Issuu on Google+

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA INSTITUTO UNIVERSITARIO PEDAGÓGICO MONSEÑOR RAFAEL ARIAS BLANCO ASOCIADO A LA UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA EXPERIMENTAL LIBERTADOR UNIDAD DE INVESTIGACIÓN Y POST GRADO SUBPROGRAMA DE MAESTRÍA EN EDUCACIÓN TÉCNICA

CALABOZO CELEBRANDO SUS MISERIAS

FACILITADOR: MsC. CARLOS ARMADA REALIZADO POR: IRMA CARO

Febrero 2017


Calabozo celebrando sus miserias

E

l pasado miércoles 01 de febrero, la Villa de Todos los Santos de Calabozo celebró sus 293 años de fundación, para lo cual el gobierno Municipal y Regional unieron esfuerzos con el propósito de realizar las actividades planificadas para la fecha, dentro de las cuales destaca el desfile que contó con la visita de diferentes personalidades del ámbito educativo, deportivo y político; todo con la cobertura de la prensa y medios televisivos. Según mi perspectiva, conmemorar el cumpleaños de la ciudad de Calabozo, implicaría festejar el bienestar de sus habitantes, que cada ciudadano tenga la calidad de vida que merece, que disfrute de la estabilidad social y económica que establece la Constitución y del que tanto alarde hace la revolución. Lamentablemente, la realidad es abrumadoramente adversa al deber ser, nuestro querido municipio está siendo víctima de las malas políticas y gestiones en todos niveles y sectores, sus gobernantes se amparan en la manipulación, el engaño y el amedrentamiento para someter a un pueblo que quiere y espera respuestas a sus necesidades. Cabe destacar, que dichas necesidades son tan diversas que no bastan las palabras, hacen faltan acciones; “buenas acciones” para solventar las fallas de electricidad, de suministro de agua, alumbrado

público, inseguridad en su máximo y escasez de alimentos y medicinas. Además, nuestro hospital está en deplorables condiciones, los llamados CLAP no abastecen lo suficiente a los hogares calaboceños (si es que logran llegar los alimentos), es dolorosamente común ver individuos merodeando los basureros para comer de los desperdicios, niños que deambulan por las calles pidiendo en los locales comerciales “algo para comer”, jovencitos que dejan de asistir a las instituciones educativas por falta de comida o porque se incorporan al campo laboral a vender café para contribuir con los gastos del hogar. Así pues, que a juzgar por la situación descrita, la Villa de Todos los Santos de Calabozo no tiene motivos para festejar, cuando lo que nos rodea es un panorama deprimente y devastado, el llamado es a todos los gobernantes municipales, regionales y nacionales a trabajar en pro de todos los ciudadanos. No estamos para celebrar, la miseria no se festeja.

Realizado por: Irma Caro


Articulo irma caro