Page 1

EXCURSIÓN A MADRID

Después de pegarme el madrugón de levantarme a las siete menos cuarto, ducharme, desayunar algo a toda prisa y buscar infructuosamente EN EL ÚLTIMO MOMENTO las siete primeras temporadas de Padre de familia en DVD para ir entretenidos en el bus, decidí coger Las horas, South park, Les luthiers y Cinema paradiso, y me fui al instituto, donde ya estaba prácticamente todo el mundo esperando antes de la hora (7:40h) para subirnos en los dos buses y empezar el viaje. Un viaje que se nos hizo breve, cinco horas de trayecto más casi una hora entre las dos paradas técnicas que hicimos en marcha. Llegamos a Parla (zona poligonera donde las haya, yo diría chonilandia extreme 2.0), paramos delante del hotel (un hotel de extraño aspecto por fuera pero comodísimo por dentro, al lado de una gasolinera y un karaoke en el que mataron a un chino hace unos días...). Veníamos contentos porque ya habíamos finalizado el reparto por habitaciones triples de todo el alumnado, y entonces nos dijeron que había 6 habitaciones cuádruples para chicas y todo lo demás triples, con lo que tuvimos que repetir el proceso otra vez... Como llegamos con margen nos dio tiempo de ajustar las cosas y a las 14:30h comimos lo que nos dieron. Digo lo que nos dieron porque aquello no era una ensaladilla ni una hamburguesa con patatas, qué va, aquello era ciencia ficción... De todos modos, había tanta ilusión en el ambiente, tantas ganas de ir YA YA YA a Madrid, a ver sus tiendas, sus escaparates..., que dio igual. Cogimos el bus a las 15:45h y allá nos fuimos. Estuvimos libres para ver Madrid-centro hasta las 19:30h, en Callao-Gran Vía, y muchas de nuestras alumnas regresaron cargadas con bolsas de tiendas de ropa, así que no desperdiciaron el tiempo. Los chicos venían más bien con comida y así (normal, después de la comida del hotel...).


Los profes anduvimos también por ahí, ellas comprando ropa y cosméticos (aunque no les haga falta retocarse para nada porque son muy guapas y jóvenes, tanto Ester como Sofía) y nosotros fuimos a ver libros, cómics y CDs al Fnac Fnac. Pudimos escuchar a un grupo de cuerda en la puerta de El corte inglés (dos violines, un chelo y un contrabajo), tocando el canon de Pachelbel, la Pequeña serenata nocturna de Mozart y otras obras. Había muchísima presencia policial, y no es de extrañar en una calle peatonal abarrotada de turistas despistados con dinero en los bolsillos. Hizo un sol radiante, interrumpido a ratos por nubes, y aunque nos cobrasen 3,30 euros por una caña, mereció la pena sentarse un rato en una terraza. Merendamos-cenamos en el Pans and Company, y luego estuvimos sacándonos fotos. De ahí fuimos al teatro Arteria, donde vimos el musical Grease, y fue realmente un espectáculo digno de visitar más veces. Un musical con un guión que reproduce casi textualmente los diálogos de la película, con todos los personajes perfectamente caracterizados, con muchas coreografías y con voces sorprendentes (recuerdo la increíble voz de Rizzo). Por poner un par de pegas: sobraba el personaje cómico de gafas, que imitaba a Steve Urkell y que no tenía ese relieve en la película; supongo que será un favor que alguien debe a alguien y que deja como secuela momentos más penosos que humorísticos interrumpiendo la acción dramática. Sobra Julio Iglesias Junior, un reclamo publicitario que decepciona tanto como artista, como músico: necesita urgentemente que un logopeda le enseñe a vocalizar, debe dejarse de tonterías y aprender a cantar, y aunque el apellido es lo único que le sube al escenario resulta vergonzoso que en los créditos finales él ocupe el centro del escenario y se lleve los aplausos más golosos, cuando tan sólo interviene unos cinco minutos (cinco minutos que se hacen eternos, por cierto; ah, resulta irónico que sea él precisamente quien le recomiende a la chica que estudie para ser alguien en la vida... ¿alguien se lo dijo a él alguna vez?). Terminado el musical, nos sobró media hora antes de que el bus nos recogiese (a las 23:30h), así que aprovechamos para dar una vuelta. Fuimos a cenar al MacDonalds, y después de llenarnos la tripa de colesterol nos fuimos a por el bus. La noche del hotel fue razonablemente ajetreada: está claro que nadie iba a dormir, pero nuestros maravillosos alumnos supieron frenarse, no gritaron ni rompieron ni mancharon ni bebieron. Estuvieron a la altura de las circunstancias, y eso es algo que les agradezco y no olvidaré. Eso no quita que hubiera algo de ruido, habitaciones con seis o más personas, consolas encendidas hasta las tantas, algún que otro portazo y continuos ruidos de puertas abriéndose y cerrándose. Los profes estuvimos "apatrullando" los corredores desde las 12 hasta las 2 y pico, y luego nos acostamos. El detalle genial fue que a eso de las 3:30 un par de alumnos disfrazados de papá noel y la parca se dedicaron a despertar a todos sus compañeros, para informarles sobre el musical de El rey león. Muchos alumnos se llevaron un susto tremendo, y cuando al día siguiente Ester y Sofía (que sí se enteraron pero no identificaron a los artistas) nos lo contaron a Rubén y a mí, se produjo un conflicto de intereses: por una parte, la idea era buenísima, simpática e hizo del viaje algo diferente; por otra parte, teníamos que tomar cartas en el asunto y "sancionar" de algún modo a los responsables. A Rubén se le ocurrió la broma de decir a los responsables que no podrían visitar la Warner, para luego decirles que no, que podían


hacerlo, que era broma. Pero como nos pareció muy fuerte y que se lo podrían llegar a tomar a mal, preferimos citarlos el lunes en el recreo para que hablaran con él, y eso sucedió. Influyó el hecho de que los alumnos se identificaron a la primera, sin hacernos perder tiempo, así que por su valentía no pasó nada más. Esa mañana, después de desayunar en el hotel y recoger todo, fuimos a la Warner, el fantástico parque de atracciones donde el tiempo nos acompañó, sin llover hasta la última media hora. Los alumnos pudieron montarse todas las veces que quisieron en casi todas las atracciones desde las 11 de la mañana (hora en que abría el parque) hasta las 18:30h, hora en que el temporal hacía insoportable la estancia en las instalaciones. Rubén y Ester se montaron en muchas atracciones, Sofía y yo (menudos abuelos estamos hechos) nos dedicábamos a hacerles fotos y hablar, todo el rato. Entramos (eso sí) en dos simulaciones: una sobre Batman (con un simulador de vuelo en su mansión) y otra el en Hotel embrujado (aquí casi me da la mala, dios mío qué susto... una atracción en la que asistes a una cena y de repente toda la habitación parece girar sobre sí misma, aunque realmente eso no pasa: tú te mueves un poco pero lo que se mueve es todo lo demás, y tu cerebro cae en la ilusión de que estás del revés). Terminada la tarde nos fuimos en bus para Verín, y el viaje de regreso transcurrió sin incidentes, tan sólo debo mencionar los abusivos precios de una estación de servicios que había en Villacastín, donde un bocata mínimo de jamón serrano valía seis eurazos... Por ello paramos en Benavente, para poder cenar antes de llegar a la 1:15 a Verín. Fue una experiencia muy reconfortante, los alumnos se portaron de maravilla, el tiempo nos acompañó, el musical estuvo muy bien y el parque no trajo ningún problema. Una excursión de diez. El año que viene intentaremos hacer otra como esta, y si algo tengo claro es que la agencia de viajes que usaré será El corte inglés, por su eficacia, su profesionalidad, su interés en ayudarnos y asistirnos ante cualquier imprevisto, y por su precio, muy razonable. Lo más gratificante cuando eres profe y organizas una excursión de estas características es ver que los alumnos han disfrutado, han aprovechado con la experiencia, se traen a casa buenos recuerdos e incluso llegan a conocer a otros alumnos. Sólo por eso, por frases del tipo "profe, me lo estoy pasando genial", que las hubo, merece la pena todo el esfuerzo organizativo, humano y físico que hay detrás de dos días de viaje. Gracias a todos los que vinisteis y os portasteis como es debido. Así da gusto.

EXCURSIÓN A MADRID  

Crónica del viaje a Madrid de los alumnos de Música del IES Taboada Chivite

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you