Issuu on Google+

I

N

V

E

ARTÍCULO

S

T

I

G

A

C

I

Ó

N

ESPANOL

Posibilidades terapéuticas del Agregado Trióxido Mineral (MTA) en odontopediatría J.Mª. Aguado, I. De la Cruz Cerdá, M. Maroto, E. Barbería

RESUMEN

A

D A

J

✷ ✷ El Agregado Trióxido Mineral (MTA) es un material utilizado para distintas terapéuticas de sellado del sistema de conductos radiculares. Se trata de un compuesto con múltiples propiedades (biocompatibilidad, buen sellado, capacidad antimicrobiana, no tóxico,…) que permiten que sea un material muy adecuado para este tipo de tratamientos. Se debe tener en cuenta que el paciente odontopediátrico presenta una serie de características que hacen que los tratamientos pulpares deban ser específicos. A pesar de que el MTA es ya frecuentemente empleado en los tratamientos odontológicos de los adultos, su aplicación en odontopediatría está todavía muy limitada. Sin embargo, las últimas investigaciones parecen ofrecer muy buenas perspectivas al respecto, abriéndose un área aún por desarrollar. Palabras clave. Agregado trióxido mineral, MTA, pulpotomía, apicoformación, recubrimiento pulpar. N

U A D A

EDC

A E D U C

I

T

I

C

Ó

E

l Agregado Trióxido Mineral (MTA) es un material utilizado para distintas terapéuticas de sellado del sistema de conductos radiculares. Descrito en 1993 por Torabinejad y cols.,1 se aprobó su uso en odontología en 1998 por la FDA (Food and Drugs Administration) y fue lanzado comercialmente en 1999 con el nombre de ProRoot MTA (Dentsply), de color gris, hasta que en 2002 salió al mercado el MTA blanco, de igual composición.2 Este material se presenta como un polvo hidrofílico que fragua en presencia de agua.3 El MTA está compuesto de silicato tricálcico, óxido tricálcico, óxido de silicio y otros óxidos minerales responsables de sus propiedades, como el óxido de bismuto, responsable de su radiopacidad.4,5 Posee una elevada capacidad antimicrobiana, pues, el óxido de calcio, al mezclar el polvo de MTA con agua, reacciona con esta última, formando hidróxido de calcio, que provoca un aumento del pH por disociación de iones calcio e hidroxilo, creando un ambiente inadecuado para el desarrollo bacteriano y fúngico.6 Su composición se ve reflejada en la Tabla 1 (Composición del MTA). Se trata de un compuesto con múltiples propiedades que per-

N

N

D

E N TA L

C

O

Artículo original para la edición española de JADA. Aprobado por el Comité Editorial de dicha edición, no revisado por el Comité de la edición original. J.Mª. Aguado es licenciado en Odontología. Universidad Complutense de Madrid. I. De la Cruz Cerdá es licenciado en Odontología. Universidad Complutense de Madrid. M. Maroto es profesora asociada del Departamento de Ortodoncia, Odontopediatría y Profilaxis. Colaboradora del Programa de Atención Odontológica a Pacientes en Edad Infantil. Facultad de Odontología. Universidad Complutense de Madrid. E. Barbería es catedrática de Odontopediatría del Departamento de Ortodoncia, Odontopediatría y Profilaxis. Directora del Programa de Atención Odontológica a Pacientes en Edad Infantil. Facultad de Odontología. Universidad Complutense de Madrid.

miten que sea un material muy adecuado para los tratamientos pulpares. Asimismo, se trata de un material biocompatible -se ha descrito que su biocompatibilidad es mayor que la de la amalgama o el IRM®-, tiene la capacidad de formar puentes dentinarios, posee un pH adecuado (alcalino), no provoca inflamación en los tejidos perirradiculares, no es tóxico, promue-

ve la cicatrización tisular y es capaz de sellar herméticamente.5,7,8 Su capacidad de sellado es mejor que la de la amalgama o la del óxido de cinc-eugenol,5 lo que favorece que produzca una menor inflamación en los tejidos periapicales que estos materiales.9 Además, no requiere de un área seca para su aplicación y de hecho fragua en presencia de humedad. La literatura muestra JADA, Vol. 4 Nº 4

Agosto 2009

185


I N V E S T I G A C I Ó N ARTÍCULO

ESPAÑOL

TABLA 1

Composición del MTA4 (%) ProRoot

TM

MTA

C

O

Mg

Si

Ca

Fe

Bi

10,97

34,39

0,92

6,06

36,04

2,39

9,20

además que es fácil de transportar y de aplicar. Por el contrario, uno de los principales problemas que ha evitado un mayor uso es su elevado tiempo de fraguado, que es de cuatro horas, además de su elevado coste.4 Actualmente las principales indicaciones del MTA se refieren a su aplicación en dientes permanentes, diferenciándose: Quirúrgicas: obturación retrógrada en apicectomías y sellado de perforaciones radiculares y de la furca.11 No quirúrgicas: apicoformación, sellado apical, reparación de perforaciones radiculares, sellado de los túbulos dentinarios previo a un blanqueamiento dental interno, pulpotomía y recubrimiento pulpar.11 A pesar de que el MTA es ya frecuentemente empleado en los tratamientos odontológicos de los adultos, su aplicación en odontopediatría está todavía muy limitada. Sin embargo, las últimas investigaciones parecen ofrecer muy buenas perspectivas al respecto, abriéndose un área aún por desarrollar. Se debe tener en cuenta que el paciente odontopediátrico presenta una serie de características que hacen que los tratamientos pulpares deban ser específicos. En primer lugar, la dentición temporal se ve frecuentemente afectada por caries profundas que implican la necesidad de realizar tratamientos pulpares en dientes con características morfo-funcionales propias de la dentición temporal y cuyo objetivo principal será eliminar la infección para conservar los dientes en boca hasta su exfoliación fisiológica y que éstos puedan no sólo mantener el espacio para el futuro diente permanente, sino, además, cumplir las demás funciones de la dentición temporal como son la masticación, la fonación y la estética. Por otro lado, los dientes permanentes jóvenes presentes en los pacientes odontopediátricos también se diferencian morfofuncionalmente de los dientes permanentes de los adultos ya que, entre otras características, presentan raíces inmaduras con paredes frágiles y ápices abiertos. La necesidad de tratamientos pulpares en pacientes en edad escolar y adolescente es muy frecuente debido principalmente a la elevada incidencia de trau186

JADA, Vol. 4 Nº 4

Agosto 2009

matismos. En estos casos, tanto el objetivo como la técnica de tratamiento deben considerarse específicos para estas situaciones con el fin de preservar la pulpa radicular sana y vital para lograr el desarrollo radicular (apicogénesis) o de inducir el cierre apical (apicoformación).10 El objetivo de este artículo es analizar, en base a la bibliografía científica actual, las aplicaciones y posibilidades terapéuticas del MTA en el ámbito de la odontopediatría. INDICACIONES MÁS FRECUENTES EN ODONTOPEDIATRÍA

1. Pulpotomía. La pulpotomía es el tratamiento que consiste, básicamente, en la amputación de la porción coronal de la pulpa dental afectada o infectada y la aplicación de un material que proteja a la pulpa radicular, diagnosticada como sana tras la exploración clínica y radiológica.11,12 Esta técnica no sólo está indicada en dientes temporales con inflamación pulpar tras exposiciones pulpares debidas a caries, sino que también puede ser realizada en dientes permanentes jóvenes.12 Tiene como objetivo la conservación de la vitalidad de la pulpa radicular del diente, sin sintomatología clínica, para que cumpla sus funciones masticatorias, estéticas, fonadoras y de mantenimiento del espacio hasta el momento de su exfoliación fisiológica.13,14 Se realiza cuando se sospecha que sólo se encuentra afectada la pulpa cameral, que generalmente se intuye cuando: La hemorragia cede rápidamente tras una ligera presión con el algodón. La sangre es de color rojo vivo. No hay signos de: degeneración de la pulpa radicular (reabsorciones internas o externas), lesión de furca, ensanchamiento del espacio periodontal, presencia de absceso o fístula… En 1904, Buckely introdujo el formocresol para el tratamiento pulpar en dentición temporal. Este medicamento consiste en una mezcla de tricresol y formalina. En 1937, Sweet modificó la técnica, refiriendo el uso de una mezcla de óxido de cinc-eugenol y formocresol para la realización de pulpotomías en una sola sesión.15 La técnica habitual consiste en extirpar al completo el techo de la cámara pulpar,16 con una fre-


I N V E S T I G A C I Ó N ARTÍCULO

ESPAÑOL

TABLA 2 sa. Se elimina la pulpa coronal mediante una cuchaPropiedades de los principales materiales usados rilla o con fresa a baja veloen las pulpotomías cidad, se lava con agua y se colocan algodones humedePROPIEDADES cidos hasta que se controla Formocresol Hidróxido de calcio MTA la hemorragia. A continuaCapacidad de formar Fijación del tejido pulpar radicular Capacidad de formar ción se seca también con alpuentes dentinarios puentes dentinarios godón y se coloca otro alBactericida pH alcalino (10.2) pH alcalino (12.5) godón muy ligeramente huTasa de éxito: 70-100% medecido en formocresol, Propiedades Propiedades antibacterianas antibacterianas Toxicidad local y sistémica retirando el exceso de líquido con una gasa estéril, y se Provoca inflamación Provoca muy baja o ninguna inflamación deja actuar 5 minutos. Si No adherencia transcurrido este tiempo no a dentina (22) Alta resistencia a compresión hubiera dejado de sangrar, Se disuelve conllevaría un mal pronóscon el tiempo (22) Gran capacidad de sellado tico, pues indicaría pulpitis irreversible de los conducÉxito clínico: 100% (23) tos.17 Después se retira y se Éxito radiológico: seca, se coloca una pasta es98,5% (23) pesa de óxido de cinc-eugemente manipulable y menos dañino, con tasas de nol y finalmente se coloca una corona preformada éxito tanto clínico como radiológico que se mantiede acero. En cuanto al formocresol cabe destacar nen bastante elevadas incluso pasados los 3 años, que es posible que en dientes en los que se ha realo cual dice algo en su favor.21 También se debe lizado la pulpotomía con este material se produzmencionar en este apartado al sulfato férrico, utica una exfoliación prematura de los mismos, lo lizado al 20%, con una gran acción hemostática y que implicaría la necesidad de colocar mantenedomoderada bactericida, pero sin capacidad fijadora res de espacio.12, 18 Aunque sin duda, lo que más de tejidos, aunque con tasas de éxito clínico y rapreocupa a los autores a nivel clínico es su toxicidiológico relativamente altas.20 dad, tanto a nivel local (inflamación y necrosis El MTA se ha propuesto recientemente como pulpar y alteraciones en los dientes permanentes) una alternativa al formocresol y al hidróxido de como a nivel sistémico (daños renales, hepáticos y calcio para la realización de las pulpotomías. Las pulmonares) y su potencial carcinogenético.20 principales características tanto del MTA como Con la introducción, en 1920, del hidróxido de del formocresol y el hidróxido de calcio se muescalcio por Hermann se inició una nueva era en la tran en la Tabla 2. Propiedades de los principales terapia pulpar, aunque a día de hoy sigue habienmateriales usados en las pulpotomías.22,23. El fordo muchos autores que cuestionan todos estos ma19 mocresol presenta no sólo una elevada toxicidad teriales. Y es que, a pesar del éxito clínico, la local sino que se ha demostrado cierta toxicidad pulpotomía es una técnica que sigue originando sistémica, mientras que el MTA y el hidróxido de múltiples controversias por la falta de seguridad calcio son más biocompatibles. A pesar de esto, el del formocresol,20 de ahí que se hayan buscado hidróxido de calcio presenta una elevada tasa de otros materiales. En la actualidad se buscan no inflamación pulpar y es un material que se reabsólo materiales biocompatibles, sino también sorbe con el tiempo,5,10 mientras que el MTA bioinductivos, para la formación de puentes dentimuestra un nivel de éxito clínico y radiográfico narios en la zona de amputación pulpar que protemayor y estimula de forma más evidente la formajan y aíslen la pulpa radicular.5 Existen también ción de puentes dentinarios aislando la pulpa raotras técnicas menos utilizadas, pero que están dicular sana.10 siendo investigadas últimamente. En primer luLa técnica del tratamiento de pulpotomía con gar, la electrocoagulación, usada desde 1965 en MTA está descrita por Maroto y cols.13,15,23 como se pulpotomías de dientes temporales con tasas de detalla a continuación: una vez tallado el molar éxito clínico del 75-99% y radiológico del 55-98%;21 afectado por caries y eliminado todo el tejido cael glutaraldehído, usado al 2% por ser más fácil5,10

10

JADA, Vol. 4 Nº 4

Agosto 2009

187


I N V E S T I G A C I Ó N ARTÍCULO

ESPAÑOL

riado (Figura 1A), se levanta el techo de la cavidad pulpar y se elimina toda la pulpa cameral con fresa redonda a baja velocidad hasta visualizar la entrada de los conductos pulpares (Figura 1B). Se realiza presión con algodón para lograr la hemostasia de los muñones pulpares (Figura1C) y se aplica el MTA en la cámara pulpar realizando una leve presión con algodón ligeramente humedecido (Figura1D). A continuación se sella con cemento de ionómero de vidrio (Figuras 1E y 1F) y se cementa la corona metálica preformada (Figura 1G). En cuanto a esta técnica, Maroto y cols. precisan que se puede realizar la técnica en una sola sesión ya que el MTA fragua en presencia de humedad y esta humedad es aportada por el contacto con la pulpa radicular de la zona de amputación.13,15,23 Es importante comentar también que autores como Chacko V5 señalan que las diferencias en la respuesta inflamatoria pueden deberse no sólo a la composición química del material, sino también a la técnica utilizada. Esto indica que

Figura 1C. Hemostasia de la pulpa en la entrada a los conductos radiculares mediante presión con bolita de algodón.

Figura 1A. Molar temporal tras el tallado y la eliminación de caries. Figura 1D. MTA aplicado a la cámara pulpar.

Figura 1B. Molar temporal tras la eliminación del tejido pulpar cameral afectado.

188

JADA, Vol. 4 Nº 4

Agosto 2009

Figura 1E. Aplicación de cemento de ionómero de vidrio sobre el MTA.


I N V E S T I G A C I Ó N ARTÍCULO

Figura 1F. Polimerización del cemento de ionómero de vidrio.

Figura 1G. Corona metálica cementada sobre el molar tratado, previamente a la limpieza de los restos de cemento.

se debe ser muy cuidadoso a la hora de aplicar el material en la zona de la pulpa expuesta, no presionando el material hacia el interior de la pulpa, aunque sí se debe realizar una condensación adecuada. De hecho, una fuerte impactación del material puede reducir las tasas de curación y de formación de puentes dentinarios.5 En estudios recientes en animales, se ha demostrado que hay una tasa mayor de formación dentinaria, con una mayor integridad estructural y una formación más completa del puente dentinario si se utiliza MTA en comparación con el hidróxido de calcio, así como una menor inflamación, hiperemia y necrosis.10,12,25 Además el hidróxido de calcio se ha relacionado con reabsorciones radiculares internas al utilizarse en pulpotomías en la dentición temporal.20 A pesar de que existe un mayor número de estudios experimentales que clínicos, se ha demostrado una reacción favorable de la pulpa tras la

ESPAÑOL

realización de pulpotomías con MTA: Pittford y cols.24 (1996), Domínguez y cols.25 (2003), Aeinehchi y cols.26 (2003) y Naik y cols.27 (2005). En esta misma línea, a nivel clínico, Maroto y cols.13 (2007), ha mostrado tasas de éxito del tratamiento con MTA gris del 100% tras 3 años y con MTA blanco también del 100% en 6 meses, sin ningún tipo de signos o síntomas clínicos o radiológicos. Para apoyar estos datos, también cabe mencionar los estudios de Agamy y cols.28 (2004), quien obtuvo los resultados de éxito al 100% a los 12 meses sólo en el caso del MTA gris, del 90% para el formocresol y del 80% para el MTA blanco. En estudios de Farsi y cols.20 (2005), se constató que, pese a que la tasa de éxito del formocresol en los primeros 12 meses era del 100%, bajó hasta un 86-89% entre los 18 y 24 meses, apareciendo algún caso de reabsorción radicular interna. En este mismo estudio, el hallazgo radiográfico más presente entre los sujetos del grupo tratado con MTA fue la obliteración de los conductos (40%), mayor que en el del formocresol (13%). Otras ventajas que presenta el MTA, en relación con la técnica son la posibilidad de llevar a cabo tanto la pulpotomía como la obturación y la colocación de la corona preformada en una sola cita y con un menor tiempo de sillón, lo que resulta muy interesante en odontología pediátrica.20,29 También en cuanto a la técnica cabe reflejar la necesidad de mantener humedecido el material para un adecuado fraguado.29 2. Apicoformación. La apicoformación es el tratamiento de elección en dientes con rizogénesis incompleta y necrosis pulpar. La causa más frecuente de necrosis pulpar son los traumatismos, principalmente en la zona anterior. La falta de vitalidad pulpar provoca que no se termine de formar la raíz, lo que implica la ausencia de un cierre apical adecuado y la imposibilidad de realizar un tratamiento de conductos habitual. Por ello, la apicoformación tiene como finalidad inducir o permitir la formación de una barrera calcificada que oblitere el orificio apical.11 Pero, además de la falta de cierre apical, las paredes radiculares de estos dientes permanecen divergentes o paralelas, lo que aumenta también la fragilidad del diente.30,31 Este tratamiento tiene como objetivo intentar conseguir un cierre apical adecuado para el posterior tratamiento de conductos convencional, facilitando así un buen sellado hermético del sistema tridimensional de conductos, por lo que está indicado en dientes permanentes jóvenes, con ápice JADA, Vol. 4 Nº 4

Agosto 2009

189


I N V E S T I G A C I Ó N ARTÍCULO

ESPAÑOL

Figura 2B. Imagen radiográfica del recubrimiento pulpar directo con MTA. Figura 2A. Imagen clínica del recubrimiento pulpar directo con MTA.

abierto, que sufren un proceso de pulpitis irreversible o de necrosis pulpar. Para llevarla a cabo, se debe eliminar por completo el tejido pulpar, teniendo cuidado de no presionar mucho las paredes del conducto (riesgo de fractura por debilitar las mismas). Se seca el conducto y se introduce el hidróxido de calcio con un léntulo a baja velocidad hasta rellenar por completo el conducto.32 Después se sella con una obturación provisional. Se realizan las revisiones y los cambios de hidróxido que sean necesarios a lo largo del tiempo hasta que se consigue un cierre apical que permite que se pueda realizar la endodoncia con gutapercha. Se exponen las imágenes de un caso en las Figuras 2A y 2B.33 Como ya se ha comentado en el apartado de las pulpotomías, el hidróxido de calcio ha sido uno de los materiales más utilizados en general en las terapias pulpares de dientes temporales y permanentes jóvenes, pero cobra aún mayor importancia cuando se habla de apicoformación. Se puede decir que el hidróxido de calcio ha sido el único material utilizado con este fin hasta la fecha. Los principales problemas de esta técnica son:30,34 Requiere un largo tiempo de realización (7-8 meses hasta más de un año).35 Requiere una alta colaboración por parte del paciente, acudiendo a continuas citas a lo largo de todo el proceso, lo cual puede llevar a un abandono y, en consecuencia, el fracaso del tratamiento. Hay una alta posibilidad de fractura de la raíz tras el uso de hidróxido de calcio durante largos períodos de tiempo. Escasa adherencia a dentina.31 190

JADA, Vol. 4 Nº 4

Agosto 2009

Incapacidad de formar una barrera antibacteriana a largo plazo y la pobreza de los puentes dentinarios formados. Por todo esto, se han ido buscando alternativas y se ha empezado a utilizar el MTA para estos tratamientos. Es importante destacar, en cuanto a la técnica con MTA, que se suele realizar una primera sesión con hidróxido de calcio, para una posterior limpieza e irrigación del conducto, secado y finalmente se aplica MTA en los últimos 2-4 mm apicales, con los sucesivos controles radiográficos oportunos. En los estudios de Torabinejad y cols.7 (1995), el MTA fue el único material efectivo en la prevención de microfiltraciones, lo cual es un dato importante si tenemos en cuenta que la apicoformación conlleva un largo plazo y que posteriormente se pretende mantener el diente en boca también por un largo período de tiempo. En los estudios de Pradhan y cols.34 (2006), las tasas de éxito tanto para el MTA como para el hidróxido de calcio fueron comparables. Dentro del grupo del MTA, la tasa de formación de puentes dentinarios y, por tanto, de una barrera apical, se demostró en el 70% de los casos. Los autores reflejan que en el resto de los casos fue la sobreextrusión del material la que impidió dicho proceso, ya que los estudios sobre este tema demuestran que la extrusión del MTA puede resultar en una afectación del ligamento periodontal y el posterior fracaso terapéutico. En el grupo del hidróxido de calcio se consiguieron unas tasas de formación de puentes dentinarios en el 100% de los casos, si bien es cierto que el tiempo necesario para ello fue muy superior (unos 4 meses más que con el MTA).


I N V E S T I G A C I Ó N ARTÍCULO

Sin embargo, El Meligy y Avery36 (2006), obtuvieron unos resultados mejores para el grupo con MTA que para aquél con hidróxido de calcio, al cabo de 12 meses, aunque las tasas de éxito fueron muy elevadas para ambos. En cuanto a la valoración radiológica, aunque en principio todos los estudios son favorables para ambos materiales, es difícil la valoración en dientes inmaduros, por la radiolucidez fisiológica en el desarrollo radicular y apical.31 Otro de los estudios que apoyan el uso del MTA es el de Felippe y cols.30 (2006), quienes concluyeron que la inmediata aplicación del MTA tras la preparación del conducto favorece el establecimiento de un ligamento periodontal normal y la neoformación de hueso y cemento, además de tener un comportamiento antimicrobiano similar al hidróxido de calcio, por sus pH elevados. Uno de los principales inconvenientes encontrados es que existen pocos estudios en humanos sobre la eficacia del MTA en la formación de barreras apicales, con un seguimiento posterior que como mucho alcanza los 2 años.34 3. Recubrimiento pulpar directo e indirecto. Un adecuado recubrimiento pulpar implica una adecuada protección de la pulpa expuesta al medio oral. Esta técnica pretende conservar la vitalidad de la pulpa evitando posteriores procedimientos endodónticos invasivos. 3.1 Indirecto. El recubrimiento pulpar indirecto consiste en la eliminación de caries profundas que quedan cercanas a la pulpa, colocando de forma temporal un agente bactericida, para que se recupere la zona y las bacterias no alcancen la pulpa.16 La capa de la caries más cercana a la pulpa se deja, confiando en su recuperación y remineralización. Su finalidad es mantener el diente en boca, sin caries y con una pulpa sana, para que realice sus funciones adecuadamente, evitando realizar un tratamiento de conductos, pero sólo se debe realizar en dientes definitivos con pulpa sana o pulpitis reversible, en los que la caries no llegue a la pulpa, pero que ha quedado muy próxima a la misma.17 Se elimina la caries con cucharillas y fresas redondas de contraángulo. Se seca la cavidad con bolitas de algodón y se aplica una fina capa de hidróxido de calcio. Encima se coloca cemento de ionómero de vidrio. Al cabo de unos meses se debe levantar y comprobar la remineralización de la zona y obturar definitivamente.37 3.2 Directo. Consiste en tapar exposiciones pulpares superficiales, con un material que favorezca

ESPAÑOL

la formación de puentes dentinarios, volviendo a aislar la pulpa del exterior. Se realiza con el propósito de volver a aislar al tejido pulpar del exterior, conservando sus condiciones de salud, mediante la formación de puentes dentinarios. Estaría únicamente indicado en 2 situaciones: Dientes definitivos libres de síntomas y signos de degeneración o pulpitis crónica o necrosis de la pulpa radicular o, en todo caso, con historia de pulpitis reversible. Exposiciones pulpares mínimas, accidentales (no por caries), ocurridas sobre dentina sana y dura,17 excluyendo los casos de hemorragia extensa, dentina reblandecida y en dentición temporal. Para efectuarlo, se debe, en primer lugar, colocar el dique de goma hasta conseguir un correcto aislamiento, procediendo a continuación a eliminar todo el tejido cariado, controlando la hemorragia presionando con un algodón o con algún agente hemostático si fuera necesario. Se coloca el hidróxido de calcio en contacto con el tejido pulpar, sin presionar y se obtura definitivamente. Se han de realizar controles radiográficos periódicos.37 Esta técnica descrita es la habitual, con hidróxido de calcio, pero, desde la irrupción del MTA en las distintas terapias pulpares, se ha postulado también como un agente para el recubrimiento pulpar empleando la misma técnica que para el hidróxido de calcio (Figuras 2A y 2B). En los estudios de Fraga y cols.38 (2006), se obtuvieron mejores resultados para el MTA que para el hidróxido de calcio, encontrándose puentes de tejido duro formado en el 70% de los casos, por un 40% del Ca(OH)2, además de una menor incidencia de inflamación, hiperemia y necrosis; concluyendo por tanto que el MTA fue significativamente mejor para los procedimientos de recubrimiento pulpar. Aunque apoyen la eficacia del MTA en este tipo de tratamientos, Caicedo y cols.39 (2006) concluyen que los resultados se pueden tomar como más a favor o más en contra según el parámetro que se tome como referencia, ya que, en su estudio, de los ocho casos seleccionados, en seis hubo formación de puentes dentinarios, pero dos de los casos tuvieron sintomatología clínica desde el principio, lo cual es un problema relativamente importante, sobre todo de cara al paciente. Hay otros estudios que han evaluado posibles diferencias entre el MTA gris y blanco, debido a que en el recubrimiento pulpar sería interesante poder utilizar el MTA blanco para evitar el color JADA, Vol. 4 Nº 4

Agosto 2009

191


I N V E S T I G A C I Ó N ARTÍCULO

ESPAÑOL

TABLA 3

Ventajas e incovenientes de los principales materiales usados en el recubrimiento pulpar

INCONVENIENTES

VENTAJAS

Ca(OH) 2

Adhesivos dentarios

BMP

CVI

nº estudios a largo plazo Formación puentes dentinarios

Fácil uso Baratos

Formación puentes dentinarios Gran capacidad de sellado Respuesta pulpar favorable No reabsorbible

Formación de tejido duro

Libera iones FBuenos resultados

Reabsorción del material

Menor formación de puentes dentinarios Respuesta pulpar menos favorable

Coste Tiempo de fraguado

Pocos estudios

Pocos estudios

grisáceo y el oscurecimiento del diente que ocasiona el MTA gris. En el año 2004, Faraco y Holland40 realizaron un estudio en perros con MTA blanco, no encontrando diferencias biológicas con el MTA gris y, proponiéndolo por tanto como alternativa en la realización de recubrimientos pulpares. Consiguieron la formación de puentes dentinarios en todos los casos y sólo encontraron respuesta inflamatoria en uno de los casos. Las principales ventajas e inconvenientes de los distintos materiales empleados en la técnica de recubrimiento pulpar se ven reflejadas en la Tabla 3. CONCLUSIONES

El MTA es un material que permite obtener buenos resultados en su aplicación en las terapias pulpares en odontopediatría. Tiene unos resultados más positivos y predecibles en los procedimientos de pulpotomía que el hidróxido de calcio y, por tanto, constituye la alternativa más fiable al formocresol en la realización de esta técnica en dientes temporales, ya que posee unas tasas de éxito algo mayores y carece de la toxicidad de este último. En los procedimientos de apicoformación, el MTA requiere un menor tiempo en la formación del stop apical que el hidróxido de calcio y representa la alternativa más adecuada a la técnica habitual con este último. Se trata también de un agente que permite obtener buenos resultados en recubrimientos pulpares. Destacar entre sus principales inconvenientes su tiempo de fraguado (4 horas) y la necesidad de humedad para el mismo, sin olvidarnos de su elevado 192

MTA

JADA, Vol. 4 Nº 4

Agosto 2009

coste, que podría implicar la realización de tratamientos costosos en dentición temporal, lo que puede llevar al rechazo por parte de los padres. Por todo ello, podemos decir que el MTA ofrece actualmente muy buenas posibilidades para los tratamientos pulpares en odontopediatría, pero siguen siendo necesarios más estudios y a más largo plazo para establecer unas conclusiones claras. ■ 1. Pitt-Ford T, Mannocci F, Woolford M. Survey on the teaching and use of mineral trioxide aggregate in UK dental schools. Eur J Dent Educ 2007;11:155-159. 2. Juárez N, Monteiro C, Gomes I, Antunes E, Bernardelli N, Brandao R. Evaluación de la capacidad selladora del agregado trióxido mineral blanco de dos marcas comerciales y cemento Pórtland blanco en obturación retrógrada. Med Oral 2004;4(2):41-46. 3. Miñana-Gómez M. El Agregado de Trióxido Mineral (MTA) en Endodoncia. RCOE 2002;7(3):283-289. 4. Oliveira M, Xavier C, Demarco F, Pinheiro AL, Costa A, Pozza D. Comparative chemical study of MTA and Portland cements. Braz Dent J 2007;18(1):3-7. 5. Chacko V, Kurikose S. Human pulpal response to mineral trioxide aggregate (MTA): a histologic study. J Clin Pediatr Dent 2006;30(3):203-210. 6. Tanomaru M, Tanomaru J, Barros D, Watanabe E, Ito I. In vitro antimicrobial activity of endodontic sealers, MTA-based cements and Portland cement. J Oral Sci 2007;49:41-45. 7. Torabinejad M, Hong CU, McDonald F, Pitt-Ford TR. Physical and chemical properties of a new root-end filling material. J Endodon 1995;21(7):349-353. 8. Chaple A, Herrero L. Generalidades del Agregado Trióxido Mineral (MTA) y su aplicación en odontología: revisión de la literatura. Acta Odontológica Venezolana 2007;45(3) 9. Bernabé PFE, Gomes-Filho JE, Nery MJ, Otoboni-Filho JA, DezanJunior E. Histological evaluation of MTA as a root-end filling material. Int Endod J 2007;40:758-765. 10. Witherspoon DE, Small JC, Harris GZ. Mineral trioxide aggregate pulpotomies. A case series outcomes assesment. JADA 2006;137:610618. 11. Canalda C, Brau E. Endodoncia: Técnicas clínicas y bases científicas. Masson. 2ª edición. Barcelona 2006. 12. Aeinehchi M, Dadvand S, Falláis S, Bayat-Movahed S. Randomized controlled trial of mineral trioxide aggregate and formocresol for pulpotomy in primary molar teeth. Int Endod J 2007;40:261-267. 13. Maroto M, Barbería E, Vera V, Salazar L. Contrastada experiencia clínica, a largo plazo, en el uso del agregado trióxido mineral en pulpotomías de dientes temporales. Gaceta dental 2007;177:76-89


I N V E S T I G A C I Ó N ARTÍCULO

14. Barbería E. Odontopediatría. 2ª edición. Masson. Barcelona 2001. 15. Maroto M, Barbería E, Planells P, García Godoy F. Dentin bridge formation after mineral trioxide aggregate (MTA) pulpotomies in primary teeth. Am J Dent 2005;18(3):151-154. 16. Mc Donald R, Avery D. Odontología pediátrica y del adolescente. 6ª edición. Harcourt Brace. Madrid, 1998. 17. Fernández J, Costa F, Bartolomé B, Beltri P, Barros JJ, GarcíaCamba JM. Manual de prácticas de odontopediatría, ortodoncia y odontología preventiva. Ripano. Madrid 2006. 18. Vargas KG, Packham B. Radiographic succes of ferric sulfate and formocresol pulpotomies in relation to early exfoliation. Pediatric Dent 2005;27:233-237. 19. Cox CF, Subay RK, Ostro E, Suzuki S, Suzuki SH. Tunnel Defects in dentin bridges: their formation following direct pulp capping. J Oper Dent 1996;21:4-11. 20. Farsi N, Alamoudi N, Balto K, Mushayt A. Success of mineral trioxide aggregate in pulpotomized primary molars. J Clin Pediatr Dent 2005;29(4):307-312. 21. Calatayud J, Casado I, Álvarez C. Análisis de los estudios clínicos sobre la eficacia de las técnicas alternativas al formocresol en las pulpotomías de dientes temporales. Av Odontoestomatol 2006;22(4):229-239. 22. Barrieshi-Nusair KM, Qudeimat MA. A prospective study of mineral trioxide aggregate for partial pulpotomy in cariously exposed permanent teeh. JOE 2006;32(8):731-735. 23. Maroto M, Barber��a E, Vera V, García Godoy F. Mineral Trioxide Agreggate as pulp dressing agent in pulpotomy treatment of primary molars: 42-month clinical study. Am J Dent 2006;19:283-286. 24. Ford TR, Torabinejad M, Abedi HR, Bakland LK, Kariyawasam SP. Using Mineral Trioxide Aggregate as a pulp capping material. JADA 1996;127(10):1491-1494. 25. Domínguez MS, Witherspoon DE, Gutmann JC, Opperman LA. Histological and SEM assesment of various vital pulp therapy materials. J Endod 2003;29(5):329-333. 26. Aeinehchi M, Eslami B, Ghanbariha M, Zafra AS. Mineral trioxide agrégate (MTA) and calcium hydroxide as pulp camping agents in human teeth: a preliminary report. Int Endod J 2003;36(3):225-231. 27. Naik S, Hedge AH. Mineral trioxide aggregate as a pulpotomy agent in primary molars: an in vivo study. J Indian Soc Pedo Prev Dent 2005; march:13-16.

ESPAÑOL

28. Agamy H, Bakry N, Mounir M, Avery D. Comparison of mineral trioxide aggregate and formocresol as pulp-capping agents in pulpotomized primary teeth. Pediatr Dent 2004;26:302309. 29. Maroto M, Barbería E, Planells P. Estudio clínico del Agregado Trióxido Mineral en pulpotomías de molares temporales: estudio piloto a 15 meses. RCOE 2004;9(1):23-30. 30. Felipe WT, Felipe MCS, Rocha MJC. The effect of mineral trioxide aggregate on the apexification and periapical healing of teeth with incomplete root formation. Int Endod J 2006;39:2-9. 31. Patel R, Cohenca N. Maturogenesis of a cariously exposed immature permanet tooth using MTA for direct pulp capping: a case report. Dent Traumat 2006;22:328-333. 32. Van Waes H, Stöckli P. Atlas de odontología pediátrica. Masson. Barcelona. 2002. 33. Blanco L, Cohen S. Fracturas coronarias con exposición pulpar. V Congreso Argentino de Trauma. 34 Pradhan DP, Charla HS, Gauba K, Goyal A. Comparative evaluation of endodontic management of teeth with unformed apices with mineral trioxide aggregate and calcium hydroxide. J Dent Child 2006;73:79-85. 35. Maroto M, Barberia E, Planeéis P, Vera V. Treatment of a non-vital immature incisor with mineral trioxide aggregate (MTA). Dent Traumatol 2003;19:165-169. 36. El Meligy O, Avery D. Comparison of mineral trioxide aggregate and calcium hydroxide as pulpotomy agents in young permanent teeth (apexogenesis). Pediatr Dent 2006:28:399-404. 37. Escobar F. Odontología pediátrica. Amolca. 2ª edición. Madrid. 2004. 38. Fraga AL, Rahal V, Rahal S, Dezan E. Biological response os pulps submitted to different capping materials. Braz Oral Res 2006;20(3):219-225. 39. Caicedo R, Abbott PV, Alongi DJ, Alarcón MY. Clinical, radiographic and histological análisis of the effects of the mineral trioxide aggregate used in direct pulp capping and pulpotomies of primary teeth. Aust Dent J 2006;51(4):297-305. 40. Faraco IM, Holland R. Histomorphological response of dog´s dental pulp capped with white mineral trioxide aggregate. Braz Dent J 2004;15(2):104-108.

JADA, Vol. 4 Nº 4

Agosto 2009

193


posibilidades terapeuticas del mta en odontopedriatia