Page 1

TÉCNICAS BÁSICAS DE DISCIPLINA PARA PADRES LLAMADAS DE ATENCIÓN Son avisos y órdenes o formas de recordar al niño las normas o los límites de su comportamiento. Se deben hacer teniendo en cuenta las siguientes orientaciones: - Tono de voz ajustado: sin gritar pero con contundencia. En ocasiones los padres llaman la atención con tanta dulzura que las llamadas de atención no son efectivas. - Siempre que las conductas inadecuadas se producen (levantarse de la mesa, no cuidar el material,….). al niño hay que llamarle la atención siempre que se esté comportando de manera inadecuada para su edad. Si le toleramos esas conductas le transmitimos al niño el mensaje de que eso está permitido y se puede hacer. - Sin abusar de ellas. No más de tres veces, después de las cuáles si no resulta efectivo adoptaremos otras medidas. Si llamamos indefinidamente la atención al niño se acostumbra a escuchar nuestros avisos como una “música de fondo” sin darle importancia. - Procurar ofrecer la conducta alternativa: las llamadas de atención casi siempre las empleamos señalando lo que no se puede hacer (no grites, no te levantes,…). Señalarla al niño lo que tiene que hacer es más eficaz (habla más bajo, por ejemplo). - Anticipar las consecuencias: supone incluir en las llamadas de atención reiteradas las consecuencias positivas o negativas, por ejemplo, si sigues molestando a tu hermana te irás a la habitación, no te levantes más que cuando acabes de cenar te daré tu postre favorito. Importante que las consecuencias negativas o positivas que le hemos anticipado que tendrán lugar tras su conducta se cumplan siempre. LAS REPRIMENDAS Regañar de una manera contundente ( no quiere decir gritando) una vez que el comportamiento inadecuado ha tenido lugar. Las llamadas de


atención suelen tener un carácter más preventivo y la reprimenda más sancionador. Algunas orientaciones sobre cómo hacerlo son: - Tono de voz adecuado: con contundencia, firmeza y seguridad. No es el momento de mostrarnos afectuosos. - Breves: no es necesario un largo discurso. Mensaje claro y concreto. - En cuanto sea posible: el momento más oportuno es después de producirse, si se cumplen dos condiciones: que no se haga en público o delante de personas no implicadas y que los padres estén en condiciones de hacerlo con serenidad. Si no se dan esas dos condiciones lo pospondremos, pero lo menos posible. - No hacer más comentarios: una vez que se ha hecho la reprimenda no se debe hacer más alusión al tema eso ya no sería efectivo para mejorar la conducta. - Sin herir: sin descalificaciones personales, dirigida a su conducta no a su persona. Más correcto decir: eso que has hecho me ha parecido muy mal, que decirle, eres un niño muy malo. A OBLIGAR Cuando ni las llamadas de atención ni las reprimendas resultan eficaces para que el niño haga lo que le estamos mandando, cuando el niño se niega reiteradamente a cumplir una orden a pesar de las llamadas de atención, habrá que forzar al niño pues no siempre es posible razonar (por ejemplo a determinada hora se tiene que levantar de la cama si no acude a la tercera llamada hay que ir a por él y traerle de la mano). Ocasiones en las que no es conveniente forzarlo: por ejemplo cuando no quiere comer, con miedos,… TIEMPO FUERA Recibe otros nombres como mandar al rincón o la silla de pensar. Consiste en apartar al niño de la situación de conflicto por un tiempo limitado, para dejar de recibir atención.


Normas que hay que tener en cuenta para que funcione de manera eficaz: - Llevar al niño a un lugar aburrido: donde no tenga nada con que entretenerse. No debe ser un lugar que al niño le de miedo. Debe permanecer sólo aunque los padres pueden supervisarlo de vez en cuando. Lo ideal es que ya tengamos en casa un lugar previsto para ello. - Mantenerlo un tiempo limitado: como referencia puede servir tantos minutos como años tiene el niño - Al terminar: se acude a por el niño y se le dice que puede dejar el lugar sin más comentarios sobre su conducta. Importante que el tiempo fuera no le sirva para eludirse de obligaciones.

Si el niño se niega a acudir, se levanta o se escapa debemos de proceder del siguiente modo: - Obligarlo a estar allí. Si no quiere ir lo llevaremos de la mano ignorando su pataleta. - Si se escapa lo volveremos a llevar y le avisaremos que lo penalizaremos un minuto más - Si vuelve a escaparse lo volvemos a penalizar por última vez. No debemos añadirle más de dos minutos. En este caso tendremos que permanecer con él hasta que se tranquilice y adoptar después otro tipo de medidas como la retirada de privilegios. Esta técnica del tiempo fuera es válida para las siguientes ocasiones: - Conductas negativas que tienen como finalidad llamar la atención: hacer trastadas, gritar, molestar al hermano… - Comportamientos negativos que hay que cortar inmediatamente y donde no es posible razonar, por ejemplo pegar.


Conviene no abusar de la técnica empleándola en determinado tipo de comportamientos. Si hacemos un uso excesivo de la misma el niño se acostumbrará y no será eficaz. Como referencia no se debe emplear más de tres veces al día. Se puede combinar con otras técnicas. Evitar los siguientes errores frecuentes: no controlar el tiempo, el lugar no es aburrido, prestar atención al niño. RETIRADA DE PRIVILEGIOS Consiste en retirar de manera temporal alguna actividad u objeto que le resulte atractivo o de interés al niño. Se aconseja que en la medida de lo posible el niño conozca previamente los privilegios que pierde ante determinadas conductas, así como variar los privilegios que se retiran para evitar que el niño se acostumbre. - Retirada de objetos: un determinado juguete, la bicicleta, un videojuego, el ordenador, el teléfono, golosinas, dinero de su paga o de sus ahorros…. - Retirada de actividades: ver la TV o determinado programa, no ir a determinado lugar, no salir de casa, no salir a jugar, no ir a la piscina, usar determinado espacio de la casa, no jugar con la mascota, no poder realizar una actividad con su padre o madre ¿Cuánto tiempo?: las retiradas de larga duración no son más eficaces que las de duración breve, suelen resultar completamente ineficaces por tres razones: o Es inviable. Es muy difícil mantener un mes al niño sin ver la TV, por ejemplo. o Se acostumbra a estar sin lo que le hemos retirado y no lo echa de menos o Nos obliga a rectificar mostrándonos incoherentes ante el niño


Orientaciones por edades: - Niños de 3 a 8 años: o el tiempo de retirada más eficaz es una tarde (o una mañana, no más) o Es efectivo retirarles determinado juguete, alguna golosina, un programa de TV,… o No es conveniente retirarles actividades como ir al parque o salir a jugar, que en gran medida son necesarias para el niño. En estos casos puede retirarse un objeto relacionado, por ejemplo una tarde puede ir al parque pero no llevar la pelota. - Niños de 9 a 12 años: o Aquí el tiempo más efectivo sigue siendo una parte del día, en determinadas ocasiones puede ser un día del fin de semana, el fin de semana completo o para algún privilegio periodos de tiempo más largo. (por ejemplo, en estas edades un niño que no quiere hacer los deberes y que dedica mucho tiempo a los videojuegos puede ser conveniente retirárselo todo un trimestre) o En esta edad se puede emplear como retirada de privilegios, parte del dinero de su paga semanal si la tiene, el ordenados, el móvil, los videojuegos o las salidas con los amigos. IGNORAR SISTEMÁTICAMENTE Muchos de los comportamientos inadecuados buscan llamar la atención de sus padres. La ignorancia sistemática consiste en no prestar ninguna atención al niño cuando presenta la conducta negativa que queremos tratar. Se emplea sobre todo en las rabietas. Orientaciones:


- No hay que prestarle ninguna atención, ni mirarlo, ni hacer comentarios, ni alterarnos. Cualquier signo o respuesta de los padres puede hacer que la conducta se prolongue. - Apartarse del lugar o al menos retirarse. - Intentar seguir como si nada ocurriera - Cuando el niño abandona el mal comportamiento le acogemos sin hacer más comentarios sobre lo sucedido. Es obvio que hay situaciones en las que no se puede emplear esta técnica, sobre todo cuando el comportamiento del niño daña o pone en peligro a otras personas o a él mismo. En esas ocasiones habrá que recurrir a otra técnica de entre las expuestas. DEJAR SUFRIR LAS CONSECUENCIAS Consiste en dejar al niño que sufra las consecuencias de su conducta inadecuada y deshaga el daño realizado. Especialmente eficaz para niños mayores de 8 años. Las situaciones más recomendables para aplicarla: - Se hace un mal uso de las cosas, se estropean por no tener cuidado, se rompen a propósito o se pierden. - Se provocan gastos considerables por falta de responsabilidad, por ejemplo, el uso del teléfono. - Se daña a otras personas o se estropean sus cosas. Algunas orientaciones: - Colaborando en los gastos: por ejemplo con el dinero de su hucha - Restableciendo el daño: limpiar lo que ensucia, arreglar lo que se rompe, ordenar… - Restablecer el daño a las personas: reponerlas, arreglarlas. Aprender a pedir perdón o disculparse.


LOS PROGRAMAS DE CONDUCTA Se emplea sobre todo para aquellos comportamientos más resistentes. Se propone aquí una forma de emplearlo en casa donde las personas implicadas no son especialistas. Los pasos a seguir son: - Seleccionar una conducta a modificar , no hay que caer en la tentación de tratar varias a la vez. - Motivar al niño: proponérselo como algo positivo, no como un castigo o amenaza. Es válida la explicación de “a partir de ahora vamos a enseñarte a ser un poco mayor…” - Explicarle lo que tiene que hacer: de manera precisa y concreta dejando claro el criterio para considerar que la conducta se ha cumplido - Señalar los logros en una gráfica: un calendario, dibujando un sol, una carita sonriente,…. Si el niño no consigue la conducta deseada es mejor no dibujar nada y nunca borrar las anteriores ni quitar puntos por mala conducta. - Establecer las recompensas: se pueden establecer como referencia a los 3, 7, 12 y 18 logros. El niño debe saber cuántos soles le faltan para tener la recompensa. Deben de ser variadas para que el niño tenga que elegir. Se aconseja mejor actividades con los padres que comprar cosas materiales. Por ejemplo, ir con mamá a comprar, dar un paseo en bici, ayudar a preparar la comida, alquilar una peli, una tarde de juegos todos juntos,… - Limitar el tiempo de aplicación: durante dos semanas con niños de 3 a 5 y tres semanas con niños de 6 a 8. - Dejar un tiempo de descanso: después de su aplicación dejar al menos varias semanas de descanso, retomarlo de nuevo pasado ese tiempo seleccionando otra conducta, aunque la inicial no se haya logrado.


Técnicas de disciplina  

Técnicas de disciplia

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you