Issuu on Google+

11 DE FEBRERO Iris Carrillo Calvet

Editorial CARRILLO


11 DE FEBRERO Iris Carrillo Calvet

Editorial CARRILLO


11 DE FEBRERO Iris Carrillo Calvet

Editorial CARRILLO


Titulo original: 11 DE FEBRERO Autor: Iris Carrillo Calvet Portada: Iris Carrillo Calvet

Primera edición, octubre 2014

Reservados todos lo derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada, en sistemas de recuperación de datos ni transmitida en ninguna forma ni por ningun método, electrónico, mecánico, fotocopias, grabación u otro, sin previo permiso del detentor de los derechos de autor.

Editorial CARRILLO S.A, 2014. México Distrito Federal 00525559663519 ISBN: 14-7653-922-4 Depósito legal: NA- 1034-2014


Era una luz brillante, tanto que pensé que era la famosa luz que se supone que ves cuando estas a punto de morir, pero empecé a escuchar mucho ruido y había mucho movimiento, sentí los pies fríos y abrí los ojos, no recordaba como había llegado ahí ni que me estaba pasando, no reconocía a nadie ni si quiera podía sentir dolor, estaba totalmente paralizada. Cuando volví a abrir los ojos me encontraba en un cuarto de hospital con mi mama a mi lado leyendo una revista, ahora si que sentía dolor en cada centímetro de mi cuerpo, me dolía la cabeza, pero lo que mas me dolía era el abdomen. Hola mi amor! bienvenida al mundo por segunda vez me dijo mi madre. Hola mami, ¿cuánto tiempo llevo aquí? Le pregunte Ingresaste ayer mi vida, ¿recuerdas algo? Le conté lo que recordaba que discutía con Javier y que había bebido en la fiesta, pero no recuerdo mucho sobre lo que paso después, se que llame un taxi para regresar a la casa por que yo había tomado mucho y a Javier ni lo quería ver. Me comenzó a contar que era lo que había pasado y que Javier había estado todo el tiempo pendiente y que el fue el que llamo a la ambulancia, el taxi al que me subí choco contra un borracho que iba en sentido contrario en periférico, el taxista desgraciadamente murió y pues yo tuve mucha suerte de haber salido bien librada. De repente entro Javier al cuarto y parecía que el que había tenido el accidente había sido el, mi mamá inmediatamente se paro y nos dejo solos, repitiéndonos que debíamos hablar, yo no entendía nada, ni siquiera recordaba por que discutía aquella noche con el. Javier me conto que discutíamos por lo que casi siempre discutimos que es una amiga suya que no me parece que sea solo amiga, pero aun así yo no entendía por que el tenia esa cara como si fuera un zombie, de repente entro el doctor al cuarto saludándome y diciéndome que bueno que ya desperté, que sentía mucho la perdida pero que lo bueno es que estaba viva y que en la actualidad era muy fácil adoptar que también recomendaba que tomara terapia para sentirme mejor. Yo no entendía absolutamente nada, hasta pensé que se había equivocado de paciente o que me estaba jugando una broma, yo le dije que no estaba embarazada que me cuidaba con parches, a lo que me contesto que tenia 2 meses de embarazo que como era posible que no lo notara, pero siempre fui muy irregular había meses que no me venia el periodo y después había veces que no paraba de sangrar entonces nunca pensé que estuviera embarazada.


Javier por su parte lloraba descontrolado, mientras el doctor se disculpaba por haberme dado así la noticia, que el pensaba que ya me lo habían contado. ¿Qué demonios esta pasando? No solo perdí a mi hijo sino que nunca en la vida voy a poder tener hijos de nuevo, ya no sirvo tengo 24 años y nunca podre tener hijos. ¿Cómo se supone que alguien quiera estar conmigo si no puedo ofrecerle una familia? Todo fue muy rápido nunca me di cuenta que estaba embarazada, Javier lloraba y se sentía culpable de que peleáramos esa noche y por eso el siguió al taxi y vio todo el choque. Yo por mi parte no sabia ni que pensar ni que sentir, solo veía lo peor de una vida así, me sentía incompleta, irresponsable, idiota, ingenua y rota, descompuesta. Cuando llegue a mi casa solo pensaba en dormir y dormir y en efecto lo hice así durante todo un mes completo, no sabia si la manera en la que me sentía era por que estaba aun con vida o muerta, que al final me sentía como la segunda pero en la primera. Javier estaba desesperado por mi rechazo y mi falta de ganas de hacer cualquier cosa, pero aguanto, ahí estuvo a mi lado todo el tiempo en lo que yo llamo mis días grises. Poco a poco comencé a sentirme bien de nuevo, ya tenia mas ganas de salir de vivir, de convivir, de ver gente, fue un golpe muy fuerte para mi el saber que había estado embarazada y nunca lo supe ni me di cuenta, pero también fue una gran lección de vida. Los días pasaron y se convirtieron en semanas, Javier y yo estábamos mejor que nunca, después del accidente hablamos sobre todo lo que nos molestaba, siempre sabiendo que lucharíamos contra todo y todos por nuestro amor, como lo habíamos hecho hasta este momento, siempre de la mano, apoyándonos mutuamente, como cuando ves películas de amor y te burlas de los personajes ya que sabes que tu realidad es mucho mejor que su ficción, nada podía separarnos ni alejarnos. Habíamos pasado por cosas muy difíciles durante toda nuestra relación, de hecho la manera en la que comenzó no fue la mas apropiada ya que yo estaba con otra persona, la cual merecía cada una de las mentiras que le dije para poder estar con Javier, diente por diente.


Era viernes alrededor de las 8 de la noche, Javier y yo estábamos en su casa dormidos habíamos ido a correr a la condesa y después a comer, cuando escuchamos como tocaban la ventana del cuarto, nos asomamos y vimos a sus papas, a su tío y a su primo en el jardín, se habían quedado encerrados. Rápidamente Javier bajo a abrirles, mientras yo me despabilaba pero antes de estar completamente despierta escuche gritos y llanto desesperado, como si alguien hubiera muerto, con temor a saber que era lo que estaba pasando no quise bajar y espere a que Javier subiera de nuevo. Solo lo vi entrar al cuarto con las manos en la cabeza, jalándose el cabella, nunca había visto tanta tristeza en una mirada, se me acerco y me abrazo, a lo que yo lo detuve fuertemente porque en un instante se desplomo en el suelo: ¡mataron a mi hermano y al gordo! mi amor me los mataron ¿qué voy a hacer? ¿cómo se supone que pueda vivir sin ellos?. Yo por mi parte solo lo veía y escuchaba en shock, me dolía tanto ver a alguien tan querido para mi sufrir que o me imagino el dolor que el sentía, devastador. Con el té en la mano esperábamos mi suegra (que no era la madre biológica de Rafael el hermano de Javier, por ser el segundo matrimonio del papá) Javier y yo en la sala de su casa a que su papá regresara de reconocer el cuerpo, cuando lo vi entrar por la puerta no podía creer lo que veía, parecía un enano, el señor siendo tan algo y con porte, era de un metro sesenta con una botella de coñac en la mano, llorando como nunca pensé q un hombre pudiera hacerlo. Todo pasaba tan lento, parecía q cuanto más rápido deseas que pase el tiempo es cuando más lento lo hace, yo estaba saliendo de la cena de cumpleaños de mi mamá y me dirigí a el velorio; nuca había ido a alguno pero sabia que la costumbre era llevar un arreglo de flores blancas con el apellido de mi familia, bueno por lo menos eso dijo el florista, así que rápido se me acercaron los amigos que acompañaban a Javier para ayudarme con el arreglo, ya que mi mamá tiene otras costumbres y nunca pisaría un velorio. Me sorprendió la manera en la que todos me miraban como con una clase de lastima y miedo al mismo tiempo realmente yo no entendía que pasaba, fueron dos semanas en las cuales no salíamos de iglesias y misas, rezábamos todo el día y pues yo estaba al pie del cañón con el amor de mi vida, apoyándolo sin preguntar y así hubiera preferido seguir, sin saber nada, pero hay gente que cree que las cosas suceden por algo y que si la vida te puso en un lugar para algo ni quitándote cambiarias tu destino.


Me marco Javier e la madrugada alterado, pero muy determinante “no me marques, espera a que yo lo haga y no ocupes pero para nada tu celular apágalo ahorita y quítale el sim”. No es exactamente la llamada de media noche que esperas recibir, realmente muchas personas podrán creer que soy una imbécil por no haberme dado cuenta antes de lo que pasaba y puede que tengan razón por que simplemente yo nunca vi nada raro. Al día siguiente Javier estaba afuera de mi universidad con un arreglo de rosas amarillas mis favoritas, ahí fue cuando supe que algo no estaba bien ya que siempre que el me regalaba algo era por que un golpe fuerte venia detrás, le pedí que me explicará que era lo que estaba pasando, a lo que el me contesto: si te lo dijera no habría forma de que siguieras conmigo, por eso nunca lo mencione antes por que sabia que una niña como tu, de tu clase y educación nunca hubiera pelado a un… hombre como yo. Le suplique que me explicara y que dejara en mi la decisión de estar o no con el; nunca había escuchado tanta violencia y miedo en una historia mas que en las que pasan en las series en donde los narcotraficantes son los reyes del mundo, pero siempre terminan mal, en que momento paso que yo estaba con el hermano de uno de los grandes capos de México y nunca lo supe y eso no era lo peor de todo, lo peor era que estaba totalmente convencida q ese mentiroso que tenia enfrente era el amor de mi vida y todo lo que había omitido había sido por mi seguridad. No podía decirle lo que estaba pasando a mi mamá, me hubiera encerrado en un manicomio o me mandaba al Tibet con tal de que recapacitara, por algo dicen que las madres siempre tienen la razón…pero me salí con la mía y me fui con Javier, todo parecía normal ante todo el mundo, la boda fue de ensueño, pequeña, rápida, sin fotos de el y mías pero no necesitaba mas tenia todo lo que siempre había soñado en una sola persona y ahora era su mujer; estas palabras que después pesaban tanto que no se debían decir. Se que en muchas historia y corridos que escuchamos, sabemos a la perfección que esta clase de hombres son patanes y mujeriegos y con lo que ya les he contado creerán que yo soy muy ingenua, pero les aseguro que este no es un corrido como esos, esta historia fue diferente. Cuando tome la decisión de que a pesar de todos los engaños y peligro que corría me iba a quedar con Javier, solo tuve una condición y esta era que siempre estaría de su lado derecho, ninguna de las decisiones que el tomará las tomaría si antes preguntármelo a mi y que si mi vida iba a correr peligro día y noche, tendría que valer la pena, a lo que su primer respuesta fue absolutamente negativa, pero yo sabia que después cedería y así fue.


No lo hacia por dinero o por poder, lo hacia por que necesitaba la sensación de estar viva de saber que corría peligro y entender que tenia que luchar por mi, después de haber estado una vez al borde de la muerte y haber matado a mi propia sangre, necesitaba sentir que el peligro lo decidía yo. Quien iba a pesar que una niña bien como Javier me decía iba a entender tan rápido como funcionaban las cosas y ganarse el respeto de varios y el odio de muchos. Aprendí a usar las armas, a crear la logística de un cargamento el transporte la seguridad, entre otras muchas cosas que implica, tome decisiones que ayudaron bastante al cartel, solamente por que algo dentro de mi me decía que esa era la mejor opción, pero lo que más se tatuó en mi y fue mi mayor lección fue que cuando no tienes motivos por lo cuales vivir estas en el mayor peligro que puedes correr por que seguramente no tomaras el camino adecuado. Javier comenzó a crecer, a volverse mas y mas nombrado e importante, siempre de su lado derecho aprobando o desaprobando las decisiones que el tomaba, yo era el cerebro el era la fuerza, todo parecía pintado mandado a hacer, una verdadera serie de univision, a mi obviamente no me aceptaban ni me nombraban tanto, en México con tanto machismo eso era imposible, pero a mi no me importaba, como lo dije antes yo no lo hacia por poder, dinero o nombre, yo lo hacia por sentirme viva y por que Javier mi parte más importante era también parte de eso. Aunque no todo lo que brilla es oro, muchas personas ven todo dorado y aunque tengas zapatos de plomo cuando vuelas tan alto se te pierde el piso; Javier comenzó a drogarse y tomar de manera excesiva, después de vengar la muerte de su hermano y su mejor amigo, en ves de traerle paz le trajo mas sufrimiento. Con todo lo que pasaba Javier ya no era el mismo de antes, yo sabia que me seguía amando y que como el lo era para mi yo también era la mujer de su vida, tomaba muy malas decisiones y cuando yo intentaba interferir no me escuchaba del todo, los demás socios comenzaron a darse cuenta de lo que pasaba con Javier y me pidieron que hablara con el, que en lo que el estaba mejor yo tomara las riendas de la situación, yo estaba totalmente preparada pero el era mi hombre y se supone que yo siempre iba a estar de su lado derecho y no sobre el. Mientras yo pasaba horas y horas trabajando en los asuntos que Javier no podía atender, el por vivía en casa de sus amantes o de bar en bar, cosa que no me preocupaba mucho al fin de cuentas siempre he sido una persona bastante segura de mi misma y sabia perfectamente que aunque el estuviera con cien al final no le quedaba mas que probar y regresar a mi y hasta ahora siempre regresaba a mi.


El problema fue que mi nombre comenzó a colarse en boca de personas que no deberían de haberlo sabido, ya no era solamente la esposa de un capo ahora yo era la cabeza, Javier no media lo que hablaba cuando tomaba o estaba drogado y las mujeres con las que frecuentaba estar no eran precisamente mujeres con mucha educación, algunas veces me pedían dinero a cambio de silencio y tuve que ayudarlos silenciándolos. Cuando tomas decisiones así ya nada es difícil, ya tienes el destino en tus propias manos, todo lo que un día veías como el mayor problema hoy no tenia ninguna relevancia. Yo sabia que algo no estaba bien, Javier actuaba muy diferente a como era, a pesar de todas sus diversiones y excesos el nunca dejo de darme mi lugar, de procurarme y de estar al pendiente de mi y dicen que las mujeres tienen un sexto sentido y que cuando una mujer siente q algo no esta bien es por que definitivamente algo esta pasando. En efecto algo con cabello rubio estaba pasando, esta no era una mas, una tonta, puta o ingenua, ella iba por lo que había detrás y no solo por lo que brillaba por encima, sabia lo que quería y no iba a quitar el dedo del renglón hasta conseguirlo. Es impresionante como un hombre puede cegarse tanto por una mujer y no darse cuenta de que la decisión correcta esta muy lejos de donde están. Una vez perdí el sentido de mi vida, la motivación por vivir y claramente no tome la mejor decisión de vida, pero tuve lo que buscaba adrenalina y un verdadero placer por lo que hacia, día a día disfrutaba hacerlo era realmente buena y muchos dependían de mi, no podía arriesgar todo lo que había conseguido por Javier, que ni siquiera era la misma persona con la que yo me vi hasta mi ultimo día. Once de febrero fue el día de mi accidente en donde hacia ya 3 años sin querer mate a una parte de mi, no solía usar armas aunque siempre cargaba con una, pero cuando la situación se ponía difícil alguien de los que me acompañaban se hacía cargo, pero este día nadie me acompañaba por que estaba dentro de mi propia casa, regresando de aclarar unos problemas que Javier y su amante en turno habían causado, cuando entre a mi cuarto y los vi juntos, acostados dormidos en mi cama, ese día por primera vez mis manos decidieron la vida de dos personas y murió Javier la otra parte que quedaba de mi.


En honor a Javier BeltrĂĄn DĂ­az Q.E.P.D.


11 DE FEBRERO Iris Carrillo Calvet

Es un texto en donde se toca un tema que muy sonado en los últimos años en México, el narcotráfico y que ha logrado una gran difusión a nivel mundial por las múltiples novelas, series de televisión, biografías, películas, etc. que se han publicado últimamente, en el podemos conocer acerca del amor, poder, dinero, fidelidad, enseñanza, confianza y traición, esta adecuado a lo que actualmente les gusta leer a la población mexicana donde pasa de ser una noticia de nuestro día a día a ser una historia de amor, en donde vemos a los traficantes como héroes y a la policía como enemigos.


11 de febrero