,  Florín  el  Payaso  Bombero”,  El 

circo llegó,  “El  circo  ambulante”  “¡Se  cayó  el  circo”,  “El  payaso  del  circo  del  Sol”…  y  “Los  animales  que  se  escaparon  del  circo”  con  el  que  trabajaron  la  comprensión  oral. Este cuento les gustó mucho y se lo pasaron muy bien  mientras se lo leía la tutora. 

Otro trabajo  fue  un  payaso  y  su  acordeón  en  el  que  ellos  tuvieron  que  pintar,  doblar  una  tira  de  papel  adecuadamente  para  que  quedara  como  un  acordeón  y  luego pegarla a las manos del payasito.


Allá por  el  mes  de  febrero  llegó  la  marioneta.  Un  payaso  muy  bonito  que  pintaron  usando  todos  los  mismos  colores.  Recortaron  las  piezas  y  las  articularon  con  encuadernadores chiquititos.  Puestas  en  la  corchera  parecía  un  batallón  de  payasos que los vigilaban desde atrás.


Con la  llegada  del  carnaval  todos  se  disfrazaron.  Payasos,  malabaristas,  bailarines,  patinadores,  forzudos,  zancudos,  domadores,  magos…  desfilaron  por  la  pista,  actuaron,  haciendo  las  delicias  de  los  espectadores  y,  finalmente, cantaron una murga.  Todos se lo pasaron muy  bien  y  algunos  pensaron  en  que  sería  divertido  trabajar  en  un circo. Fue una tarde súper divertida y… ¿sabéis qué fue  lo más dulce? … ¡El chocolate y los churrossssssssss!


La primera salida didáctica del curso fue al Palacio de  Festivales  de  Santander  para  asistir  a  una  representación  del Circo Estela.  No  fueron  sólo  los  alumnos  del  segundo  ciclo  sino  todos  los  del  centro.  El  espectáculo  resultó  un  poco  complicado de entender porque había que fijarse mucho en  las imágenes  de  fondo,  en  la  música,  en  lo que  hacían los  personajes y cómo iban vestidos. Representaba la creación  y evolución de la Tierra.  No  fue  muy  divertida  y  por  eso  a  muchos  no  les  gustó.


De vuelta,  en  el  colegio,  los  niños  mantuvieron  en  clase  un  debate  sobre  lo  que  habían  visto  y  entre  todos  pudieron  entender  mejor  la  obra.  Después,  la  profesora  escribió un resumen de la representación pero en verso.  Leyeron el poema en clase y luego quedaron en que,  ella  lo  escribiría  en  hojas  muy  grandes  pero  omitiendo  palabras  que  ellos  representarían  mediante  dibujos  para  conseguir un poema en pictogramas. 

¡Qué trabajo!  …Pero  mereció  la  pena.  A  todo  el  mundo le gustó mucho.  En la última hoja, como les quedó sitio, la profe puso  sus caras en los globitos de un payaso.  Una vez terminado lo expusieron en el pasillo bajo el  título “Fuimos al Circo” en letras de colores.  ¡Cómo  les  gustaba  mirarse!  Y  ¡cuidado  que  no  se  despegara ninguna!  Rápidamente daban la voz de alarma.


Como resulta  que  el  pasillo  no  estaba  nada  ambientado,  decidieron  darle  algo  de  color  y  alegría.  Así  que  hicieron más cadenas para decorarlo.  Unas las colocaron a la entrada del pasillo a modo de  cortinaje,  pero  recogidas  en  los  laterales  para  que  no  molestaran  al  pasar.  Encima  pusieron  un  gran  cartel  que 

YCUAR”.

decía “Circo TER

Otras las  colgaron  del  techo  haciendo arcos  a  uno  y  otro lado del pasillo. Ahora sí que, dentro y fuera de la clase,  se respira aroma de circo.


¡Tanto trabajar y trabajar!  Y… ¿ningún juguete?  Eso no molaba nada, así es que se pusieron manos  a  la  obra  y  construyeron  un  juguete  pero…  ¡ojo!  no  era  un  juguete  cualquiera  sino  uno  circense.  Un  gracioso  payaso  enganchado a un clip y a una rueda de modo que parecía ir  montado en su monociclo. ¡Quedó guapísimo!  Además, lo podían hacer rodar empujándolo de uno  de los extremos de clip. ¡Fantástico!


Durante una  clase  de  tutoría  vieron  el  cortometraje  “El  circo  de  la  mariposa”  que  contaba  la  historia  de  un  hombre sin extremidades que aprendió a disfrutar de su vida  con  la  ayuda  de  los  artistas  del  circo.  Además,  durante  la  historia estuvieron pendientes de  una oruga que al final se  convirtió  en  mariposa  y  la  dejaron  volar    libre,  como  deberían  serlo  todos los  seres  vivos.  Después  mantuvieron  un  debate  contando  lo  que  les  había  parecido,  opinando  y  respondiendo a las preguntas que les hizo la tutora.  Esta  actividad  se  complementó  con  la  ejecución  de  unas  hermosas  mariposas  de  colores  que luego  colocaron  en el pasillo, revoloteando por la pared como recien salidas  de  su  capullo,  un  tarro  de  plástico  con  una  oruga  de  plastilina dentro y la historia de la mariposa contada en tres  partes,  como si fuera un cuento.


En el  tercer  trimestre,  como  tenían  que  seguir  practicando  la  redacción,  escribieron  el  cuento  “La  nariz 

perdida” que contaba la historia de un payaso que pierde su  nariz y su amigo el malabarista le ayuda a buscarla.  Cada  uno,  individualmente,  hizo  su  borrador.  Luego  pusieron  en  común  lo  escrito.  Entre  todos  eligieron  lo  que  más  les gustaba o mejor estaba y con ayuda de la profe lo  redactaron.  Finalmente  cada  niño  pasó  a  limpio  su  cuento,  lo  ilustró e hizo la  portada. 

Estos fueron los que, entre todos, eligieron como los  más trabajados y mejor decorados.


Con tanto  material  por  encima  de  la  mesa,  ya  no  sabían  dónde  dejar  los  lápices,  gomas,  tijeras,  pinturas…  Entonces,  para  guardar  sus  objetos,  construyeron  un  simpático portalápices circense. Les entregaron el desarrollo  de  un  prisma  cuadrangular  con  un  gracioso    payasito  en  diferentes actuaciones en cada una sus caras. Colorearon y  montaron el prisma.  Para exponerlos los colocaron haciendo una especie  de  castillo  que  se  derrumbaba  en  cuanto  empujaban  la  mesa, cosa que hacía a propósito para luego poder volver a  montar el castillo.


Para despedir  las  manualidades  realizaron  otro  juguete.  En  esta  ocasión  fue  una  marioneta  con  hilos  muy  fácil de manejar y que hacía todo tipo de piruetas.  Cuando  se  la  enseñaron  se  quedaron  alucinados  y  ansiosos por construirla cuanto antes.  Muy  contentos  se  pusieron  en  faena  y,  como  lo  primero era colorear un poco y recortar, acabaron en un plis  plas.  Después  hicieron  los  agujeritos  con  el  punzón  y…  ¡ufff!    Meter  los  hilos  y  hacer  los  nudos  fue  lo  que  más  trabajo  les  dio.  Por  fin,  terminaron  el  trabajo  y  pudieron  jugar.  ¡Qué  divertido!  Nadie  podría  hacer  las  piruetas  que  ellos conseguían que hiciera su marioneta.


¡Un momento!  Ahora  que  ya  terminaron  de  relatar  todas  las  actividades  realizadas  durante  el  curso,  resulta  que  desconocen lo que les falta por hacer y como el libro ha de  estar terminado para la semana cultural…  ¿Qué pasa? ¿Es que, acaso lo que falta por vivir, no  tiene  derecho  a  estar  recogido  en  este  libro?  ¡Menudo  problema! … ¿Cómo solucionarlo?  Pensando  un  poco,  discurrieron  que  ellos  no  conocían  lo  que  se  les  iba  a  presentar  pero  seguro  que  la  tutora  ya  estaba  al  cabo  de  la  esquina  y,  en  sus  programaciones, tenía todo escrito. Le preguntaron y ella les  contó  qué  actividades  faltaban  por  hacer  y  en  qué  consistirían.


Así fue  como  se  enteraron  que,  en  el  pasillo,  pondrían un enorme cartel anunciando la semana cultural. 

Al lado,  montarían  una  exposición  con  una  muestra  de todos los trabajos hechos en plástica. También pondrían  los cuentos y las fichas, con las que formarían una especie  de cuaderno. Aunque, claro está, la estrella de la exposición  sería, cómo no,  este libro.


Además, verían  una  presentación  PowerPoint  sobre  el circo preparada por las tutoras. 

“el cırco” 28 ,29 y 30  Mayo 2.012 

2º cıclo

En ella  encontrarían la explicación de muchas de las  preguntas  que  tendrían  que  aprender  para  contestar  un  cuestionario,  resolver  las  actividades  de  un  cuadernillo  de  competencias básicas basado en el circo y por último… 


en una  de  las  tardes,  ¡jugar!  al  pasapalabra  circense  preparado por las tutoras. 

W

X

A B Y Z C

D E

V U T

F G H I

S R

J Q

P

O N N M L

K

Para jugar,  se  juntarán  con  los  demás  compañeros  de ciclo y entre todos  formarán tres grupos, uno para cada  clase  y  allí  se  repartirán  en  dos  equipos  y…  ¡a  jugar!  …  a  ver  quién  aprendió  más  cosas  y  es  más  rápido  respondiendo sin   equivocarse, claro está. 

¡Seguro que se lo pasarán pipa!


Otra tarde, de las tres dedicadas a la Semana  cultural, verán la película “Zampo y yo ” 

Y

en

la

última,

vendrán unos  magos  que  les  harán  disfrutar  con  sus  juegos de ilusión.


Con todas estas divertidas actividades que faltan, se  cerrará la Semana Cultural de este curso y, con ella, le dirán  hasta  siempre  a  un    tema  que  les  ha  permitido,  a  todos,  descubrir  muchas  cosas  que  no  sabían  y  divertirse  ¿cómo  no?  porque el circo, amiguitos, es alegría, risas y emoción.


Un curso muy circense  

Relato de las actividades realizadas por los alumnos de cuarto de primaria en torno al circo.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you