Issuu on Google+

the rhythm road

American Music Abroad

Hip-Hop 101


El HIP-HOP: Una reseña Por: Kevin Powell Fotografías: Ernie Paniccolli Jazz en el Lincoln Center creó esta publicación para el programa de música para el exterior “Rhythm Road” con la colaboración del Departamento de Educación y el Salón de la Fama y Museo del Rock and Roll.


Qué es el hip-hop? Es música? Es una cultura? Es un lenguaje, un estilo, una expresión de moda, una actitud, una forma de vida? Qué es el hiphop? Son todas esas cosas y muchas más. Es un fenómeno americano único, originado en una de las grandes capitales creativas del mundo, New York. Sus antepasados DJ’s tienen coloridos nombres como Kool Herc, Afrika Bambaataa y Grandmaster Flash, tal como los grandes arquitectos del jazz tuvieron grandes mágicos nombres inventados, tales como Satchmo, Jelly Roll y Duke. El Hip-hop ha surgido como una forma dominante de expresión cultural a lo ancho del planeta, reflejando y afectando las vidas de jóvenes desde Harlem a la Habana, de Johannesburgo a Tokio, del Cairo a Paris, hasta su propia comunidad en este preciso momento. Este movimiento, tradicionalmente ha tenido gran impacto en las poblaciones urbanas jóvenes y pobres y en otras que sienten que viven en los márgenes de la sociedad. El hip-hop es su micrófono y la expresión de su alma, su poder y su forma de vida. Lo que hoy en día conocemos como hip-hop empezó a desarrollarse hacia el final del movimiento de la lucha por los derechos civiles de los años 1960s. Esa lucha política tenía que ver con la


inclusión, con hacer de los Estados Unidos de América una gran y mejor democracia, y respecto a esto último, el movimiento tuvo grandes éxitos. El Rev. Martín Luther King Jr, la voz moral de la era de los derechos civiles, habló fuerte y continuamente hasta el final de los años de su vida -el fue asesinado en 1968- de la necesidad de una “Campaña de la Gente pobre” y de la importancia de no descuidar la preocupación por los menos privilegiados, los jóvenes. En 1967 a medida que las enseñanzas del Dr. King iban alcanzando mayores

Clive Campbell aka Kool Herc.

audiencias, un ambicioso joven de 12 años de edad llamado Clive Campbell, se trasladó con su familia desde Kingston, Jamaica a la ciudad de New York, estableciéndose en el enérgico distrito del Bronx, que en ese momento se estaba convirtiendo en un símbolo de dureza y penuria urbana. Aislado de la ciudad de New York, ridiculizado por los medios, difamado en películas como Fuerte Apache,


Kurtis Blow.

El Bronx, y destruido por las crisis económicas de los años 1970s, El Bronx se asemejaba al hijastro no querido de América. Pero fue aquí que Campbell encontró su llamado como disc jockey , DJ, haciendo girar los discos populares del momento; pronto empezó a llamarse a si mismo Kool Herc. Para 1975, Kool Herc fue uno de los DJs más populares del Bronx y el y

otros pudieron usar sus platos giratorios como una forma de diseñar nuevas versiones de canciones al girar y volver a girar sus interrupciones musicales o “breaks” anunciando


la revolucionaria forma de arte o muestreo (sampling), ahora prevalente en la musica de hip-hop. A Kool Herc se le ha dado el crédito de haber acuñado el término “b-boy” o “break boy”. Pronto otros siguieron sus pasos y muchos de estos Djs rápidamente se convirtieron en grandes celebridades entre los jóvenes en adolescentes hasta los veinteañeros quienes acudieron en tropel a las populares fiestas de la calle. Muchas de las leyendas del Jazz como Dizzy Gillespie, experimentaron con la música de Latinoamérica, del Caribe, del Norte de Africa y de otras partes del mundo y también lo hicieron los pioneros Djs de la música y cultura del hip hop construyendo y mezclando los sonidos a través de una multitud de costumbres y lenguas nativas. Estas fueron, para principiantes, tradiciones Afro-Americanas como el blues y la llamada y respuesta de la iglesia. Además, fueron substanciales influencias del oeste de la India, incluyendo poesía traducida y el uso de parlantes

Love Bug Starski.


gigantes y sistemas de sonido masivos, que eran populares en las salas de baile del Caribe. La percusión de Puerto Rico, Cuba y Latinoamérica también tuvo un impacto en el desarrollo del naciente

Crazy Legs.

hip-hop. Aunque el hip-hop hoy pertenece a la gente joven de todo el planeta, sus padres de nacimiento son indudablemente los afroamericanos, hindúes occidentales y puertorriqueños que alcanzaron su mayoría de edad en la ciudad de New York durante los años 1970s.


No satisfechos con solamente ofrecer fiestas y girar discos, los pioneros como Hollywood y Love Bug Starski rápidamente reclutaron a Master of Ceremonies, o MC, a animar eventos, proveer comentarios en la mitad de un bloque de canciones, o a animar a los asistentes a “lanzar sus manos al aire y moverlas como si no les importara” Estos primeros cánticos basados en rituales orales Afro-Americanos permanecen adheridos a los conciertos de hip-hop hasta estos días, y el MC o rapero y el DJ son inseparables. Los raperos pioneros incluyen a Coke La Rock, Cold Cruz Brothers, Curtis Blow, Busy Bee y el antes mencionado Hollywood-que es muchas veces acreditado con darle al hip-hop su nombre y quien por 1975 se convirtió en el DJ más popular de New York.

Lee Quinones.


El rol de DJ y rapero evolucionó en los 1970s así como también el de bailarín. Los movimientos de danza con nombres como el robot y “poppin y lockin” pegaron en las ciudades del interior. Y no era raro para estos estilos afroamericanos y latinos de danza ser influenciados por las películas de artes marciales ampliamente difundidos en los años 1970s, especialmente aquellas con los acrobáticos movimientos del héroe Bruce Lee. Aunque los Djs hicieron girar una variedad de discos, fueron canciones de soul y funk los que impulsaron el nuevo estilo de baile urbano que en los primeros años de la década de los 80s se llamó “breakdancing”, el término se refiere a la interrupción de la canción (break) que es la mejor parte para bailar, pronto los “breakdancers” fueron comúnmente llamados “b-boys” y “b-girls” pioneros de este estilo de baile incluye artistas como Crazy Legs, Popmaster, Fabel y Rock Steady Crew. En la niebla de las comunidades marginadas del Bronx, otra forma de arte urbano empezó a florecer en los 1970s: El graffiti empezó a aparecer en las paredes y trenes del distrito, y eventualmente se esparció hasta la ciudad de New York. Uno de los más influyentes artistas del movimiento del graffiti fue Lee Quiñónez,


nativo de Puerto Rico, quien se abrió camino en el Bronx en los primeros años de la década de los 70. Era un aspirante a artista de artes visuales quien como muchos estudiantes de las escuelas pobres de la ciudad, tenía muy pocos recursos para alimentar su pasión, excepto marcadores, cuadernos y un poco de pintura en aerosol. La gente joven como Quiñónez podía dibujar en sus pupitres escolares y ventilar sus urgencias creativas. Pronto, ninguna propiedad pública fue sagrada y el graffiti se convirtió en un vehículo para los invisibles y olvidados, un escenario en el que la juventud Grandmaster Flash.

pobre podía ser vista y reconocida. Muchos adoptarían un alias como Lady Pink, See, Dondi, o Tracy168 para mencionar de que calle venían o


para esconder sus nombres reales y evitar el ser apresados por la policía y acusados de vandalismo. Si el resto de la ciudad no quería venir al Bronx, sus graffitis parecían decir, entonces el Bronx va a ir a la ciudad. Y lo hizo, a través de los carros del tren subterráneo que se convirtieron en lienzos en movimiento portando las imágenes vibrantes y multicolores de los artistas del graffiti, que eran reminiscencias en color y significado de los impresionantes murales de México. Este arte fue apasionado, maravilloso, urgente y sobretodo fugaz. El graffiti fue el hip-hop en su forma más pura: hacer algo de nada, haciendo una cosa para pasar a otra. Esta gente joven fue descubriendo en sus propios términos la libertad y el poder que vieron en sus propias manos y con su propia imaginación. Por el otoño de 1979, una grabación de Sugar Hill Gang, “Rapper’s Delight” se convirtió en un éxito comercial de hip-hop, los cuatro elementos esenciales de la cultura hip-hop: el trabajo de DJ, rapear, breakdancing y el graffiti


estaban firmemente en su lugar y este auto aprendido movimiento cultural, se enraizó en las experiencias de la clase trabajadora de la ciudad para tomarse el mundo. Hoy, el hip-hop es una multimillonaria industria mundial y es más relevante que nunca para cualquiera que desee entender el vocabulario, la moda, las tendencias comerciales y el amplio punto de vista de la juventud. El hiphop se ha convertido en una forma para la gente pobre y para la juventud en todo el mundo de apoderarse de su propio arte. Este movimiento cultural ha provisto de impresionante éxito a promotores como Russell Simmons y Sean “P. Diddy” Combs, íconos del rap, como el ya fallecido Tupac Shakur y Notorius B.I.G. Estrellas de Hollywood de gran presupuesto como Queen Latifah y Will Smith (the Fresh Prince) y artistas políticamente comprometidos como KRS-One y Public Enemy’s Chuck D. Los estilos de rap son tan numerosos y diversos como las influencias y ejemplos que emplean, Comercialmente, raperos como 50 Cent dominan atrayendo la atención mundial hacia la violencia y pobreza de las calles de los Estados Unidos. Sin embargo, artistas como Mos Def y The Roots han prosperado por dejar de lado exaltadas letras y preferir


armonías empapadas de sentimiento. Muchos estilos también evolucionan localmente y por lo tanto tienen un sonido regional único con sus propios representantes como Snoop Doggy Dog de California, Scarface de Texas y Nas de New York. En muchos de los casos, los raperos salen de la fama local al reconocimiento mundial, sus sonidos evolucionan para acomodar fanáticos de todas partes. Nacido en las calles del Bronx, el hip-hop ha cruzado puentes y océanos, a removido fronteras reales e imaginarias, a mencionado todos los tópicos sociales posibles y a unido y dividido a gente común y figuras públicas de igual forma. En el proceso, el hip-hop ha llevado la cultura urbana de América al resto del mundo. Hoy, es decididamente un fenómeno internacional, una Naciones Unidas completa con conferencias, traductores, tratados de paz, debates, sin mencionar las grandes pasiones humanas de amor, odio, rabia y alegría, todo sazonado con sabor local y electrificado con un entusiasmo sin tamizar. De la misma forma que este planeta continúe produciendo gente joven que tenga deseo de expresarse para hacer música, arte y baile, esto llamado hip-hop continuará respirando, floreciendo y existiendo.



Folleto afar hip hop