Issuu on Google+

Héctor Jesús Zagal Arreguín José Alberto Ross Hernández Gabriela Martínez Sainz

Bachillerato tecnológico

N IÓ © LD S an E ti PR lla O na M O C

IA R E T A

M Enfoque por competencias


El libro Lógica fue elaborado en Editorial Santillana por el siguiente equipo: Dirección General de Contenidos

Antonio Moreno Paniagua Dirección de Ediciones

Lino Contreras Becerril Gerencia de Bachillerato

Armando Sánchez Martínez Gerencia de Arte y Diseño

Asistencia editorial

Esli Hernández López Revisión técnica

Karla Sánchez Félix Corrección de estilo

Alejandrina Águila Fernández

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Humberto Ayala Santiago

Gabriela Valdespino Zárate

N

Dirección de Investigación y Nuevos Desarrollos

Edición

Wilebaldo Nava Reyes

Coordinación de Diseño

Carlos A. Vela Turcott Coordinador de iconografía

Nadira Nizametdinova Malekovna Coordinación de Realización

Alejo Nájera Hernández

Edición de Realización

Gabriela Armillas Bojorges Gestión de Realización

Alma Laura Origel Romero Edición Digital

Miguel Ángel Flores Medina Diseño de portada e interiores

Stephanie Iraís Landa Cruz Iconografía

Juan Miguel Bucio Trejo

Digitalización de imágenes

T

E

R

IA

Gerardo Hernández Ortiz

M

A

La presentación y disposición en conjunto y de cada página de Lógica son propiedad del editor. Queda estrictamente prohibida la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier sistema o método electrónico, incluso el fotocopiado, sin autorización escrita del editor. © 2013 por Héctor Jesús Zagal Arreguín, José Alberto Ross Hernández y Gabriela Martínez Sainz D. R. © 2013 por EDITORIAL SANTILLANA, S. A. DE C. V. Avenida Río Mixcoac 274, colonia Acacias, C. P. 03240, delegación Benito Juárez, México, D. F.

ISBN: XXXX-X Primera edición: junio de 2013 Miembro de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana. Reg. Núm. 802 Impreso en México/Printed in Mexico


Lógica, de la nueva serie Santillana Bachillerato Tecnológico, se ha desarrollado de acuerdo con el programa de estudios establecido por la Reforma Curricular del Bachillerato Tecnológico de la Secretaría de Educación Pública.

N

Presentación

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Este programa se basa en el enfoque por competencias, el cual se enfoca en el conjunto de conocimientos, habilidades, actitudes y valores que todo estudiante del Bachillerato Tecnológico debe poner en práctica para enfrentar los retos planteados por su entorno social y familiar, y en especial para incorporarse a la educación superior o al mundo laboral.

El libro se organiza en cuatro unidades de aprendizaje; la primera se enfoca a identificar argumentos, para lo cual distinguirás argumentaciones de otro tipo de interacciones lingüísticas, premisas y conclusiones y reconocerás las intenciones en un argumento. En la segunda unidad, analizarás argumentaciones, de manera que aprendas a identificar los tipos de argumentos y a distinguir el sentido de lo que se emite en cada uno. La tercera te permitirá comprender argumentaciones, para lo que descubrirás supuestos en un argumento y formularás criterios para evaluar emisiones constatativas; también podrás presentar la información de manera correcta para lograr acuerdos razonables. La cuarta y última unidad se dedica a evaluar argumentaciones, para lo que tendrás que formular criterios para comprender lo que se emite, reconocer cuando las razones son buenas en una argumentación, así como identificar cuándo un argumento que parece bueno en realidad no lo es.

M

A

T

E

R

IA

La lógica es el arte de razonar de forma correcta y, como todas las artes, es un tipo de “saber hacer”. Así como un ebanista tiene el arte de trabajar con la madera, la capacidad que desarrolla el lógico es la de dar argumentos, reconocerlos, analizarlos, evaluarlos y criticarlos. El poseedor del arte de la lógica es un experto en argumentación y esto implica que pueda distinguir los razonamientos correctos de los incorrectos, ya sea en un discurso propio o ajeno.

Argumentar es, sin duda, una actividad cotidiana. Todos los días la realizamos o la presenciamos en nuestra casa, en la televisión, en la escuela y en cualquier sitio en el que interactúen dos personas que intentan ponerse de acuerdo sobre un tema en específico y ofrecen justificaciones de su punto de vista. Lo mismo podemos encontrar a un grupo de comentaristas de futbol argumentando entre sí, que a uno de políticos, artistas, filósofos o científicos. Nadie escapa de la necesidad de ofrecer argumentos para defender sus puntos de ideas. En el presente libro encontrarás todos los elementos necesarios para aprender el arte de argumentar de manera correcta. Para ello, es importante aprender un marco teórico, pero también llevar a cabo todos los ejercicios que se te indicarán, pues la práctica hace al maestro.

3


Contenido 3 4 6

N

Presentación Contenido Tu libro

© LD S an E ti PR lla O na M O C

1

Identificar argumentaciones Evaluación diagnóstica

10

1.1 Los rostros del lenguaje

12

Logros

1.2 La construcción de argumentos Logros

1.3 La interacción argumentativa Logros

Integración de la unidad 1 Rúbricas de evaluación Evaluación tipo PISA

IA

2

Analizar argumentaciones

43

44 51

52 53 54

56 58

2.1 Las diversas caras de la argumentación

60

R E T

27

28

Evaluación diagnóstica Logros

2.2 La estructura de los argumentos Logros

79

80 96

Integración de la unidad 2 Rúbricas de evaluación Evaluación tipo PISA

98 99 100

M

A

8

4


N

3

Comprender argumentaciones

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Evaluación diagnóstica

3.1 Supuestos y presuposiciones en un argumento Logros

3.2 Expertos en argumentación Logros 

3.3 El diálogo y la argumentación Logros

3.4 Dialogar para comunicar Logros

3.5 Aprender a conversar Logros

4

IA

Integración de la unidad 3 Rúbricas de evaluación Evaluación tipo PISA

Evaluar argumentaciones

104 106 113

114 122

124 131

132 141

142 153

154 155 156

158 160

4.1 ¿Cómo saber que nos entienden?

162

R

Evaluación diagnóstica

E

Logros

4.2 Reconocer cuando nos dan buenas razones

171

172 183

T

Logros

4.3 Habilidades argumentativas

184

Logros

191

A

M

102

4.4 ¿Cómo tener un diálogo argumentativo bien logrado? Logros

192 199

4.5 ¿Qué es un buen argumento?

200

Logros

217

Integración de la unidad 4 Rúbricas de evaluación Evaluación tipo PISA

218 219 220

Bibliografía y sitios de Internet

222

5


Tu libro

N

Tu libro Lógica está conformado por cuatro unidades de aprendizaje, organizadas con el propósito de apoyarte en la integración de los saberes necesarios para que alcances determinados niveles de desempeño.

Entrada de unidad

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Evaluación diagnóstica

Cada unidad contiene un número variable de secuencias didácticas que se estructuran de la siguiente manera:

Elementos de la unidad

Secuencias didácticas

Para empezar

Reactivación

Desarrollo

Saberes + actitudes + actividades

Logros

Evidencias de aprendizaje

Integración

M

A

T

E

R

IA

Entrada de unidad Esta sección abarca las primeras cuatro páginas de cada unidad. En la primera hallarás los saberes que establece el programa de estudios de la asignatura, es decir, el conocimiento (saber), las habilidades (saber hacer) y las actitudes (saber ser) que te conviene adoptar durante esta parte de tu proceso educativo; en la segunda aparece una representación gráfica de la relación que guarda la unidad con su contexto curricular; estas páginas iniciales son ilustradas por una imagen relacionada con el contenido. Las páginas tercera y cuarta incluyen una Evaluación diagnóstica que te propone enfrentar un problema para el que apliques ciertos elementos para resolverlo (resolución de problemas). Con esta evaluación inicial podrás formarte una idea amplia de los conocimientos que ya dominas acerca del tema y los que aún te hacen falta. Secuencias didácticas Para empezar Esta sección expone claramente las competencias específicas que desarrollarás a lo largo de la secuencia, las actividades que realizarás, y en las que deberás demostrar la adquisición de las competencias que desarrollaste durante el tema, así como los productos, tanto los parciales como el principal o final, que representan los indicadores de tu desempeño durante la secuencia que se tomarán en cuenta para tu evaluación de la unidad. Desarrollo Es el apartado principal de cada secuencia; contiene el discurso y las actividades necesarias para que desarrolles competencias. La información y las actividades organizadas en torno a los siguientes ejes de trabajo, los cuales pueden ser simultáneos: ¿Qué necesito saber (conocimientos)… para elaborar los productos de mi ¿Qué necesito saber hacer (habilidades)… aprendizaje y evaluar mi aprendizaje?

6


N

Además de los elementos mencionados, cada secuencia incluye diferentes cápsulas y secciones que te permitirán desarrollar o ejercitar tus habilidades, descubrir tus actitudes y manifestarlas en los productos a partir de estrategias de aprendizaje. Tales secciones y cápsulas son:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Reactivación. Plantea preguntas sencillas y directas con la intención de orientar tus saberes previos a la contextualización de los contenidos de la secuencia didáctica. Para reforzar. Es una parte fundamental del texto. En esta sección se presentarán estrategias para la solución de ejercicios relacionados con los diferentes temas. Para argumentar. Ejercicios de mayor complejidad, con los cuales podrás desarrollar tu habilidad en la argumentación. Glosario. Definición de conceptos más importantes, neologismos y tecnicismos. Conexiones. Te permite relacionar el tema que estés estudiando con diversos datos de interés correspondientes a otras disciplinas del conocimiento humano. Sabías que. Aporta información complementaria, diversa, actual e interesante. Espacio TIC. Contiene sugerencias para consultar diversos sitios de Internet que enriquecerán la exposición del tema. Para facilitarte la consulta, todas las direcciones se agrupan en una sola: www.bachilleratoenred.com.mx/enlaces/bachtec-logica con las designaciones enlace 1, enlace 2, enlace 3… Estas aparecen en los recuadros correspondientes (y donde se requiera). Así solo tendrás que entrar en el sitio mencionado y activar el enlace correspondiente. Para saber más. Ofrece cápsulas informativas con datos relevantes que profundizan en el conocimiento de algún tema particular. Portafolio de evidencias. Da indicaciones precisas acerca de los productos de tu aprendizaje que debes conservar en un fólder, una carpeta, la computadora, etcétera. Tú serás responsable de crearlo y llevar un control para guardar tus textos, ejercicios, análisis y trabajos en general como evidencias de tus desempeños y logros de aprendizaje. Te recomendamos que organices y clasifiques adecuadamente tus productos o evidencias de aprendizaje, de manera que no tengas problemas cuando necesites llevar a cabo las reflexiones y evaluaciones de las unidades.

R

IA

Logros Cada secuencia cierra con esta sección cuyo fin es proponerte un espacio para revisar tu desempeño (evidencias de aprendizaje). De tal manera, tendrás la oportunidad de reflexionar en torno a tus progresos y los productos de tu aprendizaje.

T

E

Producto final Se mostrará el producto final o principal, el cual se podrá llevar a cabo al revisar los subproductos.

M

A

Integración de la unidad Como cierre de la unidad encontrarás dos apartados que te ayudarán a integrar tus saberes y evaluar tu nivel de desarrollo de las competencias que se plantearon al principio del mismo; el primero es una Recapitulación de la unidad, que tiene el propósito de mostrarte el panorama de los contenidos temáticos que debiste adquirir durante la misma, y el segundo lo forman tres Rúbricas de evaluación que te facilitarán el acto reflexivo con el que ubicarás tu nivel de desempeño en relación con el desarrollo de tus competencias durante cada unidad. Evaluación tipo PISA Esta sección te ofrece diversos ejercicios para que incrementes tus competencias de lectoescritura. Te entrena para resolver exámenes aplicados por instituciones de evaluación educativa, especialmente los de PISA y Enlace. Cabe aclarar que ninguno de los ejercicos de evaluación del libro sustituye a los que decida aplicar tu profesor.

7


E R IA argumentaciones Identificar © LD S an E ti PR lla O na M O C IÓ N

Unidad

1

Saber

1.1 Los rostros del lenguaje 1.2 La construcción de argumentos 1.3 La interacción argumentativa

Saber hacer

M

A

T

ŠŠ Desarrollar la habilidad de pensar con claridad las premisas y conclusiones válidas en el día a día. ŠŠ Identificar las intenciones en diferentes contextos.

Saber ser

ŠŠ Valorar la importancia de saber argumentar en actividades cotidianas. ŠŠ Reflexionar sobre el papel de la lógica en tu vida diaria. ŠŠ Expresar ideas y conceptos coherentes y creativos, con introducciones, desarrollo y conclusiones claras.

8


N IÓ © LD S an E ti PR lla O na M O C

IA

Unidad 1: Identificar argumentaciones

R

Lo que debo saber

E

•• La argumentación

Lo que aprenderé

Actos de habla

Premisas y conclusiones

•• La comunicación y sus elementos

Argumentos implícitos e intenciones

T

Competencias que desarrollaré

Escuchar, interpretar y emitir mensajes pertinentes en distintos contextos mediante la utilización de medios, códigos y herramientas apropiados.

•• El proceso lingüístico

M

A

Shutterstock/ Andresr

Sustentar una postura personal sobre temas de interés y relevancia general, considerando otros puntos de vista de manera crítica y reflexiva. Contribuir al desarrollo sustentable de manera crítica, con acciones responsables. Participar y colaborar de manera efectiva en equipos diversos.

9


Evaluación diagnóstica

© LD S an E ti PR lla O na M O C

N

Shutterstock/ Minerva Studio

Lee el siguiente caso. Al finalizar responde las preguntas:

Dilema de Heinz

reunir $ 2 500, que es la mitad de lo que cuesta. Le dice al farmacéutico que su esposa está muriendo, y le pide que le venda el medicamento más barato o le deje pagar más tarde. El farmacéutico dice: “No, yo la descubrí y voy a sacar dinero de ella”. Heinz está desesperado y piensa atracar el establecimiento y robar la medicina para su mujer.

L. Kohlberg, en Martínez y Puig (1994). La educación moral. Barcelona: Gedisa.

R

IA

Una mujer padece un tipo especial de cáncer y va a morir pronto. Hay un medicamento que los médicos piensan que puede salvarla; es una forma de radio que un farmacéutico de la misma ciudad acaba de descubrir. La droga es cara, pero el farmacéutico está cobrando diez veces lo que a él le ha costado hacerla. Él pagó $ 1 000 por el radio, y está cobrando $ 5 000 por una pequeña dosis del medicamento. El esposo de la mujer enferma, el señor Heinz, recurre a todo el mundo que conoce para pedir prestado el dinero, pero solo puede

M

A

T

E

1. ¿Cuáles serían las consecuencias de las palabras del farmacéutico?    2. ¿Debe el señor Heinz robar la medicina? ¿Por qué?    3. ¿Te parece adecuado el proceder del farmacéutico?     10


4. ¿Qué harías si fuera un familiar tuyo el que necesita la medicina?   

N

5. ¿Qué valores se enfrentan en este caso? ¿Por qué? 

 

© LD S an E ti PR lla O na M O C

6. Enumera cinco razones por las cuales deba robar la medicina y cinco por las cuales no deba hacerlo. A favor de robar el medicamento 1.

En contra de robar el medicamento

1.

2.

2.

3.

3.

4.

4.

5.

5.

7. ¿Qué le aconsejarías hacer al señor Heinz?

IA

 

R



E

8. ¿Qué argumentos utilizarías para persuadirlo de seguir tu consejo? 

T



M

A



9. ¿Cómo puedes estar seguro de la eficacia de tus argumentos?    10. ¿Qué es lo que hace que un argumento sea bueno?    11


Los rostros del lenguaje

1.1

N

PARA EMPEZAR Al estudiar este tema, desarrollarás las siguientes competencias disciplinares:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

ŠŠ Construir, evaluar y mejorar distintos tipos de argumentos, sobre tu vida cotidiana, de acuerdo con los principios lógicos. ŠŠ Identificar los supuestos de los argumentos con los que se trata de convencer y analizar la confiabilidad de las fuentes de una manera crítica y justificada. ŠŠ Evaluar la solidez de la evidencia para llegar a una conclusión argumentativa por medio del diálogo. Para ello realizarás actividades con las que:

ŠŠ Identificarás los diferentes tipos de interacciones lingüísticas. ŠŠ Diferenciarás los elementos dentro de un argumento y su relación entre sí. ŠŠ Comprenderás el papel de las intenciones que puede tener un argumento. Los productos que obtendrás para demostrar que lograste las competencias y enriqueciste tus saberes acerca de la unidad serán: ŠŠ Una lista de los diferentes actos de habla que existen y ejemplificarás de manera gráfica cada uno. ŠŠ Una búsqueda en el periódico de modelos de habla para ejemplificar cada acto. ŠŠ Una búsqueda de diferentes casos literarios de actos de habla, para explicar cómo cada uno representa un acto en particular.

M

A

T

E

R

IA

Como producto final de esta secuencia didáctica realizarás un cuadro comparativo con ejemplos literarios que expliquen las diferencias entre los tipos de actos de habla.

Reactivación

Antes de iniciar el estudio de la secuencia, reflexiona y contesta las siguientes preguntas: a) Además de ciertas características físicas, ¿en qué nos distinguimos de los animales?   b) ¿Cuál es la diferencia entre el modo de actuar de un chimpancé y la forma en que lo hace un ser humano?   c) ¿En qué se distingue la organización de las abejas de la de los seres humanos?  

12


Los rostros del lenguaje

Expertos de pensamiento

Para saber más

N

¿Qué ha hecho posible los viajes a la Luna, los trasplantes de corazón, los rascacielos, los teléfonos celulares? La razón, la inteligencia, el pensamiento. Los griegos utilizaban un término para definir al hombre como un animal racional, que te sonará conocido: logos. Los griegos decían textualmente que el hombre es un “animal que tiene logos”. En griego antiguo, logos significa palabra, lenguaje, razón, proporción, pensamiento. De ahí vienen términos como “lógica”, “diálogo” o “biología”. Y todo esto, ¿por qué es importante? Porque nos distinguimos de los animales por nuestra capacidad de hablar con lógica. Sin esta capacidad, la especie humana con dificultad hubiera prosperado como lo ha hecho hasta ahora.

Aristóteles (384-322 a. de C), padre de la lógica.

M

A

T

E

R

IA

Pero, ¿los animales no se comunican entre sí? Si tienes alguna mascota: ¿Le puedes dar órdenes? ¿Has visto a dos perros interactuando entre sí? El filósofo griego Aristóteles observó este fenómeno y concluyó que los animales son capaces de comunicarse entre sí, y lo hacen muy bien, incluso parecería que con más eficacia que el hombre. Fíjate en la fuerza de los ladridos de un perro. ¿Conoces a alguna persona que pueda gritar así de fuerte? Sin embargo, Aristóteles advirtió que la comunicación animal está limitada a lo inmediato. Los animales se comunican sentimientos de placer y de dolor, necesidades corporales inmediatas. El pájaro recién nacido pía cuando tiene hambre y la madre lo entiende. La leona en celo ruge para conseguir pareja y aparearse. El macho alfa de una manada de lobos aúlla para ahuyentar a los competidores. Los animales pueden comunicarse entre su misma especie e, incluso con otras. Los animales domésticos son el mejor ejemplo. No obstante, observó Aristóteles, esta capacidad animal de emitir voces está limitada a circunstancias muy concretas. Los animales no son capaces de diseñar un estilo de vida a largo plazo, ni de transmitirse conocimientos muy elaborados, ni de contar historias. La ciencia, el arte, la literatura, la medicina solo son posibles porque los seres humanos poseemos logos. 13

Conexiones Para conocer más sobre las características de la comunicación entre diferentes especies animales pide a tu profesor de Lectura, Expresión Oral y Escrita, bibliografía para obtener más información.

Thinkstock/ Photos.com

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Sin embargo, es muy claro que nos distinguimos en algo. Las abejas construyen panales admirables, pero solo los seres humanos somos capaces de levantar ciudades en lugares helados, como en Canadá; a la mitad de una laguna, como lo hicieron los venecianos y los aztecas. Solo la especie humana puede alargar su expectativa de vida. ¿Sabías que en la época de la Grecia clásica la gente vivía en promedio 35 años? En la actualidad, nuestra esperanza de vida ronda los 78 años. ¡Vaya que hay un salto!

La lógica es una disciplina de la filosofía que estudia el pensamiento con el fin de analizarlo y descubrir sus formas y correcciones. Se considera al filósofo griego Aristóteles (s. IV a. de C.) como el primero en sistematizar esta disciplina y utilizarla como herramienta filosófica para conocer el mundo.

Hace muchos siglos, los griegos definieron al ser humano como “animal racional”. ¿Recuerdas tus clases de ciencias naturales? Los seres humanos ejercemos funciones típicamente animales: crecemos, nos nutrimos, nos reproducimos y, al final, morimos. Nuestro aparato digestivo no es muy diferente del aparato digestivo de otros mamíferos superiores como los gorilas y los chimpancés.


Identificar argumentaciones

Las abejas construyen panales maravillosos, pero acumulan muy poco conocimiento. Nosotros, en cambio, aprovechamos el conocimiento de muchas generaciones.

¿Cuando una abeja obrera encuentra una buena fuente de alimento regresa al panal y comunica su descubrimiento a las otras abejas ejecutando una danza en forma de ocho?

¿Tienes hermanos pequeños? Fíjate cómo, gracias al lenguaje, podemos transmitirle en unas semanas miles de años de experiencia acumulada. ¿No te maravilla que un niño de 5 o 6 años ya sepa manejar la pantalla táctil de una computadora o de un teléfono celular?

N

Sabías que

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Ahora mismo, mientras lees este texto, estás aprovechando los descubrimientos e inventos de cientos y cientos de personas. Date cuenta, por ejemplo, de la tecnología del papel, de la imprenta y, para no ir más lejos, de la escritura alfabética. ¿Crees que podrías haber inventado tú solo la escritura? ¿Y los números arábigos? Todo esto es posible porque los seres humanos somos capaces de pensar y de hablar. Nuestro lenguaje va más allá de la mera transmisión de estados de ánimo; somos capaces de comunicar realidades abstractas. Y cuando hablamos de realidades abstractas no pienses en ecuaciones o fórmulas químicas, piensa en cosas tan sencillas en apariencia, como el dinero. ¿Qué significa un billete de 100 pesos? ¿Cómo funciona? ¿Qué representa? ¿Verdad que es algo abstracto e incomprensible para un animal? En realidad, hablar y pensar son dos caras de una misma realidad. No hay pensamiento sin lenguaje, ni lenguaje sin pensamiento. Por eso en griego la misma palabra, logos, significa “palabra” y “pensamiento”.

IA R E

M

A

T

Renata Galindo Prieto

Precisamente porque el lenguaje es nuestra característica competitiva en el mundo, es tan importante que aprendamos a usarlo de modo correcto. Nuestra desarrollo personal y comunitario depende de que aprendamos a usar el lenguaje y el pensamiento.

El dinero no es solo un objeto físico, sino que tiene un significado abstracto.

Para saber más

La palabra griega logos es fascinante. Fíjate como aparece una y otra vez en nuestra cultura. ¿No has oído una y otra vez la palabra “diálogo”? Se habla del diálogo en la familia, en la política, en la escuela. “Diálogo” significa literalmente “a través de la palabra (logos)”. La palabra logos aparece también en la ciencia: biología, geología, psicología. Para los griegos antiguos, la palabra logos significaba muchas cosas: las cuentas que debían rendir los gobernantes a los ciudadanos, los argumentos utilizados por los políticos, las explicaciones que daban los científicos, la armonía del carácter, las leyes de una comunidad, la trama de una narración. Te sorprendería saber que incluso para los cristianos, la palabra logos es clave, pues se dice que Jesús es el logos de Dios.

¿Qué tienen en común todos estos usos? El afán de hallar una explicación racional. Por ello, se ha dicho que lo que definió a los antiguos griegos era el afán por encontrar el logos del mundo natural, de la vida humana, de la política. De alguna manera todos somos griegos, porque queremos encontrar la explicación racional de lo que somos, de lo que tenemos y de lo que hacemos.

14


Los rostros del lenguaje

Para reforzar

Busca en un diccionario el significado de las siguientes palabras y anótalo:

Pensamiento:        

© LD S an E ti PR lla O na M O C

N

Palabra:        

R

IA

Algo así sucede con el pensamiento. Cualquier ser humano piensa, pero no es lo mismo ser un profesional del pensamiento y del lenguaje que ser un mero aficionado. Durante este curso, te irás entrenando en “la cancha del pensamiento”, poco a poco te convertirás en experto del lenguaje. Este es el propósito principal de la lógica: perfeccionar nuestra capacidad de pensar y de hablar.

T

E

Hablar con lógica es muy importante por muchos motivos. ¿Te has puesto a pensar en la cantidad de problemas provocados por “malos entendidos”? Los amigos, las parejas, las familias a menudo pelean porque no saben expresarse con claridad.

M

A

Las diferencias entre los seres humanos son algo normal y bueno. Pero con frecuencia estas diferencias generan roces con los demás. Es el momento de hablar. Si no resolvemos nuestros problemas hablando, solo nos queda la violencia. Cuántas guerras, conflictos y enemistades se podrían haber evitado si la gente supiera hablar. Aprender a hablar y pensar con rigor te permitirá, además, desarrollarte profesionalmente. ¿Con quién prefieres trabajar, con alguien que sepa dar instrucciones con claridad o con un jefe que da instrucciones confusas? Y si te a ti toca dirigir una actividad, ¿te conviene saber explicar la tarea que se va a llevar a cabo? ¿Crees que se puede trabajar en equipo si no aprendemos a intercambiar nuestros puntos de vista y nuestras experiencias? 15

Espacio TIC

¿Has oído hablar del gorila hembra Koko? Así se llamaba un gorila hembra adiestrado por la doctora Francine 'Penny' Patterson y otros especialistas de la Universidad de Stanford. Tras un arduo adiestramiento, el gorila hembra aprendió mil signos basados en el lenguaje de señas americano. Este lenguaje es el que utilizan las personas con discapacidad auditiva. Visita el enlace 1, donde encontrarás un video muy interesante sobre este hecho.


Identificar argumentaciones

Actos de habla

N

¿Qué haces cuando recibes un nuevo celular? Lo exploras, te familiarizas con sus funciones, aprendes a usarlo, revisas el menú, lo tocas, aprietas sus botones y tocas su pantalla. Hagamos esto con el habla. Un acto de habla tiene tres niveles. El primer nivel se llama acto locucionario. ¿Te suena extraña la palabra? No debes asustarte, es una palabra técnica con la que poco a poco te irás familiarizando, como cuando te entregan un equipo telefónico nuevo. El secreto está en aprender a conocer las funciones.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Locución: Acto de habla, acto de decir algo. Locución viene del latín, locutio, y quiere decir “expresión, frase, discurso”. Por eso, en español llamamos “locutor” a la persona que habla profesionalmente ante un micrófono, “un locutor de radio”, “un locutor de futbol”.

Glosario

En este primer nivel lo importante es que el otro pueda entender lo que se dice. El emisor habla y el oyente escucha y entiende. Esto es interesante porque, si te fijas, los gruñidos, el llanto, las risas, los sonidos humanos no son fáciles de entender. Ese gruñido que emites cuando suena el despertador, ¿quiere decir que no te levantarás?, ¿que te da pereza la escuela?, ¿que te duele el estómago? Tú sí lo entiendes, pero los demás no. No es un acto de habla, sino un sonido. Los oyentes solo pueden entenderte cuando hablas y dices: “¡Que flojera”, “¡Hace frío!” o “Tengo gripe”.

M

A

T

E

R

Shutterstock/Axel Bueckert

IA

Hablar es emitir una frase con sentido. Cuando suena la alarma para despertarnos en la mañana, muchos emitimos un gruñido de disgusto. ¿Tú no? Este gruñido expresa una emoción, pero no es una frase. El gruñido comunica un sentimiento —la somnolencia, el cansancio— pero no expresa un pensamiento. Tampoco una carcajada, el llanto o un gesto de enojo son actos de habla en sentido propio. El acto de habla debe ser, ante todo, locucionario, es decir, debe tener una estructura gramatical mínima; son palabras que se articulan y ordenan en forma de una frase. A veces, solo basta una palabra para expresar una idea, por ejemplo, cuando alguien te invita a dar un paseo y tú respondes simplemente con un “no”.

Reír a carcajadas no es propiamente un acto de habla.

16


Escribe cinco ejemplos de comunicación que sean actos locucionarios y tres ejemplos de actos no locucionarios. En cada ejemplo explica qué expresa cada uno. ¿Qué expresa?

N

Acto locucionario

1.

3. 4. 5.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

2.

Acto no locucionario 1. 2. 3.

¿Qué expresa?

T

E

R

5.

¿Qué hora es?

M

Son las…

Thinkstock/Stockbyte

IA

4.

A

Para argumentar

Los rostros del lenguaje

El proceso lingüístico está compuesto por un emisor, un mensaje que se transmite y un receptor.

17


Identificar argumentaciones

Espacio TIC

R

IA

¿Sabías que en México se organiza una Olimpiada Nacional de Lógica y que tú puedes participar? En el enlace 2 puedes consultar las bases y to­ dos los detalles referentes a ella.

T

E

Para saber más

Nuestra escritura, que proviene del griego y del latín, es alfabética. Cada letra hace las veces de un sonido. La escritura alfabética ha sido uno de los grandes inventos de la humanidad. En otras culturas, por el contrario, se usaban jeroglíficos para representar palabras. Los jeroglíficos son figuras o símbolos que hacen las veces de las palabras. Con una escritura jeroglífi­ ca, como la que usaban los antiguos egipcios, es muy difícil desarrollar la ciencia de la lógica.

A

M

N

El primer aspecto de un acto de habla es que pueda ser entendido por un hablante distinto del emisor. Recuerda, este nivel del acto de habla se llama acto locucionario. En este nivel, la corrección gramatical es fundamental. Cuando hablamos de corrección gramatical nos referimos a un nivel básico, no se trata de las reglas más complejas de la Academia de la Lengua. Se refiere a las reglas mínimas que usamos para que una frase sea comprendida por otros.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

La palabra gramática proviene del griego, grammatiké. El gramático era el maestro de enseñanza elemental; esta consistía en aprender a leer y es­ cribir. Los griegos advirtieron que las reglas son fundamentales para la co­ municación escrita. Sin duda, escribir de manera correcta exige esfuerzo, pero a la larga da resultados. Imagi­ na lo que sucedería si jugáramos un deporte sin reglas. ¿Podríamos in­ teractuar? En el mejor de los casos, el juego se acabaría. Con el lengua­ je sucede lo mismo. La falta de reglas disuelve el lenguaje, dificulta la co­ municación. Escribir con corrección ayuda a pensar con claridad.

Hablar es decir algo: el mensaje

Para saber más

Pongamos algunos ejemplos de frases que pueden ser entendidas por un hablante distinto del emisor: 1) Me gusta. 2) Sí. 3) Ayer comí una torta de jamón. 4) Tal vez. 5) ¿Cómo te llamas? Como advertirás, si alguien te dice alguna de estas cinco frases tú podrás entenderlas. Ciertamente, pueden estar incompletas, te puede faltar información, pero las palabras están “bien acomodadas”. Son frases que comunican correctamente un mensaje, incluso las más pequeñas (2) y (4). “Sí” comunica una afirmación, asentimiento; y “Tal vez” comunica probabilidad. Sin el contexto, el mensaje que transmiten es incompleto, pero a pesar de que estén aisladas las puedes entender. Ahora fíjate en los siguientes ejemplos:

1) Yo proponemos. 2) Lecturita médico por. 3) ¿Carro detective ellos? 4) Mañana nosotros salí. No entendemos el caso (1), porque la estructura requiere de algo más. ¿Qué propones? El verbo proponer, en español, requiere que se proponga algo: “Propongo que vayamos al cine”. Además, no hay concordancia entre el sujeto y el verbo (yo/proponemos). Tampoco podemos entender el caso (2). Son palabras juntas, pero que no pueden ser entendidas. En español la palabra “por” exige una palabra que la acompañe. Y los sustantivos “lecturita” y “médico” así acomodados no dicen nada. En el caso (3) a pesar de los signos de interrogación, no se está preguntando algo. Para que (3) pueda ser entendida por un hablante es necesario completar la pregunta, algo que hacemos de manera instintiva. Quizá, habrás arreglado mentalmente la frase para que dijera: “¿El carro del detective es de ellos?” Pero eres tú quien está añadiendo palabras para conseguir una frase con sentido. Por ultimo, en el caso (4) tenemos una incongruencia entre “salí”, en pasado, y el “mañana” que sugiere una acción futura: “Saldré mañana”. También resulta extraño la incongruencia entre el “salí” y el “nosotros”. 18


Los rostros del lenguaje

Para reforzar

N

• ¿Cuál es el significado de este símbolo? • ¿Es el único significado que tiene?

Shutterstock/ Yayayoyo

1. Observa la imagen a continuación, reflexiona y contesta las siguientes preguntas.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

2. Ahora, dibuja en tu cuaderno cinco emoticonos que utilices con frecuencia y escribe al lado de cada uno su significado con palabras. 3. Compara con tus compañeros el significado que cada uno de ustedes le da a esos símbolos. En equipos discutan las siguientes preguntas y contesten:

• ¿Todos están de acuerdo en el significado de cada uno de los símbolos? • ¿Cuál es la diferencia entre decir algo con un dibujo y decir algo con palabras escritas u orales? • Ambos son modos de transmitir mensajes y resultan de mucha utilidad pero, ¿cuándo creen que debemos utilizar un emoticono y cuándo una frase?

1. Lee las siguientes frases y marca aquellas que no son actos locucionarios y justifica tu respuesta en la columna “Razón”. Razón

Tío

IA

correr Ello ni 85 + 3 = 88

R

¿Qué harás este domingo? Sin duda

E

nevando Yo

T

Verde oscuro

Me gusta la música de banda

M

A

Mexicali es muy caliente

2. En parejas discutan las frases y por qué cada uno contestó como lo hizo.

3. En parejas piensen en una forma en la que podrían modificar las frases que no son actos locucionarios. Anoten las propuestas en sus cuadernos. En grupo discutan las diferentes propuestas que escribieron para convertir estas frases en actos locucionarios. Reflexionen con el docente, ¿en qué se parecen y en qué difieren estas propuestas? ¿Cambian los mensajes que emiten las diferentes propuestas? ¿Por qué? 4. Guarda tu conclusión grupal en el portafolio de evidencias.

19

Para argumentar

4. Guarda las respuestas a las preguntas en tu portafolio de evidencias.


Identificar argumentaciones

¿Para qué hablamos? La intención de las palabras

N

El segundo nivel del acto de habla es el nivel ilocucionario. Las palabras no solo tienen una estructura, un esquema, un orden. Las palabras también pueden ser utilizadas con una intención, con un propósito determinado. El emisor habla con una intención. Si te fijas, la intención del hablante es fundamental en el habla. No basta con acomodar las palabras de manera correcta, el lenguaje es mucho más qué eso. Piensa en un caso sencillo. Las palabras “guapo” o “hermosa” se entienden por sí solas. Cualquier persona que hable español las comprende en un nivel del acto locucionario. Pero, ¿qué sucede si una chica de tu salón te dice “guapo” cuando sales de clase? ¿Qué sucede si un muchacho te dice “hermosa” después de darte un beso? La intención de la locución es fundamental. No es lo mismo que en una clase de español, el profesor pronuncie las palabras “guapo” o “hermosa” como ejemplos de adjetivos, a que estas palabras provengan de una persona a quien amas.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Para conocer más ejemplos sobre pa­ labras y oraciones homónimas, con­ sulta tu libro de Lectura, Expresión oral y escrita. También puedes consultar al profesor de esta materia y pedirle bi­ bliografía para buscar más ejemplos que te ayuden a realizar el ejercicio.

Conexiones

En el español escrito hay algunos pequeños signos que indican la intención de quien utiliza una palabra. Fíjate en las diferencias de estas locuciones: 2) ¡Salimos!

3) Salimos.

1. Piensa en otros cuatro ejemplos de frases u oraciones que tengan las mismas palabras pero que cambien la intención de lo que expresan si se utilizan con diferentes signos de puntuación. Escríbelos a continuación. – – – –

M

A

T

E

R

IA

Para reforzar

1) ¿Salimos?

2. Comparte tus frases con tus compañeros y reflexionen sobre la intención de las mismas. 3. Guarda una copia de tus frases y la conclusión grupal en el portafolio de evidencias.

¿Verdad que la intención es importante? Seguro que tú intentas que tus mensajes de texto en el celular reflejen la intención de tus locuciones. No es lo mismo recibir un mensaje que diga “¿Salimos?” que “Salimos”. Pero los signos escritos son insuficientes para captar la intención de una locución. Las intenciones de un hablante no pueden reducirse a unos signos. Piensa en todas las intenciones que tienen nuestros actos de habla: ordenar, preguntar, constatar un hecho, advertir, prometer, acordar. 20


© LD S an E ti PR lla O na M O C

N

Shutterstock/ pockygallery

Los rostros del lenguaje

¿El letrero expresa un acto ilocucionario? ¿Por qué?

Los actos de habla ilocutivos se suelen clasificar de la siguiente manera:

I) Actos asertivos o representativos: El hablante niega, afirma o corrige algo. Ejemplos de negación: “No tengo hambre”, “No tenemos el día libre”. Ejemplos de afirmación “El profesor de lógica deja tareas muy difíciles”, “Ayer fui al cine”. Recuerda que en esta clasificación lo decisivo es la intención del hablante: negar, aseverar o corregir.

M

A

T

E

R

Procesofoto/ Christian Gama

IA

II) Actos directivos: La intención del hablante es mover al oyente a ejecutar una acción. El emisor de la locución dirige la acción del oyente. Un ejemplo que conoces bien: llega el profesor al salón y ordena “Saquen una hoja”. Otro ejemplo, acudes al médico y después de revisarte, el doctor escribe la receta y te la entrega diciendo: “Tome dos pastillas en el desayuno”.

Los sellos de clausura colocados por la autoridad son un acto ilocucionario. ¿De qué tipo?

21


© LD S an E ti PR lla O na M O C

N

Thinkstock/ Fuse

Identificar argumentaciones

Jurar y protestar decir la verdad es un compromiso, un acto ilocucionario que nos compromete a decir la verdad.

III) Actos compromisorios: El hablante asume un compromiso, una obligación o hace propósito. Ejemplos: “Prometo serte fiel”, “Prometo amarte”, “Prometo estudiar para el examen”, “Prometo hacer mi mejor esfuerzo”.

M

A

T

E

R

IA

Fíjate la cantidad de cosas que podemos hacer con el lenguaje. Con este acto de habla estamos haciendo algo: prometer. Las palabras no solo sirven para decirnos si tenemos examen hoy. Las palabras también sirven para crear una obligación, un compromiso, para adelantarse al futuro. Las promesas no son falsas ni verdaderas; las promesas son o no, sinceras.

Sabías que En las monarquías, la ceremonia de coronación es un acto declarativo. Cuando se corona al rey, la persona que pronuncia las palabras que con­ vierten en rey al príncipe, realiza un acto ilocucionario.

IV) Actos expresivos: La intención del hablante es expresar su estado anímico, sus emociones, sus sentimientos subjetivos. Ejemplos: “Hoy amanecí triste”, “Esa canción me gusta”. Cuando usas las palabras con estas intenciones no estás pretendiendo afirmar algo objetivo: “Esa canción es objetivamente triste”. Solo quieres expresar una emoción subjetiva: “Esa canción a mi me provoca tristeza”. Saber distinguir entre actos expresivos (IV) y actos asertivos (I) es muy importante para la convivencia diaria. Muchos conflictos se generan porque pensamos que estamos afirmando un hecho, cuando en realidad solo estamos expresando una emoción. V) Actos declarativos: La intención del hablante es cambiar el estado en que se encuentra alguna cosa. Un ejemplo muy importante es el matrimonio. Cuando dos personas acuden al registro civil para casarse, las palabras del juez cambian las cosas. El juez los declara unidos en matrimonio. Sin esas palabras, sin ese acto de habla, no hay matrimonio. VI) Actos interrogativos: La intención del hablante es solicitar más información, otro mensaje. Por ejemplo: “¿Cuándo es el examen de matemáticas?” “¿Cuándo salimos de vacaciones?”. Recuerda que lo importante no son los signos de interrogación, sino la intención del hablante. 22


Acto: 

a) El helado de mamey es muy rico. Intención ____________________________

Acto: 

© LD S an E ti PR lla O na M O C

b) El América es el mejor equipo del mundo.

Intención ____________________________

c) El Guadalajara perdió el partido contra los Rayados.

Acto: 

Intención ____________________________

d) Al finalizar el proceso, el juez dice: “El ciudadano es inocente”.

Acto: 

Intención ____________________________

e) ¿Qué día es hoy?

Acto: 

Intención ____________________________

f) No beberé refrescos.

Acto: 

Intención ____________________________

IA

g) Te equivocas cuando dices que Suiza tiene salida al mar. Acto: 

Intención ____________________________

R

E

h) París es la capital de Yucatán. Acto: 

Intención ____________________________

T

M

A

i) Dice un letrero en la playa: “Queda estrictamente prohibido nadar en el mar”

Acto: 

N

1. Lee las siguientes frases e indica qué tipo de acto ilocucionario expresa cada una de ellas y la intención del emisor. Si consideras que alguna de las frases tiene más de una intención, explica por qué. Recuerda que siempre hay un margen de error, porque las intenciones del emisor no se expresan por completo en una frase escrita.

Para argumentar

Los rostros del lenguaje

Intención ____________________________

2. En equipo de cinco personas revisen sus respuestas, discutan las intenciones que cada uno de ustedes identificó en el texto. 3. Elabora una lista de los diferentes actos de habla, explica cada uno de ellos con tus palabras y escribe un ejemplo. Ilustra estos ejemplos con dibujos, imágenes o recortes. De nuevo en equipo, intercambien cuadernos y lean las explicaciones y ejemplos. 4. Guarda tu lista y explicación en el portafolio de evidencias.

23


Identificar argumentaciones

¿Podemos lastimar con las palabras? Los efectos del habla

N

Por último, hay un tercer aspecto o nivel de los actos de habla: el nivel perlocucionario. Vamos a explicarlo con un ejemplo.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Quieres ganarte la amistad de una vecina. Te armas de valor, la invitas a tomar un café y le dices: “Me gustan tus ojos”. La locución es correcta; las palabras están ordenadas en forma adecuada. La frase puede ser entendida por los oyentes. El acto de habla tiene la forma expresiva. Con esas palabras, tu intención es decir que cuando miras sus ojos, te emocionas, te sientes alegre (acto ilocucionario). ¿Todo parece ir bien? Ella se queda callada unos segundos, se pone de pie, sonríe y te da un beso. Tuviste éxito. Acto perlocutivo es el efecto que produce en el interlocutor el acto ilocucionario. La intención de tu acto de habla (“Me gustan tus ojos”) produjo el efecto deseado: lograste emocionarla. Los actos de habla producen efectos en los interlocutores. Advierte que estos efectos van más allá de la comprensión del mensaje. Con ciertas palabras (actos de habla) se puede convencer, persuadir, obligar, atemorizar, alegrar, insultar. En ocasiones, producimos esos efectos (actos perlocutorios) con toda intención (acto ilocucionario), como en el caso de “Me gustan tus ojos”, pero en otras ocasiones no. Veamos unos ejemplos:

2) Persuadir. El acto de habla produce un cambio de creencias. Los anuncios publicitarios, por ejemplo, son actos de habla que intentan persuadirnos para consumir y comprar. 3) Alegrar. El acto de habla provoca una emoción satisfactoria en nosotros. A veces un simple “gracias” o un “buenos días” puede producir estos estados de ánimo.

Thinkstock/iStockphoto

M

A

T

E

R

IA

1) Insultar. El acto de habla daña y provoca un malestar en el interlocutor. Las palabras producen un efecto: lastimar: “¡Tonto!” “¡Eres un inútil!” son algunos ejemplos.

Cuando se le lleva serenata a una persona, el efecto de las palabras que se cantan (acto perlocucionario) suele ser la alegría.

24


Los rostros del lenguaje

Para argumentar

1. Lee con atención cada una de las situaciones que se presentan a continuación y explica qué efectos pueden ocasionar estos actos en las personas.

N

El acto perlocucionario no depende solo de la locución (la frase, las palabras), ni de la intención del emisor (acto ilocucionario), sino también de las condiciones de quien recibe el mensaje y de algunos factores externos.

Efecto:      

© LD S an E ti PR lla O na M O C

a) Dar una orden fuerte (acto directivo) a una persona que acaba de perder a su familia en un accidente de tráfico.

b) Confrontar a alguien y decirle “Llegaste tarde” (acto asertivo) en un día con 45 °C de temperatura.

    

IA

Efecto:

¿Por qué son importantes las condiciones en las que se recibe un mensaje?     

M

A

T

E

R

2. Reflexiona y contesta:

3. Busca en el periódico un ejemplo de cada uno de los actos de habla e identifica algunos de los factores externos y condiciones que afecten el mensaje. 4. Guarda estos ejemplos en el portafolio de evidencias, te servirán como apoyo para el producto final de esta unidad.

25


Identificar argumentaciones

Aprender a pensar, aprender a hablar Vale la pena saber todo lo que podemos hacer cuando hablamos. Como te diste cuenta, los actos de habla nos permiten comunicar y transmitir mensajes, pero también nos permiten comprometernos, provocar alegrías, consolar, persuadir.

1. Busca en Internet el poema “Amor condusse noi ad una morte” del mexicano Xavier Villaurrutia (1903-1950). El poema describe el acto y los efectos del amor. 2. Con base en el poema, reflexiona y contesta las siguientes preguntas:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Para reforzar

Da clic en el enlace 3, para consultar la biografía de Xavier Villaurrutia y cono­ cer más sobre sus poemas.

N

Espacio TIC

a) ¿Los versos están compuestos de actos de habla locucionarios, es decir, son frases que se pueden entender? Argumenta tu respuesta.       

b) ¿Qué intención parece que tiene el poeta con ellas? ¿Describir qué es el amor como un hecho biológico? ¿Definir el amor? ¿Expresar sus sentimientos? Argumenta tu respuesta.

M

A

T

E

R

IA

      

c) ¿Qué efecto produjeron en ti estos versos?       3. Guarda una copia de tus respuestas en el portafolio de evidencias.

26


Los rostros del lenguaje

Logros 1. Lee el siguiente texto y contesta las preguntas.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Lo cierto es que fueron años de arduo y pragmático aprendizaje, con lapsos de desalineamiento en los que estuvo a punto de desistir. Pero al fin triunfó la per­ severancia y Raimundo aprendió a ladrar. No a imitar ladridos, como suelen ha­ cer algunos chistosos o que se creen tales, sino verdaderamente a ladrar. ¿Qué lo había impulsado a ese adiestramiento? Ante sus amigos se autoflagelaba con humor: “La verdad es que ladro por no llorar”. Sin embargo, la razón más valedera era su amor casi franciscano hacia sus hermanos perros. Amor es comunicación.

N

El hombre que aprendió a ladrar

¿Cómo amar entonces sin comunicarse?

Para Raimundo representó un día de gloria cuando su ladrido fue por fin comprendido por Leo, su hermano perro, y (algo más extraordinario aún) él com­ prendió el ladrido de Leo. A partir de ese día Raimundo y Leo se tendían, por lo general en los atardeceres, bajo la glorieta y dialogaban sobre temas generales. A pesar de su amor por los hermanos perros, Raimundo nunca había imaginado que Leo tuviera una tan sagaz visión del mundo. Mario Benedetti. (Fuente: www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/benedett/mb.htm)

2. Identifica y escribe en tu cuaderno los diferentes actos de habla: asertivo, directivo, compromisorio, expresivo, declarativo, interrogativo. Si en el texto no hay alguno de los actos, ­explica las razones por las cuales ninguna frase corresponde a este acto. Puedes basarte en la siguiente tabla para tu ejercicio. Acto de habla

Ejemplo 1 en el texto

Ejemplo 2 en el texto

IA

Producto final

M

A

T

E

R

Elabora un cuadro comparativo en el que consideres: el nivel al que corresponde cada acto, las características de cada acto, un ejemplo literario que ilustre cada uno de los actos y la intención que persigue el ejemplo. Para ello, tendrás que tomar en cuenta la lista que elaboraste sobre los actos de habla, las definiciones y los ejemplos que encontraste en el periódico para cada uno de los actos. Distingue los diferentes niveles y tipos de actos de habla. Redacta una definición para cada uno de ellos y sus características principales. Busca los ejemplos literarios en libros, revistas o páginas de Internet, pueden ser de secciones de cuentos, poemas, ensayos o novelas. Organiza la información para exponerla a tus compañeros. Guíate en la siguiente estructura: Acto de habla

Características

Ejemplo

No olvides incluir los datos de referencia de tus ejemplos: autor, título, año de publicación, fuente de consulta.

27

Intención


La construcción de argumentos

1.2

N

PARA EMPEZAR Al estudiar este tema, desarrollarás las siguientes competencias disciplinares:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

ŠŠ Defender con razones coherentes tus juicios sobre aspectos de tu entorno. ŠŠ Evaluar la solidez de la evidencia para llegar a una conclusión argumentativa a través del diálogo. ŠŠ Argumentar un punto de vista en público de manera precisa, coherente y creativa. Para ello realizarás actividades con las que:

ŠŠ Distinguirás los elementos dentro de un argumento. ŠŠ Identificarás la relación entre premisas y conclusiones. ŠŠ Determinarás la estructura de un argumento, al considerar sus elementos. Los productos que obtendrás para demostrar que lograste las competencias y enriqueciste tus saberes acerca de la unidad serán: ŠŠ Un esquema en el que redactes tus razones para afirmar o negar una expresión. ŠŠ Un cuadro analítico en el que identifiques argumentos que hayas dado hace poco y reflexiones sobre los resultados de los mismos. ŠŠ Un cuadro analítico en el que redactes justificaciones válidas e inválidas para una conclusión. ŠŠ Identificar en textos indicadores de premisas, premisas, indicadores de conclusión y conclusiones.

IA

Como producto final de esta secuencia didáctica realizarás un esquema de un argumento en el que muestres sus diferentes partes y cómo se relacionan entre sí.

M

A

T

E

R

Reactivación

Antes de iniciar el estudio de la secuencia, reflexiona y contesta las siguientes preguntas: a) ¿En qué consiste argumentar?   b) ¿En qué ocasiones en tu vida cotidiana debes argumentar?    c) ¿Crees que eres un buen argumentador? ¿Por qué?   

28


La construcción de argumentos

El arte de argumentar

Espacio TIC

N

En la Universidad de Duke realizaron este video acerca de cómo razonar y cómo argumentar. Consulta el enlace 4 y busca más videos que tratan de res­ ponder estas mismas preguntas. Te sorprenderás de todas las opciones que encontrarás.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

En el tema anterior hemos visto que hay distintos actos de habla, los cuales admiten tres niveles: el locutorio, el ilocucionario y el perlocucionario. Vimos que este último no depende solo de la locución (la frase o las palabras), ni de la intención del emisor (el acto ilocucionario), sino también de las condiciones de quien recibe el mensaje y de algunos factores externos. Cada uno de los actos de habla involucrados en estos niveles nos permiten comunicar y transmitir mensajes y, al mismo tiempo, nos permiten comprometernos, provocar alegrías, consolar o persuadir. A lo largo del libro exploraremos los distintos usos del lenguaje con el fin de mejorar tus habilidades comunicativas. Así, podrás expresarte con más rigor, sentido del humor y amabilidad. En el presente tema nos centraremos en el ámbito argumentativo. Argumentar es una práctica cotidiana y todos los días somos testigos de esta actividad. Todos la realizamos, de manera consciente o inconsciente, en la casa, en la escuela y en cualquier sitio en el que interactuemos con otra persona para ponernos de acuerdo sobre un tema en específico y para ello ofrecemos justificaciones de nuestro punto de vista.

R

IA

Argumentar:      

Para reforzar

Busca en un diccionario la definición de las siguientes palabras y anótalo:

M

A

T

E

Comunicar:      

Interactuar:      

29


N

Procesofoto/Especial

Identificar argumentaciones

© LD S an E ti PR lla O na M O C

La argumentación que llevan a cabo los candidatos durante un debate es fundamental para que los cuidadanos elijan la propuesta de su agrado.

A veces no somos conscientes de la gran cantidad de ocasiones en las que estamos involucrados en prácticas argumentativas, en ejercicios de lógica. Imagina, por ejemplo, que estás reunido con un grupo de amigos para comer juntos. Al momento de tomar el postre, aparecen recipientes de helado de distintos sabores. Una de las asistentes, llamémosle Julia, elige el de chocolate y justifica su decisión diciendo con una gran sonrisa “el chocolate es causa de la felicidad”. Unos podrían estar de acuerdo con ella y otros no, así que los comensales podrían pedirle que dé razón de su afirmación.

M

A

T

E

R

Shuttertsock/Petrenko Andriy

IA

Los ejemplos de estas prácticas en tu vida diaria sobran. Tienes a los comentaristas de futbol que discuten acerca de cuál es el equipo con más posibilidades de ganar un partido o a los reporteros de espectáculos que discuten acerca de quién es la mejor actriz del momento. También tienes a los analistas políticos que debaten sobre cuál es la mejor propuesta para un determinado problema de interés común. Todo mundo argumenta algo y para alguien. Todos tenemos una capacidad natural para hablar y argumentar, pero estas pueden ser desarrolladas hasta el punto de dominar dichas prácticas.

Hasta en las situaciones más cotidianas llevamos a cabo prácticas argumentativas.

30


La construcción de argumentos

Conexiones

N

La teobromina y feniletilamina son compuestos químicos con estruc­ turas particulares. Investiga con el docente de Química, cuál es la estruc­ tura de estos alcaloides.

En ese momento, Julia podría exponer los argumentos por los que sostiene esa creencia. Uno de ellos sería, por ejemplo, que el chocolate proviene del cacao, el cual es un alimento altamente nutritivo y energético que contiene sustancias estimulantes como la cafeína, la teobromina y la feniletilamina. De ahí que, produzca felicidad al que lo consuma. De esta forma, la proposición inicial (“el chocolate produce felicidad”) vendría acompañada de esta justificación que ofrece, en principio, bases científicas.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Podríamos ilustrarlo así:

El chocolate es causa de la felicidad.

La teobromina y la feniletilamina producen felicidad.

El chocolate proviene del cacao que contiene teobromina y feniletilamina.

M

A

T

E

R

IA

A partir de lo anterior, algunos de tus amigos podrían quedar convencidos con la respuesta, pero aún así otros podrían seguir en desacuerdo con ella, así que la conversación continuaría. Otro de tus amigos, Ricardo, podría complementar lo que dijo Julia diciendo que los mayas consideraban precisamente al cacao “alimento de los dioses”, por los efectos que producía. Entonces, quizás alguien más que no sea muy sensible a los argumentos científicos, pero sí a este tipo de referencias, se convencería de lo que Julia había sostenido. Hay gente para la cual este tipo de referencias podrían ser más vinculantes que las científicas. De manera que casi habría un acuerdo generalizado.

El chocolate es causa de la felicidad.

Espacio TIC El cacao es alimento de los dioses, según los mayas.

Si te interesa saber más sobre el cho­ colate, puedes estudiar su historia en el libro de María Elena Costagu­ ta “Chocolate”, disponible en formato electrónico en el enlace 5.

El chocolate proviene del cacao.

31


Identificar argumentaciones

1. ¿Y tú qué piensas? Piensa en las razones que darías para afirmar o negar la expresión de Julia “el chocolate es la causa de la felicidad”. Subraya la conclusión que prefieras y escribe tus razones en el siguiente esquema:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Para reforzar

N

Sin embargo, algunos más de los ahí presentes podrían seguir mostrando en desacuerdo con la afirmación de Julia. Una persona más, tú por ejemplo, podrías decir que estás completamente de acuerdo con la afirmación de que el chocolate está hecho de cacao, que el cacao tiene las propiedades mencionadas y que los mayas se referían a él en esos términos. Sin embargo, también podrías decir que la felicidad no debe ser un estado de ánimo pasajero y que, por tanto, es algo distinto a esa sensación que produce el cacao y que los mayas apreciaban tanto.

El chocolate es causa de la felicidad / El chocolate no es causa de la felicidad.

M

A

T

E

R

IA

2. Integra una copia de tu esquema con tus razones en el portafolio de evidencias.

En este punto de la discusión, se abrirían nuevas preguntas como qué es la felicidad y quizás terminarían hablando del sentido que tiene la vida y de otros temas parecidos. Lo que empezó por una conversación sobre el postre puede devenir en una conversación sobre temas más profundos, justo por el hilo argumentativo que va tomando la plática. De un comentario sencillo sobre la relación entre el consumo del chocolate y la felicidad, terminamos discurriendo sobre el sentido de la vida humana. Si eso sucede con un tema tan sencillo, imagínate lo que sucederá con temas más difíciles e incluso, de interés común. Una de las complejidades que presenta la vida política es que ella implica el acuerdo entre personas de distintas creencias que vienen acompañadas de argumentos y justificaciones, los cuales se someten a discusión en el espacio público. Por ello es importante saber argumentar, no solo para convencer a alguien o ganar una discusión, sino para tener mejores justificaciones para nuestras creencias. Esto no solo afecta la vida privada de una persona, sino también la pública. 32


1. Piensa en tres ejemplos en los que hayas tenido que dar argumentos en días recientes, escribe el argumento que diste en cada ocasión y si obtuviste o no los resultados que esperabas. Resultados

N

Argumento

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Ejemplo

Para argumentar

La construcción de argumentos

2. En parejas discutan sus respectivos ejemplos. Pongan a prueba los argumentos que utilizaron, pidan a su compañero que complete las siguientes preguntas para cada uno. ¿Te convence el argumento? ¿Por qué?

¿Cómo podrías replicarlo?

T

E

R

IA

Argumento

M

A

3. Reflexiona en los comentarios de tu pareja de trabajo y da una propuesta que hubiera podido mejorar los resultados que obtuviste con tus argumentos. Guarda tu respuesta en tu portafolio de evidencias.

Como podrás ver, todos los días estás involucrado en diálogos que implican el uso de argumentos, ya sea en conversaciones como la anterior o sobre toda clase de temas. Desde luego, el hecho de que argumentar sea una actividad cotidiana, no implica que todo mundo tenga, en sentido estricto, el arte de hacerlo de manera correcta. De la misma manera que saber correr no te hace en forma automática un corredor profesional, ni saber beber líquidos te hace un catador experto. Argumentar es un arte que se adquiere con la práctica y se va perfeccionando con tiempo y preparación. 33


Identificar argumentaciones

N

La lógica es, precisamente, el arte de razonar de forma correcta y, como todas las artes, es un “saber hacer”. Mediante ella, podemos distinguir los razonamientos correctos de los incorrectos, ya sea en un discurso propio o en uno ajeno. Como dijimos antes, no es lo mismo ser un jugador de futbol amateur, que un jugador profesional. En el segundo hay un dominio de las técnicas propias de ese deporte que no hay en el primero.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Para reforzar

1. Investiga y completa el siguiente esquema en tu cuaderno. Sirve para:

La lógica

Es:

Estudia:

El que posea el arte de la lógica sabrá con exactitud si una conclusión se sigue de las premisas o justificaciones que se han ofrecido de ella. Esto no es un asunto menor. ¿Has escuchado un alegato que te deja insatisfecho por su contenido o por su modo de proceder? Puede ser que estés en desacuerdo con la conclusión a la que llega un discurso, por más bonito que hable quien lo pronuncia. Ese puede ser el caso, por ejemplo, de un discurso elaborado por un dictador con muchas habilidades retóricas, que intenta justificar un genocidio. La sola conclusión te puede causar repulsión y buscarás el error en su argumentación.

M

Archivodigital/Marz

A

T

E

R

IA

Shutterstock/Monkey Business Images

2. Compara tu esquema con el de tus compañeros y complementa la información si es el caso. Integra tu esquema en el portafolio de evidencias.

Muchas personas pueden correr, pero no todas dominan la técnica de los corredores. Lo mismo sucede con la capacidad de argumentar.

La lógica nos pone alerta contra los discursos de un tirano.

34


1. Piensa en la siguiente conclusión que se presenta respecto a la prohibición de comida chatarra dentro de las escuelas. Piensa en dos justificaciones para llegar a esta conclusión, una válida y una inválida. Completa el cuadro: Conclusión: Prohibir alimentos chatarra en la escuela disminuirá la obesidad infantil. Justificación inválida

IA

Justificación válida

T

E

R

2. Formen equipos de cinco personas y cada uno proponga una conclusión que esté relacionada con algún asunto de su vida escolar. Por ejemplo: La mejor opción para separar la basura en la escuela es tener botes para recolectar por separado la basura orgánica y la inorgánica.

M

A

3. Una vez que tengan todas las conclusiones, desarrolla una justificación válida e inválida para cada uno de ellos anotándolas en tu cuaderno.

4. Discutan sus diferentes justificaciones para cada una de las conclusiones. Identifiquen las justificaciones más sólidas y analicen qué es lo que las hace consistentes. 5. Integra las conclusiones y justificaciones grupales en tu portafolio de evidencias.

El elemento clave de la lógica, como puedes ver, es el “argumento”. Por ello, vale la pena detenernos unos momentos en la explicación de qué es un argumento, cuáles son sus partes y cómo identificar cada una de ellas. 35

Para argumentar

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Sin embargo, hay situaciones más complejas que la anterior, en las que puede darse el caso de que estés de acuerdo con el resultado del discurso, pero que disientas del modo en el que se procedió para llegar a la conclusión. Piensa por ejemplo, en alguien que quiera justificar una causa legítima como el consumo de frutas y verduras, porque son saludables. Esta conclusión suena bien, pero si para llegar a ella se afirma que el consumo de cualquier alimento de origen animal (carne, pollo o pescado) es nocivo para la salud, ya no estamos tan seguros de que eso sea cierto. Puede ser que estemos de acuerdo con la conclusión y parte de la justificación (“hay que comer verduras” y “comer frutas y verduras es saludable”), pero no con todas las razones que se ofrecen para ello.

N

La construcción de argumentos


Edipro/Aristóteles

Identificar argumentaciones

¿Qué es un argumento?

N

En el ámbito de la lógica, la competencia básica es saber argumentar, por tanto el elemento fundamental es el argumento. Lo podemos definir como el razonamiento que se emplea para probar o demostrar una proposición determinada o bien para convencer a alguien de aquello que se afirma o se niega. A partir de una o más proposiciones aceptadas como punto de partida del razonamiento, llegamos a una nueva proposición como conclusión.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Los argumentos se componen, en general, de proposiciones que pueden servir de premisas o conclusiones. Se trata, en general, de afirmaciones o negaciones con la forma “S es P” o “S no es P”. No son preguntas, no son órdenes, ni exclamaciones. Algunos ejemplos de proposiciones, tanto afirmativas como negativas, son los siguientes:

Órganon, de Aristóteles, es una de las primeras obras de lógica que se escribieron en la Antigüedad.

1. 2. 3. 4. 5. 6.

El chocolate es causa de la felicidad. La felicidad no es un postre. El cacao es alimento de los dioses. El chocolate proviene del cacao. La fenitalanina es un aminoácido. El chocolate se prepara con cacao.

T

E

R

IA

Todos estos son ejemplos de proposiciones, es decir, de juicios en los que afirmamos o negamos algo acerca de un tema. Afirmar y negar es componer y dividir palabras y conceptos. Más adelante ahondaremos en las características generales de estos y sus distintos tipos. En los ejemplos antes citados, puedes ver que unimos al chocolate con las fuentes de energía y lo separamos de los relajantes. Unimos la fenitalanina con los aminoácidos y separamos la felicidad de los postres. A partir de estas composiciones y divisiones de conceptos formamos proposiciones y, a partir de ellas, argumentos. Veremos a continuación cómo estas proposiciones pueden servir para ello y generar a su vez nuevos enunciados.

M

A

Las partes de un argumento

Glosario Yuxtaposición:  Acción de sobreponer una cosa sobre otra. Asociación entre individuos, sustancias y cosas.

Las proposiciones se pueden relacionar de distintas maneras entre sí para dar lugar a nuevas proposiciones. A ese ensamble, lo llamamos argumento. Se trata de un conjunto de proposiciones de las cuales se dice que una se sigue de las otras. Desde luego, no se trata de una simple yuxtaposición de ellas que por arte de magia produce unas nuevas, sino que hay reglas para saber cómo pueden ser estructuradas y así poder derivarse unas de otras. En un argumento nos referimos a las proposiciones como premisas o como conclusión. Fuera de ese contexto no pueden recibir tales denominaciones. Solo se llaman premisas a las proposiciones que están dentro de un argumento. 36


N

© LD S an E ti PR lla O na M O C

1. Reflexiona y explica ¿por qué toda premisa es una proposición pero no toda proposición es una premisa?         

Para reforzar

La construcción de argumentos

2. Integra una copia de tu reflexión en el portafolio de evidencias.

Las premisas, pues, son proposiciones que sirven de apoyo o base para obtener una conclusión. En el ejemplo anterior la conclusión era que “el chocolate es causa de la felicidad” y una de las premisas era que “el chocolate proviene del cacao". Veamos a continuación algunos ejemplos más de argumentos. En el libro de Antoine de Saint-Exupéry, El principito, hay una conversación entre el protagonista y un hombre de negocios en los siguientes términos:

Antoine de Saint-Exupéry, El principito. En este pasaje, nos enfrentamos a una interacción argumentativa entre dos personas (el principito y el hombre de negocios). El segundo ofrece razones para demostrar que él es el dueño de las estrellas. ¿Cuál es su argumento? Él afirma que así como el primero que encuentra un diamante es su dueño, el que encuentra una isla también y lo mismo con una idea, otro tanto pasará con las estrellas. Él no es el primero en verlas, pero sí el primero que soñó con tenerlas. 37

El principito fue escrito por Antoine de Saint-Exupéry y publicado en 1943.

Reynal & Hitchcock/Antoine de Saint-Exupéry

M

A

T

E

R

IA

“—¿Cómo se puede poseer estrellas? (dice el principito). —¿De quién son? —replicó, hosco, el hombre de negocios. —No sé. De nadie. —Entonces son mías, pues soy el primero en haberlo pensado. —¿Es suficiente? —Seguramente. Cuando encuentras un diamante que no es de nadie, es tuyo. Cuando encuentras una isla que no es de nadie, es tuya. Cuando eres el primero en tener una idea, la haces patentar: es tuya. Yo poseo las estrellas porque jamás, nadie antes que yo, soñó con poseerlas. —Es verdad —dijo el principito—. ¿Y qué haces tú con las estrellas? —Las administro. Las cuento y las recuento —dijo el hombre de negocios—. Es difícil. ¡Pero soy un hombre serio!”


N

Ilustra el argumento del hombre de negocios en el siguiente esquema, de manera que en la base establezcas las premisas que presenta y en la cúspide la conclusión a la que él llega.

Para reforzar

Identificar argumentaciones

© LD S an E ti PR lla O na M O C

C

P

P

De esta forma, tenemos un argumento, con el que podemos estar de acuerdo o no, pero primero tenemos que distinguir qué es lo que quiere demostrar y a partir de qué elementos lo hace.

IA R E

M

A

T

ALBA/Charles Dickens

Otro ejemplo de argumento, podemos tomarlo del siguiente pasaje de la obra Grandes esperanzas de Charles Dickens:

Grandes esperanzas fue escrita por Charles Dickens y publicada en 1861.

“Nunca debemos avergonzarnos de nuestras lágrimas, porque son la lluvia que limpia el polvo cegador de la tierra que a veces cubre y mancilla nuestro endurecido corazón. Después de haber llorado me sentí mejor, aunque más apenado y consciente de mi ingratitud”. Charles Dickens, Grandes esperanzas.

En este caso, podemos distinguir con facilidad la intención y la justificación. La conclusión es que “nunca debemos avergonzarnos de nuestras lágrimas”. ¿En qué nos apoyamos para ello? Es decir, ¿cuáles son las premisas a partir de las que se justifica esa conclusión? Que “las lágrimas son la lluvia que limpia el polvo cegador de la tierra que a veces cubre y mancilla nuestro endurecido corazón”. Las partes de los argumentos que aparecen en un texto siempre se pueden reordenar para distinguir con claridad la conclusión y su justificación. Desde luego, no siempre aparecen todos los elementos de la justificación de un argumento en el cuerpo de un discurso e incluso, en algunos casos la misma conclusión aparece apenas implícita, porque al autor le interesa solo sugerirla 38


La construcción de argumentos

© LD S an E ti PR lla O na M O C

IA

2. Integra una copia de tu respuesta en el portafolio de evidencias.

T

E

R

En la reconstrucción de un argumento, primero suelen ponerse las premisas y luego la conclusión para facilitar su análisis, aunque en los discursos originales el orden en el que se presentan puede ser diferente por conveniencia de quien lo elabora. A continuación veremos algunos ejemplos de cómo detectar y reconstruir las premisas y conclusiones de un argumento.

A

Las premisas

M

Para reforzar

1. Explica con lo que has estudiado hasta el momento, qué es un argumento.              

N

Por ello, para distinguir los buenos argumentos de los malos, es importante saber reconocer los argumentos cuando aparecen en un discurso y eso implica identificar sus partes; las premisas y las conclusiones. De ahí que convenga desarrollar la habilidad de ­reconstruir argumentos para evaluarlos con más facilidad que si los dejamos en el discurso original.

Hemos dicho ya, que las premisas son las proposiciones a partir de las cuales construimos un argumento. Son el punto de partida para obtener una conclusión. En las siguientes secciones del libro revisaremos cuáles son las características que debes presentar para que un argumento sea correcto, pero en estos momentos nos enfocaremos a identificarlas sin más. Las premisas de un argumento pueden aparecer de distintas maneras en un discurso. Una forma de detectarlas es por medio de los que denominamos “indicadores de premisas”. No es una forma universal, pero son elementos que pueden ser indicios clave para saber qué partes de un texto funcionan como premisas. 39


Thinkstock/iStockphoto

Identificar argumentaciones

Algunos de los indicadores más comúnes de premisa son:

N

A causa de... Signo de ello es que... Esto se deriva de... Esto se deduce de... Como lo muestra... Por las siguientes razones...

Porque... Puesto que... Dado que... Ya que... Se sigue de que... En vista de que... La razón de esto es que...

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Desde luego, solo se trata de indicadores, que si bien son de uso frecuente, no necesariamente aparecen en todos los discursos. Veamos a continuación algunos ejemplos en los que resaltaremos el uso de estos indicadores.

Hay que buscar los indicadores dentro de un texto para identificar así las premisas que se exponen.

IA

Conexiones

T

E

R

Los indicadores de premisas también son importantes para nuestro lenguaje. Consulta con el docente de la materia Lectura, Expresión Oral y Escrita, sobre el papel de estos indicadores en los diferentes tipos de oraciones.

1. “No hay nada más peligroso que la interrupción del trabajo, porque es una costumbre que se pierde. Costumbre fácil de perder y difícil de volver a adquirir.” (Víctor Hugo, Los Miserables).

2. “Claudio: Bienvenido, Guillermo, y tú también querido Ricardo. Además de lo mucho que se me dilataba el veros, la necesidad que tengo de vosotros me ha determinado a solicitar vuestra venida. Algo habéis oído ya de la transformación de Hamlet. Así puedo llamarla, puesto que ni en lo interior, ni en lo exterior se parece nada al que antes era; ni llego a imaginar que otra causa haya podido privarle así de la razón, si ya no es la muerte de su padre”. (Shakespeare, Hamlet).

3. “Por otra parte, cada uno juzga bien aquello que conoce, y de estas cosas es un buen juez; pues, [mientras en una materia especial] juzga bien el instruido en ella, [en general juzga bien el instruido en general]. [Por eso] cuando se trata de la política, el joven no es un discípulo apropiado, ya que no tiene experiencia de las acciones de la vida, y los razonamientos parten de ellas y versan sobre ellas” (Aristóteles, Ética Nicomaquea). 4. “Con respecto a la propia obligación natural no cabe error alguno, dado que las leyes morales naturales, al residir en la razón, no pueden resultar desconocidas para nadie; de suerte que no existe disculpa alguna para el error”. (Kant, Lecciones de ética).

Para reforzar

M

A

Como podrás advertir en estos textos, no todo lo que aparece en los discursos es una premisa o una conclusión. Un pasaje puede incluir información que no sea relevante para la estructura del argumento, pero que juega un papel determinado en el discurso. Hay que tener esto presente siempre que queramos reconstruir un argumento.

Subraya con rojo los indicadores de premisas de cada uno de los ejemplos de arriba y con azul las premisas mismas.

Veamos ahora, cómo identificar la conclusión. 40


La construcción de argumentos

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Algunos de los indicadores de conclusión más utilizados son los siguientes:

Como has visto en los ejemplos, la conclusión puede aparecer en distintas partes dentro de un discurso. Puede encontrarse al principio, al final o en medio de varias premisas. De manera que no hay un lugar en el que siempre podamos encontrarla. Lo más importante es buscar siempre qué es lo que quiere sostener el autor de un discurso y cuál es la base que ofrece para tal cosa. Sin embargo, podemos recurrir también a algunos “indicadores de la conclusión”, que si bien tampoco son definitivos, pueden ser de gran ayuda.

N

Las conclusiones

por lo tanto / por tanto... por lo que... por lo cual, concluyo que... en consecuencia... podemos inferir que... consecuentemente... así pues... se infiere que... de ahí que... de lo que se sigue que...

por esta razón... por eso decimos que... lo cual da lugar a que... lo cual prueba que... lo cual da como resultado que... lo cual muestra que... lo cual demuestra que... lo cual significa que... lo cual implica que... lo cual nos permite inferir que...

IA

Como puedes ver, son muchas las formas en las que se puede introducir la conclusión en un argumento, pero aún así no es una lista exhaustiva. Con seguridad encontrarás otros, con frecuencia. De hecho, los mismos indicadores de las premisas, podrían servirte de referencia indirecta. Veamos a continuación algunos ejemplos, en los que resaltaremos los indicadores directos de la conclusión:

M

A

T

E

R

1. “Y toda la fuerza del argumento que he empleado para probar la existencia de Dios consiste en que reconozco que sería imposible que mi naturaleza fuera tal cual es, o sea, que yo tuviese la idea de Dios, si Dios no existiera realmente: ese mismo Dios, digo, cuya idea está en mí, es decir, que posee todas esas altas perfecciones, de las que nuestro espíritu puede alcanzar alguna noción, aunque no las comprenda por entero, y que no tiene ningún defecto ni nada que sea señal de imperfección. Por lo que es evidente que no puede ser engañador, puesto que la luz natural nos enseña que el engaño depende de algún defecto”. (Descartes, Meditaciones metafísicas).

2. “Además, mientras existe una excelencia del arte, no la hay de la prudencia, y en el arte el que yerra voluntariamente es preferible, pero tratándose de la prudencia no, como tampoco tratándose de las virtudes. Es claro, por tanto, que la prudencia es una virtud y no un arte. Y siendo dos las partes racionales del alma, será la virtud de una de ellas, de la que forma opiniones, pues tanto la opinión como la prudencia tienen por objeto lo que puede ser de otra manera. Pero no es exclusivamente una disposición racional, y señal de ello es que una disposición así puede olvidarse, y la prudencia, no”. (Tomás de Aquino, Cuestión disputada sobre las virtudes cardinales). 41

Espacio TIC Puedes consultar en video las Meditaciones metafísicas de Descartes. En el enlace 6 encontrarás la primera de ellas.


Shutterstock/Georgios Kollidas

Identificar argumentaciones

N

3. “El vivir, por tanto, pertenece a los vivientes en virtud de este principio, mientras que el animal lo es primariamente en virtud de la sensación: de ahí que a aquellos seres que ni se mueven ni cambian de lugar, pero poseen sensación, los llamemos animales y no simplemente vivientes”. (Aristóteles, Acerca del Alma).

© LD S an E ti PR lla O na M O C

4. “En un mal gobierno, esta igualdad solo es aparente e ilusoria. Sirve tan solo para mantener al pobre en la miseria, y al rico en la usurpación. De hecho, las leyes siempre son útiles a los que poseen y perjudiciales a los que nada tienen. De lo que se sigue que el Estado social solo es ventajoso para los hombres cuando todos tienen algo y cuando ninguno de ellos tiene demasiado”. (Rousseau, El contrato social).

Para reforzar

El contrato social es una de las obras más importantes de Rousseau, escrita en 1762.

Subraya con verde las conclusiones que se presenta en cada uno de los ejemplos. Encierra en un círculo el indicador de conclusión.

Como puedes ver, las conclusiones pueden ser presentadas de distintas maneras, pero el denominador común es que siempre son introducidas como resultado de un grupo de proposiciones más básicas, es decir, de las premisas. En resumen, podemos decir que hasta este momento hemos estudiado que la lógica es un arte: el de pensar de manera correcta. Ello implica muchas competencias, y una de las más básicas es argumentar en forma adecuada, lo cual implica también saber reconstruir y evaluar los argumentos propios y ajenos. Por este motivo, nos hemos detenido a evaluar qué es un argumento.

Shutterstock/Shvaygert Ekaterina

M

A

T

E

R

IA

Hemos visto que un argumento es un conjunto de proposiciones de las cuales se deriva una que llamamos conclusión, a partir de otras que llamamos premisas. También revisamos de qué manera se pueden encontrar los elementos básicos de los argumentos y la ­importancia del marco en el cual se encuentra un argumento, es decir, su contexto. De ahí que siempre sea importante reconocer no solo las partes de una argumentación, sino también las presunciones e intenciones que se dan en una interacción argumentativa.

En una conversación es bueno exponer nuestros propios argumentos pero también escuchar y analizar los de la otra persona.

42


La construcción de argumentos

Logros 1. Completa los elementos que hacen falta en los siguientes argumentos a partir de la premisa o conclusión que se presentan: P1. Me gusta mucho Ana.

P1. Quiero ser médico.

P2. 

P2. 

P2. 

C. 

C. 

C. 

© LD S an E ti PR lla O na M O C

P1. 

N

P1. No ahorré lo suficiente.

P1. 

P1. 

P2. El rojo es un color llamativo.

P2. La Tierra tiene atmósfera.

P2. Reprobé álgebra.

C. 

C. 

C. 

P1. 

P1. 

P2. 

P2. 

C. Ningún perro es amarillo.

C. El cobre es un metal.

P1.  P2. 

C. La película es muy buena.

2. A partir de los ejemplos anteriores, construye tú los siguientes argumentos: P1.  P2.  C. 

IA

P1.  P2. 

P1. 

P2. 

P2. 

C. 

C. 

P1. 

P1. 

P2. 

P2. 

C. 

C. 

R

C. 

P1. 

E

Producto final

M

A

T

Para la elaboración de tu producto, debes elegir un argumento, el cual analizarás para identificar y esquematizar sus premisas y conclusiones. El argumento que vas a utilizar puede ser tomado de algún texto o puedes redactarlo. Realiza la actividad en tu cuaderno, una vez que tengas tu argumento, léelo y subraya con rojo las premisas y con verde las conclusiones. Al terminar de identificar los elementos diseña y completa un esquema en el que tomes en cuenta lo siguiente: a) b) c) d)

El argumento elegido. La premisa 1 y la premisa 2. En qué se relaciona cada premisa. Argumenta tu respuesta. Conclusión.

43


La interacción argumentativa

1.3

N

PARA EMPEZAR Al estudiar este tema, desarrollarás las siguientes competencias disciplinares:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

ŠŠ Producir textos con base en el uso normativo de la lengua, considerando la intención y situación comunicativa. ŠŠ Proponer soluciones a problemas del entorno social y natural mediante procesos argumentativos, de diálogo, deliberación y consenso. ŠŠ Defender con razones coherentes tus juicios sobre aspectos de tu entorno. Para ello realizarás actividades con las que:

ŠŠ Reconocerás las presunciones implícitas o explícitas en un argumento. ŠŠ Contrastarás las diferentes intenciones que existen al argumentar. ŠŠ Diferenciarás los factores externos que influyen en el ejercicio argumentativo. Los productos que obtendrás para demostrar que lograste las competencias y enriqueciste tus saberes acerca de la unidad serán: ŠŠ Una tabla en la que expongas diversos argumentos y expliques para qué te sirvieron en su momento y con qué otros objetivos se pueden utilizar. ŠŠ Una búsqueda en el periódico de noticias con los distintos tipos de interacciones argumentativas.

IA

Como producto final de esta secuencia didáctica realizarás discurso en el que pongas en práctica todos los elementos estudiados.

M

A

T

E

R

Reactivación

Antes de iniciar el estudio de la secuencia, recupera la información anterior y contesta las siguientes preguntas: • Explica de manera breve los siguientes conceptos. Actos de habla:   Argumentos:   Premisa:   Conclusión:  

44


La interacción argumentativa

T

E

R

IA

Archivodigital/Todd Bigelow

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Piensa por ejemplo que estás en un tribunal y eres un abogado que defiende a un condenado a muerte. Desde luego, cada una de las partes involucradas en el juicio ofrecerá sus puntos de vista y sus argumentos sobre un asunto en particular. Pero la forma de comprometerse con la argumentación es distinta a la que podríamos encontrarnos en unos comentaristas de futbol que discuten sobre quién debería ser nombrado entrenador de la selección nacional. En el primer caso se argumenta para defender la libertad y la vida de una persona. En el otro, solo se argumenta para sugerir el mejor candidato para un puesto determinado. De ahí que saber para qué se argumenta y cuáles son las presunciones desde las cuales se hace son datos fundamentales para quienes se involucran en una interacción argumentativa de cualquier tipo. Nos detendremos a continuación en ello.

En una interacción argumentativa las presunciones y las intenciones son muy importantes, de manera que conviene identificarlas. No somos simples máquinas que presenten argumentos con frialdad y respondan a otros de la misma forma. Siempre hay muchos elementos involucrados. Hay intenciones que nos mueven a argumentar y nos embarcamos en ello con una serie de presunciones sin las cuales no podríamos comenzar nuestra tarea.

N

El contexto de la argumentación

M

A

El contexto de una interacción argumentativa es importante para definir el tipo de argumentos que conviene ofrecer.

Intenciones en la interacción argumentativa Las intenciones que se tienen al argumentar pueden ser tan variadas como las personas que las emiten. Los agentes argumentativos, es decir, las personas que argumentan pueden tener diferentes intenciones en diferentes momentos, incluso tener varias intenciones a la vez. 45


1. Piensa en tres ejemplos de argumentos Escribe el argumento que has dado en cada ocasión y para qué argumentaste de esa manera. ¿Para qué argumentaste?

N

Argumento

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Para argumentar

Identificar argumentaciones

2. ¿Crees que estos mismos argumentos podrían utilizarse para algún otro objetivo? ¿Cuál? Argumento

¿Con qué otro objetivo podría utilizarse?

M

A

T

E

R

IA

3. Reflexiona los ejemplos y contesta: ¿qué tan importante es la intención al argumentar? Explica tu respuesta e intégrala en el portafolio de evidencias.

Existen muchos tipos de discusiones en función de su finalidad y, por tanto, de su contexto. Si sabemos diferenciarlas, podremos ubicarlas en su marco propio y detectar sus peculiaridades. Una lista de los distintos tipos de interacciones argumentativas que pueden tener lugar con base en distintas intenciones, podría ser la siguiente:

1. Debates y discusión crítica sobre temas de interés común o general (ejemplo, un debate entre candidatos presidenciales). 2. Justificación y defensa de temas de interés personal (ejemplo, un proceso judicial en una corte). 3. Negociación entre dos partes (ejemplo, en la venta de un auto). 4. Explicación y educación (ejemplo, una clase). 5. Deliberación para la acción propia o ajena (ejemplo, al aconsejar a alguien sobre qué debe o no hacer). Son solo cinco casos de argumentación que persiguen finalidades distintas. La pertinencia del tipo de argumentos que se vaya utilizar viene precisamente por el contexto en el que se da. Si quieres aconsejar a alguien sobre temas sentimentales, tal vez no será conveniente buscar argumentos científicos, pero si estás en el caso de un debate sobre el calentamiento global, esas son justo el tipo de pruebas que se espera que ofrezcas. 46


2. Comenta con tus compañeros tus noticias y determinen entre todos la intención de cada una.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Archivodigital/Javier Larrea

Thinkstock/Jupiterimages

3. Integra tus intenciones con sus justificaciones en el portafolio de evidencias.

N

1. Busca en el periódico una noticia que ejemplifique cada una de las distintas intenciones antes mencionadas. Pégalas en una hoja en blanco y guárdalas en el portafolio de evidencias.

Para argumentar

La interacción argumentativa

El tipo de argumentos que son pertinentes en un contexto pueden ser impertinentes en otro.

E

R

IA

No obstante la diversidad de intenciones que persigue una investigación, un denominador común a cualquier tipo de interacción argumentativa, para que no se convierta en un acto de manipulación, es la existencia de un acuerdo básico al inicio.

T

Para reforzar

Busca en un diccionario las definiciones de los siguientes conceptos:

M

A

Dialogar:    Discutir:    Discernir:    47


Thinkstock/ Getty Images

Identificar argumentaciones

© LD S an E ti PR lla O na M O C

N

De esta forma, la orientación compartida hacia la verdad constituiría una condición imprescindible para la existencia del diálogo genuino y una interacción argumentativa realmente valiosa para las dos partes. Cuando ella no está presente, nos enfrentamos al caso de un juego de suma cero entre dos partes enfrentadas, cada una de las cuales defiende a toda costa una posición asumida de antemano. Por tanto, una interacción en verdad fecunda es la que hace coincidir, de entrada, la voluntad de ambos partidos. Para comunicarse, lo primero que se necesita es querer hacerlo y para ello no solo hace falta dominar el arte de hablar, sino también el de escuchar con atención. De manera que de nada serviría utilizar métodos muy sofisticados de comunicación, si la otra no quiere escuchar.

Las presunciones en la interacción argumentativa

Busca el significado de los siguientes conceptos en un diccionario y da un ejemplo de cada uno:

IA

Para reforzar

Platón era un experto en el arte de argumentar y escribió varios diálogos que retratan a la perfección lo que es una interacción argumentativa.

Además de identificar las intenciones que persigue una argumentación, es importante detectar cuáles son las presunciones. No solo de los argumentos ajenos, sino también de los propios. Es imposible dialogar sin ningún tipo de presunción, pero es importante estar consciente de ellas en la medida de lo posible. Si quisiéramos eliminar todo tipo de presunciones, nunca podríamos afirmar algo o negar algo con justicia. El hecho de que todo argumento parte de premisas implica que todo argumento tiene presunciones, pues dichas proposiciones se enuncian como ya aceptadas. La razón por la que se asume esto, es porque son evidentes para todos o porque se consideran ya demostradas por otro argumento.

M

A

T

E

R

Presunción:   

Ejemplo:   

Intención:    Ejemplo:    

48


© LD S an E ti PR lla O na M O C

N

Achivodigital/Craig Lovell

La interacción argumentativa

La discriminación que sufren los indígenas por algunas personas es producto de preconcepciones equivocadas o prejuicios que tienen a partir de presunciones falsas.

A veces un argumento, puede ser válido por su estructura, pero el hecho de partir de presunciones falsas lo hace fracasar. Ejemplo de ello podría ser el siguiente argumento, que contiene una preconcepción equivocada: “Después del nacimiento todo llega antes en las hembras que en los machos, por ejemplo la pubertad, la madurez y la vejez. Y es que las hembras son más débiles y frías por naturaleza y hay que considerar al sexo femenino como una malformación natural”. (Aristóteles, Generación de los animales).

R

IA

En este caso, el hecho de partir de preconcepciones equivocadas provoca que los argumentos fallen. Si partimos de las premisas equivocadas, se puede seguir cualquier cosa en las conclusiones. Sin embargo, siempre que un argumento funciona de manera adecuada se debe, en parte, a que las preconcepciones son las correctas.

M

A

T

E

Es importante destacar que muchas veces se confunden estas preconcepciones con los “prejuicios” tomados en sentido negativo. Es un problema de lenguaje. En nuestra cultura, los prejuicios son todas aquellas creencias erróneas que contribuyen a formarnos una opinión equivocada sobre un tema en particular. Si bien los prejuicios tomados de este modo son preconcepciones, no todas las preconcepciones deben tener esta carga negativa. Por ejemplo, cuando decides ayudar a una persona que necesita tu apoyo, tú partes de la preconcepción de que a dicha persona le falta algo y que tú se lo puedes proporcionar. Sin esa preconcepción, no habría manera de ayudar a nadie.

En los argumentos pasa lo mismo. Para todo argumento hay una preconcepción, sin la cual no podría construirse, pues no tendríamos de donde extraer las premisas. De ahí que sea importante reconocer cuáles son las preconcepciones propias y ajenas que rodean a un argumento para tenerlas a la vista en una interacción argumentativa de cualquier tipo. 49

Conexiones Las preconcepciones que tenemos pueden afectar diferentes áreas de nuestro conocimiento. Comenta con los profesores de las materias de Ál­ gebra, Inglés y Lectura, Expresión Oral y Escrita, el tipo de preconcepcio­ nes o prejuicios que pueden afectar tu aprendizaje en cada una de estas ma­ terias. ¿Tú tienes algunos de estos prejuicios?


1. Lee la siguiente lista e indica si se trata de una presunción o una intención en la argumentación y explica por qué. ¿Por qué?

N

¿Presunción o intención? Investigar

Para argumentar

Identificar argumentaciones

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Explicar

Justificar

Construir acuerdos

Convencer

Persuadir

2. Piensa en una situación en la que tengas que utilizar o hayas utilizado cada una de las siguientes intenciones al argumentar. Situación

IA

Investigar

R

Explicar

M

A

T

E

Justificar

Construir acuerdos Convencer

Persuadir

3. Reflexiona y contesta: • ¿Se puede utilizar el mismo argumento con diferentes intenciones? Ejemplifica. Guarda tu respuesta en el portafolio de evidencias.

50


La interacción argumentativa

Producto final

Durante esta unidad has estudiado cómo distinguir argumentos, identificar sus premisas y conclusiones así como reconocer sus presunciones e intenciones. Para consolidar tu aprendizaje de estos temas elaborarás un discurso en el que pongas en práctica todos estos elementos. Para hacerlo sigue las indicaciones: 1. Elige el tema de tu discurso a partir de las siguientes opciones:

IA

a) Convencer a tu profesor de matemáticas de posponer la fecha de examen. b) Defender a un amigo que está siendo acusado con falsedad. c) Persuadir a tus amigos para ir a una fiesta que queda muy lejos.

E

R

2. Escribe tu discurso dando razones convincentes para lograr tu propósito. 3. Una vez que hayas terminado de redactarlo vuelve a leerlo con calma, identifica y explica los siguientes elementos: – Intención – Proposición – Premisas – Conclusión

T A

M

© LD S an E ti PR lla O na M O C

1. Con el fin de analizar las diferentes intenciones y presunciones en argumentos, debes elegir tres películas de géneros diferentes; por ejemplo un documental, una comedia y una película de suspenso. 2. Identifica el argumento principal de cada una y las conclusiones a las que llega. 3. Distingue cuál es la intención de cada una de las películas y discute si esta intención está relacionada con el género de la película. 4. Determina qué factores externos pueden modificar el efecto que ocasionan las películas en el espectador y si estos impactan de manera directa al argumento principal. 5. Escribe las respuestas en tu cuaderno y en equipos de tres personas intercambien sus impresiones sobre los argumentos que transmiten las películas analizadas.

N

Logros

4. Reflexiona y responde las siguientes preguntas: a) ¿Crees que tu discurso es convincente? ¿Por qué?   b) ¿Crees que tu discurso es coherente? ¿Por qué?   51


Integración de la unidad 1

Recapitulación

Locucionario Ilocucionario Perlocucionario

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Niveles

N

Para recapitular lo que aprendiste durante esta unidad, en el siguiente cuadro sinóptico encontrarás los conceptos principales, ¡repásalos!

Tipos de actos

Actos asertivos Actos directivos Actos compromisorios Actos expresivos Actos declarativos Actos interrogativos

Premisas

Explícitas Implícitas o suprimidas

Argumentos

Conclusiones

T

E

R

IA

Identificar argumentaciones

Actos de habla

M

A

Presunciones

Ciclo argumental

Intenciones

52

Investigar Explicar Justificar Persuadir


Rúbricas de evaluación Reflexiona acerca de las competencias específicas que pusiste en práctica en esta primera unidad y evalúa tu desempeño. Anota una paloma en la columna en el nivel de desmpeño que consideres haber cumplido. Nivel de desempeño

N

Logros de desempeño

Valorar qué tanto aprendiste acerca de…

Satisfactorio

Mejorable

Deficiente

Conceptos centrales

Entiendo todos los conceptos que se trataron en los temas.

Entiendo la mayoría de los conceptos que se trataron en los temas, aunque algunos me son difíciles.

Entiendo algunos de los conceptos tratados en los temas y otros no me quedan del todo claros.

No entiendo la mayoría de los conceptos que trabajé durante los temas.

Ejemplos de los conceptos

Explico con ejemplos de situaciones concretas todos los conceptos estudiados en los temas.

Asocio ejemplos que se relacionan con los conceptos centrales de cada uno de los temas, aunque no todos los proponga yo.

Identifico algunos ejemplos relacionados con todos los conceptos centrales de los temas sin proponerlos yo.

Leo ejemplos e identifico algunos de los conceptos centrales de los temas de la unidad.

Excelente

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Saber

Valorar los procedimientos que aplicaste en esta unidad:

Saber hacer

Satisfactorio

Mejorable

Deficiente

Busco información en los medios adecuados para resolver los problemas y ejercicios de cada tema.

Conozco algunas fuentes de información para obtener la información necesaria.

Conozco pocas fuentes de información, por lo que tengo que recurrir a mis amigos para obtener la adecuada.

Desconozco qué fuentes de información consultar para resolver ejercicios y tareas.

Identifico algunas veces las debilidades y fortalezas que tiene un argumento mío o de alguien más.

Identifico pocas veces las debilidades y fortalezas en los argumentos que me presentan o que yo doy.

Identifico poco las debilidades y fortalezas de los argumentos que me presentan o que yo doy.

R

IA

Obtener información

Excelente

M

A

T

E

Evaluar argumentos

Identifico con regularidad las debilidades y fortalezas de un argumento, ya sea mío o dado por alguien más.

Valorar las actitudes que mostraste en esta unidad:

Saber ser Espíritu crítico

Excelente

Satisfactorio

Mejorable

Deficiente

Reflexiono siempre sobre el trabajo que realicé y las maneras en que podría mejorarlo.

Reflexiono algunas veces sobre mi desempeño pero con dificultad pienso en opciones para mejorar.

Reflexiono pocas veces sobre mis trabajos en clase y las tareas que realizo. No estoy seguro de tener algo que mejorar.

Nunca reflexiono sobre mi desempeño en los trabajos y tareas, pero no creo que tenga nada que mejorar en ellos.

53


Evaluación tipo Pisa

Lee el siguiente texto que es parte del diálogo La apología de Sócrates.

IA R E T A

M

N

Sin ninguna duda, digáis que sí o digáis que no tú y Ánito. Sería, en efecto, una gran suerte para los jóvenes si uno solo los corrompe y los demás les ayudan. Pues bien, Meleto, has mostrado suficientemente que jamás te has in­ teresado por los jóvenes y has descubierto de modo claro tu despreocupación, esto es, que no te has cuidado de nada de esto por lo que tú me traes aquí. Dinos aún, Meleto, por Zeus, si es mejor vivir entre ciudadanos honrados o malvados. Contes­ ta, amigo. No te pregunto nada difícil. ¿No es cier­ to que los malvados hacen daño a los que están siempre a su lado, y que los buenos hacen bien? —Sin duda. —¿Hay alguien que prefiera recibir daño de los que están con él a recibir ayuda? Contesta, amigo. Pues la ley ordena responder. ¿Hay al­ guien que quiera recibir daño? —No, sin duda. —Ea, pues. ¿Me traes aquí en la idea de que corrompo a los jóvenes y los hago peores volun­ taria o involuntariamente? —Voluntariamente, sin duda. —¿Qué sucede entonces, Meleto? ¿Eres tú hasta tal punto más sabio que yo, siendo yo de esta edad y tú tan joven, que tú conoces que los malos hacen siempre algún mal a los más próxi­ mos a ellos, y los buenos bien; en cambio yo, por lo visto, he llegado a tal grado de ignorancia, que desconozco, incluso, que si llego a hacer malva­ do a alguien de los que están a mi lado corro peli­ gro de recibir daño de él y este mal tan grande lo hago voluntariamente, según tú dices? Esto no te lo creo yo, Meleto, y pienso que ningún otro hombre. En efecto, o no los corrompo, o si los corrompo, lo hago involuntariamente, de mane­ ra que tú en uno u otro caso mientes. Y si los corrompo involuntariamente, por esta clase de faltas la ley no ordena hacer comparecer a uno aquí, sino tomarle privadamente y enseñarle y reprenderle. Pues es evidente que, si aprendo, cesaré de hacer lo que hago involuntariamente. Tú has evitado y no has querido tratar conmigo ni enseñarme; en cambio, me traes aquí, donde es ley traer a los que necesitan castigo y no ense­ ñanza. Pues bien, atenienses, ya es evidente lo que yo decía, que Meleto no se ha preocupado jamás por estas cosas, ni poco ni mucho.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

—Ven aquí, Meleto, y dime: ¿No es cierto que consideras de la mayor importancia que los jóvenes sean lo mejor posible? —Yo sí. —Ea, di entonces a estos quién los hace mejo­ res. Pues es evidente que lo sabes, puesto que te preocupa. En efecto, has descubierto al que los corrompe, a mí, según dices, y me traes ante es­ tos jueces y me acusas. —Vamos, di y revela quién es el que los hace mejores. ¿Estás viendo, Meleto, que callas y no puedes decirlo? Sin embargo, ¿no te parece que esto es vergonzoso y testimonio suficiente de lo que yo digo, de que este asunto no ha sido en nada objeto de tu preocupación? Pero dilo, ami­ go, ¿quién los hace mejores? —Las leyes. —Pero no te pregunto eso, excelente Meleto, sino qué hombre, el cual ante todo debe conocer esto mismo, las leyes. —Estos, Sócrates, los jueces . —¿Qué dices, Meleto, estos son capaces de educar a los jóvenes y de hacerlos mejores? —Sí, especialmente. —¿Todos, o unos sí y otros no? —Todos. —Hablas bien, por Hera, y presentas una gran abundancia de bienhechores. ¿Qué, pues? ¿Los que nos escuchan los hacen también me­ jores, o no? —También estos. —¿Y los miembros del Consejo? —También los miembros del Consejo. —Pero, entonces, Meleto, ¿acaso los que asisten a la Asamblea, los asambleístas co­ rrompen a los jóvenes? ¿O también aquellos, en su totalidad, los hacen mejores? —También aquellos. —Luego, según parece, todos los atenienses los hacen buenos y honrados excepto yo, y solo yo los corrompo. ¿Es eso lo que dices? —Muy firmemente digo eso. —Me atribuyes, sin duda, un gran desacierto. Contéstame. ¿Te parece a ti que es también así respecto a los caballos? ¿Son todos los hom­ bres los que los hacen mejores y uno solo el que los resabia? ¿O, todo lo contrario, alguien solo o muy pocos, los cuidadores de caballos, son capaces de hacerlos mejores, y la mayoría, si tratan con los caballos y los utilizan, los echan a perder? ¿No es así, Meleto, con respecto a los ca­ ballos y a todos los otros animales? 54

Fuente: www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/ otrosautoresdelaliteraturauniversal/platon/Apologia.asp


Contesta las siguientes preguntas:

a) b) c) d)

Demostrar que Sócrates es culpable. Convencer a los jueces de su inocencia. Proteger el bienestar de los jóvenes atenienses. Señalar sus habilidades como orador.

Para explicar quién sería el ejemplo opuesto a Sócrates. Para que sirva como contra-ejemplo de quién es un corruptor. Para que sirva como aclaración sobre quién es un benefactor. Para explicar quién sería el ejemplo análogo a Sócrates.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

a) b) c) d)

2. ¿Por qué le pregunta Sócrates a Meleto quién hace mejores a los jóvenes?

3. Cuando Sócrates hace referencia a los caballos, lo hace porque… a) b) c) d)

Los animales ayudan a justificar su inocencia. Los animales no se corrompen a pesar de sus cuidadores. Los animales también se corrompen debido a sus cuidadores. Los animales ayudan a ejemplificar su inocencia.

4. La cercanía entre culpables e inocentes introduce la idea de: a) b) c) d)

Lo involuntario que fueron las acciones de Sócrates. La falta de interés de Meleto por los jóvenes atenienses. Lo voluntario de la reacción que tuvo Sócrates ante el juicio. La indecisión de Meleto frente a los cargos que enfrenta Sócrates.

IA

5. La frase de Sócrates “En efecto, o no los corrompo, o si los corrompo, lo hago involuntariamente, de manera que tú en uno u otro caso mientes. Y si los corrompo involuntariamente, por esta clase de faltas la ley no ordena hacer comparecer a uno aquí, sino tomarle privadamente y enseñarle y reprenderle”, es…

T

E

R

A) Una proposición B) Una premisa C) Una conclusión D) Un acto declarativo

M

A

Elige las dos opciones correctas: a) b) c) d)

AyB ByC ByD CyD

55

N

1. ¿Cuál es la principal preocupación de Meleto?


2

Analizar IA argumentaciones © LD S an E ti PR lla O na M O C IÓ N

Unidad

Saber

2.1 Las diversas caras de la argumentación 2.2 La estructura de los argumentos

M

A

T

E

R

Saber hacer

üüDesarrollar la capacidad para distinguir los diferentes sentidos en los que se puede emitir un argumento. üüDesarrollar la habilidad de formalizar proposiciones cuantificacionales.

Saber ser üüContrastar la pertinencia de los diferentes tipos de argumentos en tu vida diaria. üüReflexionar sobre el papel de la información de trasfondo de los argumentos. üüValorar la importancia de las garantías y respaldos en tus propios argumentos.

56


N IÓ © LD S an E ti PR lla O na M O C

IA

Unidad 2: Analizar argumentaciones

Lo que debo saber

R

•• Formas de expresión

E

•• Inferencias

•• Silogismos

El sentido de un• argumento

T

•• Deducción

•• Analogías

Competencias que desarrollaré

Sustentar una postura personal sobre temas de interés y relevancia general, considerando otros puntos de vista de manera crítica y reflexiva. Aprender por iniciativa e interés propio a lo largo de la vida.

Tipos de• argumentos

A

M

Lo que aprenderé

Shutterstock/ Peshkova

•• Lenguaje simbólico

Mantener una actitud respetuosa hacia la interculturalidad y la diversidad de creencias, valores, ideas y prácticas sociales. Participar y colaborar de manera efectiva en equipos diversos.

57


Evaluación diagnóstica

© LD S an E ti PR lla O na M O C

N

Shuttertsock/ Natursports

Lee la siguiente noticia. Al finalizar responde las preguntas:

¿Cultura o crueldad?, Colombia debate el futuro de las corridas de toros

M

A

T

E

R

IA

Restricciones para el financiamiento, propuestas para evitar la muerte en la arena, Colombia se de­ bate entre el derecho del toro y el derecho de los aficionados a las corridas, una tradición que se ve amenazada también en otros lugares de América Latina. En plena feria de Bogotá, que se extiende de enero a febrero, el alcalde Gustavo Petro dejó ex­ presamente vacío el palco de honor de la plaza Santamaría, tras anunciar su intención de prohibir definitivamente la estocada final. “La mayor crueldad es matar”, dijo este ex guerrillero de izquierda de 51 años. “Prohibir la crueldad significa que hay que variar cómo se hace la corrida”, explicó. La próxima revisión de contratos entre los promotores de las corridas y la alcaldía podría acabar con una de las ferias taurinas más populares de América Latina, región a la cual el matador llegó al mismo tiempo que los conquistadores. “España no solo nos trajo la religión y el idioma, también nos dio la tauromaquia”, dijo Harold Ronde­ ros, secretario de la Corporación Taurina de Bogotá. Para la asociación que administra la plaza La Santamaría, a la cual acuden unas 60 mil perso­ nas durante la feria de Bogotá y que cuenta con un presupuesto de cerca de tres millones de pesos (1.5 millones de dólares), la ofensiva del alcalde es percibida como un golpe muy duro. Incluso, se 58

interpreta como una señal de ingratitud, pues las corridas aportan a las arcas públicas unos mil 300 millones de pesos (650 mil dólares) en impuestos.

¿Una corrida sin la muerte del toro? Pocos días antes, fue el turno de la plaza de Mede­ llín, que tembló ante la decisión del gobernador de la provincia de Antioquia (noroeste) de cortar los subsidios públicos. Integrante del Partido Verde, que reivindica los “derechos de los animales”, el gobernador Sergio Fajardo prohibió la promoción que hacía la Fábrica de Licores de Antioquia, con la que se cubría 20% del presupuesto de la feria. “Esto no quiere decir que la feria taurina se acabe, pero nosotros, como partido político, como gobernación, no ponemos recursos públicos para apoyarla”, explicó. Su postura es rechazada por los amantes de los toros, como Benjamín Ríos, uno de los respon­ sables de Cormacarena, la fundación que adminis­ tra la plaza La Macarena de Medellín. “Aunque seamos una minoría, igual merecemos respeto”, dijo este admirador de las ferias del sur de Francia, que acusa a las autoridades de violar la ley, al recordar que la Corte Constitucional de Colombia ratificó el año pasado la autorización de las corridas en los lugares de tradición taurina.


N

en Colombia, y objetan especialmente que se les hable de tradición. Este fin de semana, en plena feria de Mede­ llín, cientos de activistas semidesnudos formaron la palabra STOP en un parque cercano a la plaza La Macarena. “El narcotráfico también es una tradición acá. Pero no por eso debemos aceptarlo. La feria taurina es una tradición abominable que se tiene que pro­ hibir”, afirmó Edisson Antonio Duque, coordinador en Colombia de la asociación internacional Anima Naturalis. Fuente: www.ntn24.com/noticias/cultura-o-crueldad-colombia-

© LD S an E ti PR lla O na M O C

“¿Una corrida sin la muerte del toro? Eso tiene más de farsa, sería una impostura, sería el fin”, zan­jó Ríos, al recordar que la feria de Medellín ge­ nera unos 10 mil empleos directos e indirectos en la región. Pero esos argumentos no debilitan al movi­ miento cada vez más numeroso que se opone a las corridas en América Latina, en particular en sus plazas tradicionales de México, Perú, Venezue­la o Ecuador. El año pasado, el presidente ecuatoriano Rafael Correa logró con un referéndum que se pro­ hibiera en Quito la estocada. En tanto, los movimientos de defensa de los animales han multiplicado sus manifestaciones

de-037815 (30 de abril de 2013).

1. ¿Cuál es el problema que discute la noticia?     

IA

2. ¿Qué posturas se enfrentan en este problema? Describe cada una.     

3. Enlista por lo menos tres de los argumentos que respaldan cada una de las posturas 1.  2.  3. 

T

E

R

1.  2.  3. 

M

A

4. ¿A qué conclusiones llevan estos argumentos?    

5. ¿Cómo puedes saber cuáles argumentos son mejores que otros?     59


2.1

Las diversas caras de la argumentación

N

PARA EMPEZAR

Al estudiar este tema, desarrollarás las siguientes competencias disciplinares:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

üüConstruir, evaluar y mejorar distintos tipos de argumentos, sobre tu vida cotidiana, de acuerdo con los principios lógicos. üüArgumentar un punto de vista en público de manera precisa, coherente y creativa. üüRealizar procesos de obtención, procesamiento, comunicación y uso de información fundamentados en la reflexión ética. Para ello realizarás actividades con las que:

üüIdentificarás los diferentes tipos de argumentos. üüDiferenciarás las características que distinguen a los diferentes tipos de argumentos. üüComprenderás el papel del lenguaje formal en un argumento. Los productos que obtendrás para demostrar que lograste las competencias y enriqueciste tus saberes acerca de la unidad serán:

IA

üüUn cuadro analítico, en el que describas los tipos de argumentos que empleas en tu vida cotidiana, así como la razón para su uso. üüUn ejercicio en el que identifiques la premisa universal en un argumento deductivo. üüUn análisis de un texto de la Ilíada, en el que uses las inferencias. üüUn análisis de un argumento probabilístico de Blaise Pascal. üüUn cuadro en el que menciones ejemplos de comerciales televisivos y analices el tipo de argumento que emplean para llegar al público.

M

A

T

E

R

Como producto final de esta secuencia didáctica realizarás un cartel, en el que sintetices y expongas los diferentes tipos de argumentos.

Reactivación

Antes de estudiar esta secuencia didáctica, responde las siguientes preguntas: a) ¿Cuántos tipos de argumentos conoces? Anótalos.    b) ¿Qué es una inferencia? Escribe un ejemplo    

60


Las diversas caras de la argumentación

Un argumento para cada ocasión

Para saber más

En la unidad 1 observaste que los argumentos pueden utilizarse con diversas intenciones. Podemos argumentar con intenciones científicas; es el caso, por ejemplo, de la resolución de un ejercicio de matemáticas. ¿Te habías dado cuenta de que cuando resuelves un examen de matemáticas estás utilizando argumentos altamente sofisticados? Usas argumentos científicos porque tu intención inmediata es demostrar la solución a un problema teórico. En otras ocasiones, tu intención argumentativa no es teórica, sino práctica.

N

La palabra sofisticado tiene muchos sentidos. Se le puede decir así a una persona, a una canción, a un modo de comer cuando estos son refinados o elegantes. Sin embargo, cuando en lógica decimos que un sistema, un mecanismo o un argumento es sofis­ ticado, queremos decir que es avan­ zado, complejo y riguroso. Desde esta perspectiva, el mecanismo de engra­ nes de un reloj es menos sofisticado que el disco duro de una computadora.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

La intención de los argumentos es deliberar, como sucede cuando tu grupo de amigos habla sobre los planes del fin de semana y preguntan: “¿qué haremos el viernes?, ¿vamos al cine o salimos de excursión?” Los miembros del grupo darán sus argumentos para ir a un lugar o a otro. “No hay películas nuevas en el cine”, dirá alguno; mientras que otro dirá: “si salimos de excursión, no vamos a tener tiempo de resolver la tarea de matemáticas”. ¿Ves como se trata de una interacción argumentativa muy distinta de la de un examen de matemáticas?

Las diversidad de intenciones de la argumentación (debatir, deliberar, negociar, explicar, justificar, etcétera) son claves para saber qué tipo de argumento debes utilizar. Esto nos lleva al segundo punto. ¿Recuerdas que también hablamos de contextos de argumentación? Regresemos al ejemplo del los planes de fin de semana. Tú y tus amigos están en el receso, comiendo un torta y tomando jugo, mientras debaten sobre los planes del viernes y del sábado.

Shutterstock/ Galina Barskaya

Thinkstock/iStockphoto

M

A

T

E

R

IA

Las intenciones y los contextos argumentativos son fundamentales para saber cómo argumentar. Por ello es importante saber que existen diversos tipos de argumentos. Cada uno de ellos tiene sus propias reglas y contextos de uso. La lógica nos enseña a desarrollar diversos tipos de argumentos para las intenciones más variadas y los contextos más distintos.

Existen diversos tipos de argumentos para distintos contextos. Para persuadir a una persona de que se convierta en nuestra pareja no sirven los argumentos matemáticos.

61


1. Piensa tres situaciones en las que requerirías diferentes tipos de argumentos, por ejemplo persuadir, convencer, etcétera. Escribe el ejemplo, el tipo de argumento que necesitarías y para qué usarías un argumento en esa circunstancia. Tipo de argumento

Razón para usar ese argumento

N

Ejemplo

1.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Para reforzar

Analizar argumentaciones

2.

3.

2. En parejas, discutan e intercambien sus ejemplos. Lee los que dieron tus compañeros, así como sus justificaciones. ¿Estás de acuerdo con sus razones de emplear cierto tipo de argumentos? ¿Por qué? Ejemplo

Razón para usar ese argumento

¿De acuerdo con el tipo de argumento a usar? Sí

¿Por qué?

No

R

IA

1.

3.

M

A

T

E

2.

3. Reflexiona y contesta: — ¿Estuvieron de acuerdo con los argumentos a utilizar en cada ejemplo? — Si hubo diferencias, ¿a qué crees que se deban? 4. Guarda tus respuestas en tu portafolio de evidencias.

62


Las diversas caras de la argumentación

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Antes de hablar de los tipos de argumentos, conviene tener presente una distinción. La mayor parte de nuestros razonamientos se dan en la vida diaria, mientras comemos una torta en el descanso, mientras jugamos con nuestros amigos videojuegos. Estos razonamientos son enunciados de una manera informal. Se llama argumentación informal aquella que no hace explícitas las reglas del razonamiento y que utiliza un lenguaje ordinario, el lenguaje de la calle. Como ya comentamos, hay ocasiones en las que los argumentos requieren de una estructura muy precisa y utilizan un lenguaje muy estructurado. Estos son los espacios donde se da la argumentación formal.

N

Argumentación formal, argumentación informal

Tipos de argumentos

El argumento por inducción, llamado también “inducción”, está definido por los siguientes puntos: 1) es la proyección de una conclusión probable a partir de los datos observados; 2) el argumento por inducción no garantiza la conclusión de una manera absoluta y contundente, pues esta se basa solo en regularidades observadas. 3) Para que el argumento concluya, las premisas deben abarcar una muestra suficientemente representativa de los casos.

R

IA

Analicemos esta definición. El punto (1) indica que la conclusión es probable y sucede por lo general. El punto (2) habla de “regularidades observadas”, pero ¿qué es una regularidad?: es una pauta general de comportamiento, algo que sucede con frecuencia. Por ejemplo, una regularidad observable es que en los partos humanos nazca un bebé; sin embargo, hay casos en los que la mujer da a luz dos, tres, cuatro o más bebés. El punto (3) indica que las inducciones correctas se producen a partir de una muestra que refleje con verdad el conjunto ­sobre el que hablamos.

— Explica qué es un argumento inductivo.     

El que en unas regiones del país se prefiera comer con un tipo de tortilla y no con otro es una regularidad, no una condición necesaria.

Para reforzar

M

A

T

E

Imagina un extranjero que viene a México. Nuestro amigo ha visitado Saltillo, Chihuahua y Hermosillo y ha probado la cocina típica de esas regiones. A partir de su visita, concluye que los mexicanos comemos con tortillas de harina de trigo. ¿Cómo llegó a esa conclusión? ¿Es representativa su muestra? Llegó a esa conclusión porque no visitó Mérida, Oaxaca, Comitán, Campeche o Puebla, donde por lo general se come con tortilla de maíz.

63

Shutterstock/ Dan Kosmayer

Argumento por inducción


Analizar argumentaciones

N

Veamos ahora cómo funciona el argumento por inducción. Las premisas del argumento por inducción son hechos empíricos: un eclipse solar, los síntomas de un catarro, las reacciones fisiológicas de los enamorados, el número de crías de una vaca, el color de los huevos de las gallinas, la edad en la que muere una persona, el nacimiento de un volcán. Por ello, este argumento es tan importante en las ciencias empíricas —como la medicina— y en el mundo de la tecnología. Pongamos ahora un ejemplo de la vida diaria, pero enunciado de una manera más organizada:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

1) Juan comió en la taquería de la esquina y se enfermó. 2) Brenda comió en la taquería de la esquina y se enfermó. 3) Roberto comió en la taquería de la esquina y se enfermó.

Todas las personas que comen en la taquería de la esquina se enferman.

1. Piensa en cinco argumentos inductivos que hayas utilizado en la cotidianidad y que hayas generalizado de manera equivocada. Anótalos a continuación:                 

M

A

T

E

R

IA

Para reforzar

La conclusión será válida en la medida en que la muestra sea representativa. ¿Cuántas personas comen con regularidad en la taquería al mes? ¿Cien? ¿Quinientas? Y de esas personas, ¿cuántas se enferman del estómago? Como puedes observar, una y otra vez utilizamos la inducción en la vida diaria. El problema es que es fácil generalizar, precipitarnos en la conclusión e inducir de forma equivocada.

2. Guarda una copia de tus argumentos en el portafolio de evidencias.

64


© LD S an E ti PR lla O na M O C

N

Shutterstock/Darren Whittingham

Las diversas caras de la argumentación

1. Formen en el grupo seis equipos. Contesta de manera individual primero, después en equipo discutan y lleguen a un acuerdo para las mismas categorías. Individual

Tipo de película favorita Tipo de comida favorita

Equipo

Grupo

a)  b) 

E

R

c)  d) 

IA

2. De manera individual elabora cuatro argumentos inductivos a partir de los resultados de la tabla anterior.

M

A

T

3. Ahora escribe las conclusiones de la manera más concreta, de modo que solo utilices una oración. a)  b)  c)  d)  4. Por último, discutan de manera grupal y contesten: — ¿Tienen validez tus conclusiones? ¿Por qué? 5. Guarda una copia de tus argumentos y tus conclusiones, así como de las respuestas a las preguntas en tu portafolio de evidencias.

65

Para argumentar

El argumento por inducción enumera muchos casos particulares y a partir de esa enumeración infiere una conclusión universal. Juan tiene dos piernas, María tiene dos piernas, Rosalía tiene dos piernas, entonces todos los seres humanos tienen dos piernas.


Analizar argumentaciones

Argumento por deducción

N

El argumento por deducción suele llamarse simplemente “deducción”. La deducción infiere la conclusión particular a partir de premisas generales. De manera usual, una de las premisas de la deducción es la confirmación particular de una instancia, es decir, se refiere a un caso particular.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

A diferencia de lo que sucede con el argumento inductivo, la deducción no parte solo de casos particulares (“El Paricutín provocó temblores en Morelia” o “Me enfermé ayer cuando comí en la taquería de la esquina"). En la deducción, al menos una de las premisas del argumento debe ser universal o general, por ejemplo: (a) “Los metales conducen la electricidad”, (b) “Los mexicanos son grandes consumidores de maíz”. La primera es general, la segunda particular. Con frecuencia, una de las premisas de la deducción remite a un caso singular. Pensemos en las premisas anteriores, la premisa (a) es complementada con otra premisa particular (b) “El hierro es un metal”. Podemos reconstruir este argumento de la siguiente manera: (a) Los metales conducen la electricidad. (b) El hierro es un metal. ËEl hierro conduce la electricidad. Este tipo de deducción se llama silogismo categórico y fue estructurado por Aristóteles. A menudo, en nuestras conversaciones, utilizamos el silogismo categórico de una manera informal, sin explicitar las premisas y las reglas de inferencia.

IA

Para saber más

Shuttersock/mangostock

M

A

T

E

R

Inferir es sacar una consecuencia a partir de algo, un hecho, una frase. Hay un uso informal de la inferencia, que es fundamental en la vida diaria. Se infiere una consecuencia a partir de un acto, de unas palabras, de una actitud. Inferir nos permite prever. Inferimos que una persona está enamorada, porque suspira con frecuencia. Inferir nos permite conseguir conocimientos nuevos. En lógica, la inferencia es un proceso por el cual obtenemos nueva información a partir de ­información previa. Este proceso está regulado por normas, las cuales se conocen como reglas de inferencia. Por ejemplo, el modus tollendo tollens (en latín, modo que negando niega) es una regla de inferencia.

Un uso informal de inferencia es cuando en un día nublado podemos deducir que lloverá.

66


Las diversas caras de la argumentación

N

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Tipos de deducción

Para reforzar

— Explica qué es un argumento deductivo.       

Otro ejemplo de argumento por deducción es:

a) Si Pedro está enamorado de Catalina, entonces Pedro piensa solo en Catalina. b) Pedro no piensa solo en Catalina. c) Por tanto, Pedro no está enamorado.

Este argumento deductivo se basa en la regla de inferencia llamada en latín modus tollendo tollens. La regla formal es la siguiente: Si p entonces q No q Por tanto, no p

Shuttersock/FotoYakov

M

A

T

E

R

IA

Las letras “p” y “q” hacen las veces de proposiciones (La primera sustituye: “Pedro está enamorado de Catalina”, la segunda: “Pedro piensa solo en Catalina”). Quizá, en un primer momento, este tipo de signos puede asustarte. No obstante, tú estás acostumbrado a utilizar lenguajes formales. ¿Sabes cuáles? Las instrucciones que le das a una computadora con comandos tienen mucho de lenguaje formal. ¿Lo habías notado?

Un tipo de razonamiento de tollendo tollens es, por ejemplo: si hay luz solar, entonces es de día, no es de día, por tanto, no hay luz solar.

67


Analizar argumentaciones

Para reforzar

1. Escribe tres ejemplos de argumentos que siga el modus tollendo tollens: Si ____________________________ entonces ____________________________

N

No ____________________________

Por tanto, no ____________________________

Si ____________________________ entonces ____________________________

© LD S an E ti PR lla O na M O C

No ____________________________

Por tanto, no ____________________________

Si ____________________________ entonces ____________________________ No ____________________________

Por tanto, no ____________________________

2. Comparte con tus compañeros tus ejemplos.

Conexiones

¿Por qué utilizamos palabras latinas en lógica?

Como habrás notado, muchos de los términos en lógica provienen del latín. ­Algunos son palabras directamente latinas, como ponendo ponens o tollendo tollens. La regla de modus tollendo tollens, como ya lo mencionamos, quiere decir el “modo que negando niega” o el “modo que quitando quita”. El uso de palabras latinas es parte de nuestra cultura. La razón para el uso del latín se remonta a la Edad Media. En aquellos tiempos, el latín era la lengua de las ciencias; un idioma que permitía el diálogo con cualquier científico, sin importar su nacionalidad, como hoy sucede con el inglés. De ahí que algunas ciencias todavía utilicen ­términos latinos.

Para reforzar

M

A

T

E

R

IA

Revisa tus apuntes de otras materias y haz una lista de los términos latinos que se utilizan en otras ciencias. Un ejemplo claro se da en Química, ya que muchos nombres de los elementos químicos provienen del latín.

Para saber más

1. Elabora dos argumentos deductivos, escribe con color rojo la premisa universal.       2. Guarda una copia de tus argumentos en el portafolio de evidencias.

68


Las diversas caras de la argumentación

Argumento por analogía

Conexiones

El argumento por analogía es un tipo de argumento deductivo. Es un argumento que se utiliza tanto en la vida diaria, como en la ciencia y en la tecnología que merece especial atención.

N

Pregunta a tu maestro de Álgebra si el argumento por analogía se utiliza en su ciencia. Te sorprenderá la ­respuesta.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

¿Cuándo decimos que dos objetos son muy parecidos entre sí? Cuando tienen en común algunas cualidades. Por ejemplo, decimos que el perro y el lobo son animales parecidos porque ambos son cuadrúpedos, carnívoros y mamíferos. Como podrás observar, decimos que p (perro) y q (lobo) son parecidos porque tienen en común las características x (cuadrúpedo), y (carnívoro), z (mamífero). Estas cualidades compartidas entre el perro y el lobo los hacen semejantes o parecidos.

IA

Shutterstock/ Helen E. Grose

Shutterstock/ Nicky Rhodes

El argumento por analogía se basa en este parecido entre dos objetos. A partir del parecido, se infiere que la propiedad que tiene el objeto x, también la tendrá el objeto y. Cuando un caso p comparte las cualidades x, y, z, con el caso q; si el caso q también tiene la cualidad w, se concluye que p tiene la cualidad w.

T

E

R

Dado que el lobo y el perro se parecen en que son cuadrúpedos, mamíferos y carnívoros, entonces si el lobo aúlla, por tanto, el perro también aúlla. Esto es un argumento por analogía.

Para reforzar

M

A

— Explica qué es un argumento por analogía.        

69


Analizar argumentaciones

N

La diferencia entre la inducción y el argumento por analogía es que el primero parte de la enumeración de una muestra significativa de casos, mientras que el segundo parte exclusivamente de un caso. La inducción enumera casos de género canino, por ejemplo, el perro, el chachal, el coyote, el lobo, y de esa enumeración se concluye que si tales caninos tienen buen olfato, por tanto, todos los caninos tienen buen olfato. Por el contrario, en la analogía se pasa de un caso a otro caso: del caso del perro al caso del lobo. Organicemos un poco este último ejemplo por analogía:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

1) El perro y el lobo se parecen entre sí porque ambos son cuadrúpedos, carnívoros y mamíferos. 2) El perro tiene un olfato agudo. ËPor tanto, el lobo también tiene un olfato agudo. La propiedad w (olfato agudo) del lobo se infiere del parecido entre este y el perro.

Para reforzar

1. Elabora cinco ejemplos de argumento por analogía. 1)  2)  Ë  1)  2) 

IA

Ë  1) 

M

A

T

E

R

2)  Ë  1)  2)  Ë  1)  2)  Ë 

2. Compartan en grupo sus ejemplos. 3. Conserva una copia de tus ejemplos y guárdalos en el portafolio de evidencias.

70


Las diversas caras de la argumentación

“Como de la hendedura de un peñasco salen sin cesar enjambres copiosos de abejas que vuelan arracimadas sobre las flores primaverales y unas revolotean a este lado y otras a aquel; así las numerosas familias de guerreros marchaban en grupos, por la baja ribera, desde las naves y tiendas al ágora.” (Ilíada, II)

N

1. Lee el siguiente texto de la Ilíada:

Para argumentar

— Pon en práctica el argumento por analogía.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

2. Responde las siguientes preguntas: a) ¿Qué seres compara el texto?   

b) ¿Qué propiedades comparten ambos?   

c) ¿En qué se distinguen?   

3. Reflexiona y contesta:

a) ¿Es válido inferir algunas consecuencias del parecido entre abejas y guerreros? ¿Por qué?

IA

 

R



E

b) ¿Qué infiere el poeta a partir del parecido entre un panal y un ejército? 

M

A

T

  

4. Comparte tus reflexiones con tus compañeros. Guarda una copia de ellas para el portafolio de evidencias.

Espacio TIC

Sabías que La Ilíada es un hermoso poema que canta una parte de la Guerra de Troya, con especial atención en Aquiles. Por tradición, se atribuye este poema a Homero.

71

Consulta en el enlace 7 (biblioteca digital de poesía en español) más poemas que contengan metáforas.


Thinkstock/ iStockphoto

Analizar argumentaciones

Argumento probabilístico

N

El argumento probabilístico es aquel que concluye a partir de la enumeración de casos que sugieren una tendencia. Las premisas de las que parte el argumento no garantizan que la conclusión sea válida, sino solo probable. El argumento probabilístico está emparentado con la inducción. De hecho, el argumento por inducción es el argumento probabilístico por excelencia.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Blaise Pascal (1623-1662) fue un filósofo y matemático francés cuyo argumento de la apuesta a favor de la existencia de Dios es un buen ejemplo de razonamiento probabilístico.

Glosario

Conexiones

Agnosticismo: Es la actitud filosófica según la cual la inteligencia humana no puede conocer la existencia o inexis­ tencia de Dios. El término agnosticismo viene del griego y quiere decir falta de conocimiento (gnosis).

La teoría de las probabilidades surgió en el siglo XVIII en un intento por comprender y dominar los juegos de azar. ¿Qué probabilidades hay de conseguir un doce en los dados? ¿Qué tan probable es conseguir una “flor imperial” en póquer. En la actualidad, la teoría de las probabilidades tiene aplicaciones en la medicina, en la tecnología, en la biología. Busca al docente de Álgebra y pídele que te explique cuáles son los usos de esta teoría.

— Explica qué es un argumento probabilístico.      

Para argumentar

M

A

T

E

R

IA

Para reforzar

El punto de partida de los argumentos probabilísticos es la enumeración o listado de casos. Por ejemplo, el tipo de películas que reciben un Óscar. En los últimos 20 años, ¿cuántas han sido comedias? A partir de ese listado, se llega a una conclusión: “Lo más probable es que el próximo año el Óscar a la mejor película no sea para una comedia”. ¿Por qué? Porque la tendencia de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas a lo largo de los últimos diez años es no premiar comedias, sino películas de drama, suspenso o acción.

1. Lee a continuación el argumento de la apuesta diseñado por Blaise Pascal para convencer a un agnóstico de que lo más razonable es creer en Dios. a) Tú puedes creer en Dios y si Dios sí existe, entonces, irás al cielo. b) Tú puedes creer en Dios y si Dios no existe, entonces, no ganarás nada. c) Tú puedes no creer en Dios y si Dios no existe, entonces tampoco ganarás nada. d) Tú puedes no creer en Dios y si Dios sí existe, entonces tú serás castigado eternamente. e) Por tanto, la apuesta menos riesgosa es creer que Dios sí existe.

72


Las diversas caras de la argumentación

2. Reflexiona y contesta las preguntas: a) ¿Por qué crees que este argumento se llame “de la apuesta”? 

N

 

    

© LD S an E ti PR lla O na M O C

b) ¿Por qué podría considerarse como un argumento probabilístico?



   

T

E

R

IA



wikimedia.org

c) ¿Qué críticas podrías hacerle a este argumento?

M

A

La rueda de Pascal o pascalina era una calculadora que permitía sumar y restar con base en un mecanismo de engranes. Es el antepasado de la laptop.

Para saber más

Espacio TIC

¿Has oído hablar del lenguaje de programación Pascal? Su creador fue Niklaus Wirth y lo publicó en 1970. Lo nombró “Pascal” en honor al filósofo francés quien, además del argumento de la apuesta inventó una computadora. Se les llama pascalinas y son máquinas para sumar y restar. ¿Ves cómo una mente cultivada en la lógica puede dar muchos frutos?

73

Visita el enlace 8, en él encontrarás ejercicios y ejemplos de estadística y probabilidad. El estudio científico de la estadística ayuda a construir argumentos probabilísticos.


Analizar argumentaciones

Argumento por autoridad

N

El argumento por autoridad se aprecia en la declaración de una persona o fuente que podría sostener la verdad de las premisas o conclusiones. La inferencia de la conclusión se realiza con base en la autoridad moral o intelectual de quien la sostiene.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Concluimos que una proposición es verdadera, porque la defiende determinada persona. El sustento de la conclusión no son las ­premisas verificables ni las reglas de inferencia. El sustento de la conclusión es la autoridad de una persona o institución. Por ejemplo, “Adán y Eva existieron” (conclusión). ¿Por qué? “Porque así lo afirma la Biblia” (premisa). “Las personas no deben beber vino” (conclusión). ¿Por qué? “Porque lo ordena el Islam”.

R

IA

Shutterstock/Mopic

Como puedes observar, el argumento por autoridad es muy débil. Su validez es frágil, porque no descansa en evidencias ni en reglas de inferencia, sino en la confianza. Pensamos que determinada persona o autoridad conoce la verdad y, por ello, creemos y confiamos en lo que nos dice.

Para reforzar

M

A

T

E

¿Alguna vez has visto con tus propios ojos una cadena de ADN? ¿Cómo sabes que existe? ¿Por la autoridad de alguien?

— Explica qué es un argumento por autoridad.        

74


Las diversas caras de la argumentación

Público al que se dirige

Motivos que dan para adquirirlo

Utiliza algún argumento de autoridad No

E

R

IA

© LD S an E ti PR lla O na M O C

¿Cuál?

N

Producto o servicio

Para argumentar

1. Elige cinco anuncios de televisión. Analízalos y completa el siguiente cuadro:

M

A

T

2. Compara y discute tus respuestas con tus compañeros. Notarán que a menudo, la publicidad utiliza argumentos de autoridad engañosos. Que un artista utilice un jabón o que un cantante beba un refresco, no quiere decir que sean productos saludables.

3. Piensa en qué otros aspectos de tu vida cotidiana te encuentras con argumentos de autoridad. Escribe tres ejemplos: a)  b)  c)  4. Guarda tus argumentos de autoridad en el portafolio de evidencias.

75


Wikimedia.org

Analizar argumentaciones

Argumento abductivo

N

El argumento abductivo infiere la conclusión a pesar de que tal conclusión no está avalada de modo riguroso por las premisas de las que parte, pero tal conclusión, en caso de ser verdadera, es la mejor explicación de la unidad en las premisas.

En el argumento abductivo la conclusión es simplemente una buena explicación de las premisas. Es una conjetura.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

El siguiente ejemplo te ayudará a entender mejor este tipo de argumento:

El filósofo norteamericano Charles Sanders Peirce (1839-1914) estudió el argumento abudctivo al que llamó “conjetura”. La abducción juega un papel importante en la investigación científica.

La mamá de Luis le encargó que lavara los trastos mientras ella estaba en el trabajo. Cuando regresó a casa, encontró que los utensilios de la cocina seguían sucios. Luis soltó el control de su videojuego y le explicó que un ladrón entró a la casa y ensució de nuevo todos los trastos.

— Explica qué es un argumento abductivo.         

Para argumentar

M

A

T

E

R

IA

Para reforzar

La madre de Luis concluye, utilizando un argumento abductivo, que su hijo no lavó los platos por estar jugando. ¿Por qué? Porque la teoría del ladrón que ensució los trastos abre muchas preguntas: ¿Por qué un ladrón se metió a utilizar la cocina? ¿Por qué el ladrón no se llevó la consola de videojuegos? ¿Por qué Luis no llamó a la policía? ¿Por qué luce tan tranquilo?

1. ¿Te gustan las novelas de detectives o las series de investigación policiaca? El razonamiento que emplean policías y detectives es, en general, de tipo abductivo. Lee el cuento de G. K Chesterton (1874-1936) “La honradez de Israel Gow”. 2. El texto del cuento lo puedes encontrar en el enlace 9. 3. Si lo prefieres, puedes buscar el cuento en tu biblioteca escolar o en cualquiera.

76


Las diversas caras de la argumentación

4. Responde las siguientes preguntas: a) ¿Crees que el padre Brown es un buen detective? ¿Por qué? 

N

 

   

© LD S an E ti PR lla O na M O C

b) ¿Cómo resuelve el misterio de la muerte en el castillo?

c) ¿Existen otras teorías que podrían explicar la muerte de lord Glengyle?    

d) ¿Qué ventajas tiene la explicación que da el padre Brown?  

R



IA



e) ¿Qué desventajas tiene la explicación que da el padre Brown y por qué?

E



T



A



M



Argumento conductivo Es un argumento no-deductivo en el que se comparan factores que apoyan o niegan la conclusión. Puede expresarse en la forma de una lista de “pros” y “contras”.

El argumento conductivo está compuesto de un argumento nuclear y dos argumentos subsidiarios. El primer paso es identificar la conclusión y plantearla en forma de pregunta. ¿P o no P? Una vez que se ha enunciado la conclusión en forma de hipótesis, se deben desarrollar dos argumentos subsidiarios. 77


Analizar argumentaciones

A continuación se desarrolla el primer subsidiario para apoyar la conclusión P; inmediatamente después, se desarrolla el segundo subsidiario que niega la conclusión P.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

N

Por último, se comparan las razones, ejemplo, normas o información que apoyan cada uno de los argumentos subsidiarios. Con base en la comparación, se elige el argumento más sólido y se infiere la conclusión. Por ejemplo, Raúl quiere comprar un auto, pero no sabe qué color le conviene. El color negro se ve muy bien, pero retiene el calor y hace que se note la suciedad. El blanco no se ve tan bien, pero es más fresco y se ve más limpio. ¿Qué color es más conveniente? ¿Qué otros factores debería tomar en cuenta?

Para reforzar

Este tipo de argumentación es muy importante para la vida práctica, por ejemplo, ¿qué carrera me conviene estudiar? También es muy ­importante para el diálogo y la convivencia social.

— Explica qué es un argumento conductivo.   

1. Reflexiona en torno a la siguiente pregunta y escribe cinco ventas y desventajas al respecto:

¿Sería conveniente para México que se pudiera reelegir al presidente al terminar su periodo de gobierno? Ventajas

Desventajas

M

A

T

E

R

IA

Para argumentar



2. A partir de las razones que enumeraste desarrolla tu conclusión y escríbela en tu cuaderno. 3. En equipos de tres personas comparen sus razones a favor y en contra. Si tus compañeros enlistaron pros o contras diferentes a los tuyos agrégalos al margen del ejercicio. Lleguen a una conclusión grupal y escríbanla. 4. Guarda tu conclusión individual y grupal en el portafolio de evidencias.

78


Las diversas caras de la argumentación

Logros

Ejemplo de argumento

En el libro de

Tipo de argumento

Deductivo Por analogía Probabilístico De autoridad Abductivo Conductivo

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Inductivo

2. Comenta con el grupo tus ejemplos.

Producto final

IA

1. Para elaborar tu cartel necesitas primero distinguir cuáles son los tipos de argumentos y comprender las características que diferencia a cada uno.

T

E

R

a) Puedes utilizar el cuadro anterior y si tienes alguna duda consulta de nuevo el texto y los ejercicios de esta secuencia didáctica. b) En una cartulina establece la distribución de estos argumentos y la manera en que los expondrás. Recuerda que en el cartel se debe incluir solo la información más relevante y que mejor explique cada uno de los argumentos. Incluye imágenes, fotografías, dibujos alusivos a los tipos de argumentos. c) Realicen una exposición de los carteles de todos los miembros del grupo. Compara tu trabajo con el de tus compañeros, valora sus aportaciones y sé crítico con tu propio trabajo.

A

M

N

1. Busca en los libros de texto de tus otras materias cinco ejemplos de cada uno de los diferentes tipos de argumentos. Anótalos en la siguiente tabla.

2. Responde a continuación: ¿Qué podrías hacer parar mejorar tu cartel?  

79


La estructura de los argumentos

2.2

N

PARA EMPEZAR

Al estudiar este tema, desarrollarás las siguientes competencias disciplinares:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

üüEscuchar y discernir los juicios de los otros de una manera respetuosa. üüEstablecer la relación entre las dimensiones políticas, económicas, culturales y geográficas de un acontecimiento. üüAnalizar las relaciones entre dos o más variables de un proceso social o natural para determinar o estimar su comportamiento. üüAsumir con responsabilidad la relación que tienes contigo mismo, con los otros y con el entorno natural y sociocultural, mostrando una actitud de respeto y tolerancia Para ello realizarás actividades con las que:

üüFormalizarás diferentes tipos de proposiciones. üüIdentificarás las conectivas dentro de las proposiciones. üüComprenderás el papel de los fundamentos y garantías en un argumento. Los productos que obtendrás para demostrar que lograste las competencias y enriqueciste tus saberes acerca de la unidad serán:

IA

üüUna investigación sobre los orígenes de la lógica proposicional. üüUna lista de ejemplos de los tipos de argumentos para detectar sus características y estructura. üüUn ejercicio en el que de manera individual identifiques las conjunciones de una preposición y las representes en lenguaje formal. üüUna presentación sobre el tema por equipo y su exposición ante el grupo.

M

A

T

E

R

Como producto final de esta secuencia didáctica realizarás una presentación en equipo sobre la lógica proposicional y el lenguaje formal.

Reactivación

Reflexiona y contesta las siguientes preguntas: a) Explica qué entiendes por lógica proposicional.    b) Además de la lógica, ¿qué otras disciplinas cuentan con un lenguaje propio?    c) Al finalizar esta secuencia didáctica, regresa a esta sección para revisar y ampliar tus respuestas.

80


La estructura de los argumentos

La forma lógica de las proposiciones

N

En las páginas anteriores, hemos estudiado qué es un argumento y cuáles son sus distintos tipos. Esta clasificación es fundamental para entender que existen muchas y variadas formas de argumentar.

No es lo mismo un argumento inductivo que uno deductivo, o uno probabilístico que otro por autoridad. Cada uno de los distintos tipos de argumentos, como ya vimos, puede jugar un rol distinto en el discurso en el que se encuentre.

IA

Thinkstock/ Wavebreak Media

Shutterstock/ auremar

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Dado lo anterior, tenemos que atender siempre al contexto en el que nos encontramos, pues él nos indica qué clase de argumento es el pertinente para cada situación. No es lo mismo un discurso frente a una comunidad científica, que un debate en televisión dirigido a un público muy amplio.

E

R

Cada contexto tiene sus propias exigencias y de ahí la pertinencia o impertinencia de los argumentos que se ofrezcan.

M

A

T

Hemos hablado pues, de la variedad de argumentos que se pueden distinguir en función del tipo de premisas, es decir, de su contenido. Por ello, decimos que puede haber diferencias entre los argumentos por sus contenidos, es decir, por su materia.

Sin embargo, además de esa variedad de argumentos, también podemos mencionar que hay diferencias entre los razonamientos por su forma, es decir, por su estructura. Esto se refiere a las distintas relaciones que pueden guardar las proposiciones entre sí cuando se encuentran en un razonamiento. En un discurso, las relaciones entre las proposiciones vienen dadas por conectivas como “y”, “o”, “si… entonces” o “si y solo si”. De esta forma, una vez que se relacionan, pueden dar lugar a distintas inferencias, es decir, a la extracción de nuevas conclusiones. A continuación, nos detendremos en la revisión de estas relaciones. 81

Glosario Conectiva: Elemento que une o liga distintas partes de un mismo aparato, sistema o conjunto de objetos.


1. Piensa en dos proposiciones que se conecten a partir de las siguientes conectivas. Ve el ejemplo:

_______________________________ y _______________________________ _______________________________ o _______________________________ Si ___________________________ entonces ___________________________ ___________________________ si y solo si ____________________________ ___________________________ por tanto ____________________________

a) b) c) d) e)

N

Ejemplo. Si termino de estudiar para el examen de Álgebra entonces puedo ir a la fiesta.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Para reforzar

Analizar argumentaciones

2. Comenta el ejercicio con tus compañeros.

3. Guarda una copia de tu ejercicio en el portafolio de evidencias.

La lógica proposicional

En la primera unidad, estudiamos que la lógica es el arte de razonar de forma correcta. Bien, pues los aciertos y los errores en los razonamientos se pueden deber al contenido de las premisas, pero también a la estructura de las premisas que forman parte del argumento.

1. Investiga el origen histórico de la lógica proposicional y escribe un breve resumen en tu cuaderno.

M

A

T

E

R

Para argumentar

IA

Por ello, hay una parte de la lógica que llamamos “proposicional” y que se encarga del estudio de las formas en que se pueden relacionar unas proposiciones con otras en el contexto de un razonamiento. Ella nos dice qué relaciones entre las proposiciones nos permiten hacer inferencias válidas y cuáles no.

2. Comparte tu resumen con algún compañero y comparen su información. 3. Guarda tu resumen en el portafolio de evidencias.

Un elemento muy importante en el desarrollo de la lógica proposicional ha sido la formalización del lenguaje natural. A partir de este modo de proceder, la lógica se ha desarrollado de modo notable. El lenguaje en general es el medio por el cual transmitimos distintos tipos de mensajes. Como dijimos en la unidad anterior, hay múltiples variedades de él e incluso los animales poseen uno propio. En el caso de los seres humanos, mencionamos que el lenguaje presenta un complejo sistema de signos que permite comunicarnos con nuestros semejantes y darnos a entender. A este lenguaje, lo llamamos natural, pues se aprende de manera espontánea y lo utilizamos todos los días. 82


Archivodigital/ NYPL

La estructura de los argumentos

© LD S an E ti PR lla O na M O C

En la historia de la lógica, el comienzo del uso de símbolos para representar operaciones lógicas es comparable al reemplazo que se dio en las matemáticas de los números romanos por los arábigos. Sin duda, es mucho más clara y precisa la representación de argumentos con símbolos que conservando el discurso en el lenguaje natural.

Una palabra del lenguaje natural es signo de un concepto. A su vez, en la lógica proposicional de tipo formal, se crean símbolos. Es decir, que tenemos ahí signos de las palabras y, por tanto, signos de signos.

N

Ahora bien, el lenguaje natural, a pesar de ser de gran utilidad, también puede ser fuente de confusiones. A veces, una misma palabra tiene distintos significados o usos, lo cual puede generar equivocaciones. Es por ello, que los lógicos han creado un lenguaje formal, que permita reducir el margen de error y analizar los argumentos con más facilidad.

La formalización de las proposiciones

El filósofo y matemático alemán Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716) fue uno de los precursores más importantes de la lógica formal.

En la lógica formal se eligen algunos símbolos que representen o bien a las proposiciones o bien a las conexiones entre ellas, es decir, las conectivas. Podemos decir, por ejemplo: La escuela es grande y los alumnos son alegres.

Para la lógica proposicional, aquí hay tres elementos. Dos proposiciones y una conectiva. De manera que hay que simbolizar las tres. Así, podríamos escribir las cosas en los siguientes términos:

IA

p: La escuela es grande q: Los alumnos son alegres. ü: y

R

Así, tendríamos la siguiente fórmula: p ü q.

M

A

T

E

Como puedes advertir, al formalizar el lenguaje natural y crear un lenguaje con símbolos que representen proposiciones y conectivas, será más fácil visualizar la estructura de un argumento y, por tanto, de un discurso. Esa es una de las principales finalidades de la formalización lógica del lenguaje.

El uso de símbolos en lógica persigue, sobre todo, claridad y sencillez. En principio, su uso nos debe ayudar a examinar con más facilidad un discurso y una argumentación. A esta parte de la lógica también la llamamos lógica simbólica y pretende desarrollar un sistema de símbolos que representen a las proposiciones y a sus conectivas, sin necesidad de atender a un contenido en específico. La fórmula p ü q puede simbolizar por igual la conjunción de proposiciones que mencionamos (la escuela es grande y los alumnos son alegres), pero también cualquier otra (la tierra es un planeta y la luna es un satélite; México es un país y Monterrey es una ciudad; Sócrates es griego y Hegel es alemán, etcétera.). 83

Glosario Simbolizar: Dicho de una cosa, servir como símbolo de otra, representarla y explicarla por alguna relación o semejanza que hay entre ellas.


N

1. ¿Qué otras frases podrían estar simbolizadas con p ü q? Escribe cinco ejemplos: a)  b)  c)  d)  e) 

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Shutterstock/Zuzule

2. Comenta tus frases en grupo.

Para reforzar

Analizar argumentaciones

La simbolización de premisas

En la unidad anterior, vimos qué es una proposición y qué es una premisa. Siempre que afirmamos o negamos algo, unimos o separamos conceptos. Esto es una proposición y, en ella, surgen los valores de verdad. Es decir, solo con las proposiciones podemos decir que son verdaderas o falsas. Si yo digo “caballo” nadie puede decir que eso es verdadero o falso. En cambio, cuando digo “el caballo es negro”, entonces sí se puede decir que esa proposición es verdadera o falsa, según se adecue o no a la realidad. Las proposiciones, además, pueden ser simples o compuestas. Proposiciones simples son, por ejemplo:

M

A

T

E

R

IA

Es necesario que la palabra “caballo” se acompañe de una proposición para saber si es verdadero o falso que el “caballo es negro”.

— El futbol es un deporte. — El deporte es sano. — El chocolate es dulce. — El azúcar no es amarga. — Atenas es la capital de Grecia. — Grecia es un país europeo. — Los derechos humanos son universales. — El derecho a la información es un derecho humano. — El perro es un animal doméstico. — El cocodrilo no es un animal doméstico. En todos estos casos, las partes de las proposiciones son términos como “futbol”, “dulce”, “Atenas”, “cocodrilo”, etcétera. Todos ellos dan lugar a proposiciones, que llamamos simples. Sin embargo, también hay casos en los que formamos proposiciones a partir de otras proposiciones, gracias al uso de conectivas. En este caso, las llamamos proposiciones compuestas. Como ejemplo, tenemos las siguientes: — El chocolate es dulce y el azúcar no es amarga. — Si el futbol es un deporte, entonces el futbol es sano. — Si el deporte es sano, entonces los deportistas no son enfermizos. — Atenas es la capital de Grecia o Santorini es la capital de Grecia. — Si Grecia es un país europeo, entonces Atenas está en Europa. — Los derechos humanos son universales y el derecho a la información es un derecho humano. 84


La estructura de los argumentos

N

— El derecho a la información es un derecho humano si y solo si es un derecho universal. — El perro es un animal doméstico o el perro es un animal salvaje. — Si el cocodrilo no es un animal doméstico, entonces el cocodrilo es peligroso. — Tú puedes tener una mascota si y solo si la mascota es un animal doméstico.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

En todos estos casos, las partes de las proposiciones son proposiciones simples unidas por conectivas como “y”, “o”, “si… entonces” y “si y solo si”. Esto es perfectamente válido y puede ser simbolizado sin problema. Hemos visto que si la conectiva es “y”, lo simbolizamos así: p ü q. Más adelante veremos cómo simbolizar el resto de las proposiciones unidas por las otras conectivas.

a) “Asume una virtud si no la tienes.” (Shakespeare, Hamlet)  b) “Pienso, luego existo”. (Descartes, El discurso del método) 

c) “El hombre es un animal político”. (Aristóteles, Política) 

d) “La violencia hizo los primeros esclavos y la esclavitud, al degradar y

Para reforzar

1. Indica si las proposiciones enunciadas son simples o compuestas.

corromper a sus víctimas, perpetuó su dominio”. (Rousseau, El contrato social) 

e) “Una mala paz es aún peor que la guerra”. (Tácito, Anales) 

IA

2. Guarda una copia de tu trabajo en el portafolio de evidencias.

E

R

Es importante mencionar, que cualquier proposición puede ser simbolizada. Cuando queremos simbolizar una proposición simple, normalmente se hace con letras como p, q, r, s, etcétera. Por ejemplo, si quieres decir “el chocolate es dulce” puedes decir p.

M

A

T

Sin embargo, como sabes, las proposiciones pueden ser afirmativas o negativas. Para distinguirlas, en la lógica simbólica se utiliza el símbolo “−”. Por tanto cuando son negativas, si quieres decir “el chocolate no es dulce”, tendrías que decir −p. De esta manera, podríamos simbolizar proposiciones simples de la siguiente forma:

Sabías que

— Los caballos son hermosos: p — Los caballos no son hermosos: −p — Los gatos son animales domésticos: p — Los cocodrilos no son animales domésticos: −p — El basquetbol es un deporte: p — La pintura no es un deporte: −p — Sócrates es griego: p — Sócrates no es romano: −p — Francia es un país: p

Las letras para simbolizar las preposiciones simples se llaman letras enunciativas o variables, son las letras minúsculas p, q, r, s, t, hasta z, que sirven para simbolizar enunciados simples.

85


Analizar argumentaciones

N

En este caso hemos utilizado para todas las proposiciones la letra “p” y siempre que se trata de negaciones, añadimos el símbolo correspondiente: “−”. Más adelante, cuando veamos proposiciones compuestas, echaremos mano de otras letras para distinguir a las distintas proposiciones que están relacionadas. Sin embargo, como dijimos antes, no importa cuál es el contenido de las proposiciones, los símbolos pueden representarlas a todas y a cada una. Desde luego, solo hay que estar al pendiente de que si la proposición es negativa añadir el símbolo correspondiente (“−”).

Para reforzar

© LD S an E ti PR lla O na M O C

1. Simboliza las siguientes proposiciones con lo que has aprendido hasta ahora sobre lenguaje formal. a) b) c) d) e)

Roma es una ciudad:  Las manzanas no son verduras:  Winston Churchill es inglés:  Napoleón no es alemán:  Los delfines son amigables: 

IA

2. Compara tus respuestas con las de tus compañeros

Dijimos antes que solo las proposiciones pueden ser verdaderas o falsas. Sin embargo, una proposición y su negación correspondiente, no pueden ser verdaderas y falsas al mismo tiempo y en el mismo sentido. Es decir, si es verdadero que “Roma es una ciudad”, es falso que “Roma no es una ciudad”. A su vez, si es verdadero que “Napoleón no es alemán”, entonces es falso que “Napoleón es alemán”. Una proposición no puede ser verdadera y falsa al mismo tiempo. Un valor de verdad dado a una proposición excluye al otro.

M

A

T

E

Para argumentar

R

1. Investiga en qué consiste el principio de no contradicción y da tres ejemplos. Principio de contradicción:

a)  b)  c)  2. Guarda una copia de este ejercicio en tu portafolio de evidencias.

86


La estructura de los argumentos

N

Una cuestión interesante acerca de las negaciones, es que puede haber negaciones de negaciones, como −p. En este caso lo que estaríamos diciendo es que “no es el caso de que Roma no es una ciudad”, lo cual equivale a decir que Roma es una ciudad. Las dobles negaciones existen tanto en el lenguaje natural como en el lenguaje ­simbólico y suelen ser útiles en el análisis argumentativo como veremos más adelante.

Archivodigital/ Mondadori\UIG

Thinkstock/ Getty Images

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Ahora que sabemos cómo simbolizar proposiciones simples y sus negaciones, veamos a continuación, cómo funciona la simbolización de las conectivas lógicas.

En el siglo XIX, George Boole y Augustus de Morgan comenzaron a utilizar sistemas matemáticos para representar operaciones lógicas.

IA

Lógica simbólica para proposiciones compuestas

E

R

Las proposiciones compuestas, como dijimos antes, son proposiciones que se forman a partir de otras proposiciones gracias a una ­conectiva, es decir, una partícula que las pone en relación. Hay varios tipos de ellas y cada una requiere su propia notación lógica. Las más importantes son las siguientes:

M

A

T

— Conjunción: “y”, “pero”, “además”, “también”. — Disyunción: “o”. — Condicional: “si… entonces”. — Bicondicional: “si y solo si”. Para todas ellas, existe un símbolo que nos permite presentar las argumentaciones de forma más clara y precisa, como veremos a continuación. Conjunción Cuando utilizamos la conectiva “y” en el lenguaje natural, lo hacemos para indicar que las dos proposiciones son verdaderas al mismo tiempo. Por ejemplo, cuando decimos: “los caballos son mamíferos y los mamíferos son animales”. 87


Analizar argumentaciones

Este sería un caso del uso correcto de la “y” como conectiva. Si alguien dice “Italia está en Europa y Londres es la capital de Italia” nos causaría perplejidad, pues aunque una de las proposiciones es verdadera, la otra es falsa, por tanto, la proposición compuesta gracias a la conjunción “y”, sería incorrecta.

Para saber más Símbolo

Negación

No, no es cierto, no ocurre que

La simbolización de una proposición compuesta como “los caballos son mamíferos y los mamíferos son animales”, sería de la siguiente manera: p: Los caballos son mamíferos q: Los mamíferos son animales ü: y

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Conjunción

y, pero, además, también

N

Expresión del lenguaje natural

Conectivo

püq

Si hubiera una proposición negativa, solo añadiríamos el símbolo correspondiente. Por ejemplo, si queremos simbolizar la proposición “Brasil está en América y Brasil no es un país hispanoparlante”, podríamos hacerlo de la siguiente forma: p: Brasil está en América q: Brasil no es un país hispanoparlante ü: y

Shuttertsock/Millisenta

En el lenguaje natural la letra “y” a veces aparece de manera explícita, pero también puede estar implícita. Tienes que estar alerta del sentido del discurso. Es decir, que si se introducen dos proposiciones como verdaderas de forma simultánea, se trata entonces de una conjunción.

M

A

T

E

R

IA

p ü –q

Algunas disciplinas cuentan con su propio lenguaje, el cual puede estar constituido por símbolos o por términos con un significado específico, como en el caso de las matemáticas, en específico la geometría.

88


La estructura de los argumentos

N

© LD S an E ti PR lla O na M O C

A. La democracia es un Estado en el que el pueblo soberano, guiado por leyes que son de obra suya se rige por sí mismo siempre que le es posible, y por sus delegados cuando no puede obrar por sí mismo. (Robespierre, Discurso ante la Convención Nacional). B. En efecto, el temor a la muerte no es otra cosa que creerse sabio, sin saberlo; es presumir de saber algo que se desconoce. (Sócrates, Apología). C. La continuación de la autoridad de un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en el poder a un mismo ciudadano. El pueblo se acostumbra a obedecerlo. (Simón Bolívar, Discurso de Angostura). D. En este sentido se dice que es causa, aquel constitutivo interno de lo que algo está hecho (…) En otro sentido es la forma o el modelo, esto es, la definición de la esencia y sus géneros (…) En otro sentido es el principio primero de donde proviene el cambio o el reposo (…) Y en otro sentido, causa es el fin. (Aristóteles, Física). E. Hemos caracterizado esencialmente a la concepción científica del mundo mediante dos determinaciones. En primer lugar, es empírica y positivista: solo existe conocimiento de la experiencia que se basa en lo dado inmediato. Con esto han quedado indicados los límites para el contenido de la ciencia legítima. En segundo lugar, la concepción científica del mundo se caracteriza mediante la aplicación de un método determinado, a saber, el del análisis lógico. (Círculo de Viena, La concepción científica del mundo).

Para argumentar

1. Identifica las conjunciones que aparecen en el texto y subráyalas con rojo.

2. Realiza la simbolización de las conjunciones que identificaste en los textos presentados:

R

IA

Texto A. Simbolización:  Texto B. Simbolización:  Texto C. Simbolización:  Texto D. Simbolización:  Texto E. Simbolización: 

E

M

A

T

3. En parejas intercambien sus libros y revisen la simbolización que realizó su compañero. Si alguna de sus simbolizaciones es incorrecta, corrijan.

Disyunción Una segunda conectiva es la letra “o”. A la proposición compuesta que se forma a partir de ella, la llamamos disyunción y suele utilizarse el siguiente símbolo para representarla: “V”. La finalidad de la disyunción es señalar que al menos una de las dos proposiciones enlazadas es verdadera. Como, por ejemplo, cuando decimos “Napoleón es francés o Napoleón es inglés”. Esto se simbolizaría de la siguiente forma: pVq 89

Para saber más Conectivo

Expresión del lenguaje natural

Símbolo

Disyunción

o

V


Analizar argumentaciones

También podríamos decir “Napoleón es francés o Napoleón no es francés”, lo cual simbolizaríamos de la siguiente forma: p V −p

1. Escribe cinco ejemplos de disyunciones que cumplan con las características que ya se mencionaron y al lado anota su simbolización.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Para reforzar

N

A diferencia de la conjunción, en la disyunción basta con que una de las proposiciones sea verdadera para que esté bien usada. Más adelante volveremos a ello.

Ejemplo

Simbolización

1.

2.

3.

IA

4.

2. Guarda una copia de tu ejercicio en el portafolio de evidencias.

M

A

T

E

R

5.

Condicional

Para saber más

Conectivo

Condicional

Expresión del lenguaje natural si… entonces

Símbolo

Ë

La conectiva conocida como condicional, es aquella que se expresa en los siguientes términos “si… entonces…”. Después del “si” se establece la condición para que se dé lo que decimos después del “entonces”. Por ejemplo, cuando decimos “si la temperatura es baja, entonces los animales tienen frío” o bien “si compraste un boleto para el cine, entonces puedes entrar a la sala.” En este caso, el símbolo que suele utilizarse es el de Ë. De esta forma, la proposición “si la temperatura es baja, entonces los animales tienen frío”, se podría simbolizar de la siguiente forma: pËq 90


La estructura de los argumentos

1. Identifica los condicionales que aparecen en el texto circulando el antecedente con azul y el consecuente con rojo.

E

R

IA

A. “En concescuencia, si yo creo en las divinidades, como tú reconoces, y las divinidades son dioses, entonces queda bien claro que tú pretendes presentar un enigma y te burlas de nosotros…” (Sócrates, Apología). B. “Si la esencia del cuerpo consistiese en la extensión, esta extensión sola debería bastar para dar cuenta de todas las propiedades del cuerpo”. (Leibniz, Ensayos científicos y filosóficos). C. “En fin, si aún hay hombres que no están suficientemente persuadidos de la  existencia de Dios y de su alma en virtud de las razones aducidas por mí, deseo que sepan que todas las otras cosas, sobre las cuales piensan ­estar seguros, como de tener un cuerpo, de la existencia de astros, de una tierra y cosas semejantes, son menos ciertas”. (Descartes, Meditaciones metafísicas). D. “Veamos, pues, si repugna a la razón este modo de hablar: que algo sea ­causado por Dios, y que sin embargo haya existido siempre. […] Si no repugna a la razón, entonces no solo no será falso, sino incluso posible, y ­sería erróneo sostener lo contrario”. (Santo Tomás de Aquino, Sobre la eternidad del mundo). E. “Si, entonces, la función propia del hombre es una actividad del alma según la razón, o que implica la razón, y si, por otra parte, decimos que esta función es específicamente propia del hombre y del hombre bueno, como el tocar la cítara es propio de un citarista, y de un buen citarista, […] resulta que el bien del hombre es una actividad del alma de acuerdo con la virtud”. (Aristóteles, Ética nicomaquea).

M

A

T

2. Realiza la simbolización de las conjunciones que identificaste en los textos presentados:

Texto A. Simbolización:  Texto B. Simbolización:  Texto C. Simbolización:  Texto D. Simbolización:  Texto E. Simbolización: 

3. Igual que en el ejercicio anterior, en parejas intercambien sus libros y revisen la simbolización que realizó su compañero. 4. Discutan en grupo las respuestas.

91

Para argumentar

© LD S an E ti PR lla O na M O C

A la primera parte del condicional, lo llamamos antecedente y a la segunda consecuente. Se utiliza para expresar que si se da lo primero, se debe o se debería dar lo segundo. En la siguiente unidad, veremos la variedad de casos en los que esto puede funcionar.

Es importante respetar el orden de la relación en los enunciados condicionales, ya que el antecedente expresa la condición y el consecuente es el condicionado y depende del cumplimiento del primero.

N

p Ë −q

Para saber más

En caso de que uses una proposición negativa como “si la luna es un satélite, entonces no tiene luz propia”, la simbolización sería la siguiente:


Analizar argumentaciones

Bicondicional

Para saber más Símbolo

N

Expresión del lenguaje natural

Luis aprobará el curso ↔ hace su tarea Los elefantes volarían ↔ si tuvieran las alas adecuadas.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Bicondicional si y solo si

Conectivo

La cuarta conectiva que revisaremos es “si y solo si” (↔), la cual es conocida como bicondicional. Cuando dos proposiciones son unidas por esta conectiva, lo que se quiere expresar es que ambas proposiciones involucradas tienen el mismo valor de verdad, es decir, que las dos son verdaderas o las dos falsas. En ambos casos, el uso de esta conectiva es legítimo. Por ejemplo:

Sabías que

No todos los símbolos que revisamos para los conectivos son iguales en otros sistemas de lógica, ni se usan de la misma manera. Por ejemplo, para representar enunciados, algunos usan letras mayúsculas y se emplean puntos en lugar de símbolos de agrupación. Te presentamos otros símbolos que podrías llegar a encontrar en algunos textos de lógica: ¬∼ &∧ ⊂ ≡

1. Escribe cinco ejemplos de bicondicionales que cumplan con las características que ya se mencionaron y al lado escribe su simbolización.

IA

Para reforzar

Negación: Conjunción: Condicional: Bicondicional:

Ejemplo

Simbolización

M

A

T

E

R

1.

2.

3.

4.

5.

2. Intercambia con tus compañeros tus ejemplos y guarda una copia en el portafolio de evidencias.

92


La estructura de los argumentos

Información de trasfondo (fundamento y garantía)

N

IA

Garantía:          

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Fundamento:         

Para reforzar

Busca en un diccionario la definición de los siguientes conceptos:

M

A

T

E

R

En la unidad anterior, explicamos qué es un argumento y cuáles son sus partes. Por un lado, tenemos a las premisas que sirven de fundamento y garantía, y por otro, a la conclusión que descansa en ellas. Todos podemos tener distintas creencias y formularlas a manera de proposiciones. Todos podemos decir, por ejemplo, que “las naranjas son buenas para la salud”, o que “la democracia es fundamental”, pero si estamos en un diálogo, tales enunciaciones necesitan un fundamento y una garantía que nos permita dialogar.

Si una persona dice que “las naranjas son buenas para la salud”, podríamos preguntarle por el fundamento de esa proposición. Una posible justificación podría ser que “las naranjas tienen vitamina C y la vitamina C es buena para la salud”. Sin embargo, otra persona podría decir que tiene la misma creencia (“las naranjas son buenas para la salud”), pero que para ello tiene una justificación distinta. Por ejemplo, que “las naranjas se venden en los mercados y todo lo que se vende en los mercados es bueno para la salud”. Esta segunda justificación no parece ser tan buena como la primera. Las dos personas pueden tener una creencia verdadera, pero su fundamento y garantía en un caso es más fuerte que en el otro. 93


Analizar argumentaciones

Tema

Proposición

N

1. De manera individual escribe cuatro proposiciones relacionadas con los temas que se presentan a continuación:

Para reforzar

— Pon en práctica los fundamentos de un argumento.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Política

Salud

Educación

Deporte

2. Formen equipos de cuatro personas. A cada uno de tus compañeros asígnales una de las proposiciones que escribiste arriba; por su parte, tus compañeros te asignarán cuatro proposiciones a ti.

M

A

T

E

R

IA

3. Escribe a continuación las proposiciones que te asignaron, si crees que son verdaderas o no y el fundamento que tienes para creerlo así. Tema

Tu postura

1.

2.

3.

4.

94

Tu fundamento


La estructura de los argumentos

4. Intercambien proposiciones de manera que todos tengan cuatro nuevas proposiciones y vuelvan a realizar el ejercicio. Tu postura

Tu fundamento

N

Tema

6.

7.

8.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

5.

5. Reflexionen sus respuestas y discutan en equipo las siguientes preguntas. Anoten las respuestas en sus cuadernos.

IA

� ¿Están de acuerdo en las proposiciones que les tocaron? ¿Por qué?   

E

R

� ¿Comparten posturas similares en ciertos temas? ¿A qué se debe?   

M

A

T

� ¿Tienen los mismos fundamentos para justificar sus posturas? ¿Por qué?   

En la unidad anterior vimos algunos indicadores que nos permitirían distinguir las premisas y las conclusiones dentro de un texto. Una vez hecho esto, también podemos simbolizarlas para clarificar la estructura de tales argumentos, como veremos más adelante. En la siguiente unidad, estudiaremos algunos métodos para descubrir si estas argumentaciones son correctas e incorrectas, pero por el momento, hemos visto ya cómo detectarlas y cómo simbolizarlas. 95


Analizar argumentaciones

Logros

N

1. En el siguiente diálogo Platón presenta una conversación entre Sócrates y su amigo Critón. Este último intenta persuadir a Sócrates para que escape de la cárcel en la que está esperando que se cumpla la sentencia de muerte que le fue asignada. Lee con atención el texto.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

IA R E T A

M

Sócrates: —¿No te parece que está bien decir que no se deben estimar todas las opiniones de los hombres, sino unas sí y otras no, y las de unos hombres sí y las de otros no? ¿Qué dices tú? ¿No está bien decir esto? Critón. —Está bien. —¿Se deben estimar las valiosas y no estimar las malas? —Sí. —¿Son valiosas las opiniones de los hombres juiciosos, y malas las de los hombres de poco juicio? —¿Cómo no? —Veamos en qué sentido decíamos tales cosas. Un hombre que se dedica a la gimnasia, al ejercitarla ¿tiene en cuenta la alabanza, la censura y la opinión de cualquier persona, o la de una sola persona, la del médico o el entrenador? —La de una sola persona. —Luego debe temer las censuras y recibir con agrado los elogios de aquella sola persona, no los de la mayoría. —Es evidente. —Así pues, ha de obrar, ejercitarse, comer y beber según la opinión de ese solo, del que está a su cargo y entiende, y no según la de todas los otros juntos. —Así es. —Bien. Pero si no hace caso a ese solo hombre y desprecia su opinión y sus elogios, y, en cambio, estima las palabras de la mayoría, que nada entiende, ¿es que no sufrirá algún daño? —¿Cómo no? —¿Qué daño es este, hacia dónde tiende y a qué parte del que no hace caso? —Es evidente que al cuerpo; en efecto, lo arruina. —Está bien. Lo mismo pasa con las otras cosas, Critón, a fin de no repasarlas todas. También respecto a lo justo y lo injusto, lo feo y lo bello, lo bueno y lo malo, sobre lo que ahora trata nuestra deliberación, ¿acaso debemos nosotros seguir la opinión de la mayoría y temerla, o la de uno solo que entienda, si lo hay, al cual hay que respetar y temer más que a todos los otros juntos? Si no seguimos a este, dañaremos y maltrataremos aquello que se mejora con lo justo y se destruye con lo injusto. ¿No es así esto? […] —Así lo pienso, Sócrates. —Luego, querido amigo, no debemos preocuparnos mucho de lo que nos vaya a decir la mayoría, sino de lo que diga el que entiende sobre las cosas justas e injustas, aunque sea uno solo, y de lo que la verdad misma diga.

96


La estructura de los argumentos

Así que, en primer término, no fue acertada tu propuesta de que debemos preocuparnos de la opinión de la mayoría acerca de lo justo, lo bello y lo bueno y sus contrarios. Pero podría decir alguien que los demás son capaces de condenarnos a muerte.

b) ¿Cuáles son los fundamentos que da Sócrates a su argumento?    

c) ¿Crees que estos fundamentos son suficientes para justificar su conclusión? ¿Por qué?   

IA

d) ¿Tú qué piensas al respecto?    

R

Producto final

T

E

Para llevar a cabo las presentaciones por equipo deberán primero reunir todo el material y la información que investigaron de manera individual durante este tema. Con estos elementos podrán hacer un trabajo de análisis y síntesis para decidir qué información es la más importante y cómo la van a presentar.

A

M

¿Cuál es el argumento principal que da Sócrates?   

© LD S an E ti PR lla O na M O C

a)

N

2. Responde las siguientes preguntas:

Las presentaciones deben incluir solo la información más relevante y todos los miembros del equipo deben contribuir a recolectarla, ordenarla y seleccionarla. Elaboren su presentación en PowerPoint, e incluyan ilustraciones y ejemplos que ayuden a los espectadores a entender mucho mejor el tema. Una vez que concluyan todas las presentaciones del grupo, elijan de manera democrática y justa las mejores de acuerdo a mejor contenido, diseño y cretividad. 97


Integración de la unidad 2

Recapitulación Para recapitular lo que aprendiste durante esta unidad, en el siguiente esquema encontrarás los conceptos principales, ¡repásalos!

N

Disyunción

Bicondicional Condicional

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Conjunción

Simbolización de proposiciones compuestas 

Simbolización de premisas

Formalización de argumentos

IA

Inductivo

Analizar argumentos

Deductivo

Información de trasfondo

A

M

Por analogía

Tipos de argumentos

T

E

R

Fundamentos

Probabilístico Garantías Conductivo

Abductivo De autoridad

98


Rúbricas de evaluación

Reflexiona y evalúa tu desempeño. Anota una paloma en la columna en el nivel de desmpeño que consideres haber cumplido. Logros de desempeño

Nivel de desempeño

Satisfactorio

Mejorable

Deficiente

Conceptos centrales

Entiendo todos los conceptos que se trataron en los temas.

Entiendo la mayoría de los conceptos que se trabajaron en los temas, aunque algunos me son difíciles de interiorizar.

Entiendo algunos de los conceptos tratados en los temas y otros no me quedan del todo claros.

No entiendo la mayoría de los conceptos que trabajé durante los temas.

Ejemplos de los conceptos

Explico con ejemplos de situaciones concretas todos los conceptos estudiados en los temas.

Identifico las debilidades y fortalezas que tiene un argumento mío o de alguien más.

Identifico algunos ejemplos relacionados con todos los conceptos centrales de los temas sin proponerlos.

Leo ejemplos e identifico algunos de los conceptos centrales de los temas de la unidad.

Excelente

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Saber

N

Valorar qué tanto aprendiste acerca de…

Valorar los procedimientos que aplicaste en esta unidad:

Saber hacer

Mejorable

Deficiente

Comprendo las diferentes características que tienen los argumentos y entiendo su aplicación en mi vida cotidiana.

Conozco las diferentes características de los argumentos y reconozco que algunas de estas se relacionan con mi vida cotidiana.

Identifico algunas de las características que tienen los argumentos aunque no encuentro su relación con mi vida cotidiana.

Confundo o ignoro algunas de las características de los argumentos y no me parece que tengan aplicación en mi vida cotidiana.

Identifico las debilidades y fortalezas de un argumento, ya sea mío o uno dado por alguien más.

Identifico algunas veces las debilidades y fortalezas que tiene un argumento mío o de alguien más.

Identifico pocas veces las debilidades y fortalezas en los argumentos que me presentan o que yo doy.

Identifico poco las debilidades y fortalezas de los argumentos que me presentan o que yo doy.

M

A

T

E

R

Evaluar argumentos

Satisfactorio

IA

Identificar características esenciales en un argumento

Excelente

Valorar las actitudes que mostraste en esta unidad:

Saber ser

Creatividad

Excelente

Satisfactorio

Mejorable

Deficiente

Busco formas novedosas y creativas de resolver las tareas y de presentar los trabajos. Incluso busco información adicional.

Diseño nuevas formas de presentar mis trabajos dependiendo del objetivo de las actividades y proyectos que me piden.

Diseño nuevas formas de presentar mis proyectos en clase o mis trabajos que los hagan más divertidos y atractivos aunque no siempre.

Difícilmente me preocupo por la presentación de mis trabajos y de mis proyectos. Los entrego como los pide el docente o como se solicitan y nada más.

99


Evaluación tipo Pisa

Lee el siguiente fragmento de una revista de divulgación de la ciencia. Contra la evidencia: los negacionistas en la ciencia (Por Guillermo Cárdenas Guzmán).

© LD S an E ti PR lla O na M O C

N

Hay investigadores con notables credenciales académicas que cuestionan el consenso científico en temas como cambio climático, VIH-sida y evolución; pero sus argumentos no tienen sustento. En una reunión de la Sociedad Europea de Investigación Clínica en Toledo, España, en 1994, uno de los invitados especiales sorprendió al auditorio: en lugar de hablar, como estaba previsto en el programa, sobre la reacción en cadena de la polimerasa (RCP), explicó que él negaba que el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) fuera la causa del sida. El investigador ganó el codiciado premio por haber inventado la RCP, herramienta molecular que permite obtener en el laboratorio una gran cantidad de copias de un fragmento de ADN, lo que tiene hoy en día muchísimas aplicaciones. La RCP es actualmente indispensable en medicina, investiga­ ción y ciencia forense, y ha generado una industria multimillonaria. Mullis no es, pues, un ignorante de los mecanismos de transmisión de enfermedades infecciosas. Pero la indignación de sus colegas no fue solo una reacción de rechazo a sus ideas: también fue una suerte de recriminación por haberlas expresado en un evento público concurrido y con cobertura de medios de comunicación. El caso de Mullis no es único. En la ciencia hay otros “herejes” con notables credenciales académicas que, como Mullis, con sus posturas y argumentos desafían el conocimiento en general aceptado, pese a las evidencias en contra. Sus argumentos suelen ser políticamente incorrectos, lo que no es de suyo malo, pero también son científicamente incorrectos en mayor o menor grado. Se les conoce como negacionistas.

¿Escépticos o fundamentalistas?

M

A

T

E

R

IA

Los científicos llaman negacionistas a quienes rechazan resultados que, por sustentarse en un gran cúmulo de evidencias, forman consenso en la comunidad científica. Al mismo tiempo, los negacionistas rechazan la validez del calificativo, se hacen llamar “escépticos” y acusan a sus críticos de censura. Pero estar abierto a la crítica es una condición esencial del auténtico escepticismo. Las hipótesis alternativas que proponen los negacionistas forman un amplio abanico. Para explicar la tendencia de la temperatura media mundial, la atribuyen a un patrón natural de oscilaciones cíclicas en el clima a través del tiempo; a una mayor actividad solar o a modificaciones en la reflectividad terrestre que aumentarían la absorción de energía; a la actividad volcánica e incluso a cambios en el sistema climático que se transmitirían a la atmósfera. Estas hipótesis son válidas para la ciencia. Ninguna es imposible y cualquier combinación de ellas conduciría a un calentamiento global. El problema es que no hay evidencia que las sustente, pero los negacionistas suelen hacer pocas concesiones a la realidad para sostener su postura. John Rennie, ex editor de la revista Scientific American, caracteriza así las piruetas que hacen los negacionistas para no dar su brazo a torcer: “Pueden comenzar diciendo que no hay calentamiento global; que si ocurre, es solo por causas naturales; que si es detonado por la acción humana, entonces quizá no será nocivo, sino benéfico. Pueden llegar al punto de reconocer que, incluso si fuera dañino, tal vez no podamos hacer nada al respecto”. “El negacionista del cambio climático tiene una postura definida de antemano y hurga en los datos disponibles guiado por el prejuicio de confirmación: la tendencia a buscar y hallar evidencias para las ideas preexistentes e ignorar el resto”, ha dicho por su parte Michael Shermer, historiador de la ciencia y creador de la Skeptics Society en Estados Unidos. Ser científico es poner una y otra vez las propias ideas a prueba y estar abierto a la crítica, empezando por la autocrítica. Sobre todo, es estar dispuesto a cambiar de opinión. Para los negacionistas, en cambio, parece que no existe argumento posible que los convenza de que se equivocan, y eso, en la ciencia, equivale al suicidio. Fuente: www.comoves.unam.mx/numeros/articulo/161/contra-la-evidencia-los-negacionistas-en-la-ciencia

100


Selecciona la respuesta que conteste o complete de manera correcta los siguientes enunciados.

Que estaba interesado en salir en los medios . Que quería confrontar el consenso científico. Que deseaba la realimentación de sus pares. Que le importaba difundir su reciente investigación.

a) b) c) d)

N

1. ¿Qué se puede inferir sobre la intención de Mullis a partir de lo que hizo en la reunión?

a) b) c) d)

© LD S an E ti PR lla O na M O C

2. De acuerdo con el artículo, ¿por qué los negacionistas se consideran escépticos? Por su insurrección ante los cánones de conocimiento. Por su tendencia a causar controversia. Por su actitud tolerante ante la crítica. Por su apertura hacia otras posibles explicaciones.

3. ¿Cuál es el mayor problema de los argumentos negacionistas? a) b) c) d)

Que tienen alta falibilidad. Que ocasionan controversia. Que atentan contra la ciencia. Que son muy innovadores.

4. Las posibles causas del cambio climático se discuten para… a) b) c) d)

Demostrar la complejidad de las variables. Confrontar a los escépticos del tema. Exponer la viabilidad de todas las opciones. Ejemplificar la apertura que se necesita.

R

A los escépticos de ciencias. A los negacionistas de ciencias. A los críticos de ciencias. A los editores de ciencias.

M

A

T

E

a) b) c) d)

IA

5. La frase “no existe argumento posible que los convenza” hace referencia…

101


E R IA argumentaciones Comprender © LD S an E ti PR lla O na M O C IÓ N

Unidad

3

Saber 3.1 3.2 3.3 3.4 3.5

Supuestos y presuposiciones en un argumento Expertos en argumentación El diálogo y la argumentación Dialogar para comunicar Aprender a conversar

M

A

T

Saber hacer

ŠŠ Desarrollar la capacidad de evaluar a partir de criterios específicos supuestos y argumentos ŠŠ Desarrollar la habilidad para aplicar las reglas del diálogo argumentativo.

Saber ser

ŠŠ Reflexionar sobre las consecuencias que tienen los diferentes supuestos dentro de la argumentación. ŠŠ Valorar la importancia del trasfondo de un argumento para una comunicación coherente y convincente. ŠŠ Apreciar el papel de máximas y reglas del diálogo para expresar claramente tus ideas.

102


N IÓ © LD S an E ti PR lla O na M O C

Shutterstock/Golden Pixels LLC

Unidad 3: Comprender argumentaciones

IA

Lo que aprenderé

Lo que debo saber

R

•• Conectivas y sus símbolos

T

E

•• Interacción argumentativa

A

•• Tipos de argumentos

Tablas de verdad

Verdades materiales y verdades formales Leyes de implicación Leyes de equivalencia

Mantener una actitud respetuosa hacia la interculturalidad y la diversidad de creencias, valores, ideas y prácticas sociales. Sustentar una postura personal sobre temas de interés y relevancia general, considerando otros puntos de vista de manera crítica y reflexiva. Participar y colaborar de manera efectiva en equipos diversos.

M

•• El diálogo

Supuestos y presuposiciones

Competencias que desarrollaré

103


Evaluación diagnóstica

Busca en el periódico tres noticias de las secciones que se indican. Lee y realiza una breve reseña del contenido. Identifica lo siguiente:

Reseña Título de la noticia:

Cultura

Título de la noticia:

IA

Política

Título de la noticia:

A

T

E

R

Espectáculos

M

1. Información que infieres

2. Información que buscas

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Sección

Completa el siguiente cuadro y contesta las preguntas al finalizar:

Finanzas

Título de la noticia:

104

N

a) Si hay información que no se encuentra en el texto pero que logras inferir a partir del resto del mismo. b) Si hay información que no se encuentra en el texto pero tienes que buscar en otro sitio para entender.


1. ¿Por qué crees que el redactor de la nota omitió cierta información?   

N

2. En los casos en los que pudiste inferir la información que faltaba, ¿cómo lo hiciste?   

a)  b)  c) 

© LD S an E ti PR lla O na M O C

3. En los casos en los que no pudiste inferir la información, ¿en qué lugares buscaste los datos que faltaban para entender el texto? Escribe por lo menos tres de ellos:

4. ¿Crees que es válido dar por sentado cierto tipo de información? ¿Por qué?   

IA

5. Piensa en una conversación que hayas tenido hace poco con un amigo o amiga, ¿hay información relevante que ambos presuponen el otro ya sabe? ¿Cuál?   

R

6. Da tres ejemplos de información que presupones los demás saben cuando intentas comunicar algo. Explica quién es el receptor y cuál es la información que se omite:

E

Situación y mensaje

Receptor

Información que omites

M

A

T

Ejemplo 1

Ejemplo 2

Ejemplo 3

7. ¿Crees que es inevitable presuponer información cuando comunicas algo? ¿Por qué?    105


Supuestos y presuposiciones en un argumento

3.1

N

PARA EMPEZAR Al estudiar este tema, desarrollarás las siguientes competencias disciplinares:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

ŠŠ Construir, evaluar y mejorar distintos tipos de argumentos, sobre tu vida cotidiana, de acuerdo con los principios lógicos. ŠŠ Identificar los supuestos de los argumentos con los que se le trata de convencer y analizar la confiabilidad de las fuentes de una manera crítica y justificada. Para ello realizarás actividades con las que:

ŠŠ Identificarás la información relevante que comparten dos o más interlocutores con base en ciertas emisiones. ŠŠ Identificarás suposiciones en preguntas complejas. Los productos que obtendrás para demostrar que lograste las competencias y enriqueciste tus saberes acerca de la unidad serán: ŠŠ Identificar premisas implícitas en dos textos. ŠŠ El análisis de tres situaciones en las que reconozcas la importancia de los supuestos para la eficacia y practicidad de un argumento. ŠŠ Una reflexión sobre las consecuencias que supuestos y presuposiciones tienen en la argumentación.

IA

Como producto final de esta secuencia didáctica realizarás un estudio de caso en el que identifiques los supuestos en una situación específica y analices sus implicaciones.

M

A

T

E

R

Reactivación

1. ¿Qué es una suposición?   

2. ¿Qué es una presuposición?    3. ¿Cuál es la diferencia entre un supuesto y una presuposición?   

106


Supuestos y presuposiciones en un argumento

Descubrir supuestos en una argumentación

N

Hemos estudiado cómo identificar y construir argumentos de ­distinto tipo. A lo largo de esa exposición han surgido diferentes temas en los que vale la pena detenerse a revisar. Uno de ellos es el de los supuestos y las presuposiciones. Sin ellos, es imposible argumentar, pero tenemos que ser cuidadosos con su uso tanto propio como ajeno.

Presunción:    

R

IA

Conjetura:     

Para reforzar

Suposición:    

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Busca en un diccionario las definiciones de los siguientes conceptos y anótalos:

M

A

T

E

A propósito de ello, conviene recordar que toda argumentación parte de ciertos preconocimientos. Es imposible partir de cero en una argumentación. El primero de esos conocimientos previos es el lenguaje, ya que sin él sería imposible construir cualquier tipo de argumento. El lenguaje suele decirse que es el vehículo del pensamiento y no cabe duda de que así es. Desde los estudios más antiguos sobre el conocimiento humano, la relación entre el lenguaje y el desarrollo intelectual ha sido incuestionable. Argumentamos con proposiciones formadas por palabras que representan conceptos. Solo así tiene sentido una argumentación.

Desde luego, el lenguaje no es el único preconocimiento necesario para llevar a acabo una argumentación. Como vimos en la unidad anterior, siempre hay un “para qué” en cualquier contexto argumentativo. Argumentamos para convencer, para defendernos, para investigar, siempre para algo. De esta forma, el lenguaje y las intenciones argumentativas son dos preconocimientos que están presentes en cualquier diálogo que involucre el uso de argumentos. 107


N

Shutterstock/ Zurijeta

Comprender argumentaciones

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Para que una argumentación racional se lleve a cabo, incluso con personas de diferentes raza, es indispensable un lenguaje común.

Desde luego, estos no son los únicos conocimientos previos que se necesitan para construir un argumento. En concreto, podemos hablar de supuestos y presuposiciones. En castellano, utilizamos sin distinción estos términos para referirnos a aquellas proposiciones que sirven como punto de partida para una demostración y que, por distintas razones, su justificación o, incluso, su enunciación no se hace explícita en una argumentación.

Para saber más

R E

M

A

T

Archivo Santillana

IA

Como ya has visto —en tus clases de Historia— se conoce como Ilustración al movimiento cultural que se gestó durante los siglos XVII y XVIII. Algunos de los filósofos más representativos de este periodo son Baruch Spinoza, John Locke, Jean-Jacques Rousseau y Charles Montesquieu, quienes ofrecieron argumentos que revolucionaron el ámbito político y social de su época.

Entre las obras más importantes de Kant están la Crítica de la razón pura, la Crítica de la razón práctica y la Crítica del juicio.

Por ejemplo, mira el siguiente pasaje:

“La ilustración es la salida del hombre de su minoría de edad. Él mismo es culpable de ella. La minoría de edad estriba en la incapacidad de servirse del propio entendimiento, sin la dirección de otro. Uno mismo es culpable de esta minoría de edad cuando la causa de ella no yace en un defecto del entendimiento, sino en la falta de decisión y ánimo para servirse con independencia de él, sin la conducción de otro. ¡Sapere aude! ¡Ten valor de servirte de tu propio entendimiento! He aquí la divisa de la ilustración” (Immanuel Kant: ¿Qué es la ilustración?). En este pasaje podemos identificar, en principio, una conclusión y parte de su justificación. La conclusión sería “la ilustración es la salida del hombre de su minoría de edad”. Desde luego se está recurriendo a un lenguaje metafórico, pero la pertinencia de la metáfora se entiende por la justificación de la que viene acompañada. La explicación dice que “la minoría de edad estriba en la incapacidad de servirse del propio entendimiento, sin la dirección del otro”. Para que esto sirva como antecedente, es necesario completar algunos elementos que están supuestos en el argumento. Además del lenguaje y las intenciones argumentativas, hay premisas que están implícitas en este argumento. La primera y más fácil de advertir es que se está presuponiendo que la Ilustración es un periodo histórico que se caracteriza por fomentar el uso del entendimiento y, de algún modo, la autonomía (que son dos características que no corresponderían a la minoría de edad, según Kant). Una vez establecido esto, podríamos preguntarle a Kant por qué piensa que la Ilustración fomenta el uso de la razón de forma diferente a la manera en la que se hacía antes de ella. De esta forma haríamos explícitos y evidentes más presupuestos de su argumentación. 108


N

1. Lee de nuevo el pasaje de Kant de la página anterior e identifica alguna otra premisa que esté implícita o información que se esté presuponiendo. Escríbela a continuación:   

Para argumentar

Supuestos y presuposiciones en un argumento

© LD S an E ti PR lla O na M O C

2. En parejas revisen las premisas implícitas que cada uno de ustedes identificó. Discutan y contesten las siguientes preguntas: a) ¿Cómo identificaste tú la premisa implícita o la presunción?   

b) ¿Cómo lo hizo tu compañera o compañero para identificar?   

c) ¿En qué se parecen o se diferencian las estrategias que utilizaron ambos para identificar la información implícita o presupuesta?   

T

E

R

  

IA

d) ¿Existe alguna otra premisa implícita en el texto que ninguno de los dos haya identificado? ¿Cuál?

M

A

Otro ejemplo, podría ser el siguiente: “Si en los tiempos de Tácito era una felicidad rara la facultad de pensar como se quería y hablar como se pensaba, en los nuestros sería una desgracia suma, y un indicio poco favorable a nuestra nación e instituciones, si se tratase de poner límites a la libertad de pensar, hablar y escribir. Aquel escritor y sus conciudadanos se hallaban al fin bajo el régimen de un señor, cuando nosotros estamos bajo la ­dirección de un gobierno, que debe su existencia a semejante libertad, que no podrá conservarse sino por ella, y cuyas leyes e instituciones la han dado todo el ensanche y latitud de que es susceptible, no perdonando medio para garantizar al ciudadano este precioso e inestimable derecho.” (José María Luis Mora, Discurso sobre la libertad de pensar, hablar y escribir). 109


Comprender argumentaciones

1. Lee de nuevo con atención el pasaje de Luis María Mora e identifica alguna otra premisa que esté implícita o información que se esté presuponiendo. Escríbela a continuación:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Para argumentar

N

En este caso tenemos una comparación hecha por José María Luis Mora entre la época de Tácito (siglos I y II) y la suya (siglo XIX) sobre la libertad de pensamiento y expresión. ¿Hay algunos presupuestos relevantes? Sí, evidentemente. La idea de que un régimen encabezado por un gobierno (y no por un señor o emperador) es más propicio para este tipo de libertades es fundamental para formular la comparación en los términos que el autor desea. En ese pasaje no se demuestra que esto en realidad sea así, sino que se presupone.

   

2. En parejas, con un compañero diferente de con quien trabajaste el texto pasado, revisen de nuevo las premisas implícitas que cada uno de ustedes identificó. Discutan y contesten las siguientes preguntas: a) ¿Cómo identificaste tú la premisa implícita o la presunción?    

M

A

T

E

R

IA

b) ¿Cómo le hizo tu compañera o compañero para identificar la suya?     c) ¿En qué se parecen o se diferencian las estrategias que utilizaron ambos para identificar la información implícita o presupuesta?     d) ¿Existe alguna otra premisa implícita en el texto que ninguno de los dos haya identificado? ¿Cuál?    

110


Supuestos y presuposiciones en un argumento

Decimos que los supuestos y los presupuestos también se utilizan por conveniencia, pues muchas veces los supuestos no se hacen explícitos porque se trata de proposiciones polémicas que el autor del discurso prefiere no pronunciar para evitar un debate sobre ellas. Desde la antigüedad, esta es una estrategia recomendada por los expertos en retórica o dialéctica. De esta forma, el que construye un discurso prefiere pronunciar aquellas partes de su argumento que son más populares. Analiza, por ejemplo, el discurso de un vendedor. En ocasiones, cuando ofrece un producto de alta calidad, prefiere no decir el precio. O bien, al revés. Dice el precio, pero no habla mucho de la calidad. De esta forma, se resaltan dos cosas distintas según la conveniencia del que discurre.

IA

Al hablar del uso de suposiciones o presupuestos por motivos de ­orden, nos referimos a las relaciones que guardan los saberes entre sí. La biología, por ejemplo, parte de las conclusiones que han sido demostradas por la química y esta, a su vez, retoma las de la física.

A

T

E

R

En el mismo caso está un médico. Si él no pudiera dar por supuestas las conclusiones de la anatomía, antes de curar a un paciente tendría que volver a estudiar de cero la estructura del cuerpo humano, lo cual sería ridículo. De la misma forma, el médico cuando quiere diagnosticar a un paciente también da por buenos los resultados que lleva a cabo en el laboratorio y, de esta forma, interpreta los datos. Así, argumenta su diagnóstico y el tratamiento que prescribe.

M

N IÓ

© LD S an E ti PR lla O na M O C

En general, podemos decir que los supuestos y las presuposiciones en una argumentación pueden usarse por practicidad, por conveniencia o por orden,. Siempre que argumentamos para otra persona o para nosotros mismos tomamos como punto de partida algunas premisas ya aceptadas de antemano por alguna de estas razones. Si tuviéramos que hacer explícitas todas las premisas que sirven de fundamento para las que vamos a emplear en un diálogo sería imposible avanzar. A esto nos referimos con practicidad. Tomamos ciertos supuestos y sobre ellos se construye un diálogo o una argumentación.

Shutterstock/Edyta Pawlowska

¿Por qué utilizamos supuestos y presuposiciones?

En la vida práctica, recurrimos a ellos todo el tiempo. Si analizamos de nuevo la situación de una consulta médica, pero ahora desde el punto de vista del paciente, encontraremos lo mismo. Si el médico en una consulta nos pide que saltemos, que caminemos de un lado a otro o que tomemos algo que no nos gusta, lo hacemos. Si eso mismo nos pasara en otro contexto y fuera un chofer de autobús, un maestro o una mesera la que nos pide exactamente lo mismo, no lo haríamos. La diferencia está en los supuestos con los que nos manejamos en un lado o en el otro. Si el médico pide que beba algo que no me gusta, lo hago porque parto del supuesto de que él sabe lo que me conviene para mejorar mi salud y que lo hace por mi bien. 111

Incluso cuando argumentas para ti mismo haces presuposiciones.

Glosario

supuesto. Objeto y materia que no se expresa en la proposición, pero es aquello de que depende, de lo que consiste o se funda, la verdad de ella. presuposición. Es aquello que se da por sentado.

Para saber más La dialéctica deriva de las palabras griegas dialektiké y téchne lo que se traduciría como la técnica de la conversación. Esta técnica o método se utiliza desde la Antigüedad para resolver desacuerdos y consiste en el discurso entre dos o más personas que sostienen diferentes puntos de vista sobre un tema en particular pero que desean establecer un acuerdo a partir de argumentos lógicos y racionales.


1. Piensa en tres situaciones en las que un supuesto te haya llevado a actuar de una manera específica. Anótalas y explica cómo habrías actuado si no hubieras considerado ese supuesto.

N

2. Guarda tus anotaciones y explicación en el portafolio de evidencias.

Para reforzar

Comprender argumentaciones

Las suposiciones en las preguntas complejas

M

A

T

E

R

IA

sofística. Se utiliza este adjetivo para indicar que un argumento tiene refinada sutileza y, en ocasiones, puede engañar a otra persona. La palabra deriva de los sofistas, grupo de intelectuales de la Grecia antigua que enseñaban, entre otras cosas, el arte de hablar.

Shutterstock/ Tyler Olson

Las suposiciones o presupuestos no son exclusivas de las proposiciones. También las preguntas recurren a estos elementos, a veces de forma pertinente, otras de forma sofística. Por lo general, formulamos preguntas que de alguna forma presuponen la verdad de alguna conclusión implícita en ella. No importa que tan sencilla o compleja sea la pregunta, siempre hay algún tipo de preconocimiento.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Glosario

Una misma situación puede tener diferentes connotaciones dependiendo de la información previa que tengas al respecto.

Sin embargo, cuando hablamos de presupuestos y suposiciones nos encontramos con usos muy variados e interesantes. Por ejemplo, cuando le preguntamos a alguien “¿el doctor te volvió a dejar esperando?” Esta cuestión sería diferente a preguntar “¿estuviste esperando al doctor?” En el caso de la primera formulación, se toma como presupuesto o suposición que la persona ha estado esperando otras veces al médico y queremos saber si eso ha ocurrido una vez más. De manera que si el interrogado responde que “no”, la información transmitida por él es que —si bien acepta que otras ­veces se ha quedado esperando al doctor— esta vez no fue así. Por casos como este, es muy importante que estemos conscientes de cuáles son los ­supuestos que subyacen en una interrogación, pues si los ­ignoramos, puede suceder que concedamos algo con lo que no estemos de acuerdo. Cabe mencionar que muchas veces estas preguntas que llamamos complejas no siempre están en realidad cuestionando algo con miras a obtener información, sino que se usan con fines retóricos o, incluso, sofísticos. Un ejemplo sencillo puede ser el caso de preguntarle a una persona: “¿Sigues siendo un irresponsable?” En este caso, el interrogado puede caer en la trampa de decir “No”, queriendo decir que nunca lo ha sido. Sin embargo, por la manera en la que está formulada la pregunta, en caso de responder que “No”, parecería estar admitiendo que en el pasado ha sido un irresponsable y que ahora no lo es. Si nos mantenemos firmes en la idea de que el diálogo racional debe estar abierto a la búsqueda de la verdad, es importante tener como horizonte la existencia de suposiciones y presupuestos tanto en las premisas o conclusiones de una argumentación, como en las preguntas que formulemos con miras a investigar sobre alguna cuestión en particular. El arte de hacer buenas preguntas depende precisamente de qué tan capaces sea el autor de elegir los presupuestos adecuados, para facilitar el seguimiento de un discurso. Haremos a continuación algunos ejercicios al respecto. 112


Logros

© LD S an E ti PR lla O na M O C

a) Investiga tres ejemplos de preguntas complejas que contengan supuestos. Los ejemplos tendrán que estar contenidos, uno en una obra literaria, otro en una noticia y un tercero en una publicación gubernamental. Escríbelas en tu cuaderno anotando las fuentes de donde sacaste la información. b) Explica cuáles son los supuestos en cada una de las preguntas y cómo afectan las posibles respuestas que se den. c) Al terminar, redacta tres ejemplos de preguntas complejas que se usen por lo común de una forma sofística y enuncia cuáles son los supuestos que permitirían ese uso.

N

1. Para reforzar lo que aprendiste en este tema realiza el siguiente ejercicio:

2. Identifica en los siguientes fragmentos dos premisas implícitas o que están supuestas en el argumento. Escríbelas debajo de cada ejemplo: a) “Los cobardes mueren muchas veces antes de su verdadera muerte; los valientes prueban la muerte solo una vez.” (William Shakespeare, Julio César.) ŠŠ ŠŠ

b) “… la verdad, cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir.” (Miguel de Cervantes, El Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.)

IA

ŠŠ ŠŠ

R

Producto final

T

E

Para realizar tu estudio de caso tendrás primero que elegir una situación en la que identifiques los supuestos o presuposiciones que existen y después analizar sus implicaciones.

M

A

– Elige uno de los dos estudios de caso que se presentan en la publicación Trata de personas realizada por la Oficina contra la Droga y el Delito de las Naciones Unidas. Puedes encontrar la publicación en el enlace 10. – En tu cuaderno escribe cinco supuestos o premisas implícitas que identificaste en cada caso. Además de enunciarlo, debes justificar tus respuestas, es decir debes tener buenas razones para cada uno de los supuestos identificados. – Una vez identificado los supuestos o presuposiciones explica las consecuencias que tienen en cada caso. Por ejemplo, cómo afectaría que algo hubiera o no hubiera pasado, que una persona tuviera o no acceso a cierta información, etcétera. El objetivo es que imagines cómo los diferentes supuestos podrían llevar a diferentes desenlaces y conclusiones. – Reflexiona sobre el caso mismo y escribe una breve reflexión del mismo. – Discutan de manera grupal con su profesor los dos casos y las reflexiones que todos realizaron. 113


Expertos en argumentación

3.2

N

PARA EMPEZAR Al estudiar este tema, desarrollarás las siguientes competencias disciplinares:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

ŠŠ Defender con razones coherentes tus juicios sobre aspectos de tu entorno. ŠŠ Evaluar la solidez de la evidencia para llegar a una conclusión argumentativa a través del diálogo. ŠŠ Escuchar y discernir los juicios de los otros de una manera respetuosa. Para ello realizarás actividades con las que:

ŠŠ Diferenciarás emisiones constatativas de otro tipo de enunciados. ŠŠ Formularás criterios para evaluar emisiones constatativas. ŠŠ Corroborarás si los criterios que utilizas para evaluar son adecuados. Los productos que obtendrás para demostrar que lograste las competencias y enriqueciste tus saberes acerca de la unidad serán: ŠŠ La estructura de las tablas de verdad. ŠŠ La elaboración de diferentes tablas de verdad dependiendo de las conectivas lógicas que se utilizan en los argumentos. ŠŠ La verificación de la validez de las preposiciones a partir de sus tablas de verdad. Como producto final de esta secuencia didáctica realizarás un manual en el que expliques con tus palabras y ejemplifiques los contenidos vistos.

IA

Reactivación

M

A

T

E

R

Antes de comenzar esta secuencia didáctica es importante retomar los conectivos y sus respectivos símbolos. 1. Relaciona el conectivo con su símbolo.

“no, no es cierto, no ocurre que”: conjunción

Ë

“y, pero, además, también”: negación

V

“o”: disyunción

“si… entonces”: condicional

ü

“si y solo si”: bicondicional

2. ¿Sabes qué es una tabla de verdad y para qué sirve?   

114


Expertos en argumentación

La semántica de las conectivas lógicas

© LD S an E ti PR lla O na M O C

También vimos que un elemento muy importante en el desarrollo de la lógica proposicional ha sido la formalización del lenguaje natural. A partir de este modo de proceder, la lógica se ha desarrollado de manera notable.

N

En la unidad anterior, dijimos hay una parte de la lógica que llamamos “proposicional” y que se encarga del estudio de las formas en que se pueden relacionar unas proposiciones con otras en el contexto de un razonamiento. Ella nos dice qué relaciones entre las proposiciones nos permiten hacer inferencias válidas y cuáles no.

El núcleo de lógica formal es el uso de símbolos que representen a las proposiciones o a las conexiones entre ellas, es decir, a las conectivas. Este uso de símbolos persigue, ante todo, claridad y sencillez. En principio, su uso nos debe ayudar a examinar con más facilidad un discurso y una argumentación. Las proposiciones simples unidas por conectivas forman proposiciones compuestas. Como lo vimos en la unidad anterior, las principales conectivas y sus símbolos, como también ya comentamos, son las siguientes: 1. 2. 3. 4. 5.

“y, pero, además, también” : conjunción “no, no es cierto, no ocurre que”: negación “o”: disyunción “si… entonces”: condicional “si y solo si”: bicondicional

ü – V Ë ↔

IA

Cada una de estas conectivas tiene su propia semántica, es decir, una asignación de valores de verdad para cada variable proposicional, sumada a la asignación usual de significados para los operadores lógicos.

semántica. Viene del griego semantikos que quiere decir aquello que tiene significado. Es la disciplina que estudia el significado, sentido o interpretación de los signos lingüísticos.

E

R

Veremos cómo se verifica esto en cada una de ellas; pero antes de empezar, es importante que sepas cómo realizar una tabla de verdad ya que la necesitarás para verificar las proposiciones.

Glosario

M

A

T

A continuación veremos paso a paso cómo se hace una tabla de verdad, para que puedas entender mejor su estructura y las ventajas que tiene usarla.

1. Primero escribe todas las posibles combinaciones de valores de verdad para las proposiciones. Si se trata de dos, serán cuatro combinaciones. Obviamente, si la proposición compuesta incluye más de dos premisas, serán más las combinaciones: pq

püq

V

V

V

F

F

V

F

F

115

Para saber más Las tablas de verdad son una herramienta que ayudan a evaluar la ­veracidad o falsedad de una proposición y la validez de sus enunciados. Charles Sanders Peirce fue quien ­desarrolló la idea de las tablas de verdad en 1880 pero fue Ludwig Wittgenstein quien introdujo el formato que todavía se utiliza hoy en día.


Comprender argumentaciones

q

p

V

V

V

V

F

V

F

V

F

V

F

F

F

F

ü

q

V F

© LD S an E ti PR lla O na M O C

p

N

2. Una vez que tienes los valores de verdad, debes de establecer el sentido de una conectiva, para definir el valor de verdad de la conexión de las proposiciones involucradas. Debes tener en cuenta, que no se está evaluando el valor de verdad de cada proposición por separada, sino el de su conexión. Escribe el valor de verdad de cada proposición involucrada en la proposición compuesta. Por ejemplo:

3. Si hubiera una proposición negativa, se tiene que añadir una columna más para poner su valor de verdad: p

q

–p

V

V

FV

V

V

F

FV

F

F

V

VF

V

F

F

VF

F

ü

q

M

A

T

E

R

IA

4. Se debe de asignar el valor de verdad a la conectiva en función del sentido que se haya establecido. Por ejemplo: p

q

p

V

V

VV

V

V

F

VV

F

F

V

FF

V

F

F

FF

F

ü

q

5. O bien, si hay una negación, sería: p

q

–p

V

V

FV

FV

V

F

FV

FF

F

V

VF

VV

F

F

VF

FF

ü

q

6. En caso de que alguna proposición compuesta esté entre paréntesis o corchetes, se toma como conectiva principal la que está fuera de ellos. Por ejemplo, veamos la siguiente proposición: (püq) V r En este caso, la conectiva principal sería la disyunción (V) y lo que se compararía para obtener su valor de verdad es “r” y el resultado de la conjunción de “p” y “q”. 116


Expertos en argumentación

La semántica de la conjunción

Espacio TIC

V

V

V

V

F

F

F

V

F

F

F

F

En las primeras dos columnas, en azul, encontrarás todas las combinaciones posibles. En la tercera, marcada con rojo, encontrarás el valor de verdad correspondiente a cada combinación. De esta forma representamos el hecho de que solo tiene sentido unir proposiciones verdaderas en conjunción. Cuando se cumple esa condición, decimos que la conjunción de p­roposiciones es válida. De lo contrario, tendríamos casos como los siguientes: – “México está en América y Perú está en Europa” – “Perú está en Europa y Japón está en Asia” – “China está en África y Argelia está en Europa”

José Ortega y Gasset publicó su ensayo Verdad y perspectiva en el diario colombiano El Espectador, en 1916.

IA

Como puedes ver no tiene sentido utilizar estas proposiciones compuestas, pues violentan la naturaleza de lo que se espera de una conjunción de premisas. De ahí la importancia de establecer la semántica de las conectivas.

E

a) pü –q

b) –pü–q

c) (püq)ü –r

T

2. Simboliza los siguientes textos.

M

A

a) Guadalajara es la capital del estado de Jalisco y Monterrey es la capital del estado de Nuevo León.



b) “Política se hace en las academias y en las escuelas, en el libro de versos y en el libro de historia, en el gesto rígido del hombre moral y en el gesto frívolo del libertino, en el salón de las damas y en la celda del monje.” (José Ortega y Gasset, Verdad y perspectiva.)  3. Construye la tabla de verdad de la simbolización de estos textos en tu cuaderno. Guarda una copia de tus tablas en tu portafolio de evidencias. 117

Para argumentar

R

1. Realiza en tu cuaderno la tabla de verdad de las siguientes conjunciones:

Wikimedia.org

püq

q

© LD S an E ti PR lla O na M O C

p

En el enlace 11, encontrarás un sitio de Internet donde puedes generar tus propias tablas de verdad a partir de un programa diseñado por el profesor Greg Restall de la Universidad de Melbourne, Australia. El sitio y todas las instrucciones están en español.

N

En la unidad anterior, dijimos que utilizamos la conectiva “y” en el lenguaje natural para indicar que las dos proposiciones son al mismo tiempo verdaderas. Por ello, su tabla de verdad sería así:


Comprender argumentaciones

La semántica de la disyunción

N

La segunda conectiva que vimos fue la letra “o”. Recordemos que a la proposición compuesta que se forma a partir de ella, se llama disyunción y se utiliza el siguiente símbolo para representarla: “V”.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Thinkstock/ iStockphoto

En este caso, el sentido de la conectiva es señalar que al menos una de las dos proposiciones enlazadas es verdadera. Como, por ejemplo, cuando decimos “La Luna es un satélite o la Luna es un planeta”. Ya sabemos que esto se simbolizaría así: p V q

Un enunciado disyuntivo es verdadero si al menos uno de sus disyuntos es verdadero. Por ejemplo al afirmar que la Luna es un satélite o un planeta.

M

A

T

E

R

IA

A diferencia de la conjunción, en la disyunción basta con que una de las proposiciones sea verdadera para que esté bien usada. Por ello, su tabla de verdad sería la siguiente. p

q

p

V

q

V

V

V

V

V

V

F

V

V

F

F

V

F

V

V

F

F

F

F

F

En el último caso, la conectiva no está bien usada porque ambas proposiciones son falsas. De ahí que el símbolo “V” sea falso. O bien, si hay una negación, sería: p

q

–p

V

q

V

V

FV

V

V

V

F

FV

F

F

F

V

VF

V

V

F

F

VF

V

F

En el lenguaje natural tiene sentido decir “Los niños deben estudiar o los niños deben jugar”, pero sería absurdo decir “los niños no deben estudiar o los niños no deben jugar”. La segunda proposición compuesta no está construida de acuerdo con el sentido que queremos expresar al utilizar disyunciones. De ahí, la tabla de verdad correspondiente. 118


Expertos en argumentación

b) (püq) V p

c) –p V (qür)

2. Simboliza los siguientes textos.



© LD S an E ti PR lla O na M O C

a) Los bancos son instituciones de crédito o los bancos son hechos por los carpinteros.

N

a) p V –q

Para argumentar

1. Realiza en tu cuaderno la tabla de verdad de las siguientes conjunciones:

b) “…he deseado muchas veces tener el pensamiento tan rápido o la imaginación tan clara y distinta, o la memoria tan amplia y presente como algunos otros.” (René Descartes, Discurso del método.)



3. Construye la tabla de verdad de la simbolización de estos textos en tu cuaderno.

4. Revisen con el docente las tablas de verdad para corroborar que están desarrolladas de manera correcta. 5. Guarda una copia de tus tablas en tu portafolio de evidencias. La semántica del condicional

E

R

En este caso, el símbolo que se utiliza es “Ë”. De esta forma, la proposición “si estudio para el examen, entonces aprobaré la materia”, se podría simbolizar de la siguiente forma:

T

pËq

M

A

Así pues, dijimos que a la primera parte del condicional, lo llamamos antecedente y a la segunda consecuente. Se utiliza para expresar que si se da lo primero, se debe o se debería dar lo segundo. Es decir, que si el antecedente es verdadero, el consecuente también. En este caso, la tabla de verdad es la siguiente: p

q

p

Ë

q

V

V

V

V

V

V

F

V

F

F

F

V

F

V

V

F

F

F

V

F

119

René Descartes publicó en 1637 el libro Discurso del método para conducir bien la propia razón y buscar la verdad en las ciencias, más conocido como Discurso del método.

Thinkstock/Hemera

IA

Otra conectiva que revisamos en la unidad anterior es el “condicional”, que se expresa con los términos “si… entonces…”. Después del “si” se establece la condición para que se dé lo que decimos después del “entonces”. Por ejemplo, cuando decimos “si estudio para el examen, entonces aprobaré la materia”.


Comprender argumentaciones

N

Como puedes advertir, solo hay un caso en el que el condicional es inválido, esto es, cuando tenemos un antecedente verdadero y un consecuente falso. Si decimos “si la Tierra es un planeta, entonces la Tierra es cuadrada”, el condicional es inválido, pues no se puede deducir una proposición falsa como la que aparece en el consecuente, a partir de una proposición verdadera como la que se encuentra en el antecedente.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Para argumentar

También nota, que si las dos proposiciones son falsas, el condicional es válido, lo cual es perfectamente acorde con nuestro uso de los condicionales. Por ejemplo, podemos decir que “si los caballos fueran aves, entonces los caballos tendrían alas”. Tanto el antecedente como el consecuente son falsos y su conexión tiene sentido en un condicional, en la medida que expresa una situación hipotética, que el antecedente fuera el caso.

1. Realiza en tu cuaderno la tabla de verdad de las siguientes conjunciones: a) p Ë –q

b) –p Ë (qür)

c) p Ë (–q V r)

2. Simboliza los siguientes textos.

a) Si no tomas agua, entonces te deshidratarás.



b) “Si no rechazas sino lo que no corresponde a tu verdadero bien, y que ­depende solo de ti, entonces nunca caerás en lo que no deseas. En cambio si te empeñas en huir de lo que temes, como la muerte, la enfermedad, la pobreza, serás miserable” (Epicteto, Manual.) 

IA

M

A

T

E

R

3. Construye la tabla de verdad de la simbolización de estos textos en tu cuaderno.

4. Guarda una copia de tus tablas en tu portafolio de evidencias.

La semántica del bicondicional La cuarta conectiva que revisamos en la unidad anterior es el bicondicional, expresado con la fórmula “si y solo si”, la cual se representa con el siguiente símbolo “↔”. Una proposición compuesta a partir de esta conectiva, sería entonces: p↔q Dijimos que cuando dos proposiciones son unidas por esta conectiva, lo que se quiere expresar es que ambas proposiciones tienen el mismo valor de verdad, es decir, que las dos son verdaderas o las dos falsas. En ambos casos, el uso de esta conectiva es legítimo. 120


Expertos en argumentación

q

p

q

V

V

V

V

V

V

F

V

F

F

V

F

F

V

F

F

V

F

F F

© LD S an E ti PR lla O na M O C

p

Las tablas de verdad también se utilizan en matemáticas. Pregúntale a tu profesor de Álgebra cómo es que se emplean en la lógica matemática y cuál es su utilidad.

N

Por tanto, la tabla de verdad del bicondicional, quedaría de la siguiente forma:

Conexiones

Por ejemplo, cuando decimos “México ganará el campeonato mundial de fútbol, si y solo si México gana el juego final del campeonato”, o bien al decir “los hombres son ovíparos, si y solo si los hombres ­nacen de un huevo.”

En este caso, como puedes ver, solo es válido el caso en el que las dos proposiciones son verdaderas o las dos son falsas, pues ese es el sentido de la conectiva.

a) –p ↔ –q

b) p ↔ (q V –r)

c) –p ↔ (q • r)

2. Simboliza los siguientes textos.

a) Los países tienen gobiernos democráticos, si y solo si los ciudadanos eligen a sus propios gobernantes. 

IA

b) “Dos hombres son de la misma nación, si y solo si se reconocen como pertenecientes a la misma nación.” (Ernest Gellner, Naciones y nacionalismo.)

R



E

T

3. Construye la tabla de verdad de la simbolización de estos textos en tu cuaderno.

M

A

4. Revisen con el profesor las tablas de verdad para corroborar que están desarrolladas de manera correcta. De no ser así, corríjanlas en su cuaderno. 5. Guarda una copia de tus tablas en tu portafolio de evidencias.

Un enunciado complejo cuenta con dos o más conectivos y uno de ellos es el principal. Para determinar el valor de verdad de estos enunciados es necesario construir una tabla de verdad. Recuerda que para construir tablas de verdad, es necesario que sigas los pasos y que pongas atención en los símbolos de las conectivas lógicas (conjunción, disyunción, condicional y bicondicional). 121

Para argumentar

1. Realiza en tu cuaderno la tabla de verdad de las siguientes conjunciones:


Comprender argumentaciones

Logros

N

1. Para cada una de las simbolizaciones que se presentan escribe el tipo de contenido y da un ejemplo de alguna proposición que cumpla con los requisitos que se piden:

a) (p ü q) V p (donde p sea verdadera y q falsa) 

© LD S an E ti PR lla O na M O C

b) –p V q (donde p sea falso) 

c) p ü –q (donde q sea verdadero) 

d) –p V (q ü r) (donde p y q son falsas) 

e) –p Ë (q ü r) (donde q es verdadera y p falsa)  f) –p Ë –q (donde p es verdadera) 

IA

g) p ↔ –q (donde p sea verdadera y q falsa) 

2. Completa las siguientes tablas de verdad. q

M

A

T

E

R

h) –p ↔ (q V r) (donde p sea falsa) 

p

(p

V

q)

–p

–q

(–p

Ë

q)

–p

q

(–p

ü

q)

p

–q

(p

–q)

122


Expertos en argumentación

–q

–p

(–q

ü

p

–p)

q

(p

q)

N

Producto final

– – – – –

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Para elaborar tu manual necesitas comprender cómo se construyen las tablas de verdad y diseñar una manera de explicar de manera clara y concreta cómo usar estos criterios para evaluar emisiones constatativas. Tu manual debe considerar las siguientes secciones: Objetivo Introducción Procedimiento Ejemplos Ejercicios para practicar

El manual debe hacer explícito a quién está dirigido. Tú puedes elegir la audiencia de tu propio manual, solo recuerda que el lenguaje, los ejemplos y ejercicios que utilices deben de ir de acuerdo con esta audiencia. Una parte esencial de un manual es explicar paso por paso y de manera clara las instrucciones a seguir, en este caso para desarrollar una tabla de verdad.

Incluye ejemplos que aclaren los procedimientos y elabora algunos ejercicios que ayuden a practicar lo aprendido.

R

IA

Una vez elaborado los manuales trabajen en parejas e intercámbienlos, con la finalidad de que su compañero pueda evaluar su trabajo. Cada uno de ustedes tendrá que resolver el manual de su compañero, al leer y contestar todos los ejercicios. Al terminar completen la ­siguiente evaluación del trabajo de su compañero:

T

E

Selecciona la respuesta que mejor corresponda al manual de tu compañero, “1” representa el puntaje más bajo y “5” el más alto:

M

A

1

El manual cumple con las secciones que se indicaron. El contenido del manual es adecuado. Las explicaciones del manual son convincentes. Los ejemplos que se dan en el manual son claros. Los ejercicios del manual ayudan a practicar lo aprendido. En general el manual está bien planeado y realizado.

123

2

3

4

5


El diálogo y la argumentación

3.3

N

PARA EMPEZAR Al estudiar este tema, desarrollarás las siguientes competencias disciplinares:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

ŠŠ Identificar los supuestos de los argumentos con los que se le trata de convencer y analizar la confiabilidad de las fuentes de una manera crítica y justificada. ŠŠ Defender con razones coherentes tus juicios sobre aspectos de tu entorno. ŠŠ Construir, evaluar y mejorar distintos tipos de argumentos, sobre tu vida cotidiana, de acuerdo con los principios lógicos. Para ello realizarás actividades con las que:

ŠŠ Distinguirás los diferentes tipos de verdad en un argumento. ŠŠ Ejemplificarás las diferentes leyes de implicación. ŠŠ Formularás criterios para evaluar supuestos.

Los productos que obtendrás para demostrar que lograste las competencias y enriqueciste tus saberes acerca de la unidad serán: ŠŠ Identificar tautologías en un argumento. ŠŠ Una traducción a lenguaje material argumentos formales que sigan las leyes de implicación. Como producto final de esta secuencia didáctica realizarás un análisis de escenarios, en el que pondrás en práctica el uso de respaldos y garantías para tus argumentos, así como las diferentes leyes de implicación que hay.

IA

Reactivación

M

A

T

E

R

1. Considera todo lo que has aprendido hasta el momento y contesta las siguientes preguntas: a) ¿Qué significa pensar de manera correcta?   b) ¿En qué consiste un argumento ilógico?   c) ¿Cómo puedes asegurar que un argumento es verdadero?   2. Al terminar de estudiar la secuencia didáctica, regresa y revisa tus respuestas.

124


El diálogo y la argumentación

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Dijimos antes que toda proposición es verdadera o falsa. Sin embargo, es preciso aclarar que la verdad puede ser de dos tipos: formal o material. Al hablar de una verdad material, nos referimos a la noción que solemos tener sobre la verdad, es decir, la adecuación del intelecto con la realidad. Se trata de una verdad que se constata o prueba con la presentación de una evidencia o con una referencia a los hechos. La proposición “México tiene playas” es verdadera, en sentido material, porque podemos verificar en los hechos que este es el caso.

tautología. Repetición innecesaria de una misma idea expresada de diferentes formas. En lógica, se usa para designar a los enunciados que siempre resultan verdaderos; toda tautología es equivalente a otras.

N

Hemos dicho que la lógica es el arte de razonar correctamente. Por este motivo, estudiamos qué es un argumento, cuáles son sus partes y cuántas clases existen. También hemos revisado, sobre todo en esta última unidad, las nociones básicas de la lógica proposicional y simbólica para construir y analizar argumentos válidos desde el punto de vista formal. Conviene, por tanto, detenernos un momento en la aclaración de un punto que es fundamental para los temas que estudiaremos en seguida.

Glosario

Verdades materiales y verdades formales

Por otra parte, cuando hablamos de verdad formal, nos referimos a una verdad que depende de su forma lógica, es decir, no depende de la realidad. De lo que sí depende es del modo en el que se relacionan las proposiciones entre sí, al margen del contenido de las proposiciones involucradas. Por ejemplo, una verdad formal podría ser la siguiente: p V F

(p ü –p)

V

VF

FV

V

VF

VF

M

A

p

p

ü

–p

V

V

F

FV

F

F

F

VF

LOGBACHLA-56-P125

Para saber más El matemático y filósofo Alfred Tarski se preguntó si era posible presentar una definición satisfactoria que sea materialmente adecuada y formalmente correcta del término verdadero. Su propuesta la plasmó en el libro La concepción semántica de la verdad en 1944. 125

Alfred Tarski fue un gran lógico que buscaba conciliar la verdad material y formal en sus definiciones.

Thinkstock/ iStockphoto

T

E

R

IA

No importa cuál sea el contenido de las premisas involucradas. Cualquiera que este sea, nos enfrentamos al caso de una construcción lógica que podemos denominar verdadera. Cuando todos los valores de verdad resultantes son verdaderos decimos que estamos frente a una tautología. Si algunos valores resultantes son tanto verdaderos como falsos, decimos que es una verdad contingente. En cambio, cuando estamos frente a un resultado en el que todos los valores ­arrojados por la tabla de verdad son falsos, decimos que estamos frente a una contradicción, como por ejemplo:


1. Escribe en tu cuaderno dos argumentos que resulten en tautología y dos que sean verdades contingentes. Desarrolla sus respectivas tablas de verdad.

N

2. Guarda tus argumentos y tablas de verdad en el portafolio de evidencias.

Garantía y respaldo para nuestras emisiones

Para reforzar

Comprender argumentaciones

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Shutterstock/ RTimages

La construcción de verdades formales o, dicho en otros términos, la formulación de argumentos que sean válidos desde el punto de vista formal, implica que derivemos en forma correcta una conclusión de las premisas. En la primera unidad, vimos que un argumento se compone por necesidad de estos elementos. Así, podemos tener un argumento como el siguiente, que desde el punto de vista formal es válido, al margen de que también lo es en lo material: 1. Si hoy llueve, entonces el patio esta mojado. 2. Hoy llueve. Por tanto,

3. El patio está mojado.

Cuando los argumentos están bien construidos, decimos que son válidos. Es decir, que tenemos una garantía y un respaldo para lo que decimos. De lo contrario se trata de argumentos inválidos.

1. Escribe en tu cuaderno tres argumentos que sean válidos formal y materialmente. Primero redáctalos de forma material. Al terminar, haz las tablas de verdad que corroboren que también son válidos de manera formal.

IA

Para reforzar

Para que nuestros argumentos tengan garantía deben de estar bien construidos.

A

T

E

R

2. Guarda tus tablas en el portafolio de unidad.

Una manera de saber si nuestros argumentos son válidos o no, es reducirlo a ciertas formas básicas, conocidas también como leyes de implicación. Dichas leyes recogen fórmulas son siempre verdaderas desde el punto de vista formal, por la relación que guardan las proposiciones entre sí. Veamos a continuación algunas de ellas.

M

Leyes de implicación Modus ponendo ponens (m. p. p.)

Glosario Implicación: Acción y efecto de contener, llevar en sí, significar.

La primera ley de implicación es el modus ponendo ponens. El nombre está en latín y significa “el modo que poniendo pone”. Esto se refiere a que si tenemos un condicional y ponemos el antecedente, también podemos poner el consecuente. Siempre que tengamos, como premisas, un condicional y el antecedente del mismo, esta ley nos permite inferir como conclusión el consecuente del condicional. Es decir. 126


El diálogo y la argumentación

1. p Ë q 2. p Por tanto, 3. q (por m. p. p. de 1 y 2).

© LD S an E ti PR lla O na M O C

1. Si Buenos Aires es la capital de Argentina, entonces Buenos Aires es una ciudad latinoamericana. 2. Buenos Aires es la capital de Argentina. Por tanto, 3. Buenos Aires es una ciudad latinoamericana (por m. p. p. de 1 y 2).

N

Podríamos verlo también con contenido:

1. Escribe en tu cuaderno tres argumentos que sigan el modus ponendo ponens. Incluye su simbolización. 2. Guarda una copia de tus argumentos en el portafolio de evidencias.

Modus tollendo tollens ( m. t. t.)

IA

La ley del modus tollendo tollens es aquella que “quitando quita”. A diferencia del m. p. p. en este caso tenemos que gracias a esta ley podemos obtener como conclusión la negación de un antecedente, a partir de que tengamos como premisas un condicional y la negación del consecuente. Es decir:

E

R

1. p Ë q 2. –q Por tanto, 3. –p (por m. t. t. de 1 y 2).

T

Un ejemplo de la aplicación de esta ley, podría ser el siguiente:

M

A

1. Si México fuera una monarquía, entonces México tendría un rey. 2. México no tiene un rey. Por tanto, 3. México no es una monarquía (por m. t. t. de 1 y 2). En este caso, si aparece una proposición negativa en el condicional, debemos cerciorarnos de que hagamos la inferencia correcta o utilicemos las premisas adecuadas. Por ejemplo si el antecedente del condicional es negativo, el m. t. t. quedaría así: 1. –p Ë q 2. –q Por tanto, 3. –p 127

Para reforzar

En este caso el respaldo y garantía de nuestra conclusión son, por una parte, las premisas (un condicional y una proposición simple), y por otra, una ley de implicación.


Comprender argumentaciones

En cambio, si el consecuente es negativo, quedaría así:

N

1. Escribe en tu cuaderno tres argumentos que sigan el modus tollendo tollens. Incluye su simbolización. 2. Guarda una copia de tu trabajo en el portafolio de evidencias.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Para reforzar

1. p Ë –q 2. –q Por tanto, 3. –p

Modus tollendo ponens (m. t. p.)

El modus tollendo ponens es la ley que quitando, pone. Sin embargo, en este caso no está involucrado un condicional y una disyunción. Es decir, que negando uno de los disyuntos, podemos afirmar el otro. Esto es:

1. p V q 2. –p Por tanto, 3. q (por m. t. p. de 1 y 2).

T

E

R

IA

O bien:

1. p V q 2. –q Por tanto, 3. p (por m. t. p. de 1 y 2)

Podríamos decir, por ejemplo:

1. Los hombres son libres o son esclavos por naturaleza. 2. Los hombres no son esclavos por naturaleza. Por tanto, 3. Los hombres son libres (por m. t. p. de 1 y 2).

Para reforzar

M

A

Al igual que en los casos anteriores, debemos cerciorarnos de que si hay una proposición negativa en la disyunción, esto se debe respetar para la inferencia.

1. Escribe en tu cuaderno tres argumentos que sigan el modus tollendo ponens. Incluye su simbolización. 2. Guarda una copia de tu trabajo en el portafolio de evidencias.

128


El diálogo y la argumentación 

Ley del silogismo hipotético (s. h.)

N

La ley del silogismo hipotético se aplica cuando tenemos dos proposiciones condicionales, de las cuales el consecuente de la primera es el antecedente de la segunda. De esta forma, se obtiene como conclusión un condicional que tendría como antecedente el mismo antecedente que el del primer condicional y como consecuente el mismo consecuente del segundo condicional. Es decir:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

pËq qËr Por tanto, p Ë r (por s. h. de 1 y 2).

Un ejemplo, podría ser el siguiente:

1. Escribe en tu cuaderno tres argumentos que sigan la ley de silogismo hipotético. Incluye su simbolización. 2. Guarda una copia de tu trabajo en el portafolio de evidencias.

IA

Ley de la simplificación (simpl.)

E

R

De acuerdo con la ley de simplificación, siempre que tengamos como premisa una conjunción, podemos inferir como conclusión una de las proposiciones que figuran en ella. Esto es:

M

A

T

püq Por tanto, p (por simpl. de 1). O bien: püq Por tanto, q (por simpl. de 1)

Un ejemplo de ello sería: 1. La tierra es un planeta y la luna es un satélite. Por tanto, 2. La tierra es un planeta (por simpl. de 1).

129

Para reforzar

Si los hombres son libres, entonces los hombres son responsables de sus actos. Si los hombres son responsables de sus actos, los hombres pueden recibir castigo por sus malas acciones. Por tanto, Si los hombres son libres, los hombres pueden recibir castigo por sus malas acciones (por s. h. de 1 y 2).


Escribe en tu cuaderno tres argumentos que sigan la ley de la simplificación. Incluye su simbolización. Guarda una copia de tu trabajo en el portafolio de evidencias.

N

Ley de conjunción (conj.)

La ley de la conjunción señala que si tenemos como premisas dos proposiciones de cualquier tipo, puede inferirse como conclusión la conjunción de tales proposiciones. Por ejemplo:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

1. p 2. q Por tanto, 3. p ü q (por conj. de 1 y 2)

Para reforzar

Comprender argumentaciones

Un ejemplo sería:

Escribe en tu cuaderno tres argumentos que sigan la ley de conjunción. Incluye su simbolización. Guarda una copia de tu trabajo en el portafolio de evidencias.

Ley de adición (ad.)

A

T

E

R

IA

Para reforzar

1. Los gatos son animales domésticos. 2. Los leones son animales salvajes. Por tanto, 3. Los gatos son animales domésticos y los leones son animales salvajes (por conj. de 1 y 2).

La ley de adición consiste en que dada una proposición cualquiera como premisa, se puede inferir como conclusión una disyunción en la que uno de los elementos de la misma sea la proposición que teníamos como premisa y la otra puede ser cualquier proposición. Es decir:

1. p Por tanto, 2. p V q (por ad. de 1)

Para reforzar

M

Un ejemplo sería. 1. El agua es un recurso natural. Por tanto, 2. El agua es un recurso natural o el agua es producto de la tecnología (por ad. de 1).

Escribe en tu cuaderno tres argumentos que sigan la ley de conjunción. Incluye su simbolización. Guarda una copia de tu trabajo en el portafolio de evidencias.

130


El diálogo y la argumentación 

Logros 1. Formaliza los siguientes argumentos e indica cuál es la ley de implicación utilizada para inferir la conclusión.

2.

Por tanto, 3.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

1. Ley de implicación:

N

a) Si los caballos son cuadrúpedos, entonces los caballos no pueden caminar erguidos. Los caballos son cuadrúpedos. Por tanto, los caballos no pueden caminar erguidos.

b) Los aviones utilizan combustible. Los autos utilizan combustible. Por tanto, los aviones utilizan combustible y los autos utilizan combustible. 1.

2.

Por tanto, 3.

Ley de implicación:

c) Las computadoras son herramientas tecnológicas o las computadoras son herramientas naturales. Las computadoras no son herramientas naturales. Por tanto las computadoras son herramientas tecnológicas. 1. Ley de implicación:

2.

Por tanto, 3.

d) Si comen mal, padecerás desnutrición. No tienes desnutrición. Por lo tanto, no comes mal. 2.

Por tanto, 3.

IA

1. Ley de implicación:

2. Comparte tus respuestas con tus compañeros.

E

R

Producto final

T

Como proyecto final realizarás un análisis de escenarios en el que pongas en práctica todas las leyes de implicación que aprendiste, debes de seguir las siguientes indicaciones.

M

A

– Elige dos temas para diseñar tus escenarios a partir de las siguientes opciones: ŠŠConvencer a tus papás de irte de viaje con tus amigos. ŠŠDefender a un amigo que está siendo falsamente acusado. ŠŠPersuadir a alguien que te gusta de ir al cine contigo.

– Para cada uno de los escenarios enlista varias razones convincentes para lograr el propósito establecido. Debes utilizar argumentos que ejemplifiquen las leyes de implicación (modus ponendo ­ponens, modus tollendo tollens, modus tollendo ponens, ley del silogismo hipotético, ley de la simplificación, ley de conjunción, ley de adición). – Redacta un escenario posible para cada una de las situaciones, en el que incluyas los posibles diálogos y argumentos. Incorpora las razones que enlistaste antes y considera las respuestas que la otra persona puede darte. 131


Dialogar para comunicar

3.4

N

PARA EMPEZAR Al estudiar este tema, desarrollarás las siguientes competencias disciplinares:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

ŠŠ Sustentar una postura personal sobre temas de interés y relevancia general, considerando otros puntos de vista de manera crítica y reflexiva. ŠŠ Construir, evaluar y mejorar distintos tipos de argumentos, sobre tu vida cotidiana, de acuerdo con los principios lógicos. ŠŠ Evaluar la solidez de la evidencia para llegar a una conclusión argumentativa a través del diálogo. Para ello realizarás actividades con las que:

ŠŠ Evaluarás ciertos argumentos de acuerdo con su veracidad lógica y material. ŠŠ Identificarás las diferentes partes de un diálogo y el papel de lógica en estas. ŠŠ Desarrollarás una actitud crítica ante tus propios argumentos y los de los demás. Los productos que obtendrás para demostrar que lograste las competencias y enriqueciste tus saberes acerca de la unidad serán: ŠŠ Redactar argumentos para alcanzar una conclusión particular que tenga respaldos suficientes. ŠŠ Un diálogo en el que incluyas las diez partes de una discusión. ŠŠ Un argumento en el que expreses de manera material cada una de las leyes de equivalencia. ŠŠ Demostrar preposiciones a partir de las leyes de implicación.

M

A

T

E

R

IA

Como producto final de esta secuencia didáctica realizarás un diagrama de flujo en el que pondrás en práctica las reglas y recursos para presentar de manera clara y comunicable tus argumentos.

Reactivación

1. Reflexiona y contesta las siguientes preguntas: a) ¿Qué es un diálogo?   b) ¿Cuáles son las condiciones esenciales para que exista un diálogo?   c) ¿Cómo puedes saber cuando un diálogo es exitoso?  

132


© LD S an E ti PR lla O na M O C

De esta forma, la orientación compartida hacia la verdad constituye una condición imprescindible para la existencia del diálogo genuino y una interacción argumentativa realmente valiosa para las dos partes. Cuando ella no está presente, nos enfrentamos al caso de un juego de suma cero entre dos posiciones enfrentadas, cada uno de las cuales defiende a toda costa una posición asumida de antemano.

N

En la primera unidad vimos que un elemento necesario para cualquier tipo de interacción argumentativa es la existencia de un acuerdo básico de inicio. Siguiendo a Platón, enfatizamos la importancia que tiene el entender el diálogo como una actividad desinteresada entre personas que buscan entender o comprender algo juntos y no solo como una polémica en la que las partes buscan demostrar quién tiene la razón.

La orientación a la verdad

Shutterstock/ Helder Almeida

Dialogar para comunicar

La base de cualquier diálogo es el interés de las personas por comprender su entorno.

En cambio, si nos enfrentamos a un diálogo genuino a partir de esa previa orientación compartida hacia la verdad, tenemos un juego de suma positiva, en el cual todos ganan en la misma medida que logren un consenso sobre el tema en cuestión.

R

IA

Por lo anterior, la comunicación efectiva implica, de entrada, querer hacerlo realmente y para ello no solo hace falta dominar el arte de hablar de manera correcta, sino también el de escuchar con atención. De nada serviría que una persona utilice los métodos más refinados de comunicación, si la otra no quiere escuchar. Actitudes como la arrogancia, la necedad o la soberbia inhiben cualquier práctica argumentativa, por más hábiles que sean las partes en el arte de argumentar. La actitud de apertura básica es fundamental para que las interacciones argumentativas funcionen de forma adecuada.

M

A

T

E

Además de esta orientación compartida hacia la verdad, hay otras condiciones que conviene tomar en cuenta para garantizar la comunicación dentro de un diálogo. A continuación veremos algunas de ellas y también algunos de los métodos más propicios para ello.

El talante del interlocutor Un diálogo siempre es un intercambio con alguien, nunca puede ser por completo impersonal. De ahí la importancia de fijar la atención en las características del interlocutor para lograr su atención y entendimiento. Esto implica considerar no pocos elementos. Es importante, tomar en cuenta factores tan simples como la edad del interlocutor o tan complejos como su idiosincrasia. En efecto, no es lo mismo dialogar con una persona joven que con una experimentada. O no es lo mismo argumentar con alguien menor o mayor que nosotros, cualquiera que sea nuestra edad. 133

Espacio TIC El diálogo a través de redes sociales y nuevos medios de comunicación no siempre es fácil. En el enlace 12 puedes encontrar algunas reglas que ­pueden facilitar la comunicación en los medios digitales. ¿En qué consiste la actitud de apertura para la comunicación? En el ­enlace  13 podrás encontrar más información y ejemplos al respecto.


1. ¿Cómo le comunicarías a las siguientes personas la noticia de que uno de sus familiares ha muerto?

N

A tu prima de 6 años

Para reforzar

Comprender argumentaciones

© LD S an E ti PR lla O na M O C

A tu mejor amigo

A tu mamá

A tu vecino

Shutterstock/ alessandro0770

2. Revisa tus respuestas con tus compañeros para comparar de qué manera cada quien comunicaría la noticia.

M

A

T

E

R

IA

El tipo de argumentos utilizados y la manera de presentarlos es distinta en cada caso, de ahí que sea un elemento a considerar de inicio.

Cicerón (106 a.C.-43 a.C.) es considerado uno de los más grandes exponentes de la oratoria y la retórica clásica.

La edad, desde luego, no es el único, ni el más definitivo de los elementos. La idiosincrasia de nuestro interlocutor es otro factor muy importante, pues “todo se recibe al modo del recipiente”. Si bien la edad marca una pauta en la manera en la que entendemos las cosas, no es lo mismo haber crecido en un continente o en otro, en una cultura o en otra. El tipo de argumentos que suelen ser bien recibidos en México, no por fuerza lo serán en otras culturas. Entendemos la idiosincrasia como el rasgo distintivo y propio de un individuo o de una colectividad. Estas características pueden ser hereditarias o adquiridas. El carácter de quien escucha es otro elemento muy importante a considerar. Además de una idiosincrasia determinada, cada persona forja un carácter que también va a mediar nuestra percepción de la realidad. Si una persona es temeraria, no se le pueden dirigir los mismos argumentos que se le presentarían a una persona tímida para llevar a cabo una acción. Tomar en cuenta el carácter de nuestro interlocutor, se vuelve así fundamental. Lo anterior se aplica tanto para individuos como para grupos. Sin duda alguna, en este último caso hay que ver si el grupo al que nos enfrentamos es homogéneo o no, lo cual también debe tomarse en cuenta para la estrategia que se va a seguir. Por ello, siempre se deben ensayar diversas formas de presentar un argumento hasta encontrar la más natural, concisa y clara para cada caso. 134


Shutterstock/ wavebreakmedia

Dialogar para comunicar

Las partes de una discusión

© LD S an E ti PR lla O na M O C

1. Presentar el problema que da origen a la argumentación: plantear nuestra exposición como respuesta de un problema que sea de interés para nuestro(s) interlocutor(es) es una garantía para mantener su atención en nuestro discurso.

N

Una vez que hemos puesto atención en el talante de nuestro interlocutor, tenemos que construir nuestra presentación de la mejor manera posible. Algunas de las partes que conviene incluir en dicha exposición podrían ser las siguientes:

2. Presentar la conclusión y lo que expondrá para sostenerla: una vez expuesto el problema, conviene presentar la conclusión y el itinerario a seguir para facilitar el seguimiento de nuestro discurso por parte del interlocutor.

3. Presentar los datos que tiene para formular la conclusión (dar solución al problema): si contamos con datos duros para construir nuestro argumento, conviene exponerlos para mostrar los elementos a partir de los cuales construiremos nuestro discurso. 4. Mostrar sus razones nucleares y subsidiarias: la consignación de nuestros argumentos principales y los que sirven para reforzarlos constituyen el núcleo de nuestra exposición. 5. Solucionar las dudas que podrían presentarse: una vez que has expuesto las partes más importantes de tu argumentación, conviene aclarar las dudas que puedan surgir a partir de la propia exposición.

R

IA

6. Responder a las objeciones que podrían hacérsele: además de atender las dudas, conviene hacerse cargo de las objeciones que podrían surgir en contra de nuestra postura.

T

E

7. Presentar argumentos en contra de argumentos que sean contrarios a su postura: además de responder a las objeciones que se nos hagan, conviene añadir argumentos en contra de las posturas que se presentan como opuestas a la nuestra.

M

A

8. Recuperar lo que fue exponiendo en el texto: recapitular es muy importante para que nuestro interlocutor o el público no pierdan el hilo de nuestro discurso. 9. Invitar al interlocutor a modificar una creencia, una disposición o a realizar una acción en acuerdo con lo expuesto. Se busca la realimentación para saber qué tan convincentes fuimos. 10. Citar las fuentes empleadas; es muy difícil, por no decir imposible, que todo el tiempo estemos inventando argumentos ­originales que no tengan ningún tipo de precedente en la historia. Por ello, conviene hacer explícitas nuestras fuentes. Eso, sin duda, añadirá también algunos matices a la exposición. 135

Responder a objeciones que el otro nos presenta es parte esencial de la argumentación.


1. Redacta en tu cuaderno un diálogo ficticio entre dos personas a partir de una de las siguientes situaciones:

N

a) Una hombre pide a su jefe que le autorice días de vacaciones. b) Una doctora intenta convencer a su paciente de dejar de fumar. c) Un joven se defiende al ser acusado de robar un examen final.

2. El diálogo debe de incluir cada una de las diez partes de una discusión. Muchas veces estas partes siguen un orden diferente o ciertas se repiten. Es importante que en el margen del diálogo anotes el número del paso utilizado.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Para argumentar

Comprender argumentaciones

3. Una vez terminado, lee de nuevo el diálogo y responde a las siguientes preguntas: a) ¿Los personajes del diálogo llegan a alguna conclusión válida para los dos? ¿Cuál?  

b) ¿Qué hechos se presentaron para fundamentar esa conclusión?  

c) ¿Alguno de los personajes modificó su postura personal? ¿Cómo?  

M

A

T

E

R

IA

4. Guarda tu diálogo en el portafolio de evidencias.

Leyes de equivalencia

Hemos revisado el funcionamiento de las leyes de implicación, las cuales nos permitían inferir como conclusión algunas proposiciones a partir de otras. Sin duda, la observación de esas leyes es crucial para que una exposición y una argumentación sean sólidas. Sin embargo, también hay otras leyes que no son de implicación, pero que se complementan muy bien con ellas. Estas son las leyes de equivalencia, que nos indican que unas proposiciones pueden ser sustituidas por otras ya que tienen la misma tabla de verdad y son equivalentes. De manera que, siempre que así se convenga, se pueden aplicar para transformar una proposición en otra. Las leyes de equivalencia más importantes son: 1. La doble negación: –p 5 p

136


Dialogar para comunicar

2. Ley de conmutatividad (conm.): (p V q) 5 (q V p) (p ü q) 5 (q ü p)

N

3. Ley de asociación (asoc.):

[(p V q) V r] 5 [p V (q V r)] [(p ü q) r] 5 [ p ü (q ü r)]

© LD S an E ti PR lla O na M O C

4. Ley de distributividad (distr.): [ pü (q V r)] 5 [(p ü q) V (p ü r)] [ p V (q ü r)] 5 [(p V q) ü (p V r)]

Con las reglas de equivalencia puedes transformar las proposiciones y así demostrar su validez.

Para saber más

5. Ley de Morgan (De M.):

Las leyes de equivalencia pueden ser aplicadas para transformar proposiciones entre sí, lo cual puede ser fundamental para la demostración de la validez de un argumento general como veremos más adelante. Lo que importa resaltar ahora es que se trata de proposiciones o argumentos que comparten la misma tabla de verdad y que son equivalentes entre sí.

[– (p ü q)] 5 [–p V –q] [– (p V q)] 5 [–p ü –q]

6. Ley de exportación (exp.):

[(p ü q) Ë r] 5 [p Ë (q Ë r)]

7. Ley de contraposición (contr.):

IA

1. Redacta en tu cuaderno un argumento que exprese de manera material cada una de las leyes de equivalencia.

R

2. Formaliza los siguientes textos y muestra alguna de sus proposiciones equivalentes, aplicando alguna de las leyes de equivalencia.

E

a) “Por causa de sí entiendo aquello cuya esencia implica la existencia, o, lo que es lo mismo, aquello cuya naturaleza solo puede concebirse como existente.” (Spinoza Baruch, ET I, d1.) Formalización: 

Equivalencia: 

M

A

T

b) “El equilibrio de la verdad no se resuelve como el de la pirámide que descansa sobre su base; sino como el del trompo que gira sin reposo para no caer, y cae sin remedio en el instante que cesa el movimiento propulsor. (Antonio Caso, El heroísmo filosófico.)

Formalización: 

Equivalencia: 

3. Guarda tu argumento en el portafolio de evidencias.

137

Para argumentar

[(p Ë q)] 5 [(–q Ë –p)]


Comprender argumentaciones

¿Cómo demostrar la validez formal de un argumento?

N

Como hemos visto hasta ahora, la tarea de la lógica es proveer todos los elementos necesarios para llevar a cabo buenas demostraciones. Una forma de saber si estamos frente a un argumento formalmente válido o no es revisar si tiene la forma de una ley de implicación.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

En efecto, cualquier argumento válido desde el punto de vista formal se puede traducir a símbolos y, si es válido, se puede indicar cuál es la ley de implicación por la que fue obtenida la conclusión. Si no se puede establecer su forma lógica y no se ajusta a ninguna de las leyes de  implicación, el argumento es inválido desde el punto de vista formal.

Para reforzar

1. Escribe a continuación tres argumentos inválidos con su simbolización: 1.  2. 

Por tanto, 

Simbolización:   1.  2. 

Por tanto, 

IA

Simbolización:  

2. 

Por tanto, 

Simbolización:  

M

A

T

E

R

1. 

En el caso de que tengamos argumentos en los que se puedan utilizar varias leyes de implicación, nada obsta para que la conclusión de uno sirva de premisa para otro argumento. Por ejemplo: 1. 2. 3. 4.

p•q qËr q (simpl. de 1) r (m. p. p. de 2 y 3)

De esta forma tenemos un argumento que se ajusta a dos leyes de implicación y, por tanto, es válido. 138


a) “Agatha Christie es, según la Unesco, la autora más traducida del planeta.” (Julian Elliot, ¿Dónde está Agatha Christie?)   

N

1. Simboliza los siguientes textos y señala cuáles son las leyes de implicación utilizadas en cada caso.

Para reforzar

Dialogar para comunicar

  

© LD S an E ti PR lla O na M O C

b) “Ha vendido unos 2400 millones de libros, lo que la convierte en la escritora más leída de todos los tiempos (solo Shakespeare ha alcanzado cifras similares).” (Julian Elliot, ¿Dónde está Agatha Christie?)

c) “Falso es, en efecto, decir que lo que es, no es, y que lo que no es, es; verdadero, que lo que es, es, y lo que no es, no es. Por consiguiente, quien diga que algo es o no es, dirá algo verdadero o dirá algo falso. Sin embargo, ni de lo que es ni de lo que no es puede decirse indistintamente que es o que no es” (Aristóteles, Metafísica.)   

IA

2. Compara tus respuestas con tus compañeros.

E

R

En ocasiones, una premisa no tiene la forma correcta que permita aplicar una ley de implicación, pero en esos casos las leyes de equivalencia pueden ser de utilidad. Por ejemplo, veamos los siguientes casos en los que esto sucede:

T

Caso 1:

–(p V q) rËq –p • –q (De M. 1) –q (simp. de 3) –r ( m. t. t. de 2 y 4)

M

A

1. 2. 3. 4. 5.

Caso 2: 1. 2. 3. 4. 5. 6.

pVq (q V p) Ë –r rVs q V p (conm. 1) –r (m. p. p. de 2 y 4) s (m. t. p. de 3 y 5) 139


1. Demuestra la proposición que se indica en cada caso, a partir de las premisas que se señalan en el texto utilizando las leyes de implicación y las leyes de equivalencia. b) Demostrar: s

1. (p • q) Ë r 2. p • s 3. q

d) Demostrar: t

© LD S an E ti PR lla O na M O C

c) Demostrar: –r

1. p V q 2. p Ë r 3. r Ë s

N

a) Demostrar: r

Para reforzar

Comprender argumentaciones

1. (p V r) Ë s 2. –s V t 3. –t

1. 2. 3. 4. 5.

– (p • q) q –p Ë –r rVs sËt

e) Demostrar t 1. 2. 1. 2.

pËq (–q Ë –p) Ë –r rVs sËt

2. Comparte tus respuestas con tus compañeros.

M

A

T

E

R

IA

3. Guarda una copia de tu ejercicio en el portafolio de evidencias.

¿Qué cuidar de una argumentación?

Además de asegurarnos de que el argumento sea el indicado desde el punto de vista formal, también debemos atender a algunas cuestiones de contenido para garantizar una buena comunicación con un interlocutor. Una de ellas es asegurarnos que los términos clave que emplee tengan un mismo significado en el argumento. Cuando esto no ocurre, decimos que se trata de un equívoco. Por ejemplo, hay palabras como “gato” que pueden tener significados tan dispares como ser un animal que maúlla o una herramienta para cambiar neumáticos. Si yo construyo una argumentación cambiando el significado del término en cada caso, no puedo esperar una comunicación completa con otro interlocutor. Otra cuestión que conviene tomar en cuanta es la importancia de definir los términos clave cuando sean poco claros, no compartidos, ajenos al contexto de nuestro interlocutor o poco usuales. De esta forma garantizamos que no solo no haya un equívoco en nuestro discurso, sino también en la comprensión del oyente. 140


Dialogar para comunicar

Logros 1. En tu cuaderno, formaliza los siguientes argumentos y comprueba su validez.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

b) No es verdad que estudias y trabajas. Si quieres conseguir dinero entonces trabajas. Luego si estudias entonces no consigues dinero.

N

a) O me traes a casa, o no voy a la fiesta. Si no llueve entonces voy a la fiesta. Luego si no me traes a casa llueve.

2. Demuestra la validez de los siguientes argumentos. 1. q → s 2. q V (s ü –t) 3. – s Por tanto, 4. t ü –s

1. (p V q) → (x ü s) 2. p V t 3. –x Por lo tanto, 4. t

1. s → –q 2. r → s 3. (r → –q) → (p V h) 4. –h Por lo tanto, 5. p V w 1. –s 2. p → z 3. –z V s Por lo tanto, 4. – (p V z)

Ley de la doble negación

Simboliza la regla (¿Cómo se ­escribiría en lenguaje formal?)

Lee la regia (¿Cómo se leería ­materialmente la regla?)

Producto final

Parafrasea la regla: ¿De que otras ­formas se podría leer esta regla?)

R

IA

Para elaborar tu diagrama de flujo necesitas comprender cuáles son las leyes de implicación y de equivalencia que se necesita para evaluar un argumento.

Ejemplifica la regla: ¿De que otras formas se podría leer esta regla?)

M

A

T

E

– Completa el diagrama de la primera regla de equivalencia (la doble negación). Lee y sigue las instrucciones de cada uno de los pasos. – Una vez que termines, copia el diagrama en tu cuaderno y completa uno distinto por cada una de las leyes de equivalencia (ley de conmutatividad, ley de asociación, ley de distributividad, ley de Morgan, ley de exportación y ley de contraposición). – Al terminar en equipos comparen sus diagramas, discutan los ejemplos que dieron y la forma en la que evaluaron la validez de cada una de las reglas. – Elijan el mejor diagrama de los miembros del equipo para cada regla y expóngalos al resto del grupo. – Si desconoces qué es un diagrama de flujo, en el enlace 14 puedes encontrar información sobre qué es e instrucciones precisas para realizar uno.

141

No

Evalúa la regla: ¿Te parece que es un principio válido para aplicar en tu razonamiento?

Si Pon a prueba la regla: ¿Cómo ­demostrarías que es válida?)


Aprender a conversar

3.5

N

PARA EMPEZAR Al estudiar este tema, desarrollarás las siguientes competencias disciplinares:

© LD S an E ti PR lla O na M O C

ŠŠ Expresar ideas y conceptos en composiciones coherentes y creativas, con introducciones, desarrollo y conclusiones claras. ŠŠ Argumentar un punto de vista en público de manera precisa, coherente y creativa. ŠŠ Valorar las diferencias sociales, políticas, económicas, étnicas, culturales y de género y las desigualdades que inducen. ŠŠ Determinar la intencionalidad comunicativa en discursos culturales y sociales para restituir la lógica discursiva a textos cotidianos y académicos. Para ello realizarás actividades con las que:

ŠŠ Presentarás la información de manera clara y comunicable en un argumento. ŠŠ Formularás argumentos que favorezcan la adopción de acuerdos. ŠŠ Evaluarás la pertinencia de los acuerdos que se alcanzan mediante el diálogo. Los productos que obtendrás para demostrar que lograste las competencias y enriqueciste tus saberes acerca de la unidad serán: ŠŠ Un diálogo en el que identificarás los supuestos para que sea asertivo. ŠŠ Una relación sobre las condiciones de un diálogo asertivo con situaciones de tu vida cotidiana. ŠŠ Un cuadro comparativo de los dos tipos de información que se desarrollan en un diálogo de la Ilíada.

M

A

T

E

R

IA

Como producto final de esta secuencia didáctica realizarás un collage del tema, el cual sintetice y exponga las diferentes reglas del diálogo.

Reactivación

1. Lee con atención el siguiente argumento, explica si su conclusión es válida y el proceso por el cual llegaste a esa respuesta. Argumento

Evaluación

1. Todo reprobado culpa al maestro. 2. Algún reprobado no puso atención. Por tanto, 3. Alguno que puso atención no culpa al maestro

¿Es válido? Sí

No

¿Es verdadero? Sí

2. Compara tu respuesta con tus compañeros.

142

No

Proceso para evaluarlo


Aprender a conversar

¿Podemos pensar sin emocionarnos?

Para saber más

Cuando una persona utiliza un lenguaje asertivo intenta poner entre paréntesis sus emociones y sus intereses personales. Por ejemplo, al resolver un ejercicio de matemáticas, tus estados de ánimo no deben influir en la conclusión. Da lo mismo si estás triste porque acabaste con tu pareja que si estás contento porque regresaste con ella. El resultado matemático debe ser independiente de si estás triste, alegre, contento, enojado, cansado.

El lenguaje científico aspira a la objetividad. Por ejemplo, si hablamos asertivamente sobre la nutrición, carece de importancia si el helado de vainilla me gusta o no, lo relevante es el aporte nutricional del helado, determinar cuánto colesterol y azúcares contiene. Mis preferencias gastronómicas no deben distorsionar mi descripción nutricional del helado.

T

E

R

IA

La ciencia aspira a utilizar un lenguaje asertivo ordenado en forma de argumentos válidos. Las matemáticas son el ejemplo por excelencia de un lenguaje que margina las otras funciones lingüísticas; por ello es tan exacto y contundente. Sin embargo, sería ingenuo e inhumano prescindir de las otras funciones y usos del lenguaje. Como comentamos antes, existe una rama de la lógica llamada lógica informal, que pone su atención en las funciones del lenguaje de las que no se ocupa la lógica formal.

A

¿Sabemos conversar?

M

N

La retórica es una parte de la lógica ­informal que estudia el arte de persuadir y convencer. Se utiliza, sobre todo, en el campo de la política. Aristóteles también fue uno de los pioneros de este terreno. Escribió una libro llamado Retórica, que estudia el papel de las emociones en determinados tipos de argumentación. En las técnicas retóricas no basta con argumentar deductivamente, también debe apelarse a las emociones y sentimientos.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

¿Recuerdas los tipos de actos de habla? Los analizamos en la unidad 1. El lenguaje cumple múltiples funciones. La lógica formal enfoca su atención en la función asertiva del lenguaje, aunque también se preocupa por las otras funciones lingüísticas. El lenguaje asertivo nos informa cómo es el mundo, nos habla de los hechos, describe situaciones. Por ello, las preocupaciones fundamentales de los lógicos tienen que ver con la afirmación o negación de proposiciones y con la formulación y evaluación de argumentos. La lógica ­formal que hemos venido trabajando estudia las reglas de inferencia. Cuando las premisas de un argumento deductivo son verdaderas y las reglas lógicas se siguen, entonces la conclusión es por necesidad válida y verdadera.

Aristóteles no solo desarrolló el silogismo categórico; también fue pionero en el terreno del diálogo. Este filósofo escribió la obra ­llamada Tópicos, la cual estudia diálogos y se enseñan diversas estrategias para aprender a argumentar cuando se discute con otra persona. Durante la Edad Media, esta técnica fue perfeccionada y se llamó cuestión disputada o juego de las obligaciones. La practicaban los grandes maestros de universidades medievales como Oxford, Cambridge o París. Se trataba de una disputa donde debían ­respetarse minuciosamente las reglas de inferencia. Era, por ­tanto, un ­ejercicio que solo podían practicar expertos en lógica formal. Entre los lógicos medievales que cultivaron este ejercicio se ­encuentran Pedro Hispano y Alberto de Sajonia. 143


Comprender argumentaciones

Durante el siglo XX, algunos lógicos retomaron el estudio del diálogo desde el punto de vista de las reglas de inferencia. Se le conoce como lógica dialógica; entre sus representantes destacan Paul Lorenzen (1915-1994) y Kuno Lorenz (n. 1932).

© LD S an E ti PR lla O na M O C

N

Sin embargo, los Tópicos de Aristóteles, las obras de Pedro Hispano, Alberto de Sajonia, de Paul Lorenzen y Kuno Lorenz pusieron el ­acento en la lógica formal. Es decir, intentaron regular y normar el diálogo con base en reglas de inferencia. Se trata, por así decirlo, de una ­lógica formal para el diálogo. No es una lógica hecha para conversaciones reales, en la calle, en el café; son reglas para debatir con apego a un esquema lógico más o menos rígido. En estas lógicas dialógicas solo tienen cabida las funciones asertiva e interrogativa de lenguaje. Son diálogos rígidos. Sócrates fue un gran filósofo, el padre de la ética filosófica, un hombre de una pieza, un gran conversador. Sócrates solía acudir a las plazas de Atenas para discutir con otros ciudadanos sobre los asuntos públicos y la educación de la juventud. Por ejemplo, si se encontraba con un general, le preguntaba sí sabía qué era la valentía y el honor; o si se encontraba con un grupo de amigos, discutían sobre la naturaleza de la amistad. ¿No has platicado tú sobre estos temas en un café, durante un recreo, en el comedor de tu casa? ¿No has discutido con otro amigo sobre si tal o cual compañero sabe ser un amigo de verdad? ¿No has platicado con un primo, con un hermano, sobre el amor?

Paul Lorenzen es uno de los padres de la lógica dialógica.

Sócrates sabía discutir, no para ganarle al otro, no para debatir con él, sino para hallar la verdad. Este gran filósofo advirtió que cuando dos personas dialogan es más fácil encontrar la verdad. Dialogar no es “ganar” a cualquier precio.

Para saber más

Shutterstock/ Anastasios71

Platón, discípulo de Sócrates, advirtió que el pensamiento se desarrolla con más agudeza y profundidad por medio del diálogo. Es un trabajo en comunidad. Cuando dos personas dialogan en forma racional es más fácil llegar a la verdad y alcanzar acuerdos.

M

A

T

E

R

IA

La democracia nació en la antigua Grecia. Los ciudadanos solían reunirse en la plaza pública, llamada ágora, para intercambiar pareceres sobre los asuntos públicos.

Sócrates enfatizó el papel del diálogo en la búsqueda de la verdad.

144


Aprender a conversar 

© LD S an E ti PR lla O na M O C

1. Inteligibilidad. La comunicación es imposible si lo que se dice simplemente no se entiende. 2. Objetividad. Lo que se dice debe ser objetivo y verdadero. Cuando nuestras palabras no son objetivas, la comunicación se colapsa. Imagina que dialogas con tus compañeros sobre un tema de trabajo en equipo. Imagina que ninguno de ustedes tiene un conocimiento objetivo del tema y cada uno está equivocado. ¿Habría comunicación? 3. Rectitud. Los hablantes deben obedecer las normas aceptadas por la comunidad lingüística. Una norma dentro de un salón de clases es que no se puede hacer uso de la palabra si el profesor no la otorga. Obedecer las normas permite la comunicación. 4. Veracidad. Las palabras del hablante deben expresar sus pensamientos. No hay comunicación cuando se miente, es decir, cuando el hablante piensa algo y dice otra cosa. Debes observar que la condición 2 (objetividad) tiene que ver con el error y la equivocación. Por ejemplo, muchos científicos antes de Galileo eran ­veraces cuando afirmaban que “El Sol gira alrededor de la Tierra”. Realmente pensaban que así sucedía; no mentían. Sin embargo, su creencia no era objetiva ni verdadera, porque el Sol no gira ­alrededor de la Tierra.

N

Pero no bastan las buenas intenciones; debemos aprender a dialogar. El filósofo Jürgen Habermas (n. 1929) acuñó el concepto de acción comunicativa. ¿Qué condiciones debemos cumplir para que el lenguaje sea, en verdad, comunicativo en el marco de un diálogo? Los supuestos de toda lengua son los siguientes:

IA

1. Investiga y elige una entrevista a dos diferentes personalidades, por ejemplo un político y un escritor.

R

2. Lee o escucha la entrevista y selecciona fragmentos que representen cada una de las condiciones del diálogo.

E

3. Copia y completa el siguiente cuadro en tu cuaderno. Transcribe los fragmentos de la entrevista.

T

Condición

Personaje 1: Nombre

Personaje 2: Nombre

M

A

Inteligibilidad Objetividad Rectitud Veracidad

3. En parejas intercambien sus cuadernos y revisen los fragmentos de las entrevistas de su compañero. ¿Están de acuerdo con los fragmentos que eligió? ¿En realidad ejemplifican cada uno las condiciones del diálogo? Escriban su opinión en el cuaderno del otro. 4. Lean los comentarios que sus compañeros hicieron sobre tu trabajo y discutan sus respuestas. 145

Para argumentar

El filósofo Jürgen Habermas ha hecho grandes aportaciones a la ética del diálogo.


Archivo Santillana

Comprender argumentaciones

Cuando comiences a dialogar, es muy importante que revises estos cuatro supuestos. Examina tus disposiciones personales. ¿Estás ­decidido a hablar con claridad (inteligibilidad), objetividad (verdad), rectitud y veracidad?

N

A continuación veremos algunas reglas generales que debemos tener en cuenta a la hora de dialogar.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

La primera regla es obvia, pero a veces la olvidamos. Cuando comenzamos a dialogar debemos escuchar al otro como nos gustaría que nos escucharan a nosotros. Debemos reconocer a la persona con la que dialogamos como un individuo tan racional como nosotros. Por eso, siempre debemos estar dispuestos a dialogar. La regla se puede enunciar así:

En la universidad medieval se practicaba la cuestión disputada, que era un diálogo donde las reglas lógicas se respetaban estrictamente.

1) Revisa que las propias expresiones no cancelen el ­diálogo sino que lo continúen. ¿Qué expresiones cancelan el diálogo? Imaginemos que Juan y Pedro discuten sobre futbol. Juan es seguidor de los Pumas; Pedro, de los Rayados. Juan argumenta que Pumas es mejor equipo porque ha ganado más campeonatos. Juan le contesta: “Tú no sabes nada…”. Esa expresión impide ­proseguir con el diálogo. Juan descalifica a Pedro y, por tanto, no tiene caso seguir hablando con él.

IA

Imaginemos otra situación. María y Carlos hablan sobre computadoras. ¿Cuál es la mejor marca? En un momento dado, Carlos dice: “Si tú eres mujer, ¿qué vas a saber de esto?”. Carlos excluye del diálogo a María por el hecho de ser mujer, en lugar de examinar las razones y argumentos para decir que determinada marca de computadora funciona mejor.

2. Explica por qué piensas que tales expresiones cancelarían un diálogo entre dos personas.

Para argumentar

M

A

T

E

R

Para reforzar

1. Escribe cinco expresiones en tu cuaderno que, en tu opinión, cancelen el diálogo.

3. Guarda tus expresiones en el portafolio de evidencias.

1. Busca en Internet o en la biblioteca la novela El Señor de las moscas de William Golding. Lee el capítulo 5, “El monstruo de mar”. 2. En equipo, respondan las siguientes preguntas: � ¿Por qué la regla del caracol es tan importante para la convivencia de los niños en la isla? � ¿Qué sucede cuando se le arrebata a Piggy el derecho a ser escuchado? 3. Comparte tus respuestas con tus compañeros.

146


Wikimedia.org

Aprender a conversar 

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Sin embargo, hay situaciones en las que uno dialoga para solucionar un problema teórico o práctico, para alcanzar un acuerdo, o para resolver un tema importante. En estos diálogos es importante definir qué es lo que se dice y centrarse en ese punto. Esta segunda regla puede enunciarse así:

N

Cuando platicamos con nuestros amigos, familia o conocidos es razonable que hablemos de muchos temas. ¿No te ha sucedido que comienzas hablando de una serie de televisión y acabas hablado del tránsito en la ciudad? En estos contextos, no hace falta que nuestras pláticas carezcan de un hilo conductor. Son conversaciones, charlas donde lo importante es la convivencia.

2) Evalúa si lo que se aporta está conectado con la argumentación. Y se complementa con las siguientes dos:

3) Revisa que su contribución al diálogo corresponda al momento, el propósito y la dirección del intercambio.

En 1968, los jóvenes de muchos países pidieron dialogar con las autoridades para reformar la educación. Muchas veces se les contestó con las armas y la represión.

4) Emite aportaciones que corresponda al tema del diálogo. Por ejemplo, si estás dialogando con tus padres sobre la hora en que debes llegar a casa los fines de semana, deben centrarse en ese punto. ¿A qué horas debes llegar?, ¿por qué?, ¿puede haber excepciones?, son preguntas sí que están relacionadas con el tema sobre el que están dialogando. También viene a cuento que expliques qué tan noche todavía hay transporte público o que tan lejos viven tus amigos. Esta información y temas aportan nuevos elementos para el diálogo.

E

R

IA

En cambio, si a la mitad del diálogo dices “Y además mi profesor de lógica nos deja mucha tarea”, tus padres podrán decirte “no estamos hablando de eso ahora”. En todo caso, si tú piensas que esa aportación es importante para la discusión debes justificarlo. ¿Qué tiene que ver la tarea de lógica con las reglas de llegada a casa en los fines de semana?

1. Escribe en tu cuaderno una situación en la que se requiera del diálogo para alcanzar un acuerdo. A partir de esta situación escribe los temas y la información que enriquezca la discusión y que aporte nuevos datos para la misma. Apóyate en un mapa mental. 2. Guarda tu ejercicio en el portafolio de evidencias.

147

Para argumentar

M

A

T

Imagina otra escena. Un automovilista discute con un policía de tránsito. El automovilista niega haberse pasado el alto y el agente de tránsito afirma que aceleró al ver la señal roja. A la mitad del diálogo, el automovilista dice “¡Y además en México hay muchos pobres por culpa de los políticos!” ¿Qué tiene que ver la pobreza, una terrible realidad, con una infracción de tránsito?


Shuttestock/LANTERIA

Comprender argumentaciones

Dialogar sin apasionamientos

© LD S an E ti PR lla O na M O C

N

¿Recuerdas lo que comentamos sobre la retórica? La argumentación retórica busca convencernos sobre algo, al utilizar una mezcla de ­argumentos lógicos con palabras y gestos que mueven nuestras emociones. Los argumentos retóricos no se dirigen solo a la inteligencia, también apelan a nuestra emociones y pasiones. Cuando la retórica se utiliza en su debido contexto no es manipulación. Piensa, por ejemplo, el discurso que da un entrenador de futbol a su equipo antes de entrar a la cancha. Sus palabra intentan persuadir e impulsar a los jugadores de que van a ganar.

En los diálogos es fundamental dar argumentos válidos e inteligentes y evitar dar señales o emociones.

Sin embargo, ni en la ciencia ni en algunos diálogos hay que ­dejarse llevar por las emociones. Nuestro lenguaje debe ser objetivo. ¿Recuerdas los actos asertivos del habla? En los diálogos relevantes, en los que se pretende argumentar, nuestras aportaciones deben ser informativas. Debemos decir cómo son las cosas, no si nos gusta o no. En la medida de lo posible debemos asentar los hechos con objetividad y hacer a un lado nuestras emociones. La regla se enuncia así: 5) Formula tus aportes de la manera más informativa posible. Imagina que no estás de acuerdo con la calificación en un examen. Acudes con tu profesor para dialogar sobre el tema:

A

T

E

R

IA

—Maestro, no me calificó correctamente. —¿Por qué? —pregunta el docente. —Porque cuando usted sumó los aciertos, no contó la pregunta 4. En este caso, tu aportación es informativa. El examen tiene diez preguntas y por un error, el profesor no sumó todos los aciertos. Tú aportas información nueva que el profesor no consideró. El docente deberá entonces revisar los aciertos y sumarlos de manera correcta. La información objetiva contribuye a resolver el problema. Imagina, en cambio, la siguiente situación:

—Maestro, ¿por qué saqué 5? —Porque respondiste de forma incorrecta la mitad del examen. —¡Ay! ¡Profe! No sea así. ¿A poco le caigo mal? ¡Ande!, súbame un punto, por favor. ¿No ve que usted es mi profe preferido?

M

En este caso no estás aportando información, solo estás involucrando emociones: “No sea malo”, “¿Le caigo mal?”, “Mi profesor preferido”. Lo importante es brindar información y no emociones ni sentimientos. Sería relevante, en cambio, informar al profesor que el día anterior al examen tuviste una emergencia familiar.

Espacio TIC En el enlace 15 puedes encontrar toda la obra completa de la Ilíada de Homero.

Pensemos otro ejemplo. ¿Se debe cobrar un impuesto especial a los refrescos? Al discutir ese tema, lo importante no es si los refrescos te gustan o no. Lo importante es evaluar con objetividad los pros y contras del impuesto, al margen de tus preferencias.

148


2. Realiza un cuadro comparativo en tu cuaderno de estos dos tipos de informaciones. Anota qué personaje hizo la aportación.

N

1. Investiga cuál es tema central de la Ilíada de Homero y lee el Canto. Revisa el diálogo entre Odiseo y Tersites y señala a qué regla del diálogo falta Odiseo. Identifica la información objetiva que se da en el diálogo y aquella que está basada en juicios subjetivos o preferencias personales.

Para argumentar

Aprender a conversar 

© LD S an E ti PR lla O na M O C

3. Guarda tu cuadro comparativo en el portafolio de evidencias.

Mucha información desinforma

Durante un diálogo serio es importante mantener las emociones, los sentimientos, los gustos y preferencias al margen de los argumentos. Se trata de alcanzar acuerdos con base en buenas ­razones. Por ­ello, conviene dar nuestro punto de vista de la manera más ­objetiva posible al aportar la información necesaria. También debe tenerse cuidado en no aportar información innecesaria y superflua. El exceso de información puede entorpecer el intercambio de ideas y el diálogo. La regla se enuncia así:

6) Formula tus aportes de manera que no sean más informativos de lo necesario. Imagina, de nueva cuenta, que dialogas con tu profesor. En esta ocasión se trata de una tarea.

E

R

IA

—El próximo lunes deben entregar el reporte de lectura de la novela El señor de las moscas —dice el docente. —Profesor, ¿podríamos entregarlo el miércoles? —dices tú. —¿Por qué? —pregunta el maestro. —Porque tenemos que entregar unos ejercicios de matemáticas ese mismo día, y el profesor de matemáticas es muy duro con nosotros, porque el grupo no está saliendo bien. Además, se enojó mucho con nosotros, porque llegamos tarde al examen pasado, por culpa del accidente de tránsito que sucedió a unas cuadras. ¿Se acuerda usted del acontecimiento? Cerraron la calle durante una hora.

M

Shutterstock/ ollyy

A

T

Si adviertes, no es necesario proporcionar tanta información para dialogar sobre la fecha de entrega de la tarea.

Dar información superflua e innecesaria solo complica el diálogo.

149


Comprender argumentaciones

Solo la verdad y nada más que la verdad

© LD S an E ti PR lla O na M O C

N

A la hora de dialogar, nuestras aportaciones sobre los hechos deben ser verdaderas. Aquí es necesario hacer una precisión. Hemos insistido en que, en la medida de lo posible, debemos ser objetivos durante un intercambio de ideas. Sin embargo, en ciertos temas es válido expresar nuestros gustos y emociones. Por ejemplo, si dialogas sobre cómo celebrar el fin de curso, es razonable que digas que no te gustan las excursiones. De la misma manera, no puedes argumentar un cambio de fecha en la entrega de un trabajo escolar al decir que “no me gusta la materia”. En cualquier caso, cuando aportamos hechos constatables a la discusión, debemos revisar que sean verdad. No es raro que, por descuido o por precipitación se aporten datos falsos. Es preferible no aportar o, en todo caso, advertir que uno no está seguro de aquello que afirma o niega. Lo podemos resumir en la siguiente regla:

1. Busca en los periódicos una noticia que después haya sido desmentida. Para hacerlo puedes consultar los archivos electrónicos del periódico de tu elección. 2. Contesta las siguientes preguntas:

– ¿Por qué desmintieron la noticia?   

M

A

T

E

R

IA

Para argumentar

6) Asegura que tu aporte, en caso de ser constatativo, sea verdadero y no falso.

– ¿En qué se equivocó el reportero?   

– ¿Qué consecuencias tuvo la noticia con datos erróneos o equivocados?    – ¿Crees que se podría haber evitado este equívoco a partir del diálogo? ¿Por qué?   

150


Aprender a conversar 

No hablemos por hablar

Glosario

N

© LD S an E ti PR lla O na M O C

8) Suprime posibles aportes si no tiene pruebas adecuadas. Es conveniente que antes de aportar algún dato nuevo al diálogo, tú mismo te cuestiones si tienen una prueba que respalda tu aportación. Una manera muy sencilla es que te adelantes a las preguntas que el interlocutor puede hacer: ¿Por qué?, ¿estás seguro?, ¿cómo lo sabes?

ambiguo. Que puede entenderse de varios modos o admitir distintas interpretaciones y dar, por consiguiente, motivo a dudas, incertidumbre o confusión.

Como complemento de la regla anterior debes tener en cuenta la siguiente norma del diálogo:

Imagina que has tenido algunos problemas familiares. Te sientes un poco solo. Buscas a un amigo y le cuentas: —¿Sabes? Mis papás están enojados conmigo, porque no quiero estudiar ingeniería —afirmas. —¿Cómo lo sabes? —te pregunta tu amigo. —No sé, tengo esa impresión.

La pregunta de tu amigo es correcta. ¿Cuál es la prueba de que tus padres están enojados contigo por la carrera que piensas elegir? ¿Te lo han dicho? ¿Cómo lo has notado? Siempre debemos tener la prueba de nuestras aportaciones. Con frecuencia nos daremos cuenta de que muchas de nuestras opiniones son infundadas; esto es, carecen de fundamento.

E

R

IA

Para evitar que un diálogo se convierta en una discusión estéril, una discusión en la que no se alcanzan acuerdos ni se resuelven problemas, hemos de procurar no alargarlos de modo innecesario. La capacidad de concentración del ser humano es limitada. ¿Cuánto tiempo puedes poner atención en una clase sin pensar en otra cosa? Por ello, el intercambio de ideas debe ser claro, conciso, completo, y correcto. La regla puede formularse así:

M

A

T

9) Formula emisiones claras, no ambiguas, breves, y ordenadas. Imagina un diálogo con un amigo, que parece estar molesto contigo, pero tú no sabes cuál es el problema: —¿Estás enojado conmigo? —le preguntas de una manera clara y concisa. —Eres mi amigo, ¿no? Deberías saberlo —te responde de una manera ambigua y evasiva—. ¿Hace cuánto nos conocemos? —En serio, dime, ¿estás enojado? ¿Qué hice que te molestó? —Deberías saberlo. Además, ¿sabes? Estoy muy cansado y fastidiado. Tengo mucho trabajo. ¿Ya hiciste la tarea de lógica? —responde él—. No me gusta esa materia. —Pero, ¿estás enojado conmigo? No respondes mis llamadas.

151

En una conversación conviene aprender a no “andarse por las ramas”. Debemos aprender a dialogar y a poner atención en lo que decimos y evitar frases confusas, pues de esta maneta evitaremos discusiones sin sentido.

Shutterstock/ Adam Gregor

Dialogar con precisión


1. Piensa y escribe en tu cuaderno cinco respuestas ambiguas a la siguiente ­pregunta: ¿a qué edad debería considerarse que un adolescente se puede considerar adulto?

Busquemos coincidencias

N

2. Guarda tus respuestas en el portafolio de evidencias.

Para reforzar

Comprender argumentaciones

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Dialogar es intercambiar ideas y no enfrentarse. No se trata de ganarle al otro, de aplastarlo con nuestros razonamientos, como quien se enfrenta a golpes. Dialogar significa buscar acuerdos, hallar soluciones conjuntas. Por ello, cuando dialogues con otra persona intenta que su punto de vista se conecte con el tuyo. Por ejemplo, si estás dialogando con tus compañeros sobre el modo como van a celebrar el fin de curso, el lugar de imponer tu punto de vista a toda costa (salir de excursión), intenta ver en qué están de acuerdo. —Propongo que salgamos de excursión —dices. —No me gustan las excursiones. Propongo que organicemos una fiesta en mi casa —observa tu compañero. —Pero los dos estamos de acuerdo en que no debemos gastar mucho dinero. Verdad? —añades, al intentar conectar tu aportación con su creencia. —Sí —responde él. —Mira, si organizamos una fiesta, al final vamos a tener que gastar más, por eso propongo la excursión. Es divertida y solo gastamos lo del transporte —dices.

IA

La regla puede enunciarse así:

Shutterstock/pjcross

M

A

T

E

R

10) Conecta tus aportes con las creencias de tus interlocutores. Todas las reglas que acabamos de ver no son reglas de inferencia lógica. Son, solo, pautas que permitirán dialogar con mayor provecho y civilidad. Recuerda, aprender a dialogar es el mejor antídoto contra la violencia.

La violencia cancela el diálogo y el libre intercambio de ideas.

152


Aprender a conversar 

Logros

© LD S an E ti PR lla O na M O C

En la adolescencia, todos los jóvenes retan a sus padres, pues son cada vez más independientes y pueden hacer más cosas, por lo que cuestionan las decisiones de sus mayores. En las diferentes etapas que viven los jóvenes, la época de la preparatoria es crucial. Todos, al cursar la preparatoria, fuimos jóvenes. Por ello, debemos entender que en cualquier preparatoria, privada o pública, los preparatorianos retan a sus padres y maestros. Por ello, no debemos escandalizarnos, sino, poco a poco, dialogar con los jóvenes para hacerlos comprender que ganar libertad e independencia no debe implicar ser grosero con los mayores.

N

1. Lee el siguiente texto:

a) Identifica los argumentos que se dan en el texto y escríbelos en tu cuaderno: Ejemplo:

1. Todos los jóvenes retan a sus padres. (Pues son cada vez más independientes…) 2. Todos los preparatorianos son jóvenes. Por tanto,

Todos los preparatorianos retan a sus padres.

b) A partir los diferentes argumentos, elabora un discurso en defensa de la libertad e independencia de los jóvenes. El discurso debe utilizar todas las reglas del diálogo y debe promover un acuerdo entre adultos y jóvenes.

IA

c) Muéstrale tu texto a algún adulto (un maestro, algún miembro de tu familia, un amigo) y discutan su asertividad. Analicen qué tan factibles son los contra argumentos que ofreciste y si has logrado convencerlos de algo.

R

Producto final

E

Para elaborar tu collage necesitas primero comprender las reglas del diálogo, cómo se manifiestan y cómo es que impactan en el establecimiento de acuerdos.

M

A

T

– Define con tus palabras cada una de las reglas el diálogo y explica la importancia que tienen dentro de la comunicación asertiva. – Busca por lo menos cinco imágenes en periódicos, revistas o Internet que ejemplifiquen cada una de las reglas. – En un papel rotafolio distribuye y coloca las imágenes que reflejan cada una de las reglas. Comparte tu collage con el resto del grupo, exponiendo las razones por las cuáles ciertas imágenes ejemplifican la regla y cómo es que se relacionan con su impacto en la construcción de acuerdos.

153


Integración de la unidad 3

Recuerda lo que aprendiste en esta unidad: Argumento

sirve para

N

tiene

supuestos y presuposiciones

Verdadero

© LD S an E ti PR lla O na M O C

que son

puede ser

preconocimientos

eficientar y agilizar

formalmente

Ideas y creencias

se verifica con

se verifica con

respaldadas por

hechos

con tablas de verdad

Fundamentos y garantías

y pueden resultar en

argumentación

Verdad contingente

Tautología

Contradicción

Diferentes tipos de reglas

Reglas conversacionales

para saberlo se necestian

IA R E T A

nuestras

materialmente

Reglas del ­diálogo argumentativo

Criterios

M

Comunicar

como

Reglas de la discusión pragmadialéctica

como

Leyes de implicación

Leyes de equivalencia

Modus ponendo ponens, Modus tollendo tollens, Modus tollendo ponens, Ley del silogismo hipotético. Ley de la simplificación, Ley de conjunción, Ley de adición

La doble negación Ley de conmutatividad Ley de asociación Ley de distributividad Ley de Morgan Ley de exportación Ley de contraposición

154

como


Rúbricas de evaluación Reflexiona acerca de las competencias específicas que pusiste en práctica en esta tercera unidad y evalúa tu desempeño. Anota una paloma en la columna en el nivel de desempeño que consideres haber cumplido. Nivel de desempeño

N

Logros de desempeño

Valora qué tanto aprendiste acerca de…

Satisfactorio

Mejorable

Deficiente

Identificación de supuestos

Identifico los supuestos y presuposiciones en un argumento de manera eficiente.

Identifico la mayoría de las veces los supuestos y las presuposiciones que se hacen en un argumento.

Identifico algunas veces todos los supuestos y presuposiciones de un argumento.

Identifico con dificultad los supuestos y las presuposiciones que se hacen en un argumento.

Evaluación de argumentos

Comprendo la idea central de un argumento y puedo identificar con claridad si sus conclusiones son verdaderas y válidas.

Comprendo la idea central de un argumento y puedo analizarlo para saber si sus conclusiones son válidas aunque necesito corroborarlas.

Aunque logro comprender la idea central de un argumento difícilmente califico sus conclusiones como válidas y verdades.

Puedo intuir la idea central de un argumento aunque no siempre identifico sus conclusiones ni logro valorar si son verdaderas o válidas.

Excelente

© LD S an E ti PR lla O na M O C

Saber

Valora los procedimientos que aplicaste en esta unidad:

Saber hacer

Satisfactorio

Mejorable

Deficiente

Identifico argumentos en un texto y puedo simbolizarlos de manera formal para comprenderlos y analizarlos mejor.

Identifico los argumentos en un texto y soy capaz de simbolizarlos aunque me cuesta un poco de trabajo.

Aunque identifico los argumentos de forma material en un texto es difícil para mi traducirlos a un lenguaje formal.

Identifico los argumentos en un texto pero no puedo traducirlos al lenguaje formal o lo hago de manera equivocada.

Presento sin problema la información que deseo en un diálogo de manera clara, concisa y congruente.

Expreso mis ideas con orden y de manera clara en un diálogo. Me cuesta trabajar hilar de manera consistente los argumentos entre sí.

Presento la información que deseo en un diálogo, aunque no necesariamente en el mejor orden posible. No lo hago tan claro.

Ofrezco todos los argumentos que se me vienen a la mente aún cuando se contradicen entre sí o no siguen un orden lógico en particular.

R

IA

Simbolización de argumentos

Excelente

M

A

T

E

Comunicación y presentación de información

Valora las actitudes que mostraste en esta unidad:

Saber ser Simbolización de argumentos

Excelente

Satisfactorio

Mejorable

Deficiente

Identifico argumentos en un texto y puedo simbolizarlos de manera formal para comprenderlos y analizarlos mejor.

Algunas veces tomo en cuenta mis propios supuestos en la forma en que argumento.

Comprendo el papel de la actitud de apertura pero no la pongo en práctica cuando estoy dialogando.

No considero importante la actitud de apertura pues difícilmente cambio mi forma de pensar.

155


Evaluación tipo Pisa

Lee el siguiente fragmento del libro Rebelión en la granja de George Orwell.

E

R

IA

—Veamos camaradas: ¿cuál es la realidad de esta vida nuestra? Mirémosla de frente: nuestras vidas son miserables, laboriosas y cortas. Nacemos, nos suministran la comida necesaria para mantenernos y a aquellos de nosotros capaces de hacerlo nos obligan a trabajar hasta el último aliento de nuestras fuerzas; y en el preciso instante en que nuestra utilidad ha terminado, nos matan con una crueldad espantosa. Ningún animal en Inglaterra conoce el significado de la felicidad o la holganza desde que cumple un año de edad. No hay animal libre, en Inglaterra. La vida de un animal es la miseria y la esclavitud; esa es la pura verdad.

T A

M

N

“El Hombre es el único ser que consume sin ­producir. No da leche, no pone huevos, es demasiado débil para tirar del arado y su velocidad ni siquiera le permite atrapar conejos. Sin ­embargo, es dueño y señor de todos los animales. Los hace trabajar, les devuelve el mínimo necesario para mantenerlos con vida y lo demás se lo guarda para él. Nuestro trabajo labra la tierra, nuestro estiércol la abona y, sin embargo, no existe uno de nosotros que posea algo más que su simple pellejo. Vosotras, vacas, que estáis aquí ¿cuántos miles de litros de leche habéis dado este último año? ¿Y qué se ha hecho con esa leche que debía servir para criar terneros robustos? Hasta la última gota ha ido a parar a las gargantas de nuestros enemigos. Y vosotras, gallinas, ¿cuántos huevos habéis puesto este año y cuántos pollitos han salido de esos huevos? Todo lo demás ha ido a parar al mercado para producir dinero para Jones y su gente. Y tú, Clover, ¿dónde están esos cuatro potrillos que has tenido, que debían  ser el sostén y solaz de tu ­vejez? Todos fueron vendidos al año; no los volverás a ver jamás. Como recompensa por tus cuatro criaturas y todo tu trabajo en el campo ¿qué has tenido, exceptuando tus magras raciones y un pesebre?”

© LD S an E ti PR lla O na M O C

—Camaradas: vosotros os habéis enterado ya del extraño sueño que tuve anoche. De eso hablaré en seguida. Primero tengo que decir otra cosa. Yo no creo, camaradas, que esté muchos meses más con vosotros y antes de morir, estimo mi deber transmitiros la sabiduría adquirida. He vivido muchos años; dispuse de bastante tiempo para meditar mientras he estado a solas en mi pocilga y creo poder afirmar que entiendo la naturaleza de la vida en este mundo tan bien como cualquier otro animal viviente. Respecto a eso deseo hablaros.

Ahí está, camaradas, la solución de todos nuestros problemas. Está todo involucrado en una sola palabra: Hombre. El Hombre es el ­único enemigo real que tenemos. Quitad al Hombre de la escena y el motivo originario de nuestra hambre y exceso de trabajo será abolido para siempre.”

Ya estaban presentes todos los animales, excepto Moses, el cuervo amaestrado, que dormía sobre una percha detrás de la puerta trasera. ­Cuando Mayor vio que estaban todos y esperaban atentos, aclaró su voz y comenzó:

Pero ¿es eso realmente parte del orden de la ­naturaleza? ¿Es acaso porque esta tierra nuestra es tan pobre que no puede proporcionar una vida decorosa a todos sus habitantes? No, camaradas; mil veces no. El suelo de Inglaterra es fértil, su clima es bueno; es capaz de dar comida en abundancia a una cantidad mucho mayor de animales que la que actualmente la habita. Solo nuestra granja puede mantener una docena de caballos, veinte vacas, centenares de ovejas; y todos ellos viviendo con una comodidad y dignidad que en estos momentos están casi fuera del alcance de nuestra imaginación. ¿Por qué, entonces, continuamos en esta mísera condición? Porque los seres humanos nos arrebatan casi todo el fruto de nuestro trabajo.

156

Fuente: www.upf.edu/materials/fhuma/hcu/docs/t3/art/art27. pdf (consulta: 31 de mayo de 2013).


Contesta las siguientes preguntas: 1. A partir del inicio de la lectura se puede inferir que…

2. ¿Cuáles son las intenciones del narrador? Exponer su inconformidad ante los otros. Reflexionar para sí sobre las injusticias. Discutir para sí mismo los problemas de otros. Compartir su sueño con los demás.

© LD S an E ti PR lla O na M O C

a) b) c) d)

N

El narrador planeó su discurso con antelación. El narrador concibió su discurso entre sueños. El narrador formuló su discurso con alevosía. El narrador enriqueció su discurso con los años .

a) b) c) d)

3. El narrador hace referencia al orden de la naturaleza para… a) b) c) d)

Argumentar a favor de los animales desprotegidos. Argumentar en contra de la desigualdad de oportunidades. Argumentar en contra de la injusticia entre especies. Argumentar a favor de la rebelión de los animales.

4. El narrador utiliza la frase “Ningún animal en Inglaterra conoce el significado de la felicidad o la holganza desde que cumple un año de edad” para… a) b) c) d)

Fundamentar su postura y conclusiones. Aclarar un presupuesto en su argumento. Ejemplificar su propia conclusión. Validar la veracidad del argumento.

R

AyB AyC ByC CyD

E

a) b) c) d)

IA

5. Elige las dos opciones posibles:

M

A

T

6. ¿Qué presupone el narrador al hablar de lo que produce cada uno de los animales? a) b) c) d)

Que quien produce los bienes es legítimamente dueño de ellos. Que cada quien es libre para decidir cómo utilizar lo que produce. Que cada bien que se produce debiera contribuir al bienestar común. Que quien produce los bienes está a expensas de su utilidad.

157


(T1) Unidad 4 Evaluar argumentaciones

 

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

N

 

SShutterstock/ Aaron Amat

LOGBACHLA-70a-P158, 159 Saber

4.1 ¿Cómo saber que nos entienden? 4.2 Reconocer cuando nos dan buenas razones 4.3 Habilidades argumentativas 4.4 ¿Cómo tener un diálogo argumentativo bien logrado? 4.5 ¿Qué es un buen argumento?

E

Saber hacer

M

A

T

• Desarrollar la capacidad de reconocer buenas razones dentro de un argumento. • Desarrollar la habilidad de confrontar y evaluar los argumentos que te presentan. • Desarrollar la capacidad de anticipar objeciones, consecuencias e implicaciones de un argumento. Saber ser • Apreciar las ventajas de cuestionar y confrontar argumentos. • Reflexionar sobre las causas y posibles soluciones de un malentendido. • Apreciar los criterios para distinguir buenos argumentos de los que no lo son.

158

 


R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

N

 

 

Unidad 4: Evaluar argumentaciones Lo que debo saber

Competencias que desarrollaré

Inferencias

• Cuestionar y confrontar los argumentos que alguien ofrece. • Reflexionar sobre las causas y posibles soluciones de un malentendido. • Apreciar los criterios para distinguir los argumentos que parecen buenos y no lo son. • Mantener una actitud respetuosa hacia la interculturalidad y la diversidad de creencias, valores, ideas y prácticas sociales.

Reconocer buenos argumentos

E

• Actos de habla

Lo que aprenderé

Reglas conversacionales

• Reglas del diálogo argumentativo

Reglas del diálogo argumentativo

• Recursos retóricos

Confrontar y evaluar argumentos

M

A

T

• Ciclo argumental

Vértigos argumentales

 

 

Anticipar objeciones, consecuencias e implicaciones de un argumento.   159  

 


Evaluación diagnóstica

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

N

Lee el siguiente caso. Al finalizar responde las preguntas:

Shutterstock/  Tyler Olson LOGBACHLA-70-P160

 

Vamos a detectar mentiras

Tardamos más tiempo en decir una mentira que en contar la verdad. Exactamente 30% más, según acaba de demostrar un equipo de investigadores británicos. Para probarlo han utilizado la prueba TARA (Timed Antagonistic Response Alethiometer), que plantea a los sujetos una serie de cuestiones en la pantalla de un ordenador y analiza la velocidad de respuesta con un complejo algoritmo. Los más lentos en contestar son también los más embusteros.

A

T

E

Aiden Gregg, psicólogo de la Universidad de Southampton y creador de TARA, cree que las diferencias en la velocidad de respuesta se deben a que mentir requiere una actividad cognitiva más compleja que ser honestos. Sugiere que esta prueba podrá reemplazar a los actuales métodos para detectar mentiras que usan los criminalistas.

"Los mentirosos habituales ya saben que las personas miran hacia otro lado o se tocan la nariz cuando mienten, por lo que han aprendido a controlar sus movimientos y mirar directamente a los ojos", explica Gregg. Además está demostrado que los polígrafos, que miden cambios en la presión sanguínea o la temperatura corporal, pueden "acusar" de mentir a muchos inocentes.

Según los expertos, una persona normal dice tres mentiras en una conversación de diez minutos, a lo que hay que añadir un buen puñado de omisiones, faroles y exageraciones sin importancia. Sin embargo, los interlocutores solo detectan las trolas en 54% de las ocasiones. Fuente: www.muyinteresante.es/salud/articulo/vamos-adetectar-mentiras

M

1. Define con tus palabras qué es una mentira.

2. ¿Qué características o condiciones debe tener una mentira?

160    


N

3. ¿Una mentira puede tener premisas verdaderas? ¿Por qué?

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

4. ¿Crees que una mentira puede tener una conclusión verdadera? ¿Por qué?

5. Escribe qué distingue a una mentira de un argumento inválido.

6. Escribe un diálogo en el que se emita una mentira y otro en el que se dé un argumento inválido Mentira

Argumento inválido

7. Con base en los diálogos que escribiste, responde: Si tú fueras el receptor del diálogo, ¿qué estrategias utilizarías para detectar la mentira y el argumento inválido? Estrategias para detectar el argumento inválido

A

T

E

Estrategias para detectar la mentira

M

8. ¿Por qué crees que es importante tener estrategias para detectar una mentira o un argumento inválido?

9. ¿Cuáles son las consecuencias a las que puede llevar una mentira en un proceso de argumentación?

 

161  


(T2) 4.1 ¿Cómo saber que nos entienden? Para empezar

N

Al estudiar este tema, desarrollarás las siguientes competencias disciplinares:

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Para ello realizarás actividades con las que:

• Defender con razones coherentes tus juicios sobre aspectos de tu entorno. • Evaluar la solidez de la evidencia para llegar a una conclusión argumentativa por medio del diálogo. • Sustentar juicios mediante valores éticos en los distintos ámbitos de la vida.

• Formularás preguntas y criterios para asegurar la comprensión de un argumento. • Evaluar la solidez de la evidencia para llegar a una conclusión argumentativa por medio del diálogo. • Sustentar juicios mediante valores éticos en los distintos ámbitos de la vida. Los productos que obtendrás para demostrar que lograste las competencias y enriqueciste tus saberes acerca de la unidad serán: • Un análisis de las causas que conducen a errores intelectuales en un argumento. • Un diseño de estrategias de réplica y de respuesta con el fin de evitar malentendidos en los argumentos. • Una reflexión acerca de los valores éticos que subyacen en un proceso argumentativo. Como producto final de esta secuencia didáctica realizarás un catálogo de réplicas y respuestas que te ayuden a asegurar la comprensión de los argumentos que se presentan dentro del salón de clases.

Reactivación

Antes de iniciar el estudio de la secuencia, reflexiona y contesta las siguientes preguntas:

T

E

a) Con base en tus conocimientos, escribe una definición del término acordar.

M

A

b) ¿Qué crees que signifique la palabra conciliar? ¿En qué casos la has escuchado?

c) El término convenir, ¿significa lo mismo que acordar?, ¿en qué se diferencia?

162    


N IÓ

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Ahora bien, para adquirir el arte de la lógica es importante estar al pendiente de varios temas. Uno de ellos es considerar, de entrada, la dificultad de convencer a otra persona de algo que no somos capaces de expresar correctamente, o bien, de algo que el otro no sea es capaz de asimilar. Asimismo, es casi imposible que un interlocutor nos convenza de algo que no entendemos; así, se concluye que la comprensión entre los interlocutores es fundamental.

Shutterstock/ Cameron Whitman LOGBACHLA-71-P163

En las unidades anteriores, hemos examinado las distintas formas en las que se puede construir los propios argumentos y hemos hablado de las diferentes maneras en las que podemos reconstruir los argumentos ajenos. La lógica, entendida como el arte de argumentar de un modo correcto, implica la posesión de estas dos competencias y sin ellas no podemos pensar que hemos adquirido el hábito correspondiente.

Los orígenes de un malentendido entre dos personas pueden ser múltiples y podríamos identificar sus causas tanto en el emisor como en el receptor de los argumentos. Es muy difícil enlistarlas todas, pero veamos a continuación las más importantes.

Pie: Una práctica argumentativa exitosa implica una comprensión mutua entre los interlocutores.

Para argumentar

Antes de enlistar las más importantes, piensa en tres causas de malentendidos entre personas que te parezcan más comunes. Escríbelas y ejemplifica cada una. Ejemplo

1.

2.

3.

Causa

T

E

(T3) ¿Al buen entendedor pocas palabras?

M

A

A veces, no nos damos a entender porque ofrecemos información insuficiente y el interlocutor no comprende el mensaje. Esto puede ser, en el caso más simple, porque olvidamos dar toda la información. Sin embargo, hay ocasiones en los que la omisión es voluntaria. Una forma de darse a entender de manera correcta con otra persona es diciéndole las cosas con claridad y sin rodeos. Sin embargo, hay gente que prefiere utilizar un lenguaje indirecto, es decir, que en lugar de ir en forma directa al punto y decir las cosas sin ambigüedades, prefiere decirlas de manera tal que el verdadero mensaje esté implícito en las palabras que se dicen, pero no se manifieste explícitamente. Esto no es conveniente o inconveniente en sí mismo, sino que depende del contexto en el que se encuentren.  

Entra recuadro Glosario Implícito: Algo que está incluido en otra cosa sin que esta lo exprese. Explícito: Que expresa clara y en forma determinante una cosa.

163  


Ejemplo de ello puede encontrarse en la última parte de la novela La muerte en Venecia de Thomas Mann, justo en la respuesta que el cómico da a Aschenbach, el protagonista de la obra.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Hablaba aparentando asombro de que pudiera alguien preguntar semejante cosa, y con la mano indicaba gráficamente cómo oprimía el siroco.

—Por la Policía. Está indicado por el calor y el siroco. Ya ve usted cómo oprime el siroco... No es bueno para la salud.

N

—¡Oiga! —dijo el solitario a media voz y casi maquinalmente—. ¿Por qué desinfectan Venecia? El cómico respondió, con voz un poco ronca:

—¿De manera que no hay ninguna epidemia en Venecia? — preguntó Aschenbach con voz casi imperceptible, hablando entre dientes. Los musculosos rasgos del histrión se contrajeron expresando un asombro que tenía mucho de cómico.

—¿Una epidemia? ¿Qué epidemia va a haber? ¿Es epidemia el siroco? ¿Acaso es una epidemia nuestra Policía? ¡Usted bromea! ¡Una epidemia! ¡No diga usted eso! Solo se trata de una medida de previsión policial. ¿Entiende usted? Una disposición en vista del tiempo bochornoso. Y acabó en una serie de gestos.

Thomas Mann, La muerte en Venecia (fragmento).

La respuesta del cómico no es clara, omite información y está cargada de sentido irónico. No dice que se trata de una epidemia, que el gobierno ha optado por desinfectar las calles de Venecia y de callar la gravedad del asunto ante los turistas para no perder las ganancias económicas.

E

Sin embargo, la risa, las pausas, los gestos del cómico y, el comparar a la policía con la epidemia, insinúan que en efecto se trata de un peligro.

M

A

T

En este fragmento el autor utiliza la ironía para expresarse. En la literatura los autores emplean este recurso para dar a entender al lector todo lo contrario a lo que está escrito. En este caso, como ya mencionamos, el cómico sabe que algo grave está sucediendo, que el gobierno está ocultándolo, pero nunca lo dice en forma directa. Este modo de proceder tiene su encanto particular y puede ser pertinente en algunos contextos. Sin embargo, hay qué identificar cuáles son ellos. Uno muy propicio podría ser una poesía, una canción o, incluso, en una broma. Es decir, esto es correcto en todos aquellos discursos que no exigen el estándar más alto de claridad por su propia naturaleza.

Un ejemplo de lo que se explica en el párrafo anterior puede encontrarse en el siguiente poema de Neruda: 164    

Entra recuadro Espacio TIC En el enlace 16, encontrarás una novela corta de Tomas Mann. Después de leerla, busca la adaptación cinematográfica de Luchino Visconti.


Tienen existencia los trajes, color, forma, designio, y profundo lugar en nuestros mitos, demasiado lugar, demasiados muebles y demasiadas habitaciones hay en el mundo, y mi cuerpo vive entre y bajo tantas cosas abatido, con un pensamiento fijo de esclavitud y de cadenas.

Entra recuadro Para saber más Pablo Neruda obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1971, destacó no solo por su obra, sino también por su activismo político. Su “Carta íntima para millones de hombres” provocó su desafuero como senador, obligándolo a la clandestinidad en su propio país y, luego al exilio. Fue cónsul general en México, donde escribió el poema “Canto General de Chile”, el cual se publicó en forma clandestina en Chile en 1950.

N

Pablo Neruda, “Ritual de mis piernas”.

Otro ejemplo podríamos encontrarlo en el siguiente pasaje:

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

“[...] Era fascinante el Castillo de Chapultepec antes de que se volviera Museo de Historia. “Smoking and Touching are Forbidden”, decía cada diez metros. Y en español, además, otra prohibición: “no escupir”.

En este pasaje se expone en forma implícita que hay una advertencia adicional (“no escupir”), que no era necesario comunicar a los extranjeros, pero sí a los nacionales. Si bien esto no se dice explícitamente puede reconocerse, además, el autor añade un tono irónico que puede resultar simpático.

Cuando se trata de una interacción argumentativa, hay que hacer un esfuerzo para asegurarnos de que nuestro interlocutor entiende nuestro argumento y viceversa, pues solo así podremos comunicarnos en verdad. Esto implica ser capaces de expresar las conclusiones que estamos proponiendo y las premisas que nos llevaron a ellas. El receptor debe poder advertirlas con facilidad.

Wikipedia.org LOGBACHLA-72-P165

Jorge Ibargüengoitia, Regreso al Castillo.

Pie: Pablo Neruda

Para reforzar

1. Busca un diálogo en que los participantes utilicen un lenguaje indirecto para comunicarse en los diferentes medios que se señalan. En cada ejemplo explica por qué crees que es lenguaje indirecto y si te parece adecuado o no, de acuerdo con el contexto. Diálogo

Lenguaje indirecto utilizado

Es o no adecuado

A

T

E

Entrevista

M

Novela

Película

 

165  


2. Lee los siguientes pasajes y explica si contienen toda la información requerida para ser aceptados sin objeciones. Guarda tus respuestas en el portafolio de evidencias.

N

a) Todos los hombres desean por naturaleza saber. Así lo indica el amor a los sentidos; pues, al margen de su utilidad, son amados a causa de sí mismos, y el que más de todos, el de la vista. En efecto, no solo para obrar, sino también cuando no pensamos hacer nada, preferimos la vista, por decirlo así, a todos los otros. Y la causa en que, de los sentidos, este es el que nos hace conocer más, y nos muestra muchas diferencias. Aristóteles (Metafísica)

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

b) El mexicano es imprevisor, quizá debido a que carece del sentido del transcurso del tiempo: procede de una cultura, la aborigen, que [...] percibía estáticamente el tiempo, como algo inmóvil en donde nada o poco ocurría. Su tendencia a la impuntualidad se explica asimismo por el escaso valor que al tiempo le otorga. José E. Iturriaga “El carácter del mexicano”

(T3) ¿Por qué nos podemos equivocar en la comprensión del otro?

La inteligencia tiene como función principal conocer la verdad, sin embargo, puede equivocarse algunas veces. Basta con pensar en algunos errores que se han transmitido de generación en generación hasta que llega alguien a corregirlos. Por ejemplo, la creencia de que la Tierra era inmóvil o de que era el centro del Universo. Muchas personas, y muy inteligentes, estaban convencidas de ambas cosas y, sin embargo, estaban equivocadas. Tuvieron que pasar muchos siglos para que estas ideas pudieran corregirse con datos científicos.

Para argumentar

Los siguientes enunciados reflejan algunas creencias que se sostuvieron durante mucho tiempo. Investiga los argumentos que se dieron para sostener estas creencias, en qué momento histórico dejaron de ser aceptadas y qué llevó a su descalificación.

E

Creencia

M

A

T

El sol gira alrededor de la Tierra.

La tierra es inmóvil.

La esclavitud es legítima.

166    

Argumentos

Momento histórico

Argumentos de descalificación


N

Las estrellas están fijas en la bóveda celeste.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Las mujeres no tienen derecho a votar.

Las causas de un error en la comprensión de una argumentación, que no se deben a una omisión del emisor, se incluyen en las causas que afectan a la inteligencia para el conocimiento de la realidad en general. Podemos distinguir al menos dos tipos: las causas psicológicas y las éticas. Las psicológicas del error intelectual se describen a continuación.

Desproporción entre el emisor y el receptor. A veces el emisor puede dar toda la información que está relacionada con el argumento que presenta, pero si el receptor no es el adecuado, no podrá haber un vínculo comunicativo correcto y tampoco una verdadera interacción argumentativa.

Entra recuadro Conexiones

Pregunta a tu profesor de Química sobre los descubrimientos de partículas sub-atómicas en las últimas décadas. Podrás ver cómo este campo de investigación ha avanzado mucho en los últimos años y ciertas cosas que se daban por hecho son cuestionadas por los científicos constantemente.

La desproporción entre emisor y receptor puede ser por diferencia de edades, nivel cultural o nivel de especialización en la materia. En estos casos, de nada sirve dar explícitamente la información si el receptor está impedido para asimilarla.

Falta de atención. En ocasiones el emisor da toda la información, pero el receptor, a pesar de tener las condiciones para asimilarla, no pone atención o no la suficiente. Así, pasará por alto información relevante para la comprensión del argumento.

A

T

E

Falta de penetración. En otros casos, el emisor puede cumplir su parte y el receptor, si bien pone atención, no hace nada por profundizar en el mensaje y se queda con una visión superficial del problema y del argumento, por lo cual no comprende correctamente lo que se le quiere comunicar.

M

Falta de memoria. Puede ser que el emisor cumpla su parte, el receptor ponga atención, profundice y después olvidé alguna parte importante del argumento y eso lo lleve a hacer una mala interpretación de lo que se dice. Precipitación en el juicio. A veces queremos responder demasiado rápido a una cuestión, porque pensamos que ya tenemos la respuesta o ya sabemos hacia dónde se dirige el argumento de nuestro interlocutor y lanzamos una respuesta. Puede ser que no hayamos entendido lo que se nos dijo o que nuestro interlocutor no se dirigiera hacia donde pensamos, de manera que la precipitación puede ser otra de las fuentes de error.  

167  


N

Persistencia de prejuicios. En las unidades anteriores hemos visto que los prejuicios pueden jugar un papel constructivo dentro de una argumentación. Sin embargo, si no estamos abiertos a revisarlos en un momento dado, sobre todo cuando hay pruebas de que podemos estar en el error, la persistencia en esos prejuicios evitará que podamos entender en forma adecuada a nuestros interlocutores.  

Para reforzar

1.

2.

3.

4.

M

A

T

6.

E

5.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Escribe en las siguientes líneas una situación que ejemplifique cada una de las causas psicológicas del error intelectual.

Además de estas causas psicológicas, también podemos identificar las que son de carácter ético. Egoísmo, vanidad u orgullo. En ocasiones, la falta de entendimiento en un diálogo racional no tiene un origen intelectual, sino más bien la mala disposición de una o de varias de las partes. Esto puede haber sido motivado a partir de alguno de los vicios o sentimientos que en este punto se mencionan, los cuales colocan una barrera para que no haya un diálogo fructífero entre todos. 168    


R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Para reforzar

Pereza. La falta de atención y de profundización en un mensaje, puede explicarse muchas veces por esta simple razón, pero algunas veces difícil de evadir. La flojera o la pereza, puede ser la raíz de los errores que llamamos psicológicos.

N

Preponderancia de los propios intereses. A veces, la mala comprensión entre las partes se debe a que una de ellas no quiere ceder porque no conviene a sus intereses. Esto puede ser un obstáculo serio para que se desarrolle un intercambio de argumentos realmente fecundo.

Escribe en las siguientes líneas una situación que ejemplifique cada una de las causas éticas del error intelectual. 1.

2.

3.

(T3) Para entendernos mejor

E

Después de haber visto las causas principales del error intelectual, es necesario que ahora revisemos algunos posibles remedios, los cuales podrían ayudarnos a evaluar si hay comprensión en lo que decimos y en los que nos dicen.

T

Algunos de estos recursos podrían ser los siguientes:

M

A

1) Asegurarnos de que el lenguaje y el grado de especialización de nuestro mensaje es el adecuado para el receptor. De esta forma, tendremos mejores expectativas desde el inicio de la conversación con la otra parte, ya que nos aseguraremos de que se lleve a cabo la interacción argumentativa entre ambos.

2) Formular preguntas para asegurarnos de la comprensión de las premisas y la conclusión. En efecto, si el interlocutor no puso suficiente atención a lo que dijimos o sospechamos que no ha profundizado lo suficiente en el mensaje, podemos recurrir a un interrogatorio para cerciorarnos de que lo ha hecho correctamente y se puede tener una comunicación efectiva.  

169  


Volitivo. Referente a la voluntad.

N

Humildad. Conocimiento de las propias limitaciones y debilidades, y obrar de acuerdo con este conocimiento. Fortaleza. Fuerza, vigor. Defensa natural que tiene un lugar o puesto por su misma situación.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

4) Detener la interlocución cuando no se esté dando la comprensión y proponer vías para asegurarla. Esto implica estar muy atento a las respuestas e intervenciones de nuestro interlocutor. Es mejor detectar a tiempo un malentendido, que dejarlo crecer.

Entra recuadro Glosario

3) Elaborar y solicitar paráfrasis o ejemplos para asegurarnos de su comprensión de las razones y la conclusión. De esta forma, nos podremos dar a entender mejor con nuestro oyente y, si él es capaz de hacerlo, con seguridad tendremos buenos motivos para pensar que nos ha entendido. Lo mismo, si nosotros somos capaces de hacerlo con lo que él nos dice.

5) Fomentar una reflexión permanente en lo dicho para diferenciar entre las causas, las razones o motivos que nos llevan a defender un punto de vista en específico. De esta forma podremos observar si existe algún elemento no intelectivo, sino volitivo o afectivo involucrado en una situación determinada. 6) Una buena actitud. Si bien esto puede parecer que no es tan importante, ya vimos que existen causas éticas del error, de manera que un remedio contra la soberbia y la pereza que pueden inhibir un diálogo fecundo, son recomendables la humildad y la fortaleza.

Para argumentar

1. Busca en tres ejemplos: uno literario, uno cinematográfico y uno televisivo, que presenten un caso en el que una o varias personas salen del error o superan algún malentendido provocado por algunas de las razones que hemos revisado en este apartado. Describe los ejemplos y explica la causa por la que se originó el malentendido. Causa del malentendido

Solución

M

A

T

E

Ejemplo

2. Reflexiona y contesta en tu cuaderno: ¿cómo es que la lógica podría haber ayudado a evitar el malentendido en cada caso? 3. Guarda tu respuesta en el portafolio de evidencias. 170    


Logros 1. Para reforzar lo que aprendiste durante este tema realiza el siguiente ejercicio.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

N

a) Elabora un cuento o una historieta en el que se muestren los tipos de malentendidos y causas de errores intelectuales que afectan un proceso argumentativo, así como respuestas a los mismos. Intenta mostrar las diferentes estrategias que se pueden aplicar para superar los malentendidos. b) En parejas comparte tu cuento o historieta con un compañero. Lee con atención su trabajo e identifica los conflictos se presentan. c) Por cada uno de los malentendidos o causas de errores intelectuales que se muestran, desarrolla una propuesta distinta a las planteadas por tu compañero y escríbela en tu cuaderno. 2. Completa el siguiente cuadro con la información de la narración de tu compañero. Malentendido

Causa del malentendido

Solución

E

Producto final

A

T

Para realizar tu catálogo de réplicas y respuestas para la comprensión de argumentos dentro del salón de clases, deberás primero establecer las diferentes causas, motivos y razones que pueden impedir la plena comprensión de un argumento.

M

a) Enlista las causas, motivos y razones que originan la mala comprensión de un argumento. Define cada una de ellas con tus propias palabras y da un ejemplo de cómo se presentan estos problemas en el salón de clases. b) Una vez que tengas todos los ejemplos y definiciones piensa en tres posibles alternativas para mejorar la comprensión, ya sean réplicas al argumento o respuestas específicas que promuevan un mejor entendimiento en el salón. c) Elabora un catálogo con toda esta información, ya sea electrónico (presentación de PowerPoint, en un blog, página de Internet, etcétera) o en papel. d) Presenta tu trabajo al resto del grupo y discutan la manera en que pueden poner en práctica estas aportaciones para mejorar la comunicación y la argumentación en su grupo.

 

171  


(T2) 4.2 Reconocer cuando nos dan buenas razones

Al estudiar este tema, desarrollarás las siguientes competencias disciplinares:

N

Para empezar

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

• Identificar los supuestos de los argumentos con los que se trata de convencer y analizar la confiabilidad de las fuentes de una manera crítica y justificada. • Evaluar la solidez de la evidencia para llegar a una conclusión argumentativa por medio del diálogo. Para ello realizarás actividades con las que:

• Reconocerás las inferencias válidas de un argumento a partir de su estructura y de reglas lógicas. • Identificarás y diferenciarás las buenas conclusiones de aquellas que no tienen sustento dentro de un argumento. Los productos que obtendrás para demostrar que lograste las competencias y enriqueciste tus saberes acerca de la unidad serán: • Un análisis de las oposiciones de una proposición para clarificar la relación entre las premisas. • Resolución de actividades donde se apliquen las leyes de inferencia inmediata, en donde diferencies cada una de ellas y el papel que tienen en el análisis de conclusiones. • Ejemplos de las reglas de inferencia con argumentos que se usan en la vida cotidiana. Como producto final de esta secuencia didáctica realizarás un cuadro comparativo en el que contrastes las diferentes reglas de inferencia, incluyendo las reglas de premisas y de términos explicando cómo es que ayudan a verificar un argumento.

Reactivación

E

En las unidades anteriores has adquirido conocimientos muy importantes y necesarios, no solo para el estudio de esta materia, sino para tu vida cotidiana. A continuación, reflexiona y responde las siguientes preguntas, verás que los términos que manejamos ya los estudiaste en la unidad 2; si tienes alguna duda, regresa a esa unidad y despeja tus dudas.

A

T

a) Escribe un ejemplo de argumento conductivo.

M

b) ¿Crees que el argumento de autoridad es completamente fiable? ¿Por qué?

c) Escribe un argumento por analogía.

172    


(T3) Argumento deductivo

N

En la unidad 2 vimos que un argumento deductivo consiste en la obtención de una conclusión a partir de premisas generales. Pueden ser que haya dos premisas con esa característica, pero también puede ser el caso de que una de ellas sea la confirmación particular de una instancia.

Para reforzar

P2: Por tanto, C:

En el argumento deductivo una de las premisas debe ser universal o general. Siempre debemos cerciorarnos de que así sea, para poder aceptar una deducción como tal. Una deducción que utiliza dos premisas generales, sería: Todos los hombres desean por naturaleza saber. Todos los científicos son hombres Todos los científicos desean por naturaleza saber

El ejemplo de una deducción con una premisa general, sería: Todos los hombres desean por naturaleza saber Sócrates es hombre Sócrates desea por naturaleza saber Las deducciones por su extensión pueden ser:

Pie: La investigación científica es una de las formas por las cuales el hombre intenta conocer más y mejor la Naturaleza.

T

E

a) Universales a) Todo X es Y. b) Ningún X es Y.

Shutterstock/lightpoet LOGBACHLA-73-P173

P1:

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Escribe un ejemplo de argumento deductivo.

M

A

b) Particulares a) Algunos X son Y b) Algunos X no son Y. También podemos agruparlos por su cualidad: c) Afirmativos a) Todo X es Y. b) Algunos X son Y.

d) Negativos a) Ningún X es Y. b) Algunos X no son Y.

 

173  


Para reforzar

Particulares

Afirmativos

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Universales

N

Utiliza diagramas de Venn para representar cada una de las proposiciones. Recuerda que este modo de representación consiste en utilizar círculos que muestren las relaciones entre las diferentes partes de un conjunto o sistema.

Negativos

Dada esta clasificación, podemos construir el siguiente cuadro de oposiciones, en el que se pueden visualizar las distintas relaciones que hay entre las premisas: (A) Todo X es Y

Contrarias

(E) Ningún X es Y

Subalternas

Contradictorias

Subalternas

Subcontrarias

(O) Algunas X no son Y

(I) Algunas X son Y

Entra recuadro Espacio TIC

Los diagramas de Venn también los puedes realizar en formato electrónico. En el enlace 17 podrás encontrar una compilación de los diferentes recursos con su explicación correspondiente de cómo usarlos.

E

Para argumentar

T

Lee las siguientes proposiciones y escribe la relación de oposición que se te pide:

M

A

a) Algunos deportes son al aire libre. Su contradictoria es: b) Ningún elefante es bípedo Su subalterna es: c) Todos los artistas son inteligentes Su contraria es: : d) Algunos mamíferos viven en el bosque Su contradictoria es: :

174    


Entra recuadro Para saber más

1) De la verdad de una contradictoria, se infiere la falsedad de la otra y viceversa.

Los cuadros de oposición son esquemas que se utilizan para estudiar las relaciones formales entre los diversos tipos de juicios aristotélicos. Para profundizar en su origen y uso consulta el Diccionario de filosofía de José Ferrater Mora.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Por ejemplo, si es verdad que “todos los hombres son bípedos”, se puede inferir que es falso que “algunos hombres no son bípedos”. A su vez, si sabemos que es falso que “ningún mamífero vive en la selva”, podemos inferir que, por lo menos, “algunos mamíferos viven en la selva”.

N

A partir del cuadro de oposiciones pueden extraerse algunas reglas de inferencia inmediata que son válidas siempre. Estas reglas son:

2) De la verdad de una contraria, se infiere la falsedad de la otra, pero no viceversa.

Por ejemplo, si es verdad que “todos los animales son seres vivos”, se infiere que es falso que “ningún animal es un ser vivo”. Sin embargo, si es falso que “ninguna casa tiene alberca”, no se puede inferir su contraria, es decir, que “todas las casas tienen alberca”.

3) De la falsedad de una subcontraria, se infiere la verdad de la otra, pero no viceversa. Por ejemplo, si es falso que “algunos hombres son alados”, se puede inferir que es verdad que, por lo menos, “algunos hombres no son alados”. Sin embargo, si es verdad que “algunas casas tienen alberca”, no se puede inferir que su subcontraria (algunas casas no tienen alberca) es falsa. 4) De la verdad de una universal, se infiere la verdad de su subalterna particular, pero no viceversa.

Por ejemplo, si es verdad que “todas las casas tienen techo”, se sigue que es verdad que “algunas casas tienen techo”. En cambio, si es verdad que “algunas casas tienen estacionamiento”, no se puede inferir la universal, es decir que “todas las casas tienen estacionamiento”.

T

E

5) De la falsedad de una particular, se infiere la falsedad de su subalterna universal, pero no viceversa.

M

A

Por ejemplo, si es falso que “algunas casas no tienen techo”, puede inferirse que es falso que “ninguna casa tiene techo”. En cambio, si es falso que “todos los perros son blancos”, no se puede inferir la falsedad de su particular, esto es, que “algunos perros son blancos”. Además de las inferencias inmediatas que se pueden deducir a partir del cuadro de las oposiciones, hay otras inferencias que se pueden hacer, siempre y cuando se respeten las reglas básicas para las premisas y los términos de un silogismo. A continuación veremos el detalle las reglas de las premisas. 1) De dos premisas negativas nada se concluye. 2) De dos premisas afirmativas no puede concluirse negativamente.

 

175  


3) De dos premisas particulares no se concluye nada. 4) La conclusión, si se tiene una premisa particular habrá una conclusión particular; si hay una premisa negativa, la conclusión será negativa. Recuerda que se considera mejor una conclusión universal y afirmativa.

N

Para reforzar

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

2. Guarda tus ejemplos en el portafolio de evidencias.

1. En tu cuaderno ejemplifica cada una de las premisas anteriores. Compara tus respuestas.

Así como hay reglas para las premisas, a continuación veremos las reglas de los términos.

1) Un argumento deductivo se compone de tres términos (el mayor, el menor y el medio). Todo triángulo es una figura geométrica. Toda figura de tres lados es un triángulo. Toda figura de tres lados es una figura geométrica. Término mayor: figura geométrica Término menor: figura de tres lados Término medio: triángulo

2) Los términos de la conclusión no deben tener mayor extensión que en las premisas. Todo triángulo es una figura geométrica. Toda figura de tres lados es un triángulo. Toda figura de tres lados es una figura geométrica.

E

Término mayor: figura geométrica (en las premisas es particular y en las conclusiones es particular) Término menor: figura de tres lados (en las premisas es universal y en las conclusiones es universal) Término medio: triángulo (en la premisa mayor es universal y en la menor particular)

A

T

3) El término medio nunca debe encontrarse en la conclusión, como vemos en el ejemplo anterior.

M

4) También, debe ser, por lo menos una vez, universal (como en el ejemplo anterior).

Al contar con tres términos involucrados en un silogismo, esto da lugar a cuatro combinaciones que podemos llamar las figuras del silogismo y que son las siguientes: Primera figura: Término Medio-Término Mayor Término Menor-Término Medio Término Mayor-Término Menor

176    

Segunda figura: Término Mayor-Término Medio Término Menor-Término Medio Término Mayor-Término Menor


Si aplicamos las reglas de los términos y las premisas a cada una de las cuatro figuras, encontraremos que las combinaciones válidas de premisas son distintas en cada caso. Para ver cuáles son las indicadas, empecemos por asignar una letra a cada tipo de premisa para poder representarlo mejor. Así, tendríamos que:

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

A significa universal afirmativo. E significa universal negativo. I significa particular afirmativo. O significa particular negativo.

N

Cuarta figura: Término Mayor-Término Medio Término Medio-Término Menor Término Mayor-Término Menor

Tercera figura: Término Medio-Término Mayor Término Medio-Término Menor Término Mayor-Término Menor

Así, en la primera figura, las combinaciones válidas de premisas serían: AAA EAE AII EIO

Un ejemplo sería el siguiente:

AAA A: Todas las aves son animales vivíparos. A: Todos los canarios son aves. A: Todos los canarios son vivíparos.

A su vez, en la segunda figura, tendríamos las siguientes: EAE AEE EIO AOO

E

Un ejemplo sería el siguiente:

A

T

EIO E: Ningún tirano es un demócrata I: Algunos gobernantes son demócratas O: Algunos gobernantes no son tiranos

M

Por su parte en la tercera figura, tendríamos: AAI IAI AII EAO OAO EIO

Un ejemplo sería el siguiente:

 

177  


AII A: Todos los cuerpos son seres tridimensionales. I: Algunos cuerpos son astros. I: Algunos astros son seres tridimensionales.

N

Por último, en la cuarta figura, tendríamos las siguientes:

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

AAI AEE IAI EAO EIO

Un ejemplo sería el siguiente:

EAO E: Ningún mineral es un ser vivo. A: Todos los seres vivos son seres con automovimiento. O: Algunos seres con automovimiento no son minerales.

Al tratarse de muchas formas válidas para los argumentos, la tradición escolástica asoció cada uno de ellos a un nombre para poder memorizarlas; estas se agrupan en el siguiente cuadro: Primera figura BARBARA CELARENT DARII FERIO

Segunda figura CESARE CAMESTRES FESTINO BAROCO

Tercera figura DARAPTI DISAMIS DATISI FELAPTON BOCARDO FERISON

Cuarta figura BAMALIP CAMENES DIMATIS FESAPO FRESISON

Para reforzar

Lee los siguientes silogismos, escribe su nombre y la figura a la que pertenecen.

T

E

Todo M es P Todo S es M Todo S es P

A

Nombre:

M

Figura:

Algún M no es P Todo M es S Algún S no es P

Todo P es M Todo M es S Algún S es P

Ningún M es P Todo M es S Algún S no es P

Ningún P es M Todo S es M Ningún S es P

Nombre:

Nombre:

Nombre:

Figura:

Figura:

Figura:

Todo P es M Algún S no es M Algún S no es P

Todo P es M Ningún M es S Ningún S es P

Ningún M es P Algún S es M Algún S no es P

Nombre:

Nombre:

Nombre:

Nombre:

Figura:

Figura:

Figura:

Figura:

178    


Hay que tener en cuenta que las formas válidas de una figura se pueden convertir utilizando alguno de los tipos válidos de conversión de las premisas. Para ello, los nombres que dio la tradición escolástica nos ofrecen varias señales de cómo hacerlo. Así pues, tenemos que:

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

2) La letra “S” indica que a la vocal antecedente debe hacérsele una conversión simple, es decir, invertir el sujeto y el predicado, lo cual solo puede hacerse con proposiciones “E” o “I”.

N

1) La consonante inicial de cada modo de las otras figuras indica a qué modo de la primera debe convertirse.

Ningún S es P Todo Q es P Ningún Q es S

Ningún P es S Todo Q es P Ningún Q es S

CESARE

CELARENT

3) La P indica que a la vocal antecedente se le debe hacer conversión accidental, es decir, intercambiar el sujeto con el predicado y cambiar la extensión de las premisas, pero dejando igual la cualidad. Esto funciona para las proposiciones “A” y “E”. Todo S es P Todo S es Q Algún Q es P

Todo S es P Algún Q es S Algún Q es P

DARAPTI

DARII

4) LA M indica que debe hacerse intercambio de premisas, es decir, que la mayor debe pasar como menor y viceversa. Ningún P es Q Todo S es P Ningún S es Q

CAMESTRES

CELARENT

E

Todo S es P Ningún Q es P Ningún Q es S

A

T

5) La C indica que debe convertirse por reducción al absurdo y esto se utiliza como método de comprobación de un silogismo. De este modo podemos convertir un argumento a la primera figura, que es la más perfecta de todas.

M

Por último, es conveniente señalar que, en ocasiones, nos encontraremos con argumentos en los que se omite una premisa. Estos reciben el nombre de entinemas. Sin embargo, a partir de la conclusión y de la premisa que sí conocemos, podemos reconstruir la premisa que se ha omitido, se identifican los términos involucrados en las que sí conocemos y su ordenación. Por ejemplo, si alguien nos dice: “todos los hombres son risibles, porque todos los hombres son racionales”, reconstruimos a partir de ello que hay una premisa implícita: “todos los racionales son risibles”.

 

179  


Para reforzar

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Regla de cooperación. El diálogo no consiste en argumentar contra otro, sino en hallar la verdad, llegar a un acuerdo y resolver problemas de forma conjunta.

N

Revisa de nuevo las reglas de diálogo argumentativo que vimos antes. Ahora regresaremos a tres de ellas:

(T3) Reglas del diálogo argumentativo

Proceso/ Octavio Gómez LOGBACHLA-74-P180

Escribe en tu cuaderno un ejemplo de cada una de las formas válidas que mencionamos antes. Guarda tus ejemplos en el portafolio de evidencias.

Regla de relevancia. Cuando dialogas, debes centrarte en el tema; introducir otros temas solo es válido en la medida en que contribuya a resolver el problema central del diálogo. Regla de información. Cuando participas en un diálogo, debes procurar estar informado sobre el tema del que se discute.

Al participar en un diálogo es importante que examines tu disposición para cooperar con tu interlocutor, el propósito del diálogo, etcétera.

(T3) Argumento por analogía

Este argumento se utiliza mucho en la vida diaria. Por ejemplo, una persona nos inspira confianza, porque sus sonrisa se parece a la de un primo. El problema es que es muy fácil cometer errores al usar este argumento. Por ejemplo, vas al extranjero y tu acento te delata de inmediato, alguno de tus compañeros en la nueva escuela te discrimina porque tuvo una mala experiencia con un mexicano. Tu compañero ha razonado de manera equivocada por analogía.

E

Recordemos la definición técnica de este argumento: Cuando una instancia p comparte las cualidades x, y, z, con la instancia q; si la instancia q también tiene la cualidad w, se concluye que p tiene la cualidad w.

T

El argumento se puede enunciar de esta manera:

A

1) Los frijoles (p) son leguminosas (x), contiene carbohidratos (y) y proteínas (z), y son de difícil digestión (w).

M

2) Los garbanzos son leguminosas (x), contienen carbohidratos (y) y proteínas (z).

3) Por tanto, los garbanzos son de difícil digestión (w). Para evitar que nuestra conclusión sea precipitada y falsa, te recomendamos una estrategia basada en algunas reglas muy sencillas. No son infalibles, pero son puntos que te ayudarán a reducir el margen de error.

180    

Pie: En las mesas de diálogo entre grupos políticos es muy importante acotar el tema de discusión. La dispersión de temas entorpece el diálogo.


Entra recuadro Sabías que

Se trata de un consejo muy sencillo. Cerciórate de que las propiedades x, y, z, w se atribuyan a p. A pesar de que se trata de algo obvio, a veces lo pasamos por algo. Por ejemplo, Karla es mujer, adolescente, soltera y sentimental. Amanda es mujer, adolescente, soltera. Por tanto, Amanda también es sentimental. ¿Estás seguro de que Karla es sentimental? ¿Por qué lo dices? ¿Por qué una vez la viste llorar? Eso no significa que ella sea sentimental.

El escritor inglés Salman Rushdie publicó la novela Versos satánicos en 1988. En ella se critica al islam. El líder religiosos de Irán, el ayatolá Jomeini condenó el libro, animando a que los musulmanes ejecutaran a Rushdie y a quienes habían participado en la edición de la novela. Tres traductores del libro fueron atacados con violencia, y uno de ellos murió. Jomeini era considerado una autoridad en la interpretación del Corán, libro clave del islam, y por tanto sus palabras era seguidas al pie de la letra por algunos musulmanes. ¿Qué te parece? ¿Dónde quedó la argumentación?

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

N

1) Revisa que la primera premisa afirme algo acerca del ejemplo usado como analogía.

2) Revisa que la segunda premisa afirme que el ejemplo de la primera es similar al ejemplo del que se extraer la conclusión.

3) Revisa que la similitud entre ejemplos sea relevante para lo que se concluye.

Esta regla nos invita revisar si las semejanzas entre p y q son sólidas. En ocasiones, los objetos se parecen solo en aspectos superficiales. Esas semejanzas no nos permiten sacar conclusiones.

(T3) Argumento de autoridad

Este argumento es muy débil visto desde la lógica formal, sin embargo es muy utilizado en la vida cotidiana El argumento de autoridad, por ejemplo, es necesario cuando acudimos al médico o cuando nos aconsejamos con un abogado. Los seres humanos no podemos ser especialistas en todos los ámbitos del conocimiento y necesitamos confiar en los demás para vivir en sociedad.

Wikipedia LOGBACHLA-75-P181

Esta regla nos invita a mirar que las dos instancias p y q sean realmente semejantes. En el caso de los garbanzos y los frijoles, la analogía funciona porque, en efecto, ambos son parecidos por ser leguminosas.

E

A continuación veremos algunas pautas que pueden ayudarte a revisar la pertinencia de un argumento de autoridad.

Pie: Ayatola Jomeini.

A

T

1) Reconoce en qué circunstancias se necesita apelar a una fuente externa para obtener información y resolver una duda o apoyar una conclusión.

M

2) Cita a una fuente cuya información pueda corroborarse.

3) Señala los criterios que se emplean para elegir a alguien como autoridad en determinado campo de conocimiento. 4) Corrige o afina la interpretación que la autoridad ha hecho y que se presenta como información para el diálogo.

5) Corrobora que la fuente que citarás esté bien informada con respecto al tema que dialogarás.

 

181  


9) Revisa la imparcialidad de la fuente y su pertinencia o veracidad.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

10) Distingue cuando tu interlocutor haga un ataque personal a la fuente o tiene un efecto descalificador.

N

8) Pon en juicio la información que ha sido obtenida de manera extraordinaria, es decir, cuyo origen es dudoso.

7) Explica el significado de la información de modo sucinto, en caso de que no se entienda en primera instancia.

Shutterstock/ollyy LOGBACHLA-76-P182

6) Si tienes duda acerca del fundamento, explícalo de manera concisa.

(T3) Argumento conductivo

Este argumento nos ayuda a tomar decisiones en la vida diaria. Se utiliza en el sistema penal, los jueces deben utilizar una forma de este argumento para determinar la inocencia o culpabilidad de un acusado. Veamos ahora algunas pautas para su uso.

Identifica el argumento nuclear y los argumentos subsidiarios. El argumento nuclear se refiere al tema central de la discusión. Debe responder a la pregunta: ¿Estudio medicina? Los argumentos subsidiarios son las cadenas de razonamientos que apoyan cada uno de los dos lados de la cuestión: Argumento a favor de estudiar medicina, y argumentos en contra de su estudio. Distingue la conclusión, la cuestión y las posturas o consideraciones (en pro y en contra). Recuerda que no debemos concluir sin desarrollar los dos argumentos subsidiarios (en pro y en contra). Por ejemplo, en el caso de un juicio, el juez no puede declarar culpable al acusado solo escuchando al abogado.

Identifica las razones, ejemplos, informaciones o normas que hacen el papel de premisas.

A

T

E

Suprime (de manera provisional) algunas premisas para evaluar el sustento a la conclusión. Un ejercicio muy sano es fijarnos, por un momento, solo en alguno de los argumentos subsidiarios. Piensa en el caso del juez: ¿Condenaría al acusado solo con los argumentos del fiscal?

M

Identifica cada razón por sí misma, es importante para apoyar la conclusión. Revisa por qué es importante cada uno de los pros y contras que has enunciado.

Describe los procesos de revisión de las premisas. Es importante que antes de argumentar de esta manera, pienses cómo revisarás los pros y contras. Algo tan sencillo como poner los argumentos en dos columnas paralelas, puede servirte para contrastar el peso de las razones en pro y en contra.

182    

Pie: El argumento conductivo se compone de dos argumentos, uno da razones a favor y otro da razones en contra sobre el mismo tema. Es como una especie de libra o balanza. Al final, la balanza de nuestra inteligencia debe optar por los argumentos más fuertes.


Logros 1. Para reforzar lo que aprendiste durante este tema demuestra la validez o invalidez de los silogismos mediante un diagrama de Venn.

N

Todo reprobado culpa al maestro. Algún reprobado no puso atención. Por tanto, alguno que puso atención no culpa al maestro.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Todo niño es un ser humano. Ningún adulto es un niño. Por tanto, ningún adulto es un ser humano.

Algún copión es distraído. Todo ignorante es distraído. Por tanto, algún ignorante es copión.

Algunas mujeres son chismosas. Ningún hombre es una mujer. Por tanto, ningún hombre es chismoso

A

T

E

2. ¿Cómo pueden las reglas de inferencia ayudarte a argumentar mejor?

M

Producto final Para realizar tu cuadro comparativo en el que contrastarás las diferentes reglas de inferencia, deberás primero distinguir los tipos de reglas de inferencia y reflexionar cómo se aplican. a) Explica con tus palabras, cuáles son y cómo se aplican las reglas de inferencia inmediata, las de las premisas, y las de los términos. b) Escribe ejemplos que expresen cada una de las reglas de forma clara. c) Identifica las diferencias y similitudes entre las reglas y compáralas. d) En equipos de tres personas, intercambien sus cuadros, complementen el suyo de ser necesario.  

183  


(T2) 4.3 Habilidades argumentativas Para empezar

N

Al estudiar este tema, desarrollarás las siguientes competencias disciplinares:

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

• Defender con razones coherentes sus juicios sobre aspectos de su entorno. • Sustentar una postura personal sobre temas de interés y relevancia general, considerando otros puntos de vista de manera crítica y reflexiva. • Identificar los supuestos de los argumentos con los que se trata de convencer y analizar la confiabilidad de las fuentes de una manera crítica y justificada. Para ello realizarás actividades con las que:

• Identificarás las objeciones que se presentan en un argumento y sus consecuencias. • Desarrollarás la habilidad de formular objeciones y contra-objeciones para reforzar tus propios argumentos. • Diferenciarás las objeciones por el contenido de un argumento de las objeciones por validez. • Aplicarás objeciones en situaciones de la vida cotidiana para evaluar los argumentos que te dan. Los productos que obtendrás para demostrar que lograste las competencias y enriqueciste tus saberes acerca de la unidad serán: • Un análisis de distintos argumentos para anticipar las objeciones y contra-objeciones que puedan presentarse con el fin de acreditar o desacreditar un argumento. • Ejemplos de argumentos en los que justifiques estar de acuerdo o no, con base en las premisas que presentas. • Un análisis de un texto en el que identifiques las objeciones y qué se está objetando. Como producto final de esta secuencia didáctica realizarás un debate en el que pondrán en práctica sus habilidades argumentativas y desarrollarán sus competencias para dar buenos argumentos.

Reactivación

Antes de iniciar el estudio de la secuencia, reflexiona y haz lo que se te pide.

T

E

1. Deduce todo lo que sea posible a partir de las reglas de inferencia inmediata, en las siguientes proposiciones:

M

A

a) “Algunas plantas son de sombra” (falso).

b) “Ningún mineral está vivo” (verdadero).

184    


R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

En efecto, podemos ofrecer argumentos muy buenos y pertinentes para un contexto determinado, pero esto no basta para que nuestros interlocutores no presenten algunas objeciones. Incluso, puede ser que nosotros seamos quien las introduzca. De manera que es muy importante saber cómo funcionan y de qué forma se pueden formular y responder. Por eso revisaremos a continuación este punto con mucho más detalle.

N

El utilizar el argumento pertinente para un contexto determinado no basta para tener éxito en un intercambio de argumentos, sino que existen algunas estrategias adicionales a las que ya hemos estudiado para poder perfeccionar nuestras habilidades argumentativas. Un diálogo siempre es muy complejo y hay muchos factores que se dan alrededor de él para llevarse a cabo, por tal razón es importante preparar los argumentos que vamos a presentar.

Para reforzar

Busca el significado de las siguientes palabras y anótalo. Objeción:

Réplica:

Refutación:

E

(T3) ¿Qué es una objeción?

M

A

T

Llamamos objeción a la razón o argumento que se propone en contra de una proposición o en contra de un razonamiento para impugnarlos. Por lo mismo, una contra-objeción sería una objeción a la objeción hecha en primer término. Siempre se puede objetar una proposición o un argumento y, de hecho, se trata de una práctica muy común en todo tipo de diálogos. Esto, sin duda es deseable, pues garantiza llegar a resultados más certeros o a conclusiones más reflexionadas.

Cuando una persona introduce una objeción a su interlocutor en el marco de un diálogo racional, lo obliga a que responda. Si das un argumento a favor de una posición cualquiera y el interlocutor ofrece razones por las que vale la pena reconsiderar el punto, no podemos dejarlas de lado, sino que más bien conviene revisar con cuidado cada una de ellas.  

Entra recuadro Conexiones Las expresiones (orales y escritas) pueden ser de diferentes tipos pero siempre deben de ser coherentes, con el fin de evitar objeciones a los argumentos que en ellas se proponen. Consulta con el docente de la materia Lectura, expresión oral y escrita sobre los tipos de texto o exposiciones orales que más necesitan de coherencia y validez lógica para alcanzar sus objetivos.

185  


N

El resultado de este ejercicio puede ser doble: O bien la persona que recibe la objeción se da cuenta de que estaba en un error y reformula su posición, o responde a ella exitosamente y su postura se ve fortalecida. De manera que, en algún sentido, puede decirse que quien recibe una objeción siempre sale ganando, porque o bien sale del error o, bien, ve fortalecido su punto de vista.

Para reforzar Enlista tres argumentos con una posible objeción y una contra-objeción. Objeción

Contra-objeción

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Argumento 1. 2. 3.

“¿Cuál es mi carácter? Soy de los que gustan de que se los refute cuando no dicen la verdad y de refutar a los otros cuando se apartan de ella, complaciéndome tanto en refutar como en ser refutado. Considero, en efecto, que es un bien mucho mayor el ser refutado, porque es más ventajoso verse libre del mayor de los males que librar a otro de él. No conozco, además, que exista mayor mal para un hombre que el de tener ideas falsas en la materia que tratamos. Si dices que la disposición de tu espíritu es igual a la mía, prosigamos la conversación, y si crees que debemos darla por terminada, consiento y sea como quieras”.

Shutterstock/Brigida Soriano

Este punto de vista respecto a las objeciones tiene su origen en la Antigüedad. Platón nos narra en el diálogo “Gorgias” que Sócrates defendía ese punto en los siguientes términos:

LOGBACHLA-77-P186 Pie: En “Gorgias” participan Sócrates, sus amigos Calicles y Querefonte; Gorgias era un retórico.

E

Para reforzar

T

Lee y reflexiona sobre el fragmento del diálogo. Contesta las siguientes preguntas:

M

A

1. ¿Por qué crees que a algunas personas no les gusta que refuten sus argumentos?

2. ¿Cuáles son los males a los que se refiere el diálogo, de lo que uno se libera al ser confrontado?

186    


N

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

En el pasaje que citamos, Sócrates describe tal disposición como una condición necesaria para continuar el diálogo, lo cual es cierto. Si uno no está dispuesto a recibir objeciones, no puede ser considerado un buen interlocutor para entablar una discusión racional sobre algún punto en particular y más bien caeremos en un juego de suma cero donde todas las partes pierden.

La idea contenida en este pasaje es, sin duda, valiosa. Es muy común que cuando una persona es corregida por otra, la persona que recibe la corrección se sienta agredida. Sin embargo, Sócrates nos señala un punto que vale la pena considerar, a saber, que cuando uno está equivocado se encuentra en una situación indeseable, de manera que si uno es corregido por otro, es como si nos rescataran de una situación en la que no quisiéramos estar. Así que, más que enojarnos, deberíamos estar agradecidos por la corrección que se nos haga.

Para argumentar

1. Plantea dos objeciones por cada preposición que se te presenta a continuación: 1. Las vacaciones deberían ser abolidas del calendario escolar. a) b)

2. La esclavitud debe aceptarse como una forma legal de contratación. a) b)

3. Los clientes siempre tienen la razón. a)

E

b)

A

T

2. Elige una proposición y busca argumentos u objeciones a las mismos. Guárdalos en tu portafolio de evidencias.

M

(T3) ¿Cómo formular objeciones?

¿Recuerdas lo que vimos en la unidad 1 sobre el chocolate y la felicidad? Incluso un diálogo tan simple como ese admite el uso de objeciones y contra-objeciones. Si una persona sostiene que el chocolate es causa de la felicidad, alguien podría objetar, por ejemplo, diciendo que si así fuera, entre más chocolate comamos, más felices seríamos. Sin embargo esto no es así porque, de hecho, hay gente que por comer muchos chocolates empieza a tener problemas de salud, que le pueden causar enfermedades crónicas. Esto último sería una objeción muy sencilla, pero no por ello menos eficaz.  

187  


Lo más importante al momento de formular una objeción es aclarar qué es lo que estamos objetando. Si lo que se pretende discutir es un argumento, hay que tener claro qué es lo que queremos objetar. Hay por lo menos dos opciones:

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Esto es muy importante, pues no siempre estamos en desacuerdo con todo el argumento de nuestros interlocutores. Es decir, podría suceder que:

N

1) El contenido de una o más premisas. 2) La validez de la inferencia.

a) Estemos en desacuerdo con la verdad de las premisas utilizadas, aunque aceptemos que si fueran verdaderas, la conclusión se seguiría de ellas. Supongamos, por ejemplo, que alguien sostiene que el deporte es malo para la salud porque produce cansancio y todo lo que produce cansancio es malo para la salud. A este argumento se le podría decir que si esas premisas fueran verdaderas se seguiría la conclusión, pues formalmente el argumento es correcto (sería un silogismo de la primera figura), pero se le puede objetar, por ejemplo, la verdad de su premisa mayor, esto es, que lo que produce cansancio es malo para la salud. Hay actividades que producen cansancio, pero que son recomendables para estar sanos o, incluso, para recuperar la salud. En este caso el desacuerdo no viene por la validez de la inferencia, sino por el contenido de las premisas.

b) En otros casos, podríamos estar de acuerdo con las premisas, pero no con la inferencia. Por ejemplo, si alguien dijera que todos los mexicanos son cubanos, porque todos los mexicanos son americanos y porque también todos los cubanos son americanos, podríamos decirle que si bien sus premisas son verdaderas, su conclusión es falsa, pues no se sigue de su antecedente. En este caso, porque el término medio de un argumento debe ser, por lo menos, una vez universal y esto no se cumple en su argumento.

T

E

c) Desde luego, habrá casos en los que no estemos de acuerdo ni con las premisas, ni con la inferencia, pero estos son los argumentos más vulnerables de todos.

A

Para argumentar

M

1. Escribe en tu cuaderno un argumento de acuerdo con lo que se te pide en cada inciso y explica en cada uno de ellos por qué estás en desacuerdo con el argumento que planteaste. Justifica tu respuesta. a) Argumento en el que estés de acuerdo con las premisas b) Argumento en el que estés en desacuerdo con la conclusión a la que se llega. c) Argumento en el que estés en desacuerdo con las premisas y la conclusión. 2. Comparte tu argumento con tus compañeros. 3. Guarda tus argumentos en el portafolio de evidencias. 188    


R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

3. Los elefantes tienen alas.

1. Si los elefantes vuelan, entonces los elefantes tienen alas. 2. Los elefantes vuelan. Por tanto,

N

En las unidades anteriores hemos visto algunos elementos de lógica de términos y de lógica proposicional. En ambos casos, se cumple lo anterior. Solo hay que tener en cuenta en cuál de ellas nos movemos. Los ejemplos anteriores eran de lógica de términos, pero algo análogo podríamos hacer con ejemplos de lógica proposicional. Veamos el caso de alguien que dijera lo siguiente:

Este argumento tiene una estructura válida (modus ponendo ponens), pero uno podría dirigir su objeción contra la premisa 2, porque sabemos por experiencia que es falsa. Sin embargo, habrá casos en los que las premisas sean verdaderas y el error se encuentre más bien en la inferencia. Un ejemplo sería el siguiente: 1. Si los mexicanos son europeos, entonces los mexicanos no son asiáticos. 2. Los mexicanos no son europeos. Por tanto, 3. los mexicanos son asiáticos.

En este caso, las premisas son verdaderas. En caso de que los mexicanos fueran europeos, no podrían ser asiáticos. Pero del hecho de que los mexicanos no sean europeos, no se seguiría que sean asiáticos, pues de la negación del antecedente, no se sigue la negación del consecuente, que en este caso terminaría siendo una doble negación y, por tanto, convertible en una proposición afirmativa. De manera que siempre que formulemos una objeción, tendremos que estar consciente a cuál de las dos posibles fuentes de error estamos criticando: las premisas o la inferencia.

T

E

Ahora bien, para objetar la verdad de una premisa, se pueden seguir dos caminos. Se puede ofrecer otro argumento para mostrar que es falsa, o bien se puede recurrir a la experiencia para mostrar un contraejemplo de lo que sostiene el interlocutor.

M

A

Al mostrar una instancia en la que no se cumple lo que el interlocutor dice, a este no le queda más remedio que reformular su postura, o bien, tiene que decir por qué la instancia mostrada no es un verdadero contraejemplo a lo que él ha dicho.

(T3) ¿Cómo responder objeciones? El otro lado de la moneda consiste en el examen de las estrategias recomendables para contestar objeciones. Esta habilidad es muy importante para adquirir el dominio de la lógica. Si bien siempre tenemos que estar abiertos a ser corregidos o refutados, eso no implica que no debamos defender nuestros propios argumentos.  

Entra recuadro Conexiones El poder defender nuestras ideas expresándolas de la mejor manera es fundamental para lograr una buena comunicación en el día a día, pero también en las expresiones artísticas. Consulta con el docente de la materia Lectura, expresión oral y escrita en qué textos de literatura puedes encontrar buenos ejemplos de argumentos para defender ciertas posturas personales. Investígalos.

189  


N

Existen varias plataformas en las que puedes encontrar videos, la más conocida es www.youtube.com pero también existen otras, como la que encontrarás en el enlace 18 que tiene solamente videos educativos, o la del enlace 19 que ofrece pláticas sobre diferentes temas con científicos y académicos especializados en el tema.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

En segundo lugar, si realmente estamos frente a una objeción hay que examinar si impacta o no en nuestro argumento, o si más bien conviene introducir una contra-objeción (es decir, una objeción a la objeción). También, puede ser un argumento, una evidencia o un contraejemplo

Entra recuadro Espacio TIC

En primer lugar, hay que identificar si la objeción que nos proponen es realmente una objeción. Para ello hay que ver si el argumento, la evidencia o el contraejemplo que introduce nuestro interlocutor ataca la verdad de alguna de nuestras premisas o si más bien está criticando nuestra inferencia. Si no es alguna de estas cosas, entonces no es realmente una objeción.

Una manera de estar listo para responder a una objeción dentro de un debate, es llegar preparado para ello. La manera más obvia de hacerlo es tener pensada una respuesta para las objeciones más comunes a la postura que defenderemos. Sin embargo, se pueden señalar algunas recomendaciones adicionales:

1) Antes del debate, busca ejemplos que vayan en contra de tus propuestas o de algún aporte en especial. 2) Selecciona las objeciones o críticas menos comunes o frecuentes a lo que decimos, y trata de responderlas. 3) Compara las ventajas con las desventajas de tu propuesta. 4) Estudia posiciones distintas a las que puedan aparecer en el diálogo. 5) Prepara una demostración de que tu propia propuesta es mejor que otras. 6) Explora propuestas que parezcan más plausibles, populares, confiables o probables que la suya.

Para argumentar

1. Busca el video o el audio de algún debate entre candidatos presidenciales. Identifica tres argumentos y sus objeciones entre los distintos interlocutores. Anótalos a continuación Argumento

T

A

2.

Objeciones

E

1.

M

3.

2. Señala en cada caso qué tipo de objeción es (verdad de las premisas o de la inferencia) y su fundamento. Objeción 1: Objeción 1: Objeción 1:

190    

Fundamento: Fundamento: Fundamento:


Logros 1. Completa el siguiente cuadro de acuerdo con las reglas del cuadro de oposición. Juicios

A

E

I

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

N

A es verdadero A es falso E es verdadero E es falso I es verdadero I es falso O es verdadero O es falso

2. Escribe un argumento, dependiendo de lo que se te pide y justifica tu respuesta. a) Argumento en que una premisa es falsa. P1: P2: C:

¿Por qué es falsa la premisa?

b) Argumento en que las dos premisas sean ¿Por qué son falsas ambas premisas? falsas. P1: P2: C:

Producto final

E

El producto final de la secuencia es la organización de un debate. Sigan la siguiente estructura:

M

A

T

1) Elijan tres temas para los debates. Procuren que sean controvertidos, de manera que puedan desarrollar suficientes objeciones y contraobjeciones a los argumentos que den sus compañeros. 2) Ya que no conocerán el tema ni la postura que les tocará, deben de preparar de igual manera todas las posibles posturas con argumentos sólidos y válidos, así como objeciones y posibles contraobjeciones. 3) Durante el debate, dos equipos estarán a favor y dos en contra dependiendo del tema que sea asignado. Es muy importante que cada equipo dé argumentos originales, los dos equipos estén en la misma posición no pueden dar ni argumentos iguales ni dar objeciones parecidas. 4) Al terminar el debate, de manera grupal discutan cuáles fueron los mejores argumentos, las réplicas más acertadas y las contraobjeciones más convincentes. Decidan entre todos al equipo ganador.    

191  

O


Para empezar

Al estudiar este tema, desarrollarás las siguientes competencias disciplinares:

N

(T2) 4.4 ¿Cómo tener un diálogo argumentativo bien logrado?

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

• Defender con razones coherentes sus juicios sobre aspectos de su entorno. • Evaluar la solidez de la evidencia para llegar a una conclusión argumentativa por medio del diálogo. Para ello realizarás actividades con las que:

• Identificarás los momentos de un diálogo crítico y su importancia para el proceso argumentativo. • Aplicarás los diferentes tipos de reglas del proceso argumentativo (reglas conversacionales, reglas del diálogo argumentativo y reglas de la discusión pragmadialéctica). Los productos que obtendrás para demostrar que lograste las competencias y enriqueciste tus saberes acerca de la unidad serán: • Un análisis en el que distinguirás los momentos que constituyen un procedimiento argumentativo y el papel de cada uno en el desarrollo de un diálogo bien logrado. • Una actividad en la que identifiques cuáles son las diferentes reglas de argumentación que se deben respetar en un diálogo. • Una ejemplificación de las reglas de la actividad anterior y una justificación sobre su importancia. • La evaluación de manera objetiva de un diálogo argumentativo para determinar si está bien logrado. Como producto final de esta secuencia didáctica realizarás un reglamento de argumentación en el que expliques y ejemplifiques cómo se aplican y para qué sirven las diferentes reglas dentro de un proceso argumentativo.

Reactivación

T

E

1. Reflexiona y contesta con tus palabras: ¿qué es una regla?

M

A

2. ¿De qué se compone principalmente un diálogo?

3. ¿En que con consiste la apertura dentro de un diálogo?

192


(T3) Los momentos del diálogo

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

En esta secuencia didáctica, examinaremos las reglas que conviene observar dentro de una interacción argumentativa con una o más personas. De esta forma, podemos hilar más fino en cualquier contexto que nos demande el intercambio de argumentos racionales para defender un punto de vista determinado.

N

A lo largo del curso hemos estudiado distintos aspectos del arte de la lógica y también hemos explorado diversos acercamientos a ella. Adquirir las competencias necesarias para argumentar de manera correcta y poder interpretar los argumentos ajenos de forma adecuada no es una tarea sencilla y supone un esfuerzo que alcanza su recompensa con la repetición de ejercicios argumentativos.

Shutterstock/ Petr Vaclavek

LOGBACHLA-78-P193

Para poder refinar nuestras prácticas argumentativas, es importante saber cuáles son los momentos que componen un diálogo racional como el que nos interesa. A continuación veamos una breve descripción de ellos:

Pie: Los diálogos se componen, en lo fundamental, de cuatro momentos: confrontación, apertura, argumentación y clausura.

La confrontación. Consiste en fijar un tema y dar fe de un desacuerdo o una duda compartida por los interlocutores. En efecto, no discutimos con otra persona porque estemos de acuerdo con ella, ni emprendemos una investigación sobre algo que ya sabemos, a menos de que tengamos dudas de la pertinencia de nuestro punto de vista. Al contrario, el punto de partida de la discusión es establecer las posturas que entrarán en disputa o el estado de ignorancia frente a la cuestión que se abordará en conjunto. A partir de esta confrontación es que nos embargamos en una disputa argumentativa con un interlocutor determinado.

A

T

E

La apertura. Consiste en fijar los términos y alcances de la argumentación. Una vez que sabemos qué es lo que se va a discutir y antes de pasar al intercambio de argumentos, es conveniente fijar las reglas del juego. De lo contrario, tendríamos que establecerlas una y otra vez a lo largo del diálogo, lo cual entorpecería el intercambio de ideas. Esta apertura implica también establecer los lugares comunes que servirán como punto de referencia para las argumentaciones ulteriores. Gracias a este acuerdo inicial podemos avanzar en la oposición o examen de argumentos para dirimir una cuestión determinada. Lo deseable, es que esta apertura siempre se haga explícita, aunque a veces está sobrentendida en los diálogos.

M

La argumentación. En esta parte del diálogo se dan los argumentos o razones principales para defender el punto de vista al que nos adherimos. En esta parte también se pueden introducir objeciones a los argumentos ajenos o contraobjeciones a los que se dan en contra de nuestra postura. Si bien los dos primeros pasos son propedéuticos o preparatorios, este paso es el corazón de la interacción argumentativa y conviene tomar en cuenta todas las reglas de la lógica formal o material, que nos permiten una construcción y una evaluación más lograda de las distintas argumentaciones.

193


Entra recuadro Conexiones

N

“Los momentos del diálogo” guardan gran relación con las etapas de textos literarios, ¿por qué? Busca en tu libro de Lectura, expresión oral y escrita la información al respecto, si no te queda claro puedes consultar con el docente.

La clausura. Es el cierre de la discusión, ya sea con una conclusión o fijando una pregunta como punto de partida para ulteriores discusiones, pues no siempre se puede dirimir la cuestión categóricamente. Los diálogos de Platón son famosos, entre otras cosas, por terminar muchas veces con una pregunta en vez de una respuesta. En forma paradójica, este modo de concluir se convierte en un avance, en la medida que implica una mejora en la formulación del problema y de sus términos.

Para argumentar

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

1. Lee el siguiente diálogo. Marca con los siguientes colores cada uno de los momentos: rojo: confrontación

azul: apertura

verde: argumentación

negro: clausura

M

A

T

E

El cuarto planeta estaba ocupado por un hombre de negocios. Este hombre estaba tan abstraído que ni siquiera levantó la cabeza a la llegada del principito. —¡Buenos días! —le dijo este—. Su cigarro se ha apagado. —Tres y dos cinco. Cinco y siete doce. Doce y tres quince. ¡Buenos días! Quince y siete veintidós. Veintidós y seis veintiocho. No tengo tiempo de encenderlo. Veintiocho y tres treinta y uno. ¡Uf! Esto suma quinientos un millones seiscientos veintidós mil setecientos treinta y uno. ¿Quinientos millones de qué? —¿Eh? ¿Estás ahí todavía? Quinientos millones de... ya no sé... ¡He trabajado tanto! ¡Yo soy un hombre serio y no me entretengo en tonterías! Dos y cinco siete... —¿Quinientos millones de qué? —volvió a preguntar el principito, que nunca en su vida había renunciado a una pregunta una vez que la había formulado. El hombre de negocios levantó la cabeza: —Desde hace cincuenta y cuatro años que habito este planeta, solo me han molestado tres veces. La primera, hace veintidós años, fue por un abejorro que había caído aquí de Dios sabe dónde. Hacía un ruido insoportable y me hizo cometer cuatro errores en una suma. La segunda vez por una crisis de reumatismo, hace once años. Yo no hago ningún ejercicio, pues no tengo tiempo de callejear. Soy un hombre serio. Y la tercera vez... ¡la tercera vez es esta! Decía, pues, quinientos un millones... —¿Millones de qué? El hombre de negocios comprendió que no tenía ninguna esperanza de que lo dejaran en paz. —Millones de esas pequeñas cosas que algunas veces se ven en el cielo. —¿Moscas? —¡No, cositas que brillan! —¿Abejas? —No. Unas cositas doradas que hacen desvariar a los holgazanes. ¡Yo soy un hombre serio y no tengo tiempo de desvariar! —¡Ah! ¿Estrellas? —Eso es. Estrellas. —¿Y qué haces tú con quinientos millones de estrellas? —Quinientos un millones seiscientos veintidós mil setecientos treinta y uno. Yo soy un hombre serio y exacto. —¿Y qué haces con esas estrellas? —¿Que qué hago con ellas? —Sí. —Nada. Las poseo. —¿Que las estrellas son tuyas? —Sí. —Yo he visto un rey que... —Los reyes no poseen nada... Reinan. Es muy diferente. —¿Y de qué te sirve poseer las estrellas?

194


R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

N

—Me sirve para ser rico. —¿Y de qué te sirve ser rico? —Me sirve para comprar más estrellas si alguien las descubre. [...] —¿Y cómo es posible poseer estrellas? —¿De quién son las estrellas? —contestó punzante el hombre de negocios. —No sé… De nadie. —Entonces son mías, puesto que he sido el primero a quien se le ha ocurrido la idea. —¿Y eso basta? —Naturalmente. Si te encuentras un diamante que nadie reclama, el diamante es tuyo. Si encontraras una isla que a nadie pertenece, la isla es tuya. Si eres el primero en tener una idea y la haces patentar, nadie puede aprovecharla: es tuya. Las estrellas son mías, puesto que nadie, antes que yo, ha pensado en poseerlas. —Eso es verdad —dijo el principito —¿y qué haces con ellas? —Las administro. Las cuento y las recuento una y otra vez —contestó el hombre de negocios—. Es algo difícil. ¡Pero yo soy un hombre serio! —El principito no quedó del todo satisfecho. —Si yo tengo una bufanda, puedo ponérmela al cuello y llevármela. Si soy dueño de una flor, puedo cortarla y llevármela también. ¡Pero tú no puedes llevarte las estrellas! —Pero puedo colocarlas en un banco. —¿Qué quiere decir eso? —Quiere decir que escribo en un papel el número de estrellas que tengo y guardo bajo llave en un cajón ese papel. —¿Y eso es todo? —¡Es suficiente! "Es divertido", pensó el principito. "Es incluso bastante poético. Pero no es muy serio". El principito tenía sobre las cosas serias ideas muy diferentes de las ideas de las personas mayores. —Yo —dijo aún— tengo una flor a la que riego todos los días; poseo tres volcanes a los que deshollino todas las semanas, pues también me ocupo del que está extinguido; nunca se sabe lo que puede ocurrir. Es útil, pues, para mis volcanes y para mi flor que yo las posea. Pero tú, tú no eres nada útil para las estrellas... El hombre de negocios abrió la boca, pero no encontró respuesta. El principito abandonó aquel planeta. "Las personas mayores, decididamente, son extraordinarias", se decía a sí mismo con sencillez durante el viaje.

E

Fuente: El principito de Antoine de Saint-Exupéry (www.agirregabiria.net/g/sylvainaitor/principito.pdf).

Momento

Implícito en el diálogo porque...

M

A

T

2. Como te puedes dar cuenta, existen momentos que no están en forma explícita en el texto pero que se pueden inferir. Escribe en tu cuaderno tres de estos momentos, y la razón por la cuál sabes que está implícito en el diálogo. Sigue este modelo de tabla.

3. Reflexiona y contesta. ¿Es posible omitir algún momento en el proceso argumentativo? ¿Por qué? 4. Guarda el argumento de tu respuesta en el portafolio de evidencias.

195


(T3) Las reglas del diálogo

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

1) Promover el acuerdo sobre la participación en un diálogo para resolver un problema. Esto implica que frente a una controversia, se privilegie el uso de la razón por encima de la fuerza o de cualquier otro recurso. Los hombres somos seres racionales y sería deseable que resolvamos nuestras diferencias con la fuerza de la razón y nunca de la violencia psicológica o moral.

N

Para que estos momentos del diálogo lleguen a buen término, conviene observar ciertas reglas que enumeraremos y explicaremos a continuación:

2) Situar el contexto de la argumentación. Es importante trazar el marco en el que se llevará a cabo la discusión correspondiente, pues de ello dependerá en buena medida qué tipo de argumentos son convenientes o inconvenientes. 3) Acordar las reglas del intercambio: Lo que está permitido y lo que no. Una vez que sabemos el contexto, podemos fijar las reglas del juego. Qué tipo de argumentos se pueden utilizar y cuáles no. A veces son preferibles los deductivos, pero a veces son más convenientes los analógicos. Todo depende del contexto en el que nos encontremos.

Shutterstock/Buslik

LOGBACHLA-79-P196

Pie: La vía de la razón siempre es preferible a la violencia en la resolución de conflicto.

4) A partir del acuerdo de las reglas, observar nuestro propio comportamiento para ajustarse o proponer mociones. En un diálogo, las reglas se hicieron para respetarse, pues si buscamos un consenso racional, la omisión de las reglas acordadas traerá como consecuencia que la otra parte se retire del diálogo.

5) Iniciar el dialogo no a partir de su propia postura sino de la postura del otro dialogante. Un detalle de etiqueta intelectual, es dejar que la otra persona exponga primero su postura. Alguien tiene que ceder, sabiendo que tiene garantizado su derecho a expresar su punto de vista cuando sea su turno.

M

A

T

E

6) Iniciar el diálogo identificando en qué puntos nuestro interlocutor tiene en parte la razón o puede aportar algo valioso al diálogo. Pensemos que si una persona cree en una proposición determinada, alguna razón tendrá para ello y algo de verdad habrá en su postura, pues de lo contrario no lo hubiera seducido en un momento dado. Esto no es solo un detalle de cortesía, sino un principio con el que debemos proceder pues estamos hablando con personas que por el simple hecho de serlo tienen inteligencia y voluntad. 7) Atender, formular o esclarecer el problema sobre el que se va a discutir. Es muy importante que si vamos a discutir un problema, todas las partes estén en el mismo canal de discusión. De lo contrario, los argumentos, las objeciones y las contraobjeciones apuntarán hacia lugares distintos y no llegaremos a ninguna parte con ellos.

196

Thinkstock/ Pixland

LOGBACHLA-80-P196 Pie: Acordar y respetar las reglas del juego es fundamental para el éxito de una interacción argumentativa.


R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

10) Promover y favorecer el intercambio de razones para que los participantes en el diálogo logren sus propósitos. Esto implica hablar cuando sea nuestro turno; respetar y hacer respetar el turno de los otros. De lo contrario, las participaciones se inhibirán y no habrá el resultado deseado.

9) Presentar nuestra posición de entrada con respecto al problema. Debemos introducir nuestra postura con toda la claridad posible para que la discusión se dé en los términos deseados.

N

8) Diferenciar entre lo que debe ser objeto de argumentación y lo que es un dato que se ofrece en ella. Existen proposiciones que exigen una prueba, pero hay otros que basta mostrar un dato de la experiencia para corroborarlas. Es importante no confundirlas.

11) Identificar si el problema se ha resuelto y con ello se puede acordar el término del diálogo. El intercambio de argumentos es muy deseable, pero no es un fin en sí mismo, sino que está orientado a la resolución de problemas. De manera que debemos estar alerta para saber si la discusión debe seguir o si hemos obtenido el resultado que buscábamos.

12) Tras el diálogo crítico se debe revisar qué creencias modificamos y en qué aspecto sucedió. Dijimos antes que ser corregido es un bien, pues nadie elegiría vivir en el error por sí mismo. De manera que al finalizar una discusión, conviene revisar qué opiniones hemos cambiado o si hemos reformulado una postura en términos distintos a los que en un principio propusimos. 13) Participar en el diálogo de manera que no se aparte del tema de discusión. Un problema potencial para un diálogo son las divagaciones. A veces pueden abonar a favor de la solución de un problema, pero hay que asegurarse de que no nos aleje demasiado del tema principal de la discusión.

A

T

E

14) Formular y responder las preguntas de manera cooperativa para lograr los propósitos de los dialogantes. Si lo que discutimos son problemas, la mejor manera de abordarlos es presentándolos en forma de preguntas y así todos los participantes en el diálogo podrán ofrecer su punto de vista con más orden y sentido.

M

15) Presentar la información necesaria para que se logren los propósitos de los dialogantes. Para que la discusión avance, es necesario que todos los participantes cuenten con la información suficiente y precisa de lo que se va a discutir. De lo contrario, tendremos que volver siempre sobre nuestros pasos para que todos los interlocutores estén en la misma sintonía. 16) Presentar la información necesaria y no más de ella. Así como no debe faltar información, tampoco debe sobrar, pues perderíamos mucho tiempo discriminando lo que es relevante de lo que no lo es.

Shutterstock/ Ersler Dmitry LOGBACHLA-81-P197 s Pie: Si el problema se ha resuelto, se puede acordar el término del diálogo y revisar nuestros estados de creencia.

197


Para reforzar 1. Escribe un ejemplo de cada una de las reglas de argumentación y justifica su importancia. Ejemplo

Justificación

N

Regla

1)

3) 4) 5) 6) 7) 8) 9) 10) 11)

T

13)

E

12)

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

2)

M

A

14) 15) 16)

2. Comparte en grupos algunos de tus ejemplos.

198


Logros 1. Para reforzar lo que aprendiste durante este tema realiza el siguiente ejercicio.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

N

• Organicen equipos de cuatro personas. Planteen cuatro diálogos ficticios a partir de temas que les interesen (por ejemplo deportes, arte, música, etcétera). • Llevarán a cabo cuatro diálogos diferentes; en cada uno, dos personas discutirán y las otras dos servirán de observadores. Esto significa que tendrán oportunidad de ser dos veces dialogantes y dos veces observadores. • El objetivo de cada dialogante es convencer a su compañero de aceptar un argumento. Cada observador estará asignado a un dialogante y su objetivo será vigilar que este cumpla con las reglas de argumentación. De no hacerlo tendrá que señalarlo en el momento y pedir que rectifique su proposición u objeción. • Al terminar cada diálogo, cada uno de ustedes tendrá que anotar en sus cuadernos sus experiencias en el papel que les fue asignado. 2. Para poder escribir su experiencia sobre la dinámica, pueden guiarse de las siguientes preguntas: • ¿Qué les pareció más difícil? • ¿Se percataron de sus errores mientras eran dialogantes?

Producto final

Para realizar tu reglamento de argumentación tendrás que comprender las diferentes reglas de un diálogo argumentativo, así como la forma en que se aplican de manera correcta. • Identifica las reglas de argumentación y los momentos del proceso argumentativo en el que aplica cada una de ellas. • Define con tus propias palabras cada una de las reglas, explica cuándo es válido usar cada una y cuándo no. • Básate en los ejemplos que planeaste en el ejercicio de la página anterior para cada una de las reglas y arma tu reglamento. Ilústralo con imágenes, recortes o dibujos para que queden mucho más claras tus ideas.

T

E

a) Para evaluar tu desempeño y tener evidencias del desarrollo de tus competencias durante esta unidad comparte tu reglamente con tus compañeros. Pídeles su opinión en cuanto a la claridad y pertinencia de las reglas que estableciste y los ejemplos que diste para cada una. Toma en cuenta sus opiniones y reflexiona sobre los aspectos que podrías mejorar, escríbelos a continuación:

M

A

b) Para mejorar la claridad del reglamento:

c) Para mejorar la pertinencia de los ejemplos

199


(T2) 4.5 ¿Qué es un buen argumento? Al estudiar este tema, desarrollarás las siguientes competencias disciplinares:

N

Para empezar

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

• Identificar los supuestos de los argumentos con los que se le trata de convencer y analiza la confiabilidad de las fuentes de una manera crítica y justificada. • Evaluar la solidez de la evidencia para llegar a una conclusión argumentativa por medio del diálogo. • Argumentar un punto de vista en público de manera precisa, coherente y creativa. Para ello realizarás actividades con las que:

• Detectarás los vértigos y las falacias que opacan los procedimientos argumentativos con el fin de evitarlos en los argumentos propios. • Analizarás textos y discursos para evaluar los argumentos que se presentan y determinar si son válidos, verdaderos y consistentes. Los productos que obtendrás para demostrar que lograste las competencias y enriqueciste tus saberes acerca de la unidad serán: • • • •

Una actividad en que identifiques las características e implicaciones de los malos argumentos. Ejemplos del uso de vértigos argumentativos en textos y diálogos cotidianos. Una detección y una refutación de las falacias que apelan a los sentimientos en un argumento. Un ejercicio en el que seas capaz de valorar los argumentos malos que aparecen ser buenos.

Como producto final de esta secuencia didáctica realizarás un análisis de discurso en el que identificarás las veracidad y validez de los argumentos que se presentan y evaluarás si se tratan de argumentos bien justificadas.

Reactivación

1. Lee el siguiente texto y contesta.

M

A

T

E

El famoso físico Albert Einstein, premio Nobel de Física, era judío alemán. Cuando Hitler subió al poder, se desató una terrible persecución contra los judíos. Los nazis consideraban que era un raza inferior y, por tanto, no podían ser buenos científicos. La insensatez y los prejuicios nazis llegaron al extremo de intentar desacreditar a un científico internacionalmente reconocido como Einstein. Para ello, publicaron un libro que recogía cien opiniones de científicos alemanes contra Einstein. Cuando le preguntaron al Nobel sobre qué pensaba sobre ese libro, él respondió: “si mis argumentos están equivocados, el argumento de un solo científico era suficiente para refutarme.” a. b. c. d. e.

¿Qué crees que quiso decir Einstein? ¿Por qué los nazis recurrieron a muchos científicos para intentar refutar a Einstein? ¿Qué es mejor, un argumento o muchos argumentos? ¿Por qué? ¿En qué campos del conocimiento humano hacen falta muchos argumentos? ¿Por qué? ¿Existe algún campo del conocimiento humano donde un argumento es suficiente para demostrar una tesis? ¿Cuál?

2. Comenta tus respuestas en grupo.

200


R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Así como existe una diferencia entre el futbol de aficionados y el futbol profesional, también existen diferencias entre argumentar sin estudios previos y argumentar de forma profesional. Durante el curso has desarrollado la habilidad argumentativa. Eres estudiante de bachillerato y una parte importante de tu educación consiste, ni más ni menos, que en profesionalizar tus capacidades argumentativas.

Recordarás que en la unidad 1 vimos que la lógica es, sobre todo, la habilidad de argumentar de manera correcta. Mencionamos que todos sabemos argumentar en la vida diaria. Argumentamos cuando pedimos revisión de una calificación, cuando discutimos sobre nuestro programa favorito de televisión, cuando queremos formalizar una relación afectica con otra persona, etcétera.

N

(T3) Saber argumentar

(T4) Los sofistas y los malos argumentos

En la Antigüedad, existieron en Grecia unos personajes a los que se les conoce como sofistas. Eran maestros que adiestraban a los jóvenes en la argumentación. En la antigua Grecia esta habilidad era sumamente importante, porque la mayoría de los griegos se gobernaban democráticamente. Esto significaba que los asuntos de gobierno, como los impuestos o la declaración de guerra, se discutían en asambleas públicas. Además, la justicia se impartía en juicios abiertos, donde el acusado y el acusador debían exponer sus pruebas ante un tribunal compuesto por ciudadanos.

Shutterstock/ Goodluz LOGBACHLA-82-P201

Pie: Ahora eres más competente para analizar tus argumentos que hace unos meses. ¿Lo has notado? Seguro que ahora te fijas en los argumentos que utilizas en la vida diaria.

Como puedes observar, la vida democrática exigía la habilidad de argumentar. Los sofistas jugaban un papel clave en esas sociedades. No existía una educación formal, y ellos se encargaban de proporcionar ese aspecto de la educación juvenil. Algunos de ellos ganaron mucho dinero transmitiendo sus enseñanzas y se jactaban de que sus estudiantes podrían convencer al interlocutor sobre cualquier tema.

A

T

E

Precisamente por ello, porque podían argumentar cualquier tesis, desarrollaron técnicas lógicas muy complejas. Algunas de ellas son inválidas y se les llama falacias. Son argumentos que en apariencia concluyen de manera correcta, pero que no resisten un análisis lógico riguroso. Los argumento falaces engañan, porque aparentemente son buenos argumentos, pero en realidad no lo son.

M

Tradicionalmente, las falacias se dividen en dos clases: formales y noformales. Las falacias formales son aquellas donde el engaño procede de la violación de una regla de inferencia. ¿Recuerdas el modus ponendo ponens? Vimos cómo se puede violar esta regla de inferencia. Violar la regla del modus ponendo con la intención de engañar es una falacia formal. La regla dice: “Si p, entonces q; es así p, entonces q”. Por ejemplo, “Si hay sequía (p), entonces se encarece el maíz (q)”, es así que el maíz está caro (q), luego hay sequía (p)”. La falacia es obvia si tenemos en cuenta la regla. Se descubre con relativa facilidad. Las falacias formales son malos argumentos.

Entra recuadro Para saber más El término sofista (derivado de sophizesthai) en el siglo V a. de C., persona reconocida por su sabiduría, sin la carga peyorativa que adquiriría en el siglo IV a. de C. En la actualidad, el término sofista se sigue usando en sentido negativo, para calificar a una persona que no tiene convicciones propias, que no le importa la verdad, sino ganar en una discusión con argumentos falaces.

201


N

En cambio, existen otro tipo de falacias más complejas, donde la trampa se encuentra en el contexto. Estas falacias también son malos argumentos, pero son más difíciles de descubrir, porque el engaño no está en la violación de una regla formal. Para comprender mejor este tipo de malos argumentos conviene remitir a una disciplina llamada retórica.

1. Lee el siguiente texto:

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

¿Sabes que es el apartheid?

Para argumentar

Es una práctica que estuvo vigente en pleno siglo XX en Sudáfrica y Estados Unidos de América. Aunque se reconocía en teoría la “igualdad” de negros y blancos, las autoridades decían “iguales, pero separados”. Los negros no podían vivir donde los blancos, ni utilizar los mismos hospitales, ni sentarse en los mismos lugares en autobuses, trenes, plazas públicas, jardines, etcétera. Esta segregación racial era defendida por las autoridades blancas con diversos argumentos. 2. Investiga más sobre esta práctica y busca en archivos históricos de periódicos o en entrevistas dos argumentos que se hayan dado a favor y dos en contra de esta práctica de segregación y anótalos. Argumentos a favor

Argumentos en contra

M

A

T

E

3. Elige uno de los argumentos y explica si existen deficiencias y cuáles son.

4. Puedes conocer más acerca de la historia del apartheid en Sudáfrica con el reportaje de televisión en el enlace 20. 5. Guarda una copia de tus argumentos en el portafolio de evidencias.

202


(T4) La retórica y el manejo de las pasiones

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

N

Los sofistas griegos se dieron cuenta de que las emociones juegan un papel determinante en la argumentación. Los seres humanos no argumentamos de manera independiente de nuestros gustos, aficiones y pasiones. ¿Has visto series de televisión policíacas estadounidenses ? Es frecuente que el abogado defensor aconseje a su cliente sobre cómo debe vestir. Un acusado que acude vestido con elegancia causará mejor impresión en el jurado. La percepción que el jurado se forja del acusado influirá en el juicio. ¿Quiere decir que una persona sucia y mal vestida no puede ser inocente? Claro que no. El modo de vestir no es una prueba de inocencia ni de culpabilidad; pero en la práctica, eso influye en la opinión que tenemos sobre alguien. Los griegos llamaron retórica a esa habilidad de argumentar involucrando emociones. La publicidad comercial, las campañas políticas, incluso la enseñanza está llena de recursos retóricos. ¿Qué clase prefieres? ¿Aquella donde el maestro cuenta anécdotas, pone ejemplos y hace alguna broma o aquella otra en que el profesor expone los contenidos de manera concisa? Uno de los motivos por los cuales la enseñanza y el aprendizaje de las matemáticas es tan difícil, es porque la argumentación matemática excluye a las emociones. Los maestros de retórica advirtieron que a la hora de persuadir o convencer a una persona o un auditorio es fundamental fijarse en tres aspectos: a) qué se dice; b) quién lo dice c) a quién se dice.

Shutterstock/ Bondarenko

LOGBACHLA-83-P203

Pie: Durante cientos de años, los tribunales utilizaron la tortura como una “prueba” para demostrar la culpabilidad o inocencia del acusado. Este tipo de argumento es una de las formas más burdas de la falacia del argumento ad baculum (en latín, “argumento que apela al bastón”).

Para argumentar

1. Completa el siguiente cuadro a partir de las situaciones que se plantean. Para…

¿Qué se dice?

¿Quién lo dice?

¿A quién se dice?

T

E

Obtener un punto extra en el examen.

M

A

Llegar tarde de una fiesta el fin de semana. Ser jefa o jefe de grupo en tu salón

2. Comenta tus respuestas en grupo.

203


N

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Sin embargo, si el político quiere convencer a los ciudadanos de que tal media es correcta, debe tomar en cuenta otros aspectos. ¿Quiénes escucharan su argumento? ¿Personas con estudios universitarios o sin ellos? ¿Personas ricas que no utilizan el servicio público de salud o trabajadores y empleados? ¿Una persona que desconoce los términos ingresos y egresos será convencida por el argumento? ¿Qué poder persuasivo tendrá el argumento si desconocemos la volatilidad de los mercados petroleros internacionales?

El contenido, qué se dice, es un espacio por excelencia para los argumentos lógicos. Por ejemplo: un político propone subir los impuestos, porque no alcanza el dinero para pagar los hospitales públicos. Si te fijas, se trata de una argumento razonablemente construido. El político presenta el análisis de los ingresos y de los egresos del gobierno. Explicará, por ejemplo, que los ingresos han caído porque bajó el precio del petróleo, que es una de las principales fuentes de recursos del gobierno. Se trata, por supuesto, de una situación ficticia.

El argumento anterior podrá ser cuestionable, pero merece nuestra atención y examen. El problema es que no cualquier argumento es igualmente persuasivo para cualquier tipo de auditorio o de interlocutor. Para no ir más lejos, piensa en tus clases. ¿Verdad que hay materias en las que es más fácil poner atención que en otras? Quizá un profesor desarrolla muy bien los argumentos de su asignatura, pero hay otros factores que dificultan seguir sus argumentos: el calor en el salón de clase, la hora a la que se imparte, tu estado de ánimo.

E

Regresemos al caso del político y los impuestos. El poder persuasivo del argumento dependerá de la reputación del político. No es lo mismo que un político con fama de corrupto nos hable de subir impuestos a que el argumento provenga de un político con fama de íntegro. ¿Sabes quién fue Mahatma Gandhi? ¿A quién le haría más caso? ¿A Gandhi o a un político que viaje en avión privado? El talante, el carácter y la reputación del argumentador también influye en el modo cómo se reciben los argumentos que nos proporciona.

M

A

T

La argumentación retórica es importantísima en la vida ordinaria. En las situaciones reales, pocas veces usamos la lógica rigurosa y formal. De manera habitual, nos valemos de la lógica informal, del diálogo, de ciertos tipos de retórica. El problema es que con mucha facilidad podemos abusar de la retórica. La diferencia entre manipular las emociones y argumentar considerando las emociones del destinatario del argumento es muy tenue. Por eso, es muy difícil detectar las falacias informales; son muy difíciles de desenmascarar porque su deficiencia no está en la estructura del argumento, sino el contexto en que este se usa. La mayoría de la falacias informales son abusos retóricos, muy sutiles, que pasan inadvertidos y que casi todos cometemos.

204

Shutterstock/ Africa Studio

LOGBACHLA-84-P204

Pie: Para convencer a los ciudadano es importante que el político s tome en cuenta aspectos como: qué personas lo escucharán y analizar muy bien sus argumentos para ser persuasivo.

Entra recuadro ¿Sabías que?

Cuentan que un sofista era tan hábil para argumentar y tan buen maestro que se promocionaba a sí mismo diciendo que, al acabar sus enseñanzas, sus estudiantes serían capaces de persuadir a cualquier persona sobre cualquier cosa. Un joven sigue sus enseñanzas. Cuando el sofista da por concluida la enseñanza, el discípulo le dice: “Maestro, no le voy a pagar. Lo convenceré de que usted no me cobre. Si lo convenzo, no le pago; si no logro convencerlo, tampoco le pagaré, porque usted no supo enseñarme”.


R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Para hablar de falacias de lógica informal, el filósofo Carlos Pereda acuñó el término vértigos argumentales. Este término designa algunos recursos o mecanismos que nos distraen del punto esencial del argumento. Por decirlo de una manera coloquial, así como el vértigo es un mareo, una pérdida del sentido del equilibrio, así un vértigo argumental nos lleva a perder el equilibrio lógico, perdemos la estabilidad y sucumbimos ante la atracción de las razones del otro. Los vértigos argumentales distraen y reducen nuestra capacidad de argumentar y de examinar los argumentos contrarios. Imagina que intentas leer en un automóvil que corre a toda velocidad en una carretera llena de curvas. ¿Podrías poner atención en tu lectura? Difícilmente; el peligro nos distrae. De forma análoga, cuando dialogamos con alguien, la contraparte puede provocarnos un vértigo argumental y marearnos con sus palabras. Sus actitudes turban nuestra capacidad de atención.

N

(T3) Vértigos argumentales

¿Para qué se usan los vértigos argumentales? Si te fijas, son estrategias, recursos, actitudes que entorpecen la argumentación. Cuando utilizamos un vértigo argumental, intentamos blindar nuestros argumentos contra los otros.

Shutterstock/ ollyy

LOGBACHLA-85-P205

E

Pie: Los vértigos argumentales son similares a los vértigos que conocemos, se trata de una pérdida del equilibrio lógico en un argumento.

M

A

T

Pensemos un poco en esto de “blindar” argumentos. El blindaje es la protección contra las armas de fuego que algunos vehículos tienen. El automóvil del presidente de Estados Unidos de América, por ejemplo, está blindado contra cohetes. Imagina la protección: varias capas de acero y de fibras de materiales muy resistentes. El problema de los blindajes es que aíslan del entorno. Blindar contra un arma de fuego no es del todo malo, pero “blindar” un argumento tiene un riesgo. Recuerda que siempre debemos estar dispuestos a que los otros examinen nuestros argumentos en forma racional. No debemos temer que otra persona ponga atención en ellos y los evalúe. Así como tú tienes el derecho a exigirle a tu contraparte que permita que examinemos sus argumentos, nosotros debemos permitir que el otro los examine también. De lo contrario se pierde la interacción propia del diálogo.

205


N IÓ R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

LOGBACHLA-86-P206 Pie: Al argumentar, debemos estar en guardia contra los vértigos argumentales, que son como “cortinas de humo” que nos impiden poner atención en la validez de los argumentos.

Por ello, el blindaje correcto para nuestros argumentos es la solidez. Deben ser sólidos, bien construidos, lógicos, claros, coherentes. Los vértigos argumentales, en cambio, son como cortinas de humo. ¿Sabes que es una cortina de humo”? Seguramente las habrás visto en alguna película de policías o de espías. Para evitar ser capturado, alguien hace estallar una bomba de humo; eso impide el contacto visual y facilita la fuga o la captura. En política, por ejemplo, se habla de “cortinas de humo” cuando un funcionario que ha cometido un delito o error grave intenta distraer a los ciudadanos con otro problema ficticio o real. De forma análoga, en la argumentación podemos recurrir a “cortinas de humo” que impiden a nuestra contraparte poner atención en los argumentos que presentamos. Carlos Pereda considera que utilizamos los vértigos argumentales con tres propósitos fundamentales:

1) Para prolongar la discusión en cierta dirección, sin prestar atención a otros argumentos. En el diálogo argumentativo, los dos interlocutores deben defender sus punto de vista al aportar cada uno pruebas, “buenas razones”. Sin embargo, en ciertas ocasiones alguno de los interlocutores extiende la discusión en la línea que a él le conviene. Alargar así la discusión solo evita que el otro examine el aspecto débil de mis argumentos y me da un pretexto para evitar los argumentos del contrario.

M

A

T

E

i.

Piensa en algo tan sencillo como una discusión sobre futbol. ¿No te ha sucedido que te extiendes hablando de los grandes porteros de tu equipo favorito para evitar mencionar las veces que tu equipo ha perdido un campeonato? Hablas y hablas sobre los buenos porteros de tu equipo sin darle tiempo al otro de que enuncie las veces que su equipo ha ganado un campeonato.

206


Entra recuadro Glosario

N

Vértigo: La palabra “vértigo” tiene varios sentidos en español. En medicina, vértigo es un trastorno del sentido del equilibrio. También en medicina puede significar una turbación del juicio repentina y pasajera. En un sentido más coloquial, vértigo es el apresuramiento, la velocidad de una comunidad y así decimos “la vertiginosa vida de la ciudad moderna”. Estos tres sentidos de la palabra nos pueden servir para comprender lo que denominamos “vértigo argumental”.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Para ejemplificar otro caso de vértigo argumental, imagina que laboras en una oficina. Acudes a tu jefe para pedir el aumento de sueldo que te prometieron cuando te contrataron. Has cumplido con las condiciones que te pusieron: alcanzar las metas de ventas durante dos años seguidos. Tu jefe te impide continuar y comienza a explicarte las dificultades que ha tenido la empresa en otras partes de la República. Cada vez que tú intentar retomar el tema central, la promesa hecha, él habla más y más sobre la situación de la empresa, la crisis económica en México y en el mundo. El jefe prolonga la discusión en la dirección que le conviene —la crisis económica que afecta a la empresa— para evitar analizar el punto central de la conversación: el aumento que te prometieron. Si te das cuenta, tú jefe tiene un argumento que merece ser analizado: la empresa no marcha bien económicamente hablando. No hace mal en sacar ese asunto a relucir. Es un elemento que debe ser considerado en la conversación, el problema es que él se extiende en ese tema y no examina tus argumentos. Aquí es donde está el vértigo argumental. El mecanismo del jefe es claro: abrumarte y apabullarte con la situación económica del país para que no discutas el aumento de salario.

Para reforzar

1. Da cuatro ejemplos de prolongar la discusión de manera intencional. a)

b)

A

T

E

c)

M

d)

2. Compara tus ejemplos con alguno de tus compañeros. 3. Guarda una copia de tu ejercicio en el portafolio de evidencias.

207


N

2) Para reafirmar los presupuestos básicos del argumento. Es decir, en lugar de permitir la discusión, solo consolidamos las premisas de nuestros argumentos. En ocasiones, no escuchamos al otro, sino que simplemente insistimos en nuestro punto de vista repitiendo una y otra vez lo mismo, solo que de manera distinta.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

—¿Vamos al cine? —pregunta ella. —Sí, pero yo la escojo —afirma él. —¡Tú siempre las escoges! Ahora me toca a mí. Es lo más justo —argumenta ella con lógica. —No te enojes, no es para tanto —responde él. —¿La escojo yo? —insiste ella. —Para qué te complicas, la escojo yo —vuelve a decir él. —¿Por qué? Si a veces no me gustan las que tú decides — argumenta ella. —La escojo yo. ¿Sabes? Hoy estrenan una película de terror muy buena –—insiste él. —Oye, si cada quien paga sus entradas, ¿por qué siempre las escoges tú? —pregunta ella. —¿Ves? No te enojes. Confía en mí. La escojo yo.

Pensemos en un diálogo muy sencillo entre una chico y una chica:

Como podrás observar, ella argumenta y pide razones. Pero él solo se limita a reafirmar su posición. No dialoga, no examina los argumentos de ella. La chica ha dado tres buenas razones para que ella elija la película: a) él las elige siempre; b) no comparten los gustos de cine; c) ella paga su entrada. Pero el chico no examina ninguna de estas razones y simplemente se empeña en reafirmar su postura originaria.

Thinkstock/ Doug Menuez LOGBACHLA-87-P208 Pie: La chica del diálogo dio tres buenas razones para elegir la película. Sin embargo, el chico solo repitió muchas veces una afirmación, lo cual no la hace verdadera ni razonable. El sustento auténtico de nuestras afirmaciones no debe ser la repetición.

Para argumentar

E

Con frecuencia, la publicidad comercial y la política están basadas en meras afirmaciones y no en argumentos. Una empresa puede publicitar un jabón y decir que su composición química lo hace más eficaz para lavar y menos dañino con el ambiente. Si adviertes, ese anuncio intenta dar un sustento argumentativo a la venta de su producto.

A

T

El publicista señala dos ventajas y, aunque sea de un modo muy rudimentario, explica el porqué (la composición química). Pero existe publicidad que basa toda su fuerza en la repetición. Solo se reafirma una y otra vez que tal o cual producto es bueno.

M

1. Elige cinco anuncios comerciales o políticos y analízalos desde el punto de vista del mecanismo de la reafirmación. 2. Realiza el ejercicio en tu cuaderno. 3. Comparte tus anuncios en grupo y entre todos analicen los tres anuncios que más les hayan gustado o llamado la atención. 4. Guarda una copia de tu análisis en el portafolio de evidencias.

208


Para reforzar 1. Da cuatro ejemplos de reafirmar los presupuestos de manera intencional.

N

a)

c)

d)

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

b)

2. Compara tus ejemplos con alguno de tus compañeros.

3. Guarda una copia de tu ejercicio en el portafolio de evidencias.

3) Para inmunizarse frente a los ataques de quienes no comparten nuestros argumentos. Es difícil estar abierto a que los demás nos refuten; hace falta humildad intelectual, disponibilidad para escuchar al otro. La inmunización es un blindaje falso. A nadie le gusta ser refutado. Es difícil aceptar que nuestros argumentos están equivocados. Por ello, de manera frecuente nos inmunizamos antes los argumentos que no apoyan nuestro punto de vista.

M

A

T

E

Las personas utilizamos diversos trucos para sustraernos de la refutación. Un ejemplo típico, es invocar a una autoridad supuestamente incuestionable. En lugar de permitir que la contraparte examine nuestros argumentos, citamos el nombre de alguna persona o institución que sustrae nuestra argumentación al examen crítico de nuestro la contraparte.

Otro ejemplo es que en algunos países gobernados por monarquías islámicas prohíben a la mujer conducir automóvil, vestir al modo occidental y practicar deportes en público. Para evitar que esas medidas se discutan, tales gobiernos restringen las visas y niegan la entrada a los turistas. Como puedes observar, con esta estrategia se inmunizan contra el examen crítico de sus presupuestos.

209


Archivodigital/Mondadori\UIG

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Otro ejemplo de blindaje es decir que tal o cual tema es una cuestión de principios y que, por tanto, no se puede discutir. Si el Poder Legislativo de un país aprobó una ley y algunas personas quieren discutir sobre ella, el gobierno puede responder “Esta ley no se discute porque ya fue aprobada por los diputados”. En realidad, se trata de hacerse inmune contra la discusión ciudadana, pues las leyes son susceptibles de cambios y de mejoras, incluso se pueden derogar. ¿Cómo mejorarlas si la autoridad se protege contra la discusión pública?

N

¿Por qué marginar a la mujer de la vida pública? En lugar de permitir la discusión libre del asunto, evitan la discusión.

Entra recuadro Para saber más

El nazi Goebbels dijo "Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que les distraigan". Es una expresión cínica del poder de los vértigos argumentales.

LOGBACHLA-88-P210

Pie: Al ministro de propaganda nazi Joseph Goebbels (1897-1945) se le atribuye la frase “Un mentira repetida mil veces se convierte en verdad”, ejemplo claro del mecanismo de reafirmación.

Para reforzar

1. Da cuatro ejemplos de actitudes que inmunizan ante los argumentos del otro. Ejemplo. Interrumpir a la persona que no está de acuerdo con nosotros. a)

b)

M

A

T

E

c)

d)

2. Compara tus ejemplos con alguno de tus compañeros. 3. Guarda una copia de tu ejercicio en el portafolio de evidencias.

210


N

Ve en Internet o consigue la película documental Presunto culpable. Reflexiona y contesta en tu cuaderno: ¿Cómo te parece que se comporta el ministerio público del caso? ¿Crees que el juez está inmunizado contra los argumentos que aporta la defensa?

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

a) El vértigo complicador b) El vértigo de la subjetividad c) El vértigo de la objetividad d) El vértigo descripivista e) El vértigo normativista

Entra recuadro Espacio TIC

Sin embargo, a diferencia de las falacias propiamente dichas, los vértigos argumentales no siempre son intencionados. A veces no los utilizamos de manera deliberada para engañar, sino que caemos por ellos en descuido. De ahí la importancia de aprender a evitarlos. Los vértigos argumentales, basados en los mecanismos de prolongación, reafirmación e inmunización, pueden revestir muchas formas. Las cinco formas principales de vértigos argumentales son:

Como su nombre lo indica, el vértigo complicador consiste en enturbiar el diálogo y el debate al introducir elementos, palabras, argumentos que el interlocutor no pueda entender. El vértigo complicador podría resumirse en “si no puedes argumentar, confunde; si no puedes aportar pruebas, complica el diálogo”. La complicación puede provenir del uso de las palabras, por ejemplo, si discutimos en español, utilizar muchas palabras en inglés. También puede provenir de los argumentos: utilizar argumentos largos y complicados, en lugar de utilizar argumentos sencillos: Por ejemplo, el jefe o dueño de una empresa quiere cambiar las condiciones de trabajo entre sus empleados. Los reúne en un sala de juntas y utiliza una presentación llena de modelos matemáticos y de tecnicismos legales que abruman al auditorio, que es incapaz de seguir el hilo del argumento.

A

T

E

El vértigo subjetivista consiste en descalificar la argumentación del contrario, al señalar que el otro no comprende las circunstancias personales, individuales, o subjetivas. ¿Conoces casos de este vértigo? Pensemos en un ejemplo. Un estudiante acude a pedir revisión del examen. El profesor intenta demostrarle que las respuestas son incorrectas, pero el estudiante insiste en que el profesor no tiene razón, porque no está considerando lo que al muchacho le pasará si saca una mala calificación: “Me van a regañar”, “Me castigarán y no podré usar Internet”, “No podré salir el fin de semana”. En esta argumentación, la trampa consiste en abrumar al otro con implicaciones personales que, si bien merecen atención, no son la clave para evaluar un examen.

M

El vértigo objetivista consiste en descalificar cualquier experiencia personal o elemento subjetivo en una argumentación. Hemos señalado que, en efecto, debemos procurar que las emociones y los sentimientos no sean la pieza clave de una argumentación. Un argumento no es correcto porque nos guste o no, porque despierte en nosotros algún sentimiento. Es deseable que, en cierto grado, los argumentos aspiren a la objetividad de la ciencia, muy en especial de la objetividad matemática. Sin embargo, también podemos abusar de la objetividad. Existen situaciones en que las referencias subjetivas —una experiencia personal, una emoción— son perfectamente válidas.

211


N

Pertinente. Significa que viene a propósito. En el lenguaje coloquial, decimos que una persona es impertinente cuando, por ejemplo, hace una broma pesada a otra que sufre o que pasa un mal momento. La pertinencia es con respecto al contexto; las palabras y las acciones tienen espacios y momentos adecuados y fuera de ellos están de más. En la lógica, la pertinencia es una cualidad que tiene que ver, sobre todo, con los argumentos. Decimos que un argumento de autoridad es impertinente cuando hacemos matemáticas, o que una metáfora poética es impertinente en un diagnóstico médico. Los vértigos argumentales son abusos de la pertinencia. La subjetividad, por ejemplo, es impertinente en geometría, pero pertinente a la hora de discutir sobre si debemos involucrarnos afectivamente con tal o cual persona.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Otro ejemplo, en la Cámara de diputados se discute si el gobierno debe garantizar los precios bajos en las medicinas. El diputado 1 sube a la tribuna y argumenta: “Las medicinas son un artículo de primera necesidad y la salud es un derecho humano, por ello debemos impedir que las farmacéuticas abusen de la población. ¿Han visitado ustedes a una familia campesina? Hace unos días estuve en la sierra y conocí a una familia que había perdido su pequeño patrimonio, una vaca, unas gallinas, comprando medicinas para la madre enferma? ¿Les parece justo?” El diputado 2 sube a tribuna y dice: “Compañero diputado, esto es una discusión objetiva, una discusión legal, no una telenovela. Si no tiene argumentos, mejor cállese”.

Entra recuadro Glosario

El vértigo objetivista dice: “Esta discusión es objetiva, por ello nadie debe mencionar elementos que hagan referencia a experiencias subjetivas o personales”. Por ejemplo, si discutimos sobre si el sistema de justicia mexicano es bueno o malo y alguien comenta: “Cuando yo fui a un ministerio público, me maltrataron”, el interlocutor dirá: “Aquí estamos hablando con objetividad, no tiene cabida mencionar experiencias personales”.

Como puedes observar, el diputado 1 ha proporcionado un argumento sólido (el derecho a la salud), pero acompañó su argumentación con una experiencia personal. El diputado 2 descalifica al opositor sin atender al argumento, solo porque el diputado 1 aludió a una experiencia personal. Además, esta experiencia personal tiene, de suyo, un valor. Los políticos deben ponerse en los zapatos de la población que es la que será afectada por las leyes que ellos aprueben.

Como ves, el vértigo consiste en rechazar cualquier tipo de elemento subjetivo, aún cuando este pueda ser pertinente en el tipo de argumentación.

Thinkstock/ Jupiterimages

LOGBACHLA-89-P212

M

A

T

E

El vértigo normativista consiste en invocar una norma, una ley o un ideal para bloquear una discusión. Por ejemplo, un estudiante no presenta examen porque tuvo una grave emergencia familiar. El profesor se niega a aplicar el examen extemporáneo invocando la regla. El estudiante intenta explicarle la gravedad de la situación y cómo esta le impidió acudir a la escuela. La trampa consiste en refugiarse en la regla para quedar inmunizado contra los argumentos.

Una forma muy sutil de este vértigo se da en algunos casos médicos. En ocasiones, un enfermo se niega a aceptar un diagnóstico duro. Como él tiene el ideal de una vida saludable, como se ha forjado un ideal de vida, le resulta difícil examinar los argumentos que el médico le da para demostrarle, por ejemplo, que no debe comer azúcar o que deberá someterse a una operación de alto riesgo.

212

Pie: Este argumento es muy común en los diagnósticos médicos, en los que el paciente bloquea una discusión sobre su salud.


Para reforzar 1. Escribe cinco temas de discusión donde sea válido aludir a experiencias personales al argumentar.

N

a) b)

c) e)

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

d)

2. Guarda una copia de tu trabajo en el portafolio de evidencias.

El vértigo descriptivista considera que la descripciones científicas son la única manera válida de argumentar. También podría llamarse el “mito de los hechos”. Este vértigo consiste en excluir de la discusión cualquier argumento que vaya más allá de la descripción de los hechos. Se trata de un vértigo muy peligroso pues, en efecto, la ciencia debe partir de la descripción neutral de los hechos. Sin embargo, los hechos no legitiman ni justifican ciertas acciones o circunstancias. Pensemos en algo tan sencillo como una enfermedad. En el siglo XIX, una persona con insuficiencia renal grave estaba sin remedio condenada a morir. No existía ni la posibilidad de la diálisis ni la posibilidad de los trasplantes. Si los médicos se hubiesen resignado a la pura descripción de los hechos, no hubiesen sido posibles los trasplantes de riñón. Entra recuadro Para saber más

M

A

T

E

El historiador griego Tucídides escribió la Historia de la Guerra del Peloponeso, que narra la brutal guerra entre la ciudad de Esparta y la ciudad de Atenas. Durante el enfrentamiento, las dos ciudades rivales convocaron a otras ciudades griegas a tomar partido. En el libro V de esta obra, se describe un diálogo muy interesante. Los atenienses aparecen con sus naves militares en la isla de Milo y amenazan a los habitantes de esa ciudad con invadirlos, si no forman una alianza con ellos y pagan un tributo a Atenas. Los habitantes de Milo responden diciendo que tiene todo el derecho a permanecer neutrales. Los atenienses les niegan tal derecho. Milo insiste: las leyes internacionales permiten la neutralidad y, por tanto, la isla no debe ser molestada por nadie. Además, si los atenienses invaden Milo, los espartanos vendrán en su defensa, y los atenienses serán castigados por los dioses. Los atenienses utilizan el vértigo descriptivista Los fuertes tienen el derecho de hacer lo que quieran. El diálogo es largo. Puedes concentrarte en las partes centrales para reflexionar y contestar las siguientes preguntas:

1) Describe los argumentos de atenienses y melios. 2) ¿Tienen razón los atenienses al describir cómo funciona de hecho el derecho y la política? 3) ¿Crees que vale la pena argumentar en tales circunstancias?

213


N

Nicolás Maquiavelo fue un escritor y político italiano. Se le conoce como el padre del realismo político. En su opinión, la política debe atenerse a los hechos, no a las virtudes ni normas morales. La política no trata de cómo debe ser la sociedad sino de cómo es de hecho el ejercicio del poder. Maquiavelo defiende el vértigo argumental descriptivista.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

El uso más temible del vértigo descriptivista se da en política. Algunos lo llaman “realismo político”. Según sus seguidores, la política debe atenerse a los hechos, no a los ideales. El político debe tomar sus decisiones con “realismo”, sin considerar normas éticas, valores, ideales. La política no puede hacer que el mundo sea mejor, porque los hombres siempre han sido y serán egoístas. Maquiavelo, por ejemplo, utiliza este vértigo. La política, en opinión de Maquiavelo, debe atenerse a los hechos, no a la norma moral; no cabe en política sino la descripción de la realidad.

Entra recuadro Para saber más

Otro ejemplo. En el siglo XIX, las leyes del mercado regían la forma de establecer los salarios. Por eso había niños de ocho años que trabajaban hasta 12 horas diarias en una fábrica. Pero que de hecho las cosas fuesen así, y que tal práctica fuese generalizada en los países industrializados no justificaba esa explotación. Cuando los primeros líderes obreros exigieron mejores condiciones de trabajo, se les respondió diciendo que “de hecho así funcionaba el mercado de la mano de obra, y que ese hecho no podía cambiarse con leyes”.

Para reforzar

Piensa en un tema donde, a pesar de que los hechos sean irrefutables, sí es válido introducir argumentos que nos digan cómo debería ser la realidad. Anota y justifica tu respuesta en tu cuaderno. Entra recuadro Sabías que

Comentamos que no es fácil advertir cuándo debemos de apelar a las emociones y sentimientos dentro de una argumentación. Aristóteles, que también estudió con detenimiento el arte de la retórica, propuso limitar el recurso de tocar los sentimientos del interlocutor al mínimo. Su propuesta era enfatizar la estructura de los argumentos, y solo recurrir a los sentimientos y emociones de manera muy moderada y limitada.

Sócrates fue acusado de corromper a la juventud y no creer en los dioses de Atenas. Esto delitos se castigaban con la muerte. Cuando acudió a defenderse ante la asamblea, dijo que no llevaría a su esposa ni a sus hijos para provocar lástima y atraerse la misericordia de sus jueces. Sócrates declaró que iba a argumentar a favor de su inocencia sin recurrir a sentimentalismos. Lamentablemente, los jueces consideraron que esa actitud era orgullosa y arrogante. Fue condenado a muerte.

M

A

T

E

(T3) Falacias que apelan a los sentimientos

LOGBACHLA-90-P214 Pie: Sócrates tomando la cicuta.

214


N

Ve el video “Justicia para Javier” creado por el CIDAC en el enlace 21. En este video conocerás en que consiste en nuevo sistema penal mexicano y cómo es que la argumentación tienen un papel mucho más importante en este. Investiga si el Estado donde vives aplica ya este el nuevo sistema penal.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

El consejo de Aristóteles es muy orientado. Lo relevante, lo medular, debe ser la argumentación fría, estricta, pura, no los sentimientos involucrados. A partir de esta idea, podemos sugerir alguna pautas para detectar falacias que apelan a los sentimientos. Estas pautas o reglas corresponden en especial al diálogo argumentativo:

Entra recuadro Espacio TIC

En el caso de un juicio penal, por ejemplo, el fiscal debe aportar pruebas: ¿el acusado tenía motivos para cometer el asesinato? ¿Se le encontró con el arma homicida? ¿Estuvo en el lugar de los hechos cuando se cometió el crimen? ¿Algún testigo lo vio? No debería, en cambio, apelar los sentimientos. Lo mismo da si el acusado es un cantante muy popular o una persona antipática. El juez lo debe juzgar con base en las pruebas, al margen de las simpatías o antipatías que él tenga hacia el acusado.

1) Distingue entre la fuerza de una opinión por su fuente y la contundencia absoluta. Conviene distinguir entre el argumento y la persona que defiende el argumento. Cuando escuchamos un argumento, un ejercicio muy sano es poner entre paréntesis provisionalmente al sujeto que lo enuncia. Olvidarnos de manera temporal de la fuente del argumento nos ayuda a centrarnos en el valor del argumento. Por ejemplo, si un actor de televisión afirma que beber refresco es sano, porque el azúcar da energías, hagamos a un lado la fuente. ¿Es contundente el argumento? ¿No hay otras maneras más sanas de consumir azúcar, como las frutas?

Esto también es muy importante cuando la fuente no nos simpatiza. Por ejemplo, si un compañero con quien no simpatizas mucho propone cambiar las fechas de exámenes. Quizá tu primera reacción es rechazar la idea, porque proviene de una persona que no pertenece a tu grupo de amigos. Pero escucha el argumento, con independencia de quien lo dice. Evalúa con la inteligencia, no con las emociones.

Para reforzar

T

E

1. Busca en una entrevista de periódico algún ejemplo de un diálogo en el que no se respete este criterio. Escríbelo en tu cuaderno y cita la fuente y personas involucradas.

A

2. Guarda tu trabajo en el portafolio de evidencias.

M

2) Formula criterios para identificar si se llega a una conclusión avergonzando al interlocutor por apelar a una autoridad supuesta por no ser relevante para lo que se discute. Los medievales acuñaron un término para designar esta falacia: ad verecundiam. Consiste en “refutar” al interlocutor haciéndolo quedar en ridículo. La típica manera es invocar una autoridad “incuestionable” y reírse del interlocutor porque este no reconoce a la autoridad invocada, aunque tal autoridad no tenga nada que ver con el tema.

215


N

La falacia ad verecundiam, que recurre a la vergüenza, es una variación del argumento ad hominem, llamada así por los medievales. Se trata de un argumento que ataca a la persona y no el argumento.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Para reforzar

Entra recuadro Para saber más

Retomemos el tema de los refrescos. Imagina que sales a comer con tus compañeros. Tú bebes agua de jamaica en lugar de un refresco. “¿No quieres un refresco?”, te pregunta uno. “No gracias, prefiero el agua, porque es más sana”, respondes. “Estás loco, ¿no ves que los actores de telenovelas beben refrescos?”. Como puedes observar, tu compañero te está descalificando: El “Estás loco” no ataca tu argumento, sino que te descalifica. No argumenta, sino que invoca la autoridad de un actor. Pero, ¿un actor es una autoridad en nutrición? Claro que no, pero como la gente suele admirar a los actores, el interlocutor intenta avergonzarte.

1. Busca en una entrevista de periódico algún ejemplo de un diálogo en el que se recurra a la falacia ad verecundiam. Escríbelo en tu cuaderno y cita la fuente y personas involucradas. 2. Guarda tu trabajo en el portafolio de evidencias.

3) Formula criterios para identificar si se amenaza al interlocutor con perjuicios en caso de rechazar. Esta falacia es muy burda, es irracional porque acaba con la argumentación. Los medievales la llamaron ad baculum, que podría traducirse como “argumento del garrote”. El proponente ofrece un argumento, pero en vez de esperar que la cadena de razonamientos nos convenza, utiliza amenazas. “Te conviene votar por mí, porque si no lo haces, perderás tu trabajo”. Advierte que el interlocutor no da argumentos para votar por él. Podría decir, “Te conviene votar por mi porque combatiré la corrupción, porque crearé empleos, porque combatiré la delincuencia”. Sin embargo, el interlocutor solo amenaza con una represalia.

Durante siglos se torturaba a los acusados como parte del proceso penal? Se trata, como puedes observar, de una falacia de este tipo. El acusador intentaba obtener pruebas para demostrar su acusación atormentando al reo. Como advertirás, las pruebas obtenidas en tormento son débiles, pues los acusados confesaban aunque fuesen inocentes con tal de escapar del dolor.

Entra recuadro Sabías que

No toda violencia es física. Las amenazas pueden revestir muchas maneras, algunas de ellas muy sutiles. Piensa, por ejemplo, en algunos tipos de chantajes.

Entra recuadro Conexiones

Puedes identificar falacias en textos literarios también. Lee el cuento de Agatha Christie “Testigo de cargo” y discute con el docente de la materia Lectura, expresión oral y escrita las siguientes preguntas:

M

A

T

E

Es importante distinguir esta falacia del argumento conductivo de pros y contras. No se debe confundir una amenaza con una razón el contra o en pro. Por ejemplo, el político que propone subir los impuestos puede decir “si no subimos los impuestos, tendremos que cerrar hospitales por falta de recursos; en cambio, si subimos - ¿Cómo procede la esposa del acusado? los impuestos, aunque nos costará, podremos estar tranquilos - ¿Comete algún tipo de falacia? Si es sabiendo que el sistema de salud está garantizado”. así, ¿cuál?

Para reforzar

1. Busca en una entrevista de periódico algún ejemplo de un diálogo en el que se recurra a la falacia ad baculum. Escríbelo en tu cuaderno y cita la fuente y personas involucradas. 2. Guarda tu trabajo en el portafolio de evidencias.

216


Logros 1. Lee el siguiente texto:

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

N

Siempre ha habido una gran polémica acerca de los videojuegos y el tiempo que los jóvenes actuales le dedican a este pasatiempo. Muchos padres están en contra de que sus hijos tengan este tipo de diversiones. Sin embargo, los videojuegos o son divertidos (como defienden los jóvenes), o son una pérdida de tiempo (como acusan los padres). No cabe duda que si en realidad son divertidos, son un pasatiempo válido y los jóvenes hacen bien en jugarlos, pues los jóvenes deben divertirse. Pero, por otro lado, si son una pérdida de tiempo, tampoco tiene nada de malo. Los jóvenes necesitan perder el tiempo para no estresarse con la escuela y disfrutar de su juventud, pues su responsabilidad es, además de estudiar, divertirse. De este modo se ve, que tanto por un lado como por el otro, los jóvenes deben jugar videojuegos. Pero ese no es el final de la historia. Gracias a los estudios sobre las enfermedades mentales y neurosis, hoy sabemos que todos los videojuegos causan adicción. Ahora bien, las adicciones causan a la larga problemas de salud y nadie quiere tener problemas de salud porque todo lo que es contra la salud es malo. Pero si esto es cierto, entonces todos los videojuegos son malos. Pero, si dijimos que todos los jóvenes deben jugar videojuegos, pues son divertidos y ayudan contra el estrés, pero por otro lado, todos los videojuegos son malos, porque como mencionamos, son adictivos, se sigue que nuestros jóvenes deben jugar cosas que son malas. Pero de esto se siguen conclusiones alarmantes, pues si es un deber hacer el mal, entonces se justificaría el crimen. Y si esto se justifica, entonces no tienen sentido las leyes. Por tanto, si es un deber hacer el mal, no tienen sentido nuestras leyes. Es decir que si todos los jóvenes deben jugar videojuegos, se concluye que todos los jóvenes son malos. Esto deja un panorama alarmante ante las perspectivas a futuro. Por ello, pienso que la única solución es que los jóvenes no se diviertan, sino que se la pasen estudiando y aprendiendo de memoria todos los datos que puedan, así durante años hasta que lleguen a la edad adulta. 2. Realiza lo siguiente:

• Identifica el argumento principal que se presenta en el texto. Una vez que lo hayas identificado, menciona qué tipo de razonamiento es (tipo de argumento, silogismo, figura). • Por último, analiza la validez y verdad o falsedad del argumento. Recuerda justificar tu respuesta y dar evidencia que sustente tu postura. Escribe las respuestas en tu cuaderno.

T

E

Producto final

A

Para realizar el análisis de un discurso tendrás que utilizar todas las estrategias para identificar vértigos argumentativos y falacias.

M

• Elige uno de los discursos políticos que se presentan a continuación:

– Discurso “Heredia” de José Martí (enlace 22) – Discurso “Tuve un sueño” de Martin Luther King, Jr. (enlace 23)

• Identifica cinco argumentos que se den a lo largo del discurso e identifica las falacias que se presentan en él. • En tu cuaderno anota los argumentos y distingue aquellos que son buenos y aquellos que no lo son. Explica en cada caso por qué.

217


Integración de la unidad 4

M

A

T

E

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

N

Has concluido el estudio unidad 4 y última. Te presentamos una síntesis de los temas tratados en el siguiente esquema. ¡Repásalo!

218


Rúbricas de evaluación Reflexiona acerca de las competencias específicas que pusiste en práctica en la unidad 4 y evalúa tu desempeño. Anota una paloma en la columna en el nivel de desempeño que consideres haber cumplido. Nivel de desempeño

Valora qué tanto aprendiste acerca de… Saber Excelente Identificar la Identifico de manera eficiente cuando un validez de un argumento es válido en argumento premisas y conclusiones.

Deficiente Identifico con dificultad cuando una de las premisas o la conclusión que ofrece un argumento es válida.

Mejorable Identifico algunas veces si las premisas que ofrece un argumento o su conclusión son válidas. Valoro la idea central de Valoro la idea Aunque logro un argumento y puedo central de un comprender la idea identificar si hay argumento para central de un consistencia entre las saber si hay argumento premisas y la consistencia entre difícilmente evalúo conclusión. sus partes aunque si las premisas son no me parece consistentes con la sencillo de hacer. conclusión.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Satisfactorio Identifico la mayoría de las veces la validez de las premisas y la conclusión en un argumento.

N

Logros de desempeño

Evaluación consistente de un argumento

Deficiente Confronto los argumentos que me dan pero cuando planteo las objeciones lo hago de manera equivocada. Al participar en un diálogo ofrezco argumentos pero no soy capaz de anticipar las objeciones que podrían hacerle a los mismos.

A

T

E

Valora los procedimientos que aplicaste en esta unidad: Saber hacer Excelente Satisfactorio Mejorable Confrontar Confronto argumentos Confronto Aunque confronto en un diálogo a partir de argumentos y los argumentos que argumentos objeciones consistentes planteo objeciones me dan, me es y válidas. pertinentes difícil plantear aunque me cuesta objeciones un poco de pertinentes. trabajo. Anticipar Anticipo objeciones que Identifico de Confronto las pueden presentar a mis manera clara las objeciones que me objeciones argumentos y planeo objeciones que presentan en un contraobjeciones a alguien puede diálogo, aunque no partir de ellas. presentar a mis puedo anticipar las argumentos, pero contraobjeciones no siempre soy que les puedan capaz de plantear hacer. contraobjeciones pertinentes.

Logro comprender la idea de un argumento pero no entiendo del todo cómo se relacionan las premisas con la conclusión.

M

Valora las actitudes que mostraste en esta unidad: Saber ser Excelente Satisfactorio Actitud reflexiva Reflexiono los Algunas veces supuestos y las tomo en cuenta presuposiciones que yo mis propios mismo hago en mis supuestos en la argumentos. forma en que argumento.

Mejorable Deficiente Difícilmente No considero que considero las mis argumentos presuposiciones tengan supuestos o que tienen mis información de argumentos cuando trasfondo que los dialogo. afecte.

219


Evaluación tipo PISA Lee el siguiente fragmento del cuento “Los crímenes de la Rue Morge” de Edgar Allan Poe.

N

Se da cuenta de cada una de las variaciones de los rostros a medida que avanza el juego, recogiendo gran número de ideas por las diferencias que observa en las distintas expresiones de seguridad, sorpresa, triunfo o desagrado. En la manera de recoger una baza juzga si la misma persona podrá hacer la que sigue. Reconoce la carta jugada en el ademán con que se deja sobre la mesa. Una palabra casual o involuntaria; la forma accidental con que cae o se vuelve una carta, con la ansiedad o la indiferencia que acompañan la acción de evitar que sea vista; la cuenta de las bazas y el orden de su colocación; la perplejidad, la duda, el entusiasmo o el temor, todo ello facilita a su supuesta intuitiva percepción indicaciones del verdadero estado de cosas. Cuando se han dado las dos o tres primeras vueltas, conoce por completo el juego de cada uno, y desde aquel momento echa sus cartas con tal absoluto dominio de propósitos como si el resto de los jugadores las tuvieran vueltas hacia él. El poder analítico no debe confundirse con el simple ingenio, porque mientras el analista es por fuerza ingenioso, el hombre ingenioso está con frecuencia notablemente incapacitado para el análisis. La facultad constructiva o de combinación con que por lo general se manifiesta el ingenio, y a la que los frenólogos, por equivocación, a mi parecer, asignan un órgano aparte, suponiendo que se trata de una facultad primordial, se ha visto tan a menudo en individuos cuya inteligencia bordeaba, por otra parte, la idiotez, que ha atraído la atención general de los escritores de temas morales. Entre el ingenio y la aptitud analítica hay una diferencia mucho mayor, en efecto, que entre la fantasía y la imaginación, aunque de un carácter rigurosamente análogo. En realidad, se observará con facilidad que el hombre ingenioso es siempre fantástico, mientras que el verdadero imaginativo nunca deja de ser analítico

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Desde hace largo tiempo se conoce el whist por su influencia sobre la facultad calculadora, y hombres de gran inteligencia han encontrado en él un goce en apariencia inexplicable, mientras abandonaban el ajedrez como una frivolidad. No hay duda de que no existe ningún juego semejante que haga trabajar tanto la facultad analítica. El mejor jugador de ajedrez del mundo solo puede ser poco más que el mejor jugador de ajedrez; pero la habilidad en el whist implica ya capacidad para el triunfo en todas las demás importantes empresas en las que la inteligencia se enfrenta con la inteligencia. Cuando digo habilidad, me refiero a esa perfección en el juego que lleva consigo una comprensión de todas las fuentes de donde se deriva una legítima ventaja. Estas fuentes no solo son diversas, sino también multiformes. Se hallan con frecuencia en lo más recóndito del pensamiento, y son por entero inaccesibles para las inteligencias ordinarias. Observar con atención es recordar distintamente. Y desde este punto de vista, el jugador de ajedrez capaz de intensa concentración jugará muy bien al whist, puesto que las reglas de Hoyle, basadas en el puro mecanismo del juego, son suficientes y, por lo general, comprensibles. Por esto, el poseer una buena memoria y jugar de acuerdo con «el libro» son, por lo común, puntos considerados como la suma total del jugar con excelencia.

M

A

T

E

Pero en los casos que se hallan fuera de los límites de la pura regla es donde se evidencia el talento del analista. En silencio, realiza una porción de observaciones y deducciones. Posiblemente, sus compañeros harán otro tanto, y la diferencia en la extensión de la información obtenido no se basará tanto en la validez de la deducción como en la calidad de la observación. Lo importante es saber lo que debe ser observado. Nuestro jugador no se reduce solo al juego, y aunque este sea el objeto de su atención, habrá de prescindir de determinadas deducciones originadas al considerar objetos extraños al juego. Examina la fisonomía de su compañero, y la compara cuidadosamente con la de cada uno de sus contrarios. Se fija en el modo de distribuir las cartas a cada mano, con frecuencia calculando triunfo por triunfo y tanto por tanto observando las miradas de los jugadores a su juego.

220

Fuente: www.crae.com/biblioteca/llibres/loscrimenesrue morge.pdf


Contesta las siguientes preguntas: 1. El whist es un mejor juego que el ajedrez porque…

2. Es la habilidad decisiva que mejor evidencia el talento del jugador de whist. La memoria. La capacidad deductiva. La creatividad. La capacidad de observación.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

a) b) c) d)

N

Tiene reglas más complejas. Hace trabajar la facultad calculadora. Requiere una capacidad intelectual general. Es más divertido.

a) b) c) d)

3. ¿Por qué en whist es importante fijarse en la fisionomía y expresiones de los demás jugadores? a) b) c) d)

Porque es parte de las reglas del juego. Porque al observarlas uno puede deducir qué cartas poseen los otros jugadores. Porque de lo contrario el juego es muy aburrido. Porque todos los buenos jugadores se comportan de la misma manera.

4. ¿Qué significa jugar de acuerdo con «el libro»? a) b) c) d)

Poseer buena memoria. Leer manuales de whist para jugar mejor. Conocer el mecanismo del juego. Seguir las reglas de Hoyle.

Elige las dos opciones posibles: AyB AyC ByC CyD

E

a) b) c) d)

T

5. ¿Cuál es, para el autor, la diferencia entre fantasía e imaginación?

M

A

a) b) c) d)

La capacidad analítica necesaria para la imaginación. No hay diferencia, son sinónimos. Que sólo la fantasía implica a la facultad constructiva. La fantasía es una facultad primordial.

221


Bibliografía y sitios de Internet Bibliografía

N

Aguilar-Álvarez, Sergio y Zagal, Héctor (1996). Los límites de la argumentación ética en Aristóteles. México: PCOSA. Aristóteles (2000). Retórica, Madrid: Gredos.

Boisvert, Jacques (2004). La formación del pensamiento crítico: teoría y práctica, México: Fondo de Cultura Económica.

R IA © LD S an E ti PR lla O na M O C

Cárdenas, Luz Gloria y Restrepo, Carlos Enrique (2011). Didácticas de la filosofía, vol. I, Bogotá: San Pablo.

Cifuentes, Luis María y Gutiérrez, José María (2010). Didáctica de la filosofía, Barcelona: Graó. Marco Stiefel, Berta (2008). Competencias básicas: hacia un nuevo paradigma educativo, Madrid: Narcea. Moya Otero, José y otros (2011). Teoría y práctica de las competencias básicas, Barcelona: Graó. Ortiz Ocaña, Alexander Luis (2009). Diccionario de pedagogía, didáctica y metodología:, Barranquillla: Antillas. Pereda, Carlos (1994). Razón e incertidumbre, México: Siglo XXI. ---------- (1994). Vértigos argumentales, México: Anthropos.

Perelman, Chaim y Olbrechts-Tytheca, Lucie (1989). Tratado de argumentación. La nueva retórica, Madrid: Gredos. Putman, Hilary (1988). Razón, verdad, historia, Madrid: Tecnos.

Quine, Willard van Orman (2002). Desde un punto de vista lógico, Barcelona: Paidós.

E

Quintiliano (1999). Institución oratoria, México: Conaculta.

T

Redmond, Walter y Beuchot, Mauricio (1996). La lógica mexicana en el siglo de oro, México: UNAM.

M

A

Toulmin, Stephen (2007). Los usos de la argumentación, Barcelona: Península. Vega, Luis y Olmos Gómez, Paula (eds.) (2011). Compendio de lógica, argumentación y retórica, México: Trotta.

Zagal, Héctor (1993). Retórica, inducción y ciencia en Aristóteles:, México: Publicaciones Cruz-Universidad Panamericana. Zalabardo, José Luis (2000). Introducción a la teoría lógica, Madrid: Alianza.

222


Sitios de Internet estoeslajusticia.org/

N

istmo.mx/

www.apocatastasis.com/

R IA Š LD S an E ti PR lla O na M O C

www.bibliotecasvirtuales.com/

IĂ“

recursos.educarex.es/

www.ciudadseva.com/

www.comoves.unam.mx/ www.conapred.org.mx/ www.damisela.com/ www.eduteka.org/

www.gestiopolis.com/

www.muyinteresante.es/ www.ntn24.com/ www.rtve.es/ www.um.es/

M

A

T

E

www.unodc.org/

223


Lógica libro de santillana dgeti [unlocked by www freemypdf com]