Issuu on Google+

Benemérita Escuela Normal Manuel Ávila Camacho Licenciatura en Educación Preescolar Primer Semestre Panorama actual de la educación básica en México Luz del Carmen Sánchez Olazo El problema de la educación en México

Gloria Isabel López Martínez

Diciembre 2013


El problema de la educación en México La descomposición de lo que alguna vez pudo llamarse “educación de calidad”. Se dio con personajes como Elba Esther y sus compinches (Lujambio, Calderón y Paredes) quienes vejan a los mexicanos de un derecho constitucional básico: “educación libre, laica y gratuita”. ¿Educación libre? es muy discutible sobre todo cuando se quiere hablar de libertad, el término por si sólo es bastante complejo, pero tomaremos a la libertad como la toma de decisiones sin dañar a terceros, por tanto queda bastante claro que la educación no es libre ya que depende de un sistema educativo que por ende daña la autonomía del profesorado, quien no puede tomar decisiones libremente, pues los contenidos y las temáticas ya se encuentran previamente establecidos. Lo de educación laica quedaría a discusión después de que las sanas conciencias sollozan en sus casas por lo sexual en libros de secundaria y lo de gratuita estaría sujeto a un 90% de inclusión de educación de estudiantes que no alcanzan lugar en Universidades públicas y deben costear sus estudios en centros educativos privados. No hay un solo culpable. Felipe Calderón, Elba Esther Gordillo y la sociedad civil. La confluencia de estos tres actores ha permitido la debacle educativa en México. Indiscutiblemente la sociedad juega un papel importante en cuanto la problemática educativa ya que siempre pedimos que el sistema cambie y mejore todo pero como sucedería si nosotros no hacemos nada, únicamente criticamos y no damos cuenta sobre nuestros actos. Es decir precisamente por no hacer nada (nosotros, la sociedad civil), es que Calderón y Elba Esther accionan a su gusto: quitan materias, bajan el presupuesto a educación, detienen la construcción de universidades públicas. Más sin embargo puede resultar entendible ya que si la sociedad se revela puede existir una represión por parte del gobierno. De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de treinta países evaluados, los estudiantes mexicanos poseen el más bajo nivel educativo, según sus propios estudios: “son incapaces de resolver problemas elementales”. El rezago educativo en México está condicionado por varios aspectos, es decir desde la falta de actualización del docente, hasta la infraestructura de las escuelas. Beatriz Pont, analista de educación de ese organismo, manifestó que la mejor alternativa para que un país como México salga de la crisis es “invertir en educación y en el desarrollo de las capacidades de su población” para enfrentar de mejor manera los problemas de desempleo. Es evidente que los recursos


monetarios siempre resultan importantes para la mejora de la calidad educativa, pero analizando más a fondo, entendemos que no lo es todo, se necesita también docentes capacitados y con vocación que en verdad tengan deseo de hacer competentes a los estudiantes mexicanos. Con todo esto se forma un círculo vicioso: si no hay educación no hay gente preparada, no hay conciencia política ni ciudadana, la población es más propensa a la delincuencia. Si a esto se le agrega las pocas oportunidades de empleo, existe migración y más delincuencia. ¿Cómo subsanar dichos problemas? Rousseau, Montesquieu y los ilustrados dirían que mediante la educación, de esta forma la sociedad avanzaría en su conjunto, sin olvidar apoyar a la cultura y tener fe en ésta. En 2009, 700 mil niños y adolescentes abandonaron las primarias y las secundarias en todo el país ante la difícil situación económica. En primaria, sólo 2.3% del gasto se destina a inversión de capital, cuando el promedio de la OCDE es de 8.9%. En secundaria es de 2.7%, cuando la media es de 7.8%, mientras que en el sector universitario sólo alcanza un 4.5%, comparado con 9.5% en la mayoría de los países miembro de la organización, lo que deja ver que hay poco margen para hacer mejoras en la infraestructura escolar, según informa el INEA. México destina el 5.3% de su producto interno bruto (PIB) a la educación, cifra muy inferior a la de Cuba (14% del PIB). Ante tal situación resultan ejemplificativas las palabras de Jesús Martínez Álvarez, columnista del diario Crónica: “No parece ser importante alzar la vista hacia otros países, incluso emergentes, cómo han podido lograr mayor crecimiento, desarrollo, empleo, seguridad y competitividad y que hayan apostado precisamente por educación y la investigación como cimiento para la solución de las que también fueron en su momento prioridades. Llegando así a la conclusión que se debe enfatizar en la necesidad de formar mejores seres humanos a partir de la educación, lo que llevara a la erradicación de desigualdades sociales y la mejora de condiciones. Sin que pase desapercibido que la inversión monetaria y la formación del docente con vacación. Ya que ambos factores repercutirán de manera directa en la formación de alumnos con capacidades de sobrevivir en cualquier medio.

Fuente: http://www.escrutinio.com.mx/revista/politica/49/el-problema-de-laeducacin-en-mxico.html


El problema de la educación en méxico