Page 1

EL CIERRE DE UNIVERSIDADES Ubicadas en lo último de la tabla de calidad educativa luego de un proceso ríspido por las críticas que han recibido el tiempo, el método y la manera de haberse evaluado y calificado a las universidades del país, la expectativa nacional se disipará este jueves 12, cuando se dé a conocer la nómina de aquellas que lograron superar las observaciones a la calidad de la educación que han estado brindando. Estimamos que el organismo evaluador se ha revestido de la máxima responsabilidad moral e intelectual, a la vez que de conciencia social, para ejercer su misión sin esos apasionamientos prejuiciosos que nublan los sentidos y opacan la razón, por lo que esperamos que el pronunciamiento sea el más justo para el desarrollo nacional. Este día, 12 de abril de 2012 acaba de suceder un acontecimiento sin precedentes en la historia de la República del Ecuador. Me refiero al cierre masivo de

universidades catalogadas como deficientes por parte de las autoridades pertinentes encargadas de efectuar las respectivas evaluaciones del caso. Por un lado el Estado Ecuatoriano en su afán “revolucionario” que promueve cambios profundos por un lado, pero no muy acertados en lo que a mitigar contingencias se refiere, o por lo menos en comunicar oportunamente las contingencias frente a sus resoluciones, en otro lado a las universidades de nuestro país y finalmente a los estudiantes, usuarios de los servicios académicos provistos por las mencionadas universidades que son los grandes perdedores en esta desgracia que los perjudica a ellos inicialmente pero que termina entorpeciendo el verdadero desarrollo de nuestro país. Se fijaban en el techo, el estado de los pupitres, el tamaño del aula, en los pizarrones y hasta si había ventanas. Con esa minuciosidad desde las 08:00 de ayer cuatro inspectores del Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (Ceaaces) empezaron las visitas in situ a la Universidad Og Mandino, al norte de Quito. Desde ayer, en 13 de las 26 universidades calificadas con categoría E se empezó con la segunda y última evaluación. De esta inspección depende si se cierra definitivamente o no el centro de estudios. Guillaume Long, presidente del Ceaaces, informó que se analizarán cuatro aspectos: academia y docencia, investigación y currículo, infraestructura, y gestión universitaria.


En la Og Mandino, la primera universidad en ser visitada, todo estaba reluciente, por sus corredores estrechos se colocaban plantas y adornos. Sobre la entrada, un letrero daba la bienvenida al Ceaaces, y en el auditorio se colocó una alfombra roja para los evaluadores y el presidente del organismo. Cada uno de los inspectores verificaba el estado de las paredes, aulas, biblioteca y áreas destinadas a los alumnos. Llenaban los datos en una guía que entregó el organismo. Raúl Naranjo, evaluador del Ceaaces, explicó que en dos días verificarán las características de la estructura: “No hacemos juicios de valor. Luego llenamos de seis a nueve guías, dependiendo de la universidad, todas son estandarizadas”. Este grupo de evaluadores visitará seis sedes y extensiones. Según el rector de la universidad Og Mandino, Jesús Vintimilla, se realizó una inversión de más de un millón de dólares para el mejoramiento de la infraestructura de la universidad; además, se compraron 6.000 libros para incrementar la biblioteca y se trabaja en la implementación de 21 proyectos de investigación. También se aumentaron 144 computadores y se mejoraron los laboratorios, así como el departamento médico dental. La institución cuenta con dos edificios en donde se ofrecen las clases. El rector defendió las carreras que se ofertan en su centro

de estudios, relacionadas con el marketing y las ventas. “Tenemos 13 carreras dirigidas a los empresarios y emprendedores, aquí es la fábrica de emprendedores”, dijo. En esta universidad se educan 700 alumnos en Quito y 500 estudiantes en Santo Domingo de los Tsáchilas. Heidy Cueva, egresada del 2011 en la carrera de Administración de Empresas en la Og Mandino, expresó su preocupación porque si su universidad desaparece, ella deberá acogerse al plan de contingencia y su título no tendría validez. Otro equipo de observadores llegó a la Universidad Alfredo Pérez Guerrero, donde además de revisar la veracidad de la información que fue remitida al Ceaaces, se pidieron los roles de pago de cada catedrático y el presupuesto. Los evaluadores revisaban hoja por hoja la información. Este centro de estudios superiores recurrió a un crédito en el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) para cambiar su campus al occidente de Quito. El informe final sobre las universidades se conocerá el 12 de abril próximo. Previamente las universidades conocerán el informe de la evaluación y podrán apelar.

LISTADO DE LAS UNIVERSIDADES CERRADAS 1. 2.

Escuela Superior Politécnica Ecológica Amazónica Escuela Politécnica Javeriana


Universidad Autónoma de Quito Universidad Cristiana Latinoamericana Universidad Intercontinental Universidad Alfredo Pérez Guerrero Universidad Panamericana de Cuenca Universidad Interamericana del Ecuador Universidad Og Mandino de Quito Universidad Tecnológica San Antonio de Machala Universidad Tecnológica América Universitas Ecuatorialis Escuela Superior Politécnica Ecológica Prof. Servio Tulio Montero Ludeña 14. Universidad Técnica Particular de Ciencias Ambientales José Peralta 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13.

CIERRE DE UNIVERSIDADES SIN CONDICIONES PARA SER TALES Después de evaluar a 26 universidades en la categoría E, solo tres lograron superar los niveles de aceptabilidad de acuerdo al procesos seguido por el Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (Ceaaces); ocho se ubicaron en el nivel de parcialmente aceptables y se deberán someter a un proceso interno de

depuración; una, la Universidad Intercultural de Nacionalidades y Pueblos Indígenas, será evaluada en un años más, y 14 se cerraron de forma definitiva. La resolución es una señal importante dada al país sobre la necesidad del mejoramiento de la calidad de la educación superior. Si en realidad esos centros de estudio no tienen las condiciones básicas para ser universidades, la consecuencia es impedir que sigan funcionando, puesto que aquello representa un irresponsable engaño para miles de estudiantes, sus familias y la sociedad toda. Por supuesto, es necesario que se explique de forma transparente la aplicación concreta del sistema de evaluación y los diversos parámetros o el porqué del cierre de esos 14 centros y la admisión total o parcial de los otros. Y hay que asegurar la transición menos traumática para los 38 mil matriculados en las universidades cerradas para que prosigan sus carreras en otras universidades y ayudar a resolver la situación del personal docente y administrativo. Porque el funcionamiento de las universidades contó con la aprobación de las autoridades, y los estudiantes ingresaron a ellas con ese aval. Pero no se debía haber dejado crecer más el problema. Y es un mérito del Gobierno el haberlo enfrentado de raíz. Se trata de un paso inicial pero necesario para mejorar los niveles de calidad básica de la educación universitaria en el Ecuador. Si no se emprende en esta tarea, el Ecuador seguirá a la deriva. Porque es cierto que el país irá por el camino por el que transiten las universidades y la educación en general.


Cierre de Univesidades  

Porque se cerraron las Universidades

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you