Page 1

Aurora Viñas (5º B)


Había una vez una jarra de agua fresca y cristalina, en la que todas las gotas de agua se sentían orgullosas de ser tan trasparentes. Y día tras día se felicitaban unas a otras por su limpieza y su belleza. Hasta que un día, una de aquellas gotas decidió, que aburría de su limpia existencia y que quería probar ser una gota sucia. Las demás trataron de desanimarla, pero ella insistió. Sin apenas darse cuenta, en cuanto la gota se puso sucia ensució a todas las gotas de su alrededor, que a su vez hicieron lo mismo con sus vecinas y en un instante, toda el agua en la jarra se ensució. Las gotas trataron de limpiarse, sin éxito. Hicieron de todo, pero

era

imposible

terminar

de

sacudirse

la

suciedad.

Finalmente, mucho tiempo después, la jarra acabó en una fuente y sólo cuando volvió a entrar mucha agua limpia, las gotas recuperaron su transparencia y belleza iniciales. Ahora todas saben que si quieren ser unas gotas limpias, todas saben que si quieren ser unas gotas limpias, todas y cada una deben serlo siempre, aunque les cueste, porque arreglar lo malo de una sola gota cuesta muchísimo trabajo. Lo mismo pasa con todos nuestros amigos, si queremos ser una jarra de agua limpia, todos tendremos que ser gotas limpias, y además no debemos ser las gotas sucias que lo estropean todo. ¿Y tú?¿una gota limpia? Fernando Mora García 5ºB


Un día bajo el agua, un cangrejo caminaba tranquilo por la arena del

fondo.

El

cangrejo

se

encontró algo verde moviéndose. El

pequeño

cangrejo

salió

corriendo al verlo porque pensó que era un monstruo. Fue a avisar a otros cangrejos y los llevó hasta allí. Al llegar allí los otros cangrejos también se asustaron al verlo y fueron a llamar a su amigo Don Pulpo. Don Pulpo era un pulpo viejo y sabio que la gente lo llamaba para solucionar problemas, porque era muy valiente, pero le tenía miedo a una cosa: a las redes de los barcos. Don Pulpo les explicó que aquello era un alga, que se movía por la corriente marina. Aquel día los cangrejos y el cangrejito no le volvieron a tener miedo a las algas. Pero en ese momento, cuando el pulpo estaba llegando a su casa, una red lo atrapó y con coraje pudo salir por un hueco.


Un pez robado Erase una vez un pececito llamado Pepe, y siempre estaba con su padre. Hasta que un día que estaba durmiendo y un pulpo muy grande lo robó. Se lo llevó con sus amigos los tres tiburones y le intentaron matar. Pero todos los amigos de la escuela le salvaron. Nunca más el pez iba a estar solo en sus algas. Al pobre pececito le dio como un ataque y le temía a todo. Siempre, todos sus amigos, le iban a visitar, ya que el no podía ir al colegio en un tiempo. El pez se recuperó y volvió a ir al colegio. Un día de vuelta al colegio se volvió a encontrar al pulpo y le dijo que ya no le

temía

y

que

tenía

muchos

compañeros que le salivarían así que no le valía la pena robarlo. En el colegio contó su experiencia del robo y decía que lo había pasado muy mal y que le temía mucho a ese pulpo. Él pececito decía que era muy cruel y muy feo. La policía de las cataratas del Niagarapez donde vivía Pepe, le ordenaron al pulpo y a los tres tiburones que se fueran de donde vivía Pepe. Y así fue, se fueran de las Cataratas del Niagarapez por 30 años y el pececito Pepe no los volvió a ver. Hasta que un día Pepe mirando el periódico vio que los tiburones y el pulpo, se habían vuelto buenos.

Andrea Izquierdo Suarez 6ºA


Erase una vez una niña que vivía con su abuela. Un día, la niña, como todos los días, fue al pueblo a comprar. Al volver a su casa, su abuela se enfadó, ya que su nieta había comprado más de la cuenta. La niña, muy triste, salió de la casa y se sentó en el borde de un pozo vacío, ella se resbaló un poco y cayó al pozo. De repente, oyó voces, pero no les hizo caso. Recordó la pelea con su abuela y empezó a llorar y a llorar y se ahogó en sus propias lágrimas. Todo el pueblo se puso muy triste, ya que esa niña era muy querida por toda esa gente. Su abuela se sintió culpable, ya que sucedió tras la pelea con su nieta. Sus amigas le decían que no era su culpa, ya que ella era una buena abuela y educaba a su nieta tal y como debía hacerlo.

El pozo, ya tenía agua, pero la gente, no le dio importancia, porque ese pozo se había llenado, a cambio de la pérdida de una adorable niña. A partir de ese día nadie más se acercó al pozo, y lo llamaron “El Pozo de las Pesadillas”.


Debajo del cristalino mar hay un pecesito muy travieso y juguetón que se llamaba Trampita, que un día jugando al escondite se escondió detrás de una roca muy grande, que resultaba que era la casa de una sirena. Cuando la sirena Floridana, que era muy guapa y la hija del rey de los mares, fue a salir de su casa, el pez se asustó, pero la sirena que era muy buena, le invito a entrar a su casa, era elegante, tranquila, limpia y tenía muchas habitaciones, una cocina, una habitación

enorme

para

ella

sola,

una

habitación

para

invitados, un gimnasio, un salón con un coral (una televisión) de 1.000 pulgadas (pantalla de cine)

y muchas cosas más.

Como había hecho algas al horno, con corales fritos y un postre de pescado, se las dio a probar, el pez repitió muchas veces. La sirena le habló del problema que tenía con el fregadero, estaba tupido. Entonces el pez lo intentó arreglar pero no podía, entonces como su padre Don Cangrijo, que

era fontanero, lo

llamó, lo pudo destupir y la sirena se puso muy contenta. Después de ese día se hicieron íntimos amigos. Quedaban todos los días para charlar, comer algo, jugar y contarse secretos.


Un día de temporal Les voy a contar una experiencia que tuve un día de lluvia y tormenta. Salí a la calle con mi padre en el coche salimos desde Tejina, Valle De Guerra, por el camino iba viendo la lluvia como caía los árboles todos mojados, las papas en los invernaderos todas rotas por el viento, ¡Pobre naturaleza!. Por fin llegué a Tagoro, a casa de mis abuelos. Nos metimos corriendo en la casa. Pasada cuatro horas y media, salimos a dar una vuelta con el coche y pasamos por un barranco

por

el que corría agua muy rápido y muy caudalosa. Le dije a mi padre: -¡Que importante es el agua para la naturaleza! Seguimos hasta Candelaria y nos bajamos. Visitamos a la Virgen de Candelaria, al salir nos mojamos todos, al venir vimos un invernadero todo roto, tenia los tubos en el suelo y la tela toda estropeada, las papayas en la tierra, seguimos un poco más adelante y fuimos a San Andrés. Nos bajamos a visitar a un amigo de mi padre y le invitó a un chocolate en la casa y yo me tomé un chocolate con churros, estaba muy rico y estuvieron hablando y yo jugando a la play con su hijo mayor

al Call of Duty Al cabo de un rato me fui para mi

casa. Por el camino vi cosas

muy guapas cuando íbamos de

camino a mi casa vimos un chico que estaba intentando cambiarle una rueda

a su coche. Nos bajamos mojándonos

todos y le ayudamos a cambiar la rueda.Cuando entramos en el coche estábamos empapados y nos pusimos unos pantalones y una camisa secas ya por fin llegamos a La Laguna y derecho a Tejina, después cuando llegamos a Tejina aparcamos el coche en el garaje y

nos fuimos hacia mi casa y nos

bañamos. Asi acabó la lluviosa jornada. Alejandro Glez López


Manolo, el niño del agua Una vez había una fuente en el monte. No echaba agua y la gente que iba al monte a una chuletada no podía beber agua. Un niño fue a comer con su familia. Y su madre no sabía que la fuente estaba seca y lo mando a coger agua. El niño apretó el botón pero no salía nada. Entonces abrió la fuente y vio bichos comiéndose el hierro. Como tenía un cubo para coger agua, cogió los bichos con la mano y los puso en el cubo. Limpio la fuente por dentro y la cerro. Apretó el botón y ¡FLASH! salió agua. Llamo al guardamonte y se lo dijo. Al día siguiente hicieron una fiesta en su honor. Desde entonces el niño se llama Manolo, el niño del agua.

Isabel (6º A)


Erase una vez una gota de agua que mágicamente tenía vida. Estaba triste porque su familia se contaminaba poco a poco. Un día en la playa, un niño alto, flaco, pelo corto y castaño que venía de vacaciones con su familia se fijó en la gota de agua triste y le preguntó qué le pasaba. Entonces la gota de agua le explicó su problema. Amablemente el niño le dijo que le ayudaría a limpiar por la zona donde vivía y que su familia que eran 3, su madre, su padre y su hermana seguro que lo harían también, pero primero fue a preguntárselo y le dijeron que si. Rápidamente les indicó el lugar donde

vivía

y

se

fueron

a

limpiar.

Tuvieron que hacerlo a pleno pulmón y la verdad

que

tardaron

mucho,

cuando

regresaron a la orilla la gota de agua les dio las gracias pero les pregunto que por qué derrochaban y contaminaban los humanos a su familia y a los demás como él. El niño respondió que lo hacen muchas veces sin darse cuenta. Ya se hacía tarde y la familia se tenía que ir a su casa, se despidieron y se marcharon. Cuando regresaron a su casa todos se habían dado cuenta de que habían aprendido una lección, desde ese día no volvieron a derrochar agua para que ninguna gota ni su familia volvieran a sufrir por la contaminación ni el derroche. Juan


Tortugas en el lago Dos amigos estaban en el lago como todos los días, ellos jugaban a lanzar la piedra para ver cuál quedaba más lejos. Había una especie de piedras grandes y con formas circulares en el lago, y los niños empezaron a jugar saltando y subiéndose en ellas. De repente, empezaron a moverse las piedras

y

Rápidamente

los

niños

intentaron

terminar de subir

subidos huir

la piedra

en

pero

ellas no

se

hubo

se dieron

asustaron. manera.

Al

cuenta de que

simplemente eran tortugas que estaban descansando. Desde ese día los niños siempre van a lago a visitar a las tortugas, y uno de los días que fueron a verlas se dieron cuenta de que las tortugas habían puesto huevos, los niños se pusieron muy contentos. Por la tarde los niños regresaron a sus casas e hicieron sus tareas y juntos merendaron en el puente del camino que llevaba al lago. Bajaron por el camino hasta llegar al lago, seguidamente fueron a jugar con las tortugas y una de ellas tenía plásticos amarrados en el cuello. Los niños corrieron hasta llegar a la orilla, y le quitaron los plásticos. Muy enfadados corrieron hasta el Ayuntamiento del pueblo y le pidieron al Alcalde que pusieran un cartel en el puente antes de llegar al lago para que las personas que pasaran por allí no tiraran basura al lago. Después de eso los niños están muy contentos, tienen un cartel y todas las semanas va un monitor a darles de comer a las tortugas y a enseñar a los niños a cuidarlas. Johana (6ºA


El pececito miedoso Erase una vez un pececito que era muy miedoso porque le daba miedo la oscuridad, él se llamaba Chiflitas, él era pequeñito, naranja y con pintitas de color rojas y sus padres eran más o menos iguales. Él tenía miedo a la oscuridad porque una vez un tiburón casi se lo come porque tenía hambre, pero su padre lo ahuyentó y desde ese día su padre y su madre siempre se acostaban con él por la noche, en una anémona que había encima de una piedra tapados con un coral para abrigarse y esa era su casa. Entonces un día, cuando se despertaron, y, pasadas las horas cayó algo desde la superficie, se fueron todos nadando como un rayo. Como vieron que no se movía, fueron a investigarla. Era verde con círculos azules tenía un cristal y dentro una pequeña bombilla. Había un botón, el padre con mucha precaución, lo pulsó y salió nadando, pero se encendió una luz muy larga que llegaba hasta unos diez metros y se dieron cuenta que era una linterna de mar. Desde ese día el pececito no ha tenido más miedo a la oscuridad y todos los meses hacían una fiesta sin miedo a la oscuridad con sus amigos, El Alcalde, La Estrella de Mar, Don Pulpo etc…

Carla Díaz González 6ºA


Había una vez un río que no tenía nada de agua si no unas gotas que estaban casi secas. Pero un día, cuando anunciaron en las noticias que iba a haber un temporal, lo escucharon. Se pusieron muy contentas y esperaron. Pasaron horas y de repente empezaron a caer gotas. Al rato el río ya no estaba seco sino lleno de agua. Luego las gotas se fueron contentas y felices con sus amigas. Su vida fue todavía más divertida que la de los otros años por que tenían más amigas y amigos. Sus compañeros eran algunos más pequeños aunque les caían bien porque eran tímidos y algunos juguetones. Pero después de que lloviera desaparecieron muchas gotitas por que se separaron de sus familias. -Papá, mamá ¿dónde están?. Decía una gotita que solo tenía dos años. La niña se puso muy triste y empezó a llorar. Unos

padres

al

oír

los

llantos

se

dirigieron hacia la gotita. La niña al ver a sus padres fue nadando contenta hacia ellos y los abrazó. -Hija ¿dónde estabas? -dijo el padre. -No te vuelvas a soltar porque mira lo que pasa - dijo la madre. -Vale no lo volveré a hacer más. Y al final se fueron contentos y felices a su casa. Laura Rodríguez Afonso 6ºA


Erase una vez un niño fue a beber agua a la fuente y estaba seca. Después fue a la playa para bañarse porque hacía mucho calor. Se fue a la casa cuando llegó se bañó. La madre le dijo: -¿A dónde fuiste? -A la playa mamá Cogió una taza y le puso leche y galletas, después de merendar se bañó, ya era de noche cenó vio la tele y se dejó dormir. Al día siguiente el niño se levantó, desayunó hizo la cama y fue al campo de fútbol para jugar . Fue a beber agua a la fuente y se preguntaba si habia agua, bebió y por fin habia agua. Ya era tarde se fue a su casa, llegó, comió y le dijo a la madre que por fin habia agua. La madre le dijo: -Pues vamos a la playa a celebrarlo. -Vale mamá. Y se pusieron felices, era de noche comieron vieron la tele y se fueron a la cama a dormir.

Christian


El agua y yo Un día me desperté en frente de un río, sin motivo alguno. Rato después me desvelé y me lavé la cara sin estar segura de lo que hacía. Encontré una barca y me estuve arrullando por el agua, poco a poco vi como me acercaba a una enorme cascada, cuando intenté saltar tuve un presentimiento de que no era buena idea. Después de pasar todo aquel miedo me quedé sentada en la orilla del río mirando mi reflejo en el agua. Unos minutos después mi reflejo me habló, yo asustada me lavé varias veces la cara. Corrí y corrí hasta alejarme del río. En esos momentos me estuve preguntando que como había llegado hasta aquí. Me puse a pensar y lo único que me acordaba era de qué estaba tranquilamente durmiendo en mi cama. Me encontré un árbol que hablaba… Me preguntaba muchas cosas al principio… También me puse a pensar que por que hablaba un árbol, eso era ¡MUY!, ¡MUY! Ridículo. ¿Cómo va a hablar un árbol? Me preguntaba… También pensaba que podía estar soñando, pero, ¿pensar en un sueño? Já, al principio aseguraba que era una tontería pero me di cuenta de que no, que los sueños nos hacen pensar más que en la vida real. Aún así no sabía si era un sueño o era real. Ya con la cabeza alborotada me eché una siesta debajo de un árbol. Pasado el rato el despertador sonó y me di cuenta de que todo era un sueño, un simple sueño que me hizo pensar hasta quedar sudando. .


La niña y el rio Había una vez una niña que siempre iba al bosque a buscar flores y se las regalaba a su madre, a todos sus vecinos e amigos. La madre le decía;-No te alejes mucho de casa y no te entretengas con los animales. Hasta que un dia, vio una mariposa de lo bonita que era la quería cogerla pero no pudo se alejo mucho de su casa, y se perdió. La madre preocupada llamo a los bomberos y policías de la zona y no encontraron nada solo un trozo de la ropa que se había quedado en un árbol, la madre se decidió ir a buscar a su hija y tampoco la encontró, la niña encontró un rio ella quería beber agua pero estaba insegura y de pronto ¡Zas! ¡Se cayó al agua! Se asusto mucho porque el agua sabía hablar y la niña no sabía nadar, el rio tenia vida, la ayudo a salir. Como el agua era inmensa se asusto la niña

le

dijo

¿cómo

sabes

hablar?

y

el

contexto porqué me tiran residuos tóxicos y le dijo como ¿podemos mejorar? Y él le dijo no me tiréis residuos tóxicos,-dijo la niña gracias por ayudarme a encontrar mi casa ¿cómo te llamas? -Me llamo Riachuelo. La niña llego a su casa y le dijo a la madre que el rio la había salvado la vida por que casi se ahoga

y

dijo

la

madre

que

había

que

ayudarlo, le dijo la niña que el rio sabía hablar y entonces se lo dijo al presidente que limpien él rio y limpiaron a el Riachuelo y hicieron un parque de atracciones en el Riachuelo,-dice el Riachuelo si les dejaba a cambio de que no le tiraran residuos tóxicos para que no se murieran los peces y las algas ,entonces los niños y adultos se divierten. Y los niños que no saben nadar también se divierten por qué el rio no permitía que se ahogaran.

Mahetabel


VALENTIN EL VALIENTE DE LA PECERA En una casa en lo alto de una montaña vivía un perro que estaba muy feliz con su dueño. El dueño era alto, un poco gordo y tenía unas gafas muy graciosas. Un día el dueño trajo un pez. El pez era multicolor y estaba flaco .El perro lo miraba y se preguntaba por qué el pez no podía salir de la pecera, el perro siempre estaba mirando al pez. Pasó un tiempo y el perro seguía sin entender porqué el pez tenía que estar todo el tiempo en la pecera. El pez le dijo que tenía que estar en la pecera con el agua porque si no se asfixiaría. El perro se sorprendió cuando el pez le habló. Pero una vez cuando el dueño se tenía que ir a trabajar el perro y el pez se quedaron solos en

la casa, el perro empezó a pensar y a

pensar haber como podía salir el pez, tuvo una idea era que el pez saltara y que cayera en un cubo pero no podía saltar porque era muy chiquitito. Siguió pensando y tuvo una idea fenomenal, fue a casa del vecino a ver si podía darle una red para sacar al pez. Como el vecino no lo entendía le dio un lápiz al perro haber si lo podía escribir, lo escribió y lo entendió. Fue a la casa, lo sacó, estuvieron jugando al escondite, comiendo pizza y destrozando la casa. Cuando tocaron el timbre tuvieron que ordenar toda la casa abrieron y era el correo, el perro dio un suspiro y siguieron jugando. Se dio cuenta que el pez no estaba y buscando por todas partes y no lo encontraba. Al final el pobre pez se murió y lo llamaron Valentín.

ra

Sandra María García Santana 6ºA.


Había una vez una gota de agua que quería llegar a su casa en la cima de una cascada. Tenía que pasar por barrancos, acantilados, mares etc. Pero un día quiso ir a ver a una amiga que le quedaba de paso y la casa era con muchas gotas de agua, la verdad que era gigante y quería

ayudar a su amiga la gota

gordinflona por que el rey de las gotas se las bebía, y todas las gotas del reino querían que le dejara el puesto de rey a otra gota. No le gustaba bajar por los acantilados pero cogió las fuerzas y su valentía y ¡se tiró! Al llegar a su casa se lo conto a su mama la gota riñona, cuando

se lo conto se

divirtieron mucho contando chistes y hablando, cuando menos se lo esperaban llegaron todas sus amigas, y le contaron que estaban muy contentas porque el rey había renunciado. La madre les preparo Un pan pizza, unas papas locas y de beber unas coca colas. Cuando terminaron se descargaron una peli de miedo y hicieron unas palomitas. . La

noche la pasaron

con mucho miedo. Por la mañana desayunaron un colacao con galletas y cogieron rumbo a sus casas. Cuando las amigas llegaron a sus casas se mandaron un wasap para decir que estaban bien.

Yaiza González Rodríguez. 6ºA


Una vez, hace mucho tiempo, en un pueblo muy chiquitito, pero bonito, vivía un niño llamado Pepito. Era un niño que le gustaba tirar el agua desperdiciarla. Un día un niño llamado Juanito fue a buscar agua al monte, de repente Juanito se dio cuenta de que no había agua, era porque Pepito

se

dedicaba

a

tirar el agua y a jugar con

ella.

quedó

Juanito

se

asombrado.

Juanito se quedó toda la noche vigilando a ver quién

era,

el

pilló

a

Pepito tirando el agua y estuvo hablando con él. Pepito le prometió que más nunca iba hacerlo porque estaba muy mal. Eva (6º B)


El sueño del agua Un día fui a la playa, después de darme un chapuzón, bebí un poco de agua. Entonces, una fuerza extraña, se llevó el agua de la botella. Al principio me asusté, pero me metí en la piscina y en el fondo, encontré un muñequito que traía un mensaje. Ponía, `` Carmen, tienes que convencer a la gente de que no desperdicie el agua´´. En ese momento me desperté con el despertador, me hubiera gustado seguir soñando, el caso fue que intenté convencer a la gente y funcionó, gracias al sueño, todos hemos aprendido la lección. Pero resulta que al cabo de una semana la gente se fue olvidando, se lo intenté recordar pero no me hacían caso así que hablé con mi clase, me ayudaron mucho,

hicimos:

carteles,

cuentos,

comics, pamelas, etc… Estuvimos proporcionándolos y además salimos en la tele porque el padre de un niño era el propietario de un canal. Espero que lo vean miles de personas, también lo colgamos en internet. Hable con una compañera de clase y me dijo que su madre le había dicho que éramos unos expertos en el medio ambiente. A la gente le gustó mucho las cosas que hicimos, y esta vez espero que no cambien de idea, y no malgasten el agua. Hasta Pronto: Carmen Delia 6ºA


La niña misteriosa Había una vez una niña que era una gota de agua. Pero un día los niños de la clase se dieron cuenta porque cada vez que la querían tocar no se dejaba parecía que tenía magia. El color era de persona pero una amiga de ella se enteró y se lo dijo a todo el cole. Entonces la niña se hizo muy popular y a los maestros le parecía muy interesante tenerla en clase. Se lo tenían que decir al director y él les dijo que sí porque quería saber de qué color era. Que le contase su vida para saber si era

igual que la vida de nosotros.

- Yo no nací como ustedes, yo nací de una gota, dijo la niña. -¿Y de qué gota? -No es una gota cualquiera solo sale una cuando un bebé se ríe por primera vez. -¿Y en dónde vives? -Vivo en un mundo lleno de gotas, se llama Gotita. -¿Y las gotas son igual de grandes como tú? -No cuando entramos en ese mundo somos una gota chiquitita. -Bueno adiós me voy para mi casa con mí familia ¡Hasta mañana!.

Abigail Pérez Arias 6ºA


Erase una vez

un niño surfista que se

había apuntado a un con curso de surf en el arenal de Bajamar habían más de treinta personas muy, buenos uno de ellos. Felipa, era un niño marginado que nadie quería estar con él, entonces, Felipa se empezó a sentir muy mal y empezó a volver a coger una tabla

de

surf. En mitad del concurso uno de los concursantes lo empujo

para que perdiese, se cayó de la

tabla y se dio con un risco muy afilado y se hizo una brecha de lado a lado y lo tuvieron que llevar al médico y operarle para que no se, desangre y muera. La familia preocupada, el niño que le empujo se disgusto

estaba muy mucho porque

solo quería darle un susto y al final le pidió perdón y le perdono

terminaron de ponerle los puntos se fueron a su

casa a merendar con su nuevo amigo, un buen polo de vainilla. Felipa estaba muy feliz con su nuevo amigo llamado Felipe el mejor amigo para siempre, se defendían uno de los otros hasta siempre. JESÚS ALEJANDRO RODRIGÚEZ SUAREZ.




El agua cae ligeramente del cielo en forma de lluvia. Después de llover sale el sol y se pone el arco iris. El agua de los ríos baja lentamente y los animales beben del río. El agua del mar tiene forma de plato llano y la gente se baña. El agua de algunos barrancos hace unos paisajes maravillosos, también es muy importante para las personas y para todo el planeta. Hay cascadas espectaculares en cuevas, en montañas y al aire libre. El agua de las cascadas cae y sale su vapor. El agua de las playas, los surfistas cogen olas y algunas veces se caen de la tabla porque pierden el equilibrio. El agua de las piscinas las cambian algunas veces cuando está sucia. Las

olas

son

grandes,

de

5

metros y hasta a lo mejor 10 metros de alto. El agua del mar es muy inmensa y a saber hasta dónde puede llegar, puede ser infinito. Cuando llueve fuerte y el cielo está oscuro hay relámpagos, truenos y rayos, da muchísimo miedo.

 

DIEGO LÓPEZ RAMOS 6º A


El 20 de marzo del 2000, un pescador joven y soñador fue a pescar al charco de El Almirez que está en la costa. Antes de pescar fue a bañarse al mar, sintió una sensación rara como si alguien le estuviera tocando el pie.

Se sumergió

y

vio

algo

magnifico, !era una sirena¡ Nunca había

visto

a una

y

pensó

que

estaba soñando. Se pellizco unas 20 veces y seguía viéndola. Todos los días

se

veían

y

al

final

se

enamoraron se querían tanto que no se separaban la sirena le dijo que la siguiera y la llevo a un sitio era una isla desierta en el fondo del mar se querían tanto que se iban a casar pero la sirenita tenía un secreto

que no se lo podía decir y

al final se lo dijo. Se tenía que ir para siempre y no sabía cómo decírselo y se lo dijo por una nota y el pescador se quedo muy tri ste y nunca más se volvieron a ver.

Paola (6º B)


La niña enseñadora: Erase una vez una niña que era muy mala y derrochaba el agua, pero un día llego un niño y le dijo: -. Me han dicho que derrochas el agua y entonces vengo a explicarte la importancia que tiene. -. Vale, pero antes deja cambiarme de ropa. -. Bueno, el agua, es algo hecho por la naturaleza y no por el hombre, ya nunca

llueve,

entonces,

si

todo

el

mundo la derrocha se gastará y nadie la podrá disfrutar, con lo cual si no hay

agua,

plantas

ni

no

se

podrá

los

árboles

regar

así

que

las se

secaran, y no habrá oxígeno. Así que ya sabes, intenta ahorrar agua y también a enseñarles a los demás lo que yo te he enseñado a ti. Ella se dio cuenta de lo que había hecho así que… Fue casa por casa, explicando lo que era muy importante sobre el agua, lo que nos pasaría si se gastara en todo el mundo por nuestra culpa y los beneficios que tiene para nosotros.

Judit.


Lucia malgasta el agua. Había una vez una niña llamada Lucía cada vez que tenía sed bebía agua, siempre dejaba la llave del grifo abierta. Su madre, cada vez que Lucía bebía agua tenía que cerrar la llave hasta que un día Lucía se dio cuenta de que estaba malgastando el agua y que la madre estaba gastando dinero y no volvió a dejar el grifo abierto nunca más. Hasta que un día la madre tuvo un hijo. El niño llegó del colegio y fue al baño, dejó la llave del lava-mano abierta. Al día siguiente Lucía se levantó y fue al baño, vio que la llave estaba abierta la serró. Fue a decírselo a la madre, el niño se levantó y le pidió perdón a la madre por dejar la llave abierta. Los hermanos

aprendieron a no malgastar el agua. Y toda la

familia no volvió nunca más a

malgastarla, un día vino el

primo, empezó a beber agua, la madre de Lucía le digo que no dejara la llave abierta y el primo le hizo vasa, no dejo la llave abierta.

Lilian Azahara Hernández González.


Un lago, un problema Hace tiempo en un lago decían que habían fenómenos raros. Había una gran guerra entre ellos y los que decían que no habían fenómenos, pero un niña dijo que estaba harto de tantas guerras y decidió buscar pruebas a ver sí existía o no. Encontró una serpiente que medía más de 10 metros y se la mostró. A partir de ahí no hubo más guerras. Mataron la serpiente y el pueblo vecino quedó en paz y nunca hubo más problemas. Natasha González Hernández 6o B


LA GOTA QUE CAE Una noche muy fría y muy lluviosa, una gotita que caía de la nube cayó a un gran lago. Un ratito después cayó en el lago su hermano. Cuando vio a su hermano caer, fue lo más rápido posible para estar con él porque sabía que iba a tener miedo. Con la presión de la cascada el agua del lago iba hacia el mar. Al llegar al mar, la gotita y su hermano estaban muy asustados porque a lo mejor no iban a encontrar a su madre. Cuando la nube “Yey” vio a la gotita y su hermano les dijo que les iba a llevar con su madre porque ella sabía que estaba en algún lugar dentro de ella. Después de que la nube los llevara con su madre, tuvo que llover a la gotita, a su hermano y a su madre porque tenía mucha agua dentro de ella. Al día siguiente había una tormenta donde caían truenos y relámpagos, los niños gotas y su madre estaban en una cabaña en el agua. Cuando el trueno cayó, había caído en la cabaña donde estaban los niños gotas y su madre. Después de caer el trueno los niños gotas estaban asustados y gotita le dice a su madre: Gotita: Mami tengo mucho miedo ¿y tú? Madre: Yo también gotita. Al cabo de unos días la familia estaba bien y sabía que aunque hubiese alguna lluvia o tormenta no se separarían nunca. Lucía (5ºB)


Había una vez unos niños a los que les encantaba malgastar y ensuciar el agua. Un día de verano tenían mucho calor y decidieron ir a la playa. La playa estaba toda sucia y vieron que ensuciar estaba mal, no solo los perjudicaba a ellos, también a las otras personas. Así que se fueron a su casa a hablarlo y decidieron que iban a ir a la playa otra vez a limpiarla. Una vez que terminaron de limpiar decidieron ir por las casas a dar consejos sobre el agua y pedir que no se malgastara el agua porque eso les perjudica no solo a ellos sino a todos los que los rodean y así, toda la gente del pueblo decidieron que debían cuidar el agua porque es muy importante y si no la cuidas, malgastas o ensucias va a ser peor porque algún día el agua se va a acabar y no vamos a tener.

Nikol (5ºB)


Hace mucho tiempo había un río al que no le gustaba que la gente tirara basura ni en su bosque, ni en él. Entonces decidió irse a otra parte del mundo en la que había oído que la gente respetaba la naturaleza. Y cuando fueron unos niños a ese bosque

para

ver

el

río,

comprobaron alarmados que el río

no

estaba,

pero

cuando

vieron la basura que había en el bosque y en donde antes estaba el río había

comprendieron lo que sucedido

por

lo

que

decidieron limpiar el lugar en donde antes estaba el río, para que volviera a estar bello como antes. Cuando todo estaba ya limpio, el rio se enteró porque se lo había contado un pajarito y decidió volver. Los niños estaban ahí y el rio les escribió con el agua muchas gracias y los niños se fueron felices saltando y el rio siguió su rumbo. Y colorín colorado este mini cuento se ha acabado. Nayara (5ºB)


En un pueblo del sur de África, estaban pasando una larga sequía que estaba durando varias semanas, la gente empezaba a estar desesperada, no tenían agua para beber para hacer la comida y menos para bañarse. De repente un día, empezó a oscurecerse y pasaron muchas horas sin que ocurriera nada. Así estuvo de la mañana a la noche, y de pronto, empezó a caer una tromba de agua y todo el mundo salió de sus casas y cogieron todas las cosas que pudieran coger y almacenar agua y ahorrarían un montón de agua. El jefe de la tribu dijo, vamos a hacer un pozo con unos canales para que tengamos agua siempre y todos respondieron ¡Siiiiiiiiiiiii! Tardaron, pero lo hicieron con gusto pues sabían que habían tomado una sabia habían

decisión.

Con

ahorrado

el

agua

pasaron

todo

que el

verano y en otoño y ya en invierno, llovía todos los días y tuvieron agua todos los años. Y nunca olvidaron ahorrar agua por si había otra sequía en ese pueblo de África.

Esto

nos

enseña

que

la

naturaleza nos da agua y nosotros le devolvemos basura y cosas que no sirven. Pero si la naturaleza y el ser humano se unen, podemos formar un buenísimo vínculo y crear cosas que nos pueden ayudar mutuamente. Mario (5ºB)


Había una vez un pequeño pueblo

del

oeste,

que

no

podía producir nada porque no tenían agua. La gente se quejaba podían

mucho

porque

sembrar

y

no

todos

alimentos eran muy caros. Un día, un niño llamado Alex Marston

de

trece

años,

cansado de ver pobreza en su

pueblo,

escarbar

la

empezó tierra

con

a la

idea de conseguir agua. Día tras día se iba a escarbar a los campos sin que nadie supiera nada, hasta que un día escarbando, vio como brotaba un poco de agua del suelo y salió corriendo a avisar a su padre a su padre. Alex lo llevó hasta al hueco y su padre emocionado no podía creer

el

tesoro que había encontrado su hijo. Entonces, se lo dijeron a todo el pueblo y empezaron a sacar agua y hacer pozos. Luego, se organizaron para sembrar frutas y verduras en el campo para poder alimentar a todo el y cuando llegó la época de cosecha, todo el pueblo disfrutó de los alimentos que ellos habían sembrado y por fin se acabó la pobreza. El hombre nunca debe olvidar que el agua es nuestra vida.

Jhon (5ºB)


EL NIÑO QUE GASTABA MUCHO. Había una vez un niño llamado Ismael que le gustaba mucho bañarse en la piscina de su casa con la manguera. Sus padres siempre le echaban la bronca, porque le venían las facturas de 500 euros. Un día sus padres decidieron hablar con él muy seriamente, ya que eran muchos gastos en la casa. Él como siempre, no les hacía caso hasta que su padre decidió tirarle a la basura la piscina, porque no le gustaba la idea de que gastara mucha agua. Cuando Ismael llegó del colegio fue a decirle a su padre que quitara la piscina. Habían ido a su colegio a darle una charla sobre el ahorro del agua, y recapacitó. Su padre muy contento le dijo: -¡Es demasiado tarde, ya la he quitado! Y así quedaron contentos todos. Zaira Falero Díaz.


El Agua El agua es el elemento esencial para la vida y para vivir en la Tierra. Sin ella no podríamos sobrevivir, es más, ni siquiera existiríamos. Tenemos mucha suerte de tener esta fuente de vida natural en nuestro planeta. El 70% de la superficie de la Tierra es agua, el 60% de nuestro cuerpo y el tuyo es agua, y las formas de vida únicas de la tierra se han formado gracias a ella. Y nosotros día a día la estamos malgastando, y el agua no se reparte por igual para todo el mundo. En lugares pobres como África o Centroamérica, el agua no es tan abundante como Europa, Asia, o Norteamérica.

Incluso

en

las

Islas

Canarias hay poca agua, y también en la mayoría de las islas de este mundo. Por eso hay que ahorrar y dejar de malgastarla; no pasar demasiado tiempo duchándose, cerrar los grifos cuando sea necesario, no derrocharla jugando… Víctor Jesús González Hernández


Había una vez una niña a la que

le gustaba jugar con el

agua. La cogía para hacer tontería como llenar un cubo para hacer barro y tíralo al suelo. Una vez una vecina se asomó y le dijo no malgastes el agua porque te puede hacer falta en algún

momento

y

no

la

vas

tener. Hasta por la tarde se lavaba los dientes y no serraba el

grifo abierto. Pero un día

todo el mundo tenía agua y ella no y sabía que había pasado. Volvió a parecer la vecina y le dijo: ¿te acuerdas cuando te dije no malgaste el agua? Pues mira, ahora que la necesitas no la tienes. Ella muy arrepentida, dijo a sus padres: quiero que vuelva el agua;no la malgastaré; por favor. Pasaron unas semanas y la niña ya tenía agua y no la ha malgastado nunca más, pues aprendió la lección. Marta (5ºB)


Érase un mar al que no le gustaba ser depurado. Un día la depuradora no dejaba de depurar agua y el mar, se quejaba a la isla que no dejaba de malgastar agua y la gente de la isla se rió y siguieron malgastando y malgastando. El mar, entonces, se sintió ofendido, triste y enfadado. Al poco tiempo, el río de Janeiro y el río Guadalquivir se unieron a él y tras años y años fueron uniéndose río tras río y todos y cada uno de los ríos montaron un plan para hacer un tsunami para llamar la atención de

los

habitantes

del

mundo.

Pero, el día de hacer el tsunami el mar no quería porque le daban pena y le parecía que era una medida

muy

dura,

entonces,

decidió secarse. Dos días después los

habitantes

derrocharon

de

más

la agua

isla

no

y

la

depuradora depuró menos agua. Los habitantes llamaron al mar dispuestos a llorar y dijeron: -Perdón no te malgastaremos, vuelve. Y el mar volvió. Chenoa (5ºB)


Había una vez un sapo muy amable que tenía un sitio secreto donde había una charca. Esa charca era especial para él porque ahí pudo encontrar la felicidad. Un día el sapo se lo contó a su mejor amigo y ese amigo se lo contó a los elefantes, los elefantes se lo dijeron a los hipopótamos, y los hipopótamos

a

las

luciérnagas.

Cuando

el

sapo

vio

la

estampida de todos los animales que en un segundo se apoderaron de la charca, se quedó horrorizado. Cuando se fueron a dormir, el sapo limpió su charca; pero no solo la limpió, sino que se inventó una idea y cuando

despertaron

los

animales no había ni una gota de agua. Pero se oía un ruido era el sapo y su agua que la traslado a un sitio

inalcanzable

para

aquellos animales. Y con su tranquilidad vivió feliz en su charca al fin. Adrián Sierra (5ºB)


‘’El niño que aprendió a ahorrar’’ Érase una vez un niño muy solo, porque su madre le dejó abandonado, de pequeño malgastaba mucha agua, y como su madre no la pudo pagar lo abandonó. Al niño lo recogió su abuelo (ya que venía de visita) pero cuando llego la casa estaba con agua por el piso, se notaba que gastaba mucha agua y menos mal que su madre se había ido hace una hora porque si llevara más tiempo se hubiera muerto. Al llegar, el abuelo le pregunto: pero… ¿dónde está mama?, obviamente el niño muy asustado no le contesto, porque no sabía hablar y el abuelo se lo tuvo que llevar para cuidarle y darle comida y bebida, la abuela ayudó a el abuelo durante un buen tiempo pero después la abuela se murió y ella era la que más cuidaba al niño, pero por suerte, el niño cuando se murió la abuela tenía 3 años y le tuvieron que poner un nombre y lo llamaron Roberto y todavía con esa edad seguía malgastando agua y la factura del agua al abuelo le costaba mucho pagarla y le tuvo que enseñar al niño a ahorrar. El abuelo le dijo:-Bueno, hoy vas a aprender a ahorrar. Y Roberto le dijo: -¿ Y que es eso?- Es gastar menos dinero del que se puede gastar, como por ejemplo, apagar la luz cuando duermes, porque la luz no la regalan y hay que pagarla, pero con el agua eso también pasa, no hay que jugar con ella ni malgastarla y tú a veces juegas mucho con el agua, y el agua tampoco la regalan y hay que ahorrarla por eso no puedes jugar con el agua solo lavarte las manos y bañarte enmenos tiempo, empezaremos hoy a ahorrar.

Eduardo Díaz


El libro del agua Hace diez años, en mi ciudad las gentes malgastaban el agua, menos

algunos

como

yo

intentamos decir a las gentes “el agua es importante, es como nuestras vidas”, pero las gentes no nos hacían caso. Un día, por la mañana, yo iba por

la

biblioteca.

Y

me

encontré con un libro sobre el agua, el libro decía que si las personas malgastaban el agua, el agua se irá de este planeta cuando llegue una tormenta de arena. Cuando terminé de leer esa frase, miré por la ventana, estaba acercando una tormenta de arena, como lo que está escrito en el libro. He seguido leyendo para buscar una solución y lo encontré, ponía “si las gentes no malgastan el agua volveremos”. Enseguida salí corriendo para decirlo a todos, y las gentes juraron que nunca jamás malgastarán el agua.

Shan Chen


Había una vez un niño que estaba en una cascada bañándose, se cayó y se ahogó. Un hombre se lo llevó al hospital más cercano que había y el niño sobrevivió de milagro. El agua se llenó de sangre y pusieron un cartel de prohibido el paso, es decir bañarse. Los policías vieron a un niño bañándose y le dijeron que saliera de ahí, porque estaba cerrado el paso a todos las personas y nadie volvió más, excepto el niño que no hacía caso, volvió otra vez y se lanzó desde la cascada de unos 100 metros, cayó mal y se dio en la espalda se la partió y no volvió más nunca.

Carlos


“Cuento del agua” Había una vez un niño llamado Juan que le gustaba mucho jugar con el agua, y siempre andaba desperdiciándola. Sus padres le decían que no gastara tanta agua y él, ni caso. Un día llegó la factura del agua, y sus padres le dijeron que dejara de gastar tanta agua, que si no le arrestarían sin salir con sus amigos. Él empezó a preocuparse e intentó gastar menos agua. Por la mañana se duchó y seguía todo igual, gastaba y gastaba demasiada. Después pasaron 4 horas y no soportaba estar sin jugar con el agua. Siguió jugando con ella por la tarde, y sus padres le volvieron a decir lo mismo y esta vez sí le castigaron. Sus amigos le fueron a buscar a su casa con un balón de fútbol para ir a jugar a la cancha. Desgraciadamente

su

padre

les

abrió

la

puerta

y

directamente les dijo que Juan no podía salir, porque estaba castigado, que saldrá dentro de 1 semana. Juan se empezó a preocupar y decidió reciclar el agua en vez de desperdiciarla. Justo cuando sus amigos se iban le dijo a su padre y a su madre que a partir de ese día no iba a desperdiciar más agua, que no la iba a malgastar. Entonces sus padres le dieron otra oportunidad y rápidamente abrió la puerta y se fue a jugar con sus amigos. Y desde ese día no volvió a hacerlo más.

Gabriel


Erase una vez un niño que fue a pasear por el bosque cuando llego a una cascada oyó una voz y le dijo: -Hola ,tu sabes lo que es reciclar -Si -Por fin veo a alguien que sabe reciclar -Yo reciclo todos los días pero mis vecinos me dicen que son boberías que no me iba a pasar nada por reciclar -Siempre ganaras algo ,a ora estas salvando al mundo siempre es mejor reciclar que tirar la basura en contenedores normales es mucho mejor poner plásticos y papel en la papelera azul ,en la roja materia orgánica , en la amarilla bricks , etc. … en el contenedor verde vidrio , etc… Se hizo de noche y ellos dos se quedaron hablando hasta las 2 de la mañana y le dijo: -Tengo que irme a casa -Vale, ¿mañana vendrás? -Sí, mañana vendré El siguiente día fue .Así fueron viéndose todos los días. David.


EL MONSTRUO DEL LAGO NESS En un lugar de Escocia al lado de

El Lago Ness Había un

pequeño pueblo donde un joven ignorante llamado Jimy. Era un derochador de agua, ya que decia que tenia suficiente agua en el Lago Ness como para malgastarla infinitamente. Entonces el guardián del Lago Ness conocido como Nessie enfureció. Nessie decidió darle su merecido y esperó hasta medianoche, cuando todos estaban dormidos decidió usar su poder para vaciar el lago. Por la mañana la madre de

Jimy

le levanto y le dijo que fuera a coger agua al lago, Jimy medio dormido cojio un cubo y fue al lago, pero se cayó por un agujero gigante, entonces Jimy se dio cuenta de que el gran

agujero

era

el

Lago

Ness

vacío,

entonces

Jimy

aterrorizado buscó agua por todos lados y no la encontró, entonces Jimy volvio a su casa con miedo. Semanas después el pueblo sufría sed y hambruna ya que no tenian agua suficiente para los cultivos, entonces nessie dijo que ya Jimy se habia llebado su merecido y devolvio el agua al lago. Desdentonces

Jimy

no

volvió

a

derrochar agua y siempre decia que habia que haorrar agua.

FIN

Aarón.


Érase una vez un niño llamado Alfredo. Siempre malgastaba el agua y nunca hacia caso a los demás porque pensaba que el agua era infinita. Un día no había agua y pensó que era por su culpa porque la malgastaba siempre, y se había agotado. Al día siguiente cuando fue a clase y conto a sus amigos lo que les conto lo que le paso, y le dijeron que no la vuelva a malgastar porque el agua se puede acabar no es infinita. Y desde ese día no volvió a malgastar el agua.

Iván Petrov Yanakiev 6ºB


LA TORMENTA: Un día un niño con su padre en el mar con una barca, derepente vino una tormenta y la barca se rompió, paso mucho tiempo y tragaron agua y estuvieron a merced de las olas y la Tormenta no sufrieron pero creo que se quedaron con un Trauma pero por Suerte un helicóptero paso por allí y les llevaron a un hospital a ver si tenían lesiones y salvo el tragar mucha agua que les llego a los pulmones se quedaron en observación hasta que se recuperaran y cuando se fueron Aprendieron a respetar el agua y no malgastarla.

Eduardo Manuel


La sabia niña Había una vez una niña llamada María, un día le dio por ir a la playa,

pero ese día el agua estaba muy fría y el tiempo

muy malo pero ella fue. Vio que por el chorro no salía sino gotitas y entonces no se podía bañar en el chorro. Le dio tanta rabia que se fue muy enfadada.

Pero pasaron los días y cada vez iban cayendo más gotitas, llamó al fin a un experto que lo arreglo y ella aprendió para otra vez. Para que no se desperdiciara el agua.

Al paso del tiempo ella se dio cuenta que en estos tiempos no estábamos para gastar y mucho menos por gusto y sus padres no tenían un trabajo digno y no se lo podían permitir.

A partir de aquellos día cada vez que veía a alguna persona desperdiciando el agua le daba una razón por la que no malgastar el a gua.


Los niños y el río

Érase una vez un niño que quería jugar con sus amigos, que habían acampado en el bosque con sus padres y familiares. Él iba caminando hasta que los encontró, se fueron a jugar y de repente se dieron cuenta que estaban muy lejos de la acampada. Cuando de repente vieron un río, y el río les habló les dijo: “¿Os habéis perdido?”. Ellos se quedaron asombrados y les dijeron al río que sí. Éste alzó la vista y les dijo su camino de vuelta. Los niños se despidieron

de él y el rio se

despidió de ellos. De repente el río les dijo: “Venid un momento, por favor”, los niños fueron y les dijeron al río que quería y el río les dijo: “¿Me podéis hacer un favor?” y los niños dijeron: “sí, por supuesto”. ¿Cuál es ese favor? les dijeron los niños, el río le dijo a los niños que le prometieran decir a todo el mundo que ahorren el agua, que no la malgasten. Los niños y el río se despidieron de nuevo y volvieron con sus padres y familiares. Los niños le contaron todo lo que había pasado y los padres y los familiares se lo iban contando a gente y todo el mundo fue ahorrando agua. Betsabé


La lluvia y la huerta Erase una vez un viejo hombre que heredó una huerta detrás de la montaña, donde apenas llegaba el agua con una casita mediana el hombre plantó en la huerta zanahorias , lechuga, tomate, papas, batatas, coles, una gran higuera ,pimientos, un manzanero, un naranjero, un papayero etc… La huerta estaba rodeada por árboles, pinos, tabaibas, araucarias, etc… El hombre hizo todo lo posible por construir u n aparato para obtener agua para la huerta se le ocurrió cavar hasta obtener agua también se le ocurrió pasar toda la montaña hasta avisar a alguien para que le trajese agua pero como el hombre ya tenía su edad. El en peso a cortar árboles y a coger su agua y regar las plantas y la madera seca para hacer fuego, todo el sacrificio del hombre fueron buenos porque la mitad la vendió y la otra mitad se la quedo. Daniel Alonso Marrero.


Cuento del agua. Había una vez una niña llamada Lucía, tenía 12 años y era muy mala. Ella siempre estaba

gastando el agua

pero un día todo cambió……Un día vio que algo se escondía en el armario. Ella sin miedo abrió el armario y vi un pequeño mensaje en una botella de cristal. Abrió la botella y saco el mensajito que decía ‘’Ahorra y no malgaste el agua y todo cambiará’’. Ella se quedó un rato pensando y puso una cara de idea mala. A los cinco minutos su casa se inundó porque había abierto todas las llaves de agua de la casa. Estuvieron alojados 1 semana en un hotel y a la semana volvieron a su casa. Su gaveta empezó a temblar la abrió y había otro mensaje en otra botella. Ella ya un poco asustada abrió el mensaje y lo leyó, decía ‘’Te advertí de que no malgastaras el agua. No malgastes más’’. Ella nunca más volvió a gastar agua, pero un día vio otro mensaje. Lo abrió y decía ‘’ Muy bien, gracias, has estado mucho tiempo sin malgastar agua yo ya he recibido mi recompensa que era ahorrar agua. Ahora te toca la tuya que es tu gran sueño de viajar a Paris con tu familia, espero que lo disfrutes’’. Ella sonrió y se alegró, pero no se creyó mucho lo de su recompensa. Al día siguiente vino el cartero a su casa y le dio a Lucía un sobre que decía ‘’ Aquí tienes tu recompensa’’. Lo abrió emocionada y había cuatro billetes de avión para


viajar a Paris. Lucía nunca más volvió a gastar agua. Irene


“EL AGUA QUE TE ORIENTA HACIA LA VIDA” Érase una vez, una ciudad, donde habitaba mucha gente. Un día toda la ciudad fue, a una playa cercana, las familias eran ricas, pobres, y había hasta mendigos. Ese día cuando la gente se bañó, y ya había terminado de: desayunar, almorzar, merendar y cenar, cogieron toda la basura y la arrojaron al mar. Todas las familias menos la rica. Al día siguiente el niño más pequeño de la familia le dijo a la madre: mamá tenemos que limpiar toda la basura de la playa. La madre se sorprendió y le contestó: tranquilo hijo, yo te ayudaré. Los dos juntos fueron a la playa, tardaron 3 días, y volvió a estar la playa limpia. Al poco tiempo la gente volvió a ir a la playa. El niño se asombró mucho porque la gente volvió a tirar toda la basura al mar. El niño convocó a toda la ciudad y le dijo: si siguen tirando la basura al mar, llorará y se enfadará tanto que no nos dejará bañarnos más en él. La gente pasó del niño, y no le hicieron caso. En fin paso lo mismo y se dieron cuenta que lo que dijo el niño era cierto. Él mar lloró y se enfadó tanto que se convirtió en unas olas gigantes. Le dieron la razón, al verlo todo el mundo fue a limpiar el mar. Al final la playa quedó limpia. Y cuando lo vieron le dieron besos abrazos…. Y al fin y al cabo el niño fue rey. Cynthia


Érase una vez un país que sólo era de agua, las casas de agua, los árboles de agua… Un día un hombre iba en un coche pero ese hombre era malo, al día siguiente a ese hombre se le ocurrió la mala idea de destrozar todo el país porque claro era de agua. Todos los habitantes se quedaron tristes porque sus casas quedaron destrozadas y el país inundado. Al lado de ese país había un pueblo muy pobre, a los tres minutos hubo una ráfaga de viento y se llevó toda el agua del país inundado al pueblo pobre y el país pobre tubo agua pero había un problema, que el país pobre estaba contento pero el país del agua triste. El hombre malo se le apareció un hada y le dijo: “Tienes que ser bueno, de pequeño eras buenísimo”. Vale ayudaré a alguien. Y entonces ese hombre repartió el agua en los dos países y todos contentos. Anabel González


Había una vez en una cueva muy, muy pequeña ,donde vivía un hada, que hacía que lloviera. Al lado de esa cueva había un pueblo grande. Un día el hada vio que los campos del pueblo se estaban secando, y decidió hacer que lloviese, una noche entera. Al pasar un par de días el hada vió que la gente estaba malgastando el agua, y a ella le afectaba al corazón, ver que la gente malgastara el agua, desde ese día decidió hacer que no lloviese hasta que le hicieran una promesa. Al pasar cuarenta días el poblado fue a la cueva del hada a ver porque no hacía que lloviera. Un señor llamado Ralu le dijo –¿ por qué no haces que llueva?- nuestros campos se están secando y no tenemos agua para beber. –

¡porque han

malgastado el agua!. – ¿Y que tenemos que hacer para que llueva?- le preguntaron. - No me tenéis que pagar con dinero, me tienen que prometer que no

volveréis

a malgastar el agua. El

poblado respondió que así lo harían y

desde ese día

decidieron no malgastar el agua, y usarla para la

comida,

regar los campos, bañarse… y todo lo necesario, pero apreciando su valor.

Aarón Viña León


“ EL DILUVIO QUE CAYÓ “

Hace mucho tiempo en un pueblo llamado Tejina los habitantes estaban celebrando una fiesta tradicional llamada los tres corazones.

Todos

estaban

felices,

pero

se

acercaron unas nubes llenas de agua y nadie se dio cuenta. Empezó a llover, el agua corría por las calles y todo el mundo estaba asustado pero el agua no quería hacer daño a nadie, el agua intentaba irse al

mar,

pero

no

podía

porque

habían

Por fin el agua llegó al mar

y los

muchas calles.

habitantes estaban felices porque se le fue el miedo, todos recogieron lo que el agua se llevo y al día siguiente celebraron la fiesta y todo el mundo estuvo muy feliz.

Idubaren Dóniz Martín


“LA GOTA CATALINA”

Por encima de las montañas, en las nubes que rodeaban el Teide había una gota de agua que se llamaba Catalina. Vivía en una pequeña nube que se encontraba justo encima de Tejina.

Catalina y sus compañeras que tenía

alrededor,

empezaron

a

engordar sin saber el porqué. En muy

poco

apretadas

tiempo que

de

estaban repente

tan salió

despedida por los aires, el miedo se apoderó

de

ella

porque

vio

que

estaba muy alto y no llevaba ni si quiera un paracaídas.

Mientras caía, a lo lejos vio una diminuta casa amarilla que en pocos segundos pasó a ser una casa gigante y ¡Plaf! Se estrelló

contra

ella.

Allí

se

reunió

de

nuevo

con

sus

compañeras y llevada por la corriente cayó por un tobogán en una piscina.


Allí vivió unas cuantas semanas, hasta que un señor la metió en una regadera y fue a parar a una platanera. Raúl Izquierdo de Armas

Erase una vez una nube llamada pepa .Pepa no era una nube cualquiera porque era la más grande gracias a toda el agua que tenía.

Pepa siempre se burlaba de las demás nubes de agua porque tenían menos agua y por lo tanto eran más pequeñas que .

Un día de primavera Pepa dejo caer sus gotas por que pesaban mucho y por lo tanto se hizo más pequeña .

Las demás nubes se burlaron de ella para que sepa lo que se siente cuando se burlan de ti. la nube se sintió mal y les dijo aparte de que les pidió perdón les dijo que si querían ser amigas suyas. Las nubes tras pensárselo les dijeron que si por que ellas sabían perdonar

Josué Rodríguez Santana


Hace muchos años existía un pueblo pequeño donde todo el mundo era pobre y no tenía ni una pequeña gota de agua. Lo único que tenían eran uvas y pan. Siempre para desayunar tomaban un par de uvas, para almorzar tomaban migas de pan porque había

un alcalde

que mandaba y siempre se llevaba toda la comida para el pero para los que vivían allí nunca comían comida como un pan entero o una jarra de agua él era rechoncho y gordito, siempre decía que a los de las aldeas tenían que dar dinero. Todos los días trabajan, nunca descansaban, ni siquiera le daban dinero para llevárselo a casa. Un día un niño fue a coger uvas para la familia estaba llegando. Llego y empezó a coger luego oyó

como una cascada y fue a ver que era, era

una resplandeciente cascada cogió

un poquito de agua y le

gusto cogió la jarra y un par de uvas. Luego fue a la aldea y se fue a donde estaba la familia

le

enseño la jarra de agua al padre y a la madre –madre-¿pero hijo de dónde has sacado eso?-¡madre lo he sacado de una cascada a lo fuera de la aldea!-la madre grito: tenemos agua y sin querer todo el mundo se enteró de que la familia tenía agua. Autora: Karina


“CICLO DEL AGUA CONTAMINADA” Había una vez, un mar inmenso azul, pero un día, un petrolero,

se

hundió

y

el

agua

de

las

mareas

quedó

contaminada. El agua se evaporizó y subió a las nubes, cuando se acumuló, soltó el agua y formó un río contaminado. Hacía tanto sol, que se volvió a evaporizar y subieron a las nubes otra vez. Da la casualidad que las nubes se enfriaron y cayó nieve. La montaña en la que nevó, había un lago, que se hizo hielo y la gente llamaron al lago, ”el lago de las maravillas”. El agua del lago se volvió líquida y formó un río que conducía hacia el mar. Por fin, llegó al mar y la gente se alegró porque formó una playa inmensa. Adrián Galván


“LA LLUVIA ARDIENTE” En un lugar muy muy caluroso un día empezó a llover. Al no estar acostumbrados al agua notaban que le caían gotas de fuego .Pero en realidad era agua pero era tan caliente más de lo que ellos podían sobrevivir. Se estaban quemando las casas, los arboles y algunos animales como los de mar : peces ballenas… que se estaban muriendo porque las lluvia ardiente era tan fuerte que el agua del mar se estaba calentando un montón por lo menos a 100º grados. Un día paso que vino no un viento congelado y se fue enfriando hasta que no se quemaba nada .Pero los de la tribu todavía estaban medios pachuchos porque l cambio de temperatura les dejo resfriados y no solo los humanos también los animales. Un día hiendo al bosque a cazar se encontraron un señor que no estaba malo los de la tribu estaba asombrados. Los de la tribu se comieron la hiervas que se comía el hombre para que no se pusiera malo. Pero un alguien puso unas gotitas de lluvia ardiente y las hiervas no funcionaron el hombre le dio a las hojas unas gotas de agua natural que se quitaba el efecto de la lluvia ardiente y al final se pusieron todos buenos . Nalaya Hernández


Aunque no lo parezca, en el fondo de los ríos y los lagos, incluso en las piscinas, hay pequeños seres diminutos que no se dejan ver, bueno al menos era lo que me decía mi bisabuela. Esos seres, se llaman Acuavientes. Os voy a contar algo sobre los ellos: Estos seres crean el agua. Es un poco extraño pero ¡debe de ser increíble ¡ aunque…se

están

se

están

muriendo,

porque

estamos

destruyendo su habitad. ¿Cómo? se preguntaran, pues cada vez que dejamos un grifo abierto, o malgastamos el agua, contaminamos los ríos, lagos….porque ellos también necesitan agua para vivir, se mueren Por la sequía y la suciedad. Mi abuela me decía que gastáramos lo justo de agua, y para ayudarlos tenemos que intentar ahorrar agua para ayudar a los Acuavientes, y a todos nosotros. ¡Ahorraremos ¡¿Quién se anima salvar el medio ambiente y a los Acuavientes? Si no malgastamos… ¡Ahorramos! y a todos nosotros ayudamos. Caroline Koppen

F


Hace mucho tiempo en un pueblo donde Vivian animales Los animales dependían mucho del agua del rio con el agua regaban las lechugas, los tomates, los pepinos, papas y las mazorcas. Los animales eran caballos, conejos, cerdos, gallinas y ovejas.

Los

animales

bebían

Un día el agua del rio paro

siempre

mucha

agua.

de bajar los animales se

preocuparon mucho porque todo lo que comían era gracias al agua. Los animales decidieron seguir la corriente del rio a ver que pasaba

los

animales

vieron

una

presa

que

estaban

construyendo los castores

a base de ramas y intentaron

hablar

y

con

los

castores

razonaron

el

problema.

Al final llegaron a un acuerdo los animales regresaron al pueblo y las verduras crecieron incluso más que antes Adrián José Martín Díaz


Érase

una vez un grupo de nubes que nunca

iban al mar a

buscar agua. La gente de un pueblo muy cercano al mar, se preguntaban el porqué casi nunca llovía en su pueblo. Y es que ellos no conocían la historia del porqué las nubes no cogían agua para los cultivos del pueblo. Ocurrió que las nubes no iban acoger agua porque, éstas,

un día

estaban paseando tranquilamente, y de repente llegó

una nube muy negra. La nube negra les dijo al grupo de nubes, que no pasaran a recoger más agua al mar, por qué las arrastrarían hasta hundirlas. El pueblo decidió agarrar la nube y condenarla a la cárcel por hacer tanto daño al pueblo y al resto de nubes. Además así los agricultores pudieran cultivar mejor las plantas. Al final las nubes comprendieron lo importante que es el agua para los pueblos, y para vivir.

Laura María Expósito Díaz


“LA GOTA CHARLATANA” La

gota

charlatana es

una gota a

la

que

le

encantaba

hablar se podía pasar todo el día hablando. Un día se encontró con, un pez que era su amigo. pecera tenía

Él

le dijo que

en la

que poner una bomba de

agua para, no

malgastar. Ella le dijo

que si

a

podría

ayudar porque no tenía

que

payaso

él no le importaba ella le

hacer

y

además

nada

a ella le

encantaba aparte

de hablar también le

encantaba

a

ayudar

los

demás

y

especialmente a sus amigos. Entre, los dos lo podemos la con

conseguir es más lo conseguiremos le dijo

gota al pez. Ellos

hicieron todo lo que

pudieron pero

solo ellos dos no podían y por eso el pez tubo una

idea y fue a llamar a todos sus amigos. Al final lo consiguieron y él le dijo necesitará algo él y

sus

ayudarla.

TANIA CURBELO SUÀREZ

que

cuando

amigos estarían allí para

ella


´´ISLAN ESCASA´´

Había una vez una isla muy pequeña llamada agua, era una isla muy escasa .Un día no tuvieron agua y como era muy escasa , no supieron en sacarla, pero se inventaron

hacer una maquina que coja

agua salada del mar y se transforme en agua dulce

así poder beber y bañarse ,

regar las plantas. Luego hicieron

una maquina. Despues unas personas cojían

agua del mar que era salada, y otras personas se encargaban de la maquina para que funcionase. Lo consiguieron

todos juntos, al final pudieron

también pudieron bañarse . Se pusieron muy contentos y muy felices.

:NOELIA HERNANADEZ CLAVIJO.

beber agua,


LA GOTA DE LLUVIA Y LA ROSA Había una vez una gota que vivía en una nube. Esa gota de lluvia, estaba enamorada de una linda rosa que vivía en un jardín lejano, lo mejor era que la rosa también estaba enamorada de, la gota. La gota de lluvia todos los días hacia, abajo para ver cuando

se quedaba

mirando

iba a llover para poder caer

sobre la rosa. Después de un par de semanas se oyó un trueno y llovió, pero la lluvia se desvió y se fue para otro jardín. La rosa se

puso a llorar y la gota de

lluvia se puso

muy triste. Después de un par de semanas volvió a llover y aquella vez, sí llego a aquel jardín. La rosa se puso muy contenta y la gota también. Pero un día la gota se tuvo que ir con sus demás hermanas a un largo viaje. Después de unos años volvió a ver a su linda rosa y se quedaron felices para siempre.

Laura Martín González.


“EL BARCO QUE SALVO LA ISLA”

Érase una vez una isla muy lejana esa isla se llamaba enemigos la llamaban así porque el agua estaba sucia y nadie se podía bañar, pero una vez vino un barco con una de saladora, un socorrista, juegos de todo tipo pero cuando vio que todo el mundo estaba metido en sus casas y no estaban en la playa con sus hijos y familiares.

El hombre del barco se preocupó, llamo a la primera puerta que vio, abrieron y el del barco pregunto qué porque no había nadie en la playa de la isla y ella se lo explico todo y él lo entendió y fue para fuera coloco todo lo que había traído. El del barco fue tocando por todas las casas, todos salieron se pusieron los bañadores y fueron a la playa todos se lo agradecieron y el del barco trajo la de saladora para los campos.

Yaritza Suárez Marrero


“EL MONO SEDIENTO”

Había vez un mono muy sediento el viajaba por todo África pero no encontraba agua hasta que encontró una palmera y se acostó debajo y al mono le cayó un coco en la cabeza y dijo el mono algo para comer y beber. Cuando el intento abrir el coco y no podía hasta que paso un africano y le dijo el africano te puedo ayudar dice el mono si porfabor el africano le abrió el coco y le dijo ¿Cómo te llamas monito? Yo Adrian y ¿tu? Yo me llamo Jose que bonito.

Tengo una idea cual Adrian y si cavamos un pozo no es mala idea. Así ningún niño ni niña ni hombre ni mujer ni animal nunca pasaran se. Empezaron a cavar y cavaron un pozo de quince metros siguieron cavando . Ese día fue el día del mono y naden paso sed.

Raquel


Había una vez una niña llamada Blanca, que cuidaba tanto el agua, que en una ocasión que fue al jardín se encontró un hada del agua que le dijo: Cuidas tanto el agua que te convertiré en un hada del agua, pero tienes que decidir si serás persona humana o un hada del agua. Y la niña dijo: pero ¿tengo que decidirlo tan de repente? ¿Y qué dirá mi familia? No dirá nada porque te tendrás que venir a vivir en “EL AGUA”. Y la niña respondió pero yo quiero estar con mi familia, mis amigos y mi mascota. Déjame un rato para decidirlo. Y pasado un rato la niña le dijo al hada: Ya he decidido, quiero quedarme. El hada respondió: Por favor, ven conmigo eres la chica que tendrá más poderes, no tienes que hacer nada. La niña dijo: Si no tengo que hacer nada, para qué me quieres. EL hada dijo vale, me has pillado es para que me ayudes a que la gente ahorre el agua. Blanca, pregunto: ¿entonces no eres un hada del agua? Pues no, soy tu vecina Andrea.

Aurora (5ºB)


Érase una vez unas tierras fértiles con sus bosques frondosos y sus campos llenos de flores (margaritas, tulipanes, rosas rojas, blancas amarillas y otras flores silvestres). Todo a su alrededor era un paraíso donde habitaban muchos animalitos: conejos, ardillas, erizos y ratoncitos y muchas aves como pájaros, palomas, aguiluchos etc. Todos tenían cabida en este paraíso y todo gracias a la madre Naturaleza porque el agua allí era muy abundante, ósea que sin ese agua no hubiera podido existir tanta belleza. Un

día,

unos

agricultores

aparecieron

para

plantar

la

cosecha. Iván: Este es el lugar perfecto para la cosecha. David: La verdad es que sí. Mira, hay animales; tendremos que proteger la cosecha. Iván: Es verdad, pero podríamos darles de comer y así estaríamos equilibrados. David: Vale. Ahora vamos a comprar las semillas. Un rato más tarde los agricultores vuelven con las semillas. Iván: Ahora hay que plantarlas. David: Sí ha y cada día procuraremos mantener este regalo que la Naturaleza nos da, compartiéndolo con ella. Brian (5ºB)


“El rey del agua” Érase una vez un reino muy muy rico, pero, a la vez, muy pobre porque no llovía desde hacía un año y ya se estaba acabando el agua de los pozos. Un día el rey hizo un anuncio: “Al que traiga la lluvia le dejo ser rey por un día”. Un niño llamado Alejandro dijo: Yo voy a buscar el agua pero, no quiero ser rey de este reino sino rey del agua, y el rey asintió. Pero… ¡primero tenía que encontrar el agua y llevarla hasta el reino! Alejandro emprendió el viaje con un bizcocho y una cantimplora para comer y beber y una cuerda muy larga por si acaso. Después de unos días por su camino vio a un señor mayor al lado de un pozo y el señor le dijo: mira niño yo soy Tú en el futuro, y se lo que quieres. Entra en el pozo y tendrás que superar tres pruebas difíciles sobre el agua y, si las superas, serás el rey del agua. Alejandro asintió y se descolgó al pozo; cuando cayó al suelo del pozo era de agua y… ¡Podía caminar sobre el agua! Había llegado al país del agua. Y una gotita le preguntó ¿Qué no tienes olor, tampoco sabor ni color? Alejandro respondió: no, soy el agua. La gotita le dio la tercera parte de una gota. Otra gotitale dijo: ¿Qué es lo más valioso del mundo y te da vida? Alejandro respondió: ¡El agua! Y la gota le dio otra tercera parte de una gota que se convirtió en una corona del agua. Otra gotita que tenía pinta de ser la reina le dijo: Mira esta tiene trampa… En tu pueblo está. Alejandro respondió pensativo: ¡Mmmm! ¡ah, el agua pero ya casi no está! Y le dio la tercera parte que le faltaba para completar la gota. Lo primero que, el nuevo rey del agua, ordenó fue que lloviese un mes entero en el reino donde antes vivía. Elisa Cannavina (5ºB)


“Las gotas del pueblo” Había una vez un pueblo de gotas de agua. Todos eran gotas excepto la nube, que era la jefa del pueblo. Ella mandaba a trabajar a las gotas mientras que ella se quedaba quieta en el cielo. Un día, las gotas

Marisa y Julio dijeron:¡Ya basta

no pensamos trabajar de lluvia para esa nube gorda! Las gotas no se daban cuenta que vivían encima de la nube. -Cómo dices. Dijo la nube enfadada. -¡Quedáis desterrados del pueblo! Las

gotas

bajaron

por

el

agujero

y

cayeron en la tierra y conocieron a una niña

llamada

Isabel.

Ella

se

asustó

cuando los vio y más cuando le hablaron, pero se hicieron amigos e Isabel los llevaba en la mochila al colegio y se divertían mucho. Un día las gotas enfermaron por no estar en su medio natural. Isabel corrió a un estanque cerca de su casa con carpas, nenúfares y cisnes donde dejó a sus gotitas amigas para que fuesen muy felices. yY se encontraron con antiguas compañeras de la nube gorda que también se habían escapado y que acabaron con ellos en su bonito refugio de agua. Cahora (5º B)


“La gota de agua” Érase una niña llamada Aurora que siempre iba a la playa, pero nunca se bañaba. La madre estaba disgustada porque no entendía por qué le tenía miedo al mar. Entonces la madre decidió apuntarla en clases de natación en el mar para superar el miedo; pero ella no quería. Y llegó la hora de ir a las clases. Cunando llegaron se puso triste, se despidió de la madre y empezaron. Se fue metiendo poco a poco, y cuando se metió del todo se tranquilizó y empezó a nadar. Se acabó la hora y la madre le fue a recoger. De camino a su casa Aurora le contó lo bien que se lo había pasado y los nuevos amigos que había hecho. Después todos los días que iban a la playa se bañaba muy feliz. Pero como ella ya se bañaba, todos sus amigos y amigas iban con el todos los días a la playa, y eso hacía que el agua del mar se fuese ensuciando poco a poco porque venían del colegio todos sucios y, además, los restos de la merienda los tiraban al mar. El mar estaba muy contaminado y eso era malo para los seres vivos que hay dentro del mar, lo que al pueblo no les gustaba nada. Un día vino un inspector y vio el mar tan sucio, que ese mismo día hicieron una reunión para todo el pueblo y hasta para

los maestros del colegio. Discutieron durante largas

horas

sobre

las

medidas

que

había

que

tomar

para

descontaminar el mar. Y al fin lo lograron. A partir de ese día se puso todo el pueblo a recoger toda la basura del mar, y en las escuelas les enseñaron a cuidar el mar. Y a partir de ese día los niños se bañaron muy felices pero cuidando el mar.

Angélica (5º B)


Érase una vez una gotita de agua que estaba feliz, viendo como la gente cuidaba el agua. Unos días más tarde, la gotita de agua se despertó y fue al lago

a

bañarse;

pero,

de

repente,

el

agua

estaba

contaminada y eso la puso muy triste. Tres días más tarde no había agua. Y la gente empezaba a tener sed. Por ningún lado había agua y la gente fue hablar con la gotita de agua pues sabían que ella era muy sabia y muy bondadosa. La gotita les dijo: Tenéis que limpiar los lagos, las charcas y, por último el mar. La gente le dijo a la gotita de agua: ¿Por qué gotita? ¿Por qué? -Porque así, los lagos se llenaran de agua y las charcas también se llenaran. Es la única solución. La gente lo comprendió y fueron a limpiarlo todo. Entonces todo se llenó de agua y la gota de agua se puso muy feliz.

Adexe (5ºB)


Hace tiempo en un pueblo se vivía bien pero el agua tenían que ir a buscarla a un rio. Un día, cuando fueron a buscar el agua al rio no había agua. Preguntaron en

poblados

vecinos

pero

ellos

si

tenían agua porque tenían pozos. Y dijeron, los habitantes del pueblo que no tenía agua,

hagamos uno nosotros

un pozo para tener agua en cualquier ocasión. Buscaron a un zahorí pero este

les

dijo que en su tierra no había agua subterránea aunque

la

buscaran por todos lados. Desesperados, fueron a la montaña y observaron asombrados que allí si llovía pero el río no fluía sino que estaba como parado en el suelo. Así que siguieron el rio y llegaron a su nacimiento pero el agua, aunque había mucha, tampoco fluía allí. Así que le preguntaron al río: -¿Por qué no fluye tu agua? A lo que el río respondió: -Porque no la cuidan ni la respetan. La desperdician y la contaminan como si

no

fuera imprescindible para vivir.

Cuídenme y volveré a fluir. Sergio

(5ºB)


´´EL RIO SIN FIN´´ Érase una vez en una isla que nunca nadie ha conocido. Una isla que un explorador insistía en que existía, pero que nadie había visto jamás. Un día, el explorador fue y descubrió la isla y le llamo la atención un rio pues la isla acababa, pero el rio no terminaba; y el explorador curioso, se metió en él y se convirtió en parte del rio y no sabía qué hacer. Tenía poco tiempo y tenía que llegar al final antes de la noche. Fue corriendo transformado en gota por el rio, pero

no llegó a

tiempo y el explorador, al final, fue parte del rio. Pero, no fue una parte del río cualquiera sino una parte con superpoderes que le permitió ayudar a la gente cuando esta lo necesitase. El inconveniente era que no podía permanecer fuera del agua más de una hora pues desaparecería. Sin embargo, esto no le impidió ayudar con las

sequías,

salvar

a

los

náufragos

y

hacer

preciosos

toboganes de agua para los niños y las niñas del mundo. Y dice la leyenda que si vas a esa isla el día 1 del mes de enero a las 12:00 horas de la noche se te aparece ese rio, te arrastra y quedas convertido en superhéroe.

Surey 5ºB


``EL ELEFANTE QUE QUERÍA LLEGAR AL LAGO´´ Había una vez un elefante que era jefe de todos los animales. El elefante quería llevar a toda la manada al lago para poder disfrutar de un buen baño y de un ratito al sol. Un día el elefante se encontró con una elefanta y decidieron conocerse un poco mejor y para ello les pareció una buena idea ir al lago con el que tanto habían soñado. Emprendieron el camino bajo el mando del gran elefante, pero el camino fue más largo de lo que ellos habían pensado y decidieron parar para poder descansar esa noche y seguir al día siguiente. Esa noche, el elefante jefe de la manada les contó que sobre ese lago había una gran leyenda y que esa leyenda consistía en que el que bebiera de sus aguas nunca más tendría sed. Animados por esa leyenda, se pusieron todos en marcha al día siguiente con buen paso pues todos querían saber si la leyenda era cierta o no. Al llegar al precioso lago todo rodeado de árboles se lanzaron a beber y bebieron y bebieron hasta que llenaron sus grandes estómagos. Luego se tumbaron entre los árboles para ver si la leyenda hacía efecto. Por la noche, cuando se volvieron a reunir, el elefante jefe les dijo que no existía esa leyenda, sino que él se los había dicho para animarlos a caminar y llegar antes al lago. Todos se echaron a reír y estuvieron riéndose un buen rato. Jonay (5ºB)


Elvira y el agua Había una vez una niña llamada Elvira. Ella reciclaba, ahorraba agua, ahorraba luz,…Pero en cambio en su pueblo, no eran como ella y gastaban mucho. Un día la adoptó un señor, que vivía un poco más allá del pueblo. Elvira estaba muy emocionada porque por fin la habían adoptado, pero, por desgracia, el señor ni reciclaba, ni ahorraba agua, ni tampoco luz. Elvira intento convencerlo pero nada. Pasado una semana, en verano, hubo una sequía, y todo el pueblo se secó. Y cuando estaban sin esperanza Elvira dijo: -¿Pero no se dan cuenta? -¡Callate niña! –dijo un señor. -¡Si hubieran ahorrado más agua antes…! ¡Ahora tendríamos agua! -Bueno… si pero… -decían todos. Elvira se fue a su casa decepcionada con su padre. -Papá, ¿tú me comprendes verdad…? –dijo Elvira muy triste. -Claro cariño, tienes toda la razón. ¡Y vamos a demostrarlo! De vuelta al pueblo Elvira y su padre le enseñaron a sus vecinos, lo importante que era el agua para la salud, la supervivencia y la vida misma. Y desde ese día, aprendieron la lección, ahorraron y reciclaron, y recordaron a Elvira por todo lo que hizo en el pueblo. Carla de la Paz Galván 5ºB

Cuentos de agua para el verano  

Colección de cuentos escritos por alumnos del tercer ciclo del colegio Princesa Tejina

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you